You are on page 1of 18

La meditación teresiana – CITeS –Avila 2002

DE LA DISPERSIÓN
AL RECOGIMIENTO

Rómulo Cuartas Londoño
Del libro: La meditación teresiana,
CITeS, Avila 2002

1

El pueblo no entiende de misticismo. Karl Rahner que en 1982 decía: el cristiano del futuro será un místico o no será cristiano. humanista. en Selecciones de Teología 84 (1982) 283-285. convencida. en el siglo XVI. Cree con sinceridad que en el hombre están todas las capacidades necesarias para llevar una vida libre y feliz. Por eso. quienes sintieran algo como lo que Teresa de Jesús sentía. Se trata de una verdadera posesión interior del Espíritu1. racionalismo e increencia. pensador profundo. exigían una explicación. Ni le lee porque no le entendería. ¿pero hoy? Hoy eso resulta a los más literatura»2. ni lo entiende ni siente a aquella mujer que fue al claustro buscando libertad. a superar los temores y las dificultades. siglos hace. por cuanto la fe no proviene de una indoctrinación exterior ni es fruto de argumentaciones. San Juan de la Cruz? Y vine a concluir. Don Miguel de Unamuno. El corazón de Santa Teresa (Un texto censurado de Unamuno). el mismo teólogo explica que entiende la «mística» no como un fenómeno parapsicológico sino una «auténtica experiencia existencial de Dios». sino que nace de una experiencia de Dios. pero al pueblo no le dice nada. El hombre de hoy es capaz y tiene necesidad de orar Quizá sea esta la ocasión para desempolvar la ya vieja afirmación del teólogo jesuita alemán. En 1922 escribía. su belleza interior y su inmenso potencial. Acaso en su tiempo. De Santa Teresa hablan y escriben literatos y teólogos y médicos. La mística no tiene nada de popular. Para ello pone a nuestro alcance medios sencillos y prácticos que nos abren el camino. hubiese en España entre el pueblo. verdad y amor. Entendemos que Unamuno. Simplemente está constatando una ausencia. experiencia que surge en el interior del hombre. RAHNER. 1. ya muy presente y manifiesta por aquellas fechas. de su Espíritu. LAUREANO ROBLES. Por eso dedica toda su capacidad persuasiva. Constataba que en tal contexto «las expresiones de la fe y de la mística se ven obligados a callar». narrativa. gran admirador y amigo de nuestros místicos. en Revista cultural de Ávila. desde su experiencia. Estas afirmaciones novedosas y. en cierta manera desconcertantes hace veinte años. y para disfrutarla en libertad. que el espíritu 1 K. testimonial y pedagógica a enseñarnos cómo «no carecer de tan gran bien». Ser cristiano en la Iglesia del futuro. como el esfuerzo que se hace para llevar una barca al mar. Segovia y Salamanca 33 (abril 2002) 11-12. Se abisma y asombra ante su gran capacidad. en tiempo de la Santa. de que el camino por donde el hombre puede encontrase con su propia grandeza y desarrollar todo su potencial es la oración. que podríamos llamar profético de una teólogo clarividente. 2 2 . para consolarme. Cuartas . no está despreciando a Santa Teresa ni desconoce la capacidad de toda persona para la experiencia mística. Lo decía haciendo referencia a la marcada tendencia a la secularización. igualmente. y que es difícil ser objetivada verbalmente. pues sabe que una vez en sus aguas nada nos hará tornar atrás. la misma que sentía cuando al pasar por los campos de Fontiveros se decía «¿Y cómo pudo ser que hubiera nacido aquí. cabría añadir esta otra no menos cuestionante expresión de otro prohombre de nuestro siglo. y entre el pueblo de los campos tal vez. El pueblo.Rómulo H.De la dispersión al recogimiento Santa Teresa es una profunda admiradora del hombre. refiriéndose a Santa Teresa: «Volvemos a repetir que el culto a Santa Teresa no ha logrado hacerse popular. Está. A este pronunciamiento.

Contra los bárbaros. tenemos razones para pensar que hoy la relación con Dios tiene rasgos de una gran madurez y se desarrolla más en la línea de la amistad. 5 Cf. Experimentar la amistad de Dios en la oración es una cosa maravillosa porque llena a los hombres de una certeza trascendental y pacífica. Sería servil el orar sin la certeza de ser escuchado. Esto sería respeto sin simpatía. Creen que la excelencia es fruto de una formación adecuada. o al menos buscamos una relación amistosa con Dios. también para los otros. pues la amistad une simpatía con respeto. ni por haber cambiado de formas hemos perdido nuestra capacidad de encuentro y diálogo con Él. nos ayuda por amistad. En la amistad los hombres están unos con los otros. el hombre moderno no ha perdido ni su capacidad de Dios ni su capacidad orante. como lo experimentó Santa Teresa. DE UNAMUNO. a lo mejor. aunque han desaparecido algunas de las formas tradicionales en que se expresaba la experiencia orante de muchos de nosotros y de la sociedad en general. 4 3 . Los padres de familia se esfuerzan. mendigar y derrochar palabras. aunque muchas veces no lo manifestemos. en Revista de Espiritualidad 42 (1983) 477-478. Igualmente. El interesante planteamiento teresiano en 1M 1. El amigo pide con simpatía y respeta. Aunque en muchas de estas áreas la amistad no sea perfecta. se le puede mirar a los ojos. No hay forma más sublime de libertad humana que esta amistad de Dios»6. en el amor y el dolor de Dios en el mundo. su decidido amor por la verdad y su búsqueda incansable de la libertad. de la verdad y de la libertad. En la amistad divina hablan los hombres con Dios y están seguros: «Dios es tratable». Nos basamos en dos convicciones profundas: No por vivir en esta época el hombre ha dejado de ser imagen y semejanza de Dios5. sino dormido. Sería infantil el querer alcanzar. todos llevamos.La meditación teresiana – CITeS –Avila 2002 no está muerto. teólogo protestante. sugiere lo mismo que Rahner: despertar el espíritu humano «sólo es posible a partir de una profunda experiencia individual de Dios y de su Espíritu»4. Ibid. En este sentido compartimos el planteamiento de J. t. y en algunos casos esté cargada con manifestaciones más o menos grandes de egoísmo. una capacidad y una necesidad. Santa Teresa llega al descubrimiento de Cristo como amigo impulsada por su capacidad natural para la amistad. por la oración. 3 M. y. la escucha y el cumplimiento de lo pedido. El hombre de hoy también busca y es amante de la amistad. del acierto en la dirección y del clima amistoso en que se desarrolle la actividad empresarial. 6 J. por el mucho pedir. en Obras Completas. Escelicer. Ejercitar la amistad de Dios en la oración es un don responsable. en muchos casos. la libertad de Dios para hacer aquello que estime conveniente. y. Y muchas empresas buscan relaciones de amistad entre directivos y empleados. Mística de Cristo en Teresa de Ávila y Martín Lutero. Los médicos y todos los que se mueven en el mundo de la sanidad quieren serlo de sus pacientes. Madrid 1966. Ambas cosas se pueden aprender de Teresa. Simpatía y respeto impregnan su oración. 285. contemporáneo nuestro y admirador de Santa Teresa: «Amistad es la forma de vida de los hombres libres. MOLTMANN. Así. sin ser conscientes de ello. al mismo tiempo. A un amigo no hay que estarle agradeciendo siempre.. El amigo toma parte. y lo propone al hombre de todos los tiempos. Ante un amigo no necesita uno inclinarse. y muchos consiguen ser los amigos de sus hijos. K. pero mantienen siempre el respeto ante la libertad de los otros. Moltmann. A nuestro parecer. Los comerciantes buscan ser amigos de sus clientes. esta búsqueda demuestra una tendencia. De cuando en cuando se queja en sueños»3. IV. 515. por eso. Al contrario. Sería simpatía sin respeto. porque introduce a los hombres en la responsabilidad divina frente al mundo. RAHNER. Lo mismo quieren hacer los profesores con sus alumnos.

