públicos

Novedades
09/05/2007 Economía

asuntos

org

Informe N° 605
Política Nacional
14/05/2007

Concertación Vs. Alianza por la Conquista de las Clases Medias (I)
Ignacio Balbontín Arteaga

Conflicto Derecha-Gran Empresa: ¿Neopopulismo o “Tongo”?
03/05/2007 Política Nacional

A un Año de Bachelet: ¿Gobierno Ciudadano? ¿Qué Pasó?
27/04/2007 Política Sectorial

Asistimos en el Chile de hoy a lo que consideramos es el inicio de un nuevo ciclo histórico caracterizado por la pugna en varios frentes de dos culturas políticas diferentes tanto en sus principios orientadores como en sus estilos. Esta disputa tiene socialmente un escenario principal constituido por el "piso del medio" -las capas medias- del edificio social chileno. El transcurso histórico reciente ha puesto frente a frente a dos expresiones transversales de dichos sectores intermedios. Por una parte, la que llamaremos "tradicional" y que se identifica con los principios histórico-políticos de la solidaridad, la integración social y la inclusividad y por otra, la que denominaremos "emergente", cuya inspiración política fundamental gira en torno a las pautas del libre mercado, la competencia y los mecanismos de decisión financieros.

Propuesta de una Nueva Política Para el Patrimonio Cultural
23/04/2007 Política Nacional

La Participación Ciudadana un Año Después
18/04/2007 Política Nacional

La Disputa por el Centro Concertación: ¿Ideología del "Gobiernismo" Vs. Cultura de CentroIzquierda?
12/04/2007 Economía

Pequeñas Empresas y Legislación Laboral: ¿Son Necesarias Normas Especiales?

El listado sólo muestra los 6 últimos informes publicados. Para obtener información anterior visite nuestro , sitio web www.asuntospublicos.org

Acerca de
Este informe ha sido preparado por e l C on s e j o Ed i t or i a l d e asuntospublicos.org. ©2000 asuntospublicos.org. Todos los derechos reservados. Se autoriza la reproducción, total o parcial, de l o publi cado en este informe con sólo indicar la fuente.

En la actual batalla política est ratégica, todos los partidos, sin excepción, disputan el centro del espacio político, lo que se confunde con la conquista de las capas medias. Hay varios argumentos para que aquello suceda de ese modo. La capacidad articuladora del centro ha sido garantizada históricamente por el radicalismo y la democracia cristiana, a través de casi todo el siglo pasado. La existencia de procedimientos de intercambio de signos tolerantes y solidarios, tan acendrados y t ípicos de la cultura política de las capas medias tradicionales, se expresó a través de esas corrientes políticas. Las antiguas capas medias cumplieron un papel de amortiguadoras de los conflictos sociales y de articuladoras de políticas que resultó ser fu ncional a los procedim ien tos d emocráticos. C on la act ual comunicación masiva y simplificada de señales y símbolos esas formas pasaron a identificarse con las clases medias y su madurez cívica y democrática. Hay un argumento electoral contundente que explica el interés de los partidos en este grupo social: el enorme peso numérico de quienes se identifican con las capas medias, pues, en todas las formas de consulta y análisis, m ás del 70% expresa su pertenencia a ese estrato. En el pasado reciente, la clase media desempeñaba en forma eficiente

Informe N° 605 Política Nacional
Concertación Vs. Alianza por la Conquista de las Clases Medias (I)

públicos

asuntos

org

el rol de puente transicional y transaccional. Era vehículo de negociaciones e intercambios que permitían un flujo constante entre la marginalidad y la integración, amortiguando las desigualdades existentes en la sociedad. Este rol se ha debilitado notoriamente en la actualidad. La distancia entre los sectores medios y la peq u eñ a m in or ía s it u ada en e l áp ic e d e l a p irá mi de so cia l es ca da vez m ayor. Chile es hasta hoy, comparativamente, un caso particular de desigualdad vertical con una de las mayores tasas en América y en el mundo. Así lo ilustran las más diversas investigaciones empíricas. Suponemos que a mayor diferenciación social en sociedades democráticas y libres, habrá mayor potencialidad de conflictos. Sin embargo, a pesar de lo anterior, debemos hacer presente que, en los mismos términos comparativos, Chile no ha tenido grandes conflictos generalizados y violentos, salvo las escasas excepciones que señala la historia en este bicentenario. Esto, a nuestro juicio, se debe al crecimiento progresivo de las capas medias, en que se han combinado verticalidad y horizontalidad internamente, dentro de un mismo sector. Esto les ha permitido, hasta ahora, cumplir con un rol "osmótico" hacia los segmentos más bajos y también hacia los altos. Nuestro país evoluciona y progresa más y mejor en un ambiente legal y pacífico que mediante conflictos violentos, lo que ha sido garantizado por estos sectores.

