You are on page 1of 438

“De la colección para estudiantes

de ingeniería mecánica, civil,


química, agrícola, sanitaria,
meteorológica y afines”

ACMUPT
Índice

1. Números reales y complejos 5


1.1. Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5
1.2. El Número Real . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6
1.3. Consecuencias de los axiomas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8
1.4. Conjuntos inductivos. Los conjuntos N, Z y Q . . . . . . . . . . . . . . . . 9
1.5. Consecuencias del axioma de supremo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10
1.6. Intervalos. Topologı́a de la recta real . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11
1.7. Valor absoluto. Propiedades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12
1.8. Introducción de los números complejos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
1.9. C cuerpo no ordenado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
1.10. Expresión binómica de un número complejo. Operaciones. Complejo conju-
gado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15
1.11. Módulo y argumento. Forma trigonométrica de un número complejo . . . . 15
1.12. Exponencial y logaritmo de un número complejo . . . . . . . . . . . . . . . 17
Ejercicios y Problemas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18

2. Funciones reales. Lı́mites y continuidad 21


2.1. Definiciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21
2.2. Funciones elementales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
2.2.1. Funciones polinómicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24
2.2.2. Funciones racionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24
2.2.3. Funciones radicales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24
2.2.4. Función exponencial y función logarı́tmica . . . . . . . . . . . . . . . 25
2.2.5. Funciones circulares o trigonométricas . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
2.2.6. Funciones circulares inversas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
2.2.7. Otras funciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26
2.2.8. Funciones trasladadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26

1
2 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

2.3. Lı́mite de una función. Propiedades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27


2.3.1. Lı́mites en x = a . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27
2.3.2. Lı́mites en el infinito . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27
2.3.3. Lı́mites infinitos en el infinito . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28
2.3.4. Lı́mites laterales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28
2.4. Continuidad. Discontinuidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28
2.4.1. Continuidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28
2.4.2. Discontinuidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
2.5. Propiedades de las funciones continuas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30
Ejercicios y Problemas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31

3. Derivadas. Polinomio de Taylor 35


3.1. Derivada de una función . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35
3.2. Álgebra de derivadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36
3.3. Derivada de la función compuesta y de la función inversa . . . . . . . . . . 36
3.4. Funciones con derivada no nula . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37
3.5. Teoremas de Rolle y del valor medio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37
3.6. Regla de L’Hôpital . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 38
3.7. Polinomios de Taylor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39
3.8. Expresiones del término complementario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39
3.9. Aplicación al estudio de extremos relativos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40
3.10. Desarrollo de funciones elementales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41
Ejercicios y Problemas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42

4. Funciones de varias variables reales 47


n
4.1. El espacio euclı́deo R . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47
4.2. Funciones de varias variables . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50
4.3. Lı́mite de una función . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51
4.4. Funciones continuas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53
4.5. Diferenciabilidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 54
4.5.1. Derivadas parciales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 54
4.5.2. Derivadas direccionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55
4.5.3. Diferenciabilidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 56
4.5.4. Regla de la cadena . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
4.6. Derivadas parciales de orden superior . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
4.7. Extremos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 58
ÍNDICE 3

Ejercicios y Problemas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61

5. Series numéricas y series de potencias 65


5.1. Sucesiones numéricas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65
5.2. Series: Definiciones y propiedades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66
5.3. Series de términos positivos. Criterios de convergencia . . . . . . . . . . . . 67
5.4. Series alternadas. Teorema de Leibnitz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69
5.5. Serie de potencias. Radio de convergencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70
5.5.1. Definiciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70
5.5.2. Continuidad y derivabilidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71
5.5.3. Desarrollos en serie. Funciones analı́ticas . . . . . . . . . . . . . . . . 71
Ejercicios y Problemas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73

6. Cálculo de primitivas 75
6.1. Definición y propiedades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75
6.2. Métodos generales de integración . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 76
6.3. Integración de funciones racionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 76
6.4. Integrales reducibles a racionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 77
Ejercicios y Problemas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79

7. La integral definida 81
7.1. Integral de Riemann de una función . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 81
7.2. Funciones integrables . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 83
7.3. Propiedades de las funciones integrables . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 84
7.4. Teorema fundamental del Cálculo Integral . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85
7.5. Integración por sustitución y por partes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 86
7.6. Integrales impropias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87
7.6.1. Integración en intervalos no compactos . . . . . . . . . . . . . . . . . 87
7.6.2. Criterios de convergencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89
7.6.3. Convergencia absoluta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90
7.6.4. Las funciones Gamma y Beta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 91
7.7. Aplicaciones de la integral . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93
7.7.1. Área de figuras planas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93
7.7.2. Longitud de arcos de curva. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 94
7.7.3. Volúmenes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95
7.7.4. Área de superficies de revolución . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96
4 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

7.7.5. Aplicaciones fı́sicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96


Ejercicios y Problemas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98

8. Matrices, determinantes y sistemas de ecuaciones lineales 105


8.1. Matrices . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 105
8.2. Matrices cuadradas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107
8.2.1. Propiedades del producto de matrices cuadradas . . . . . . . . . . . 108
8.2.2. Determinantes, menores complementarios y adjuntos . . . . . . . . . 108
8.2.3. Inversa de una matriz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 110
8.3. Sistemas de ecuaciones lineales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 111
8.4. Regla de Cramer y Teorema de Rouché-Fröbenius . . . . . . . . . . . . . . . 112
Ejercicios y Problemas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 116

9. Espacios Vectoriales 119


9.1. Espacios Numéricos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 119
9.2. Subespacios vectoriales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 122
9.3. Dependencia lineal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 123
9.4. Bases y dimensión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 125
Ejercicios y Problemas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 129

10.Aplicaciones lineales 131


10.1. Definiciones y propiedades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 131
10.2. Representación matricial de una aplicación lineal . . . . . . . . . . . . . . . 134
10.3. El problema de la clasificación lineal. Autovectores y autovalores . . . . . . 135
10.4. Endomorfismos diagonalizables . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 137
Ejercicios y Problemas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 139
Capı́tulo 1

Números reales y complejos

1.1. Introducción

El Cálculo está basado en el sistema de los números reales y sus propiedades. Los
números mas “sencillos” de todos son los naturales, N = {1, 2, 3, · · · } surgen con la
necesidad de contar. Si le añadimos sus negativos y el 0 obtenemos los enteros Z =
{· · · , −2, −1, 0, 1, 2, · · · }, pero cuando medimos ciertas magnitudes, los enteros son in-
adecuados, están muy separados unos de otros. Esto nos lleva a considerar cocientes de
enteros. Los números que se pueden escribir de la forma m/n, m, n ∈ Z, n 6= 0, son llama-
dos números racionales que los representaremos por Q. Pero los números racionales no
sirven para medir todas las longitudes. Alrededor del siglo V a.C., los griegos demostraron

que aunque la hipotenusa de un triángulo rectángulo de catetos de longitud 1 mide 2, este
número no puede ser representado como cociente de dos naturales, luego no es racional. A
estos números se les llamó irracionales y junto con los racionales constituyen el conjunto
de los números reales R. Como hemos podido comprobar, se verifica: N ⊂ Z ⊂ Q ⊂ R.
El sistema de números reales pueda ampliarse aún más a los números complejos.

Estos son números de la forma a + bi donde a y b son reales e i = −1.
Los números reales pueden entenderse como etiquetas para puntos a lo largo de una
recta. Miden la distancia a un punto previamente fijado O, llamado origen y que se etiqueta
con el número 0. Cada punto de la recta tiene un único número real que lo etiqueta, a ese
número lo llamaremos coordenada del punto, y a la recta coordenada resultante, recta
real.

5
6 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

El concepto de número real fue el último, de los que se estudian en un curso de análisis
diferencial e integral, en fundamentarse rigurosamente. Probablemente este hecho es debido
a que el concepto de número real es el que tiene una significación geométrica más clara
como punto de una recta o como longitud de un segmento.
Con la definición rigurosa de los conceptos de lı́mite y de función continua, unido al
hecho del descubrimiento de las geometrı́as no euclı́deas, se hizo evidente la necesidad de
encontrar una fundamentación aritmética de los números reales que sustituyera a la idea
geométrica que hasta bien entrado el siglo XIX se tenı́a de éstos.
El primer paso fue la fundamentación de los conceptos de número entero y número
racional tomando a los naturales como punto de partida (Weierstrass en torno a 1860)
que es en resumidas cuenta la que todavı́a usamos. Parecı́a lógico pues, definir los reales a
partir de los racionales, lo que se realizó vı́a sucesiones (Cantor) o cortaduras (Dedekind).
Ası́, sobre 1890 ya se tenı́a una fundamentación rigurosa de los números reales basada en
la aritmética. Pero faltaban los cimientos del entramado, los números naturales. Fue Peano
en 1889 quien logró dar un sustento lógico a los números naturales (que está en vigor en
la actualidad) y que era el eslabón que faltaba para culminar en complejo edificio de los
números reales.
Posteriormente algunos autores creyeron conveniente dotar al conjunto de los números
reales de su propio sistema de axiomas. En los últimos años del siglo XIX, Hilbert tenı́a
preparado el sistema de axiomas para los números reales que, en esencia, es el que presen-
tamos en la presente obra.

1.2. El Número Real


Definición 1.2.1. Llamaremos números reales a los elementos de un conjunto R, dotado
de dos operaciones internas (+, ·) y una relación de orden estricto (<) que verifican los
siguientes axiomas:

Axiomas de cuerpo.

1. Conmutatividad : ∀x, y ∈ R, x + y = y + x,

∀x, y ∈ R, x · y = y · x.

2. Asociatividad : ∀x, y, z ∈ R, (x + y) + z = x + (y + z),

∀x, y, z ∈ R, (x · y) · z = x · (y · z).
NÚMEROS REALES Y COMPLEJOS 7

3. Distributividad : ∀x, y, z ∈ R, x · y + x · z = x · (y + z).

4. Elementos neutros : ∃ 0 ∈ R : ∀x ∈ R se tiene que x + 0 = x,

∃1 ∈ R, 1 6= 0 : ∀x ∈ R se tiene 1 · x = x.

5. Elementos simétricos : ∀x ∈ R , ∃(−x) ∈ R : x + (−x) = 0

∀x ∈ R, x 6= 0 ∃ x−1 ∈ R : x · x−1 = 1.

x
Notación: Escribiremos x − y por x + (−y) y también por x · y −1 .
y

Axiomas de orden.

6. Tricotomı́a : ∀x, y ∈ R , x < y ó y < x ó y = x.

7. Si x < y y z ∈ R , entonces x + z < y + z.

8. Si x > 0 e y > 0 , entonces x · y > 0.

9. Si x < y e y < z entonces x < z.

Para poder expresar el décimo axioma, definiremos previamente los conceptos de cota
superior, supremo y máximo. Análogamente se definen los conceptos de cota inferior,
ı́nfimo y mı́nimo, dejándose como ejercicio al alumno.

Definición 1.2.2. Sea A ⊂ R . Si existe x ∈ R tal que a ≤ x , ∀a ∈ A , decimos que


A está acotado superiormente y que x es una cota superior de A. El supremo de A se
define como la menor de las cotas superiores, es decir, si a es cota superior de A entonces
sup A ≤ a . Si sup A ∈ A , decimos que es máximo, representándolo como máx A.

Axioma de completitud.

10. Todo subconjunto no vacı́o de R, acotado superiormente, tiene supremo.


8 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

1.3. Consecuencias de los axiomas

De los axiomas de cuerpo.

Todas estas consecuencias se demuestran a partir de los cinco primeros axiomas, sien-
do un ejercicio muy útil para el alumno su prueba para familiarizarse con el lenguaje
matemático.

1. Unicidad del 0 y 1.

2. Si x + y = x + z , entonces y = z.

3. Unicidad de los elementos simétricos.

4. 0 · x = x · 0 = 0.

5. −(−x) = x.

6. (−1) · x = −x.

7. x · (−y) = (−x) · y = −(x · y).

8. x · (y − z) = x · y − x · z.

9. Si x 6= 0 y x · y = x · z , entonces y = z.

10. Si x · y = 0 , entonces x = 0 ó y = 0 .

De los axiomas de orden.

1. x < 0 ⇐⇒ −x > 0.

2. Si x > y y z > 0 , entonces x · z > y · z,

si x > y y z < 0 , entonces x · z < y · z.

3. Si x > y > 0 y z > w > 0 , entonces x · z > y · w.

4. Si x · y > 0 entonces x > 0 e y > 0 , o bien x < 0 e y < 0.

5. ∀x 6= 0, x ∈ R es x2 = x · x > 0. En particular 1 > 0.


NÚMEROS REALES Y COMPLEJOS 9

1.4. Conjuntos inductivos. Los conjuntos N, Z y Q

Aunque es habitual definir los conjuntos Z y Q a partir de N y éste mediante los


axiomas de Peano, vamos a ver aquı́ una sencilla forma de conseguir dichos conjuntos a
través del conjunto de axiomas de los números reales como subconjuntos “especiales” de
R.

Definición 1.4.1. Sea S ⊂ R. Se dice que S es un conjunto inductivo de R si se verifica

a) 1 ∈ S.

b) Si x ∈ S ⇒ x + 1 ∈ S.

Definición 1.4.2. Un número n ∈ R se dice que es natural si pertenece a todos los


conjuntos inductivos de R. Llamaremos N al conjunto de los números naturales.

Teorema 1.4.3. N es un conjunto inductivo de R.

Teorema 1.4.4 (Principio de inducción). Sea S ⊂ N. Si S es un conjunto inductivo de


R, entonces S = N.

Teorema 1.4.5 (Principio de buena ordenación). Si A ⊂ N es no vacı́o, entonces tiene


primer elemento, es decir, ∃a ∈ A : ∀n ∈ A a ≤ n.

Definición 1.4.6. Se definen:

Z = N ∪ {0} ∪ {−n : n ∈ N}.


Sus elementos se llaman números enteros.

Q = {p · q −1 : p, q ∈ Z, q 6= 0}.
Sus elementos se llaman números racionales.

Proposición 1.4.7. R \ Q 6= ∅.

Definición 1.4.8. Llamamos números irracionales a los elementos de R \ Q.


10 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

1.5. Consecuencias del axioma de supremo

Teorema 1.5.1 (Propiedad fundamental del supremo). Sea A ⊂ R, con A 6= ∅, y sea


α ∈ R cota superior de A. Son equivalentes:

1) α = sup A.

2) ∀h > 0, ∃a ∈ A tal que α − h < a < α.

Análogamente podrı́amos enunciar la propiedad fundamental del ı́nfimo.

Teorema 1.5.2 (Propiedad fundamental del ı́nfimo). Sea A ⊂ R, con A 6= ∅, y sea β ∈ R


cota inferior de A. Son equivalentes:

1) β = ı́nf A.

2) ∀h > 0, ∃b ∈ A tal que β < b < β + h.

Proposición 1.5.3. N no está acotado superiormente.

Proposición 1.5.4. ∀x ∈ R, existe un único n ∈ Z tal que n ≤ x < n + 1.

A este número n se le llama parte entera de x y se denota por [x].

Teorema 1.5.5 (Propiedad arquimediana de R). ∀x, y ∈ R, x > 0, existe un n ∈ N tal


que y < nx.

1
Corolario 1.5.6. ∀x > 0, existe n ∈ N con < x.
n

Teorema 1.5.7.

∀x, y ∈ R, x < y, existe q ∈ Q con x < q < y.

∀x, y ∈ R, x < y, existe r ∈ R \ Q con x < r < y.

Por verificarse ese Teorema se dice que Q y R \ Q son densos en R.


NÚMEROS REALES Y COMPLEJOS 11

1.6. Intervalos. Topologı́a de la recta real


Definición 1.6.1. Sean a, b ∈ R, a ≤ b. Llamaremos intervalos acotados a los siguientes
conjuntos de números reales:

1. Intervalo cerrado: [a, b] = {x ∈ R : a ≤ x ≤ b}.

2. Intervalo abierto-cerrado: (a, b] = {x ∈ R : a < x ≤ b}.

3. Intervalo cerrado-abierto: [a, b) = {x ∈ R : a ≤ x < b}.

4. Intervalo abierto: (a, b) = {x ∈ R : a < x < b}.

Los intervalos no acotados se definen de la siguiente forma:

1. Intervalo cerrado no acotado superiormente: [a, +∞) = {x ∈ R : x ≥ a}.

2. Intervalo abierto no acotado superiormente: (a, +∞) = {x ∈ R : x > a}.

3. Intervalo cerrado no acotado inferiormente: (−∞, b] = {x ∈ R : x ≤ b}.

4. Intervalo abierto no acotado inferiormente: (−∞, b) = {x ∈ R : x < b}.

Definición 1.6.2. Sea A ⊂ R.

a ∈ A es un punto interior de A si

∃r > 0 : (a − r, a + r) ⊂ A.

El conjunto de todos los puntos interiores de A se llama interior de A y se denota



por A.

a ∈ R es un punto adherente de A si

∀r > 0, (a − r, a + r) ∩ A 6= ∅.

El conjunto de todos los puntos adherentes de A se llama clausura de A y se denota


por A.

a ∈ R es un punto de acumulación de A si

∀r > 0, ((a − r, a + r) \ {a}) ∩ A 6= ∅.

El conjunto de todos los puntos de acumulación de A se denota por A′ .


12 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

a ∈ A es un punto aislado de A si a ∈ A \ A′ .

a ∈ R es un punto frontera de A si a es un punto adherente de A y de R \ A.


Se dice que A es un entorno de a si a ∈ A.


A se dice abierto si A = A.

A es cerrado si R \ A es abierto.

1.7. Valor absoluto. Propiedades

Definición 1.7.1. Para cada número real x, se define el valor absoluto de x como


 x, si x≥0
| x | = sup{x, −x} =
 −x, si x < 0.

Propiedades del valor absoluto.

1. ∀x ∈ R, | x |≥ 0.

2. | x | = 0 ⇐⇒ x = 0.

3. ∀x ∈ R, − | x | ≤ x ≤ | x |.

4. ∀x, y ∈ R, | x · y | = | x | · | y |.

5. Sea a ∈ R, a > 0. Entonces | x |≤ a si y sólo si −a ≤ x ≤ a.

6. Sea a ∈ R, a > 0. Entonces | x |≥ a si y sólo si x ≥ a ó x ≤ −a.

7. ∀x, y ∈ R, | x + y | ≤ | x | + | y | (Desigualdad triangular).

8. ∀x, y ∈ R, | | x | − | y | | ≤ | x − y |.
NÚMEROS REALES Y COMPLEJOS 13

1.8. Introducción de los números complejos

Como sabemos que la ecuación x2 − 2 = 0, no tiene soluciones racionales por ello fue
necesario introducir los números reales. Por tanto la siguiente pregunta es, ¿ si x2 + 1 = 0,
no tiene soluciones reales (¿por qué?), entonces dicha ecuación es irresoluble ?
Cardano en 1545 se planteó el siguiente problema: dado un segmento de longitud 10
unidades, dividirlo en dos partes de forma que el rectángulo que se forma tenga un área
de 40 unidades cuadradas. Para resolverlo, Cardano operó formalmente: Sea x la longitud
de una división y 10 − x el de la otra. Entonces,

√ √
(10 − x)x = 40 =⇒ x2 − 10x + 40 = 0 =⇒ x1 = 5 + −15 , x2 = 5 − −15

Además, formalmente verificó la solución:

√ √ √
A = (5 + −15)(5 − −15) = 52 − ( −15)2 = 25 − (−15) = 40. !!!!

Es decir que la solución venı́a dada por una raı́z de un número negativo. Tales soluciones se
las denominaron imposibles o imaginarias. Fue Euler el primero en introducir la notación

−1 = i.

1.9. C cuerpo no ordenado

Definición 1.9.1. Un número complejo z es un par ordenado de números reales x, y, es


decir, z = (x, y), donde x se denomina parte real de z e y se denomina parte imaginaria
y se denotan por x = Re(z), y = Im(z). El conjunto de todos los números complejos lo
denotaremos por C. Para dos números complejos cualesquiera z1 = (x1 , y1 ) y z2 = (x2 , y2 ),
se define la operación suma “ +” y producto “ ·” de la siguiente forma:

z1 + z2 = (x1 + x2 , y1 + y2 ), z1 · z2 = (x1 x2 − y1 y2 , x1 y2 + y1 x2 )

Ası́ (C, +, ·) cumple efectivamente las propiedades de cuerpo conmutativo:

1. Conmutativa : ∀z1 , z2 ∈ C , z1 + z2 = z2 + z1

∀z1 , z2 ∈ C , z1 · z2 = z2 · z1 ,
14 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

2. Asociativa : ∀z1 , z2 , z3 ∈ C, (z1 + z2 ) + z3 = z1 + (z2 + z3 ) ,

∀z1 , z2 ∈ C , (z1 · z2 ) · z3 = z1 · (z2 · z3 ) ,

3. Distributiva : ∀z1 , z2 ∈ C , z1 · z2 + z1 · z3 = z1 · (z2 + z3 ),

4. Existencia de elementos neutros : ∃ 0 = (0, 0) ∈ C | ∀z ∈ C se tiene z + 0 = z ,

∃ 1 = (1, 0) ∈ C , | ∀z ∈ C se tiene z · 1 = z,

5. Existencia de elementos simétricos : ∀z = (x, y) ∈ C , ∃ − z = (−x, −y) ∈ C |


z + (−z) = 0
µ ¶
x −y
∀ z = (x, y) ∈ C , z 6= 0 ∃z −1 = 2 2
, 2 ∈ C | z · z −1 = 1.
x +y x + y2

La prueba de estas propiedades se dejan propuestas al alumno.

Es fácil comprobar que si z1 y z2 son números tales que Im(z1 ) = Im(z2 ) = 0, las op-
eraciones anteriores coinciden con las de los números reales, de forma que los números
reales son un subconjunto de los complejos, concretamente son los números complejos de
la forma x ∼ (x, 0).

Los números complejos de la forma Re(z) = 0 se denominan imaginarios puros.

Utilizando el conjunto de los números complejos C descubrimos que es posible resolver


ecuaciones algebraicas que no eran resolubles para los reales, por ejemplo

x2 + 1 = 0, → x2 = −1 → x = i = (0, 1).

Las propiedades de un cuerpo ordenado están expuestas en la definición 1.2. en los axiomas

de R. Destacar que C es un cuerpo no ordenado ya que, por ejemplo, i no cumple el axioma


de tricotomı́a. Es claro que i 6= 0. Supongamos que i > 0, entonces por el axioma 7. i·i > 0,
luego −1 > 0, o equivalentemente, 0 > 1, (lo cual pudiera ser cierto en C pues no hemos
decidido todavı́a que criterio vamos a utilizar para ordenarlos). Ahora bien, si −1 > 0,
entonces (−1) · (−1) > 0, de donde 1 > 0, lo cual es imposible por el axioma 5.. Un
razonamiento análogo demuestra que i no puede ser menor que cero (se propone como
ejercicio). Por tanto C es un cuerpo no ordenado.
NÚMEROS REALES Y COMPLEJOS 15

1.10. Expresión binómica de un número complejo. Ope-


raciones. Complejo conjugado

La expresión más común para representar un número complejo es la forma binómica:

z = (x, y) = x(1, 0) + (0, 1)y ∼ x + iy

donde x = Re(z), y = Im(z).

Operaciones elementales en forma binómica. Sean z1 = x1 + iy1 y z2 = x2 + iy2

dos números complejos cualesquiera, entonces

z1 ± z2 = (x1 ± x2 ) + (y1 ± y2 )i

z1 ·z2 = (x1 +iy1 )·(x2 +iy2 ) = x1 x2 +x1 y2 i+y1 x2 i+y1 y2 i2 = (x1 x2 −y1 y2 )+(x1 y2 +y1 x2 )i

teniendo en cuenta que i2 = −1 y agrupando partes reales e imaginarias


z1 x1 + iy1 (x1 + iy1 )(x2 − iy2 ) x1 x2 + y1 y2 y1 x2 − x1 y2
= = = 2 2 + i
z2 x2 + iy2 (x2 + iy2 )(x2 − iy2 ) x2 + y2 x22 + y22

Definición 1.10.1. Dado un número complejo z = x + iy se llama complejo conjugado


de z y se denota por z, al complejo z = x − iy.

Para z se cumplen las siguientes propiedades: ∀z, z1 , z2 ∈ C


µ ¶
z1 z1
1. z = z 2. z1 + z2 = z1 + z2 3. z1 · z2 = z1 · z2 4. = (z2 6= 0)
z2 z2

z+z z−z
5. Re(z) = 6. Im(z) = 7. z ∈ R ⇐⇒ z = z
2 2i

1.11. Módulo y argumento. Forma trigonométrica de


un número complejo

Definición 1.11.1. Sea z = x + iy. Se llama módulo de z al número real positivo ρ =


p ³y´
|z| = + x2 + y 2 y se llama argumento de z al ángulo θ = arctg tal que
x
x = ρ cos(θ) y = ρsen(θ)
16 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

Por tanto
z = x + iy = ρ(cos(θ) + isen(θ)) = ρθ

en lo que se denomina forma trigonométrica de z.

Para el módulo y el argumento de z se cumplen las siguientes propiedades: ∀z, z1 , z2 ∈ C

1. | z | ≥ 0

2. | z |= 0 ⇐⇒ z = 0

3. | z |2 = z · z

4. | z1 + z2 | ≤ | z1 | + | z2 |

5. | z1 · z2 |=| z1 | · | z2 |

Operaciones elementales en forma trigonométrica.

Observaremos que algunas de las operaciones facilitan mucho su cálculo. El producto,


cociente, potencia entera y raı́z entera quedan de la siguiente forma:

Sean z1 = ρ1 (cos(θ1 ) + isen(θ1 )) y z2 = ρ2 (cos(θ2 ) + isen(θ2 )) dos números complejos


cualesquiera en forma trigonométrica, entonces el producto

z1 · z2 = (ρ1 · ρ2 )(cos(θ1 + θ2 ) + isen(θ1 + θ2 ))

el cociente

z1 ρ1
= (cos(θ1 − θ2 ) + isen(θ1 − θ2 ))
z2 ρ2
y la potencia y raı́z, sea z = ρ(cos(θ) + isen(θ)) y n ∈ N

z n = z| · z ·{zz · · · z} = ρn (cos(nθ) + isen(nθ))


nveces

en lo que se conoce como la fórmula de Moivre.


µ µ ¶ µ ¶¶
√ √ θ + 2πk θ + 2πk
n
z = n
ρ cos + isen , k = 0, 1, · · · , n − 1.
n n

Nota: Se dejan como ejercicio las deducciones de estas igualdades.


NÚMEROS REALES Y COMPLEJOS 17

1.12. Exponencial y logaritmo de un número complejo

Definición 1.12.1. Sea t ∈ R se define

eit = cos t + isent,

que se denomina fórmula de Euler. Si z ∈ C \ {0}, ρ su módulo y θ cualquier argumento


de z se define la exponencial compleja de z como

ez = eRe(z) (cos(Im(z)) + isen(Im(z))

Nota: Si z es real, es decir, Im(z) = 0 la fórmula queda como la que conocı́amos en R.

Para la exponencial compleja se cumplen las siguientes propiedades: ∀z, z1 , z2 ∈ C

1. e0 = 1

2. ez 6= 0

3. ez1 +z2 = ez1 · ez2

4. | ez |= eRe(z)

5. ez = 1 ⇐⇒ z = 2πki ∀k ∈ Z

6. ez1 = ez2 ⇐⇒ z1 − z2 = 2πki ∀k ∈ Z

Definición 1.12.2. Sea z ∈ C, ρ su módulo y θ cualquier argumento de z el logaritmo de


z es

log(z) = log(ρ) + iθ + 2πki ∀k ∈ Z

Definición 1.12.3. Sea Si z ∈ C \ {0} y w ∈ C, entonces

z w = ewlogz

Definición 1.12.4. Sea z ∈ C, Se definen las funciones seno y coseno como:


eiz − e−iz eiz + e−iz
sen(z) = , cos(z) = .
2i 2
18 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

Ejercicios y Problemas

1.- a) Demostrar el siguiente enunciado: Si n es un número natural tal que n2 es par,


entonces n es par.


b) Demostrar que 2 no es un número racional.

2.- Demostrar por inducción las fórmulas:


n n n µ ¶2
X n(n + 1) X n(n + 1)(2n + 1)
2
X
3 n(n + 1)
a) i= b) i = c) i =
i=1
2 i=1
6 i=1
2

n
X a − an+1 ˙
d) n! ≥ 2n−1 e) ai = , (a 6= 1) f ) 5 · 23n−2 + 33n−1 = 19
i=1
1−a

3.- Probar que si la propiedad 2 + 22 + 23 + · · · + 2n = 2n+1 se verifica pera un cierto


valor n, entonces se verifica para n + 1, pero como se puede comprobar, la propiedad
es falsa. ¿Contradice este hecho el principio de inducción?

4.- Decir, razonando la respuesta, si puede ser racional:

a) La suma de un racional y un irracional. b) El opuesto, o el inverso, de un irracional.

c) La suma, o el producto, de dos irracionales. d) El producto de un racional y un


irracional.
ax + b
e) con a, b, c, d enteros, c 6= 0, y x un irracional.
cx + d

a+b
5.- a) El número se llama media aritmética de a y b. Demostrar: a < b =⇒ a <
2
a+b
< b.
2

b) El número ab se llama media geométrica de los dos números positivos a y b.
Demostrar que

a < b =⇒ a < ab < b.

√ a+b
c) Para dos números positivos, probar que ab ≤ .
2
NÚMEROS REALES Y COMPLEJOS 19

6.- Describir, en cada caso, el conjunto de números reales x que verifican la condición:

a) |2x + 3| < 2 b) |6x + 2| > 5 c) |x − 2| + |x − 3| = 2


¯ ¯
¯ 1 ¯¯
d) |2x − 1| ≤ |x + 2| e) ¯5 − ¯ < 1
¯ f) |x2 − 4x + 3| + |2x − 4| = |x2 − 2x − 1|
x
g) |x| = x − 5 h) x2 − 2|x| − 3 = 0 i) |x2 − 7x + 12| > x2 − 7x + 12
j) | − 5x + 1| ≤ 1 k) |x| = x + 5

7.- De los siguientes subconjuntos de R, decir cuáles están acotados superiormente e


inferiormente y calcular sus supremos e ı́nfimos, si éstos existen:

A = {x ∈ R : 0 < x < 1}, B = {x ∈ Q : 0 < x < 1}, C = {x ∈ R : x2 > 4},

D = {x ∈ R : 3x2 − 10x + 3 < 0}, E = {x ∈ R : (x − 1)(x − 2)(x − 3) < 0},


½ ¾
2n − 1
F = : n ∈ N , G = {x ∈ R : |x2 −5x+5| < 1}, H = {x ∈ R : x2 −x > 0}.
n

√ 15
1−i 2 3 −1 − i 2 X
8.- Calcular: a) , b) (4 + 3i) , c) (−2 + 2i) d) √ , e) ik
5 + 3i ( 2 − i)4 k=−3

¡√ ¢2 √
4
9.- Calcular 4
4 y 42 . ¿Coinciden?

√ √ √ π
³ √ √ ´
10.- Calcular: a) 3
−2 + 2i b) 6
−64 c) 3
−i d) e(2+ 3 i) e) log −e 22 + ie 22 .

11.- Sea z ∈ C la raı́z cuarta de −1 cuyo afijo está en el segundo cuadrante. Hallar:

a) El valor de z. b) ez . c) cos z . d) log z.

12.- Hallar dos números complejos conjugados tales que su diferencia sea 6i y su cociente
sea imaginario puro.

√ √
13.- Halla los 4 números complejos z que verifican z = 3 + 4i + 3 − 4i

14.- Hallar los números complejos z ∈ C tales que z 5 = z.

¯ ¯
¯z + 5¯
15.- Hallar el lugar geométrico de los afijos de los complejos z tales que ¯¯ ¯ = 1.
z − 3¯
20 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

16.- Resolver las ecuaciones: a) cos z = 2 b) sen z = i

17.- Describir geométricamente todos los números complejos que verifiquen:

a) z + z̄ = 1, z − z̄ = i, Re(z) = Im(z).

b) |z| = 1, |z + i| ≤ 3, 1 ≤ |z − 1| ≤ 2.

c) |z| > |z + 1|, z + z̄ = |z|2 , z(z̄ + 2) = 3.


¯ ¯ µ ¶
¯z − 2¯ z−2 π
d) |z + 2i| + |z − 2i| = 6, ¯ ¯ = 1,
¯z + 2¯ arg = .
z+2 4

18.- Construir un hexágono regular centrado en el origen tal que uno de sus vértices sea

el punto A(1, 3).

19.- Construir un cuadrado centrado en el origen uno de cuyos vértices sea: a) El punto

(− 3/2, −1/2).

b) El punto B(4, 3).

20.- a) Dados los complejos z = 2 + i y z1 = 3 − i, encontrar otros tres números complejos


z2 , z3 y z4 tales que los afijos de z1 , z2 , z3 , z4 formen un cuadrado de centro el afijo
de z.

b) Calcular el área de dicho cuadrado

21.- Dados los complejos z = −1+i y z1 = −2+3i, encontrar otros dos números complejos
z2 y z3 tales que los afijos de z1 , z2 , z3 formen un triángulo equilátero de centro el
afijo de z.
Capı́tulo 2

Funciones reales. Lı́mites y


continuidad

2.1. Definiciones

Definición 2.1.1. Una función real de variable real es una aplicación que a cada punto
x de un conjunto S ⊆ R le hace corresponder un único elemento de R. Habitualmente la
denotamos por f : S ⊆ R → R. El mayor conjunto D ⊆ R tal que f esté definida se
le llama dominio de f . A cada x del dominio le corresponde un valor f (x) ∈ R al que
llamaremos imagen de x según f . Al conjunto de todas las imágenes f (x) con x ∈ D, se
le llama conjunto imagen y se escribe f (D).

Dadas las funciones f : Df → R, g : Dg → R, definimos las operaciones suma,


producto y cociente del siguiente modo:

Definición 2.1.2.

f + g : Df ∩ Dg → R, (f + g)(x) = f (x) + g(x).

f · g : Df ∩ Dg → R, (f · g)(x) = f (x) · g(x).

f /g : Df ∩ Dg \ {x ∈ Dg : g(x) = 0} → R, (f /g)(x) = f (x)/g(x).

21
22 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

Definición 2.1.3.

Se dice que una función f es monótona creciente en un subconjunto A de su


dominio si ∀x1 , x2 ∈ A : x1 < x2 =⇒ f (x1 ) ≤ f (x2 ).

Se dice que una función f es monótona decreciente en un subconjunto A de su


dominio si ∀x1 , x2 ∈ A : x1 < x2 =⇒ f (x1 ) ≥ f (x2 ).

El crecimiento (decrecimiento) se dice que es estricto si se verifica que ∀x1 , x2 ∈ A


con x1 < x2 , f (x1 ) < f (x2 ) (f (x1 ) > f (x2 ) resp.).

Definición 2.1.4.

Se dice que una función f está acotada superiormente si existe un M ∈ R tal


que ∀x ∈ D, f (x) ≤ M .

Se dice que una función f está acotada inferiormente si existe un m ∈ R tal que
∀x ∈ D, f (x) ≥ m.

Se dice que una función f está acotada si lo está superior e inferiormente, es decir,
existe un K > 0 tal que ∀x ∈ D, |f (x)| ≤ K.

Definición 2.1.5.

Decimos que una función f : D → R presenta un máximo relativo en a ∈ D si


existe un entorno E(a) de a tal que f (x) ≤ f (a), ∀x ∈ E(a).

Decimos que una función f : D → R presenta un mı́nimo relativo en a ∈ D si


existe un entorno E(a) de a tal que f (x) ≥ f (a), ∀x ∈ E(a).

Decimos que M ∈ f (D) es el máximo (absoluto) de f : D → R, si M = máx f (D).

Decimos que m ∈ f (D) es el mı́nimo (absoluto) de f : D → R, si m = mı́n f (D).

Definición 2.1.6.

Una función f : D → R es par si

∀x ∈ D, −x ∈ D, y f (x) = f (−x).
FUNCIONES REALES. LÍMITES Y CONTINUIDAD 23

Una función f : D → R es impar si

∀x ∈ D, −x ∈ D, y f (x) = −f (−x).

Una función f : D → R es periódica si existe un h > 0 tal que

∀x ∈ D, x + h ∈ D, y f (x) = f (x + h).

Al menor número h que verifica esa condición se le denomina periodo de f .

Definición 2.1.7 (Composición de funciones). Sean f : Df → R, g : Dg → R con


f (Df ) ⊆ Dg . Definimos su composición como la función g ◦ f : Df → R dada por

(g ◦ f )(x) = g (f (x)) .

Nota 2.1.8. En general, la composición de funciones no es conmutativa, es más, el hecho


de que exista (g ◦ f )(x) no implica que exista (f ◦ g)(x).

Definición 2.1.9.

Una función f : D → R es inyectiva si se verifica:

f (x1 ) = f (x2 ) =⇒ x1 = x2 , ∀x1 , x2 ∈ D.

Una función f : D → R es sobreyectiva si f (D) = R.

Una función f : D → R es biyectiva si es inyectiva y sobreyectiva.

Definición 2.1.10. Sea f : D → R una función inyectiva. Llamamos función inversa


de f y la denotamos por f −1 a la función
¡ ¢
f −1 : f (D) → R tal que ∀x ∈ f (D), f f −1 (x) = x.

2.2. Funciones elementales

Exponemos en esta sección las principales funciones que el alumno conoce de su etapa
educativa anterior, expresando en clase su gráfica y sus propiedades más interesantes.
24 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

2.2.1. Funciones polinómicas


Son las funciones que se pueden expresar de la forma

f :R→R: f (x) = a0 + a1 x + a2 x2 + · · · + an xn , ai ∈ R, n ∈ N.

Si n = 0 tenemos la función constante y = a, cuya gráfica es una recta paralela al


eje de abscisas.

Si n = 1 tenemos la función afı́n, y = mx + n cuya gráfica es una recta. A m se


le llama pendiente de la recta y n es la ordenada en el origen. Si m es positivo
la recta es creciente y si es negativo es decreciente. Además m = tan α, siendo α
el ángulo inclinación de la recta con el eje de abscisas. Si n=0 la función recibe el
nombre de lineal y pasa por el origen de coordenadas.

Si n = 2 tenemos la función cuadrática y = ax2 + bx + c su representación


µ µ ¶¶gráfica
−b −b
es una parábola de eje vertical, cuyo vértice está en el punto V ,f y es
2a 2a
−b
simétrica respecto la recta x = .
2a
Para n ≥ 2 se obtienen curvas que se estudiarán en el tema de representación gráfica
de funciones.

2.2.2. Funciones racionales


Son las funciones dadas por
a0 + a1 x + a2 x2 + · · · + an xn
f :D⊆R→R: f (x) = , ai , bj ∈ R, m, n ∈ N.
b0 + b1 x + b2 x2 + · · · + bm xm
El dominio D está compuesto por todos los números reales a excepción de los que
anulan el denominador.
a
La función racional más conocida es la de proporcionalidad inversa y = , cuya gráfica
x
es una hipérbola de ası́ntotas los ejes coordenados.

2.2.3. Funciones radicales


Son las funciones que se pueden expresar como

f :D⊆R→R: f (x) = n x, n ∈ N

D=R si n 6= 2̇
El dominio D depende del ı́ndice de la raı́z,
 D = [0, +∞) si n = 2̇
FUNCIONES REALES. LÍMITES Y CONTINUIDAD 25

√ √
La función radical más conocida es y = + x, que junto con su simétrica y = − x,
trazan una gráfica que es una parábola de eje horizontal.

2.2.4. Función exponencial y función logarı́tmica

La función exponencial de base a (a > 0) es la función f : R → R definida por


f (x) = ax .

Si 0 < a < 1, la función es estrictamente decreciente.

Si a = 1, la función es constante.

Si a > 1 la función es estrictamente creciente.

En cualquier caso, la función exponencial es siempre positiva, ax > 0, ∀x ∈ R.

Para a > 0, a 6= 1, la función inversa de la función exponencial existe y se llama


función logarı́tmica de base a y se escribe:

g : (0, +∞) → R : g(x) = loga x.

Como en el caso de la función exponencial, si a > 1, la función es creciente, y si


0 < a < 1, la función es decreciente.

2.2.5. Funciones circulares o trigonométricas

Son las funciones sen x, cos x y tan x.


Las dos primeras son periódicas de periodo 2π, su dominio es R y su imagen el intervalo
[−1, 1].
sen x
La función tangente tan x = es periódica de periodo π y su dominio, al ser
cos x
cociente de dos funciones, son todos los números reales excepto los valores que anulan al
denominador, es decir, D = R \ { π2 + kπ, ∀k ∈ Z}.

2.2.6. Funciones circulares inversas

Estas funciones solo tienen sentido si se consideran las funciones trigonométricas en


intervalos donde sean monótonas. Ası́, la función inversa de sen x es la función
h π πi
f : [−1, 1] → − , : f (x) = arc sen x.
2 2
26 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

La función inversa de cos x es la función

f : [−1, 1] → [0, π] : f (x) = arc cos x.

Por último, la función inversa de la tangente es:


³ π π´
f :R→ − , : f (x) = arctan x.
2 2

2.2.7. Otras funciones

La función valor absoluto, está definida por

f :R→R : f (x) = |x|

Son interesantes las composiciones de funciones de la forma y = |f (x)|, su gráfica se


obtiene de la gráfica de y = f (x) sin más que trasladar, simétricamente, los puntos de
ordenada negativa a los correspondientes de ordenada positiva.

La función parte entera, f (x) = E(x), asigna a cada número real x el mayor número
entero que es mayor o igual que x. Ası́, E(3,5) = 3, E(1) = 1, E(−4,6) = −5, E(π) = 3.

Se define la parte decimal de x como D(x) = x − E(x). Es una función periódica de


periodo 1.

2.2.8. Funciones trasladadas

Son aquéllas que se pueden dibujar a partir de alguna función elemental conocida.

Traslación horizontal: y = f (x) → y = f (x ± k). La función se trasladará a la


izquierda o a la derecha k unidades.

Traslación vertical: y = f (x) → y = f (x) ± k. Subiremos o bajaremos la función k


unidades.

Traslación oblicua: y = f (x) → y = f (x ± k) ± k ′ . La función se trasladará a la


izquierda o a la derecha k unidades y arriba o abajo k ′ unidades.

Dilatación vertical: y = f (x) → y = kf (x). Se produce un cambio de escala en el eje


de ordenadas.
FUNCIONES REALES. LÍMITES Y CONTINUIDAD 27

2.3. Lı́mite de una función. Propiedades

Sea f : S ⊆ R → R y a ∈ S ′ . Definimos:

2.3.1. Lı́mites en x = a
Definición 2.3.1. Se dice que l es el lı́mite de f (x) cuando x tiende a a y se escribe
lı́m f (x) = l si
x→a

∀ε > 0, ∃δ > 0 : ∀x ∈ (a − δ, a + δ) ∩ S \ {a}, |f (x) − l| < ε.

Esta definición tiene sentido aunque f no esté definida en a.

Definición 2.3.2. Se dice que f (x) tiende a +∞ cuando x tiende a a y se escribe


lı́m f (x) = +∞ si
x→a

∀M > 0, ∃δ > 0 : ∀x ∈ (a − δ, a + δ) ∩ S \ {a}, f (x) > M.

Análogamente,

lı́m f (x) = −∞ si ∀M > 0, ∃δ > 0 : ∀x ∈ (a − δ, a + δ) ∩ S \ {a}, f (x) < −M.


x→a

Cuando no se especifique el signo,

lı́m f (x) = ∞ si ∀M > 0, ∃δ > 0 : ∀x ∈ (a − δ, a + δ) ∩ S \ {a}, |f (x)| > M.


x→a

2.3.2. Lı́mites en el infinito

Definición 2.3.3. Si S no está acotado superiormente, se dice que f (x) converge a l


cuando x tiende a +∞ ( lı́m f (x) = l) si:
x→+∞

∀ε > 0, ∃N > 0 : ∀x ∈ (N, +∞) ∩ S, |f (x) − l| < ε.

Análogamente, si S no está acotado inferiormente,

lı́m f (x) = l si ∀ε > 0, ∃N > 0 : ∀x ∈ (−∞, −N ) ∩ S, |f (x) − l| < ε.


x→−∞

Si S no está acotado,

lı́m f (x) = l si ∀ε > 0, ∃N > 0 : si |x| > N y x ∈ S, |f (x) − l| < ε.


x→∞
28 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

2.3.3. Lı́mites infinitos en el infinito

Definición 2.3.4. Decimos que:

lı́m f (x) = +∞ si ∀M > 0, ∃N > 0 : ∀x ∈ (N, +∞) ∩ S, f (x) > M,


x→+∞

lı́m f (x) = −∞ si ∀M > 0, ∃N > 0 : ∀x ∈ (N, +∞) ∩ S, f (x) < −M,


x→+∞

lı́m f (x) = +∞ si ∀M > 0, ∃N > 0 : ∀x ∈ (−∞, −N ) ∩ S, f (x) > M,


x→−∞

lı́m f (x) = −∞ si ∀M > 0, ∃N > 0 : ∀x ∈ (−∞, −N ) ∩ S, f (x) < −M.


x→−∞

Análogamente se definen los lı́mites lı́m f (x) (con valores +∞, −∞, ∞), lı́m f (x)
x→∞ x→+∞
(con valor ∞), lı́m f (x) (con valor ∞).
x→−∞

2.3.4. Lı́mites laterales


Sean f : S ⊆ R → R y a ∈ R un punto tales que ∀ε > 0, (a, a + δ) ∩ S 6= ∅ (primer
caso de la siguiente definición) y (a − δ, a) ∩ S 6= ∅ (segundo caso).

Definición 2.3.5. Se dice que l es el lı́mite de f (x) en a por la derecha si:

lı́m f (x) = l, si ∀ε > 0, ∃δ > 0 : ∀x ∈ (a, a + δ) ∩ S, |f (x) − l| < ε.


x→a+

Análogamente, por la izquierda:

lı́m f (x) = l, si ∀ε > 0, ∃δ > 0 : ∀x ∈ (a − δ, a) ∩ S, |f (x) − l| < ε.


x→a−

Proposición 2.3.6. Siempre que los siguientes lı́mites tengan sentido, se tiene:

lı́m f (x) = l ⇐⇒ lı́m f (x) = lı́m− f (x) = l.


x→a x→a+ x→a

2.4. Continuidad. Discontinuidades

2.4.1. Continuidad

Definición 2.4.1. Sea f : S ⊆ R → R. Se dice que f es continua en a ∈ S, si para todo


ε > 0, existe δ > 0 tal que si x ∈ (a − δ, a + δ) ∩ S, entonces |f (x) − f (a)| < ε.
FUNCIONES REALES. LÍMITES Y CONTINUIDAD 29

Podemos observar que si a ∈ S ′ , la condición anterior es equivalente a

lı́m f (x) = f (a).


x→a

Por otro lado, si a es un punto aislado de S, f será continua en a, pues por ser
punto aislado, podemos encontrar un δ > 0 tal que (a − δ, a + δ) ∩ S = {a}, por lo que
|f (x) − f (a)| = 0 < ε, ∀x ∈ (a − δ, a + δ) ∩ S.

En lo sucesivo consideraremos que a no es un punto aislado de S.

Definición 2.4.2. Sea f : S ⊆ R → R y B ⊂ S. Se dice que f es continua en B, si lo es


en cada punto de B.

Teorema 2.4.3. Sean f : S1 ⊆ R → R, g : S2 ⊆ R → R y S = S1 ∩ S2 6= ∅. Si f y g son


continuas en a ∈ S, también lo son f + g y f · g.

Teorema 2.4.4. Sea g : S ⊆ R → R, a ∈ S. Si g(a) 6= 0 y g es continua en a, entonces


1/g es continua en a.

Corolario 2.4.5. Sean las funciones f : S1 ⊆ R → R, g : S2 ⊆ R → R y S = S1 ∩S2 6= ∅,.


Si f y g son continuas en x = a ∈ S, y g(a) 6= 0, entonces f /g es continua en a.

Teorema 2.4.6. Sean las funciones f : S1 ⊆ R → R, g : S2 ⊆ R → R con f (S1 ) ⊆ S2 ,


y sea a ∈ S1 . Si f es continua en a y g lo es en f (a), entonces g ◦ f es continua en a.

2.4.2. Discontinuidades

Sean f : S ⊆ R → R y a ∈ S .

Definición 2.4.7. Se dice que f tiene una discontinuidad en a si f no es continua en a.

Clasificamos las discontinuidades del siguiente modo:

1.- Discontinuidad evitable, si existe lı́m f (x) y es finito, pero lı́m f (x) 6= f (a), o
x→a x→a
bien, existe lı́m f (x) y es finito, pero a ∈
/ S.
x→a
30 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

2.- Discontinuidad de salto infinito, si lı́m |f (x)| = +∞.


x→a

3.- Discontinuidad de salto, si existen lı́m f (x) y lı́m f (x), pero no coinciden.
x→a− x→a+
Si lı́m f (x) = f (a) se dice que f es continua por la izquierda de a.
x→a−
Si lı́m+ f (x) = f (a), que f es continua por la derecha de a.
x→a

4.- Discontinuidad esencial si no existe alguno de los lı́mites laterales.

2.5. Propiedades de las funciones continuas

Definición 2.5.1. Sea f : S ⊆ R → R, y sea a ∈ S.

Se llama supremo de f (sup f ), al supremo de f (S), si existe.


S

Se llama ı́nfimo de f (ı́nf f ), al ı́nfimo de f (S), si existe.


S

Se dice que f (a) es el máximo (resp. mı́nimo) absoluto de f en S si f (x) ≤ f (a)


(resp. f (x) ≥ f (a)) para todo x ∈ S.

Teorema 2.5.2 (de Bolzano). Sea f : [a, b] → R una función continua en [a, b] con
f (a) · f (b) < 0. Entonces existe un c ∈ (a, b) tal que f (c) = 0.

Corolario 2.5.3 (Propiedad de Darboux). Sea f : [a, b] → R continua en [a, b]. Para todo
número α con ı́nf f ≤ α ≤ sup f , existe un c ∈ [a, b] tal que f (c) = α.
[a,b] [a,b]

Teorema 2.5.4 (de Acotación). Si f : [a, b] → R es una función continua en [a, b],
entonces f está acotada en [a, b].

Teorema 2.5.5 (de Weierstrass). Si f : [a, b] → R es una función continua en [a, b],
entonces la función alcanza su máximo y su mı́nimo.
FUNCIONES REALES. LÍMITES Y CONTINUIDAD 31

Ejercicios y Problemas
1.- Encontrar el dominio de las funciones:
s
1 + x2 √ ¡ ¢ 9 − x2
c) f (x) = log x2 − 4 ,
4
a) f (x) = , b) f (x) = 1 − x, d) f (x) =
1 − x2 x+2
s µ ¶
¡√ ¢ p x−1
e) f (x) = sen 2x − 1 f ) f (x) = sen(2x − 1), g) f (x) = log
x+1

2.- Sean a, b, x > 0 ,a 6= 1, b 6= 1 e y ∈ R, demostrar:

a) logb x = (logb a)(loga x) b) logb (xy ) = y logb x.

3.- Sean a, b, x > 0 ,a 6= 1 y b 6= 1, demostrar:

1 loga x
a) logb a = b) 1 + loga b = , si ab 6= 1, x 6= 1.
loga b logab x

4.- Demostrar:
p
a) sen(π/4) = cos(π/4) = 2/2
p
b) sen(π/3) = 3/2; cos(π/3) = 1/2.

5.- a) Demostrar que sen(x + π) = − sen x, cos(x + π) = − cos x, ∀x ∈ R.


r r
1 − cos x 1 + cos x
b) Demostrar que sen(x/2) = , cos(x/2) = ∀x ∈ R
2 2
µ ¶ µ ¶
x+y x−y
c) Demostrar que sen x + sen y = 2 sen cos ,
µ ¶ µ 2 ¶ 2
x+y x−y
cos x − cos y = −2 sen sen
2 2

6.- Basándose en las gráficas de las funciones trigonométricas elementales, construir la


gráfica de las siguientes funciones en el intervalo [−2π, 2π]:

y = sen(x/2), y = 2 cos(3x), y = 1 + tan(π + x), y = 2 − 3 sen(1 + 2x)

1−x
7.- Sean f, g : R 7−→ R las funciones f (x) = ; g(x) = x2 + 5x. Definir f ◦ g y g ◦ f ,
1+x
y encontrar f −1 (x), g −1 (x) donde existan.
32 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

8.- Dadas las funciones:



 1 − 2x si x < −1


2 1 + log(1 − x) si x < 0

f (x) = 2x− , g(x) = x2 + x si −1 ≤ x ≤ 1 , h(x) =
x 
  2x − √x si x ≥ 0

1 si x>1

a) Obtener el dominio de cada una de ellas.

b) Calcular g(x) + h(x) y f (x) ◦ g(x).

9.- Calcular los siguientes lı́mites:

x2 x2 − 4 x3 − 3x + 2
a) lı́m √ , b) lı́m , c) lı́m ,
x→+∞ 10x + x x x→2 x2 − 3x + 2 x→1 x4 − 4x + 3

√ √
1− 1 − x2 1+x−1 p
d) lı́m , e) lı́m √ , f) lı́m ( (x + a)(x + b)−x),
x→0 x2 x→0 1−x−1 x→+∞

µ ¶3x−2 µ ¶ x2 µ ¶x2 µ ¶x2


2x + 1 x+1 x2 + 1 x+1
g) lı́m , h) lı́m , i) lı́m , j) lı́m .
x→∞ 2x − 3 x→0 3x + 1 x→∞ x2 − 3 x→∞ 2x + 1

10.- Hallar las constantes a y b para que se cumpla:


µ 2 ¶
x +1 p
a) lı́m − ax − b = 0, b) lı́m ( x2 − x + 1 − ax − b) = 0.
x→+∞ x+1 x→+∞

11.- Estudiar la continuidad de las siguientes funciones:



 x + 1, si x ≤ 1, 1 x2 − 4
a) f (x) = ; b) f (x) = ; c) f (x) = ;
3 − ax2 , si x > 1 x−1 x−2




 0, si x ≤ 0;


 x, si 0 < x < 1; sen x
d) f (x) = ; i) f (x) = , f (0) = 0;

 2
−x + 4x − 2, si 1 ≤ x < 3; x3 − 2x2 + x



 4 − x, si x ≥ 3.
FUNCIONES REALES. LÍMITES Y CONTINUIDAD 33

12.- Sean f, g : R 7−→ R; definir f ◦ g y g ◦ f , y estudiar la continuidad de f, g, f ◦ g, g ◦ f


en los casos:

a) f (x) = 1 − x, g(x) = x2 + 5x

 1, si x ∈ Q;
b) f (x) = |x|, g(x) =
−1, si x ∈ R \ Q
 
1, si x > 0; |x − 1 |, si 0 ≤ x ≤ 1;
2
c) f (x) = g(x) =
0, si x ≤ 0  3, en otro caso


1

 arc tg x +α si x<0






 x−1
13.- Dada la función f (x) = si 0 ≤ x ≤ 1

 x+1






 ¡ ¢
log 1 + cos2 (βx) si x>1

a) Hallar α y β para que la función f sea continua ∀x ∈ R

b) Encontrar un intervalo [a, b] en el que se pueda aplicar el teorema de Bolzano a


f (x).

14.- Probar que las siguientes ecuaciones tienen, al menos, una raı́z real:

a) x2x = 1, b) x = sen x + 1, c) ex = 2 + x, d) 2−x = x.


34 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)
Capı́tulo 3

Derivadas. Polinomio de Taylor

3.1. Derivada de una función

Definición 3.1.1. Sea f : S ⊆ R → R, a ∈ S ∩ S ′ . Se dice que f es derivable en x = a


f (x) − f (a)
si existe y es finito el lı́mite lı́m . Al valor de este lı́mite se le llama derivada
x→a x−a

de f en x = a y se denota por f (a). Es decir,

f (x) − f (a) f (a + h) − f (a)


f ′ (a) = lı́m = lı́m .
x→a x−a h→0 h

Sea S1 = {x ∈ S : f es derivable en x}. Se llama función derivada o derivada


primera de f , denotada por f ′ a la función f ′ : S1 → R que asigna a cada x ∈ S1 la
derivada de f en x.

Análogamente, si S2 = {x ∈ S1 : f ′ es derivable en x}, entonces la función dada por



f ′′ : S2 → R : x 7→ f ′′ (x) con f ′′ (x) = (f ′ ) (x) se le llama derivada segunda de
f. Ası́ sucesivamente, si f (n) (x) es la derivada de orden n de f en un punto x, entonces
¡ ¢′
f (n+1) (x) = f (n) (x). Si existe f (n) (x) en un punto x, diremos que f es n veces derivable
en x. Por coherencia de notación, denotaremos f (0) = f .

Definición 3.1.2. Sea la función f : S ⊆ R → R, y a ∈ S tal que (a, a+δ)∩S 6= ∅, ∀δ > 0.


Se llama derivada por la derecha de a al lı́mite:

′ f (x) − f (a) f (a + h) − f (a)


f+ (a) = lı́m+ = lı́m+ .
x→a x−a h→0 h

35
36 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

Análogamente si (a, a + δ) ∩ S 6= ∅, ∀δ > 0, se define la derivada por la izquierda de a


como:
′ f (x) − f (a) f (a + h) − f (a)
f− (a) = lı́m− = lı́m+ .
x→a x−a h→0 − h

Si existe f ′ (a), entonces existen f−


′ ′
(a) y f+ (a) y se verifica f ′ (a) = f−
′ ′
(a) = f+ (a).

Teorema 3.1.3. Si f : S ⊆ R → R es derivable en a ∈ S ∩ S ′ , entonces f es continua en


tal punto. El recı́proco no es cierto.

3.2. Álgebra de derivadas

Teorema 3.2.1. Sean f, g : S ⊆ R → R, a ∈ S ∩ S ′ y f, g derivables en a. Entonces:

a) f + g es derivable en a y

(f + g)′ (a) = f ′ (a) + g ′ (a).

b) f · g es derivable en a y

(f · g)′ (a) = f ′ (a)g(a) + f (a)g ′ (a).

c) Si g(a) 6= 0, f /g es derivable en a y
f ′ (a)g(a) − f (a)g ′ (a)
(f /g)′ (a) = .
(g(a))2

3.3. Derivada de la función compuesta y de la función


inversa

Teorema 3.3.1 (Regla de la cadena). Sean f : S1 ⊆ R → R y g : S2 ⊆ R → R, con


f (S1 ) ⊆ S2 y sea a ∈ S1 ∩ S1′ , de modo que f es derivable en a y g es derivable en f (a).
Entonces g ◦ f es derivable en a y se verifica

(g ◦ f )′ (a) = g ′ (f (a))f ′ (a).


DERIVADAS. POLINOMIO DE TAYLOR 37

Teorema 3.3.2. Sea f : [a, b] → R estrictamente monótona, continua en [a, b] y derivable


1
en c ∈ (a, b), con f ′ (c) 6= 0. Entonces f −1 es derivable en f (c) y es (f −1 )′ (f (c)) = ′ .
f (c)

Apoyándonos en el álgebra de derivadas y en estos dos últimos teoremas, podemos


obtener la derivada de todas las funciones elementales.

3.4. Funciones con derivada no nula

Teorema 3.4.1. Sean f : S ⊆ R → R, a ∈ S ∩ S ′ , y f derivable en a.

a) Si f ′ (a) > 0, ∃δ > 0 : ∀x ∈ (a − δ, a) es f (x) < f (a) y ∀x ∈ (a, a + δ) es


f (x) > f (a).

b) Si f ′ (a) < 0, ∃δ > 0 : ∀x ∈ (a − δ, a) es f (x) > f (a) y ∀x ∈ (a, a + δ) es


f (x) < f (a).

Notas 3.4.2.
f (x) − f (a)
1.- El resultado es válido también si lı́m = +∞ (resp. −∞).
x→a x−a
2.- El teorema no implica
 que f sea monótona en un entorno de a, como lo prueba la
x2 sen(1/x) + x/2 x 6= 0
función f (x) =
 0 x = 0.


Corolario 3.4.3 (Teorema de Fermat). Sea f : S ⊆ R → R y a ∈ S con f derivable en
x = a. Entonces, si f tiene un extremo relativo en x = a debe ser f ′ (a) = 0.

Como consecuencia se tiene que los posibles extremos relativos de f : S ⊆ R → R están



en S \ S, en {x ∈ S : f no es derivable en x} o en {x ∈ S : f ′ (x) = 0}.

3.5. Teoremas de Rolle y del valor medio

Teorema 3.5.1 (de Rolle). Si f : [a, b] → R es continua en [a, b], derivable en (a, b) y
f (a) = f (b), entonces existe un c ∈ (a, b) tal que f ′ (c) = 0.
38 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

Teorema 3.5.2 (del valor medio generalizado de Cauchy).


Sean f, g : [a, b] → R continuas en [a, b] y derivables en (a, b). Entonces existe un
c ∈ (a, b) tal que
f ′ (c)(g(b) − g(a)) = g ′ (c)(f (b) − f (a)).

Teorema 3.5.3 (del valor medio de Lagrange). Si f : [a, b] → R es continua en [a, b], y
derivable en (a, b), entonces existe un c ∈ (a, b) tal que

f (b) − f (a)
= f ′ (c).
b−a

Corolario 3.5.4. Sea f : [a, b] → R es continua en [a, b] y derivable en (a, b).

1.- Si f ′ (x) = 0 para todo x ∈ (a, b), entonces f es constante.

2.- Si f ′ (x) > 0 para todo x ∈ (a, b), entonces f es estrictamente creciente en [a, b].

3.- Si f ′ (x) < 0 para todo x ∈ (a, b), entonces f es estrictamente decreciente en [a, b].

4.- Si |f ′ (x)| ≤ M para todo x ∈ (a, b), entonces |f (b) − f (a)| ≤ M (b − a).

3.6. Regla de L’Hôpital

Teorema 3.6.1 (Primera regla de L’Hôpital). Sean f, g : (a, b) → R derivables tales


que lı́m+ f (x) = lı́m+ g(x) = 0 y g(x) 6= 0, ∀x ∈ (a, a + δ) para algún δ > 0. Si existe
x→a x→a

f (x) f (x)
lı́m = l, entonces, lı́m+ = l.
x→a+ g ′ (x) x→a g(x)

Notas 3.6.2.

f ′ (x)
1.- El teorema también es válido cuando lı́m = ∞ (±∞). Resultados análogos
x→a+ g ′ (x)
se obtienen para x → b−

2.- Si el lı́mite se tomase en un punto c ∈ (a, b), realizarı́amos el mismo proceso, primero
en (a, c) y luego en (c, b).
DERIVADAS. POLINOMIO DE TAYLOR 39

Teorema 3.6.3 (Segunda regla de L’Hôpital). Sean f, g : (m, +∞) → R funciones deri-
vables tales que lı́m f (x) = lı́m g(x) = 0 y g(x) 6= 0 ∀x > K para algún K ≥ m. Si
x→+∞ x→+∞

f (x) f (x)
existe lı́m ′ = l, entonces, lı́m = l.
x→+∞ g (x) x→+∞ g(x)

Nota 3.6.4. El teorema también es válido si se toman lı́mites cuando x tiende a −∞ o si


el lı́mite es igual a ∞, +∞ ó −∞.

La regla de L’Hôpital es muy útil para el cálculo de lı́mites. No obstante en clase se


darán adecuados ejemplos para verificar que, aunque f y g sean derivables, la existencia
f (x) f ′ (x)
de lı́m no implica la existencia de lı́m ′ .
x→a g(x) x→a g (x)

3.7. Polinomios de Taylor


Definición 3.7.1. Sea f : S ⊆ R → R n veces derivable en a ∈ S. Se llama polinomio de
Taylor de orden n asociado a f en a al polinomio:
n
X f (i) (a)
Pn (x) = (x − a)i .
i=0
i!

Teorema 3.7.2. En las condiciones y notaciones de la definición anterior, tenemos:

1) Las derivadas de orden k (0 ≤ k ≤ n) de Pn en a coinciden con las de f , y además,


Pn es el único polinomio de grado menor o igual que n que lo cumple.

2) Si f es un polinomio de grado n, entonces Pn = f para todo a ∈ R.


Teorema 3.7.3 (de Taylor). Sea f : S ⊆ R → R, a ∈ S, y sea f n veces derivable en a.
Sea Pn el polinomio de Taylor de orden n asociado a f en a, y sea Rn = f − Pn . Entonces
Rn (x)
lı́m = 0.
x→a (x − a)n

3.8. Expresiones del término complementario

Teorema 3.8.1. Sea f : (b, c) → R, n + 1 veces derivable en (b, c) y sea a ∈ (b, c). Dado
x ∈ (b, c), existen x1 , x2 entre a y x tales que:
40 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

f (n+1) (x1 )
1) Rn (x) = (x − a)n+1 (expresión de Lagrange).
(n + 1)!

f (n+1) (x2 )
2) Rn (x) = (x − x2 )n (x − a) (expresión de Cauchy).
n!

3.9. Aplicación al estudio de extremos relativos

Advertimos que hay libros que invierten los conceptos dados a continuación de con-
cavidad y convexidad.

Definición 3.9.1. Sea f : [b, c] → R derivable en (b, c) y a ∈ (b, c). Consideremos la


función g(x) = f (a) + f ′ (a)(x − a), es decir, la recta tangente a f en a.

Se dice que f es convexa en a si existe δ > 0 tal que

∀x ∈ (a − δ, a + δ) ∩ (b, c), f (x) ≥ g(x). (⌣)

Se dice que f es cóncava en a si existe δ > 0 tal que

∀x ∈ (a − δ, a + δ) ∩ (b, c), f (x) ≤ g(x). (⌢)

Se dice que f tiene un punto de inflexión en a si existe δ > 0 tal que f (x) ≤ g(x) si
x está en (a − δ, a) ∩ (b, c) o bien en (a, a + δ) ∩ (b, c), y f (x) ≥ g(x) si x está en el
otro. Es decir, si f pasa de cóncava a convexa o viceversa.

Teorema 3.9.2. Si f : [b, c] → R es una función n veces derivable en a ∈ (b, c) tal que
f ′′ (a) = · · · = f (n−1) (a) = 0, f (n) (a) 6= 0 con n ≥ 2. Entonces:

1) Si n es par, f es convexa en a si f (n) (a) > 0, y f es cóncava en a si f (n) (a) < 0.

2) Si n es impar, f tiene un punto de inflexión en a.

Análogamente obtenemos un criterio para máximos y mı́nimos relativos.

Corolario 3.9.3. Sea f : [b, c] → R n veces derivable en a ∈ (b, c) tal que f ′ (a) = f ′′ (a) =
· · · = f (n−1) (a) = 0, f (n) (a) 6= 0 con n ≥ 2. Entonces:
DERIVADAS. POLINOMIO DE TAYLOR 41

1) Si n es par, f tiene un mı́nimo relativo en a si f (n) (a) > 0, y f tiene un máximo


relativo en a si f (n) (a) < 0.

2) Si n es impar, f tiene un punto de inflexión con tangencia horizontal en a.

Los polinomios de Taylor también tienen una elevada aplicación en el cálculo de lı́mites,
lo que se llevará en la práctica a la clase con profusión de ejemplos.

3.10. Desarrollo de funciones elementales

En esta sección nos limitamos a obtener el desarrollo de Taylor de las funciones elemen-
tales en el origen. Propondremos al alumno, entre otros, la verificación de los siguientes
desarrollos:

x2 x3 xn
log(1 + x) = x − + − · · · + (−1)(n+1) + Rn (x), ∀x ∈ (−1, 1].
2 3 n
x2 x3 xn
ex = 1 + x + + + ··· + + Rn (x), ∀x ∈ R.
2! 3! n!
x3 x5 x2n+1
sen x = x − + − · · · + (−1)n + Rn (x), ∀x ∈ R.
3! 5! (2n + 1)!
x2 x4 x2n
cos x = 1 − + − · · · + (−1)n + Rn (x), ∀x ∈ R.
2! 4! (2n)!
x3 x5 x2n+1
arctan x = x − + − · · · + (−1)n + Rn (x), ∀x ∈ (−1, 1].
3 5 2n + 1
42 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

Ejercicios y Problemas
1.- Estudia la continuidad y derivabilidad de las funciones:
x
a) f (x) = 1 , f (0) = 0; b) f (x) = |x|; c) f (x) = x|x|;
1 + ex


 x2 , si x ≤ −1; 
  x, si x < 0;
d) f (x) = −2x, si −1 < x < 3; e) f (x) =

 log(1 + x), si x ≥ 0.
−x2 + 3, si

x ≥ 3.


bx2 ∀x ≥ 1
2.- Calcular a y b para que f (x) = sea continua y derivable en R
eax ∀x < 1

3.- Probar que las siguientes ecuaciones tienen, al menos, una raı́z real, ¿Es única?:

a) x2x = 1, b) x = sen x + 1, c) ex = 2 + x, d) 2−x = x.

4.- Estudia si se aplica el teorema de Rolle a las funciones:

−π π 4x2 + 4 √
3
a) f (x) = x sen x en [ , ] b) f (x) = en [0, 1] c) f (x) = x2 en [−1, 1].
2 2 x+1



ax2 + bx + 1 ∀x < 1

5.- Halla a, b, c ∈ R para que la función: f (x) = verifique las

 c
 ∀x ≥ 1
x
hipótesis del

Teorema de Rolle en el intervalo [0, 2] y obtener el valor intermedio correspondiente.


3
x + 2x + 2 si x < 0


6.- Sea f : R → R la función: f (x) =


x2 − 3x + 2

si x ≥ 0

a) Estudiar si se puede aplicar el Teorema de Rolle a la función f (x) anterior en un


intervalo [a, b] que contenga a 0. Aplı́quese en caso afirmativo.

b) Demostrar que f (x) = 0 tiene exactamente dos raı́ces en [−1, 1]


DERIVADAS. POLINOMIO DE TAYLOR 43

ax3 + bx2 + 5
7.- Sea la función f (x) = . Hallar a, b, c ∈ R. sabiendo que las rectas
x2 + c
x = 2, y = 3x + 2 son ası́ntotas de la curva y = f (x). Calcular las restantes
ası́ntotas, si las hubiese.

8.- Estudiar el crecimiento y decrecimiento y los máximos y mı́nimos de las funciones:

a) f (x) = x6 − x4 , b) f (x) = xex , c) f (x) = x log x,

√ ¯ ¯
e) f (x) = log(1 + x3 ), f ) f (x) = ¯x2 − 1¯ .
3
d) f (x) = 2 + x2 ,

a
9.- Halla a para que la función f (x) = x2 + tenga un mı́nimo relativo en x = 2, y
x
demuestra que no puede tener un máximo relativo para ningún valor de a.

x
10.- Sea f (x) = log , (c > 0). Hallar c para que f tenga un máximo relativo en
x2 + c
x = c.

11.- Calcula los siguientes lı́mites, estudiando previamente si se puede aplicar la regla de
L’Hôpital:
x + sen x etan x − 1 log(1 + x) x2 sen x1 1
lı́m lı́mπ lı́m lı́m lı́m ( −cot x)
x→+∞ x + cos x x→ 2 etan x + 1 x→0 x x→0 log(1 + x) x→0 x


sen x1 1 + sen x − ex 1 − cos x esen x − 1 3
x−1
lı́m+ lı́m lı́m lı́m lı́m √
x→0 log x x→0 sen2 (πx) x→0 x3 x→0 x x→1 4 x − 1

1 1 µ ¶1
¡ ¢tan2 x arctan x x2
lı́m (arctan x) log x lı́m (log x) 1 − log x lı́mπ sen2 x lı́m .
x→0 x→+∞ x→ 2 x→0 x

1
12.- Sea f : R → R la función f (x) = e− x2 , ∀x 6= 0, f (0) = 0

a) Estudiar la continuidad y derivabilidad.

b) Determinar los intervalos de crecimiento y decrecimiento.

13.- La gráfica de la función f (x) = x3 +ax2 +bx+c tiene en (1, 1) un punto de tangente
horizontal que no es extremo relativo, hallar a, b y c.
44 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

14.- Dividir un segmento de 60 cm. de longitud en dos partes tales que la suma de las
áreas de los triángulos equiláteros construidos sobre ellas, sea mı́nima.

15.- De todos los rectángulos de 12 cm. de perı́metro, calcula las dimensiones de aquel
que al girar alrededor de uno de sus lados, engendre un cilindro de área máxima.

16.- En la pared triangular (isósceles) del ático de un chalet, se quiere construir una
estanterı́a rectangular, apoyada en el suelo y cuyas esquinas superiores alcancen las
paredes inclinadas. Qué dimensiones tendrá la estanterı́a, si se quiere que tenga una
superficie mááxima?. Las dimensiones de la pared del ático son 6m. de base y 4m.
de altura.

17.- Una ventana está formada por un rectángulo cuyo lado superior se ha sustituido por
un triángulo isósceles cuya altura mide los 3/8 de la base. Sabiendo que el perı́mero
de la ventana es de 90 dm, determinar las dimensiones de la ventana para que la
cantidad de luz que pueda atravesarla sea máxima

18.- Las cinco caras de un estanque que tiene forma de un prisma recto de base cuadrada
totalizan 192 m2 de área. Calcular sus dimensiones sabiendo que su capacidad es
máxima.

19.- Dentro de una esfera maciza de 80 cm. de diámetro, existe una oquedad que tiene
forma de cono equilátero inscrito en dicha esfera. Trazar un plano perpendicular al
eje del cono de tal manera que la corona circular que dicho plano determina al cortar
a la esfera y al cono, tenga área máxima.

20.- ¿A qué altura sobre el centro de una mesa redonda de radio a se debe colocar una
bombilla eléctrica para que la iluminación del borde sea máxima?
sen α
INDICACIÓN: La iluminación en un punto P se expresa por la fórmula I = K ,
r2
donde α es el ángulo de inclinación de los rayos respecto de la superficie iluminada,
r es la distancia desde el foco luminoso hasta P y la constante K es la intensidad del
foco luminoso.

21.- a) Desarrollo de Taylor de orden 3 de ex sen x en x0 = 0


DERIVADAS. POLINOMIO DE TAYLOR 45

ex sen x − x(x + 1)
b) Usando el apartado anterior, calcular: lı́m
x→0 x3

22.- a) Desarrollo de Taylor de orden 2 en el origen de f (x) = ex sen x

ex sen x
b) Deducir < 1 + x + 2x2 , si x ∈ (0, 1)
x

23.- Sea f : (0, ∞) → R definida por f (x) = x−e ex

a) Determinar los máximos y mı́nimos relativos y absolutos de f .

b) ¿Qué es mayor eπ o π e ?

24.- Representar las siguientes funciones:


x 1 x3 2 log x
a) y = ; b) y = xe x ; c) y = ; d) y = ; e) y = ;
1 + x2 x2 −1 1 + e−2x x
µ 2 ¶
2 (x2 − 5) · e−x x −1 p
f ) y = 2x + 3x 3 ; g) y = ; h) y = log ; i) y = 3 (x − 1)(x − 2)2 .
1−x x

 2
 x +1

 si x ≤ 0
 x−1

25.- Sea la función f :R→R : f (x) =


 ax + b

 si x > 0
(x + 1)2

a) Hallar a y b sabiendo que f (x) es continua y que tiene un extremo relativo en


x = 2.

b) Estudiar la derivabilidad de f (x).

c) Hallar los restantes extremos relativos. ¿Tiene extremos absolutos?


2
log(1 + x ) − 1 si x≥0


26.- Sea la función f (x) = Se pide:


ax2 + b

si x < 0.

a) Hallar a y b para que f sea continua y derivable ∀x ∈ R.

b) Estudiar el crecimiento y decrecimiento, extremos relativos y absolutos y puntos


de inflexión de f .
46 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)
Capı́tulo 4

Funciones de varias variables


reales

4.1. El espacio euclı́deo Rn

Se trata de dar un resumen acerca de Rn , de su estructura de espacio vectorial euclı́deo,


con el producto escalar usual, destacando de entre ello, lo relativo a la distancia que se
obtiene del referido producto escalar.

Definición 4.1.1. Designamos por Rn el conjunto

Rn = {x = (x1 , x2 , . . . , xn ), xi ∈ R ∀i = 1, 2, . . . , n}.

A sus elementos los llamaremos puntos o vectores de Rn .

Dos vectores x = (x1 , x2 , . . . , xn ), y = (y1 , y2 , . . . , yn ) ∈ Rn son iguales si y sólo si


xi = yi , ∀i = 1, . . . , n.

Si x = (x1 , x2 , . . . , xn ) ∈ Rn , al número xi se le llama coordenada i-ésima de x.


Asimismo, a la aplicación

pi : Rn → R : x 7−→ pi (x) = xi

se le llama proyección i-ésima.

47
48 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

Definición 4.1.2. En Rn definimos las operaciones:

Suma: (x1 , x2 , . . . , xn ) + (y1 , y2 , . . . , yn ) = (x1 + y1 , x2 + y2 , . . . , xn + yn ).

Producto por un escalar: Si α ∈ R, α(x1 , x2 , . . . , xn ) = (αx1 , αx2 , . . . , αxn ).

Definición 4.1.3. Se define el producto escalar entre vectores de Rn como la aplicación:

(·) : Rn × Rn → R :

x · y = (x1 , x2 , . . . , xn ) · (y1 , y2 , . . . , yn ) = x1 y1 + x2 y2 + · · · + xn yn .

Propiedades 4.1.4. ∀x, y, z ∈ Rn y ∀α ∈ R se verifica:

a) • (x + y) · z = x · z + y · z.

• x · (y + z) = x · y + x · z.

• x · (αy) = (αx) · y = α(x · y).

b) (x · y) = (y · x).

c) • (x · x) ≥ 0

• (x · x) = 0 ⇐⇒ x = 0.

d) (Desigualdad de Cauchy-Schwarz) (x · y)2 ≤ (x · x) · (y · y).

Definición 4.1.5. Llamamos espacio euclı́deo Rn al espacio vectorial (Rn , +, ·R) dotado
del producto escalar (·).

Definición 4.1.6. Definimos la norma euclı́dea en Rn como la aplicación


√ q
k · k : Rn → R, kxk = x · x = x21 + x22 + · · · + x2n .

Propiedades 4.1.7. ∀x, y, ∈ Rn y ∀α ∈ R se tiene:

a) kxk ≥ 0.

b) kxk = 0 ⇐⇒ x = 0.
FUNCIONES DE VARIAS VARIABLES REALES 49

c) kαxk = |α| kxk.

d) kx + yk ≤ kxk + kyk.

A partir de esta norma podemos definir la distancia euclı́dea.

Definición 4.1.8. Se llama distancia euclı́dea a la aplicación:

p
d : Rn × Rn → [0, +∞), d(x, y) = ky − xk = (y1 − x1 )2 + · · · + (yn − xn )2 .

Propiedades 4.1.9. ∀x, y, z ∈ R se verifica:

a) d(x, y) = 0 si y sólo si x = y.

b) d(x, y) = d(y, x).

c) Propiedad triangular: d(x, z) ≤ d(x, y) + d(y, z).

Definición 4.1.10.

Se llama bola abierta (o simplemente bola) de centro a ∈ Rn y radio r > 0, al


conjunto

B(a, r) = {x ∈ Rn : d(a, x) < r}.

Se llama bola cerrada de centro a ∈ Rn y radio r > 0, al conjunto

B(a, r) = {x ∈ Rn : d(a, x) ≤ r}.

Se llama bola reducida de centro a ∈ Rn y radio r > 0, al conjunto

B ∗ (a, r) = B(a, r) \ {a}.

Se llama entorno de un punto a ∈ Rn a todo conjunto que contenga alguna bola


abierta de centro a.
50 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

4.2. Funciones de varias variables

Las funciones que van a ser objeto de estudio son las de la familia F(D, Rm ) con
D ⊂ Rn , es decir las aplicaciones

x ∈ Rn 7−→ f (x) ∈ Rm .

Como x = (x1 , x2 , . . . , xn ), se dice que f (x) es una función de n variables.

Ahora nos fijaremos en la función real de dos variables, es decir, el caso m = 1, n = 2.


A este tipo de funciones las llamaremos funciones reales de dos variables.

El conjunto D es el dominio de la función. Si éste no se especifica, consideraremos D


como el dominio natural, es decir, como el conjunto de todos los puntos (x, y) del plano
para los que la regla de la función tiene sentido y proporciona un valor numérico real. El
rango de una función es su conjunto de valores. Si z = f (x, y), decimos que x e y son las
variables independientes, mientras que z es la variable dependiente.

Todo lo dicho se extiende normalmente a funciones reales de tres o más variables. Las
usaremos a veces, sobre todo las de tres variables.

Por la gráfica de una función f de dos variables entenderemos la gráfica de la ecuación


z = f (x, y). Esta gráfica será por lo general una superficie y, como a cada punto (x, y)
le corresponde únicamente un valor z, cada recta perpendicular al plano XY corta a la
superficie a lo más,en un punto.

Bosquejar la superficie correspondiente a una función z = f (x, y) es con frecuencia una


tarea difı́cil. Un procedimiento que puede servir de ayuda es el utilizado por los fabricantes
de mapas, el mapa de contornos. Cada plano horizontal z = c corta a la superficie en una
curva. La proyección de esta curva sobre el plano XY es una curva de nivel, y una
colección de tales curvas es una gráfica de contorno o mapa de contorno. Las curvas
de contorno se utilizan en meteorologı́a, si pensamos que T (x, y) representa la temperatura
en un punto (x, y), las curvas de nivel de la función son las curvas que unen los puntos de
igual temperatura, y reciben el nombre de curvas isotermas.
FUNCIONES DE VARIAS VARIABLES REALES 51

4.3. Lı́mite de una función

Recordemos previamente la definición de lı́mite de una función real de variable real, y


ponemos de manifiesto que formalmente son iguales, de hecho, intuitivamente se trata de
ver que los valores de la función están cerca de l cuando x está próximo a a.

En lo sucesivo, por x notaremos el punto (x, y) y por a, el punto (a, b).

Definición 4.3.1. Sea f ∈ F(D, R) una función definida en D ⊂ R2 , y sea a ∈ R2 un


punto de D. Se dice que l ∈ R es el lı́mite de f en el punto a si se verifica:

∀ε > 0, ∃δ > 0 tal que: (x ∈ D \ {a}, kx − ak < δ) =⇒ |f (x) − l| < ε.

La condición anterior se puede expresar, recurriendo a las bolas de R2 y R, diciendo:

∀ε > 0, ∃δ > 0 tal que: si x ∈ B ∗ (a, δ) ∩ D ⇒ f (x) ∈ B(l, ε).