Entramos en una que propone un método para hacer todos los días entre cinco y quince minutos de oración. x «Buscando un momento de paz en el aeropuerto conecté con esta página y con ella me he encontrado a mí mismo y se me ha abierto el verdadero significado de la oración con meditación. Algunas objeciones y dificultades No es raro oír decir que el hombre del siglo XXI ora poco o no ora porque ya a estas alturas de la civilización y del desarrollo la oración tiene poco lugar y poco sentido.398 por mes. . y nos encontramos con que ya llegan a 3.368. y los días sábado siempre tengo un vacío grande. Me llamó la atención la invitación a orar en la red. Ahora lo hago orando desde esta pagina. Pero indican una tendencia y demuestran una necesidad. Veamos algunos de los últimos comentarios expresados en la página consultada: x «Gracias por esta posibilidad de acercarme a Dios desde el mundo loco como el de mi escritorio y mi oficina.Rómulo H. con el tiempo necesario ni con el ambiente propicio.De la dispersión al recogimiento Esta tendencia natural a la amistad y el sentido de trascendencia que buye en nuestro interior nos lleva a afirmar que el hombre de hoy ora mucho más de lo que él mismo cree y reconoce. Cuartas . .771 visitantes por año. Sólo en un buscador. es un sitio donde me siento cómodo y recargo mis baterías agotadas por el mar y sus olas en el navegar de la vida diaria. Cada día siento que Dios está muy cerca aunque muchas veces no lo vemos». La página visitada es Espacio Sagrado. Para dar un fundamento real a esta afirmación y a cuanto vamos a tratar en las reflexiones de esta semana hubiera sido muy conveniente hacer un estudio amplio apoyados en los múltiples medios que nos ofrecen la técnica y las ciencias sociales. Bien sabemos que estos datos. La consulta se hizo el 1 de mayo del 2002. 4 .758.» No obstante cuanto hemos afirmado sobre la capacidad y creciente necesidad de orar y de encuentro con Dios. me levanté con una sensación que algo más faltaba en mi interior. He reafirmado mi fe. Después de rezar de forma tradicional en la capilla del aeropuerto. He sentido la presencia cercana de Dios.251. y a la vez hacerlo sólo y a mi propio ritmo y conciencia. al pedir páginas que contuvieran la palabra mística aparecieron 43. Soy autónoma. necesitaba unos caminos o luces para encontrarlo. y que quiere encontrar medios que le ayuden en este empeño sin hipotecar su libertad. 2. ya que mi esposa falleció hace aproximadamente ocho meses. lo que nos da un promedio de 1. el mensaje no estaba completo y lo que yo había ido a buscar tampoco. Es una necesidad que podemos constatar de muchas maneras especialmente cuando pasamos del trato formal y funcional al trato personal. 104. hemos hecho un pequeñísimo sondeo acudiendo a internet.480 visitantes por día7.me pareció interesante poder hacerlo en compañía de tantos navegantes. Pero por no ser ése el objeto principal de nuestra reflexión. . muchas veces no acertamos con los métodos adecuados. como quiera que cada día las sociedades del bienestar tienen mejor cubiertas las necesidades básicas de las 7 El buscador es Lycos de Terra. . Y al pedir páginas sobre oración el resultado fue mucho mayor: 109.313 visitantes en tres años de existencia. en mi soledad matrimonial.lo que sí sé es que mi alma estaba sedienta de algo más. que busca de muchas maneras la comunicación y la amistad con Dios. son totalmente relativos. Busco llenarlo leyendo o escribiendo. Cada día vuestra pagina me acompaña junto a la foto de mi esposo y mis hijos» x «Me encontré con esta página que me ha absorbido por unos minutos a pesar del cansancio físico. de los Jesuitas. y 3.527.

para que los bienes sirvan a la destinación general que Dios les ha dado.6). 2). Al contrario. porque los mensajeros. Para ser auténtico debe ser integral. Además la oración no está sugerida en primer lugar por las necesidades que debemos cubrir con nuestro trabajo. Nos hacen bien en cuanto nos hablan de Quien buscamos y nos afirman en que tenemos que ahondar. Esposo mío. 5 . los bienes de este mundo originariamente están destinados a todos. le creció el dolor de la ausencia. así éste incluya un adecuado acceso a la cultura. PP 14. y que esta realidad deja poco espacio a la oración. y que ésta sea digna8. el desarrollo espiritual y humano de todos y una justicia más perfecta entre los hombres: «El desarrollo no se reduce al simple crecimiento económico. son como huellas que al hablarnos de aquello que busca nuestro corazón inquieto. 13. es decir. si queremos estar en la ruta de una meta que nace. 11 «No quieras de aquí adelante te conozca tan a la tasa por estos mensajeros por las noticias y sentimientos que se me dan de ti. así sea por un momento. y por lo que aportan y facilitan la vida. En medio de lo descabellada que a primera vista pueda aparecer esta afirmación. y quien posea las diversas formas de riqueza en una sociedad determinada debe considerarse “administrador”. TMA. ni la técnica.La meditación teresiana – CITeS –Avila 2002 personas. tan remotos y ajenos de lo que de ti desea mi alma. a quien pena por la presencia. 9 El concepto cristiano de desarrollo «no coincide ciertamente con el que se limita a satisfacer los deseos materiales mediante el crecimiento de los bienes. El hombre moderno técnico-científico puede 8 «La Iglesia defiende. pero enseña con no menor claridad que sobre toda propiedad privada grava siempre una hipoteca social. bien sabes tú. . trascendernos a nosotros mismos para ver la infinita capacidad espiritual de nuestro mundo interior. Por ser expresión del espíritu humano. porque parecen dilaciones de la venida» (CB 6. camina y . porque renuevan la llaga con la noticia que dan. es mayor la hipoteca social que pesa sobre ellas para que los hombres y mujeres de otras latitudes tengan asegurado al menos el derecho a la vida. Ciertamente es grande el progreso de la humanidad. a las artes. acompaña a cada uno de nosotros hasta la plenitud. . SR 42. Pero aún admitiendo este valor en la citada afirmación. y que ciertamente son conquistas de muchos siglos de esfuerzos. no saben decirnos lo que queremos11. sino fundamentalmente por Dios y por la naturaleza espiritual del ser humano. en la medida en que crece su bienestar. a la plástica y a todas aquellas actividades humanas que ensanchan el espíritu y nos permiten. aumentósele el amor. que aumentan el dolor: lo uno. un encargado de actuar en nombre de Dios»: JUAN PABLO II. las bondades del desarrollo que ahora están al alcance de muchas personas. es decir. el verdadero desarrollo incluye la solicitud por el bien común de toda la humanidad. . a la música. en principio. el legítimo derecho a la propiedad privada. y. un anhelo que sería ideal: Ojalá llegue el día en que podamos decir que la sociedad tiene cubiertas todas las necesidades básicas de sus ciudadanos. ahonda nuestra sed y capacidad de infinito10. aceptarla como aparece sería partir de un concepto de hombre muy mezquino y reduccionista. especialmente en las sociedades más desarrolladas. 12 «Donde es de notar que cualquier alma que ama de veras no puede querer satisfacerse ni contentarse hasta poseer de veras a Dios» (CB 6. así sea sutilmente. tanto más le crece el apetito y pena por verle» (CB 6.las riquezas de la creación constituyen un bien común de toda la humanidad. deberían contarse entre sus mejores aliados. y nos lleva a decir que por maravillosas que aparezcan. profundizar más. sí. por consiguiente. . mostrándole en sí rastro de su hermosura y excelencia. lo otro. Al contrario. Porque cuanto más el alma conoce a Dios. siempre y cuando estos campos del progreso humano no se conviertan en medios de poder y dominación que esclavicen a quienes los administran o sean utilizados para someter y dominar a los demás. como diría San Juan de la Cruz. ni el desarrollo son en sí mismos enemigos de la oración. pues implicaría un desconocimiento de la dimensión espiritual y trascendente de la persona humana que no se sacia sólo con el bienestar9. no obstante contiene. Pero cada día. que hemos de abrirnos y saber que nuestra capacidad no se sacia ni se contenta con menos que Dios12. 76. 10 «Como las criaturas dieron al alma señas de su Amado. a las letras. Ni la ciencia. promover a todos los hombres y a todo el hombre»: PABLO VI. 4). caminar. sin prestar atención al sufrimiento de tantos y haciendo del egoísmo de las personas y de las naciones la principal razón». (SR 10).

