You are on page 1of 3

15/06/13

¿El parto de la Ley de Comunicación?

Publicado en El Universo (http://www.eluniverso.com)

¿El parto de la Ley de Comunicación?
Por:
Fecha de publicación: 2013.06.14 - 00h00
Reflexiones y propuestas
En octubre de 2008 entró en vigencia la actual Constitución. El numeral 4 de su Primera
Disposición Transitoria ordenó que se aprobara una Ley de Comunicación en el plazo de 360
días, que venció en octubre de 2009 sin que la Asamblea Nacional hubiera cumplido dicho
mandato. Ante esa elocuente omisión, el presidente convocó a una consulta popular que se
realizó en mayo de 2011, en la que, entre otras, le hizo al pueblo la siguiente pregunta (la
novena de tal consulta): “¿Está usted de acuerdo que la Asamblea Nacional, sin dilaciones,
(…), expida una Ley de Comunicación que cree un Consejo de Regulación que regule la
difusión de contenidos en la televisión, radio y publicaciones de prensa escrita que contengan
mensajes de violencia, explícitamente sexuales o discriminatorios, y que establezca criterios de
responsabilidad ulterior de los comunicadores o los medios emisores?”. Esa pregunta recibió
el “sí” del 44,96% de quienes sufragaron en aquella consulta, que según el Consejo Nacional
Electoral equivalió al 51,68% de los “votos válidos”. Con ese “sí” quedó automáticamente
reemplazado en todo el numeral 4 de la Primera Disposición Transitoria de la Constitución, ya
que con esa respuesta el pueblo, de manera directa, dispuso expresamente que sea la
Asamblea Nacional la que en un “nuevo plazo”, muy distinto al original ya vencido, expidiera la
Ley de Comunicación mencionada en la pregunta referida. Como el tiempo transcurría
inexorablemente sin que la Asamblea Nacional hubiera expedido aquella Ley de Comunicación
que creara un Consejo de Regulación, según los términos de la antedicha pregunta ganadora,
no faltó alguien del oficialismo que, por marzo o abril del pasado año 2012, se permitiera
sugerir que, ante la mora de la Asamblea Nacional, la Corte Constitucional bien podía expedir
una “Ley Provisional de Comunicación”; pero como semejante disparate ni siquiera fue tomado
en serio por el propio gobierno, no obstante su desesperación por esa ley, el nuevo plazo
establecido por la consulta también quedó vencido. Así, desde la consulta de mayo de 2011
hasta el 13 de mayo del presente año 2013, en que terminaron las funciones de la anterior
Asamblea Nacional, esa Ley de Comunicación –cuya expedición se ordenó en esa consulta–
no logró ser aprobada; con lo cual resultó que desde que aquella ley fuera ordenada por la
Constitución de Montecristi ya habían transcurrido para entonces casi cinco años.
¿Por qué en casi cinco años esa ley no pudo ser aprobada, no obstante la gran mayoría
oficialista con que contaba la Asamblea Nacional que terminó sus funciones hace poco?
Porque, en mi opinión, los asambleístas constituyentes que aprobaron en el año 2008 el citado
numeral 4 de la Primera Disposición Transitoria de la Constitución no sabían exactamente lo
que hacían, ya que –por lo menos los de buena fe– nunca imaginaron que las verdaderas
intenciones que estuvieron detrás de ese “proyecto” fueron las de producir un cuerpo legal que
restringiera la libertad de expresión; la misma que es uno de los derechos humanos más
www.eluniverso.com/print/opinion/2013/06/14/nota/1024281/parto-ley-comunicacion

