You are on page 1of 3

COMUNICADO ASAMBLEA DE TRABAJO SOCIAL

Frente a los hechos ocurridos durante la noche del miércoles 15 de julio, y particularmente,
en relación a los cuestionamientos en contra de la carrera de Trabajo Social, nuestra asamblea
expresa:
-

Como carrera, no hemos levantado, ni participado institucionalmente de la toma.
Por lo anterior, queremos declarar que la eventual presencia de estudiantes de
Trabajo Social en dicha acción reivindicativa, responde meramente a una decisión
personal y autónoma.

-

Consideramos sumamente irresponsables y antojadizas las opiniones emitidas a
través de distintas redes sociales por parte de algunos(as) miembros/as de la
comunidad universitaria, quienes errónea y apresuradamente han asignado la
autoría de esta toma a nuestra carrera.

-

Consideramos inadmisible que en algunos sitios de la web, se indique como líderes
de esta acción, como también de los destrozos ocasionados en las dependencias de
los edificios Gimpert y Rubén Castro, a algunos(as) compañeros(as) de nuestra
carrera, quienes incluso, han sido individualizados publicando sus fotos sin
haberse comprobado su participación efectiva en estos hechos. Llamamos a
meditar seriamente sobre los alcances éticos, morales y jurídicos que conlleva esta
repudiable práctica tanto para el movimiento, como también para la honra de
dichos(as) compañeros(as).

-

Consideramos que la toma es una herramienta de presión válida ante el contexto
al que nos enfrentamos hoy en día a modo de radicalizar el movimiento, sin
embargo, compartimos el rechazo hacia los robos perpetuados a funcionarios/as,
profesores/as, centros de estudiantes y trabajadores/as. Pero creemos que estos
hechos han sido manipulados para desviar el foco sobre la discusión y sólo
generan la criminalización
particulares.

del movimiento por acciones realizadas por

-

Como Asamblea de Trabajo Social no avalamos los dichos emanados por el rector
sobre los posibles sumarios que se procederán para sancionar o desvincular de la
universidad a los/as estudiantes que se consideren responsables de los destrozos
de los edificios Gimpert y Rubén Castro, ya que consideramos que el reglamento de
disciplina de los alumnos, redactado el 10 de agosto de 1983, se encuentra
obsoleto y responde a un contexto dictatorial en el cual se perseguía a los
estudiantes por realizar acciones colectivas ejemplificando dentro de sus artículos
la ocupación de los espacios como motivo de sanción, es decir se criminalizaría la
toma independiente de la manera en que ésta se desarrolle y las consecuencias o
perdidas que podía traer para la Universidad. En este sentido si es que existieran
pruebas fehacientes que culpen a los/as estudiantes de dichos actos, no sería este
el mecanismo por el cual se les debiese enjuiciar. De esta forma hacemos el
llamado tanto a autoridades como a estudiantes a revisar estos dispositivos y
modificarlos de acuerdo a los tiempos actuales. Por lo tanto exigimos que los
procesos en que incurrirían las autoridades sobre aquellos/as estudiantes
inculpados sean públicos y transparentes, ya que como menciona el artículo 27
del Reglamento de disciplina de los “alumnos”, este posible sumario sería secreto,
impidiendo el conocimiento de las pruebas contra los/as

-

imputados/as.

De lo anteriormente señalado, la Asamblea de Trabajo Social no permitirá,
respaldara y agotará todas las instancias necesarias, para que quienes participaron
de la toma,

no sean desvinculados/as de ésta universidad, ya que creemos

fielmente que la educación es un derecho que no puede ser negado.

-

Por último, queremos reafirmar nuestra voluntad de seguir avanzando con la
movilización. Por lo mismo, esperamos que Rectoría responda positiva y
claramente a nuestro petitorio, con la misma celeridad con la cual se pronunció
frente a los lamentables hechos antes descritos. Asimismo hacemos el llamado a
las asambleas a no centrar el foco frente a este hecho particular y continuar la
discusión en torno a la insatisfactoria respuesta del rector.