Madrid 1994. Una tierra que se hace extraña para sus propios hijos y condena a muchos de ellos a sobrevivir en la indigencia teniendo delante sí como único horizonte la 13 Cf. EDE. de su teofanía (Ex 19. J. la violencia y el egoísmo? Como diría el salmista «cómo cantar un cántico del Señor en tierra extranjera? (Sal 137). Sevilla. Narcea. del encuentro con El y de la visita de sus ángeles (Mt 4. Por eso el mismo hombre que ha impulsado el desarrollo de las grandes ciudades ha hecho proliferar lugares de descanso. la multitud de mensajes que reclaman nuestra atención. Cuartas . que por vivir en circunstancias diferentes. . las distancias y las dificultades para trasladarnos. pero también en el desierto se le da al profeta el pan y agua que necesita para hacer su travesía (1Re 19.De la dispersión al recogimiento aprovecharse de cuanto tiene a su alcance para ser más cada día: más libre y más abierto a la trascendencia radicalmente inscrita en lo más profundo de su ser. se agrega que inmensos sectores. la paz interior. con mucho comercio como Ávila. con las consabidas tensiones. VELASCO. Y en estas ciudades su gusto era que los monasterios estuvieran en el centro.Rómulo H. de paz auténtica. la ciudad tenía características diferentes a la gran ciudad de hoy. cada uno según su estado y actividad. Localización de las Fundaciones Teresianas. Toledo.. buscar espacios de soledad. Murió añorando la tan deseada fundación de Madrid. 16).M. no anula sino que hace crecer la necesidad de oxigenarnos interiormente. tomara también el camino de la oración15.M. los creyentes y los cristianos estamos llamados a descubrir nuevas formas de oración y de vida cristiana que correspondan a las circunstancias menos fáciles de la vida en la ciudad moderna. 15 T. centros neurálgicos de decisiones y de actividad económica. 100. porque el ruido. Pero la Santa tenía una especial inclinación a fundar en ciudades grandes. bien comunicadas. cuando la población del mundo tiende a agruparse en grandes aglomeraciones urbanas. la gran ciudad con todas las ventajas e inconvenientes que disfrutamos y sufrimos. y manifestar su progreso integral en una mayor sensibilidad y solidaridad con los pueblos y personas. fatigas y el clásico aislamiento de la «muchedumbre solitaria». VELASCO. también el desierto es para el pueblo el lugar de la visita de Dios (Gen 18. experimentada como adversa. 1-6). J. de encuentro con nosotros mismos. . el sosiego. Medina del Campo. 6). ciudades oasis (como Ávila) para no olvidarse de lo más esencial de su identidad ni ahogar sus anhelos más profundos. Madrid 1978. 11). A lo anterior. las prisas y las largas esperas. o.Hoy. También es una conquista del hombre. la exclusión y el maltrato. 14 6 . Tal vez el contraste ha hecho valorar más lo que antes se tomaba como algo pesado o rutinario: «Es posible que la ciudad sea una forma moderna de desierto. casas de retiro y oración. elementos necesarios para el recogimiento y la oración13. en Introducción a la lectura de Santa Teresa. Cada día es más creciente el sentir de que en ella es imposible pensar en oración o en algo trascendente como el desarrollo de la vida interior.c. Para ella el barullo de la ciudad no era un impedimento sino una sugerencia para la oración y su afán era que viendo la forma de vivir de sus descalzas. Salamanca. Valladolid. De hecho ya son numerosas las personas y las comunidades que van encontrando esas formas que constituyen pequeños oasis en la ciudad»14. como una forma de hacerse presente en el corazón mismo de la vida de los pueblos y un reclamo a la interioridad. Invitación a orar. Es cierto que en tiempos de Santa Teresa. Pero esta realidad. se preguntan ¿cómo orar en una mundo marcado por la injusticia y la desigualdad. destierran el silencio. campamentos en medio de la naturaleza. están rezagados o estancados en el camino del progreso. partícipe del poder creador de Dios. aún de los países desarrollados. 251 ss. 102-103. EGIDO.

y estos indios no me cuestan poco. el cielo la rechaza: Es una oración muerta».) 17 J. Si bien. o. 52. y tampoco pueden orar aunque sienten la necesidad. atenta y sensible a todo cuanto sucede a su alrededor. Novo Milenio Ineunte. si a las antiguas añadimos las nuevas pobrezas. 7 . quien está condenado al analfabetismo. No elude la realidad ni disimula los desafíos. Santa Teresa. lloraba con el Señor y le suplicaba remediase tanto mal» (CE 1. ver tantas almas perdidas. lo que más la fatigaba era la vida incoherente que llevaban algunos cristianos. que no entendemos la gran dignidad de nuestra alma»18. quien carece de la asistencia médica más elemental. y así determiné a hacer eso poquito que yo puedo y es en mí» (CE 1. no se olvida de los demás: «Cada vez que tiene oración es ésta su pena. Por eso le sobrecoge de manera especial la sola posibilidad de un enfrentamiento entre cristianos. que es la misma dignidad de los maltratados. cultural. Es el drama de los increyentes. 13. quizá. que ofrece a pocos afortunados grandes posibilidades dejando a millones y millones de personas no sólo al margen del progreso. 4-7. A lo dicho agrega: «El panorama de la pobreza puede extenderse indefinidamente. Carta a Lorenzo de Cepeda escrita en Toledo el 17 de enero de 1570. 7. Se compromete a fondo: «Paréceme que mil vidas pusiera yo para remedio de un alma de las muchas que veía perder. VELASCO. 1). así de herejes como de moros. que como ando en tantas partes y me hablan muchas personas. Bastante hace quien hace todo lo que puede. sino a vivir en condiciones de vida muy por debajo del mínimo requerido por la dignidad humana. escribe: «El Señor dé luz para que se entienda la verdad sin tantas muertes como han de haber si se pone a riesgo. y de las muchas almas que se pierden. M. a la insidia de la droga.c. En alguna manera. y en tiempo que hay tan pocos cristianos. «Conocidos los estragos de las guerras de religión en Francia fatiguéme mucho –dice la Santa– y como si yo pudiera algo o fuera algo. 19 Carta a don Teutonio de Braganza escrita en Valladolid el 22 de julio de 1579. El reclamo de su propia 16 JUAN PABLO II. Pero hay todavía otro aspecto de la realidad. procede de la muy grande que le da ver es ofendido Dios y poco estimado en este mundo. al abandono en la edad avanzada o a la enfermedad. sino para comprometerse solidaria y generosamente en su superación. Opinando sobre la tensión creada entre España y Portugal en 1570. sus angustias y sus penas. 6 enero 2001. Es tal vez uno de los dramas más profundos y silenciosos de nuestro mundo. F 1. Teresa es solidaria de verdad. aunque las que más la lastiman son las de los cristianos» (5M 2. Tener presente y ser sensibles a esta realidad contrastante no sólo no impide sino que debe estimular la oración: «La oración que no refleja la condición humana.La meditación teresiana – CITeS –Avila 2002 desesperanza y el fracaso: «Nuestro mundo empieza el nuevo milenio cargado de las contradicciones de una crecimiento económico. encuentra en la realidad de su tiempo una exigencia y un estímulo urgente para la oración. 108-109. pero expuestos a la desesperación del sinsentido. a la marginación o a la discriminación social» (Ibid. que afectan a menudo a ambientes y grupos no carentes de recursos económicos. Esas realidades hirientes invitan al creyente a la oración no tanto para pedirle a Dios que solucione esas dificultades. Se conmueve y reclama ante la situación y trato dado a los pueblos de América: «que esto es lo que mucho me lastima. Personas que aunque quieren creer no pueden.. 18 CV 1. El Señor los dé luz [a los conquistadores] que acá y allá hay harta desventura. ya que la atención a las desgracias de los hombres con los que se convive. ¿Cómo es posible que en nuestro tiempo haya todavía quien se muere de hambre. no sé muchas veces qué decir. 1. Y para hacer todo lo que podemos necesitamos orar. convierte la invocación al Padre común en una terrible exigencia: aportar todo lo que esté a nuestro alcance para transformar esa realidad conforme a las capacidades que ya hemos recibido de Dios17. que se acaben unos a otros es gran desventura»19. 10). 1). sino que somos peores que bestias. quien no tiene techo para cobijarse?16. tecnológico.