Vemos ahora la definición de lı́mite infinito

Definición 4.3.2. Sea f ∈ F(D, R) una función definida en D ⊂ R2 , y sea a ∈ R2 un


punto de D. Se dice que f tiene lı́mite infinito en a, si para cada K > 0 existe un δ > 0
tal que, para todo x ∈ B ∗ (a, δ) ∩ D, se verifica |f (x)| > K. Cuando ası́ ocurre, se escribe:

lı́m f (x) = ∞.
x→a

Definición 4.3.3 (Lı́mites direccionales). Sea f : D → R una función definida en


D ⊂ R2 , y sea a ∈ R2 un punto de D. Si r es una recta de R2 que pasa por el punto
a, consideremos la restricción de f a r, es decir, la función fr : D ∩ r → R definida por
fr (x) = f (x) para todo x ∈ D ∩ r, y supongamos que a es un punto de C ∩ r. Se dice que
f tiene lı́mite l en a según la dirección r, si fr tiene lı́mite l en a.

Nota 4.3.4. Es evidente que si f tiene lı́mite l en a, entonces f tiene lı́mite l en a


según toda recta r que pase por a, sin embargo, no es suficiente que f tenga lı́mite l en
a en todas direcciones para poder garantizar que f tenga lı́mite l en a; lo que sólo se
52 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

puede asegurar, con carácter general, es que si f tuviera lı́mite en a, dicho lı́mite serı́a l.
Señalemos también que si no existiera el lı́mite de f en a según una cierta recta r, entonces
f no tendrı́a lı́mite en a; a esta misma conclusión llegarı́amos en el caso de que f tuviera
en a lı́mites direccionales distintos según dos rectas diferentes. Esto puede extenderse a
otros tipos de conjuntos r, no necesariamente rectas.

Definición 4.3.5 (Lı́mites reiterados). Sea f : D → R una función definida en D ⊂ R2 ,


y sea (a, b) ∈ R2 un punto de D. Las expresiones
³ ´ µ ¶
l1 = lı́m lı́m f (x, y) , l2 = lı́m lı́m f (x, y)
y→b x→a x→a y→b

significan:

a) Para cada valor “ y” de un cierto entorno reducido de b, se considera la función


x 7→ f (x, y).

b) Se supone que esta función tiene lı́mite cuando x → a, al que llamaremos (por
depender de y), ϕ(y) = lı́m f (x, y).
x→a

c) La función y 7→ ϕ(y) tiene lı́mite l1 cuando y → b. En tal caso, a l1 se le llama


lı́mite reiterado de f cuando x tiende primero a a e y tiende, después, al punto b.
Análogamente con l2 .

Teorema 4.3.6. Sea f : D → R una función definida en C ⊂ R2 , y sea (a, b) ∈ R2 un


punto de D. Si existe y vale l el lı́mite de f en (a, b), y si, para cada “ y” de un entorno
reducido de b, existe el lı́mite de la función x 7−→ f (x, y), cuando x → a, entonces existe
y vale l el lı́mite reiterado
³ ´
lı́m lı́m f (x, y) .
y→b x→a

Para el otro lı́mite reiterado se verifica un teorema análogo.

Notas 4.3.7.

Puede ocurrir:

1) La función tiene lı́mite en un punto, pero no existe, en dicho punto, ninguno de


los lı́mites reiterados (o uno de ellos).
FUNCIONES DE VARIAS VARIABLES REALES 53

2) La función tiene en un punto sus dos lı́mites reiterados y son iguales, pero no
existe su lı́mite en el punto.

3) La función tiene, en un punto, sus dos lı́mites reiterados y son distintos.

En ocasiones, el anterior teorema permitirá asegurar que una función no tiene lı́mite
en un punto.

4.4. Funciones continuas

Definición 4.4.1. Sea f : D → R una función definida en un conjunto D ⊂ R2 , y sea


a ∈ D. Se dice que f es continua en a si se verifica : ∀ε > 0, existe un δ > 0 tal que:

[x ∈ D, kx − ak < δ] ⇒ |f (x) − f (a)| < ε.

Notas 4.4.2.

Si a es un punto no aislado de D, la función es continua en a, si y sólo si f tiene


lı́mite en a y dicho limite es f (a).

Si a es un punto aislado de D, la condición de continuidad se cumple trivialmente,


por lo que toda función es continua en los puntos aislados de su dominio.

Definición 4.4.3. Se dice que f es continua en un conjunto C ⊂ D, si es continua en


todo punto de C.

Definición 4.4.4. Si la función f no es continua en un punto a de D, se dice que f es


discontinua en a. En tal caso la discontinuidad será evitable o esencial según exista o no
el lı́mite de f en a.

Estudiamos a continuación el álgebra de funciones continuas, propiedades que son


consecuencia de las propiedades análogas de los lı́mites, y la continuidad de la función
compuesta de dos funciones continuas.
54 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

Proposición 4.4.5. Si f, g son dos funciones reales definidas en un mismo conjunto


D ⊂ R2 , que son continuas en un punto a ∈ D, entonces también son continuas en a su
suma f + g, su producto f · g y su cociente f /g (siempre que g(a) 6= 0).

4.5. Diferenciabilidad
Cuando se estudian las derivadas de una función x 7−→ ϕ(x) de una sola variable real,
se ve que la derivada ϕ′ (a) es el lı́mite, si existe y es finito:

ϕ(x) − ϕ(a) ϕ(a + h) − ϕ(a)


ϕ′ (a) = lı́m = lı́m . (1)
x→a x−a h→0 h

Pero nosotros, ahora, vamos a considerar una función de varias variables x 7−→ f (x),
donde x = (x, y) es un vector de R2 (las variables son x, y), y un punto a ∈ R2 . En este
caso, no podemos proceder como antes por motivos evidentes (tendrı́amos que dividir por
un vector). No obstante, podemos limitar la variación de x a una recta que pase por a,
lo que conduce a las llamadas derivadas parciales que dependen de la dirección con que
nos acerquemos al punto a. Si x se acerca a a siguiendo la dirección de un vector u 6= 0,
kuk = 1, esto es, si se toma x = a + λu, con λ ∈ R, y se hace que λ → 0, la definición (1)
nos conduce de modo natural a la siguiente definición de derivada direccional (de f en a)
respecto del vector u:

f (a + λu) − f (a)
Du f (a) = fu′ (a) = lı́m . (2)
λ→0 λ

De ahı́ que se den las siguientes definiciones de derivadas parciales de una función de varias
variables.

4.5.1. Derivadas parciales

Definición 4.5.1. Sea f : S ⊂ R2 → R y a = (a, b) ∈ S.

Se llama derivada parcial primera de f respecto de la variable x en el punto a = (a, b)


∂f (a)
y se denota por fx′ (a), [D1 f ] (a), al lı́mite (si existe y es finito)
∂x
∂f f (a + h, b) − f (a, b)
(a, b) = lı́m
∂x h→0 h

Se llama derivada parcial primera de f respecto de la variable y en el punto a = (a, b)


FUNCIONES DE VARIAS VARIABLES REALES 55

∂f (a)
y se denota por fy′ (a), [D2 f ] (a), al lı́mite (si existe y es finito)
∂y
∂f f (a, b + h) − f (a, b)
(a, b) = lı́m
∂y h→0 h

Definición 4.5.2. Si la función f : S ⊂ R2 → R tiene derivadas parciales en todos los


puntos del abierto S, se llama función derivada (parcial) de f respecto de x (respecto
∂f ∂f
de y) a la aplicación fx′ , D1 [f ] , , de S en R, (fy′ , D2 [f ] , , de S en R) definida
∂x ∂y
por:
µ ¶
∂f ∂f ∂f (x, y) ∂f ∂f ∂f (x, y)
: (x, y) 7−→ (x, y) = . : (x, y) 7−→ (x, y) =
∂x ∂x ∂x ∂y ∂y ∂y

En la práctica, para calcular la derivada parcial respecto de x de una función f (x, y),
consideraremos que la variable y es constante y se procede como en el caso de una variable.
Para derivar parcialmente respecto de y, se procede de igual forma considerando constante
la variable x.

Definición 4.5.3. Sea la función f : S ⊂ R2 → R. Si existen las derivadas parciales de f


en un punto (a, b) ∈ S, se llama vector gradiente de f en (a, b) al vector:
µ ¶
∂f ∂f
∇f (a, b) = (a, b), (a, b) .
∂x ∂y

La existencia de derivadas parciales en un punto, no garantiza la continuidad de la


función en dicho punto, como se puede comprobar con la función:
xy
f (x, y) = , ∀(x, y) 6= (0, 0), f (0, 0) = 0,
x2 + y 2
que no es continua en el origen y sin embargo, ∇f (0, 0) = (0, 0).

4.5.2. Derivadas direccionales

Definición 4.5.4. Sea f : S ⊂ R2 → R una función definida en un abierto S ⊂ R2 . Con-


sideremos un punto (a, b) ∈ S y un vector unitario u = (cos α, sen α). Se llama deriva-
da direccional de f en el punto (a, b) y en la dirección del vector u y se denota por
∂f (a, b)
fu′ (a, b), [Du f ] (a, b), al lı́mite (si existe y es finito)
∂u
∂f f (a + h cos α, b + h sen α) − f (a, b)
(a, b) = lı́m
∂u h→0 h
56 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

∂f ∂f
Es claro que (a, b) = (a, b), con u = (1, 0)
∂x ∂u
∂f ∂f
y que (a, b) = (a, b), con v = (0, 1).
∂y ∂v

La existencia de todas las derivadas direccionales de una función en un punto tampoco


garantiza la continuidad de la función en dicho punto, com se puede comprobar con:
xy 2
f (x, y) = , ∀(x, y) 6= (0, 0), f (0, 0) = 0.
x2 + y4

4.5.3. Diferenciabilidad

Definición 4.5.5. Sea f : S ⊂ R2 → R y (a, b) ∈ S. Se dice que f es diferenciable en


(a, b) cuando existen y son finitas las derivadas parciales de f en (a, b) y se verifica:
f [(a, b) + (x, y)] − f (a, b) − ∇f (a, b) · (x, y)
lı́m = 0.
(x,y)→(0,0) k(x, y)k
Si la función f : S → R es diferenciable en todos los puntos de S, se dice entonces que
f es diferenciable en S y a la aplicación df definida (en S) mediante
∂f ∂f
df : (x, y) 7−→ df (x, y) = dx + dy
∂x ∂y
se le llama diferencial de la función f .

Veamos, a continuación unas propiedades de las funciones diferenciables

Proposición 4.5.6.

1. Si f es diferenciable en (a, b), entonces f es continua en (a, b). El recı́proco, en


general, no es cierto.

2. Si f es diferenciable en (a, b) y u es un vector unitario de R2 , entonces existe la


∂f
derivada direccional (a, b) y se verifica:
∂u
∂f
(a, b) = ∇f (a, b) · u.
∂u

∂f ∂f
3 Si existen y son continuas las derivadas parciales , en (a, b), entonces f es
∂x ∂y
diferenciable en (a, b). El recı́proco, generalmente, es falso, como lo prueba la función:
1 1
f (x, y) = x2 sen + y 2 sen , (x 6= 0, y 6= 0), f (x, 0) = f (0, y) = 0.
x y
FUNCIONES DE VARIAS VARIABLES REALES 57

Si f es diferenciable en (a, b) y f (a, b) = c, el plano de ecuación:

∂f ∂f
z−c= (a, b)(x − a) + (a, b)(y − b)
∂x ∂y

Se llama plano tangente a la superficie z = f (x, y) en el punto (a, b, c).

4.5.4. Regla de la cadena

a) Una variable independiente.

Sea z = f (x, y) una función diferenciable y supongamos que x, y son funciones dife-
dz
renciables de una única variable t. En este caso, existe la diferencial y viene dada
dt
por:
dz ∂z dx ∂z dy
= · + · .
dt ∂x dt ∂y dt

b) Dos variables independientes

Sea z = f (x, y) una función diferenciable y supongamos que x, y son funciones dife-
renciables de u y v, es decir, x = x(u, v), y = y(u, v). Entonces, z es función de u y v,
∂f ∂f
z = f (x(u, v), y(u, v)) y existen las derivadas parciales y que vienen dadas por:
∂u ∂v
∂f ∂f ∂x ∂f ∂y ∂f ∂f ∂x ∂f ∂y
= · + · , = · + · .
∂u ∂x ∂u ∂y ∂u ∂v ∂x ∂v ∂y ∂v

4.6. Derivadas parciales de orden superior

Al igual que sucede con las funciones de una variable, es posible hallar derivadas par-
ciales de una función de varias variables y de órdenes superiores a uno.

En concreto, para una función f (x, y) hay cuatro posibilidades de obtener la derivada
parcial segunda:
µ ¶
∂ ∂f ∂2f ′′
a) Dos veces respecto de x: = = fxx = D11 f .
∂x ∂x ∂x2
µ ¶
∂ ∂f ∂2f ′′
b) Dos veces respecto de y: = = fyy = D22 f .
∂y ∂y ∂y 2
58 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

µ ¶
∂ ∂f ∂2f ′′
c) Respecto de x y respecto de y: = = fxy = D12 f .
∂y ∂x ∂y∂x
µ ¶
∂ ∂f ∂2f ′′
d) Respecto de y y respecto de x: = = fyx = D21 f .
∂x ∂y ∂x∂y

4.7. Extremos

Definición 4.7.1. Sea f : S ⊂ R2 → R y (a, b) ∈ S.

Si f (a, b) ≤ f (x, y), ∀(x, y) ∈ S, entonces f (a, b) es el mı́nimo absoluto de la


función f en S.

Si f (c, d) ≥ f (x, y), ∀(x, y) ∈ S, entonces f (c, d) es el máximo absoluto de la


función f en S.

Proposición 4.7.2. Si f (x, y) es continua en una región cerrada y acotada D ⊂ R2 ,


entonces existen (a, b), (c, d) ∈ D tales que f (a, b) es el mı́nimo absoluto de f en D, y
f (c, d) es el máximo absoluto de f en D.

Definición 4.7.3. Sea f : D ⊂ R2 → R , (a, b) ∈ D y C(a,b) un disco abierto que


contiene a (a, b).

f (a, b) es un mı́nimo relativo de f si f (a, b) ≤ f (x, y), ∀(x, y) ∈ C(a,b) .

f (a, b) es un máximo relativo de f si f (a, b) ≥ f (x, y), ∀(x, y) ∈ C(a,b) .

Definición 4.7.4. Sea f : D ⊂ R2 → R y (a, b) ∈ D Se dice que (a, b) es un punto


crı́tico de f si se verifica que ∇f (a, b) = (0, 0) o bien que no existan alguna de las
∂f ∂f
derivadas parciales (a, b), (a, b).
∂x ∂y

Definición 4.7.5. Sea f : D ⊂ R2 → R una función dos veces derivable. Se define el


Hessiano de f en un punto (x, y) como el determinante:
¯ 2 ¯
¯ ∂ f ∂2f ¯
¯ ¯
¯ ∂x2 ∂x∂y ¯¯ 2 2
µ 2 ¶2
¯= ∂ f ·∂ f − ∂ f
¯
H(x, y) = ¯¯ ¯ ∂x2 ∂y 2
¯ ∂2f ∂x∂y
¯ ∂ 2 f ¯¯
¯ ¯
∂x∂y ∂y 2
FUNCIONES DE VARIAS VARIABLES REALES 59

Teorema 4.7.6 (Condición suficiente de extremo). Sea f : D ⊂ R2 → R una función dos


veces derivable en el punto crı́tico (a, b) ∈ D con derivadas de segundo orden continuas en
una región abierta S tal que (a, b) ∈ S Se verifica:

∂2f
Si H(a, b) > 0 y (a, b) > 0, entonces f (a, b) es un mı́nimo relativo.
∂x2

∂2f
Si H(a, b) > 0 y (a, b) < 0, entonces f (a, b) es un máximo relativo.
∂x2

Si H(a, b) < 0, f (a, b) es un punto de silla.

Nota 4.7.7 (Multiplicadores de Lagrange). Para hallar los máximos y mı́nimos de


una función z = f (x, y, · · · ) de m + n variables ligadas por las n ecuaciones

F1 (x, y, · · · ), F2 (x, y, · · · ), · · · , Fn (x, y, · · · ),

buscamos el máximo y el mı́nimo de la función

w(x, y, · · · ) = f (x, y, · · · ) − λ1 F1 (x, y, · · · ) − λ2 F2 (x, y, · · · ) − · · · − λn Fn (x, y, · · · )

considerando todas las variables independientes y las λi constantes.

Ejemplo 4.7.8.

La función T (x, y, z) representa la temperatura en cada punto de la esfera x2 +y 2 +z 2 = 11.


Si T (x, y, z) = 20+2x+2y+z 2 , hallar las temperaturas extremas sobre la curva intersección
de la esfera con el plano x + y + z = 3

SOLUCIÓN 
Ligadura1 :

 x2 + y 2 + z 2 − 11 = 0
Función: T (x, y, z) = 20 + 2x + 2y + z 2 .



Ligadura2 : x+y+z−3=0

f (x, y, z) = 20 + 2x + 2y + z 2 − λ(x2 + y 2 + z 2 − 11) − µ(x + y + z − 3)


60 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

∂f
= 2 − 2λx − µ = 0 ; µ = 2 − 2λx [1]
∂x

∂f
= 2 − 2λy − µ = 0 ; µ = 2 − 2λy [2]
∂y

∂f
= 2z − 2λz − µ = 0 ; µ = 2z − 2λz [3]
∂z
de [1] y [2] se obtiene: 2 − 2λx = 2 − 2λy; λx = λy; λ = 0, ó x = y

a) λ = 0

Si λ = 0; µ = 2; 2 = 2z; z = 1. Yendo a las ligaduras con z = 1:


x2 + y 2 + 1 = 11; x2 + y 2 = 10, ; x2 + (2 − x)2 = 10; x− 2x − 3 = 0, x = 3, x = −1
x + y + 1 = 3; x + y = 2; y = 2 − x

Si x = 3, entonces y = 2 − 3 = −1, luego un punto crı́tico es P1 (3, −1, 1)


Si x = −1, entonces y = 2 + 1 = 3, luego también es punto crı́tico P2 (−1, 3, 1)

b) x = y

2 2 2 2 2 2 3
Si x = y; 2x + z = 11; 2x + (3 − 2x) = 11; 3x − 6x − 1 = 0; x = y = 1 ± .
3
= 3 − 2x
2x + z = 3; z√
4 3 √
z =3−2∓ = 1 ∓ 4 3,
3
à √ √ √ ! à √ √ √ !
2 3 2 3 4 3 2 3 2 3 4 3
luego P3 1+ ,1 + ,1 − ; P4 1 − ,1 − ,1 + .
3 3 3 3 3 3

En estos cálculos hemos utilizado la condición [1]=[2]. Si utilizásemos las condiciones


[2]=[3], ó [1]=[3], obtendrı́amos los mismos resultados anteriores, por lo que P1 , P2 , P3 ,
y P4 son los únicos puntos crı́ticos.

91 91
Como T (P1 ) = T (P2 ) = 25 y T (P3 ) = T (P4 ) = , la temperatura máxima es de
3 3
grados y la mı́nima es 25 grados.
FUNCIONES DE VARIAS VARIABLES REALES 61

Ejercicios y Problemas
1.- Calcula las derivadas parciales de las funciones:
x x+y
a) f (x, y) = x2 +y 2 cos(xy) b) f (x, y) = p c) f (x, y) = log
x2 + y2 x−y

x+y
d) f (x, y) = arctan e) f (x, y) = cos(3x) sen(3y) f) f (x, y) = cos(x2 +y 2 ).
x−y

2.- Comprobar que cada una de las funciones siguientes verifica la ecuación indicada:

f (x, y) = exy + sen (x + y) xD1 f (x, y) − yD2 f (x, y) = (x − y) cos(x + y)


µ ¶
x+y
g(x, y, z) = cos xD1 g(x, y, z) + yD2 g(x, y, z) + zD3 g(x, y, z) = 0.
2z

3.- Hallar la derivada de la función f (x, y) = x2 − y 2 en el punto (1, 1) según la dirección


que forma un ángulo de 60◦ con el semieje OX positivo.

4.- Hallar la derivada de la función f (x, y) = x2 − xy + y 2 en el punto (1, 1) según la


dirección que forma un ángulo α con el semieje OX positivo. ¿En qué dirección es
máxima?. ¿Y mı́nima?. ¿Y nula?

5.- Hallar el gradiente de la función f (x, y, z) = x3 − y 3 − 3xy(x − y) + ez en el punto


(0, 0, 0).

6.- La temperatura en cada punto (x, y) de una placa circular delgada de radio 10
centı́metros viene dada por T (x, y) = 100 − (x2 + y 2 ). Se sabe que en el punto (4,3)
la temperatura es de 75o . a) Encontrar un valor aproximado de la temperatura en el
punto (4′ 01, 2′ 98). b) Encontrar la dirección en la que la velocidad de variación de
la temperatura en el punto (4,3) sea lo más grande posible. c) ¿Cuánto vale dicha
velocidad?

7.- La cantidad de calor Q desprendida cuando x moléculas de SO4 H2 se mezclan con y


ay
moléculas de H2 O es Q = (a, b constantes positivas). Hallar el incremento de
bx + y
calor por molécula de agua añadida si la cantidad de ácido es constante. b) Idem por
molécula de ácido añadida si la cantidad de agua es constante. c) Si en un momento
62 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

dado el número de moléculas de ácido es diez veces mayor que el de agua, hallar la
variación de calor si x aumenta en un 5 por 100, e y aumenta en un 10 por 100.

8.- Demostrar que una función de la forma f (x, t) = f1 (x + at) + f2 (x − at), donde
f1 y f2 son derivables dos veces y a es una constante, es solución de la ecuación
unidimensional de ondas, D22 f (x, t) = a2 D11 f (x, t).

9.- Demostrar que la función f (x, y) = a log(x2 + y 2 ) + b cumple la ecuación de Laplace,


es decir,
∆f = D11 f (x, y) + D22 f (x, y) = 0.

df
10.- Dada la función f (x, y) = cos(xy), hallarcuando se realiza el cambio de variables
dt
2t 3t
x = e , y = e . Comprobarlo hallando la expresión de f en términos de t.

2
+y 2
11.- Idem si f (x, y) = ex y el cambio es x = sen t, y = cos t.

12.- Idem si es f (x, y, z) = x2 + xyz, y el cambio x = 2 cos t, y = 2sen t, y z = t2 .

13.- Idem si es f (x, y) = log x + x2 arc cos y, y el cambio x = et , y = cos t.

2
+y 2 )/x
14.- Dada la función f (x, y) = e(x , hallar las derivadas parciales respecto de r y t
cuando hacemos el cambio de variables a coordenadas polares, es decir,
x = r cos t, y = r sen t.

p
15.- Dada la función f (x, y) = y 2 − x2 , hallar las derivadas parciales respecto de u y v
al hacer el cambio de variables x = v cos u, y = v.

p
16.- Dada la función f (x, y, z) = x2 + y 2 + z 2 , hallar las derivadas parciales respecto
de las variables r, s y t al hacer el cambio a coordenadas esféricas, x = r cos s cos t,
y = rsen s cos t y z = rsen t.

17.- Transformar la ecuación D1 f (x, y) = D2 f (x, y) cuando se realiza el cambio de varia-


bles dado por:
x = (u + v)/2, y = (u − v)/2.
FUNCIONES DE VARIAS VARIABLES REALES 63

18.- Repetir el problema anterior si ahora la ecuación es xD2 f (x, y) = yD1 f (x, y) y
hacemos el cambio a coordenadas polares.

19.- Calcula los extremos relativos de las funciones:

a) f (x, y) = x4 +x2 y +y 2 , b) f (x, y) = x4 +y 4 −4a2 xy +8a4 c) f (x, y) = xyex+2y

20.- Calcula los extremos de f (x, y) = ex + ey sujetos a x + y = 2.

21.- Halla los extremos de f (x, y) = 6 − 4x − 3y sobre la circunferencia unidad.

22.- Halla las distancias máxima y mı́nima del origen a la elipse 5x2 + 6xy + 5y 2 = 8.

23.- Halla los extremos de la función f (x, y, z) = x + y + z sobre el elipsoide de ecuación


x2 + 2y 2 + 3z 2 = 1.

24.- Consideremos la función f (x, y, z) = x2 + y 2 + bxy + az, donde a y b son parámetros


reales. Halla la relación entre las constantes a y b para que el punto (1, 1, 1) sea

extremo de f sobre la esfera de centro el origen y radio 3.

p
25.- Sea la función f : D ⊂ R2 → R dada por f (x, y) = 1 − x2 − y 2 , se pide:

a) Dominio de la función.
µ ¶
~ 1 1
b) Calcular ∇f , .
2 2
µ ¶
1 1
c) Derivada direccional en el punto , según la dirección que forma un ángulo
2 2
π
de rad. con el semieje OX positivo.
4
64 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)
Capı́tulo 5

Series numéricas y series de


potencias

5.1. Sucesiones numéricas


Definición 5.1.1. Una sucesión de números reales es una aplicación

ϕ : N → R : n 7→ ϕ(n) = an .

Habitualmente se llama sucesión a la imagen de la aplicación y la representaremos por


{an }n∈N .

Sea {an } una sucesión, y l ∈ R.

Definición 5.1.2.

Se dice que {an } converge a l, y se denota por lı́m an = l, si para todo ε > 0, existe
un n0 ∈ N tal que ∀n ≥ n0 , |an − l| < ε.

Se dice que {an } diverge a +∞ (resp. a −∞), lo que se denota por lı́m an = +∞
(resp. lı́m an = −∞), si para todo M > 0, existe un n0 ∈ N tal que ∀n ≥ n0 , an > M
(resp. an < −M ).

Se dice que {an } diverge a ∞ (lı́m an = ∞) si para cada M > 0 existe un n0 ∈ N


tal que ∀n ≥ n0 , |an | > M .

65
66 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

Se dice que {an } es oscilante si no es convergente ni divergente.

5.2. Series: Definiciones y propiedades


Definición 5.2.1. Sea {an } una sucesión de números reales. Llamamos sucesión de
sumas parciales de {an } a la sucesión {Sn } definida por
n
X
Sn = ak .
k=1

+∞
X
El par ({an }, {Sn }) se llama serie asociada a {an } y se denota por an .
n=1

+∞
X
Definición 5.2.2. La serie an se dice que es convergente (resp. divergente, os-
n=1
cilante) si lo es la sucesión {Sn }. Si fuese convergente, llamamos suma de la serie al
+∞
X
lı́mite de {Sn } y escribimos an = lı́m Sn .
n=1

+∞
X +∞
X
Proposición 5.2.3. Sean an y bn dos series convergentes y λ ∈ R. Se verifica:
n=1 n=1

+∞
X +∞
X +∞
X +∞
X
1. (an + bn ) es convergente y (an + bn ) = an + bn .
n=1 n=1 n=1 n=1

+∞
X +∞
X +∞
X
2. (λan ) es convergente y (λan ) = λ an .
n=1 n=1 n=1

Proposición 5.2.4. En toda serie convergente o divergente, se pueden sustituir varios


términos por su suma efectuada, sin que varı́e el carácter ni la suma de la serie.

La propiedad asociativa no es válida para sucesiones oscilantes y la disociativa no es


válida en general.

Los siguientes resultados son válidos para todo tipo de series:


SERIES NUMÉRICAS Y SERIES DE POTENCIAS 67

+∞
X
Teorema 5.2.5 (Condición necesaria de convergencia). Si an es convergente, entonces
n=1
lı́m an = 0.

El recı́proco no es cierto. Basta considerar an = 1/n (n ∈ N).

5.3. Series de términos positivos. Criterios de conver-


gencia

+∞
X
Definición 5.3.1. Una serie an se dice que es de términos positivos si an > 0 ∀n ∈ N.
n=1

Nota 5.3.2. Una serie de términos positivos nunca puede ser oscilante, ya que su sucesión
de sumas parciales {sn } es monótona creciente. Por tanto, una tal serie converge si y sólo
si {sn } está acotada.

Teorema 5.3.3 (Criterio de comparación directa).


+∞
X +∞
X
Si an y bn son series de términos positivos, entonces:
n=1 n=1

+∞
X +∞
X
a) Si an converge y bn ≤ an a partir de un cierto n0 , entonces bn converge.
n=1 n=1

+∞
X +∞
X
b) Si an diverge y bn ≥ an a partir de un cierto n0 , entonces bn diverge.
n=1 n=1

Teorema 5.3.4 (Criterio de comparación por paso al lı́mite).


+∞
X +∞
X
Sean an y bn dos series de términos positivos. Se verifica:
n=1 n=1

+∞ +∞
X bn X
a) Si an converge y lı́m = l ≥ 0, entonces bn converge.
n=1
an n=1

+∞ +∞
X bn X
b) Si an diverge y lı́m = l > 0 ó +∞, entonces bn diverge.
n=1
an n=1
68 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

Estos criterios necesitan del conocimiento del carácter de algunas series que sirvan
+∞
X 1
de test. Utilizaremos habitualmente la serie armónica generalizada α
(α > 0) que
n=1
n
+∞
X
converge si α > 1 y diverge si 0 < α ≤ 1, o la serie geométrica rn (r > 0), que
n=1
converge si 0 < r < 1 y diverge si r ≥ 1.

+∞
X
Teorema 5.3.5 (Criterio de condensación de Cauchy). Si an es una serie de términos
n=1
+∞
X +∞
X
positivos y la sucesión {an } es decreciente, entonces las series an y 2n a2n tienen
n=1 n=1
el mismo carácter.

+∞
X
Teorema 5.3.6 (Criterio de Prigsheim). Sea an una serie de términos positivos:
n=1

+∞
X
a) Si ∃α > 1 : lı́m nα an ≥ 0, entonces an converge.
n=1

+∞
X
b) Si ∃α ≤ 1 : lı́m nα an > 0 (ó +∞), entonces an diverge.
n=1

+∞
X
Teorema 5.3.7 (Criterio del Cociente o de D’Alambert). Sea an una serie de términos
n=1
an
positivos y α = lı́m :
an−1

+∞
X
a) Si α < 1, entonces an converge.
n=1

+∞
X
b) Si α > 1, entonces an diverge.
n=1

+∞
X
Teorema 5.3.8 (Criterio de la raı́z o de Cauchy). Sea an una serie de términos
√ n=1
positivos y α = lı́m n an :
+∞
X
a) Si α < 1, entonces an converge.
n=1
SERIES NUMÉRICAS Y SERIES DE POTENCIAS 69

+∞
X
b) Si α > 1, entonces an diverge.
n=1

+∞
X
Teorema 5.3.9 (Criterio de Raabe). Sea an una serie de términos positivos y α =
µ ¶ n=1
an
lı́m n 1 − :
an−1
+∞
X
a) Si α > 1, entonces an converge.
n=1

+∞
X
b) Si α < 1, entonces an diverge.
n=1

+∞
X
Teorema 5.3.10 (Criterio logarı́tmico). Sea an una serie de términos positivos y
n=1
log(1/an )
α = lı́m :
log n

+∞
X
a) Si α > 1, entonces an converge.
n=1

+∞
X
b) Si α < 1, entonces an diverge.
n=1

5.4. Series alternadas. Teorema de Leibnitz

+∞
X
Definición 5.4.1. Una serie bn se dice que es alternada si se verifica que ∀n ∈ N
n=1
bn · bn+1 < 0.

En lo que sigue, sin pérdida de generalidad, se considerará que b1 > 0, por lo que
podremos escribir las series alternadas como
+∞
X +∞
X
bn = (−1)n+1 an , con an > 0 ∀n ∈ N.
n=1 n=1
70 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

+∞
X
Teorema 5.4.2 (Teorema de Leibnitz). Sea (−1)n+1 an una serie alternada con {an }
n=1
+∞
X
decreciente. Entonces (−1)n+1 an converge si y sólo si lı́m an = 0. En ese caso, si {Sn }
n=1
es la sucesión de sumas parciales y S es la suma de la serie, se verifica: ∀n ∈ N, 0 <
(−1)n (S − Sn ) < an+1 . Es decir, el error de aproximación es menor que el primer término
despreciado.

5.5. Serie de potencias. Radio de convergencia

5.5.1. Definiciones

Definición 5.5.1. Sea {an }n≥0 una sucesión de números reales y a ∈ R. Se llama serie

X
de potencias centrada en a a la serie an (x − a)n .
n=0
Se llama radio de convergencia de la serie al número real r = 1/λ siendo

p |an |
λ = lı́m n
|an | = lı́m .
|an−1 |


X
Teorema 5.5.2. Sea an (x − a)n una serie de potencias de radio de convergencia r.
n=0
Se verifica:

1) La serie converge absolutamente en (a − r, a + r).

2) La serie no converge en R \ [a − r, a + r].


X ∞
X ∞
X
Los ejemplos xn , xn /n, xn /n2 nos muestran que en los puntos extremos
n=1 n=1 n=1
del intervalo de convergencia (a − r, a + r) todos los casos de convergencia/divergencia son
posibles.
SERIES NUMÉRICAS Y SERIES DE POTENCIAS 71

5.5.2. Continuidad y derivabilidad


X
Definición 5.5.3. Sea an (x − a)n una serie de potencias de radio de convergencia r.
n=0
La función f : (a − r, a + r) → R dada por

X
f (x) = an (x − a)n
n=0

se dice que está definida por la serie de potencias.

Teorema 5.5.4. La función f : (a − r, a + r) → R anterior, es continua en (a − r, a + r).


X
Teorema 5.5.5. Si f (x) es la función definida por la serie de potencias an (x − a)n
n=0

X
n−1
de radio de convergencia r, entonces la serie de potencias nan (x − a) tiene radio
n=0
de convergencia r, y si g(x) es la función definida por dicha serie de potencias, entonces
f ′ (x) = g(x), ∀x ∈ (a − r, a + r).

Corolario 5.5.6. Una función definida por una serie de potencias admite derivadas de

X
todos los órdenes en su dominio de definición. Además, si f (x) = an (x − a)n , entonces
n=0
f (n) (a)
an = .
n!

5.5.3. Desarrollos en serie. Funciones analı́ticas

Definición 5.5.7. Una función f se dice que es de clase infinita en S ⊆ R, y se escribe


f ∈ C ∞ (S), cuando es indefinidamente derivable en S.


Definición 5.5.8. Se dice que una función f : S → R es analı́tica en un punto a ∈ S
(f ∈ C ω (a)), cuando f puede expresarse en un entorno de a como una serie de potencias
centrada en a, es decir:

X
f ∈ C ω (a) ⇔ ∃an ∈ R, n ≥ 0 y ∃E(a) ⊂ S : ∀x ∈ E(a) f (x) = an (x − a)n .
n=0
72 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

Se dice que f es analı́tica en un abierto S ⊆ R (f ∈ C ω (S)), cuando f ∈ C ω (a), ∀a ∈ S.

Definición 5.5.9. Sea f ∈ C ∞ (a). Se llama serie de Taylor asociada a f en a a la serie



X f (n) (a)
de potencias (x − a)n .
n=0
n!

Por tanto, una función f de C ∞ (a) es analı́tica cuando su serie de Taylor converge a f
en un entorno de a.

El siguiente teorema nos proporciona un criterio para la analiticidad de una función f .

Teorema 5.5.10. Sean f : S → R, a ∈ S y f ∈ C ∞ (S). Una condición necesaria y


suficiente para que f sea analı́tica en a es que lı́m Tn (x) = 0, donde Tn (x) es el término
n→∞
complementario del desarrollo de Taylor de f .
SERIES NUMÉRICAS Y SERIES DE POTENCIAS 73

Ejercicios y Problemas
1.- Estudiar el carácter de las series cuyos términos generales son:
µ ¶n
p n2 n3 n+1 1
a) n n2 + 1, b) , d) (2n)−1 , e) f) , g) ,
n+1 n! 2n − 1 n2n

µ ¶2n−1
n n! 3n − 1 (n!)2 (n!)2 n
h) , i) , j) √ k) , l) 5 .
3n − 1 nn 2n (2n)! (2n)!

2.- Estudiar la convergencia y la convergencia absoluta de las series cuyos términos


generales son:
√ µ ¶n
(−1)n+1 n (−1)n 2n + 100
a) √ , b) (−1)n , c) , d) (−1)n .
n n+1 na 3n + 1


X an+1
3.- Se considera la serie
n=1
n2 + n

a) Estudiar el carácter según los valores de a > 0.

b) Probar que si a = −1, la serie es convergente.

c) Obtener la suma para a = 1.


X n+1 n
4.- a) Estudiar la convergencia de la serie n
|x − 3| según los valores de x ∈ R.
n=0
3

b) Si para x = 4 es convergente, entonces súmese.


X (n2 − 1)pn
5.- a) Estudiar la convergencia de la serie , según los valores de p > 0.
n=2
(n + p)2n+p

b) Sumarla, si se puede, para p = 1. c) ¿Es convergente para p = −1?

6.- Hallar el radio de convergencia de las series de potencias:


∞ ∞ ∞ ∞
X (n + 1)(x − 1)n X (x + 2)n log n X xn X xn
a) ; b) √ ; c) , a > 1; d) ;
n=1
(n + 2)(n + 3) n=1
n+1 n=1
1 + an n=1
nn
∞ ∞ ∞ ³ ∞
(x − a)n
2
X X n! n X n + 1 ´n X
e) (−1)n nn xn ; f) x ; g) xn ; h) , b > 0.
n=1 n=1
nn n=1
n n=1
bn
74 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)
Capı́tulo 6

Cálculo de primitivas

6.1. Definición y propiedades

Definición 6.1.1. Sea f : S ⊆ R → R, con S abierto. Una primitiva de f es una función


F : S ⊆ R → R tal que F ′ (x) = f (x), ∀x ∈ S.

Proposición 6.1.2. Si F es una primitiva de f , entonces todas las primitivas de f son


de la forma F (x) + C (C ∈ R)

Definición 6.1.3. Se llama integral indefinida de f al conjunto de todas sus primitivas,


y se denota por Z
f (x)dx = F (x) + C.

Propiedades 6.1.4.
Z Z
1.- αf (x)dx = α f (x)dx, ∀α ∈ R constante.
Z Z Z
2.- (f (x) + g(x)) dx = f (x)dx + g(x)dx.

Estas propiedades junto con la tabla de integrales inmediatas, nos permiten realizar
variados ejercicios como inicio en el cálculo de primitivas.

75
76 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

6.2. Métodos generales de integración

Método de descomposición. Se basa en la propiedad 6.1.4 anterior.


n
X
Si f (x) se puede escribir como una combinación lineal de funciones, f (x) = αi fi (x),
i=1
entonces Z "X #
Z n n
X Z
f (x)dx = αi fi (x) dx = αi fi (x) dx.
i=1 i=1

Método de sustitución. Se basa en la regla de la cadena.


Z
Si F (x) = f (x) dx, entonces F ′ (x) = f (x), y (F ◦ ϕ)′ (t) = f (ϕ(t)) ϕ′ (t). Por tanto
Z
f (ϕ(t)) ϕ′ (t)dt = (F ◦ ϕ)(t).

Método por partes. Se basa en la regla de la derivación del producto.

Si F ′ (x) = f (x), G′ (x) = g(x), entonces

(F G)′ (x) = F (x)g(x) + f (x)G(x).

Luego

Z Z
(F G)(x) = F (x)g(x) dx + f (x)G(x) dx,

por lo que Z Z
F (x)g(x) dx = F (x)G(x) − f (x)G(x) dx.

6.3. Integración de funciones racionales

Se basa en el método de integración por descomposición.

p(x)
Sea una función racional tal que el grado del polinomio p(x) es menor que el
q(x)
p(x) r(x)
grado de q(x). Si fuese gr(p) ≥ gr(q), dividiendo obtendrı́amos: = c(x) + y el
q(x) q(x)
grado del resto es menor que el del divisor.

Descomponiendo q(x) en factores, puede ocurrir:


CÁLCULO DE PRIMITIVAS 77

a) q(x) sólo tiene raı́ces reales simples α1 , α2 , . . . , αn ; entonces existen


A1 , A2 , . . . AN ∈ R tales que
p(x) A1 A2 An
= + + ··· + , luego
q(x) x − α1 x − α2 x − αn
Z n Z
p(x) X Ai
dx = dx,
q(x) i=1
x − αi

que son integrales inmediatas.

b) q(x) tiene raı́ces reales múltiples, por ejemplo, raı́z β con multiplicidad i ∈ N. En este
p(x)
caso se procede a la descomposición de en fracciones simples en la misma forma
q(x)
que en el caso a), pero con la particularidad que al factor (x − β)i le corresponderı́an
los sumandos
B1 B2 Bi
+ 2
+ ··· + .
x−β (x − β) (x − β)i
Z Z
p(x) Bi
La única novedad en la integral dx serı́a dx, que es inmediata
q(x) (x − β)i
también.

c) q(x) tiene raı́ces complejas simples. Supongamos que q(x) tiene la raı́z compleja
z1 = α + βi, por consiguiente, tendrı́a también la raı́z conjugada z2 = α − βi.

Como
[x − (α + βi)][x − (α − βi)] = (x − α)2 + β 2 = ax2 + bx + c,

en la descomposición en fracciones al par de raı́ces complejas le corresponderá la


fracción
Mx + N
,
(x − α)2 + β 2
cuya integral se reduce a dos inmediatas con el cambio de variable x − α = βt.

6.4. Integrales reducibles a racionales

Sea R una función racional en sus argumentos.


Z
a) R(sen x, cos x)dx.

• Si R es impar en seno, hacemos el cambio cos x = t.


78 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

• Si R es impar en coseno, hacemos el cambio sen x = t.

• Si R es par en seno y coseno, hacemos el cambio tan x = t.

• Si no se da ninguno de los casos anteriores, hacemos el cambio tan(x/2) = t.


Z " µ ¶m/n µ ¶p/q µ ¶r/s #
ax + b ax + b ax + b
b) R x, , ,..., dx,
cx + d cx + d cx + d
con m, p, . . . , r, ∈ Z, n, q, . . . , s ∈ Z \ {0}.

Efectuamos el cambio:

ax + b
= tα , con α = m.c.m. (n, q, . . . , s).
cx + d
Z ³ p ´
c) • R x, a2 − b2 x2 dx. Hacemos el cambio bx = a sen t o bien bx = a cos t.
Z ³ p ´
• R x, a2 + b2 x2 dx. Hacemos el cambio bx = a tan t.
Z ³ p ´
• R x, b2 x2 − a2 dx. Hacemos el cambio bx = a sec t.
Z ³ p ´
d) R x, ax2 + bx + c dx.

Escribiendo ax2 + bx + c = a(x + α)2 ± β 2 se reduce al caso c), pero también podemos
proceder ası́:
√ √
• Si a > 0, hacemos el cambio ax2 + bx + c =
ax + t.
√ √
• Si c > 0, hacemos el cambio ax2 + bx + c = tx + c.

• Si a < 0, c < 0 hacemos el cambio ax2 + bx + c = t(x − α), con α raı́z de
ax2 + bx + c.
Z
r
e) xp (a + bxq ) dx, a, b ∈ R, p, q, r ∈ Q,

• Si r es entero, hacemos el cambio xq = t.


p+1
• Si es entero, hacemos el cambio a + bxq = tα , donde α es el denominador
q
de r.
p+1 a + bxq
• Si + r es entero, hacemos el cambio = tα , donde α es el denomi-
q xq
nador de r.
CÁLCULO DE PRIMITIVAS 79

Ejercicios y Problemas
1.- Resolver las siguientes integrales:

Z Z Z µ ¶ Z
2 2 2 2
√ 2 1 √ √
a) (x −1) dx, b) (x −1) xdx, c) x − + 3 − x dx, d)
3
3x + 2dx,
x x
Z Z Z p Z
2 12
2
e) (6x −7) xdx, 5 f) cos(6x−7)dx, g) x x + 4dx, h) x2 (x3 −2)− 7 dx,
2

Z Z Z Z √
( x + 4)2
i) x sen(3x2 −5)dx, j) x6 (7x7 +π)8 sen(7x7 +π)9 dx, k) cos xe2 sen x dx, l) √ dx,
x
Z Z √ Z Z Z
x x sen x2 + 4 sen 2x x 1
m) √ dx, n) √ dx, o) dx, p) √ dx, e) dx.
1 + x2 x2 + 4 cos2 x 1 − x4 2
9x + 4

2.- Resolver las siguientes integrales de funciones racionales:

Z Z Z Z 4
1 x3 3x + 5 x − x3 − x − 1
a) dx, b) dx, c) dx, d) dx,
x2 − 4 x3 + x2 − 6x x3 − x2 − x + 1 x3 − x2
Z Z Z 4 Z 3
x3 1 x − 2x3 + 3x2 − x + 3 x + x2 + x + 2
e) dx, f) dx, g) dx, h) dx.
x2 + 2x + 4 x3 + x x3 − 2x2 + 3x (x2 + 1)(x2 + 2)

3.- Integrar por partes:

Z Z Z Z Z
x 2

a) x sen x dx , b) xe dx, c) x log x dx, d) x 1 + x dx, e) arctan x dx,
Z Z Z Z Z
2 3 2x
f) x sen x dx, g) x e dx, h) x arctan x dx, i) sen x sen(3x) dx, j) ex sen x dx.

4.- Obtener las primitivas de las siguientes funciones irracionales:

Z √ Z Z Z
4
x 1 1 dx
a) √ dx, b) √ dx, √ dx, d) c) √
1+ x (1 + x) x (4 − 9x) x (1 + x)(1 + 3x)
Z Z Z √ Z
x3 x 3
x 1
e) √ dx, f) p dx, g) √ 2 dx, h) √ dx.
x−1 3 2
(x + 2) − x − 2 (1 + x) x 4 + x2
80 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

5.- Hallar las siguientes primitivas de funciones trascendentes:

Z Z Z Z
ex − 3e2x tan3 x + tan x log(2x) sen x
a) dx, b) dx, c) dx, d) dx,
1 + ex 1 − 2 tan x x log(4x) 1 + 4 cos2 x

Z Z Z Z
cos x dx dx sen xdx
e) dx, f) , g) , h) √ .
sen2 x − cos2 x sen x − tan x sen x · sen 2x cos x 1 + cos x

6.- Hallar las siguientes primitivas , efectuando el cambio de variable que proceda:

Z Z √ Z √ Z
dx 4 − x2 4 + 9x2 dx
a) √ , b) dx, c) dx d) √ ,
x 9 − 4x2 2x x x 9 − 4x2

Z √ Z Z Z
4 − x2 x2 16dx x2
e) dx, f) √ dx, g) √ , h) √ dx.
x2 x2 − 4 x x2 + 4
2 2x − x2

7.- Hallar las siguientes primitivas:

Z Z Z Z
x x−2 e2x dx
a) √ dx, b) dx, c) dx, d) √ ,
9 + x2 x2 − 4x + 2 ex − 2 8 + 2x − x2

Z Z Z Z Z
log x
e) dx, f) ex/3 sen(3x) dx, g) x3 e2x dx, h) sen3 x dx , i) sen4 x dx ,
x

Z Z √ Z Z
sen x sen x sen x + cos x sen x cos x
j) √ dx, k) √ dx, l) dx, m) dx.
1 + cos x x tan x 9 + cos4 x
Capı́tulo 7

La integral definida

7.1. Integral de Riemann de una función

En un principio (Euler, ca. 1750), el cálculo integral se definı́a como la operación


inversa a la diferenciación, sin embargo, en la primera mitad del siglo XIX se empezó a ver
la necesidad de definir la integral de una función directamente, retomando la vieja idea
del área. Los primeros trabajos en este sentido son debidos a Cauchy. La idea era utilizar
el concepto de lı́mite para definir la integral como el lı́mite de una suma de rectángulos y
después probar la relación con la derivada, es decir, el teorema fundamental de cálculo.

Cauchy desarrolló estas ideas sólo para funciones continuas. Puesto que no todas las
funciones iban a ser integrables, pareja a la necesidad de extender la integral, surge la
necesidad de establecer criterios para saber que funciones son susceptibles de admitir una
integral extendiendo la definición de Cauchy.

Un paso decisivo en este camino lo dio Riemann, que amplió la definición de integral
para funciones no necesariamente continuas, estableciendo un criterio de integrabilidad.
Es lo que hoy conocemos como la integral de Riemann, que exponemos a continuación.

Definición 7.1.1. Sea [a, b] ⊂ R. Una partición P del intervalo [a, b] es un conjunto
{a = x0 , x1 , . . . , xn = b} ⊂ [a, b] tal que a = x0 < x1 < · · · < xn = b. Se llama diámetro
de la partición a máx{xi − xi−1 ; i = 1, . . . , n}.

81
82 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

Dadas dos particiones P1 , P2 de un mismo intervalo, se dice que P1 es más fina que P2
si P2 ⊂ P1 .

Nota 7.1.2. Llamaremos P[a, b] al conjunto de las particiones de [a, b]. Si P, Q ∈ P[a, b]
la partición R = P ∪ Q ∈ P[a, b] es más fina que P y que Q.

Definición 7.1.3. Sea f : [a, b] → R acotada y P = {x0 , x1 , . . . , xn } ∈ P[a, b], y sean

mi = ı́nf{f (x), x ∈ [xi−1 , xi ]}, Mi = sup{f (x), x ∈ [xi−1 , xi ]}.

Se llama suma inferior de Riemann de f respecto de P a


n
X
L(f, P ) = mi (xi − xi−1 ).
i=1

Se llama suma superior de Riemann de f respecto de P a


n
X
U (f, P ) = Mi (xi − xi−1 ).
i=1

Exponemos ahora unas propiedades de las sumas superior e inferior que nos permitirán
definir la integral superior e inferior de Riemann, y por consiguiente, la integral.

Proposición 7.1.4. Sea f : [a, b] → R acotada y P, Q ∈ P[a, b], se verifica:

1. L(f, P ) ≤ U (f, P ).

2. Si Q es más fina que P entonces, L(f, P ) ≤ L(f, Q) y U (f, P ) ≥ U (f, Q).

3. L(f, P ) ≤ U (f, Q).

Nota 7.1.5. El conjunto de las sumas inferiores de Riemann {L(f, P ) : P ∈ P[a, b]}
está acotado superiormente, siendo una cota superior cualquier U (f, P ).
Análogamente, el conjunto de las sumas superiores de Riemann {U (f, P ) : P ∈ P[a, b]}
está acotado inferiormente, siendo una cota inferior cualquier L(f, P ).
LA INTEGRAL DEFINIDA 83

Definición 7.1.6.

Llamamos integral inferior de f en [a, b] a


Z b
f (x) dx = sup{L(f, P ) : ∀P ∈ P[a, b]}.
a

Llamamos integral superior de f en [a, b] a


Z b
f (x) dx = ı́nf{U (f, P ) : ∀P ∈ P[a, b]}.
a

Z b Z b
Es claro que f (x) dx ≤ f (x) dx.
a a

Definición 7.1.7. Se dice que f es integrable Riemann en [a, b] (lo que se denota por
Z b Z b
f ∈ R[a, b]), si f (x) dx = f (x) dx.
a a
Al valor común se le llama integral de Riemann de f en [a, b], y se escribe
Z b Z b Z b
f (x) dx = f (x) dx = f (x) dx.
a a a

7.2. Funciones integrables

Comenzamos la sección con algún ejemplo de funciones que sean integrables y que no
lo sean, como los siguientes:

Ejemplos 7.2.1.

Sea f una función constante, f (x) = k, ∀x ∈ [a, b]. Entonces f ∈ R[a, b] y además,
Z b
k dx = k(b − a).
a

1 si x∈Q
Sea f : [0, 1] → R dada por f (x) =
0 si x∈
/ Q.

En este caso, f no es integrable Riemann en [0, 1].


84 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

El siguiente resultado es una importante caracterización de la integrabilidad Riemann


y tiene la ventaja de que en su enunciado no se necesita el valor de la integral.

Teorema 7.2.2. Sea f : [a, b] → R acotada, entonces, f ∈ R[a, b] si y sólo si para todo
ε > 0, existe una partición P ∈ P[a, b] tal que

U (f, P ) − L(f, P ) < ε.

Teorema 7.2.3. Si f : [a, b] → R es monótona, entonces, f ∈ R[a, b].

Teorema 7.2.4. Si f : [a, b] → R es continua, entonces, f ∈ R[a, b].


Además, si Pn es la partición de [a, b] resultante de dividir el intervalo [a, b] en n intervalos
b−a
iguales de amplitud , se verifica
n
Z b
f (x) dx = lı́m U (f, Pn ) = lı́m L(f, Pn )
a n→∞ n→∞

y si zi ∈ [xi−1 , xi ] se verifica
Z b n
1 1X
f (x) dx = lı́m f (zi ).
b−a a n→∞ n
i=1

Teorema 7.2.5. Si f : [a, b] → R está acotada y es continua salvo en un número finito


de puntos, entonces, f ∈ R[a, b].

7.3. Propiedades de las funciones integrables

Proposición 7.3.1. Sean f, g : [a, b] → R con f, g ∈ R[a, b] y sean


α ∈ R, c ∈ (a, b). Se verifica
Z b Z b Z b
1) f + g ∈ R[a, b] y (f (x) + g(x)) dx = f (x) dx + g(x) dx.
a a a
Z b Z b
2) αf ∈ R[a, b] y (αf (x)) dx = α f (x) dx.
a a

3) R[a, b] = R[a, c] ∩ R[c, b], y ∀f ∈ R[a, b],


Z b Z c Z b
f (x) dx = f (x) dx + f (x) dx.
a a c
LA INTEGRAL DEFINIDA 85

4) f · g ∈ R[a, b].

5) |f | ∈ R[a, b].

Para que formalmente sean válidas estas propiedades en los casos extremos, definimos:

Z a Z a Z b
f (x) dx = 0. Si b > a, f (x) dx = − f (x) dx.
a b a

Proposición 7.3.2.
Z b
1) Si f ≥ 0 en [a, b], entonces f (x) dx ≥ 0.
a
Z b Z b
2) Si f ≥ g en [a, b], entonces f (x) dx ≥ g(x) dx.
a a
¯Z ¯ Z
¯ b ¯ b
¯ ¯
3) ¯ f (x) dx¯ ≤ |f (x)| dx.
¯ a ¯ a

Teorema 7.3.3 (del valor medio integral). Sea f : [a, b] → R acotada y f ∈ R[a, b]. Si
m = ı́nf f y M = sup f , entonces
[a,b] [a,b]

Z b
1
m≤ f (x) dx ≤ M.
b−a a

Además, si f es continua en [a, b],


Z b
1
∃c ∈ [a, b] tal que f (c) = f (x) dx.
b−a a

Teorema 7.3.4. Sea f ∈ R[a, b] y g : f ([a, b]) → R continua. Entonces g ◦ f ∈ R[a, b].

7.4. Teorema fundamental del Cálculo Integral

En esta sección abordamos este importante teorema y su corolario más conocido, la


regla de Barrow, que nos permitirá evaluar la integral de una función cuando se conozca
una de sus primitivas.
86 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

Teorema 7.4.1. Sea f ∈ R[a, b]. La función F : [a, b] → R definida como


Z x
F (x) = f (t) dt (x ∈ [a, b])
a

es continua en [a, b].

Teorema 7.4.2 (Teorema fundamental Z del Cálculo integral). Sea f ∈ R[a, b]. Si f es
x
continua en c ∈ [a, b], entonces F (x) = f (t) dt, (x ∈ [a, b]) es derivable en c y además,
a
F ′ (c) = f (c).

Corolario 7.4.3. En las condiciones del teorema anterior, si f es continua en [a, b],
entonces F (x) es derivable en (a, b), con F ′ (x) = f (x), ∀x ∈ (a, b), por lo que F (x) es
una primitiva de f (x).

Corolario 7.4.4 (Regla de Barrow). Si f : [a, b] → R es continua en [a, b] y G(x) es una


primitiva de f (x) en [a, b], entonces
Z b
f (x) dx = G(b) − G(a).
a

7.5. Integración por sustitución y por partes

Teorema 7.5.1 (Integración por partes). Sean f, g : [a, b] → R derivables tales que
f ′ , g ′ ∈ R[a, b]. Entonces,
Z b Z b

f (x)g (x) dx = f (b)g(b) − f (a)g(a) − f ′ (x)g(x) dx.
a a

Teorema 7.5.2 (Integración por sustitución). Sea g : [a, b] → R derivable con g ′ ∈ R[a, b],
y sea f continua en g ([a, b]). Entonces,
Z b Z g(b)
f (x)g ′ (x) dx = f (t)dt.
a g(a)
LA INTEGRAL DEFINIDA 87

7.6. Integrales impropias

Se debe a Cauchy la primera extensión de la integral para funciones definidas en un


intervalo no acotado y para funciones no acotadas en los extremos del intervalo, es lo
que conocemos en la actualidad como valor principal de Cauchy. La definición de integral
impropia se debe a Riemann.

7.6.1. Integración en intervalos no compactos

Definición 7.6.1. Sea f : [a, +∞) → R con f ∈ R[a, b] para todo b > a. Se llama integral
Z b
impropia de primera especie de f en [a, +∞) al lı́mite lı́m f (x) dx. Si existe el
b→+∞ a
lı́mite y es finito, se dice que la integral impropia es convergente; en caso contrario se dice
que la integral impropia diverge. Si es convergente se escribe:
Z +∞ Z b
f (x) dx = lı́m f (x)dx.
a b→+∞ a

Notas 7.6.2.

1) Si f tiene primitiva F en [a, +∞), entonces


Z +∞ · ¸
f (x) dx = lı́m [F (b) − F (a)] = lı́m F (b) − F (a).
a b→+∞ b→+∞

2) Si f : (−∞, b] → R con f ∈ R[a, b] para todo a < b, se define análogamente:


Z b Z b
f (x) dx = lı́m f (x)dx.
−∞ a→−∞ a

Definición 7.6.3. Sea f : [a, b) → R con f ∈ R[a, c] para todo c ∈ (a,


Z b). Se llama
c
integral impropia de segunda especie de f en [a, b) al lı́mite lı́m− f (x) dx. Si
c→b a
existe el lı́mite y es finito, se dice que la integral impropia es convergente, y su valor se
Z b
denota por f (x) dx. En caso contrario se dice que la integral impropia diverge.
a
Análogamente se procede si f está definida en (a, b].

No se exige en esta definición que f sea acotada. De ser ası́, asignándole a f un valor en
b, comprobarı́amos que es integrable en [a, b], que existe la integral impropia y que tienen
el mismo valor.
88 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

Teorema 7.6.4. Sea I algún Z intervalo Zde la forma [a, +∞), (−∞, b], [a, b), (a, b]. Y
sean f, g : I → R tales que f (x) dx, g(x) dx convergen, entonces también conver-
Z Z I I

gen (f (x) + g(x)) dx y αg(x) dx, ∀α ∈ R y se verifica:


I I

Z Z Z Z Z
(f (x) + g(x)) dx = f (x) dx + g(x) dx, αg(x) dx = α g(x) dx.
I I I I I

Definición 7.6.5. Sea f : R → R con f ∈ R[a, b], ∀a, b ∈ R, (a < b). Decimos que
Z +∞ Z a Z +∞
f (x) dx converge si existe un a ∈ R tal que f (x) dx e f (x) dx convergen;
−∞ −∞ a
en ese caso,
Z +∞ Z a Z +∞
f (x) dx = f (x) dx + f (x) dx.
−∞ −∞ a

Puede probarse que en la definición anterior el valor de a es irrelevante.

Definición 7.6.6. Sea f : R → R con f ∈ R[−a, a], ∀a ∈ R. Se llama valor principal


Z +∞ Z a
de Cauchy de f (x) dx al lı́mite lı́m f (x) dx.
−∞ a→+∞ −a

Nota 7.6.7. Evidentemente no coinciden en general el valor principal


Z +∞ de Cauchy con la
integral impropia en todo R (tomar por ejemplo f (x) = x), pero si f (x) dx converge,
−∞
entonces existe el valor principal de Cauchy y ambos coinciden.

Definición 7.6.8. Sea f : (a, +∞) → R con lı́m+ f (x) = ∞ y f ∈ R[b, c] ∀[b, c] ⊂
x→a
Z +∞ Z c
(a, +∞). Se dice que f (x) dx es convergente si existe un c > a tal que f (x) dx e
Z +∞ a a

f (x) dx convergen, en cuyo caso,


c

Z +∞ Z c Z +∞
f (x) dx = f (x) dx + f (x) dx
a a c

A estas integrales se les llama integrales mixtas de primera y de segunda especie.

Es claro que pueden darse definiciones análogas para otros tipos de intervalos.
LA INTEGRAL DEFINIDA 89

7.6.2. Criterios de convergencia

Los resultados que vamos a exponer son válidos tanto para integrales impropias de
primera especie como de segunda especie, por lo que los enunciaremos sólo para las de
primera especie.

Teorema 7.6.9. Sea la función f : [a, +∞) → R con f (x) ≥ 0, ∀x ∈ [a, +∞) y f ∈
Z +∞
R[a, b], ∀b ∈ R, (b > a). Entonces f (x) dx converge si y sólo si existe M > 0 tal
Z b a

que f (x)dx ≤ M, ∀b ≥ a.
a

Teorema 7.6.10 (Criterio de comparación). Sean las funciones f, g : [a, +∞) → R, tales
que 0 ≤ f (x) ≤ g(x) ∀x ∈ [a, +∞) con f, g ∈ R[a, b], ∀b > a. Se verifica:
Z +∞ Z +∞
Si g(x) dx converge, entonces f (x) dx converge y es
a a
Z +∞ Z +∞
f (x) dx ≤ g(x) dx.
a a

Z +∞ Z +∞
Si f (x) dx diverge, entonces g(x) dx diverge.
a a

Teorema 7.6.11 (Criterio de comparación por paso al lı́mite). Sean las funciones f, g :
[a, +∞) → R, tales que f (x) ≥ 0, g(x) > 0 ∀x ∈ [a, +∞) con f, g ∈ R[a, b], ∀b > a y
f (x)
lı́m = λ. Se verifica:
x→+∞ g(x)
Z +∞ Z +∞
Si 0 < λ < +∞, las integrales f (x) dx e g(x) dx tienen el mismo
a a
carácter.
Z +∞ Z +∞
Si λ = 0, la convergencia g(x) dx implica la convergencia de f (x) dx.
a a
Z +∞ Z +∞
Si λ = +∞, la convergencia f (x) dx implica la convergencia de g(x) dx.
a a

Estos criterios de comparación necesitan del conocimiento del carácter de alguna inte-
gral impropia que sirva de test. Habitualmente utilizaremos las integrales:
Z +∞
1
dx (a > 0) que converge si α > 1.
a xα
90 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

Z a
1
dx (a > 0) que converge si α < 1.
0 xα

Teorema 7.6.12.

1) Sea f : [a, +∞) → R integrable Riemann en [a, b], ∀b ≥ a. Se verifica:


Z +∞
p
• Si existe p > 1 tal que lı́m x f (x) = λ con 0 ≤ λ < +∞, entonces f (x) dx
x→+∞ a
converge.
Z +∞
p
• Si existe p ≤ 1 tal que lı́m x f (x) = λ con 0 < λ ≤ +∞, entonces f (x) dx
x→+∞ a
diverge.

2) Sea f : (0, b] → R integrable Riemann en [a, b], ∀a ∈ (0, b). Se verifica:


Z b
• Si existe p < 1 tal que lı́m+ xp f (x) = λ con 0 ≤ λ < +∞, entonces f (x) dx
x→0 0
converge.
Z b
• Si existe p ≥ 1 tal que lı́m+ xp f (x) = λ con 0 < λ ≤ +∞, entonces f (x) dx
x→0 0
diverge.

Teorema 7.6.13 (Criterio integral para series). Sea f : [1, +∞) → R una función decre-
ciente con f (x) > 0, y {an } una sucesión de términos positivos tal que an = f (n), ∀n ∈ N.
+∞
X Z +∞
Bajo estas condiciones, la serie an y la integral impropia f (x) dx tienen el mismo
n=1 1
carácter.

7.6.3. Convergencia absoluta

Cuando el signo del integrando no es constante, es más complicado estudiar la conver-


gencia de la integral impropia. Por analogı́a con series numéricas, estudiamos la conver-
gencia absoluta y condicional de estas integrales.
Z +∞
Definición 7.6.14. Sea f : [a, +∞) → R. Se dice que la integral f (x)dx es abso-
Z +∞ a

lutamente convergente si |f (x)|dx es convergente.


a
LA INTEGRAL DEFINIDA 91

Z +∞ Z +∞
Definición 7.6.15. Si f (x)dx es convergente pero |f (x)|dx es divergente, se
a a
dice que la integral impropia es condicionalmente convergente.

Análogamente se definen los conceptos anteriores para las integrales impropias de se-
gunda especie.
Z +∞ Z +∞
Teorema 7.6.16. Si f (x)dx converge absolutamente, entonces f (x)dx es con-
a a
vergente.

Nota
Z +∞ 7.6.17. El recı́proco del teorema anterior no es cierto, pues se puede probar que
x−p sen x dx converge si p > 0. Pero es absolutamente convergente si p > 1 y la con-
1 Z +∞
vergencia es condicional para 0 < p ≤ 1, ya que en este caso, la integral x−p | sen x| dx
1
diverge.

7.6.4. Las funciones Gamma y Beta

Definición 7.6.18. Se llama función gamma de Euler a la función


Γ : (0, +∞) → R dada por
Z +∞
Γ(x) = e−t tx−1 dt.
0

Nota 7.6.19. Esta definición tiene sentido, pues si consideramos la integral impropia
Z +∞ Z 1 Z +∞
e−x xp−1 dx = e−x xp−1 dx + e−x xp−1 dx
0 0 1

tenemos que, aplicando los criterios de convergencia anteriores,


Z +∞
e−x xp−1 dx converge ∀p ∈ R
1

y Z 1
e−x xp−1 dt converge ∀p > 0.
0
Por tanto, Z +∞
e−x xp−1 dx converge ∀p > 0.
0
92 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

Proposición 7.6.20.

1) Γ(1) = 1.

2) ∀x > 0, Γ(x + 1) = xΓ(x).

3) ∀n ∈ N, Γ(n) = (n − 1)!.

Definición 7.6.21. Se llama función beta de Euler a la aplicación


B : (0, +∞) × (0, +∞) → R dada por

Z 1
B(x, y) = tx−1 (1 − t)y−1 dt.
0

Vemos que esta definición tiene sentido probando el siguiente:

Z 1
Teorema 7.6.22. Si x, y > 0, la integral impropia tx−1 (1 − t)y−1 dt es convergente.
0

Proposición 7.6.23. Se verifica:

B(x, y) = B(y, x).

Γ(x)Γ(y)
B(x, y) = .
Γ(x + y)

Z +∞
2
Como aplicación directa de esta última igualdad, y teniendo presente que e−x dx =
µ ¶ Z +∞ 0
1 1 −x2

Γ , podemos deducir el valor de la integral de Gauss e dx = π, tan im-
2 2 −∞
portante, entre otras cosas, para el Cálculo de Probabilidades.
LA INTEGRAL DEFINIDA 93

7.7. Aplicaciones de la integral

7.7.1. Área de figuras planas

a) Coordenadas cartesianas

Definición 7.7.1. Sea f : [a, b] → R continua y f (x) ≥ 0 ∀x ∈ [a, b]. El área del recinto
{(x, y) ∈ R2 : a ≤ x ≤ b, 0 ≤ y ≤ f (x)} viene dada por la integral:
Z b
A= f (x) dx.
a

Esta definición se puede extender a otros recintos planos.

Definición 7.7.2.

Si la función fuese negativa, el área del recinto

{(x, y) ∈ R2 : a ≤ x ≤ b, f (x) ≤ y ≤ 0}

serı́a: Z b
A=− f (x)dx
a

Si la función no tiene signo constante, el área serı́a la suma de las áreas parciales
de los recintos donde se conserva el signo.

Si se trata del área del recinto delimitado por dos curvas

{(x, y) ∈ R2 : a ≤ x ≤ b, f (x) ≤ y ≤ g(x)},

el área será: Z b
A= [g(x) − f (x)] dx.
a

b) Coordenadas polares

Se puede describir una curva en la forma ρ = ρ(ω) siendo ρ la distancia de un punto de


la curva al origen y 0 ≤ ω < 2π el ángulo que forma el radio vector con la parte positiva
94 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

del eje de abscisas. En este caso, el área del recinto comprendido entre la curva y los radios
vectores ρ = α y ρ = β, viene dada por la integral
Z
1 β 2
A= ρ (ω) dω.
2 α

c) Coordenadas paramétricas

Si la curva viene dada por sus ecuaciones paramétricas x = x(t), y = y(t), un sencillo
cálculo sobre la fórmula de la definición 4.1.1 muestra que el área del recinto dado en dicha
definición es: Z t2
A= |y(t)x′ (t)| dt.
t1

donde t1 = x−1 (a), y t2 = x−1 (b).

7.7.2. Longitud de arcos de curva.

a) Coordenadas cartesianas

Se define la longitud del arco de curva y = f (x) entre los puntos A(a, f (a)) y B(b, f (b))
como Z b p
l= 1 + (f ′ (x))2 dx.
a

Coordenadas polares

Si la curva viene dada en coordenadas polares ρ = ρ(ω), la longitud del arco compren-
dido entre A(α, ρ(α)) y B(β, ρ(β)) es
Z βp
l= (ρ(ω))2 + (ρ′ (ω))2 dω.
α

Coordenadas paramétricas

Si la curva viene dada en coordenadas paramétricas x = x(t), y = y(t), la longitud del


arco de curva comprendido entre A(x(a), y(a)) y B(x(b), y(b)) viene dada por
Z bp
l= (x′ (t))2 + (y ′ (t))2 dt.
a
LA INTEGRAL DEFINIDA 95

7.7.3. Volúmenes

Definición 7.7.3. Sea un conjunto C ⊂ R3 con C ⊂ [a, b] × R2 . Asimismo, sea A(x)


el área de la región plana {(y, z) ∈ R2 : (x, y, z) ∈ C}. Si A(x) ∈ R[a, b], entonces el
volumen del sólido C es: Z b
V = A(x) dx.
a

El papel que juega en la definición el eje OX puede desempeñarlo otro eje cualquiera,
considerando entonces secciones del sólido perpendiculares a dicho eje. La definición ante-
rior expresa el “principio de Cavalieri” de cálculo de volúmenes.

Como aplicación de esta fórmula, calculamos los volúmenes de cuerpos de revolución.

Definición 7.7.4. Sea f : [a, b] → R acotada. Consideremos el conjunto de R3 dado por


C = {(x, y, z) ∈ R3 : x ∈ [a, b], y 2 + z 2 ≤ (f (x))2 }. Si (f (x))2 ∈ R[a, b], el volumen de C
es: Z b
V =π (f (x))2 dx.
a

Nota 7.7.5. Análogamente, si f (x) admite inversa en [a, b] y es c = f −1 (a), y d = f −1 (b),


el volumen del cuerpo generado al girar la región

{(x, y) ∈ R2 : c ≤ y ≤ d, 0 ≤ x ≤ f −1 (y)}

alrededor del eje de ordenadas es:


Z d
V =π (f −1 (y))2 dy.
c

Nos proponemos ahora definir el volumen del sólido generado al girar el recinto {(x, y) ∈
2
R : a ≤ x ≤ b, 0 ≤ y ≤ f (x)} alrededor del eje de ordenadas. Aproximando dicho
volumen por cilindros concéntricos, llegamos a la siguiente definición:

Definición 7.7.6. En las condiciones de la anterior definición, el volumen del cuerpo


generado al girar la región

{(x, y) ∈ R2 : a ≤ x ≤ b, 0 ≤ y ≤ f (x)}
96 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

alrededor del eje de ordenadas es:


Z b
V = 2π x|f (x)| dx.
a

7.7.4. Área de superficies de revolución

Se trata, en esta seción, de encontrar la superficie lateral del sólido C = {(x, y, z) ∈


R3 : x ∈ [a, b], y 2 + z 2 ≤ (f (x))2 }, generado al girar alrededor del eje de abscisas la región
{(x, y) ∈ R2 : a ≤ x ≤ b, 0 ≤ y ≤ f (x)}.

El razonamiento que nos lleva a definir el área será la aproximación por superficies de
troncos de cono.

Definición 7.7.7. Si f : [a, b] → R es continua y derivable, y f ′ (x) integrable en [a, b], el


área lateral del sólido

C = {(x, y, z) ∈ R3 : x ∈ [a, b], y 2 + z 2 ≤ (f (x))2 }

viene dada por la integral


Z b q
2
S = 2π f (x) 1 + (f ′ (x)) dx.
a

7.7.5. Aplicaciones fı́sicas

Son muchas las aplicaciones de la integral al campo fı́sico, de entre ellas destacamos
las siguientes:

Momentos estático

El momento estático respecto de los ejes de abscisas y de ordenadas de una curva


x = x(s), y = y(s) donde el parámetro s es la longitud del arco es:
Z L Z L
Mx = y(s) ds, My = x(s) ds,
0 0
LA INTEGRAL DEFINIDA 97

con L la longitud total del arco.

Los respectivos momentos estáticos de una figura plana (x, y) ∈ R2 con a ≤ x ≤


b, 0 ≤ y ≤ f (x), son:
Z b Z b
1
Mx = f (x)|f (x)| dx, My = x|f (x)| dx.
2 a a

Momentos de inercia

El momento de inercia respecto a un eje l de un sistema de n puntos materiales de


n
X
masas m1 , m2 , . . . , mn es Il = mi d2i . Cuando la distribución de la masa sea continua,
i=1
Z b
Il = h2 (x)m′ (x) dx
a
donde m(x) es la masa y h(x) la distancia al eje OX, con a y b los puntos extremos del
cuerpo en cuestión.

Centro de gravedad

Las coordenadas (x, y) del centro de gravedad de un arco de curva plana y = f (x) (a ≤
x ≤ b) son:
Z b Z b
1 p 1 p
x= x 1 + (f ′ (x))2 dx, y= f (x) 1 + (f ′ (x))2 dx,
L a L a
donde L es la longitud del arco de curva.

Las coordenadas (x, y) del centro de gravedad de una región plana


{(x, y) ∈ R2 : a ≤ x ≤ b, 0 ≤ y ≤ f (x)} son:
Z Z b
1 b 1
x= xf (x) dx, y = (f (x))2 dx,
S a 2S a
donde S es el área de la figura.

Trabajo

Si una fuerza variable F = F (x) actúa en la dirección del eje de abscisas, el trabajo
efectuado por la misma desde x1 hasta x2 viene dado por
Z x2
W = F (x) dx.
x1
98 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

Ejercicios y Problemas
1.- Sea f (x) = 0 si x ∈
/ Q, f (x) = x si x ∈ Q. Demostrar que f no es integrable Riemann
en el intervalo [0, 1]. Calcular las integrales superior e inferior.

2.- Sea f (x) = 3x − 2 , g(x) = x2 . Usando la condición necesaria y suficiente de integra-


bilidad Riemann, probar f, g ∈ R([0, 1]) calculando el valor de cada integral.

3.- Calcular las siguientes integrales:


Z π2 Z 1 Z π
2 sen x − 1
a) (sen x + x(x − 2)) dx b) (1 + x − tg x) dx c) dx
0 0 0 1 + cos x

Z π Z π Z 2
4
2
3 1 p
d) tg x dx e) dx f) x2 4 − x2 dx
0 π
6
sen x cos x 0

4.- Dar la derivada de f en los siguientes casos:


Z arctan x Z x+1
a) f (x) = cos tdt b) f (x) = t sen tdt.
1 x

Rx
Z x2 Z tdt
log t 0
c) f (x) = √ dt x > 0. d) f (x) = t2 dt.
x t 0

Z x2 Z x3
2
e) f (x) = x sen(log t)dt. f) f (x) = x2 e−t dt.
0 x2

Z x3 µZ y ¶ ·Z x µZ y ¶ ¸
2
g) f (x) = 1/(1 + t2 + sen2 t) dt dy h) f (x) = sen sen et dt dy
2 8 0 1

Z x2 (1+x)
5.- Sea f : R → R una función continua tal que f (t)dt = x ∀x ∈ R . Hallar
0
f (2).

6.- Hallar el área de las siguientes figuras:

a) y = x, y = x + sen2 x en [0, π].

b) y 2 ≥ 9x, x2 + y 2 ≤ 36.

c) x2 + y 2 ≤ 9, (x − 3)2 + y 2 ≤ 9.
LA INTEGRAL DEFINIDA 99

√ p
d) y = 2 ax y=2 a(2x − a) (a > 0)

π
7.- Halla a > 0 tal que la curva y = cos x, x ∈ [0, ] quede dividida en dos partes con
2
igual área por la curva y = a sen x.

8.- Hallar las longitudes de los arcos de curva:

a) y = ex en [0, a].
π
b) y = log(cos x), 0 ≤ x ≤ a < .
2

9.- Hallar el volumen del cuerpo engendrado al girar alrededor del eje OX las curvas
siguientes, entre los lı́mites que se indican:

y2 x2
a) − = 1, x = −a, x = a (a, b > 0).
b2 a2
b) x2 + (y − 2R)2 = R2 , −R ≤ x ≤ R (R > 0).

10.- Hallar el volumen del cuerpo engendrado al girar alrededor del eje OY las curvas
siguientes, entre los lı́mites que se indican:

a) y = 1 − x2 , 0 < y < 1.

b) y = R − x, 0 < y < R (R > 0).

11.- Hallar el área de las superficies engendradas al girar las curvas siguientes alrededor
del eje OX, entre los lı́mites que se indican:

a) y 2 = 2px, 0 < x < 1 (p > 0).

b) x2 + (y − 2R)2 = R2 , −R ≤ x ≤ R (R > 0).

12.- a) Halla el área de la región del plano limitada por la curva y = tan x, el eje de
ordenadas y la recta y = 1.

b) Hallar el volumen del sólido engendrado al girar la región anterior alrededor del
eje de abscisas.
100 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

2
13.- Sea la figura limitada por la curva y = e−x , el eje de abscisas y las rectas x = 0,
x = 1. Hallar el volumen del cuerpo engendrado por dicha figura al girar alrededor
del EJE DE ORDENADAS.

14.- Calcular el área de la región del plano limitada por las curvas:

y = x2 ex , y = x2 1 − x y la recta x = 1.

15.- Dada la parábola y 2 = 4x, se pide:

a) Halla m para que el área de la figura limitada por la parábola y la recta y = mx,
1
sea .
3

b) Halla la longitud del arco de parábola delimitado por los puntos A(1, 2) B(4, 4).

Z log 2 √
16.- a) Calcular ex − 1dx.
0

Z Z
b) Sea f : R → R derivable tal que f (x) sen xdx = −f (x) cos x + 3x2 cos xdx.
Hallar f (x) sabiendo que f (1) = 2

c) Calcular el área del sector circular determinado por la circunferencia x2 +y 2 = 25


y los radios trazados desde los puntos A(3, 4), B(4, 3) al origen.

17.- a) Hallar el área de la región de plano limitada por la curvas y = ex , y = e−x , y


la vertical x = 1.

b) Calcular el volumen del cuerpo de revolución engendrado por la rotación de la


región anterior alrededor del eje de ordenadas.
Z
dx
c) Resolver la integral √ .
x2 4 + x2

18.- Dada la función y = log x se pide:

a) Área del recinto limitado por la curva, el eje de abscisas y las verticales x =
e−1 , x = e.
LA INTEGRAL DEFINIDA 101

b) Volumen del cuerpo de revolución engendrado al girar la región anterior alrededor


del eje de abscisas.

c) Longitud del arco de curva comprendido entre los puntos A(1, 0) y B(2, log 2).

Z x
19.- a) Si f : R → R es continua y verifica f (t)dt = f (x) + cos x, calcula f (0) y f ′ (0)
0
Z e
b) Calcular sen(log x) dx
1

c) Dada la curva de ecuación y 2 = x2 − x4 , se pide: c1) Hallar el área que determina.


c2) Hallar el volumen del cuerpo que se genera al girar alrededor del eje de abscisas.
c3) Idem. alrededor del eje de ordenadas.

π
20.- Sea la región del plano limitada por la curva y = 3 + sen x y las rectas y = 3, x = 2.
Hallar el volumen del cuerpo que se genera al girar dicha región alrededor del eje de
abscisas. Idem alrededor del eje de ordenadas.

21.- Se considera la circunferencia x2 + y 2 = 16 . Se pide:

a) Área de la región dada por x2 + y 2 ≤ 16, y ≥ 2.



b) Longitud del arco de circunferencia comprendido entre los puntos A(−2 3, 2) y

B(2 2, 2).

¡ ¢
22.- Dada la curva de ecuación y = log 1 − x2 , se pide:

a) Área de la región de plano comprendida entre la curva, el eje de abscisas y la recta


x = 12 .
¡1 3
¢
b) Longitud del arco de curva comprendido entre los puntos (0, 0) y 2 , log 4 .

23.- Volumen del cuerpo de revolución engendrado al girar la circunferencia x2 + y 2 = 4


alrededor de la recta y = −3.

24.- Se considera la porción de cı́rculo de centro (0, 1) y radio 1 que está fuera del cı́rculo

de centro (0, 0) y radio 2. Se pide:
102 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

a) Área de dicha región del plano.

b) Volumen del cuerpo de revolución que se engendra al girar la región anterior


alrededor del eje OX.

c) Idem alrededor del eje OY .

25.- Calcular el área de la región de plano dada por x2 + y 2 ≤ 4, y 2 ≤ 3x . Calcular el


volumen del cuerpo engendrado al girar dicha región alrededor del eje a) de abscisas,
b) de ordenadas.

log x
26.- Calcular el área de la región del plano limitada por la curva f (x) = √ y las
x
rectas y = 0, x = 1, x = b (b > 1).

27.- Calcular el área encerrada por las curvas de ecuación en polares: (r > 0)

a) ρ = r(1 + cos ω) b) ρ = r c) ρ = r cos(2ω).

28.- Calcular el área encerrada por las curvas de ecuaciones en paramétricas: (r > 0)

a) x = r cos t, y = r sen t b) x = r(t − sen t), y = r(1 − cos t).

29.- Hallar la longitud de las curvas de ecuaciones en polares: (r > 0) a) ρ = r(1 +


cos ω) b) ρ = rω.

30.- Hallar la longitud de las curvas de ecuaciones en paramétricas: (r > 0)

a) x = r(t − sen t), y = r(1 − cos t) b) x = rcos3 t, y = r sen3 t.