Orígenes

Es a partir de 1990 que comienza a producirse un hecho curioso y evidente que denota las características de una coyuntura histórica distinta de las dos épocas anteriores: la de la Constitución de 1925 y la de la dictadura. Los actores políticos existentes al interior del sistema inician una fuerte disputa por el centro del espectro. A partir de ese momento primario de la transición política, las dos grandes coaliciones que existen al interior del sistema, cual más, cual menos, se declaran públicamente con "vocación de centro". Ambas quieren ser articuladoras del sistema y, por lo tanto, hacen una política denominada "consociativa". Surgen, de ese modo, actores y formas para cumplir con estos papeles de convergencia. Fueron estas formas las que privilegiaron roles de intermediación y a ciertos intermediarios. Fueron estos actores los que diseñaron formas sintomáticas que les permitieron construir "pasarelas" entre el pasado autoritario y la nueva democracia transicional. Ellos, los intermediarios, marcaron los primeros moldes de los nuevos estilos políticos. Desde el punto de vista social, Chile, actualmente, parece tender hacia una cierta simplificación estructural. Una sociedad de tres "pisos" verticalmente hablando, pero de gran heterogeneidad y variabilidad en cada uno de ellos. Especialmente en los dos más bajos. En la cúspide hay un segmento muy reducido, de muy alta riqueza y patrimonio personal o familiar de todo tipo, que es muy cerrado en sus barreras, las que son muy altas en lo económico con estilos complejos, sofisticados, crípticos, pero mercantilizados en lo social y político. Luego se observa un segundo sector heterogéneo enormemente mayoritario, de niveles patrimoniales medios y alta permeabilidad en su movilidad, que son las capas medias. Y, finalmente, existe un rango minoritario de grupos sociales de ingresos y pat rimonios precarios que han sido socialmente excluidos de los servicios básicos. Hasta hace pocos años, durante el autoritarismo, éstos fueron los marginados respecto de gran parte de los beneficios sociales, pero han sido provistos progresiva, pero lentamente, por el Estado en los últimos 17 años.

14/05/2007 ©2003 asuntospublicos.org

Página 2 de 6

Informe N° 605 Política Nacional
Concertación Vs. Alianza por la Conquista de las Clases Medias (I)
Un Trascendental Segundo Paso de la Concertación

públicos

asuntos

org

Chile apunta políticamente en el siglo XXI -no sin grandes dificultades-, hacia una sociedad más igualitaria, inclusiva e integradora. La dificultad, es decir, el gran conflicto que se aproxima, estriba en la capacidad política que tengan el Estado y la sociedad para dar un segundo paso histórico, dentro del mismo período de predominio concertacionista. El primero fue el paso de la dictadura a la democracia; el de ahora es desde el neoliberalismo aún hegemónico, hacia el de un Estado social y libre de derecho, democrático, inclusivo y solidario. Esto es confesadamente para el sector político gobernante de la Concertación, el nuevo patrón u orden de ideas matrices, proyectadas para este tiempo Ello va conformando el perfil de un escenario público distinto al de los períodos anteriores a 1990. Sorprendentemente, esto se viene a notar conflictivamente más ahora, en el 2007, cuando se hace dicho intento para dar este segundo paso. Es el esfuerzo por incorporar a todos los sectores sociales precarizados, disminuyendo así las diferencias de acceso a los servicios sociales y a las oportunidades de progreso, c o n s t i t u y en d o d e re c h o s p e r s on a le s i n s t i t u c i o n a l m e n t e c o n s a g ra d o s y e x ig ib le s . Una parte importante y significativa de las dificultades políticas actuales consiste en la disputa que se dará en el futuro cercano en este campo en el cual se encuentran las capas medias. La competencia de poder será preponderantemente simbólica y políticamente significativa. La disputa se realizará con nuevas herramientas. No con las violentas empleadas por la dictadura, sino mediante otras formas sociales y políticas más sutiles. Se dará a través de la influencia de estilos sociales y políticos diferentes, con significados de intercambio y con actores dispuestos para esta brega. Así, la actual clase media, con sus dos caras de Jano, ha pasado a ser una clave electoral: la principal ca rt a de t riu nf o en l as fu t uras vot acio nes . El prin ci pal t erri to rio en di spu t a elec to ral.