ni excluye a nadie (CV 19. Cuartas . Pero no sé cómo hacerlo. y así lo que más os despertare a amar. Conoce las dificultades y las comprende. no se preocupa tanto por métodos. por donde el aprovechamiento del alma no está en pensar mucho. Sólo es «amar y costumbre» (V 7. y es bien que se procure. un dramático encuentro con Dios. al desprecio y aún al enfrentamiento con Dios. dales gustos y regalos y ternura que la comienza a mover los deseos. y que todos tenemos capacidad para amar: «No digo que no es merced del Señor quien siempre puede estar meditando en sus obras. y para nosotros son un grito de exigencia en busca de una respuesta convincente que pueda responder «Dios está en ti». Al respecto. 5). pues siendo la oración trato de amistad. cuando queremos orar. la Santa enseña que no se trata ni de saber fórmulas. sino que tratemos con Cristo como con el mejor amigo. las objeciones que hemos enumerado y otras que se puedan presentar. Ante su experiencia y la convicción que tiene de que en la oración está nuestra vida. ni de inventar discursos. pocas y dura poco. Pero no puedo con las distracciones y la imaginación que vive desbocada como la «loca de casa» a la que alude Santa Teresa. ni que hagáis grandes y delicadas consideraciones con vuestro entendimiento» (CV 26. 3). Algunas veces se enfrentan con los creyentes. 15)21. hase de entender que no todas las imaginaciones son hábiles de su natural para esto. 10)). temores y proyectos. «no os pido que penséis en Él. 20 Ver el desarrollo de esta dinámica del amor en plena vida mística en 7M 4. «Dios está en todos». un fondo vital. 5). les lleva a huir de sí mismo acudiendo a la indiferencia. A través de esas fórmulas ellas expresaban una experiencia. eso haced». le hablemos de nosotros mismos y de nuestras preocupaciones. definiciones o caminos de oración. 2. como ven que las palabras que pronuncian no tienen ninguna resonancia interior. se desvanecen una a una. mas todas las almas lo son para amar. Nuestras madres. es un fundamento valido para todos. Mas. .De la dispersión al recogimiento interioridad y la necesidad de Dios que llevan dentro. Los discípulos que veían a Jesús orando y constatan que no sabían hacerlo le piden «enséñanos a orar» (Lc 11. según la experiencia vivida y probada por ella. . Y esto – como digo – hace porque la prueba si con aquel favor se querrán disponer a gozarle muchas veces» (CV 16. no las quieren repetir. o si las recuerdan. 1-2). muchas veces sin saberlo. y aun pónela en contemplación algunas veces. «Dios está en mí». reconociendo que «por muchos caminos y vías lleva Dios a las almas» (V 22. como ante situaciones cotidianas y rutinarias. El Recogimiento según Santa Teresa.Rómulo H. 41). Pero ¿Cómo hacerlo? Porque ante situaciones extremas y coyunturales. sino que fija su mirada y pone todo el acento en la actitud básica del orante que ha de ser siempre el amor y el enamoramiento. realizaciones. nos enseñaron unas fórmulas que nos ayudaran a orar. Recogerse es enamorarse Aquí la Santa se nos muestra como verdadera maestra y madre. muchas veces nos encontramos con que no sabemos. presentan todos los signos negativos de la sociedad y su propia realidad y nos preguntan ¿Dónde está vuestro Dios? (Sal. 2). 4). Aún a personas «que las ve del todo perdidas» «aunque estén en mal estado y faltas de virtudes. 12) de tratar con Cristo como con amigo (V 8. 2)22. pero piensa que nadie puede carecer del gran bien de la oración (V 8. 22 La misma idea en 4M 1. ni que saquéis muchos conceptos. 9. que. Pero muchas personas las han olvidado. grandes orantes. Y otros que dicen: quiero orar y lo intento. 21 8 . La Santa sabe que el amor. Estas actitudes son ya de suyo un diálogo. sino en amar mucho» (F 5. sino en amar mucho. fórmulas oracionales. adonde le hay. «jamás está ocioso»20 (5M 4. Porque Teresa. 7: «No está la cosa en pensar mucho. Muchos parecen decir: quiero orar y me hace falta.

que bien puede serlo. Más que tener compañía. Como cuando nos encontramos con una persona amiga que nos es muy familiar. lo que la Santa llama una «determinada determinación». Lo segundo es lo que Teresa llama «procurad tener compañía» (CV 26. Teresa de Lisieux. La convicción profunda de la Santa es que el amor crea en nosotros una dinámica tan envolvente que difícilmente podemos distraernos de Aquel cuyo amor se experimenta. Por eso el enamoramiento es de alguien y el trato es con otro. 3-8). a los amigos que se aman de verdad. 1). en el interior del hombre habita la verdad» que puede saciar las inquietudes del corazón humano (4M 3. No estamos insinuando con esto que «todo es oración». Santa Teresa lo reafirma diciendo que «aquí se ha de ver el amor. crece la urgencia y necesidad de orar. sino a mitad de las ocasiones» (F 5. sean alegrías y éxitos. a comprenderla. pues. en este cruce de miradas y surgida de la experiencia del encuentro. es reconocerla. a no estar nunca sin tan buen amigo y acostumbrarnos a traerle siempre con nosotros. por agudos que fuesen. La llamada a la interioridad. decía que. así como no pueden llegar a considerar a Dios. Para esto todas las situaciones son buenas y no lo impide ninguna ocupación. la oración es «un impulso del corazón»23 que nos lleva a pensar en Dios amándolo. Le sucede así a los enamorados. por tanto. El hombre teresiano es un ser habitado que tiende ineludiblemente a la relación. no parte de nosotros mismos. y verdaderamente apenas deben llegar nuestros entendimientos. sean 23 TERESA DE LISIEUX. pues él mismo dice que nos crió a su imagen y semejanza» (7M 1. La llamada a la interioridad es una fuerza que procede de lo más hondo de nosotros mismos y consiste en un proceso que nos lleva de la dispersión y superficialidad al descubrimiento de nuestra profundidad en un mundo interior maravilloso.La meditación teresiana – CITeS –Avila 2002 La persona enamorada no depende de ocasiones especiales para centrarse en la persona que ama. Para ello nos invita a representar al mismo Señor junto con nosotros. Y así. de lo que estamos viviendo en el momento. vamos experimentando cierta reunificación interior. no es ensimismamiento. Este volver a nosotros mismos es. el encuentro ha de ser de una manera muy espontánea: ni pensar en él. un ejercicio sabroso. Dentro de la misma dinámica aprovecharemos siempre y buscaremos espacios para un trato más exclusivo. 3). esa necesidad imperiosa que todos sentimos. para ella. ni sacar conceptos. Una discípula de la Santa Fundadora. Llegados a este punto. Por eso la Santa va a hacer un gran despliegue pedagógico para que nos acostumbremos a esta compañía. entablemos con él una conversación sobre nuestras cosas. en la medida en que nos ejercitamos en él. La presencia que vamos descubriendo es una presencia amiga. según Santa Teresa. que no a los rincones. ante el cual la misma Santa no se cansa de expresar su asombro: «No hallo cosa con qué comparar la gran hermosura de un alma y la gran capacidad. ni recitarle fórmulas. ni tratar de definir a la persona con que nos hemos encontrado. Teresa parte de una convicción sencilla en su enunciado. Lo primero es reconocer la presencia de alguien con nosotros y prestarle atención. sino que tornemos a nuestro interior. que serán los llamados «momentos fuertes de oración. a los padres con respecto a sus hijos. pero de grandes consecuencias en el campo oracional.» 24 9 . y el gran Rey que habita en nuestro interior «con un silbo tan suave» que aun nosotros mismos casi no alcanzamos a entenderlo «hace que conozcamos su voz» y no andemos tan dispersos y distraídos. Manuscrito C. entendiendo con quién vamos a tratar (CV 24. que atrae y enamora. 25r. aunque responde a nuestras necesidades e inquietudes: Nosotros aportamos nuestra disposición y buena voluntad. El recogimiento. en la dinámica de aquella máxima agustiniana: «no salgas de ti. 15)24. Lo único que nos pide la Santa es que le miremos y nos acostumbremos a su mirada. 1). apoyándonos en la imaginación y en la fe.