31.- Estudiar la convergencia de las siguientes integrales impropias, y calcular el valor de


las convergentes:
LA INTEGRAL DEFINIDA 103

Z +∞ Z +∞ Z 1 Z 1
1 1
a) e−x dx, b) dx, c) dx, d) x2 log xdx,
0 1 xα 0 xα 0

Z 1 Z +∞ Z +∞ Z +∞
dx dx dx
e) √ , f) e−x sen xdx, g) √ dx, h) .
0 x 1 − x2 0 1 x −∞ ex + e−x

Z 2 Z 6 Z 1 Z +∞
dx dx 2
i) √ , j) dx, k) log xdx, l) xe−x dx
−2 4 − x2 −∞ (4 − x)2 0 −∞

Z 1 Z +∞ Z 0 Z +∞
dx
m) x log xdx, n) , o) xex dx, p) x3 ex dx.
0 −∞ 1 + 4x2 −∞ 0

2
x
32.- Hallar el área entre la curva y 2 = y sus ası́ntotas.
1 − x2

33.- a) Hallar el áres de la región de plano limitada por la curva yx = 1 , y las rectas
x=1 e y=0

b) Calcular el volumen engendrado por la región anterior al girar alrededor del eje
de abscisas.
104 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)
Capı́tulo 8

Matrices, determinantes y
sistemas de ecuaciones lineales

8.1. Matrices
Definición 8.1.1. Se llama matriz a un conjunto ordenado de números perteneciente a
un cuerpo K (que habitualmente será el cuerpo de los reales R o de los complejos C),
dispuestos en filas y columnas de forma rectangular. Se representa por
 
a11 a12 · · · a1n
 
 a21 a22 · · · a2n 
 
A= . .. .. 
 .. . . 
 
am1 am2 ··· amn

De forma abreviada también se suele representar por

A = (aij ), 1 ≤ i ≤ m, 1 ≤ j ≤ n,

y se dice que es una matriz de dimensiones m × n. El conjunto de las matrices m × n


cuyos elementos pertenecen a un conjunto numérico K se designa por Mm×n (K).
En el caso particular en que m = n diremos que la matriz A = (aij ) es cuadrada de
orden n, y al conjunto de todas ellas lo representaremos por Mn (K).

A continuación vamos a recordar algunas definiciones básicas acerca de las matrices,


las operaciones entre ellas y algunas propiedades elementales.

105
106 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

Definición 8.1.2. Dos matrices son iguales si tienen las mismas dimensiones y coinciden
elemento a elemento. Es decir, si (aij ), (bij ) ∈ Mm×n (K),

(aij ) = (bij ) ⇔ aij = bij ∀ i = 1, . . . , m, ∀ j = 1, . . . , n

Definición 8.1.3. En el conjunto Mm×n (K) se define la suma de matrices de la siguiente


manera:
(aij ) + (bij ) = (aij + bij )

Propiedades 8.1.4. Sean A, B, C ∈ Mm×n (K).

Conmutativa: A + B = B + A

Asociativa: A + (B + C) = (A + B) + C

Elemento neutro: es la matriz 0, de dimensión m × n, formada toda ella por ceros.

Elemento opuesto de una matriz A = (aij ): es la matriz (−aij ).

Definición 8.1.5. Si A = (aij ) ∈ Mm×n (K) y α ∈ K, se define el producto por un escalar


como sigue:
α · A = (α · aij ).

Propiedades 8.1.6. Sean A, B ∈ Mm×n (K) y α, β ∈ K.

α · (A + B) = α · A + α · B

(α + β) · A = α · A + β · A

α · (β · A) = (α · β) · A

1·A=A

Hasta ahora hemos recordado operaciones de suma de matrices y producto por un


escalar. Pero para poder multiplicar dos matrices entre sı́, la definición debe hacerse con
cuidado, pues han de cumplir una condición de compatibilidad: el número de columnas de
la primera ha de coincidir con el número de filas de la segunda.
MATRICES, DETERMINANTES Y S.E.L. 107

Definición 8.1.7. Sean A = (aij ) ∈ Mm×n (K) y B = (bjk ) ∈ Mn×p (K). Se llama matriz
producto A · B a otra matriz C = (cik ) ∈ Mm×p (K), definida como sigue:
n
X
cik = aij bjk ∀ i = 1, . . . , m, ∀ k = 1, . . . , p.
j=1

Es decir, el elemento (i, k) de la matriz producto es el resultado de multiplicar escalarmente


el vector formado por la fila i-ésima de la primera matriz, por el vector formado por la
columna k-ésima de la segunda matriz.

El caso en que el producto de dos matrices adquiere más interés es cuando ambas
matrices son cuadradas del mismo orden, pues entonces la matriz resultante es del mismo
orden que las multiplicadas. Además, es posible intercambiar el orden en el que se multi-
plican las matrices y la operación sigue teniendo sentido, aunque en general, el resultado
no sea el mismo. En general, para matrices cualesquiera, al no poder intercambiar el orden
de multiplicación (no se cumple, en general, las condicione de compatibilidad), ni siquiera
tiene sentido plantearse la conmutatividad del producto de matrices.

Definición 8.1.8. Sea A ∈ Mm×n (K). Se denomina matriz traspuesta de A a la matriz


At ∈ Mn×m (K) que resulta de intercambiar filas por columnas en A.
 
  1 3 9
1 2 1 −1 
 2 −1 −4

  t  
Ejemplo 8.1.9. A = 3 −1 0 4  =⇒ A = 
 .
1 0 1 
9 −4 1 3  
−1 4 3

Propiedades 8.1.10. Sean A, B ∈ Mm×n (K).

(A + B)t = At + B t

(AB)t = B t At

8.2. Matrices cuadradas


En esta sección vamos a centrarnos en el concepto de matriz cuadrada definido anterior-
mente. La importancia de este conjunto de matrices radica en que sobre ellas se pueden
definir nuevos conceptos como los de determinante o matriz inversa que adquirirá relevan-
cia en más adelante.
108 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

8.2.1. Propiedades del producto de matrices cuadradas


Como ya hemos comentado en la sección anterior, el producto de matrices es espe-
cialmente interesante dentro del conjunto de matrices cuadradas, pues podemos intercam-
biar el orden de multiplicación y se siguen verificando las condiciones de compatibilidad.
Veamos a continuación algunas propiedades de estas matrices.

Propiedades 8.2.1. Las siguientes propiedades se cumplen para matrices cuadradas de


orden n, aunque alguna de ellas también son válidas siempre que sea posible efectuar los
productos indicados.

Asociativa: (A · B) · C = A · (B · C).

El elemento neutro es la siguiente matriz de orden n:


 
1 0 ... 0
 
 0 1 ... 0 
 
In =  . . . .
 .. .. . . ... 
 
0 0 ... 1

Es decir, para cualquier matriz cuadrada A de orden n, se verifica que AIn = In A =


A.

El producto de matrices no es conmutativo:

           
0 1 1 1 2 1 1 1 1 1 0 1
 · =  6=  = · .
1 0 2 1 1 1 1 2 2 1 1 0

8.2.2. Determinantes, menores complementarios y adjuntos


Definición 8.2.2. Sea A una matriz cuadrada de orden n:
 
a11 a12 · · · a1n
 
 a21 a22
 · · · a2n 

A= . .. .. .. 
 .. . . . 
 
an1 an2 · · · ann

Se llama determinante de A, y se representa por det(A) o por |A|, al número real o


complejo (según sea la matriz real o compleja) definido por la siguiente expresión:
X
det(A) = (−1)σ a1i1 a2i2 a3i3 ...anin
MATRICES, DETERMINANTES Y S.E.L. 109

donde i1 i2 i3 ...in representa una permutación cualquiera de los números 1, 2, 3, ..., n y σ


es el número de sus inversiones, extendiéndose el sumatorio a las n! permutaciones de
1, 2, 3..., n.

Propiedades 8.2.3. A continuación enumeraremos las propiedades más importantes de


los determinantes.

1. Si la matriz B es la traspuesta de A, entonces det(B) = det(A).

2. Si todos los elementos de una fila (o columna) de A son nulos, entonces det(A) = 0.

3. Si intercambiamos entre sı́ dos filas (columnas) de A, el determinante de la matriz


B obtenida es el opuesto del determinante de A, es decir, det(B) = −det(A).

4. El determinante de una matriz A con dos filas (columnas) iguales es nulo.

5. Si se multiplica una fila (columna) cualquiera de la matriz A por un número λ, el


determinante de la matriz B obtenida es igual al producto de λ por el determinante
de A, esto es, det(B) = λdet(A).

6. Si dos filas (columnas) de una matriz son proporcionales, su determinante es nulo.

7. Si cada elemento de una fila (columna), por ejemplo la fila p, de la matriz A es de


la forma apj = a′pj + a′′pj , entonces el determinante de A es igual a la suma de los
determinantes de dos matrices B y C, tales que la fila p de B está formada por los
elementos a′pj y la fila p de C está formada por los elementos a′′pj . Las restantes filas
de ambas matrices son respectivamente iguales a las de A.

8. Si a la fila (columna) p de A se le suma otra fila (columna) q multiplicada por un


número λ, el determinante de la matriz obtenida es igual al determinante de A.

9. Si una fila (columna) de A es combinación lineal de otras filas (columnas), entonces


det(A) = 0.

Es evidente que la definición de determinante es poco práctica a la hora de efectuar


cálculos efectivos. Es por ello que vamos a introducir a continuación el concepto de menor
complementario, el cual proporcionará una forma efectiva de calcular determinantes.
110 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

Definición 8.2.4. Si en una matriz A de orden n se suprime una fila p y una colum-
na q, resulta una matriz cuadrada de orden n − 1, cuyo determinante se llama menor
complementario del elemento apq que figura en la fila y en la columna suprimidas; lo rep-
resentaremos por Mpq .
Se llama adjunto del elemento apq , y lo representamos por Apq , al número

Apq = (−1)p+q Mpq .

Teorema 8.2.5. Sea A = (aij ) una matriz cuadrada de orden n.

1. El determinante de una matriz es igual a la suma de los productos de los elementos de


una fila (resp. columna) cualquiera por sus adjuntos respectivos. Es decir, supuesta
la fila p, el determinante de la matriz A es:
n
X
det(A) = ap1 Ap1 + ap2 Ap2 + ... + apn Apn = apj Apj .
j=1

2. La suma de los productos de los elementos de una fila (resp. columna) por los adjuntos
de los elementos respectivos de otra es igual a cero, es decir:

ap1 Aq1 + ap2 Aq2 + ... + apn Aqn = 0 para p6=q.

Teorema 8.2.6. Sean A y B matrices cuadradas de orden n. Se verifica:

det(AB) = det(A)det(B)

8.2.3. Inversa de una matriz


Definición 8.2.7. Sea A una matriz cuadrada de orden n. Se dice que la matriz A−1 ,
cuadrada de orden n, es la matriz inversa de A si se verifica que

A · A−1 = A−1 · A = IN ,

donde I es la matriz unidad de orden n.

En la definición anterior, se habla de la matriz inversa, sugiriéndose ası́ la unicidad de


ésta. En efecto, la proposición siguiente confirma esta sugerencia.

Proposición 8.2.8. La inversa de una matriz, si existe, es única.


MATRICES, DETERMINANTES Y S.E.L. 111

Nota 8.2.9. Si una matriz A es invertible, entonces su inversa A−1 también es invertible
y además (A−1 )−1 = A.

Teorema 8.2.10. La condición necesaria y suficiente para que una matriz cuadrada A
tenga inversa es que su determinante sea distinto de cero. En tal caso, se verifica que:

1
A−1 = Adj(A)t
det(A)

donde Adj(A) es la matriz formada por los adjuntos de los elementos de la matriz A.

8.3. Sistemas de ecuaciones lineales


Definición 8.3.1. Una ecuación lineal sobre K en n variables x1 , . . . , xn es una expresión
de la forma:
a1 x1 + · · · + an xn = b,

donde ai , b ∈ K, 1 ≤ i ≤ n. Si b = 0, diremos además que la ecuación es homogénea.

Definición 8.3.2. Una solución de una ecuación lineal sobre K

a1 x1 + · · · + an xn = b

es cualquier elemento (α1 , . . . , αn ) ∈ Kn tal que:

a1 α1 + · · · + an αn = b.

Esta última expresión también se suele notar como


n
X
ai αi = b.
i=1

Definición 8.3.3. Un sistema de ecuaciones lineales sobre K en n variables x1 , . . . , xn es


una colección finita de ecuaciones lineales en las variables x1 , . . . , xn ; esto es,

 a x + . . . + a1n xn = b1
 11 1


.. .. ..
 . . .


 a x + ... + a x = bm
m1 1 mn n
112 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

Este sistema también se notará matricialmente como:


    
a11 . . . a1n x1 b
    1 
 .. ..   ..   .. 
 . .   =  .
 . 
 
  
am1 · · · amn xn bn

Si se tiene que bi = 0 (1 ≤ i ≤ n), diremos que el sistema es homogéneo.

Definición 8.3.4. Una solución de un sistema de ecuaciones lineales sobre K



 a x + . . . + a1n xn = b1
 11 1


.. .. ..
 . . .


 a x + ... + a x = bm
m1 1 mn n

es cualquier elemento (α1 , . . . , αn ) ∈ Kn tal que:



 a11 α1 + . . . + a1n αn = b1



.. .. ..
 . . .


 a α + ... + a α = bm
m1 1 mn n

Esta expresión también se suele notar por:


n
X
aij αj = bi , 1 ≤ i ≤ m.
j=1

8.4. Regla de Cramer y Teorema de Rouché-Fröbenius


En esta última sección estudiaremos cuándo es posible encontrar una solución de un
sistema de ecuaciones lineales, cuándo esta solución es única y qué forma tiene dicha
solución.

Notas 8.4.1. A partir de ahora utilizaremos la siguiente notación:

1. Si A ∈ Mn (K), representaremos por |A| al determinante de A.

2. Consideremos el sistema de ecuaciones lineales:



 a x + . . . + a1n xn = b1
 11 1


.. .. ..
(S) . . .



 a x + ... + a x
m1 1 mn n = bm
MATRICES, DETERMINANTES Y S.E.L. 113

La matriz  
a11 ··· a1n
 
 .. .. 
A= . . 
 
am1 ··· amn
se denominará matriz de coeficientes del sistema S.

Definición 8.4.2. Un sistema (S) de n ecuaciones con n incógnitas, diremos que es de


un sistema de Cramer si |A| 6= 0.

Teorema 8.4.3. Sea (S) un sistema de Cramer. Se verifica:

1. (S) tiene solución única.

2. La única solución (α1 , . . . , αn ) de S viene dada por:


¯ ¯ ¯ ¯
¯ 1 a12 · · · ···
¯ b a1n ¯¯ ¯ a a12 b1 ¯¯
¯ 11
¯ ¯ ¯ ¯
1 ¯¯ b2 a22 · · · a2n ¯¯ 1 ¯¯ a12 a22 ··· b2 ¯¯
α1 =
|A| ¯ ...
¯ .. .. ¯¯ , · · · , αn = |A| ¯¯ .. .. .. ¯¯ .
¯ . . ¯ ¯ . . . ¯
¯ ¯ ¯ ¯
¯ bn an2 · · · ann ¯ ¯ a1n an2 ··· bn ¯

Demostración. Destacamos esta demostración por ser constructiva. El sistema (S) se


puede escribir, usando la notación matricial como
    
a11 · · · a1n x1 b
    1 
 .. ..   ..   .. 
 . .   =  . .
 . 

  
am1 · · · amn xn bn

Pero como |A| 6= 0, existe la matriz inversa A−1 , luego tenemos


   −1  
x1 a11 . . . a1n b
     1 
 ..   .. ..   .. 
 .  =  . . 
  .
 
   
xn am1 . . . amn bn

lo que prueba que (S) tiene solución única. Desarrollando esta expresión se tiene que
  
  A11 A21 . . . An1 b1
x1   
 A12 A22 . . . An2    b2 
  1   
 .. 
 .  = ,
|A|  ... .. ..   .. 
  
 
 . .  .  
xn
A1n A2n . . . Ann bn
114 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

o lo que es lo mismo,
¯ ¯
¯
¯ b1 a12 ··· a1n ¯¯
¯ ¯
¯
¯ b2 a22 ··· a2n ¯¯
¯
¯ .. .. .. ¯¯
¯ . . . ¯
¯ ¯
b1 A11 + b2 A21 + · · · + bn An1
¯ bn an2 ··· ann ¯
x1 = = ,
|A| |A|

¯ ¯
¯ a
¯ 11 b1 ··· a1n ¯¯
¯ ¯
¯ a21
¯ b2 ··· a2n ¯¯
¯ . .. .. ¯¯
¯ .. . . ¯
¯
¯ ¯
b1 A12 + b2 A22 + · · · + bn An2
¯ an1 bn ··· ann ¯
x2 = = ,
|A| |A|

..
.

¯ ¯
¯ a a12 ... b1 ¯¯
¯ 11
¯ ¯
¯ a12 a22 ... b2 ¯¯
¯
¯ . .. .. ¯¯
¯ .. . . ¯
¯
¯ ¯
¯ a1n an2 ... bn ¯
b1 A1n + b2 A2n + · · · + bn Ann
xn = = ,
|A| |A|

con lo que el teorema queda probado. ¤

Definición 8.4.4. Sea A ∈ Mn×m (K).


1. Un menor de A es el determinante de cualquier submatriz cuadrada de A. Un menor
de orden r es el determinante que resulta de suprimir en A “n − r” filas y “m − r”
columnas.

2. El rango de A, rang(A), es el máximo de los órdenes de los menores no nulos de A.

Notas 8.4.5. Sea A ∈ Mm×n (K).


1. El número máximo de filas de A linealmente independientes es igual al rang(A).

2. rang(A) = m ⇔ todas las filas de A son linealmente independientes.


MATRICES, DETERMINANTES Y S.E.L. 115

3. Supongamos que n = m.

a) |A| 6= 0 ⇔ todas las filas de A son linealmente independientes.

b) |A| 6= 0 ⇔ las filas de A forman una base de Kn .

4. Sea B la submatriz de A formada por las “r” primeras filas de A. Entonces, rang(A) =
rang(B) ⇔ las filas ar+1 , . . . , am dependen linealmente de las “r” primeras.

5. Sea B la submatriz de A formada por las r primeras filas. Si rang(B) = r y el rango


de las “m − r” matrices que se obtienen de B añadiéndole cada una de las restantes
“m − r‘” filas de A es r, entonces rang(A) = r.

En la práctica calcularemos el rango de una matriz utilizando el método del Orlado, que
se basa en las propiedades 4 y 5 de la nota anterior.

Teorema 8.4.6 (Rouché-Fröbenius). Consideremos el sistema:



 a11 x1 + . . . + a1n xn = b1



.. .. ..
(S) . . .



 a x + ... + a x
m1 1 mn n = bm

que escribiremos matricialmente como A · X = B, con la notación ya conocida.


Representaremos por (A|B) a la matriz obtenida de A añadiéndole B como última columna.
En estas condiciones:

A · X = B tiene solución ⇔ rang(A) = rang(A|B).


116 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

Ejercicios y Problemas
   
1 2 5 1
   
0 3 · A = −3 0
1.- Hallar una matriz A tal que    

1 1 6 1

 
ax 0 0
 
2.- a) Demostrar que el conjunto de matrices de la forma M (x) = 
0 1 x,
0 0 1
(a ∈ R+ ) forman un grupo para el producto.
 
1 0 x
 
b) Idem. M (x) = 
0 1 0 .

0 0 1

   
0 cos α sen α 1 2−i 0
   
3.- Calcular A3 y B 3 , siendo: A = 
cos α 0 ,
−1  B=
0 1 + i 1.

sen α 1 0 0 i 0

   
a 1 0 1 1 1
   
4.- Calcular An en los casos: A = 
0 a ,
1 A=
1 1 1.

0 0 a 1 1 1

5.- Hallar las matrices que conmutan con A en los casos:


 
  0 0 0
2 3  
A=  , A = 1 0 0 .
 
1 −1
0 1 0

6.- a) Hallar las matrices A, cuadradas de orden 2, tales que A2 = Θ.

b) Idem A2 = A. (A dichas matrices se les llama idempotentes).


a si i = j
7.- Sea A la matriz cuadrada de orden n definida por: aij = . Hallar a
6 j
 b si i =
y b para que se verifique que A2 = I.
MATRICES, DETERMINANTES Y S.E.L. 117

¯ ¯ ¯ ¯ ¯ ¯
¯1 a b + c ¯¯ ¯x + y y+z z + x¯¯ ¯x y z ¯¯
¯ ¯ ¯
¯ ¯ ¯ ¯ ¯ ¯
8.- Sin desarrollar, demostrar a) ¯¯1 b c + a¯¯ = 0, b) ¯¯ p + q q+r r + p ¯ = 2 ¯¯ p q
¯ r ¯¯.
¯ ¯ ¯ ¯ ¯ ¯
¯1 c a + b¯ ¯a + b b+c c + a¯ ¯0a b c¯

¯ ¯ ¯ ¯
¯ 3
3x2
¯ ¯ ¯
¯x 1¯ 3x ¯x a c¯ b
¯ ¯ ¯ ¯
¯x2 x2 + 2x 2x + 1 1¯¯ ¯a x c b ¯¯
¯ ¯
9.- Resolver las ecuaciones: a) ¯ ¯ = 0, b) ¯ ¯ = 0.
¯x 2x + 1 x + 2 1¯¯ ¯b c x a¯¯
¯ ¯
¯ ¯ ¯ ¯
¯1 3 3 1¯ ¯c b a x¯

¯ ¯ ¯ ¯ ¯ ¯
¯ ¯ ¯ ¯ ¯ ¯
¯1 1 1 ...
1¯ ¯x a a ... a¯ ¯1 2 3 ... n¯
¯ ¯ ¯ ¯ ¯ ¯
¯−1 x 1 ... 1 ¯¯ ¯a x a ... a¯¯ ¯−1 0 3 ... n¯¯
¯ ¯ ¯
¯ ¯ ¯ ¯ ¯ ¯
10.- Calcular ¯¯−1 −1 x ... 1 ¯¯ , ¯a
¯ a x ... a¯¯ , ¯−1
¯ −2 0 ... n¯¯.
¯ ¯ ¯ ¯ ¯ ¯
¯ .. .. .. .. ..¯¯ ¯.. .. .. .. ..¯¯ ¯ .. .. .. .. ..¯¯
¯ ¯ ¯
¯ ¯ ¯ ¯ ¯ ¯
¯−1 −1 −1 ... x¯ ¯a a a ... x¯ ¯−1 −2 −3 ... 0 ¯

11.- Hallar las matrices inversas, si existen, de:


 
    0 2 −1 0
1 1 −1 1+i i 0 
1

     3 2 4 
A=
1 0 1  ,
 B=
 0 ,
1 2 − i C= 
2
 −4 1 1 
3 1 0 0 0 1−i
1 −5 −2 −3

12.- Hallar el rango de las matrices según los valores del parámetro (si lo hay):
     
1 1 −1 0 1 2 3 α 1 1 −1
     
A=
1 0 1 1, B=
2 4 6 ,
8 C=
1 α β
3 1 0 1 3 0 9 0 3 3 α

13.- Poner un ejemplo, en cada caso, de un sistema de tres ecuaciones lineales con dos
incógnitas que sea: a) Incompatible. b) Compatible indeterminado. c) Compatible
determinado.

14.- Escribir los siguientes sistemas en forma matricial, estudiar si tienen solución, y
resolverlos, en su caso, por la regla de Cramer y el método de triangulación de
118 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

Gauss:
  
 x+y+z =3

 2x + 3y − z = 4

  x−y+z−t=0


x + 2y + 3z = 2 x − 2y + z = 0 −x + 2y + z − 2t = 1

 
 

  
x + 4y + 9z = 2 3x + y = 4 2x − z = 1

15.- Estudiar los siguientes sistemas, según los valores de los parámetros, y resolverlos en
caso de compatibilidad:

 

 x+y+z =3 
2
 (a + 1)x + y + z = a + 1  ax + y + z = b

 
 
 2x − y + 3z = 4 
x + (a + 1)y + z = a + 3 x + y + az = b





 3x − 3y + 4z = 7 


x + y + (a + 1)z = −2a − 4 

5x − (a + 1)y + 7z = 8 + a x + y + 2az = 2
Capı́tulo 9

Espacios Vectoriales

9.1. Espacios Numéricos


Notas 9.1.1.

(1) En lo que sigue, K = Q, R, C, donde Q es el conjunto de los números racionales,


R es el conjunto de los números reales y C es el conjunto de los números complejos,
ya estudiados anteriormente.

(2) Recordemos que un conjunto K y dos operaciones internas: ‘+’ y ‘·’ (suma y produc-
to), verificando:

(2.1) (K, +) es un grupo abeliano.

(2.2) (K − {0}, ·) es un grupo abeliano.

(2.3) Propiedad distributiva: ∀ a, b, c ∈ K a · (b + c) = a · b + a · c.

Definición 9.1.2. La estructura definida por (K, +, ·), verificando las anteriores propiedades,
se denomina CUERPO.

Definición 9.1.3. Sea K un cuerpo. Un espacio vectorial sobre K consta de un conjunto


no vacı́o V , una ley de composición interna sobre V , ‘+’, y una aplicación de K por V en
V , ‘·’, (ley externa), verificando las siguientes propiedades:

(1) (V, +) es un grupo abeliano, esto es, para todo u, v, w ∈ V ,

119
120 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

(1.1) u + v = v + u. (Conmutativa).

(1.2) u + (v + w) = (u + v) + w. (Asociativa).

(1.3) Existe 0 ∈ V tal que para todo u ∈ V , 0 + u = u. (Elemento neutro).

(1.4) Para todo u ∈ V , existe u′ ∈ V tal que u + u′ = 0 (opuesto de u).

(2) Para todo u, v ∈ V y para todo α, β ∈ K,

(2.1) α · (u + v) = α · u + α · v.

(2.2) (α + β) · u = α · u + β · u.

(2.3) α · (β · u) = (α · β) · u.

(2.4) 1 · u = u.

Notas 9.1.4.

(1) Los elementos de V se denominarán vectores y los de K escalares.

(2) El elemento u′ cuya existencia asegura (1.4) es único y se notará por −u.

Ejemplos 9.1.5. Sea K un cuerpo. Son espacios vectoriales sobre K:

M (n × m, K). (Conjunto de las matrices con coeficientes en K con n filas y m


columnas).

Un conjunto con un único elemento {0} es un espacio vectorial que llamaremos


espacio vectorial trivial.

El conjunto K[X] de los polinomios en X, de grado menor o igual que n, con coefi-
cientes en K es un espacio vectorial sobre K.

Proposición 9.1.6. Sea V un espacio vectorial sobre K. Para todo u, v ∈ V y todo


α, β ∈ K se verifica que:

(1) α · 0 = 0.

(2) 0 · u = 0.

(3) α · (u − v) = α · u − α · v.

(4) (α − β) · u = α · u − β · u.

(5) (−α) · u = −α · u.
ESPACIOS VECTORIALES 121

Demostración
(1) Sea u ∈ V , se verifica α · u = α · (u + 0) = α · u + α · 0, luego α · 0 = 0.
(2) Sea α ∈ K, α · u = (α + 0) · u = α · u + 0 · u ⇒ 0 · u = 0.
(3) α ·(u−v)+α ·v = α ·((u−v)+v) = α ·(u+0) = α ·u ⇒ α ·(u−v) = α ·u−α ·v.
(4) (α − β) · u + β · u = (α − β + β) · u = α · u ⇒ (α − β) · u = α · u − β · u.
(5) (−α) · u + α · u = (−α + α) · u = 0 · u = 0.

Veremos más adelante otros ejemplos importantes de espacios vectoriales:

Definición 9.1.7. Llamaremos espacio numérico sobre K, de dimensión n, al conjunto:

Kn = {(a1 , . . . , an ) | ai ∈ K, i = 1, . . . , n}

En Kn definimos las siguientes operaciones:

(1) (a1 , . . . , an ) + (b1 , . . . , bn ) = (a1 + b1 , . . . , an + bn ).

(2) a · (a1 , . . . , an ) = (a · a1 , . . . , a · an ).

Nota 9.1.8. Los elementos de Kn se denominan vectores y los notaremos por u, v, . . ..

Proposición 9.1.9. Kn es un espacio vectorial sobre K.

Demostración:
Se verifican claramente las propiedades de espacio vectorial. Nos limitamos a enumer-
arlas:

(1) u + v = v + u.

(2) u + 0 = u, donde 0 = (0, . . . , 0).

(3) ∀ u ∈ Kn ∃ v ∈ Kn u + v = 0. Si u = (x1 , . . . , xn ), entonces v = (−x1 , . . . , −xn ).

(4) u + (v + w) = (u + v) + w.

(5) a · (u + v) = a · u + a · v.

(6) (a + b) · u = a · u + b · u.

(7) a · (b · u) = (a · b) · u.

(8) 1 · u = u.
122 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

9.2. Subespacios vectoriales

Definición 9.2.1. Sea V un espacio vectorial sobre K. Diremos que L ⊂ V (L 6= ∅) es un


subespacio vectorial (o una variedad lineal) de V sobre K si L, con las leyes de composición
interna y externa de V , es un espacio vectorial.

Proposición 9.2.2. Sea L ⊂ V . Las siguientes condiciones son equivalentes:

(1) L es un subespacio vectorial de V .

(2) (a) u, v ∈ L ⇒ u + v ∈ L.

(b) u ∈ L, α ∈ K ⇒ α · u ∈ L.

(3) ∀α, β ∈ K, ∀u, v ∈ L, es α · u + β · v ∈ L.

Proposición 9.2.3. Consideremos el sistema de ecuaciones lineales homogénas sobre K,



 a11 · x1 + · · · + a1n · xn = 0



.. .. ..
(∗) . . .



 a · x +···+ a · x
m1 1 mn n = 0

El conjunto de las soluciones del sistema homogéneo es un subespacio vectorial de Kn .

Demostración:
Sea L = {v ∈ Kn | v es una solución de (∗)}. Tenemos que demostrar:

(1) v, w ∈ L ⇒ v + w ∈ L.

(2) v ∈ L, α ∈ K ⇒ α · v ∈ L.

Pongamos el sistema en forma matricial : A · X = 0, donde


   
a11 . . . a1n x1
   
 . ..  ..
A =  ..
 
.  , X =  . 
  
am1 . . . amn xn

Entonces:
(1) A · (V + W ) = A · V + A · W = 0 + 0 = 0
(2) A · (α · V ) = α · (A · V ) = α · 0 = 0.
ESPACIOS VECTORIALES 123

9.3. Dependencia lineal


Definición 9.3.1. Diremos que v ∈ V es combinación lineal de v1 , . . . , vn ∈ V si existen
α1 , . . . , αn ∈ K tales que:

v = α1 · v1 + · · · + αn · vn

Ejemplos 9.3.2.

(1) 0 es combinación lineal de cualquier conjunto de vectores.

(2) u es combinación lineal de cualquier conjunto que contenga a u.

(3) En K[X] todo polinomio de grado menor o igual a n es combinación lineal de los
polinomios {1, X, X 2 , . . . , X n }.

Proposición 9.3.3. Si v es combinación lineal de v1 , . . . , vn y cada vi es, a su vez,


combinación lineal de u1 , . . . , ur , entonces v es combinación lineal de u1 , . . . , ur .

Demostración. Se tiene: n r
X X
v= αi vi , vi = βij uj
i=1 j=1

Por lo tanto: n r r X n
X X X
v= αi ( βij uj ) = ( αi βij )uj .
i=1 j=1 j=1 i=1

Definición 9.3.4. Sea A ⊂ V . Se llama subespacio vectorial engendrado por A, y se


designa por L(A), al conjunto de todas las combinaciones lineales de un número finito de
elementos de A. Si A = ∅, se define L(∅) = {0}.

Proposición 9.3.5.

(1) L(A) es un subespacio vectorial de V .

(2) L(A) ⊃ A.

(3) Si A ⊂ B ⇒ L(A) ⊂ L(B).


124 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

(4) Si A es un subespacio vectorial de V , entonces L(A) = A.

(5) L(L(A)) = L(A).

Definición 9.3.6. Diremos que V es un espacio vectorial de dimensión finita si existe un


número finito de elementos de V , u1 , . . . , un , tales que:

V = L(u1 , . . . , un )

Un tal conjunto diremos que es un sistema de generadores de V .

Ejemplos 9.3.7.

(1) Kn es de dimensión finita.

(2) K[X] (polinomios en la indeterminada X con coeficientes en K) no es de dimensión


finita.

(3) El conjunto de los polinomios en la indeterminada X, de grado menor o igual que


n, con coeficientes en K, sı́ es un espacio vectorial de dimensión finita.

Definición 9.3.8. Sean u1 , . . . , un ∈ V .

(1) u1 , . . . , un son linealmente dependientes si existen α1 , . . . , αn ∈ K ,no todos nulos,


tales que:
α1 · u1 + · · · + αn · un = 0

(2) u1 , . . . , un son linealmente independientes si:

α1 · u1 + · · · + αn · un = 0 ⇒ α1 = · · · = αn = 0

Ejemplos 9.3.9.

(1) Si 0 ∈ {u1 , . . . , un }, entonces u1 , . . . , un son linealmente dependientes

(2) Si a un conjunto de vectores linealmente dependientes se le añaden cualesquiera otros


vectores, resulta un conjunto de vectores linealmente dependientes.
ESPACIOS VECTORIALES 125

(3) Cualquier subconjunto de un conjunto de vectores linealmente independientes es un


conjunto de vectores linealmente independientes.

Proposición 9.3.10. Si v es combinación lineal de v1 , . . . , vn , entonces el conjunto


{v, v1 , . . . , vn } es linealmente dependiente.

Demostración. Por hipótesis existen α1 , . . . , αn ∈ K tales que:

v = α1 · v1 + · · · + αn · vn

Entonces:
(−1)v + α1 · v1 + · · · + αn · vn = 0

y no todos los coeficientes son nulos, porque el primero es −1. ¤

Proposición 9.3.11. Si los vectores v1 , . . . , vn son linealmente dependientes, alguno de


ellos es combinación lineal de los demás.

Demostración. Por hipótesis existen α1 , . . . , αn ∈ K , no todos nulos, tales que:

α1 · v1 + · · · + αn · vn = 0

1
Si es αi 6= 0, existe αi y entonces:
α1 αi−1 αi+1 αn
vi = − · v1 − · · · − · vi−1 − · vi+1 − · · · − · vn
αi αi αi αi
Luego vi depende linealmente de los demás vectores del conjunto. ¤

9.4. Bases y dimensión


Definición 9.4.1. Decimos que B = {u1 , u2 , . . . , un } ⊂ V es una base de V si se verifica:

(1) V = L{u1 , u2 , . . . , un }. Esto es, {u1 , u2 , . . . , un } es un sistema de generadores de


V.

(2) {u1 , u2 , . . . , un } son linealmente independientes.


126 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

Ejemplo 9.4.2. {(1, . . . , 0), (0, 1, . . . , 0), . . . , (0, . . . , 1)} es una base de Kn .

Teorema 9.4.3. Todo espacio vectorial de dimensión finita tiene una base.

Demostración. Por ser V de dimensión finita posee un sistema finito de generadores


{u1 , . . . , un }. Si este conjunto es linealmente independiente ya es una base, y si es lineal-
mente dependiente, por la proposición 9.3.11, uno de los ui es combinación lineal de los
demás: supongamos que se trata de u1 (esto no resta generalidad a la demostración). En-
tonces, {u2 , u3 , . . . , un } es un sistema de generadores de V . Si este conjunto es linealmente
independiente es una base, y si no, uno de sus vectores depende de los demás. Como el
número de los ui es finito, repitiendo el proceso, o se encuentra una base o se agotan los
ui , y esto último es imposible por tratarse de un sistema de generadores. ¤

Teorema 9.4.4. En un espacio vectorial de dimensión finita todas las bases tienen el
mismo número de elementos.

Demostración. Sean B = {u1 , . . . , un } y B ′ = {v1 , . . . , vm } dos bases de V . Tomemos


u1 ∈ B, Por ser B ′ un sistema de generadores u1 = x1 v1 + · · · + xm vm no siendo 0
todas las xi , puesto que u1 6= 0. Pongamos x1 6= 0, sin que esto reste generalidad a la
demostración. Entonces podemos despejar v1 :

1 x2 xm
v1 = u1 − v2 − · · · − vm
x1 x1 x1

Consideremos ahora el conjunto {u1 , v2 , . . . , vm }. Por la proposición 9.3.3, este conjunto


es un sistema de generadores de V , por lo que u2 = y1 u1 + y2 v2 + · · · + ym vm , con algún
yi 6= 0, i ≥ 2, ya que si fueran todos nulos, u1 , u2 serı́an linealmente dependientes, y
no es ası́ porque forman parte de una base. Entonces, como antes, podemos despejar una
de las vi y ası́ resulta que {u1 , u2 , v3 , . . . , vm } es un sistema de generadores.
Siguiendo con este intercambio, iremos sustituyendo cada vez una v por una u, resultando
siempre un nuevo sistema de generadores de V . Al final no pueden quedar vectores en B,
una vez agotados los v, porque si ası́ fuese, los ui que quedasen serı́an combinación lineal
del último sistema de generadores, formado por u, y esto es imposible por ser B una base.
Ası́ pues resulta que n ≤ m.
ESPACIOS VECTORIALES 127

Si repitiésemos ahora el proceso, pero al revés, es decir, sustituyendo cada u por un v,


resultarı́a que m ≤ n. Luego m = n. ¤

Definición 9.4.5. Sea V un espacio vectorial sobre K de dimensión finita. Se llama


dimensión de V , dim(V ), al número de elementos de cualquier base de V . Si V = {0},
convenimos en que tiene dimensión cero.

Ejemplo 9.4.6. dim(Kn ) = n.

Corolario 9.4.7. Sea V un espacio vectorial con dim(V ) = n.

(1) Todo conjunto de n vectores linealmente independiente es una base.

(2) Todo conjunto con más de n vectores es linealmente dependiente.

(3) Todo sistema de generadores de V tiene al menos n elementos.

(4) Todo sistema de generadores con n elementos es una base.

(5) Todo subespacio de V es de dimensión finita y tiene dimensión menor o igual que n.

(6) Toda base de un subespacio de V puede ampliarse a una base de V .

Teorema 9.4.8. Si B = {u1 , . . . , un } es una base de V , entonces para cada v ∈ V existe


un único (α1 , . . . , αn ) ∈ Kn tal que:

v = α1 · u1 + · · · + αn · un

Este elemento de Kn se denomina coordenadas de v respecto de B y lo notaremos por:

vB = (α1 , . . . , αn )

Demostración:
Sea v ∈ V , y sea B = {u1 , . . . , un } una base de V . Entonces ∃α1 , . . . αn ∈ K tales que:

v = α1 · u1 + · · · + αn · un
128 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

Supongamos que existen β1 , . . . βn ∈ K tales que:

v = β1 · u1 + · · · + βn · un

entonces, restando, resulta 0 = (α1 − β1 ) · u1 + · · · + (αn − βn ) · un , y como B es una base,


todos los paréntesis son nulos. Luego

α1 = β1 , . . . , αn = βn
ESPACIOS VECTORIALES 129

Ejercicios y Problemas
1.- Hallar t ∈ R para que el vector ~x = (3, 8, t) pertenezca al subespacio engendrado
por los vectores ~u = (1, 2, 3), ~v = (1, 3, −1).

2.- Determinar a y b para que el vector (1, 4, a, b) sea combinación lineal de (1, 2, −1, −2)
y de (0, 1, 2, 1).

3.- Demostrar que los vectores ~u1 = (1, 1, 0), ~u2 = (1, 0, 1), ~u3 = (0, 1, 1) forman una
base de (R3 , +, ·), y encontrar las coordenadas de los vectores de la base canónica
respecto de dicha base.

4.- Determinar qué conjuntos son subespacios vectoriales de (R3 . + .·):

A = {(x, y, z) : x − y + z = 0}, B = {(x, y, z) : x + 2y + z = 1},

C = {(x, y, z) : x − y = 0, x − z = 0, }, D = {(x, y, z) : x − y + z = 0, y + z = 1},

E = {(x, y, z) : x = 0, y = z}, F = {(x, y, z) : x · y = 0}

5.- Demostrar que el conjunto E = {(a, 0, b, a) , a, b ∈ R } es un subespacio vectorial de


(R4 , +, ·). En caso afirmativo, hállese una base del mismos.

√ √ √
6.- a) Probar que los vectores ~u = (3 + 2, 1 + 2), ~v = (7, 1 + 2 2) de R2 son
linealmente dependientes sobre el cuerpo R pero linealmente independientes sobre el
cuerpo Q.

b) Probar que los vectores de C2 : ~u = (1 − i, 1), ~v = (2, −1 + i) son linealmente


dependientes sobre el cuerpo C pero linealmente independientes sobre R.

7.- Sea P3 [x] el Espacio vectorial de los polinomios en la indeterminada x de grado


menor o igual que 3.
130 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

n ′ ′′ ′′′
o
Probar que si p(x) es un polinomio de grado 3, entonces p(x), p (x), p (x), p (x)
es una base.

Tómese p(x) = x3 − 3x, y hállense las coordenadas de q(x) = x3 + x − 2 respecto de


dicha base.

8.- Sean los conjuntos:


n ′
o n ′′
o
F [x] = p(x) ∈ P3 [x] : p(0) + p (0) = 0 , G[x] = p(x) ∈ P3 [x] : p (x) = 0 .

Demostrar que F [x] y G[x] son subespacios vectoriales de P3 [x], y encontrar sendas
bases para cada uno de ellos.
Capı́tulo 10

Aplicaciones lineales

10.1. Definiciones y propiedades


Nota 10.1.1. En lo que sigue V y W son espacios vectoriales sobre R.

Definición 10.1.2. Una aplicación f : V −→ W diremos que es lineal si para todo


v, w ∈ V y todo α ∈ K se tiene que:

(1) f (v + w) = f (v) + f (w).

(2) f (α · v) = α · f (v).

Ejemplos 10.1.3. (1) La aplicación f0 : V −→ W , definida por f0 (v) = 0 ∀v ∈ V ,


es lineal.

(2) La aplicación identidad de V en V , 1V : V −→ V , definida por 1V (v) = v ∀v ∈ V ,


es lineal.

Definición 10.1.4. (1) Hom(V, W ) = {f : f aplicación lineal de V en W }.

Si f ∈ Hom(V, W ), diremos que f es un homomorfismo de V en W .

(2) End(V ) = {f : f aplicación lineal de V en V }. Si f ∈ End(V ), diremos que f es


un endomorfismo de V .

131
132 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

(3) f : V −→ W es un isomorfismo, f : V ∼
= W , si

(3.1) f es lineal.

(3.2) f es biyectiva.

(4) Si existe un isomorfismo de V en W , escribiremos V ∼


= W.

(5) Un automorfismo de V es un isomorfismo de V en V .

Propiedades 10.1.5. Sea f ∈ Hom(V, W ).

(1) f (0) = 0.

(2) f (−v) = −f (v).

(3) f (v − w) = f (v) − f (w).

Demostración. (1) Si v ∈ V , es f (v) = f (v + 0) = f (v) + f (0) ⇒ f (0) = 0.


(2) 0 = f (0) = f (v + (−v)) = f (v) + f (−v) ⇒ f (−v) = −f (v)
(3) f (v − w) = f (v + (−w)) = f (v) + f (−w) = f (v) − f (w). ¤

Definición 10.1.6. Sea f ∈ Hom(V, W ). Definimos

(1) Img(f ) = {f (v) | v ∈ V } ; este conjunto se llama imagen de f .

(2) Ker(f ) = {v ∈ V | f (v) = 0}; este conjunto se llama núcleo de f .

(3) Si A ⊂ V, f (A) = {f (v) | v ∈ A}. Este conjunto se llama imagen de A. Obsérvese


que Img(f ) = f (V ).

(4) Si B ⊂ W, f −1 (B) = {v ∈ V | f (v) ∈ B}. Este conjunto se llama imagen


recı́proca de B y no debe confundirse con la aplicación f −1 , que sólo existe cuando
f es biyectiva. Obsérvese que Ker(f ) = f −1 ({0})

Proposición 10.1.7. Sea f ∈ Hom(V, W )

(1) Img(f ) es un subespacio vectorial de W .

(2) Ker(f ) es un subespacio vectorial de V .


APLICACIONES LINEALES 133

Demostración. (1) Sean v′ , w′ ∈ Img(f ), entonces ∃v, w ∈ V tales que f (v) = v′ , f (w) =
w′ .
v′ + w′ = f (v) + f (w) = f (v + w) ⇒ v′ + w′ ∈ Img(f )

Si α ∈ K
α · v′ = α · f (v) = f (α · v) ⇒ α · v′ ∈ Img(f ).

(2) Sean v, w ∈ Ker(f ), α ∈ K

f (v + w) = f (v) + f (w) = 0 ⇒ v + w ∈ Ker(f )

f (α · v) = α · f (v) = 0 ⇒ α · v ∈ Ker(f ).

Proposición 10.1.8. Sea f ∈ Hom(V, W )

(1) f inyectiva ⇐⇒ Ker(f ) = {0}.

(2) Si v1 , . . . , vr son linealmente dependientes, entonces f (v1 ), . . . , f (vr ) son lineal-


mente dependientes.

= W es un isomorfismo, entonces f −1 : W ∼
(3) Si f : V ∼ = V es un isomorfismo.

Demostración. (1) ⇒) Sea v ∈ Ker(f ), entonces f (v) = 0 = f (0) ⇒ v = 0.


⇐) Si v, w ∈ V son tales que f (v) = f (w) es

0 = f (v) − f (w) = f (v − w) ⇒ v − w ∈ Ker(f )

de donde v − w = 0 ⇒ v = w ⇒ f es inyectiva.
(2) Si v1 , . . . , vr son linealmente dependientes, ⇒ ∃α1 , . . . , αr ∈ K, no todos nulos, tales
que α1 ·v1 +· · ·+αr ·xr = 0. Por tanto, f (α1 ·v1 +· · ·+αr ·vr ) = α1 ·f (v1 )+· · ·+αr ·f (vr ) =
f (0) = 0, luego f (v1 ), . . . , f (vr ) son linealmente dependientes.
(3) Como f es biyectiva, f −1 también es biyectiva. Luego sólo habrá que probar que f −1
es lineal. Sean v′ , w′ ∈ W , y sean v, w ∈ V los únicos vectores tales que f (v) = v′ ,
f (w) = w′ . Como f (v + w) = v′ + w′ es

f −1 (v′ + w′ ) = v + w = f −1 (v′ ) + f −1 (w′ )

De otro lado, si α ∈ K, como f (α · v) = α · f (v) = α · v′ es

f −1 (α · v′ ) = α · v = α · f −1 (v′ )

¤
134 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

Proposición 10.1.9. Sea V ′ un espacio vectorial sobre K

f ∈ Hom(V, W ), g ∈ Hom(W, V ′ ) ⇒ g ◦ f ∈ Hom(V, V ′ )

Demostración. Sean v, w ∈ V , α ∈ K. Se verifica que:

(g◦f )(v+w) = g(f (v+w)) = g(f (v)+f (w)) = g(f (v))+g(f (w)) = (g◦f )(v)+(g◦f )(w)

(g ◦ f )(α · v) = g(f (α · v)) = g(α · f (v)) = α · (g ◦ f )(v)

Teorema 10.1.10. Teorema de la dimensión Sea f ∈ Hom(V, W ). Entonces

dim(V ) = dim(Img(f )) + dim(Ker(f ))

10.2. Representación matricial de una aplicación lineal


Nota 10.2.1. Sean V , V ′ y V ′′ espacios vectoriales sobre K. Sean B = {~u1 , ~u2 , · · · , ~un }
base de V , B′ = {u~′ 1 , u~′ 2 , · · · , u~′ m } base de V ′ y B ′′ = {u~′′ 1 , u~′′ 2 , · · · , u~′′ p } base de V ′′ .

Ya que toda aplicación lineal, f ∈ Hom(V, V ′ ), está determinada por sus valores en los
elementos de B. Más concretamente, se tiene la siguiente

Proposición 10.2.2. Sean f ∈ Hom(V, V ′ ),


 
a11 a12 ... a1m
 
m a
X  21 a22 ... a2m 
u′j ,

f (ui ) = aij · 1≤i≤n y MB,B′ (f ) =  
... ... ... ... 
j=1  
am1 am2 ... amn

Sean v ∈ V , v′ ∈ V ′ , vB = (x1 , x2 , · · · , xn ) y v′ B′ = (x′ 1 , x′ 2 , · · · , x′ m ). Se tiene que:

f (v) = v′ ⇐⇒ (x′ 1 , x′ 2 , · · · , x′ m ) = (x1 , x2 , · · · , xn ) · MB,B′ (f ).

donde MB,B′ (f ) es la matriz de f respecto de las bases B y B ′ . La ecuación

(x′ 1 , x′ 2 , · · · , x′ m ) = (x1 , x2 , · · · , xn ) · MB,B′ (f )

se denomina ecuación de f respecto de las bases B y B′ .


APLICACIONES LINEALES 135

Proposición 10.2.3. Sean f ∈ Hom(V, V ′ ) y g ∈ Hom(V ′ , V ′′ ). Se tiene que:

MB,B′′ (g ◦ f ) = MB,B′ (f ) · MB′ ,B′′ (g)

Definición 10.2.4. Sean A, B ∈ M (n×n, K). Diremos que A y B son semejantes, A ∼ B,


si
∃P ∈ M (n × n, K) | |A| 6= 0 | A = P · B · P −1

Proposición 10.2.5. La relación de semejanza, ∼, es una relación de equivalencia en


M (n × n, K).

10.3. El problema de la clasificación lineal. Autovec-


tores y autovalores
Se trata de encontrar procedimientos para resolver las siguientes cuestiones:

(1) Dada A ∈ M (n × n, K) encontrar B ∈ M (n × n, K) tal que:

(1.1) A ∼ B.

(1.2) B sea de la forma “más sencilla” posible.

(2) Dado f ∈ End(V ), encontrar una base B de V tal que MB (f ) sea de la forma “más
sencilla” posible.

Proposición 10.3.1. Sea V un espacio vectorial de dimensión n sobre K. Sean A, A′ ∈


M (n × n, K). Son equivalentes:

(1) A ∼ A′ .

(2) Existe f ∈ End(V ) y B, B ′ bases de V tales que MB (f ) = A y MB′ (f ) = A′ .

En virtud de esta proposición el problema: ”dada una matriz A ∈ M (n × n, K), encontrar


una A′ semejante a A con la forma más sencilla posible”, equivale al problema: ”dado un
endomorfismo f de V de matriz A respecto de una base B de V , encontrar otra base B ′
en la cual la matriz de f sea lo más sencilla posible”.

Nota 10.3.2. A partir de ahora V será un espacio vectorial sobre K de dimensión n y


f ∈ End(V ).
136 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

Definición 10.3.3. Sea a ∈ V con a 6= 0. Diremos que a es un autovector de f si

∃α ∈ K | f (a) = α · a

Proposición 10.3.4. Sean B una base de V y A = MB (f ). Son equivalentes:

(1) a es un autovector de f .

(2) Existe α ∈ K tal que aB es solución del sistema

(x1 , . . . , xn ) (α · I − A) = (0, . . . , 0)

Demostración. Sea aB = (a1 , . . . , an ).


a es un autovector de f ⇐⇒ ∃α ∈ K tal que f (a) = α · a ⇐⇒ ∃α ∈ K tal que (a1 , . . . , an ) ·
A = α · (a1 , . . . , an ) ⇐⇒ ∃α ∈ K tal que (a1 , . . . , an ) · (α · I − A) = (0, . . . , 0) ⇐⇒ ∃α ∈ K
tal que aB es solución del sistema (x1 , . . . , xn )(α · I − A) = (0, . . . , 0). ¤

Nota 10.3.5. Por el Teorema de Rouché-Fröbenius sabemos que el sistema

(x1 , . . . , xn ) (α · I − A) = (0, . . . , 0)

tiene solución distinta de la trivial si, y sólo si, |α · I − A| = 0. Ası́ pues, los valores de
α ∈ K para los cuales se obtienen autovectores de f son las soluciones de la ecuación
|α · I − A| = 0.

Definición 10.3.6. El polinomio |λ · I − A| se denomina polinomio caracterı́stico de f


respecto de la base B. La ecuación |λ · I − A| = 0 se denomina ecuación caracterı́stica de
f respecto de la base B.

Teorema 10.3.7. El polinomio caracterı́stico de f no depende de la base elegida.

Definición 10.3.8. Las soluciones de la ecuación caracterı́stica de f se denominan au-


tovalores de f .

Corolario 10.3.9. Sean A, B ∈ M (n × n, K).


Si A ∼ B, entonces A y B tienen el mismo polinomio caracterı́stico.
APLICACIONES LINEALES 137

10.4. Endomorfismos diagonalizables


Definición 10.4.1. Sea f ∈ End(V ). Diremos que f es diagonalizable si existe una base
B de V tal que MB (f ) es diagonal.

Teorema 10.4.2. Son equivalentes:

(1) f es diagonalizable.

(2) V posee una base formada por autovectores de f .

Si éste es el caso, y si B = {u1 , . . . , un } es una base de V respecto de la cual la matriz de


f es diagonal, a saber
 
λ1
 

 λ2 

 .. 

 . 

λn
entonces {λ1 , λ2 , . . . , λn } son los autovalores de f .

Demostración. (1) ⇒ (2) Sea B = {u1 , . . . , un } una base de V , respecto de la cual la


matriz de f es
 
λ1
 

 λ2 

 .. 

 . 

λn
entonces
f (u1 ) = λ1 · u1
f (u2 ) = λ2 · u2
.. ..
. .
f (un ) = λn · u n
y ası́, {u1 , . . . , un } son autovectores respecto de f . Además, como la ecuación caracterı́stica
de f no depende de la base respecto de la cual se tome, será:
¯  ¯ ¯ ¯
¯ λ1 ¯ ¯ λ−λ ¯
¯ ¯ ¯ 1 ¯
¯  ¯ ¯ ¯
¯
¯

 λ2 ¯ ¯
¯ ¯ λ − λ2 ¯
¯
¯λI −  . ¯ = ¯ .. ¯=
¯  .. ¯ ¯ . ¯
¯  ¯ ¯ ¯
¯ ¯ ¯ ¯
¯ λn ¯ ¯ λ − λn ¯

= (λ − λ1 )(λ − λ2 ) · · · (λ − λn ) = 0
138 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

y ası́, los autovalores de f son (λ1 , λ2 , . . . , λn ).


(2) ⇒ (1). Sea B = {u1 , . . . , un } una base formada por autovectores. Se tiene entonces
que
f (u1 ) = λ1 · u1
f (u2 ) = λ2 · u2
.. ..
. .
f (un ) = λn · u n
y ası́, la matriz de f respecto de esa base es
 
λ1
 

 λ2 

 .. 

 . 

λn

Esto prueba el teorema. ¤

Vamos a estudiar ahora una condición suficiente para que un endomorfismo sea diag-
onalizable. El estudio de una condición necesaria se hará más adelante.

Proposición 10.4.3. Sean λ1 , . . . , λr ∈ K autovalores distintos de f , y a1 , . . . , ar ∈


V −{0} tales que f (ai ) = λi ·ai , (ai autovector correspondiente al autovalor λi ). Entonces,
a1 , . . . , ar son linealmente independientes.

Teorema 10.4.4. Si f posee n autovalores distintos en K, entonces f es diagonalizable.


APLICACIONES LINEALES 139

Ejercicios y Problemas
1.- Decir si son lineales las siguientes aplicaciones:

a) f : R3 → R3 : f (x, y, z) = (2x, x+y, 3z), b) f : R2 → R3 : f (x, y) = (2x+y, x−2y, y)

c) f : R2 → R3 : f (x, y) = (x+1, x+y, 0), d) f : R3 → R2 : f (x, y, z) = (x+y+z, 1),

e) f : R4 → R2 : f (x, y, z, t) = (x−y, 2z+t), f ) f : R3 → R4 : f (x, y, z) = (0, x+y, z, x+1)

2.- Para las aplicaciones del ejercicio anterior que sean lineales se pide:

a) Matriz de la aplicación respecto de las bases canónicas.

b) Hallar Ker(f ), Im(f ) sus ecuaciones y dimensiones, una base del núcleo y una
de la imagen.

3.- Sean f : R2 → R3 , g : R3 → R4 dos aplicaciones lineales definidas por:

f (1, 1) = (5, 2, 3), f (2, 3) = (2, 0, 4)

g(−2, 4, 2) = (1, 1, 1, 1) g(1, 0, −1) = (2, −1, 3, 4) g(−1, 2, 0) = (0, 1, 0, 1)

Hallar: a) Las matrices asociadas a las aplicaciones lineales f y g respecto de las


bases canónicas. b) Las ecuaciones de dichas aplicaciones lineales. c) Las ecuaciones
de las aplicaciones f + g y g ◦ f . d) Los núcleos de f y g y sus respectivas ecuaciones
e) Lo mismo para las imágenes.

4.- Sean f, g dos automorfismos de un espacio vectorial V de dimensión 2 tales que:

f (~u1 ) = ~e1 + ~u2 , f (~u2 ) = ~e1 − ~u2 , f (~e1 ) = 2~v1 − ~v2 , f (~e2 ) = −~v1 + 3~v2

donde {~u1 , ~u2 }, {~e1 , ~e2 }, {~v1 , ~v2 } son bases de V , se pide: a) la matriz y ecuaciones
de g ◦ f . b) El núcleo. c) La imagen. d) El transformado de ~x = ~u1 − 3~u2 por la
aplicación compuesta.

5.- Sea f : R3 → R3 el endomorfismo definido por f (x, y, z) = (3x, x + 2y, 4x + 2z).


Hallar el polinomio caracterı́stico, los autovalores y los autovectores de f .
140 PRADO-PRADO-RIVERA (22/09/08)

6.- Hallar el polinomio caracterı́stico, los autovalores y autovectores delendomorfismo



1 1 0
 
f : R3 → R3 que en la base canónica tiene asociada la matriz A =  3 −1 6 .

1 −1 3
Analı́cese si es diagonalizable.

7.- Sea f : R3 → R3 el endomorfismo que en la base canónica tiene asociada la matriz


 
1 + α −α α
 
A=2 + α −α α − 1 (α ∈ R) .

2 −1 0

a) Obtener los autovalores de A comprobando que no dependen de α.

b) Obtener los autovectores de f en función de α y estudiar si f es diagonalizable.


Presentación

Según Charles Peirce —uno de los fundadores del pragmatismo


norteamericano que atacó de raíz los problemas centrales lógicos
y filosóficos— ha dado un centenar de definiciones de la lógica.
De acuerdo con Aristóteles, la lógica puede ser enfocada desde dos
puntos de vista. Por un lado, la lógica como un instrumento orgá-
nico para evaluar la validez de las inferencias; por otro lado, como
el estudio de los principios y métodos usados para distinguir en-
tre las inferencias válidas y las inferencias no válidas.
La lógica formal contemporánea es la lógica matemática. Su de-
sarrollo no es ajeno a los cambios de la ciencia actual, en cuya his-
toria podemos distinguir dos grandes etapas. La primera se extien-
de desde sus orígenes, es decir, cuando fue creada por Aristóteles
en el siglo IV a. C., hasta mediados del siglo XIX. Es la etapa de la
lógica antigua, tradicional o aristotélica. La segunda, que se extien-
de desde mediados del siglo XIX hasta nuestros días, es la etapa de
la lógica matemática, simbólica o moderna o contemporánea.
Nace como disciplina independiente en Grecia. Aristóteles fue
el primer gran filósofo que escribió un tratado de lógica. Reunió en
el Organon todo el material existente en su época, incluyendo sus
propios descubrimientos, entre los que destaca la teoría del silogis-
mo, desarrollada sistemáticamente en los Primeros analíticos.
La lógica se enriqueció luego con valiosos aportes de los lógicos
estoicos y megáricos, de filósofos medievales y modernos, pero sin

1 5
experimentar cambios sustanciales. Se admitía que el Estagirita ha-
bía descubierto todo lo que había que descubrir sobre lógica. Sin em-
bargo, desde hace poco más de un siglo, la lógica ha tomado un nue-
vo curso y en poco tiempo ha realizado significativos progresos que
la han renovado por completo. El impulso fue dado por dos matemá-
ticos ingleses: George Boole y Augustus de Morgan, quienes desarro-
llaron la idea de Leibniz de construir la lógica como un cálculo.
A fines del siglo XIX aparecen los trabajos de Gottlob Frege
—considerado el padre de la lógica moderna— cuya primera obra,
el Begriffsschrift, se publicó en 1879, y los del italiano Giuseppe
Peano Principios de la aritmética (1889), que en forma independien-
te llegó a resultados similares a los de Frege. Todos estos trabajos
fueron sistematizados y desarrollados por dos grandes filósofos:
Bertrand Russell y Alfred N. Whitehead, cuyos trabajos fueron pu-
blicados en una obra monumental, que consta de tres volúmenes,
denominada Principia Mathematica (1910-1913).
Posteriormente el matemático y lógico alemán David Hilbert
mostró que los defectos de la obra de Russell y Whitehead se de-
bían a la falta de rigor en el empleo del lenguaje y creó la llamada
metateoría, dando origen a una serie de investigaciones notables,
como las de Rudolf Carnap en el terreno de la sintaxis lógica y de
Alfred Tarski en el de la semántica lógica.
Por lo tanto la imagen actual de la lógica revela un progreso y
diversificación tan notable que resulta incorrecto hablar simple-
mente de la lógica como se venía haciendo hasta entonces. En efec-
to, a partir de 1920, y sobre la base de la enorme influencia que el
filósofo y lógico austriaco Ludwig Wittgenstein llegó a ejercer a
través de su Tractatus Logico-Philosophicus, surgen y se desarrollan
ciertos sistemas de lógica que se separan, de diversos modos, de
la lógica clásica. Es el caso de las lógicas polivalentes, asociadas
a nombres como Lukasiewicz y Post; la lógica intuicionista, crea-
da por Brouwer y sistematizada por Heyting; la lógica dialéctica,
formulada por los profesores Richard Routley, Robert Meyer y
Newton da Costa; y, finalmente, la lógica modal identificada con
los trabajos de Lewis. Todas ellas caracterizadas como lógicas no
clásicas, de difusión grande en nuestros tiempos.

1 6
La lógica matemática ha penetrado todas las demás ciencias y
nutre de problemas a la filosofía. Es la base de la investigación en
tecnologías formales que incluye los campos de programación de
computadoras, el análisis de sistemas y de investigación operativa.
Es la base de la cibernética, disciplina que ha permitido impor-
tantes avances en el conocimiento de los mecanismos de transmi-
sión de información. Desconocerla, para el hombre del siglo XXI,
significa ignorar una de las creaciones más fecundas del pensa-
miento humano.
Justamente, con el anhelo de iniciar a los alumnos de educa-
ción superior en el estudio de esta importante disciplina, ofrece-
mos el presente volumen de Introducción a la Lógica. En él nos pro-
ponemos exponer en forma clara y sencilla los elementos de esta
ciencia formal. En la parte preliminar se examinan los conceptos
básicos de la lógica, en su relación con el pensamiento y el len-
guaje; la segunda y la tercera partes, respectivamente, desarro-
llan los temas esenciales de la lógica proposicional y de la lógi-
ca de predicados. Se incluyen catorce cuestionarios y veintitrés
ejercicios para ayudar al alumno a adquirir un dominio práctico
del material.
El señor José Antonio Tejada Sandoval, distinguido alumno
de filosofía de San Marcos y ayudante del curso de Lógica en el
Integrado de Letras, ha participado activamente en la elaboración
del libro, tanto en la preparación de los cuestionarios y ejercicios,
en las correcciones finales, cuanto en la redacción de ciertas par-
tes. Expresamos nuestro reconocimiento por su valiosa y respon-
sable contribución.
Creemos que un trabajo de esta naturaleza contribuirá a que el
profesor de aula cuente con una pauta que le permita dirigir la en-
señanza-aprendizaje del curso y, por lo que se refiere al alumno, le
proporcionará un medio efectivo de iniciarse en su estudio. En la
medida en que esto suceda, nuestra tarea habrá sido cumplida.

Óscar Augusto García Zárate

1 7
1 8
CONCEPTOS PRELIMINARES

Génesis de la lógica

El origen de la lógica como ciencia formal se remonta a los tiem-


pos de Aristóteles (siglo IV a. C.), quien fue su creador. Sin embar-
go, el gran filósofo de Estagira no empleó este término para refe-
rirse a esta ciencia, sino que aludía a ella usando la palabra “ana-
lítica” (del griego analysis: solución, resolución; fin, en el sentido
de término). Es por esta razón que los escritos fundamentales del
Organon aristotélico (conjunto de sus investigaciones sobre lógi-
ca) reciben el nombre de Analíticos.
No se sabe exactamente por quién ni en qué época ha sido em-
pleada la palabra “lógica” en el sentido moderno. Según indica-
ción de Boecio el término “lógica” pudo haber sido creado por los
comentadores de Aristóteles para oponer el Organon de éste a la
“dialéctica” estoica, tal vez en tiempo de Andrónico de Rodas. En
todo caso esta palabra es empleada por Cicerón (siglo I a. C.); y el
uso que se hace de ella en Alejandro de Afrodisia (siglo II d. C.) y
en Galeno parece demostrar que se había hecho muy corriente en
su época. El empleo de este término es corriente desde los estoicos
(siglo III a. C.): “los teoremas lógicos”, “las leyes lógicas”, como
una de las tres especies de “filosofía”.1

1
Cf. LALANDE, André, Vocabulario técnico y crítico de la filosofía, Argentina,
“El Ateneo” Editorial, 1966, pp. 586-587.

1 9
La palabra “lógica” proviene del vocablo griego logos y éste
de la voz legein. Las significaciones respectivas son muchas y va-
riadas. Con fines didácticos seleccionaremos las que influyeron en
el desarrollo de la lógica. En el pensamiento griego el significado
de la palabra logos desborda el campo lógico, pues llega a los te-
rrenos metafísicos; así la usó, por ejemplo, Heráclito. Logos tradu-
cía una noción muy profunda que representa un principio de va-
lidez universal, pues señalaba que toda la realidad se hallaba pe-
netrada de él y por esta misma razón volvía inteligibles todas las
cosas. Incluso el hombre participaba de él. De aquí que la tarea
humana en el conocimiento de las cosas consistía en ir purifican-
do el pensamiento para llegar a la visión del logos y así compren-
der la realidad. Por su parte, Manuel García Morente afirma que
el griego concebía el logos como aquella razón fundamental o fór-
mula racional definitoria que explica el “qué es” de algo. Justa-
mente, éste es uno de los sentidos que, por ejemplo, Platón le adju-
dica a dicho término en la parte final del Teeteto, al intentar defi-
nir el conocimiento. Nos parece que esta significación metafísica
del logos sirvió de base para crear la lógica como un instrumento
del pensamiento. En efecto, si la realidad es inteligible, entonces
es posible buscar un método de pensar que haga evidente esa
inteligibilidad.
El verbo legein significó, por un lado, “norma racional”, es de-
cir, un camino específico para el discurrir de la razón, la cual si-
guiendo ese camino hallaba una guía para el logro de sus fines.
También significó la facultad de formar conceptos correctos, lo cual
implicaba que el pensamiento exento de todo error debe también,
por esa misma calidad, ser una representación de la realidad.
Heidegger, en un artículo en que analiza detenidamente y desde
una perspectiva filológica el Fragmento 50 de Heráclito, se refiere
al significado de legein, indicando que, en su sentido primigenio,
este verbo también significa colocar, recoger, recolectar. Heidegger,
en relación con esto, señala que el decir de los hombres se mani-
fiesta como un colocar, y que esto nos mostraría una nueva dimen-
sión del ser del lenguaje que va más allá de la expresión y la sig-

2 0
nificación que, habitualmente, han sido señalados como sus ras-
gos definitorios.
Igualmente, logos significaba “palabra”, es decir, el lenguaje
que traducía un pensamiento ya ordenado por la norma racional.
Así, esta función especial del lenguaje interesaba a la lógica y se
abrió el camino para la determinación del concepto de proposi-
ción, pues ésta implica asertos y negaciones, los cuales son sus-
ceptibles de discusión y pueden llevar la verificación de su ver-
dad o falsedad. Siguiendo este camino nació la lógica en el pensa-
miento griego. A través de la palabra que expresaba pensamien-
tos correctos se podía organizar una ciencia que garantizara la in-
teligibilidad de las cosas. Por supuesto que la lógica fue afinando
su significación hasta convertirse en el instrumento del pensar co-
rrecto de que habla Aristóteles.2

Usos de la palabra “lógica” como sustantivo, adjetivo y adverbio,


en el lenguaje coloquial

Inmerso en el lenguaje coloquial el término “lógica”, en su uso sus-


tantivo (“la lógica”, “lo lógico”, “lo ilógico”, “la logicidad”, “la
ilogicidad“), adjetivo (“lógico“, “lógica“, “ilógico“, “ilógica“ y sus
respectivos plurales) y adverbial (“lógicamente“, “ilógicamente“),
adquiere diversos sentidos.

Como sustantivo

Empleado como sustantivo en el lenguaje cotidiano la palabra “ló-


gica“ adquiere el sentido de estructura de razonamiento, forma o
modo de pensar o razonar, o, simplemente, razonamiento. Así, se
habla, por ejemplo, en un artículo periodístico, de “la lógica del
escándalo”, para referirse al modo de pensar de la prensa de nues-
tro medio, que decide brindar cobertura a un hecho en función al
escándalo que éste genere. Asimismo, se emplea el término “lógi-

2
Cf. GUERRA, Luis Felipe y Hugo GARCÍA SALVATECCI, Lógica
Matemática, Lima, Universo, 1984, pp. 7-8.

2 1
ca“ como sinónimo de sentido común, buen sentido, razón o acti-
tud racional, cuando se afirma, por ejemplo, que “felizmente pre-
valeció la lógica”. Se hace uso del sustantivo “lógica“, también,
para significar una determinada estructura de ordenamiento o la
forma en que se encuentran dispuestas ciertas partes o ciertos ele-
mentos de un determinado conjunto a ámbito. Así, ése es el senti-
do que toma en el siguiente texto: “Me he visto obligado —dijo—
a creer que la lógica de sus acciones estaba desequilibrada” (Gus-
tave Flaubert, Madame Bovary). Suele también significar, en otro
contexto, coherencia o sentido; así, podemos leer: “Aunque todo
es mentira, no deja de tener lógica lo que dice” (Shakespeare,
Hamlet).

Como adjetivo

En su uso adjetivo, la palabra “lógica“ pasa a significar “natu-


ral“, en el sentido de previsible; es decir, hace referencia a un he-
cho o acción que se esperaba sucediese como consecuencia nece-
saria de un evento determinado; y así se dice: “Es lógico que el
anciano reaccione de la siguiente manera si le robaste las manza-
nas” (Vasconcelos, Mi planta de naranja lima). También suele usar-
se el mencionado término para significar algo “obvio“ o “eviden-
te“: “No podía haber más que un solo significado lógico tras las
palabras de Luisa Bourget” (A. Christie, Poirot en Egipto). Asimis-
mo, pasa a significar, en otros casos, “necesario“, como en el texto
siguiente: “Como consecuencia lógica de su buena actuación en
las tablas, comenzó a trabajar en el cine” (Miguel Paján, Grandes
estrellas del cine). En otras ocasiones, con este término, se hace refe-
rencia al carácter coherente que algo posee; en ese sentido, por ejem-
plo, se dice que “los ingenieros hidráulicos participantes en el pro-
yecto propusieron soluciones lógicas al problema” (El Comercio,
03-08-02, p. 10). Además, cuando se dice de algo que tiene un or-
den lógico, se hace referencia a aquello que tiene un orden riguro-
so, sistemático y coherente, aunque en este caso, tal vez, el uso del
término sea redundante, pues todo orden, por definición, supone

2 2
un carácter lógico, esto es, riguroso, sistemático y coherente, de
modo que este uso sería pleonástico. El empleo de la palabra “ló-
gico“ también sirve para caracterizar una actitud como “razona-
ble“ o “sensata“, y así se dice, por ejemplo, de un determinado
funcionario que “lo más lógico sería que deje su cargo mientras
goza de cierta aprobación”.

Como adverbio

En su uso adverbial el término “lógica“ se convierte en “lógica-


mente“ y expresa los mismos sentidos que posee como adjetivo,
aunque ya no calificando un sustantivo, pues esa función sólo le
corresponde al adjetivo, sino expresando “modo”. De esta forma
podemos decir, por ejemplo, que “la decisión fue tomada, como es
lógico, (en este caso, el uso es adjetivo, y tiene el sentido de evi-
dente) después de un detenido análisis”, o, en otros términos, pero
de manera equivalente, empleando el término bajo su forma
adverbial, “La decisión fue tomada, lógicamente, después de un
detenido análisis”
Por último, el término “ilógico“ es usado como sinónimo de
“irracional“, “absurdo“, “incoherente“ e “inverosímil“, cuando
toma la forma de adjetivo. Como ejemplos de este uso tenemos: “El
alcalde de Miraflores inauguró el viernes una obra inconclusa aun-
que suene ilógico” (El Comercio, 18-08-02, p. 22); “Lheureux quedó
estupefacto, era algo ilógico para él lo que le estaba pasando” (G.
Flaubert, Madame Bovary). “Ilógico“ no es usado como sustantivo,
al menos no de la misma forma que “lógica“, pues no cabe hablar
de “la ilógica“ de tal o cual acción o actitud, aunque sí de su
“ilogicidad“, entendiendo esta palabra como sinónimo de irracio-
nalidad, absurdidad, etc.; también cabe hablar de lo “ilógico“, pues
al anteponer a este término el artículo neutro se lo ha sustantivado,
adquiriendo de este modo el valor significativo de “sinrazón“ o
“sinsentido“. No es muy corriente, asimismo, el empleo de este
término con valor adverbial, como sí lo es, en cambio, el uso de
“lógicamente“.

2 3
La lógica como ciencia formal de análisis y deducción

La ciencia puede ser caracterizada como un sistema de proposicio-


nes o conocimientos metódicamente establecidos y comprobados,
conectados por relaciones de fundamentación y referentes a un do-
minio particular de objetos; la verdad de sus proposiciones se esta-
blece vía demostrativa o deductiva o bien a través de la experiencia.
Aquellas ciencias que establecen la verdad de sus proposicio-
nes mediante deducciones o demostraciones se denominan forma-
les, abstractas o estructurales. Son las que tratan de los objetos abs-
tractos, ideales o puramente intelectuales, tales como los números.
La lógica formal y la matemática pura son ejemplos de estas cien-
cias. Aquellas otras que la establecen a través de la experiencia
(observación, medición y experimentación) se llaman ciencias
fácticas, factuales, reales o empíricas. Estas últimas, de las que son
ejemplo las ciencias naturales y las ciencias sociales, tratan acer-
ca de los objetos reales, es decir, de entidades que se dan en la
realidad espacio-temporal, entre las que se incluyen aquellos pro-
cesos, fenómenos o hechos naturales y sociales que el hombre en-
cuentra en su experiencia del mundo real (sea la dilatación de los
cuerpos con el calor —en la física—, o la variación de la moda —en
la sociología—, o la devaluación monetaria —en economía—).
Las ciencias formales están constituidas por un conjunto de
proposiciones denominadas analíticas: su verdad o falsedad se
establece lógicamente. Ejemplos:

a) El triángulo tiene tres ángulos.


b) 2 + 3 = 5
c) La suma de los ángulos internos del triángulo es de 180°.

Las ciencias fácticas están constituidas por un conjunto de


proposiciones que se llaman sintéticas: su verdad o falsedad se
establece empíricamente. Ejemplos:

2 4
a) La clorofila es verde.
b) Los felinos son carnívoros.
c) El calor dilata los cuerpos.

La lógica es una ciencia formal que estudia las técnicas, pro-


cedimientos, reglas, métodos y los principios o leyes usados para
distinguir la inferencia correcta de la incorrecta; para discriminar
la inferencia válida de la no válida. Es ciencia formal porque ella
atiende sólo al aspecto estructural de las inferencias sin conside-
rar el contenido significativo de sus proposiciones componentes.
Naturalmente, esta definición no pretende afirmar que sólo es
posible razonar o inferir correctamente si se ha estudiado lógica.
Sostener esto sería tan erróneo como pretender que sólo es posible
correr bien si se ha estudiado la física y la fisiología necesarias
para la descripción de esta actividad. Algunos excelentes atletas
ignoran completamente los complejos procesos que se operan den-
tro de ellos mismos cuando ejecutan sus habilidades. Y es innece-
sario decir que los profesores de edad algo madura que más sa-
ben acerca de tales cosas se desempeñarían muy pobremente, si
arriesgaran su dignidad en el campo atlético. Pero, inversamente,
la agudeza intelectual que la lógica desarrolla con su cultivo hace
que la persona que la ha estudiado tenga la posibilidad de razo-
nar o inferir correctamente, con ventaja sobre aquella que nunca
ha considerado los principios o leyes generales implicados en esta
actividad, limitada al buen sentido natural o sentido común.
Ello se debe a varias razones. Ante todo, un estudio adecuado
de la lógica la enfocará como un arte tanto como una ciencia, y el
estudiante deberá hacer ejercicios relativos a todos los aspectos de
la teoría que aprende. Aquí como en todo, la práctica ayuda a per-
feccionarse. En segundo lugar, una parte tradicional de estudio
de la lógica consiste en el examen y el análisis de las falacias o
sofismas, es decir, de ciertos tipos de razonamientos incorrectos
que se cometen con la intención de engañar. El conocimiento de
estas trampas nos ayuda positivamente a evitarlas. Finalmente, el
estudio de la lógica suministrará al estudiante ciertas técnicas, re-

2 5
glas y métodos de fácil aplicación para determinar la validez o
invalidez de todas las inferencias, incluso las propias. El valor de
este conocimiento reside en que, cuando es posible localizar o iden-
tificar los errores, es menor la posibilidad de que se cometan.

Definiciones incorrectas de la lógica

La lógica como ciencia de las leyes del pensamiento

La lógica ha sido definida como la ciencia de las leyes del pensa-


miento. Esta definición, aunque ofrezca un indicio de la naturale-
za de la lógica, no es exacta. En efecto, el pensamiento es uno de
los procesos estudiados por los psicólogos. La lógica no puede ser
la ciencia de las leyes del pensamiento porque también la psicolo-
gía es una ciencia que trata de las leyes del pensamiento, entre
otras cosas, y la lógica no es una rama de la psicología, es un campo
de estudio separado y distinto.
Igualmente, si “pensamiento“ es cualquier proceso mental que
se produce en la psiquis de las personas, no todo pensamiento es
objeto de estudio para el lógico, pues, aunque todo razonamiento
es pensamiento, no todo pensamiento es razonamiento. Por ejem-
plo, es posible pensar en un número entre uno y diez como en los
juegos de salón, sin elaborar ningún “razonamiento“ acerca del
mismo.
Hay muchos procesos mentales o tipos de pensamiento que
son distintos del razonamiento. Es posible recordar algo, imagi-
narlo o lamentarlo, sin “razonar“ sobre ello. O uno puede dejar
“vagar“ los propios pensamientos en un ensueño o fantasía, cons-
truir castillos en el aire o seguir lo que los psicólogos llaman aso-
ciación libre, en la que una imagen reemplaza a otra en un orden
que no tiene nada de lógico. Parece haber ciertas leyes que gobier-
nan el ensueño, pero no son del tipo de las que han estudiado tra-
dicionalmente los lógicos. Su estudio es más apropiado para la
psicología; las leyes que describen y explican las evoluciones de
la mente en el ensueño son las psicológicas no principios lógicos.

2 6
Definir la lógica como la ciencia de las leyes del pensamiento es
incluir demasiado dentro de ella.

La lógica como ciencia del razonamiento

Otra definición común de la lógica es aquella que la caracteriza


como la ciencia del razonamiento. Esta definición, que evita la ob-
jeción anterior, no es aún adecuada. El razonamiento es un géne-
ro especial de pensamiento en el cual se realizan inferencias, es
decir, se derivan conclusiones a partir de premisas. Pero, es aún
pensamiento y por lo tanto forma parte también del tema de estu-
dio del psicólogo. Cuando éstos examinan su proceso lo encuen-
tran sumamente complejo, emocional en alto grado. Éstos son de
la mayor importancia para la psicología. Pero no son en absoluto
de la incumbencia del lógico los oscuros caminos por los cuales
la mente llega a sus conclusiones durante los procesos reales del
razonamiento.
Al lógico sólo le interesa la corrección del proceso, una vez ter-
minado. Su problema es siempre el siguiente, ¿la conclusión a que
se ha llegado deriva de las premisas usadas y afirmadas? Si las
conclusiones se desprenden de las premisas, esto es, si las premi-
sas constituyen un buen fundamento de la conclusión, de manera
que afirmar la verdad de las premisas garantiza la afirmación de
que también la conclusión es verdadera, entonces el razonamien-
to es correcto. En caso contrario es incorrecto. La distinción entre
el razonamiento correcto y el incorrecto entre la inferencia válida
e inválida es el problema central que trata la lógica. Las técnicas,
procedimientos, métodos, reglas y leyes han sido desarrollados
esencialmente con el propósito de aclarar esta distinción.3
A modo de conclusión presentamos las siguientes precisiones:

a) El objetivo de una teoría lógica es ofrecer una explicación


de la relación de implicación lógica en que se encuentran las
premisas y la conclusión de una inferencia correcta.
3
Cf. COPI, Irving y Carl COHEN, Introducción a la lógica, Méjico, Linusa,
1995, pp. 18-19.