El Perfil de los "Emergentes"

El sector más reciente históricamente -el "emergente"- es el menos numeroso, pero más creciente y móvil en razón de sus altas aspiraciones. Está compuesto, en buena proporción, por los que se clasifican en las encuestas socio-económicas como C2 y C3. Sin perjuicio de que sus rasgos son transversales, abarcando todo el espectro de las capas medias, en distintas proporciones. Este segmento se ha asimilado plenamente a las pautas de la llamada "vida moderna" y las actitudes de la economía de mercado neoliberal. Es individualista y egocentrista en lo personal. Autorreferente, monetarista y mercantilista para aquilatar los valores tanto del mercado, como del resto de las relaciones. Exitista y gráfico en su imaginario para medir el mérito social. Es trasgresor de las antiguas formas de i nfl ue nc ia o rga ni zaci on ale s y d e la s es tr uc tu ras y lí mi te s d e lo s p art id os pol ít ico s. Si le es posible, prefiere "el camino corto" con cierta "pillería" para "ubicarse" comunicacional o laboralmente, en vez del esfuerzo sistemático. Pertenece plenamente a la cultura consumista de los malls, endeudándose fácilmente. En general, si se le interroga, no manifiesta abiertamente su línea o posición política, declarándose independiente, apolítico o sin participación alguna en ella. No se compromete con un ideario, 14/05/2007 ©2003 asuntospublicos.org

Página 3 de 6

Informe N° 605 Política Nacional
Concertación Vs. Alianza por la Conquista de las Clases Medias (I)

públicos

asuntos

org

organizaciones sociales o culturales; sin embargo, es ardiente "hincha" televidente en materias faranduleras y deportivas. Hedonista en sus gustos y pragmático en sus opciones. "Súper cuidadoso de su individualidad", salvo en los espectáculos de masas donde se muestra socialmente o en las "pantallas". Proclive y disponible a la cultura del mercado. Es favorable a las actividades y diversiones "light"y declara no tener grandes compromisos valóricos o fundamentales de ningún tipo. Es un "self made man o woman" a la chilena, que admira la forma de vida "yanqui" casi sin asumirla concientemente. Se ha acostumbrado a la comida chatarra; buscando una rápida movilidad ascendente individual. Es claramente un trasgresor de los estilos políticos más tradicionales, con sus antiguas formas de intercambio e influencias; también lo hace con la moral sexual católica, construida por la visión integrista post conciliar.

El GrupoTradicional

El sector tradicional adquiere sus rasgos fundantes de los procesos producidos durante el período de la modernización desde el siglo XIX. Todo lo anterior combinado con los rasgos verticales tanto de la cultura laica burocrática, como de los símbolos provenientes de la visión jerárquica cristiana. Esto constituyó una argamasa de corte meritocrático que se hizo progresivamente hegemónica en su ideario de compromiso social. Esta visión chocó con la impuesta por la dictadura y luego sirvió de articuladora programática a los gobiernos posteriores. En su conformación influyeron dos elementos históricos de ese tiempo: el ambiente del Estado-Compromiso y aquel de la radicalización ideológica demarcada por la "Guerra Fría". El grupo tradicional es amante del terruño, el barrio, el vecindario, la provincia o la ciudad. Es, por decirlo de alguna m anera, heredero histórico social de las instituciones y estructuras verticales de nuestra sociedad, acumulando gran parte de la experiencia en sus vivencias. Como individuos son "isleños", respetuosos de la nat uraleza y del progreso conjunto. Com o grupo son solidarios, esforzados y emprendedores en materia de conocimientos, puestos de trabajo o empresa. Como sector social, meritocráticos y sistemáticos para lograr objetivos, según el esfuerzo, la experiencia o la dedicación a los estudios, trabajos o empresas. Es, grupalmente, un segmento amistoso y comunitario. Es, además, partícipe de organizaciones; con conciencia cívica; "trabajólica" y con rasgos organizacionales de compañerismo. Inclusiva, cohesiva y abierta. Es un sector compuesto por personas dispuestas a "compartir" la vida a las que les gusta "echar la talla". Tiende a la movilidad colectiva familiar, más que a la individual. Favorece los cambios, pero s i em p r e q u e se re s p et e n lo s m a rc os f or m a le s , a d m i n is t ra t i vo s e i n s t it u c i o n al es . Frente a ellos, están los "emergentes", que en términos de dimensión demográfica aún no llegan a ser los más numerosos proporcionalmente. Como son de menor edad, tienden progresivamente a separarse y restarse de la actividad política mediante la abstención electoral, pero no por eso dejan de participar en actividades masivas de entretenimiento. Tienen poca cultura política o ciudadana y conocimiento de los derechos humanos más elementales, ya que pocos tuvieron acceso a la educación cívica básica. Además, parecen no haber sido "socializados" familiarmente en política, debido al largo receso previo durante la dictadura. Son más proclives a relacionarse con la política de modo utilitario, es decir, en términos mercantiles, de intercambio monetario, por servicios prestados y saldados monetariamente. En

14/05/2007 ©2003 asuntospublicos.org

Página 4 de 6

Informe N° 605 Política Nacional
Concertación Vs. Alianza por la Conquista de las Clases Medias (I)

públicos

asuntos

org

concreto privilegian, si es que actúan políticamente, ciertas formas de "exteriorización" de la actividad, bajo formas contractuales explícitas.