1/3

por ejemplo. si por capricho o para ordenar mejor las cosas había que expedir una. que reconozcan “derechos más favorables” a los contenidos en su propia Constitución. los que no quieren entenderlo. numerales 6 y 7. expedir la tal ley. y expedir y aprobar –en paquete– cualquier cosa con el nombre de Ley de Comunicación. como se anuncia en los arts. así como también podría aprobar una nueva Ley del Embudo o disponer la derogación de la Ley de la Gravedad. que dicen: “Ninguna norma jurídica podrá restringir el contenido de los derechos ni de las garantías constitucionales”. por una parte. en cuanto a esos “derechos más favorables”. después de casi cinco años de fracasos. 11 de la Constitución. como se sugiere en el art. 213 de la de Montecristi. dada la innegable realidad actual. que ni siquiera fueron mencionadas en esa pregunta. 426 y 428. y ordenarla. “Será inconstitucional cualquier acción u omisión de carácter regresivo que disminuya. Para entender lo de los “servicios públicos”. y. a sabiendas de que esos organismos. o si al Consejo de Regulación ordenado en la respuesta a la novena pregunta de la consulta popular se le confieren facultades controladoras y hasta sancionadoras. 384. ¡Y festejarlo! ¡¿Para qué serían. sin tomar en cuenta para nada los numerales 4 y 8 del art. están por encima de dicha Constitución. no solo por sus constituciones sino. Para terminar. 46 del mismo.15/06/13 ¿El parto de la Ley de Comunicación? protegidos en los Estados de derecho. sin sesgos ni revanchismos. como siempre se ideó desde el principio. para los que no conocen lo que pueden ser las superintendencias ad hoc. tan preferidos antaño por nuestras viejas dictaduras. Por eso. lo único que había que hacer era. y. 426. agrego que. de Rodrigo Borja (edición de 1998). 5. las urnas?! www.com/print/opinion/2013/06/14/nota/1024281/parto-ley-comunicacion 2/3 . al margen de la ingenuidad de estas reflexiones. que recuerden o averigüen las historias de la Superintendencia de Piladoras (1964) o de la Superintendencia de Precios (1973). empezaron a surgir las dificultades que acabaron por impedir que esa Asamblea apruebe la ley en cuestión. auditoría. y. se crea una “Superintendencia de Comunicación” o como se llame. con todos los plazos vencidos. 66. recoger toda la normativa que ya existía regada en la legislación nacional. cuando algunos asambleístas responsables de la anterior Asamblea cayeron en la cuenta de esas intenciones. según sus inapelables arts. con todos los votos que le sobran. por sus tratados e instrumentos internacionales de derechos humanos. si se eleva a la categoría de ley la falsedad aquella de que los medios de comunicación masiva prestan un “servicio público”. intervención y control”. pero que. Porque entendieron que en el Ecuador no se necesitaba realmente una Ley de Comunicación. la Asamblea bien podría hacer lo que le venga en gana. instituciones públicas “de vigilancia. Porque esas normas serán las que se empiecen por violar. que acudan a la página 909 de esa “biblia” que se llama Enciclopedia de la Política. con la debida técnica jurídica. si no. que. y.eluniverso. como en el caso del Ecuador. o si –albarda sobre albarda– además de tal consejo recargado. 424. según el gran paraguas del art. 424. ahora son. 74 y 90 del proyecto que tengo a la vista (para jugar con las concesiones y todo el embrollo administrativo de los verdaderos “servicios públicos”). como son el Pacto de San José y la Declaración de Principios sobre la Libertad de Expresión de la CIDH. desarrollar. las correspondientes disposiciones supraconstitucionales de los tratados e instrumentos internacionales ya referidos y los siguientes artículos de la Constitución: 16 al 20. Mas ahora parece que la inédita mayoría que hoy ostenta el oficialismo en la nueva Asamblea Nacional ha decidido. menoscabe o anule injustificadamente el ejercicio de los derechos”. por otra.

eluniverso.com/opinion/2013/06/14/nota/1024281/parto-ley-comunicacion www.eluniverso.com/print/opinion/2013/06/14/nota/1024281/parto-ley-comunicacion 3/3 .15/06/13 ¿El parto de la Ley de Comunicación? URL de origen: http://www.