2 7
b) Otro objetivo es discriminar, mediante un método sistemá-
tico, las inferencias correctas de las que no lo son.
Al perseguir estos objetivos la lógica contemporánea ha con-
cebido las inferencias como formuladas lingüísticamente y se ha
servido de lenguajes artificiales para alcanzarlos. De entre éstos,
la familia más importante es la de los lenguajes de primer orden.
La lógica de primer orden es la teoría más versátil y aplicable, tam-
bién la más estudiada y la mejor conocida, de la lógica contempo-
ránea. Otros nombres con los que se la conoce son lógica de predi-
cados y lógica cuantificacional. La lógica de primer orden abarca
en cierto sentido la lógica de proposiciones.4

Noción de forma lógica

La proposición es una oración aseverativa susceptible de ser califi-


cada de verdadera o falsa. Ejemplos:

a) Einstein fue el creador de la teoría de la relatividad


b) El Perú está al norte del Ecuador

En estos ejemplos “a)“ y “b)“ son proposiciones: “a)“ es ver-


dadera y “b)“ es falsa. En consecuencia, la verdad y la falsedad
son sus propiedades; así, pues, solamente poseen el atributo de
verdad o falsedad las formas lingüísticas que afirman o niegan
algo, es decir, las proposiciones.
La inferencia es una operación lógica que consiste en obtener
la verdad de una proposición, conocida como conclusión, a partir
de la verdad de una o más proposiciones, conocidas como
premisas. Ejemplos:

a) Si eres limeño, entonces eres peruano (premisa)


Si eres peruano, entonces eres sudamericano (premisa)
Luego, si eres limeño, entonces eres
sudamericano (conclusión)

4
Cf. ALCHOURRÓN, Carlos E. et al. Lógica, Madrid, Trotta, 1995, p. 71.

2 8
b) Ningún peruano es chileno (premisa)
Todos los loretanos son peruanos (premisa)

Luego, ningún loretano es chileno (conclusión)

Los ejemplos “a)“ y “b)“son inferencias. Si en “a)“ reemplaza-


mos “eres limeño“ por “p“, “eres peruano“ por “q“, y “eres suda-
mericano“ por “r“, se obtendrá la forma lógica siguiente:

Si p, entonces q
Si q, entonces r

Luego, si p, entonces r

Si en “b)“ sustituimos “loretano“ por “S“, “chileno“ por “P“


y “peruano“ por “M“, se obtendrá la forma lógica siguiente:

Ningún M es P
Todos los S son M

Luego, ningún S es P

En “a)“ las proposiciones “Si eres limeño, entonces eres pe-


ruano“ y “Si eres peruano, entonces eres sudamericano“ represen-
tan a las premisas; la proposición “Si eres limeño, entonces eres
sudamericano“ representa a la conclusión. Igualmente, en “b)“ las
proposiciones “Ningún peruano es chileno“ y “Todos los loreta-
nos son peruanos“ desempeñan el papel de premisas; y la propo-
sición “Ningún loretano es chileno“ hace las veces de conclusión.
Es fácil advertir que “a)“ y “b)“ son ejemplos de inferencias
válidas, puesto que en ambos casos la conclusión deriva necesa-
riamente de las premisas. En efecto, nadie puede aceptar la ver-
dad de éstas y, simultáneamente, negar la verdad de aquélla sin
incurrir en flagrante contradicción.

2 9
Pero ¿cómo sabemos que las mencionadas inferencias son vá-
lidas? Todos lo sabemos por intuición, sin embargo ésta es subje-
tiva y no puede garantizar objetivamente la validez de las inferen-
cias en todos los casos. Es aquí, entonces, donde se hace necesa-
rio establecer las condiciones formales de validez de las inferencias.
La inferencia “a)“ es válida porque su forma lógica: “Si p, en-
tonces q. Si q, entonces r. Luego, si p, entonces r“ también lo es. Es
decir, toda inferencia que tenga dicha forma es válida, indepen-
dientemente de los significados que asuman “p“, “q“ o “r“. Así,
por ejemplo, si reemplazamos “p“, por “penalista“, “q“ por “abo-
gado“ y “r“ por “colegiado“, obtendremos otra inferencia válida.
Y si continuamos reemplazando “p“, “q“ o “r“ por cualquier
tríada de proposiciones, obtendremos siempre inferencias igual-
mente válidas.
De modo análogo, la inferencia “b)“ es válida porque su for-
ma lógica: “Ningún M es P. Todos los S son M Luego, ningún S es
P“ lo es asimismo. Y todas las inferencias que tengan dicha forma
son válidas. En efecto, si sustituimos “S“ por “planta“, “P“ por
“mineral“ y “M“ por “vegetal“, respetando estrictamente el orden
en que aparecen “S“, “P“ y “M“ en la forma lógica válida, obten-
dremos nuevamente una inferencia válida. Y si seguimos sustitu-
yéndolos por otras tríadas de términos respetando la estructura
lógica válida obtendremos inferencias también correctas.
La validez o invalidez son propiedades de las inferencias, es
decir, únicamente ellas pueden ser calificadas de válidas o de in-
válidas. Las inferencias pueden ser deductivas e inductivas y radi-
ca la diferencia en el grado de relación existente entre las premisas
y la conclusión, pues en una inferencia deductiva la conclusión
deriva necesariamente de las premisas: la verdad de éstas garan-
tiza la de aquélla; las premisas implican la conclusión. Consecuen-
temente, una inferencia es deductivamente válida cuando es im-
posible que sus premisas sean verdaderas y su conclusión sea fal-
sa. En una inferencia inductiva, en cambio, la conclusión no se
sigue necesariamente de las premisas: éstas solamente la hacen
probable.

3 0
Razonamiento deductivo y razonamiento inductivo *

Para empezar se debe hacer una importante distinción entre el ra-


zonamiento deductivo y el razonamiento inductivo.
El razonamiento deductivo está usualmente asociado a la so-
lución de problemas matemáticos. Ello se ilustra muy bien median-
te el despliegue de una demostración geométrica; sin embargo, el
razonamiento deductivo también se puede hallar en el lenguaje
ordinario, aunque no se le reconozca cabalmente como un razo-
namiento. Por ejemplo, si alguien dice “George no es un estudian-
te de primer grado, en consecuencia no debe llevar puesto un go-
rro”, difícilmente se podría considerar este enunciado como un tipo
de razonamiento. Pero si efectuamos algunas modificaciones y adi-
tamentos —teniendo el cuidado de retener el significado original
del enunciado— podríamos ponerlo de tal forma que se le pueda
reconocer realmente como un tipo de razonamiento deductivo:

George no es un principiante.
Nadie excepto un principiante (ningún no-principiante)
puede llevar puesto un gorro.
Luego, George no puede llevar puesto un gorro.

Este argumento es válido y nuestros sistemas establecidos de lógi-


ca pueden mostrar la validez de esta forma de argumentar.
Se podría decir que es válido pero que no deja de ser trivial.
¿Para qué hacerse problemas con un enunciado cuya validez puede
ser inspeccionado a partir del establecimiento de determinadas
normas sobre cómo vestir en el campus universitario? Nosotros
respondemos que para nuestro razonamiento deductivo necesita-
mos establecer con claridad formas de razonamiento correcto —que
se podrían aplicar para casos sencillos como el arriba citado— y con-
tinuar usando estas formas para problemas mucho más complejos.

* THOMAS, Norman L. Modern Logic. Barnes y Noble, Inc., New York,


1966, pp. 1-7. [Pasaje traducido por Claudio Chipana hasta la página 36].

3 1
Digamos a estas alturas que por razonamiento deductivo esta-
mos entendiendo un tipo de razonamiento que busca descubrir si
una conclusión dada es consecuencia de determinadas premisas,
asunciones, axiomas o presupuestos. Algunos ejemplos pueden
ayudar a ilustrar esta definición.
La siguiente es una forma común muy empleada en el razona-
miento deductivo:

Si ocurre A, entonces ocurrirá B


Ocurre A
En consecuencia, ocurre B.

Aquí hay dos premisas y una conclusión. Las premisas son


(1) Si A ocurre, entonces ocurrirá B y (2) Ocurre A. Luego, la con-
clusión es ocurre B. Un caso especial de esta forma podría ser:

Si ganamos el juego, entonces ganaremos las series


Nosotros ganamos el juego
En consecuencia, nosotros ganamos las series

Por supuesto que nosotros tenemos que reconocer que esa for-
ma argumental también podrá aplicarse de alguna manera a una
condición o estructura más complicada. Podemos usar esa forma
para mostrar, por ejemplo, que el siguiente razonamiento es válido:

Si R y S ocurren, entonces G no ocurrirá


R y S ocurren
En consecuencia, G no ocurre.

Desde otro nivel deductivo consideraremos el caso de las ma-


temáticas de cualquier colegio secundario: En geometría plana,
para empezar, se nos dan un cierto número de axiomas. Tomemos
dos de ellos. (1) El todo es igual a la suma de sus partes. (2) Una
cantidad puede ser sustituida por su igual. Ahora, si nosotros con-
sideramos un segmento lineal AB (el significado de “segmento li-

3 2
neal“ deberá estar dado por definición), que está dividido en dos
partes, x e y, tal que x = y, podemos probar que 2x = AB de la ma-
nera siguiente:

1) x + y = AB, porque el todo es igual a la suma de sus partes,


x e y son partes de AB.

2) x + x = AB, porque x es igual a y, y una cantidad puede ser


sustituida por su igual; entonces podemos sustituir y por x.

3) x + x = 2x, por un axioma de aritmética (todos los axiomas


de aritmética se asumen en geometría plana).

4) 2x = AB, sustituyendo x + x por 2x en el paso número dos.

En los ejemplos arriba citados estamos haciendo deducciones


que son extremadamente simples; de hecho tan simples que el es-
tudiante puede sentirse irritado o indignado por ser forzado a re-
correr tales procedimientos tortuosos a fin de llegar a una conclu-
sión que era tan obvia desde el primer momento. Tal como el filó-
sofo Schopenhauer dijo, “es como tener dos piernas rotas por lo
que a uno se le tenga que enseñar a caminar con muletas”.
Sin embargo, una metáfora mejor que la de Schopenhauer po-
dría ser aquella que se refiere al entrenamiento de un aviador para
que vuele valiéndose de sus instrumentos. Bajo condiciones climá-
ticas normales y cielo despejado un piloto puede volar por instin-
to y por reacciones naturales a los datos que le dan sus sentidos.
Pero si él se encontrase bajo una tormenta o nubes cargadas y ape-
nas pudiese ver las puntas de sus alas ya no podría confiar más
en su comprensión intuitiva de la situación en que se halla. Es un
hecho muy reconocido por los aviadores que al volar a través de
las nubes es posible sentir como si se estuviese haciendo un esca-
lamiento cerrado, cuando de hecho se está volando recto y nivela-
do; o, por otro lado, estar en realidad en una espiral ceñida hacia
tierra aun cuando los sentidos le digan a uno que está en una có-
moda condición de vuelo recto y nivelado.

3 3
Como resultado de tales decepciones provenientes del conoci-
miento intuitivo, en consecuencia, es esencial que el aviador apren-
da un tipo de vuelo que esté basado en una negación deliberada
de sus sentidos intuitivos. Si él tuviese que aprender un tipo de
vuelo que lo convirtiese en un piloto profesional capaz de volar
un aeroplano en condiciones más complejas, entonces él deberá
aprender a “caminar con muletas“ como si sus piernas se hubie-
sen roto. Es decir, él deberá aprender a depender absolutamente
de sus instrumentos aun cuando contradigan en gran medida la
evidencia de sus sentidos.
Tanto en lógica como en matemáticas el proceso de razona-
miento deductivo tiene algunas de las características de los ins-
trumentos de vuelo. Los presupuestos básicos y las reglas de ope-
ración con que trabajamos son análogos a los instrumentos y su
respectivo uso en un avión. Asimismo, es tanto necesario como pro-
ductivo para nosotros permanecer dentro de los límites de aque-
llos presupuestos (axiomas) y reglas como lo es para el aviador
observar y volar con los instrumentos de su panel.
Si el proceso de razonamiento deductivo pudiese parecer in-
necesariamente tedioso al tratar los problemas elementales que he-
mos mencionado podemos tener la seguridad de que esta aproxi-
mación en apariencia tediosa es la única que resolverá los proble-
mas complicados que ocurren en el examen de temas más profun-
dos. Pero, ciertamente, una real certeza proviene únicamente del
uso del procedimiento deductivo en la manera como se abordan
los problemas de geometría o álgebra o lógica y descubriendo así,
por uno mismo, su utilidad y poder.
El razonamiento inductivo nos ofrece menos certeza que el ra-
zonamiento deductivo y más bien una diversidad de grados de
probabilidad. En el razonamiento deductivo nosotros estamos efec-
tuando las implicaciones de nuestras asunciones y reglas operati-
vas para obtener resultados que pueden ser poco claros al princi-
pio, pero que están en verdad ya implicados en nuestras reglas y
asunciones. Pero en el razonamiento inductivo estamos trabajan-
do con predicciones del futuro, generalizaciones concernientes a

3 4
vastas áreas de instancias no observadas, y teorías concernientes
a las llamadas regularidades en la naturaleza.
Para una definición de la inducción podemos decir que es
aquel tipo de razonamiento que busca producir una afirmación
verdadera acerca de todos los miembros de un grupo de cosas o
eventos sobre la base de un examen de un limitado número de ca-
sos individuales dentro de ese grupo.
Afirmaciones tales como las siguientes son ejemplos de razo-
namiento inductivo: “él participa en un concurso de preguntas to-
dos los viernes por la mañana —al menos eso es lo que él ha he-
cho durante todo el semestre hasta ahora”, “esa es una caja de
manzanas malogradas —he observado la mitad de ellas y he en-
contrado un gusano en cada una que he revisado”, y “hay una
posibilidad de que llueva si el viento sopla desde el sur —es algo
que generalmente ocurre”.
Se debe notar aquí que el procedimiento en cada uno de estos
ejemplos es formular un enunciado concerniente a ciertas condi-
ciones generales o supuestas regularidades basadas en observa-
ciones de individuos o circunstancias individuales. Esos enuncia-
dos indican intentos de descubrir alguna regularidad o generali-
zación sobre la base de ocurrencias particulares cuidadosamente
observadas y enumeradas. Alfred North Whitehead denomina a
ello tratar de “ver lo que es general y lo que es particular”.
El proceso inductivo está íntimamente vinculado a lo que se
denomina el método científico. Es un proceso de razonamiento que
es fundamental para las actividades del científico. Pero su princi-
pal característica, tal como se puede ver en los ejemplos, es la pro-
babilidad en lugar de la certeza. P.W. Bridgeman dice que “nin-
guna ciencia empírica puede, en ningún caso, formular enuncia-
dos exactos“.
Las probabilidades a las que nos referimos pueden, desde lue-
go, ser extremadamente altas. El ejemplo que se ha hecho clásico
en los escritos de David Hume a fines del siglo dieciocho es aquel
que concierne al enunciado: “el Sol saldrá mañana”. Las observa-
ciones que hiciéramos, desde los primeros días, al hacer observa-

3 5
ciones han incluido aspectos del Sol como el de su salida al inicio
de cada periodo de aproximadamente cada veinticuatro horas.
Siempre ha salido el Sol en el pasado y siempre saldrá en el futu-
ro, de ello estamos convencidos. Pero, sin tener la intención de caer
en trivialidades o proponer algo no razonable, podemos, sin em-
bargo, subrayar que nuestro conocimiento de que el Sol saldrá ma-
ñana no es un conocimiento absolutamente cierto, tal como el que
se puede deducir de la siguiente operación: 97 x 58 = 5626. Sin
duda es muy probable que el Sol salga mañana y sería insólito
actuar como si el Sol no hubiese de salir mañana; pero debemos
reconocer que la predicción es una probabilidad de creer por in-
ducción y que no contiene el tipo de certeza que podemos encon-
trar en todo argumento deductivo.
La deducción nos da conclusiones que son ciertas porque no
son nada más que implicaciones de nuestros presupuestos. La in-
ducción por su parte da conclusiones que son sólo probables. Pero
la deducción está basada en asunciones y reglas que son, tanto
como sea posible, divorciadas de la experiencia. Es un estudio de
formas y operaciones que son deliberadamente libres de referen-
cias al mundo de la percepción sensorial. [...] . Y la inducción, por
otra parte, está íntimamente más asociada con la experiencia y la
actividad sensorial. Los pasos fundamentales en el proceso
inductivo son la observación y la experiencia.
Bertrand Russell discute los extremos de esta relación que se
halla entre los hechos de la experiencia y la lógica pura:

En la lógica pura ningún hecho atómico (el tipo de hecho


más simple que podamos experimentar) es jamás mencionado:
nos confinamos nosotros mismos enteramente a las formas, sin
preguntarnos qué objetos pueden llenar las formas. Esta lógica
pura es independiente de los hechos atómicos; pero a la inver-
sa, en cierto sentido, éstos son independientes de la lógica. La
lógica pura y los hechos atómicos son los dos polos, lo a priori
total y lo empírico total. Pero entre ambos hay una vasta re-
gión intermedia... (En RUSSELL, Bertrand, Our Nowledge of the
External World, New York, New American Library, Mentor Books,
1956, p. 49).

3 6
En consecuencia, apenas es necesario decir que el científico, el
filósofo o alguien más que se interese en descubrir hechos acerca
del universo en que vive, encontrará tanto el razonamiento induc-
tivo como el deductivo indispensable para sus investigaciones. La
deducción nos hace capaces de llevar a cabo las implicaciones de
nuestras asunciones en su más pleno sentido sin estar influidos
por las frecuentes percepciones erróneas de nuestras experiencias
inmediatas. Y la inducción es nuestro modo de ver las generaliza-
ciones y categorías en el mundo de nuestra experiencia.

Cuestionario N.º 1

1. ¿Qué término empleaba Aristóteles para referirse a lo que ahora


denominamos lógica?
2. ¿Dónde tiene su origen el uso del término “lógica“?
3. ¿Qué sentidos tienen en el contexto del pensamiento griego la
palabra logos y el verbo legein?
4. ¿De qué formas es empleado el término “lógica“ en el lenguaje
coloquial?
5. ¿Qué sentidos adquiere el término “lógica“ cuando se lo emplea
como sustantivo?
6. ¿Cuáles son los sentidos de la palabra “lógica“ cuando es usado
como adjetivo?
7. Bajo la forma de adverbio , ¿qué sentidos toma el término
“lógica“?
8. ¿Qué significaciones se la adjudica al vocablo “ilógico“ y bajo
qué formas se le suele usar?
9. ¿Cómo puede ser caracterizada la ciencia?
10.¿A qué se denomina ciencias formales, abstractas o estructurales?
11. ¿A qué se denomina ciencias fácticas, factuales, reales o empíricas?
12. ¿De qué tipo de proposiciones están constituidas las ciencias
fácticas?
13. ¿De qué tipo de proposiciones están constituidas las ciencias
formales?
14. ¿Por qué la matemática es una ciencia formal y por qué la física
es una ciencia fáctica?

3 7
15. ¿Es la lógica la ciencia de las leyes del pensamiento? ¿Por qué?
16. ¿Es la lógica la ciencia del razonamiento? ¿Por qué?
17. ¿Cuál sería la definición más pertinente de lógica?
18. ¿Qué es una proposición?
19. ¿A qué se denomina inferencia?
20. ¿Cuándo una inferencia es válida?
21. ¿Qué se entiende por razonamiento deductivo?
22. ¿A qué se refiere la metáfora que establece una analogía entre el
proceso deductivo y las características de los instrumentos de vuelo?
23. ¿Cómo se define la inducción?
24. ¿Cuál es la principal característica del proceso de razonamiento
inductivo?
25. ¿Se podría decir que el razonamiento deductivo y el razona-
miento inductivo se complementan? ¿Por qué?

Esbozo del desarrollo histórico de la lógica

En las siguientes páginas se presenta un sucinto panorama histó-


rico de la lógica dividido en las siguientes secciones: edad antigua,
edad media, renacimiento y edad moderna, y edad contemporánea.

Edad Antigua

A los trabajos de Aristóteles (384-322 a. C.) se debe la sistematiza-


ción de la lógica. Conscientes de este descubrimiento (la teoría del
silogismo), los comentaristas, que durante la época bizantina se
encargaron del estudio y ordenamiento de estos escritos, denomi-
naron Organon (instrumento) al compendio que nos legó ese sa-
ber, en cuya sección inicial, Primeros analíticos, reunió todo el ma-
terial existente en su época sobre la deducción o inferencia. Es, por
ello, el primer lógico formal de la historia. Su mérito consistió en
haber examinado las deducciones o inferencias considerando sólo
su forma o estructura, con independencia de su significado o con-
tenido. Ésta es la razón por la que la lógica desde su creación es
una ciencia formal o estructural que mantiene este carácter hasta
nuestros días, tras veinticuatro siglos.

3 8
El tratamiento estructural que hizo el Estagirita de la deduc-
ción significó un aporte sustancial al desarrollo de la lógica y de
la matemática: el método axiomático. En efecto, debido a que todos
los razonamientos podían ser considerados como estructuras,
Aristóteles axiomatizó su teoría del silogismo. La silogística
aristotélica forma parte de lo que hoy se considera la teoría gene-
ral de la inferencia deductiva y su desarrollo hace de su lógica un
antecedente remoto de la contemporánea.5
Casi contemporáneos con Aristóteles fueron los lógicos estoi-
cos y los megáricos. Los primeros tuvieron el mérito de profundi-
zar en algunos campos a los que el Estagirita no había concedido
suficiente atención. Estos filósofos son los precursores más leja-
nos de la actual lógica proposicional y de las teorías que incluyen
predicados relacionales, que son indispensables para dotar a la
matemática de una lógica adecuada que el silogismo no propor-
ciona. Por su parte, los megáricos hicieron tres aportaciones a la
lógica: una en lo relativo a las paradojas (por ejemplo, la del men-
tiroso, atribuida a Eubúlides); otra en el examen de los conceptos
modales y, además, iniciaron un importante debate sobre los enun-
ciados condicionales.6 El más importante de ellos, Diodoro Cronos,
se dedicó a la lógica de las modalidades temporales esclareciendo
relaciones importantes entre verdad y tiempo. Sin embargo, el in-
flujo del Estagirita fue avasallador y los estoicos y megáricos fue-
ron desconocidos en la Edad Media, durante la cual las investiga-
ciones lógicas se centraron en el silogismo y sus aplicaciones.

Edad Media

Durante la Edad Media los máximos representantes de la lógica


escolástica, como Pedro Abelardo, Pedro Hispano, Tomás de Aqui-
no, Raimundo Lulio y Guillermo de Occam, no sólo perfecciona-
ron y sistematizaron temas heredados de la tradición antigua, sino
emprendieron nuevas investigaciones como la teoría de las supo-

5
Ibídem, p. 50.
6
Ibídem, p. 52.

3 9
siciones precursora de la moderna teoría de la jerarquía de len-
guajes, la cual es empleada para la eliminación de paradojas
metalógicas. Asimismo, trabajaron en forma apreciable la lógica
proposicional y conocieron sus principales reglas de inferencia a
pesar de no manejar un lenguaje simbólico adecuado, lo que hizo
muy difíciles sus trabajos. Por añadidura, la concepción nomina-
lista de los universales de Occam —que interpreta los conceptos
como nombres genéricos— es muy próxima a la noción contem-
poránea de predicado lógico.
Los escolásticos, además, emprendieron un estudio especial y
profundo de la lógica modal llevándola bastante más allá del ni-
vel inicial en el que la había dejado Aristóteles. También se en-
frentaron con el problema de las “paradojas semánticas“, de las
que hallaron no menos de una docena de soluciones, logrando de-
sentrañar casi todos sus aspectos. Finalmente, los escolásticos de-
sarrollaron la mayor parte de sus investigaciones de manera
metalógica, o sea no construyendo fórmulas lógicas sino descri-
biéndolas, cosa que los antiguos sólo habían hecho en contadas
ocasiones. No obstante, como lo anotáramos líneas arriba, los filó-
sofos medievales no lograron avanzar mucho, debido a que no
contaron con un lenguaje adecuado para un eficaz análisis de
inferencias.
Las principales aportaciones de esta época son las relaciona-
das con los términos sincategoremáticos, la teoría de la suposición
y la teoría de las consecuencias.7

Renacimiento y Edad Moderna

En el siglo XVII Guillermo Leibniz —el precursor de la lógica mate-


mática— descubre por su cuenta todo cuanto habían descubierto
los estoicos, megáricos y medievales y se constituye en el primer
filósofo que tomó conciencia de la necesidad de disponer de un
lenguaje especial para progresar en el estudio de las deducciones.
Aunque los especialistas reconocen que esta idea ya estaba en ger-
7
Ibídem, pp. 54-56.

4 0
men en el Ars magna, de Raimundo Lulio, Leibniz fue el primero
que sostuvo con claridad que el procedimiento para convertir la
teoría de la deducción lógica en una ciencia estricta e infalible
era convertirla en un cálculo mediante el uso de procedimientos
matemáticos.
Esta nueva ciencia sería una mathesis universalis (ciencia fun-
damental), que él llamó también logística o lógica matemática. Su
función consistiría en demostrar la verdad de las afirmaciones fi-
losóficas y científicas sin tener en cuenta su significado sino sola-
mente su estructura expresada en símbolos de un lenguaje artifi-
cial, construido especialmente para calcular. Leibniz decía que cal-
cular era operar con símbolos. Así como se podía calcular con sím-
bolos aritméticos también ello sería factible con símbolos que re-
presentaran estructuras deductivas.
El ideal leibniziano era lograr un instrumento lógico lo sufi-
cientemente poderoso como para poder traducir cualquier discu-
sión significativa sobre la corrección de las deducciones a una ope-
ración en la que los oponentes se limiten a revisar los cálculos para
ubicar el error de manera parecida a como se corrige una suma
cualquiera. El proyecto de Leibniz era demasiado ambicioso y por
ello fracasó. Aunque su intuición fue grande, estuvo lejos de lo rea-
lizable y no pudo avanzar hacia la construcción de un lenguaje
simbólico que superara significativamente la vieja silogística
aristotélica.
Pero sus trabajos no alcanzaron difusión y pasaron inadverti-
dos debido al inmenso prestigio que alcanzaba Aristóteles aun has-
ta el siglo dieciocho. Es que se admitía, con Manuel Kant en el pre-
facio a la segunda edición (1787) de su Crítica de la razón pura, que
el Estagirita había descubierto todo lo que había que descubrir so-
bre lógica. Se aceptaba que la lógica creada por él era un conoci-
miento acabado, cerrado y completo; puesto que la investigación
posaristotélica no había ni refutado ni aportado nada nuevo en
relación con las enseñanzas del Organon. Este apodíctico juicio pri-
vaba a la disciplina lógica —al haber surgido del cerebro de
Aristóteles ya acabada y perfecta, como Minerva de la cabeza de
Júpiter— de su propia historia:

4 1
... a partir de Aristóteles no ha tenido que dar ningún paso
atrás... y hasta hoy la lógica no ha podido dar ningún paso ade-
lante, de modo que todo parece indicar que hay que conside-
rarla como cerrada y completa.8

Esta limitación es debida, esencialmente, a la escasa cultura


referente a la historia de la filosofía, común a los demás grandes
pensadores de su tiempo, cuya información en historia de la filo-
sofía no llegaba en el tiempo más atrás de Descartes, desconocien-
do de manera casi total la Edad Media y que tenía de la filosofía
antigua nociones de nivel puramente manualístico y poco precisas.
Sin embargo, desde hace más de un siglo la lógica ha tomado
un nuevo curso y en poco tiempo ha experimentado significativos
progresos que la han renovado por completo. El impulso fue dado
por dos matemáticos y lógicos ingleses: George Boole —con su obra
Análisis matemático de la lógica, que apareció en 1847— y Augustus
De Morgan, quien ese mismo año publicó su Lógica formal, en la
que se desarrolla la idea de Leibniz de construir la lógica como
un cálculo.
Este nuevo lenguaje —conocido como Álgebra de Boole— ma-
nifestó su potencia resolviendo problemas que excedían los alcan-
ces de la lógica aristotélica y poniendo por primera vez en eviden-
cia los errores del Estagirita. El álgebra de Boole —conocida tam-
bién como álgebra de clases o de conjuntos— fue asimismo inves-
tigada por De Morgan. Ambos son los creadores del moderno len-
guaje formalizado de la lógica lo que les permitió, entre otras co-
sas, descubrir una cantidad asombrosa de nuevos tipos de deduc-
ción o inferencia. A pesar de las limitaciones de sus trabajos seña-
lan un verdadero cambio de rumbo en la historia de la lógica y
han contribuido a dotar de sus caracteres esenciales a la lógica
matemática.
A fines de siglo XIX aparecen los trabajos del matemático y ló-
gico alemán Gottlob Frege, considerado el padre de la lógica ma-
temática, cuya primera obra, el Begriffsschrift, publicada en 1879,

8
KANT, Manuel, Crítica de la razón pura, Buenos Aires, Losada, 1960,
tomo I, p. 18.

4 2
marcaría el comienzo de la lógica formal contemporánea. Desa-
rrolla un primer sistema axiomático, plenamente simbolizado, con-
sistente y completo, de lógica de primer orden aun antes de que se
tuvieran las herramientas lógicas adecuadas para llevar a cabo la
prueba de la completud de un sistema deductivo cualquiera.
Bochénski, por ejemplo, no duda en comparar su primera obra ló-
gica, el Begriffsschrift, con los Primeros analíticos y anota:

El Begriffsschrift contiene toda una serie de perspectivas to-


talmente nuevas. Así, Frege es el primero en formular de ma-
nera clara la distinción entre variable y constante; el concepto
de función lógica y el concepto de cuantificador; da una formu-
lación notablemente más rigurosa a la teoría aristotélica de sis-
tema axiomático, distingue cuidadosamente entre ley y regla,
introduce la diferencia igualmente precisa entre lenguaje y
metalenguaje...9

Sin embargo, la obra de Frege, a pesar de su gran valor, pasó


casi inadvertida y transcurrieron casi veinte años antes de que
Bertrand Russell llamara sobre ella la atención teniendo que pa-
sar otros veinte hasta que Lukasiewicz pusiera de manifiesto con
suficiente profundidad toda su riqueza y valor. Asimismo, propu-
so un método de cálculo de matrices para la lógica proposicional
muy semejante al que se usa actualmente y desarrolló de manera
axiomática la naciente teoría de conjuntos de George Cantor.
Con Giuseppe Peano (1858-1932), se cierra en cierto sentido la
línea de desarrollo del cálculo lógico iniciada por el Análisis mate-
mático de la lógica de George Boole. La expresión misma de “lógica
matemática“ es introducida por primera vez en su obra Principios
de aritmética expuestos con un nuevo método, que apareció en 1889,
donde la utiliza no sólo a causa de hacer uso operacional de los
símbolos, sino especialmente porque concibió la nueva lógica como
un poderoso instrumento para la sistematización rigurosa del sa-
ber matemático.

9
BOCHÉNSKI, I. M., Historia de la lógica formal, Madrid, Gredos, 1966,
p. 283.

4 3
La obra de Peano corona el desarrollo de la lógica en el siglo
XIX. El significado histórico de su fundamentación de la aritmética

—basada en las tres nociones primitivas de “número“, “cero“ y


“sucesor“, así como sus cinco famosos axiomas— es considera-
ble, pues con ella muestra de manera concreta cómo aplicar ese
nuevo instrumento a la sistematización de las matemáticas. Ha-
bía no sólo logrado un manual completo y riguroso de lógica ma-
temática sino creado un simbolismo particularmente manejable y
preciso que aún está vigente.

Edad Contemporánea

Los trabajos de Frege y Peano fueron sistematizados y desarrolla-


dos por dos filósofos y lógicos ingleses: Bertrand Russell y Alfred
North Whitehead, cuyos resultados fueron publicados en su obra
monumental denominada Principia Mathematica (que consta de tres
volúmenes: 1910, 1912 y 1913). Russell y Whitehead intentan evi-
tar la paradoja en el sistema de Frege (la de las clases que no son
miembros de sí mismas), llevando a cabo la tarea de mostrar que
es posible derivar toda la matemática de la lógica. La obra de
Russell y Whitehead debe situarse entre las mayores aportaciones
que jamás se hayan hecho a la historia de la lógica. Concretamen-
te, los Principia Mathematica son en muchos aspectos todavía hoy
un tratado completo, minucioso y exacto de la lógica matemática.
Posteriormente, el matemático y lógico alemán David Hilbert
—fundador de la escuela formalista— mostró que los defectos de
esa obra se debían a la falta de rigor en el empleo del lenguaje y
creó, con tal motivo, un método denominado metamatemática, cuyo
objetivo es el estudio de las teorías matemáticas, aplicando los len-
guajes lógicos que habían sido creados por Frege y Russell. El lla-
mado “programa hilbertiano“ se puede resumir brevemente: todo
el campo de la matemática clásica puede concebirse como forma-
lizable en tres sistemas axiomáticos fundamentales, a saber: el de
la aritmética, el del análisis y el de la teoría de los conjuntos. Ha
dado origen a una serie de investigaciones notables, como las del

4 4
filósofo y lógico austriaco Rudolf Carnap en el terreno de la sin-
taxis lógica y las del lógico y matemático polaco Alfred Tarski en
el de la semántica lógica.
En su obra La sintaxis lógica del lenguaje Carnap sostiene la te-
sis de que la lógica de un lenguaje determinado se identifica con
su sintaxis que, a su vez, es totalmente convencional, sin estar en
ningún caso vinculada a los contenidos del discurso. Sin embar-
go, a sólo un año de distancia de su publicación aparecía en una
revista filosófica un largo artículo del lógico polaco Alfred Tarski,
titulado “El concepto de verdad en los lenguajes formalizados”,
que puede considerarse como el acta de nacimiento de la nueva
semántica.10
En 1930, el joven austriaco Kurt Gödel, de 24 años, demostró
en su tesis doctoral el teorema más importante de lógica matemá-
tica de este siglo, conocido como Teorema de las Proposiciones
Indecidibles. En 1938, Claudio Shannon realizó la aplicación del
álgebra de las proposiciones al diseño de circuitos eléctricos (con-
mutadores y relays), lo que constituye el aporte más importante a
la construcción de las modernas computadoras electrónicas
digitales.1 1

Lógica clásica y lógica no-clásica

El panorama de la lógica que ha heredado el mundo actual se pre-


senta enriquecido no sólo por el número de trabajos y resultados,
sino también por el número de las áreas exploradas. Ha llegado a
ser necesario ordenar y clasificar estos tipos de lógica, destacan-
do en nuestro medio el esfuerzo ordenador de Francisco Miró
Quesada Cantuarias para quien la lógica puede dividirse en clá-
sica y heterodoxa o no-clásica.
De manera muy general la lógica clásica, según Francisco Miró
Quesada, puede caracterizarse como aquella que es asertórica, es
10
f. BLANCHÉ, Robert, Introducción a la lógica contemporánea, Buenos
Aires, Carlos Lohlé, 1963, pp. 32-33.
11
Cf. PISCOYA HERMOZA, Luis, Lógica, Lima, Facultad de Educación de la
UNMSM, 1997, p. 297.

4 5
decir, proposicional; que tiene un lenguaje formal característico,
esto es, uno de primer orden, y en la que son válidos los tradicio-
nalmente denominados principios lógicos fundamentales: de iden-
tidad, no contradicción y tercio excluso.
La lógica no-clásica es definida, negativamente, como la que ca-
rece de alguna de estas tres características de la lógica clásica. No
es asertórica, como es el caso de la lógica normativa; o tiene un
lenguaje diferente del clásico, como es el de la lógica modal que
hace intervenir operadores modales; finalmente, en ella no son vá-
lidos algunos de los principios lógicos fundamentales, como es el
caso de las lógicas polivalentes, en que no rige, por ejemplo, el prin-
cipio del tercio excluido; o en la lógica dialéctica, que omite el prin-
cipio de no contradicción en su formulación tradicional. 1 2
Así a partir de 1920, y sobre la base de la enorme influencia
que el filósofo y lógico austriaco Ludwig Wittgenstein ejerce a tra-
vés de su Tractatus Logico-Philosophicus, surgen y se desarrollan
ciertos sistemas de lógica que se “separan”, de diversos modos,
de la lógica clásica. Es el caso de las lógicas plurivalentes o polivalen-
tes, asociadas a nombres como los de Lukasiewicz y Post. Éstas, si
bien incorporan el vocabulario de la lógica clásica, carecen por nor-
ma común de ciertas leyes, tales como la del tercio excluido “p ∨ ~ p“.
Estas lógicas han sido ideadas gracias a dos tipos de motivación:
el interés puramente matemático de ofrecer alternativas a la semán-
tica bivalente de la lógica clásica de proposiciones; y la insatisfac-
ción —de un interés más filosófico— con la imposición clásica de
una dicotomía exhaustiva entre verdad y falsedad e, igualmente,
respecto de ciertos teoremas o inferencias clásicas.
Otro caso es el de lógica intuicionista, creada por Brouwer y
sistematizada por Heyting. Es una lógica no-clásica o divergente
y no veritativo funcional que es de interés fundamentalmente filo-
sófico y formal. Los intuicionistas (BROUWER, 1952; HEYTING,
1966) afirman que la lógica clásica es en cierto aspecto incorrecta.
Consideran a la lógica como secundaria a la matemática, es decir,
12
Cf. MIRÓ QUESADA CANTUARIAS, Francisco, “Las lógicas heterodoxas
y el problema de la unidad de la lógica”, en Lógica, aspectos formales y
filosóficos, Lima, PUCP, 1978, pp. 33-44.

4 6
como un conjunto de principios descubiertos a posteriori para go-
bernar el razonamiento matemático. Esto es, obviamente, un reto a
la concepción clásica de la lógica entendida como el estudio de
principios aplicables a todo razonamiento sin tener en cuenta el
contenido, y considerada como la teoría más general respecto de
la cual incluso la matemática es secundaria. El rechazo del prin-
cipio del tercio excluido es característico de la lógica intuicionista.
La lógica modal es otro ejemplo de lógica no-clásica, identifica-
da con los trabajos de Lewis. Trabaja con razonamientos que invo-
lucran esencialmente los conceptos de “necesidad“ y “posibili-
dad“. Añade al vocabulario clásico los operadores uniposicionales
“L” (que se lee “necesariamente”), y “M” (que se lee “posiblemen-
te”), y el operador biposicional “ ”, (que se lee “implica estricta-
mente”). Esta lógica fue tratada por Aristóteles y los lógicos me-
dievales; en el presente siglo Hugh Mac Coll contribuyó con pro-
puestas formales y filosóficas. Las primeras axiomatizaciones de
lógica modal de oraciones fueron ofrecidas por Lewis en 1918.
Lewis sostiene que la implicación material de la lógica clásica es
totalmente inadecuada para la noción intuitiva de implicación, que
requiere no sólo que p no sea verdadero y q falso sino que p n o
pueda ser verdadero y q falso. En consecuencia propuso que se
debería introducir en la lógica de los Principia un nuevo operador
para la implicación estricta, que podría definirse como “la necesi-
dad de la implicación material“.13
Los profesores Richard Routley y Robert Meyer, de la Univer-
sidad Nacional de Australia, y el brasileño Newton da Costa han
formulado un sistema de lógica que califican de dialéctico porque
no excluye la contradicción y contiene variantes que incorporan
el principio de negación de tal manera que éste exprese la idea de
desarrollo. Da Costa creó un nuevo sistema de lógica, denomina-
do actualmente paraconsistente, que ha despertado el interés de mu-
chos lógicos contemporáneos.14

13
Cf. HAACK, Susan, Filosofía de la lógica, Madrid, Cátedra, 1978, pp. 199-
200.
14
Cf. ALCHOURRÓN, Carlos, op. cit., p. 67.

4 7
Consecuentemente como lo señala el profesor Luis Piscoya, de
la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, la concepción an-
tagónica entre la lógica matemática y el pensamiento dialéctico es
engañosa, pues es posible incorporar dentro de un sistema de ló-
gica matemática la contradicción, como lo han demostrado, entre
otros, da Costa y Routley. Tampoco es necesario pensar en dos ló-
gicas completamente distintas, pues los métodos de la lógica ma-
temática parecen lo suficientemente potentes como para expresar
mediante sistemas axiomáticos algunos principios básicos de la
dialéctica. Finalmente, cabe subrayar que lo dicho anteriormente
no debe hacer pensar que se sugiera que los sistemas de lógica
dialéctica son teorías acerca de la realidad, pues sería un craso
error. Ellos son, como cualquier otro formalismo, lenguajes artifi-
ciales cuya peculiaridad es la de ser más compatibles con cierto
tipo de filosofía.15

Cuestionario N.º 2

1. ¿A quién se debe la sistematización de la lógica?


2. ¿Quiénes pueden ser considerados como los precursores de la
actual lógica proposicional?
3. ¿Cuáles son los aportes de los megáricos a la lógica?
4. ¿Qué investigaciones en el ámbito de la lógica se llevaron a cabo
durante la Edad Media?
5. ¿Quién es el precursor de la lógica matemática?
6. ¿Cuáles fueron los principales aportes de Leibniz a la lógica?
7. ¿En qué radica la importancia de la tarea desarrollada por George
Boole y Augustus de Morgan?
8. ¿Quién es considerado el padre de la lógica matemática?
9. ¿Cuáles son los principales aportes de Giuseppe Peano a la lógica?
10. ¿Qué tarea llevan a cabo en la época contemporánea Bertrand
Russell y N. Whitehead?
11. ¿Quién fue el fundador de la Escuela formalista?

15
Cf. PISCOYA HERMOZA, Luis, Investigación científica y educacional,
Lima, Amaru Editores, 1995, p. 66.

4 8
12. ¿En qué consiste el “Programa hilbertiano”?
13. ¿Cuál es el teorema más importante de lógica matemática de este
siglo?
14. ¿Cómo caracteriza la lógica clásica Francisco Miró Quesada
Cantuarias?
15. ¿Cómo define este mismo autor la lógica no-clásica o hete-
rodoxa?
16. ¿Qué sistemas de lógica se separan de la lógica clásica?
17. ¿Qué innovaciones introducen las lógicas plurivalentes o
polivalentes?
18. ¿En qué difiere la lógica paraconsistente de la lógica clásica?
19. ¿Qué rasgos caracterizan la lógica intuicionista?
20. ¿Cuáles son las características de la lógica modal?

División de la lógica

Como se dijo líneas arriba, la lógica de primer orden es la más ver-


sátil y aplicable, igualmente la más estudiada y mejor conocida.
Su denominación proviene de que esta lógica hace uso de un len-
guaje que sólo cuantifica las variables individuales, en tanto que
se considera de segundo orden los lenguajes que, además, cuanti-
fican a las variables predicativas. Comprende dos grandes capí-
tulos: la lógica de proposiciones y la lógica de predicados.
a) La lógica de proposiciones estudia las relaciones formales
extraproposicionales, es decir, aquellas relaciones existentes entre
proposiciones y no las que se dan dentro de ellas. Se la denomina,
también, lógica de las proposiciones sin analizar. Dispone de me-
dios de análisis formal (lenguaje simbólico y métodos específicos)
de las inferencias, y la validez de éstas se determina por las rela-
ciones entre proposiciones consideradas como un todo, sin pene-
trar en su estructura interna.

Ejemplo de una inferencia:


Si eres fundamentalista, entonces eres fanático
Si eres fanático, entonces eres sectario
Luego, si eres fundamentalista, entonces eres sectario.

4 9
Formalización de la inferencia:

p→q p: eres fundamentalista


q →r q: eres fanático
_______ r: eres sectario
∴p → r

Análisis de la inferencia mediante el método analógico (apli-


cando la regla de inferencia del Silogismo Hipotético):

A→B p→q
B→C q→r
________ _______
∴A → C ∴p → r

Respuesta: la inferencia es válida porque su forma lógica


coincide exactamente con la estructura válida de dicha regla.
b) La lógica de predicados estudia fundamentalmente las rela-
ciones estructurales existentes dentro de las proposiciones atómi-
cas o simples. Es llamada, asimismo, lógica de las proposiciones
analizadas. Su lenguaje y sus métodos se ocupan del análisis de
las inferencias cuya validez se juzga en razón de la estructura in-
terna de las proposiciones que las componen. La lógica de propo-
siciones está incluida en ella.

Ejemplo de una inferencia (silogismo):

Todos los abogados son profesionales


Todos los constitucionalistas son abogados

Luego, todos los constitucionalistas son profesionales.

5 0
Formalización de la inferencia:
Notación
( ∀ x) (A x → Px) Ax: ‘x’ es abogado
( ∀ x) (Cx → Ax) Px: ‘x’ es profesional
Cx: ‘x’ es constitucionalista
∴ ( ∀ x) (Cx → Px)

Análisis de la inferencia mediante el método de la derivación


con fórmulas cuantificadas:

Notación

EU: Ejemplificación Universal


SH: Silogismo Hipotético
GU: Generalización Universal

1. ( ∀ x) (Ax → Px)
2. ( ∀ x) (Cx → Ax) / ∴( ∀ x) (Cx → Px)
3. Ax → Px EU. (1)
4. Cx → Ax EU (2)
5. Cx → Px SH (3,4)
6. ( ∀ x) (Cx → Px) GU (5)

Respuesta: La validez de la inferencia ha quedado demostrada.

c) La lógica de relaciones es un caso particular de la lógica de


predicados, es decir, cuando los predicados tienen más de un ar-
gumento.
d) La lógica de clases, en términos generales, es una versión
extensional de la lógica de predicados. En efecto, si adoptamos los
términos clásicos “extensión“ y “comprensión“, podemos decir que
cada clase es la extensión de un predicado y que los predicados
son clases vistas en su comprensión.

5 1
Lógica, filosofía de la lógica, metalógica y semiótica

Mientras que la preocupación central de la lógica consiste en dis-


criminar las inferencias válidas de las inválidas, y para ello los
sistemas lógicos formales —tales como los conocidos cálculos de
proposiciones y de predicados— le han suministrado un conjun-
to de reglas de validez precisas puramente formales, la tarea de la
filosofía de la lógica consiste en investigar los problemas filosófi-
cos suscitados por ella, como las cuestiones: ¿Qué quiere decir que
es válido? ¿Qué quiere decir que una proposición se sigue de otra?
¿Qué quiere decir que una proposición es lógicamente verdadera?
¿Ha de ser explicada la validez de un razonamiento como “relati-
va a un sistema formal“? ¿Cómo se reconoce un razonamiento vá-
lido o una verdad lógica? ¿Qué sistemas formales se consideran
sistemas de lógica y por qué?
Por esto la lógica no debe confundirse con otra disciplina que
tiene por objeto estudiar los signos empleados por aquélla, así
como las cuestiones que plantean los sistemas de tales signos: la
metalógica. Esta última puede definirse como un lenguaje en el
cual se habla del lenguaje lógico.
Así, cuando decimos: “No es verdad que Ayacucho sea la ca-
pital del Perú“, formulamos una proposición negativa, es decir,
perteneciente al lenguaje lógico. En cambio, cuando decimos: “‘No’
es una partícula que designa negación y que se antepone a una
proposición“, formulamos una proposición que pertenece a la
metalógica, con ella decimos algo acerca del lenguaje de la lógica.
La diferencia entre lógica y metalógica es un caso ejemplar de
la diferencia entre lo que se llama lenguaje y lo que se califica de
metalenguaje. El primero es definido como el lenguaje que se ha-
bla; el segundo como el lenguaje en el cual se habla acerca del len-
guaje que se habla. En otras palabras, el metalenguaje es un len-
guaje que se usa para hablar de otro lenguaje llamado lenguaje
objeto. Por ejemplo, las afirmaciones que hacemos en este libro so-
bre las propiedades de las proposiciones y de las inferencias son
metalingüísticas y las proposiciones e inferencias mismas que usa-
mos como ejemplos son parte del lenguaje objeto.

5 2
Una manera sencilla de construir el nombre de una proposi-
ción consiste en escribirla entre comillas simples. Por ejemplo: ‘La
Tierra es mayor que la Luna’ es el nombre de La Tierra es mayor
que la Luna. La primera expresión pertenece al metalenguaje de
este texto y la segunda a su lenguaje objeto. Asimismo, se puede
construir nombres de nombres, de predicados, etc. Por ejemplo: ‘ca-
nario’ es el nombre de canario e ‘inteligente’ es el nombre de inte-
ligente. Pero no puedo decir que ‘canario’ es un pájaro, pero sí que
‘canario’ es trisilábica‘, pues en este caso no estoy hablando de
un pájaro sino de la palabra misma.
Tal diferencia corresponde, además a la que se establece entre
el uso y la mención de los signos. En el primer ejemplo, “No es
verdad que Ayacucho sea la capital del Perú”, el signo ‘no’ es usa-
do; en el segundo, “‘No’ es una partícula que designa negación y
que se antepone a una proposición”, el mismo signo es menciona-
do. Ya el lenguaje ordinario establece tal diferencia, como cuando
decimos: “Lima es la capital del Perú”, donde ‘Lima’ es usado, o
“‘Lima’ es un vocablo de cuatro letras”, donde ‘Lima’ es mencio-
nado. Las comillas simples en el segundo ejemplo sirven para sub-
rayar que estamos frente a un caso de mención.
De lo expuesto se desprende que en todos los textos de lógica
se insertan enunciados metalógicos y que de ordinario lógica y
metalógica van aparejadas. Sin embargo, hay ciertos problemas tra-
tados en tales libros que son específicamente metalógicos: son los
que se refieren a la construcción de sistemas lógicos. Por ejemplo,
el problema de saber si un sistema lógico es o no consistente es un
problema fundamentalmente metalógico.
La esfera de la filosofía de la lógica está relacionada con la de
la metalógica, pero es distinta de ella. La metalógica estudia las
propiedades formales de los sistemas lógicos formales; por ejem-
plo, las pruebas o refutaciones de su consistencia, completud o
decidibilidad. La filosofía de la lógica trata, asimismo, de cuestio-
nes sobre estos sistemas, pero de orden filosófico más bien que pu-
ramente formales. Tratándose, por ejemplo de las relaciones entre
el cálculo bivalente de proposiciones y el cálculo plurivalente, el

5 3
filósofo querrá saber en qué sentido, si es que lo hay, las lógicas
plurivalentes son alternativas a la lógica bivalente; si está uno obli-
gado a elegir entre el cálculo plurivalente y el bivalente y, si es así,
por qué razones o cuáles serían las consecuencias para el concep-
to de verdad si se adoptase un sistema plurivalente. Los resulta-
dos metalógicos pueden ayudar mucho a dar, por ejemplo, res-
puestas de este tipo: es presumible una condición necesaria aun-
que no suficiente para que una lógica plurivalente sea una alter-
nativa: el que sea consistente. Una segunda diferencia es que la
filosofía de la lógica no trata exclusivamente de cuestiones de ló-
gica formal.16
Asimismo, la metalógica es una parte de la llamada semiótica
o estudio general de los signos. La semiótica comprende tres dis-
tintas ramas de estudio: la sintaxis, la semántica y la pragmática.
La sintaxis es el estudio puro de los signos y de las relaciones en-
tre los signos; la semántica, el estudio de las relaciones entre los
signos y objetos designados; y la pragmática, el estudio de las re-
laciones entre los signos y quienes los usan. Por este motivo, las
cuestiones metalógicas suelen ser estudiadas desde el punto de
vista sintáctico, semántico y pragmático.1 7 Tanto la lógica como la
metalógica son disciplinas formales. Asimismo, ambas son disci-
plinas de carácter deductivo.
Sería pertinente señalar que en el ámbito de la semántica se
distingue entre el designado de un signo lingüístico y su denota-
do. Se denomina designado al conjunto de características o ras-
gos definitorios a que se refiere el signo. Así, la palabra ‘silla’ tie-
ne como designado el conjunto de caracteres que definen a una
silla como tal, a saber, el de ser un adminículo con respaldo, tener
cuatro patas o algún apoyo que la una al suelo, y servir, funda-
mentalmente, para sentarse. El denotado, por su parte, es el con-
junto de todas las entidades que poseen las características com-
prendidas en el designado. De este modo, el denotado de la pala-
bra ‘silla’ está dado por todas las entidades denominadas sillas.
16
Cf. HAACK, Susan, op. cit., pp. 21-22.
17
Cf. FERRATER MORA, José, Qué es la lógica, Buenos Aires, Columba,
1965, pp. 20-21.

5 4
Cuestionario N.º 3

1. ¿Cómo se divide la lógica de primer orden?


2. ¿Qué estudia la lógica de proposiciones?
3. ¿Qué estudia la lógica de predicados?
4. ¿Qué es la lógica de relaciones?
5. ¿Qué es la lógica de clases?
6. ¿Qué diferencia hay entre lógica y filosofía de la lógica?
7. ¿Qué diferencia existe entre lógica y metalógica?
8. ¿Qué diferencia existe entre lenguaje y metalenguaje?
9. ¿Qué diferencia existe entre uso y mención de los signos?
10. ¿Qué es la semiótica y qué ramas de estudio comprende?

Pensamiento y lenguaje

El pensamiento, en el sentido más amplio, es cualquier proceso


mental que se produce en la conciencia de los hombres y de ma-
nera rudimentaria en los animales. El concebir, juzgar, razonar,
imaginar, recordar, incluso el querer y sentir, son ejemplos de for-
mas de pensamiento. En el sentido más propio y restringido, el
pensamiento es sinónimo de inteligencia, razón o entendimiento.
El pensamiento es una de las manifestaciones más importan-
tes de nuestra conciencia. Gracias a él es posible la comprensión
del mundo, la captación de objetos presentes o ausentes, la apre-
hensión de relaciones y entidades abstractas y la formación de
representaciones no sensibles de ellos. Las ciencias, la filosofía
y el conocimiento en general no podrían existir al margen del
pensamiento.18
Sin embargo, para conocer no basta pensar. Es necesario al mis-
mo tiempo fijar y comunicar nuestros pensamientos a los demás.
Y esto sólo es posible en virtud del lenguaje. En el sentido más
amplio, el lenguaje es cualquier medio de comunicación interper-
sonal y empleado por algunos animales. En un sentido restringi-
do, el lenguaje es un sistema convencional de signos regulado por
18
Cf. LALANDE, André, op. cit., p. 750.

5 5
reglas sintácticas y que sirven al hombre como instrumento de co-
municación. Es el medio de expresión del pensamiento, es decir,
su forma de existencia. También es el medio más eficaz para fijar,
conservar y transmitir los conocimientos acumulados de genera-
ción en generación. Si no fuera por el lenguaje se hubiera perdido
irremediablemente la valiosa experiencia de muchas generaciones
y cada nueva generación se hubiera visto forzada a empezar de
nuevo el difícil proceso del estudio del mundo.
El lenguaje, a decir de E. Sapir, es un método exclusivamente
humano y no instintivo, de comunicar ideas, emociones y deseos
por medio de un sistema de símbolos producidos de manera deli-
berada. Estos símbolos son, ante todo auditivos, y son producidos
por los llamados “órganos del habla”. Asimismo, sostiene que la
comunicación, humana y animal (si acaso se puede llamar “co-
municación”), producida por gritos involuntarios instintivos, nada
tiene de lenguaje en el sentido en que este autor lo entiende.19
Con respecto del lenguaje, dice F. Saussure, hay que colocarse
desde el primer momento en el terreno de la lengua y tomarla como
norma de todas las otras manifestaciones del lenguaje. Pero, ¿qué
es la lengua?, según este autor, la lengua no se confunde con el
lenguaje: la lengua no es más que una determinada parte del len-
guaje, aunque esencial. La lengua es un sistema de signos que ex-
presan ideas, y por eso comparable a la escritura, al alfabeto de
los sordomudos, a los ritos simbólicos, a las formas de cortesía, a
las señales militares, etc. Sólo que es el más importante de todos
esos sistemas.20
Augusto Salazar Bondy, deja entrever, aunque sin tratarlo di-
rectamente, la posibilidad de la existencia del lenguaje entre los
animales.2 1 Igualmente, H.G. Gadamer manifiesta que, en el senti-
do más amplio, el lenguaje refiere a toda comunicación, no sólo al
habla, sino también a toda la gesticulación que entra en juego en
el trato lingüístico de los hombres. Hay también el denominado
19
SAPIR, E., El lenguaje, Méjico, Fondo de Cultura Económica, 1980, pp. 14-15.
20
SAUSSURE, Ferdinand de, Curso de lingüística general, Bueno Aires,
Losada, 1945, pp. 51-60.
21
SALAZAR BONDY, Augusto, Iniciación filosófica, Lima, Arica, 1969, p. 117.

5 6
lenguaje de los animales. Sin embargo, sostiene, éste es un tema
aparte.22
El pensamiento y el lenguaje se hallan íntimamente unidos,
pero de esto no se deduce que sean idénticos entre sí. Se diferen-
cian en que el primero aprehende el mundo, mientras que el se-
gundo es sólo un medio para expresar y fijar las ideas, es decir,
un instrumento que permite comunicar nuestros pensamientos a
otros hombres.23
El lenguaje tuvo inmensa importancia para la formación del pen-
samiento. Surgió con él y ayudó al hombre a separarse del reino
animal y desarrollar su inteligencia. Gracias a la facultad de comu-
nicarse, los pensamientos no sólo se forman, sino que también se
trasmiten a los demás. Es imposible separar el pensamiento del len-
guaje. El pensamiento no existe de otro modo que en la envoltura
material del signo, especialmente en la palabra. Mientras se halla
en la cabeza del hombre el pensamiento está muerto, es decir, es
inaccesible para otros hombres; al ser expresado se hace real.
El pensamiento es propio del hombre, aunque, como ya se dijo,
su forma más elemental se da también en los animales. Pero el pen-
samiento abstracto, es decir, mediante conceptos y expresado con
palabras, es privativo del hombre. Y el hombre piensa porque tie-
ne un cerebro desarrollado. El pensamiento es producto de la acti-
vidad del cerebro. Sin embargo, no es un resultado de la actividad
aislada de un cerebro humano. El pensamiento tiene un carácter
social, es un producto de la relación social. Surge como resultado
de la vida de los hombres en sociedad, surge en el proceso de la
actividad productiva de los hombres. Gracias al trabajo aparecie-
ron el pensamiento y el lenguaje en el hombre
La vida de los hombres en sociedad tiene importancia decisi-
va para explicar el origen, desarrollo y existencia misma del pen-
samiento. Fuera de la colectividad humana no hay pensamiento.

22
GADAMER, H. G., Arte y verdad de la palabra, Barcelona, Paidós, 1998,
pp.131-132.
23
Cf. MIRÓ QUESADA CANTUARIAS, Francisco, Lógica, Santa Rosa,
Universo, 1962, pp. 217-219.

5 7
Éste es producto de la sociedad, tanto por las particularidades
de su origen como por la manera de funcionar y por sus resulta-
dos. Ello se explica por el hecho de que existe sólo en indisoluble
unión con el trabajo y con el habla, que se dan exclusivamente en
la vida gregaria humana. También el lenguaje es un fenómeno so-
cial. Tiene carácter social, surge de la necesidad sentida por los
miembros de un grupo, y de diversos grupos, de relacionarse en-
tre sí cuando viven juntos, especialmente en cuanto productores,
por el trabajo, de bienes necesarios y, por lo tanto, intercam-
biadores de valores. Esta necesidad imperiosa transformó la gar-
ganta rudimentaria del mono en un órgano capaz de controlar la
articulación de sonidos. De esta manera surge el habla articulada,
esto es, el lenguaje.24
El hombre goza de varias ventajas sobre los animales; por ejem-
plo, el fuego, el vestido, la agricultura y las herramientas. Pero la
más importante de todas estas ventajas es el lenguaje. Los sonidos
que profieren los animales tienden a expresar emociones: braman
por miedo, rugen por placer por el descubrimiento de alimento, in-
fluyendo por medio de estos sonidos en las acciones de los otros
animales, pero no dan la impresión de poder expresar algo distinto
de sus vivencias momentáneas ni otro tipo de experiencia. Por lo
tanto, el lenguaje —en sentido restringido, como ya se ha señala-
do— es una prerrogativa humana y, probablemente, el principal há-
bito en el que nos mostramos superiores a los animales, remontán-
donos evolutivamente sobre la mudez del mundo animal.25

Lógica y lenguaje: funciones básicas del lenguaje

Toda ciencia (por ejemplo la lógica), como sistema de conocimien-


tos, se configura y objetiva en el lenguaje. Consecuentemente, la
caracterización de la lógica como ciencia formal supone un exa-
men de su lenguaje.
24
Cf. ROSENTAL y IUDIN, Diccionario filosófico, Rosario-Argentina,
Ediciones Universo, 1973, pp. 355-357.
25
Cf. RUSSELL, Bertrand, Fundamentos de Filosofía, Barcelona, Plaza & Janes,
S.A. Editores, 1974, p. 10.

5 8
Siguiendo el esquema trazado por Charles Morris, en Funda-
mentos de la teoría de los signos, pueden distinguirse tres dimensio-
nes en el lenguaje: el sentido de los signos —tema específico de la
semántica—, la interconexión de los signos entre sí —objeto de la
sintaxis, íntimamente vinculada con la lógica— y el contexto per-
sonal y social del uso del lenguaje-cometido de la pragmática.
Estas tres dimensiones del lenguaje se interrelacionan entre sí.
En virtud de esto, el sentido de las palabras y oraciones se halla
determinado en mucho por las relaciones sintácticas entre los sig-
nos y por las implicancias subjetivas y sociales del habla. De otro
lado, las conexiones entre los signos de un lenguaje determinado,
así como su fuerza y eficacia pragmáticas, dependen del sentido.
Igualmente, el uso, que es siempre un funcionar de los signos en
circunstancias concretas, consagra reglas y principios de construc-
ción y transformación.
En lo que atañe a este punto del libro dirigiremos nuestra aten-
ción a la dimensión semántica (del sentido o significación del len-
guaje). El sentido de una oración es fundamental. Desde esta pers-
pectiva, el lenguaje cumple básicamente tres funciones: informati-
va, expresiva y directiva.
El lenguaje cumple una función informativa (llamada también
enunciativa, referencial o descriptiva) cuando es utilizado para
comunicar algo a otras personas, informar sobre el mundo y los
hechos, describir las cosas y sus propiedades o para explicar los
fenómenos o hechos del mundo. Gracias a ella, nuestro lenguaje
es capaz de formular conocimientos y de transmitirlos. Por ejem-
plo, cuando pronunciamos la oración ‘Los alumnos que están reu-
nidos en el pasillo hacen mucho ruido’, por el sentido que ella tie-
ne podemos informar a quienes nos escuchan que hay alumnos
en el pasillo y que están haciendo ruido. Éstos son los hechos del
mundo a los cuales es remitido quien escucha y entiende nuestro
lenguaje.
Cumplen esta función todas las oraciones aseverativas o
declarativas, es decir, aquellas que afirman o niegan algo. La cien-
cia nos ofrece los ejemplos más claros del lenguaje cumpliendo esta
función. Ejemplos:

5 9
a) La energía es materia disipada.
b) El número 2 es par y primo a la vez.
c) La lógica es una ciencia formal y la física es una ciencia factual.

El lenguaje cumple una función expresiva cuando es emplea-


do para poner de manifiesto lo que ocurre en nuestro psiquismo y
exteriorizar nuestros sentimientos o las vivencias que experimen-
tamos; o también para expresar un estado de ánimo, una actitud o
vivencia interior. Esto puede suceder sin que el sujeto lo note o
piense en ello; pero también puede producirse interviniendo él
consciente y deliberadamente. Si, por ejemplo, un profesor usa en
clase nuestra oración ‘Los alumnos que están en el pasillo hacen
mucho ruido’, puede hacerlo sin darse cuenta de que está exterio-
rizando un sentimiento de desagrado, pero también con la con-
ciencia y el propósito de hacerlo notar.
Cumplen esta función las oraciones desiderativas, es decir,
aquellas que expresan el deseo de que un hecho tenga o no lugar
y, en general, las oraciones exclamativas o admirativas, es decir,
las que expresan la sorpresa o admiración que nos causa algo. La
poesía nos suministra los mejores ejemplos del lenguaje cumplien-
do la función expresiva. En efecto, el poeta no trata de comunicar
conocimientos, sino sentimientos y actitudes. A través de sus ver-
sos él intenta plasmar ciertas emociones que experimenta, pero no
transmitir ninguna información. Ejemplos:

d) Si yo volase tan alto.


e) ¡Qué felices son!
f) Juventud, divino tesoro,
¡ya te vas para no volver!
Cuando quiero llorar, no lloro,
y a veces lloro sin querer...
(Rubén Darío. Canción de otoño en primavera)

El lenguaje cumple una función directiva (denominada tam-


bién función operativa) cuando es utilizado para originar o impe-

6 0
dir una acción manifiesta, provocar ciertas reacciones o cambios
en la conducta de las personas, orientarlas, entusiasmarlas o su-
gestionarlas. Volviendo a nuestro ejemplo, decir que los alumnos
están haciendo ruido en el pasillo es una manera de inducirlos a
callar, además de ser una manera de referirse al mundo y de exte-
riorizar estados de ánimo. En la función directiva u operativa, las
palabras se convierten en instrumentos de acción, medios de que
nos valemos para operar sobre el mundo. De allí que podamos ha-
blar de una función operativa del lenguaje.
Cumplen esta función las oraciones exhortativas o imperati-
vas, es decir, aquellas que indican exhortación, mandato o prohi-
bición, y las oraciones interrogativas, esto es, las que sirven para
formular preguntas.2 6 Ejemplos:

g) Amarás al señor tu Dios sobre todas las cosas.


h) Nadie será perseguido en razón de sus ideas.
i) ¿Qué hora es?

Hasta aquí hemos presentado ejemplos del lenguaje cumplien-


do sus tres funciones básicas por separado. Sin embargo, en la ma-
yoría de los casos el lenguaje cumple una función múltiple o mix-
ta cuando sus funciones básicas se presentan conjugadas, vincu-
ladas o interrelacionadas. Ejemplos:

j) Me va a pasar algo.
k) Me desagrada oír su voz.

En ‘j)’ se comunica asertóricamente el hecho de que algo ha de


acontecer al sujeto, por ejemplo, un ataque; es decir, en ‘j)’ se cum-
ple la función informativa del lenguaje. Pero igualmente, en ‘j)’ se
quiere significar que el sujeto no tiene confianza en su propia se-
guridad, cumpliendo la función expresiva; además, 'j)' refiere a un
contexto de solidaridad humana, funcionando también de modo
exhortativo.
26
Cf. COPI, Irving, op. cit., pp. 47-54.

6 1
Asimismo, en ‘k)’ se denota un hecho, es decir, hay informa-
ción; además, se expresa la causa de la molestia, y con esto, irrita-
ción, adquiriendo un matiz expresivo; y, finalmente, se invoca a
eludir tal situación, con una clara intención imperativa. Ambas
expresiones, ‘j)’ y ‘k)’, reúnen estas tres funciones claramente
diferenciables al análisis.

Cuestionario N.º 4

1. En el sentido más amplio, ¿qué es el pensamiento?


2. En el sentido más restringido, ¿qué se entiende por pensamiento?
3. ¿Qué es el lenguaje en sentido amplio?
4. ¿Qué es el lenguaje en sentido restringido?
5. ¿Considera plausible el punto de vista asumido por Sapir con
relación al lenguaje?
6. ¿Qué comentario le sugiere la opinión de F. Saussure con respec-
to al lenguaje?
7. ¿Qué piensa acerca de la posibilidad dejada entrever por H.G.
Gadamer y A. Salazar Bondy sobre la existencia del lenguaje
entre los animales?
8. ¿Cuál es la relación entre lenguaje y pensamiento?
9. ¿Cuál es la importancia que adquieren el lenguaje y el pensa-
miento en el contexto humano?
10. ¿Por qué tanto el pensamiento como el lenguaje tienen un carác-
ter social?
11. ¿Qué relación existe entre las tres dimensiones del lenguaje se-
ñaladas por Charles Morris?
12. ¿Cuáles son las funciones básicas del lenguaje?
13¿Cuándo el lenguaje cumple una función informativa y en qué
tipo de oraciones se expresa ésta?
14. ¿Por qué en las ciencias el lenguaje cumple exclusivamente una
función informativa?
15. ¿Cuándo el lenguaje cumple una función expresiva y en qué
tipo de oraciones se expresa ésta?
16. ¿Qué función cumple básicamente el lenguaje en el ámbito de la
creación literaria?

6 2
17.¿Cuándo el lenguaje cumple una función directiva y en qué tipo
de oraciones se expresa ésta?
18. ¿Qué función cumple el lenguaje en las normas legales y morales?
19. ¿Cuándo el lenguaje cumple una función mixta?
20. ¿Qué función cumple básicamente el lenguaje en los diarios y
revistas?

Ejercicio Nº. 1
Usos de la palabra ‘lógica’
En el lenguaje coloquial

1. Señale de qué modo (como sustantivo, adjetivo o adverbio) es


usado el término ‘lógica’ e indique su significado en los si-
guientes textos:

a) En esos encuentros imaginarios había analizado diferentes po-


sibilidades. Conozco mi naturaleza y sé que las situaciones im-
previstas y repentinas me hacen perder todo sentido, a fuerza de
atolondramiento y timidez. Había preparado, pues, algunas va-
riantes que eran lógicas o por lo menos posibles. No es lógico que
un amigo íntimo le mande a uno un anónimo insultante, pero
todos sabemos que es posible. (E. Sábato, El túnel.)
b) Y tanta es la premura que el alcalde de Miraflores Germán Kruger
inauguró el viernes una obra inconclusa, aunque suene ilógi-
co. (El Comercio, 18- 08- 02, p. 22)
c) Yo, con sólo mirarla, me doy cuenta de que el mal está empezan-
do. No es nada preciso, no hay un síntoma claro, una evidencia
objetiva; tampoco una lógica, un motivo, una causa concreta que
lo origine. (G. Polarollo, Atado de nervios.)
d) Hace poco nos enteramos de que en el Congreso se iba a eliminar
la Comisión de Cultura, arrumando ésta en el furgón de cola de
otra comisión. Felizmente prevaleció la lógica y no se deshizo
con una mano lo que se había hecho con la otra. La Comisión de
Cultura todavía existe. (El Dominical del diario El Comercio, 18-
08- 02, p. 19.)

6 3
e) Los resultados estadísticos pueden ser considerados lógicamen-
te válidos... (La Razón, 16- 07- 02, p. 13.)
f) La trampa lógica por la cual todo el que se lanza contra Toledo
es un amigo de la oposición democrática viene avanzando
peligrosamente. (La República, 22-08-02, p. 7.)
g) En la sierra es lógico que el líder decida todo sin pedir opinión de
nadie y mucho menos a una mujer; si a ello sumamos la ignoran-
cia tenemos un modelo de atraso social. (Somos de El Comercio,
año XV, N.º 820, 2002.)
h) Los hombres adoran los razonamientos abstractos y las
sistematizaciones bien elaboradas, a tal punto que no les moles-
ta deformar la verdad, cierran los ojos y los oídos a todas las
pruebas que los contradicen con tal de conservar sus construc-
ciones lógicas. (F. Dostoievski, Memorias del subsuelo.)
i) “No pretendo afirmar que universos como el nuestro se den
de manera frecuente, simplemente afirmo que la frecuencia
es perada no es cero”, dijo Tryon. ”La lógica de la situación
dicta, no obstante, que los observadores siempre se encuentran
en universos capaces de generar vida, y tales universos son
impresionantemente grandes”. (J. Gribbin, En busca del gato de
Schrödinger.)
j) Le escribió: “pero la melancolía me invade con gran fuerza, y
cuanto más se normaliza mi salud, cuanto más puedo pensar
con frialdad y lógica, tanto más demencial me parece que siga
fabricando cuadros que nos cuestan tanto y no aportan nada”.
(H. Frank, Van Gogh)
k) Aunque ha “encontrado a María” por casualidad, atribuye el
encuentro a la causalidad de su “capacidad lógica”, pero inme-
diatamente ante el miedo ilógico de perderla se da cuenta de su
desorientación... (S. Sauter, “Introducción a El túnel”).
l) Un piloto de una aerolínea comercial sostuvo a Correo lo siguien-
te: “Si hubo poca visibilidad el comandante de la nave debió
regresar y evitar el aterrizaje. Lo lógico era no continuar con el
vuelo” (Correo, 12-01-2003).
m) El concepto de etnicidad que opera en la novela presupone una
relación de causalidad entre los orígenes y el estado actual de

6 4
los comportamientos sociales. Los “defectos” a los cuales alude
Abbadon el exterminador encuentran ahí su explicación lógica
(E. Castillo Durante, Los vertederos de la postmodernidad).
n) No sé quiénes tenían que esperar en Jerusalén, quizá un grupo
de templarios supervivientes y disfrazados, o unos cabalistas
vinculados con los portugueses, pero seguro que para llegar a
Jerusalén desde Alemania el camino más lógico es el de los
Balcanes, donde esperaba el quinto grupo, el de los paulicianos
( H. Eco, El péndulo de Foucault).
ñ) Castel menciona la noticia de una instancia inexplicable lógica-
mente, pero que constata la degradación de la conciencia huma-
na contra su propia especie (S. Sauter, “Introducción a El túnel”).

Ejercicio Nº. 2
Reconocimiento de enunciados según su relación
con las ramas de la semiótica

1. Indique a qué rama de la semiótica pertenecen los siguientes


enunciados y explicar por qué, teniendo en cuenta el siguien-
te ejemplo:

‘Los escolares usan insignias en el pecho que indican a qué


colegio asisten.’
Respuesta: Este enunciado pertenece a la pragmática, pues
hace referencia al uso de insignias como signo.

a) Las palabras graves llevan acento ortográfico sólo cuando termi-


nan en una consonante que no sea “n” o “s”.
b) Los alemanes pronuncian la “r” con un fuerte tono gutural.
c) La palabra inglesa “end” significa “fin” en español.
d) Las mujeres hindúes después de casarse usan una pequeña mar-
ca circular de color rojo en la frente.
e) En el compás de cuatro cuartos un silencio de blanca significa la
interrupción del sonido del instrumento o de la voz durante
medio compás.

6 5
f) La palabra “que” tiene valor de pronombre relativo cuando for-
ma parte de una oración subordinada adjetiva.
g) El bajo nivel de hemoglobina en la sangre es señal de anemia.
h) La palabra “lima” tiene diversos significados según el contexto
en que se la use.
i) “Teherán es la capital de Irán” es una proposición verdadera.
j) La aparición de colores intensos en algunos animales indica que
éstos se encuentran en su periodo de apareamiento
k) Las palabras esdrújulas llevan el acento prosódico en la
antepenúltima sílaba.
l) Los ingleses y los franceses pronuncian algunas consonantes de
manera muy distinta.
m) La alarma indica que hay peligro de incendio en el edificio.
n) Las corcheas son más breves que las blancas.
ñ) Los estandartes en los desfiles o paradas militares se utilizan
para identificar la procedencia de cada uno de los grupos.
o) En algunas tribus, cierto tipo de peinado es signo de que las
mujeres que lo usan son solteras.
p) Los uniformes permiten reconocer a qué institución militar per-
tenece el que lo usa y cuál es su grado.
q) Después de la luz verde de un semáforo se enciende la amarilla
y luego la roja.
r) Cuando suenen dos timbres consecutivos se podrá ingresar en el
comedor.
s) Los operadores lógicos diádicos tienen mayor jerarquía que el
operador monádico.

Ejercicio N.º 3
Funciones del lenguaje

1. Distinga las funciones básicas del lenguaje en los siguientes tex-


tos, y precise los casos de función múltiple.
a) La defensa de la persona humana y el respeto de su dignidad
son el fin supremo de la sociedad y del Estado. (Constitución Po-
lítica del Perú, Art. 1°.)

6 6
b) Todos ustedes deben hacer lo mismo que Humberto Grieve. De-
ben ser buenos alumnos como él. Deben estudiar y ser aplicados
como él. Deben ser serios, formales y buenos niños como él. (Cé-
sar Vallejo, Paco Yunque.)
c) Los preparativos para la fiesta de quince años de Zaraí Toledo
están a la orden del día en Piura. El vestido, el local, el buffet, las
bebidas y los invitados. Zaraí quiere algo sencillo y de paso deja
las puertas abiertas para que concurra su padre a lo que será su
fiesta del ensueño. (La Republica, 14-12-2003.)
d) Si eres un bien arrebatado al cielo/ ¿por qué las dudas, el gemi-
do, el llanto/ la desconfianza, el torcedor quebranto/ las turbias
noches de febril desvelo? (Manuel González Prada, El amor.)
e) No hay dinero, no hay nada por ahora. Cálmate, Garmendia.
Con el tiempo se te pagará. (Ciro Alegría, Calixto Garmendia.)
f) El funcionario público que, abusando de sus atribuciones, come-
te y ordena, en perjuicio de alguien, un acto arbitrario cualquie-
ra, será reprimido con pena privativa de libertad no mayor de
dos años. (Código Penal Peruano, Art. 376°.)
g) Admitir que la no-verdad es condición de la vida: esto significa,
desde luego, enfrentarse de modo peligroso a los sentimientos de
valor habituales; y una filosofía que osa hacer esto se coloca, ya
sólo con ello, más allá del bien y del mal.(F. Nietzsche, Más allá
del bien y del mal.)
h) No quiero abrazos ni chacta. Que vengan aquí todos los yayas
desarmados y, a veinte pasos de distancia, juren por nuestra
jirca que me dejarán partir sin molestarme. (Enrique López
Albújar, Ushanan jampi.)
i) Aprovecha ahora que eres joven para sufrir todo lo que puedas,
que estas cosas no duran toda la vida. (Gabriel García Márquez,
El amor en los tiempos del cólera.)
j) Lloraban mis hermanas, y la más pequeña, Jesús, me dijo en
secreto, antes de salir: —Oye, anda junto con él. Cuídalo...
¡pobrecito! (Abraham Valdelomar, El Caballero Carmelo.)
k) Obra de manera tal que la máxima de tu voluntad pueda siempre
valer como principio de una legislación universal. (Immanuel
Kant, Crítica de la razón práctica.)

6 7
l) No levantéis rumores contra mí, atenienses; concededme lo que
os pedía, paciencia, que más ganaréis teniéndola. (Platón, Apolo-
gía de Sócrates.)
m) ‘El mundo es mi representación’: esta verdad es aplicable a todo
ser que vive y conoce; aunque sólo al hombre le sea dado tener
conciencia de ella; llegar a conocerla es poseer el sentido filosó-
fico. (A. Schopenhauer, El mundo como voluntad y representación.)
n) Las conjunciones adversativas más empleadas son ‘pero’ y ‘sino’.
Variante de la primera, reducida hoy a la lengua escrita, es ‘mas’.
(Real Academia Española, Gramática de la lengua española.)
ñ) No diga, señor Subprefecto; su antecesor era limeño de pura cepa,
y gozaba como pagado. Usted perdone, pero como un chancho
gozaba. ¡Había que ver! (José María Arguedas, Yawar fiesta.)
o) Pido permiso para retirarme. Sí, sí, me voy, me voy porque esta
conversación está resultando demasiado fatigosa para mí. Sí,
señores, estoy agotado de oír hablar de carreras y de trabajo.
(Alfredo Bryce Echenique, No me esperen en abril.)
p) Bajo la denominación de Dios comprendo una substancia infini-
ta, independiente, que sabe y puede en el más alto grado, y por la
cual he sido creado yo mismo con todo lo demás que existe, si es
que existe algo más. Todo lo cual es de tal género que cuanto más
diligentemente lo considero, tanto menos parece haber podido
salir sólo de mí. De lo que hay que concluir que Dios necesaria-
mente existe. (R. Descartes, Meditaciones metafísicas.)
q) Piensa y verás. Acuérdate cómo es el cuadro y cómo eres tú. No te
creo que no caigas: ¡Si es facilísimo! Adivina y te daré un premio,
madrastra. (Mario Vargas Llosa, Elogio de la madrastra.)
r) Pasada una semana, los ciegos malvados mandaron aviso de
que querían mujeres. Así, simplemente, tráigannos mujeres. (José
Saramago, Ensayo sobre la ceguera.)
s) Mi abuela, en efecto, llevaba no una falda, sino cuatro, una enci-
ma de la otra. Y no es que llevara una falda y tres enaguas, no,
sino que llevaba cuatro verdaderas faldas: una falda llevaba a
la otra, pero ella llevaba las cuatro juntas conforme a un sistema
que cada vez las iba alternando por orden. (Günter Grass, El
tambor de hojalata.)

6 8
Primera parte

LÓGICA DE PROPOSICIONES

6 9
Idea de lógica de proposiciones

La lógica de proposiciones es la parte más elemental de la lógica


moderna o matemática. En esta primera parte de la lógica, las
inferencias se construyen sin tomar en cuenta la estructura inter-
na de las proposiciones. Sólo se examinan las relaciones lógicas
existentes entre proposiciones consideradas como un todo, y de
ellas sólo se toma en cuenta su propiedad de ser verdaderas o fal-
sas. Por esta razón emplea sólo variables proposicionales.
La lógica de proposiciones estudia las relaciones formales
extraproposicionales, es decir, aquellas relaciones existentes entre
proposiciones y no las que se dan dentro de ellas. Se la denomina,
también, lógica de las proposiciones sin analizar. Dispone de me-
dios de análisis formal de las inferencias (lenguaje simbólico y mé-
todos específicos), y la validez de éstas se determina por las rela-
ciones entre proposiciones consideradas como un todo, sin pene-
trar en su estructura interna.

Concepto de proposición

El lenguaje, en sentido estricto, es un sistema convencional de sig-


nos, es decir, un conjunto de sonidos y grafías con sentido, sujeto
a una determinada articulación interna. Sirve para afirmar o ne-

7 1
gar (oraciones aseverativas o declarativas); expresar deseos (ora-
ciones desiderativas); formular preguntas (oraciones interrogati-
vas); expresar sorpresa o admiración (oraciones exclamativas o
admirativas) e indicar exhortación, mandato o prohibición (ora-
ciones exhortativas o imperativas).
De todas estas clases de oraciones la lógica sólo toma en cuenta
las declarativas o aseverativas, las únicas que pueden constituir
proposiciones, según cumplan o no determinados requisitos.
La proposición es una oración aseverativa de la que tiene sen-
tido decir que es verdadera o falsa. Ejemplos:

a) Dolly fue la primera oveja clonada.


b) El átomo es una molécula.

‘a)’ y ‘b)’ son ejemplos de proposiciones, porque tiene sentido


decir que ‘a)’ es verdadera y que ‘b)’ es falsa. En consecuencia, la
verdad y la falsedad son sus propiedades, es decir, sólo las pro-
posiciones pueden ser verdaderas o falsas

Expresiones lingüísticas que no son proposiciones

Todas las proposiciones son oraciones, pero no todas las oraciones


son proposiciones. En efecto, las oraciones interrogativas, las
exhortativas o imperativas, las desiderativas y las exclamativas o
admirativas no son proposiciones porque ninguna de ellas afirma
o niega algo y, por lo tanto, no son verdaderas ni falsas. Asimismo,
las oraciones dubitativas, así como los juicios de valor —no obstan-
te afirmar algo— no constituyen ejemplos de proposiciones, pues
su verdad o falsedad no puede ser establecida. Ejemplos:

c) El cuadrilátero es un polígono de cuatro lados.


d) ¿Qué es la lógica?
e) Debemos honrar a nuestros héroes.
f) Sea en hora buena.
g) ¡Por Júpiter! ¡Casi me saco la lotería!

7 2
h) Quizá llueva mañana.
i) Valentín es bueno.

‘c)’ es proposición porque es una oración aseverativa verda-


dera; ‘d)’ no es proposición porque es una oración interrogativa;
‘e)’ no es proposición porque es una oración imperativa o
exhortativa; ‘f)’ tampoco es proposición porque es una oración
desiderativa, ‘g)’ no es proposición porque es una oración
exclamativa o admirativa, ‘h)’ no es proposición porque es una
oración dubitativa, y finalmente, ‘i)’ no es proposición porque cons-
tituye un juicio de valor.
Finalmente, toda proposición es una oración aseverativa, pero
no toda oración aseverativa es una proposición. Ejemplos:

j) El triángulo es inteligente.
k) Eduardo es un número racional.
l) x + 3 = 5
m) a es la capital del Perú.

‘j)’, ‘k)’, ‘l)’ y ‘m)’ son ejemplos de oraciones aseverativas, mas


no de proposiciones. ‘j)’ e ‘k)’ son expresiones lingüísticas que tie-
nen apariencia de proposiciones, pero que realmente no lo son por-
que no tiene sentido decir de ellas que son verdaderas o falsas. Son
pseudoproposiciones, es decir, falsas proposiciones. ‘l)’ y ‘m)’ son
también ejemplos de oraciones aseverativas, pero no de proposicio-
nes; no son verdaderas ni falsas porque en ellas figura una o más
letras sin interpretar, son ejemplos de funciones proposicionales.

n) El principal sospechoso de los atentados del 11 de setiem-


bre de 2001 en los Estados Unidos.
o) El actual Presidente de la República del Perú.

‘n)’ y ‘o)’ no son proposiciones; son descripciones definidas,


es decir, frases especiales que pueden ser reemplazadas por nom-
bres propios. ‘n)’ puede ser sustituida por Osama bin Laden y ‘o)’
por Alejandro Toledo.

7 3
p) ‘La realidad es duración’ (Bergson).
q) ‘La materia se mueve en un ciclo eterno’ (Engels).
r) ‘Las condiciones de posibilidad de la experiencia en gene-
ral son al mismo tiempo las de la posibilidad de los objetos de la
experiencia’ (Kant).
s) ‘Considera bien quién eres. Ante todo, un hombre, es decir,
un ser para el que nada existe más importante que su propia ca-
pacidad de opción’ (Epicteto).
t) ‘Filosofar (...) es el extraordinario preguntar por lo extra-or-
dinario’ (Heidegger).
u) ‘Nunca filósofo alguno ha demostrado algo. Toda preten-
sión es espuria. Lo que tengo que decir es simplemente esto: los
argumentos filóficos no son deductivos, por lo tanto no son rigu-
rosos, por lo que nada prueban; sin embargo, tienen fuerza’ (F.
Waismann).
v) La ciencia y la religión son, ambas, vías respetables para
adquirir creencias respetables, no obstante tratarse de creencias
que son buenas para propósitos muy diferentes (R. Rorty).

‘p)’, ‘q)’, ‘r)’, ‘s)‘, ‘t)’, ‘u)’ y ‘v)’ no son proposiciones, sino
filosofemas, es decir, enunciados filosóficos. Ninguna de ellos pue-
de calificarse de verdadero o falso. Su verdad o falsedad no puede
ser establecida lógica o empíricamente. En filosofía no hay verda-
des, pues los enunciados filosóficos o filosofemas sólo expresan
opiniones racionalmente fundamentadas.

En conclusión:

Para que una expresión lingüística sea proposición debe cum-


plir con los siguientes requisitos:

1) Ser oración.
2) Ser oración aseverativa, y
3) Ser o bien verdadera o bien falsa.

7 4
Por esto, no son ejemplos de proposiciones:

1) Las oraciones interrogativas, imperativas o exhortativas,


desiderativas, exclamativas o admirativas y las dubitativas.
2) Los juicios de valor.
3) Las pseudoproposiciones.
4) Las funciones proposicionales.
5) Las descripciones definidas, y
6) Los filosofemas.

Proposición, oración y enunciado

Es necesario distinguir una proposición (objeto conceptual o


constructo) de las oraciones (objetos lingüísticos) que la designan,
expresan o formulan, así como es preciso distinguir una oración
de sus diversas enunciaciones (acto psicofísico) orales, escritas, o
por ademanes. En efecto, cuando enuncio, o escucho, o escribo, o
leo una oración, por ejemplo, ‘Tres es mayor que dos’, ejecuto un
acto psicofísico.
En consecuencia, la enunciación y la percepción de una ora-
ción son procesos y, como tales, objetos físicos en sentido lato. No
así la oración misma: ésta puede considerarse como una clase de
enunciaciones concretas en circunstancias particulares. Una mis-
ma oración podrá ser pronunciada por diversos sujetos, en distin-
tas circunstancias y con diferentes tonos de voz. Cámbiese el suje-
to, o las circunstancias, o el tono de voz, y se tendrán enunciacio-
nes diferentes de la misma oración. Piénsese en la oración ‘3 > 2’
dicha en lenguaje interior, susurrada, gritada, o escrita en diver-
sos lenguajes.
Asimismo, ciertas oraciones designan o expresan proposicio-
nes. Por ejemplo, las oraciones ‘3 > 2‘, ‘III > II’, ‘Three is greater
than two’ y ‘Tres es mayor que dos’ expresan o designan una mis-
ma proposición. Pero si bien toda proposición es expresable por
una o más oraciones, la recíproca no es cierta. En efecto, hay ora-
ciones gramaticales que no formulan proposición alguna, como por

7 5
ejemplo ‘El número cinco aleteó’ y ‘La raíz cuadrada de una me-
lodía es igual a un sueño’.2 7
En resumen, tenemos tres clases de objetos y dos relaciones en-
tre ellos:

enuncian expresan

Enunciados Oraciones Proposiciones

(acto psicofísico) (objeto lingüístico) (objeto conceptual)

Clases de proposiciones

Éstas pueden ser de dos clases: atómicas y mole-culares.

Las proposiciones atómicas (simples o elementales) carecen de


conjunciones gramaticales típicas o conectivas (‘y’, ‘o’, ‘si... en-
tonces’, ‘si y sólo si’) o del adverbio de negación ‘no’. Ejemplos:

a) San Marcos es la universidad más antigua de América.


b) La lógica es distinta a la matemática.

Las proposiciones atómicas de acuerdo a sus elementos cons-


titutivos pueden clasificarse en predicativas y relacionales.
Las proposiciones predicativas constan de sujeto y predicado.
Ejemplos:

c) El número 2 es par.
d) El espacio es relativo.

Las proposiciones relacionales constan de dos o más sujetos


vinculados entre sí. Ejemplos:

27
BUNGE, Mario, Epistemología, La Habana, Ciencias Sociales, 1982, pp. 62-65.

7 6
e) Silvia es hermana de Angélica.
f) 5 es mayor que 3.

Las proposiciones moleculares (compuestas o coligativas)


contienen alguna conjunción gramatical típica o conectiva o el ad-
verbio negativo ‘no’. Ejemplos:

g) La lógica y la matemática son ciencias formales.


h) El tiempo es absoluto o es relativo.
i) Si dos ángulos adyacentes forman un par lineal, entonces son
suplementarios.
j) Este número es par si y sólo si es divisible por dos.
k) El Inca Garcilaso de la Vega no es un cronista puneño.

Clasificación de las proposiciones moleculares

Las proposiciones moleculares, según el tipo de conjunción que


llevan, se clasifican en conjuntivas, disyuntivas, condicionales y
bicondicionales; si llevan el adverbio de negación ‘no’ se llaman
negativas.

• Las proposiciones conjuntivas llevan la conjunción


copulativa ‘y’, o sus expresiones equivalentes como ‘e’, ‘pero’, ‘aun-
que’, ‘aun cuando’, ‘tanto... como...’, ‘sino’, ‘ni... ni‘, ‘sin embar-
go’, ‘además’, etc. Ejemplos:

a) ‘El’ es un artículo y ‘de’ es una preposición.


b) El número dos es par, pero el número tres es impar.
c) Silvia es inteligente, sin embargo es floja.
d) Tanto el padre como el hijo son melómanos.
e) Manuel e Ismael son universitarios.
f) La materia ni se crea ni se destruye.
g) Iré a verte aunque llueva.
h) Ingresaré a la universidad aun cuando no apruebe el examen de
admisión.

7 7
En las proposiciones conjuntivas no es necesario que sus pro-
posiciones componentes estén relacionadas en cuanto al conteni-
do; es suficiente la presencia de la conjuncion ‘y’.
Una proposición conjuntiva es conmutativa, es decir, se pue-
de permutar el orden de sus proposiciones componentes sin alte-
rar la conjunción. Esto es posible en la lógica, pero no en el len-
guaje natural. En efecto, la proposición ‘Angélica se casó y tuvo
diez hijos’ no significa lo mismo que ‘Angélica tuvo diez hijos
y se casó’. En el lenguaje natural, la primera sugiere una relación
de causalidad, en cambio la segunda no. Sin embargo, desde el
punto de vista lógico, las dos proposiciones conjuntivas son
equivalentes.
Las pseudoproposiciones conjuntivas son proposiciones que
se presentan como si fuesen proposiciones conjuntivas, pero que
en realidad son proposiciones atómicas relacionales. La ‘y’, de los
ejemplos, tiene carácter de término relacional y no propiamente de
conjunción copulativa o conectiva. Ejemplos:

a) Sansón y Dalila son hermanos.


b) Sansón y Dalila son primos.
c) Sansón y Dalila son vecinos.
d) Sansón y Dalila son compadres.
e) Sansón y Dalila son contemporáneos.
f) Sansón y Dalila son condiscípulos.
g) Sansón y Dalila son paisanos.
h) Sansón y Dalila son colegas.
i) Sansón y Dalila son cuñados.
j) Sansón y Dalila son enamorados.
k) Sansón y Dalila son novios.
l) Sansón y Dalila son esposos.
m)Sansón y Dalila son amantes.
n) Sansón y Dalila son mellizos.
o) Sansón y Dalila son siameses.
p) Sansón y Dalila comparten sus ganancias.
q) Sansón y Dalila obsequian una bicicleta a su sobrina Cleopatra.

7 8
• Las proposiciones disyuntivas llevan la conjunción disyun-
tiva ‘o’, o sus expresiones equivalentes como ‘u’, ‘ya... ya’, ‘bien...
bien’, ‘ora... ora’, ‘sea... sea’, ‘y/o’, etc.
En español la disyunción 'o' tiene dos sentidos: uno inclusivo
o débil y otro exclusivo o fuerte. La proposición disyuntiva
inclusiva admite que las dos alternativas se den conjuntamente.
La proposición disyuntiva exclusiva no admite que las dos alter-
nativas se den conjuntamente. Ejemplos:

a) Pedro es tío o es sobrino.


b) Elena está viva o está muerta.
c) Roberto es profesor o es estudiante.
d) Silvia es soltera o es casada.

‘a)’ y ‘c)’ son proposiciones disyuntivas inclusivas o débiles


porque en ellas no se excluye la posibilidad de que Pedro pueda
ser al mismo tiempo tío y sobrino o de que Roberto sea profesor y
estudiante a la vez; en cambio ‘b)’ y ‘d)’ son proposiciones
disyuntivas exclusivas o fuertes porque en ellas se excluye la po-
sibilidad de que Elena pueda estar viva y muerta al mismo tiempo
y que Silvia sea soltera y casada a la vez.
En español no existe un signo especial para la disyunción
inclusiva y otro para la exclusiva, es decir, en ambos casos se usa
la misma partícula ‘o’; mientras que en lógica sí existen signos es-
peciales para distinguirlas, como veremos más adelante.

• Las proposiciones condicionales llevan la conjunción con-


dicional compuesta ‘si... entonces...’, o sus expresiones equivalen-
tes como ‘si’, ‘siempre que’, ‘con tal que’, ‘puesto que’, ‘ya que’,
‘porque’, ‘cuando’, ‘de’, ‘a menos que’, ‘a no ser que’, ‘salvo que’,
‘sólo si‘, ‘solamente si’. Ejemplos:

a) Si es joven, entonces es rebelde.


b) Es herbívoro si se alimenta de plantas.
c) El número cuatro es par puesto que es divisible por dos.

7 9
d) Se llama isósceles siempre que el triángulo tenga dos lados iguales.
e) Cuando venga Raúl jugaremos ajedrez.
f) De salir el sol iremos a la playa.
g) La física relativista fue posible porque existió la mecánica clásica.
h) Nuestra moneda se devalúa solamente si su valor disminuye.

Toda proposición condicional consta de dos elementos: ante-


cedente y consecuente. La proposición que sigue a la palabra ‘si’
se llama antecedente y la que sigue a la palabra ‘entonces’ se de-
nomina consecuente.
Toda proposición implicativa es condicional, pero no toda pro-
posición condicional es implicativa. En efecto, sólo las proposi-
ciones condicionales que son tautologías son implicativas.
Para que una proposición condicional sea lógicamente correc-
ta no es necesario que haya relación de atingencia entre el antece-
dente y el consecuente, es decir, que la verdad en una proposición
condicional es independiente de las relaciones que puedan existir
o no entre los significados del antecedente y el consecuente. Por
ejemplo, la proposición “Si la tierra gira alrededor del sol, enton-
ces Lima es capital del Perú” es verdadera no obstante no existir
relación alguna entre los significados de sus proposiciones com-
ponentes.
Finalmente, en toda proposición condicional el consecuente es
condición necesaria del antecedente y el antecedente es condición
suficiente del consecuente. Por ejemplo, en la proposición condi-
cional ‘si los cuerpos se calientan, entonces se dilatan’, el conse-
cuente ‘se dilatan’ es condición necesaria del antecedente ‘se ca-
lientan’ y el antecedente ‘se calientan’ es condición suficiente del
consecuente ‘se dilatan’.

• Las proposiciones bicondicionales llevan la conjunción


compuesta ‘... sí y sólo si...’, o sus expresiones equivalentes como
‘cuando y sólo cuando’, ‘ si..., entonces y sólo entonces...’, etc.
Ejemplos:

8 0
a) Es fundamentalista si y sólo si es talibán.
b) Habrá cosecha cuando y sólo cuando llueva.
c) Si apruebo el examen de admisión, entonces y sólo entonces in-
gresaré a la universidad.

Las proposiciones bicondicionales se caracterizan porque es-


tablecen dos condicionales, pero de sentido inverso. Por ejemplo,
la proposición bicondicional ‘el triángulo es equilátero si y sólo si
tiene tres lados iguales’ establece dos condicionales de sentido in-
verso: ‘si es triángulo equilátero, entonces tiene tres lados iguales’
y ‘si el triángulo tiene tres lados iguales, entonces es equilátero’.
En toda proposición bicondicional el antecedente es condición
necesaria y suficiente del consecuente y el consecuente es condi-
ción necesaria y suficiente del antecedente.

• Las proposiciones negativas llevan el adverbio de negación


‘no’, o sus expresiones equivalentes como ‘nunca’, ‘jamás’, ‘tam-
poco’, ‘no es verdad que‘, ‘no es cierto que’, ‘es falso que’, ‘le fal-
ta’, ‘carece de’, ‘sin’, etc. Ejemplos:

a) Nunca he oído esa música.


b) Jamás he visto al vecino.
c) Es imposible que el átomo sea molécula.
d) Es falso que el juez sea fiscal.
e) Al papá de Nelly le falta carácter.

Cuestionario N.º 5

1. ¿Qué es una proposición?


2. ¿Qué requisitos debe cumplir una expresión lingüística para que
sea considerada proposición?
3. ¿Qué expresiones lingüísticas no constituyen ejemplos de pro-
posiciones?
4. ¿Por qué las oraciones interrogativas, imperativas o exhortativas,
desiderativas, admirativas o exclamativas y las dubitativas no
constituyen ejemplos de proposiciones?

8 1
5. ¿Qué semejanzas y diferencias existen entre las pseudo-
proposiciones y las funciones proposicionales?
6. ¿Qué es una descripción definida?
7. Los filosofemas o enunciados filosóficos, ¿son o no ejemplos de
proposiciones? ¿Por qué?
8. ¿Es la ley, un ejemplo de proposición? ¿Por qué?
9. ¿Qué clases de proposiciones hay y cuáles son las diferencias
que existen entre ellas?
10. ¿Cómo se clasifican las proposiciones atómicas?
11. ¿Qué diferencia existe entre proposición predicativa y proposi-
ción relacional?
12. ¿Cómo se clasifican las proposiciones moleculares?
13. ¿Qué es una proposición conjuntiva?
14. ¿Qué es una pseudoproposición conjuntiva?
15. ¿Qué es una proposición disyuntiva?
16. ¿Qué clases de proposiciones disyuntivas existen y en qué con-
sisten cada una de ellas?
17. ¿Qué es una proposición condicional?
18. ¿Qué diferencia existe entre proposición condicional y proposi-
ción implicativa?
19. ¿Qué es una proposición bicondicional?
20. ¿Qué es una proposición negativa?

Ejercicio N.º 4
Reconocimiento de proposiciones

1. Analice las siguientes expresiones lingüísticas e indique si son o


no proposiciones:

a) La nueva Constitución Política del Perú fue sancionada y pro-


mulgada por la Asamblea Constituyente en 1993.
b) El presidente de la República es el Jefe del Estado y personifica a
la Nación (Constitución Política del Perú, Art. 110).
c) ¿Quién es el pez gordo del narcotráfico?

8 2
d) Sea en hora buena.
e) ¡Por fin llegó la primavera!
f) Los números racionales son inteligentes.
g) Que tengan ustedes buen viaje.
h) Sólo sé que nada sé.
i) Juan es bondadoso.
j) No engañes nunca a nadie.
k) Quizá existan miles de millones de universos.
l) Los organismos superiores tienen pulmones porque necesitan
respirar.
m) a es la capital del Perú.
n) x + y = y + x
o) Los planetas del sistema solar, a excepción de Plutón, ocupan
prácticamente el mismo plano con respecto al Sol.
p) El número 5 sonrió.
q) Los cuerpos sin apoyo caen aceleradamente en proporción di-
recta al cuadrado del tiempo de caída.
r) x es un número par.
s) Los electrones son partículas que se encuentran alrededor del
núcleo del átomo.
t) La semana tiene y días.

Ejercicio N.º5
Clases de proposiciones

1. Diga si las siguientes proposiciones son atómicas o moleculares:

a) Osama y Omar son concuñados.


b) Toda inferencia inductiva es una inferencia en términos de pro-
babilidad.
c) Hace unos años se consideraba al computador como una gran
‘calculadora’, pero hoy se habla de sus logros intelectuales.
d) El oxígeno no produce óxido en presencia de metaloides.
e) Tanto la suma como la multiplicación de números naturales son
asociativas.

8 3
f) Los peces son acuáticos puesto que respiran por branquias.
g) La suma de los ángulos internos de un triángulo es igual a 180°.
h) Gloria e Irene son contemporáneas.
i) El abuelo y la abuelita obsequiaron una muñeca a su nieta.
j) Hace aproximadamente 1 750 000 años el Homo habilis desapa-
reció para ser reemplazado por un individuo más fornido, cono-
cido como Homo erectus.
k) Una lógica se dice paraconsistente si puede ser la lógica de teo-
rías inconsistentes pero no triviales.
l) A la descomposición química de una sustancia en iones por la
acción de la corriente eléctrica se llama electrolisis.
m) Los términos ‘lenguaje objeto’ y ‘metalenguaje’ no son absolu-
tos sino relativos.
n) Por razones aún no conocidas, el hombre de Neanderthal desapa-
reció hace unos 40 mil años y cedió el lugar a un individuo venido
del este: el hombre de Cro-Magnon, nuestro ancestro directo.
o) Decir que la inteligencia es hereditaria es defender la idea de que
nuestras facultades intelectuales se transmiten de padres a hijos
casi de la misma manera que el color de los ojos.
p) Así pues, no hay forma de argumentar en contra de las ideas de
Aristóteles sobre la base de las creencias formuladas en el voca-
bulario, pero no a la inversa.
q) La diferencia que hay aquí entre Sellars y Davidson es la diferen-
cia entre alguien que se toma en serio la pregunta “¿Existe en
realidad aquello sobre lo que hablamos?” y alguien que no.
r) “Liberalismo burgués posmoderno” fue una contribución a un
simposio sobre “La responsabilidad social de los intelectuales”,
celebrado en la reunión anual de 1983 de la división oriental de
la Asociación Americana de Filosofía.
s) Me parece que la izquierda posmarxista actual difiere de la mar-
xista anterior principalmente en que esta última tenía en mente
una revolución concreta.
t) La concepción que denomino “pragmatismo” es casi la misma
que la que Hilary Putnam denomina “la concepción internalista
de la filosofía”.

8 4
Ejercicio N.º 6
Clasificación de las proposiciones moleculares

1. Diga si las siguientes proposiciones moleculares son con-


juntivas, disyuntivas inclusivas, disyuntivas exclusivas, condi-
cionales, bicondicionales o negativas:

a) Si el ciclotrón bombardea el átomo, entonces acelera la velocidad


de los protones.
b) Todos los cuerpos se atraen con una fuerza directamente pro-
porcional al producto de sus masas e inversamente proporcio-
nal al cuadrado de la distancia que los separa.
c) Un ejemplo típico de la falacia del círculo vicioso es la famosa
prueba del quinto postulado de Euclides o postulado de las pa-
ralelas.
d) El 20% de 150 es 30 ó 50.
e) Dos ángulos son suplementarios siempre que formen un par
lineal.
f) La huelga continúa, pues no hay solución.
g) Si consigo una beca, entonces y sólo entonces viajaré al extranjero.
h) Si se calienta un cuerpo, entonces se dilata; y si se enfría, enton-
ces se contrae.
i) Cuando apruebe el examen de admisión ingresaré a la univer-
sidad.
j) David no es limeño ni loretano.
k) Si la distancia entre el Sol y la Tierra hubiera diferido en apenas
un 5 por ciento, ninguna forma de vida habría podido surgir y
nuestro planeta habría sido un desierto.
l) Sin la aparición de las galaxias, sin la formación de estrellas
masivas, sin el paso por el estadio de supernova, jamás habrían
podido existir el hombre ni la vida.
m) Francis Fukuyama proclamaba el fin de la historia y la muerte
de toda ideología, puesto que era liberal.

8 5
n) Actualmente está claramente establecido que nuestro universo
sufre una tremenda expansión, y que esta expansión parece ser
el resultado de una explosión inicial o big bang.
o) Las estrellas nacen y viven, pero también mueren.
p) Se dice que existe probabilidad de que ocurra un hecho o que un
hecho es probable, cuando hay en alguna medida razones o fun-
damentos para afirmar su ocurrencia, pero sin llegar al nivel de
la certeza o de la seguridad.
q) Vilma trabaja despacio, pero sin pausa
r) Paradoja es un tipo especial de contradicción constituida por
una proposición determinada cuya verdad implica su falsedad
y cuya falsedad implica su verdad.
s) El pragmatismo norteamericano ha oscilado entre el intento de
elevar el resto de la cultura al nivel epistemológico de las cien-
cias naturales y el intento de nivelar las ciencias naturales en
paridad epistemológica con el arte, la religión y la política.
t) “Definición operacional” es la expresión del significado de un
constructo o concepto teorético en términos de propiedades ob-
servables y medibles llamadas indicadores.

EL LENGUAJE FORMALIZADO DE LA LÓGICA


PROPOSICIONAL

El lenguaje natural y el lenguaje formalizado

Existen dos tipos fundamentales de lenguajes: el natural y el for-


malizado. El lenguaje natural es el lenguaje usado en la vida fa-
miliar, en la vida cotidiana. Tiene una amplia gama expresiva, es
decir, sirve para comunicar informaciones, formular órdenes, ex-
presar deseos, sentimientos, etc. Pertenecen a este lenguaje, por
ejemplo, el español, el inglés, el francés, el alemán, entre otros. El
lenguaje formalizado es el lenguaje usado en la actividad científi-
ca. Sólo sirve para formular conocimientos. Es un lenguaje espe-
cializado. Pertenecen a este lenguaje, por ejemplo, el lenguaje lógi-
co y el matemático.

8 6
Variables proposicionales y operadores lógicos

El lenguaje lógico se denomina formalizado porque su propiedad


más importante es la de revelar la forma o estructura de las pro-
posiciones e inferencias. El lenguaje formalizado de la lógica de
proposiciones consta de dos clases de signos: variables proposicio-
nales y operadores o conectores lógicos.
Las variables proposicionales representan a cualquier propo-
sición atómica. Son letras minúsculas del alfabeto castellano ‘p’,
‘q’, ‘r’, ‘s’, etc. Los operadores lógicos además de enlazar o conec-
tar proposiciones establecen determinadas operaciones entre ellas.
Son de dos clases: diádicos y el monádico. Los operadores diádicos
tienen un doble alcance: hacia la izquierda y hacia la derecha, es
decir, afectan a dos variables. Y son los siguientes:

El conjuntivo: representa a la conjunción ‘y’. Su símbolo es ‘∧’.


El disyuntivo: representa a la conjunción ‘o’. Puede ser inclusivo y
exclusivo.
El símbolo del inclusivo es ‘∨’; el del exclusivo es ‘ ’.
El condicional: representa a la conjunción compuesta ‘si... enton-
ces’. Su símbolo es ‘→’.
El bicondicional : representa a la conjunción compuesta ‘si y sólo
si’. Su símbolo es ‘ ’.
Negación conjunta: representa a las partículas ‘ni...ni‘. Su símbolo
es ‘ ↓’.
Negación alterna : representa a la expresión ‘no o no’. Su símbolo es
‘ ’
El Negativo: Es el operador monádico y tiene un solo alcance: hacia
la derecha, es decir, afecta a una sola variable. Es el operador de
la negación. Representa al adverbio negativo ‘no’. Su símbolo es
‘~’.

Principales notaciones simbólicas

Existen diferentes notaciones simbólicas, pero pueden reducirse a


tres: la de Scholz, la de Peano-Russell y la de Lukasiewicz. Las

8 7
tablas siguientes muestran las correspondencias entre las princi-
pales notaciones simbólicas:

Sistemas Negación Conjunción Disyunción Disyunción Condicional Bicondicional


inclusiva exclusiva
Scholz ~p p∧q p∨q p q p→q p q
Peano- ~p p.q p∨q p q p⊃q p q
Russell
Luka- Np Kpq Apq Jpq Cpq Epq
siewicz

Sistemas Variables Jerarquía entre operadores


Scholz p, q, r, etc. Usa paréntesis
Peano-russell p, q, r, etc. Usa puntos
Lukasiewicz p, q, r, etc. Ni paréntesis ni puntos

Sistemas de Scholz y Peano-Russell

Las características de las notaciones simbólicas de Scholz y Peano-


Russell son:

a) Los operadores diádicos se escriben entre las variables que enla-


zan, pero la negación va delante.
b) Los operadores son signos especiales.
c) Se usa puntos auxiliares o signos de agrupación para determi-
nar la jerarquía entre los operadores.

Sistema de Lukasiewicz

La notación simbólica de Lukasiewicz presenta las siguientes


características:

a) Los operadores se escriben delante de las variables que conectan.


b) Los operadores son letras mayúsculas del alfabeto castellano.

8 8
c) No se usa signos de agrupación ni puntos auxiliares para esta-
blecer la jerarquía entre los operadores. El operador de mayor
jerarquía va a la cabeza.

Nosotros hemos preferido usar la notación simbólica de Scholz


porque es la que con mayor frecuencia se emplea en los libros de
lógica que circulan en nuestro medio.

Reglas de formación de fórmulas lógicas

Una fórmula lógica, es decir, una fórmula bien formada (FBF) es


una cadena de símbolos construida según reglas establecidas por
la sintaxis lógica. Puede ser de dos tipos: atómica y molecular.
Una fórmula atómica es aquella que no contiene entre sus sím-
bolos ningún operador y puede ser representada por una variable
proposicional, mientras que una fórmula molecular contiene en-
tre sus signos, al menos, un operador.
La sintaxis lógica es una disciplina metalógica que estudia el
lenguaje de la lógica desde el punto de vista formal, es decir, sin
interesarse más que por las relaciones entre los símbolos. Ella per-
mite la construcción de fórmulas bien formadas estableciendo, con
tal objeto, reglas para usar y combinar símbolos.
Las siguientes son reglas de la sintaxis lógica que posibilitan
la construcción de fórmulas bien formadas:

Regla 1. Toda variable proposicional (‘p’, ‘q’, ‘r’, ‘s’) es una FBF.
Regla 2. Si ‘p’ es una FBF, entonces ‘~ p’ es también una FBF.
Regla 3. Si ‘p’ y ‘q’ son FBF, entonces ‘p ∧ q’, ‘p ∨ q’, ‘p q’, ‘p →q’,
‘p q’ ‘p ↓ q’ y ‘p q’ son igualmente FBF.
Regla 4. Una cadena de símbolos es una FBF si y sólo si se sigue de
la aplicación de R.1, R.2 y R.3.
Regla 5. Una fórmula lógica está bien formada si y sólo si existe una
jerarquía claramente establecida entre sus operadores; en caso
contrario, la fórmula carece de sentido.
Regla 6. Una FBF tiene un nombre y éste depende de su operador de
mayor jerarquía.

8 9
Regla 7. El operador de mayor jerarquía es aquel que está libre de
los signos de agrupación: ‘( )’, ‘[ ]’, ‘{ }’.
Regla 8. Los signos de agrupación se usan sólo cuando su omisión
hace ambigua una fórmula, es decir, cuando una fórmula es sus-
ceptible de una doble interpretación.
Regla 9. Los operadores diádicos tienen mayor jerarquía que el ope-
rador monádico.
Regla 10. El operador negativo se escribe antes y no después de una
fórmula.
Regla 11. El operador negativo no se escribe entre dos fórmulas,
sino inmediatamente a la derecha de un operador diádico.
Regla 12. Si un operador negativo antecede a otro operador igual-
mente negativo, entonces el de la izquierda tiene mayor jerar-
quía.

Ejemplos de aplicación de las reglas de formación de fórmu-


las lógicas:

a) p → (p ∧ r)

Es una FBF en virtud de R.5. Y se llama condicional por R.6 y


R.7.

b) p ∨ q ∧ r

Es una fórmula mal formada (FMF) por atentar contra la R.8.


La ambigüedad de ‘b)’ se elimina utilizando adecuadamente los
paréntesis. Ejemplos:

• p ∨ (q ∧ r) Es ya una FBF por R.5. Y se llama disyuntiva inclusiva


por R.6 y R.7.

• (p ∨ q) ∧ r Es también una FBF por R.5. Y se llama conjuntiva


por R.6 y R.7.

9 0
c) ~ (p ∧ q) ~ (r ∨ t)

Es una FBF por R.5. Se trata de una disyuntiva exclusiva por


R.6, R.7 y R.9.

d) p ~

Es una FMF por atentar contra R.10, pero ‘~ p’ es ya una FBF


por R. 10

e) [p → (~ q ∧ ~ r)] ~

Es una FMF por atentar contra R.10, pero ‘~ [p → (~ q ∧ ~ r)]’


es ya una FBF por R.5. Se llama negativa por R.6 y R. 7

f) p ~ q

Es una FMF por atentar contra R.11, pero ‘p ~ q’ es ya


una FBF por R.5. Se llama bicondicional por R.6, R.7, y R.9.

g) (~ p ~ q) ~ (~ r ∨ ~ q)

Es una FMF por atentar contra R.11, pero ‘(~ p ~ q) ∧


~ (~ r ∨ ~ q)’ es ya una FBF por R.5. Y se llama conjuntiva por R.6,
R.7 y R.9.

Formalización de proposiciones

Formalizar una proposición significa abstraer su forma lógica, es


decir, revelar su estructura sintáctica a través del lenguaje forma-
lizado de la lógica. En términos más sencillos, formalizar una pro-
posición equivale a representarla simbólicamente.
Toda proposición tiene su forma lógica y su fórmula. La for-
ma lógica de una proposición es otra proposición equivalente a la
primera con la diferencia de que en ella toda su estructura

9 1
sintáctica está completamente explicitada. A partir de aquí, su fór-
mula no es otra cosa que la que resulta de sustituir a toda propo-
sición atómica distinta por una variable proposicional también
distinta, a toda conjunción gramatical por el operador lógico co-
rrespondiente y el adverbio ‘no’ por el operador negativo. La téc-
nica de formalización de proposiciones comprende los siguientes
pasos:

a) Se explicita su forma lógica empleando las conjunciones ‘y’, ‘o’,


‘si..., entonces’, ‘si y sólo si’ y el adverbio ‘no’ en sustitución de
sus expresiones equivalentes.
b) Se halla su fórmula reemplazando cada proposición atómica
por una variable proposicional, las conjunciones gramaticales
por sus operadores lógicos correspondientes y el adverbio ‘no’
por el operador negativo.
c) Los signos de agrupación se usan para establecer la jerarquía
entre los operadores de una fórmula lógica, pero sólo cuando su
omisión la hace ambigua.

Ejemplos de formalización de proposiciones:

a) Kant es filósofo, pero Frege es lógico


Forma lógica:
Kant es filósofo y Frege es lógico

Fórmula:
p: Kant es filósofo.
q: Frege es lógico.
p∧ q

b) No iremos al teatro a menos que venga Raúl.


Forma lógica:
Si Raúl viene, entonces iremos al teatro.

9 2
Fórmula:
p: Raúl viene.
q: iremos al teatro.
p→q

c) Einstein no es filósofo, sino físico.


Forma lógica:
Einstein es físico y Einstein no es filósofo.

Fórmula:
p: Einstein es físico.
q: Einstein es filósofo.
p ∧ ~q

d) Euclides no es médico ni físico.


Forma lógica:
Euclides no es médico y Euclides no es físico.

Fórmula:
p: Euclides es médico.
q: Euclides es físico
~ p ∧ ~q o p↓q

e) Ni Vilma, ni Silvia, ni Angélica ingresaron a la universidad.


Forma lógica:
Vilma no ingresó a la universidad y Silvia no ingresó a la uni-
versidad y Angélica no ingresó a la universidad.

Fórmula:
p: Vilma ingresó a la universidad.
q: Silvia ingresó a la universidad.
r: Angélica ingresó a la universidad.
~p ∧ ~ q ∧ ~r

9 3
f) Sin carbono, oxígeno, nitrógeno e hidrógeno, no hay vida.
Forma lógica:
Si no hay carbono y no hay oxígeno y no hay nitrógeno y no
hay hidrógeno, entonces no hay vida.

Fórmula:
p: hay carbono.
q: hay oxígeno.
r: hay hidrógeno.
s: hay nitrógeno.
t: hay vida.
(~ p ∧ ~ q ∧ ~ r ∧ ~ s) → ~ t

g) Tanto Waldir Sáenz como “Chemo” Del Solar son atletas


porque son futbolistas.
Forma lógica:
Si Waldir Sáenz es futbolista y “Chemo” Del Solar es futbolista,
entonces Waldir Sáenz es atleta y “Chemo” Del Solar es atleta.

Fórmula:
p: Waldir Sáenz es futbolista.
q: “Chemo” Del Solar es futbolista.
r: Waldir Sáenz es atleta.
s: “Chemo” Del Solar es atleta.
( p ∧ q ) → ( r ∧ s)

h) César es profesor o es alumno, pero no puede ser ambas co-


sas a la vez.
Forma lógica:
César es profesor o César es alumno y es falso que César sea
profesor y César sea alumno.

Fórmula:
p: César es profesor.
q: César es alumno.

9 4
(p ∨ q)∧ ~(p ∧ q)

i) Las Fuerzas Armadas y las Fuerzas Policiales participan en


el desarrollo económico y social del país, pero no son deliberantes.

Forma lógica:
Las Fuerzas Armadas participan en el desarrollo económico
del país y las Fuerzas Armadas participan en el desarrollo social
del país y las Fuerzas Policiales participan en el desarrollo econó-
mico del país y las Fuerzas Policiales participan en el desarrollo
social del país y las Fuerzas Armadas no son deliberantes y las
Fuerzas Policiales no son deliberantes.

Fórmula:
p: las Fuerzas Armadas participan en el desarrollo económico del
país.
q: las Fuerzas Armadas participan en el desarrollo social del país.
r: las Fuerzas Policiales participan en el desarrollo económico del
país.
s: Las Fuerzas Policiales participan en el desarrollo social del país.
t: las Fuerzas Armadas son deliberantes.
w: las Fuerzas Policiales son deliberantes.
( p ∧ q ∧ r ∧ s) ∧ ( ~ t ∧ ~ w)

Formalización de inferencias

Una inferencia (razonamiento, deducción, argumentación o argu-


mento) es una operación lógica que consiste en derivar a partir de
la verdad de ciertas proposiciones conocidas como premisas la ver-
dad de otra proposición conocida como conclusión.
Las premisas de una inferencia son proposiciones que ofrecen
las razones para aceptar la conclusión. Preceden a las premisas,
en inferencias desordenadas, las palabras ‘puesto que’, ‘ya que’,
‘pues’, ‘porque’, ‘siempre que’, ’si’, etc.

9 5
La conclusión de una inferencia es la proposición que se afir-
ma sobre la base de las premisas. Preceden a la conclusión las pa-
labras ‘luego’, ‘por tanto’, ‘por consiguiente’, ’en consecuencia’,
etc. Además, en inferencias desordenadas, la proposición inme-
diatamente anterior a las palabras que preceden a las premisas
es la conclusión. Ejemplos:
a) Los postulados son proposiciones primitivas de la matemática.
Luego, los postulados son proposiciones primitivas de la mate-
mática o de la lógica.

Premisa: Los postulados son proposiciones primitivas de la


matemática.
Conclusión: Luego, los postulados son proposiciones primiti-
vas de la matemática o de la lógica.

b) Ningún metaloide es metal, puesto que todos los metales son


cuerpos brillantes y ningún metaloide es cuerpo brillante (infe-
rencias desordenada).

Premisas: 1. Todos los metales son cuerpos brillantes.


2. Ningún metaloide es cuerpo brillante.

Conclusión: En consecuencia, ningún metaloide es metal.

c) Si esta figura tiene cuatro lados, es un cuadrilátero. Si esta figura


tiene tres lados, es un trilátero. Esta figura tiene cuatro lados o
tiene tres lados. Por tanto, esta figura es un cuadrilátero o es un
trilátero.

Premisas: 1. Si esta figura tiene cuatro lados, es un cuadrilátero.


2. Si esta figura tiene tres lados, es un trilátero.
3. Esta figura tiene cuatro lados o tiene tres lados.
Conclusión: Por tanto, esta figura es un cuadrilátero o es un
trilátero.

9 6
Formalizar una inferencia significa abstraer su forma lógica,
vale decir, explicitar su estructura sintáctica a través del lenguaje
formalizado de la lógica. La técnica de formalización de inferencias
queda expuesta a través de los siguientes pasos:

a) Se ordena la inferencia, pero sólo en el caso de que su forma


lógica haya sido alterada en el lenguaje natural, observando el
esquema: premisas-conclusión.
b) Se explicita su estructura lógica empleando las conjunciones
‘y’, ‘o’, ’si..., entonces’, ‘si y sólo si’ y el adverbio ‘no’, en lugar
de sus expresiones equivalentes. Simultáneamente, se dispo-
nen las premisas y la conclusión una debajo de la otra. Entre la
última premisa y la conclusión se escribe una barra horizontal
y la palabra ‘luego’, ‘en consecuencia’, o ‘por tanto’, antes de la
conclusión.
c) Se halla su fórmula lógica sustituyendo cada proposición atómi-
ca por una variable proposicional distinta, las conjunciones gra-
maticales por sus operadores lógicos correspondientes, el adver-
bio ‘no’ por el operador negativo y la palabra ‘luego’ por el sím-
bolo ‘→’. Los signos de agrupación se usan para establecer la
jerarquía entre los operadores de una fórmula, pero sólo cuando
su omisión la hace ambigua.
d) Se construye una fórmula condicional que tenga como antece-
dente las premisas unidas por el operador conjuntivo y como
consecuente la conclusión, de tal forma que la estructura lógica
de cualquier inferencia quede representada esquemáticamente
de la siguiente manera:

[ ( Premisa ) ∧ ( Premisa ) ] → ( Conclusión )


antecedente consecuente

Ejemplos de formalización de inferencias ordenadas

a) Los congresistas representan a la Nación, pero no están sujetos a


mandato imperativo. Luego, los congresistas representan a la
Nación.

9 7
Forma lógica:

1. Los congresistas representan a la Nación y los congresistas no


están sujetos a mandato imperativo.
Luego, los congresistas representan a la Nación.

Fórmula:
p: los congresistas representan a la Nación.
q: los congresistas están sujetos a mandato imperativo.

1. p ∧ ~ q
∴ p
( p ∧ ~ q) → p

b) Felipe no será expulsado del club a menos que él cometa actos de


traición e inmoralidad. No ha sido expulsado. En consecuencia,
no ha cometido actos de traición ni de inmoralidad.

Forma lógica:

1. Si Felipe comete actos de traición y actos de inmoralidad, enton-


ces será expulsado del club.
2. Felipe no ha sido expulsado del club
Luego, Felipe no ha cometido actos de traición y no ha cometido
actos de inmoralidad.
Fórmula:

p: Felipe comete actos de traición.


q: Felipe comete actos de inmoralidad.
r: Felipe será expulsado del club.

1. ( p ∧ q ) → r
2. ~ r
∴~ p ∧ ~ q
{[( p ∧ q ) → r ] ∧ ~ r }→ (~ p ∧ ~ q)

9 8
c) Si el niño, el adolescente y el anciano son abandonados, enton-
ces son protegidos por el Estado. Pero el niño es abandonado,
también el anciano. Luego, tanto el niño como el anciano son
protegidos por el Estado.
Forma lógica:
1. Si el niño es abandonado y el adolescente es abandonado y el
anciano es abandonado, entonces el niño es protegido por el
Estado y el adolescente es protegido por el Estado y el anciano es
protegido por el Estado.
2. El niño es abandonado y el anciano es abandonado
Luego, el niño es protegido por el Estado y el anciano es protegi-
do por el Estado.

Fórmula:

p: el niño es abandonado.
q: el adolescente es abandonado.
r: el anciano es abandonado.
s: el niño es protegido por el estado.
t: el adolescente es protegido por el estado.
w: el anciano es protegido por el estado.

1. (p ∧ q ∧ r) → (s ∧ t ∧ w)
2. p ∧ r
∴ s∧w

{[( p ∧ q ∧ r) → (s ∧ t ∧ w)] ∧ (p ∧ r)}→ (s ∧ w)

d) Sin mandato judicial ni autorización de la persona que lo


habita, no se puede ingresar en el domicilio, tampoco efectuar in-
vestigación. Pero se ingresó al domicilio y efectuó investigación.
En consecuencia, hubo mandato judicial y autorización de la per-
sona que lo habita.
Forma lógica:

9 9
1. Si no hay mandato judicial y no hay autorización de la persona
que lo habita, entonces no se puede ingresar en el domicilio y no
se puede efectuar investigación.
2. Se ingresó al domicilio y se efectuó investigación.
Luego, hubo mandato judicial y hubo autorización de la persona
que lo habita.

Fórmula:

p: hay mandato judicial.


q: hay autorización de la persona que lo habita.
r: se puede ingresar en el domicilio.
s: se puede efectuar investigación.

1. ( ~ p ∧ ~ q ) → ( ~ r ∧ ~ s )
2. r ∧ s
∴p ∧ q

{[( ~ p ∧ ~ q ) → ( ~ r ∧ ~ s ) ] ∧ (r ∧ s)}→ (p ∧ q)

e) Un número es divisible por 2 si la última cifra de dicho número


es múltiplo de 2. Un número es divisible por 3 si la suma de las
cifras de dicho número es múltiplo de 3. Pero dicho número no es
divisible por 2 o no lo es por 3. Por tanto, la suma de las cifras de
un número no es un múltiplo de 3 si la última cifra de un número
es múltiplo de 2.
Forma lógica:

1. Si la última cifra de un número es múltiplo de 2, entonces ese


número es divisible por 2.
2. Si la suma de las cifras de un número es múltiplo de 3, entonces
ese número es divisible por 3.
3. Un número no es divisible por 2 o un número no es divisible por 3.
Luego, si la última cifra de un número es múltiplo de 2, entonces
la suma de las cifras de un número no es múltiplo de 3.

100
Fórmula:
p: la última cifra de un número es múltiplo de 2.
q: un número es divisible por 2.
r: la suma de las cifras de un número es múltiplo de 3.
s: un número es divisible por 3.

1. p → q
2. r → s
3. ~ q ∨ ~ s
∴ p → ~r

{[( p → q ) ∧ (r → s )] ∧ (~ q ∨ ~ s )}→ (p → ~ r )

Ejemplos de formalización de inferencias desordenadas

La forma lógica de la inferencia es premisas-conclusión; sin embar-


go, en el lenguaje coloquial es frecuente observar que dicha forma
lógica se presente alterada y en orden inverso, es decir, conclusión-
premisas. En este caso, antes de proceder a su formalización, es pre-
ciso restablecer su forma lógica, o sea, se debe ordenar la inferencia.
Ejemplo:

“Raúl viajará a Londres, puesto que obtuvo la beca y habla


correctamente el inglés”.

En este ejemplo, la conclusión “Raúl viajará a Londres” se en-


cuentra en primer término. Si restituimos a esta inferencia su for-
ma lógica, se enunciará de la siguiente manera:
“Si Raúl obtuvo la beca y habla correctamente el inglés, enton-
ces viajará a Londres”.
Para identificar las premisas y la conclusión de una inferen-
cia conviene tener en cuenta estas sencillas indicaciones:

101
• Preceden a las premisas las partículas: “ya que”, “puesto que”,
“pues”, “porque”, “siempre que”, etc.
• Preceden a la conclusión las partículas: “por tanto”, “por consi-
guiente”, “en consecuencia”, “en conclusión”, “de manera que”, etc.
• Regla práctica: la expresión inmediatamente anterior a las partí-
culas que preceden a las premisas, es la conclusión.

Ejemplo 1

Inferencia : Si César es guitarrista, entonces es músico. César


no es guitarrista puesto que no es músico.

Forma lógica: 1. Si César es guitarrista, entonces es músico.


2. César no es músico.
Luego, César no es guitarrista.

Fórmula: p→q
~q
∴~ p

[(p→q) ∧ ~ q] → ~ p

Ejemplo 2

Inferencia: Habrá un número elevado de víctimas si estalla la


fábrica de explosivos, ya que si estalla la fábrica de explosivos, se
derrumbarán los edificios de la población más cercanas, y habrá
un número elevado de víctimas si se derrumban los edificios de la
población más cercanas.
Forma lógica:
1. Si estalla la fábrica de explosivos, entonces se derrumbarán los
edificios de la población más cercana.
2. Y si se derrumban los edificios de la población más cercana,
entonces habrá un número elevado de víctimas.
Luego, si estalla la fábrica de explosivos, entonces habrá un
número elevado de víctimas.

102
Fórmula: p→q
q→r
∴p → r

[(p → q) ∧ (q → r)] → (p → r)

Ejemplo 3
Inferencia: Si el embajador ha viajado, ha debido ir a Buenos
Aires o a Brasilia. Debo concluir que ha ido a Brasilia, pues ha
viajado y no ha ido a Buenos Aires.

Forma lógica:
1. Si el embajador peruano ha viajado, entonces ha debido ir a Bue-
nos Aires o a Brasilia.
2. El embajador peruano ha viajado y no ha ido a Buenos Aires.
Por lo tanto, el embajador peruano ha ido a Brasilia.

Fórmula: p→ (q ∨ r)
p∧ ~q
∴r

{[p→ (q ∨ r)] ∧ (p ∧ ~ q)}→ r

103
Cuestionario N.º 6

1. Señale la diferencia existe entre lenguaje natural y lenguaje


formalizado
2. ¿Por qué el lenguaje de la lógica se llama formalizado?
3. ¿De qué tipos de símbolos consta el lenguaje formalizado de la
lógica?
4. ¿Qué diferencia existe entre variable proposicional y operador
lógico?
5. ¿Cuáles son las principales notaciones simbólicas de la lógica?
6. ¿Cuáles son las características de las notaciones simbólicas de
Scholz, Peano-Russell y Lukasiewicz, respectivamente?
7. ¿Qué es una fórmula bien formada (fbf)?
8. ¿Qué una fórmula mal formada (fmf)?
9. ¿Qué es la sintaxis lógica?
10. ¿Qué reglas deben tomarse en cuenta al momento de construir
una fórmula bien formada (fbf)
11. ¿Qué significa formalizar una proposición?
12. ¿Qué se entiende por forma lógica y qué por fórmula lógica?
13. ¿Cuáles son los pasos que comprende la técnica de formalización
de proposiciones?
14. ¿Qué es una inferencia?
15. ¿De qué elementos consta una inferencia?
16. ¿Qué diferencia existe entre premisa y conclusión?
17. ¿Qué diferencia existe inferencia deductiva e inferencia
inductiva?
18. ¿Cuándo se dice que una inferencia es válida y cuándo no válida?
19. ¿Qué significa formalizar una inferencia?
20. ¿Cuáles son los pasos necesarios a seguir en la formalización de
una inferencia?

104
Ejercicio N.º 7
Reglas de formación de fórmulas lógicas

1. Escriba la palabra ‘sí’ cuando la fórmula esté bien formada y


‘no’, en caso contrario. En el primer caso diga, además, cómo se
llama, estableciendo previamente la jerarquía entre sus operado-
res mediante números y, en el segundo caso, enuncie las reglas
de la sintaxis lógica que viola:

a) ~ p → ~ q
b) ( p ∧ q) ∧ ~ ( r ∧ s )
c) ~ ( p ∧ q ) ∧ ~ ( r ∧ s )
d) ( p ∧ q ) ~ ( r → s )
e) ~ p → ~ q ~r
f) ( p ∧ q ∧ r ) ~
g).~ [ p → ( ~ q v ~ r ) ]
h) ( p ∧ q ) → ( r ∧ s ) ( t ∧ w)
i) ~ ~ [ ( ~ p ∧ ~ q ) → ~ ( t ∧ ~ w ) ]
j) { [ ( p → q ) ∧ ( r → s ) ] ∧ (p ∧ r ) } → ( q s)
k) ~ ( p ↓ q ) | ~ ( r ↓ s )
l) ~ [ p → (~ q ↓ ~ r ) ]
m) p ↓ ~ ( q ~ r )
n) ~ p | [ q → ~ ( r ∧ s ∧ t ) ]
ñ) ~ p ↓ ~ [ q ↓ ~ ( r | s ) ]
o) ~ [ p ∧ ( q ↓ r ) ] | ~ ( r ~ s )
p) ~ p → ~ [ ( q ∧ r ) ~ (s ↓ t ) ]
q) ( p → q ) ~ [ r ↓ ~ ( s | t ) ]
r) [ ( p ∧ q ) ↓ ( r ∧ s ) ] | [ t → ( q ∧ r ) ]
s) ~ p ↓ [~ ( q | r ) ↓ ~ ( ~ s | ~ t ) ] ∧ ~ t

105
Ejercicio N.º 8
Formalización de proposiciones

1. Formalice las siguientes proposiciones: en cada caso halle su


forma lógica y escriba la fórmula correspondiente.

a) Si eres talibán, entonces eres fundamentalista.


b) No como ni duermo.
c) La universidad está sin rector.
d) En los países democráticos no hay delito de opinión, tampoco
prisión por deudas.
e) Ni Juan ni Pedro ni Felipe te darán la razón.
f) A nadie quiso escribir, ni a sus más íntimos amigos.
g) Tanto Carlos como Federico son ateos porque son materialistas.
h) Si hay ley, razón y justicia en el mundo, no sucederá lo que
temes.
i) Aunque esté enfermo, no faltaré a la cita.
j) No lo hizo Antonio, sino David.
k) Las declaraciones obtenidas por la violencia carecen de valor.
l) El dinero hace ricos a los hombres, pero no dichosos.
m) No pudo asistir porque estuvo ausente.
n) Los actos del Presidente de la República son nulos siempre que
no tengan refrendación ministerial.
o) De saberlo antes, habría venido.
p) Cuando tú lo dices, verdad será.
q) Sin su libre consentimiento, sin la debida retribución, no se le
puede obligar a prestar trabajo.
r) Se te enviará el diploma, bien por el correo de hoy, bien por el de
mañana.
s) Sufre la pena, pues cometiste la culpa.
t) Los yacimientos y restos arqueológicos son patrimonio cultural
de la Nación, están bajo el amparo del Estado y la ley regula su
conservación.

106
Ejercicio N.º 9
Formalización de inferencias

1. Formalice las siguientes inferencias: en cada caso halle su fór-


mula lógica y escriba la fórmula correspondiente.

a) Osama bin Laden es un fundamentalista religioso y Hitler es un


fundamentalista político. Luego, Hitler es un fundamentalista
político.
b) Esta figura no es un cuadrilátero, puesto que es un triángulo. Es
un triángulo. En consecuencia, no es un cuadrilátero.
c) Si la suma de dos números naturales es conmutativa, entonces si
cambiamos el orden de los sumandos, se obtiene la misma suma.
La suma de dos números naturales es conmutativa. Por tanto, se
obtiene la misma suma si cambiamos el orden de los sumandos.
d) Un cuerpo está en estado neutro y no presenta ningún fenómeno
eléctrico en su conjunto siempre que su carga eléctrica positiva
esté en estado igual a la negativa. Pero es falso que el cuerpo esté
en estado neutro y no presente ningún fenómeno eléctrico en su
conjunto. En consecuencia, la carga eléctrica positiva de un cuer-
po está en estado igual a la negativa.
e) Se llama falacia o sofisma si una inferencia inválida tiene la
apariencia de ser válida. Se llama falacia o sofisma. Luego, la
inferencia inválida tiene la apariencia de ser válida.
f) Este triángulo no se llama equilátero a menos que tenga tres la-
dos iguales. Si se llama equilátero, no se llama isósceles. En con-
secuencia, si tiene tres lados iguales, no se llama isósceles.
g) Sin variables ni operadores, no hay lenguaje lógico posible. No
hay variables ni operadores. Por tanto, no hay lenguaje lógico
posible.
h) Tanto Roberto como Ernesto son creyentes, porque ambos son
católicos. Roberto y Ernesto son católicos. Luego, son creyentes.
i) La ‘p’ es una variable proposicional o es un operador lógico,
pero no puede ser ambas cosas a la vez. En consecuencia, es
falso que la ‘p’ sea un operador lógico.

107
j) Un número es divisible por 2 si termina en cero o en cifra par. Un
número es divisible por 5 si termina en cero o en 5. Por tanto, un
número es divisible por 2 si no termina en 5.
k) Si hay guerra civil, hay estado de sitio. Hay estado de emergen-
cia si se altera el orden interno de la Nación. En consecuencia, no
hay estado de emergencia si hay guerra civil.
l) Sin decano ni consejo de facultad no hay gobierno de la facultad
ni democracia. Pero es falso que haya gobierno de la facultad o
haya democracia. Por tanto, es falso que haya decano o haya
consejo de facultad.
m) Los profesores ordinarios son principales, asociados y auxilia-
res. Los profesores extraordinarios son eméritos, honorarios,
investigadores y visitantes. Luego, los profesores ordinarios son
principales, asociados y auxiliares.
n) Si tu profesor recomienda la duda, o es un escéptico o es un
nihilista. Si es escéptico o nihilista, es idealista o metafísico. En
consecuencia, tu profesor recomienda la duda si es idealista o
metafísico.
o) Si eres profesor principal, eres maestro o doctor. Si eres profesor
ordinario, tienes derecho a la promoción en la carrera docente y
a la participación en el gobierno de la universidad. Luego, eres
profesor principal u ordinario si eres maestro o doctor.
p) Los profesores universitarios son ordinarios, extraordinarios y
contratados. Por tanto, los profesores universitarios son ordina-
rios, extraordinarios y contratados, o los jefes de práctica y ayu-
dantes de cátedra realizan una actividad preliminar en la carre-
ra docente.
q) Sin carbono, oxígeno, nitrógeno e hidrógeno, no hay vida. En
consecuencia, hay carbono o hay oxígeno o hay nitrógeno o hay
hidrógeno, si hay vida.
r) Si el Presidente de la República decreta el estado de emergencia,
las Fuerzas Armadas asumen el control del orden interno de la
Nación. Si las Fuerzas Armadas asumen el control del orden
interno de la Nación, se suspenden las garantías constituciona-
les y no se impone la pena de destierro. Luego, no se impone la

108
pena de destierro si el Presidente de la República decreta el esta-
do de emergencia.
s) Si un número natural es primo, es mayor que uno. Es divisible
por sí mismo si es primo. Por tanto, es divisible por sí mismo si es
mayor que uno.
t) Si dos es un número natural, su opuesto es un número entero y
no un número natural. Es falso que el opuesto de dos sea un
número entero y no sea un número natural. Luego, dos es un
número natural o entero.
u) Si Osama estudia música podrá obtener un puesto en la Orques-
ta Sinfónica. Debo concluir que Osama podrá obtener un puesto
en la orquesta Sinfónica ya que, o se dedica al deporte o estudia
música, y Osama no se dedica al deporte.
v) Si el candidato es fundamentalista, no tendrá éxito. Deduzco que
sufrirá una censura, si recordamos que o bien tiene éxito o bien
sufre una censura, y el candidato es fundamentalista.
w) No es cierto que Pizarro conquistó el Perú y no fue español, dado
que Pizarro conquistó el Perú si y sólo si no fue marino, pero fue
español.
x) Si el ómnibus sale hoy para Ayacucho, entonces no cayó ningún
huayco, ya que si el ómnibus no sale hoy a Ayacucho, entonces o
cayó algún huayco o se produjo una huelga; pero es cierto que no
se produjo una huelga.
y) O no ingresaste a la universidad o no conseguiste el empleo, pues
es cierto que no vendes tu casa si ingresas a la universidad y
consigues un empleo; y tu vendiste tu casa.

109
FUNCIONES VERITATIVAS Y TABLAS DE LA VERDAD

Definición tabular de los operadores lógicos

De la conjunción

Una fórmula conjuntiva ‘p ∧ q’ es verdadera si y sólo si ‘p’ es ver-


dadera y ‘q’ también es verdadera. En los demás casos la fórmula
‘p ∧ q’ es falsa.

Tomemos, por ejemplo, las dos proposiciones atómicas si-


guientes:

a) La lógica es una ciencia formal.


b) La física es una ciencia factual.

Enlazando ‘a)’ y ‘b)’ mediante la conjunción ‘y’ obtenemos una


nueva:

c) La lógica es una ciencia formal y la física es una ciencia factual.


Esta nueva proposición se denomina proposición molecular con-
juntiva. Y ‘c)’ es verdadera porque ‘a)’ es verdadera y ‘b)’ tam-
bién es verdadera.

Justamente, el hecho de que el valor de verdad de ‘c)’ esté de-


terminado por el de ‘a)’ y ‘b)’, hace que ‘c)’ sea una función de
verdad de ‘a)’ y ‘b)’.

Fórmula de ‘c)’: p ∧ q

Para explicitar la definición del operador conjuntivo vamos a


recurrir al método de la tabla de verdad, usado por el filósofo y
lógico austriaco L. Wittgenstein en su obra más importante el
Tractatus Logico-Philosophicus. Este método ha de permitir mostrar
en orden todas las combinaciones posibles de los valores de las

110
variables ‘p’ y ‘q’ y luego establecer la verdad de la fórmula con-
juntiva ‘p ∧ q’.

El proceso de construcción de la Tabla de Verdad de una fór-


mula conjuntiva se realiza observando fielmente los siguientes
pasos:
Paso 1. Se dibuja una cruz con el brazo derecho más largo que
el izquierdo. La parte de la izquierda se llama margen (M) y la
parte de la derecha se denomina cuerpo (C):

MS CS
Margen (M) Cuerpo (C )
MI CI

MS: Margen Superior CS : Cuerpo Superior


MI : Margen Inferior CI : Cuerpo Inferior

Paso 2. Se escribe en la parte superior del margen (MS) las va-


riables ‘p’ y ‘q’ y en la parte superior del cuerpo (CS) la fórmula
conjuntiva ‘p ∧ q’ que se ha de tabular:

Variables p q p∧ q Fórmula conjuntiva

Paso 3. Se escribe en la parte inferior del margen (MI), y en co-


lumna, todas las combinaciones o arreglos posibles de los valores
de las variables, empleando para el valor verdadero la abreviatu-
ra V y para el valor falso la abreviatura F.
Paso 4. Se calcula el número de arreglos posibles de los valo-
res de las variables aplicando la fórmula 2n. En donde ‘n’ es una
variable numérica cuyo valor depende del número de variables
proposicionales que tenga la fórmula que se ha de tabular y ‘2’

111
una constante que hace referencia a los dos valores V y F que pue-
de asumir cualquier proposición atómica. En este caso específico
el número de variables es 2. Luego, el número de arreglos será:

Si n = 2, entonces 2 2 = 4

Paso 5. Se escribe en la primera columna de valores la mitad


de valores verdaderos y la mitad de valores falsos. En la segunda
columna, también la mitad de valores verdaderos y la mitad de
valores falsos, pero en relación con los valores verdaderos y fal-
sos de la primera columna, hasta completar los cuatro arreglos:

p q p∧ q

Arreglo 1 V V
Arreglo 2 V F
Arreglo 3 F V
Arreglo 4 F F

Columna de valores

Paso 6. Se escribe, en la parte inferior del cuerpo (CI) y debajo


del operador conjuntivo, los valores que asume la fórmula conjun-
tiva. La nueva columna de valores obtenida se llama matriz de la
conjunción, cuya tabla es la siguiente:

p q p ∧ q

V V V
V F F
F V F
F F F

Matriz de la conjunción

112
De la disyunción inclusiva

Una fórmula disyuntiva inclusiva ‘p ∨ q’ es falsa si y sólo si ‘p’ es


falsa y ‘q’ también es falsa. En los demás casos la fórmula ‘p ∨ q’
es verdadera.
Ejemplo:
a) Eduardo es profesor.
b) Eduardo es alumno.

Enlazando ‘a)’ y ‘b)’ mediante la conjunción disyuntiva ‘o’ ob-


tenemos una nueva:

c) Eduardo es profesor o Eduardo es alumno.

Esta nueva proposición se llama proposición molecular


disyuntiva inclusiva. Y ‘c)’ es verdadera siempre que una de las
proposiciones componentes o bien ambas sean verdaderas. Y es
falsa cuando ambas son falsas.

Fórmula de ‘c)’: p ∨ q

Para construir la tabla de verdad de la disyunción inclusiva


es necesario proceder exactamente de la misma manera como pro-
cedimos en el caso de la conjunción, hasta el paso 5. Luego, apli-
cando la definición del operador disyuntivo inclusivo, en armo-
nía con lo estipulado en el paso 6, obtenemos la matriz de la
disyunción inclusiva:

p q p∨ q

V V V
V F V
F V V
F F F

Matriz de la disyunción inclusiva o débil

113
De la disyunción exclusiva

Una fórmula disyuntiva exclusiva ‘p q’ es verdadera si y sólo


si las variables ‘p’ y ‘q’ no tienen el mismo valor. En los demás
casos es falsa.
Ejemplo:

a) Jorge está vivo.


b) Jorge está muerto.

Enlazando ‘a)’ y ‘b)’ mediante la conjunción disyuntiva 'o'


obtenemos una nueva:

c) Jorge está vivo o Jorge está muerto.

Esta nueva proposición se llama proposición disyuntiva


ex clusiva. Y ‘c)’ es verdadera siempre que ambas proposiciones
componentes no sean verdaderas o falsas al mismo tiempo. La ver-
dad de una de las proposiciones componentes excluye la verdad
de la otra, es decir, no pueden ser ambas verdaderas.

Fórmula de ‘c)’: p q

Aplicando la definición del operador disyuntivo exclusivo, en


consonancia con lo establecido en el paso 6 obtenemos la matriz
de la disyunción exclusiva:

p q p q

V V F
V F V
F V V
F F F

Matriz de la disyunción exclusiva o


fuerte

114
Del condicional

Una fórmula condicional ‘p → q’ es falsa si su antecedente ‘p’ es


verdadero y su consecuente ‘q’ es falso. En los demás casos es
verdadera.
Ejemplo:

a) El polinomio tiene tres términos.


b) El polinomio se llama trinomio.

Enlazando ‘a)’ y ‘b)’ mediante la conjunción condicional com-


puesta 'si..., entonces' obtenemos una nueva:

c) Si el polinomio tiene tres términos, entonces se llama


trinomio.

Esta nueva proposición se llama proposición condicional. Y


‘c)’ es verdadera en cualquier caso, excepto cuando la proposición
que desempeña el papel de antecedente es verdadera y la proposi-
ción que hace las veces de consecuente es falsa: No es posible que
el antecedente sea verdadero y el consecuente falso.
La verdad de una proposición condicional no depende de las
relaciones que puedan existir o no entre los significados del ante-
cedente y del consecuente. En efecto, hay ejemplos de proposicio-
nes condicionales verdaderas en que entre el antecedente y el con-
secuente no existe ninguna relación de atingencia, es decir, lo que
dice el antecedente es diferente a lo que dice el consecuente.
Ejemplo de una proposición condicional verdadera, no obstan-
te que entre el antecedente y el consecuente no existe ninguna re-
lación de atingencia, sería el siguiente:

d) Si Galileo descubrió que los cuerpos caen con aceleración


constante, entonces la Óptica es la parte de la Física que estudia
la luz.

115
Fórmula de ‘c)’: p → q

Aplicando la definición del operador condicional, en corres-


pondencia con lo estipulado en el paso 6 obtenemos la matriz del
condicional:

p q p → q

V V V
V F F
F V V
F F V

Matriz del condicional

Del bicondicional

Una fórmula bicondicional ‘p q’ es verdadera si y sólo si las va-


riables ‘p’ y ‘q’ tienen el mismo valor. En los demás casos es falsa.
Ejemplo:

a) Enrique ingresará a la universidad.


b) Enrique aprueba el examen de admisión.

Enlazando ‘a)’ y ‘b)‘ mediante la conjunción bicondicional


compuesta ‘si y sólo si’ obtenemos una nueva:

c) Enrique ingresará a la universidad si y sólo si aprueba el


examen de admisión.

Esta nueva proposición se llama proposición bicondicional. Y


se llama así porque establece dos condicionales, es decir, está cons-
tituida por dos proposiciones condicionales de sentido inverso:

116
d) ‘Si Enrique ingresó a la universidad, entonces aprobó el exa-
men de admisión’ y ‘si Enrique aprobó el examen de admisión,
entonces ingresó a la universidad’.

La proposición bicondicional establece que si el antecedente


es verdadero entonces el consecuente tiene que ser verdadero. Igual-
mente, si el consecuente es verdadero, entonces el antecedente tie-
ne que ser verdadero. Lo que significa que la verdad o falsedad de
una proposición exige necesariamente la verdad o la falsedad de
la otra:

Fórmula de ‘c)’: p q

Aplicando la definición del operador bicondicional, en ar-


monía con lo establecido en el Paso 6 obtenemos la matriz del
bicondicional:

p q p q

V V V
V F F
F V F
F F V

Matriz del bicondicional

De la negación

Una fórmula negativa ‘~ p’ es verdadera si y sólo si la variable ‘p’


es falsa y ‘~ p‘ es falsa si y sólo si ‘p’ es verdadera. Justamente
debido a que el operador negativo tiene como función transformar
el valor verdadero en falso y viceversa se llama operador inversor.
Ejemplo:

a) El ciclotrón sirve para acelerar electrones.

117
Introduciendo el adverbio negativo ‘no’ en ‘f1)’ obtenemos una
nueva:

b) El ciclotrón no sirve para acelerar electrones.

Esta nueva proposición se llama proposición negativa.

Fórmula de ‘b)’: ~ p

Aplicando la definición del operador negativo, en correspon-


dencia con lo prescrito en los pasos 4, 5 y 6, obtenemos la matriz
de la negación:

P ~ P

V F
F V

Matriz de la negación

De la negación conjunta

Una fórmula negativa conjunta ‘p ↓ q’ es verdadera si y sólo si ‘p’


es falsa y ‘q’ también es falsa. En todos los demás casos es falsa.
Ejemplo:

a) Arequipa es un puerto
b) Puno es un desierto

Enlazando ‘a)’ y ‘b)’ mediante la partícula ‘ni... ni’ obtenemos


una nueva:

c) Ni Arequipa es un puerto ni Puno es un desierto.

118
Esta nueva proposición se llama proposición negativa conjun-
ta. Y ‘c)’ es verdadera siempre que sus dos componentes sean fal-
sas; y es falsa en los demás casos.

Fórmula de ‘c)’: p ↓ q

Aplicando la definición del operador de la negación conjunta


y en consonancia con lo establecido en el paso 6 obtenemos la ma-
triz de la negación conjunta:

p q p ↓ q

VV F
VF F
FV F
FF V

Matriz de la negación conjunta

De la negación alterna

Una fórmula negativa alterna ‘p | q’ es falsa si y sólo si ‘p’ es


verdadera y ‘q’ también es verdadera. En todos los demás casos
es verdadera.
Ejemplo:

a) Mario Vargas Llosa es argentino.


b) Gabriel García Márquez es peruano

Enlazando ‘a)’ y ‘b)’ mediante la expresión ‘no o no’ obtene-


mos una nueva:

c) Mario Vargas Llosa no es argentino o Gabriel García


Márquez no es peruano.

119
Esta nueva proposición se llama proposición negativa alter-
na. Y ‘c)’ es falsa siempre que sus dos componentes sean verdade-
ros; en los demás casos es verdadera.
Fórmula de ‘c)’: p | q

Aplicando la definición del operador de la negación alterna y


en consonancia con lo establecido en el paso 6 obtenemos la ma-
triz de la negación alterna:

p q p | q

VV F
VF V
FV V
FF V

Matriz de la negación alterna.

Definición tabular de fórmulas moleculares complejas

Las fórmulas moleculares definidas anteriormente a través de la


tabla de la verdad son elementales en la medida en que contienen
un solo operador y dos variables. En adelante trabajaremos con
fórmulas moleculares complejas, es decir, fórmulas que contienen
dos o más operadores distintos o dos o más veces el mismo opera-
dor.
Para definir tabularmente fórmulas moleculares complejas se
deben observar los siguientes pasos:

Paso 1. Dada la fórmula molecular compleja se establece la je-


rarquía entre sus operadores a través de los signos de agrupación:

~[(p ∨ q)∧ ( ~ q →~p)]

120
Paso 2. Se construye las matrices secundarias que correspon-
den a las de los operadores de menor jerarquía aplicando sus res-
pectivas definiciones:

p q ~[(p∨ q)∧ (~q→~ p)]

V V VVV V FVV FV
V F VVF F VF F FV
F V F VV V FVVVF
F F F F F F VFVVF

Paso 3. Se construye, finalmente, la matriz principal que


corresponde a la del operador de mayor jerarquía aplicando la de-
finición correspondiente a las matrices de los operadores que la
siguen en jerarquía:

3 2 4 3 4
p q ~ [(p∨ q)∧ (~ q →~ p)]

V V F VVV V FV V FV
V F V VV F F VF F FV
F V F F VV V FV VVF
F F V F F F F VF VVF

La matriz principal, como podrá observarse, se ha obtenido


aplicando la definición del operador negativo a los valores de la
matriz 2. La matriz 2 se obtuvo aplicando la definición del opera-
dor conjuntivo a los valores de las matrices 3. La matriz 3 del lado
izquierdo se ha obtenido aplicando la definición del operador
disyuntivo inclusivo a los valores de ‘p’ y ‘q’. La matriz 3 del lado
derecho se ha obtenido aplicando la definición del operador con-
dicional a los valores de las matrices 4. La matriz 4 del lado iz-
quierdo se ha obtenido aplicando la definición del operador ne-
gativo a los valores de ‘q’ y la matriz 4 del lado derecho, aplican-
do la definición del operador negativo a los valores de ‘p’.

121
Otro ejemplo:

Definir tabularm ente la fórm u la:[(p→ q) ∧ (q → r)] → (p → r)

p q r [(p→ q)∧ (q→ r)]→ (p→ r)

V V V V V V V V
V V F V F F V F
V F V F F V V V
V F F F F V V F
F V V V V V V V
F V F V F F V V
F F V V V V V V
F F F V V V V V

Clasificación de las fórmulas moleculares por su matriz principal

Las tablas de verdad nos permiten clasificar a las fórmulas


moleculares, atendiendo a su matriz principal, en tautológicas,
consistentes y contradictorias.

Las fórmulas moleculares tautológicas (FMT), llamadas tam-


bién leyes lógicas, son aquellas en que los valores de su matriz
principal son todos verdaderos.

Ejemplo:

p q [(p → q) ∧ ~q] → ~ p

V V V F F V F
V F F F V V F
F V V F F V V
F F V V V V V

FMT

122
Fórmulas moleculares consistentes (FMC), son aquellas en que
algunos de los valores de su matriz principal son verdaderos y
algunos son falsos.

Ejemplo:

p q [ ~ ( p ∨ q ) ∧ ~ p] (q → p)

V V F V F F V V
V F F V F F V V
F V F V F V F F
F F V F V V F V

FMC

Fórmulas moleculares contradictorias (FM⊥ ), denominadas


también fórmulas inconsistentes, son aquellas en que los valores
de su matriz principal son todos falsos.
Ejemplos:

p q ~ [(p∧ q)→ ~ (~q ∨ ~ p)]

V V F V V V F F F
V F F F V F V V F
F V F F V F F V V
F F F F V F V V V

FM⊥

Implicación y equivalencia de fórmulas

Implicación de fórmulas

Una fórmula ‘A’ implica a ‘B’ si y sólo si unidas en forma condi-


cional, ‘A’ como antecedente y ‘B’ como consecuente, su matriz

123
resulta tautológica; si su matriz es consistente o contradictoria, se
dice que ‘A’ no implica a ‘B’.
Notación:

A → B: se lee ‘A’ implica a ‘B’


A B: se lee ‘A’ no implica a ‘B’

Ejemplos:

Si las matrices de las siguientes fórmulas son:


A: VVFF
B. VVVF
C: FFVV
D: FFFV

Determine, mediante la tabla de verdad, si:

1) “La conjunción de las negaciones de A y C implica a la negación


de la negación conjunta de B y D”.
Procedimiento:
a) Se expresa simbólicamente el enunciado.
b) Se evalúa la fórmula mediante la tabla de verdad.
c) Si su matriz es tautológica se dice que ‘A’ implica a ‘B’; si es
consistente o contradictoria, se dice que ‘A’ no implica a ‘B’.

( ~A ∧ ~ C) → ~ (B ↓ D)
F F V V V V FF
F F V V V VFF
V F F V V VFF
V F F V V V FV

FMT

Respuesta: α → β

124
2) “El bicondicional de la negación de A y la disyunción débil de C
y D implica a la negación de la disyunción débil de B y la nega-
ción de A”

[ ~ A (C ∨ D)] → ~ (B ∨ ~ A)
F V F F F F F VVF
F V F F F F F VVF
V V V V F F F VVV
V V V V V F F FVV

FMI

Respuesta: α β

Equivalencia de fórmulas

Dos fórmulas ‘A’ y ‘B’ son equivalentes si y sólo si sus matrices


son iguales; si sus matrices son diferentes, se dice que ‘A’ y ‘B’ no
son equivalentes.
Notación:

A B: se lee ‘A’ es equivalente a ‘B’


A B: se lee ‘A’ no es equivalente a ‘B’

Ejemplos:
a) “La negación de la negación alterna de las negaciones de A
y D es equivalente al condicional de B y la negación de C”

~( ~ A | ~ D) (B → ~ C)
F F V V V V V
F F V V V V V
V V F V V F F
F V V F F V F

Respuesta: α β

125
b) “La negación de la conjunción de las negaciones de C y D
es equivalente a la negación conjunta del condicional de A y B y
la disyunción débil de C y B”

~ ( ~ C ∧ ~ D) [( A → B) ↓ (C ∨ B)]
F V V V V V V F F F F
F V V V V V V F F F F
V F F V F V V F V V F
V F F F F V F F V V V

Respuesta: α β

Cuestionario N.º 7

1. ¿Cómo se calcula el número de arreglos posibles de los valores


veritativos de las variables?
2. ¿Cuándo una fórmula conjuntiva es verdadera?
3. ¿En qué caso es falsa una fórmula disyuntiva inclusiva?
4. ¿Cuándo es verdadera una fórmula disyuntiva exclusiva?
5. Una fórmula condicional, ¿cuándo es falsa?
6. ¿En qué caso una fórmula bicondicional es verdadera?
7. Una fórmula negativa, ¿cuándo es verdadera y cuándo es falsa?
8. ¿Cuándo es verdadera una fórmula negativa conjunta?
9. ¿Cuándo es falsa una fórmula negativa alterna?
10. ¿A qué se denominan fórmulas moleculares complejas?
11. ¿Qué pasos son necesarios seguir a fin de definir tabularmente
fórmulas moleculares complejas?
12. ¿Cómo se clasifican las fórmulas moleculares atendiendo a su
matriz principal?
13. ¿Qué característica presenta la matriz principal de cada una de
las fórmulas moleculares posibles?
14. ¿Cuándo una fórmula ‘A’ implica a una fórmula ‘B’, y cuándo no?
15. ¿Cuándo una fórmula ‘A’ es equivalente a una fórmula ‘B’, y
cuándo no?

126
Ejercicio N.º 10
Fórmulas moleculares y tablas de verdad

1. Mediante la tabla de la verdad determine si las siguientes


fórmulas son tautológicas, consistentes o contradictorias:

a) ~ (p ↓ ~ p)
b) (~ p → p) ↓ p
c) ~ [ p → ( ~ p ∧ p)]
d) ~ ( ~ p p) → ~ ( ~ p ∨ p)
e) (p ∧ p) [ p ∨ ( ~ q q)]
f) ~ (p → q) ∨ ~ ( ~q → ~ p)
g) ~ [(p q) ~ ( ~ q ∧ q)]
h).~ [ p → ~( q ∧ ~ p)] ↓ [ ~ (p ∨ q) → ~p]
i) [ ( ~ p → ~ q) ∧ ( ~ q → ~ r)] → ( ~ p → ~ r)
j) ~{[(p → q) ∧ ( q → r)] → (~ r → ~ p)}

2. Implicación de fórmulas:
Si
A: FVFF
B: FVVF
C: VVVF
D: FFFV

Determine mediante la tabla de verdad si:

a) La negación del bicondicional de A y B implica a la negación


alterna de C y D.
b) La negación de la disyunción débil de C y D implica a la nega-
ción conjunta de A y B.
c) La conjunción de las negaciones de A y B implica a la negación
del bicondicional de C y D.
d) La disyunción fuerte de A y C implica a la negación de la nega-
ción alterna de las negaciones de B y D.
e) La negación conjunta de C y la disyunción débil de A y D implica
a la negación del condicional de A y B.

127
f) El bicondicional de las negaciones de B y D implica a la negación
alterna de la negación de A y la conjunción de las negaciones de
C y B.
g) La conjunción de la disyunción débil de A y C y la disyunción
fuerte de B y D implica a la negación alterna de A y D.
h) La negación conjunta de A y D implica al bicondicional de la
conjunción de C y B y la negación alterna de A y la negación de D.
i) La negación de la conjunción de A y el bicondicional de C y D
implica a la disyunción fuerte de la negación de B y el condicio-
nal de A y D.
j) La negación del bicondicional de la conjunción de A y B y el
condicional de las negaciones de C y D implica a la negación de
la negación alterna de A y la disyunción débil de las negaciones
de A y D.

3. Equivalencia de fórmulas:
Si
A: VVFV
B: VVVF
C: VVFF
D: FFFV

Determine mediante la tabla de verdad si:

a) La negación del bicondicional de las negaciones de A y B es


equivalente a la negación alterna de C y D.
b) La negación de la disyunción fuerte de las negaciones de C y D es
equivalente a la negación conjunta de las negaciones de A y B.
c) La disyunción débil de las negaciones de A y B es equivalente a
la negación del bicondicional de las negaciones de C y D.
d) La conjunción de las negaciones de A y C es equivalente a la
negación de la negación alterna de las negaciones de B y D.
e) La negación alterna de la negación de C y la disyunción débil de
A y D es equivalente a la negación del condicional de las nega-
ciones de A y B.

128
f) El condicional de las negaciones de B y D es equivalente a la
negación alterna de la negación de A y la negación conjunta de
las negaciones de C y B.
g) La conjunción de la disyunción débil de las negaciones de A y C
y la disyunción fuerte de B y D es equivalente a la negación
alterna de las negaciones de A y D.
h) La negación alterna de las negaciones de A y D es equivalente al
bicondicional de la conjunción de las negaciones de C y B y la
negación conjunta de las negaciones de A y D.
i) La negación del condicional de A y el bicondicional de C y D es
equivalente a la disyunción débil de la negación de B y la con-
junción de las negaciones de A y D.
j) La negación del bicondicional de la conjunción de A y B y el
condicional de las negaciones de C y D es equivalente a la nega-
ción de la negación alterna de A y la disyunción débil de las
negaciones de A y D.

ANÁLISIS DE INFERENCIAS

La lógica es fundamentalmente una teoría de la inferencia, es aná-


lisis formal de inferencias. La lógica es una ciencia formal que es-
tudia la validez de las inferencias. Para decidir su validez la lógi-
ca cuenta con procedimientos de varios tipos. Estos procedimien-
tos o métodos pueden agruparse en dos clases: métodos sintácticos
y métodos semánticos.
Los métodos sintácticos consisten en transformaciones pura-
mente lógicas a partir de ciertas reglas de inferencia. La forma nor-
mal conjuntiva, el método de la deducción natural y el analógico
son ejemplos de métodos sintácticos. Los métodos semánticos vin-
culan la noción de ‘validez’ con la de ‘verdad’. El método de la
tabla de verdad y el método abreviado son ejemplos de métodos
semánticos. En lo que sigue procederemos al análisis de infe-
rencias, es decir, determinaremos su corrección o incorrección a
través de los métodos tanto semánticos como sintácticos.

129
Análisis de inferencias a través de la tabla de verdad

La tabla de verdad es un algoritmo o procedimiento decisorio por-


que a través de la aplicación mecánica de un conjunto finito de
reglas permite decidir la validez o invalidez de las inferencias. En
efecto, una inferencia es válida, mediante la tabla de verdad, si y
sólo si al ser formalizada y evaluada su fórmula condicional es
una tautología; es invalida si la fórmula condicional es consisten-
te o contradictoria.

Procedimiento:

Paso 1. Se ordena la inferencia, pero sólo en el caso de que su


forma lógica haya sido alterada en el lenguaje natural, observan-
do el esquema: premisas-conclusión.
Paso 2. Se explicita su forma lógica.
Paso 3. Se halla su fórmula, expresando simbólicamente sus
premisas y conclusión.
Paso 4. Se construye una fórmula condicional que tenga como
antecedente a las premisas unidas por el operador conjuntivo y
como consecuente a la conclusión.
Paso 5. Se evalúa la fórmula condicional mediante la tabla de
verdad. Si efectuada la evaluación la fórmula condicional es
tautológica, entonces la inferencia es válida; si la fórmula es con-
sistente o contradictoria, entonces no es válida.

Ejemplos:

a) El triángulo se llama isósceles si tiene dos lados iguales. No se


llama isósceles. En consecuencia, no tiene dos lados iguales.
Forma lógica:

1. Si el triángulo tiene dos lados iguales, entonces el triángulo se


llama isósceles.
2. El triángulo no se llama isósceles.
Luego, el triángulo no tiene dos lados iguales.

130
Fórmula:

p: el triángulo tiene dos lados iguales.


q. el triángulo se llama isósceles.

1. p → q
2. ~ q
∴~ p

Fórmula condicional:
[(p→ q)∧ ~q] → ~p

Evaluación:

p q [(p→q)∧ ~q]→ ~p

V V V F F V F
V F F F V V F
F V V F F V V
F F V V V V V

FMT

Respuesta: La inferencia analizada es válida porque su fórmula


condicional es una tautología.

b) El pueblo es una masa pasiva que sigue bien las ideas de


un gran hombre, bien los preceptos de la idea absoluta. Sigue los
preceptos de la idea absoluta. Por lo tanto no sigue las ideas de
un gran hombre.
Forma lógica:

1. El pueblo es una masa pasiva que sigue las ideas de un gran


hombre o el pueblo es una masa pasiva que sigue los preceptos
de la idea absoluta.

131
2. El pueblo es una masa pasiva que sigue los preceptos de la idea
absoluta.
Luego, el pueblo es una masa pasiva que no sigue las ideas de un
gran hombre.
Fórmula:

p: el pueblo es una masa pasiva que sigue las ideas de un gran


hombre.
q: el pueblo es una masa pasiva que sigue los preceptos de la
idea absoluta.

1.p ∨ q
2. q
∴~ p

Fórmula condicional:
[(p∨ q)∧ q]→ ~p

Evaluación:

p q [(p ∨ q)∧ q] → ~p

V V V V V F F
V F V F F V F
F V V V V V V
F F F F F V V

FMC

Respuesta: La inferencia analizada no es válida porque su fór-


mula condicional es consistente.

c) Sin variables ni operadores no hay lenguaje formalizado. Ocurre


que no hay variables ni operadores. Luego, no hay lenguaje for-
malizado.

132
Forma lógica:

1. Si no variables y no hay operadores, entonces no hay lenguaje


formalizado.
2. No hay variables y no hay operadores.
Luego, no hay lenguaje formalizado.

Fórmula:
p: hay variables.
q: hay operadores.
r: hay lenguaje formalizado.

1. ( ~ p ∧ ~ q ) → ~ r
2. ~ p ∧ ~ q
∴ ~r

Fórmula condicional:

{[( ~ p ∧ ~ q ) → ~ r ] ∧ ( ~ p ∧ ~ q ) } → ~ r

Evaluación:
p q r {[(~p∧ ~q) → ~r]∧ (~p ∧ ~q)}→ ~ r

V V V F F F V F F F V F
V V F F F F V V F F V V
V F V F F V V F F F V F
V F F F F V V V F F V V
F V V V F F V F F F V F
F V F V F F V V F F V V
F F V V V V F F F V V F
F F F V V V V V V V V V

FMT
Respuesta: La inferencia es válida pues su fórmula es
tautológica.

133
d) Si Pedro es burgués, es propietario de los medios de producción
social y emplea trabajo asalariado. Es burgués y propietario de
los medios de producción social. Luego, Pedro emplea trabajo
asalariado.
Forma lógica:

1. Si Pedro es burgués, entonces Pedro es propietario de los medios


de producción social y Pedro emplea trabajo asalariado.
2. Pedro es burgués y Pedro es propietario de los medios de produc-
ción social.
Luego, Pedro emplea trabajo asalariado.
Fórmula:

p: Pedro es burgués.
q: Pedro es propietario de los medios de producción social.
r: Pedro emplea trabajo asalariado.

1. p → ( q ∧ r )
2. p ∧ q
∴r
Fórmula condicional:
{[p→ (q ∧ r)]∧ (p ∧ q)}→ r
Evaluación:

p q r {[ p → ( q ∧ r ) ] ∧ ( p ∧ q ) } → r

V V V V V V V V
V V F F F F V V
V F V F F F F V
V F F F F F F V
F V V V V F F V
F V F V F F F V
F F V V F F F V
F F F V F F F V

FMT

134
Respuesta: La inferencia es válida porque su fórmula es
tautológica.

e) Los actos del Presidente de la República son nulos a menos que


tengan refrendación ministerial. Son nulos, pues no tienen re-
frendación ministerial.

Ordenando la inferencia:

Si los actos del Presidente de la República tienen refrendación


ministerial, no son nulos; no tienen refrendación ministerial. Por
tanto, son nulos.
Forma lógica:

1. Si los actos del presidente de la República tienen refrendación


ministerial, entonces los actos del Presidente de la República no
son nulos.
2. Los actos del Presidente de la República no tienen refrendación
ministerial.
Luego, los actos del Presidente de la República son nulos.

Fórmula:

p: los actos del Presidente de la República tienen refrendación mi-


nisterial.
q: los actos del Presidente de la República son nulos.

1. p → ~ q
2. ~ p
∴q

Fórmula condicional:

[(p→ ~q)∧ ~p]→ q

135
Evaluación:
p q [(p →~q)∧ ~p] → q

V V F F F F V
V F V V F F V
F V V F V V V
F F V V V V F

FMC

Respuesta: La inferencia no es válida ya que su fórmula es con-


sistente.

Análisis de inferencias por el método abreviado

Cuando el número de variables pasa de tres se torna engorroso el


método de la tabla de verdad. Para superar este inconveniente, se
usa el método abreviado o de invalidez, que resulta mucho más
corto si bien se encuentra estrechamente vinculado con el de la
tabla de verdad.
El procedimiento es inverso pues en tanto que en la tabla de
verdad se comienza por las variables y por el operador de menor
jerarquía avanzando hacia el de mayor jerarquía cuyo valor que-
da determinado por la matriz principal o cifra tabular, en cambio
en el método abreviado se comienza por la cifra tabular y por el
operador de mayor jerarquía y se avanza hacia el de menor jerar-
quía terminando en las variables.
Desde luego, tratándose de una inferencia su fórmula será siem-
pre condicional o implicativa y, en relación con la cual, sabemos
que es falsa si y sólo si su antecedente es verdadero y su conse-
cuente es falso. El método consiste en lo siguiente: si de alguna
manera es posible asignar valores veritativos a las fórmulas ató-
micas constituyentes de suerte que resulte verdadero el antecedente
y falso el consecuente se demostrará que la inferencia es inválida.

136
Procedimiento:

a) Se supone verdadero el antecedente y falso el consecuente.


b) Se determinan los valores de las variables del consecuente de
manera que expresen la falsedad de éste.
c) Se trasladan estos valores al antecedente y se designan los valo-
res de las demás variables tratando de hacer verdadero el ante-
cedente.
d) Si se verifica la hipótesis, la fórmula es no tautológica, en conse-
cuencia, la inferencia correspondiente será inválida; si no se ve-
rifica la hipótesis, la fórmula será tautológica, en consecuencia,
la inferencia correspondiente será válida.

Ejemplo 1

Sea la inferencia:

‘Si eres fiscal, eres abogado. Si eres profesional, eres abogado.


Luego, si eres fiscal, eres profesional’

Fórmula: [( p → q ) ∧ ( r → q) ] → ( p → r)

Procedimiento;

a) Se supone V (verdadero) el antecedente y F (falso) el consecuente:

V F
[( p → q ) ∧ ( r → q) ] → ( p → r)

b) Se determina el valor de las variables del consecuente:

V F
[( p → q ) ∧ ( r → q) ] → ( p → r)
V F F

137
c) Se trasladan estos valores al antecedente y se asignan los valores
a las demás variables:
V F
[( p → q ) ∧ ( r → q) ] → ( p → r)
V VV V FVV F VF F

d) Habiendo asignado el valor de ‘V’ a la variable ‘q’, las dos


premisas han asumido el valor de verdad y todo el antecedente
ha tomado el valor de verdad con lo que queda verificada la
hipótesis siendo, por lo tanto, la fórmula no tautológica; es decir,
la inferencia correspondiente inválida.

Ejemplo 2

Sea la inferencia:

‘Si eres cardiólogo, eres médico. Si eres médico, eres colegiado.


Luego, si eres cardiólogo, eres colegiado’.

Fórmula: [( p → q ) ∧ ( q → r) ] → ( p → r)

Procedimiento:

Realizados los pasos hasta c), se llega a lo siguiente:


V F
[( p → q ) ∧ ( q → r) ] → ( p → r)
V VV F V F F V V F F

Donde puede comprobarse que al falsear el consecuente se ha


falseado una premisa y, falseando una premisa, se ha falseado
todo el antecedente, lo que demuestra que la fórmula es tautológica,
es decir, la inferencia correspondiente, válida.
Este método también puede explicarse así:
V F
[( p → q ) ∧ ( q → r) ] → ( p → r)
V V V/F V F V F VF F

138
Es decir, haciendo verdadero el antecedente, la variable ‘q’ asu-
me dos valores, lo que es contradictorio. Falseando el consecuente
se llega a una contradicción en el antecedente, lo que demuestra
que la fórmula es tautológica, es decir, la inferencia es válida.

Análisis de inferencias mediante el método analógico

Este método consiste en comparar la forma o estructura de la in-


ferencia que se quiere analizar con otra lógicamente válida.
Procedimiento:

Paso 1. Se explicita su forma lógica.


Paso 2. Se halla la fórmula.
Paso 3. Se confronta la fórmula obtenida con las reglas de in-
ferencia conocidas. Si la fórmula coincide con una de estas reglas
podemos inferir inequívocamente que la inferencia original es vá-
lida; pero si la fórmula obtenida atenta contra una de ellas enton-
ces la inferencia no es válida.

Este método es muy práctico aunque limitado a la confronta-


ción con una lista previa de reglas conocidas. Consecuentemente,
presupone el empleo de ciertas reglas de la lógica proposicional.
En efecto, antes de efectuar el análisis de inferencias por este mé-
todo presentaremos la lista de las principales reglas de la lógica
proposicional y las leyes correspondientes.

Leyes de la lógica proposicional

Las leyes lógicas son tautologías o formas lógicamente verdade-


ras. Son fórmulas verdaderas independientemente de los valores
que asumen sus variables proposicionales componentes. Su estu-
dio es tarea fundamental de la lógica de proposiciones, puesto que
ellas constituyen un poderoso instrumento para el análisis de
inferencias. En efecto, una inferencia es válida si y sólo si tiene la
forma de una ley lógica; en cambio, si una inferencia tiene la apa-

139
riencia de ser lógicamente válida, pero que al ser formalizada su
estructura lógica no es la de una ley lógica o tautología entonces
se dice que es una inferencia no válida o falacia.
A diferencia de las leyes —que son expresiones del cálculo lógi-
co, es decir, expresiones del lenguaje lógico—, las reglas lógicas son
expresiones metalógicas, es decir, prescripciones que nos permiten
pasar correctamente de una o más premisas a una conclusión.
Los tres principios lógicos fundamentales conocidos por los
filósofos y lógicos tradicionales fueron: el de identidad, el de
no-contradicción y el del tercio excluido.

a) El principio de identidad

Formulación ontológica: Toda cosa es idéntica a sí misma.

Formulación lógica: Toda proposición es verdadera si y sólo


si ella misma es verdadera.

Fórmula: p p o también p → p

b) El principio de no-contradicción

Formulación ontológica: Es imposible que una cosa sea y no


sea al mismo tiempo y bajo el mismo respecto.
Formulación lógica: Es falso que una proposición sea verda-
dera y falsa al mismo tiempo.

Fórmula:~ ( p ∧ ~ p )

c) El principio del tercio excluido

Formulación ontológica: Una cosa o bien tiene una propiedad


o bien no la tiene y no hay una tercera posibilidad.
Formulación lógica: Una proposición o es verdadera o es fal-
sa. No existe una posibilidad intermedia.

140
Fórmula:p ∨ ~ p

Estos principios lógicos fundamentales gozaban de una situa-


ción de privilegio, puesto que los lógicos desde la antigüedad los
consideraban dotados de ciertos atributos, tales como: eran eviden-
tes, universalmente verdaderos y constituían la base de toda infe-
rencia válida.
La lógica moderna ha cuestionado tales atributos. En efecto,
ha rechazado el criterio de evidencia, por ser éste un criterio emi-
nentemente psicológico. Igualmente, ha precisado que el principio
del tercio excluido no es universalmente verdadero. Por ejemplo,
no es válido en las llamadas lógicas polivalentes en donde se ad-
mite, además de los valores verdadero y falso, un tercer valor. Fi-
nalmente, sostiene que estos tres principios son insuficientes para
probar la validez de todas las inferencias, aun dentro de los lími-
tes de la lógica proposicional.
Para la lógica moderna ninguna ley lógica tiene una situación
de privilegio. Todas las tautologías tienen igual jerarquía.

Principales reglas y leyes de la lógica proposicional

1) Regla del Modus Ponens (MP): A partir de una fórmula condicio-


nal y de su antecedente, se obtiene su consecuente.

1. A → B Ley del Modus Ponens (MP)


2. A [ ( p → q ) ∧ p] → q
∴B

2) Regla del Modus Tollens (MT): A partir de una fórmula condi-


cional y de la negación de su consecuente, se obtiene la negación
del antecedente.

1. A → B Ley del Modus Tollens (MT)


2. ~ B [( p → q ) ∧ ~ q ] → ~ p
∴~A

141
3) Regla del Silogismo Hipotético (SH): A partir de dos fórmulas
condicionales, donde el consecuente de la primera es el antece-
dente de la segunda, se obtiene una condicional formada por el
antecedente de la primera y el consecuente de la segunda.

1. A → B Ley del Silogismo Hipotético (SH)


2. B → C [( p → q ) ∧ ( q → r ) ] → ( p → r )
∴A→C

4) Regla del Silogismo Disyuntivo (SD): A partir de una fórmula


disyuntiva y de la negación de una de sus componentes, se obtie-
ne la otra componente.

a) 1. A ∨ B Ley del Silogismo Disyuntivo (SD)


2. ~ A [(p∨ q)∧ ~ p ] →q
∴B

b) 1. A ∨ B
2. ~ B [(p∨ q)∧ ~q]→ p
∴A

5) Regla del Dilema Constructivo (DC): A partir de dos fórmulas


condicionales y de la disyunción de sus antecedentes se obtiene
la disyunción de sus consecuentes.

1. A → B Ley del Dilema Constructivo (DC)


2. C → D
3. A ∨ C { [(p → q) ∧ (r → s) ] ∧ (p ∨ r)} → (q ∨ s)
∴B ∨ D

6) Regla del Dilema Destructivo (DD): A partir de dos fórmulas


condicionales y de la disyunción de las negaciones de sus con-
secuentes, se obtiene la disyunción de las negaciones de sus an-
tecedentes.

142
1. A → B Ley del Dilema Destructivo (DD)
2. C → D {[( p → q ) ∧ ( r → s )] ∧ ( ~ q ∨~ s ) }→ ( ~ p ∨ ~ r)
3. ~ B ∨ ~ D
∴~A∨ ~C

7) Regla de la Simplificación (Simp.): A partir de la conjunción de


dos fórmulas se obtiene una de ellas.

a) 1. A ∧ B Ley de Simplificación (Simp.)


∴B (p∧ q)→q

b) 1. A ∧ B
∴A ( p ∧ q)→p

8) Regla de la Conjunción (Conj.): A partir de dos fórmulas se obtie-


ne la conjunción de ambas.
1. A Ley de la Conjunción (Conj.)
2. B ( p ∧ q)→( p ∧ q)
∴A∧ B

9) Regla de la Adición (Ad.): A partir de una fórmula se obtiene la


disyunción de esa fórmula con cualquier otra.

1. A Ley de la Adición (Ad.)


∴ A∨ B p → ( p ∨ q)

Ejemplos de análisis de inferencias a través del método


analógico:

a) Dos vectores son iguales si tienen la misma magnitud la misma


dirección y sentido. Tienen la misma magnitud, la misma direc-
ción y sentido. En consecuencia son iguales.
Forma lógica:
1. Si dos vectores tienen la misma magnitud y dos vectores tienen
la misma dirección y dos vectores tienen el mismo sentido, en-
tonces dos vectores son iguales.

143
2. Dos vectores tienen la misma magnitud y dos vectores tienen la
misma dirección y dos vectores tienen el mismo sentido.
Luego, dos vectores son iguales.

Fórmula:

p: dos vectores tienen la misma magnitud.


q: dos vectores tienen la misma dirección.
r: dos vectores tienen el mismo sentido.
s: dos vectores son iguales.

1. ( p ∧ q ∧ r ) → s
2. p ∧ q ∧ r
∴s

que coincide con la estructura válida del Modus Ponens: A → B


A
∴B

Respuesta: La inferencia es válida por MP

b) Tanto la dinámica como la cinemática estudian el movimiento.


Por tanto, la cinemática estudia al movimiento.

Forma lógica:
1. La dinámica estudia al movimiento y la cinemática estudia el
movimiento.
Luego, la cinemática estudia el movimiento.

Fórmula:
p: La dinámica estudia el movimiento
q: La cinemática estudia el movimiento

1. p ∧ q
∴q

144
que coincide con la estructura válida de la Simplificación:
A∧ B
∴B
Respuesta: La inferencia es válida por Simp.

c) Una expresión algebraica no es prima a menos que sea divisible


por ella misma y por la unidad. No es prima. En consecuencia, es
falso que sea divisible por ella misma y por la unidad.
Forma lógica:

1. Si una expresión algebraica es divisible por ella misma y una


expresión algebraica es divisible por la unidad, entonces la ex-
presión algebraica es prima.
2. La expresión algebraica no es prima.
Luego, es falso que la expresión algebraica sea divisible por ella
misma y la expresión algebraica sea divisible por la unidad.

Fórmula:
p: Una expresión algebraica es divisible por sí misma
q: Una expresión algebraica es divisible por la unidad
r: Una expresión algebraica es prima

1. ( p ∧ q ) → r
2. ~ r
∴~(p ∧ q)

que coincide con la estructura válida del Modus Tollens:


A→B
~B
∴~A
Respuesta: La inferencia es válida por MT

d) 3 es menor que 4 si 4 es mayor que 3. Y 3 es diferente de 4 si 3 es


menor que 4. Luego, 4 es mayor que 3 si 3 es diferente de 4.

145
Forma lógica:

1. Si 4 es mayor que 3, entonces 3 es menor que 4.


2. Si 3 es menor que 4, entonces 3 es diferente de 4.
Luego, si 3 es diferente de 4, entonces 4 es mayor que 3.
Fórmula:

p: 4 es mayor que 3
q: 3 es menor que 4
r: 3 es diferente de 4

1. p → q
2. q → r
∴ r → p

que no coincide con la estructura válida del Silogismo Hipotético:

A→B
B→C
∴A→C

Respuesta: La inferencia no es válida porque atenta contra SH

e) Enrique representa a la Nación y no está sujeto a mandato impe-


rativo porque es congresista. Representa a la Nación y no está
sujeto a mandato imperativo. Luego es congresista.

Forma lógica:

1. Si Enrique es congresista, entonces Enrique representa a la Na-


ción y Enrique no está sujeto a mandato imperativo.
2. Enrique representa a la Nación y Enrique no está sujeto a man-
dato imperativo.
Luego, Enrique es congresista.

146
Fórmula:
p: Enrique es congresista
q: Enrique representa a la Nación
r: Enrique está sujeto a mandato imperativo

1. p → ( q ∧ ~ r )
2. q ∧ ~ r
∴p

que no coincide con la estructura válida del Modus Ponens:


A→B
A
∴B
Respuesta: La inferencia no es válida porque atenta contra MP

f) Si es selectivo, metódico y explicativo, el conocimiento es cientí-


fico. Si es problemático, crítico y trascendente, el conocimiento es
filosófico. Es selectivo, metódico y explicativo o es problemático,
crítico y trascendente. En consecuencia, el conocimiento es cien-
tífico o es filosófico.
Forma lógica:

1. Si el conocimiento es selectivo y el conocimiento es metódico y


el conocimiento es explicativo, entonces el conocimiento es
científico.
2. Si el conocimiento es problemático y el conocimiento es crítico y
el conocimiento es trascendente, entonces el conocimiento es fi-
losófico.
3. El conocimiento es selectivo y el conocimiento es metódico y el
conocimiento es explicativo o el conocimiento es problemático y
el conocimiento es crítico y el conocimiento es trascendente.
Luego, el conocimiento es científico o el conocimiento es filosófico.

147
Fórmula:
p: el conocimiento es selectivo.
q: el conocimiento es metódico
r: el conocimiento es explicativo
s: el conocimiento es científico
t: el conocimiento es problemático
u: el conocimiento es crítico.
v. el conocimiento es trascendente.
w: el conocimiento es filosófico.

1. ( p ∧ q ∧ r ) → s
2. ( t ∧ u ∧ v ) → w
3. ( p ∧ q ∧ r ) ∨ ( t ∧ u ∧ v )
∴s ∨ w

que coincide con la estructura válida del Dilema Constructivo.


A→B
C→D
A∨C
∴ B∨D
Respuesta: La inferencia es válida por DC

Equivalencias tautológicas

1. Tautología (Tau)
a) (p ∧ p) p
b) (p ∨ p) p

2. Doble Negación (DN)


~~p p

3. De Morgan (De M)
a) ~ (p ∧ q) ( ~ p ∨ ~ q)
b) ~ (p ∨ q) ( ~p ∧ ~ q)
c) (p ∧ q) ~ (~ p ∨ ~ q)
d) (p ∨ q) ~ (~ p ∧ ~ q )

148
4. Conmutación (Conm.)
a) ( p ∧ q) (q ∧ p)
b) (p ∨ q) (q ∨ p)
c) (p q) (q p)
d) (p q) (q p)
e) (p ↓ q ) ( q ↓ p)
f) (p | q) (q|p)

5. Asociación (Asoc.)
a) [ p ∧ (q ∧ r) ] [ (p ∧ q) ∧ r) ]
b) [p ∨ (q ∨ r) ] [ (p ∨ q) ∨ r) ]
c) [p (q r)] [(p q) r]

6. Distribución (Dist.)
a) [p ∧ (q ∨ r)] [ (p ∧ q) ∨ (p ∧ r)]
b) [p ∨ (q ∧ r)] [ (p ∨ q) ∧ (p ∨ r)]
c) [p → (q ∧ r)] [(p → q) ∧ (p → r)]
d) [p → (q ∨ r)] [(p → q) ∨ (p → r)]

7. Definición de Implicación Material (Impl.)


a) (p → q) (~ p ∨ q)
b) (p → q) ~ (p ∧ ~ q)

8. Definición de Equivalencia Material (Equiv.)


a) (p q) [( p → q) ∧ (q → p)]
b) (p q) [(p ∧ q) ∨ (~ p ∧ ~ q)]

9. Definición de Disyunción Exclusiva (Def. DE)


(p q) [( p ∨ q) ∧ ( ~ p ∨ ~ q ) ]

10. Definición de Negación Conjunta (Def. NC)


(p ↓ q) (~ p ∧ ~ q)

11. Definición de Negación Alterna (Def. NA)


(p | q) (~ p ∨ ~ q)

149
12. Transposición (Trans.)
a) (p → q) (~ q → ~ p)
b) (p q) (~q ~ p)

13. Exportación (Exp.)


[(p ∧ q) → r) [ p → ( q → r) ]

14. Expansión (Expan.)


a) p [p ∧ (q ∨ ~ q)]
b) p [p ∨ ( q ∧ ~ q)]
c) (p → q) [p (p ∧ q)]
d) (p → q) [q (p ∨ q) ]

15. Absorción (Abs.)


a) [ p ∧ (p ∨ q)] p
b) [ p ∨ (p ∧ q)] p
c) [p ∧ (~ p ∨ q) ] (p ∧ q)
d) [p ∨ (~ p ∧ q) ] (p ∨ q)

16. Reglas de Equivalencia:


R1) (T ∧ C) C
R2) (T ∨ C) T
R3) (T ∧ T) T
R4) (T ∨ T) T Donde:
R5) (⊥ ∧ C) ⊥ T= Tautología
R6) (⊥ ∨ C) C ⊥= Contradiccón
R7) (⊥ ∧ ⊥ ) ⊥ C= Consistencia
R8) (⊥ ∨ ⊥ ) ⊥

Cuestionario N.º 8

1. ¿En qué consisten los métodos sintácticos y cuáles son ejem-


plos de éstos?
2. ¿En qué consisten los métodos semánticos y cuáles se pueden
señalar?

150
3. ¿Por qué se dice que la tabla de verdad es un procedimiento
algorítmico?
4. Si se aplica el procedimiento de la tabla de verdad a una inferen-
cia, ¿cuándo es ésta válida?
5. ¿Cuál es el procedimiento a seguir en la aplicación de la tabla de
verdad?
6. ¿En qué consiste el método abreviado?
7. ¿En qué consiste el método analógico de análisis de inferencias y
cuál es su procedimiento?
8. ¿Qué diferencia existe entre leyes lógicas y reglas lógicas?
9. ¿Cuáles son los tres principios lógicos fundamentales, cuál es su
formulación ontológica y cuál su formulación lógica?
10. ¿Cuáles son las principales reglas y cuáles las principales leyes
de la lógica proposicional? Enúncielas.

Ejercicio N.º 11
Análisis de inferencias mediante la tabla de verdad, el método
abreviado y el método analógico

1. Determine mediante la tabla de verdad si las siguientes inferencias


son válidas o inválidas:
a) Si se levanta la veda, entoces se podrá pescar anchoveta. No se
puede pescar anchoveta. Luego, no se levantó la veda.
b) Si no se levanta la veda, entoces no se podrá pescar anchoveta.
Se puede pescar anchoveta. En consecuencia, se ha levantado la
veda.
c) Si hay veda, entonces no se podrá pescar atún. Hay veda. Por
tanto, no se puede pescar atún.
d) Si las aguas del mar peruano se enfrían excesivamente, entonces
no habrá buena actividad pesquera. No habrá buena actividad
pesquera. En consecuencia, las aguas del mar peruano se en-
frían excesivamente.
e) Si el mar peruano se calienta excesivamente, no habrá buena
actividad pesquera. El mar peruano no se calienta excesivamen-
te. Luego, habrá buena actividad pesquera.

151
f) Si hay especulación con el tipo de cambio, se incrementará la
cotización del dólar y devaluará el nuevo sol. Se ha incrementado
la cotización del dólar y devaluado el nuevo sol. Por tanto, hay
especulación con el tipo de cambio.
g) Si se incrementa la cotización del dólar y devalúa el nuevo sol,
hay especulación con el tipo de cambio. No hay especulación
con el tipo de cambio. Luego, es falso que se haya incrementado
la cotización del dólar y devaluado el nuevo sol.
h) Si no se incrementa la cotización del dólar ni devalúa el nuevo
sol, entonces no hay especulación con el tipo de cambio. Hay
especulación con el tipo de cambio. En consecuencia, se
incrementa la cotización del dólar y devalúa el nuevo sol.
i) Si las aguas del mar peruano se enfrían excesivamente, no se
podrá pescar anchoveta ni atún. Ocurre que no se puede pescar
anchoveta ni atún. Por tanto, las aguas del mar peruano se han
enfriado excesivamente.
j) Si se produjo la tragedia de Mesa Redonda, entonces la
DICSCAMEC cometió irregularidades al entregar autorizacio-
nes a comerciantes y no fiscalizó la comercialización de los
pirotécnicos. Se produjo la tragedia de Mesa Redonda. Por tan-
to, la DICSCAMEC cometió irregularidades al entregar autori-
zaciones a comerciantes y no fiscalizó la comercialización de los
pirotécnicos.

2. Mediante el método abreviado diga si las siguientes fórmulas son


tautológicas o no:

a) [( p → q ) → ( p → r ) ] → [p → (q → r)]
b) {p ∧ [(q ∧ p) → ~ r ]} → (r → ~ q)
c) {[ p → (q ∨ ~ r) ] ∧ r} → (~ p ∨ ~ q)
d) {[ p ∨ (q → ~ r) ] ∧ r} → (p ∨ ~ q)
e) {[ (p → q) ∧ (r → s)] ∧ (~ q ∨ ~ s)} → (~ p ∨ ~ r)
f) (p ∧ q) → [(~ p r) ∨ (~ q ~ r)]
g) [(~ r q) ∧ ~ (p r) ] → (p → q)
h) [(p → ~ r) → (r → s)] → ~ [(s q) ∧ ~ p]

152
i){[( p ∨ q) → ~ r] ∧ (~ r → s)} → [(p ∨ q) → s ]
j) [(p → (q ∨ r) ] → [( s q) ∨ (~ s r)]

3. Determine mediante el método abreviado si las siguientes


inferencias son válidas o inválidas:

a) Si se produjo la tragedia de Mesa Redonda, entonces la


DICSCAMEC cometió irregularidades al entregar autoriza-
ciones a comerciantes y al no denunciar ante la fiscalía la
comercialización ilegal de los pirotécnicos. La DICSCAMEC co-
metió irregularidades al entregar autorizaciones a comerciantes
y al no denunciar ante la fiscalía la comercialización ilegal de
los pirotécnicos. En consecuencia, se produjo la tragedia de Mesa
Redonda.
b) Si las aguas del mar peruano se enfrían o calientan excesivamen-
te, entonces no se podrá pescar anchoveta ni atún. No se puede
pescar anchoveta ni atún. Por tanto, las aguas del mar peruano
se han enfriado o calentado excesivamente.
c) Si la DICSCAMEC entregó autorizaciones a comerciantes y no
denunció ante la fiscalía la comercialización ilegal de los
pirotécnicos, entoces cometió irregularidades y será declarada
en reorganización por el Ministerio del Interior. La DICSCAMEC
no entregó autorizaciones a comerciantes y denunció ante la fis-
calía la comercialización ilegal de los pirotécnicos. Luego, no
cometió irregularidades y no será declarada en reorganización
por el Ministerio del Interior.
d) Si no se puede pescar anchoveta ni atún, entonces las aguas del
mar peruano se han enfriado o calentado excesivamente. Las
aguas del mar peruano se han calentado o enfriado excesiva-
mente. Por tanto, no se puede pescar anchoveta ni atún.
e) La tragedia de Mesa Redonda dejó cerca de trescientos muertos,
doscientos desaparecidos, más de doscientos cincuenta heridos
y setecientos locales devastados. En consecuencia, dejó diez mi-
llones de dólares en pérdidas materiales.
f) Si la tragedia de Mesa Redonda dejó centenares de muertos, en-
tonces debe investigarse las causas y sancionar a los responsa-

153
bles. La tragedia de Mesa Redonda dejó centenares de muertos y
heridos. Luego, debe investigarse las causas y sancionar a los
responsables.
g) La tragedia de Mesa Redonda dejó diez millones de dólares en
pérdidas materiales y se incautaron doscientas toneladas de
material pirotécnico. En consecuencia, se tendrá que invertir en-
tre diez y veinte millones de dólares para la recuperación del
área afectada de Mesa Redonda.
h) La venta de artefactos pirotécnicos será prohibida al público, sin
embargo los especialistas en la materia podrán solicitar una
autorización a la DICSCAMEC para realizar espectáculos
pirotécnicos. En consecuencia, no se podrá importar artículos
pirotécnicos detonantes y las personas que ocasionen lesiones
graves por el uso de estos artículos serán sancionadas con penas
privativas de libertad de hasta quince años.
i) Si el Presidente de Chile designa como ministra de defensa a una
mujer, médica y madre de tres hijos, entonces rompe la tradición
machista de sus fuerzas armadas. El Presidente de Chile designó
como ministra de defensa a una mujer, médica y madre de tres hijos.
Luego, rompió la tradición machista de sus fuerzas armadas.
j) Si el Presidente de Chile designa como ministra de defensa a una
mujer, socialista e hija de un militar constitucionalista, entonces
será bien recibida por los peruanos esta designación. Los perua-
nos han recibido bien esta designación. Por tanto, el Presidente
de Chile ha designado como ministra de defensa a una mujer,
socialista e hija de un militar constitucionalista.
k) Si dos miembros de una desigualdad son positivos y se elevan a
una misma potencia positiva, el signo de la desigualdad no cam-
bia. Si los dos miembros de una desigualdad son negativos y se
elevan a una misma potencia positiva, el signo de la desigualad
cambia. Por tanto, el signo de la desigualdad cambia o no cambia.
l) Si dos miembros de una misma desigualdad se multiplican o
dividen por una misma cantidad positiva, el signo de la de-
sigualdad no varía. Si los dos miembros de una desigualdad se
multiplican o dividen por una misma cantidad negativa, el

154
signo de la desigualdad varía. Luego el signo de la desigualdad
varía o no varía.
m) Dos polígonos son iguales si y sólo si tienen respectivamente
iguales todos sus lados e iguales los ángulos comprendidos
entre los lados respectivamente iguales. Dos polígonos son igua-
les. Luego, tienen respectivamente iguales todos sus lados.
n) O la vitamina A no es requerida por el hombre o es requerida por
otros vertebrados. La vitamina A no es hidrosoluble o se alma-
cenan en el hígado. En consecuencia, la vitamina A no es hidro-
soluble ni antihemorrágica si es requerida por el hombre.
ñ) Las bacterias son organismos microscópicos y causa de enfer-
medades graves en el hombre o no son organismos microscópi-
cos ni causa de enfermedades graves en el hombre. Si las bacte-
rias tienen forma de bastoncillos, se llaman bacilos. Luego las
bacterias son organismos microscópicos si y sólo si son causa de
enfermedades graves en el hombre

4. Escribe la conclusión correcta a partir de las siguientes premisas,


aplicando las reglas lógicas que se indica:

a) 1. ( p ∨ q ∨ r ) ∧ ( ~ p ∨ ~ q ∨ ~ r ) (Simp.)

b) 1. ~ ( ~ p → ~ q ) | ~ r (Ad.)

c) 1. ( p ∧ q ) → ( r | ~ s )
2. p ∧ q (MP)

d) 1. ( p ∧ q ∧ r ) → ~ t
2. ~ s → ( p ∨ q ∨ r )
3. ( p ∧ q ∧ r ) ∨ ~ s (DC)

e) 1. ( ~ p ∨ ~ q ) → ( p → q )
2. ( r | ~ s ) → ( ~ p ∨ ~ q ) (SH)

f) 1. p → ( q ∧ r )
2. ( s ∨ t ) ↓ ( ~ s ∧ ~ r ) (Conj.)

155
g) 1. ~ ( p → q ) → ( r → s )
2. ~ ( r → s ) (MT)

h) 1. ( ~ s → ~ r ) → ~ ( ~ p ∧ ~ q )
2. ~ p ∧ ~ q (MT)

i) 1. ( p → q ) ∨ ~ ( r ∧ s )
2. r ∧ s (SD)

j) 1. ~ p → ~ q
2. [ p ∨ ( r → s ) ] → [ ( p ↓ q ) → ~ t ]
3. q ∨ ~ [ (p ↓ q) → ~ t ] (DD)

5. Escribe la conclusión correcta a partir de las siguientes premisas,


aplicando las reglas lógicas que se indica:

a) Si A es un subconjunto de B, entonces todo elemento de A es


también elemento de B. A es un subconjunto de B. Luego, (MP)
b) La Corriente del Niño eleva la temperatura ambiental de la costa
norte del Perú. En consecuencia, (Ad.)
c) La vitamina C se encuentra en los jugos de frutas cítricas y la
vitamina K es antihemorrágica. Luego, (Simp.)
d) Si la célula es la unidad básica de la materia viva, entonces es
la base de la formación de los tejidos orgánicos. Pero es falso
que la célula sea la base de la formación de los tejidos y órganos.
Luego, (MT)
e) Si un ministro de Estado no ha cesado en el cargo, entonces pue-
de postular a la Presidencia de la República y si un miembro de
las Fuerzas Armadas no ha pasado a la situación de retiro, en-
tonces no puede postular a la Presidencia de la República. En
consecuencia, (Simp.)
f) Si los hidrocarburos son compuestos orgánicos, entonces contie-
nen carbono e hidrógeno. Los hidrocarburos son compuestos
orgánicos. Luego, (MP)
g) Si ha ocurrido una transformación en la estructura molecular de
una sustancia, entonces se ha producido una reacción química.

156
Si se ha producido una reacción química, entonces ha ocurrido
un fenómeno químico. Luego, (SH)
h) Si el Congreso se reúne en legislatura ordinaria, entonces ha
sido convocado por su presidente. Si el Congreso se reúne en
legislatura extraordinaria, entonces ha sido convocado a pedido
del Presidente de la República. El Congreso no ha sido convoca-
do por el presidente del Congreso o no ha sido convocado a
pedido del Presidente de la República. En consecuencia, (DD)
i) El carbón vegetal se obtiene por la combustión incompleta de la
leña o calcinando los huesos en recipientes cerrados. El carbón
vegetal no se obtiene calcinando los huesos en recipientes cerra-
dos. Luego, (SD)
j) Si no hay carbono y no hay oxígeno y no hay nitrógeno y no hay
hidrógeno, entonces no hay vida. Hay vida. Luego, (MT)

6. Determine la validez o invalidez de las siguientes inferencias a


través del método analógico:

a) Si el Presidente de la República sale del territorio nacional, el


Primer Vicepresidente se encarga del despacho. El Presidente de
la República sale del territorio nacional. Por tanto, el Primer Vi-
cepresidente se encarga del despacho.
b) El cónyuge extranjero está facultado para optar por la nacionali-
dad peruana si tiene dos años de matrimonio y de domicilio en el
Perú. No está facultado para optar por la nacionalidad peruana.
Luego, es falso que tenga dos años de matrimonio y de domicilio
en el Perú.
c) De elevarse los impuestos, habrá déficit. Habrá desocupación si
hay déficit. En consecuencia, de elevarse los impuestos, habrá
desocupación.
d) Si padeces de asma, eres víctima de sofocaciones intermitentes.
Si padeces de bronquios, tienes inflamados los bronquios. O
padeces de asma o no padeces de bronquios. Luego, o no eres
víctima de sofocaciones intermitentes o no tienes inflamados
los bronquios.

157
e) Eres un melómano si tienes afición desmedida por la música. Si
eres melómano, no eres megalómano. Por tanto, no eres megaló-
mano si tienes afición desmedida por la música.
f) Eres un misántropo si manifiestas aversión o repugnancia al
trato humano. Ocurre que es falso que manifiestas aversión o
repugnancia al trato humano. Luego, no eres un misántropo.
g) O Euclides es un sabio alejandrino o Lobachevski y Riemann
son matemáticos. Euclides es un sabio alejandrino. Luego, es
falso que Lobachevski y Riemann sean matemáticos.
h) Frege es matemático y lógico alemán y Russell es filósofo y lógico
inglés. Luego, Frege es matemático.
i) La tabla de verdad no es un algoritmo a menos que permita deci-
dir mecánicamente la validez o invalidez de las inferencias. La
tabla de verdad es un algoritmo. En consecuencia, permite deci-
dir mecánicamente la validez o invalidez de las inferencias.
j) Heidegger y Sartre son filósofos existencialistas si centran la re-
flexión filosófica en el problema de la existencia humana. Cen-
tran la reflexión filosófica en el problema de la existencia huma-
na. Luego, son filósofos existencialistas.

7. Escriba el equivalente de las siguientes fórmulas aplicando las


equivalencias tautológicas que se sugieren:

a) ~ p ∧ ~q
a) (De M)
b) (Conm.)
c) (Impl.)
d) (NC)

b) ~ p ∨ ~ q
a) (De M)
b) (Conm.)
c) (Impl.)
d) (NA)

158
c) ~ p → ~ q
a) (Impl.)
b) (Trans.)
c) (DN)
d) (Expan.)

d) ~ p ~q
a) (Equiv.)
b) (Trans.)
c) (Conm.)
d) (Tau)

e) ~ p ~q
a) (DE)
b) (Conm.)
c) (Expan.)
d) (DN)

f) ~ p ↓ ~ q
a) (NC)
b) (Conm.)
c) (DN)
d) (Expan.)

g) ~ p  ~ q
a) (NA)
b) (Conm.)
c) (Expan.)
d) (Tau.)

h). ~ p ∧ (~ q ∨ ~ r)
a) (Conm.)
b) (De M)
c) (Dist.)
d) (NC)
e) (Impl.)

159
i) ~ p ∨ ( ~ q ∧ ~ r)
a) (Conm.)
b) (De M)
c) (Dist.)
d) (NA)
e) (Impl.)

j) ~ (p → q) ~ (~ p ∧ ~ q)
a) (Equiv.)
b) (Conm.)
c) (Impl.)
d) (De M)
e) (NC)

k) ~ [(p q) ∨ (r  s)] ∧ ~ t
a) (Conm.)
b) (De M)
c) (DE)
d) (NA)
e) (NC)

l) (p ∨ q ∨ r) ∧ ( ~ p ∨ ~ q ∨ ~ r)
a) (Asoc.)
b) (Dist.)
c) (De M)
d) (Impl.)
e) (NC)

m) p ∧ q ∧ r ∧ ( ~ p ∨ ~ q ∨ ~ r)
a) (Conm.)
b) (Asoc.)
c) (De M)
d) (Dist.)
e) (Abs.)

160
n) (p ∧ q ∧ r ∧ p) ∨ ~ p ∨ ~ q ∨ ~ r ∨ ~ p
a) (Conm.)
b) (Asoc.)
c) (De M)
d) (Dist.)
e) (Abs.)

ñ) [ ( p v q) ∧ ~ q] → [ ~ p ∨ ( r s )]
a) (Impl.)
b) (De M)
c) (Abs.)
d) (Dist.)
e) (NA)

8. Aplique las leyes de absorción (Abs.) a las siguientes fórmulas:

a) p ∧ (q ∨ p)
b) p ∨ (r ∧ p)
c) (p ∧ q) ∨ (p ∨ s)
d) (~ p ∧ q ∧ r) ∧ (t ∨ q ∨ ~ s)
e) (p ∨ ~ q) ∧ (~ r ∧ s ∧ q)
f)) (~ p ∨ q ∨ r) ∨ (r ∧ s ∧ t)
g) (p ∧ q) ∨ (~ r ∨ ~ p)
h) (~ p ∨ ~ q ∨ ~ r) ∨ (q ∧ ~ s)
i) p ∧ (t ∨ ~ r ∨ ~ s ∨ ~ p) ∧ s ∧ (~ t ∨ ~ p)
j) ~ p ∨ ~ r ∨ (s ∧ r ∧ p)

EL MÉTODO DE LA DEDUCCIÓN NATURAL

La deducción natural como un método sintáctico


y no algorítmico

El método de la deducción natural fue propuesto en 1934 por el


investigador Gerhard Gentzen. Desde entonces se conocen diver-
sas variantes de él que algunos textos de lógica presentan como

161
reglas para construir derivaciones, deducciones o pruebas forma-
les. Pertenece al grupo de los métodos sintácticos, y dentro de és-
tos a los no algorítmicos. Es sintáctico porque procede sólo por
transformaciones de las fórmulas aplicando a las premisas una
serie de reglas o leyes lógicas previamente adoptadas. Es no algo-
rítmico porque el número de pasos no puede prescribirse previa-
mente en su totalidad. Su eficiencia va de acuerdo a la capacidad
natural o adquirida del que lo aplica.

Procedimiento:

De acuerdo al método de la deducción natural, para evaluar


una inferencia, es decir, para mostrar que la conclusión de una
inferencia se sigue lógicamente de las premisas, es preciso indicar
las reglas de inferencias válidas elementales que conducen de las
premisas a la conclusión.
Dada una inferencia cualquiera, el proceso derivativo consta
de los siguientes pasos:

Paso 1. Se asigna a cada proposición atómica su correspondiente


variable.

Paso 2. Se simbolizan las premisas y la conclusión disponiendo


aquéllas en forma vertical y escribiendo la conclusión a conti-
nuación de la última premisa en el mismo renglón. Entre la últi-
ma premisa y la conclusión se escribe una barra separatoria ‘/’
seguida del símbolo ‘∴’ que se lee ‘luego’ o ‘por lo tanto’.

Paso 3. Se procede a ejecutar las derivaciones tomando como punto


de partida cualquiera de las premisas, siempre que sea factible, e
indicando a la derecha en forma abreviada de qué premisas y
mediante qué ley o regla se ha obtenido la nueva expresión.

162
Modalidades de la deducción natural

Prueba directa (PD)

Sea la inferencia siguiente:

Si hay abundancia de peces, habrá abundante harina de pescado.


Si hay abundante harina de pescado, se incrementa la exportación.
La exportación no se incrementa. O hay abundancia de peces o
será preciso recurrir a otras actividades. Luego, será preciso recu-
rrir a otras actividades.

a) Se halla su forma lógica:

1. Si hay abundancia de peces, entonces habrá abundante harina


de pescado.
2. Si hay abundante harina de pescado, entonces se incrementa la
exportación
3. La exportación no se incrementa.
4. O hay abundancia de peces o será preciso recurrir a otras activi-
dades.
Luego, será preciso recurrir a otras actividades.

b) Se halla su fórmula: se determinan las variables y se expresan


simbólicamente las premisas y la conclusión

p: hay abundancia de peces


q: hay abundancia de harina de pescado
r: se incrementa la exportación
s: será preciso recurrir a otras actividades

1. p→q
2. q→r
3. ~r
4. p ∨ s / ∴s

163
c) Se efectúan las derivaciones
5. p → r SH (1,2)
6. ~ p MT (5,3)
7. s SD (4,6)

Habiéndose obtenido la conclusión, puede afirmarse que la in-


ferencia original es correcta o válida.
No es necesario, ni siempre es posible, comenzar las deriva-
ciones por la primera premisa; se puede comenzar por cualquier
otra, siempre que ello sea posible. En el ejemplo propuesto, se pue-
de partir de la segunda premisa comparándola con la tercera, de
la manera siguiente:

5. ~ q MT (2,3)
6. ~ p MT (1,5)
7. s SD (4,6)

En el primer proceso se ha utilizado SH, MT y SD. En cambio,


en el segundo procedimiento se ha empleado dos veces el MT y
luego el SD.

La prueba condicional (PC)

La prueba condicional (PC) es una modalidad dentro del método


de la deducción natural y se aplica en los casos en que una infe-
rencia tenga conclusión condicional o implicativa.
En efecto, siendo la conclusión una fórmula condicional o
implicativa necesariamente tendrá antecedente y consecuente. Para
saber si una conclusión de este tipo se deriva de las premisas da-
das se agrega el antecedente de la conclusión a las premisas, y,
luego, aplicando a este nuevo conjunto de premisas las reglas o
leyes lógicas ya conocidas, se realizan las derivaciones hasta ob-
tener el consecuente de la conclusión.

164
Procedimiento
Dado el caso de que la conclusión de una inferencia sea una
fórmula condicional o implicativa:

Paso 1. Se toma primeramente su antecedente y se introduce como


una nueva premisa (PA: premisa adicional).
Paso 2. Se efectúan las derivaciones corriendo la demostración
algunos lugares hacia la derecha hasta hallar el consecuente de
la conclusión.
Paso 3. Se une implicativamente la premisa adicional con el último
paso logrado volviendo la demostración a la izquierda, a la posi-
ción original.

Ejemplo:
a) Sea la forma inferencial siguiente:

1.s → r
2. s ∨ p
3. p → q
4. r → t /∴~ q → t

b) Se introduce la premisa adicional

5. ~ q PA (antecedente de la conclusión)

c) Se efectúan las derivaciones

6. ~ p MT (3,5)
7. s SD (2,6)
8. r MP (1,7)
9. t MP(4,8)

d) Se unen implicativamente la premisa adicional con el últi-


mo paso logrado

10. ~ q → t PC (5,9)

165
La prueba por la reducción al absurdo (PRA)

Ésta es otra modalidad dentro del método de la deducción natu-


ral. Resulta de la fusión de la regla de la prueba condicional y de
la noción de contradicción; de aquí su nombre de reducción al
absurdo.
Consiste en introducir como premisa adicional la negación de
la conclusión para llegar a encontrar una contradicción en las
premisas. Es decir, se supone la falsedad del consecuente para lle-
gar a la falsedad del antecedente, mostrando de esta manera que
la conclusión se halla implicada en las premisas (demostración
indirecta).
El sentido de esta demostración se puede entender fácilmente
si se recuerda que por el modus tollens (MT) se puede deducir la
negación del antecedente de una implicación cuando se niega el
consecuente, es decir, cuando se sabe que el consecuente es falso.

Procedimiento
Dada una inferencia cualquiera:

a) Se niega la conclusión y se introduce como una nueva premisa


(PA: premisa adicional).
b) Se efectúan las derivaciones corriendo la demostración varios
lugares hacia la derecha hasta encontrar una contradicción.
c) Se une en forma condicional o implicativa la premisa adicional
con la contradicción hallada, a través de la regla de la prueba
condicional (PC), volviendo la demostración a la izquierda, a la
posición original.
d) Se establece la conclusión deseada como una inferencia lógica-
mente deducida de las premisas originales, aplicando la regla
de la prueba por la reducción al absurdo (PRA):2 8
[p → (q ∧ ~ q)] → ~ p

28
REA RAVELLO, Bernardo, Introducción a la lógica, Lima, Amaru Editores,
1981, pp. 44-52.

166
Ejemplo

a) Sea la forma inferencial siguiente:

1. ~ (p ∧ q )
2. ~ r → q
3. ~ p → r / ∴ r

b) Se introduce la premisa adicional

4. ~ r PA (premisa adicional = negación de la conclusión)

c) Se efectúan las derivaciones

5. p MT (3,4)
6. q MP (2,4)
7. ~ p ∨ ~ q De M(1)
8. ~ p SD (7,6)
9. p ∧ ~p Conj. (5,8) (contradicción)

d) Se aplica la regla de la PC

10. ~ r → (p ∧ ~ p) PC (4,9)

e) Se aplica la regla de la PRA (10)

11. r PRA (10)

En la práctica se puede suprimir el paso 10. De este modo, en-


contrada la contradicción, se infiere la conclusión del conjunto
original de premisas, ubicándola hacia la izquierda, debajo de las
premisas originales.

167
Cuestionario N.º 9

1. ¿Quién propuso el método de la deducción natural?


2. ¿ Por qué el método de la deducción natural es sintáctico?
3. ¿Por qué el método de la deducción natural no es considerado
algorítmico?
4. ¿A qué se denomina método de la deducción natural?
5. ¿Qué modalidades presenta la deducción natural?
6. ¿En qué consiste la prueba directa?
7.¿En qué modalidades de la deducción natural se emplea la premi-
sa adicional?
8. ¿En qué casos se recurre al uso de la prueba condicional?
9. ¿En qué consiste la prueba por reducción al absurdo?
10. ¿Por qué se dice que la prueba por la reducción al absurdo es
una demostración indirecta?

Ejercicio N.º 12
El método de la deducción natural

1. Justifique las siguientes demostraciones mediante el méto-


do de la deducción natural:

a) 1. p → q
2. p ∧ r /∴q
3. p
4. q

b) 1. r ∨ s
2. s → p
3.~ r / ∴p
4. s
5. p

c) 1. (q → ~ p) ∧ (p → r)
2. r → q
3. ~ s → p / ∴s

168
4. p → r
5. p → q
6. q → ~ p
7. p → ~ p
8. ~ p v ~ p
9. ~ p
10. s

d) 1. (p → q) → (r → s)
2. t ∨ ~ (u → w)
3. (p → q) ∨ ~ t
4. x → (u → w)
5. ~ (r → s) / ∴ ~ x
6. ~ (p → q)
7. ~ t
8. ~ (u → w)
9. ~ x

e) 1. p → q
2. ~ p → r
3. ~ q / ∴r
4. ~ p
5. r

f) 1. p → q
2. r ∧ s
3. p ∨ ~ s / ∴ r ∧ q
4. s
5. p
6. q
7. r
8. r ∧ q

g) 1. p ∨ q
2. q → r

169
3. s ∧ ~ r / ∴p
4. ~ r
5. ~ q
6. p

h) 1. p → ~ q
2. ~ r → ~ s
3. p ∨ ~ r
4. q / ∴~ s
5. ~ p
6. ~ r
7. ~ s

i) 1. (p ∧ q) → [p → (r ∧ s)]
2. (p ∧ q) ∧ t / ∴ r ∨ s
3. p ∧ q
4. p → (r ∧ s)
5. p
6. r ∧ s
7. r
8. r ∨ s

j) 1. p → (q → r)
2. s → (q → r)
3. (~ p ∧ ~ s) → (~ t ∨ ~ u)
4. (~ t → ~ w) ∧ (~ u → ~ x)
5. (y → w) ∧ (z → x)
6. ~ (q → r) / ∴~ y ∨ ~ z
7. ~ p
8. ~ s
9. ~ p ∧ ~ s
10. ~ t ∨ ~ u
11. ~ w ∨ ~ x
12. ~ y ∨ ~ z

170
k) 1. p → (q → r)
2. r → ~ r
3. (s → p) ∧ (t → q) / ∴s → ~ t
4. (p ∧ q) → r
5. ~ r ∨ ~ r
6. ~ r
7. ~ (p ∧ q)
8. p →~ q
9. s → p
10. s → ~ q
11. t → q
12. ~ q → ~ t
13. s → ~ t

l) 1. (p ∨ q) ∨ (r ∧ s)
2. (~ p ∧ s) ∧ ~ (~ p ∧ q) / ∴~ p ∧ r
3. ~ p ∧ s
4. ~ p
5. ~ (~ p ∧ q)
6. ~ p → ~ q
7. ~ q
8. ~ p ∧ ~ q
9. ~ ( p ∨ q)
10. r ∧ s
11. r
12. ~ p ∧ r

m) 1. [(p ∨ ~ q) ∨ r ] → [s → (t → u) ]
2. (p ∨ ~ q) → [(∨ → w) → x ]
3. p → [(t → u) → x ]
4. p / ∴s → x
5. p ∨ ~ q
6. (∨ → w) → x
7. (t → u) → x
8. ( p ∨ ~ q) ∨ r
9. s → (t → u)
10. s → x

171
n) 1 q → (r → s)
2. t → (r → s)
3. (~q ∧ ~ t) → ( ~ v ∨ ~ w)
4. (~ v → ~ x) ∧ ( ~ w → ~ y)
5. (u → x) ∧ (z → y)
6. ~ (r → s) / ∴ ~ u ∨ ~ z
7. ~ q
8. ~ t
9. ~ q ∧ ~ t
10. ~ v ∨ ~ w
11. ~ x ∨ ~ y
12. ~ u ∨ ~ z

ñ) 1. ~ p ∨ (q → r)
2. ~ s ∨ (q → r)
3. ~ (~ p ∧ ~ s) ∨ (~ t ∨ ~ u)
4. ~ t → ~ w
5. ~ u → ~ x
6. y → w
7. z → x
8. ~ (q → r) / ∴~ y ∨ ~ z
9. ~ p
10. ~ s
11. ~ p ∧ ~ s
12. ~ t ∨ ~ u
13. ~ w ∨ ~ x
14. ~ y ∨ ~ z

2. Demuestre por la prueba directa (PD)

a) 1. ~ p → q
2. ~ (p ∨ r) /∴ q
b) 1. q ∧ ~ s
2. ~ p ∨ (r ∧ s) /∴ ~ p

172
c) 1. ~ (p ∧ q) ∨ r
2. p ∧ s
3. q /∴ r ∨ t

d) 1. ~ (~ p ∨ q)
2. p → ~ r
4. q ∨ ~ s /∴ ~ (r ∨ s)

e) 1. ~ (p ∨ q) ∨ r
2. s → p
3. t → q
4. s ∨ t / ∴ r

f) 1. ~ t ∨ ~ r
2. ~ r → s
3. ~ t → s
4. w → ~s /∴~ w

g) 1. p → ~ (q → r)
2. (s ∧ q) → r
3. s / ∴ ~ p

h) 1. ~ (~ p ∨ ~ q)
2. r → ~ s
3. r ∨ ~ q / ∴ ~ s

i) 1. p → (q → ~ p)
2. p q /∴~ p ∧ ~ q

j) 1. (p ∨ q) → (r ∧ s)
2. p ∨ (t → ~ t)
3. ~ r /∴~ t ∨ ~ w

k) 1. p
2. p → (q ∧ r) /∴ p r

173
l) 1. p → (q → r)
2. (~ p ∨ ~ q) → s
3. ~ s / ∴ r ∨ ~ t

m) 1. p → (q → r)
2. ~ (~ p ∨ s)
3. q / ∴ r

n) 1. (p ∨ q) → (r ∨ s)
2. p
3. ~ s / ∴ r

ñ) 1. r → s
2. p ∨ r
3. p → q / ∴ q ∨ (s ∨ r)

3. Demuestre mediante la prueba condicional (PC):

a)1. ~ (p ∨ q) ∨ ~ r
2. s → p
3. ~ t ∨ q
4. s ∨ t / ∴r → q

b) 1. ~ (r ∨ s) ∨ t
2. p → ~ t
3. ~ p → s / ∴r → s

c) 1. ~ r ∨ s
2. ~ q → ~ s
3. r ∨ ( s ∧ t ) / ∴~ q → (t ∧ s)

d) 1. (r ∧ s) → t
2. ~ p ∨ ~ t
3. p ∧ q / ∴r → ~ s

174
e) 1. ~ p → ~ q
2. ~ r ∨ s
3. ~ q → r /∴ ~ p → (s ∨ ~ t)

f) 1. ~ p
2. ~ r → t
3. s ∨ p/∴~ ( r ∧ s) → t

g) 1. ~ (~ r ∧ ~ q)
2. t → ~ q
3. ~ s → ~ q / ∴ ( t ∨ ~ s) → r

h) 1. q → p
2. t ∨ s
3. s → q /∴ ~ (p ∨ r) → t

i) 1. s → ~ p
2. ~ q Ú ~ r
3. t → (s ∧ r) / ∴ t → ~ (p ∨ q)

j) 1. ~ r → s
2. p → t
3. r → ~ q /∴ (p ∧ q ) → (s ∧ t)

k) 1. r → s
2. p ∨ r
3. p → q / ∴ ~ q → (s ∨ r)

l) 1. (p ∧ q) → (r ∨ s)
2. ~ r ∧ ~ s /∴ p → ~ q

m) 1. p → ~ q
2. r ∨ ~ s
3. s ∨ ~ p
4. ~ r / ∴ p → (~ q ∧ ~ s ∧ r)

175
n) 1. p → q
2. q → ~ r
3. s ∨ t
4. r ∨ ~ s / ∴ ~ t → ~ p

ñ) 1. ~ r ∨ s
2. ~ (p | q) → ~ q
3. ~ q → r /∴~ (p | q) → (s ∨ ~ t)

o) 1. ~ p
2. ~ r → t
3. s ∨ p /∴~ (r ∧ s) → t

4. Demuestre mediante la prueba por la reducción al absurdo (PRA):

a)1. ~ p ∨ ~ q
2. q ∨ ~s
3. (p → ~ s) → ~ t
4. ~ r ∨ t /∴~ r

b) 1. ~ p ∨ q
2. ~ r ∨ p
3. ~ q / ∴~ r

c) 1. ~ (~ p ∧ ~ q)
2. p ∨ r
3. q → ~ r / ∴p

d) 1. ~ p → q
2. s → ~ p
3. ~ q ∧ ~ r / ∴ ~ s

e) 1. r → t
2. s → q
3. (t ∨ q) → p
4. r ∨ s / ∴ p

176
f) 1. p → ( q ∨ r)
2. q → ~ p
3. s → ~ r / ∴~ (p ∧ s)

g) 1. ~ s → q
2. s → ~ r
3. q → t / ∴~ r ∨ t

h) 1. ~ p ∨ ~ s
2. ~ s → r
3. ~ (t ∨ r) / ∴~ p

i) 1. r → ~ z
2. (t ∨ s) → r
3. z ∨ ~ s
4. ~ t / ∴~ (t ∨ s)

j) 1.( w ∧ r) ~s
2. ~ s → w
3. ~ r → ~ s / ∴ r

k) 1. (p → ~ q) ∧ (q → r)
2. r → p
3. ~ s → q / ∴s

l) 1. p → ( q → r)
2. p → (s → t)
3. p ∧ (q ∨ s)
4. ~ r / ∴t

m) 1. (p → ~ q) ∧ (r → s)
2. (~ q → t) ∧ (s → ~ x)
3. (t → ~ y) ∧ (~ x → z)
4. p ∧ r / ∴ ~ y ∧ z

177
n) 1. (p → q) ∧ (r → s)
2. (q ∨ s) → t
3. ~ t / ∴ ~ (p ∨ r)

ñ) 1. p → (q → r)
2. ~ r → p / ∴ r ∨ ~ q

5. Demuestre la validez de las siguientes inferencias mediante el


método de la deducción natural.

a) Si la policía patrulla las calles, entonces no hay delincuentes al


acecho. Pero o bien hay delincuentes al acecho o sujetos ebrios
fomentando el desorden. La policía patrulla las calles. Luego,
hay sujetos ebrios fomentando el desorden.
b) Si Pablo Castel vive obsesionado con María Iribarne, entonces la
encontrará algún día. Si Pablo Castel encuentra a María Iribarne
entablará una conversación con ella. Es el caso que Pablo Castel
vive obsesionado con María Iribarne. Por lo tanto, Pablo Castel
entablará una conversación con Maria Iribarne.
c) Si Raskolnikov fue visto saliendo de la casa de la usurera o dejó
algún indicio allí, entonces Petrovich le seguirá el rastro y lo
acusará de asesinato. Si Petrovich le sigue el rastro y lo acusa de
asesinato, Raskolnikov no tendrá ninguna coartada. Raskolnikov
fue visto saliendo de la casa de la usurera o dejó algún indicio
allí. Luego, Raskolnikov no tendrá ninguna coartada.
d) Las tiendas estás cerradas y no hay vigilancia policial. Si las
tiendas están cerradas o no hay vigilancia policial, entonces es
mala idea salir a comprar. Si es mala idea salir a comprar, enton-
ces es conveniente ir a ver televisión. Luego, es conveniente ir a
ver televisión.
e) Si Juan consigue el préstamo, entonces se comprará un departa-
mento. Si Juan consigue el préstamo, entonces, si compra el de-
partamento, deberá comprar muebles. Luego, si Juan consigue el
préstamo, entonces deberá comprar muebles.

178
f) Si Fiorella ingresa a la universidad, entonces su mamá se alegra-
rá, y si Elvira consigue trabajo su papá celebrará. Sucede que la
mamá de Fiorella no se alegra y el papá de Elvira no celebra. Pero
si no es el caso que Fiorella ingresa a la universidad y Elvira
consigue trabajo, entonces ambas viajan al extranjero. Por consi-
guiente, ambas viajan al extranjero.
g) Si Perú gana o empata el partido, entonces clasifica al mundial.
Pero es el caso que Perú gana o empata. Por lo tanto, Perú clasifi-
ca al mundial.
h) Si Andrés se dedica a la pintura, entonces será un gran artista, y
si se dedica a administrar los negocios de su padre, ganará un
buen sueldo. Si Andrés llega a ser un gran artista o a ganar un
buen sueldo, habrá realizado sus sueños. Pero Andrés no reali-
zará sus sueños. En consecuencia, no se dedica a la pintura y no
administra los negocios de su padre.
i) Si hace calor, entonces la gente acude masivamente a la playa.
Hay más sed que de costumbre porque hace calor, entonces los
niños piden gaseosas o la gente acude masivamente a la playa.
Si hace calor y la gente acude masivamente a la playa, entonces
hay más sed que de costumbre. No es el caso que los niños pidan
gaseosas. Luego, la gente acude masivamente a la playa.
j) Si Carlos Santana y Joe Satriani vienen al Perú, entonces los
cultores del Rock podrán apreciar un buen espectáculo cultural.
Si Carlos Santana viene al Perú, los cultores del Rock podrán
apreciar un buen espectáculo cultural, entonces irán entusias-
mados al concierto. Luego, si Joe Satriani viene al Perú, enton-
ces los cultores del Rock irán entusiasmados al concierto.
k) O no fuiste al cine o te quedaste dormido durante la proyección
de la película. Si no estabas en tu casa, entonces fuiste al cine.
Luego, si no estabas en tu casa, te quedaste dormido durante
la proyección de la película.
l) Te visitaré por la tarde o por la noche. Si te visito por la tarde,
saldremos a pasear. Si te visito por la noche, veremos televisión.
Luego, saldremos a pasear o veremos televisión.

179
m) Si Daniel no toca la guitarra, entonces la tendrá que tocar
Henry. Y si Henry toca la guitarra, Antonio abandonará el
grupo. Pero Antonio no abandonó el grupo. Por lo tanto, Da-
niel toca la guitarra.
n) Si el equipo de atletismo se está preparando adecuadamente
entonces estará en condiciones de asistir a las próximas olim-
piadas. Y estará en condiciones de asistir a las próximas
olimpiadas si y sólo si el equipo cuenta con un plantel compe-
tente. Pero o el equipo no cuenta con un plantel competente o
uno de sus integrantes está lesionado. Sucede que ningún inte-
grante del plantel está lesionado. Por lo tanto, el equipo de atle-
tismo no se está preparando adecuadamente.
ñ) Cuando se produce el fenómeno del niño se generan lluvias
torrenciales y huaycos. Pero no se producen lluvias torrenciales
o huaycos. Por lo tanto, no se ha producido el fenómeno del
niño.

FORMAS NORMALES

Concepto de formas normales

Es importante anotar que unas fórmulas pueden reducirse a otras.


Por ejemplo, la fórmula condicional ‘p → q’ puede reducirse a la
negación de la conjunción ‘~ (p ∧ ~ q)’ o a la disyuntiva ’~ p ∨ q’,
que son sus equivalentes.
La transformación de unas fórmulas en otras da origen a un
verdadero cálculo lógico de acuerdo a reglas precisas que permi-
ten pasar de formas complicadas a formas simples. De aquí nace
un nuevo procedimiento decisorio, llamado de las formas norma-
les, cuyo carácter es sintáctico ya que sólo se toman en cuenta las
relaciones de los símbolos entre sí.
Se llaman formas normales a aquellas fórmulas constituidas
únicamente por conjunciones ‘∧’, disyunciones ‘∨’ y negaciones ‘~’
que sólo afectan a variables. Las formas normales son fórmulas

180
moleculares compuestas por conjunciones o disyunciones básicas,
cuyos elementos son variables negadas o sin negar.

Ejemplos de conjunciones básicas:


a) p ∧ p
b) ~ p ∧ ~ q
c) p ∧ ~ q ∧ r
d) ~ p ∧ ~ q ∧ ~ r ∧ ~ s

Ejemplos de disyunciones básicas:


a) p ∨ q
b) p ∨ ~ q
c) ~ p ∨ q ∨ r
d) ~ p ∨ ~ q ∨ ~ r ∨ ~ s

Clases de formas normales

Las formas normales son de dos clases: conjuntivas y disyuntivas.

a) Forma normal conjuntiva (FNC) es la fórmula constituida por


disyunciones básicas como ‘p ∨ q ∨ r ∨ ~ r’, o por conjunciones de
disyunciones básicas, como ‘(p ∨ q ∨ r) ∧ (~ r ∨ s ∨ t)’.

b) Forma normal disyuntiva (FND) es la fórmula constituida por


conjunciones básicas como ‘p ∧ q ∧ r ∧ ~ r’, o por disyunciones de
conjunciones básicas como ‘(p ∧ q ∧ r) ∨ ( ~ r ∧ s ∧ t )’.

Como es fácil advertir, estando la fórmula básica compuesta


por conjunciones o disyunciones de variables, pueden darse estos
dos casos:

a) Si la fórmula básica está compuesta por conjunciones, entonces


es posible que una misma variable aparezca afirmada y negada
dentro de la misma fórmula, con lo que se obtendría una contra-
dicción del tipo: ‘p ∧ ~ p’

181
b) Si la fórmula básica está compuesta por disyunciones, entonces
puede suceder que una misma variable se repita con diferente
signo dentro de la misma fórmula, con lo que se obtendría una
tautología del tipo: ‘p ∨ ~ p’

La presencia o ausencia de una contradicción o de una tauto-


logía constituye el criterio para determinar la validez o invalidez
de una fórmula o inferencia.

Procedimiento para determinar el carácter tautológico de cual-


quier fórmula mediante la forma normal conjuntiva (FNC):

a) Se eliminan todos los operadores diádicos que no sean conjun-


ciones y disyunciones mediante la aplicación de sus respectivas
definiciones.
b) Se eliminan las negaciones que afectan a operadores mediante
las leyes de De Morgan (De M)
c) Se suprimen las dobles negaciones aplicando la ley del mismo
nombre.
d) Se aplican las leyes de distribución, absorción y tautología cuan-
do fuera necesario.
e) Se aplica el siguiente criterio: La FNC es tautología si y sólo si
todas y cada una de sus disyunciones básicas contienen la tau-
tología del tercio excluido.

Ejemplo 1

Sea la siguiente fórmula:


[(p → q) ∧ p] → q

a) Se eliminan los operadores condicionales aplicando Implicación


material (Imp.)
~ [ (~ p ∨ q) ∧ p] ∨ q

182
b) Se elimina la negación que está delante del corchete aplicando
De Morgan (De M)
~ (~ p ∨ q) ∨ ~ p ∨ q

c) Se elimina la negación que está delante del paréntesis mediante


De Morgan (De M)
(p ∧ ~ q) ∨ ~ p ∨ q

d) Se aplica la ley de distribución para obtener la FNC:


(p ∨ ~ p ∨ q) ∧ ( ~ q ∨ ~ p ∨ q)

Respuesta: Habiendo tercio excluido en las dos disyunciones


básicas resultantes, la fórmula es tautológica.

Ejemplo 2

Sea ahora la fórmula siguiente:


[(p → q) ∧ q] → p

a) Se eliminan los operadores condicionales mediante Implicación


material (Imp.)
~ [ (~ p ∨ q) ∧ q] ∨ p

b) Se elimina la negación que está delante del corchete aplicando


De Morgan (De M)
~ (~ p ∨ q) ∨ ~ q ∨ p

c) Se elimina la negación que está delante del paréntesis mediante


De Morgan (De M)
(p ∧ ~ q) ∨ ~ q ∨ p

d) Se aplica la ley de distribución para obtener la FNC:


(p ∨ ~ q ∨ p) ∧ ( ~ q ∨ ~ q ∨ p)

183
Respuesta: no habiendo tercio excluido en las disyunciones
básicas resultantes, la fórmula no es tautológica.

Procedimiento para determinar el carácter tautológico de cual-


quier fórmula mediante la forma normal disyuntiva (FND):

Para hallar la forma normal disyuntiva (FND) de una fórmula


proposicional cualquiera se procede de la siguiente manera:

a) Se niega la fórmula proposicional propuesta.


b) Se realizan los mismos pasos que el procedimiento anterior.
c) Se aplica el siguiente criterio: La FND es tautológica si y sólo si
todas y cada una de las conjunciones básicas contienen una
contradicción. Se entiende que esta FND sea contradictoria des-
de el momento que se parte de la negación de la fórmula pro-
posicional originaria.

Ejemplo 1

Sea la misma fórmula del ‘Ejemplo 1’ anterior:

[(p → q) ∧ p] → q

a) Se niega toda la fórmula:


~ {[(p → q) ∧ p] → q}

b) Se eliminan los operadores condicionales aplicando Implicación


Material (Imp.):
~{~ (~ p ∨ q) ∧ p] ∨ q }

c) Se cancela la negación que está delante de la llave aplicando De


Morgan (De. M):
(~ p ∨ q) ∧ p ∧ ~ q

184
d) Se aplica la ley de la distribución para obtener la FND:
(~ p ∧ p ∧ ~ q) ∨ (q ∧ p ∧ ~ q)

Respuesta: habiendo contradicción en las dos conjunciones


básicas resultantes, la fórmula es tautológica.

Ejemplo 2

Sea la misma fórmula del ‘Ejemplo 2’ anterior:


[(p → q) ∧ q] → q

a) Se niega toda la fórmula.


~ {[(p → q) ∧ q] → p}

b) Se eliminan los operadores condicionales mediante la Implica-


ción material (Imp.)
~{~[(~ p ∨ q) ∧ q] ∨ p }

c) Se cancela la negación que está delante de la llave mediante De


Morgan (De. M)
(~ p ∨ q) ∧ q ∧ ~ p

d) Se aplica la ley de la distribución para obtener la FND:


(~ p ∧ q ∧ ~ p) ∨ (q ∧ q ∧ ~ p)

Respuesta: no habiendo contradicción en las dos conjuncio-


nes básicas resultantes, la fórmula no es tautológica.

Leyes de absorción (Abs.)

Cuando la aplicación de la ley de distribución se hace engorrosa


por presentarse dos o más fórmulas entre paréntesis, entonces es
preciso valerse de las leyes de absorción que simplifican el proce-
dimiento. Son las cuatro siguientes:

185
Fórmulas conjuntivas:
a) [p ∧ (p ∨ q)] p
b) [p ∧ (~ p ∨ q)] (p ∧ q)

Fórmulas disyuntivas:
c) [p ∨ (p ∧ q)] p
d) [p ∨ (~ p ∧ q)] (p ∨ q)

En cada uno de estas fórmulas es preciso distinguir dos miem-


bros: uno absorbente y otro que se absorbe.

En las fórmulas conjuntivas:


Miembro absorbente: una variable o conjunción básica.
Miembro que se absorbe: una disyunción básica.

Criterio:
a) Si una variable del miembro absorbente se repite con el mismo
signo en la disyunción básica, se absorbe toda la disyunción
básica.
b) Si una variable del miembro absorbente se repite con diferente
signo en la disyunción básica, se absorbe esta variable de la
disyunción básica.

En las fórmulas disyuntivas:


Miembro absorbente: una variable o una disyunción básica.
Miembro que se absorbe: una conjunción básica.
Criterio:
c) Si una variable del miembro absorbente se repite con el mismo
signo en la conjunción básica, se absorbe toda la conjunción
básica.
d) Si una variable del miembro absorbente se repite con diferente
signo en la conjunción básica, se absorbe esta variable de la con-
junción básica.

186
Ejemplo 3
Determine mediante la forma normal conjuntiva (FNC) el
ca rácter tautológico de la siguiente fórmula mediante la ley de la
absorción:

Modelo de FNC:

1. (p q) → r
2. [(p → q) ∧ (q → p)] → r Equiv. (1)
3. ~ [(~ p ∨ q) ∧ (~ q ∨ p)] ∨ r Imp. (2)
4. ~ (~ p ∨ q) ∨ ~ (~ q ∨ p) ∨ r De. M (3)
5. (p ∧ ~ q) ∨ (q ∧ ~ p) ∨ r De. M (4)
6. (p ∨ q ∨ r) ∧ (p ∨ ~ p ∨ r) ∧ (~ q ∨ q ∨ r) ∧ (~ q ∨ ~ p ∨ r)
Dist. (5)

El paso de 5 a 6 puede hacerse mediante la ley de absorción


de la manera siguiente:

6. p ∨ q ∨ r Abs. (5)

No habiendo tercio excluido en la disyunción básica, la fórmula


original no es tautológica.

Modelo de FND

1. (p q) → r
2. ~[(p q) → r] Negación de la fórmula del paso ‘1’
3. ~ {[(p → q) ∧ (q → p) ] → r} Equiv. (2)
4. (~ p ∨ q) ∧ (~ q ∨ p) ∧ ~ r Imp. (3)
5.(~ p ∧ ~ q ∧ ~ r) ∨ ( ~ p ∧ p ∧ ~ r) ∨ (q ∧ ~ q ∧ ~ r) ∨ (q ∧ p ∧ ~ r)
Dist. (4)

Usando la ley de absorción en lugar de la distribución obten-


dremos:
5. ~ p ∧ ~ q ∧ ~ r Abs. (4)

187
No habiendo contradicción en la disyunción básica, la fórmu-
la original no es tautológica.

REDUCTIBILIDAD DE FÓRMULAS

Simplificación de la lógica proposicional

Las formas normales han mostrado que las 16 funciones de ver-


dad posibles se pueden reducir a tres: conjunción, disyunción
inclusiva y negación. No obstante la reducción puede ser aún ma-
yor ya que todas las funciones de verdad posibles pueden ser ex-
presadas mediante dos, como en el caso del teorema de Post, en el
que sólo intervienen la conjunción y la negación.
Pero también es posible encontrar una sola función de verdad
que, sin la ayuda de la negación, puede expresar todas las demás.
En efecto, Sheffer mostró, en 1919, que es posible reducir todas las
funciones de verdad posibles al operador de la negación alterna o
de incompatibilidad. Igualmente, el lógico inglés Nicod, valiéndo-
se del descubrimiento de Sheffer, mostró que el mismo resultado
se podría lograr por medio del operador de la negación conjunta.
Aunque ambos se traducen de manera poco natural al lenguaje
ordinario, son especialmente productivos en los usos teóricos y tec-
nológicos de la lógica proposicional. El común denominador de
ambas reducciones está en que por medio de ellas se puede defi-
nir la negación.
La posibilidad de poder reducir todas las funciones de verdad
posibles a una sola, sin la ayuda de ninguna otra, tiene una enor-
me importancia, tanto matemática como filosófica. Matemática por-
que permite descubrir relaciones interesantes entre las diversas
funciones, lo que permite a su vez realizar una simplificación ex-
traordinaria de los cálculos. Filosófica, porque muestra que desde
el punto de vista más general de la estructura del pensamiento,
que es la estructura de la lógica proposicional, la unión de las pro-
posiciones se realiza de acuerdo a una sola pauta muy simple.

188
El ideal de simplicidad en el campo de la lógica supone el em-
pleo de un reducido número de operadores que, como estamos vien-
do, en el caso de Sheffer y Nicod, se limita a uno solo. Sin embar-
go, simplicidad no es sinónimo de brevedad, pues una fórmula
sumamente simple puede no ser la más breve.
Si se logra demostrar que esta posibilidad de reducción radi-
cal se aplica a cualquier número de variables se habrá demostra-
do que el pensamiento tiene una estructura general muy simple y
que avanza por repeticiones de una misma forma. Es decir, el pen-
samiento en su estructura más general —que consiste de conexio-
nes de proposiciones no analizadas— tiene como elemento últi-
mo una sola forma. Lo que esto significa en relación con las posi-
bilidades del conocimiento es enorme, pero rebasa el marco del
presente trabajo.29

Reductibilidad de fórmulas a la negación conjunta

a) ~ p = df. (p ↓ p)
b) (p ∧ q) = df. (p ↓ p) ↓ (q ↓ q)
c) (p ∨ q) = df. (p ↓ q) ↓ (p ↓ q)
d) (p → q) = df. [(p ↓ p) ↓ q] ↓ [(p ↓ p) ↓ q ]
e) (p q) = df. [(p ↓ p) ↓ q ] ↓ [(q ↓ q) ↓ p ]
f) (p q) = df.{[ (p ↓ p) ↓ (q ↓ q) ] ↓ (p ↓ q)} ↓ {[ (p ↓ p) ↓
(q ↓ q) ] ↓ (p ↓ q)}
g) (p | q) = df. [ (p ↓ p) ↓ (q ↓ q) ] ↓ [ (p ↓ p) ↓ (q ↓ q) ]

Reductibilidad de fórmulas a la negación alterna

a) ~ p = df. (p | p)
b) (p ∧ q) = df. (p | q) | (p | q)
c) (p ∨ q) = df. (p | p) | (q | q)
d) (p → q) = df. p | (q | q)

29
MIRÓ QUESADA CANTUARIAS, Francisco, Lógica, Lima, IPEM, 1970,
pp. 29-31.

189
e) (p q) = df. (p | q) | [(p | p) | (q | q) ]
f) (p q) = df.{[ (p | p) | (q | q) ] | (p | q)} | {[ (p | p) |
(q | q) ] | (p | q)}
g) (p | q) = df. [ (p | p) | (q | q) ] | [ (p | p) | (q | q) ]

Cuestionario N.º 10

1. ¿Qué son las formas normales?


2. ¿Por qué las formas normales constituyen un procedimiento de-
cisorio?
3. ¿Por qué las formas normales poseen un carácter sintáctico?
4. ¿Cuántas clases de formas normales existen?
5. ¿Qué es una forma normal conjuntiva?
6. ¿Cómo se prueba el carácter tautológico de una fórmula a través
de la forma normal conjuntiva?
7. ¿Qué es una forma normal disyuntiva?
8. ¿Cómo se prueba el carácter tautológico de una fórmula a través
de la forma normal disyuntiva?
9. ¿En qué caso se aplican las leyes de absorción?
10. En cuanto a las dieciséis funciones de verdad, ¿qué han mostra-
do las formas normales?
11. ¿En qué consisten los descubrimientos de Sheffer y Nicod en
cuanto a reductibilidad de fórmulas?
12. ¿En qué ámbitos son especialmente productivos los lenguajes
propuestos por Sheffer y Nicod?
13. Desde la perspectiva matemática, ¿en qué radica la importan-
cia de la reductibilidad de fórmulas?
14. En relación con la filosofía, ¿cuál es la importancia de la
reductibilidad de fórmulas?
15. ¿La simplicidad de una fórmula implica necesariamente su bre-
vedad? ¿Por qué?

190
Ejercicio N.º 13
Análisis de inferencias mediante
Las formas normales

1. Halle la forma normal de las siguientes fórmulas y clasifíquelas


en forma normal conjuntiva (FNC) o forma normal disyuntiva
(FND).

a) ~p→~q
b) ~p ~q
c) ~p ~q
d) ~ p ↓ ~q
e) ~ p|~ q
f) ~ (p ∧ q)
g) ~ (p ∨ q)
h) ~ ( p → q)
i) ~(p q)
j) ~(p q)
k) ~ (p ∧ q) ↓ ~ ( r ∧ s)
l) ~ ( p ∧ q) | ~ ( r ∧ s)
m) (p → q) ↓ ( r → s)
n) ~ (p → q) | ~ ( r → s)
ñ) ~ [ (p → q) ∨ ( r → s)]

2. Diga si las siguientes fórmulas son tautológicas o no mediante la


forma normal conjuntiva (FNC):

a) p → (p ∨ q)
b) p → ( ~ p ∨ q)
c) (p ∧ q) → q
d) (p ∧ q) → ~ q
e) (p ∧ q) → (p ∧ q)
f) (p ∧ q) → ~ (p ∧ q)
g) ~ [p → (p ∨ q)]
h) [ (p ∨ q) ∧ ~ p] → q

191
i) [(p → q) ∧ ( q → r)] → (p → r)
j). {[(p → q) ∧ ( r → s) ] ∧ ~ ( q ∨ s)} → ~ ( p ∨ r)

3. Diga si las siguientes fórmulas son tautológicas o no mediante la


forma normal disyuntiva (FND):

a) p → ( q ∨ p)
b) ~ p → (p ∨ ~ q)
c) ~ (p ∨ q) → ~ q
d) (p ∧ q) → ~p
e) (p ∧ q) → ~ ( ~ p ∨ ~ q)
f) [(p → q ) ∧ q] → p
g) [(p → q) ∧ ~ p ] → ~ q
h) [ (p → q) ∧ ( q → r) ] → ( r → p)
i) { [ ( p → q) ∧ ( r → s)] ∧ (p ∨ r)} → ( q ∨ s)
j) {[(p ∧ q) → ~ r] ∧ r} → ~ (p ∧ q)

4. Determine la validez o invalidez de las siguientes inferencias


mediante la forma normal conjuntiva (FNC):

a) La tabla de verdad es un algoritmo si y sólo si permite decidir


mecánicamente la validez de una inferencia. La tabla de verdad
es un algoritmo. En consecuencia, permite decidir mecánicamente
la validez de una inferencia.
b) Si un triángulo tiene dos lados desiguales, entonces el mayor
lado se opone el mayor ángulo. Ocurre que el mayor lado no se
opone al mayor ángulo. Luego, el triángulo no tiene dos lados
desiguales.
c). La tabla de verdad es un algoritmo. La forma normal conjuntiva
es también un algoritmo. Por lo tanto, la tabla de verdad y la
forma normal conjuntiva son algoritmos.
d) Si manifiestas aversión o repugnancia al trato humano, eres
un misántropo. Pero es falso que manifiestes aversión o re-
pugnancia al trato humano. En consecuencia, es falso que seas
un misántropo.

192
e) Tarski es un lógico matemático polaco. Luego, Tarski es un lógi-
co matemático polaco o Newton formuló la ley de la gravitación
universal.
f) Si el cónyuge extranjero tiene dos años de matrimonio y de domi-
cilio en el Perú, entonces está facultado para optar por la nacio-
nalidad peruana. Pero el cónyuge extranjero no está facultado
para optar por la nacionalidad peruana. Por tanto, es falso que
tenga dos años de matrimonio y de domicilio en el Perú.
g) Los leones son carnívoros o herbívoros, pero no ambas cosas
a la vez. Los leones son carnívoros. En consecuencia, no son
herbívoros.
h) Si padeces de asma, eres víctima de sofocaciones intermitentes.
Si padeces de bronquitis, tienes inflamados los bronquios. Pade-
ces de asma o de bronquitis. Luego, eres víctima de sofocaciones
intermitentes o tienes inflamados los bronquios.
i) Dos radicales son semejantes si tienen igual índice e igual radi-
cando. Ocurre que los dos radicales son semejantes. Por tanto,
tienen igual índice e igual radicando.
j) El Presidente de la República está facultado para disolver el Con-
greso si éste ha censurado o negado confianza a tres Consejos de
Ministros. El Congreso ha censurado o negado confianza a tres
Consejos de Ministros. Luego, el Presidente de la República está
facultado para disolverlo.
k) Las fuerzas Armadas y las Fuerzas Policiales no son deliberan-
tes porque están subordinadas al Poder Constitucional. Las Fuer-
zas Armadas y las Fuerzas Policiales están subordinadas al Po-
der Constitucional. Luego, no son deliberantes.
l) Un número es divisible por dos si termina en cero o en cifra par.
Un número es divisible por cinco si termina en cero o en cinco.
Por tanto, un número es divisible por dos si no termina en cinco.
m) O Pasteur es el fundador de la bacteriología moderna o es el
creador de la teoría microbiana del origen de las enfermedades.
En consecuencia, no es el fundador de la bacteriología moderna
n) Si el trigo es una planta gramínea sirve para la alimentación del
hombre. Si la cebada es una planta gramínea sirve para la elabo-
ración de la cerveza. El trigo o la cebada son plantas gramíneas.

193
Luego, el trigo sirve para la alimentación del hombre o la cebada
para la elaboración de la cerveza.
ñ) La suma de dos ángulos exteriores de un polígono convexo es
igual a cuatro rectas. En consecuencia, la suma de dos ángulos
exteriores de un polígono convexo es igual a cuatro rectas o las
bisectrices de todos los ángulos de un polígono regular concu-
rren en un mismo punto.

Ejercicio N.º 14
Reductibilidad de fórmulas

1. Reduzca las siguientes fórmulas a la negación conjunta:

a) ~ p ∧ ~ q
b) ~ p ∨ ~ q
c) ~ p → ~ q
d) ~ p ~q
e) ~ p ~q
f) ~ p  ~ q
g) ~ (p ∧ ~ q)
h) ~ (p ∨ ~ q)
j) (~ p ∧ ~ q) ∨ ~ r
k) (~ p ∧ ~ q) → ~ r

2. Reduzca las siguientes fórmulas a la negación alterna:

a) ~ p ∧ ~ q
b) ~ p ∨ ~ q
c) ~ p → ~ q
d) ~ p ~q
e) ~ p ~q
f) ~ p ↓ ~ q
g) ~ (p ∧ ~ q)
h) ~ (p ∨ ~ q)
i) (~ p ∧ ~ q) ∨ ~ r
j) (~ p ∧ ~ q) → ~ r

194
LA LÓGICA PROPOSICIONAL
Y LOS CIRCUITOS ELÉCTRICOS

El isomorfismo entre la lógica proposicional y los circuitos eléctricos

La presencia de la lógica matemática en la solución de problemas


científicos y tecnológicos es manifiesta. En efecto, el conocimiento
científico tiene dos características fundamentales: es explicativo y
predictivo. Estas dos características de la ciencia hacen que ella
permita entender o comprender el fenómeno y aumentar nuestros
conocimientos. Pero tanto las explicaciones como las predicciones
de la ciencia se hacen por medio de inferencias o deducciones, es
decir, ellas suponen la presencia de la lógica, presuponen la apli-
cación de las leyes lógicas. Por ejemplo, el descubrimiento del pla-
neta Neptuno, hecho por el astrónomo Francés Leverrier en el si-
glo diecinueve, es un ejemplo de explicación y predicción en la
ciencia. Por tanto, es un ejemplo de aplicación de las leyes lógicas
al fenómeno que se quiere comprender.
Una de las grandes creaciones de la tecnología contemporá-
nea es, sin duda alguna, el invento de las computadoras electró-
nicas, es decir, máquinas electrónicas del tratamiento de la infor-
mación que han permitido resolver una serie de problemas, cuya
solución, sin ellas, habría demorado siglos. La construcción de las
computadoras electrónicas se basa en la construcción de circuitos
electrónicos y ésta es posible mediante la aplicación de las leyes
de la lógica proposicional.
La aplicación de la lógica proposicional a los circuitos eléctri-
cos es posible en virtud del isomorfismo existente entre ambas. En
efecto, el matemático e ingeniero norteamericano Claudio Shannon
—uno de los diseñadores de las modernas computadoras— des-
cubrió, en 1936, el isomorfismo (igualdad de formas básicas) exis-
tente entre la lógica de proposiciones y la teoría de los circuitos
eléctricos. Gracias a este descubrimiento se ha desarrollado una
teoría sistemática de los circuitos eléctricos y ésta ha hecho posi-
ble resolver cualquier problema concerniente a la construcción y

195
funcionamiento de estos circuitos básicos de las computadoras elec-
trónicas.
Para establecer el isomorfismo entre ambas teorías es necesa-
rio considerar sólo tres funciones lógicas: la conjunción, la disyun-
ción y la negación. Como a través de esas tres funciones básicas
se puede definir las demás funciones lógicas, entonces el isomor-
fismo es total.

Tipos fundamentales de circuitos

Para construir una computadora electrónica es preciso construir


determinados circuitos eléctricos. Estos circuitos pueden reducir-
se a dos fundamentales: circuito en serie y circuito en paralelo.

El circuito en serie

El circuito en serie es un circuito con los conmutadores A y B, dis-


puestos de tal manera que uno queda detrás del otro. En este caso
para que la corriente pase y se encienda el foco es necesario que
los conmutadores A y B estén cerrados, es decir, asuman el valor
de ‘1’. Basta que se abra uno de ellos, es decir, tome el valor de ‘0’
para que la corriente se interrumpa. Esto quiere decir que el cir-
cuito en serie se comporta exactamente igual que una conjunción,
es decir son dos funciones isomórficas tal como puede observarse
en el siguiente diseño del circuito en serie:

196
Diseño del circuito en serie

Conmutador A Conmutador B
1 1 f ( A, B)
1 0 1
0 1 0 0
0 0 Luz 0
0
Batería

A B f (A, B)
1 1 1
1 0 0
0 1 0
0 0 0

p q p ∧ q
VV V
VF F
FV F
F F F

El circuito en serie y la conjunción son dos funciones iso-


mórficas.
En consecuencia, para que la corriente pase y se encienda el
foco, es necesario que los conmutadores A y B estén cerrados. Bas-
ta que uno de los conmutadores esté abierto para que la corriente
se interrumpa y no pueda encenderse el foco. Asimismo, si los con-
mutadores A y B están cerrados asumen el valor 1; en cambio, si
los conmutadores A y B están abiertos, asumen el valor 0. Final-
mente, el diseño del circuito en serie nos muestra que éste se com-
porta exactamente igual que una conjunción. Por lo tanto, en el
lenguaje lógico este circuito se expresa a través de la fórmula con-
juntiva: ‘p ∧ q’

197
El circuito en paralelo

El circuito en paralelo es un circuito con dos conmutadores A y B,


dispuestos de tal manera que uno queda al lado del otro. En este
caso, para que la corriente pase y se encienda el foco basta que
uno de los conmutadores éste cerrado. Para que la corriente se in-
terrumpa es necesario que los dos conmutadores estén abiertos.
Esto quiere decir que el circuito en paralelo se comporta exacta-
mente igual que una disyunción, es decir, son dos funciones
isomórficas, tal como puede apreciarse en el siguiente diseño del
circuito en paralelo.

Conmutador A

1
1
0 f (A, B)
0 1
Conmutador B 1
1
1 Luz 0
0
1
0
Batería

A B f ( A , B) p q p ∨ q
1 1 1 V V V
1 0 1 V F V
0 1 1 F V V
0 0 0 F F F

El circuito en paralelo y la disyunción son dos funciones


isomórficas.

198
En consecuencia, para que la corriente pase y se encienda el
foco es suficiente que uno de los dos conmutadores éste cerrado.
Solamente en el caso de que los dos conmutadores estén abiertos
la corriente se interrumpe y el foco no se enciende. Asimismo, si
los conmutadores A y B están cerrados, entonces asumen el valor
1; mientras que si A y B están abiertos, entonces asumen el valor
0. Finalmente, el diseño del circuito en paralelo nos muestra que
éste se comporta exactamente igual que una disyunción. Por tan-
to, en el lenguaje lógico este circuito se expresa a través de la fór-
mula disyuntiva: ‘p ∨ q’

Construcción, traducción y simplificación de circuitos

Sobre la base de estas consideraciones es posible, en primer lugar,


construir circuitos para fórmulas conjuntivas o disyuntivas; en
segundo lugar, expresar estos circuitos a través de fórmulas
moleculares y, finalmente, simplificar los circuitos aplicando las
reglas lógicas estudiadas.

Equivalencias tautológicas empleadas en la construcción y


simplificación de circuitos:

1. De Morgan (De M)

a) ~ (p ∧ q ) ( ~ p ∨ ~ q)
b) ~ (p ∨ q) ( ~ p ∧ ~ q)

2. Implicación material (Imp.)

a) (p → q) ( ~ p ∨ q)
b) (p → q ) ~ ( p ∧ ~ q)

3. Equivalencia material (Equiv.)

a) ( p q) [ ( p → q) ∧ ( q → p) ]
b) ( p q) [ ( p ∧ q) ∨ ( ~ p ∧ ~ q)

199
4. Distribución (Distr.)

a) [ p ∧ ( q ∨ r) ] [ ( p ∧ q ) ∨ ( p ∧ r)]
b) [ p ∨ ( q ∧ r )] [ ( p ∨ q) ∧ ( p ∨ r )]

5. Tautología (Tau.)

a) (p ∧ p ) p
b) ( p ∨ p ) p

6. Absorción (Abs.)

a) [ p ∧ ( p ∨ q)] p
b) [ p ∨ ( p ∧ q)] p
c) [ p ∧ ( ~ p ∨ q)] (p ∧ q)
d) [ p ∨ ( ~ p ∧ q) ( p ∨ q)

A) Ejemplos de traducción de fórmulas a circuitos:

a) Fórmula:

1. ~ (p ∧ q ∧ r ) ∧ ~ ( ~ p ∧ ~ q ∧ ~ r)
2. ( ~ p ∨ ~ q ∨ ~ r) ∧ ( p ∨ q ∨ r ) De M (1)

Circuito:

A’ A

B’ B

C’ C

200
b) Fórmula:

1. ~ ( ~ p ∨ ~ q) ∨ [ (r ∨ s) ∧ ( ~ s ∨ r) ] ∨ (p ∧ ~ q)
2. (p ∧ q) ∨ [( r ∨ s) ∧ ( ~ s ∨ r )] ∨ (p ∧ ~ q) De M (1)

Circuito:

A B
C D’
D C
A B’

c) Fórmula:
1. ~ p → ~ [ ~ q ∨ ~ ( r ∨ ~ s ) ] ∨ ~ ( q ∨ r)
2. p ∨ ~ [~ q ∨ ~ ( r ∨ ~ s )] ∨ ~ ( q ∨ r) Imp (1)
3. p ∨ [ q ∧ ( r ∨ ~ s) ] ∨ ( ~ q ∧ ~ r) De M (2)

Circuito:

A
C
B

D’
B’ C’

201
d) Fórmula:

1. ~(p q)
2. ~[( p ∨ q) ∧ ( ~ p ∨~ q)] DE (1)
3. ~ (p ∨ q) ∨ ~ (~ p ∨ ~ q) De M (2)
4. ( ~ p ∧ ~ q) ∨ ( p ∧ q) De M(3)

Circuito:

A’ B’

A B

e) Fórmula:

1. ~ (~ p ~ q)
2. ~ [(~ p ∧ ~ q) ∨ (p ∧ q)] Equiv. (1)
3. ~ (~ p ∧ ~ q) ∧ ~ (p ∧ q) De M (2)
4. (p ∨ q) ∧ (~ p ∨ ~ q) De M (3)

Circuito:

A A’

B B’

202
B) Ejemplos de traducción de circuitos a fórmulas:
a) Circuito:

A B D F

Fórmula:
p ∧ q ∧ ( r ∨ s ∨ t) ∧ w

b) Circuito:

A B’

C D’

D C

B A’

Fórmula:
(p ∧ ~ q) ∨ [ ( r ∨ s) ∧ ( ~ s ∨ r)] ∨ (q ∧ ~ p)

203
c) Circuito:

B
A
C

C’
B’
A

C’

Fórmula:

[ p ∧ (q ∨ r)] ∨ [~ q ∧ (~ r ∨ p) ] ∨ ~ r

d) Circuito:

C’
A
B’

C A’ C’

A’

204
Formula:
[ p ∧ (~ r ∨ ~ q)] ∨ [ r ∧ ~ p ∧ (q ∨ ~ r ∨ ~ p)] ∧ q

e) Circuito:

D
C
E

A B
A
C’
B’

E’

Formula:
p ∧ q ∧ [ r ∧ ( s ∨ t)] ∨ [ ~ r ∧ ( p ∨ ~ q) ] ∨ ~ t

C) Ejemplos de simplificación de circuitos:


a) Circuito:

B C

B C’

Fórmula:
p ∨ (q ∧ r) ∨ ( q ∧ ~ r)

205
Simplificación de la fórmula:

1. p ∨ (q ∧ r) ∨ ( q ~ r)
2. p ∨ [(q ∨ q) ∧ (q ∨ ~ r ) ∧ ( r ∨ q) ∧ ( r ∨ ~ r)] Dist. (1)
3. p ∨ [ q ∧ (q ∨ ~ r) ∧ (r ∨ q) ∧ (r ∨ ~ r) ] Tau. (2)
4. p ∨ [q ∧ ( r ∨ ~ r)] Abs. (3)
5. p∨ q R.1. (4)

R. 1.: (T ∧ Q) Q

T: tautología

Q: fórmula cualquiera

Circuito simplificado:

A
B

b) Circuito:

D
A’
A B C
B’

C’

206
Fórmula:

p ∧ q ∧ r ∧ ( s ∨ ~ p ∨ ~ q ∨ ~ r)

Simplificación de la fórmula:

1. p ∧ q ∧ r ∧ ( s ∨ ~ p ∨ ~ q ~ r)
2. p ∧ q ∧ r ∧ s Abs. (1)

Circuito simplificado:

A B C D

c) Circuito:

B C’
C B

A’ B
B’ A’

Fórmula:
p ∨ [ (q ∨ r ) ∧ ( ~ r ∨ q) ] ∨ ( ~ p ∧ q) ∨ ( ~ q ∧ ~ p)

Simplificación de la fórmula:

1. p ∨ [(q ∨ r) ∧ (~ r ∨ q)] ∨ ( ~ p ∧ q ∨ ( ~ q ∧ ~ p)
2. p ∨ [( q ∨ r ) ∧ ( ~ r ∨ q)] ∨ q ∨ ~ p Abs. (1)
3. p ∨ ~ p R.2. (2)

207
R.2. : (T ∨ Q) T
T : tautología
Q : fórmula cualquiera

Circuito simplificado:

A’

d) Circuito

B A’

C C’
A B

A’ C

Fórmula:
p ∨ q ∨ [(r ∨ p ) ∧ (~ r ∨ q ) ∧ ~ p] ∨ (~ p ∧ r)

Simplificación de la fórmula:

1. p ∨ q ∨ [( r ∨ p) ∧ (~ r ∨ q ) ∧ ~p] ∨ ( ~ p ∧ r)
2. p ∨ q ∨ ( r ∧ q ∧ ~ p) ∨ ( ~ p ∧ r) Abs. (1)
3. p ∨ q ∨ (~ p ∧ r) Abs. (2)
4. p ∨q∨ r Abs. (3)

208
Circuito simplificado:

e) Circuito:

B B C C

A A’ A A’

Fórmula:
p ∨ [ ( q ∨ p) ∧ ( q ∨ ~ p) ∧ ( r ∨ ~ p) ∧ (r ∨ ~ p)]

Simplificación de la fórmula:

1. p ∨ [(q ∨ p ) ∧ ( q ∨ ~ p) ∧ ( r ∨ p) ∧ ( r ∨ ~ p)]
2. ( p ∨ q ∨ p) ∧ ( p ∨ q ∨ ~ p) ∧ (p ∨ r ∨ p) ∧ (p ∨ r ∨ ~ p) Dist. (1)
3. (p ∨ q) ∧ ( p ∨ q ∨ ~ p) ∧ ( p ∨ r) ∧ (p ∨ r ∨ ~ p) Tau. (2)
4. (p ∨ q ) ∧ (p ∨ r) R. 1. (3)
R. 1. : (T ∧ Q) Q
T : tautología
Q : fórmula cualquiera
5. (p ∧ p) ∨ ( p ∧ r ) ∨ ( q ∧ p) ∨ (q ∧ r) Dist. (4)
6. p ∨ (p ∧ r) ∨ (q ∧ p) ∨ ( q ∧ r) Tau. (5)
7. p ∨ ( q ∧ r) Abs. (6)

209
Circuito simplificado:

B C

CUESTIONARIO N.º 11

1. ¿Por qué es relevante la presencia de la lógica matemática en la


solución de problemas científicos y tecnológicos?
2. ¿Cuál fue el descubrimiento del matemático norteamericano
Claudio Shannon?
3. ¿En qué consiste el isomorfismo entre la lógica proposicional y
los circuitos eléctricos?
4. ¿Cuál es la aplicación de la teoría de los circuitos eléctricos en el
campo de la informática?
5. ¿Qué funciones lógica es necesario considerar para establecer el
isomorfismo entre la lógica matemática y los circuitos eléctricos?
6. ¿Qué tipos de circuitos eléctricos existen?
7. ¿En qué consiste el circuito en serie?
8. ¿Por qué la conjunción y el circuito en serie son dos funciones
isomórficas?
9. ¿ En qué consiste el circuito en paralelo?
10. ¿Por qué el circuito en paralelo y la disyunción son dos funcio-
nes isomórficas?

210
Ejercicio N.º 15
La lógica proposicional y los circuitos eléctricos

1. Construya un circuito para cada una de las siguientes fórmulas:

a) p ∨ (q ∧ r)
b) p ∨ (q ∨ r)
c) (p ∧ q) ∨ ( r ∧ s)
d) (p ∨ q) ∧ ( r ∨ s)
e) (p ∧ q ∧ r) ∨ ( ~ p ∧ ~ q ∧ ~ r)
f) (p ∨ q ∨ r ) ∧ (~ p ∨ ~ q ∨ ~r)
g) ~ [(p ∧ q) ∨ (r ∧ s)]
h) ~ [(p ∨ q) ∨ (r ∧ s)]
i) ~ [(p ∧ q) ∨ ~ (~ p ∧ ~ q)]
j) ~ [~ (p ∨ q ) ∧ ~ (~ p ∨ ~ q)]
k) (p ∨ q) → (r ∧ s)
l) (p → q) ∧ ( r → s)
m) ~ [(p → q) → (r → s)]
n) ~ p ~q
o) ~ p ↓ ~ q
p) ( p ∧ q) | (r ∧ s)
q) ~ (p ∧ q) ↓ ~ (r ∧ s)
r) ~ [(p → q) ↓ ( r → s)]
s) [(p ↓ p) ↓ (q ↓ q)] ↓ [(p ↓ p) ↓ ( q ↓ q)]
t) [( p | p ) | ( q |q)] | [(p | p) |(q | q)]

2. Traduzca a fórmulas los siguientes circuitos:

a)

A B

211
b)

c)

A B

C D

d)

A B C

212
e)

B
A’ B’
C

f)

A A’

B B’

C C’

g)

A B
C D

C D

C’ D’

E F

h)

A B A’ B’

C C’

D D’

213
i)

B’
B
A’

C D

j)

A
D
A’
B

B’

k)

A B
C C’ E

D D’ F

l)
A B A’ B’

C D C’ D’
E E’

214
m)

A B C

A’ B’ C’
A’ B’
D E F

D’ E’ F’

n)

C D
E

ñ)

A’ B’ C
D E F
A B
D’ E’ F’
E’ A’ B’

215
C) Simplifique los siguientes circuitos:

a)

A’ C

B C

b)

A B

c)

D
A’
A B C
B’
C’

d)

A’ B
A’ B
A’ B’
A’ B’

216
e)

A B C’

A B’ C A B’ C

A’ B C

f)

A A B B

C’ C’ C C

g)

A
B B’

A’
B’
C
A
A’

h)

A’ B’ A
A C’

B
B A’

217
i)

C
C
D
A B
A
C’
C’

j)

B C’

A A

B B

B C’

k)
B
A
C’

A’ B

A
A’
C’

218
l)

A B

B A’
A
B’
A B’

B A’

m)

A’ B’ A B

A A’ B’ A’

B A

n)

B
A’ B’
C A B

B A’

219
UNA PRESENTACIÓN AXIOMÁTICA DE LA LÓGICA
PROPOSICIONAL

El sistema axiomático

El sistema axiomático es, desde los tiempos de la geometría


euclidiana, la forma típica de presentar el cálculo o lenguaje forma-
lizado. Lo característico del sistema axiomático consiste en dispo-
ner de un conjunto de enunciados o fórmulas que se admiten sin
demostración y a partir de los cuales se obtienen todas las demás
afirmaciones de la teoría, las cuales se llaman teoremas. Las fórmu-
las aceptadas sin demostración se llaman axiomas o postulados.
El conjunto de los axiomas más la definición de enunciado o
fórmula del sistema y el conjunto de las reglas para la obtención
de teoremas a partir de los axiomas (reglas de transformación)
constituyen la base primitiva del sistema. El nombre de ‘reglas
de transformación’ está justificado porque las operaciones me-
diante las cuales se obtienen teoremas a partir de los axiomas
consisten en transformaciones de éstos, como sustituciones de
unas variables por otras, composición de axiomas para formar
otras fórmulas.
Suele distinguirse entre sistemas axiomáticos formalizados y
no formalizados. La diferencia principal entre unos y otros con-
siste en que los formalizados presentan explícitamente todas las
reglas de transformación, mientras que los otros no lo hacen. En
un sistema axiomático formalizado el conjunto de los axiomas y
el de las reglas de transformación son ambos efectivos.
Como es natural las reglas de transformación y de formación
de fórmulas o enunciados son metalingüísticas respecto de las fór-
mulas del sistema, puesto que son afirmaciones acerca de lo que
puede hacerse con fórmulas del sistema. Igualmente, un enuncia-
do que diga que tal o cual fórmula es un axioma será metalingüís-
tico respecto del lenguaje al que pertenezca dicho axioma.
Finalmente, del mismo modo que los teoremas se obtienen de
los axiomas, así también los predicados no primitivos, no conte-

220
nidos en los axiomas, se obtienen en el sistema a partir de las no-
ciones primitivas, contenidas en los axiomas. El modo de hacerlo
se especifica mediante reglas de definición.

Idea de demostración

Un sistema axiomático se constituye para establecer con precisión


la fundamentación de los teoremas de una teoría en sus axiomas
y la demostración como el modo formal de fundamentar.
Una demostración en un sistema axiomático es una sucesión
finita de fórmulas cada una de las cuales es o bien un axioma o
bien una fórmula obtenida inmediatamente de un axioma por la
aplicación de una regla de transformación, o bien una fórmula ob-
tenida de otra u otras de los dos géneros anteriores mediante una
aplicación de las reglas de transformación. Un teorema es, en sen-
tido estricto, una fórmula de cualquiera de las dos clases última-
mente citadas; y, en sentido amplio, es cualquier fórmula funda-
mentada del sistema.30

Sistema axiomático de Principia Mathematica. Russell/Whitehead

I. Símbolos primitivos

1. Variables proposicionales: p, q, r, s
2. Operadores: ~, ∨.
3. Signos de agrupación: ‘( )’, ‘[ ]’, ‘{ }’

II. Reglas de formación:

1. Toda variable proposicional es una fórmula bien formada (fbf).


2. Si P es una fbf, entonces ~P también lo es.
3. Si P y Q son fbfs, entonces P ∨ Q también lo es.
4. Éstas son todas las reglas de formación del sistema.

30
SACRISTÁN, Manuel, Introducción a la lógica y al análisis formal, Barcelona,
Ariel, 1969, pp. 103-104.

221
III. Definiciones:

1. Definición 1 (Def. 1) P → Q = def. ~ P ∨ Q


2. Definición 2 (Def. 2) P ∧ Q = def. ~ (~ P ∨ ~ Q)
3. Definición 3 (Def. 3) P Q = def. (P→ Q) ∧ (Q → P)

IV. Reglas de transformación:

1. Regla de sustitución (R.1.)


En una fórmula cualquiera toda variable proposicional puede
ser sustituida por cualquier fbf, siempre que la sustitución se
verifique en todos los lugares en que dicha variable aparezca.
2. Regla de separación (R.2.)
Si P es una fórmula derivable del sistema y también lo es la fór-
mula P → Q, entonces
Q es otra fórmula derivable.

V. Axiomas:

Ax. 1 (p ∨ p) → p
Ax 2 q → (p ∨ q)
Ax 3 (p ∨ q) → (q ∨ p)
Ax 4 (q → r) → [(p ∨ q) → (p ∨ r)]

Ejemplos de demostración de teoremas

1. Demuestre los siguientes teoremas:

Teorema 1 q → (p → q)

1. q → (p ∨ q) Ax. 2
2. q → ( ~ p ∨ q) R. 1 ~ p/p (1)
3. q → (p → q) Def. 1(2)

222
Teorema 2 (q → r) → [(p → q) → (p → r)]

1. ( q → r) → [ ( p ∨ q) → (p ∨ r)] Ax. 4
2. (q → r) → [( ~ p ∨ q) → ( ~ p ∨ r)] R.1 ~ p/p (1)
3. ( q → r) → [ (p → q) → (p → r)] Def.1 (2)

Teorema 3 (p → ~ p) → ~ p

1. ( p ∨ p) → p Ax. 1
2. (~ p ∨ ~ p) → ~ p R. 1 ~ p/p (1)
3. (p → ~ p) → ~ p Def. 1 (2)

Teorema 4 (p → ~ q) → (q → ~ p)

1. (p ∨ q) → (q ∨ p) Ax. 3
2. (~ p ∨ ~ q) → ( ~ q ∨ ~ p) R.1 ~p/p, ~ q/q (1)
3. (p → ~ q) → (q → ~ p) Def. 1 (2)

Teorema 5 p→p

1. ( q → r) → [(p → q) → (p → r)] T.2


2. [(p ∨ p) → p]→{[p → (p ∨ p)] → (p → p)} R.1 p ∨ p/q p/r (1)
3. (p ∨ p) → p Ax.1
4. [ ( p → (p ∨ p)] → (p → p) R.2 (2,3)
5. q → (p ∨ q) Ax. 2
6. p → (p ∨ p) R.1 p/q (5)
7. p→p R.2 (4,6)

Teorema 6 (q ∨ p) → (p ∨ q)

1. (p ∨ q) → (q ∨ p) Ax. 3
2. (r ∨ s) → ( s ∨ r) R.1 r/ p, s /q (1)
3. (q ∨ p) → (p ∨ q) R.1 q/ r, p/ s (2)

223
Teorema 7 ~p∨p

1. p → p T.5
2. ~ p ∨ p Def. 1(1)

Teorema 8 p∨~p

1. p → p T.5
2. ~ p → ~ p R.1 ~ p/p (1)
3. p ∨ ~ p Def. 1 (2)

Teorema 9 p→~~p

1. p ∨ ~ p T.8
2. ~ p ∨ ~ ~ p R.1 ~ p/p (1)
3. p → ~ ~ p Def. 1 (2)

Teorema 10 p∨ ~~~p

1. (q → r) [(p ∨ q) → ( p ∨ r)] Ax. 4


2. (~ p → ~ ~ ~ p) → [(p ∨ ~ p) → (p ∨ ~ ~ ~ p)]
R.1~ p/q, ~ ~ ~ p/r (1)
3. p → ~ ~ p T.9
4. ~ p → ~ ~ ~ p R.1 ~ p/p (3)
5. (p ∨ ~ p) → ( p ∨ ~ ~ ~ p) R.2 (2,4)
6. p ∨ ~ p T.8
7. p ∨ ~ ~ ~ p R.2 (5,6)

224
Cuestionario N.º 12

1. ¿Qué es el sistema axiomático?


2. ¿A qué se denominan axiomas?
3. ¿Cuál es la base primitiva del sistema axiomático?
4. ¿Cuál es la diferencia principal entre los sistemas axiomáticos
formalizados y aquellos que no son tales?
5. ¿Por qué las reglas de transformación y formación de fórmulas
son consideradas metalingüísticas?
6. ¿Cuál es la finalidad con que se constituye un sistema axiomático?
7. En el contexto de un sistema axiomático, ¿qué es una demostra-
ción?
8. ¿Qué es un teorema?
9. ¿Qué símbolos primitivos, reglas de formación y definiciones
contiene el sistema axiomático de PM?
10. ¿Cuáles son las reglas de transformación y los axiomas que se
consideran en PM?

Ejercicio N.º 16
Demostración de teoremas de la lógica proposicional

1. Demuestre los siguientes teoremas:

a) Teorema 11 ~ ~ p → p

b) Teorema 12 (~ p → p) → p

c) Teorema 13 ~ (p ∧ q) → (~ p ∨ ~ q)

d) Teorema 14 (~ p ∨ ~ q) → ~ ( p ∧ q)

e) Teorema 15 ~ (p ∧ ~ p)

f) Teorema 16 (p → q) → (~ q → ~ p)

225
g) Teorema 17 (~ q → ~ p) → (p → q)

h) Teorema 18 (~ p → q) → (~ q → p)

i) Teorema 19 p → (p ∨ p)

j) Teorema 20 p → (q → p)

226
Segunda parte

LÓGICA DE PREDICADOS

227
Idea de la lógica de predicados

Los métodos empleados en la lógica de proposiciones resultan in-


suficientes para examinar otros tipos de inferencias. Así, por ejem-
plo, no es posible decidir con dichos métodos la validez de esta
sencilla inferencia:

Todos los peruanos son sudamericanos


Todos los ayacuchanos son peruanos
Luego, todos los ayacuchanos son sudamericanos.

Expresando simbólicamente las premisas y la conclusión de


la inferencia, tendríamos:

p (p ∧ q) → r
q
∴r

La inferencia propuesta es intuitivamente válida, sin embar-


go, esta fórmula “p” y “q” implica “r” es inválida porque es posible
hacer verdaderas las premisas y falsa la conclusión. Examinando
atentamente la estructura de la inferencia llegamos a la evidencia
que su validez depende no sólo de las relaciones existentes entre

229
sus proposiciones, sino también de las relaciones existentes entre
los elementos de sus proposiciones, elementos conocidos tradicio-
nalmente con el nombre de términos.
De este nuevo tipo de inferencia, basado en el análisis de la
estructura interna de las proposiciones atómicas, se ocupa esta se-
gunda parte de la lógica llamada lógica de los predicados.
Hay semejanza entre los predicados del lenguaje natural y los
predicados lógicos, en el sentido de que palabras que denotan pro-
piedades o cualidades como ‘rojo’, ‘caliente’, ‘veloz’, ‘peruano’, etc.,
son predicados gramaticales y también predicados lógicos de una
posición o de un argumento, en el sentido de que se afirman de
sólo un nombre como ‘Juan es veloz’. La diferencia que hemos se-
ñalado antes se produce con términos como ‘gato’, ‘león’ u otros
que son sustantivos comunes, pero que en lógica en ningún caso
son nombres, sino predicados. La situación se acentúa más con
palabras como ‘hermano’, ‘cuñado’, ‘cabeza’ que el lenguaje de la
lógica de predicados interpreta como predicados de dos posicio-
nes o predicados relacionales en el sentido de que se aplican a
dos nombres como, por ejemplo, ‘Juan es hermano de Magda’ o
‘Elena es cuñada de Rosa’. En estos casos, de manera general, los
predicados son ‘... hermano de...’, ‘... cuñado de...’, ‘... cabeza de...’.31
La lógica de predicados, llamada también lógica cuantifica-
cional, comienza distinguiendo dos clases de términos: los que re-
presentan individuos (gramaticalmente “sujetos”) y los que repre-
sentan propiedades (gramaticalmente “predicados”). Lógicamente
los llamaremos argumentos y predicados respectivamente, de
acuerdo a este esquema:

Raúl canta

Predicado

Argumento

31
PISCOYA HERMOZA, Luis, Lógica, Lima, Facultad de Educación de la
UNMSM, 1997, p. 245.

230
El predicado determina al argumento y es considerado por la
lógica de predicados como una nota o característica del sujeto.
Las proposiciones que intervienen en este nuevo tipo de infe-
rencia son atómico-predicativas. Consecuentemente, de acuerdo a
la cantidad del sujeto, pueden clasificarse en:

a) Singulares: el sujeto es un individuo. Ejemplo: Manuel Kant es


filósofo.
b) Universales: el sujeto es una totalidad de individuos. Ejemplo:
Todos los geriatras son médicos.
c) Particulares: el sujeto es una parcialidad de individuos. Ejem-
plo: Algunos musulmanes son talibanes.

La cantidad del sujeto en estas proposiciones introduce nue-


vos elementos, los cuantificadores, representados por los términos
“todos” y “algunos”. Estos nuevos elementos determinan
cuantitativamente a sus argumentos.

Sintaxis de la lógica de predicados

Los símbolos que introduce la lógica de predicados son:

• Variables individuales, que representan individuos indetermi-


nados. Se emplean las últimas letras minúsculas del alfabeto: x,
y, z.
• Constantes individuales, que representan individuos determi-
nados. Se utilizan las primeras letras minúsculas del alfabeto: a,
b, c, d...
• Variables predicativas, que representan predicados indetermi-
nados. Se usan estas letras mayúsculas: F, G, H…
• Cuantificadores, hacen referencia a la totalidad o a una parte de
los miembros de un conjunto. Pudiendo ser la generalización
universal o particular, los cuantificadores son de dos tipos:

( ∀ ...): cuantificador universal


( ∃ ...): cuantificador existencial

231
Los símbolos “ ∀ ” y “ ∃ ” se llaman cuantificadores. En el es-
pacio vacío que le sigue dentro del paréntesis se colocan o bien
variables individuales como ( ∀ x) y ( ∃ x), y entonces estamos en
el ámbito de la lógica de predicados de primer orden; o bien, va-
riables predicativas como ( ∀ F) y ( ∃ F) situándonos, con esto, en
el contexto de la lógica de predicados de segundo orden.
La lógica cuantificacional aquí desarrollada es de primer orden,
pues los cuantificadores sólo contienen variables individuales.

Reglas de formación de fórmulas bien formadas

R.1. Cada variable predicativa seguida de una o más constantes


individuales es una proposición atómica. Ejemplos:
a) Fa
b) Gab
c) Habc

R.2. Cada proposición atómica afectada al menos por un ope-


rador es una proposición molecular. Ejemplos:
a) Fa ∧ Gb
b) Fa → (Gb ∨ Hc)
c) Fa ∧ Gb ∧ Hc

R.3. Cada variable predicativa seguida de una o más variables


individuales es una función proposicional atómica. Ejemplos:
a) Fx
b) Gxy
c) Hxyz

R.4. Cada función proposicional atómica afectada al menos por


un operador es una función proposicional molecular. Ejemplos:
a) Fx ∧ Gy
b) Fx → (Gy ∨ Hz)
c) Fx ∧ Gy ∧ Hz

232
R.5. Son variables libres las variables que no son afectadas por
algún cuantificador. Ejemplos:
a) Fx
b) (Fx → Gy) ∨ Hz
c) Fx ∧ (Gy ∧ Hz)

R.6. Son variables ligadas las variables afectadas por algún


cuantificador. Ejemplos:
a) ( ∃ x) Fx
b) ( ∃ x ) ( ∃ y ) (Fx ∧ Gy)
c) ( ∀ x ) ( ∀ y ) ( ∀ z ) [(Fx → Gy) ∨ Hz]

R.7. Son fórmulas cerradas las fórmulas que no contienen va-


riables libres. Ejemplos:
a) ( ∃ x) Fx
b) ( ∃ x) ( ∃ y) (Fx ∧ Gy)
c) ( ∀ x) ( ∀ y) ( ∀ z) [(Fx → Gy) ∨ Hz]

R.8. Son fórmulas abiertas las fórmulas que contienen al me-


nos una variable libre. Ejemplos:
a) Fx
b) ( ∀ x) ( ∀ y) ( ∀ z) (Fx → Gy) ∨ Hz
c) Fx ∧ ( ∃ y) ( ∃ z) (Gy ∧ Hz)

R.9. Si cuantificamos las variables libres de una función


proposicional obtenemos una proposición. Ejemplos:
a) Fx: ( ∀ x) Fx
b) (Fx → Gy) ∨ Hz: ( ∀ x) ( ∃ y) ( ∀ z) [((Fx → Gy) ∨ Hz]
c) Fx ∧ (Gy ∧ Hz): ( ∃ x) ( ∃ y) ( ∃ z) [Fx ∧ (Gy ∧ Hz)]

R.10. Si sustituimos las variables libres de una función


proposicional por constantes individuales obtenemos una propo-
sición. Ejemplos:
a) Fx: Fa
b) Gxy: Gab
c) Hxyz: Habc

233
R.11. Son fórmulas predicativas monádicas las que contienen
una sola variable individual. Ejemplos:
a) ( ∃ x) Fx
b) ( ∃ y) (Fy ∧ Gy)
c) ( ∀ z) [(Fz → Gz) ∨ Hz]

R.12. Son fórmulas predicativas poliádicas las que contienen


dos o más variables individuales. Ejemplos:
a) ( ∃ x) ( ∃ y) Fxy
b) ( ∃ x) ( ∃ y) (Fx ∧ Gy)
c) ( ∀ x) ( ∀ y) ( ∀ z) [(Fx → Gy) ∨ Hz]

R.13. En la lógica de predicados de primer orden se cuantifi-


can sólo las variables individuales. Ejemplos:
a) ( ∃ x) Fx
b) ( ∃ x) ( ∃ y) (Fx ∧ Gy)
c) ( ∀ x) ( ∃ y) ( ∀ z) [(Fx → Gy) ∨ Hz]

R.14. En la lógica de predicados de segundo orden se cuantifi-


can también las variables predicativas. Ejemplos:
a) ( ∃ F) ( ∃ x) ( ∃ y) Fx
b) ( ∃ G) ( ∃ x) ( ∃ y) (Fx ∧ Gy)
c) ( ∀ x) ( ∀ y) ( ∀ H) ( ∀ z) [(Fx → Gy) ∨ Hz]

Formalización de proposiciones singulares

Una proposición predicativa se simboliza funcionalmente invir-


tiendo el orden de sus elementos y, por razones operativas, se usa
cualquier letra mayúscula para los predicados y cualquier letra
minúscula para las constantes individuales. Ejemplos:

a) David es abogado: Ad
b) David y Goliat no son médicos: ~ Md ∧ ~ Mg
c) Es falso que David y Goliat sean filósofos: ~ (Fd ∧ Fg)
d) David y Goliat son hermanos: Hdg

234
e) Lima es la capital del Perú: Clp
f) Lima está entre Áncash e Ica: Elai

Todas estas fórmulas, de la ‘a)’ hasta la ‘f)’, representan pro-


posiciones pues sus argumentos o sujetos están simbolizados por
constantes que significan individuos determinados, consecuente-
mente se pueden calificar de verdaderas o falsas.

Formalización de funciones proposicionales

Las siguientes expresiones ‘x es inteligente’ e ‘y es sabio’, que se


simbolizan respectivamente ‘Ix’ y ‘Sy’, son funciones proposicio-
nales, es decir, casi proposiciones ya que sus argumentos están
representados por variables que significan individuos indetermi-
nados, de manera que no pueden ser calificadas de verdaderas ni
de falsas.

Cuantificación:

Una función proposicional expresa simbólicamente la forma


de una proposición individual. Para ampliar su significación a
más individuos se le anteponen los cuantificadores. Así se tiene:

Px : x es periodista
( ∃ x) Px : algunos x son periodistas
( ∀ x) Px : todos los x son periodistas

La variable que constituye el cuantificador es precisamente la


variable que se desea cuantificar. No es, pues, necesario que siem-
pre se escriba “x”, sino que también puede intervenir cualquier
otra variable individual como “y”, “z”.

Transformación de funciones en proposiciones:

Hay dos maneras de transformar funciones en proposiciones,


como se ha visto anteriormente:

235
a) Sustituyendo la variable individual por una constante indi-
vidual. Ejemplo:

• Fx (función proposicional)
• Fa (proposición)

b) Anteponiendo un cuantificador a la función. Ejemplo:

• Fx (función proposicional)
• ( ∃ x) Fx (proposición)
• ( ∀ x) Fx (proposición)

Está claro que al anteponer un cuantificador a la función se


ha especificado cuantitativamente el dominio de la variable in-
dividual de manera que las expresiones resultantes pueden ser
calificadas de verdaderas o falsas ya que tienen un significado
determinado.

Formalización de proposiciones cuantificadas

Como las proposiciones cuantificadas, tanto universales como


existenciales, pueden ser afirmativas o negativas, su expresión sim-
bólica es la siguiente:

Proposiciones Fórmulas

Todo x enseña : ( ∀ x) Ex
Ningún x enseña : ( ∀ x) ~ Ex
Algún x enseña : ( ∃ x) Ex
Algún x no enseña : ( ∃ x) ~Ex

Equivalencia de proposiciones cuantificadas:

Las relaciones entre las proposiciones cuantificadas aparecen


claramente si las colocamos en el cuadro tradicional:

236
( ∀ x) Fx ( ∀ x) ~ Fx

CO S
NT ORIA
RA T
DIC DIC
TOR
RA IAS
O NT
C
( ∃ x) Fx ( ∃ x) ~ Fx

sabemos que la verdad de una de ellas se sigue la falsedad de


su contradictoria. Luego, si se niega cualquiera de éstas se obtiene
una equivalencia.

Reglas de equivalencia entre cuantificadores (Intercambio de


cuantificadores: IC)

Para intercambiar cuantificadores se suple uno con otro teniendo


cuidado de cambiar de signo tanto el cuantificador como a la fun-
ción predicativa.

a) ( ∀ x) Fx ~ ( ∃ x) ~ Fx
b) ( ∃ x) Fx ~ ( ∀ x) ~ Fx
c) ( ∀ x) ~ Fx ~ ( ∃ x) Fx
d) ( ∃ x) ~ Fx ~ ( ∀ x) Fx

Ejemplos:

a) Todos son probos equivale a es falso que algunos no sean probos

b) Algunos son probos equivale a es falso que ninguno sea probo

c) Ninguno es probo equivale a es falso que algunos sean probos

d) Algunos no son probos equivale a es falsoque todos sean probos

237
Formalización de proposiciones complejas

Habiendo establecido la representación funcional de las proposi-


ciones atómicas es posible ahora conectarlas con los operadores
de la lógica proposicional para formar con ellas proposiciones
moleculares. Por ejemplo, las siguientes proposiciones

a) La noticia es sensacional y el público aplaude


p q

b) Si la función tiene éxito, el promotor se alegra


p q

se representarán así:

a) Sn ∧ Ap
b) Ef → Ap

Formalización de las proposiciones categóricas

Estamos ahora en condiciones de proponer para las proposicio-


nes tradicionales una expresión simbólica más ágil (usada ya por
Aristóteles) que permita adaptarlas a los nuevos procedimientos
decisorios.

Proposición universal afirmativa (A)

La proposición

Todos los limeños son peruanos

puede representarse funcionalmente

Para todo x, si x es limeño, entonces x es peruano


( ∀ x) Lx → Px
es decir, la fórmula resultante es: ( ∀ x) (Lx → Px)

238
Proposición universal negativa (E)
La proposición

Ningún congresista es adolescente

Se representa funcionalmente

Para todo x, si x es congresista, entonces x no es adolescente


( ∀ x) Cx → ~ Ax

es decir, la fórmula resultante es: ( ∀ x) (Cx → ~ Ax)

Proposición particular afirmativa ( I )


La proposición

Algunos universitarios son sanmarquinos

se representa funcionalmente

Existe por lo menos un x tal que, x es universitario y x es sanmarquino


( ∃ x) Ux ∧ Sx

es decir, la fórmula es: ( ∃ x) (Ux ∧ Sx)

Proposición particular negativa (0)


La proposición

Algunos jueces no son corruptos

se representa funcionalmente

Existe por lo menos un x tal que, x es juez y x no es corrupto


( ∃ x) Jx ∧ ~ Cx

es decir, la fórmula es: ( ∃ x) (Jx ∧ ~ Cx)

239
Formalización del cuadro de Boecio en el lenguaje de predicados

Ahora el cuadro de Boecio queda conformado de la siguiente


manera:

( ∀ x) (Fx→Gx) ( ∀ x) (Fx → ~Gx)

CO IAS
NT TOR
RA DIC
DIC
RA TO
NT RIA
CO S

( ∃ x)(Fx ∧ Gx) ( ∃ x) (Fx ∧ ~ Gx)

Alcance de los cuantificadores

Conviene determinar algunos criterios para indicar el área de in-


fluencia de un cuantificador:

a) Si un cuantificador no va seguido de un signo de agrupación su


alcance llega hasta la variable correspondiente a la primera letra
de predicado a su derecha.

Ejemplos:

• ( ∀ x) Fx
• ( ∀ x) Fx → Gx

en ambos casos el alcance sólo llega a Fx

b) Si un cuantificador va delante de signos de agrupación su alcance


se extiende a toda la expresión encerrada dentro de ellos. Ejemplos:

• ( ∀ x) (Fx → Gx)
• ( ∃ x) [(Fx ∨ Gx) ∧ Hx]

240
Variables libres y ligadas

Se distinguen dos clases de variables:

a) Variables libres, no están bajo el alcance de un cuantificador.


b) Variables ligadas, están bajo el alcance de un cuantificador.

Fórmulas abiertas y fórmulas cerradas

Una fórmula se llama abierta si exhibe al menos una variable li-


bre. Igualmente, toda fórmula abierta es una función proposicional,
esto es, no es interpretable como proposición. Una fórmula se
denomina cerrada si no exhibe ninguna variable libre y es interpre-
table como una proposición.
‘Fxy’ es una función proposicional, sus dos variables están li-
bres del alcance de un cuantificador, consecuentemente es una fór-
mula abierta; pero si le anteponemos un cuantificador para cada
una de sus variables obtenemos una proposición, esto es, una fór-
mula cerrada de la forma ‘( ∀ x) ( ∃ y) Fxy’. Otros ejemplos:

a) ( ∀ x) (Fx ∨ Gx)
b) ( ∀ x) Fxy ∨ ( ∃ y) Gxy
c) ( ∃ x) (Fxa ∨ Gx)

‘a)’ es una fórmula cerrada pues las dos incidencias de ‘x’ es-
tán ligadas al cuantificador universal que es el operador de ma-
yor jerarquía. ‘b)’ es una fórmula abierta pues la primera inciden-
cia de ‘y’ es libre; el cuantificador universal, en este caso, sólo liga
la primera incidencia de ‘x’. Igualmente la segunda incidencia de
‘x’ también es libre porque el segundo cuantificador no liga a ‘x’ y
el primer cuantificador tiene alcance sólo hasta antes de ‘∨’, que
es el operador de mayor jerarquía. Finalmente, ‘c)’ es una fórmula
cerrada pues las dos incidencias de ‘x’ están ligadas al cuanti-
ficador existencial, y a la letra ‘a’ no se le puede aplicar un cuanti-
ficador porque no es una variable sino una constante individual.

241
Leyes de oposición aristotélica

Con la nueva simbolización del cuadro de oposición se pueden de-


terminar claramente las leyes de oposición con el simple recurso de
negar la contradictoria resultando las siguientes equivalencias:

a) ( ∀ x) (Fx → Gx) ~ ( ∃ x) (Fx ∧ ~ Gx)


b) ( ∀ x) (Fx → ~Gx) ~ ( ∃ x) (Fx ∧ Gx)
c) ( ∃ x) (Fx ∧ Gx) ~ ( ∀ x) (Fx → ~Gx)
d) ( ∃ x) (Fx ∧ ~ Gx) ~ ( ∀ x) (Fx → Gx)

Demostración de la validez de las leyes de la oposición aristotélica

Se demuestra la validez de las leyes de oposición verificando si la


primera fórmula de la equivalencia es reducible a una fórmula
isoforma a la segunda.

En relación con la primera ley tenemos:

a) ( ∀ x)(Fx → Gx) ~ ( ∃ x)(Fx ∧ ~ Gx)


1. ( ∀ x) (Fx → Gx)
2. ~ ( ∃ x) ~ (Fx → Gx) IC (1)
3. ~ ( ∃ x) (Fx ∧ ~ Gx) Impl. (2)

Verificada la reducibilidad se concluye la validez de la ley.

Tomemos ahora la segunda ley:

b) ( ∀ x) (Fx → ~ Gx) ~ ( ∃ x) (Fx ∧ Gx)


1. ( ∀ x) (Fx → ~ Gx)
2. ~ ( ∃ x) ~ (Fx → ~ Gx) IC (1)
3. ~ ( ∃ x) (Fx ∧ Gx) Impl. (2)

Confirmada la reducibilidad queda verificada la equivalencia


y por consiguiente la validez de la ley.

242
La tercera ley queda demostrada como sigue:

c) ( ∃ x) (Fx ∧ Gx) ~ ( ∀ x) (Fx → ~ Gx)


1. ( ∃ x) (Fx ∧ Gx)
2. ~ ( ∀ x) ~ (Fx ∧ Gx) IC (1)
3. ~ ( ∀ x) (Fx → ~ Gx) Imp. (2)

Confirmada la reducibilidad queda verificada la equivalencia


y, por consiguiente, la validez de la ley.

Por último en relación con la cuarta ley tenemos:

d) ( ∃ x) (Fx ∧ ~ Gx) ~ ( ∀ x) (Fx → Gx)


1. ( ∃ x) (Fx ∧ ~ Gx)
2. ~ ( ∀ x) ~ (Fx ∧ ~ Gx) IC (1)
3. ~ ( ∀ x) (Fx → Gx) Imp. (2)

Verificada la reducibilidad se concluye la validez de la ley.

Consecuencias del nuevo enfoque de las leyes de la oposición


aristotélica

El nuevo enfoque de la oposición aristotélica nos lleva a varias con-


clusiones. En gracia a la brevedad sólo señalaremos las siguientes:

a) Los enunciados en la lógica antigua eran categóricos; ahora se


presentan como condicionales.
b) De la verdad de una universal se infería la verdad de su corres-
pondiente particular; ahora no se puede realizar tal inferencia.
c) De la verdad de una universal se infería la falsedad de su contra-
ria; ahora no es posible hacerlo, pues ambas pueden ser verda-
deras.
d) Sólo conserva su validez la inferencia entre contradictorias, como
se ha observado en la formulación de las leyes de oposición.

243
El silogismo categórico

El silogismo categórico es un tipo de inferencia que consta de tres


proposiciones categóricas y de tres términos. Las dos primeras pro-
posiciones se denominan premisas y la última se denomina con-
clusión. La conclusión de un silogismo es una proposición categó-
rica que contiene dos de sus tres términos: el predicado se llama
término mayor y se le representa con la letra mayúscula P; el sujeto
se llama término menor y se le representa con la letra S. El término
que no aparece en la conclusión, pero sí en las dos premisas, se lla-
ma término medio y se le representa con la letra M. La premisa que
contiene el término mayor se llama premisa mayor y la que contie-
ne el término menor se denomina premisa menor.

Ejemplo:

Ningún adolescente es congresista PREMISA MAYOR


P M
Premisas
Algunos abogados son congresistas PREMISA MENOR
S M

Conclusión Luego, algunos abogados no son adolescentes


S P

S: Término menor (Sujeto de la conclusión)


P: Término mayor (Predicado de la conclusión)
M:Término medio (No aparece en la conclusión, pero sí en las
premisas)

244
Los modos y las figuras del silogismo categórico

Los modos del silogismo hacen referencia al orden y al tipo de


proposiciones categóricas que contiene. Se representa cada modo
por tres letras mayúsculas, la primera designa la premisa mayor,
la segunda la premisa menor y la tercera la conclusión. Así, en el
modo AIO la premisa mayor es una A, la menor es una I y la con-
clusión es una O.
Las figuras del silogismo designan la posición del término me-
dio en las premisas. Los silogismos pueden tener cuatro figuras
diferentes y ser esquematizadas de la siguiente manera:

Primera figura Segunda figura Tercera figura Cuarta figura


MP PM MP PM
SM SM MS MS
SP SP SP SP

• En la primera figura el término medio es sujeto en la premisa


mayor y predicado en la menor.
• En la segunda figura el término medio es predicado en ambas
premisas.
• En la tercera figura el término medio es sujeto en ambas premisas.
• En la cuarta figura el término medio es predicado en la mayor y
sujeto en la menor.

La forma de un silogismo categórico puede describirse de


manera completa indicando su figura y su modo. Así, un silogis-
mo de la tercera figura y el modo EIO (3-EIO) tendrá la siguiente
forma:

Tercera Figura Modo Forma


M P E Ningún M es P
M S I Algunos M son S
S P O Algunos S no son P

245
Formas válidas de silogismos

De los 19 silogismos válidos de acuerdo con las reglas de Aris-


tóteles sólo 15 son lógicamente válidos a la luz de los métodos de
la lógica moderna:

Primera Figura Segunda Figura Tercera Figura Cuarta Figura


1- AAA 2- EAE 3- IAI 4- AEE
1- EAE 2- AEE 3- AII 4- IAI
1- AII 2- EIO 3-OAO 4- EIO
1- EIO 2- AOO 3- EIO

La validez de un silogismo depende exclusivamente de su for-


ma y es completamente independiente de su contenido. Así, cual-
quier silogismo de la forma 1- AAA es válido, sea cual fuere aque-
llo de lo que trata, en virtud de su forma válida.

Análisis de silogismos mediante el método analógico

Analizar un silogismo mediante el método analógico significa de-


terminar su validez comparando la forma de un silogismo que se
desea analizar con otra lógicamente válida.

Procedimiento:

Paso 1. Se halla la forma lógica del silogismo.


Paso 2. Se determina su figura y su modo.
Paso 3. Se confronta la fórmula obtenida con las formas válidas del
silogismo. Si coincide con una de las formas válidas el silogismo
es válido; si no coincide, no es válido.

Ejemplos:

a) 1. Ningún triángulo es circular.


2. Algunos triángulos son figuras
Luego, algunas figuras no son circulares

246
a 1 ) Forma lógica:

1. Ningún M es P
2. Algunos M son S
Luego, algunos S no son P

a 2 ) Modo: EIO

a 3 ) Figura: Tercera (3)

a 4 ) Forma lógica válida: 3- EIO

a 5 ) El silogismo es válido, puesto que su forma lógica es válida.

b) 1. Todos los estudiantes son jóvenes.


2. Todos los universitarios son estudiantes.
Luego, todos los universitarios son jóvenes

b1 ) Forma lógica

1. Todos los M son P


2. Todos los S son M
Luego, todos los S son M

b2 ) Modo: AAA

b3 ) Figura: primera (1)

b4 ) Forma lógica válida: 1-AAA

b5 ) El silogismo es válido porque su forma lógica es válida.

c) 1. Todos los planetas son astros


2. Ningún astro es deportista
Luego, ningún deportista es planeta

247
c1 ) Forma Lógica:

1. Todos los P son M


2. Ningún M es S
Luego, ningún S es P

c2 ) Modo: AEE

c3 ) Figura: Cuarta (4)

c4 ) Forma lógica válida: 4- AEE

c5 ) El silogismo es válido ya que su forma lógica es válida.

d) 1. Todos los felinos son cuadrúpedos.


2. Algunos animales no son cuadrúpedos.
Luego, algunos animales no son felinos.

d1 ) Forma lógica:

1. Todos los P son M


2. Algunos S no son M
Luego, algunos S no son P

d2 ) Modo: AOO

d3 ) Figura: Segunda (2)

d4 ) Forma lógica válida: 2-AOO

d5 ) El silogismo es válido, pues su forma lógica es válida.

248
Cuestionario N.º 13

1. ¿De qué se ocupa la lógica de predicados?


2. ¿Qué clase de términos distingue la lógica de predicados?
3. Teniendo en cuenta la cantidad del sujeto, ¿cómo se clasifican
las proposiciones que conforman las inferencias estudiadas por
la lógica de predicados?
4. ¿Cuáles son los símbolos usados en el ámbito de la lógica de
predicados? Refiérase brevemente a cada uno de ellos.
5. ¿Cómo se simboliza una proposición predicativa? Ponga ejem-
plos.
6. ¿Cuántas maneras de transformar una función proposicional en
proposición existen, y en qué consiste cada una de ellas?
7. ¿Cuál es la expresión simbólica de las proposiciones una vez
cuantificadas?
8. ¿En qué consisten las cuatro leyes de intercambio de cuan-
tificadores?
9. ¿Qué es preciso tomar en cuenta al momento de aplicar las reglas
de equivalencia entre cuantificadores?
10. Simbolice el cuadro de oposición de Boecio.
11. ¿Cuántas clases de variables existen?
12. ¿Cómo se demuestran las leyes de oposición aristotélica? De-
muestre cada una de ellas.
13. ¿Cuáles son las consecuencias del nuevo enfoque de la oposi-
ción aristotélica?
14. ¿A qué se denomina silogismo categórico?
15. ¿Cuál es la estructura del silogismo categórico?
16. ¿Cómo se denominan y cómo se representan los términos de las
proposiciones que conforman un silogismo?
17. ¿Qué son los modos del silogismo?
18. ¿Qué son las figuras del silogismo? Esquematícelas y descrí-
balas.
19. ¿Cuáles son las quince formas válidas de silogismos categóricos?
20. ¿En qué consiste el análisis de silogismos mediante la analogía
lógica y cuál es el procedimiento a seguir?

249
EL MÉTODO DE LA DEDUCCIÓN NATURAL CON
FÓRMULAS CUANTIFICADAS

Antes de exponer el método de la deducción natural con fórmulas


cuantificadas es preciso introducir cuatro reglas adicionales. Son
las siguientes:

Reglas de eliminación y reintroducción de cuantificadores

1.1. Ejemplificación universal (EU)


( ∀ x) Fx
Fw

Permite prescindir durante la derivación del cuantificador uni-


versal.

1.2. Ejemplificación existencial (EE)


( ∃ x) Fx
Fw

Permite prescindir durante la derivación del cuantificador


existencial.

1.3. Generalización universal (GU)


Fw
( ∀ x) Fx

Autoriza a añadir el cuantificador universal a un enunciado


condicional.

250
1.4. Generalización existencial (GE)

Fw
( ∃ x) Fx

Autoriza a añadir el cuantificador existencial a un enunciado


conjuntivo.

Análisis de silogismos mediante el método de la deducción natural

Procedimiento:
Por convención designaremos a los tres términos del silogis-
mo con las letras mayúsculas F, G y H de la siguiente manera:

Término menor : F
Término mayor : G
Término medio : H

Luego se dan los siguientes pasos:

a) Se simbolizan los silogismos y se disponen las premisas tal como


se hace en el método de la deducción natural.

b) Se suprimen los cuantificadores mediante las reglas de


ejemplificación teniendo cuidado de cambiar la variable por un
símbolo de individuo.

c) Se aplican las leyes de derivación.

d) Se restituye el cuantificador a la fórmula resultante aplicando


las reglas de generalización reintroduciendo, de este modo, la
variable original.

251
Ejemplo 1

Sea el silogismo:
Todos los felinos son mamíferos
Todos los tigres son felinos
Luego, todos los tigres son mamíferos

a) Se simboliza el silogismo
1. ( ∀ x) (Hx→ Gx)
2. ( ∀ x) (Fx → Hx)/ ∴ ( ∀ x) (Fx → Gx)

b) Se suprimen los cuantificadores


3. Hw → Gw EU(1)
4. Fw → Hw EU (2)

c) Se aplican las leyes de derivación


5. Fw → Gw SH (4,3)

d) Siendo condicional el enunciado resultante, se le aplica la regla


de GU restituyéndole la variable
6. ( ∀ x) (Fx → Gx) GU (5)

Respuesta: El silogismo es válido.

Ejemplo 2

Sea el silogismo:
Todos lo tiranos son crueles
Algunos civiles son tiranos
Luego, algunos civiles son crueles

a) Se simboliza el silogismo
1. ( ∀ x) (Hx → Gx)
2. ( ∀ x) (Fx ∧ Hx) / ∴ ( x) (Fx ∧ Gx)

252
b) Se suprimen los cuantificadores
3. Hw→ Gx EU (1)
4. Fw ∧ Hw EE (2)

c) Se aplican las leyes de derivación


5. Hw Simp. (4)
6. Gw MP (3, 5)
7. Fw Simp. (4)
8. Fw ∧ Gw Conj. (7, 6)

d) Siendo conjuntivo el enunciado resultante se le aplica la regla de


GE restituyéndole la variable

9. ( ∃ x) (Fx ∧ Gx) GE (8)

Respuesta: El silogismo es válido.

Análisis de inferencias asilogísticas mediante el método de la


deducción natural

En la inferencia silogística sólo se han cuantificado proposicio-


nes atómicas, de allí la sencillez de este tipo de inferencias. Pero
también es posible cuantificar proposiciones moleculares, es de-
cir, proposiciones en las que intervienen las conjunciones. En este
caso las inferencias se complican y nos salimos ya de los moldes
tradicionales. Por consiguiente, tenemos que hablar ahora, no de
inferencias silogísticas, sino de inferencias no silogísticas o
asilogísticas.

Procedimiento:

Por convención utilizaremos diversas constantes predicativas


eligiendo, siempre que sea posible, las iniciales de los términos que
entren en la inferencia.

253
Luego se simbolizan las proposiciones, se ordenan en la for-
ma conocida y se procede a las derivaciones.

Ejemplo 1

Sea la inferencia:
Todos los lógicos son reflexivos y estudiosos. Algunos lógicos
son filósofos. Luego, algunas personas reflexivas son filósofos.

Todos los lógicos son reflexivos y estudiosos


Algunos lógicos son filósofos
Luego, algunas personas reflexivas son filósofos

a) Se determinan las funciones predicativas

Lx: x es lógico
Rx: x es reflexivo
Ex: x es estudioso
Fx: x es filósofo

b) Se simboliza la inferencia

1. ( ∀ x) [Lx → (Rx ∧ Ex)]


2. ( ∃ x) (Lx ∧ Fx) / ∴ ( ∃ x) (Rx ∧ Fx)

c) Se ejecutan las derivaciones.

3. Lw → (Rw ∧ Ew) EU(1)


4. Lw ∧ Fw EE (2)
5. Lw Simp. (4)
6. Rw ∧ Ew MP (3,5)
7. Rw Simp. (6)
8. Fw Simp (4)
9. Rw ∧ Fw Conj. (7,8)
10. ( ∃ x) (Rx ∧ Fx) GE (9)

Respuesta: La inferencia es válida.

254
Ejemplo 2

Sea la inferencia:

Todos los hombres son mortales. Alejandro es hombre. En con-


secuencia, Alejandro es mortal.

Todos los hombres son mortales


Alejandro es hombre
Luego, Alejandro es mortal

a) Se determinan las funciones predicativas

Hx: x es hombre
Mx: x es mortal
Ha: a es hombre
Ma: a es mortal

b) Se simboliza la inferencia

1. ( ∀ x) (Hx → Mx)
2. Ha / ∴ Ma

c) Se ejecutan las derivaciones

3. Ha → Ma EU(1)
4. Ma MP(2,3)

Respuesta: La inferencia es válida.

255
Ejemplo 3

Sea la inferencia:

Todo es espacial o no es material. Luego, no hay cosas que no


sean espaciales y sean materiales.

1 .Todo es espacial o no es material


Luego, no hay cosas que no sean espaciales y sean materiales

a) Se determinan las funciones predicativas

Ex: x es espacial
Mx: x es material

b) Se simboliza la inferencia

1. ( ∀ x) (Ex ∨ ~ Mx) /∴~ ( ∃ x) ( ~ Ex ∧ Mx)

c) Se ejecutan las derivaciones

2. ~ ( ∃ x) ~ (Ex ∨ ~ Mx) IC (1)


3. ~ ( ∃ x) (~ Ex ∧ Mx) De M (2)

Respuesta: La inferencia es válida.

Ejemplo 4

Sea la inferencia:

Si todo es material, entonces hay cosas extensas. Pero nada es


extenso. Por consiguiente, hay cosas que no son materiales.

1. Si todo es material, entonces hay cosas extensas


2. Nada es extenso
Por consiguiente, hay cosas que no son materiales

256
a) Se determinan las funciones predicativas.

Mx: x es material
Ex: x es extensa

b) Se simboliza la inferencia.

1. ( ∀ x) Mx → ( ∃ x) Ex
2. ( ∀ x) ~ Ex / ∴ ( ∃ x) ~ Mx

c) Se ejecutan las derivaciones.

3. ~ ( ∃ x) Ex IC (2)
4. ~ ( ∀ x) Mx MT (1,3)
5. ( ∃ x) ~ Mx IC (4)

Respuesta: La inferencia es válida.

Ejemplo 5

Sea la inferencia:

Si todo es fácil y agradable, entonces Martha no estudiará. No


hay cosas que no sean agradables. Todo es fácil. Luego, María no
estudiará.

1. Si todo es fácil y agradable, entonces Martha no estudiará


2. No hay cosas que no sean agradables
3. Todo es fácil
Luego, Martha no estudiará

a) Se determinan las funciones predicativas

Fx: x es fácil
Ax: x es agradable
Em: m estudia

257
b) Se simboliza la inferencia

1. ( ∀ x) (Fx ∧ Ax) → ~ Em
2. ~ ( ∃ x) ~ Ax
3. ( ∀ x) Fx /∴~ Em

c) Se ejecutan las derivaciones

4. ( ∀ x)Ax IC (2)
5. ( ∀ x) Fx ∧ ( ∀ x) Ax Conj. (3, 4)
6. ( ∀ x) (Fx ∧ Ax) Dist. C (5)
7. ~ Em MP (1, 6)

Respuesta: La inferencia es válida.

Distribución de cuantificadores

1. El cuantificador universal es distributivo con respecto a la con-


junción.

( ∀ x) (Fx ∧ Gx) ( ∀ x) Fx ∧ ( ∀ x)Gx

2. El cuantificador existencial es distributivo con respecto a la


disyunción.

( ∃ x) (Fx ∨ Gx) ( ∃ x) Fx ∨ ( ∃ x)Gx

Igualmente para futuras demostraciones es conveniente tener


en cuenta dos implicaciones:

3. A partir de la disyunción de funciones proposicionales cuantifi-


cadas universalmente se infiere la cuantificación universal de la
disyunción de dichas funciones proposicionales.

[ ( ∀ x) Fx ∨ ( ∀ x) Gx] → ( ∀ x) (Fx ∨ Gx)

258
4. A partir de la cuantificación existencial de la conjunción de
funciones proposicionales se infiere la conjunción de la
cuantificación existencial de los conjuntivos.

( ∃ x) (Fx ∧ Gx) → [ ( ∃ x) Fx ∧ ( ∃ x) Gx]

Ejemplo 6

Si todo es simple o fácil, entonces Fernando hará el trabajo.


No es cierto que haya cosas que no sean simples y haya cosas que
no sean fáciles. Por lo tanto, Fernando hará el trabajo.

1. Si todo es simple o fácil, entonces Fernando hará el trabajo.


2. No es cierto que haya cosas que no sean simples y haya cosas
que no sean fáciles
Por lo tanto, Fernando hará el trabajo.

a) Se determinan las funciones predicativas.

Sx: x es simple
Fx: x es fácil
Hf: f hace el trabajo

b) Se simboliza la inferencia.

1. ( ∀ x) (Sx ∨ Fx) → Hf
2. ~ [( ∃ x) ~ Sx ∧ ( ∃ x) ~ Fx] /∴ Hf

c) Se ejecutan las derivaciones.

3. ~ ( ∃ x) ~ Sx ∨ ~ ( ∃ x) ~ Fx De M (2)
4. ( ∀ x) Sx ∨ ( ∀ x) Fx IC (3)
5. ( ∀ x) (Sx ∨ Fx) Dist. C (4)
6. Hf MP (1, 5)

Respuesta: La inferencia es válida.

259
Ejemplo 7

Todos los cuervos son negros y tienen pico. En consecuencia,


todos los cuervos son negros y todos los cuervos tienen pico.

1. Todos los cuervos son negros y tienen pico


En consecuencia, todos los cuervos son negros y todos los cuer-
vos tienen pico.

a) Se determinan las funciones predicativas.

Cx: x es cuervo
Nx: x es negro
Px: x tiene pico

b) Se simboliza la inferencia.

1. ( ∀ x) [Cx → (Nx ∧ Px) ] / ∴ ( ∀ x) (Cx → Nx) ∧ ( ∀ x) (Cx → Px)

c) Se ejecutan las derivaciones.

2. ( ∀ x) [~ Cx ∨ (Nx ∧ Px) ] Impl. (1)


3. ( ∀ x) [(~ Cx ∨ Nx) ∧ (~ Cx ∨ Px) ] Dist. (2)
4. ( ∀ x) [(Cx → Nx) ∧ (Cx → Px) ] Impl. (3)
5. ( ∀ x) (Cx → Nx) ∧ ( ∀ x) (Cx → Px) Dist. C (4)

Respuesta: La inferencia es válida.

Formalización de predicados poliádicos

Los predicados considerados anteriormente eran predicados


monádicos, es decir, predicados que se aplican a un único indivi-
duo ya sea constante o variable, esta última libre o ligada. Sin em-
bargo, hay otros predicados llamados poliádicos o relacionales,
esto es, aquellos que involucran a dos o más individuos. Ejemplos:

260
a) Oscar admira a Vilma.
b) Lima está entre Áncash e Ica.
c) Silvia cuida a sus hijos.
d) La Tierra gira alrededor del Sol.
e) Asia es más poblada que Europa.
f) César presenta a Raúl a Susana.
g) Raúl viajará de Lima a Ica.
h) Eduardo lee El Quijote a sus amigos.
i) Alberto, Luis, Ricardo y Daniel juegan juntos.
j) Esperanza, Diana, Laura y Marisol intercambian ideas.

‘Admirar a’ es un predicado que involucra a dos individuos:


Oscar y Vilma. Por tanto, ‘a)’ es un predicado diádico. Igualmen-
te, ‘c)’, ‘d)’ y ‘e)’ son predicados diádicos. ‘Estar entre’ es un pre-
dicado que involucra a tres individuos: Lima, Áncash e Ica. Con-
secuentemente, ‘b)’ es un predicado triádico. Asimismo, ‘f)’, ‘g)’ y
‘h)’ son predicados triádicos. Finalmente, ‘i)’ y ‘j)’ son predicados
tetrádicos; y n-ádicos los predicados que involucran a más de cua-
tro individuos.
Los predicados poliádicos se expresan simbólicamente con las
mismas letras que los predicados monádicos y los individuos se
representan igualmente por medio de constantes o variables, se-
gún corresponda. Ejemplos:

a) Felipe es mayor que Angélica:


Mfa (M: ser mayor que; f: Felipe; a: Angélica)

b) Angélica es mayor que Felipe:


Maf (M: ser mayor que; a: Angélica; f: Felipe)

c) César ama a Raquel:


Acr
d) César no ama a Raquel:
~ Acr

261
e) Ernesto es más joven que David y Tarcila es más joven que
Rocío:
Jed ∧ Jtr

Formalización de funciones proposicionales y proposiciones


generales con predicados poliádicos

Las expresiones que contienen por lo menos una variable libre


son funciones proposicionales, tal como se señaló anteriormente.
Ejemplos:

a) Liliana ama a x
Alx
b) Fulano visitó a mengano
Vxy
c) x > a
Mxa
d) x > y
Mxy

Las variables de funciones proposicionales con predicados


poliádicos pueden ser cuantificadas. En atención a esto si todas
las variables caen bajo el alcance de un cuantificador representa-
rán una proposición general. Si, en cambio, hay por lo menos una
variable libre será una función proposicional. Ejemplos:

a) Todos admiran a Valentín


( ∀ x) Axv
b) Alan admira a alguien
( ∃ x) Aax
c) Todos los filósofos admiran a Platón
( ∀ x) (Fx → Axp)
d) Daniel aprende de algún profesor
( ∃ x) (Px ∧ Adx)
e) Todos aman u odian a Barrabás
( ∀ x) (Axb ∨ Oxb)

262
Otras proposiciones generales contienen cuantificación múlti-
ple. Ejemplos:

a) Todo causa a todo


( ∀ x) ( ∀ y) Cxy
b) Todo es causado por todo
( ∀ x) ( ∀ y) Cyx
c) Todo se vincula con algo
( ∀ x) ( ∃ y) Vxy
d) Algo se vincula con todo
( ∃ x) ( ∀ y) Vxy
e) Algo se vincula con alguna cosa
( ∃ x) ( ∃ y) Vxy
f) Todos los estudiantes aprenden de alguien
( ∀ x) [Ex → ( ∃ y) Axy]
g) Todos los estudiantes aprenden de algún profesor
( ∀ x) [Ex → ( ∃ y) (Py ∧ Axy)]
h) Algunos perros ladran a todos los niños
( ∃ x) [Px ∧ ( ∀ y) (Ny → Lxy)]
i) Todos los maestros quieren a sus alumnos
( ∀ x) [Mx → ( ∀ y) (Ayx → Qxy)]
j) Ninguna ciudad descuida su patrimonio cultural
( ∀ x) [Cx → ( ∀ y) (Pyx → ~ Dxy)]
k) Si los perros ladran a los gatos, los gatos huyen de los perros
( ∀ x){ Px → ( ∀ y) [ Gy → (Lxy → Hyx)]}
l) Si Áncash está al norte de Lima, algo está al norte de Lima
Nal → ( ∃ x) Nxl

Cuestionario N.º 14

1. ¿Qué reglas permiten eliminar y reintroducir cuantificadores en


el método de la deducción natural con fórmulas cuantificadas?
2. ¿Qué permite la regla de la ejemplificación universal?
3. ¿Qué prescribe la regla de la ejemplificación existencial?
4. ¿Qué posibilita la regla de la generalización universal?

263
5. ¿Qué permite la regla de la generalización existencial?
6. ¿Cuáles son los pasos a seguir al momento de efectuar el análisis
de silogismos mediante el método de la deducción natural?
7. ¿Qué son las inferencias asilogísticas y cuál es el procedimiento
para analizarlas mediante el método de la deducción natural?
8. ¿En qué consisten las reglas de distribución de cuantificadores?
9. ¿Qué diferencia existe entre predicados monádicos y predicado
poliádicos?
10. ¿Cómo se formalizan las funciones proposicionales y proposi-
ciones generales con predicados poliádicos?

Ejercicio N.º 17
Proposiciones y funciones proposicionales

1. Diga ¿cuáles son proposiciones y cuáles funciones propo-


sicionales? ¿Por qué?

a) Fa
b) Gab
c) Fa ∧ Gx
d) ( ∀ x) Fx ∨ Gx
e) ( ∀ x) ( ∀ y) (Fx Gy)
f) Fx ∧ ~ Gx
g) ( ∀ x) (Fx ~ Gy)
h) Fa → ( ∀ x) Gx ∨ Hx
i) ( ∃ x) (Fx ∧ Gx) → Fa
j) ( ∃ x) ( ∃ y) (Fx ∧ Gy ∧ Hz)
k) Fab
l) ( ∃ y) Fxy
m) ( ∃ y) Fy → ( ∀ x) Fx
n) ( ∀ x) ( ∀ y) Fxy → Gxy
ñ) Fx ∧ ~ Gx

264
2. Convierta en proposición cada una de las siguientes funciones
proposicionales:

a) Fx
b) Fx Gx
c) Fx ∧ ~ Ga
d) ( ∃ x) (Fx ∨ Gy)
e) ( ∀ x) ( ∀ y) [Fx → (Gx ∧ Hz)]
f) ( ∀ x) ( ∀ y) Fxy Gxy
g) ( ∃ x) ( x + y = z)
h) Fx → ( ∃ x) (Fx ∧ Gy)
i) ( ∀ x) ( ∃ y) [( Fx ∧ Gy) → Fxyz]
j) Fx ∧ ~ Ga ∧ ~ Hy
k) Fax
l) ( ∃ y) Fxy
m) ( ∃ y) Fy → Fx
n) ( ∀ x) ( ∀ y) Fxy → Gxy
ñ) Fx ∧ Gx

Ejercicio N.º 18
Formalización de proposiciones mediante
el lenguaje de la lógica de predicados

1. Formalice las siguientes proposiciones singulares:

a) Pedro es abogado.
b) Pedro y Daniel son ingenieros.
c) Es falso que Pedro y Daniel sean filósofos.
d) Pedro y Daniel son condiscípulos.
e) Pedro es poeta y literato.
f) Pedro obsequió La ciudad y los perros a Daniel.
g) Copenhague es la capital de Dinamarca y Helsinki, de Finlandia.
h) Francia está entre España y Alemania.
i) Daniel prefiere a Silvia que a Carmen.
j) Pedro es bígamo.

265
k) Daniel se suicidó.
l) Daniel es hermano de Ramiro y Benjamín.
m) Pedro es tan honesto como Daniel.
n) Ni Pedro ni Daniel son escépticos.
ñ) Pedro admira a Rosa y a Virginia.

2. Formalice las siguientes proposiciones categóricas:

a) Todos los penalistas son abogados.


b) Todos los injustos son deshonestos.
c) Todos los estudiantes universitarios son rebeldes.
d) Ningún adolescente es congresista.
e) Ningún sacerdote católico es inmoral.
f) Ningún religioso es avaro o usurero.
g) Algunos musulmanes son talibanes.
h) Algunos médicos ayacuchanos son protestantes.
i) Algunos dipsómanos son apolíticos.
j) Casi todos los descorteses no son universitarios.
k) Existe al menos un médico que no es otorrinolaringólogo.
l) No todos los peruanos son tacneños.
m) Cualquier pez es vertebrado.
n) Ni siquiera un metal es un ser vivo.
ñ) No existe un solo peruano que no sea sudamericano.

3. Formalice las siguientes proposiciones predicativas poliádicas:

a) Ningún estudiante universitario es autista.


b) Algunas estudiantes universitarias son melómanas.
c) Ningún tímido es atrevido.
d) Algunas tímidas no son bonitas.
e) Algunos estudiantes universitarios son serios y tímidos.
f) Raquel es bonita, pero no es atrevida.
g) No todas las tímidas son bonitas.
h) Algunos estudiantes universitarios que no son serios, son depor-
tistas.
i) Ningún tímido no es circunspecto.

266
j) Algunos estudiantes universitarios que son deportistas no son
tímidos.
k) Todas las tímidas que son deportistas son bonitas.
l) Cualquiera que es deportista es atleta o veloz.
m)Algunos estudiantes universitarios son aficionados al rock
y a la salsa.
n) Ningún estudiante universitario es aficionado al rock y a la
salsa simultáneamente.
ñ) Hay algunos estudiantes universitarios que son aficionados al
rock pero no a la salsa.
o) Todo tímido sale a bailar con alguna estudiante universitaria.
p) Silvia no sale a bailar con ningún tímido.
q) Algunos estudiantes universitarios sólo salen a bailar con estu-
diantes universitarias.
r) Algunos tímidos salen a bailar con estudiantes universitarias.
s) Algunos estudiantes universitarios no salen a bailar con estu-
diantes universitarias.
t) Tanto estudiantes universitarios como estudiantes secundarios
salen a bailar con Silvia.
u) Algunos atrevidos salen a bailar con estudiantes universitarias
aficionadas al rock.
v) Solamente atrevidos salen a bailar con atrevidas.
w)Los atrevidos salen a bailar sólo con atrevidas.
x) Raúl sale a bailar con tímidas solamente si son bonitas.
y) Raúl sale a bailar con una estudiante universitaria.

Ejercicio N.º 19
Equivalencia de fórmulas

1. Escriba el equivalente de las siguientes fórmulas, aplicando las


reglas de intercambio de cuantificadores (IC):

a) ~ ( ∀ x) (Fx → Gx)
b) ( ∃ x) ~ Fx
c) ( ∃ x) (Fx ∧ Gx)
d) ~ ( ∀ x) (Fx → Gx)

267
e) ( ∃ x) ~ (Fx)
f) ( ∀ x) (Fx → ~ Gx)
g) ~ ( ∀ x) ~Fx
h) ~ ( ∃ x) ~ Fx
i) ~ ( ∀ x) ~ (Fx → ~ Gx)
j) ~ ( ∃ x) ~ (Fx ∧ ~ Gx)
k) ~ ( ∀ x) [(Fx ∧ Gx) → Hx]
l) ~ ( ∀ x) ~[(Fx ∨ Gx) → ~ Hx]
m) ~ ( ∀ x) ~ [(Fx → Gx ) ∧ Hx]
n) ~ ( ∃ x) ~ [ (Fx → Gx) ∧ ~ Hx]
ñ) ~ ( ∀ x) [(Fx ∧ ~ Gx) → (~ Fx ∨ ~ Hx)]

2. Escriba el equivalente de las siguientes proposiciones categóri-


cas aplicando las reglas de las proposiciones contradictorias:

a) Ningún hombre es inmortal.


b) Algunos políticos son deshonestos.
c) Ningún peruano es chileno.
d) Algunos artistas no son pintores.
e) Todos los universitarios son estudiantes.
f) Es falso que ningún apolítico sea irresponsable.
g) Es falso que algunos congresistas sean adolescentes.
h) Es falso que algunos congresistas no sean peruanos.
i) Es falso que todos los congresistas sean limeños.
j) Algunos desleales no son irresponsables.
k) Cada uno de los quiteños no es peruano.
l) Nadie que sea idealista es materialista.
m) No todos los congresitas son poetas.
n) Muchos apolíticos son insensatos.
ñ) Todos los americanos no son europeos.

268
Ejercicio N.º 20
Modos y figuras silogísticos

1. Dados la figura y el modo, construya el silogismo correspondiente:

a) 1 - EAE
b) 1 - EIO
c) 1 - IAI
d) 2 - AEE
e) 2 - AOO
f) 2 - AAA
g) 3 - OAO
h) 3 - AII
i) 3 - EAE
j) 4 - IAI
k) 4 - AEE
l) 4 - AII
m) 1 - AII
n) 2 - EAE
ñ) 3 - IAI

Ejercicio N.º 21
Análisis de silogismos mediante
el método analógico

1. Determine la validez o invalidez de los siguientes silogismos


mediante el Método Analógico (empleando las formas válidas
de silogismos).
a) Ningún hombre es perfecto. Todos los peruanos son hombres.
Luego, ningún peruano es perfecto.
b) Algunos peruanos son guitarristas. Todos los peruanos son sud-
americanos. Luego, algunos sudamericanos son guitarristas.
c) Ninguna canasta es de papel. Algunas bolsas son canastas. Lue-
go, algunas bolsas no son de papel.
d) Todos los diputados son parlamentarios. Ningún parlamenta-
rio es adolescente. Luego, ningún adolescente es diputado.

269
e) Todos los médicos son impacientes. Algunos médicos son sor-
dos. Luego, algunos sordos son impacientes.
f) Algunos silogismos son válidos. Ninguna oración es un silogis-
mo. Luego, algunas oraciones no son válidas
g) Ningún triángulo es circular. Algunos triángulos son figuras.
Luego, algunas figuras no son circulares.
h) Todos los aretes son de plata. Algunos objetos de plata son joyas.
Luego, algunas joyas son aretes.
i) Todos los planetas son astros. Ningún astro es deportista. Lue-
go, ningún deportista es planeta.
j) Ningún alférez es comandante. Todos los comandantes son mili-
tares. Luego, algunos militares no son alfereces.
k) Todos los estudiantes son jóvenes. Todos los universitarios son
estudiantes. Luego, todos los universitarios son jóvenes.
l) Todos los filósofos son cultos. Algunos científicos son cultos.
Luego, algunos científicos son cultos.
m)Algunos reptiles son peligrosos. Todos los lagartos son reptiles.
Luego, algunos lagartos son peligrosos.
n) Ningún animal es planta. Todo hombre es animal. Luego, nin-
gún hombre es planta.
ñ) Ningún animal es piedra. Alguna substancia es animal. Luego,
alguna substancia no es piedra.

Ejercicio N.º 22
Análisis de silogismos mediante el método de la deducción
natural con fórmulas cuantificadas

1. Demuestre la validez de las siguientes inferencias silogís-


ticas mediante el método de la deducción natural con fórmulas
cuantificadas:

a) 1. ( ∀ x) (Mx→Px)
2. ( ∀ x) (Sx → Mx) /∴ ( ∀ x) (Sx → Px)

270
b) 1. ( ∀ x) (Mx → ~ Px)
2. ( ∀ x) (Sx → Mx) / ∴ ( ∀ x) (Sx → ~ Px)

c) 1. ( ∀ x) (Mx → Px)
2. ( ∃ x) (Sx ∧ Mx) / ∴ ( ∃ x) (Sx ∧ Px)

d) 1. ( ∀ x) (Mx → ~ Px)
2. ( ∃ x) (Sx ∧ Mx) /∴ ( ∃ x) (Sx ∧ ~ Px)

e) 1. ( ∀ x) (Px → ~ Mx)
2. ( ∀ x) (Sx → Mx) / ∴ ( ∀ x) (Sx → ~ Px)

f) 1. ( ∀ x) (Px → Mx)
2. ( ∀ x) (Sx → ~ Mx) / ∴ ( ∀ x) (Sx → ~ Px)

g) 1. ( ∀ x) (Px → ~ Mx)
2. ( ∃ x) (Sx ∧ Mx) / ∴ ( ∃ x) (Sx ∧ ~ Px)

h) 1. ( ∀ x) (Px → Mx)
2. ( ∃ x) (Sx ∧ ~ Mx) / ∴ ( ∃ x) (Sx ∧ ~ Px)

i) 1. ( ∃ x) (Mx ∧ Px)
2. ( ∀ x) (Mx → Sx) / ∴ ( ∃ x) (Sx ∧ Px)

j) 1. ( ∀ x) (Mx → Px)
2. ( ∃ x) (Mx ∧ Sx) / ∴ ( ∃ x) (Sx ∧ Px)

k) 1. ( ∃ x) (Mx ∧ ~Px)
2. ( ∀ x) (Mx → Sx) / ∴ ( ∃ x) (Sx ∧ ~ Px)

l) 1. ( ∀ x) (Mx → ~ Px)
2. ( ∃ x) (Mx ∧ Sx) / ∴ ( ∃ x) (Sx ∧ ~ Px)

m) 1. ( ∀ x) (Px → Mx)
2. ( ∀ x) (Mx → ~ Sx) / ∴ ( ∀ x) (Sx → ~ Px)

271
n) 1. ( ∃ x) (Px ∧ Mx)
2. ( ∀ x) (Mx → Sx) / ∴ ( ∃ x) (Sx ∧ Px)

ñ) 1. ( ∀ x) (Px → ~ Mx)
2. ( ∃ x) (Mx ∧ Sx) / ∴ ( ∃ x) (Sx ∧ ~ Px)

Ejercicio N.º 23
Demostración de formas de inferencia
válidas mediante el método de la deducción
natural con fórmulas cuantificadas

1. Demuestre por la prueba directa (PD)

a) 1. ( ∀ x) Fx → ( ∃ x)Gx
2. ( ∀ x) ~ Gx / ∴ ( ∃ x) ~ Fx

b) 1. ( ∀ x) (Fx → Gx) / ∴~ ( ∃ x) (Fx ∧ ~ Gx)

c) 1. ~ ( ∃ x) (Fx ∧ ~ Gx) /∴ ( ∀ x) (Fx → Gx)

d) 1. ( ∀ x) (Fx ∧ Gx) → ~ Ha
2. ~ ( ∃ x) ~ Gx
3. ( ∀ x) Fx /∴~ Ha

e) 1. ( ∀ x) (Fx ∨ Gx) → Ha
2. ~ [ ( ∃ x) ~ Fx ∧ ( ∃ x) ~ Gx ] /∴ Ha

f) 1.( ∀ x) [Fx → (Gx ∧ Hx)] /∴ ( ∀ x) ( Fx → Gx) ∧ ( ∀ x) (Fx → Hx)

g) 1. ( ∀ x) (Fx → Gx)
2. Fa /∴ Ga

h) 1. ( ∀ x) (Fx → Gx)
2. ( ∀ x) (Gx → Hx) /∴ ( ∀ x) ( Fx → Hx)

272
i) 1. ( ∃ x) (Fx ∧ Gx)
2. ( ∀ x) (Gx → Hx) /∴ ( ∃ x) ( Fx ∧ Hx)

j) 1.( ∀ x) [(Fx ∧ ~ Gx) → ~ Hx]


2. ( ∀ x) (Ix → Fx)
3. ( ∀ x) ( Ix ∧ Hx) /∴ ( ∃ x) Gx

k) 1. ( ∀ x) ( Fx ∧ Gx) /∴ ( ∀ x) Fx

l) 1. ( ∀ x) [Fx → (Gx ∧ Hx)]


2. ( ∃ x) (~ Gx ∧ Ix) /∴ ( ∃ x) ~Fx

m) 1. ( ∃ x) [Fx ∧ (~ Gx ∨ Hx)]
2. ( ∀ x) [(Gx ∧ ~ Hx) ∨ Ix ] /∴ ( ∃ x) Ix

n) 1. ~ ( ∃ x)[ ~ (Sx ∧ ~ Px) → ~ Rx]


2. ( ∀ x) ~ (Rx ∧ Px) /∴ ( ∀ x) ~ Sx

ñ) 1. ~ ( ∃ x) ~ (Ax ∨ ~ Rx)
2. ( ∀ x) [(Gx ∧ ~ Ux) ∨ Mx ]
3. ( ∀ x) ( ~ Ux → ~ Ax)
4. ( ∃ x) [ Ix ∧ ~ (Mx ∨ Nx)]
5. ( ∀ x) ( ~ Tx → Rx) / ∴ ( ∃ x) (Tx ∧ ~ Ux)

2. Demuestre por la prueba condicional (PC)

a) 1. ( ∀ x) (Kx → Lx)
2. ( ∀ x) [(Kx ∧ Lx) → Mx] /∴ ( ∀ x) (Kx → Mx)

b) 1. ( ∀ x) [(Fx ∨ Sx) → (Ix ∧ Wx] /∴ ( ∀ x) (Fx → Ix)

c) 1. ( ∀ x) [(Ax ∨ Bx) → (Cx ∧ Dx]


2. ( ∀ x) {(Cx ∨ Ex) → [(Fx ∨ Gx) → Hx]} /∴ ( ∀ x)[ Ax → (Fx → Hx)]

273
d) 1. ( ∀ x) [(Mx ∧ Ox) → Rx]
2. ( ∀ x) ( ~ Ox ∨ Ex)
3. ( ∀ x) ( ~ Ex ∨ ~ Rx) /∴ ( ∀ x) [Ox → (Ex ∧ ~ Mx)]

e) 1. ( ∀ x) (Nx → Ox)
2. ( ∀ x) (Px → Ox) /∴ ( ∀ x) [(Nx ∨ Px) → Ox]

f) 1. ( ∀ x) [Sx → (Tx → Ux)]


2. ( ∀ x) [Ux → (Vx ∧ Wx)] /∴ ( ∀ x) [Sx → (Tx → Vx)]

g) 1. ( ∀ x) (Cx → Dx)
2. ( ∃ x) (Ex → ~ Dx) /∴ ( ∃ x) (Ex → ~ Cx)

h) 1. ( ∀ x) (Ix → Jx)
2. ( ∃ x) (Ix ∧ ~ Jx) /∴ ( ∀ x) (Jx → Ix)

i) 1. ( ∀ x) (Hx → Mx) /∴ Hs → ( ∃ x) (Hx ∧ Mx)

j) 1. ( ∀ x) (Hx → Fx)
2. ( ∀ x) ( ~ Gx → ~ Fx) /∴ ( ∀ x) (Hx → Gx)

274
Bibliografía

AGAZZI, Evandro, La lógica simbólica, Barcelona, Herder, 1967.


ALCHOURRÓN, Carlos E. et al., Lógica, Madrid, Trotta, 1995.
BLANCHÉ, Robert, Introducción a la lógica contemporánea, Buenos Aires, Carlos
Lohlé, 1963.
BOCHÉNSKI, I. M., Historia de la lógica formal, Madrid, Gredos, 1966.
BUNGE, Mario, Epistemología, La Habana, Ciencias Sociales, 1982.
COPI, Irving, Lógica simbólica, Méjico, Compañía Editorial Continental, 2000.
COPI, Irving y Carl COHEN, Introducción a la lógica, Méjico, Limusa, 1995.
DEAÑO, Alfredo, Introducción a la lógica formal, Madrid, Alianza Editorial, 1975.
FERRATER MORA, José, Qué es la lógica, Buenos Aires, Columba, 1965.
. Diccionario de Filosofía, Barcelona, Ariel, tomo III , 1994.
GADAMER, H. G., Arte y verdad de la palabra, Barcelona, Paidós, 1998.
GUERRA, Luis Felipe y Hugo GARCÍA SALVATECCI, Lógica matemática,
Lima, Universo, 1984.
HAACK, Susan, Filosofía de la lógica, Madrid, Cátedra, 1978.
KANT, Manuel, Crítica de la razón pura, Buenos Aires, Losada, tomo I, 1960,
LALANDE, André, Vocabulario técnico y crítico de la filosofía, Argentina, El Ate-
neo Editorial, 1966.
MIRÓ QUESADA CANTUARIAS, Francisco, Lógica 1, Filosofía de las mate-
máticas, Lima, Ignacio Prado Pastor, 1980.
. Lógica, Santa Rosa, Universo,
1962.
. “Las lógicas heterodoxas y el
problema de la unidad de la lógica”, en Lógica, aspectos formales y filosófi-
cos, Lima, PUCP, pp. 33-44, 1978.
. Lógica, Lima, IPEM, 1970.
PISCOYA HERMOZA , Luis, Lógica, Lima, Facultad de Educación de la
UNMSM, 1997.

275
PISCOYA HERMOZA, Luis, Investigación científica y educacional, Lima, Amaru
Editores, 1995.
QUINE, W.V.O., Los métodos de la lógica, Barcelona, Ariel, 1969.
REA RAVELLO, Bernardo, Introducción a la lógica, Lima, Amaru Editores, 1981.
ROSENTAL y IUDIN, Diccionario filosófico, Rosario-Argentina, Ediciones Uni-
verso, 1973.
RUSSELL, Bertrand, Our Nowledge of the External World , New York, New
American Library, Mentor Books, 1956.
. Fundamentos de Filosofía, Barcelona, Plaza & Janes, S.A.
Editores, 1974.
SACRISTÁN, Manuel, Introducción a la lógica y al análisis formal, Barcelona,
Ariel, 1969.
SALAZAR BONDY, Augusto, Iniciación filosófica, Lima, Arica, 1969.
SAPIR, E., El lenguaje, Méjico, Fondo de Cultura Económica, 1980.
SAUSSURE, Ferdinand de, Curso de lingüística general, Bueno Aires, Losada, 1945.
THOMAS, Norman L., Modern Logic, Barnes y Noble, Inc., Nueva York, 1966.
TRELLES, Óscar y Diógenes ROSALES, Introducción a la lógica, Lima, PUCP, 1988.

276
Contenido

Prólogo 7

Introducción 8

Unidad 1: Introducción a la lógica 11

1.1. Lógica proposicional 11

1.2. Análisis de argumentos 20

1.3. Estrategias y resolución de problemas 30

ͳǤͶǤ‘Œ—–‘†‡Ž‘•ï‡”‘•”‡ƒŽ‡•Ǥ…—ƒ…‹‘‡• Ͷ͵

1.5. Ecuación de segundo grado. Ecuación polinómica 53

1.6. Ecuaciones racionales e irracionales reducibles


a ecuaciones de primer y segundo grado 63

1.7. Aplicaciones de ecuaciones de primer y segundo grado 73

1.8. Logaritmos 83

1.9. Aplicaciones de las exponenciales y logaritmos al interés compuesto 89

1.10. Sistema de ecuaciones de dos variables 96

1.11. Intervalos e inecuaciones de primer grado 106

1.12. Inecuaciones polinomiales y racionales 121

Unidad 2: Matrices 132

ʹǤͳǤ‡ϐ‹‹…‹×Ǥ‹’‘•›‘’‡”ƒ…‹‘‡•„ž•‹…ƒ• ͳ͵ʹ

2.2. Aplicaciones de operaciones con matrices 147

2.3. Sistema de ecuaciones lineales. Determinantes y la regla de Cramer 154

2.4. Sistema de ecuaciones lineales. Método de reducción de matrices 161

2.5. Aplicaciones de sistemas de ecuaciones lineales 170


‹†ƒ†͵ǣ
”žϐ‹…ƒ†‡‡…—ƒ…‹‘‡•‡‡Ž’Žƒ‘ ͳ͹͹

3.1. Sistema de coordenadas rectangulares 177

3.2. Ecuación de la recta 184

3.3. Aplicaciones de rectas 195

3.4. Desigualdades en dos variables 202

3.5. Programación lineal 216

Unidad 4: Funciones reales de variable real 230

4.1. Funciones 230

ͶǤʹǤ
”žϐ‹…ƒ†‡ˆ—…‹‘‡• ʹͶͳ

ͶǤ͵Ǥ‡…–—”ƒ†‡‰”žϐ‹…ƒ• ʹͷͶ

ͶǤͶǤ”ƒ•ˆ‘”ƒ…‹‘‡•‰”žϐ‹…ƒ•†‡ˆ—…‹‘‡• ʹ͸ͺ

ͶǤͷǤ’Ž‹…ƒ…‹‘‡•†‡Žƒˆ—…‹×Ž‹‡ƒŽ›Žƒ•–”ƒ•ˆ‘”ƒ…‹‘‡•†‡‰”žϐ‹…ƒ• ʹͺͶ

4.6. Función cuadrática 293

4.7. Función polinomial 304

4.8. Aplicaciones de funciones polinomiales. Optimización 313

4.9. Razón de cambio promedio y variación porcentual 320

4.10. Aplicaciones: Elasticidad, precio de la demanda 330

4.11. Operaciones con funciones 341

4.12. Composición de funciones 349

4.13. Aplicaciones de las operaciones con funciones 361

4.14. Función inversa. Relación implícita 368

4.15. Aplicaciones de la función inversa y la relación implícita 380

Unidad 5: Función exponencial y logarítmica 386

5.1. Función exponencial 386

5.2. Función logarítmica 398

5.3. Ecuaciones exponenciales y logarítmicas 409

5.4. Aplicaciones de funciones exponenciales 415

Respuestas 427

‹„Ž‹‘‰”ƒϐÀƒ ͶͺͲ
Prólogo

Matemática básica para administradores es un libro que se enfoca en desarrollar una forma diferente
de enseñar el curso inicial de Matemática a los futuros administradores. En este libro, los autores
ponen en práctica la innovadora idea que tienen para hacer que los alumnos participen de manera
activa en el desarrollo de las clases.
ƒ ‰”ƒ †‹ϐ‹…—Ž–ƒ† †‡ Ž‘• ‡•–—†‹ƒ–‡• ‡ ‡Ž ƒ’”‡†‹œƒŒ‡ †‡ Žƒ ƒ–‡ž–‹…ƒ ƒ ‹˜‡Ž —‹˜‡”•‹–ƒ”‹‘
es el reto más importante con el que los profesores deben actualmente lidiar. ¿Por qué los alumnos
–‹‡‡–ƒ–ƒ†‹ϐ‹…—Ž–ƒ†’ƒ”ƒƒ’”‡†‡”ƒ–‡ž–‹…ƒƒ‹˜‡Ž—‹˜‡”•‹–ƒ”‹‘ǫ•–ƒ‡•Žƒ‰”ƒ’”‡‰—–ƒ“—‡
los docentes han tratado de responder desde hace mucho tiempo. Este libro no espera dar respuesta
a esta pregunta, sino que plantea una solución y esta es que el alumno sea un participante activo de
•— ’”‘’‹‘ ƒ’”‡†‹œƒŒ‡ǡ ‹–‡”‹‘”‹œƒ†‘ Žƒ ϐ‹Ž‘•‘ϐÀƒ ‡†—…ƒ–‹˜ƒ †‡ Žƒ ‹˜‡”•‹†ƒ† ‡”—ƒƒ †‡ ‹‡…‹ƒ•
Aplicadas (UPC).
Los profesores Agustín Curo y Mihály Martínez han logrado plasmar en este libro toda su
experiencia en la docencia universitaria y —con el apoyo de todos aquellos profesores que de una u
otra forma colaboraron con la maduración del curso que se dicta en la UPC— han logrado redondear un
…‘Œ—–‘†‡‡Œ‡”…‹…‹‘•“—‡—‡•–”ƒ–‘†ƒ•—‹–‡…‹×†‡“—‡‡Ž‡•–—†‹ƒ–‡Ž‘‰”‡‘„–‡‡”Ž‘•”‡•—Ž–ƒ†‘•
esperados. Todos los profesores que han dictado el curso de Matemática Básica para Administración
•‡ Šƒ †‡•ƒ–ƒ…ƒ†‘ ’‘” •— ’”‡‘…—’ƒ…‹× …‘•–ƒ–‡ ‡ ‡Ž ‹˜‡Ž †‡ ƒ’”‡†‹œƒŒ‡ “—‡ †‡„‡ Ž‘‰”ƒ” Ž‘•
estudiantes de las carreras de Administración y, a través de una metodología participativa, han sido
capaces de atraer la atención de los alumnos en la resolución de problemas de matemática.
El presente libro es una prueba de lo importante que es hacer participar al estudiante en su
’”‘’‹‘ ’”‘…‡•‘ †‡ ƒ’”‡†‹œƒŒ‡Ǥ ‘• ’”‘ˆ‡•‘”‡• —”‘ › ƒ”–À‡œǡ ƒ –”ƒ˜±• †‡ ‡Œ‡”…‹…‹‘• › ’”‘„Ž‡ƒ•ǡ
Ž‘‰”ƒ…ƒ’–ƒ”Žƒƒ–‡…‹×†‡•—•ƒŽ—‘•›ƒ•À†‡•ƒ””‘ŽŽƒ”—ƒ–±…‹…ƒ†‡‡•‡Óƒœƒ“—‡‘„–‹‡‡‡Œ‘”‡•
”‡•—Ž–ƒ†‘•ƒ‡†‹†ƒ“—‡‡Ž‡•–—†‹ƒ–‡•‡‹†‡–‹ϐ‹…ƒ…‘Žƒ‡…‡•‹†ƒ††‡•—’”‘’‹‘‹˜‘Ž—…”ƒ‹‡–‘‡
‡Ž’”‘…‡•‘†‡‡•‡ÓƒœƒǦƒ’”‡†‹œƒŒ‡Ǥ
Matemática básica para administradores es un libro que brindará a los estudiantes una
herramienta muy positiva para incrementar los resultados que puedan lograr en el curso. Sin duda
ƒŽ‰—ƒǡ‡•–‡Ž‹„”‘•‡”žˆ—†ƒ‡–ƒŽ’ƒ”ƒ‡Œ‘”ƒ”Ž‘•”‡•—Ž–ƒ†‘•Šƒ•–ƒŠ‘›‘„–‡‹†‘•–ƒ–‘†‡–”‘…‘‘
fuera de la UPC.

Fernando Sotelo
Director del Área de Ciencias
Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas

ēĎěĊėĘĎĉĆĉĊėĚĆēĆĉĊĎĊēĈĎĆĘĕđĎĈĆĉĆĘ 7
Introducción
ͳǤͳĆęĊėĎĆđĊĘĞčĊėėĆĒĎĊēęĆĘĉĊęėĆćĆďĔ

ƒ’”‡•‡–‡‘„”ƒ–‹‡‡’‘”‘„Œ‡–‹˜‘ƒ›—†ƒ”ƒŽƒŽ—‘‡•—…ƒ‹‘ƒŽƒ’”‡†‹œƒŒ‡†‡Žƒƒ–‡ž–‹…ƒ
básica. Los contenidos que la conforman son los que normalmente se desarrollan en un primer
curso para los estudiantes de Administración y Negocios, y van desde una introducción a la lógica
de proposiciones y análisis de argumentos, transitando por el álgebra elemental y las matrices, hasta
las funciones reales de variable real, concluyendo con las funciones exponenciales y logarítmicas.
•’‡”ƒ‘•“—‡Ž‡•‡ƒŽƒŽƒ—–‘”‘•‘Ž‘…‘‘—ƒ—ƒŽ†‡‡Œ‡”…‹…‹‘•ǡ•‹‘…‘‘—ƒ‰—Àƒ–‡×”‹…‘Ǧ
práctica que le permita entender los conceptos sobre los que se fundamenta cada tema y aplicar lo
aprendido a sus análisis administrativos.
‘†‘•Ž‘•–‡ƒ•–”ƒ–ƒ†‘•ƒ“—À–‹‡‡—ƒ‡•–”—…–—”ƒ•‹‹Žƒ”†‡ƒ’”‡†‹œƒŒ‡“—‡…‘•–ƒ†‡–”‡•
partes muy marcadas e importantes: la base teórica, el cálculo algebraico y geométrico, y la modelación
y resolución de problemas de situaciones del contexto real en el ámbito de administración.
Una de las piezas fundamentales de nuestra obra es la base teórica sobre la que descansa cada
–‡ƒ –”ƒ–ƒ†‘Ǥ  ‡ŽŽƒǡ ƒ—“—‡ †‡ ƒ‡”ƒ „”‡˜‡ǡ •‡ Œ—•–‹ϐ‹…ƒ Ž‘• ’”‘…‡†‹‹‡–‘• ”‡ƒŽ‹œƒ†‘• ’ƒ”ƒ Žƒ
obtención de resultados; el análisis de los errores cometidos; el porqué de las operaciones realizadas,
de la discriminación de soluciones, de la interpretación de resultados; etcétera.
Otra parte elemental de nuestra obra es la referida al cálculo algebraico y al geométrico. Los
†‹˜‡”•‘•‡Œ‡’Ž‘•’Žƒ–‡ƒ†‘•‡‡ŽŽ‹„”‘’‡”‹–‡”‡ƒŽ‹œƒ”‘’‡”ƒ…‹‘‡•‡Ž‡‡–ƒŽ‡•“—‡’‘…‘ƒ’‘…‘
‹”ž†‡•ƒ””‘ŽŽƒ†‘Žƒ†‡•–”‡œƒ‡‡Ž…žŽ…—Ž‘Ǥ‘•‡Œ‡’Ž‘•’Žƒ–‡ƒ†‘•‘•‡Šƒ…‘…‡„‹†‘„ƒŒ‘Žƒ‹†‡ƒ
†‡ ƒ—‡–ƒ” Žƒ …‘’Ž‡Œ‹†ƒ† †‡ ‡ŽŽ‘• †‡ ‘†‘ ƒ„•–”ƒ…–‘ǡ •‹‘ †‡ …”‡ƒ” ‡Œ‡’Ž‘• “—‡ ƒŽ ”‡•‘Ž˜‡”Ž‘•
desarrollen diferentes tipos de razonamientos que involucren el conocimiento de otros conceptos,
para así evitar cálculos engorrosos. El cálculo algebraico, debido a su amplitud, permite encontrar
†‹ˆ‡”‡–‡•…ƒ‹‘•›’”‘…‡†‹‹‡–‘•’ƒ”ƒ‘„–‡‡”—ƒ•‘Ž—…‹×ǡ’‡”‘‡ˆ‘…ƒ”†‹…Š‘…žŽ…—Ž‘„ƒŒ‘—
aspecto geométrico genera otro tipo de habilidades sumamente importantes, sobre todo, referidas a
Žƒ‹–‡”’”‡–ƒ…‹×Ǥ‘”‡Œ‡’Ž‘ǡ’Žƒ–‡ƒ”—ƒ‡…—ƒ…‹×Ž‹‡ƒŽ‡†‘•˜ƒ”‹ƒ„Ž‡•…‘„”ƒ˜‹†ƒ…—ƒ†‘•‡Ž‡
ƒ•‘…‹ƒƒŽƒ‰”žϐ‹…ƒ†‡—ƒ”‡…–ƒ‡‡Ž’Žƒ‘›ǡ‡•‘‘‡•–‘†‘ǡƒŽ‡ˆ‘…ƒ”Žƒ‰”žϐ‹…ƒ†‡Žƒ”‡…–ƒ…‘‘—ƒ
función lineal se pueden apreciar visualmente sus diferentes características. En este libro se presentan
†‹•–‹–‘•±–‘†‘•†‡‰”ƒϐ‹…ƒ…‹×›†‡‹–‡”’”‡–ƒ…‹×‰”žϐ‹…ƒǡ†‡‘†‘“—‡…‘•–ƒ–‡‡–‡•‡’—‡†‡
–”ƒ•‹–ƒ” ‡–”‡ †‹ˆ‡”‡–‡• ”‡‰‹•–”‘• †‡ ”‡’”‡•‡–ƒ…‹×ǡ Ž‘ “—‡ ’‡”‹–‹”ž ƒ Ž‘• Ž‡…–‘”‡• —ƒ ‡Œ‘”
aprehensión de la información en cada tema tratado.
La modelación de problemas de situaciones reales en el ámbito de administración es también
—‘†‡Ž‘•ƒ’‘”–‡•†‡‡•–‡Ž‹„”‘†‡–”ƒ„ƒŒ‘Ǥ‡Šƒƒ†ƒ’–ƒ†‘‡‡ŽŽ‹„”‘–‘†‘•Ž‘•–‡ƒ•ƒ–‡ž–‹…‘•ǡ†‡
naturaleza abstracta, a situaciones del contexto real. Los problemas de modelación planteados utilizan
conceptos estudiados en los cursos de las carreras de Administración y Negocios. Entre ellos destacan
los conceptos de costos, ingresos, utilidades, oferta, demanda, impuestos, elasticidad, etc. La riqueza de
estos problemas se basa en poder aplicar la matemática a situaciones reales en las cuales se entrelacen
Žƒ–‡‘”Àƒƒ–‡ž–‹…ƒǡ‡Ž‡ˆ‘“—‡ƒŽ‰‡„”ƒ‹…‘ǡŽƒ‹–‡”’”‡–ƒ…‹×‰”žϐ‹…ƒ›Ž‘•…‘…‡’–‘•ƒ†‹‹•–”ƒ–‹˜‘•ǡ
•‹‡†‘ ‡Ž ’”‹…‹’ƒŽ ‘„Œ‡–‹˜‘ “—‡ Ž‘• Ž‡…–‘”‡• ƒƒŽ‹…‡ •‹–—ƒ…‹‘‡• › „ƒ•‡ •—• ”‡•—Ž–ƒ†‘• †‡–”‘ †‡Ž
dominio de la matemática.

8 ēĎěĊėĘĎĉĆĉĊėĚĆēĆĉĊĎĊēĈĎĆĘĕđĎĈĆĉĆĘ
ēęėĔĉĚĈĈĎŘē

Muchos de los temas aquí desarrollados siguen una secuencia lógica que se puede encontrar en
cualquier otro texto de la misma naturaleza, sin embargo, en algunos temas se ha creído conveniente
…ƒ„‹ƒ”‡Ž‘”†‡•‹ƒŽ–‡”ƒ”‡Ž‘”†‡Ž×‰‹…‘†‡Ž‘•‹•‘•Ǥ‘”‡Œ‡’Ž‘ǡ‡Ž–‡ƒ†‡†‡–‡”‹ƒ–‡•›
la regla de Cramer se presenta antes del desarrollo de sistemas de ecuaciones lineales (SEA) por el
método de la eliminación de Gauss. Esto tiene una explicación, la regla de Cramer solo resuelve cierto
tipo de sistemas de ecuaciones lineales mientras que el método de eliminación Gauss resuelve todos
estos sistemas.
Por otro lado, se han incorporado al inicio algunos aspectos fundamentales de la lógica que
ayudarán al estudiante a entender los conectivos lógicos más usados y sus valores de verdad para obtener
proposiciones equivalentes, y las reglas básicas de inferencia lógica para utilizarlas adecuadamente
a entender la lectura de un problema, analizar argumentos y hacer conclusiones válidas a partir de
ciertas premisas.
La forma como se presentan los contenidos de cada tema y el modo de guiar a los lectores en
Žƒ ”‡•‘Ž—…‹× †‡ Ž‘• ‡Œ‡’Ž‘• › †‡ Ž‘• ’”‘„Ž‡ƒ• ’Žƒ–‡ƒ†‘• •‘ ˆ”—–‘ †‡ Ž‘• ‡•–—†‹‘•ǡ ‡š’‡”‹‡…‹ƒǡ
reuniones constantes de discusión e intercambio de ideas de los autores; es también consecuencia
de los diálogos y críticas constructivas de los docentes del curso de Matemática Básica para
administradores de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas, así como de los materiales de clase
desarrollados por ellos y por los autores. Todo esto permitió desarrollar un libro de matemática que
escapa del tradicional libro teórico y aplicativo. Hoy damos vida a este libro que pretende llegar más
allá en materia de enseñanza.

Características pedagógicas
En cada sección se ha tratado de incorporar, en la medida de lo posible, el modelo pedagógico de
la Universidad, que es el modelo MATE: motivación, adquisición, transferencia y evaluación. En las
†‡ϐ‹‹…‹‘‡•›‡…ƒ†ƒ‡š’Ž‹…ƒ…‹×†‡…‘…‡’–‘•ǡ”‡•‘Ž—…‹×†‡‡Œ‡’Ž‘•›’”‘„Ž‡ƒ•ǡ•‡ŠƒŠ‡…Š‘—
‡•ˆ—‡”œ‘’‘”—–‹Ž‹œƒ”—Ž‡‰—ƒŒ‡•‡…‹ŽŽ‘…‡”…ƒ‘ƒŽ‡•–—†‹ƒ–‡ǡŒ—•–‹ϐ‹…ƒ†‘…ƒ†ƒ’ƒ•‘ǡ‹…‘”’‘”ƒ†‘
±–‘†‘• …‘•–”—…–‹˜‘• › ”‡ϐŽ‡š‹˜‘• ‡ ‡Ž ƒ’”‡†‹œƒŒ‡Ǥ ‘• ‡Œ‡’Ž‘• ‡•–ž ’”‡•‡–ƒ†‘• ‡ ‘”†‡
…”‡…‹‡–‡†‡†‹ϐ‹…—Ž–ƒ†›˜ƒ”‹ƒ†‘•Ǥ‡†‡•–ƒ…ƒ‡Žƒ‘„”ƒŽƒˆ‘”ƒ…‘‘•‡‡•–”—…–—”ƒŽ‘•’”‘„Ž‡ƒ•Ǥ
ƒ†ƒ–‡ƒ‡’‹‡œƒ…‘—‡Œ‡’Ž‘†‡•ƒ””‘ŽŽƒ†‘‡‡Ž“—‡•‡‡š’Ž‹…ƒŽ‘•…‘…‡’–‘•‹˜‘Ž—…”ƒ†‘•‡Žƒ
”‡•‘Ž—…‹×ǢŽ—‡‰‘ǡ•‡’Žƒ–‡ƒ‘–”‘‡Œ‡’Ž‘‡‡Ž“—‡‡ŽŽ‡…–‘”˜ƒ•‹‡†‘‰—‹ƒ†‘’‘”‡Ž‹•‘Ž‹„”‘‡•—
†‡•ƒ””‘ŽŽ‘ǤŽ‘„Œ‡–‹˜‘‡•“—‡‡Ž‡•–—†‹ƒ–‡ƒ’”‡†ƒƒ”‡•‘Ž˜‡”‡Œ‡’Ž‘•†‡ˆ‘”ƒ‘”†‡ƒ†ƒǡ”ƒ…‹‘ƒŽ›
“—‡ǡ‡‡•‡’”‘…‡•‘ǡ•‹‡–ƒ—Ž‹„”‘ƒ‹‰ƒ„Ž‡“—‡’”‘—‡˜ƒ‡Žƒ’”‡†‹œƒŒ‡ƒ—–א‘‘Ǥ
En la mayor parte de la obra, se ha tratado de cerrar un bloque con una sección de aplicaciones.

Reconocimientos
Deseamos expresar nuestro agradecimiento a los siguientes profesores con quienes compartimos
el dictado del curso de Matemática Básica (ADM) de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas en
estos últimos años y que aportaron con sus comentarios, críticas constructivas, y en la resolución y
…‘’”‘„ƒ…‹×†‡•‘Ž—…‹‘‡•†‡Ž‘•‡Œ‡”…‹…‹‘•“—‡Šƒ•‹†‘˜ƒŽ‹‘•‘•‡‡Ž†‡•ƒ””‘ŽŽ‘†‡Ž…—”•‘ǣ†‹–Š
Giovanna Arce Cortez, Luis Leoncio Barboza Carape, Mónica Luz Cabrera Ortega, Raúl Chávez Aquino,
‡›ƒŽ†‘ —‰‘‘”–‡œ‡˜ƒŽŽ‘•ǡŽ‡Œƒ†”‘žŽ–‡”†‡Žƒ”—œž…Š‡œǡ
Ž‘”‹ƒ‰±Ž‹…ƒŽ‡ƒ•’‹‘œƒ

ēĎěĊėĘĎĉĆĉĊėĚĆēĆĉĊĎĊēĈĎĆĘĕđĎĈĆĉĆĘ 9
ČĚĘęŃēĚėĔĚćĆĘĞĎčġđĞĆėęŃēĊğĎėĆěĆđȁĆęĊĒġęĎĈĆćġĘĎĈĆĕĆėĆĆĉĒĎēĎĘęėĆĉĔėĊĘ

Colán de Herrera, Jairo Yamil Esquivel Ortiz, Luis Demetrio Fernández Basaldua, Marie Cosette Girón
Suazo, Magna Julia Guerrero Celis, Jorge Luis Guzmán Aguilar, Juan Guillermo Herrera García, Nelly
Kau Kau, Johnny Alberto Malaver Ortega, David Alberto Maldonado Carrasco, Hortensia Mamani
Cosco, Renzo Patricio Mere Donayre, Fernando Damián Montesinos Andreses, Armando Alfredo
Novoa Allagual, Eduardo Ortiz Chauca, Aldrín Ethel Peña Lizano, Erick Jozsef Pozsgai Hernani, Jorge
Humberto Prado Linares, Óscar Reynaga Alarcón, Claudio Felipe Ríos Ibarra, Juan de Dios Saavedra
Farfán, David Sáenz López, Jorge Raul Silva Santisteban Chero, Ángel Felipe Soto Valdivia, Mario Saúl
Tiza Domínguez, Alberto Uchasara Quispe, Carlos Eleodoro Valencia Segura, Cecilia Lina Vidal Castro y
Edwin Villogas Hinostroza.
Queremos agradecer también a nuestros revisores Marie Cosette Girón Suazo, Erick Jozsef Pozsgai
Hernani y Héctor Viale Tudela, por sus contribuciones en esta obra. Un agradecimiento muy especial
a los profesores Gloria Angélica Elena Espinoza Colán de Herrera y Juan Guillermo Herrera García,
quienes desde un inicio estuvieron apoyándonos y colaborando de manera muy estrecha disponiendo
de su valioso tiempo; al profesor Jorge Luis Guzmán Aguilar por su importante aporte en las secciones
de Lógica y al profesor Erick Jozsef Pozsgai Hernani por su revisión minuciosa y sugerencias detalladas.
Finalmente, queremos agradecer a Fernando Sotelo Raffo, director del Área de Ciencias de la
‹˜‡”•‹†ƒ†ǡ’‘”•—…‘ϐ‹ƒœƒ›Žƒ‘’‘”–—‹†ƒ††‡Šƒ…‡””‡ƒŽ‹†ƒ†‡•–ƒ‘„”ƒǡƒ•‹‹•‘ǡƒ‰”ƒ†‡…‡‘•ƒ
los colegas profesores a tiempo completo de Matemática del Área de Ciencias por su apoyo.

10 ēĎěĊėĘĎĉĆĉĊėĚĆēĆĉĊĎĊēĈĎĆĘĕđĎĈĆĉĆĘ
Unidad 1: Introducción a la lógica
ͳǤͳĆęĊėĎĆđĊĘĞčĊėėĆĒĎĊēęĆĘĉĊęėĆćĆďĔ

El estudio de la lógica de proposiciones ha venido a menos en estos últimos tiempos. En las


escasas oportunidades en que se desarrolla, se realiza enfatizando en la parte algebraica de
Žƒ†‡–‡”‹ƒ…‹×†‡˜ƒŽ‘”‡•†‡˜‡”†ƒ†‘•‹’Ž‹ϐ‹…ƒ†‘‡š’”‡•‹‘‡•’”‘’‘•‹…‹‘ƒŽ‡•…‘’Ž‡Œƒ•Ǥ
‘…‘•‡†‡–‹‡‡‡‡Ž‡•–—†‹‘”‡ϐŽ‡š‹˜‘†‡Ž‘•…‘‡…–‹˜‘•Ž×‰‹…‘•›Žƒ•‡š’”‡•‹‘‡•’”‘’‘•‹…‹‘ƒŽ‡•
‡“—‹˜ƒŽ‡–‡•Ǥ‘”‡Œ‡’Ž‘ǡ•‡ƒŽƒ••‹‰—‹‡–‡•‡š’”‡•‹‘‡•ǣ

Ȉ No es cierto que voy a la biblioteca o a la cafetería.


Ȉ No voy a la biblioteca o no voy a la cafetería.

Ǭ‘‡“—‹˜ƒŽ‡–‡•‡•–ƒ•‡š’”‡•‹‘‡•ǫ‡•–ƒ•‡……‹×•‡Šƒ…‡—‡•–—†‹‘‡Ž‡‡–ƒŽ†‡Žƒ•
proposiciones, los conectivos y sus valores de verdad, y las proposiciones equivalentes.

1.1. Lógica proposicional


 ‡—…‹ƒ†‘ ‡• –‘†ƒ ˆ”ƒ•‡ — ‘”ƒ…‹× “—‡ •‡ —–‹Ž‹œƒ ‡ ‡Ž Ž‡‰—ƒŒ‡ …‘ïǤ Ž‰—‘• ‡—…‹ƒ†‘• •‘
ƒϐ‹”ƒ…‹‘‡•ǡה†‡‡•ǡ‹–‡””‘‰ƒ…‹‘‡•ǡ‡š…Žƒƒ…‹‘‡•ǡ‡–…±–‡”ƒǤ

Ejemplo 1

a. La UPC tiene más de 15 000 estudiantes.


b. ¡Feliz aniversario!
c. La tolerancia para ingresar al aula de clase en la universidad es de 15 minutos.
d.  Ǭ—žŽ‡•Žƒ‘–ƒÀ‹ƒ’ƒ”ƒƒ’”‘„ƒ”—…—”•‘‡Žƒ—‹˜‡”•‹†ƒ†ǫ
e. Prohibido fumar en clase.
f. Esta proposición es falsa.

ƒ’”‘’‘•‹…‹×‡•—‡—…‹ƒ†‘“—‡’—‡†‡•‡”…ƒŽ‹ϐ‹…ƒ†‘ǡ‘„‹‡…‘‘˜‡”†ƒ†‡”‘‘„‹‡…‘‘
falso, pero no ambos a la vez.

Ejemplo 2

a.  ƒ‹ϐŽƒ…‹×†‡Ž‡”‡ŽƒÓ‘ʹͲͳͳˆ—‡‡‘”ƒŽ͵ΨǤ
b.  ƒ•‡ϐ‹”×‡Ž‡–”‡‡”ï› ƒ’אǤ
c. La economía se divide en microeconomía y macroeconomía.
d. Hoy estudio para el examen de Matemática y escucho música instrumental.

ēĎěĊėĘĎĉĆĉĊėĚĆēĆĉĊĎĊēĈĎĆĘĕđĎĈĆĉĆĘ 11
ČĚĘęŃēĚėĔĚćĆĘĞĎčġđĞĆėęŃēĊğĎėĆěĆđȁĆęĊĒġęĎĈĆćġĘĎĈĆĕĆėĆĆĉĒĎēĎĘęėĆĉĔėĊĘ

e. Voy a la biblioteca o a la cafetería.


f. Si el precio del producto es mayor al precio de equilibrio, entonces hay exceso de oferta.

Ejemplo 3

Indique con un check los enunciados que sean proposiciones:

a.  Ǭ•–‡†Šƒ„Žƒ‹–ƒŽ‹ƒ‘ǫ
b. Prohibido fumar en lugares públicos como este.
c. Toda ecuación cuadrática tiene dos soluciones reales.
d. La captura del terrorista Abimael Guzmán fue en el año 2000.
e. A quien madruga Dios le ayuda.
f. Dios es misericordioso.
g. En un monopolio, los precios de los artículos suben.
h.  Ž …”‡…‡”žͷǡͶΨ†—”ƒ–‡‡Ž’‡”‹‘†‘ʹͲͳͳǦʹͲͳʹǤ
i. Esta proposición es falsa.

Las proposiciones simples son aquellas que tienen un solo componente, es decir, no se pueden
separar en dos proposiciones. Se les denota con las letras minúsculas p, q, r, etcétera. A la verdad (V) o
falsedad (F) de la proposición se le llama valor de verdad.
‘”‡Œ‡’Ž‘ǡŽƒ•’”‘’‘•‹…‹‘‡•ǣ

a.  ƒ‹ϐŽƒ…‹×†‡Ž‡”‡ŽƒÓ‘ʹͲͳͳˆ—‡‡‘”ƒŽ͵ΨǤ
b.  ƒ•‡ϐ‹”×‡Ž‡–”‡‡”ï› ƒ’אǤ
c. La economía se divide en microeconomía y macroeconomía.

son simples, ya que expresan una sola idea. A estas proposiciones se les puede simbolizar así:

pǣƒ‹ϐŽƒ…‹×†‡Ž‡”‡ŽƒÓ‘ʹͲͳͳˆ—‡‡‘”ƒŽ͵Ψ
qǣƒ•‡ϐ‹”×‡Ž‡–”‡‡”ï› ƒ’אǤ
r: La economía se divide en microeconomía y macroeconomía.

Una proposición compuesta es aquella que está formada por dos o más proposiciones simples,
llamadas componentes de la proposición compuesta. Estas proposiciones simples están unidas o
relacionadas por no, y, o, si..., entonces…, etcétera, llamados conectivos o conectores.
‘”‡Œ‡’Ž‘ǡŽƒ••‹‰—‹‡–‡•’”‘’‘•‹…‹‘‡•ǣ

a. Hoy estudio para el examen de Matemática y escucho música instrumental.


b. Voy a la biblioteca o a la cafetería.
c. Si el precio del producto es mayor al precio de equilibrio, entonces hay exceso de oferta.

están formadas por dos proposiciones simples, la primera: «Hoy estudio para el examen de Matemática»
y «hoy escucho música instrumental», separadas por el conector y; la segunda: «Voy a la biblioteca» o

12 ēĎěĊėĘĎĉĆĉĊėĚĆēĆĉĊĎĊēĈĎĆĘĕđĎĈĆĉĆĘ
ēĎĉĆĉͳȁ ēęėĔĉĚĈĈĎŘēĆđĆđŘČĎĈĆ

«voy a la cafetería», separadas por el conector o; la tercera: Si «el precio del producto es mayor al precio
de equilibrio», entonces «hay exceso de oferta», separadas por el conector entonces.
Sin embargo, existen proposiciones que dan la impresión de ser compuestas, pero no lo son,
porque no se pueden separar en dos proposiciones simples, tal es el caso de la siguiente proposición:

Alicia y Juan son hermanos.

Ahora considere la proposición «El promedio ponderado de mis cursos es mayor que 15». La
negación se obtiene intercalando la palabra no o anteponiendo la expresión no es cierto que en la
proposición, así:

«El promedio ponderado de mis cursos no es mayor que 15», o


«No es cierto que el promedio ponderado de mis cursos es mayor que 15».

La negación de una proposición verdadera es falsa y la negación de una proposición falsa es


verdadera.

Conectivos lógicos

ƒ”ƒ•‹’Ž‹ϐ‹…ƒ”‡Ž‡•–—†‹‘†‡Žƒ•’”‘’‘•‹…‹‘‡•Ž×‰‹…ƒ•ǡ•‡—–‹Ž‹œƒ•À„‘Ž‘•’ƒ”ƒŽ‘•…‘‡…–‹˜‘•Ž×‰‹…‘•ǡ
los cuales se muestran en la tabla:

Proposición Conectivo Símbolo ‹‰‹ϐ‹…ƒ†‘


Cambia el valor de verdad de una
Negación No ~
proposición simple.
Indica que se deben dar las dos
‘Œ—…‹× y ∧
proposiciones.
Disyunción inclusiva Indica que se debe dar una de ellas
o ∨
(Débil) o ambas proposiciones a la vez.
Indica que se debe dar una de ellas
Disyunción exclusiva
o… o ɧ pero no ambas proposiciones a la
(Fuerte)
vez.
Si …, Indica en las proposiciones una
Condicional →
entonces relación de causa – efecto.
Indica que se da una relación de
Bicondicional Si y solo si ↔
causa-efecto y viceversa.

Formalización de proposiciones lógicas

•‡Ž’”‘…‡†‹‹‡–‘‡†‹ƒ–‡‡Ž…—ƒŽ•‡‹†‡–‹ϐ‹…ƒ’”‘’‘•‹…‹‘‡••‹’Ž‡•›…‘‡…–‹˜‘•Ž×‰‹…‘•“—‡•‡
enlazan formando fórmulas organizadas con signos de agrupación.

ēĎěĊėĘĎĉĆĉĊėĚĆēĆĉĊĎĊēĈĎĆĘĕđĎĈĆĉĆĘ 13
ČĚĘęŃēĚėĔĚćĆĘĞĎčġđĞĆėęŃēĊğĎėĆěĆđȁĆęĊĒġęĎĈĆćġĘĎĈĆĕĆėĆĆĉĒĎēĎĘęėĆĉĔėĊĘ

Ejemplo 4

Sean las proposiciones:

p: Voy a la biblioteca.
q: Voy a la cafetería.

Formalice las siguientes proposiciones:

a. Voy a la biblioteca o voy la cafetería. p ∨ q


b. Voy a la biblioteca y voy a la cafetería.
c. Si voy a la biblioteca, entonces voy a la cafetería.
d. No voy a la biblioteca.
e. O voy a la biblioteca o voy a la cafetería.
f. Voy a la biblioteca si y solo si voy a la cafetería.

…‘–‹—ƒ…‹×ǡ•‡’”‡•‡–ƒ—ƒ–ƒ„Žƒ…‘ƒŽ‰—‘•–±”‹‘•†‡ŽŽ‡‰—ƒŒ‡ƒ–—”ƒŽ“—‡†‡•‹‰ƒ
conectivos equivalentes a los mencionados anteriormente.

Proposición Término Formalización


No p
Negación Es falso que p ~p
Es absurdo que p
p pero q
‘Œ—…‹× p aunque q p∧q
p sin embargo q
p a menos que q
Disyunción inclusiva (Débil) p salvo que q p∨q
p excepto q
Opoq
Disyunción exclusiva (Fuerte) p o solamente q p∆q
p o únicamente q
p entonces q
Si p, q
p implica q
p por lo tanto q
Condicional p→q
p‡••—ϐ‹…‹‡–‡’ƒ”ƒq
q si p
q porque p
q es necesaria para p
p si y solo si q
Bicondicional p siempre y cuando q p↔q
p equivale a q

14 ēĎěĊėĘĎĉĆĉĊėĚĆēĆĉĊĎĊēĈĎĆĘĕđĎĈĆĉĆĘ
ēĎĉĆĉͳȁ ēęėĔĉĚĈĈĎŘēĆđĆđŘČĎĈĆ

Ejemplo 5

Formalice las siguientes proposiciones:

a. La utilidad marginal es positiva, pero disminuye conforme aumenta el consumo.


Simbolizando cada proposición simple se tiene:
p: La utilidad marginal es positiva.
q: La utilidad marginal disminuye conforme aumenta el consumo.
Formalización: p ∧ q

b. Cuando aumenta el precio de un bien, disminuye la cantidad demandada del mismo.

c.  ƒ—–‹Ž‹†ƒ†–‘–ƒŽƒ—‡–ƒƒ‡‘•“—‡ƒ—‡–‡‡Ž…‘•–‘ϐ‹Œ‘Ǥ

d. El costo promedio disminuye salvo que el nivel de producción no aumente.

e. Subió el precio de las verduras porque subió la gasolina.

f. No es cierto que hoy es martes y hay reunión de coordinación de curso.

ēĎěĊėĘĎĉĆĉĊėĚĆēĆĉĊĎĊēĈĎĆĘĕđĎĈĆĉĆĘ 15
ČĚĘęŃēĚėĔĚćĆĘĞĎčġđĞĆėęŃēĊğĎėĆěĆđȁĆęĊĒġęĎĈĆćġĘĎĈĆĕĆėĆĆĉĒĎēĎĘęėĆĉĔėĊĘ

g. Si voy a la clase o solamente a la biblioteca, implica que no iré al cine.

h.  —ƒ†‘Žƒ†‡ƒ†ƒƒ—‡–ƒ›Žƒ‘ˆ‡”–ƒ†‹•‹—›‡ǡ‡Ž’”‡…‹‘†‡‡“—‹Ž‹„”‹‘„ƒŒƒǤ

i. No es cierto que suba el precio del pan porque suba el precio de la gasolina, salvo que el gobierno
‘’—‡†ƒ…‘–”‘Žƒ”Žƒ‹ϐŽƒ…‹×Ǥ

Valores de verdad de las proposiciones

Sobre la base de los valores de verdad de las proposiciones simples, se determinan los valores de
verdad de las proposiciones compuestas.

p q p ∧ q p ∨ q p → q p ∆ q p ↔ q

V V V V V F V

V F F V F V F

F V F V V V F

F F F F V F V

Ejemplo 6

Dadas las proposiciones p, q y r falsas, determine el valor de verdad de la siguiente proposición


compuesta:
(∼ p ∨ ∼q) ∆ (∼ r → q)

16 ēĎěĊėĘĎĉĆĉĊėĚĆēĆĉĊĎĊēĈĎĆĘĕđĎĈĆĉĆĘ
ēĎĉĆĉͳȁ ēęėĔĉĚĈĈĎŘēĆđĆđŘČĎĈĆ

Ejemplo 7

Para hallar el valor de verdad de las proposiciones p, q y r, si se sabe que es falsa la siguiente proposición
compuesta:
(p ∨ r) → ∼(∼ p ∧ q)

†‡„‡‘•‹†‡–‹ϐ‹…ƒ”‡Ž…‘‡…–‹˜‘’”‹…‹’ƒŽǡ“—‡‡•‡Ž…‘†‹…‹‘ƒŽ→. Por lo tanto:

Ȉ Si la proposición ( p ∨ r ) → ∼ ( ∼ p ∧ q ) es F, entonces ( p ∨ r ) es V y ∼ ( ∼ p ∧ q ) es F.
Ȉ Luego, ( ∼ p ∧ q ) es V, por lo tanto, ∼ p es V y q es V. Así p es F.
Ȉ Como ( p ∨ r ) es V, donde p es F, se tiene que r es V.
Ȉ En conclusión, p es F, q es V y r es V.

Ejemplo 8

Halle el valor de verdad de las proposiciones p, q y r, si se sabe que la siguiente proposición compuesta
es falsa:

p ∧ ∼ [ ( r ↔ ∼ p) ∨ ∼ q ]

Ejemplo 9

Halle el valor de verdad de las proposiciones p, q y r, si se sabe que la siguiente proposición es verdadera:

(∼p∨q)∨ (∼r→∼p)

Ejemplo 10

Considere la siguiente proposición:


«Si la demanda de un bien aumenta, entonces el precio del bien aumentará; salvo que si la crisis
económica continúa, entonces habrá más pobreza».

ēĎěĊėĘĎĉĆĉĊėĚĆēĆĉĊĎĊēĈĎĆĘĕđĎĈĆĉĆĘ 17
ČĚĘęŃēĚėĔĚćĆĘĞĎčġđĞĆėęŃēĊğĎėĆěĆđȁĆęĊĒġęĎĈĆćġĘĎĈĆĕĆėĆĆĉĒĎēĎĘęėĆĉĔėĊĘ

a. Formalice la proposición compuesta.

b. Analice el valor de verdad de la proposición, asumiendo que todas las proposiciones simples son
verdaderas.

c. ¿Cuál es el valor de verdad de la proposición si la demanda del bien no aumenta y no hay más
’‘„”‡œƒǫ

d.  Ǭ—žŽ‡•‡Ž˜ƒŽ‘”†‡˜‡”†ƒ††‡Žƒ’”‘’‘•‹…‹×•‹Žƒ…”‹•‹•‘…‘–‹ïƒ‹‡Ž’”‡…‹‘†‡Ž„‹‡ƒ—‡–ƒǫ

18 ēĎěĊėĘĎĉĆĉĊėĚĆēĆĉĊĎĊēĈĎĆĘĕđĎĈĆĉĆĘ
ēĎĉĆĉͳȁ ēęėĔĉĚĈĈĎŘēĆđĆđŘČĎĈĆ

Ejercicios 1.1

1.  ‡–‡”‹‡“—±‡—…‹ƒ†‘••‘’”‘’‘•‹…‹‘‡•Ǥ—‡‰‘ǡ…Žƒ•‹ϐÀ“—‡Žƒ•…‘‘•‹’Ž‡•‘…‘’—‡•–ƒ•›
formalice.

a. El pisco es peruano.
b. Prohibido fumar en lugares públicos como este.
c. 3 + 5 > 7
d. Alemania y China son potencias económicas.
e. Estados Unidos y México son países fronterizos.
f. Es falso que Arequipa sea un país y Cuzco su capital.
g. La familia promueve el bienestar, aunque también la prosperidad de todos sus miembros.
h. Seré un profesional de éxito porque estudio en esta universidad.
i. Si la carne de avestruz es cara, su crianza no tiene razón de ser.
ŒǤ El que tengamos un amplio intercambio comercial con Europa conlleva a que nos afecte su
…”‹•‹•ϐ‹ƒ…‹‡”ƒǤ
k. En la medida que estudies, triunfarás.
l. Es falso que si la importación afecta la inversión interna, el crecimiento poblacional
afectará al PBI.
m. 
 ƒŒƒŽ‡ƒ”‡ƒŽ‡•‡ŽƒŽ‹‡–‘‡•’‡…‹ƒŽ†‡Žƒ•ƒ„‡Œƒ•”‡‹ƒ•‘•‘Ž‘†‡Žƒ•‘„”‡”ƒ•Ǥ

2. Suponga que p y r son falsas y q es verdadera. Halle el valor de verdad de las siguientes proposiciones:

a. (∼ p ∧ ∼ q ) → ( p ∧ ∼ r )
b. ( p → ∼ q ) →( ∼ p ∧ ∼ r )
c. ( p → ∼ q ) ∧ ( p → r )

3. Si (∼ p ∧ ∼ q ) es verdadera, halle el valor de verdad de [( p ∨ ∼ q ) → (∼ p ∨ q )]

4. Halle el valor de verdad de las proposiciones p, q, r y s, sabiendo que:

a. [(r ∨ p) ∧ ∼ q ] → p es falsa
b. (s ∧ p) ∨ [(p → q) ∨ ∼ r] es falsa

5.  Ǭ‡’—‡†‡ƒϐ‹”ƒ”“—‡Žƒ’”‘’‘•‹…‹×ȏȋ∼ p ∨ ∼ q ) ∧ p] → ∼q•‹‡’”‡‡•˜‡”†ƒ†‡”ƒǫ

6. Considere la siguiente proposición:


Ǽ‹‡Ž•ƒŽƒ”‹‘À‹‘ƒ—‡–ƒǡ‡–‘…‡•Šƒ„”Àƒž•†‡•‡’Ž‡‘†‡Ž‘•‘„”‡”‘•‡‘•…ƒŽ‹ϐ‹…ƒ†‘•Ǥ
‹‡„ƒ”‰‘ǡ•‹Žƒ’‘„Žƒ…‹×–—˜‹‡”ƒ‡Œ‘”‡•‹‰”‡•‘•ǡ‡–‘…‡•…‘•—‹”Àƒž•„‹‡‡•ǽǤ

a.  †‡–‹ϐ‹“—‡Žƒ•˜ƒ”‹ƒ„Ž‡•›ˆ‘”ƒŽ‹…‡‡†‹ƒ–‡—Ž‡‰—ƒŒ‡•‹„׎‹…‘Ǥ
b. Suponga que el salario mínimo no aumenta, la población no incrementa sus ingresos y que las demás
’”‘’‘•‹…‹‘‡••‹’Ž‡••‘˜‡”†ƒ†‡”ƒ•ǤǬ—žŽ‡•‡Ž˜ƒŽ‘”†‡˜‡”†ƒ††‡Žƒ’”‘’‘•‹…‹×…‘’—‡•–ƒǫ
c. Si la proposición compuesta es verdadera, y el primer antecedente y el segundo consecuente
son falsos, halle los posibles valores de verdad de las demás proposiciones simples.

ēĎěĊėĘĎĉĆĉĊėĚĆēĆĉĊĎĊēĈĎĆĘĕđĎĈĆĉĆĘ 19
ČĚĘęŃēĚėĔĚćĆĘĞĎčġđĞĆėęŃēĊğĎėĆěĆđȁĆęĊĒġęĎĈĆćġĘĎĈĆĕĆėĆĆĉĒĎēĎĘęėĆĉĔėĊĘ

1.2. Análisis de argumentos

Suponga la siguiente situación:

‘› ‡ Žƒ ƒÓƒƒǡ Ž‡ †‹Œ‡ ƒ ‹ ‘˜‹ƒ “—‡ ‹ Œ‡ˆ‡ ‡ Šƒ„Àƒ …‘˜‘…ƒ†‘ ƒ —ƒ ”‡—‹×ǡ
seguramente, para aumentarme el sueldo.
Le hice la siguiente promesa: «Si me suben el sueldo, entonces me caso contigo». Ella, feliz
‡‹Ž—•‹‘ƒ†ƒǡ‡•’‡”ƒ‘–‹…‹ƒ•‡Žƒ‘…Š‡Ǥ‡•ƒˆ‘”–—ƒ†ƒ‡–‡ǡƒŽŽŽ‡‰ƒ”ƒ•—…ƒ•ƒǡŽ‡†‹Œ‡ǣǼ‘‡
subieron el sueldo».
•–‡†ǡǬ“—±’—‡†‡…‘…Ž—‹”†‡‡•–‘ǫǬ‹‰‹ϐ‹…ƒ“—‡‘‡˜‘›ƒ…ƒ•ƒ”…‘‡ŽŽƒǫ

En esta sección se observarán algunas reglas básicas de inferencia lógica que permitirán analizar
argumentos y hacer inferencias válidas.

—ƒ–‹ϔ‹…ƒ†‘”‡•

A menudo se encuentran enunciados con palabras o expresiones que indican cantidad. Las palabras
todos, cada uno, ninguno•‡†‡‘‹ƒ…—ƒ–‹ϐ‹…ƒ†‘”‡•—‹˜‡”•ƒŽ‡•›Žƒ•‡š’”‡•‹‘‡•existe, algunos,
hay al menos uno•‡ŽŽƒƒ…—ƒ–‹ϐ‹…ƒ†‘”‡•‡š‹•–‡…‹ƒŽ‡•Ǥ
‘”‡Œ‡’Ž‘ǡ…‘•‹†‡”‡Žƒ’”‘’‘•‹…‹×ǣ‘†‘•Ž‘•‡•–—†‹ƒ–‡•†‡‹‡…‹ƒ••‘‡š–”‘˜‡”–‹†‘•Ǥƒ
negación se escribiría así: «No todos los estudiantes de Ciencias son extrovertidos», o lo que es lo
mismo decir: «Existen algunos estudiantes de Ciencias que no son extrovertidos».
Š‘”ƒǡ …‘•‹†‡”‡ Žƒ ’”‘’‘•‹…‹×ǣ Ž‰—ƒ• ’”‡‰—–ƒ• †‡Ž ‡šƒ‡ •‘ †‹ϐÀ…‹Ž‡•Ǥ ƒ ‡‰ƒ…‹× •‡
‡•…”‹„‹”Àƒƒ•ÀǣǼ‘‡•…‹‡”–‘“—‡ƒŽ‰—ƒ•’”‡‰—–ƒ•†‡Ž‡šƒ‡•‘†‹ϐÀ…‹Ž‡•ǽǡ‘Ž‘“—‡‡•Ž‘‹•‘†‡…‹”ǣ
Ǽ‘†ƒ•Žƒ•’”‡‰—–ƒ•†‡Ž‡šƒ‡‘•‘†‹ϐÀ…‹Ž‡•ǽǤ
‘‘•‡‘„•‡”˜ƒǡŽƒ‡‰ƒ…‹×†‡—…—ƒ–‹ϐ‹…ƒ†‘”—‹˜‡”•ƒŽ‡•‡Ž…—ƒ–‹ϐ‹…ƒ†‘”‡š‹•–‡…‹ƒŽ›Žƒ
‡‰ƒ…‹×†‡—…—ƒ–‹ϐ‹…ƒ†‘”‡š‹•–‡…‹ƒŽ‡•‡Ž…—ƒ–‹ϐ‹…ƒ†‘”—‹˜‡”•ƒŽǤ

Proposiciones equivalentes

Dos proposiciones son equivalentes si tienen el mismo valor de verdad para todas las situaciones
posibles. Si p y q son las proposiciones equivalentes, se simboliza p ≅ q.

20 ēĎěĊėĘĎĉĆĉĊėĚĆēĆĉĊĎĊēĈĎĆĘĕđĎĈĆĉĆĘ
ēĎĉĆĉͳȁ ēęėĔĉĚĈĈĎŘēĆđĆđŘČĎĈĆ

Ejemplo 1

Se demuestra que p → q ≅ ∼ q → ∼ p utilizando la tabla de verdad.

p q p → q ∼q → ∼p

V V V F V F

V F F V F F

F V V F V V

F F F V V V

Ejemplo 2

Determine que:

a. ∼ ( p ∨ q ) ≅ ∼ p ∧ ∼ q
b. ∼ ( p ∧ q ) ≅ ∼ p ∨ ∼ q

p q ∼(p ∨ q) ∼p ∧ ∼q p q ∼(p ∧ q) ∼p ∨ ∼q

V V V V

V F V F

F V F V

F F F F

Resumiendo, se tienen las siguientes equivalencias:

i. p →q ≅ ∼q→∼p
ii. ∼ ( p ∨ q ) ≅ ∼ p ∧ ∼ q
iii. ∼ ( p ∧ q ) ≅ ∼ p ∨ ∼ q

Ejemplo 3

Escriba de manera equivalente las siguientes proposiciones:

a. Si la crisis económica continúa, entonces habrá más pobreza.

Formalizando: p: La crisis económica continúa.


q: Habrá más pobreza.

ēĎěĊėĘĎĉĆĉĊėĚĆēĆĉĊĎĊēĈĎĆĘĕđĎĈĆĉĆĘ 21
ČĚĘęŃēĚėĔĚćĆĘĞĎčġđĞĆėęŃēĊğĎėĆěĆđȁĆęĊĒġęĎĈĆćġĘĎĈĆĕĆėĆĆĉĒĎēĎĘęėĆĉĔėĊĘ

Se tiene que p → q ≅ ∼ q → ∼ p. Entonces, escribimos de manera equivalente:

«Si no habrá más pobreza, entonces la crisis económica no continúa».

b. No es cierto que voy a la biblioteca o a la cafetería.

Formalizando: p: Voy a la biblioteca.


q: Voy a la cafetería.

Se tiene que ∼ ( p ∨ q ) ≅ ∼ p ∧ ∼ q. Entonces, escribimos de manera equivalente:

«No voy a la biblioteca ni a la cafetería».

Ejemplo 4

Escriba de manera equivalente las siguientes proposiciones:

a. Cuando aumenta el precio de un bien, disminuye la cantidad demandada del mismo.

b.  ‘‡•…‹‡”–‘“—‡Žƒ—–‹Ž‹†ƒ†–‘–ƒŽƒ—‡–ƒƒ‡‘•“—‡ƒ—‡–‡‡Ž…‘•–‘ϐ‹Œ‘Ǥ

c. Hoy no es martes y no hay reunión de coordinación del curso.

Inferencia lógica

ƒ”‰—‡–‘Ž×‰‹…‘‡•—Œ—‹…‹‘ǡ‡‡Ž“—‡ƒ’ƒ”–‹”†‡—ƒ•‡”‹‡†‡’”‘’‘•‹…‹‘‡•ŽŽƒƒ†ƒ•’”‡‹•ƒ•
(leyes, reglas, suposiciones, etcétera), se llega a una proposición llamada conclusión. Cuando se
razona a partir de las premisas de un argumento para obtener una conclusión, se pretende que el
argumento sea válido.

22 ēĎěĊėĘĎĉĆĉĊėĚĆēĆĉĊĎĊēĈĎĆĘĕđĎĈĆĉĆĘ
ēĎĉĆĉͳȁ ēęėĔĉĚĈĈĎŘēĆđĆđŘČĎĈĆ

‘••‹‰—‹‡–‡•‡Œ‡’Ž‘•—‡•–”ƒƒŽ‰—‘•ƒ”‰—‡–‘•Ǥȋƒ’”‡‹•ƒ‡•–ž•‘„”‡ŽƒŽÀ‡ƒŠ‘”‹œ‘–ƒŽ
›Žƒ…‘…Ž—•‹×ǡ†‡„ƒŒ‘ȌǤ

a. Si el sábado hay examen, entonces hoy empiezo a estudiar.


El sábado hay examen.
∴ Hoy empiezo a estudiar.

b. Si me suben el sueldo, me caso contigo.


No me subieron el sueldo.
∴ No me caso contigo.

Cuando la conclusión y las premisas son verdaderas, un argumento es válido. Un argumento no


válido es una falacia.
A continuación, se describen algunas formas de razonamiento más comúnmente empleadas,
llamadas reglas de inferencia.

1. Modus ponendo ponens (MPP)

p → q
p
∴q

‘”‡Œ‡’Ž‘ǡ…‘•‹†‡”‡Žƒ•†‘••‹‰—‹‡–‡•’”‡‹•ƒ•ǣ
Si el Estado incrementa los sueldos, la población demandará más de los bienes.
El Estado incrementa los sueldos.

Para determinar una conclusión válida, se formalizarán las premisas. Sea p «El Estado incrementa
los sueldos» y sea q «La población demandará más de los bienes». Las premisas pueden escribirse
simbólicamente:
p → q
p

Según la regla MPP, se escribe la concusión válida q «La población demandará más de los bienes».

2. Modus tollendo tollens (MTT)

p → q
∼q
∴∼p

‘”‡Œ‡’Ž‘ǡ…‘•‹†‡”‡Žƒ•†‘••‹‰—‹‡–‡•’”‡‹•ƒ•ǣ
Si me suben el sueldo, me caso contigo.
No me caso contigo.

ēĎěĊėĘĎĉĆĉĊėĚĆēĆĉĊĎĊēĈĎĆĘĕđĎĈĆĉĆĘ 23
ČĚĘęŃēĚėĔĚćĆĘĞĎčġđĞĆėęŃēĊğĎėĆěĆđȁĆęĊĒġęĎĈĆćġĘĎĈĆĕĆėĆĆĉĒĎēĎĘęėĆĉĔėĊĘ

Para determinar una conclusión válida, se formalizarán las premisas. Sea p «Me suben el sueldo»
y sea q «Me caso contigo». Las premisas pueden escribirse simbólicamente:

p → q
∼q

Según la regla MTT, se escribe la conclusión válida ∼ p «No me suben el sueldo».

3. Silogismo hipotético puro (SHP)

p → q
q→ r
∴ p → r

‘”‡Œ‡’Ž‘ǡ…‘•‹†‡”‡Žƒ•†‘••‹‰—‹‡–‡•’”‡‹•ƒ•ǣ
Si aumenta el sueldo, se incrementa la demanda.
Si se incrementa la demanda, suben los precios.

Para determinar una conclusión válida, se formalizarán las premisas. Sea p «Aumenta el sueldo»,
sea q «Se incrementa la demanda» y sea r «Suben los precios». Las premisas pueden escribirse
simbólicamente:

p → q
q→ r

Según la regla SHP, se escribe la concusión válida p → r «Si aumenta el sueldo, suben los
precios».

4. Silogismo disyuntivo (SD)

p ∨ q p ∨ q
∼p ∼q
∴q ∴p

‘”‡Œ‡’Ž‘ǡ…‘•‹†‡”‡Žƒ•†‘••‹‰—‹‡–‡•’”‡‹•ƒ•ǣ
Voy a la biblioteca o a la cafetería.
No voy a la biblioteca.

Para determinar una conclusión válida, se formalizarán las premisas. Sea p «Voy a la biblioteca»
y sea q «Voy a la cafetería». Las premisas pueden escribirse simbólicamente:

p ∨ q
∼p

24 ēĎěĊėĘĎĉĆĉĊėĚĆēĆĉĊĎĊēĈĎĆĘĕđĎĈĆĉĆĘ
ēĎĉĆĉͳȁ ēęėĔĉĚĈĈĎŘēĆđĆđŘČĎĈĆ

Según la regla SD, se escribe la conclusión válida q «Voy a la cafetería».

Ejemplo 5

Proporcione una conclusión válida para las siguientes premisas:

a. Si el maestro eleva la calidad de la enseñanza, entonces se genera el progreso que el Perú necesita.
El maestro eleva la calidad de la enseñanza, por lo tanto…

Sea p «El maestro eleva la calidad de la enseñanza».


Sea q «Se genera el progreso que el Perú necesita».
Las premisas pueden escribirse simbólicamente:

p → q
p
∴q

Según la regla MPP, se escribe la conclusión válida q «Se genera el progreso que el Perú necesita».

b. Si se eleva la cotización del dólar, se devalúa el nuevo sol. No se devalúa el nuevo sol. Por lo tanto…

c. Los precios se elevan siempre que la demanda aumenta. La demanda no aumenta. En consecuencia…

d.  •–—†‹ƒ•’ƒ”ƒ‡Ž‡šƒ‡ϐ‹ƒŽ‘†‡•ƒ’”—‡„ƒ•‡Ž…—”•‘†‡׉‹…ƒǤ’”—‡„ƒ•‡Ž…—”•‘†‡׉‹…ƒǤ‘”
lo tanto…

ēĎěĊėĘĎĉĆĉĊėĚĆēĆĉĊĎĊēĈĎĆĘĕđĎĈĆĉĆĘ 25
ČĚĘęŃēĚėĔĚćĆĘĞĎčġđĞĆėęŃēĊğĎėĆěĆđȁĆęĊĒġęĎĈĆćġĘĎĈĆĕĆėĆĆĉĒĎēĎĘęėĆĉĔėĊĘ

e.  ‹•‡‡Ž‡˜ƒŽ‘•‹’—‡•–‘•ǡŠƒ„”ž†±ϐ‹…‹–Ǥ ƒ„”ž†‡•‘…—’ƒ…‹×•‹Šƒ›†±ϐ‹…‹–Ǥ‘”Ž‘–ƒ–‘ǥ

f.  ‹Žƒ•‡Ž‡……‹×†‡ˆï–„‘Ž†‡‡”ƒ–‘†‘••—•’ƒ”–‹†‘•ǡ•‡…Žƒ•‹ϐ‹…ƒ’ƒ”ƒ‡Ž—†‹ƒŽǤ‹‡”
…Žƒ•‹ϐ‹…ƒƒŽ—†‹ƒŽǡ•—•Œ—‰ƒ†‘”‡••‡…‘–‹œƒ‡Œ‘”Ǥƒ•‡Ž‡……‹×†‡ˆï–„‘Ž‰ƒƒ–‘†‘••—•’ƒ”–‹†‘•Ǥ
Por lo tanto…

Sea p «La selección de fútbol de Perú gana todos sus partidos».


Sea qǼŽ‡”…Žƒ•‹ϐ‹…ƒ’ƒ”ƒ‡Ž—†‹ƒŽǽǤ
Sea rǼ‘•Œ—‰ƒ†‘”‡•†‡Žƒ•‡Ž‡……‹×•‡…‘–‹œƒ‡Œ‘”ǽǤ
Las premisas pueden escribirse simbólicamente:

p → q
q→ r
p
∴ r

Según la combinación de las reglas MPP y SHP, se escribe la conclusión válida rǼ‘•Œ—‰ƒ†‘”‡•†‡
Žƒ•‡Ž‡……‹×•‡…‘–‹œƒ‡Œ‘”ǽǤ

g. Cuando estudias para los exámenes, apruebas el curso de Lógica. Si eres un estudiante responsable,
estudias para los exámenes. Eres un estudiante responsable. Por lo tanto…

h. No será separado del aula a menos que guarde su teléfono celular. Si no es separado del aula,
atenderá la clase. No guarda su teléfono celular. Por lo tanto…

26 ēĎěĊėĘĎĉĆĉĊėĚĆēĆĉĊĎĊēĈĎĆĘĕđĎĈĆĉĆĘ
ēĎĉĆĉͳȁ ēęėĔĉĚĈĈĎŘēĆđĆđŘČĎĈĆ

i.  ‹ Šƒ…‡• –— ‡šƒ‡ …‘ Žƒ’‹…‡”‘ǡ –‹‡‡• †‡”‡…Š‘ ƒ ’‡†‹” ”‡…ƒŽ‹ϐ‹…ƒ…‹×Ǥ ‹ ‡•–ž• •‡‰—”‘ †‡ –—•
”‡•’—‡•–ƒ•ǡŠƒ”ž•–—‡šƒ‡…‘Žƒ’‹…‡”‘Ǥ‘–‹‡‡•†‡”‡…Š‘ƒ’‡†‹””‡…ƒŽ‹ϐ‹…ƒ…‹×Ǥ‘”Ž‘–ƒ–‘ǥ

ēĎěĊėĘĎĉĆĉĊėĚĆēĆĉĊĎĊēĈĎĆĘĕđĎĈĆĉĆĘ 27
ČĚĘęŃēĚėĔĚćĆĘĞĎčġđĞĆėęŃēĊğĎėĆěĆđȁĆęĊĒġęĎĈĆćġĘĎĈĆĕĆėĆĆĉĒĎēĎĘęėĆĉĔėĊĘ

Ejercicios 1.2

1. Escriba la negación de las siguientes proposiciones:

a. Todas las clases de Lógica son interesantes.


b. Algunos textos del sílabo son de consulta.
c. Cada estudiante trae sus apuntes de clase.
d. Existen calculadoras solares.
e.  —ƒ‡•’—–—ƒŽ‘’‹‡”†‡•—–”ƒ„ƒŒ‘Ǥ
f. Nelly es servicial y Gloria, amable.
g. Ni Juan ni David son egoístas.
h. José va a la reunión o no le suben el sueldo.

2. Escriba una proposición equivalente a las siguientes:

a. Si Noé promueve el negocio, entonces se opone al pensamiento de Pedro.


b. No es cierto que hoy devuelvo los libros y me condonan la multa.
c. Ni las políticas de Estado son malas, ni el costo social es alto.

3. Escriba la negación de las siguientes proposiciones:

a. Raúl triunfa o se retira del torneo.


b. Ana aprueba el curso y Luis no pierde su empleo.
c. 
 Ž‡šƒ•‹•–‡ƒ…Žƒ•‡‘‘•‡”ž†‡Ž‡“—‹’‘†‡–”ƒ„ƒŒ‘Ǥ

Ž‘••‹‰—‹‡–‡•‡Œ‡”…‹…‹‘•ǡ†‡–‡”‹‡ǡ‡…ƒ•‘†‡•‡”’‘•‹„Ž‡ǡŽƒ…‘…Ž—•‹×“—‡Šƒ‰ƒ˜žŽ‹†‘‡Ž
argumento.

4. Se encuentran exonerados de ITF los depósitos en las cuentas de ahorro si el depósito es de


remuneraciones. Juan no recibió un depósito de remuneraciones. Por lo tanto...

5. Si se realizan transferencias de fondos, entonces la transacción se verá afectada por el ITF. José
realizó una transferencia de fondo. Por lo tanto…

6. Juan no gana utilidades porque no arriesga en su inversión. Ocurre que Juan gana utilidades.
Luego…

7. Subió el precio del pan porque subió el precio de la gasolina. Si subió el precio del pan, el gobierno
‘’‘†”ž…‘–”‘Žƒ”Žƒ‹ϐŽƒ…‹×Ǥ‘”…‘•‹‰—‹‡–‡ǥ

8. Cuando la información es relevante, esta debe ser guardada para futuras referencias. La información
debe ser fácilmente recuperable porque se guarda para futuras referencias. Cierta información no
es fácilmente recuperable. En consecuencia…

28 ēĎěĊėĘĎĉĆĉĊėĚĆēĆĉĊĎĊēĈĎĆĘĕđĎĈĆĉĆĘ
ēĎĉĆĉͳȁ ēęėĔĉĚĈĈĎŘēĆđĆđŘČĎĈĆ

9. No es posible que la inseguridad en las carreteras se incremente y las primas de los seguros
vehiculares disminuyan. Pero la inseguridad en las carreteras se incrementa. Por lo tanto…

10. Si la demanda crece, entonces las compañías se expanden. Las compañías no se expanden o los
‘„”‡”‘•‘–‹‡‡ž•Š‘”ƒ•†‡–”ƒ„ƒŒ‘Ǥ‡”‘•‡†ƒ“—‡Ž‘•‘„”‡”‘•–‹‡‡ž•Š‘”ƒ•†‡–”ƒ„ƒŒ‘Ǥ
Por lo tanto…

11. Sube el precio del pan porque subió el precio de la gasolina. Sube el precio de la gasolina o el
‰‘„‹‡”‘‘’—‡†‡…‘–”‘Žƒ”Žƒ‹ϐŽƒ…‹×ǤŽ‰‘„‹‡”‘…‘–”‘ŽƒŽƒ‹ϐŽƒ…‹×Ǥ—‡‰‘ǥ

12. Si el alumno es memorista y predomina la exposición del docente, entonces el alumno se convierte
en un ente receptor y acumulador de conocimiento. Si el alumno es un ente receptor y acumulador
de conocimientos, entonces no será libre de expresar su opinión. Por lo tanto…

ēĎěĊėĘĎĉĆĉĊėĚĆēĆĉĊĎĊēĈĎĆĘĕđĎĈĆĉĆĘ 29
Powered by TCPDF (www.tcpdf.org)