No obstante. Educarnos para esta compañía y hacer de ella algo habitual. el amor se hace cada vez más fuerte. también lo está su Padre. que es también nuestro Padre: «Pues. que si Cristo está en nosotros. 26 10 . que tan amigo sois de dar. Paso a paso leyendo con Teresa su Camino de Perfección. qué claro habéis mostrado ser una cosa con Él y que vuestra voluntad es la suya y la suya vuestra! ¡Qué confesión tan clara. ÁLVAREZ. Monte Carmelo. y se amplía el círculo de nuestra relación. 10)25. En realidad son elementos de un todo simultaneo. más que hablarnos de Dios como Padre. Acostumbrarnos a mantener un diálogo familiar con Él. 2). Teresa. 4)26. aunque yo os la quisiera decir. 167173. La familia de Jesús no sólo es su Padre. En este punto no podemos hablar de distracciones porque todo lo que nos puede distraer puede ser integrado y formar parte de la conversación. 25 Es muy conveniente leer este proceso en palabras de la Santa en CV 25-26. y por eso quiere dejarnos experimentar que los dos tienen un mismo querer y un mismo sentir. Pero no es una relación con el padre de nuestro amigo. y parece decirnos que «orar es decir Padre»27. hanos de sustentar como lo ha de hacer un tal Padre. reconocer que quien nos habita es Cristo y recogernos en Él. porque en Él no puede haber sino todo bien cumplido. y entra como la fuerza que nos ayuda a superar las deficiencias en la oración: «Que por disparatado que ande el pensamiento. Señor mío. Cuartas . como suele suceder en nuestra vida corriente. Cristo. En nuestro interior. 5). 3. Señor mío! ¡Qué cosa es el amor que nos tenéis! ¡Bendito seáis por siempre. Por eso Teresa da un paso más en su pedagogía. Pero con un ingrediente muy especial. siendo Padre hanos de consolar en nuestros trabajos.Rómulo H. y que si con Cristo tratamos como con amigo. Cf. y después de todo esto hacernos partícipes y herederos» con Cristo (CV 27. o compartir con él la lectura de una página que nos llega de manera especial. Recogidos con Cristo en Dios En la medida en que perseveramos. pueden enfatizarse algunos aspectos. Siguiendo estos pasos la Santa nos certifica: «si con cuidado os acostumbráis a lo que he dicho. sacaréis tan gran ganancia que. que como en las experiencias de enamoramiento. 27 Ibid.. cómo vive su relación con el Padre como don que nos ha dado su Hijo Jesús: «¡Oh buen Jesús. El mejor apoyo exterior que podemos tener es acostumbrarnos a leer pasajes del Evangelio y hacernos nosotros mismos interlocutores en las escenas evangélicas (V 9.De la dispersión al recogimiento sufrimientos y fracasos. con la confianza que se tiene a un amigo. 10). T. sean tensiones o preocupaciones. llena de admiración. Nosotros queremos que otras personas también tengan la experiencia de la oración (V 7. Una secuencia que podemos sacar de la enseñanza que nos propone la Santa. que no se os pone cosa delante! (CV 27. hablándole de nuestras cosas. bien podemos tener delante una foto suya que nos centre y comentar con él sobre ella. pero que en realidad forman una experiencia conjunta que en este caso de la oración forma parte de la ya clásica afirmación de Teresa cuando nos presenta la oración como trato de amistad con quien sabemos nos ama (V 8. E inmediatamente vuelve al tema del amor como dinamizador de la oración. no lo sabré» (CV 26. también lo hacemos con su Padre. y Cristo quiere que conozcamos a su Padre. y que amar y tratar de amistad con el Hijo es amar y tratar de amistad con el Padre. puede ser la siguiente: Recogernos en nosotros mismos y descubrir que no estamos vacíos por dentro. 4). 174. También lo es el Espíritu Santo que nos hace crecer de manera inimaginable en el amor. que forzado ha de ser mejor que todos los padres del mundo. con quien tratamos de amistad es una y misma cosa con su Padre. sean proyectos y tareas que traemos entre manos. Burgos 1995. Educar nuestra mirada interior para saber que siempre nos mira y volver nuestra mirada interior a Él. nos dice.

. CV 21. 9). Sin duda lo podéis creer. Teresa nos ha presentado ya todos los elementos necesarios para entregarnos lo que ella ha vivido y propone como recogimiento: «Este modo de rezar. la contemplación de la naturaleza. siempre nos oye. Además. Ciertamente incluye trabajo de parte del orante porque. el recogimiento es una actividad nuestra y una acción de Dios en nosotros. una actitud. además. Nos basta con no extrañarnos de tan buen huésped y «hablarle como a Padre. por esta síntesis que hace la Santa. como dice la Santa. «nada se aprende sin un poco de trabajo» (CE 29.La meditación teresiana – CITeS –Avila 2002 entre tal Hijo y tal Padre forzado ha de estar el Espíritu Santo que enamore vuestra voluntad y os la ate con tan grandísimo amor. Como podemos ver. Este trabajo puede incluir algunos apoyos. más que unas acciones o una disciplina. lo que la Santa llama «determinada determinación»28. aunque nos superen sus dones: «Donosa humildad. se apoya en nuestra capacidad afectiva. 2). y de nuestra capacidad imaginativa. ni para regalarse con Él. una foto de Cristo especialmente significativa para el orante (CV 26. Igualmente cuenta con la fe y la acción silenciosa del Espíritu Santo que nos mueve interiormente a desear más y a no contentarnos con prácticas rutinarias o actitudes elusivas en la búsqueda de nuestra interioridad. no necesitamos salir de nosotros mismos para ir a buscarle. para entendimientos derramados. Además. que importa mucho no sólo creer esto. ni ha menester hablar a voces» (Ibid). Algunos frutos de la oración de recogimiento Ya hemos insinuado. Y. una predisposición. Llámase recogimiento. 1. en nuestra libertad y en nuestra capacidad para tomar decisiones y cumplirlas. y viene con más brevedad a enseñarla su divino Maestro y a darla oración de quietud. 2. Desde ésta convicción. como está en nuestro interior. y específicamente el recogimiento. que adonde está Dios es el cielo. 7-9). que adonde está su Majestad está toda la gloria. 11 . que me tenga yo al Emperador del cielo y de la tierra en mi casa. porque recoge el alma todas las potencias y se entra dentro de sí con su Dios. y que por humildad ni le quiera responder. aunque se apoya en toda esta actividad natural del hombre. agua. y de manera muy importante. que de ninguna otra manera» (CE 28. 13. . porque es una de las cosas que ata mucho el entendimiento y hace recoger el alma. 3. Pues mirad que dice San Agustín que le buscaba en muchas partes y que le vino a hallar dentro de sí mismo» (CE 28. si el rey nos hace una merced no recibirla. Basándose en la segunda parte de la primera invocación del Padre Nuestro: «Que estás en los cielos». de nuestra capacidad de atención o de nuestras intuiciones intelectuales. ni estarme con El. y es oración que trae consigo muchos bienes. 2. que la oración. sino tomarla y disfrutarla. ni tomar lo que me da» (CE 28. 7). es un talante. que se viene a ella por hacerme merced y por holgarse conmigo. va más allá de nuestro gusto por la reflexión. nos sigue animando y dando esfuerzo para que cada uno entienda todo lo que puede hacer y con qué seguridad y confianza puede vivir este trato de amistad con la familia de Quien sabemos nos ama: «que no ha menester para hablar con su Padre Eterno ir al cielo. 3). Estando. flores (V 4. aunque sea vocalmente. Además de los propuestos por la Santa como la lectura del Evangelio o de algún libro en romance. 28 V 11. 8). 4). contarle los trabajos»(Ibid) . nos invita a no ser sobrios en recibir: que no está la humildad. ya que no baste para esto tan gran interés» (CV 27. sino procurarlo entender por experiencia. con mucha más brevedad se recoge el entendimiento. Llegada a este punto. pedirle como a Padre. No afecta exclusivamente nuestra actividad intelectual. nos dice que nosotros somos el cielo y nos invita no sólo a creerlo sino a experimentarlo: «¿Pensáis que importa poco saber qué cosa es el cielo y adónde se ha de buscar vuestro sacratísimo Padre? Pues yo os digo que.

