públicos

Novedades
06/08/2007 Economía

asuntos

org

Informe N° 623
Economía
13/08/2007

Sobre la Distribución del Ingreso y la Riqueza en Chile (I)
Andrés Palma

Codelco: la Verdad Sobre su Gestión, Costos y Rentabilidad
31/07/2007 Política Nacional

Concertación: Tres Fuentes de Potencial "Crisis Catastrófica"
26/07/2007 Economía

Con motivo de la entrega reciente de los resultados de la Encuesta Casen (de Caracterización Socioeconómica Nacional) 2006 -y también de la polémica sobre el sueldo ético- se ha reabierto la discusión sobre los tem as de pobreza y dist ribu ción del in greso. Los resultados han cambiado un poco el foco de la discusión habida en el período inmediatamente anterior para situarse en la calidad de la información que entrega dicha encuesta. Sin embargo, los resultados han permitido reafirmar algunas ideas y desmentir otras. Creo que eso es lo que ha causado la polémica y la desazón de algunos opositores. La discusión sobre la distribución del ingreso es recurrente en nuestro país. Los informes internacionales califican a Chile como uno de los países con peor distribución del ingreso en Latinoamérica, que a su vez es el continente con peor distribución del ingreso en el mundo. El PNUD sitúa a Chile en el lugar 12 entre los países con peor distribución, es decir, sólo once países tienen una peor distribución que Chile, lo que se palpa de manera evidente en el país. Por otra parte se afirma que la distribución del ingreso no ha cambiado en un largo tiempo, especialmente en el período de mayor crecimiento de nuestra economía, tal como lo muestran las cifras de la Casen. Ello evidenciaría que los cambios en la distribución sólo se pueden producir en el largo plazo, especialmente por efectos estructurales asociados a la educación. ¿Son correctas todas estas afirmaciones? ¿Es cierto que nuestra distribución del ingreso es tan mala? ¿Es cierto que no se ha afectado la distribución del ingreso pese al crecimiento y a lo que se ha hecho en materia social?

Efectos Redistributivos del Gasto Social
24/07/2007 Política Nacional

La Modernización de la Política (II)
19/07/2007 Política Nacional

La Modernización de la Política (I)
12/07/2007 Política Nacional

La Arrogancia de Ciertos Economistas
05/07/2007 Economía

La CASEN 2006, Buenas Noticias
El listado sólo muestra los 7 últimos informes publicados. Para obtener información anterior visite nuestro , sitio web www.asuntospublicos.org

Acerca de
Este informe ha sido preparado por el Consejo Editorial de asuntospublicos.org. ©2000 asuntospublicos.org. T odos los derechos reservados. Se autoriza la reproducción, total o parcial, de lo publicado en este informe con sólo indicar la fuente.

1°.- Cuán Desigual Es

Si bien no existen encuestas totalmente certeras en materia de distribución del ingreso, en Chile tenemos varias fuentes confiables de información que pueden ser utilizadas para fijar una opinión.

Informe N 623
°

Economía

públicos

asuntos

org

Sobre la Distribución del Ingreso y la Riqueza en Chile (I)
Los estudios utilizan básicamente tres fuentes: - La Encuesta de Ocupación y Desocupación que la Universidad de Chile realiza desde fines de la década de 1950 en el Gran Santiago; - La Encuesta de Presupuestos Familiares que ejecuta el INE cada diez años, también para el Gran Santiago; y - La Encuesta Casen que efectúa periódicamente MIDEPLAN y es para todo el país. Ninguno de estos estudios es propiamente una encuesta de ingresos, pero en ellas se consulta por esta variable. Cada uno tiene ventajas y tiene defectos para realizar la proyección. Por lo pronto, dos de ellos sólo son aplicables a Santiago urbano. La encuesta que se realiza nacionalmente subestima los ingresos en un porcentaje importante y es corregida para que sea consistente con las cifras nacionales y permita responder las preguntas fundamentales que se le realizan. La periodicidad de los mismos tampoco es igual. Uno se realiza anualmente, otro decenalmente y el tercero cada dos o tres años. La mirada de ellos en conjunto nos permitiría determinar si los resultados son consistentes entre sí en los moment os comun es entre ellos, y si son coinciden tes en su tendencia en el tiempo. Otro tema relevante en materia de distribución del ingreso es el de los indicadores que se utilicen para estimarla, asunto que no es independiente de la calidad de la información de las encuestas. Habitualmente se utilizan como indicadores para medir los resultados de la distribución el Coeficiente de Gini y las razones entre quintiles o deciles (20/20 o 10/40). La idea no es ahora discutir sobre la calidad de los indicadores. Sin embargo, es necesario señalar que el Coeficiente de Gini se afecta por los grados de concentración, y la alta concentración en un grupo muy menor de personas es una de las hipótesis que se barajan respecto de la sociedad chilena. Cualquiera de las mediciones que se utilicen, no obstante, señala que la distribución del ingreso en nuestro 1 país es mala. Una presentación realizada hace poco por Andras Uthoff de CEPAL nos muestra que la posición relativa de Chile en el continente se sitúa entre los países de "alta desigualdad", no entre los de "muy alta desigualdad", con una persistente, pero leve, mejoría en los indicadores, ubicándose entre el lugar siete u ocho de las más malas distribuciones. Los países que siempre se sitúan peor que Chile son Brasil, Bolivia, Colombia, Nicaragua y Honduras; y en algunos años Argentina, República Dominicana y Paraguay. En términos absolutos, es decir, midiéndonos con nosotros mismos, los resultados que podemos estudiar son los de las encuestas que ya hemos mencionado. Como se ha señalado la serie más larga corresponde a la emanada de la Encuesta de Ocupación de la Universidad de Chile. La presentación de resultados,

1

Uthoff, Andras. Panorama Social de América Latina 2006. Presentación en el Seminario "Las Legitimidades del Gasto Público de

Cohesión Social". ADETEF Y IL PES/CEPAL , Santiago, 11-12 de enero de 2007.

13/08/2007 ©2003 asuntospublicos.org

Página 2 de 6

Informe N 623
°

Economía

públicos

asuntos

org

Sobre la Distribución del Ingreso y la Riqueza en Chile (I)
mediante la razón 20/20, así como mediante el coeficiente de Gini, preparada por Ffrench-Davis 2, nos muestra cambios significativos en el período de análisis. Por su parte, los resultados de la Encuesta Casen, 3 estimados por Claudio Santibáñez , del BID, nos entregan resultados para los mismos y otros indicadores que van en igual dirección. En los años sesenta y comienzos de los setenta, sin tener una buena distribución del ingreso, Chile presentaba indicadores mucho mejores que los actuales. Los indicadores muestran fuertes deterioros producto de las crisis económicas de los años 1975 y 1982-1983, y un mejoramiento relativo con el retorno a la democracia, que en todo caso no retorna a los niveles previos a la dictadura. Lo importante, para efectos de responder las dudas, es que las tendencias de los cambios en la distribución del ingreso son las mismas, proviniendo de las distintas fuentes y los diversos estudios. Así lo ratifica Ffrench-Davis con la información elaborada a partir de la Encuesta de Presupuestos Familiares, la que corresponde a coeficientes de Gini y razones de quintiles correspondientes a los años 1988 y 1997. Las comparaciones de resultados para las distintas fuentes de datos nos señalan que la distribución es mala, y que evoluciona en los mismos sentidos de cambio en esos períodos. Es relevante que los indicadores tengan el mismo sentido de evolución. Que tanto el Coeficiente de Gini como la razón entre los quintiles evolucionen en los mismos sentidos en el tiempo de acuerdo a las distintas fuentes, permite concluir que es válido utilizar -para ver los cambios en la distribución del ingresoaquella estadística que acumule mayor información. Por su parte, la razón de quintiles es más sensible para reflejar los cambios y evaluar las políticas, por tener menos peso los extremos de la distribución, especialmente el de mayores ingresos. Y hay cambios importantes en estos años como para afirmar que la distribución del ingreso no se puede afectar. Aún en los períodos en que los cambios en la distribución del ingreso parecen menores, la realidad es que ha habido cambios, debido a que una modificación aparentemente poco significativa en el Coeficiente de Gini puede ser equivalente a grandes cambios en otras áreas de política. Para los efectos de nuestro análisis, también podemos señalar que cambios pequeños en el valor de un indicador como el Coeficiente de Gini tienen valor en sí, y que no es correcto señalar que una variación menor del coeficiente refleja una distribución del ingreso constante. Modificaciones menores en el Coeficiente de Gini indicarían que los cambios en la distribución del ingreso no son de gran magnitud, pero ello no quiere decir que no existan; y al haberlos podemos evaluar el signo de los cambios del coeficiente, para determinar si el sentido de las políticas es progresivo o regresivo desde el punto de vista de la equidad en la distribución del ingreso. Lo que se puede concluir es que hay correlaciones entre las distribuciones del ingreso y los impactos de las políticas y, específicamente, que el impacto del crecimiento en aspectos como la reducción de la pobreza es significativamente diferente según la distribución del ingreso.

2

Ffrench-Davis, Ricardo. "D istribución del Ingreso y Pobr eza desde los setenta", en Entre el neoliberalismo y el crecim iento con Santibáñez, Claudio. Pobreza y Desigualdad en Chile: Antecedentes para la Construcción de un sistema de Protección Social.

