You are on page 1of 2

ACCIÓN

DE PUEBLO
¡LA GENTE ANTES
QUE LA DEUDA!

POR QUÉ
DEBEMOS
RECHAZAR EL
INFORME KRUEGER?
El Informe o Plan Krueger se trata del informe de un equipo técnico de
economistas que explica al país las razones por las que la confianza de los
mercados en la sostenibilidad de la deuda pública de PR se ha deteriorado.
Propone reformas fiscales y estructurales con la excusa de hacernos competitivos en el mercado internacional. Pero en realidad recomienda una serie de
medidas que deteriora los derechos laborales y recorta salarios y servicios.

Diagnóstico económico

El informe señala una serie de factores como causantes de la crisis económica: la desaparición
de 936; la crisis del mercado de la vivienda; la recesión en EU; la crisis de la banca; los precios
del petróleo; los costos laborales y de ayudas de beneficencia; la migración y pérdida de población; los costos de transportación y de producir energía; y las barreras a la actividad empresarial producto de leyes locales que protegen a la clase trabajadora.

Diagnóstico fiscal

Describe que nuestra crisis fiscal obedece a la sobre valoración de los ingresos del ELA; la atenuación del problema fiscal de las agencias y la exclusión de ciertas corporaciones públicas de
la definición de gobierno central. Señala que el déficit es peor de lo que se conocía y que ello
explica porque la deuda es insostenible.

Pronóstico

El documento augura que ante este panorama las posibilidades de crecimiento económico
son pobres, que el déficit aumentará y que se espera que para el año 2025 la deuda se duplique. Además, que la situación de las corporaciones públicas es precaria.

Plan para la credibilidad institucional

Propone un plan fiscal a 5 años.; crear una junta de control fiscal que apruebe los presupuestos
antes de ser sometidos a la legislatura, compuestos por individuos de dentro y fuera del ELA
sin que hayamos votado por ellos; fusionar al Departamento de Hacienda con el Banco Gubernamental de Fomento; y mejorar los informes fiscales y estadísticas del gobierno.

Estrategia para restablecer
confianza de los bonistas

Como Krueger reconoce que es indispensable el crecimiento económico y que hace falta un
enfoque abarcador propone una combinación de reformas estructurales, de ajuste fiscal y de
reestructuración de la deuda. Aclara que la isla tiene historial de atacar los déficits fiscales pero
se queda corta proponiendo medidas para el crecimiento económico. Ejemplos de esto son el
IVU (2006), la Ley 7 de Emergencia Fiscal (2009), la Reforma de los Sistemas de Retiro (2013),
impuesto al petróleo (2014), IVA-IVU (2015).
Recomienda establecer una estrategia creíble para los bonistas, pero advierte de sus retos.
Prevé resistencia política si se afectan las leyes laborales, inercia del gobierno federal para
eximir a Puerto Rico de la ley de salario mínimo y Ley Jones, y traspiés judiciales por la reestructuración de la deuda, así como otras dificultades organizacionales.

Propuesta de reformas estructurales

El informe favorece medicina amarga para atender la crisis. Reducir los gastos laborales, de
energía y transportación. Propone para aumentar el empleo la reducción del salario mínimo
federal, que las horas extras se determinen a partir de la semana de trabajo y no del día, por lo
que pudiera haber jornadas de 10 y 12 horas; que se recorten los días de vacaciones a los empleados públicos y se elimine el bono de navidad; que se elimine el concepto de justa causa en
los despidos y extender los periodos probatorios hasta dos años; que se vulneren las leyes
laborales para la juventud y se reduzcan los pagos de beneficencia federal.
Propone eximir la isla de las leyes de cabotaje para reducir gastos de transportación y bajar los
gastos de energía eléctrica privatizando la producción de la energía mientras la AEE se dedica
a la transmisión y la distribución de la energía; flexibilizar el proceso de permisos; y modernizar
el registro de la propiedad.

Propuestas de ajuste fiscal y deuda pública

El Plan procura aumentar el impuesto de ventas, las contribuciones a las corporaciones hasta
un 15% y el impuesto a la propiedad; reducir plantilla de maestros y cerrar escuelas; privatizar
el Fondo de Seguro del Estado; reducir el subsidio a la UPR y aumentar la matrícula; reducir los
beneficios de Medicaid; negociar con los acreedores para tener un alivio del pago de la deuda
cambiando bonos viejos por bonos nuevos que paguen más pero venzan a mas largo plazo.
Sugiere que se nos incluya en el Capítulo 9 de la Ley de Quiebras.

Una posible respuesta de la clase trabajadora.

Debemos señalar que el plan está plagado de contradicciones. Pronostica por ejemplo, que el
estado podría aumentar los recaudos disminuyendo los salarios ya que aunque los trabajadores y trabajadoras ganarían menos, el hecho de que la isla sea más competitiva para el
mercado creará mas empleos por lo que habrá más trabajadores pagando contribuciones.
Olvida convenientemente que la búsqueda de mejores salarios es la motivación principal del
exilio. Una disminución del salario podría implicar un exilio masivo.
El plan propone un aumento de un 10 a 15% en las contribuciones a las corporaciones y propone la derogación de las leyes de cabotaje. En eso coincidimos. Sin embargo, disentimos del
resto del plan. La clase trabajadora no puede aportar más a la crisis. Las pobres condiciones
salariales, la reforma al retiro, las contribuciones de ingreso, el IVU, el aumento a la gasolina y el
recorte de servicios han sido algunas de las medidas con las cuales nos hemos sacrificado.
Nuestra respuesta a la crisis económica tiene que ser contundente. El pueblo antes que la deuda. Moratoria, auditoria y
renegociación en nuestros términos. Exijamos transparencia y
acceso a la información; que quienes negocien por el país no
tengan conflicto de intereses; no sean funcionarios de la presente y pasadas administraciones; ni estén dirigidos por un
elemento externo, antidemocrático y de corte neoliberal como
Anne Krueger. Enfrentemos la austeridad desde un concierto
de luchas y voluntades que proponga una alternativa al neoliberalismo basada en la solidaridad.

Quién es Anne Krueger?

Es una economista del Banco Mundial en los años 1982-1986. Fue subdirectora del Fondo
Monetario Internacional (FMI) del 2001 al 2006. Conocida como la Dama de Hierro del FMI.
Odiada en Argentina por sus medidas impopulares de austeridad.
Se le contrata inicialmente por 400 mil dólares para lograr credibilidad ante los bonistas.
Además de redactar el informe que lleva su nombre participa actualmente en las negociaciones con los bonistas.