sea pocas. Cuartas . 4).De la dispersión al recogimiento puede incluir también ayudas psicofísicas como técnicas de respiración.. Teresa de Jesús enséñanos a orar2ª. Moradas (1577). pero en conjunto da un cúmulo suficiente de ideas. 7). Centra toda la persona no sólo en Cristo. Monte Carmelo. 81. que es aprovecharse de los sentidos para lo interior» (CV 29. no perdiéndose en balde. acordarse de que ha de oír a quien más cerca le habla». de sus obras. como la base de la oración teresiana. relajamiento y concentración. De ahí que el recogimiento sea considerado. con toda razón. no lo trocará por ningún tesoro» (CV 29. La versión que recoge su experiencia original está en Vida 11-21: 1º grado: Consiste en la meditación sencilla de la Palabra de Dios. sino. música u otras actividades que favorezcan el recogimiento de los sentidos en el interior29. Después que se lo dé el Señor. CV 22-29 (1566-1567). 32 Santa Teresa nos presenta el desarrollo de la oración en cuatro grados ascendentes. inteligencia. Según la experiencia de la Santa es una ordinaria actitud de atención amorosa: «Si hablare. sino que está en nuestro querer y que podemos nosotros hacerlo con el favor de Dios» (CV 29. o segundo grado de oración.c.Rómulo H. es una propuesta válida para todos y un fundamento que nos pone en camino de abrirnos y recibir todo cuanto el Señor quiera regalar al orante.J. etc. empezando por el llamado «recogimiento pasivo». Por involucrar toda la capacidad humana. T. que corresponde a al segundo modo de sacar agua. necesariamente tendríamos que proponer el recogimiento con los matices originales que le aporta la singular experiencia de la Santa31. excluyendo todo tipo de tensión procedente de la frecuencia o tiempo que se invierta en el proceso: «Si pudiere. 7). El centro del ser humano. primer paso de la oración mística propiamente dicha. la propia vida. 29 Cf. alude a un método de oración muy practicado por los Franciscanos reformados del siglo XVI. «el recogimiento conduce al hombre a la plena y armónica realización del ser personal con toda la riqueza de dimensiones y de niveles que contiene»30. La Santa habla del tema desordenadamente. sino todas las verdades de la fe. procurar acordarse de que hay con quién hable dentro de sí mismo. Burgos 1981. o. Como lo acostumbrare. en la medida en que perseveramos vamos viendo como poco a poco cada uno va ganando en libertad y va sintiéndose cada vez más dueño de sí mismo: «Concluyo con que quien lo quisiere adquirir no se canse de acostumbrarse a lo que queda dicho. o presto o más tarde. ÁLVAREZ. Por tratarse de un camino de oración que está enteramente al alcance de la persona. M. Relación 5ª (1576). Apoyándonos en estos y otros recursos pertinentes. 30 J. De estos grados de oración nos da cuatro versiones: V 11-21(1565). . VELASCO. (V 14. Dos aspectos resaltan: la interiorización y la matización cristológica. si quiere. y pesarle cuando mucho tiempo ha dejado solo a su Padre» (Ibid). si oyere. 104111. Madrid 1994. si no. que es señorearse poco a poco de sí mismo. EDE. 1-10)32. CASTELLANO. memoria y voluntad y recogerla en el interior donde tiene lugar el encuentro del orante con el Dios inhabitante en nosotros. se transforma en un escenario viviente donde vuelven a la vida no sólo los acontecimientos de la vida pasada de Jesús. Puede ser considerado como el «método» teresiano por excelencia»: Nota en SANTA TERESA. del orante. sino ganarse a sí para sí. y porque «esto no es cosa sobrenatural. Es muy importante en este grado 12 . y si buscáramos un método teresiano de oración. muchas veces en el día. en la Santísima Trinidad.. nunca se apartar de tan buena compañía. traer cuenta que puede. saldrá con gran ganancia. 31 «Recogimiento». Pero es una actitud despierta vivida en libertad y señorío aún con respecto a la oración misma. 753. Obras Completas. pero especialmente en el querer ser orantes. En fin. de los misterios de Cristo. a través de Él. de la propia realidad personal.

y que no dejará de llegar a beber el agua de la fuente33. ayudadme a suplicar esto al Señor. Comprende Vida cc 14-15. En Teresa esta etapa supuso experiencias intensísimas como éxtasis. El contenido de ésta invitación no sólo afecta a la persona en su relación personal con Dios sino muy especialmente en su incorporación solidaria a la misión de Jesucristo que es la salvación del género humano. ¡Oh. Esta síntesis está hecha sobre T. sino probado con obras» (3M 1.La meditación teresiana – CITeS –Avila 2002 Configurarnos con este nuevo talante. Como novedad en la experiencia aparecen la quietud y la pasividad que serán características crecientes en los grados sucesivos.c. . Corresponde a la primera forma de regar el huerto sacando el agua del pozo con mucho trabajo. Prácticamente. por donde pasareis. Corresponde a la segunda forma de regar sacando el agua con noria. junto con la atención amorosa y la armonía interior. ímpetus amorosos. sí. 3º grado: Diversas experiencias de oración fuerte preextática ó «sueño de potencias» resultado de una intensa infusión de amor en la voluntad. Presentado en Vida cc 16-17. Corresponde a la cuarta forma de regar el huerto que es «con llover mucho». Señor. Corresponde a la terca forma de regar que es con agua de río o arroyo y requiere un trabajo mínimo. Teresa tiene muy claro que «la perfección verdadera es amor de Dios y del prójimo y. que para eso os juntó aquí. inicial acostumbrarse a la atención amorosa. nos garantiza que quien entre por esta oración de recogimiento «lleva excelente camino. mas el amor del prójimo. Por eso se le denomina también «oración ascética». por donde fuereis.. desde su experiencia.. hermanas mías en Cristo!. y se manifiesta en la delicadeza en el trato. porque es tan grande el que su Majestad nos tiene que. No podemos olvidar que el amor es único e indivisible y se extiende a todas las áreas de la vida de la persona. Narrado por la Santa en Vida 18-21. 2º grado: Ingreso esporádico en la oración mística. Es una consecuencia lógica de lo que ha planteado al comienzo de Camino: «no me deja de quebrar el corazón ver tantas almas como se pierden. y consecuentemente. si hay crecimiento en la oración: «Porque si amamos a Dios no se puede saber. aunque hay indicios grandes para entender que le amamos. en una nueva sensibilidad por el bienestar de todos. 4º grado: Unión mística. Para quien no tiene estos fenómenos místicos la característica será una intensísima vivencia de amor. en primer lugar las relaciones interpersonales con quienes tenemos cerca. 728-729. arcaduces y torno. en pago del que tenemos al prójimo. Es con menos trabajo. 33 Referencia a cuanto ha dicho de la fuente de agua viva en CE 19. o. ÁLVAREZ. . tengo de ir. Unifica toda la actividad de las potencias y las une a Cristo. 7). «vuelo del espíritu». la ausencia de rivalidades y envidias. 17). 6-7). Por eso «este amor no ha de ser fabricado en nuestra imaginación. y en la búsqueda de los medios a nuestro alcance para la superación de los males que aquejan a los otros. Consiste en un reposo pasivo y amoroso de la voluntad espantada por todo lo que va experimentando del amor de Dios. Estos frutos y efectos del recogimiento tienen una prueba y un estímulo inmediato en el crecimiento del amor al prójimo manifestado en un nuevo estilo de relacionarnos con los demás. seremos más perfectas» (1M 2. hará que crezca el que tenemos a su Majestad» (5M 3. 6). heridas de amor como la descrita en la transverberación. señorío y libertad. en Diccionario de Santa Teresa. 13 . mientras con más perfección guardáremos estos dos mandamientos. pero todavía está presente la ascésis. más lo estáis en el amor de Dios. Pero también es un amor solidario con la Iglesia y con la entera familia humana. Es un amor que afecta. máxime cuando ella misma. 7-8). No es un estado permanente sino intermitente. 11-13. Con esta proyección podemos leer la invitación vehemente que hace a quienes se inician en este camino de la oración de recogimiento a tomar sin ningún temor la cruz de Cristo. Es ya verdadera oración mística «que lo riega el Señor sin trabajo ninguno nuestro». son estímulos suficientes para dejarnos seducir por la propuesta teresiana. Y estad ciertas que mientras más en este os viereis aprovechadas. y la no menos comprometedora consigna «Juntos andemos. Grados de oración. 5). la humildad y superación de todo tipo de contiendas (CV 27. porque camina mucho en poco tiempo» (CV 28. Abarca Vida cc. tengo de pasar» (CE 26. la Santa pone aquí el criterio de discernimiento para constatar si el amor de Dios es auténtico. Querría no ver perder más cada día.

que por estas vías muestra su Majestad que oye al que le habla» (CV 25. sea vocal o meditativo. Pero se presentan otros medios o formas de oración: el ya dicho de la oración vocal y la oración mental ó 34 Esta oración de recogimiento. o rezando otra oración vocal.c. y ¿qué mejor oración que ésta? ¿Qué va en que esté yo hasta el día del juicio en el purgatorio. o. Una presencia que se descubre en el interior e irradia sobre toda la vida del hombre impulsándolo a amar. Rezar. La Santa lo afirma claramente: «Porque no penséis se sea poca ganancia de rezar vocalmente con perfección. 181. también es necesario afirmar que la oración vocal «no es la oración del subdesarrollado. «no se contrapone. lo predominante en ella es que es una maestra asistemática y abierta al dinamismo y espontaneidad del amor. y que sea siempre válido aquello de que «lo que más os despertare a amar eso haced» (4M 1. Madrid 2000. No es un ínfimo peldaño en la escala de la oración. Desde esta constatación. menos. la escucha. recogerse A pesar del énfasis con que Teresa presenta el recogimiento. si por mi oración se salvase sola un alma? ¡Cuánto más el provecho de muchas y la honra del Señor! (CV 3. Rezar. 7). y bien parecía en sus obras recibir grandes mercedes.Rómulo H. eclipsaban. La presencia amorosa de la Trinidad en la vida del creyente conduce necesariamente al amor de los hermanos que el espíritu de dominio y posesión. Y en el amor verdadero no tiene lugar el aislamiento o la indiferencia. 7). ejercicio de amor. el diálogo. litúrgico34 o de religiosidad popular. recogerse será siempre. meditar. y. éstas vuestras peticiones» (CV 1. excluyentemente a la oración comunitaria: le da densidad y calidad y recibe de ella calor de vida. En resumen. propios del hombre no sanado por el recogimiento. marco eclesial e histórico en el latido humano-cristiano de los hermanos con quienes nos hacemos presentes al Padre común»: M. Si bien es cierto que «en la pedagogía teresiana el arte de recogerse y entrar dentro de sí es una especie de escalón intermedio entre la sencilla oración rezada y la oración de pura contemplación. acción en la cual se da una necesaria y segura intervención del Espíritu Santo (CV 27. La oración que propone Teresa y a la que apuntan todos sus esfuerzos es la Contemplación.De la dispersión al recogimiento éste es vuestro llamamiento. 159. la mirada. os digo que es muy posible que estando rezando el Paternoster os ponga el Señor en contemplación perfecta. La oración vocal bien hecha es una suave palanca elevadora que pone al orante a tiro de contemplación»36. Paso a paso leyendo con Teresa su Camino de Perfección. en la órbita teresiana. y el camino o medio privilegiado es la oración de recogimiento. que podemos llamar la oración teresiana. 2). aquí vuestras lágrimas. meditar. 1)37. incluso. Espiritualidad a distancia. De aquí que el amor sea el elemento predominante. HERRÁIZ. Desde aquí se revaloriza todo ejercicio oracional. Cuartas . 14 . a vivir en el amor y a vivir amando.. Pedagogía teresiana de la oración. impulsado por el mismo Señor que vive en nosotros «que lo primero que hace el Señor. Es algo que surge de dentro. Llega. 36 Ibid. éstos han de ser vuestros deseos. 4-5). a relativizar la premura por la propia salvación: «Porque hay algunas personas que les parece recia cosa no rezar mucho por su alma.. hemos de considerar como válido todo lo que tenga referencia al amor y a la dinámica del enamoramiento. 37 Ilustra esta afirmación con el caso concreto de una persona que «asida al Paternoster tenía pura contemplación y la levantaba el Señor a juntarla consigo en unión. si son flacos. 4. Peldaño de paso de la una a la otra»35. 188. 35 T. 7). porque gastaba muy bien su vida» (CV 30. en Santa Teresa maestra de espirituales. ÁLVAREZ. es ponerles ánimo y hacerlos que no teman trabajos» (CV 18. falseaban o lo hacían sencillamente imposible. el recogimiento teresiano busca educarnos para la presencia. éstos han de ser vuestros negocios. 6).

pensar esto y otras cosas semejantes es oración mental. según ella. Para ser considerada como oración es necesario que quien las recita considere lo que dice.La meditación teresiana – CITeS –Avila 2002 meditación. tanto la oración vocal. en diversa intensidad tenemos alguna experiencia de unión con Dios. 10). en la cual. Ser cristiano según Santa Teresa. y aún desde otras formas no consideradas aquí. esta afirmación general. no penséis que es otra algarabía. desde el principio. 1). no podemos hacer ninguna cosa (CV 25. También nos presenta lo que. y apuntan a la contemplación. 39 Teresa muestra un gran aprecio por la meditación y la consideración (término muy suyo). la mental y la meditación39 son auxiliares óptimos para la oración de recogimiento. Pero estrechamente engarzados el uno en el otro ¿No estamos hablando de una contemplación perfecta. en la cual se da la unión por amor que es la meta del proceso oracional. Y como El no ha de forzar nuestra voluntad.c. 12). como la oración mental. No obstante. pero todo ello tiene como meta el amor. Sin embargo estos son aspectos. Desde niña está entrenada en esta práctica (V 1. sin ninguna comparación. T. que brota y florece en la siembra misma de la oración rezada?». Todos ellos tienen. fuera de disponernos (5M 2. como lo acabamos de ver. y por eso. centramiento en Cristo. es la meditación: «Llamo yo meditación a discurrir mucho con el entendimiento de esta manera: comenzamos a pensar en la merced que nos hizo Dios en darnos a su único Hijo y no paramos allí sino vamos adelante a los misterios de toda su gloriosa vida. el Señor nos quiera llevar a la experiencia de contemplación. . unos referentes comunes: Atención amorosa. 15 . con el fin de iluminar en algo a quienes se ocupan de la pastoral de la espiritualidad. Pero no es una meta a la que se llega al final. Es una descripción similar a la que presenta en Camino para dar a entender lo que es la oración mental: «Pensar y entender qué hablamos y quién somos los que osamos hablar con tan gran Señor. Según Santa Teresa. . CASTRO.. que aunque tienen sus diferencias. Paso a paso leyendo con Teresa su Camino de Perfección. no excluye. desde luego. o. y él mismo mueve los resortes de todo nuestro ser para no detenernos en el camino emprendido. 38 «Tres anillos de la cadena de oración. en Teresa. no os espante el nombre» (CV 25. 10). en el que se halla la esencia de la oración»: S. Basados en estas afirmaciones de la Santa. en su visión del diálogo con Dios y de la espiritualidad ha enaltecido como pocos el entendimiento. la meditación y el recogimiento son medios que está en nuestra mano practicar. 5. En contraste con la contemplación. dentro de nosotros que lo que vemos por de fuera» (CV 27.» (6M 7. Luces para la pastoral de la oración Presentamos ahora. que desde cualquiera de ellas. 66. y que el recogimiento es el camino ordinario y el más recomendado por su experiencia para disponernos y abrirnos a la contemplación. por esfuerzos que hagamos. 161. 3). mas no se da a sí del todo hasta que nos damos del todo (CV 28. toma lo que le damos. ÁLVAREZ. algunas orientaciones pastorales derivadas de cuanto hemos dicho. sino convergentes y complementarios38. así sea de manera asistemática. está presente desde los comienzos. 3). Madrid 1985. 3). 1). o comenzamos en la oración de Huerto y no para el entendimiento hasta que está puesto en la cruz. Lo importante es que «entendamos con verdad que hay otra cosa más preciosa. quién lo dice y a quién lo dice (CV 25. Pero da preponderancia al amor: «Ella. podemos decir que la oración vocal. de carácter metodológico. la oración vocal es rezar o recitar cualquier oración de las muchas que están a nuestro alcance. y da grandísmo valor al «buen entendimiento». no son excluyentes. EDE. necesario para muchas cosas.

Cuartas . PABLO VI. y una base para proponerles medios de crecimiento. sin caer en el conformismo. x Igualmente. hemos de tener en cuenta la gran preocupación de la Santa por la salvación de las almas. EDE. de alguna manera nos hacemos responsables de la propuesta oracional que hacemos40. . de su cultura. es cierto que ningún género de oración saca al hombre de su medio. haga lo posible por no carecer de tanto bien (V 8. tengamos presente siempre en toda acción pastoral la gran dignidad y capacidad de las personas. caridad para con todos. un medio para ver por qué caminos van las personas.De la dispersión al recogimiento x Lo primero que se nos ocurre considerar es que los agentes de pastoral. . indiferencia o sectarismo con respecto a la realidad. empezando por la reflexión «se reduce a una concentración sobre sí mismo o a una interiorización ajena a la marcha de la historia o a cuanto acontece fuera del hombre. a pesar de innumerables signos de rechazo de Dios. x Iluminados por el realismo teresiano. especialmente para los pequeños y los pobres. Esto es lo que ella llama «ayudarle a llevar la cruz»41. 16 . y buscar caminos para aportar «lo poco que es» en cada participante y en el grupo para la transformación de la misma. será un reto para nosotros. ni dejar que las personas que de alguna manera han iniciado este camino. Para ella su objeto fundamental ha de ser la historia de la salvación»: S. tenemos que apreciar sinceramente toda expresión o forma de oración.Paradójicamente. y acostumbrarnos progresivamente a traerle siempre con nosotros y compartir con Él no sólo el proceso oracional sino también la vida ordinaria. le busca. 5). 65. en ningún nivel oracional se puede prescindir de Cristo. y valerse de todos los medios para su autoentrega al hombre. el mundo. 40 «Tácitamente o a grandes gritos. se estanquen. pero siempre con fuerza. que a las dificultades externas y personales de quienes quieren comenzar o ya avanzan por el camino de la oración. de los contrastes presentes en toda realidad. el mundo exige a los evangelizadores que le hablen de un Dios a quien ellos mismos conocen y tratan familiarmente como si estuvieran viendo al invisible. espíritu de oración. los agentes de pastoral de la oración. obediencia y humildad. El mundo exige y espera de nosotros sencillez de vida. Pero basándonos en la propuesta antropológica de Teresa. Madrid 1985. milagrosismo. x Reconociendo las inmensas posibilidades de cada persona y la grandísma libertad de Dios para llevar a cada una por diversos caminos. 76. se nos pregunta: ¿Creéis verdaderamente lo que anunciáis? ¿Vivís lo que creéis? ¿Predicáis verdaderamente lo que vivís?. 41 No se piense que la oración teresiana. y en todas las etapas del desarrollo oracional. excluir cuanto suene a evasión. Evangelii Nuntiandi. Por lo tanto. mirando más a su condición de «almas en que tanto se deleita el Señor». aleccionados por Teresa. Prácticamente es el motivo y objetivo de la oración: unirnos a Cristo para participar con él en la obra de la salvación. verdadero camino y maestro en lo que atañe a nuestra relación con Dios. El conocerla con corazón de pastores y caridad pastoral. Con esto estamos afirmando que la primera orientación que nos da Teresa es que quien ha comenzado la oración de recogimiento no la deje y que quien no la ha comenzado. CASTRO. desde el comienzo la práctica de la oración con acciones solidarias encaminadas a conocer mejor la realidad. Puede ayudar mucho integrar. que. x Desde el comienzo. sin embargo. junto con la valoración de la persona. Ser cristiano según Santa Teresa.Rómulo H. pedagógicamente. por caminos insospechados y siente dolorosamente su necesidad. de su lucha cotidiana. desapego de sí mismo y renuncia». según el Evangelio.

Naturaleza. 4. no careza de tanto bien. 3. 5. 17 . no la deje. Dejarse mirar por Cristo 6.agua. Hablar sencillamente con Él. Otros libros 2. Tristes: mirarle en el Huerto – En la Cruz. En trabajos: mirarle trabajando. Y quien no la ha comenzado. 6. Querer orar 2. Vida y misterios de Cristo 3. Música relajante 4. Mirarle también nosotros 7. x Estos pasos ayudan a quien quiere comenzar y crecer en oración. Concentrarse en una imagen 3. PASOS APOYOS TERESA SUGIERE 1.La meditación teresiana – CITeS –Avila 2002 EL MÉTODO TERESIANO DE ORACIÓN EN SÍNTESIS «Quien la ha comenzado. No hay aquí qué temer. TENER EN CUENTA x El método teresiano de oración es sencillo. Escucharle:Se comunica sinnecesidad de palabras 9. Su ventaja: x está al alcance de todos. Respiración 5. mirarle como amigo. 5. Hablar como con amigo. x Al principio requiere separar algún tiempo y elegir lugar adecuado. resucitado 6. Lecturas: Evangelio.flores. Recoger y concentrar los sentidos en nuestro interior. Reconocer la presencia de Cristo en nosotros 4. Alegres:mirarle alegre.. x Da calidad y profundidad a nuestra vida. confiar en el amigo.. lineal y sin artificios. 1. conocimiento propio 2. Acostumbrarnos a su compañía 8. sino qué desear». por amor al Señor le ruego yo. La realidad de nuestra vida. Relación en amor: «Tratar de amistad» 1.

Rómulo H. x Después de un tiempo. Cuartas . verdad y libertad. y que los resultados no se harán esperar. a recuperar la unidad y la armonía interior. x Santa Teresa nos garantiza que practicándolo estamos en buen camino.De la dispersión al recogimiento x Nos acostumbra a vivir en amor. es decir. x No esclaviza ni genera angustias. más que seguir estos pasos haya que dar carta abierta a la dinámica del amor: Tratar como con amigo. 18 .