3

eq u id ad : tr es d éc ad as d e r e for m as e co nó m ic as e n C h ile , Cu ar t a E d ic ió n, J .C.S áez E d ito r, Sa nt ia go , 2 00 7 . BID, Serie de Estudios Económicos y Sociales. RE1-06- 004. O ctubre 2006.

13/08/2007 ©2003 asuntospublicos.org

Página 3 de 6

Informe N 623
°

Economía

públicos

asuntos

org

Sobre la Distribución del Ingreso y la Riqueza en Chile (I)
El estudio de Santibáñez, ya citado, muestra cómo una diferencia de un punto en el Coeficiente de Gini permitiría reducir la pobreza en un cincuenta por ciento en un plazo significativamente menor. Así, a una misma tasa de crecimiento de la economía, si la distribución del ingreso mejora en un uno por ciento, medida de acuerdo al Coeficiente de Gini, el período en que la pobreza chilena se reduce a la mitad puede disminuir hasta en cinco años. Este cambio es de mayor impacto aún sobre los niveles de indigencia. Estudios de CEPAL confirman esta tesis. Por otra parte, siguiendo el mismo estudio, se puede demostrar que cambios significativos en los niveles de desocupación tienen alto impacto en los niveles de pobreza e indigencia, pero para alterar significativamente el Coeficiente de Gini, estos deben ser aún mayores. Con esto queremos decir que el Coeficiente de Gini es "aparentemente" poco sensible, y -sin embargo- cambios "menores" en su valor sí reflejan cambios reales en la distribución. Las magnitudes de los cambios difieren, por razones obvias que se explican en los universos, las formas de medición de los ingresos, las preguntas específicas y los distintos períodos de las muestras. Sin emb ar go, si se o bs ervan la s cu at ro fu en te s co ns id erad as s e p ued e c on clu ir qu e: a) La distribución del ingreso en Chile es muy desigual cualquiera sea la estadística que se utilice para medirla; y La distribución del ingreso en Chile ha evolucionado a lo largo de los años de manera significativa. Sufrió un fuerte deterioro en los años de la dictadura, y sólo se ha recuperado parcialmente en democracia. En este período se produjo una mejoría notable a comienzos de los años noventa, un deterioro a fines de esa década y una recuperación en los últimos años.

b)

El resultado que nos muestra la Casen 2006 en que se obtiene el mejor resultado en distribución, de acuerdo a los distintos indicadores desde que se tiene la serie de esta encuesta, permite afirmar que efectivamente hay una mejora en la distribución del ingreso, aunque ésta siga siendo comparativamente mala. No es fácil dimensionar la magnitud de la desigualdad. Un cuadro preparado por la Fundación Nacional 4 Para la Superación de la Pobreza sobre la base de la Encuesta Casen 2003, nos muestra los límites inferiores y superiores de los ingresos de cada uno de los quintiles de población, el ingreso promedio de esos quintiles y la mediana del ingreso per cápita de cada uno de esos quintiles, es decir, el ingreso del individuo que está al centro del grupo; todo expresado en pesos del 2003. De acuerdo a esa información, si consideramos que el tamaño del grupo familiar del primer quintil es de 4,4 personas, entonces el ingreso promedio de ese quintil es de $ 122 mil pesos mensuales; y el grupo familiar que gana más en ese veinte por ciento de la población ganaría $185 mil. El ingreso promedio del grupo familiar promedio del país es de $569 mil pesos; y el ingreso del grupo familiar mediano (el que se sitúa en la mitad de la población) es de $450 mil pesos.

4

Fun dación Nacional Para La Superación de la Pobr eza. Umbrales Sociales 200 6: Propuesta para una futura Política Social.

FUNASUPO. Agosto, 2005.

13/08/2007 ©2003 asuntospublicos.org

Página 4 de 6

Informe N 623
°

Economía

públicos

asuntos

org

Sobre la Distribución del Ingreso y la Riqueza en Chile (I)
2°.- Por Qué Es Tan Desigual En su discurso al asumir como Miembro de la Academia de Ciencias Sociales, Sergio Molina 5 señalaba las siguientes causas principales de la desigualdad de ingresos en Chile: la heterogeneidad productiva; la concentración de activos; la reproducción de las elites; la diferente calidad del empleo y de la protección social; y los problemas de cobertura y calidad de la educación. Respecto de lo primero señalaba "En Chile coexisten empresas grandes y medianas con otras que se clasifican como micro y pequeñas empresas (MIPE). Las diferencias de productividad e ingreso generado por esas empresas hacen que las remuneraciones de quienes trabajan en ellas sean muy desiguales, siendo las MIPE donde se genera la mayor proporción del empleo." Por su parte indicaba que "el proceso de globalización y los desafíos de competitividad que ella conlleva, más los acelerados cambios tecnológicos, han contribuido a una mayor concentración del sistema productivo en grupos económicos reducidos que podrían ser fuente de poder monopólico u oligopólico contrario a los intereses de la sociedad chilena." La reproducción de las elites se manifiesta en que "las personas calificadas como de clase superior, especialmente por el origen de sus antepasados, tienen en promedio ingresos que superan hasta en un 50% el que reciben los graduados que no tienen ese origen socioeconómico, manteniéndose el resto de los factores constante, tales como el desempeño en la universidad, el dominio de idiomas, la calidad académica o el origen geográfico." Para Molina el desempleo "es el hecho que ha tenido el mayor impacto económico social y se asocia a la desaceleración del crecimiento de la economía chilena producida en este período. Los porcentajes globales de desempleo no reflejan la situación real que afecta a los distintos grupos socioeconómicos." Las estadísticas muestran que "el desempleo afecta en mayor proporción y con mayor intensidad a los grupos más p obre s d e la soc ieda d y, po r l o tan t o, es un fact or dra mát ic o d e in equ ida d" Al analizar la educación señala que, además de los problemas que aún existen de cobertura, especialmente en los niveles prebásico y superior, "en lo que se refiere a la brecha relacionada con los resultados educativos la situación aparece más crítica, pues el sistema escolar chileno ha sido incapaz de disminuir la desigualdad cultural y de origen, lo que permite concluir que la acumulación de capital educativo depende en gran medida de la posesión de capital económico y social de la familia de origen." La importancia combinada de la educación, el empleo y la calidad del empleo como factores que expliquen diferenciales importantes en los niveles de ingreso se debe a que los niveles de ingreso se elevan crecientemente cuando el trabajador tiene más años de educación, y esta diferencial crece especialmente ante los estudios universitarios completos. El estudio de Claudio Santibáñez a partir de la serie de la Casen nos muestra que los niveles educacionales son expl icat ivos de la m ayor p art e de los dif erenci ales de ing reso de l as fa mil ias.

5

Molina, Sergio. Es el Tiem po de la Equidad. Publicación del Banco del Desarrollo. Abril, 2005.

13/08/2007 ©2003 asuntospublicos.org

Página 5 de 6

Informe N 623
°

Economía

públicos

asuntos

org

Sobre la Distribución del Ingreso y la Riqueza en Chile (I)
Santibáñez señala que "casi toda la explicación de desigualdad viene explicada desde dentro de los grupos clasificados por esa característica (lo mismo para el caso del tamaño del hogar, aunque con un porcentaje levemente inferior). Por ejemplo, en el 2003 un 33% del total de la desigualdad existente es explicado por la desigualdad intergrupal de hogares con jefes de hogar con distintos niveles de escolaridad, mientras que, para el mismo año, sólo el 2% del total de la desigualdad es explicado por la desigualdad entre las regiones." Uthoff, por su parte, nos muestra que una parte importante de la disminución de la pobreza ocurrida en Chile entre 1990 y 2003 se debe a la importante generación de empleo y a los incrementos de productividad de esos empleos. La educación y el empleo son dos de los activos más importantes con que cuenta una persona, y el tema de la distribución de activos es el más importante al verificar los resultados de la distribución del ingreso, ya que los ingresos son producto de los activos que se poseen y del uso que se realiza de ellos. Reconozcamos como los principales activos con que cuenta una persona la educación, incluyendo conocimiento y aptitudes laborales; la salud; el capital social, que contiene también todas las redes y relaciones; la vivienda, que considera el agua potable y el alcantarillado; el acceso a combustibles, la electricidad y la telefonía; y la urbanización. Asimismo la tierra; los capitales productivos, que involucran las propiedades de capital, el capital físico, el acceso al crédito y la información de oportunidades de mercado; y el poder. Si estos activos se encuentran mal distribuidos en la sociedad, entonces el resultado de la distribución del ingreso, que se genera por estos activos, será desigual. Aún cuando el Estado realiza un importante papel redistributivo, en materia de activos de educación, salud, vivienda y poder (esta es la esencia de un sistema democrático), la base inicial y la distribución de los otros componentes es muy desigual y el acceso es aún desigual y de calidad muy diferenciada.

Andrés Palma: Director del Programa de Gerencia Social y Políticas Públicas de FLACSO-Chile y ex ministro de Mideplan

13/08/2007 ©2003 asuntospublicos.org

Página 6 de 6

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful