You are on page 1of 3

Lectura y desciframiento del mito.

El mito para Barthes produce tres tipos diferentes de lectura, según donde se ponga
atención:
1- Si se presta atención a un significante vacío, la forma se ve llenada por el concepto,
entonces el significado vuelve a ser literal, a un símbolo. Un ejemplo es el de
productor de mitos, como el periodista que va desde un concepto en busca de la
forma.
2- Si ubico mi atención en un significante lleno, en donde se distingue el sentido de la
forma y la deformación que produce uno en otra, se deshace la significación. Es en
donde se debela la coartada; es el enfoque del mitólogo que emprende el
desciframiento del mito.
3- Finalmente si la atención, se posa en el significante del mito como un todo confuso
de sentido y forma, se veo el mecanismo constitutivo del mito y su dinámica. Es el
trabajo del lector del mito.
Las dos primeras formas corresponden a un orden estático, en el cual se destruye el mito
tanto propagando su intención o desenmascarándolo. Solo la tercera forma es dinámica, y
permite el paso del estudio de la semiología a la ideología.
Lo que permite el paso de la semiología a la ideología, es pensar al mito no como algo que
oculta sino que deforma, permitiendo así transformar la historia en naturaleza.
El mito como lenguaje robado.
La especificidad del mito es transformar un sentido en forma, es un robo de lenguaje según
Barthes. Todo lenguaje es preso del mito, pero no resisten de la misma forma. La lengua
ofrece una resistencia débil, es raro que la lengua imponga desde el primer momento un
sentido pleno, indeformable; el sentido puede ser casi constantemente interpretado.
Entonces el mito puede insinuarse dilatarse en la lengua, es un robo por colonización.
Pero el mito no solo invade sino que roba en totalidad, cuando el sentido está demasiado
lleno, es el ejemplo del lenguaje matemático. Este lenguaje es indeformable, por ello el
mito se apodera de el en bloque, tomando una determinada fórmula matemática y hará de
ese sentido inalterable el significante puro de la matematicidad.

segundo porque las rebeliones se inspiran en la distinción entre el burgués ético y el burgués político. determinado orden. En consecuencia se puede estudiar al mito de forma diacrónica. la poesía trata de ir hacia una infra significación. todo lo que no es burgués está obligado a recurrir a la burguesía. En la política el nombre de burgués se hace a través de la idea de nación. como hecho económico la burguesía es nombrada sin dificultad. . del hombre económico al hombre mental. La vanguardia va contra el arte. es burguesa. Por el poder pasaron varios tipos de burguesía. la moral pero no hay una protesta política. desapareció completamente. debido a que se trata de un sistema semiológico regresivo. es capturado por el mito. determinada ideología. como hecho político. determinado régimen de propiedad. idea que en un principio sirvió para excluir a la aristocracia. La vanguardia es la que plantea rebeliones contra la ideología burguesa. La burguesía como sociedad anónima. El mito va hacia la ultra significación. Sin embargo dicho partido solo puede construir una riqueza política en la sociedad burguesa. En primer lugar porque proviene de la burguesía. El mito consiente la historia en dos puntos: por su forma (motivada). o se siga al mito de ayer hasta su forma de hoy. hoy en día la burguesía se diluyo en la nación sin rechazar los elementos alógenos. Nuestra sociedad para Barthes. la burguesía ha borrado su nombre al pasar de lo real a su representación. el lenguaje poético es presa ideal para el mito: el desorden aparente de los signos. Políticamente la burguesía choca con un núcleo resistente. Pero al igual que el lenguaje matemático. a pesar de los cambios que ocurrieron en las distintas esferas. no al sentido de la palabra sino al sentido mismo de las cosas. hay un esfuerzo de retransformar el signo en sentido. a la ampliación de un sistema primero. pero el estatuto permanece. rostro poético de un orden esencial. el partido comunista. Sin embargo ocurre un hecho notable. ya sea sometiéndolo a una retrospección. no se reconoce a sí misma. Como hecho ideológico. pero son rebeliones socialmente limitadas y recuperables. transformado en significante vacío que servirá para significar la poesía. por su concepto (histórico).El lenguaje poético es otro lenguaje que resiste.

El mito es un habla despolitizada. lo que es contingencia. actualiza sin cesar una defección. las cosas pierden en él el recaudo de su construcción. es lo que nos ha enseñado la semiología acerca del mito: fundamentar como naturaleza. lo que es intención histórica. las funda como naturaleza y eternidad. sobre todo es necesario dar un valor activo al sufijo des: representa un poder operatorio. habla de ellas. como eternidad. De la misma manera que la ideología burguesa se defina por la defección del nombre burgués. se debe entender política en el sentido profundo. el mito está constituido por la pérdida de la cualidad histórica de las cosas. El mito es un habla despolitizada. La función del mito es eliminar lo real. las purifica. . como aquel conjunto de relaciones humanas en su poder de construcción del mundo. El mecanismo por medio del cual actúa la ideología burguesa.Dice Barthes que todo en nuestra vida cotidiana es tributaria de la representación que la burguesía se hace y nos hace de las relaciones del hombre y del mundo. El mito no niega las cosas. las vuelve inocentes.