Disponibilidad

Por todo lo anterior los emergentes-aspiracionales parecen estar más "disponibles" para adoptar los nuevos estilos políticos en que se mezclan las facciones políticas, los lobbys, las maquinarias de poder y los operadores. Son más pragmáticos y faranduleros en sus gustos, por lo que son más fácilmente captados a través de los medios de comunicación masiva o de los ambientes promocionales de negocios. Son volubles en sus simpatías políticas, por lo que adhieren más a intereses mercantiles que a posiciones políticas por motivos éticos, filosóficos o de pensamiento profundo. Tienen más adhesión a liderazgos individuales que a líneas o posturas programáticas. En caso de interesarse por esta actividad, adoptan más bien una forma de relación propia del "vasallaje autoritario mercantil", en la medida que se les "solucionen los problemas concretos" y se les mantenga bajo buenas condiciones salariales. Así pueden perseverar en una relación verticalmente dependiente de algún "padrinazgo". Si no es de ese modo, cambian rápidamente de simpatía y adquieren otro vínculo, empleando "códigos y lenguajes" propios del intercambio comercial. En otras palabras, se desentienden velozmente de su anterior relación, en la medida que capten que no les es "conveniente", sobre todo materialmente. De esta forma la relación política adquiere una condición "desechable". Tienen rasgos de interés en la movilidad vertical individual en todas sus formas, usando con soltura los cambios de marcas en la ropa, autos, paquetes turísticos; en fin, los nuevos símbolos y señales de prestigio más gráficos que de sensibilidad profunda.

Los Tradicionales Frente a los Cambios

El grupo transversal tradicional en este lapso ha seguido el curso y el código propios del "clientelismo ideológico" en boga en el período "republicano", anterior a 1973. Intenta reformularse en sus comportamientos colectivos adoptando algunos nuevos símbolos. Ha tenido flexibilidad y elasticidad para adecuarse desde hace mucho más de un siglo. Con esta capacidad y sus redes, logró sobrepasar la experiencia de la d i c t a d u ra , m e d i a n t e p r oc e d i m i en t os n o vi o l en t o s d e n e g oc i a ci ó n e in t er c am b io . Ahora va adoptando algunos parámetros modernos científico-tecnológicos y comunicacionales manteniendo su idiosincrasia fundamental. Ha aceptado, en algunos casos, las nuevas formas que ha venido adquiriendo la actividad política, pero éstas no dejan de incomodarle. Se ha incorporado a la sociedad globalizada, pero manteniendo viejas tradiciones de socialización familiar y de pensamiento a través de pequeños grupos con relaciones cara a cara. Como estos elementos fueron claves en la movilización social que llevaron a cabo frente a la dictadura, se niegan a abandonarlos en forma definitiva. Más bien tienden a adaptar nuevos esquemas para responder mejor a propuestas y estrategias políticas más sistemáticas, en términos de contenidos, calidades, ideas y propuestas.

14/05/2007 ©2003 asuntospublicos.org

Página 5 de 6

Informe N° 605 Política Nacional
Concertación Vs. Alianza por la Conquista de las Clases Medias (I)

públicos

asuntos

org

Rechazan fuertemente la falta de respeto a los derechos humanos y civiles, la manipulación de todo tipo, el oscurantismo, el engaño, la corruptela y la falta de responsabilidad en todos los planos. Reclaman más representación democrática y participación social. Como han tenido mayor socialización política a través de las relaciones cercanas o cara a cara, participan como ciudadanos. Sin embargo, como las actuales barreras institucionales persisten junto con las construidas por las facciones, no están predispuestos mayoritariamente hacia una participación militante o activa al interior de los partidos políticos. Prefieren, más bien, hacerlo en organizaciones sociales, religiosas o de distintas denominaciones. Escogen más bien lo familiar, escolar y cercano.

Ignacio Balbontín Arteaga: sociólogo, ex diputado

NOTA DEL EDITOR: Este Informe reproduce parte de un artículo denominado Las actuales orientaciones políticas de las capas medias emergentes y los cambios en los estilos de influencia de Ignacio Balbontín Arteaga, correspondiente al proyecto de investigación Nº 1060225 que se lleva a cabo con el auspicio del Fondecyt. La edición ha sido realizada por www.asuntospublicos.org

14/05/2007 ©2003 asuntospublicos.org

Página 6 de 6

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful