You are on page 1of 526

GUERRA

DEL P A C I F I C O
RECOPILACION COMPLETA
DE TODOS LOS

DOCUMENTOS OEICIAIES, CORRESPONDENCIAS
I DEMAS PUBLICACIONES REFERENTES A LA GUERRA
QUE

HA

HADO

A

LUZ

I.A PRENSA EE CITILE, PERÚ 1 BOTHVIA
CONTENIENDO DOCUMENTOS INEDITOS DE IMPORTANCIA
TOK

PASOUAL AHUfVIADA MORENO

TOMO V

VALPARAISO
i

l

i

e

.

_ A .n v n E E ,i C - A _ i s r _ A .

DE FEDERICO T. L A T H R O P
>'

I
i-

1888

APÉNDICE.

\m m INÍIWS DEL iClllíO CIIIU
I.
l*crtrechos, inuiiicioiics i buques de guerra
encargados a Inglaterra.
NÚM.

371.— MINISTERIO

DE GUERRA I MARINA.

Santiago, M arzo 3 de 1379.
El Comandante Jeneial de Marina, me dice lo siguiente:
“ Faso a manos de V, S. una lista de municiones i pertrechos
de guerra, que creo indispensable se adquieran a la brevedad
posible, para formar en arsenales el depósito de donde puedan
surtirse los buques de la escuadra.
Esta lista se ha formado en concepto a que con lo pedido
aliora i con lo e.Kistente aquí, pueda quedar dotado cada cañón
que hai a bordo, con el número de proyectiles que señalan los
reglamentos inglese^ como indispensable para una nave arma­
da de guerra.
La lista lleva esplicaciones que creo facilitarán mucho su
pedido por el encargado de hacerlo en las fábricas de Europa.
Con este mismo objeto, incluyo una otra lista en inglés, para
evitar las equivocaciones que pudieran en la traducción de es­
tas especies, que tienen nombres técnicos desconocidos por uno
que no sea de la profesión.
Por fin, todos ios artículos que forman esta lista han sido
suministrados ántes por la casa de Armstrong i C. , i seria
mui conv6»l®nte que ella los diera también esta vez, pues en
el establecimiento de estos señores existen los modelos orijinales de nuestro ai-mameuto naval.”
Lo que trascribo a V. S., acompañándole la lista (traducción
inglesa) de que se hace referencia, a fin de que V. S. proceda
a adquirir sin demora los pertrechos i municiones mencionados,
para remitirlos en seguida a Valparaiso.
Zinc para los blindados.— llernito también a V. S. adjunta
otra lista que enumera los elementos necesarios para cambiar las
planchas de zinc que sirven de forro de los blindados, i que
V. S. debe asimismo proceder a comprar i enviar a Chile con
la posible brevedad, tomando en consideración la advertencia
con que termino la espresada lista.
Dios guarde a V. S.
CORNELIO

S a AVEDRA.

Al Ministro rienipotenciario de Chile en Francia i Qran Bretaña.

N tíM .

379.— MINISTERIO

tipo que se construyeron en 1875. Sin embargo, la adquisición
de pertrechos i artículos de repuesto podria esceder aquella
cantidad. Como no es posible fijar en estas materias un precio
determinado iidlexiblemente, me limito a recomendar a V. S.
que procure mantenerse en los gastos, masoménos, en la suma
de los 300,000 pesos.
Por lo que toca a la lancha lanza - torpedos, .sus condiciones
serán las mismas a que se refiere el citado informe, i que son
las que anteriormente remití a V. S. con mi nota de Noviem­
bre del año próximo pasado, de que V. S. me ha acusado
recibo.
Casi es necesario agregar que las cualidades que deben reu­
nir las cañoneras i las lanchas, según las especificaciones refe­
ridas, no son absolutamente invariables. Como en casos aná­
logos al presente, conservando las condiciones esenciales de las
embarcaciones que se trata de adquirir, V. S. queda autorizado
para introducir todo.s aquellos cambios (pie la esperiencia acon­
seje como convenientes.
Tanto para la vijilancia en la construcción de los elementos
e.spresados, corno para el exámen profesional de las bases del
constructor que debe celebrarse, el Gobierno envia en comi­
sión al capitán de uavío, graduado, don Luis Lynch Zaldívar, a
quien acompañará como ayudante el teniente 1.
graduado,
(ion Luis A. Lynch.
El plazo en que deben estar terminados los buques conviene
que sea breve; pero esta brevedad no debe perjudicar a la
buena construcción de ellos ni a su perfecta conclusión.
Dios guarde a V. S.
CoRNELIO

NÚM.

1153.— MINISTERIO

DE GUERRA I MARINA.

Santiago, Junio 20 de 1879.
Trasmita V. S. por el primer vapor que se presente, a nues­
tro Ministro en Francia, la siguiente comunicación:
El Gobierno acepta la idea propuesta por V. S., en telegrama
del 14 del presente, de construir una sola cañonera de mil to­
neladas, casco de acero, con armamento poderoso i quince mi­
llas de marcha, en vez de las dos naves a que se refieren las
instrucciones de 4 do Marzo último, a pesar de que el precio
indicado para dicha cañonera escede en cien mil al de estas dos
naves. V. S. procederá, en consecuencia, a celebrar el contrato
res lectivo.
Dios guarde a V. S.
B. U r r u t i a .
Al señor Ministro Plenipotenciario de Chile en Buenos Aires.

DE GUERRA I MARINA.

II.

Santiago, M arzo 4 de 1879.
El Gobierno ha acordado hacer construir en Inglaterra, dos
cañoneras i una lancha lanza-torpedos para destinarlas al ser‘ vicio de la armada de la llepública, i confiar al celo e inteli­
gencia de V. S. la contratación de esos elementos.
|El tipo i condiciones esenciales de las cañoneras deben ser los
que d e ,una manera jeneral se mencionan en el informe que ad­
junto i en copia autorizada acompaño a V. S. Según los datos
consignados en ese informe, se hace subir el precio de las dos
cañoneras a 250,000 pesos, i aun hasta 300,000 pesos, i es de
presumir que realmente ese costo no pase de esta última suma,
d.ado
precio que tuvieron los buques arjentinos del mismo

S a AVEDRA.

Al Ministro PleniiJOteuciario (le Chile en Francia i Gian Bretaña.

Instrucciones enviadas al Ministro de Marina,
en comisión, en Antol'agasta.
NÚM.

473.— m i n i s t e r i o

d e g u e r r a i MARINA.

Santiago, Alarzo 25 de 1879.
Las jestioues que tenernos entabladas ante el Gobierno del
Perú para definir la actitud de esa Kepública en nuestra con­
tienda con Bolivia, llegan casi a su tórmino. Todos los datos
dequ e estamos en posesión, tanto los que nos trasmite el M i­
nistro chileno en Lima, como los que recibimos por otros con­

Ú f i:'

G U ER RA DEL PACÍFICO.

ductos, manifie.stan ya, de una manera clara, que el Perú nos
es hostil i que en un término mas o ménos breve, talvez en el
curso de la presente semana, la guerra con esa nación habrá
estallado.
Después de los preparativo.s bélicos de aquella República i
la declaración del Presidente Prado sobre la efectividad de la
existencia de un Tratado secreto de alianza con Bolivia, correspondia a nuestro Gobierno pedir al Perú su neutralidad o su
participación con Bolivia en la guerra contra Chile. Este es
justamente el paso dado por el Gobierno, i, como acabo de es­
presarlo a V. S., se e.spera de un momento a otro, o la declara­
ción de guerra del Perú o una contestación evasiva que nos
obligue, para no dar mayores ventajas al enemigo, a romper las
bostilidade.s.
Conocidas estas circunstancias, V. S. debe dar conocimiento
de ellas al Comandante en Jefe de la escuadra, a fin de qne
esté plenamente apercibido para obrar contra las fuerzas ene­
migas en el instante en qne la guerra se declare. Conviene de­
jar al espresado Jefe toda la latitud de acción que requiere su
cargo, sobre todo cuando del buen éxito de nuestras armas en
el mar depende tan principalmente el resultado final de la
lucha.
V. S. sabe que los principales buques de la armada están en
ese Litoral, listos para emprender campaña, i que solo quedaban
en Valparaíso la Magallanes i la Govadonga. Las reparacio­
nes que se ejecutan en este último buque marchan con acti­
vidad, pero no estarán concluidas ántes de mediados del próxi­
mo mes.
La Magallanes zarpó ayer tarde con destino a e.se puerto
conduciendo pertrechos. Los elementos que la escuadra pueda
necesitar i que fuese menester enviar de.sde Valparaíso, puede
pedirlos V. S., o al Comandante en Jefe de la escuadra, a la
Comandancia Jeneral de Marina, o directamente a este Minis­
terio, empleando al efecto el telégi'afo, si así lo requiere el buen
servicio.
Dios guarde a V. S.
A. F i e r r o .
A don Cornclio S.iavedra, Mini.slro de Malina en comisión en el Litor.-il del
Norte de la República, o en .su defecto, al Comandante en Jefe del ejército
del Norte.

III.
lustriiccioiics <líula.s al €oiiiaiulantc cii Jefe cíela
escnaclr.i.
NÚM.

542.— MINISTERIO

DE GUERRA 1 MARINA.

Santiago, Abril 5 de 1879.
Hallándose la República en estado de guerra con las del
Perú i Bolivia, he creído conveniente trasmitir a V. S. las si­
guientes instrucciones para que, sujetándose a ellas, al hostili­
zar esas dos repúblicas con la escuadra de su mando, se evite
todo daño a las naciones neutrales que sostienen comercio con
dichas repúblicas:
1. ° Desde esta fecha está V. S. autorizado para perseguir
i apresar lorio buque de las repúblicas peruana i boliviana,
ya sea de guerra, corsario o mercante, bien se halle en la mar
o en puertos de las mismas repúblicas.
A este respecto debo recordar a V. S. que la República del
Períi accedió, como la de Chile, al Tratado de Paris de 1856,
por el cual declaró abolido el corso, i que. por consiguiente, no
puede, .sin violar ese pacto internacional, espedir patentes de
cor.so. Bolivia no se «adhirió al referido tratado i se halla, por
tanto, en libertad para otorgar esas patentes.
2. ° Del mismo modo, queda V. S. autorizado para apode­
rarse de los cargamentos de los buques mercantes peruanos i
bolivianos, siempre que estos cargamentos no pertenezcan a
ningún neutral. Pero puede V. S. apresar esos cargamentos,
aunque .sean de propiedad neutral, .si los componen efectos de
contrabando de guerra.
Caso de que el cargamento de propiedad neutral encontrado
en buque enemigo, se componga de efectos de contrabando de
guerra i de otros que no lo sean, solo podrá V. S. apresar aque­
lla parte ilícita del cargamento, dejando libre la otra, aunque
ésta pertenezca al misino dueño de la parte ilícita.
3. ® Queda V. S. también autorizado para detener i apresar

cualquier buque neutral que trasporte con destino al enemigo,
o de este mismo enemigo, despachos oficiales o tropas de tierra
o de marina o marinería para los buques de ese enemigo.
4. ° Tiene V. S. asimismo autoriza.cion para apresar todo
cargamento que ,se baile en buque neutral, i se componga de
efectos de contrabando de guerra; entendiéndose que el buque
queda libre de.spnes de alejado el cargamento. Si una parte de
este cargamento fuese de lícito comercio, e.sa parte quedará
también libre aun cuando pertenezca a ciudadano o ciudadanos
peruanos o bolivianos, porque el buque libre hace también libre,
la mercancía lícita.
5. ° Está V. S. también autorizado para apresar aquellos
buques cuya neutoalidad no aparezca comprobada por los do­
cumentos correspondientes.
6. ® Podrá V. S. detener todo buque neutral que por la
construcción de su casco, por sus repartimientos o por otras cir­
cunstancias especiales, no deje duda de que ha sido con.struido
para la guerra, aunque aparezca como mercante, i su carga no
.sea contrabando de guerra; pue.sto que podria suceder que el
tal buque hubiese sido construido por laiudu.stria particular pa­
ra el enemigo, o haber sido espedido de un puerto neutral para
vendérselo al mismo enemigo, porque en ámbos casos el tal
buque debe clasificarse contrabando de guerra como instrumen­
to indudable para esto.
7. ° Se considerarán buques sospechosos i quedarán some­
tidos a exámen, los que lleven documentos dobles o que apa­
rezcan falsos.
Los que carezcan de la documentación requerida por los re­
glamentos del país de su nacionalidad.
I los que no detengan su andar cuando sean intimados para
ello por un buque de esta escuadra qne sostiene el bloqueo, o
también los que se resistan al rejistro de aquellas partos del
buque donde se sospeche que bai contrabando de guerra.
Estos buques sospechosos serán tr.atados como enemigo.s, si­
no logran de algún modo destruir la .sospecha que sobre ello.s
recaiga.
Tendrá V. S. mui en cuenta, que es de la mayor importancia
el exámen de la documentación del buque, puesto que esta do­
cumentación ha de ser la base sobre que se ha de fundar la
validez o no validez de su apresamiento.
8. ® Los buques mercantes neutrales que naveguen convoya­
dos por buque o buques de guerra neutrales, no podrán .ser vi.sitados, bastando la declaración escrita del comandante del
convoi, de que no pertenecen al enemigo ni conducen contra­
bando de guerra. Si a pesar de esta declaración creyese V. S. qne
pudiera haber sido sorprendida la buena fe de aquel oficial, .se
lo manifestará V. S. para que él solo visite el buque o buques
sobre los cuales recaigan las sospechas.
9. ® Caso de encontrar algún corsario con bandera enemiga,
lo apresará V. S. i lo tratará como cualquiera otra embarca­
ción mercante enemiga, salvo si del exámen de sus papeles re­
sultase no tener los requisitos para ejercer el corso, pues en este
caso debe con.siderar3e como pirata.
Esos documentos han de ser: 1.
Patente de corso espedida
a sn favor por el Gobierno de .su nación i en la cual se esprese
el tiempo i las localidades en que puede hostilizarse al enemi­
go; 2. ° todo.s los comprobantes necesarios para demostrar la
nacionalidad, debiendo, además, estar el buque tripulado en su
mayoría por súbditos de la nación a, que pertenecen.
10. No embarazará a V. S. la pesca en la costa enemiga,
aun dentro del mar territorial; es decir basta el límite
del mayor alcance de la artillería de la e.scuadra de sn mando,
.suponiéndola disparada en la línea de baja mar desde la orilla
de esa costa; pero cuidará V. S. de que esta concesión no sea
oríjen de abu.sos que perjudiquen al bloqueo o a las operacio­
nes que puedan emprenderse.
11. Para que un bloqueo .sea efectivo, i por consiguiente
respetado, es indispensable que esté sostenido por fuerzas su­
ficientes para hacer del todo peligroso el acceso al puerto o
puertos en que se sostenga.
1. ° De aquí la precisión ab.soluba de que los buques que
V. S. manda se conserven en situación adecuada para lograr la
efectividad del bloqueo que sostiene, .salvo fuerza mayor verda­
dera que se lo impida; pues bai que tener pre.seute que es lejítima la violación de un bloqueo, en el momento que cesa esa
efectividad.
2. ° La única escepcion lejítima de esta regla jeneral, e.s la
que reconoce por cansa la ausencia accidental o temporal de
los buques bloqueadores, dimanada do mal tiempo. Por consi-

DOCUMENTOS INÉDITOS.

guíente debe considerarse como tentativa fraudulenta la que se tán le presente la patente, la li.sta de la tripulación i los pape­
les de sanidad del puerto de salida, de cuyos documentos po­
baga para romper el bloqueo, pr evaliéndose de la retirada acci­
drá deducir la nación a que pertenece i la lejitimidad de su i
dental de los buques que lo .sostienen.
12.
Constituye violación del bloqueo la tentativa de en­ navegación.
Bi del antedicho exámen resultare que el visitador es neu­
trar a un puerto bloqueado o salir de él. Pero puede verificarse
esto último, es decir la .salida de todo buque neutral que lo ha­ tral i se dirije a jmerto también neutral, queda concluida la
visita, i debe el oficial dejar en libertad al buque, sin proceder,
ga en lastre o con un cargamento embarcado ántes del bloqueo
al de la naturaleza de su carga, haciéndole constar en los pa­
o dentro del plazo fijado por V. S. Por consiguiente, no podrá
V. S. apresar las embarcaciones neutrales que se hallen dentro peles del buque.
Si el buque reconocido se dirije a puerto enemigo, entónces
de esas condiciones.
15. El buque neutral que se dirije a un puerto, no tiene el oficial, a mas del exámen de los dichos documentos, debe
obligación de saber que existe tal bloqueo sino después que se proceder a reclamar del capitán los que acrediten la naturaleza
le ha notificado, i esta notificación ha de constar inscrita en el de la carga, i si de ellos resultase ([ue no hai en ella contraban­
do de guerra, queda terminada la visita i el biupie en libertad,
rol, o en otro de los documentos (pie debe llevar el buque.
Por lo tanto, cuando una embarcación neutral se dirija al puer­ haciendo también la anotación ántes espresada. Pero si de esos
documentos apareciere Inexistencia a bordo de contrabando de
to (pie V. S. bloipiea, .sin couociniiento de ello, hará que el ofi­
guerra, procederá Y. S. a la captura del biupie, debiendo Y. S.
cial que lo reconozca estampe en su rol esa notificación, dejando
tener entendido, (pie ni aun en este último ca.so puede Y. S.
que la embarcación se dirija en seguida al punto ipio le con­
proceder a abrir escotillas, armarios ni cajones, con el objeto
venga, per'áUio al bloipieado.
El capitán del buque a quien se notificque el bloqueo, dará de ver si hai otros papeles ni mercancías sospechosas.
4. ° Es bien entendido que lo preceptuado en los párrafos
recibo de la notificación, i en ésta ha de e.spresaise el dia, el
de este artículo, en nada altera lo que le marcan a Y. S. lo que
paraje o la situación astronómica en que .se le hace.
El buipie a quien se notifica el bloipieo no puede ser vi.si- se lleva prevenido respecto al bloipieo que sostenga.
5. ° Debe Y. S. tener presente, por si circunstancias for­
tado.
Si una vez estampada la notificación intentase meterse o se tuitas le hacen separarse del bloqueo e ir sobre costa del país
metiese el mismo buque en la zona del blocpieo, o metido en neutral, que el derecho de visita cesa en las aguas territoriales
ella trata de tomar el puerto bloqueado o de comunicar con la de semejante país; yo ya he prevenido a Y. S., en el artículo 10,
que la estemsion de esas aguas e.stá marcada por el mayor al­
costa enemiga, lo apre.sará V. S. con todo .su cargamento.
cance de la artillería de los buques de esta escuadra. Esto es,
De lo cual se deduce, (jue una vez conocido de todo buque
neutral la existencia del blocpieo, deberá V. S. apresar el cpie que dentro de esa estension no podrá Y. S. ejercer el derecho
de visita.
intente violarlo.
6. ° Debo repetir a V. S. aquí lo que le prevengo en el úl­
14. Notificada como lo está ya al Perú i Bolivia la declara­
ción de guerra, puede V. S. apresar todos los buques de esas timo párrafo del artículo 7. ° “ que es de la mayor importancia
repúblicas, ya de guerra o mercantes, con toda la propiedad el exámen de la documentación del buque, puesto que esta do­
enemiga que se encuentre a sus bordos, aunque se hallen fuera cumentación ha de ser la base sobre que se ha de fundar la va­
lidez o no validez de su apresamiento.'’
de la línea de blocpieo, i.auncpie ni intenten romper éste.
17. Si a consecuencia de la visita, fuese apresado el buLa parte de sus cargamentos que sea neutral, si no se compo­
c ue, el oficial se quedará con todos .sus papeles, dando recibo
ne de contrabando de guerra será libre.
de ellos al capitán, i hará que éste lo ponga en vela hasta
15. Si por arribada forzosa, ya sea a caii.sa del mal tiempo,
acercarlo al reconocedor, que entónces volverá a fachear.
de falta cíe víveres, etc., qui.siere un buque neutral entrar en
Lu'ego que el visitado .se halle próximo, lo marinará Y. S. i
el puerto bloqueado, le permitirá V. S. que lo verificpue, prévia
prevendrá al oficial, a cuyo cargo haya de quedar, que proceda
ju.stificacion ele la fuerza mayor cpie a ello le obliga.
Pero si el tal buque llevase contrabando de guerra, deberá a formar inventario de todo lo que contenga el buciue, sellan­
do las e.scotillas luego deformado.
V. S. hacer que lo deposite en el de su mando i en los demás
18. Deberá Y. S. conservar a bordo del buque capturado,
cpie sostienen el bloqueo, o si lo prefiriese su capitán, obligarse
éste por escrito a conservarlo a su bordo ha.sta su salida. En este sea mercante o corsario, los individuos que lo tripulan; pero
tanto las mujeres como los niños, i en jeneral todas las perso­
caso, liará Y. S. ciue el respectivo documento sea lo mas esplínas que no pertenezcan al ejército o marina enemiga ni tengan
cito posible.
conexión con ámbas armas, podrán desembarcar en el primer
16. Como délos antériores^artículos resulta que tendrá V. S.
que ejercer el derecho de visita, paso a manifestarle la manera puerto a que recale el buque cle,spue.s de apre.sado.
Siendo de guerra el apresado, observará Y. S. la escepcion
cómo ha de verificarlo, a fin de que no pueda surjir dificul­
tad alguna desagradable de semejante derecho, i si bien la lei que prevenida queda, i si lo creyese Y. S. conveniente, podrá
de la guerra permite ejercerlo en todos los parajes, prevengo a trasbordar una parte de la dotación, i hasta conducirla al
V. S. terminantemente que no lo ejerza sino en los parajes i puerto que también Y. S. juzgue conveniente, pero exijicndo
promesa formal, por escrito, de que no podrán componer parte
circunstancias que den fundados motivos de que, ejerciéndole,
de la.de otro buque de guerra o corsario enemigo.
ha de resultar la confiscación del buque visitado.
19. Para (que no tenga Y. S. duda alguna acerca de los
La manera como debe proceder, es la siguiente:
artículos que consideran contrabando de guerra, además de los
1. ° Luego que se trate de reconocer i visitar un buque mer­
buques de las circunstancias marcadas en el artículo 6.
es a
cante, la nave de la escuadra encargada de hacer el reconoci­
miento, largará el pabellón nacional, disparando un cañonazo continuación la enumeración de ellos:
Cañones, morteros, íusiles i toda especie de armas, así como
sin bala, a cuya indicación debe el mercante detenerse para
toda clase de proyectiles, cureñaje, estopines, fulminantes,
esperar el.reconocimiento i largar su bandera. Si no lo hiciese,
cápsulas, me(3has, pólvora, salitre, carbón de piedra, azufre,
deberá obrarse convenientemente hasta que lo haga.
2. ° Si desde luego se detuviese el mercante i largase su prenda cíe vestuario militar, correaje, silla de caballo i bridas,
bandera, se quedará el de la escuadra a la distancia que se tienda de campaña i, en jeneral, todos los instrumentos u ob­
aprecie conveniente, segnn el estado del viento i de la mar, jetos fabricados para la guerra.
20. No ,se opondrá V. S. a la entrada o salida de los buque.s
o según otras cuale.squiera circunstancias que no es posilile prede guerra neutrales en el puerto que Y. S. blocpiea.
veer, i contando siempre con la seguridad de la embarcación
_ Por lo demás, Y. S. tendrá pre.sente, en jeneral, las prescrip­
(lue se envie al reconocimiento.
llccomiendo a Y. S., en este punto, la mayor cordura, de mo­ ciones del Derecho de lente que dicen relación con el eistado
do que pueda armonizarse en el acto de que se trata la mode­ de guerra, i especialmente aquéllas que se refieren a su ejerci­
ración con el ausilio (lue pudiera necesitar el bote que vaya al cio en el mar.
Dios guarde a Y. S.
reconocimiento.
3. ° Luego de detenerse el buque mercante, se le enviará
’ un bote equipado con un oficial. Este, acompañado solo de dos
o tres hombres, subirá a bordo, i procederá a cerciorarse de la
nacionalidad i de la clase del buque i de su carga, i de si se em­
plea o no en el comercio ilícito: esto es, si lleva artículos de
contrabando de guerra. Para ello exijirá el oficial que el capi­

COENELIO

S a AVEDRA.

Al Comandaiite ea Jefe de la escu.adra. Capitán de Navio don Juan Willinrns
Rebolledo.

G U ER RA 'DEL PACÍFICO.

IV.
Envío <le trop.ií! p.ara el Norte, se pirtc iin l>uauc
p.ara aconii)afi!uTa.s.
NÚM.

591,— MINISTERIO

DE GUERRA I MARINA.

Santiago, A bril 11 de 1879.
El dia 20 o 21 del corriente debe salir de Valparaiso una
porción considerable del ejército con destino al Norte, embar­
cada en diverso.s vapores, contratados al efecto i convoyados
por el A btao, i acaso por la Govadonga, si este último bu­
que está listo p,ara eutóuces. Como el movimiento de tropas de
ne .se trata es importante, conviene reforzar el convoi con uno
e los buques de esa escuadra, que al instante despachará
V. S. con dirección a Caldera. El buque que V. S. designe, sea la
Magallanes, sea un blindado, .sea cualquiera otro, quedará
listo en el puerto ántes e.spresado, para unirse al convoi i acom­
pañarlo hasta su destino, despnes de lo cual volverá a incorpo­
rarse a esa escuadra.
Para que el buque de que se trata .se una al convoi al paso
de éste por Caldera, sedarán de aquí las instrucciones necesa­
rias, tanto al comandante del Abtao, como al que aguar-de en
Caldera.
Conviniendo guardar reserva sobre el movimiento en cues­
tión, V. S. recomendará al comandante del buque que V. S.
envie en comisión, recomendándole, finalmente, que tan pronto
como arribe a Caldera dé avi.so de su llegada al Comandante
Jeneral de Marina, por telégrafo.
Debo prevenir a V. S. que’ habiéndose contratado vapores de
la Compañía Sud-Araericanapara el trasporte de la tropa, es
probable que se divulgue la noticia del movimiento que se projmcta, i acaso podria suceder que llegase a noticia del enemigo.
Esta circunstancia debe empeñar a V. S. a ser mas vijilante
auu de la situación i niovimientos de los buques de la escuadra
peni ana.
Dios guarde a V. S.
COBNELIO SAAVJ5DRA.
Al Comanclantc en Jefe de 1.a escuadra.

V.
Importantes iinstruccioiics dcl Ministro interino <Í2 la
Guerra don Antonio Varas al Goinandautc en .Jefe de
la escuadra.
NÚM.

682.— MINISTERIO

DE GUERRA I MARINA.

Santiago, A bril 26 de 1879.
lie creido conveniente poner eii conocimiento de V. S., como
Jefe de la escuadra, el pensamiento del Cobierno respecto de la
guerra, apreciado esto en su estado actual i en las causa.s que
la han provocado. Parecía indispensable determinar, vistos es­
tos antecedentes, el objeto que debíamos perseguir, dada la si­
tuación actual, así como preveer los otros objetos a que debía­
mos estendernos, ,si para dar actividad a la guerra desde luego,
como nos importa, hubiere de emprenderse otras operaciones
que precisaren, sobre todo al Perú, a mi combate, sea en mar .sea
en tierra.
La violación del Tratado de 1874, es la causa de la guerra a
Bolivia, violación que motivó la ocupación, por nuestra parte,
del territorio de que Chile estaba en pose.sion ántes de 1866.
De la causa de la guerra se deduce su objeto, cual es con•servar el territorio ocupado como piarte de Chile. Una vez
reconocido por Bolivia nuestro derecho a ese territorio, la
guerra no tiene razón de ser.
Atendida sn causa, la guerra no tiene el carácter de defensiva
respecto a Bolivia. Debemos, pior consiguiente, con.servar i de­
fender el lerritorio ocupado. Para precisar a Bolivia a un reco­
nocimiento estable de este hecho, se ocupó, después que ella
..declaró la guerra, parte de su territorio al Norte de.Antofogasta
i Caracoles. Deben pensarse i empilearse oportunamente, i en
ocasión favorable, medidas análogas a la precedente, que obren
como apremio sobro Bolivia.
Operaciones bélicas de otra clase no las acornsejan ni autori­
zan ni las causas ni el objeto de la guerra a Bolivia. Mas como
debemos conservar i defender el territorio ocupado como parte

de Chile, vCl ejército de ocupación de Antofa.gasta debe esbar
preparado i listo para resistir a las fuerzas bolivianas o perua­
nas si intentaren recuperarlo.
Para prescindir de esta actitud defensiva, seria necesario la
aglomeración de fuerzas enemigas a las orillas del Loa, i que
pi’olongándo.se la permanencia de éstas en esta situación de
amago, hubiera ventaja en qne el ejército de Antofagasta fuera
a atacarlo. Esta operación no es del presente, puede serlo de
una época posterior si se realiza.n hechos que son posibles, que
quizas están en via de realización, pero que hasta hoi no se han
verificado.
En la situación actual de la guerra a Bolivia, i teniendo en
cuenta sn objeto, solo se requieren operaciones militares de
defensa i actos aislados de hostilidad, cuyos perjuicios o con.secuencias puedan impulsarla a arreglos de paz.
La guerra del Perú tiene por causa su actitud beli ¡erante i
hostil i el Tratado secreto con Bolivia, i por objeto obtener la
revocación de dicho Tratado i seguridad para lo futuro. Al pre­
sente, en esta guerra, no se trata de mantener actos nuestros
por medió de la fuerza; se trata de obligar al Perú a la ejecu­
ción de los actos indicados como objeto de la guerra.
A conseguir este resultado no eran conducentes operaciones
terrestres. Aun alcanzando el éxito, su eficacia seria dudosa,
porque solo se domiuariael territorio que se ocüpase. Exijirian
un 'ejército mas numeroso que el que tenemos disponible o me­
dios superiores de trasporte. A esas operaciones quedaría tam­
bién ligada la escuadra, en cuanto solo podrían intentarse por
mar. De este modo, la marina/nuestra principal fuerza de com­
bate, se convertiria en fuerza de defensa.
Las divisiones de invasión terrestre deberian marchar apo­
yadas en lo principal de la escuadra, i esto dejaría libre a la
escuadra peruana para pre.star sus servicios en todas las costas
del Perú i aun para hacer daños en las de Chile. Se optó, pues,
como debia optarse, por las operaciones marítimas.
En este órden de operaciones, se ha tratado de realizar el
bloqueo de Iquique, pa,ra privar al ■Perú de sus entradas por
salitres i especialmente para precisar a la escuadra peruana a
biLscar a la nuestra en protección de los intereses peruanos ra­
dicados en Iquique.
Los resultados no han correspondido, porque, a mas de Tqniqne, era necesario bloquear a Pisagua, Huanillos i Pabellón de
Pica, o una estension de costa que exijia una reparación con- ,
siderable de nuestros buque.s, lo que liabia permitido a la es­
cuadra peruana atacarlos en detalle. El salitre que no .se es­
portaba por Iquique, se estrala, aunque con mayor demora i
costo, por otros puntos. Pa.ra privar al Perú de recursos con
el bloqueo, eran menester roas elementos marítimos que los
que tenemos.
Además, el bloqueo fijaba nuestra escuadra en Iquique i nos
irapedia valernos de ella en operaciones en que podia esperarse
resultado.
Como el bloqueo de Iquique no ha bastado para obligar a la
e.scnadra peruana a buscar a la nuestra, .se ha ideado la ocu­
pación de Iquique por una división de nuestro ejército. Mas
Iquique no es puerto militar ni ofrece ningún jénero de recur­
sos al ejército inva.sor, es preciso que éste lo lleve u obtenga
todo de afuera. E.sa ocupación no puede ser considerada como
permanencia en territorio enemigo, será transitoria, i como nada
puede ¡sacar el ejército del lugar qne ocupe, tendrá que ser pro­
visto por mar. La división de ocupación necesitaría ta.mbien
.ser protejida contra la escuadra jrernana. Por consiguiente,
nuestra escuadra quedaría ligada a las operaciones terrestres, i
nuestra principal arma de combate convertida en arma de de­
fensa; i esa operación de dudosa eficacia nos trabaría en la.s
operaciones de la guerra.
El resultado del bloqueo de Iquique aconseja no persistir en
él i dar a. la marina otro empleo.
Si el provocar a la escuadra peruana a buscar a la nuestra,
fué uno de los fines del bloqueo de Iquique, es mas eficaz, a ese
fin, el bloqueo del Callao. .
B.ste bloqueo, establecido cuando se sepa qne todos los bu­
ques de la escuadra peruana están en el Callao, priva desdo
luego al Perú de los servicios que sn escuadra le presta. Esto
solo es una gran ventaja. Cuando el encierro de la escuadra
enemiga en el Ca.llao .so prolongue algunos dias, el Gobierno se
sentirá humillado ante la opinion, i se decidirá a hacerla salir
para que obligue a la mie.stra a levantar el bloqueo. Así se ob­
tendrá, i mas pronto, el combate naval que se quería alcanzar
con el bloqueo i ocupación de Iquique.

DOCUMENTOS INÉDITOS.

Miéntras dure el bloqueo del Callao, podrá mantenerse el
bloqueo de Iquique con los buques de segundo órden que que­
dan acá, el Covadonga, Áhtao i Tolten, pues aquel bloqueo in­
habilita a los buques peruanos de mas fuerza que pudieran
combatirlos.
El bloqueo del Callao inutilizará la escuadra del Perú i la
precisará a un combate naval, en el cual, si somos mas fuertes,
tenemos probalidades de triunfo. En la guerra, lo que es real­
mente probable es lo que debe buscarse.
En la situación actual de esta guerra, bloqueado el Callao,
debe esperarse el resultado de este bloqueo para trazar las
operaciones ulteriores. No hai por ahora otra resolución
que anticipar, sino es la de adquirir nuevos elementos para el
caso de que se prolongue.
Mas, tanto la guerra cuii Bolivia como la guerra con el Perú,
nieden desarrollarse i tomar proqjorcioues que obliguen a Cliie a señalar algún otro objeto mas a la guerra, i lo precisen a
invadir u ocupar el territorio enemigo,
estos eventos debe
tenerse presente el siguiente; no es inverosímil que Bolivia
llegue a aliarse con Cliile a condición de que Chile la apoye
para agregar a Arica i Tacna a su territorio.
En una guerra, cuyo desarrollo i proporciones ulteriores no
conocenios, no debe pre.scindirse de tentar ese medio de ronijier la alianza de Bolivia o el Perú. Pero esto exijirá siempre
algún tiempo; i si podemos entendernos con el Perú ántes de
que nos hayamos ligado a Bolivia, por tratado deberíamos ha­
cerlo. No es interés chileno que Bolivia posea a Moquegua
i Puno; i solo por un interés chileno debemos hacer la guerra.
En vista de esa eventualidad, debemos pensar en aumentar
nuestra marina i en adiestrar i disciplinar tropas que, llegado
el caso, aumenten el ejército de operaciones.
En órden a la guerra en su estado actual, lo espuesto es el
plan que debemos trazarnos.
De la esposicion precedente,' resulta que la operación que
creemos mas indicada como inmediata esel bloqueo del Callao,
que quedará siempre sujeta a la operación que debe hacerse
de los elementos que contamos para ella, i de sus resultados
probables. Pero si ese hloipieo, que tendrá por principal objeto
provocar a la escuadra peruana a buscar a la nuestra, sea para
romperlo o para obligarnos a levantarlo, no diese resultado pa­
sado un cierto tiempo, seria del caso deliberar si un desembar­
que en Iquique, para combatir al ejército, peruano, no podria
verificarse, no con el propósito de ocupación permanenio sino
de provocar un combate que nos fuese favorable. Sobre estos
dos puntos capitales me ocuparé en nota especial. En la pre­
sente solo he tenido por objeto indicar a V. S., mas o ménos, el
])lan de operaciones que parece debe seguirse si es que, aprecia­
dos los elementos bélicos con cxue contamos por los que los
tienen a su cargo i dirección, puede verificarse con éxito.
Dios guarde a V. S.
A n t o n io V a r a s .

VI.
Consideraciones sobre el i>lau de oi»eraciónes que debe
adop tarse: el bloqueo del C.allao o el <lcsembarco en
Iquique con uu cuerpo de ejército.
NÚM.

wy-

tky
f e '

M;

ife '

691.— MINISTERIO

DE GUERRA I MARINA.

Santiago, A bril 25 de 1879.
Refiriéndome al telegrama que dirijí a *V.'S. con fecha de
ayer, a mi nota de hoi, señalada con el número 682, i al me­
morándum adjunto a este oficio, juzgo todavía conveniente ha­
cer a V. S. algunas consideraciones acerca de los dos puntos
primordiales de que en e.sos documentos se trata: el bloqueo
del Callao i el desembarco en Iquique con un cuerpo de ejército.
El primero de esos proyectos, es .sin duda, el que parece de
realización ménos dificultosa, el que corresponde estimar a
V. S. mas inmediatamente, como que debe ejecutarse solo con
las fuerzas navales de su mando, i, eii concepto del Gobierno,
el que acaso podria dar un resultado ]|mas importante en la
guerra con el Perú. Como yá lo he espresado a V. S. en otras
comunicaciones, el bloqueo del Callao es seguramente la pro­
vocación mas directa para obligar a la escuadra peruana a
presentar combate a la nuestra; i, en todo caso, será el mejor
meaio de impedir que desde aquel puerto, centro principal de
los recursos del Perú, se despachen, sin estorbo alguno, las espediciones parciales de naves enemigas que vienen a la costa
del Sur conduciendo ausilio de hombres i de toda clase para

el ejército que defiende a Iquicpie i a los demás puntos vecinos.
Por otra parte, después de nuestros actos en Huanillos, Pa­
bellón de Pica o Pisagua, aquellas espediciones podriau tomar
un carácter de amenaza conti-a nuestros indefensos puertos, i
esto seria una razón mas, mui digna de tomarse en cuenta,
para decidirse por el bloqueo del Callao, abandonando el in­
fructuoso de Iquique. Si al abrir las hostilidades contra el Perú
pudo estimarse que el bloqueo de ese último puerto seria bas­
tante para determinar a la escuadra enemiga a librar combate a
la nuestra, la esperiencia ha demostrado sobradamente que se­
mejante hecho no tendrá logar, i que ya es oportuno buscar un
estímulo mas poderoso para lograr el fin que V. S. ha deseado
desde el principio.
lla i aun otra consideración que debe inducirnos a buscar una
solución de la cuestión de mar, que es esencial en la presente
guerra. En eso, la consideración de tiempo, la inactividad
puede sernos fatal i, en todo caso, nos será perjudicialísima.
Sabe V. S. mui bien, que si dilatando las operaciones de la
guerra podríamos aumeutar i perfeccionar las condiciones del
ejército, es mui dudosa la posibilidad de que alcancemos venta­
jas análogas para nuestra fuerza naval. Son obvias las dificul­
tades que ofrece la adquisición de naves de guerra; i aun cuan­
do, en jeneral, el Perú tropezará también con inconvenientes a
ese respecto, ha estado, no obstante, en mejor situación que
Chile para pi'ocurárselas. No significa esto que se acepte por
nuestra parte, como verdadero, el rumor público do haber el
Perú adquirido una nave poderosa, pues no se tiene en ese
punto seguridad o fundamento sólido; i solo hago mención co­
rno de asunto probable de que el Perú pueda adquirir buques
u otros elementos navales con ménos dificultad que Chile.
No obstante lo que dejo espnesto a V. S. acerca de los moti­
vos que parecen aconsejar el bloqueo del Callao, el Gobierno
está, ,siii embargo, léjos de indicar a V. S. esta medida para que
sea llevada a cabo inmediatamente por la escuadra de su man­
do. Sin entrar en apreciaciones técnicas, que naturalmente son
de la couqietencia de V. S. i de los jefes que están bajo sus
órdenes, acerca de la ejecución de la medida de que se trata,
el Gobierno comsidera que ella pre.senta dificultades mas o inénos graves i que no podria precederse a realizarla sin que la
precediera un atento exáineu por parte de V. S., no solo por lo
que atañe a los medios de que V. S. dispone para el objeto,
sino por lo que se refiere a las consecuencias inmediatas i ul­
teriores a la guerra. Efectivamente, el Gobierno no podria ménos de subordinar la operación que propone, a la naturaleza i a
la eficacia de los elementos con íjue la escuadra cuenta, i deferir,
en la apreciación de ellos, el concepto que V. S. se hubiese
formado sobre el particular en el campo mismo de la acción.
Creo haber espresado a V. S., con suficiente claridad, cual es
el pensamiento del Gobierno sobre el bloqueo del Callao, i
pa.saré ahora a tocar la cuestión del desembarque de Iquique,
idea que también se ha tratado en las comunicaciones citadas
al principio.
, En esas comunicaciones puede ver V. S. los diferentes aspec­
tos bajo los cuales se ha considerado esa proyectada operación
bélica, i la parte que en ella corresponde tomar a la e.scuadra.
Si el bloqueo del Callao requiere ser sériameute estudiado án­
tes de emprenderse, el ataciue de Iquique, por un ejército do
desembarque apoyado por la escuadra, es aun asunto de mas
atenta consideración o ipie exije elementos i aprestos especiales.
Admitiendo, pues, que se acordase esta operación, ella no po­
dría, por tanto, verificarse sino dentro de uu tiempo suficiente
para asegurar un buen éxito. .Para esta empresa en que la es­
cuadra deberla desempeñar asimismo un papel principal, V. S.
tendriaque adoptar con la anticipación necesaria todas las medidas conducentes a su buen resultado. Pero, sobre todo, V. S,
deberla manifestar su opinión sobre el ataque, principalmente
en todo lo que se refiera al concurso que la escuadra debe pres­
tar para que él pueda realizarse.
Aun en el supuesto de que se optase por la ocupación de
Iquique, la preparación de.ese acto, como ya he indicado a V. S.,
demandaria un e.spacio de tiempo mas o ménos largo, pero que
no me es dado fijar en este momento. Con todo, creo que seria
suficiente para que la escuadra de .su mando e.stableciese el blo­
queo del Callao, .si V. S. creyese que esta operación, según lo
manifestado mas arriba, era conveniente para la consecución
del fin de la guerra.
Dios guarde a V. S.
A n t o n io V a r a s .
Al Oom&ndante en .Tefe de la e.scuadra don J. 'Williams Rebolledo.

G U E R R A D EL PACÍFICO.

O B S E R V A C IO N E S A L M E M O R A N D U M D E L S E Ñ O R M I N IS T E O
D E R E L A C IO N E S E S T E R IO R E S .

COMANDANCIA JENERAL DE LA ESCUADRA.

/

Bloqueo del Callao.— El bloqueo del Callao i de la escuadra
peruana con el material que constituye la escuadra chilena,
amparada la primera por las fortificaciones de aquel puerto,
miéntras la segunda se tendría que conservar en son de comba­
te, importarla dar al enemigo todas las ventajas posibles, i
comprometer, en consecuencia, mas allá de lo qne aconseja la
prudencia, la suerte o porvenir de la República, lo que paso a
demostrar.
Establecido el bloqueo en la forma indicada, tendríamos a la
escuadra peruana, compuesta de dos blindados, dos monitores
(estos cuatro bucjues con poderosa artillería), una corbeta bien
artillada i una cañonera. Estas fuerzas, que se encontrarian en
sus propias aguas i con todos los recur.sqs nece.sarios a su buen
servicio, se conservarían a la defensiva, protejidas como ya lo be
manifestado, por las poderosas baterías del Callao, acechando,
como es de suponer, el momento de un ataque o de una celada
con torpedos u otros medios, o bien dando tiempo a qne el
enemigo se debilite en .su material (que lo conoce tan bien como
nosotros), i lo peor de todo, tratando talvez de conseguir que el
espíritu que alienta al personal chileno se abata o decaiga pol­
la impotencia de su situación.
La escuadra bloqueadora, entre tanto, estaría formada de dos
blindados, tres corbetas (todas con ,sus calderos en mal estado)
i de una cañonera, puesto que el vapor Á htao i goleta Covadonga se necesitarían po,ra continuar el importante bloqueo de
Iquique. Estos buques tendrían que estar constantemente sobre
todos sus fuegos, para en un momento dado levantar el vapor
necesario para el andar máximo de todos ellos— lo contrario
seria peligroso.
Las tripulaciones se veriau obligadas a permauecer en una
vijilancia permanente a fin de prevenir nn ataque, o bien cvitar
ima sorpresa— que es mui po.sible que no se intentasen, pero
que se debe aguardar.
Aparte de todas csta-s consideraciones, bai también otra >de
órden inferior que es necesario tener mui presente, por ejem­
plo: el trasbordo de combustible en alta mar, con todas las di­
ficultades que presenta esta faena a la vista del enemigo; repa­
raciones parciales en las máquinas, que el buque en mejor
condicion, pero obligado a un con.stante servicio, necesita de
vez en cuando; el trasbordo de víveres, pertreclios, etc., i diferen­
tes otros inconvenientes que considero innecesario enumerar.
Dada esta situación de ámbas escuadras, creo deja.r demos­
tradas las infinitas circunstancias que favorecen a una respecto
a la otra.
resultados:

En primer lugar, el bloqueo efectivo seria imposible, dadas
las ventajas de la bahía del Callao para el enemigo, desdo que
cuenta con dos entradas, lo que baria ineficaz el propósito per­
seguido por la escuadra bloqueadora.
Segundo: dada la situación anterior, los buques de la marina
peruana podrían en todo tiempo burlar el bloqueo establecido
por las fuerzas chilenas, lo que nos espondria a una sorpresa,
•o nos podria obligar a suspender el bloqueo, pues no seria
prudente destacar"uno o mas buques en persecución del buque
o buques enemigos qne se hicieran a la mar.
Tercero: su.spendido el bloqueo por alguna de estas causas,
o cualquiera otra de las muchas que pudieran sobrevenir, ten­
dríamos, como consecuencia de esta medida., qne sus efectos .se­
rian perniciosos en el ánimo de los tripulantes de la escuadra,
de efectos trascendentales en los países belijerautes.
En conclusión i como regla aceptada, jamás debe establecerse
un bloqueo con fuerzas iguales o aun superiores, cuando el
enemigo se encuentra protejido por las baterías de un puerto
bien fortificado, como en realidad se encuentra el Callao.—
Ejemplo: Cron.stad, Cbarleston, Wellingtou i otros casos re­
cientes cu que jefes audaces i e.sperimentados fueron impoten­
tes para lograr su objeto.
Como las medidas que basta hoi se han tomado para provo­
car a la escuadra peruana ajin combate lian resultarlo inefica­
ces, i considerando que esté órden de cosas debe tener un
término, es pues indispensable adoptar algún otro camino que

nos permita conseguir el fin que se persigue.- Para llegar a este
resultado, no diviso otro medio que el de ir a bu.scar al enemigo
al Callao i comprometerlo a nn combate por algún acto de hosti­
lidad o de violencia, pero del todo estraño al propósito de nn
bloqueo i a las formalidades consiguientes a este acto.
También creo que si se piensa sériamente en la ocupación de
Iquique, es probable que la guerra tome una nueva faz, obli­
gando al Perú a cambiar radicalmente su actual política da
ofertas i vacilaciones. Es indudable, que e.sta ocupación traería,
como consecuencia ine-vitable la caida de Prado i elüesprestijio de su ejército.
A bordo del blindado Blanco Encalada, frente a la rada de
iquique, Mayo 9 de 1879.
J . W iL L A M S R e b o l l e d o .

Y ll
Instraceioncs ni Coiiiandaiitc cii Jefe de In escuadra
referentes al salitre i bombardeo de plazas indcfcusas.
NÜM.

718.— MINISTERIO

DE GUERRA I MARINA.

Santiago, A b ril 26 de 1879.
Con el fin de que V. S., al bostilizo.r con la escuadra de .su
mando a la.s repúblicas del Perú i de Bolivia, proceda en la
mejor manera con rc.specto a los neutrales i ajustándose a las
prescripciones del derecho moderno, sin qne por ello dejemos
de hacer uso de todo,s los medios lejítimos para lograr el fin do
la actual guerra, be creido oportuno hacer a V. S. las siguien­
tes observaciones:
1.
En la nota que este Ministerio dirijió a V. S. con fecha
5 del presente, acerca de la manera cómo debia precederse en
los casos de bloqueo, apresamientos i visitas de naves i confis­
cación de artículos de contrabando de guerra, se comprendió
el salitre en la enumeración de estos artículos.
V. S. no ignora que las naciones marítimas no están de
acuerdo acei-ca de las mercaderías qué merecen coloca.rso bajo
aquella denominación, i qne por este motivo, el catálogo délos
artículos de contrabando ha variado en las diversa~s épocas, se­
gún el u.so mas o ménos directo que de ellos puede hacerse
para la fabricación de elementos bélicos i en las artes de la paz.
El salitre se encuentra en esta situación dudosa; i como el
haberlo incluido en las listas do los artículos de ilícito comer­
cio, pudiera inducir a V. S. a atribuirle este carácter de un
modo absoluto, he juzgado necesario manifestarle que el refe­
rido artículo solo debe considerarse contrabando de guei-ra por
accidente. Las circunstancias harán ver a V. S. en qué casos
el salitre debe reputarse merca.dería lícita i en cuáles nó.
2.
El otro punto bácia el que deseaba llamar la atención
do V. S ., era el bombardeo de plazas indefensas. V. S. conoce
cual es la práctica en la guerra, civilizada acerca de la materia.
Por nuestra parte, ea la lucha que sostenemos con el Perú i
Bolivia, no debemos emplear e.se recunso como .simple medio
de ataque para obligar al enemigo a acceder al objeto de la
guerra. Es ese uu recurso estreino i doloroso, a que no apelan
las naciones modernas sino en raros c<asos.
Pero esta recoraendarion no es absoluta; pues si las naves
ríe la escuadra fuesen atacadas desde tierra, V, S. tendrá el
deber de rechazar la agresión bombardeando la plaza, aunque
no esté debidamente fortincada. La grave responsabilidad de
este acto caerá sobre los qne provocan una jn.sta defensa, pre­
tendiendo e.scudarse tras de una población inerme.
A.simisrao, el bombardeo de una plaza puede resultar como
uu accidente inevitable en el encuentro de la escuadra con las
fuerzas navales enemigas, i, en semejante circunstancia, no po­
dría dudarse de su lejitimidad.
Por lo demás, siempre que lo consientan el tiempo i la natu­
raleza de las cosas, debe manifestarse la intención de bombar­
dear la plaza.
Dios guarde a V. S.
A n t o n io
Al Oomaudantc en Jefe de la escnadra.

V aras.

DOCUMENTOS INÉDITOS.

NÚM.

v iir .
Inconvenientes de las publicaciones por la prensa de
documentos oücialcs i correspondencias de la escua­
dra que puedan conipcometcr el éxito de la guerra.
NÚM.

755.— MINISTERIO

DE GUERRA

I

MARINA.

Santiago, A bril 29 de 1879.
En uno de los diarios de Valparaiso, Eo M e r c u r i o , han prin­
cipiado a ver la luz pública correspondencias que se dicen es­
critas por personas que se hallan a bordo de uno de los buques
de la escuadra, líl objeto especial de esa.s correspondencias es
dar a conocer todos los actos que la escuadra ejecuta con mo­
tivo de la presente guerra; pero ellas entran también a referir,
con pormenores circunstanciados, muchos otros asuntos del
servicio interior de cada buque, que es imprudente dar a cono­
cer al enemigo en las actuales circunstancias, sin tener por lo
demás Ínteres alguno para el público, como simple noticias.
Si esas correspondencias no partiesen de una persona que
navega a bordo de la escu.adra misma i que por este motivo re­
visto cierto carácter oficial e inspiran mayor crédito, no habria
para qué ocuparse de ellas ni merecerían mas atención que la
que se presta a las publicaciones ordinaria.s de los diarios. Mas
el oríjeu i procedencia que se les atribuye, me induce a llamar
sobre el particular la atención de V. S., a fin de que puedan
precavérselas consecuencias desagradables i aun graves que po­
drían derivarse de revelaciones inoportunas o indiscretas.
Entre otros hechos de que hacen mención las citadas correspondencia.s, hai algunos que implicarían faltas en el servicio
del rancho i que manifestarían que los contadores o funciona­
rios superiores no atendiaii con la solicitad deseable los deberes
de su cargo. Sin dar crédito a esa .aseveración, citada como
ejemplo, me limito solo a ob.servar que habria conveniencia en
que cada empleado de a bordo, dentro del círculo de sus atri­
buciones, procurase cunqilir coa su deber, contribuyendo al buen
éxito de la causa que se defiende, i que no la hai eu hacer pu­
blicaciones que acaso podrían comprometer e.ste éxito o menos­
cabar la disciplina.
Dios guarde a V. S.
A n t o n io V a r a s .
Al Comandante en Jefe de la escuadra.
NÚM.

1,129.— MINLSTERIO

DE GUERRA

I

MARINA,

Santiago, Junio Id de 1879.
líu otra ocasiou tuvo este Miuisterio oportunidad de llamar
la ateuciou de V. S. acerca de ciertas correspondencias que se
enviaban a los diarios por personas existentes a bordo de la
escuadra. Con ese motivo, V. S. manifesté que ya se habia
preocupado de ese asunto i, al efecto, trasmitió a este Ministe­
rio una órden del dia que habia espedido para impedir que los
oficiales que están bajo sus órdenes pudieran dar a la publici­
dad noticias u opiniones inconvenientes acerca de los asuntos
del servicio.
Sin embargo, las correspondencias han continuado publicán­
dose, tanto en los diarios de Valparaiso como eu los de esta ca­
pital, i, según parece, redactadas por personas embarcadas eu
la escuadra con el especial carácter de corresponsales. Las úl­
timas correspondencias, que se refieren a las operaciones de la
escuadra eu. la segunda quincena de Mayo i en los primeros
dias del corriente me.s, .son todavía mas indiscretas de lo que
habían sido hasta ahora. En ellas se han irublicado los detalles
que V. S. mismo recomendaba al Comandante Jeneral de Ma­
rina en reserva, junto con otros hechos i circunstancias dignas
de callarse.
Para poner- término a este enojoso proceder, que podría acar­
rearnos, en un caso dado, graves contrastes, conviene prolilbir
en absoluto, a bordo de la escuadra, la presencia de esos corres­
ponsales, o el que se euvien las correspondencias por oficiales o
funcionarios de los buque.s, de cualquiera especie que sean.
Este será el medio de poner a la escuadra a cubierto de todo
accidente desagradable, ocasionado por la imprudente revela- cion de su estado o de sus propósitos.
Este Ministerio confia eu que V. S tornará las medidas necesarlas para el fin indicado.
Dios guarde a V. S.

V t 'r ' ujj'
'
M U'

B . U r r u t ia .
Oamaadaate en Jefe de la escuadra.
t .:

Qívf;

T o m o y .— 2

616.— MINISTERIO

DE GUERRA I MARINA.

Santiago, Alarzo 6 de 1880.
Por conducto de la Comand.ancia Jeneral de Marina .se ha
recibido en este Ministerio el oficio de V. S. relativo a una
pretendida carta de un oficial del Cochrane, publicada por don
B. Vicuña Mackenna en los diarios bajo el título de “ Bloqueo
de Ventanas.”
Este Ministerio ba creido mni acertada la medida de V. S.,
por la cual ha mandado averiguar qué oficial es el autor de la
referida carta. De la investigación solo ha resultado que nin­
gún oficial acepta la responsabilidad de semejante documento;
i aun cuando e.sto bastarla, hasta cierto punto, para desautori­
zarlo, ello no prueba, sin emljargü, <[ue la carta no baya sido
e.scrita por algún oficial dé aquel buque.
Con este motivo, i uo obstante que V. S. se ha propuesto im­
pedir que los oficiales do la e.scuadra euvieii a la preu.sa artícu­
los apreciativos de las operaciones de hi campaña., lie estimado
oportuno recomendar a V. S. que no omita dilijenciapara con­
seguir este fin, i (que, asimismo, reprima con toda la severidad
posible a los culpables de esas qmblicaciones, que sin tener co­
nocimiento completo de la situación de l.as cosas hacen aprecia­
ciones eri-adas o dan noticias indi.scretas o perjudiciales a los
iuterese.s de la camqjaña.
Dio,s guarde a V. S.

Jo.sÉ A .

G a n d a r il l a s .

Al Comaudante en Jefe de la e.seuadra.
NÚM.

3,142.— MINISTERIO

DE GUERRA I MARINA.

Santiago, Octubre 21 de 1880.
En el diario de Valparaiso titulado E l M e r c u r i o han vi.sto
la luz pública, el dia 19 del presente, innchos de los documen­
tos que V. B. ha dirijido a este Ministerio por el último vapor.
Esos documentos son los partes oficiales de lo.s bombardeos de
Chorrillos, Ancón i Cliancai, los referentes al desembarco de
tropas peruanas en la i,sla de San Lorenzo i demás .sucesos
ocurridos eu la rada del Callao el 16 de Setiembre último i
una parte del sumario indagatorio acerca de la pérdida de la
goleta Covadonga. Es probable (que se liayan publicado o que
se publiquen en breve otros documeutos emanados de la ma­
yoría de la escuadra o de los arcliivo.s de los buques que están
bajo el mando de V. S., qmes este Ministerio tiene noticias de
que la administración de arqnel diario ha recibido copias exac­
tas de las últimas corre.spondencias que esa e.scnadra ha man­
tenido, ya con el Gobierno, ya con los comandantes de los bu­
ques, ya con otras autoridades.
Desentendiéndoine, por ahora, de los documeutos oficiales
que se me asegura se hallan en la imprenta de E l M e r c u r i o ,
queda el hecho indudable de la publicación, en ese diario, de
notas i documentos que solo este Ministerio era dueño de en­
tregar o no a la publicidad. Está también fuera de toda duda,
que las copias recibidas por dicha imprenta le han sido remi­
tidas de la escuadra misma, sea por empleados de la mayoría,
sea por comandantes u oficiales de los buque,s, sea por unos i
otros o con su consentimiento.
Mas, cualquier,a que haya sido el conducto por donde los
documentos referidos hayan venido hasta las columnas de un
diario, la re.spousabilidad del hecho cae sobre todos los que
tienen intervención en el manejo de la corre.spondencia; i es
menester (que V. S. haga qiracticar las investigaciones del caso
para esclarecer la parte, mas o ménos directa, que a cada
cual corresponda, i para determinar, en coirsecuencia, las medi­
das de represión que deben adoptar,se.
Desgraciadamente, no es esta la quámera vez que e.ste Minis­
terio ha tenido que dirijirse al Jefe de la escuadra durante la
actual guerra para poner atajo a la punible indiscreción de los
individuos que enviaban correspondencia a los diarios^ o las
graves ialtas de disciplina de los que se apoderaban franca o
subreqrticiamente de documentos oficiales para darlos a la
qmblicidad. Ya se ejecuten estos actos con dañada intención,
ya por falta del mas elemental criterio, siempre es necesario
que V. S. les ponga eficaz remedio, adoptando las medidas de
rigor que estime necesarias o proponiendo a este Ministerio
las que V. S. uo se considere autorizado para dictar por sí
mismo.
Dios guarde a V. S.
M. G a r c í a d e l a H u e r t a .
Al Comandante en Jufe de la escuadra.

10

G U ER RA DEL PACÍFICO.

NÚM.

1,349.— COMANDANCIA EN

JEFE DE LA ESCUADRA.

NÚM.

Iquique, Noviembre 19 de 1880.
Señor Ministro;
Acompaño a V. S. el informe dado por el Mayor de órdenes
de la escuadra a su nota número 3,142, referente a la publica­
ción de ciertos documentos oficiales en la prensa de Valpa­
raíso.
Como verá V. S. en dicho informe, el jefe que lo suscribe
asegura que jamás se liau sacado copias de los documentos ofi­
ciales del archivo de la mayoría de la escuadra, ni franca ni
.subrepticiamente, i no bai motivo para dudar de lo que ese
jefe asevera.
Es efctivo que la correspondencia publicada formaba parte
de la que conducía el trasporte Lamar, que zarpó del Callao el
1. ® de Octubre i que fué abierta a bordo del vapor Abtao en pre­
sencia del señor Ministro de Cnerra i Marina en campaña i del
que suscribe i devuelta en seguida al contador del trasporte.
Respecto a las correspondeueia,s particulares que con tanta
frecuencia aparecen en la prensa diaria, e.sta Comandancia ha
hecho cuanto está a su alcance para reprimir ese abuso; mas,
publicándose siempre anónimas, es imposible descubrir a sus
autorc.s, i las únicas per.sonas que podiaii dar luz sobre este
punto se encuentran escudadas por la lei de imprenta.
Me es grato decir a V. S. que esas faltas de disciplina, en cuan­
to se ha podido descubrir, solo han sido cometidas por aquellas
personas que propiamente no pertenecen al cuerpo de marina
i que han ingresado a él solo por el tiempo de la guerra.
En conclu.sion, debo decir a V. S. que miéntras no se dicte
una lei que prohiba la publicación de todo asunto concerniente
a la guerra, sin el permiso de la autoridad o que obligue a los
editores de los diarios a descubrir al autor de esos artículos, el
Jefe de la escuadra o del ejército no impedirá nunca que la
prensa sorprenda los asuntos mas reservados, como V. S. pue­
de mui bieu juzgar por lo que sucede con frecuencia con los
asuntos de igual naturaleza que salen a luz de los ministerios
i auu de las cámaras lejislativas.
Lo que digo a V. S. en contestación a la nota citada.
Dios guarde a V. S.
G a l v a b in o R iv b r o s .
ALsefíor Ministro de Marina.

MAYORÍA DE ÓRDENES DE LA ESGU.ADRA I COMANDANCIA DEL
“ blan co

encalada.”

Iquique, Noviembre 18 de 1880.
Señor Comandante en Jefe;
Los documentos a que se refiere el señor Ministro de Mari­
na en la nota anterior i publicados en E l M e r c u r i o del 19 de
Octubre, fonnanban parte de la correspondencia que conducía a
Valparaíso el vapor Lamar, que zarpó del Callao el _1. ® de
Octubre. Esa correspondencia, según be .sabido, fué abierta en
Arica pava darle lectura al señor Ministro de Guerra i Marina
en campaña, i me parece mui probable qiie de esa. circunstan­
cia se haya aprovechado para sacar la copia que aparece en E l
M e r cu r io .

_

.,

Lo que puedo asegurar a V. S., es que dcl archivo de la Ma­
yoría de la escuadra no se han tomado esas copias, pues, corno
es natural, jamás se ha pennitido copiar documento alguno
oficial, i tengo la convicción de que tampoco nunca se han sa­
cado copias subrepticiamente.
Como Comandante del Blanco Encalada, bago también la
misma aseveración de que jamás .se han enviado a la prensa do­
cumentos oficiales pertenecientes al archivo del buque o que
pudieran haber sido copiados de él.
En cuanto a la corre-spondencia privada, publicada en los
diarios de Chile, basta su lectura i el modo de apreciar los he­
chos, para convencerse de que los autores de esas coiTespondencias no eslán en po.se^ion de documentos u otros datos
oficiales que les sirvan p.ara formar nn juicio cabal de las di­
ferentes operaciones que ha tenido qne emprender la escuadra.
Con lo e.spue.sto, creo dejar informada, por lo que a mí me
corresponde, la nota del señor Ministro de Marina que V. S.
se ha .servido trascribirme.
Dios guarde a V. S.
L u i s A. C a s t i l l o .
Al señor Contra Almirante, Comand.ante en .Jefe de la escnadra.

3,G33.— MINISTERIO

DE G U E R R A ! MARINA.

i Santiago, Noviembre 27 de 1880.
Por la nota de V. S., número 1349, de 19 del actual, quedo
impue.stq de la vijilancia que se guarda a bordo para evitar la
publicación de documentos oficiales.
Pero como a pesar de esta vijilancia las publicaciones
se repiten, como ha sucedido últimamente a propó.sito de la
e.spedicion Lynch, cuyo.s documentos no solo no han sido dados
a la prensa sin la anuencia del Ministerio, sino aun á.ntes do
que hubiesen llegado a mi poder, me veo en el caso de tomar
algunas medidas para las cuales exijo el mas estricto cumpli­
miento.
Imparta V. S. órdenes terminantes para que no se admita a
bordo de la armada nacional a persona alguna ajena al servició
de la marina, sino cuando lleve comisión especial del Gobierno,
completamente comprobada para evitar una impostura.
Por lo demás, dejo a la discreción de V. S. las re-stantes me­
didas que juzgue oportunas para alcanza,r la. debida reserva,
durante las operaciones que so comienzan, i pa,ra estar en ap­
titud de poder haber al culpable para inflijirle un ejemplar
castigo en caso de repetirse los actos de que me ocupo.
Dios guarde a V. S.
M. R e c a b á r k e n . .
Al Comandante en Jefe de la escnadra.

IX.
El Comandante en .lefe de la e.scnadra don Juan
William.s Kebolledo no eomnníca al Golúcrno suplan
de operaciones sobre el Callao.
NÚM.

1,038.— MINISTERIO

DE GUERRA I MARINA.

Santiago, M ayo SI de 1879.
En la nota que V. S. dirijió a este Ministerio con fecha 10
del actual, contestando la que le fué pasada el 2.5 de Abril úl­
timo sometiendo a su consideración la,s ideas del Gobierno res­
pecto dcl plan de operaciones que podria adoptarse en la guerra
que .sostenemos contra el Perú i Bolivia, V. S. se pronuncia
por la ocupaciou de Tarapacá, considera que el bloqueo del
Callao será una operación que no debe emprenderse por ahora
i piensa que la escuadra no debe dividirse.
En notadirijida el 14, también del actual, al Comandante Je­
neral de Marina, V. S. comunica qne va a emprender el blo­
queo de Arica. Debia suponer que esta operación se ejecutaba
de acuerdo con el Jeneral en Jefe del ejército del Norte, quien
también so habia pronunciado por la ocupación de Tarapa,cá,
una vez que se le enviara el refuerzo de tropas i municiones
que solicitaba.
V. S., sin embargo, se ha dirijido privadamente, con fecha 15
del corriente, al señor Enlojio Áltamirauo, Comandante Jeneral
de Marina, haciéndole saber que es falso todo lo que se dice en
la nota oficial en que se le anunciaba el próximo bloqueo de
Arica con parto de los buques de la escuadra; agrega en su car­
ta que sus propósitos son otro.s, i termina pidiendo al señor
Altainirano comunique al Gobierno el contenido de dicha car­
ta, pidiendo se le e.scuse por no participar oficialmente su propósito.
Este procedimiento ha creado a este Ministerio uua rara si­
tuación, de.sde que no sabe adonde d irijira V . S. comunicación
alguna. Ha salido V. S. de Iquique con el grue.so de la escua.dr<a el 15 del actual dejando allí dos de nnestro.s mas débiles
buques, uno de los cuales ha sucumbido en glorioso combate.
Suspendido el bloqueo de Iquique, se ha reforzado el enemigo i
el Huáscar lia bombardeado a Antofagasta, bien que sin cau­
sarle daño alguno.
El Gobierno, como debe presumirlo, se encuentra en una pe­
nosa incertidumbre. Ignorando el punto en que V. S. puedo
encontrarse, no puede impartir órden alguna en consonancia
con lo.s sucesos que se han verificado.
Sin desconocer la latitud de acción que debe tener el Jefe de
una escuadra, tendente a realiza,r el plan de operaciones com­
binado con el Gobierno, o para aprovecliar circunstancias im­
previstos, habrá de convenir V. S. que en todo caso debe man­
tener al corriente a esto Ministerio de las determinaciones que
V. S. tome, por reservadas i apremiantes que ellas sean. La rc.s-

DOCUMENTOS INÉDITOS.

ponsfibilidad del Gobierno i ba natural subordinación impuesta
por la lei a todos los jefes, prescriben i aconsejan esta conducta.
Dios guarde a V. S.
B. UUHUTIA.
Al Contra-Almirante tlon Juan Willi.ams IlebolleJo.

NÚM.

215.— COMANDANCI.A

JENERAL DE LA ESCUADRA.

A bordo del blindado “ Blanco E ncalad a’’ liada de Icjuitjue,
Junio 12 de 1S79.
Señor Ministro;
Impuesto del contenido de la nota de V. S. de 31 de Mayo
próximo pasado, número 1,038, tengo el honor de manifestar a
V. S. que, convencido de que el éxito de la empresa que me
prupoiiia llevar a cabo, i de la cual debe V. S. ya tener cono­
cimiento por mi última comunicación a la Comandancia Jeneral de Mariiut, dependía en gran parte del .sijilo i reserva con
que debia obrarse en aquel caso, no me era posible dar cuenta
de ello en nota oficial, por causas que no se ocultarán a la pe­
netración de V. S.; pero conviniendo con V. S. en la obligación
que tengo de imponer al Supremo Gobierno de todas mis ope­
raciones, adopté el único temperamento posible: el de dar cuen­
ta privadamente al señor Comandante Jeneral de Marina de
mis propósitos, mas no sin pedirá este fuuciuuaviü comunicara
al Gobierno el contenido de mi carta, agregándole todavía que
se me escusara por no participar oficialmente dichos propósitos.
Si mis operaciones no dieron el re.sultado que me proponía,
ello es debido a los azares de la guerra, que a menudo destru­
yen los planes mas bien combinados; pero de ningún modo a
la reserva que me liabiajinpuesto i qne juzgaba indispensable.
Dios guarde a V. S.
J. W il l ia m s R e b o ll e d o .
Al señur Ministro cíe Marina.

X.
Parte oíicial del Cuiiiaadaiitc en Jefe de la escuadra
dou Jiuiu ^Villiums Itetiulledo, sobre el resaltado de
su espedieioii al Callao, el 17 de Mayo de 187Í).
NÚM.

193.— COMANDANCIA

JENERAL DE LA ESCUADRA.

A bordo del blindado “ Blanco E ncalad a’ ’ liada de Iquique,
Junio 2 de 1879.
Señor Comandante Jeneral;
El J7 de Mayo próximo pasado, a las 11.30 A. M., despnes
do la salida del vapor del Sur, zarpé de Iquique con el buque
de mi imsignia i cañonera Magallanes con ruiubo al Norte, con
el propósito de que se iinpondní V. S. por los documentos
anexos, dejando, para mantener el bloqueo de este puerto, a la
corbeta Esmeralda i goleta Oovadonga. Al obrar en este sen­
tido, lo hice en el convencimiento de que la e.scuadra peruana
no se habia movido ni pensaba moverse del Callao; todos los
datos e informes que habia obtenido sobre el particular, corro­
boraban esta idea, i por tal motivo combiné el plan de ataque
que acompaño entre los documentos adjuntos.
Con anterioridad, i a ñu de desorientar al enemigo sobre el
verdadero objeto de mi viaje, habia hecho zarpar en distintos
dias i en distintas direcciones al A/wiñwwíc? (Jochrane, Abtao,
Ohacabuco, O’lliggins i trasporte Matías Cousiño, que condiicia 800 toneladas de carbón i dos lanchas para efectuar su
trasbordo en alta mar.
Debo prevenir a V. S. que, con escepcion del comandante
del vapor Abtao, qué debia incendiar el brulote, i a quien me
fué preciso comunicarle mi plan para los preparativos del bu­
que, ninguno de lo.s jefes, incluso el Mayor de órdenes, tenia
conocimiento de mis proyectos. Merced a estas precauciones,
habia conseguido que en el Callao no se tuviera noticia de mi
ida, como lo confirma la .sensación que produjo mi presencia
en aquellas aguas, lo que habría facilitado el buen éxito de
mis'propósitos. Solo uiia mala suerte pudo hacer que los blin­
dados peruanos salieran del Callao el mismo dia que y o d e
Iquique, i esta fatal coincidencia vino a frustrar mis planes,
como verá V. S. mas adelante, dando lugar al desigual combate
que tuvo lugar en Iquique.
A las 5.30 P. M. del mismo dia 17 se avistaron todos los

11

buques, i después de liaber establecido el órden de marcha i
andar de la escuadra, se contiunó.la derrota directamente al
Callao, señalando a las Hormigas de Aiuera como punto de
reunión en caso de separación.
Al amanecer del dia .siguiente 18, se notó la ile.saparicioii
áA Matías Cousiño, cwyo, ciicunstancia iba a poner a los bu­
ques en dificultad por la escasez de combustible, no obstante
haber tornado todo.s ellos \m esceso solne su completo ántes
de salir; pero preparado todo como estaba para llevar a cabo
la espedicion, la ausencia del Matías Cousiño no fué un obs­
táculo en absoluto para seguir adelante.
Despnes de salvar algunas contrariedades, motivadas por el
mal estado de las calderas de las corbetas i vapor Abtao, a las
6 P. M, del dia 21 recalamos sobre las Hormigas do Afuera,
desde donde hicimos rumbo al cabezo Norte de la isla San
Lorenzo. Algunas lloras despnes se avistó el faro, i habiendo
concentrado la escuadra en un punto detennimulo de la bahía,
i cuatro a cinco inillaa di.stante de las baterías, hice venir a
bordo a los comandantes, a quienes impartí verbalmciite mis
últimas instrucciones, dando principio al alistamiento de los
botes torpedos i trasbordo de la triiiuiacion del A btao, quedan­
do solo a bordo de este buque los diez individuos que debían
acompañar al comandante en su arriesgada empresa.
Felizmente, estas dos operaciones que tomaron mas tiempo
que el calculado, junto con la hora de mi recalada, que tuvo
lugar de.spues de las 12 P. M., a causa del jioco andar de la
llotilla, retardaron mis movimientos, viniéndose encima la
claridad del dia, que frustraba mis planes, basados en la,
sorpresa durante la oscuridad de la noche.
En consecuencia, creí conveniente sinspender todo procedi­
miento por el momento, manteniéndome a la vista del puerto
para orientarme i estudiar la había, a fin de sacar toda la
ventaja posible, con conocimiento del lugar, en compensación
de la ocasión perdida ]iara mis futuras operacione.s.
Eu e.stos momentos, uno ele los bol es-torpedos condujo a
borrlo al único tripulante de una embarcación pescadora, de
nacionalidad italiana, que halló en el camino, el cual me noti­
ció “ que hacia como cuatro días que habían .salido al Sur los
blindados Huáscar e Independencia con dos buques ma.s, tras­
portes o monitores.'’ Esta noticia, qne corroboraba mis propia.s
observaciones, pues de.sde a bordo solo veia eu la Indiía a las
corbetas Union i Pilcoma¡¡o sin qne piuliera esplicanne la
au.sencia de lo.s blindado.s, i como mi objeto principal era la
destrucción de dichos blindados, resolví regresar al Sur a toda
prisa en demanda de ellos, considerando, hasta cierto punto,
una felicidad la frustración de mi plan, desde que no estaban
eu la bahía los do.s blindados.
Por de.sgracia, .al mal estado de los calderos de las do.s cor­
betas Chacabuco i O’lliggins, i vapor Abtao, la escasez de
combustible con motivo d éla separación del convoi del Matías
Cousiño que lo couducia, i un fuerte Sur que disrniuuia el an­
dar de los buques, todas estas cau.sas me obligaron a recalar
en San Nicolás, adonde hice trasbordar al Cochrane i M aga­
llanes todo el carbón de las corbetas Chacabuco i O’ /Iiggins,
a las que ordené hacer el viaje a la vela i en convoi, a fin de
que, apoyándose entre sí, pudieran rechazar nn at.aqne del
Huáscar, hasta Iquique la primera i al departamento la .se­
gunda, continuando yo al Sur con el resto déla escnadra.
Como alas c P. M. del mismo dia .se avistó al Sur nn va­
por haciendo rumbo al Norte; inmediatamente di órden a la
Magallanes de reconocerlo; trayendo noticias de importancia,
hice venir a mi bordo al capitán i al dueño, quienes inmedia­
tamente rae comunicaron la noticia del combate de Iqnirpie
i de sus resultados, de que ya V. S. debe tener conocimiento.
Esta misma noticia me fué confirmada al amanecer del dia
.siguiente por el señor Ministro don Domingo Godoi, que-mar­
chaba en comisión diplomática a bordo del vapor Amazonas,
con rpiien comunicamos frente a Islai.
Como mi presencia en Iquique no era ya preci.sa despnes
de aquella fatal circunstancia, me propii.se cortar el cable eu
Moliendo.. Al efecto, dispuse lo conveniente i clespues de seis
horas de rastrearlo infructuosamente, tuve c[ue abandonar mi
intento i continuar al Sur, tanto por ignorar la dirección en
que estaban tendidas las peonadas de tierra, como por la falta
de carbón de los bucpies, tanto que tuve que remolcar al A b ­
tao hasta inmediaciones de e.ste puerto.
A las 7 A. M. del dia 30, ya cerca de la boca, se avistó un
humo al Oeste, cpie resultó ser el Huáscar. En el acto me dirijí sobre él con el buque de mi imsignia para darle caza i cin-

■" ^

12

1:1

G U ER RA D EL PAGÍEICO.

jieñar combate, ordenando por señal a la Magallanes “ se­
guir mis aguas,” continuando los demás buques hácia el
fondeadero.
líl Huáscar debió conocerme, porqiie en seguida, desviando
su nimbo, se dirijió al Oeste a toda fuerza. Continué dándole
caza, notando con satisfacción que disminuía la distancia que
no.s separaba, pero des'pues de seis horas de persecución tuve
el sentimiento de verme obligado a abandonar la caza, pues en
esos momentos solo quedaba a bordo el carbón necesario para
unirme al resto de la e.scuadra, empleándolo con toda economía.
La AlagalLanes se encontraba en igual caso. A l amanecer del dia
siguiente recalaba en este puerto, donde, como era de presumir,
no habia ningún trasporte. Los buques de la escuadra se encontrabán, por lo tanto, en una situación un poco difícil, a causado
la inacción en que se hallaban para efectuar operaciones mi­
litares, i cuando me preparaba a .salvar esta dificultad enviando
avi.so a Antofagasta en la lancha a vapor para que me enviaran
carbón, el mismo Huáscar se encargó de proporcionármelo.
En efecto, huyendo del Blanco, se encontró, a las oraciones,
con el M atías Cousiño, el que por una mala intelijencia de su
capital) permanecía aun eu el lugar de la cita. Le dió caza, le
hizo varios disparos, i mediante la estratajerna del capitán, de
arrojar a,l mar las dos lanchas que llevaba para el trasbordo
del carbón, que talvez tomó el Huáscar como torpedos, i a la
oscuridad de la noche, pudo el M atías Cousiño escapar i llegar
a este puerto. En el acto se procedió al trasbordo del carbón, i
en estos momentos los buques tienen el suficiente para efectuar
cualquier operación militar.
El bloqueo ha .sido nuevamente establecido, con la misma
estrictez que anteriormente, i oficialmente notificado.
Dios guarde a V. S.
J . W il l ia m s R e bo lled o .
Al señor Comandante Jeneral de Marina.

XI.
r a r tc s oficiales del Comaudante en Jefe de la escuadra
don Juan Williaius Hcfiollcdo, referentes al combate
de Iquique i muerte heroica de Serrano.
NÚM.

194.—

COMANDANCIA JENERAL DE LA ESCUADRA.

A bordo del blindado ‘ 'Blanco Encalada” , Rada de Iquique,
Junio 2 de 1879.
Señor Comandante Jeneral:
Tan luego como llegué a este puerto, comisioné al Mayor de
órdenes, capitán de fragata don Domingo Salamanca, para que,
valiéndose de los medios a su alcance, tratara de indagar i ob­
tener de fuente segura algunos datos relativos al combate del
21, i cumpliendo su cometido, me hace la siguiente relación del
hecho:
“ El dia 21 de Mayo próximo pasado se presentaron en la ba­
hía, en son de combate, los blindados peruanos Huáscar c Indepcndencia, este último se mantuvo cu la boca del puerto, mién­
tras el primero se dirijió a atacar a la Esmeralda que se hallaba
.situada cerca del muelle de la empresa, inmediata a tierra. La
cañonera Covadonga, que .se encontraba por el lado Norte de la
isla, rompió también sus fuegos sobre el Huáscar, protejiendo
a la Esmeralda que era atacada no solo por el Huáscar,
como queda dicho, sino por la fusilería i artillería de campaña
de tierra, que se habia situado en la playa, lo que le causaba
algunas bajas, viéndose obligada a hacer fuego por ámbas ban­
das, contra el Huáscar i a tierra, por lo que se retiró mas al
Norte.
” A1 efectuar este movimiento, se adelantó la Independe^ícia
disparando sobre el Covadonga i sobre la Esmeralda, entónces
costeando el Covadonga la isla, trató de escapar haciendo fuego
en retirada sobre la Indqoendencia, que notando aquella ma­
niobra se puso en su persecusion.
” E1 Covadonga corvia al Sur, pegado a la costa, i al llegar a
Punta Gruesa, ca.si encima desvió repentinamente su nimbo al
Oeste, salvando apénas las piedras; pero la Independencia, que
no efectuó este mismo movimiento con la rapidez que el caso
exijia, encalló eu las rocas que se de.sprenden de dicha punta,
perdiéndose totalmente.
” Hai quien dice que los proyectiles del Covadonga perfora­
ron a la fragata, causando su pérdida, i que después de varada
volvió sobre ella i la cañoneó, pero nada de esto ha sido con­

firmado; toca a su comandante dar esplicaciones en áu parto
del combate, que aun no se ha recibido.
"Miéntras tanto continuaba el combate entre el Huáscar i
Esmeralda, en distintas ocasiones le intimaron rendición, i por
tres veces la hirió con el espolón, i solo a la tercera pudo echar­
la a pique, muriendo su comandante sobre la cubierta misnia
del Huáscar, de.spues de haber dado muerte o herido a un ofi­
cial peruano, al abordar al Huáscar, en el momento del último
espolonazo, con un oficial i cinco marineros, únicos que pudie­
ron liacerlo por haberse separado los dos buques.
” Un teniente de lo, Esmeralda, cwyo nombre no he podido
averiguar, fué hecho prisionero en la misma torre MI Huáscar
tratando de matar al comaudante. Se encuentra en tierra he­
rido en un brazo, que le ha sido amputado.
"Yéndose a pique la Esmeralda de proa, alcanzó todavía a
disparar sus cañones de popa, hundiéndose casi simnltáneamente con los disparos, siendo la bandera iiaciona.1 izada .al pi­
co de mesaua, lo último del buque que desapareció.
” La Covadonga siguió a! Sur basta Antofagasta, donde se en­
cuentra hoi.
” Se sabe que a mas del comandante, ha muerto un teniente
i todos los iiijeuiéros; de la tripulación .se ignora su número;
pero se encuentran prisioneros en tierra ocho oficiales, uuó de
ellos gravemente herido, i cuarenta individuos de la dotación.
A todos se les trata bien, scgiui he sido informado.
"Las bajas del Covadonga se ignoran, lo mismo que las del
Huáscar e Independencia, pero se cree hayan sido muchas las
de este último buque, pues ayer todavía hemos vi.sto flotando
sobre las aguas algunos cadáveres cerca de Punta Gntesa.
"Actualmente apénas se ve uno que otro resto de \& Independencia. De la
uo se ve nada.
” La duración del combate ha sido como de tres horas i media.
"Ultimamente he sido informado, por persona competente,
que lo.s oficiales que de la .Esmeralda se encuentran prisioneros
en tierra, son los siguientes: teniente 1. ° don Luis Uribe, id.
graduado don* Francisco Sánchez, guardia marina don Arturo
Wilson, id. don Vicente Zegers, cinijano L ° don Cornelio
Guzman, contador 2.
don Juan O- Go'ñi, subteniente don
Arturo Hurtado, ayudante de cirujano don Jerman Segura i
como 40 individuos de la tripulación i g-uarnioion.
"L a misma persona me asegura que el Presidente del Perú
don Mariano Ignacio Prado se encuentra en este puerto hace
algunos dias, i que se cree difícil su vuelta a Lima.”
Como lo verá V. S., por la relación que antecede, la conducta
observada por estos dos jefes durante el combate de que me
ocupo ha estado a la altura del deber que les impone la Patria;
el de la Esmeralda, capitán de fragata don Arturo Prat, cum­
plió con lo que rae prometió al imponérsele la re.sponsabilida,d
del bloqueo; el de lo, Covadonga, capitán de corbeta graduado
don Cárlos Condell, habria hecho otro ta,nto.
Toca ahora al Gobierno apreciar el valor del malogrado ca­
pitán Prat, como igualmente la serenidad i destreza, del capitán
Condell, oficiales i tripulantes de los re.spec.tivos buques.
Por mi parte, debo agregar a V. S. que si bien lamento sin­
ceramente la pérdida de los jefes, oficiales i tvipul,rutes que lian
perecido gloriosamente en el combate, me felicito por la ventaja
material que hemos obtenido sobre el enemigo con la pérdida
del blindado Independencia, que no se ocultará a la penetración
del Supremo Gobierno.
Dios guarde a V. S.
J . W il l ia m s R ebo lled o .
Al señor Comaudante Jeneral de Marina.

NÚM.

204.— COMANDANCIA

JENERAL DE LA ESCUADRA.

A bordo del blindado “ Blanco Encalada,” Iquique, Junio 5
de 1879.
Señor Comandante Jeneral:
A última hora he tenido conocimiento de que el teniente
3. ° don Ignacio Serrano murió en la cubierta del Huáscar,
en el acto de abordar dicho buque con el capitán Prat.
La conducta digna i meritoria de este oficial, merece una es­
pecial recomendación, i, por lo tanto, llamo la atención de V. S.
para que el Supremo Gobierno dicte las medidas que juzgue
convenientes p.ara recompensarlo.
Dios guarde a V. S.
J. W i l l i a m s R e b o l l e d o .
Al señor Comandante Jeneral de Marina.

13

DOCUMENTOS INÉDITOS.

XIL
Parte oficial de la segunda iiersecuciou del
“ SÍUiiscar. ” (l)
NÚM.

193.— COMANDANCIA

JENERAL DE MARINA.

A bordo del blindado “ Blanco Encanlada,” Rada de Iqui­
que, Junio U de 1879.
Señor Comandante Jeneral;
De.spues de los acontecimientos de que di cuenta a V. S. por
mi nota feclia 2 del actual, i calculando que el blindado perua­
no Huáscar cruzara al Sur de Iquique para efectuar una sor­
presa o apresar los trasportes destinados a este puerto, en la
noche del 2 del actual zarpé con el buque de mi insignia i ca­
ñonera Magallanes con rumbo al Sur.
Mi previsión era fundada, pues a las C.15 A. M. del dia si­
guiente 3 se avistó el Huáscar navegando Inicia el S. 0.
Imiiediataniente que .so le reconoció cambiamos de derrota,
dirijiéndoaos en su persecución, pero tan pronto como nos
avi,sló hizo la misma maniobra dándonos la popa i gobernando al
Oeste a toda fuerza de máquina, rumbo que durante toda la
caza alteraba, recorriendo todo el cuarto cuadrante i parte del
primero basta el E. N. E., consiguiendo nosotros disminuir,
aunque mui poco a poco, la distancia que nos separaba.
A las 11.30 A. M. todavía fuera de tiro de cañón se izó la
bandera, aiianzándola con un disparo de granada de acero. En
este momento se notó ipie el Huáscar arrojó al agua dos em­
barcaciones menores que tenia colgadas a estribor, con el ob­
jeto, a no dudarlo, de que no le sirvieran de estorbo para hacer
jugar sus cañones en retirada. E.stas embarcaciones (dos falúas)
pasaron a pocos metros de nuestro costado de babor.
A la 1.30 P. M., el Huáscar hizo la misma operación de izar
sn bandera, empleando también una granada; encontrándonos
en e.se momento a unos 4,600 metros, rompimos el fuego, em­
pleando el mismo proyectil en número de 13, los qne nos fue­
ron contestados por solo 5, siempre en retirada, por lo que
tuvimos que suspender el fuego a causa de haberse aumentado
la distancia a 4,700 metro.s, distancia a que no alcanzaban nues­
tros proyectiles.
Nuestros esfuerzos para aumentar el andar del Blanco, para
mantenernos a tiro de cañón, fueron inútiles, i podíamos notar
qne el Huáscar se alejaba ostensiblemente a cada momento.
Perdida la esperanza de darle caza, resolví abandonarla, tanto
por esta circunstancia como porque la Magallanes se nos liabia
perdido de vista por la popa, i no era prudente dejarla sola.
En consecuencia, a las 12.10 P: M., despnes de 18 horas de
caza i de haber recorrido cerca de 200 millas, cand.úé de direc­
ción, haciendo rumbo al Sur en demanda de la Magallanes, la
que alcanzamos media hora despnes, i ya unidos, nos dirijimos
a iquique, donde fondeamos hoi a las 4 P. M.
En e.sta ocasión be podido notar, por segunda vez, qne el an­
dar del Blanco i del Huáscar es casi igual, i que, debido solo a
la circunstancia de ser perseguido, ha podido sacar ventaja,
alejándose siempre de la distancia de tiro i huyendo el comba­
te que pudo tener lugar a la 1.10 P. M., hora eu cpie estuvimo.s
mas próximos.
Durante mi ausencia del puerto no lia ocurrido novedad.
Dios guarde a V. S.
J. W i l l i a m s R e b o l l e d o .
Al aetior Comandante Jeneral de Marina.

XIII.
lib e r ta d de acción del Gomaiulaute en Jefe de la eseuadi'a para emprender contra el enemigo las ope­
raciones bélicas que juzgue convenientes.
NÚM.

1,088.— MINISTERIO DE

GUERRA I MARINA.

Santiago, Junio 6 de 1879.
Miéntras este Ministerio recibe coiminicac¡one.s de V. S.,
referentes a las operaciones practicadas por la escnadra desde
su salida de Iquique, creo conveniente recomendar a V. S. no
emprender, por ahora, espedicioues lejanas sin dar cuenta pré(1)

Tercera persecución, tomo I., piijina 15d.

viamente al Gobierno, esponiéndole las circunstancias que las
aconsejan. Esta prevención no obsta para que V. S. ejecute
aquellas operaciones momentáneas que no alejen demasiado a la
escuadra del punto en que ,se baila situada.
El Gobierno desea que V. S. le trasmita su parecer sobre la
conveniencia de dividir la e.scnadra, dejando en Iquique uno de
los blindados con alguna délas corbetas para sostener el bloqueo,
i destinar el resto para establecer el del Callao, en otra opera­
ción que pueda dar resultados semejantes.
Cada división de la escuadra deberia ir acompañada de los
trasportes qne V. S. designe para su servicio.
Dios guarde a V. S.
B . U r r u t ia .
Al Connamlunte en Jefe Je la escuadra J. Williama Itebelledo.

NÚM.

224.—

COMANDANCIA JENERAL DE LA ESCUADRA.

A bordo del blindado “ Blanco Encalada,” Bada de Iquique,
Junio 15 de 1879.
Señor Ministro:
He recibido la nota de ese Ministerio, fecha C del actual, nú­
mero 1,088, por la que se sirve V. S. recomendarme “ no em­
prender, por ahora, espediciones lejanas sin dar cuenta préviameiite al Gobierno, esponiéudcle las circunstancias que las
aconsejaren.”
Eista medida, permítame V. S. decirle, léjos de traer los
buenos resultados que de ella espera V. S., tiene, por el contra­
rio, a mi juicio, grandes inconvenientes, particularmente en el
estado a que han llegado boi las cosas, como voi a manifestarlo
a V. S.
_
Establecida ya la preponderancia de nuestra escuadra .sobre
la del enemigo, a consecuencia de la pérdida de la Indéjjendencia, no bai razón para creer lo que se ha dicho i repetido sobre
las ventajas que el enemigo ha adquirido, con motivo del mo­
vimiento últimamente efectuado por la escuadra, que ha moti­
vado la nota de V. S. que contesto. La única ventaja, si tal
pudiera llamarse, consiste en algunas lanchadas de víveres cpie
se internaron por este puerto i el de.seinbarco de algunos indi­
viduos de tropa dnixinte la suspensión del bloqueo; víveres i
tropa que pudieron llegar hasta aquí por la via de Bisagua, co­
mo se efectuaba liasta ese dia.
Eu cambio, puedo asegurar a V. S. cpie en la actualidad no
se nota alteración alguna en este puerto. Las tropas acantona­
das aquí, como también sus habitantes, no dan muestra de vida,
i hacen bien! Bajo la presión de imcstro.s cañones i despnes de la
conducta aleve que observaron en el combate del 21, lama.s pe­
queña manifestación ho.stil me hubiera autorizado para reducir
al pueblo a escombros; si hasta ahora uo lo be efectuado, ha si­
do solo obedeciendo a sentimientos de bumanidad, pues tal era
mi propósito al arribar a este puerto.
El mismo Presidente de la República peruana, señor Jeneral
Prado, que también llegó a este puerto en aquella época, debió
presumirlo así, pues no se esplica de otro modo su precipitada
marcha al Norte, que tuvo lugar al subsiguiente dia de mi lle­
gada.
Establecido esto, no se ocultará a la penetración de V. S. que
con la disminución que dejo apuntada, la escuadra peruana,
cuya única ventaja sobre la nuestra con.siste en su superior an­
dar, pues por las últimas persecuciones del Huáscar he podido
convencerme que aquel monitor ancla mas que nuestros blin­
dados, i lo mismo la Union, resulta de aquí que estos buques
evitanin, a no dudarlo, todo combate miéntras no tengan el
convencimiento de su superioridad para atacar, en casos aislado¡5, con probabilidades de buen éxito.
Tampoco .se ocultará a V. S. que esta desventaja en el andar
de nuestros buques hace imposible, o cuando ménos difícil, un
combate decisivo con los del enemigo, i, en tal caso, habrá que
adoptar otras medidas para compelerlos; pero para ello es ne­
cesario que se deje al Jefe de la escuadra toda la amplitud de
acción que he tenido ántes de recibir la referida nota de V. S.,
sin lo cual tendria grandes dificultades para obrar eficazmente.
La larga di.stancia que me separa del despacho de V. S., i los
tardíos medios de comunicación de que boi puedo di.sponer a
causa de la di.sminuciou de lo.s vapores de la carrera, hacen,
hasta cierto punto, imposible la realización de ciertos planes
cpie pudieran combinarse i ejecutarse, según las circunstancias
i situación de los buques enemigos, pues miéntras se obtendría

14

G U ERRA D EL PACÍFICO.

de V. S. la aprobación de esos planes i otros moviinientos, el
tiempo habria pasado i se babria perdido el momento oportuno
para .aprovecharlos. I arpií me permito llamar la atención de
V. S. hácia la urjeute necesidad de obrar pronta i enérjicamenmente contra el enemigo, que tomaria por debilidad la tardan­
za motivada por la restricción que se me impone, i que me
obliga a mantenerme en una inacción que tengo el convenci­
miento será perjudicial.
Tales son, señor Ministro, las principales razones que rae
obligan a insistir, como insisto, en la conveniencia que se dé al
.Jefe de la escuadra ámplia libertad de acción para efectuar sus
operaciones militares, reconociendo la importancia del cargo
que se me ha confiado i la responsabilidad que contraje al
aceptarlo, sin perjuicio de comunicar a ese Ministerio, con la
posible oportunidad, las causas que me aconsejan llevarlas a
cabo, reproduciendo esta vez lo que tuve el honor de manifes­
tar a V. S. en mi comunicación de .Junio 12, nota número 215,
respecto a mi última espedicion al Norte.
Pasando ahora al segundo punto de la nota de V. S., sobre
establecer el bloqueo del Callao con una parte de la escuadra,
me refiero a lo que tuve el honor de esponer a V. S. en el me­
morándum que sobre este mismo asunto dirijí a V. S., contes­
tando loa puntos indicados por el señor Ministro de Relaciones
Estorioros.
Mi objeto és, por ahora, dividir la escuadra en dos secciones,
de modo que una mantenga el bloqueo efectivo de Iquique,
punto estratéjico i centro dé las operaciones militares del ene­
migo, que juzgo de mucha importancia, miéntras que la otra
vijila la costa de Norte a Sur, para interceptar el tráfico de
los trasportes enemigos i convoyar al ejército, que supongo se
ha de poner pronto en movimiento. Estas dos divisiones lleva­
rán consigo un trasporte para proveerlas de carbón, pertrechos,
etc., siempre que sea necesario.
Separar una parte de la escuadra a tan larga distancia i con
difíciles medios de comunicación no seria prudente, tanto mas
que, fiado el enemigo en los cañones de sus fortalezas, lanzarla
sus buques al Sur, mui particularmente a la Union, que por
su gran andar, fácilmente podria, con mas probabilidades que
el Thtáscar, interceptar nuestros trasportes de .aprovisiona­
miento i tropas, como lo intentaron, aunque sin éxito, durante
nuestra ausencia de este puerto con motivo del último viaje al
Callao.
Dios guarde a V. S.
J. W i l l i a m s R e b o l l e d o .

capital. Lo único que se quiso espresar a V. S., i que en efecto
se espresó, fué que sé diera cuenta al Gobierno de la espedicion
proyectada i de .sus motivos, a fin de que éste se hállata eu
aptitud de tomar cualquiera medida que el desarrollo de los
sucesos hiciera nece.saria, i que reclamara el conocimiento de
la situación de la escuadra.
Creo que con lo espuesto, quedarán desvanecidas las dificul­
tades que parecía presentar a V. S. la recomendación de mi ci­
tada nota de 6 del presente mes.
Dios guarde a V. S.
B a s il io U r r u t i a .
Al Comandante en Jefe de la escuadra.

XIY.
Via je de 1a. 1 .« División de la escuadra de Antofagasta
a Iquique.
COMANDANCIA JENERAL DE LA ESCUADRA.

A bordo del blindado “ Blanco E ncalada" Iqiágue, Julió B
de 1879.
A las .10.30 P. M. del 30 del mes próximo pasado zarpé de
Antofagasta en unión de la corbeta Ghacabuco con rnmbo a
este puerto, donde fondeé a las 11.30 P. M. del 3.
Durante mi viaje, que efectué b.ara,jando la costa para feconocer los lugares apropósito para un desembarco, toqué en
Tocopilla, donde no ocurría novedad. Se encontraba ahí el R imac, desembarcando tropa de Artillería do Marina, muías, for­
raje, etc.
■ '•
En Huanillos .solo existia en la bahía un ponton que servia
de depósito de agua en cantidad de 40,000 galones para toda
la población, i no conviniendo a los futuros movimientos mili­
tares de nue.stro ejército la pre.sencia de ciudadanos enemigos que
podrían, si no hostilizar, avisar al enemigo la presencia o aproxi­
mación de nuestras tropas, ordené la destrucción de dicho pon­
tón, a fin de que, falta de agua la población, tuviera forzosa­
mente que abandonar el lugar.

,
Igual cosa traté de hacer en Pabellón de Pica (donde
tampoco habia ningún buque) con la maquina de destilar, i
creo haber conseguido mi objeto.
Dios guarde a V. S.
.1. W i l l i a m s R e b o l l e d o .

AI señor Ministro de Marina.
AI señor Oomandante Jeneral de Marina.
HÚM.

1,165.— MINISTERIO

DE GUERRA I MARINA.

XV.

Santiago, Junio 21 de 1879.
So ha recibido en este Ministerio la nota de V. S., fecha 15
del presente, número 224, en la cual, contestando a la que le
dirijí el 6 de este mismo mes, manifiesta V. S. los inconvenien­
tes que podrían resultar eu las operaciones bélicas que empren­
diera la escuadra de su mando si, como lo aconseja mi referida
comunicación, hubiera V. S. de dar cuenta prévia al Gobierno
de la espedicion que meditara i de I.as razones que la apoyasen.
Con semejante medida, cree V. S. ver embarazada la libertad
de acción necesaria para el buen éxito de cualquiera operación
de la escuadra, i considera imposible la realización de ciertos
planes que pudieran combinarse i ejecutarse según las circuns­
tancias i situación de los buques enemigos, si dichos planes
hubieran de obtener la aprobación del Gobierno.
En respuesta a las ob.servaciones que ha sujerido a V. S. mi
recordada nota de 6 del presente, debo espvesar a V. S., ante
todo, que no ha estado en el ánimo del Golaienio el pensamien­
to de coartar la completa libertad de acción de que V. S. se ha
hallado en po.sesion, como .Tefe de la escuadra, i que juzga,
como V. S., que esa libertad es necesaria para la eficacia i opor­
tunidad do las operaciones de la guerra.
En segundo lugar, debo recomendar a V. S. que el recomen­
darle en" aquella nota que no emprendiese con la escuadra ope­
raciones lejanas sin dar cuenta al Gobierno, no se espresó que
la proyectada espedicion habia de obtener préviamente la apro­
bación de este Departamento, ni habria convenido espresarlo,
pues era evidente, como V. S. lo nota mui bieu, que en la ma­
yor parte de los casos el esperar la aprobación equivaldría a
renunciar a la empresa, dadas la gran distancia i la tardía co­
municación eu que se encuentra la escuadra respecto de esta

Líl “ Pilcom ayo” en TocoiiUia: parte oficial fiel resulta­
do de la pcrsccnciou del “ lílaiico Encalada.” (1)
NÚM.

308.— c o m a n d a n c i a

JENERAL DE LA ESCUADRA.

A bordo del blindado “ Blanco Encalada,'’ Antofagasta, Julio
12 de 1879.
Como tuve el honor de participar a V. S. en mi comunica­
ción de 4 del actual, a las 8.30 V. M. del sáb.ado 5, zarpé para
Antofagasta en unión de la corbeta Ghacabuco.
Como a las 12 del dia siguiente, encontrándome frente a
Tocopilla, .se avistó en la bahía un humo al parecer de un bu­
que incendiado, i como a 8 millas al Sur i cerca de la costa, un
vapor haciendo nimbo en aquella dirección, que se reconoció
mas tarde ser la corbeta Pilcomayo. Inmediatamente se apu­
raron los fuegos, se dió la misma órdeu a la Ghacabuco que
•seguia nuestras aguas i se principió a perseguirla.
La corbeta debió también reconocernos, pues pudirao.s notar
el mucho luuno que arrojaba su chimenea, probablemente acti­
vando RUS fuegos.
A las 7 A. M. del dia siguiente (lunes) .suspendí la persecu­
ción, pues en las 20 horas que duró ésta, habiendo recorrido
una e.stension de 190 millas en un circuito de Este a Oeste
por el Sur, teniendo la ventaja del menor arco que describía­
mos, por venir del Norte, no pudimos adelantarla.
El andar medio del Blanco, durante este tiempo, fué de 9
millas, mui inferior al que tuvo en la última persecución al
(1) Tomo I, pájina 426.— Tomo II, pájina 40, párrafo X IV .

DOCUM ENTOS INÉDITOS.

Huáscar, que fué de 10 millas casi constantes, sin embargo de
la.s mejore.s condiciones con qne navegaba ahora el blindado,
provisto de buen carbón inglés i con sus fondos recientemente
limpios. Aunque tengo el convencimiento ele qne este menor
andar, independiente de los iujeiiieros, ha sido causado pol­
la calma que reinaba a la sazón, que no daba a los fuego.s el
sníicieute tiraje, lie creido conveniente se instruya una inda­
gación sumaria sobre el particular, de cuyo resultado daré
oportunamente cuenta a V. S., cnaudo ésta haya sido termi­
nada.
La corbeta Cluicahuco, que por el mal estado de sus calderos
no podia hacer mas de siete millas, continuó a Antofagasta,
donde surjió a las 3 A. M. del lunes, i de.spues de co­
municar al Jeneral en Jefe lo que sucedia, zarpó nuevamente
al Oeste liasta 50 millas sin avistarnos, por lo que regre­
só al puerto, donde fondeó a las GP. M., cinco lioras ántes que el
Blanco.
A mi juicio, señor Comandante Jeneral, la corbeta P/Aoíwnyo
no es el solo buque peruano qne cruza estas aguas; tengo datos
seguros, que podré talvez confirmar mañana a la llegada del
vapor del Norte, que todos ellos han salido del Callao bácia el
Sur, o están por salir, i corno V. S. comprenderá, su iiresencia
en las aguas de este Litoral, es una amenaza constante para
nuestros trasportes, como lo manifesté a V. S. por telegrama,
inmediatamente despnes de mi llegada a este puerto.
A ñn, pues, de evitar e.sté peligro, de acuerdo con el señor Je­
neral en Jefe, se lia e.stablecido desde hoi uu vijía eu la Punta
Tetas, encargado de vijilar e indicar la presencia o aproximación
de todo buque enemigo, por medio de una humareda durante el
dia, i do una fogata durante la noche.
Igual precaución pudiera hacerse estensiva al Litoral com­
prendido entre Taltal i este puerto, estableciendo a distancias
convenientes, un servicio do telégrafos semejantes, e.s decirempleando el sistema de humos i fogatas, del cpie se daria no­
ticia a los comauilantes de los trasportes para que, con su co­
nocimiento, tomaran las medidas convenientes para la seguridad
de su navegación.
Esto no obstante, para mayor seguridad de los trasportes,
couvendria fortificar de uu modo eficaz los puertos de Caldera
i Taltal, donde durante su trave.sía i en caso de persecusion
pudieran refujiarse. Confio en que esta indicación, que juzgo de
gr an trascendencia, merezca la aprobación de V. S., i que, en
coirsecnencia, se dignará recabar del Supremo Gobierno su
pronta ejecución.
Debo prevenir a V. S. que el cañón de 300 que condujo a
este puerto el vapor Lamar, i que constituiiia una parte prin­
cipal (le su defensa, aun no ba sido de.sembarcado por falta de
elementos para efectuar esa maniobra, la que se hará ahora,
con los qne han podido snininistrar los buques de esta división,
cuya presencia es acxuí nece.saria miéntras esta x>ieza no se en­
cuentre convenientemente montada.
Dios guarde a V. S.
J. W i l l i a m s R e b o l l e d o .
Al señor Coiiuimlaiilu Jeaeial ile Mmiiiu.

XYL
Partes oíieiales <le los coniaadatiíes dcl “ Abtao” i “ Ma­
tías Goiisiño” referentes a lo oeari*ídu eu la rada de
Iquique desde el dia 5 de Julio de 1S75> basta la “ Sor­
presa de l(iiiiqiie,” el tO del luisiuo mes. (1)
COMANDANCIA JENEE.AL DE LA E.SCUADRA.

A bordo dd blindado “ Blanco Encalada,” Antofagasta, Julio
IS de 1879.
El comandante del vapor Abtao, desde Iquique, con fecha
11 del actual me dice lo que sigue:
"'J.'engo el honor de ¡mner en conocimiento de V. S. las
ocurrencias en la bahía durante su ausencia de este ))uerto.
"I/a vijilancia i ronda se ba observado con puntualidad i es­
trictez, aproximándose a k playa a la distancia mas prudente,
observando todos los movimientos habidos eu la población
como eu la isla, dando cumplimiento a las instrucciones qne he
recibido de V. S. como jefe de bahía, i al mismo tiempo ha­
ciendo que la laiicliita a vapor de este buque, en sus rondas,
(1) Tomo I, pAjiaa 422.

15

se aproximase a la playa lo mas cerca que se podia, observando
así todos los trabajos del enemigo i dando ciinqilimiento a las
órdenes de V. S. de fecha 4 del con iente.
"Por los partes dados por los señores L. Artigas, P. N.
Martínez, F. Gómez, i ayudante del detall señin- Mac. River,
encargados de las rondas, ba llegado a mi conocimiento que al
lado Norte de la fundición de Tarapacá se sienten trabajos de
remache i, al parecer, cpie se arma algo con enerjía.
” A lo largo de la iikya tienen botes en buen estado i prontos
para lanzarlos al mar, en número de 40 mas o ménos. A la par­
te Norte del muelle de fieri-q se fortifica con sacos de arena,
habiéndose observado que en toda la parte Norte de la pobla­
ción está acuartelado el grueso de la fuerza.
” Por los ya ciertos denuncio.s de torpe(ln.s i por los movimien­
tos que desde mi buque habia observado, di órden cxue al os­
curecerse e doblasen los centinelas i qne la lancbita a vapor
tuviese sumo cuidado por la parte de la isla i tierra, dando, las
convenientes instrucciones al encargndo de ella.
” A las 7.10 P. M. del 7 del corriente se vió un bulto jior
nuestra aleta de babor, se dió el alerta, i no contestando, se le
hizo fuego; se mandó inmediatamente bote jiara su reconoci­
miento por andar la lancbita a vapor de ronda al lado opuesto.
A l reconocerlo, resultó ser una gran cantidad de sargazo traido
de Sur a Norte por el viento i corriente; mas, sienclo la noche
sumamente oscura, parece que algo se desprendió del lado de
los sargazos, i, al efecto, pocos momentos (.lespues el trasporte
M atías Cousiño, que se encontraba fondeado por nuestra popa
i a 300 metros de distancia, hacia también fuego con rifle sobre
un bote a vapor sumamente bajo, cxue cautelosamente se de.slizaba por entre dos lauchas fondeadas cerca de .su costado,
tratando de esconderse a la sombra de éstas’ i bácia nuestra di­
rección. Como verá V. S. por el parte que el cairitan de dicho
trasporte me pasa, ciue testual trascribo.
“ Trasporte “ M atías Cousiño.” — Ptada de Iquique, Julio 8
de 1879.— Señor Comandante del vapor Áhtao, jefe de la
bahía.— Doi cuenta a V. S. que ayer a las 7.15 P. M., encon­
trándonos sobre cubierta el que suscribe, el injeniero 1. ® Mr.
Mac-Donall i el oficial de guardia Mr. Hald, divisamos bácia
po^ia i por la aleta de baDr, a una distancia de cien metros
mas o ménos, una embarcación menor, que al parecer con toda
cautela i resguard.índo.se con las lanchas que estaban fondea­
das por la popa de e.ste buque, i con la sombra proyectada por
el mi,sino buque, se dirijia sobre el Abtao. En el acto llamé la
jeiite, acudieron el piloto 1. ® Juan Pausen, lamparero Mateo
Aiidrade i el mozo Emilio 2. ® Mendoza, se hizo fuego sobre
dicha embarcación con las armas dis]ionibIes despnes de halier
pedido el Santo varias veces. Al verse descubiertos, se pusieron
en fuga, tomando bácia el muelle de fierro. En ese momento se
eucoiiti-aba la lancha a vapor del Abtao rondando por la parte
de la isla, la cual, tan pronto como sintió lo.s disparos, vino a
bordo a averiguar lo que habia sucedido. Pocos momentos des­
pués me dirijí a bordo del buque de su mando para ciar cuenta
de lo ocurrido.”
"Habiendo ¡mesto, igualmente, lo ocurrido en conocimiento
del señor Comandante eu Jefe accidental, se me dió órden, con
fecha 8 del actual, de abandonar en la noche la rada; al efecto,
para que mis movimientos no fueran observados de tierra, levó
a las 8 P. M., i, protejido por la oscuridad de la noche, salí
fuera del puerto, dando igual órden al trasporte Matías Cousi­
ño, 1-egre.saiulo a la bahía al dia siguiente a las G A. M. i to­
mando el mismo fondeadero.
” E1 dia 9 el oficial de ronda de 12 a 4, me (lió cuenta que se
verificaba en tierra mi gran movimiento; además, llamó mi aten­
ción que durante el dia tenian todo.s los edificios públicos
izado sn xiabellou, no así los cónsules. A las 5 P. M. el Cochra­
ne i la Magallanes dejaron sus foiuleadero.s, haciendo el pri­
mero rumbo al Oe.ste i la segunda al S. O.
” K las 7.30, despnes de rondar toda la bahía, i observando
que, a pesar de la gran oscuridad, no babian en la población
mas de dos luces xn-endidas, uua en la purte Norte qne hacia
destellos i la otra en el centro, llamó esto mi atención, i creí
prudente abandonar la rada para evitar así una .sorpresa; al
efecto, a la citada hora ordené al trasporte Matías Cousiño de
abandonar el puerto i tomar por la parte Sur; yo, cou el bu­
que de mi mamlo, me luce bácia afuera, rumbo N. O. con uu
andar de dos millas, ti'alando de tener siempre el puerto a la
vista.
"Uua densa calina i la gran oscuridad de la noche me obligó
a pedir sus absolutos al resto de la división compuesta del

16

G U ER RA D EL PACÍFICO.

Cochrane, Magallanes i trasporte Matías Gomiño; habiéndo­
les repetido por varias veces consecutivas i no teniendo con­
testación, di órden de no dejar ver la mas pequeña luz de mi
buque. A las 10 P. M. noté por B. S. E. una luz fija, hice pa­
rar la máquina i me puse eu observación, teniendo a b o rd ó la
mas grande vijilancia.
” A las 3 A. M. se dejaron oír varios estampidos de cañón
hasta el número de siete por la parte S. E., se tocó zafarrancho
de combate, i con todo el andar de la máquina me dirijí. a la
parte indicada; mas nada pude encontrar, a pesar de haber
visto disparar en el mismo punto dos cohetes, los cuales fueron
contesta,dos por este buque. Una hora después, i mantenién­
dome sobre la máquina, habiéndo.se de.spejado la calina, me
encontré con el Cochrane 'i la Magallanes a tre.s millas del
puerto.
” Con la primera claridad del dia vi al Oeste un humo, luego
un casco de buque con irn solo palo, reconociéndose el buque
peruano Huáscar, avisé al momento al buque jefe por señales,
quien, en uiiion con la Mayallanes, emprendieron .su persecu­
ción, quedando mi buque a la entrada del puerto so.steniendo el
bloqueo i cirstodiando las pocas embarcaciones menores que ha­
bia ab.andonado el Matías Cousiño. A la s 7 A. M. ese trasporte
so dejó conocer saliendo*de la costa Norte de Punta Gruesa con
rumbo al Oeste. Hice señal de venir; una vez cerca, mandé mi
lancha a vapor a su bordo con uu oficio, ordenándole se man­
tuviera a tres millas del puerto sobre su máquina, observara si
venían botes i cuidara de las embarcaciones menores miéntras
durara mi ausencia, que seria de pocas horas.
” A1 tomar esta resolución, fué en vista de creer que las naves
enemigas Union i Pilcomayo, que segmi datos que estaban fue­
ra del Callao, podían eucontra.rse en alguna de las caletas ve­
cinas, i al mismo tiempo cortar la retirada a la nave perseguida
si hacia rumbo a Pisagua, pues notaba que anue.stro buque poco
camino le ganaban, para lo cual goberné N. N. O., i a dos m i­
llas de la costa, a toda fuerza de máquina, con un andar de
nueve millas.
” A la 1 P. M. entramos en Pisagua, 15 minutos del Cochrane
{M agallanes, quienes habian.abandonado la caza por haberle
s.acado gran ventaja el enemigo eu su fuga; de este puerto zar­
pamos inmediatamente haciendo rumbo a Iquique, donde he­
mos llegado a las 6 P. M., habiendo durado mi au,sencia 10
horas.
, •^
” En la primera hora de la mañana de boi, fondeamos en esta
bahía, siguiendo eu la comisión de sc.guiv el bloqueo de este
puerto, d d cual estoi encargado.”
Al trascribir a V. S.elparteque antecede, me permito llamar
la atención de V. S. hácia la necesidad de que el .Jefe de la es­
cuadra se halle en continuo movimiento con los buques de e.sta
división, como he tenido el honor de mauisfe.starlo a V. S. an­
teriormente, a fin de estar al corriente de lo que ocurra en los
demás buques i prevenir toda dificultad, con tanta mas razón
cuanto que la comunicación con el resto de la escuadra es aho­
ra mui tardia e irregular.
Dios guarde a V. S.
J. W 1L1.1AM.S R eb olled o.
AI scfior Comanclaate Jeneral de Marina.

XVII.
El salitre como coutrabaudo de guerra.
NÚM.

1,414.— MINISTERIO

DE GUERRA I MARINA.

Santiago, Julio 23 de 1879.
El .señor Ministro de Relaciones Esteriore.s, con fecha de
a.yer, me dice lo que sigue:
"E l .señor Encargado de Negocios de Italia se ha pre,sentado
ayer a este Miuisterio, para hacerme conocer un recorte de dia­
rio, en el cual se anuncia que el Jefe de nuestra escuadra ha
notificado a lo.s comandantes de buque.s mercantes e.stranjeros,
que se ocupaban de cargar salitre en Pisagua, que debían .sus­
pender i abstenerse en lohucesivo de esa operación, porque
desde el 15 del que rije el salitre .seria considerado como coutra.bando de guierra i confiscados los bmiues que contuviesen a
su bordo esa .sustancia.
"Presumo que carece de verdad la noticia a que se refiere
el impreso que ha llamado la atención del Representante italia­
no. Con todo, no estará demás que V. S. haga notar al Jefe de

nuestra escuadra que aunque el salitré
contrabando de guerra en las iastrncciones;'qné ése
mentó le impartió el 5 de Abril último, deja de tener<eae
rácter cuando se trata del comercio que hacen^náciones-cnmo
Italia, que, por medios de tratados coa Ghile han defiaido.taxá-'J'ri
r
tivaraente los artículos que debenconsiderar.se com o' contra-' i. .
bando de guerra, i entre ellos no se encuentra incluidofol sa>
litre.
•'
' V.-Í -V ■
” Pero aun cua.ndo el salitre esté comprendido en la momen- ’
í
datura convencional de contrabando de guerra,, como acontece
en el Tratado que existe entre Chile i Francia, no podria con- .
siderársde como tal, sino cuando fuese destinado a los puertos ..
del Perú i Bolivia. V. S. sabe mui bien que pata que sean con,
trabando de guerra, no basta que las mercaderías sirtan-para
operaciones bélicas, es además necesario que estén destinada.s
.al belijerante.
"Tampoco puede considerarse el salitre que so saca de"Pisa- •
gua como de ilícito tráfico, porque ese puerto no há sido for­
malmente bloqueado por nuestras naves.
"E.stas coxisideraciones me inducen a creer, como ántes he
dicho, que carece de verdad la notificación que suponen ha
hecho el Jefe de nuestra e,scuadra al comercio neutral. He crei­
do, sin embai'go, conveniente llamar a ese punto la atención
de V. S., acompañándole un estracto de las disposicionesriclativas al contrabando de guerra que^ figuran eu los tratados vijeutes entre Chile i otras naciones, x cuya fiel observancia debe
ser objeto de la preferente atexicion del Jefe de nuestra es­
cuadra.”
L o que trascribo a V. S. para su conocimiento, acompañán­
dole copia fiel estracto de los tratados, i a fin de que sirva es­
presa,r a este Ministerio lo que baya de vex-dad en el asunto do
que trata la presente nota.
Dios guarde a V. S.
B. U krutia.
Al Comandante cu .Jefe do la escuadra.

XVIII.
Notas dcl Comandante en Jefe dclaescuartra relativas
a la iucfieacia i suspensión del bloqueo de Iquique.
NÚm'

356.— COMANDANCIA

.7ENERAL DE LA E.SCUADRA.

A bordo del blindado “ Blanco E ncalad a” P,ada de Jquiquo,
Julio 28 dé 1.879.
' Señor Mini.stro:
En mi carácter de Comandante eu Jefe de la escuadra con
que se sirvió honrarme S. B. el Presidente de la República, i
encargado como tal de su conserv.acion i seguridad, xne creo en
el indeclixxable deber de poner en conocimiento de V. S., para
su suixerior resolución, las consideraciones que paso a esponer,
i que espero fundadamente serán atendidas por V. S. en vista
de .su importancia.
Principiaré por llamar la atención de V. S. a la situación
ecepcional en que .se encuentra actua.lmente la sección de la
escuadra que bajo mis órdenes bloquea a este puerto, situacioxx
difícil por la absoluta incomunicación en que se halla con el
resto de la República, con motivo de la supresión de los viajes
de los vapores de la carrera que ántes tocaban en este lugar, i
la falta de .servicio de trasportes que podian subsanar esta di­
ficultad. Hace ya 16 dias a que no tengo la menor noticia del
Sur, i aunque al amanecer de hoi cruzó al vapor Colombia pro­
cedente de Valparaiso, no hallé en él comunicación oficial alguna.
En la.s grave.s circunstancias jiorqne atravesamos, esta falta
de comunicación es tanto xnas lamentable cuanto que la 2.
División de la escuadra, encargada de la defensa de Anto­
fagasta, se encuentra di.semiuada al Sxxr hasta Valparaíso,
sin que tenga noticia de la causa de tales movimientos.
No se ocultará a V. S., que este estado de aislamieixto rae
coloca eix una situación bieu difícil; sin noticias del Gobierno,
del .Jeneral cu Jefe del ejéi-cito, de los buques destacados al
Sur, ni de los movimientos de los buques enemigos, a los
cuales pudiex'a hostilizar en ciertos casos, sabedor de .su .si­
tuación.
En el estado a que han llegado las cosas, el bloqueo de Iqui­
que se va haciendo mso.stenible: por la falta de combustible,
que e.stá ya al a.gotarse, siix que haya hasta ahora como repo-

]7

DOCUMENTOS INÉDITOS.

nei'lo; x^ov el constante nso délas máquinas i calderos de los
buques obligados a estar siempre en movimiento a lin de evi­
tar la aplicación de toiqiedos que se nos lian lanzado en dos
ocasiones. A este xn'opósito, he .sido informado últimamente por
personas que me merecen entero crédito, que se tienen pre­
parados nuevos torpedos mas seguros i pertectos para destruir
a nue.stras naves, i para precaverse de sus desastroso.s electos,
es forzoso mantener las uiátxninas en mayor trabajo, i, por con­
siguiente, con mayor deterioro, i aumentar el .sei vicio de viji­
lancia constante que impone a la tripulación nn ree.irgo de
fatiga, cuyo.s efectos se hacen ya .sentir. Por otra xiai'te, el roce
continuo de las máquinas exije (xue .se les dé un de.scanso para
reconocerlas i poder renovar sn,s válvulas i empaquetaduras; i
ya que nuestros buque.s han mantenido sus máquinas encendi­
das, funcionando diariamente desde ántes de mi incorporación
a la escuadra, este descanso se hace tanto mas imperioso cimnto que de uo efectuarlo podria suceder que alguno de los bu­
ques quedase de repente impo.sibilitarlo para mover.se.
Continuando como basta ahora el bloqueo de Iquique, temo
que la 2.
División pueda recorrer la costa basta Pisagiia, como lo he iiroxmesto ya, su objeto es ineficaz; pues siem­
pre contiuuaria el enemigo proveyéndose de recursos por la
vecina bahía de Pisagua, sin poderlo evitar, por la iiiqiosibilidad de que la división bloqueadora pueda efectuar operación
militar alguna contra los buques o trasportes poi‘nano.s, obli­
gada como está a uo abandonar el bloqueo.
Si hasta hoi no habia hecho xiresente a V. S. los inconve­
nientes qne dejo indicados, es porque abrigaba el conveiicimieuto de que mni luego se iba a movilizar el ejército, como me lo
aseguró el señor Isidoro Erráznriz, en su carácter de secretario
del señor Ministro de Relaciones Esteriores i a nombre de
dicho señor, i por este motivo creí que el bloqueo de Iquique
debia sostenerse, a todo trance, basta que nuestro ejército se
presentara en sus inmediaciouc.s. Ha.sta ahora esto no ha .suce­
dido, a pesar de haber trascurrido el plazo señalado x^ara ello,
i como aun ignoro las causas qne hayan impedido la ejecución
de aquel proyecto, o si lia .sido alterado, x>nes como lo dejo di­
cho mas arriba, no he recibido comunicación alguna, be creido
llegado el momento de manifestar a V. S., en vista de las omimevadas coii.sideraciones, la ineficacia del bloqueo, que sin inllijir daño al enemigo, ocasiona graves x>eligi'OS i xserjuicios a
nuestros buques.
Antes de concluir, debo hacer notar a V. S. que las infinitas
dificultades iiue me rodean, aiunentaii aun con la incertiduinbre en (pie a menudo me encuentro, resxiecto a los niovimientos
qne efectúaii los buques, que separados de la escnadra en co­
misión especial, se destinan a ejecutar otras comisiones sin mi
noticia i en contravención a mis órdene.s, esponiéndolos a
correr sérios peligros, como ¡sucedió con la cañonera Magallanes,
haciéndola salir sola de Antofagasta paia Iquique, en cuyo
viaje salvó milagi'osamente de ser caxiturada poT bis corbetas
peruanas; con el Tolten, enviándolo al departanieiito; i dos ve­
ces con la Ohacabuco, esponiéndola a los mismos peligros.
Por lo cxue hace al blindado Alm irante Cochrane, tenia ins­
trucciones de pTotejer a Antofagasta i vijilar nuestras costas
del Sur, donde supoiiia con fundamento, (xue los bucxues perua­
nos irian a cruzar con el objeto de axR'esar nuestros traportes i
bo.stilizar nuestros puertos, como lo manifesté verbalmente al
señor Jeneral en Jefe del ejército eu 8 del actual, i al señor Co­
mandante Jeneral de Marina, por telegrama de la misma fecha.
Según comunicaciones del comandante del blindado, recibi­
das por el último vapor, lie .sabido que este buque se dirijió al
Norte, con el propósito de cruzar frente del puerto de Tocopi11a, por órden del señor Ministro de Relacione.s Esteriores. SuXxingo qne al impartir el señor Ministro esta órden, tuviera
fnmlados motivos para ello, puesto que por el coniamlaiite de la
cañonera francesa ñugon, que fondeó en este puerto el 20 del
actual, supe que en Antofagasta se tenia noticia de iiue los bu­
ques xi®*‘uíinos Huáscar i Union se eucontiabaii en la bahía
de'Mejillones, i uo dudo qne esos buques se dirijiriau al Sur
con los, propósitos que ya be manife.stado.
. _ Terminaré manifestando a V. S. mis temores acerca de los
movimientos de los buques de la 2.
División, los cuates pue­
den redundar en beneficio de los planes del euemig.), que ten­
go la seguridad se dirijirán al Sur, x>ersigniendo los fines qne
dejo indicados.
vDios guarde a V, S.
J . W i l l i .a m s R e b o l l e d o .
aeflor Ministro de Mariua.

•&í'\ 'vito W '

T omo V.— 3

NÚM.

3G3.— COMANDANCIA

JENEltAL DE LA E.SCÜADIIA.

En la mar, fren te a Tocopilla, Agosto 3 de 1879.
Señor Ministro:
El vapor Ahtao ba sufrido una de.scompri.stnra en su raáíiuina que la inutiliza para funcionar, i como esta avería no se
puede reparar con los elementos de que se di.spone a bordo, es­
te buque queda eu situación de no poderse mover. E.sta cir­
cunstancia, junto con otras dificultades, me han obligado a
susxiemler el bloqueo de Iciuiqne i a dirijirme al Sur coirlos
baques de esta división, teniendo el Abtao que ser remolcado
por el tra.sporte Limarí, i mni posible hasta Valparaiso, a fin
de ganar tiempo para proceder a la brevedad posible a efectuar
las reparaciones qne urjentemente exije el mal estado de las
máquinas de los demás buques. De este modo quedarán listos
para continuar la campaña, la cual confio que será mas eficaz
que basta ahora, pues ya no habrá que atender al bloqueo qne
embarazaba los movimientos de una i a veces de ámbas divi­
siones.
Además, la 2.
División queda eu Antofagasta, mién­
tras ésta, terminadas las reparacione.s, puede sor utilizada eu
defender los ]mertos del Sur, eonvojnir a sn regreso lo.s trasjiortes que deberán emplearse en la movilización del ejército u
otros fines, que pudieran sobrevenir en el curso de los aconte­
cimientos.
Antes de terminar, debo hacer xiresente a V. S. cxue, habien­
do ce.sado el bloíxuco de hxnique, conviene suspender desde
luego todo envió de trasportes a ese puerto.
Dios guarde a V. S.
J. W i l l i a m s R e b o l l e d o .
Al señor Ministro de Marin.A.

NÚM.

367.— COMANDANCIA

JENERAL DE LA ESCUADRA.

A bordo del “ Blanco Encálcala,” A ntofagasta, Agosto J de 1870.
Señor Ministro:
Cou esta fecha, comunico al señor Ministro de Relaciones
Esteriores i Delegado del Supremo Gobierno lo que copio:
“ Tengo el honor de participar a V. S. mi arribo a este puer­
to con la 1.
División de la escnadra, compuesta de los bu­
ques Blanco, Magcdlanes i Abtao, de.spnes de haber sido compelido a abandonar el bloqueo de Iquique, que, como tuve el
licuor de manifestara V. S. en mi nota de 28 del mes xn-óxinio
X>asado, ,se hacia ya insostenible por las cansas qne en ella espre,saba a V. S.
” Hoi, .señor Ministro, aquéllas lian aumentado con la com­
pleta inutilización de la máquina del vapor Abtao que no xniede funcionar, lo que coloca a este bmxue en una situación peligro.sa qne compromete su seguridad, viéndome, poi' lo tanto,
obligado a hacerlo remolcar desde Iqni pie a este XRierto por el
trasporte Limarí.
"Respecto del Blanco i Magcdlanes, sus comandantes me
hacen presente que necesitan urjentemente algunos dias de
descanso ])ira proceder, .sin pérdida de tiempo, a efectuar en
ámbos, particularmente en la Magcdlanes, las reparaciones que
exijen sus máqniua.s. cuyo trabajo no imede xiracticarse sin pe­
ligro raiéntraT duro la comi.sion (que hoi desenqieñan. Con es­
tos elementos era, pues, absolutamente imposible mantener
por mas tiempo el bloqueo, .sin esponer a los buques de esta
división a los peligros consiguientes a la situación en que .se
encuentran, obligados a nn continuo movimiento para evitar
la aplicación de torpedos (|ue, en buen número i de si.steraas
perfeccionados posee el enemigo, los cuales, aunque con mal
éxito, ha empleado ya en dos ocasiones, como lo manifesté a
V. S. en mi citada comunicación; así es que, a pesm- de mis
iustnicciones,'lie pieferido suspender el bbxxueo ántes que te­
ner que deplorar las destrucción de alguno de estos buques,
mui particularmente el Abtao, incapaz de rechazar im ataque
por su falta de movilidad, cou motivo de la descompostura de
.su máquina. Aparte de esta circunstancia i de lo.s inconvenien­
tes que he tenido o! honor de manifestar a V. S. en mi recor­
dada nota, que como yo. calificará V. S. de graves, debo repetir
a V. S., en apoyo de mi determinación, lo.s hechos siguientes,
que vienen a justificar el procedimiento que me be visto obli­
gado a adoptar:
” 1. ® La completa iucomiuiicaciou en que, desde 17 dias,
me encontraba con el resto de la República, sin poderme co-

,;'rÍL

GU ER RA DEL PACÍFICO.

18

munícar con V. S., con el Gobierno, ni con la Comandancia
Jeneral de Marina, falta de comunicación que, aparte de las
graves consecuencias que puede tener en estos momentos, me
impedia también hacer notar las urjentes necesidades de los
buques, i, por consiguiente, que fueran oportunamente aten­
didas, como ha sucedido en efecto; i sin que se recibiera noti­
cia alguna, a pesar de haber comunicado cou tres vapores de la
carrera, todos procedentes del Sur.
” 2. ° La falta de combustible, sin que hubiera como repo­
nerlo, pues el dia 2 del actual, que abandoné a Iquique, apénas
se tenia a bordo la dotación incompleta i el del trasporte
LimaH, destinado al servicio de la escuadra, se habia agotado.
” 3. ® La escasez de víveres, sin que tampoco hubiera como
reponerlos, pues según los estados de fuerzas de los buques, el
A btao solo tiene para cinco dias, para ocho la Magallanes i
para quince el Blanco.
"Limitándome, pues, señor Ministro, a los puntos que dejo
indicados i proponiéndome manifestar reservadamente a V. S.
otros de no ménos importancia, espero que esta medida sea
de la aprobación de V. S., fundada, como está, eu la imposibi­
lidad de continuar el bloqueo, sin comprometer la seguridad
de los buques, de los que, en gran parte, depende hoi el buen
éxito de la presente guerra.
’ Tara terminar, prevendré a V. S. que con esta misma fe­
cha trascribo al .señor Ministro de Marina el contenido de la
presente comunicación, para conocimiento del Supremo Go­
bierno.”
Lo que comunico a V. S. para los fines que dejo indicados.
Dios guardo a V. S.

XX.
El Miiidado “ Cochrane,” en persecución <le las naves
pcrnanas, es rem olcado por el trasporte “ Itata,” al
llegar a Caldera, en víspcr.-i de la captura del “ Rimae.”
NÚM.

1,473.— MINISTERIO DE

GUERRA I MARINA.

Santiago, Julio 30 de 1879.

Con fecha 22 del presente se dió órden en Antofagasta, al
comandante del blindado Alm irante Cochrane de salir en per­
secución de las naves peruan.as que habian sido avistadas en
Caldera, comisión que este jefe no pudo desempeñar por ha­
berle faltado el carbón 40 millas ántes de. arribar a este puerto.
Habiendo llamado vivamente la atención del Ministerio un
hecho semejante, se pidió esplicaciones a dicho'jefe, que con­
testó lo que sigue:
“ El 21, frente a Antofagasta, salió el Ita ta con órden del
Ministro de Relaciones Esteriores, comunicadas' por el ca.pitan
Lynch, de seguir al Sur hasta encontrar al Bim ac; luego des­
pués me alca.iizó el Lamar con don Máximo Lira, quien me
comunicó qne los trasportes habian vuelto a Valparaíso, i con
él convine seguir hasta Caldera, en vista de encontrarse los bu­
ques peruanos al Sur;, el dia 23 el
frente a Taltal, comu­
nicó con dos buques alemanes a las 9 A. M., quienes habiendo
sido abordados el dia anterior por el Huáscar, el primero a las
8 A. M., i el segundo por la Union a las 12.30 Ib M. del 22,
diciendo qne iban al Norte, lo qne yo calculé era todo lo con­
trario. Entónces convine con el capitán Lynch seguir hasta
J . W il l ia m s R e b o l l e d o .
Caldera para comunicar de.sde ahí con Antofa.gasta. Durante
Al scfior Ministro de Marina.
la noche principiaron a fallar tres calderos, reduciendo el andar
total a cuatro millas, además se habia consumido tanto carbón
por el estado de suciedad de todos ellos, que no me quedaba el
suficiente para llegar, i tuve que pedir remolque al Itata, en
I>OM .Ju.an W illiam s Ecbollcdo rcum icia el mando de donde he llegado a las 4 P. M. de hoi. La noche del 22 navega­
mos con el Itata adelante con tod.as sus luces para llamar la
la escuadra.
atención a los peruanos, con el objeto de sorprenderlos yo, si
se acercaban. Lo mismo la nociré del 23, hasta que el injenieNÚM. 359. -COMANDANCIA JENERAL DE L.\ ESCUADRA.
ro me informó, a las 3 A. M., podíamos seguir adelante sin
remolqué, i donde he llegado con solo cinco toneladas de ca.rA bordo del “ Blanco E n calada” Iquique, Julio SI de 1879.
bon.”
Señor Ministro:
Como estas esplicaciones no me parecieron satisfactorias,
Con esta fecha comunico al señor Ministro de Relaciones dirijí al Comandante Jeneral de Marina la siguiente cornrrRsteriore.s i Delegado del Supremo Gobierno en Antofagasta,
nicacion:
lo que .signe:
“ Núm. 1,444.— Santiago, Julio 26 de 1879.— Me he impues­
“ El mal estado de mi salud, rea,gra.vada últimamente por to del telegrama de V. S., fecha de ayer, en el cual me trasmi­
las malas noches i lo malsano del buque, me inhabilitan por te las es])licac¡orres d.adas por el comandante del Cochrane
completo para continuar al mando de la e.sciiadra; por otra sobre el hecho de haber llegado sin carbón a Caldera, hasta el
parte, distribuida ésta eu dos divisiones, formadas de un blin­ punto de terrer qne .ser remolcado por el vapor Itata. De esas
dado i de una corbeta, se hace innecesaria mi presencia i la de esplicaciones aparece que errando el Cochrane zarpó de Ard,omi Estado Mayor a bordo, siendo mas bien un inconveniente fa.gasta, a su vuelta de Tocopilla, habia a bordo 80 toneladas
para la dirección i movilización de los buques por los directo­ de carbón, las cuales no resultaron ser todas útiles, pues el
qne se hallaba en el fondo e.staba reducido a polvo. Esta cir­
res de la guerra.
” Por todas estas consideraciones, ruego a V. S. que, en virtud cunstancia i el estado de suciedad de las calderas, fueron las
de las facultade.s que tiene, se sirva desembarcarme para re­ causas que motivaroir la entrada dcl buque a Caldera, remol­
gresar al departamento para medicinarme.”
cado por el Itata, impidiéndosele perseguir a. las naves perua­
Lo que me permito comunicar a V. S. en previ.sion de que nas que se sabia hacian rumbo al Norte.
” Las esplicaciones meiicion.ndas, no .son, a ju icio de este Mi­
el señor Ministro Delegado del Supremo Gobierno en Antofa­
gasta no se creyere autorizado pava acceder a lo que solicito,
nisterio, .suficientemente satisfactorias, pues todas las circuiisse .sirva V. S. recabar de S. E. el favorable despacho de la pre­ tancras adversas que contribuyeron al viaje desgraciado del
.sente petición en la forma que solicito, por considerarlo así mas
Cochrane debían ser, mas o ménos, conocidas del cornandairte
i tomadas en cuenta ántes de emprender la nueva comisión
conveniente a los intcrese.s del Estado.
que se le confirió en Antofagasta. El hecho de que el carbón
Dios guarde a V. S.
J . W il l ia m s R e b o ll e d o .
que se hallaba en el fondo de las carboneras se hubiere redu­
cido a polvo, no es enteramente imprevisto; r si el injeniero
Al sefior Mini.stro de Mariua.
1, ® no dió sobre el particular uu informe bastante exacto,
ello no escusa de responsabilidad al comandante, que debe es­
TELEGRAMA.
tar al corriente de los pormcuores de su nave, sobre todo
en tiempo de guerra, i vijilar asiduamente sobre sus subor­
(Piecibulo a las 2 P. M .)
dinados.
” Eu esta virtud, encargo a V. S. que escite el celo del co­
Santiago, Agosto 5 de 1879.
mandante del Cochrane, para que en lo sucesivo tome todas
En la primera oportunidad se vendrá V. S. a Santiago para aquellas medidas i precauciones propias para asegurar el buen
dar esplicacion de sus actos, eu especial de la su.spension del
éxito de las comisiones que se le encomienden, i e.specialmenbloqueo de Iquique; miéntras ta.nto tomará el mando de la di­ te para alejar la probabilidad de ser acometido por fuerzas
visión de la escuadra que existe eu Antofagasta, el jefe a enemigas, sin contar con los elementos indispensables de
quien corresponda.
resistencia.
B . U r r u t ia .
"Dios guarde aV . S.— Z?. Urrutia.— A l .señor Comandante
Jeneral de marina.”
AI Comandante en Jefe de la escuadra don Juan Williams Rebolledo.

XIX,

19

DOCUMENTOS INÉDITOS.

I jo que pongo en conocimiento de V. S. para los fines a qne
haya lugar.
Dios guarde a V. S.
B . U k u u t i .a .

Cochrane en el puerto de Caldera, a que be lieclio referencia
en la lueseiite nota."
Dios guarde a V. S.
B. U r r u t i a .
Al Couiaudante eu Jefe de la cscuailra.

Al Comandaute en Jefe de la escuadra.
NÚM.
NÚM.

1,47'L

1,475.— MINKTERIO

— MINISTERIO DE GUERRA I MARINA.

d e g u e r r a I MARINA.

Santiago, Julio 30 de 1879.

Santiago, Julio SO de 1879.
Cou referencia a mi nota de esta fecha, número 1,473, tras­
cribo a V. S. la siguiente comunicación dirijida a este Mini.sterio por la intendencia Jeneral del Ejército i Armada en
Camx>aña:
“ Eor los diarios he venido a saber que el blindado Cochrane,
viniendo de Antofagasta eu persecución de los buques enemi­
gos, llegó al puerto de Caldera sin tener carbón, hasta el pun­
to de ser remolcado x)or el tras^iorte Ita ta para entrar a e.se
puerto.
"Como este hecho es en sí inesplicable i de suma gravedad,
en circunstancias que ese blindado venia en persecución del
enemigo i que en todo momento debia estar jirepavado i listo
para las constantes emeijencias de una campaña activa, creo de
mi deber llamar la atención de V. S. sobre el particular, a fin de
que V. S. tome las providencias que crea convenientes para que
no lleguen arepetirse eulo sucesivo hechos de esa naturaleza,que
llegan a parecer iiivero.símiles e imposibles.
"É l Cochrane salia de Antofagasta después de estar dos dias
i uua noche, i eu ese puerto bai un depósito en tierra de no
ménos de 4,500 toneladas de carbón inglés; allí mismo liabian
biuines vecien llegados cou mas de 2,000 toneladas del mismo
carbón, que se liabia comprado i que se estaba desembarcando,
i eu ese mismo puerto estab.an los trasportes Itata i Matías
Cousiño, de.stiuados esclusivamente al servicio de la escnadra,
que teniau carbou eu suficiente cantidad para suministrar a
cualquier buque la cantidad que se quisiese, basta el punto
que el Matías Cousiño, para venir a este puerto a reparar sus
averías, ha tenido que desembarcar en Antofagasta parte del
carbón que tenia a su bordo, i aun ha llegado aquí con 200 to­
neladas sobrante.s.
"D duio puede esplicarse que el comandaute del blindado
C'aaávYíim pudiera .salir eu persecución del enemigo sin lijarse
si([uiera en que no tenia carbón eu sus carboneras, haciendo
})0 r esta causa no solo estéril su esxiediciou, sino aun peligro.sa,
desde que no tenia elementos para movilizar su nave?
” Son hechos estos de tal naturaleza, qne exijen, a mi juicio,
indagaciones i severas atlvertencias, porque cou semejantes
descuidos se anulan por completo todos los efectos de uua cam­
paña marítima.
"Espongo a V. S. lo que jirecede, para que V. S. tenga cono­
cimiento de la verdadera abun lancia con que es proveida de
carbón la escuadra, pue.s esta Intendencia Jeneral, ha tenido
desde el primer momento e.special empeño para qne en ningún
caso pueda haber atraso eu el servicio i movimientos de nues­
tras naves de guerra.
"Como he tenido el honor de indicarlo a V. S. en otras oca­
siones en notas oficiales, se estableció, a indicación mia, hace
tiempo, lui servicio directo para iiroveer a nuestra escuadra de
víveres, pertrechos de guerra i carbón, empleando para e.ste
servicio los mas lijeros i mejores trasportes qne tenemos.
"D e ordinario regresan a este puerto esos trasporte.^, tra­
yendo no ménos de la mitad i algunas veces hasta los dos ter­
cios de la carga de carbón que se les ba puesto para abastecer
en cualquier momento i eu cualquier lugar a nuestros buques
de guerra, de manera que iiu es admisible pretesto alguno para
qup puedan carecer en ninguna circunstancia de este artículo,
pues, como be dicho a V. S., se provee con verdadera profusión
i abundancia.
"A l mismo tiempo, en todas las compras que se han hecho i
que se luicen, se tiene especial cuida'io que el carbón inglés
que se compra sea de la mejor clase i el mas apropiado para
el servicio de los vapores, exijiéndose a este res^jecto lo.s certi­
ficados i comprnbaiites respectivo.s de su buena calidad.
"T odo esto demostrará a V. S. qne son verdaderamente
iuesplicubles las ocurrencias que suelen tener lugar en algunas
de nuestras naves de guerra, como lo aconteciclo al blindado

He recibido la nota de V. S., fecha de ayer, número G38, re­
lativa a la provisión de carbón de la escuadra, i boi mismo la
trascribo, para los fines del caso, junto, al Oomamlante eu Jefe
de dicha escnadra, como al Comandante Jeneral de Marina.
Por lo demás, habiendo llamailo vivamente la atención de
e.ste Mini.sterio el heclio ele venir el Cochrane sin el combus­
tible necesario, pidió esplicaciones a su comambuite, i como
ellas no fueran satisfactorias, me apresuré a manifestar a ese
jefe, por el conducto re.spectivo, el deber en que estaba de aten­
der mas celosamente el mando de la nave cque le está confiado.
Dios guarde a V. S.
B.

U rr u tia .

Al Intendente Jenei-.al clel Ejército i Armada cu Campaña.

XXL
Prccíiucioiic.s tonaadas para evitar que el vajooi- “ Geiiove.se” .sea apri-sioiiatío por el ciieiiiigo td llegar a
Chile.
NÚM. 1 , 4 9 1 . — m i n i s t e r i o DE GUERRA I MARINA.

(Reservada.)
Santiago, Agosto

de 1879,

Del 20 id 30 del mes actual, debe pn.sar por Punta Arenas
el vapor Geno-cese, procedente de Europa i conduciendo pertre­
chos paia nuestro Gobierno.
Siendo de la mayor importancia el .asegurar la lleg.ada de ese
buque a nuestras costas, V. S. juevendrá al capitán del Genovese que, para evitar el riesgo de nn encuentro con naves ene­
migas, baga su viajede.sde el estrecho direetainente a Valparaisu, viniendo por alta mar i entrando a dicho ¡merto sd
amanecer i con sus luces apagad.as. En una palabra, el e.spresado capitán debe tom.ar todas aquellas precauciones que con­
ceptúe convenientes par/i no caer en manos do buques ene­
migas que, a la fecha do su llegada a Valparaiso, podrían
quizá cruzar a las inmediaciones de diclio puerto.
Si ántes de llegar el espresado vapor a esa colonia, V. S. su­
piese que habia eu el estrecho buques peruanos, no debe omi­
tir dilijencia alguna para darle aviso del peligro en que se halla,
a fin de que no se.a apresado.
Recomiendo a V. S., mui especialmente, que guarde sobre la
materia de esta nota la mas estricta reserva.
Dios guarde a V. S.
B. U r r u t u .
A l Gobernador ile la Gotonin do Magallanes.

XXIL
El ciu-luoii (le líicílEíi iirt coiESidcriiílo como coiitralMiiido de giieri-íi.
NÚM.

1,530.— m

i n i s t e r i o DE GUERRA I MARINA.

Santiago, A gosto 8 de 1879.
El señor Ministro de Relaciones E.steriorcs, con fecha 6 dcl
presente, me dice lo que signe:
“ Algunos ministros diplomáticos estranjero.s, lian pregun­
tado a este Deijartamento si el Gobierno de Chile ba dictado
dnraute la actual contienda con el Perú i Bolivia alguna decla­
ración que haga considerar el carbón de piedra como contraban­
do guerra.

20

G U ERRA DEL PACÍFICO.

” Por mi parte, uo lie vacilado en responder qne hasta la fe­
cha no ha espedido el Gobierno declaración alguna en ese sen­
tido. Partiendo de este antecedente, consideravia peligroso que
el Jefe de nuestra escuadra atribuyese, el carácter de contra­
bando de guerra al carbón de piedra.
” V. S. sabe que este combustible no está considerado en la
práctica jeueralmente observada por las naciones marítimas
como contrabando de guerra.
_ ” En las instrucciones que con fecha 31 de Marzo de 1854
dirijió el Ministro de Marina de Francia a lo.s jefes de las es­
cuadras francesas, al iiiiciar.se la guerra contra la Rusia, decia
el señor Dúcos, relativamente al contrabando, lo que sigue:
“ El coutrabaudo de guerra .se compone de los objetos siguieiite.s, cuando están destinados al enemigo, a saber: cañones
i armas de fuego, armas blancas, proyectiles, pólvora, salitre,
azufre, olijetos de equipo, de campamentos i atalaje militares,
i cualquiera otros instrumentos fabricados para el uso de la
guerra.”
” Eo la ordenanza dictada por el rei de Suecia i Noruega el
8 de Abril de 1854, declarando su neutralidad en la guerra
entre Francia, Gran Bretaña i Rmsia, se enumera en el artícu­
lo 6. ® lo que debe entenderse por contrabando de guerra, i
en esa enumeración, que difiere eu poco de lo que hizo el M i­
nistro de Marina en Francia, no se incluye el carbón de piedra.
” E1 año de 1866, con motivo de la guerra que estalló entre
Austria e Italia, esta última nación dió a los jefes de sus es­
cuadras las instrucciones a que debian ajustarse sus procedi­
mientos cu las operaciones marítimas. Eu esas instrucciones,
fechadas el 20 de Junio de diclio año, define los artículos de
contrabando en esta forma: “ Se declara contrabando de guerra
los cañones, morteros, fusile.s, carabinas, revólvens, pistolas,
sables i otras armas de fuego o portátiles de toda especie; pro­
yectiles, pólvora de guerra, algodón, fulminante i municiones
de guerra de todas clases; soldados de tierra i mar, regulares o
voluntarios; los instrumentos i objetos de vestuario i arma­
mento militar; los de.spachos i la correspondencia oficial, i en
jeneral todo lo que, .sin espcrimentar manipulación, esterior,
pueda servir parauii aumento marítimo o terrestre inmediato.
” Son también considerados como contrabando de guerra el
azufre i el salitre.”
” Por último, en el manifiesto espedido hace dos años por la
R.usia, con motivo de la declaración de guerra a Turquía, so
emimeraii también los artículos de contrabando. Entre ellos
figura, como en la jeneralidad de los casos, el .salitre i el azufre;
pero no se comprende de un modo e.splícitoal carbón de piedra.
” De todas las declaraciones sobre esta materia que he tenido
a la vista, uo he encontrado una sola en que se dé de un modo
clavo, al carbón de piedra, el carácter de contrabando de guerra.
” .Pero, sea como fuere, no puede desconocerse que para Chile
hai tratados como el celebrado con la Italia el 28 de Junio de
1856, i el ajustado con Francia el 15 de Setiembre de 1846, que
le imponen la obligación de respetar el comercio de carbón de
piedra, que bajo las banderas de esas naciones quiera hacerse
con el Perú o Bolivia.
"Existen también tratados con otras nacioue.s, en lo.s cuales,
aunque uo se ba cstii»ulado de uu modo esplícito que pueden
continnav, en caso de guerra entre Cliile i otro Estado, el co­
mercio de esto último sobre tales o cuales artículo.s, se lia con­
signado, al ménos, las di.sposiciones de que cualquiera venta­
ja, a favor, acordada a otra nación les sea reconocida también
a ellas.
” No atribuyendo a esta última estipulación un alcance de­
cisivo, queda, sin embargo, en toda .su fuerza la obligación que
para Chile se deriva de los tratados con Francia e Italia. .Estos
tratados impiden a Chile dictar una declaración jeneral que dé
al carbón la calidad de contrabando de guerra.
” I sin haber dictado préviamente una declaración pública,que
sirviera de advertencia al comercio neutral, seria peligroso que
nue.stra escuadra procediera a capturar i perseguir las naves estranjeras que hacen el comercio de carbón, puesto que e.3te ar­
tículo uo es jene'ralmente estimado corno contrabando de guer­
ra, ui figura como tal en los tratados en que Chile ha definido
lo que él considera de lícito tráfico en el estado de guerra.
’ He creido conveniente esponer a V. S. estas lijeras con.sideraciones para que, si las estima oportunas, las ponga en cono­
cimiento del Jefe de nuestra escuadra de operaciones.”
Lo que trascribo a V. S. para su conocimiento i a fin de
que los buques de la escuadra de su mando, al ejercer actos de
hostilidad contra las repúblicas del Perú i Bolivia, procedan

conforme al espíritu de la precedente nota en órdeii al carbón
de piedra, esto es, no, considerando este artículo como objeto
de ilícito comercio.
Recomiendo, en consecuencia, a V. S. que imparta a este res­
pecto las in.struccionesnece.saria.s.
Dios guarde a V. S.
'B. UlUlOTíA.
Al Comandante en Jefe de la escuadra.

IVot-T. con que el señor Francisco Ecliñiirrcn acom ­
pañó .su renuncia de Intendente Jeneral dcl Ejército
i Armad.'i en Campaña.
INTENDENCIA JENERAL DEL EJIÍROITO f ARMADA EN CAMPAÑA.

Valparaíso, Agosto 16 de 1879.
'Señor Ministro:
Cou fecha 6 de Mayo último, el Supremo Gobierno tuvo a
bieu confiarme el delicado cargo de Intendente Jeneral del
Ejército i Armada en Campaña, destino nuevo en el país r mu­
cho mas difícil para su desempeño en la situación en que fué
creado, para atender a la administración económica de los di­
versos servicios que se dejaron al cuidado de ésa nueva oficina.
Seguir los decretos supremos de 7 i 9 de Mayo último, que
establecen la oi'ganizaciou de la Intendencia Jeneral, debia por
mi parte atender a la provisión de vívere.s, forrajes, vestuarios,
medicinas, carbón i otros artículos que pudiesen ser necesario.s
para el ab.astecimieuto del ejército i armada, sin tomar en cuen­
ta la provisión de armamento i pertrechos de guerra, cuyo ser­
vicio se atendería directamente por el Supremo Gobierno.
Según la conciencia que formé del delicado cargo qne se me
confiaba, habria dos puntos capitales que comprendian las va­
riadas atenciones de esta oficina.
.
Abrazaba el primero todo lo conceririente al abastecimiento
del ejército i .armada en campaña eu sus diversas nece,sidades.
El segundo cornprcndia, a mi juicio, el servicio regular que
debería establecerse para el caso de movilizarse el ejército, a
fin de que al verificarse una operación de tanta tra.scendencia se
hiciese su ahastecimiento cou órden i biren an’eglo, pa.ra que la.
administración económica del ejército en movimiento secuiida.se los plane.s de campaña activa que se quisie.se llevar a efecto.
Para mayor claridad de la lijera' c.spo.sicion que paso hacer
a V. S., acerca de las opei'aciones ejecutedas por este oficina en
los tres meses corridos desdo que inició sus funciones, lo haré
separadamente segnn las materias que han sido de su incum­
bencia.
SERVICIO MÉDICO.

Sabedor, al aceptar el cargo que se me habia conferido, cpre
el servicio sanitario del ejército reclamaba con riijencia prontas
i eficaces medidas para atender a tan importante ramo, inicié
mis tareas con la organización de rrn servicio sanitario com­
pleto para el ejército en campaña, siendo .secundado en este
labor por la Comisión de Sanidad, que, orgauizada de una ma­
nera estable por el Supremo Gobierno a indicación de este In­
tendencia Jeneral, ha pre-stado al país servicios inapreciable.s
i de incalculable trascendencia,
Media.nte el celo i patriotismo desplegado por los diversos
miembros de esa comisión, se ha llegado a establecer un .servL
ció sanitario para el ejército, tan completo, que considero seria
difícil que el país no estuviera plenamente satisfecho d éla .so­
lícita consagración que se ha empleado en obsequio de los .sol­
dados i marinos encargados de la defensa, del lionor e intereses
de la .Re])ública.
En el Litoral ocupado por las armas chilenas, se han cons­
truido hospitales para atender a los enfermos del ejército, te­
niendo esos establecimientos un personal competente para su
servicio, i estando a cargo de un médico jefe i de rrn digno sa­
cerdote, que pve,ste gratuitamente su,s .servicios como adminis­
trador, i de varias hermanas de caridad.
Cada rejiraicnto, batallón o cuerpo en gnarniciou o evr cam­
paña, destacado en cualquier punto ocvrpado por nuestras fuer­
zas, tiene la correspondiente dotación de cirirjanos i practi­
cantes; un servicio completo de ambulancias militares con su
personal, útiles i medicinas está pronto para préster en la
emerjeucia de un combate todos los servicios de tan benéfica

DOCUMENTOS INÉDITOS.

institución, i nn cirujano constante en jefe, a la cabeza de to­
do el xiersonal médico ilel ejército, eu constante i directa co­
municación con esta Intendencia [lara atender .sin iiérdida de
tienqio a todas las necesidades qne este servicio inieda recla­
mar, completa la organización de este ramo que tan importan­
tes beneficios ba reportado ya en olisoquio de la .salubridad i
bienestar de nuestro ejército en campaña.
Además de todas las medidas relativas al buen desempeño del
personal sanitario, se ha reglamentado todo servicio concer­
niente a esta materia de una manera que puede comsiderarse
satisfactoria, dictando los reglamentos i disposiciones c^ue se
han creido convenientes, hasta el punto de que cada soldado
pueda llevar consigo mismo las instrucciones i los artículos de
curación que imdieran ser necesarios en un momento apre­
miante ba.sta que pueda ser atendido en debida forma.
Para facilitar mas la acción del sercicio médico en campaña
i a fin do retirar del ejército todo .soldado enfermo que no pu­
diera resistir a los rigores de una canqiaña activa, se ha teni­
do cuidado por esta intendencia de invocar el patriotismo de
las autoridades i vecinos de diver.sas provincias, como Atacama, Cutjnimbü, Valparaiso i Santiago, para establecer hospita­
les de sangre, donde se pudiesen curar en climas mas benignos
los enfermos que fuesen mandados del ejército.
Meiliaiite a este llamamiento, cüne.sjjuiidido de una manera
tan patriótica por las provincias indicadas, se han podido es­
tablecer ho.spitales qne dan cabida, segnn datos comunica­
dos por los intendentes de esas provincias, para 1,500 enfer­
mos, lo q u e ha permitido traer poco a p oco los enferinos del
Norte, cuya curación se hacia allá ma.s difícil, por las condicione.s del clima, i desembarazando al mismo tiempo los incon­
venientes que presentaba una creciente acumulación de enfer­
mos en el lugar de residencia del ejército.
En la armada be hecho practicar una visita jeneral de ins­
trucción médica a bordo de nuestras naves de guerra, sieudo
satisfactorio el estado sanitario de ellas.
A V. S., cojuo al Comandante en Jefe de la escuadra, he co­
municado las medidas aconsejadas por el médico inspector que
comisioné cou e,se objeto, recomendando por mi parte, en pre­
visión de las emeijencias de uu combate, de que se dotase cou
uu cirujano mas a cada uno de los buques de nuestra e.scuadra.
C reo,

pues,

q u e en e s t e

p a r a a t e n d e r a l r e m e d io

ram o se

ha h ech o

d e la s n e c e s id a d e .s

t o d o lo

p o s ib le

in h e r e n t e s a él, i

c a b e a e s t a in L e m le n c ia la s a t i s f a c c i ó n d e q n e n o h a n s i d o d e ­
f r a u d a d o s lo s e s fu e r z o s q u e e n c o m p a ñ í a d e la d i s t in g u ii l a i
laboriosa Comisión d e Sanidad s e h a n h e c h o p a r a la o r g a n iz a ­
c ió n i b u e n a m a r c h a d e l s e r v ic i o S a n ita r io e n c a m p a ñ a .

Si han existido algunas contrariedades, lian sido solo efecto
de circunstancias estrañas i por razones qne V. S. se esplicará
con lo que tendré el honor de espouer en el resto de e.sta nota.
VÍVERES

I FORRAJES.

Continuando con otro de los ramos que están a cargo de
esta oficina, como es la provisión de víveres i forrajes, una de
las primeras medidas tomadas por esta Indendeiicia, fué Ja de
Xiracticar prolijos i concienzudos estudios acerca de la ración
que couvendria dar al soldado en campaña i la cantidad de
forraje qué debiera también suministrarse a las cabalgaduras
del ejército.
Desx)ue.s de luminosos informes suministrados por la Comi­
sión de Sanidad, por la Sociedad Nacional de Agricultura i por
diversas personas competente.s, se llegó a determinar una ra­
ción diaria tanto para el soldado como para las cabalgaduras,
tomando eu cuenta para determinarlas todas las condiciones
que convenia tener presente para mantener la salud i vigor de
nuestro ejército de operaciones.
Este estudio tenia para esta Intendencia Jeneral una impor­
tancia capital, desde que venia a servir de base para todos sus
cálculos i para todas las adquisiciones que fuese necesario ha­
cer con tiempo i xirevisiou para el abastecimiento del ejército,
única manera de apreciar lo que se debia comprar i remitir
para el servicio del mismo ejército.
Mui sensible ha sido para esta Intendencia que, no obstante
las repetidas comunicaciones dirijidas al señor Jeneral en Jefe
señor Arteaga, en tiempo oportuno, a contar desde el 23 de
Mayo, fecha en que se le dirijió la primera comunicación sobre
el particular, no se haya podido basta hoi mismo establecer una
base tan esencial para todos los xn-ocedlmientos, sin la cual to­
da compra se hace sin que sea ajustada a cálculo determinado

21

i sin que siquiera se sepa ni las mismas necesidades que se
trata de satisfacer.
En esto ramo, la parte que pudiera corresponder a las aten­
ciones i trabajos de esta oficina lia sido casi del todo nula, des­
de que auu ántes de ser organizada esta Intendencia Jeneral
se habían celebrado contratos para el arrancbamiento del ejér­
cito por contratistas particulare.s i aun cou po.steriuridad se han
celebrado contratos de que ni aun hasta la fecha se ha dado
conocimiento oíicial a esta Intendencia.
1,imitadas las operaciones qne pudieran corre.spouder a esta
oficina de la manera indicada, es fácil comprender que los pro­
pósitos de arreglo, de economía i de buen abastecimiento del
ejército bajo bases prudentes i conciliables con los intereses
fi.scales, se escapaban de la esfera de las atribuciones de la In­
tendencia, quedando ésta constituida en una simple ajencia de
compra a favor de los proveedores a contrata del arrancliamiento del ejército, los que, por sn parte, quedaban en la mas coml>leta libertad de comprar o no los artículos de provi.sion que
remitia la Intendencia Jeneral.
Sin creerme, por los decretos de organización de esta oficina,
facultado para rever contratos que pudieron haber sido celebra­
dos por el señor Jeneral en Jefe i aprobados por el Supremo
Gobierno, me be limitado cu e.sta parte a ordenar a la Comi­
saría Jeneral hiciese un prolijo estudio acerca de las ventajas
que podria traer consigo el axirovisionamiento directo, hecho
por el mismo Estado, tal como so ha hecho siempre por cuerpos
cou el ejército eu Chile, no solo como cuestión de buen servi­
cio i de buena garantía en obsequio de una laudable alimenta­
ción del ejército, sino también eu ob.scqnio de la economía en
de.sembolsos de tanta consideración parales intereses fiscales.
Resulta también, segnn los estudios fivacticados, que el Pisco
reportaría economías de trascendencia con el arrancbamiento
del ejército hecho por el mismo Estado, i que siempre que otras
autoridades celebren contratos para servicio.s que deba atender
la lutendeiicia Jeneral del Ejército i que ellos se lleven a efec­
to aiui sin su conocimiento, hacen innecesaria en esa parte la
existencia de la Intendencia e inútiles todos sus mejores
e.sfnerzos.
En el archivo de esta Intendencia Jeneral queda la série de
consultas, trabajos i estudios hechos i notas dirijidas con algu­
na insistencia para llegar, en materia de provisiones del ejército,
a las conclusiones que constituyó mi e.special empeño al acep­
tar el cargo que tuvo a bien confiarme el Supremo Gobierno,
porque la importancia debida a este asunto apreciaba en su
jn.sto alcance lo que uu buen arreglo importaba para el erario
uacional.
Ignoro si lo.s contratos vijentes pueda el Supremo Gobierno
o el señor Jeneral eu Jefe dejarlos, a su voluntad, sin efecto;
pero en todo caso quedan en esta oficina sobrados antecedente.s
para que el Supremo Gobierno ]n-oceda en esta materia de la
manera qne considere mas conveniente para el servicio del ejér­
cito i para los intereses del país.
No concluiré esta parte sin llamar la atención de V. S., de
una manera también especial, al forraje para las cabalgaduras i
animale.s de carguío del ejército, que puede llegar a convertir­
se en poco tiempo mas en una cuestión de carácter un tanto
mas grave.
Observando la misma lójica i haciendo los mismos e.studios
que para la alimentación del soldado se babian hecho hasta
llegar a determinar una ración diaria, se practicó la misma pa­
ra fijar, xu'évia la consulta ilustrada de sociedades i personas
competentes, la ración diaria de forraje que debiera darse a las
cabalgaduras del ejército.
Con solo conocer el número de animales i saber la ración
consultada para cada uno de ellos, era fácil hacer los suminis­
tros i preparar con previsión las provi,siones para el tiempo
que se quiere determinar.
Aun este ramo, sobradamente sencillo en su observancia, no
ba sido en la práctica tomado como era debido en cuenta, a pe­
sar de las repetidas amonestaciones beclias oficialmente i por
carta.? para que en los detalles se observara un procedimiento
arreglado a los estudios i e.sperimentos hechos.
Se ha continuado el sistema antiguo i conocido de hacer el
suministro .sin tasa ni medida determinada, tomando cada cual
lo que ha conceptuado conveniente x>ara la alimentación de los
anímale.? encargados de atender.
Esta. Intendencia Jeneral, que no ba tenido ni una sola vez
conocimiento de las operaciones que el Gobierno se proponía
desarrollar, se ha limitado a lamentar i a hacer sus adverten-

22

G U ER RA DEL PACÍFICO.

cl.-is constantes acerca del envió de cabalgaduras, hecho con
En esta parte he tenido que estar en una constante comuni­
alguna profusión, cuando todos esos elementos hubieran podido
cación particular con los diver!3o.s jefes del cuerpo del ejército
ser enviados desde aijuí directamente al punto que fuera nece­
en campaña para inquirir sus necesidades i atenderlos de la
sario cu un movimiento dado, sin entrar en los injentes gastos
mejor manera po.sible.
que demanda la atención de cerca de mas de 2,000 animales
En este ramo del servicio ha desplegado e.sta oficina todo
eu el Litoral del Norte i el mal trato inevitable i consiguiente jénero de e.sfuerzos para hacer un abastecimiento proporciona­
a viajes i trasbordos.
do a las nece.sidades, cada diacrecientes, del ejército que se ha
Al presente se ha casi triplicado el costo del fon-aje i se hace ido acumulando en el Norte. Como no conozco los planes i pro­
sentir eu todo el p.aís una verdadera escasez de este artículo,
pósitos del Gobierno acerca de las operaciones que piensa em­
presentándose sérias dificultades para adquirir a subidos pre­ prender, ni puedo apreciar el mayor desarrollo qne piense dar­
cios lo que se desea, i aun bajo condiciones onerosas, hai fun­ se al ejército, me limito a hacer presente. a V. S. las sérias i
dados temores de que en un mes o raes i medio mas pueda no coHstante.s dificultades con qne se tropieza para encontrar en el
haber lo necesario para proveer las necesidades del ejército en país los artículos que se necesitan, ya sea por falta de materia
este ramo.
necesaria para su confección, o ya por inconvenientes para.la
Por mi parte, he puesto a contribución la buena voluntad de fabricación, en grande escala, de algunos de los artículos mas
autoridades i de amigos en todas la.s provincias productoras de indi.spensables para el ejército.
este artículo para comprar las cantidades que puedan haber en
Según los planes que abrigue el Supremo Gobierno, conviene
el mercado, i los informes adquiridos han aumentado ios temo­ se tengan presentes estas circunstancias para ajustar a ellas los
res que abrigo sobre el particular.
pedidos i contratas qne convenga hacer, quedando al presente
Además de coinjirar todo el pa.sto aprensado que se ha pre­ una regular existencia en diversas prendas de vestuarios qne se
sentado eu cualquier departamento, he tomado medidas para conservan en los almacenes de esta Intendencia Jeneral para ir
que se remita paja apreii.sada para los animales de carguío, re­
proveyendo al ejército a medida de sus necesidades, después de
servando el pasto p.ara los caballos del ejército; pero aun con
llenadas las faltas, según los datos que privadamente me han
estas medidas, el consumo diario que demandan mas de 2,000
comunicado mis ayudantes en Antofagasta señores Dublé.
animales, de cuya existencia en tan crecido número solo he ve­
Debo llamar, áutes de concluir, sobre este punto la atención
nido a tener conocimiento a última hora, no obstantes las repe­ de V. S. a uua circuustancia característica en nuestros servi­
tidas veces que se han pedido datos sobre ese punto para pre­
cios públicos, que .se ha presentado .siempre como una rémora
parar con anticipación los suministros que fuera necesario
i un obstáculo a los trabajos de esta oficina, tan diversos i com­
hacer, prolongando este consumo por algún tiempo mas en jas plicados por su naturaleza.
condicione.s actuales, puede dar lugar a .dificultades i a tropie­
Corno punto departida pava los servicios que debiá dc.senízos de consideración, que el Gobierno debe tomar en cuenta peñar, era necesario saber qué clases de artículos i en qué.can­
con oportunidad, ántes qne esta situación revista el carácter de
tidad se habian suministrado al ejército i qué faltas se esperimentaban con carácter de mas urjeiicia para ser remediada,s. Ha
gravedad a que puede llegar.
sido raro que liasta la fecha jamás .se haya podido conseguir un
VESTUARIOS.
e.stado que pudiese precisar estas circunstancias, no tan solo
como un instrumento ilustrativo i estadístico para conocer los
En este ramo, la Intendencia Jeneral ha aprovechado todos
consumos del ejército i apreciar el buen empleo de los artícu­
los elementos disponibles que cxistian en el país para servir de
los que se remiten para su servicio, sino como
documento i
la mejor manera, posible al ejército.
antecedente indispensable para arreglar los trabajos, contratos
No obstante las sérias dificultades que cada dia se presenta­
i suministros de toda oficina regularmente organizada.
ban para encontrar lo.s artículos que eran indispensable.s, no
Todíis las requisiciones oficiales i privadas hechas por esta
hallándose en el mercado con frecuencia lo que se necesitaba,
Intendencia .leueral en este sentido han sido estériles, i como
mediante una consagración especial i aprovechando en todo el
no cuenta para iiacer efectivos los arreglos qne de.penden de
pala lo que liabia di.spoiiible i haciendo diversos encargos a los
autoridades estrañas .sino la simple i constante manifestación
mercados del Plata, .se ha podido .servir al ejército de una ma­
do sus deseos i reclamaciones, me ha sido doloroso observar la
nera bastante regular.
completa ineficacia de mis esfuerzos para implantar un órden
Recien instalada esta oficina en Valp.araiso, procedí a nom­
estable i determinado eu el aprovi,siona.mieuto del ejército, no­
brar una comisión e.special de personas competentes, cuyos co­
tando con frecuencia que nuestras medidas o indicaciones in­
nocimientos prácticos .se han aprovechado no solo para el exádispensables pa.va establecer algún arreglo, han quedado sin
meii de vestuarios, carpas, correajes i demás prendas militares,
efecto por causas estrañas a mi voluntad.
.sino que, después de una labor incesante i de un conocimiento
detallado de las verdaderas necesidades que en este ramo se
CARBON.
trataba de atender, se halleg.ado a formar un tipo de cada una
La provisión que ha liecho esta Intendencia Jeneral de este
de las especies i prendas que pueda necesitar el ejército en cam­
artícu o desde el primer momento de sus funciones, ha sido en
paña.
todo .sentido satisfactoria.
Estos tijoos, examinados i aprobados por lo comisión especial
,La mayor parte del carbón que se ha comprado ha sido car­
i que reúnen todas las condiciones que pueden exijir.se por lo
que hace a su solidez, duración, buena calidad de la especie i bón inglés de la mejor clase, habiendo tenido siempre para cada
adaptabilidad para el temperamento donde se encuentra el ejér­ cargamento que era necesario comprar, especial precaución de
cito i donde deben usarse todas estas prendas militares, quedan hacerlo reconocer por personas competentes para cerciorarse de
depositados para que sirvan de muestra eu la oficina de la Co­ .su buena calidad.
Se ha tenido cuidado, como regla invariable, de mantener en
misaría, teniendo cada tiqyo el sello de esta Intendencia corno
Antofagasta una existencia que ha fluctuado entre cuatro a seis
comprobante de su aceptación.
mil toneladas; i para hacer fácil el servicio de nuestra armad<a,
Comprendiendo esos tipos todas las prendas de vestuario,
los tra,sportes, cada vez que han sido despachados de Valparaíso
h.asta en sus menores detalle.s, que puede necesitar un ejército
lian llevado siempre en sus carboneras una cantidad de carbón,
en campaña, se tiene ya una base fija para los procedimientos
suficiente no solo para su propio consumo, sino para proveer
i contratirg que sea nece.sn,rio celebrar para la provisión del
cou abundancia a ciiahiuier buque de nuestra escuadra eu cual­
ejército, couociérrdose también el costo de cada una de las es­
pecies para que mas o méuos sirva de punto de partida paralas quier punto que fuese necesario.
A indicación de esta Intendencia Jeneral, se estableció un
adquisiciones que sea necesario hacer eu lo sucesivo.
servicio directo para p' veer a la annada, elijiendo para ella
No obstante que repetidas veces .se ha pedido por esta In­
tres de los trasporte.s ina , lijeros a fin de que en ningún caso,
tendencia al Gobierno i al Cuartel .Jeneral del Ejército un es­
tado que pudiese dar a conocer las existencias con qne cuenta por falta de combustible, pudieran sufrir retardo las operacio­
el ejército en el ramo de vm-stuario, i las faltas de que cada nes enca,rgadas a nuestros buques de guerra.
Si alguna vez alguna de nuestras naves ha carecido del car­
cuerpo puede adolecer para tratar con oportunidad de reme­
bón neces.irio para su movimiento, no ha sido indudablemente
diarlas, 110 se ha obtenido hasta la fecha dato alguno completo
por escasez del artículo ni por haberlo dejado de .sumistrar siem­
i satisfactorio, habiendo procedido e.sta oficina solo de uiia ma­
pre con oportimida.d i. tenerle eu Antofagasta como en Iquique
nera prudencial i según .su propio criterio a hacer los suminis­
tros, ya que ningún dato oficial le ha dado la luz necesaria para a la mano para proveerse de él, sino por causas enteramente
estrañas a esta oficina, habiendo yo mismo llamado da uua ma­
arreglar .sus adquisiciones i remesas.

DOCUMENTOS INÉDITOS.

ñera especial la atención de V. S. en nota de 24 de Julio, nú­
mero 6k3, a hechos inesxdicables acontecidos con una de iiuesti-as naves de guerra a su llegada al puerto de Caldera en
persecución del enemigo.
El carbón que, como regla invariable lie hecho suministrar a
nue.stra escuadra, ha sido inglés. Elde Pncboco que .se ha com­
prado ba sido empleado en el servicio de los trasportes que se
tienen contratados con la Compañía Sud-Americana de Vapores,
por tener esta comipañía mas confianza en el de Puchoco para
el servicio de sus imkxuinas, como el de Lota lia sido ocupado
en los demá.s trasportes que prefieren esta cla.se de combustible.
Por notas separadas i según informe que en otra ocasión se lia
jiedido a esta Intendencia Jeneral, V. S. tiene conocimiento
detallado del movimiento habido eu éste ramo i de todas livs
compras hechas ^JOr esta olicina, lo que habrá manifestado a
V. S. el celo i cuidado qne se lia de.splegado fiara tener siem­
pre a nue.stras naves de guerra bien atendidas con nn artículo
tan indispensable.
SERVICIO JENERAL.

Además de los trabajos para atender al abastecimiento del
ejército i armada, do todos los artículos enuiner.ados eu los pár­
rafo.? anteriore.s conforme a lo dispue.sto eu el decreto de crea­
ción de esta oficina, se lia reunido para el servicio cnanto artícu­
lo se ba pedido para el ejército i para la escuadra, cuyo alcance
seria imposible detallar por sn nv'iniero i variedad.
Í jA volnminosa corre,spondencia qne forma el archivo de es­
ta oficina, demuestra no solo la labor incesante desemjieñada
desde el dia de su instalación, sino la considerable diver.sid.id
de materias, trabajos, órdenes, encargos i pedidos que dia a dia
se ateudian i ejecutaban sin demora ni atraso alguno.
I sobre este punto, esta Intendencia Jeneral cree de su deber
manifestar a V. E. en lapre.sente nota losimportantes ip.Urióticos
servicio,?, prestados con nn desinterés igual a la actividarl que
se desplegaba en servicio del país por la distinguida Sociedad
Nacional de Agricultura, por la Dirección Jeneral del Parque i
Maestranza, por la Comisión Central de Donativos, por el digno
jerente de la Empresa del Ferrocarril Urbano de Santiago, por
el patrioti.sino de otro distinguido ciudadano que organizó una
valiosa biblioteca para el servicio del ejército, por los activos e
¡ntelijentes nombrados oportunamente para reconocer aquí
cuanto artículo se remitia para el .servicio, i por la jeiierosa
buena voluntad de autoridades i de amigos, .sin cujm concurso
habria sido mas difícil para la Intendencia el desempeño de su
cometido.
La Comisaría Jeneral, órgano inmediato parala ejecución
práctica de tan múltiple trabajo, con sn digno i celoso jefe se
lia irrijmesto una tarea de ordinario hasta mas allá de la me­
dia noche i se ba hecho con justicia acreedor a toilo mi reco­
nocimiento.
Por regla jeneral, casi todos los pedidos <pie .se lian heobo a
esta oficina, sobre todo los lieclios por el Jeneral en Jefe del
ejército lie operaciones, lian sido verificados por telegramas,
con un carácter de mas o ménos urjeneia, i no obstante qne
para adquirirlos i remitirlos era neee,sario vencer muchas ve­
ces dificultades de consideración, todo se despachaba sin pér­
dida de tiempo i en las mejores condiciones posibles, pava que
en ningún caso hubiese el menor retardo ni perjuicio en el ser­
vicio jeneral.
No en todas partes, por de.sgracia, el vivo afan de esta ofici­
na )or establecer nn buen órden encontraba el apoyo indispensab e para secundar sus tareas.
En nota de 27 de Junio, número 432, manifestaba ya a Y. S.
los tropiezos inesperados que encontraba esta Intendencia Je­
neral en sus arreglos.
Habia establecido una Comisaría del Ejército del Norte con
una dotación de empleados competentes paro su servicio i una
Organización satisfactoria, a fin deque tocio se llevase con arre­
glo i buena contabilidad, i luibia obtenido, despnes de repeti­
rlas instancias, que se nombrase de gobernador marítimo de
Antofagasta a un marino activo e iiitelijente qne atendiese el
embarque i desembarque de la cmisiderable carga qne so remi­
tía, a lili de que toda ella fuese almacenada, distribuida i cla­
sificada conforme a los propósitos de arregle que abrigaba esta
Intendencia; habia obtenido para que me representase en An­
tofagasta, miéntras la.s necesirlades del servicio me retenian
en este puerto, a los jefes señores Dublé Almeida, para ocu­
parlos eu la coiistruccion de galpones, lio.spitales i almacenes
[irovisioiiales i eu los arreglos (¡ue demandase el servicio regu.ar del ejército eu el caso de movilizarse, no ob.stante que des­

23

de el primer momento que me hice cargo del puesto que me
fué conferido por el Supremo Gobierno .se principiaron-a tomar
con actividad las medidas i hacer los estudio.? para proceder
sin pérdida de tiempo a hacer prácticos aciuí, como en el cam­
pamento iñi.smo, los fines que pudieron tenerse eu vista al
crearse esta oficina, .solo a última hora lia sido posible e.stablecer algún órdcu i almacenar de una manera conveniente toda
la carga que hasta hace poco se man tenia .sufiiendo graves
perjuicios esparciada en la playa o eu las calles públicas do
Antofagasta.
No ignora V. S. Cfue el señor Jeneral Arteaga no creia nece­
saria la construcción de almacene.?, poivpie, a su juicio, debia
pronto movilizarse el ejército, i pendiente de esta tarea de
pró.xiraa movilización quedaron frustrados todos los planes de
esta Intendencia i todas las órdenes impartiilas a sus ájente.?
en el Norte .señores Dublé, quienes en repetidas ocasiones me
nianifestavoii su completa impotencia para poder darles cum­
plimiento.
No se creia esta Intendencia Jeneral con facultades para con­
trariar la.s determinacione.s del señor Jeneral en Jefe, corno no ha
creido nanea cpie pudiera por un momento haber buena admi­
nistración económica, ni buen arreglo, ni contabilidad i respoiLsabilidad de empleados con cargamentos dejados en confu­
sión en la playa i en lascalles pública.^, espue.stos a los deterioros,
a los estravíos i a la imposibilidad de establecer órdeu alguno.
Recientemente, despnes de largos mese.? de campaña, ba
principiado a ¡jonease arreglo a e.sta (lai te tan esencia de todo
buen servicio, babieiiilo constituido esta Intendencia al segundo
secretario de esta oficina en Antofagasta, para que, eu unión
de mis otros ajentes en ésa, acelere la terminación de un esta­
do de cosa.? tan fácil de remediar i tan deplorable en sus con­
secuencias.
Escusadu será manifestar a V. S., por .ser un hecho Cfue ofi­
cial i privadamente he comunicado a V. S. en diversas oca­
siones, qne nada pudo Jiacer.se eu tiempo oportuno para iniciar
lo.s estudios i trabajos iiece.sarios para el caso de movilizarse el
ejército.
Los señores Dublé, activos e ilustrados jefes que habia elejido con ese propó.sito, a quienes comunicaba todas mis ins­
trucciones, encontraban dificultada.? en el Cuartel Jeneral liasta
para hacerse oir, habiéndose encomendado por el señor Jeneral
eu Jefe a una persona distinta las mismas funciones que por
mi pai'te pensaba dar a los señores Dublé, en el supuesto caso
de qne el ejército entrase en campaña activa.
Agregue V. S. a estas circunstancias el hecho de que jamás
se ha dado a esta Intendencia Jeneral, ni por una sola vez, el
mas lijero conocimiento de lo.s plaae.s i operaciones que se te­
nia en mira desarrollar; el modo, lugar i forma en que e.sto
podia veriíicar.se, de tal manera (jiie esta Tiitendencia Jeneral
del Ejército i Armada en Campaña, de.sde el dia de .sn creación
basta la fecha, ba marchado completamente a o.scnras, .sin saber
nunca qué arreglos ni qué preparativos deberia hacer.
Por estraño ipie esto parezca para una ofioina cfuedebe aten­
der a todas las necesidades de un ejército en campaña, ello ha
sido la verdad, de tal manera que a fuerza de ignorarlo todo i
de no tener antecedente alguno oficial para su.s procedimientos,
esta Intendencia Jeneral ba quedado reducida en sus funciones
a .ser una simple ajencia de compra de artículos qne de ordina­
rio se le piden con urjeneia, .sinVfue siquiera se le dé el tieinfio
necesario para hacer sus adquisiciones cou oportunidad i con
previsión.
Ya por mi nota de Junio 18, número 359, llamaba séri.amente la atención de V. S. sobre e,ste punto, haciendo presente al
Supremo Gobierno los sérios compromisos qne .so imponían al
erario nacional con pediilos de consideración que se hacian a
esta oficina con carácter de urjeneia, sin previo conocimimiento
de los antecedentes, porque servicios en grande escala no se
improvisan, ni compras de importancia podrían hacer.se sin
obedecer a un plan determinado pava qne est.a Intendencia Je­
neral pudiese liacer sus preparativos eu debida forma i sin sa­
crificios estériles para el país.
I a fe, señor Ministro, qne por mi parte no comprendo que
en la angustiosa situación porque atravie.?a el país pueda ha­
ber servicio alguno organizado sin que exista un propósito fijo,
sin plan a cjne obedecer, marchando como he marchado a o,scnras por uu camino a que se pretendia llegar i los preparati­
vos cpie era menester hacer para .salvar las dificultades.
A esta série de inconvenientes que esterilizan en la práctica
los mejores esfuerzos, liai otros que hacen impo.sible toda re.?-

24

G U ER RA DEL PACIFICO.

ponsabilidad i que destruyen por completo el mecanismo regu­
lar de todo servicio.
En la nota del Comisario .Jeneral que he trascrito a V. S. en
mi oficio fecha 31 de Julio, número 639, hai relatados hechos
de tal gravedad, confirmados por mis propias averiguaciones, i
para cuyo remedio ha sido incapaz mi incesante empeño, que
concluyen con toda la informalidad de nn servicio sério para
convertirse en una confusión que tieude a acabar con todo jé­
nero de contabilidad.
Tra.sportes qne no dependen en su servicio de la Intenden­
cia Jeneral, que conducen la cargaque ella remite para el ejér­
cito i armada, sin poder arreglar ni tener injerencia en sus mo­
vimientos i .sus operaciones; que entregan precipitadamente
una parte de ,su cargamento, sin forma ni contabilidad; que
conservan por largo tiempo una parte de otro; qne trasbordan
la propia carga que conducen, sin tomar en cuenta para nada
ni guias, ni oficios, ni aun el destino de los mismos objetos
rpxe se remiten, no es servicio .sino una revolución de bultos
que aiiflan eu movimiento desordenado, sin cabeza ni manos
que les imprima un órden medianamente regular.
Es inútil que exi.stau oficinas de donde Indo se despacha en
debida forma, con sus facturas, rótulos, destiuo e instiuccio-'
lies, .si en la práctica nada obedece al arreglo que se exije, i en
medio de una alarmante desorganización ni aun a.cuses de re­
cibos puede obtenerse de las autoridades i empleados a quienes
la carga se remite i que deben re.sponder de ella.
Es inútil que esta Intendencia Jeneral, imponiéndo.se nna
labor estraordinaria, funcionando como lia funcionado desde
las 8 A. M. bastadas 12 P. M., de.spiie.s de solicitar i aprove­
char el patriótico concurso de todas las sociedades i personas
que han contribuido jenerosaraeiite a ausiliarla en su tarea,
haya procurado economizarlo todo con previsión, con órden i
con economía en obsequio del país agobiado por tan .sérias difi­
cultades, si todo pierde su carácter en el camino i si todo se
hace estéril e inútd en sus re.snltados prácticos.
I no solo es la pérdida i el mal servicio la consecuencia ine­
vitable de semejante de.sórden, sino la absoluta imposibilidad
de establecer contabilidad i de exijir responsabilidad a lo.s em­
pleados encargados del .servicio público, abriéndose también de
esa manera la puerta que da paso a la desmoralización cuando
se ve anclio campo para el abuso que todo sistema desordenado
trac consigo.
Por mi parte, he agotado las advertencias i amoiicstacione.s
oficiales i juivadas, i después de incesantes reclamaciones, he
llegado al convencimiento de considerar ineficaces mi.s .servicios
,sin imponerme una participación i uua responsabilidad qiie de­
clina mi conciencia.
Hubiera deseado estar en toda.s partes para hacer un tanto
mas acertados mis servicios; pero confieso a V. S. que una ofi­
cina nueva como é.sta, de tan considerable labor, ha demanda­
do todo mi tiempo, i no solo mi tiempo, sino mi mas iuce.sante
vijilancia.
Proveyendo a las múltiples necesidades de un ejército que
cada dia tomaba mayor desarrollo, atendiendo a cada liora a
los variados pedidos qne se me hacian, cuidando con severidad
de qne no defraudasen los intereses de la Na.cion, en nna época
difícil para el país i peno.sa para la moralidad de lo.s que e.speculan con la.s circnii.staucias i cou las dificultades de la Repú­
blica, be sentido no poder multiplicarme p.ara atender en di­
versas direcciones el pesado cargo que el Gobierno tuvo a bien
confiarme.
Estas consideraciones bastarían por sí solas para reconocer
mi incompetencia para desempeñar de una manera satisfactoria
el delicado cargo de Intendente Jeneral del Ejército i Armada
en Campaña; pero fuera de lo espuesto, hai una circunstancia
que estimo de suma gvavedád i que baria imposible mi perma­
nencia en esta oficina sin aceptar la pequeña responsabilidad
que pudiera caberme en el servicio público.
De una manera extra-oficial, pues, como he manifestado án­
tes a V. S., jamás se ha dado conocimiento a esta oficina de
plan alguno de operaciones, ha llegado a mi conocimiento que
piensa movilizarse el ejército i entrar en próxima campaña
activa.
Ignoro como pueda esto verificarse en las presentes circuns­
tancias, en el estado actual de nuestros buques de guerra, exijiendo casi todos ellos una inmediata reparación, con el enemi­
go que nos hostiliza mediante la lijereza de sus naves de vina
manera eficaz en el mar, i cou el mismo enemigo que ha podido

en todas direcciones fortificarse i prepararse en toda la línea
donde nuestras fuerzas podriau por ahora dirijirse.
, Tengo la íntima convicción que toda' espedicion de nue.stro
ejército, .sin contar con el mar libre i seguro para sus operacio­
nes, seria, bajo todas probalidades, una espedicion desastrosa i
quién .sabe .si fatal para el país.
'
El Supremo Gobierno sabe que para atender al ejército ac^
tualmeiite en Antofagasta se presentan aliora mismo dificulta­
des de consideración, i que hace jaa un mes en que no se ha
podido despachar uu solo trasporte para la remisión de tanto
artículo que con urjencia reclama el servicio del ejército, i no
acierto a comprender las combinaciones i planes que puedan
tenerse en vista para trasladar ese ejército a territorio ene­
migo a mucha distancia de la que actualmente .se encuentra,
sin tener siquiera la seguridad de poderlo atender i abastecer
como las circunstancias exijen, sin peligros i contratiempos
Cualquier incidente desgraciado de nuestras navé.s i cual­
quier acontecimiento feliz ciel enemigo en el mar, podria hacer
a nuestro ejército víctima de uu cálculo precipitado o do uua
combinación profundamente deplorable.
E.sta Intendencia Jeneral, que nada sabe de una manera
oficial i que ningún preparativo, en consecuencia, ha podido
hacer para einpre.sn, de tanta magnitud, pero que por diversos
conducto,s privados i fidédigños se le ha comunicado su efec­
tividad, ante la conciencia dol peligro que puede correr el paí.s
al realizarla en los momentos i condiciones actuales, creenu
mas imperioso deber hacerlo así presente a.l Supremo Gobierno
i dejar el cargo que bajo esas circunstancias no seria tampoco
posible -desempeñar.
Ya con anterioridad, i de una manera estensa, habia mani­
festado a S. E. el Presidente de la República i a V. S. mismo
privadamente mi opinión acerca de la campaña qne se quiere
emprender, e insistiéndose, según los datos que tengo, en ella,
i estimando, a mi juicio, que ella puede ser de consecuencias
lamentables para el éxito de la guerra en que estamos empeña­
dos, para no ser uu obstáculo en la ejecución de las operacio­
nes que el Supremo Gobierno tenga a bien re.solver, adjunto a
V. S. la renuncia del cargo que se me ha confiado.
Dios guarde a V. S.

F r a n c is c o E c h á u r r e n .

XXI?.
Parte oficiaJ <le la escur.sion de nna división de la es­
cuadra cliilena eit las costas del Pertí i captnia de un
botc-torpcdo enemigo, (l)
c o m a n d a n c ia

D15 l a DIVISION n a v a l d e c h i l e .

A bordo d d blindado “ Blanco Encala,dobj Antofagasta, Agos­
to 22 de 1870.
Tengo el honor de comunicar a V. S. mi arribo a este puer­
to, con los buques de la divi.sion de mi mando, de regreso de la
comisión a las costas del Perú.
Consecuente con las instrucciones del Supremo Gobierno ¡las
que V. S. tuvo a bieu impartirme, zarpé de este puerto en la
noche del 13 del corriente con rumbo al Norte, mauteniendo
el convoi a una distancia conveniente de la co.sta.
El dia 14 pasó sin novedad, siguieudo la misma derrotado
nuestra salida liasta el aclarar del dia 15, que me presenté en
la rada de Iquique con la primera luz de la mañana. En el
SLirjidero .solo se hallaban la fragat". mercante inglesa A delai­
da ñlary i el vapor de la carrera . vita Itosa, de igual nacio­
nalidad.
Ordené a la Magallanes el reconocimiento de ámbo.s buqiie.s,
i su exámen nos dió a saber que la fragata habia traidó un
cargamento de carbón i embarcaba a la sazón salitre, i que el
Santa Rosa era portador de 5,286 bultos de mercaderías, Hs ([ue
mautenia aun a bordo, espresáiidose eu su manifiesto que erau
remitidas por una ca.sa ingle-sa de comercio del Callao.
Sospechando que esta carga contuviese algunos artículo,s do
contrabando de guerra en atención al gran número que forma­
ba la partida., ordené in.speccion?íl‘ nuevamente al vapor, mani­
festándole, a la vez, a su capitaii las dudas que me asistían de
que el espresado cargamento fuese de pertenencia fiscal. Este
(1) Tomo I, pájina 451.

DOCUMENTOS INÉDITOS.

reconocimiento i la presencia de uue.stros buques impidió mién­
tras tanto que viniesen iancbas abordo i que .se eíectuase el
consiguiente desembarco de las mercadería.? en cuestión, con
las que zarpó el vapor al Sur, algunas horas después.
Eu el corto tiempo de mi permanencia en la rada de bfuique, juule observar que aun no se trabajaba ninguna obra para
fortilicar su costa i que, por el contrario, habitui desaparecido
algunos parapetos de defensa que se mostraban eu tierra duran­
te el bloqueo de nuestra escuadra.
A lia de no perder tiempo i aprovechar la sorpresa de nues­
tra llegada, visitando cuanto ántes los puertos inmediatos de
Mejillones i Pisagua, continué mi viaje al Norte, en cuya di­
rección se avistó pocos momentos despnes una pequeña em­
barcación a vapor, que gobcrviando al Sur, procuraba tomar la
costa para desviarse de nuestra derrota, i la cual íué cruzada en
su camino por el vapor Itata, que mantenia la conserva por el
lado de tierra, haciéndola detener,se por medio de un disparo de
cañón.
Tal embarcación resultó ser un bote a vapor con coraza de
fierro, preparado para aplicar torpedos, teniendo a su bordo
cuatro individuos de tripulantes, i todos ellos estranjeros, man­
dados por las autoridades de Pisagua al puerto de Iquique.
Dichos individuos han .sido sometidos aju icio, instruyéndo­
seles el correspondiente snm irio a fin de dejar constancia de
una manera auténtica de la clase de comisión que desempeñaban
i qne probablemente hubieran intentado llevar a cabo contra
loa buques de esta división, si se hubiese retardado nuestro
arribo a Iquique en algunas horas; pues, según las declaracio­
nes que han prestado los mencionados tripulantes, arrojaron al
al agua, de.spues de ser sorprendidos, dos torpedos cargados,
botalones i las arma? que traian para su defensa.
Oportunamente comunicaré a V. S. el resultado del sumario,
pasando a la vez una copia del inventario de los útiles de que
con-sta la referida embarcación i do los documentos, dinero i
demás objetos tomados.
No habiendo encontrado nave alguna enemiga en los puer­
tos de Mejillones i Pi.?agua, aceleré mi marcha cnanto me fué
posible para alcanzar a reconocer la caleta de Camaroue.?, lo
que efectué entrada ya la noche, i de.sde este punto continué
navegando inmediato a la costa a fin de interceptar cuabjuiera
embarcación que hubiese salido de Arica ántes de mi anibada
al puerto de Iquique.
Desde las aguas de Arica hice rumbo directo al morro de Sa­
ína, para poder llegar a la caleta de su nombre al aclarar del
dia siguiente, i a cuyas alturas encontramos el vapor, de la lí­
nea ingle.sa Pacífico, al que se le hizo la visita debida.
En la caleta de Sama permanecí fondeado con los buques de
la división durante el dia 10, cumpliendo así uno de los obje­
tos de mi comisión, de reconocer sn costa., que a la sazón era
Latiila por una Inerte resac.i a causa, de la biaveza del marque
regularmente reina eu esta estación. En tierra se veia una pe­
queña fuerza que resguanlaba el de,?embarcadci-o, la que era
reforzada durante el dia por otros destacamentos venidos del in­
mediato valle de Locnmba.
Eu la noche continué mi viaje al Norte, arribando al puerto
de lio al amanecer del 17, en el que tomamos fondeadero frente
a la poblaeiou de Pacocba, cuyo.? habitantes huyeron en gran
parte bácia los cerros i valles inmediatos, en los primeros mo­
mentos de nuestro arribo. No ttmieudo mi recalada eu lio nin­
gún objeto agresivo contra la? embarcacioue.? menores que se
.fallaban eu su surjidero, dejé éste una hora después, liaciendo
rumbo al Sur i navegando a la vi.sta de la costa.
El 18 por la mañana recalé frente a la quebrada de Vítor i
de.?pues de su reconocimiento, continué mi regreso al Sur liasta el dia 20, que fondeé en el puerto de Tocopilla, i cuya tra­
vesía se ejecutó conforme a las instrucciones qne recibiera de
V. S.
Después de tra,sbordar carbou en Tocopilla i puerto de Meji­
llones, al que llegué en la mañana del 19, zarpé para esta plaza,
conduciendo a mi buido los individuos eidbniios i cumplidos
que V. S. me tenia imlicado.
Dios guarde a V. S.
J u a n E. L ó p e z .
Al suñof Jeueial eu Jefe del ejárcito de opeiacioues en el Noide.

T o m o v .— 4

XXV.
A v c v ig -J ia c io ii

s u iiijir ia

s c g is id a

cosu tra

is ííit v id íio s

Giiillersiii» A. tsciítí, J u a n SliierÉz«r, € » s in c Esisiro i
Abruhasu Brown, acnsados
t«rtfcdi.si.a.s con­
tra la escuadra clisiena.
COMANDANCIA DE LA DIVI.SION NAVAL DE CHILE.

A bordo dd blindado “ Blanco Enccdada,” en la mar, Agosto
15 de 1879.
Habiéndo.se apresado eu la mañana de hoi un bote-torpedo
a vapor, al Norte del puerto de Iquique, tripulado por cuatro
individuos, nómbra,?e fiscal al capitán de corbeta don J. Guiller­
mo Peña, para fpie proceda a levantar una averiguación suma­
ria sobre la culpabi idad de dichos tripulantes, debiendo de­
volverse lo actuado para los fines a qne baya Ingar.— L ó p e z .
Nombramiento de escribano.— Don J. Guillermo Peña, capi­
tán de corbeta i 2. ° comandante del blindado Blanco E n ­
calada, habiendo de nombrar escribano, segnn ordenanza, para
que actúe eu la averiguación sumaria (jue va a formar a cuatro
individuos, pillado.? en la mar, al Norte de Iquique, eu nn botetorpedo, al servicio del Gobierno del Perú, nombro al guardiamarina don Leoncio E. Valeíizucla, del mismo blindado, para
que ejerza el empleo de tal. Habiéndosele advertido de la obli­
gación qne contrae, acepta, jura i prometeguardur sijilo i fide­
lidad en cuanto actúe; paia que conste, lo firmó conmigo, eu
la mar, a bordo del blindado Blanco Encalada, a quince dias
del mes de Ago.?to de mil ocliocientos setenta i nueve.— J.
G u ille r m o P e ñ a .— L . F. V a le n z u e la .
DECLARACION DE ABRAHAM BROWN.

En el mismo dia, mes i año, i a borrlo del blindado Blanco
Encalada, el señor Juez Fiscal hizo comparecer ante sí a uno
de los tripulantes del bote-torperlo, quien prometió decir verda'l en todo lo ifue se le preguntase, i viendo el Juez Fiscal
que el declarante no poseía con facilidad el e.spañol, le presen­
tó do.? individuo.? de la tripulación de este buque, a (julenes
dijo qne no conocía i que aceptaba como intérpretes, los cua­
les, juramentados en debida forma, prometieron traducirle lo
que éste declara.se.
P. Preguatado por su nombre i pronombre, patria, relijion,
edad, estado i profesión.
R. Dijo llamarse Abraham Brown, natural de Jam.aica, re­
lijion protestante, edad 2u años, estado soltero i profesión fo­
gonero.
P. ¿Si s a b e q u e s e e n c u e n t r a pre.so i por C[ué c a u s a ?
R. Dijo que sabia que se encontraba preso a bordo de es­
te buque por habérsele encontradi> como tripulante do uu bo­
te-torpedo.
P. ¿Por quién fué tomado preso, en qué lugar, sirviendo qué
empleo .?e encontraba a bordo de dicho bote i bajo qué contrato?
R. Dijo qne habia sido tomado proso por un bote del Itala
un poco al Sur de Mejillones del Perú, que iba .sirviendo de
fogonero, que no tenia ninguna contrata i qne .solo iba basta
Iquique, debiendo volverse en el vapor de la carrera.
P. ¿Si no sabia que el bote en que iba era una arma de
guerra o al ménos para emplearse con tal fin?
R. Dijo que había oido decir áiites de embarcarse en tierra
que el bote en qne iba a venir era un bote-toiqiedo, sin que el
jamás Imbiera visto esta clase de botes, i que uo .sabia ])ara qué
se empleasen, viniendo él solo lia.?ta Iquique.
F.
¿Cuántos mas tripulaban el bote, cómo .?e llaman éstos i
.si sabe por quiénes iban contratados i empicados?
R. Dijo qne trii>ulaban el bote cuatro individuos, que solo
conoce el apellido del maquini.?ta que es Shertzer i que uo sa­
bia por quienes fueran contratados o empleados.
P. ¿Si saben a qué iban a Iquique, quién los despachó eu
Pisagua, qué sueldo le pagaban a él como fogonero i por quién?
R. Dijo que babia oido decir que el bote iba a Icjuique para
.ser empleado como bote-torpedo, que él no vió a nadie qne vi­
niese a despacharlo, que él .se habia venirlo con el maipiiuista i
otro de los tripulantes a bordo del bote, a quienes uo imnoce
por sus nombres, pero que podria reconocerlos, i que el sueldo
que se le liabia ofrecido eran tres soles diarios, pagados por el
capitán del bote.
P. ¿Sabe üd. si liai torpedos en Pisagua, cañones u otro
material de guerra?

G U ER RA D EL PACÍFICO.

26

R. Dijo que sabia qne habían torpedos en los carros que hai
dentro de la estación, en número de 20, poco mas o mépos,
que también vió dos cañones i muchos proyectiles.
P. ¿Si sabe o ha oido decir que hayan torpedos colocados, si
los ha visto colocar i en qué lugar?
R. Dijo que él no habia visto colocar ninguno ni tampoco
habia oido decir qne los hubiesen.
P. ¿Tiene algo mas que añadir o quitar a lo que tiene decla­
rado? i diga cuanto sepa.
R. Dijo que no tenia nada que añadir i que solo en la pro­
vincia de Tarapacá habian de 19 a 20,000 soldados.
P. ¿Salieron Uds. solos o acompañados de otra embarcación
i si sabe cuántas de estas hayan?
R. Dijo que ellos habian salido solos, sin ser acompañados o
convoyados por ninguna otra embarcación, i que solo habia oido
decir que en Arica tenían otro bote-torpedo a vapor. .
En este estado se suspendió esta declaración para continuar­
la cuando convenga; se leyó al declarante ante sus dos intér­
pretes, los cuales so afirman en ella, diciendo el declarante que
no tiene que añadir nrquitar, i para constancia i por no saber
firmar, la signó cou nna cruz, firmando sus dos intérpretes con
el señor Juez Fiscal, de lo que. doi fe; hai una cruz.— J, GuiLLEiiMO P e ñ a . — GwiUermo SchuUze.— Gregorio Mossi.— Ante
raí, L. F. V a l e n z u e l a .
DILT.TENCIA DE HABER OFICIADO AL JEFE DE LA DIVISION PARA
QUE PUSIERA A DISPOSICION DE ESTE FISCAL A LOS TRIPULAN­
TES DEL BOTE APRESADOR.

En la caleta de Sama, a dieziseis del mes de Agosto del presen­
te año, se ofició al Jefe de la División Naval para que se .sirviera
ordenar la traslación de los tripulantes del bote apresador a
este bordo para prestar sus declaraciones, i para que conste es­
ta dilijencia, la firma el Juez Fiscal cou el presente escribano.
— .J. G u i l l e r m o P e ñ a . — L . F. V a l e n z u e l a .
DILIJENCIA DE HABER PROVEIDO FAVORABLEMENTE EL COMAN­
DANTE EN JEFE.

Con la misma fecha, el señor Comandante eu Jefe proveyó
favorablemente, i para que conste esta dilijencia, la firmó el
Juez Fiscal i el presente escribano.— J. G u i l l e r m o P e ñ a . — L .
F. V a l e n z u e l a .
DECLARACION DEL TESTIGO TENIENTE CORONEL DON R. SOUPER.

Eu el mismo dia, mes i año, lugar i a bordo del mismo bu­
que, hizo comparecer ante .sí el señor Juez Fiscal al Teniente
Coronel de los ejércitos de Chile don Eoberto Souper, quien,
bajo juramento do estilo, prometió decir verdad en todo lo que
se le preguntn.se.
P. Preguntado por su nombre i pronombre, patria, edad,,rclijion, estado i profe.sion.
R. Dijo llamarse Roberto Souper, natural de Inglaterra., de
60 años de edad, relijion prote.stante, estado casado i profesión
Teniente Coronel de los ejército.s de Chile.
P. Preguntado si .se encontraba al mandó de la embarca­
ción qne destacó el Itata el 15 del que rije para apresar a un
bote-torpedo que navegaba mui cerca de la costa i al Sur de
Mejillones del Perú.
R. Dijo que se encontraba a bordo de dicha embarcación
con órden de apresar el bote i conducirlo a bordo.
P. ¿Cuántos eran los tripulantes del bote-torpedo, si conocía
a alguno de ellos o si pudiera constatarlos presentándoselos, si
estos hicieron alguna re.sistencia i si vió que arrojasen algo
momentos ántes de ser tomados?
R. Dijo que lo=5 tripulnntes del bote-torpedo eran cuatro,
que no conocía a ninguno de ellos, pero que podria conocerlos
en caso que .se le pvesent isen, que resistencia uo hicieron nin­
guna i que vió que solo airojaban al agua unos cuantos peda­
zos de papel, que después vió i recnjió alguno.s, que re.suItaron
ser de una tarjeta.
P. ¿Declaró en el momento algo alguno de ellos de su des­
tino u objeto de su espedicion?
R. Le dijeron que e.staban [ingados para llevar el bote a
Iquique, que uno le dijo que habian s.Rido de Arica hacia tres
dias, i el negro fogonero Abvaham Brown, dijo que solo ha­
bian salido de Pisagua la noche anterior a las 9.30.
P. ¿Si tiene algo que añadir o quitar? leida que le fué esta
su declaración, i diga cuanto sepa.
R. Dijo que iiunediatamcnte que tomó posesión del bote-

torpedo,, trasbordó sus tripulantes al bote del Ttatá, i al rejigtrar el bote encontró al fogonero Abraham Bromi tendido en
los planes, i preguntándole por los torpedos, palos, le contestó
que los habian dejado en Pisagua, diciendo que no habia nada,
ni habia visto quemar correspondencia, pregunta qne el decla­
rante le dirijió al momento de encontrarlo, agregándole el fo­
gonero qne él solo se habia embarcado en Pisagua la noche
anterior. Incontinenti conduje al bote i .sus tripula.utes a bordo
ñ.d\. Blanco Encalada, que a la sazón se encontraba por ahí
cerca, entregando bote, tripulantes i demas objetos que encon­
tró a bordo; que se ratifica en su declaración, que no tiene ma,s
que añadir ni quitar, que lo dicho es verdad, i para constancia,
la firmó con el señor Juez Fiscal i presente escribano.— Rober­
to Souper.— J. G u i l l e r m o P e ñ a . — Ante mí, L. F. V a l e n ­
z u e la .
DECLARACION DE UNO DE LOS TRIPULANTES DEL BOTE APRESADOR,
MARINERO

1. ®

JUAN ARAVENA.

_El mismo dia, mes i año, lugar i a bordo del mismo buque,
hizo comparecer ante sí el señor Juez Fiscal al marinero ,i. °
Juan Aravena, quien, juramentado en forma, prometió decir
verdad de todo lo que se le pregunta.se.
_P. Preguntado por su nombre i pronombre, patria,, edad, re­
lijion, e.stado i profesión.
_ R. Dijo llamarse como queda dicho, natural de Constitu­
ción, departamento de Chile, de 27 años de edad, relijion cató­
lica, apostólica, romana, de e.stado soltero i profesión marinero.
P. Pregamtado si se encontraba en el bote que destacó el
Itata el 15 del qué rije, al Sur de Mejillones del Perú, para
apresar un bote-torpedo que navegaba mui cerca de la costa i
con rumbo al Sur.
R. Dijo que se encontraba a bordo del bote que destacó el
Itata para apresar tm bote-torpedo, en clase de patrón del bote.
P. ¿Quiénes iban en el bote del Itata, cuántos encontraron
a bordo del bote-torpedo, .si conocía a alguno de ellos i si pue­
de reconocerlos en caso que .se los presenten?
R. Dijo que tripulaban el bote del Itata, cuatro marineros a
las órdenes del Teniente Coronel don Pioberto Souper, i que a
bordo del bote-torpedo iban cuatro, que tres fueron trasborda­
dos a su bote quedando otro en el vaporcito, que no conoce a
ninguno de ello.s, pero que puede reconocerlos una vez que .so
le presenten.
P. ¿Si vió que arrojasen algo al agua en el momento de ser
tomados, si oyó a algunos de ellos decir algo i qué lucieron con
el bote?
R. Dijo que no vió que arrojasen algo al agua i que solo oyó
decir que venían de Arica. Que inmediatamente después de
tomado el bote lo condujeron a remolque a bordo del Blanco.
Enea,luda, donde entregaron el bote junto con los prisioneros.
P. ¿Si tiene algo mas que añadir o quitar? lefda que le l\ió
esta su declaración.
R. Dijo que además les habia oido decir qne venían pagado.s
para conducir el bote a iquique, que no sabían quién fuese el
dueño del bote-torpedo; que nn tenia mas rjue añadir ni quitar,
ratificándose en .su declarncion una vez qne le fué leida, i para
constancia, la firmó cou el señor Juez Fi.scal i presente escriba­
no.— Juan Aravena.— J. CüiLLEUM O Peña— Ante mí, L. F,
V a le n z u e la .
DECLARACION DEL MARINERO 2. ° FRANCISCO ORTEGAS, TRIPU­
LANTE DEL BOTE APRESADOR.

El mismo dia, raes i año, lugar i a bordo del mismo buque,
hizo comparecer ante sí el señor Tucz Fiscal al marinero 2. °
del vapor 7/ate Francisco Ortega-s, .,aien, juramentado en debi­
da forma, prometió decir verdad en todo lo que se le preguntase.
P. Preguntado por su nombre i pronombre, patria, relijion,
edad, estado i profesión.
R. Dijo llamarse como queda dicho, n.atural de Maulé (Ghile),
ser católico, apostólico, romano, tener 25 años de edad, soltero
i de profesión marinero.
P. ¿ñi iba en el bote que destacó el Itata el .15 del que rije
para a.pvesar un bote-torpedo que navegaba mui cerca do la
costa al Sur de Mejillones del Perú, si al apresar dicho boto
hicieron resistencia i si vió que arroja,sen algo al agua ántes de
tomar posesión del bote?
R. Dijo que iba tripulando el bote del Ita ta cou ties ma­
rineros mas al mando dcl Teniente Coronel Souper, que no le
hicieron resistencia alguna i que solo a un negro oyó que ha-

27

DOCUMENTOS INÉDITOS.

biaba en im idioma que él no entendía i qne no vió que arroja.sen algo al agua durante .su ajiresamiento.
P. ¿Cuántos eran los individuos que ajiresaron, si conoce a
alguno de ellos i qué hicieron con el bote despnes?
11. Dijo que los tripulantes del bote-torpedo eran cuatro,
que ties trasbordaron a burdo de su bote, quedando uno en el
bote a vapor, que no conoce a ninguno de ellos; que iumediamente le dieron remolque, conduciéndolo a bordo del blindado
Blanco Encalada, donde entregaron bote i tripulantes.
P. ¿Si tiene algo mas que añadir o quitar? leida que le fué
esta sn decbrracion.
11. Dijo que no tenia masque añadir ni quitar, i que a cargo
del juramento que tenia pre.stado, lo dicho era la verdad, i para
constancia, lo firmó con el señor Juez Fiscal i presente escriba­
no.— Francisco Orl&jas.— J. G u i l l e r m o P e ñ a . — Ante mí, L.
F. V a l e n z u e l a .

DECLARACION PERICIAL DEL INJENIERO

1. ^

DON MANUEL ALTAMI-

RANO, SOBRE L.AS MÁQUINAS I BOTE-TORPEDO.

A veinte dias del mes de Ago.sto del presente año, en el puer­
to de Tocopilla i a bordo del trasjiorte nacional Itata, se cons­
tituyó e ljn e z Fiscal i el presente e.?cribano, junto con el decla­
rante pericial injeniero 1.^ dou Manuel Altamiram», quien,
juramentado eu debida forma, prometió contestar coiilbrme a
sus mejores conocimientos e intelijencia en todo lo que .se le
preguntase.
P. ¿Le consta a Ud. que el bote-torpedo que ha examinado
sea el mismo que se apresó en la mar, al Norte de Iquique, el 15
del que rije?
11. Contestó que le consta que el bote-torpedo que ha exa­
minado hoi a bordo del vapor Itata es el mismo que fué apre­
sado el dia indicado.
P. ¿De qué clase do material es el bote, qué máquina tiene,
fuerza que puede desarrollar i qué andar pudiera conseguir,so
DECLARACION INDAG.Vi’ OlUA DE OTRO DE LOS TRIPULANTES DEL
en dicha embarcación?
BOTE-TORPEDO CO.SME ESPIRO.
R. Dijo que el casco es de madera con coraza cubierta de
A diezlseis del mes de Agosto de mil ochocientos tenta i nue­ fierro, cubriendo todo el bote, qne tenia una máquina directa i
ve, en la mar i a bordo del blindado Blanco Enccdada, el señor con.struida en Lóndres, fuerza de ocho caballos i su mular de
Juez Fiscal hizo comparecer ante sí a otro de los tripulantes del ocho a nueve millas.
bote-torpedo cuando fué apresado, i exijida la promesa de decir
■ F. ¿Sabe Ud. qué aplicación puede tener dicho bote i diga
verdad, prometió decirla i contestó como sigue:
por qué?
P. Freguntado por su nombre, pronombre, patria, relijion,
R. Dijo que el bote era un bote-torpedo por la coraza de
edad, estado i profesión.
fierro que lleva i que su mái[uina está aforrada o resguardada
li. Dijo llamarse Cosme Espiro, uatnial de Grecia, relijion
por planchas de fierro de 15 milímetros de grne.?o i que esta
griega, edad 31 años, estado soltero i profesión carpintero i clase de construcción i prccaiioiones no puede ser para otro
marinero.
objeto que para un bote-torpedo.
P. ¿tíi sabe que está preso a burdo del Blanco Enccdada i poi­
P. ¿lístá la binclia preparada para llevar estos torpedos a su
qué causa?
costado?
11. Dijo que se encontraba preso abordo del Blanco Encala­
R. Dijo que por las chumaceras de fierro que se encontraban
da por habédsele encontrado tripulando un bote-torpedo.
en su costado, el bote estaba preparado para llevarlos.
P. ¿Cuántos tripulaban el bote cuando fué apresado por un
En e.?te estado se suspendió esta declaración, en la cual el
bote destacado del Itatai i diga sus uouibres.
declarante se afirmó en ella, leida que le fué, i para constancia,
11. Dijo que se encontraban cuatro incluso él, uno de ellos la firmó con el señor Juez Fiscal i el presente escribano.— M a­
que se encontraba como timonel, que uno se llamaba Scott, el nuel Altam irano.— I . G u i l l e r m o P e ñ a . — -Ante mí, L. F. V a­
otro Bhei'tzer, que los nombres ios ignora como también el nom­ l e n z u e l a .
bre del individuo qne iba como fogonero.
P. ¿Desde cuándo estaba Ud. contratado, por quién i desde d e c l a r a c i ó n d e o t r o d e l o s t r i p u l a n t e s d e l b o t e - t o r p e d o
qué tiempo se encontriiba a bordo de dicho bote?
GUILLERMO ALFREDO SCOTT.
11. Dijo que Inicia como 12 dias qne habia sido contratado
En el mismo dia, mes i año, en la mar i a bordo del blinda­
por Scott, a razón de seis .soles diarios para qne trabajase como
do Blanco Encalada, hizo comparecer ante sí el señor Fiscal a
ayudante en la preparación de la madera para el bote u otros
trabajo.? i que se encontraba atendiendo el bote desde qne se otro de los tripulantes del bote-toiqiedo apresado en viaje para
Iquique, quien prometió decir verdad en todo lo que se le pre­
levantó el bloqueo de Iquique por la escuadra chilena.
P. ¿Sabe Ud. que los otros tengan algnn contrato con el Go­ guntase.
P. Preguntado por .su nombre i pronombre, patria i relibierno o autoridad pernaiia?
jiou, estado, edad i profesión.
K. Dijo que ignoraba del todo la pregunta.
R. Dijo llamar.se Giiillermo Alfredo Scott, natural de Ingla­
Já ¿Cuándo salieron de Pisagua, quién lus despachó i si salie­
terra, relijion católica, apostólica, romana, de 41 años de edad,
ron solos o acoiiipañadus de ocra embarcaciuii?
It. Dijo que babian salido eu la nuche del 1-1 del que rije, en­ estado casado i profesión mecáiiieo.
P. ¿Se encontraba Ud. a bordo del bote-torpedo apresado el
tre nueve i diez, que él se embarcó solo i el primero, que salie­
15 del que rije por un bote del Itata, al Sur de Pi.sagua, quién
ron .solo,? sin ser acompañados por ninguna otra embarcación.
era el jefe de diclia embarcación, cuántos mas le acompañaban
En este estado se suspendió la declaración para continuarla
cuando convenga, afirmándose en ella una vez que le fué lei­ i quiénes eran éstos?
R. Dijo haberse encontrado a bordo del bote-torpeilo cuan­
da, i para constancia, la firmó con el Juez Fiscal i presente e.?do fué apresado, i que como capitán del bote venia un griego,
cribaiio.— Cosme Espiro. — J . G u i l l e r m o P e ñ a . — Ante mí, L.
cuyo nombre no recuerda, pero que es uno de los mismos que
P. V a le n z u e la .
se encuentran a bordo presos, quien se habia embarcado a bor­
DILIJENCIA DE h a b e r OFICIADO AL COMANDANTE EN JEFE PIDIEN­
do nueve dias ántes;’'otro de los tripulantes era un negro fogo­
DO EL INFORME PERICIAL DEL INJENIERO 1. ° DEL “ BLANCO
nero, cuyo nombre tanqioco recuerda, que se babia embarcado
ENCALADA.”
en la misma noche de la salida, i el otro de los tripulantes era
Juan Shertzer, contratado por el injeniero del Gobierno señor
En la mar i con la misma fecha, se ofició al Comandante en
Araiicibia.
Jefe de la Divi.siou Naval para que pusiese a disposición de es­
P. Preguntado si se ha empleado en alguna fábrica de tor­
te Fiscal al injeniero 1. ° don Manuel Altamirauo, nombrado
pedos i empleado como torpedista.
perito para declarar sobre las máquina.? i bote-torpedo de que
R. Dijo cjue se habia ocupado en la fábrica de torpedos de
es materia esta averiguación, i para que conste, la firmó el Fis­
Matbison eu Lóndres, donde hizo su aprendizaje i conocimien­
cal i presente escribano.— J. G u i l l e r m o P e ñ a . — L, P. V a l e n to de toda clase de torpedos, pero que él nunca se habia em­
ZU ÉLA.
pleado todavía como torpedista.
P. Preguntado ¿qué íitiles traia en el bote i qué arrojó o vió
d i l i j e n c i a d e h a b e r p r o v e í d o EL c o m a n d a n t e e n j e f e .
arrojar al agua momentos ántes de ser apresado?
R. Dijo que traia dos torpedos Mathi.?on, de concusión, va­
Encontrándose los buques navegando i a bordo del vapor
Itala el bote-torpedo apresado, solo el 20 de Agosto i a las 10 cíos i to-.los útiles, tubos do vidrio i clorato de potasa; a la se­
A. M. se pudo trasbordar al vapor Itata a tomarla declaración gunda parte de la pregunta, dijo que luibian arrojado al agua
pericial proveida por el Comandante en Jefe hoi día de la í'e- dos botalones como de quince piés de largo, llevando cada uno
un torpedo cargado con dinamita, pero uo preparado para po­
eha, para constancia, la firmó el Fiscal i pre.sente escribano.—
derlo disparar én el momento.
J . G u i l l e r m o F e ñ .a .— L . F . V a l e n z u e l a .

\
\

á y p -'

28

G U ER RA DEL PACÍFICO.

P. ¿Por quién ha sido Ud. contratado, cuánto se le paga i
para qué empleo?
Pi.. Dijo haber sido contratado por el Gobierno del Perú, a
razón de 10 soles diarios, para dirijir la construcción de tor­
pedos i su colocación, i proveer a las lanchas de otros uias pe­
queños.
P. Si sabe ¿en qué puertos hai colocados, cuántos botes ten­
gan para aplicar éstos i qué repuesto, él como director, cree que
tengan?
R. Dijo qne no sabe que haya alguno colocado; que en
Iquique sabe que h;d otros superiores a estos que él dirije,
construidos en el Callao por el sistema Lay; que de los suyos
solo liai cuatro en Pisagua, pero no colocados, i muchos otros
mal construidos, que cree que no produzcan efecto; que en
cuanto a bote-torpedos no sabe que baya otro, pero ha oido de­
cir que el Talismán ha traido algunos de Parramá.
P. ¿Desde qué tiempo atrás ha conocido a .Juan Shertzer,
al griego Cosme Esjuro i al fogonero Abraham Brown?
R. Al primero lo conoció como superintendente de injenieros eu el ferrocarril de la Oroya como dos años há, i a los otros
dos solo los conoce desde que se embarcaron, que él los contra­
tó, pagándole seis soles diarios a Cosme Espiro i tres al fogonero
Abraham Brown.
P. ¿Si es suya la cartera que se le presenta, los documentos
qne figuran en ella, si conoce al señor Aranciína i quién es él,
qué empleo tiene i qué posesión ocupa?
R. Dijo qne la cartera que se le presenta i los documentos
que en ella hai son de su perteneiicia, que conoce al señor
Arancibia como injeniero del Estado eu Iquique, i que, coriio
tal, lo considera como la segunda autoridad clespues del Pre­
fecto.
P. ¿Q,uiéu es el señor Borowman, i cómo se esplica, un telegi'ama de oríjen chileno en su poder?
R, Dijo que el señor Borowman era un caballei’o a quien
habia conocido en Valparaiso, i que el telegrama es un favor
que le hizo este señor, anunciándole a Santiago, en el hotel
inglés, qne el vapor salia el miércoles siguiente en lugar del sá­
bado, como se creia.
P. ¿A quién pensaba aplicar los torpedos i qué premio reclbia jror ello en caso de que tuviese feliz éxito?
R. Que a ningún buque determinado; que siendo sus torpe­
dos estacionarios, haiian efecto sobre cualquiera que golpease
sobre ellos, que en cu<anto a recompensa, no tenia contrato al­
guno, i solo le habian prometido qne le darian 10,000 soles o
mas, dado caso que alguno de los buques chilenos fuese echa­
do a pique, i que solo se le pagaba 10 soles diarios por las au­
toridades peruanas.
P. ¿Si como neutral no sabe que tomando parte en la guerra
i facilitando aprestos bélicos a uno de los belijerantes queda
en peor condición que un guerrero?
K. Dijo que él Labia salido de Inglaterra ántes de haberse
declarado la guerra i que, por supuesto, ignoraba el decreto del
gobierno inglés declarándose neutral, i que a la segunda par­
te de la pregunta, cree que con su profesión no se coloca en
c.sa posición.
P. ¿Si tiene algo mas que añadir o quitar? leida que le fué
esta su, declaración.
R. Dijo que solo tenia que añadir en beneficio de Chile, que
si alguna vez iba uu buque chileno a Iquique, no so aproxima­
se a ménos de milla i cuarto de la playa, porque tenia seguri­
dad de que seria volado por uu toiqjedo. En este estado se sus­
pendió esta declaración para continuarla cuando convenga, ra­
tificándose el declarante en ella, diciendo que nada tiene que
añadir ni quitar, i para constancia, la firmó con el Fiscal i pre­
sente escribano.— IV. A . ScoU.—3. G u i l l e r m o P e ñ a . — Ante
iní, L. F. V a l e n z u e l a .
DECLARACION DE JUAN SHERTZER, TRIPULANTE DEL
BOTE-TORPEDO.

A diez i ocho días del mes de Agosto de mil ochocientos se­
tenta i nueve i a bordo del blindado Blanco Encalada, el Juez
Fiscal hizo comparecer ante sí i presente escribano a otro de
los tripulantes del bote-torpedo apresado por un bote del tras­
porte Itata, al Sur de Mejillones del Perú, quien prometió de­
cir verdad en todo lo que se le preguntase.
P. Preguntado ]ior su nombre i pronombre, patria, edad, re­
lijion, estado i profesión.
R. Dijo llamarse Juan Shertzer, natural de Estados Unidos,

su relijion católica, edad 31 años, soltero i de profesión inje­
niero mecánico.

P. ¿Sabe T.hl. qne se encuentra preso e incomunicado a bor­
do del blindado Blanco Encalada i por qué causa?
R. Dijo que sabia que se encontraba preso a bordo del blin­
dado Blanco Encalada por motivo de habérsele encontrado
sirviendo las máquinas de un bote que le dijeron que iba a
servir para bote-torpedo, pero que, a su juicio, no poaia servir
para tal objeto por no anclar mas de cuatro millas.
P. ¿Desde cuándo reside Ud. en el Perú i de qué se ha
ocupado?
R. Dijo que residia en el Perú desde el tres de Enero de mil
ochocientos seteiita i tres; que el primer año se ocupó en per-^
forar el túnel para el ferrocarril de la Oroya con máquinas que'
habia traido de los Estados Unidos, quedando despucs de ségnndo maestro mecáiiico de la maestranza de este ferrocarril,
pasando despnes a ser superintendente del ferrocarril de Chaucai a Palpas, i habiéndose enfermado de teisiaua, se trasladó al
Callao.
P. ¿Conoce Ud. a Guillermo Alfredo Scott, desde cuándo,
qué relaciones o comproitii.so tiene con él i dónde le ha conocido?
R. Dijo que conocía a Guillermo Alfredo Scótt cuando él
estaba sirviendo en la línea del ferrocarril de Chancai, hace
dos años próximamente, i que lo conoció ahí como contratista
para reparar nn puente del ferrocarril; que las relaciones i com­
promiso que lo ligan cou Scott, son que habiéndose encontrado
sin ocupación en el Callao, éste le buscó i ofreció un buen suel­
do para que trabaje para él como mecánico. Aceptado, .se vino
con Scott i un señor Arancibia a Pisagua i de Pisagua a Iquique,
por tierra, donde llegaron el 21 de Junio pasado, habiéndose
ocupado todo el tiempo, hasta principio de Agosto, en preparar
i fabricar torpedos flotante.s.
P. ¿Estuvo Ud. contratado para aplicar torjiedos a los bu-¡
ques chilenos de guerra e hizo alguna vez tentativa?
R. Dijo rpie él estaba contratado como operario i que él
nunca intentó aplicárselos a ningún buque.
P. ¿Reconoce Ud. el documento que se le pre.scnta marcado
con la letra A, como escrito dé su puño i letra, i cómo es que
por él se le ofrecen 10,000 .soles por cada uno de nuestros blin­
dados que Ud. con Scott echen a pique o inutilicen i 5,000
soles por hacer lo mismo con los buques de madera?
R. Dijo que reconocía el documento presentado como escrito
por .su pro))io puño i letra i también la órdeu de pago para los
señores Grace Hermanos i C.
del Callao, i que auuqUe el do­
cumento lo dice, él no se fijó i nunca convino servir corno
torpedista.
P. ¿Conoce Ud. a Felipe Arancibia, desde cuándo, qué com­
promiso lo ligaron cou él i cree que si la firma que hai al pié
del documento que se le presenta marcado cou la letra B es
del tal Arancibia?

R. Dijo que conocía al tal Arancibia como injeniero del Es­
tado del Perú en la provincia de Tarapacá, que hace dos añosque le conoce, que tiene uu contrato con él por el cual Aranci­
bia le paga 300 soles mensuales por trabajar como mecánico
en toda clase de trabajo que él le designase, i que la firma que
figura al pié del documento la reconoce como de Arancibia.
P. ¿Cuántos torpedos trabajó Ud. en Iquique de.sde que lle­
gó ahí hasta que salió el 6 de Agosto?
R. Dijo que habia fabricado cuatro grandes para contener dé
180 a 200 libras de dinamita, dos menores para contener de 80
a 90 libras, i cuatro chicos para contener tres a cuatro libras.
P. ¿Sabe Ud. si a mas de Scott hayan eu Iquique otros torpedi.stas?
R. Dijo que sabia que adema.s de Scott había un Coronel
Cheiter, qne lo creia de nacionalida.d americana, fabricante dé
otro .sistema de torpedos llama,do Lay.
P. ¿Cuántos de éstos vió o sabe que hayan, i si le consta que
durante el tiempo que la escuadra chilena bloqueó a Iquique
disparasen alguno de é.stos?
R. Dijo que sabia que solo habian tres, que no fueron traba­
jados en Iquique sino traídos del Callao a Pisagua, i desde ahí
trasportados por tierra a Iquique en Julio pa.sado, qué ñó vió
ni supo disparasen algunos de éstos contra los buques chilenos
miéntras bloquearon el puerto.
P. ¿Vió o supo Ud. que un bote-torpedo atacase al M atías
Cousiñó a principios de Julio, i que despue.s uno ornas atacasen
a la escuadra en la noche del 10 de Julio, entre 7 i 9? _
R. Dijo que ignoraba por completo i tampoco lo hábia oido
decir que bote alguno lo,s hubiese atacado.

, /

DOCUMENTOS INÉDITOS.

29

guntado Scott en el hotel Central de Iquique por un buen prác­
P. ¿Sabe Ucl. qué alcance ¡ velocidad tiene el torpedo Lay?
11.
Dijo que babia oido decir que eran mui efectivos a tres tico, le presentaron a ese griego como tal.
P. ¿Sabe Ud. qué clase de casa es la de Witmore en el Callao
cuartos de milla, que la velocidad que teuian la ignoraba.
i en qué clase de negocio se ocupa?
P. ¿Cómo es que apareciendo no saber nada sobre torpedos,
11.
Dijo que era ájente de una de las compañías de .seguro.?
figuran en su cartera, escritos por su propio puño i letra, datos
marítimos do Inglaterra i Estados Unidos, pero no podria decir
para preparar las espoletas para hacerlos estallar?
11.
Dijo que todos los datos que íigurabau en su libreta sede cual.
P. ¿Qué clase de casa es la de Grace Hermanos i C.
en el
los habia dictado Scott, ántes él ignoraba cómo preparar éstas,
Callao i en qué negocios se ocupa?
pero que liltirnamente liabia hecho su aprendizaje con Scott.
R. Dijo que era la casa de mas fama en el Perú como comi­
P. ¿Sabe Ud. si en Iquique tienen ingredientes i materiales
sionista i también creia que eran proveedores de la marina del
para prepararlos i en qué cantidad?
Perú.
It. Dijo que babian bastantes ingredientes i materiales para
P. Si tiene algo que añadir o quitar, i que diga cuanto sepa
preparar un gran número.
P. Cuando salieron Uds. de Pisagua ¿cuántos venian en el respecto a torpedos i contrato con los demás individuos, pava lo
cual se le leyó su declaración.
bote-torpedo, i qué arrojaron al agua ántes de ser tomados?
11.
Dijo que babian salido de Pi.sagua eu la noche del 14 R. Dijo que no tenia nada que añadir ni quitar i que tam­
poco podia decir mas de lo que tenia dicho referente a torpedos
del que rije, como a las 10, que venian juntos con él tres mas,
cuyos nombres son Scott, como jelb de la espedicion, otro que i contratos, en este estado se le suspendió esta declaración para
cüiiücia cou el nombre de Yak, i el tercero lo conocia cou el continuarla cuando convenga, atinnáudo.se en elbi, i para cons­
nombre de Abraham, viniendo como fogonero; al resto de la tancia, la firmó con el Juez Fiscal i presente escribano,— Jhon
Shertzer.— I . G u i l l e r m o P e ñ a . — Ante mí, L. P . V a l e n z u e l a .
pregunta, dijo que babian arrojado al agua dos torpedos como
de dos piés de largo por uno de diámetro i lijos al estremo de
DOCUMENTOS.
un botalón de 20 piés de largo por cuatro pulgadas de diáme­
tro, a ma,s un cajoucito de clorato de potasa, contc-iendo cinco
Docimento A .— (Traducción.)— Iquique, Julio 27 de 1879.
o seis libras, i a mas tres rifles.
— Artículos de convenio entre Juan A. Shertzer i Guillermo
P. ¿Venian esos torpedos cargados i listos para usarlos en
A. Scott.
un momento dado?
Bajo las condiciones que las arriba nombradas partes, pue­
11.
Dijo que venian cargados con 80 a 90 libras de dinamita den echar a pique o destruir uno de los blindados chilenos,
cada uno, pero no preparados con el tubo espoleta i no babrian
Guillermo A. Scott conviene en pagar a Juan A. Shertzer
podido tampoco colocarlos.
(S. lO,ÜÜÜ)diez mil soles, i si las arriba partes nombradas echen
P. ¿Sabe Ud. si hayau de estos torpedos en Pisagua i en qué
a pique o de.struyesen uno de los buques de madera chilenos,
número?
Guillermo A. Scott conviene en pagar a Juan A. Shertzer
(S. 5,000) cinco mil soles.— W . A . Scott.
R. Dijo que sabia que de Iquique se babiau llevado cuatro
Señores Grace Hermanos i C. , Callao.— Sírvanse ustedes
a Pisagua i que otro fabricante en Pisagua, cuyo nombre no
recuerda, babia preparado 14 o mas en barriles del porte de uu pagar la arriba mencionada suma o sumas a Juan A. Shertzer
o a su representante, si lo arriba indicado ha sido ejecutado.—
barril de carne salada.
P. ¿Sabe Ud. si Scott tenga algún contrato con el Gobierno
IV. A . Scott.
del Perú?
Documento B .— Entre el injeniero del E.stado don Felipe
R. Dijo que babia oido decir a Scott que tenia un contrato
con el Gobierno del Perú, habiendo recibido como anticipo
Aranclbia i el mecánico don Jhon Shertzer, se ba convenido en
5.000 libras esterlinas i babian otras 5,000 libras depositadas
lo siguiente:
1. ° Don Jhon Shertzer prestará sus servicios como mecá­
en poder de su ájente Mr. áVitmore del Callao, pero que el
nico en Iquique, en el trabajo que Araucibia le designe.
contrato escrito él uo lo conocia.
2. ° Arancibia abonará a Shertzer la suma de 300 soles meiiP. ¿Sube Ud. por qué el Gobierno del Perú le pagaba e.stas
10.000 libras a Scott i qué compromiso tenia éste para con el suale.s i le proporcionará alojamiento i comida miéntras nece.siGobierno?
te sus servicios.
El sueldo de 300 soles será ganado aunque Arancibia no lo
R. Dijo que habia oido decir a Scott que se le pagaba esa
haya necesitado sino parte del primer raes.
suma por defender a los puertos del Perú con sus torpedos,
3. ° Arancibia deberá abonar pasaje de ida i regreso a Shert­
particularmente a Pisagua e Iquique.
P. ¿Salieron Uds. solos de Pisagua o acompañados de otra em­ zer desde el Callao a lipdque i de regreso cuando cese el tnibajo.
barcación igual i por quiénes fueron despacluulos ahí?
Lima, Junio 11 de 1879.— F . Arancibia.
R. Dijo que habia salido solo ese bote en que ellos veui.au i
que no vió a nadie que viniese a despacharlos.
PROPUESTA p a r a VOLAR LOS BLINDADOS.
P. ¿Sabe Ud. ,.si bai" cañones en Iquique i Pisagua, en qué
número, cuándo i por quién fueron traídos?
Lima, Junio 11 de 1879.
R. Dijo que babia oido decir que el Oroya habia llevado ca­
ñones a Iquique, pero que ignora el número i que en Pisagua
Habiendo propuesto al Gobierno don William A. Scott, pre­
hai dos cañones Parrott de a 100 libras, no colocados en posi­ sentado por el injeniero del Estado don Felipe Arancibia, echar
ción todavía, llevados también por el Oroya el 10, mas o ménos,
a pique uno de los buques de guerra chilenos denominados
del que rije;
Blanco Encalada i Lord Cochrane, por medio de un aparato
P. ¿Qué suma de dinero tiene Ud. recibida de Araucibia i si
le lian pagado é.sta, solamente por su servicio de mecánico?
R. Dijo que desde el 14 de Junio pasado babia estado reci­
biendo a razón de 300 soles men.suales i a mas el pago de todos
sus gastos personales, i que este sueldo lo recibía solo por su
trabajo de mecánico.
P. ¿Dónde fué construido el bote-torpedo, por quiénes i cómo
se encontraba en Pisagua?
R. Dijo que el bote habia sido constrido en Inglaterra por
larrow i que solo en Iquique se le habia colocado la coraza o
cubierta de fierro que tenia, habiendo salido a vapor basta Me­
jillones i de ahí navegó el otro dia hasta Pisagua.
, P. ¿Pué Ud. el encargado de arreglar i preparar dicho bote?
R. Dijo que él uo babia dirijido el arreglo i preparación del
bote i que todo corrió bajo la superintendencia de Scott, ocu­
pándose él en el taller en trabajar torpedo.s.
P. ¿Contrató Ud. al capitán Co.srae E.spiro i bajo qué bases?
R. Dijo que él no lo habia contratado i que habiendo pre­

de su invención, i considerando que el indicado Scott solo pido
una recompensa de 10,000 libras esterlinas para el caso deque
real i efectivamente destruya i eche a pique uno de los buques
blindados citados ya, acéptase dicha propuesta i, en consecuen­
cia, conforme a lo convenido cou Scott, la casa de Grace Bro­
thers i C.
le entregará la enunciada suma de 10,000 libras
esterlinas despnes de que liaya cumplido el compromiso que
contrae de destruir i echar a pique uno de los blindados Blan­
co Encalada o Lord Cochrane, entendiéndose que si Scott lo­
gra el objeto que se indica i perece en la empresa, corre,spondo
la indicada suma de 10,000 libras a los herederos de Scott. La
Caja Fiscal de este departamento entregará a la ca,sa de Grace
Brothers i C.
certificados de letras, de las que el Gobierno
jirará el 28 de Setiembre próximo contraía Compañía de Gua­
no Peruano Limitada, i conservará eu depósito estos certifica­
dos en garantía del pago que le hará el Gobierno de 10,000
libras esterlinas, si logi'ado el objeto do destruir el blindado
Blanco Enccdada o el blindado Lord Cochrane de la e.scuadra

G U ER RA D EL PACÍFICO.

chilena, por don William A. Scott, tiene que recibir éste o sus
herederos las enunciadas 10,000 libras esterlinas.
Se concede a Scott el plazo de dos meses, contados desde la
fecha en que salga del Callao, para que realice su propósito, que­
dando roto i sin valor ni efecto este contrato si no consigue
su objeto en el plazo indicado, salvo que el Gobierno tenga a
bien prorogar este plazo, quedando entendido que si la guerra
termina ántes de que concluya este plazo, o .si se suspenden
por cualquiera causa las hostilidades, cesa i queda sin efecto
el compromiso del Gobierno con Scott i le retira su autoriza­
ción para el objeto a que esta resolución se refiere.
Dése órden a la casa de Grace Brothers i 0.
para que pro­
porcione a Scott las planchas i tubos que necesita para el apa­
rato que va a construir, i que el valor de ellos, que no escoderá
de 500 soles, lo considere eu su cuenta con el Gobierno. Auto­
rízase al injeniero don Felipe Arancibia para que contrate un
operario que ayude a Scott. Estos gastos se aplicarán a los de
guerra.
Comuniqúese i désen las órdenes correspondientes a la Di­
rección de Contabilidad.
Iz c ü E .

SEGUNDA DECLARACION I RATIFICACION DE GUILLERMO
ALFREDO SCOTT.

En Tocopilla, a bordo del blindado Blanco Encalada, a veinte
dias del mes de Agosto del mismo año, el Juez Fiscal hizo
comparecer ante .sí nuevamente a Guillermo Alfredo Scott,
quien, juramentado en forma, prometió decir verdad en todo lo
que se le pregunta.se.
P. Preguntado ¿ha suscrito Ud. cou su firma un contrato
por el cu-al .se obliga a pagar a Juan Shertzer 10,000 soles en.
caso que logren echar a jiique uno de los blindados chilenos, i
5,000 en caso que sea solo uno de los buques de madera?
E. Dijo que habia firmado un documento en que se obligaba
.a pagar esa suma i que estaba autorizado j)or el Gobierno del
Perú para jirar e.sa.s sumas o mas a favor de quien emplease.
P. ¿Ha recibido Ud. dcl Gobierno del Perú 10,000 libras es­
terlinas como pago del compromiso que tiene para colocar tor­
pedo.? o aplicarlos, de cuyas 10,000 libras, 5,000 están depo.sitadas en casa de su ájente en el Callao señor Witmore?
R. Dijo que no había recibido un solo centavo i qne tampo­
co habia firmado un solo compromiso escrito, i que solo habia
sido verbal ccn el Pre.sidente del Perú Prado, estando pre­
sente el Presidente Daza.
P. ¿Qué compromiso verbal fué el que hizo?
R. Dijo que el compromiso verbal que tenia con el Presiden­
te, era que el Perú le pagaria 10,000 soles en oro por cada
buque que echasen a pique por un torpedo de los colocados en
los puertos de Iquique i Pisagua, queriendo el Presidente que
el mismo dia que convinieron en Arica saliese para Pisagua;
pero habiéndole el declarante demostrado que no tenia los útiles
ni los ingredientes necesarios, le mandó a Lima con un señor
Arancibia para procurárselos.
P. ¿Cómo es que no teniendo compromiso para aplicar lo.s
torpedos, Ud. mismo dirijió en Iquique i Pi.sngna la reparación
del bote-torpedo i venia el bote pi’ovisto de do.s de é.stos con
sus botalones, según consta de .sn declaración?
R. Dijo que el bote habia sido arreglado para servir como
bote-torpedo eu Iquique, como también éstos, i como tenia di­
cho él, nunca ha sido contratado para aplicarlos; mas como sabianque durante el bloqueo la e.scuadra chilena mantenía botes
i vaporcitos que vijilabau en el puerto durante la noche i de­
biendo colocarlos durante ésta, para eso se le habia puesto una
coraza de fierro.
P. ¿Sabe Ud. que hayan otros bote-torpedos en Iquique o
Pi.sagua.?
R. Dijo que habia otro en Iquique preparado para ello, mu­
cho mejor arreglado i cou un andar de 12 a 13 millas o mas.
P. ¿Dónde fué construida esa embarcación i por qué firma?
R. Dijo que habia sido construida en .Inglaterra, pero que
ignoraba la firma del fabricante, i que vino un injeniero exjprofeso para armarlo, trayendo consigo cuatro torpedos eléctricos
con todas sus batetías i útiles, que el bote citado tiene como 30
piés, mas o ménos, casco de fierro con cubierta, lo mismo que
también sabe que deben haber llegado al Callao dos botes mas
con un andar de 18^ milla.s.
P. ¿Qué tiempo requiere Ud. para colocar sus torpedos en
posición i qué medios usa?

R. Dijo que necesitaba cerca de media hora para cada uno i
que solo necesita una embarcación con un pequeño pescante
para amarrarlo i un peso para fondearlo.
P. Diga Ud. cuanto sepa de torpedos que hayan en el Perú.
R. Dijo que solo tenia que agrega.r a lo dicho, qiíe el,
Huáscar tenia dos torpedos pescados a los costados i auto­
máticos.
Con esto se dió por terminada esta declaración, ratificándose
el declarante en ella una vez que le fué leida, i para constancia,
la firmó con el Juez Fiscal i pre-sente escribano.— JF. A . Scott.
— J. G u i l l e r m o P e ñ a . — Ante mí, L. F. V a l e n z u e l a .
.
,
RATIFICACION DEL TESTIGO, TENIENTE CORONEL ROBERTO SOUPER.

En Antofagasta, a veintidós del mismo mes i año, hizo com­
parecer ante sí el señor Fiscal a uno de los testigos, el Tenien­
te Coronel don Roberto Souper, quien, juraracntádo en debida
forma, prometió decir verdad en todo lo que se le preguntase.
P. ¿Reconoce a los individuos que se le presentan i sabe
quiénes .son ellos?
R. Dijo que los individuos que se le habián presentado eran
los rhismos euatro que encontraron tripulando el bote-torpedo
cuando lo apresaron el 15 del rije.
P. Si ,tiene algo que añadir o quitar a su declaración, una
vez que le fué leida.
R. Dijo que no tenia, nada que añadir ni quitar i que se ra­
tificaba en ella, i para constada, la firmó cou el Juez Fiscal i
presente escribano.— Roberto Souper.— J. G u i l l e r m o P e ñ a . —
Ante mí, L. F. V a l e n z u e l a .
RATIFICACION DEL TESTIGO, PATRON DE BOTE JUAN

ARAVENA.

Incontinenti, el .Juez Fiscal hizo comparecer ante sí al p.atron
de bote Juan Aravena, quien, juramentado en debida fonna,
prometió decir verdad en todo lo que se le preguntase.
P. Si reconoce a los individuos que se le han presentado,
si son los mi.smos por quienes ba declarado i .si sabe conió se
llaman.
R. Dijo que reoonocia a los cuatro individuos que se le babiau pre.sentado como los triismos tripulantes del bote-torpedo
apresado por ellos el 15 del rije i por los mismos que há decla­
rado ántes.
P. Si sabe .sus nombres i si tiene algo mas que añadir o
quitar, leida que le fué su declaración.
R. Dijo que no sabia sus nombres, que no tenia nada qne
añadir ni quitar, qne se ratificaba en .su declaración bajo el ju ­
ramento que tiene prestado, i para constancia, la firmó con el
Juez Fiscal i pre.sente e.scribano.— Juan A ravena.— J. G u i ­
l l e r m o P e ñ a . — Ante mí, L. F. V a l e n z u e l a .
RATIFICACION DEL TESTIGO, MARINERO 2. °

FRANCISCO ORTEGAS.

Incontinenti, el Juez Fiscal hizo comparecer ante sí al mari­
nero 2. ® Francisco Ortegas, otro de los tripulantes del boto
del Itata, quien, juramentado en debida forma, prometió decir
verdad en todo lo que se le preguntase.
P. Si reconoce a los individuos que se le han presentado,,
si son los mismos por quienes ha declarado ántes i si sabe co­
mo se llaman.
R. Dijo que conocía a los cuatro individuos que se le han
presentado como los tripulantes del bote-torpedo que habian
apresado el 15 del que rije i que eran los mismos por quienes
habia declarado, que sus nombres no los conocia.
P. Si tiene algo mas que añadir o quitar, leida que le fué es­
ta su declaración.
R. Dijo que no tenia nada que añadir ni quitar, que lo di-,
cho es ia verdad a cargo del juramento que tiene prestado, i
para constancia, la firmó con el Juez Fiscal i presente escriba­
no.— Francisco Ortegas.— J. G u i l l e r m o P e ñ a . — Ante mí,
L. F. V a l e n z u e l a .
VISTA FISCAL.

J. Guillermo Peña, capitán de corbeta de la armada nacio­
nal, nombrado Fiscal para iustinir la presente averiguación
sumaria, i .
.
: "
Vistas las declaraciones i documentos que obran en el pre­
sente sumario contra los cuatro individuos tripulantes del botetorpedo a vapor que fué sorprendido i apresado por la división
naval de Chile, en la mar, al Norte del puerto de Iquique en
la mañana del 15 del actual, reisulta;

31

DOCUMENTOS INÉDITOS.

1. ° Que lo.s cuatro tripulantes ele la mencionada embarca­
ción no son de nacionalidad peruana, siendo todos estranjeros
pertenecientes a países neutrales i cuyos nombres son; Guiller­
mo Alfredo Scott, súbdito inglés, Juan Shertzer, norte-ameri­
cano, Cosme Espiro, griego, i Abraham Brown, de Jamaica i
hombre de color.
2. ° Qne los mencionados individuos han entrado a servir al
Gobierno del Perú con el lin de desti nir i hacer volar los bu­
ques de la escuadra chilena por medio de torpedos, recibiendo
en pago de ello cierta remuneración en dinero en virtud de
contratos o convenios especiales cou el Gobierno del Perú o sus
ajentes.
3. ° Que con este fin salieron del puerto de Pisagua para el
de Iquique en la noche del 14 del que rije, entre 9 i 10, en la
citada embarcación, siendo ésta un bote-torpedo a vapor, con
coraza de fierro i armado i preparado con dos torpedos cargados
con 80 libras de dinamita cada uno, pero sin llevar sus espole­
tas o estalJadores, i a mas llevando tres carabinas Spencer para
defenderse.
4. ° Que durante el viaje que emprendieron i ya cerca del
nierto do Iquique se avistaron con la escuadra chilena, como a
as 12 M. del dia 15 del corriente i trataron de ocultarse to­
rnando la costa, en cuyo momento fueron detenidos por un dis­
paro de cañón del trasporte Itata, i destacando un bote para
apresarlo, fuei'on tomailos ])resos i llevados a bordo del blinda­
do Blanco Encalada.
5. ° Que tomadas sus declaraciones, i en vista de los docu­
mentos liallados en poder de algunos de ellos, que se reji.stran en
autos cou las letras A i B, aparece que el jefe de la espedicion
es el llamado Guillermo Alfredo Scott, torpedista de profesión,
venido e.spresamente de Inglaterra para ofrecer sus .servicios en
la presente guerra, lo.? qne admitidos por el Gobierno dcl Perú,
celebré nn contratro con dicho Gobierno, obligándose a hacer
volar los buques de Chile por medio de torpedo.s, recibiendo en
pago 10,000 soles en pro por cada buque que eche a pique, se­
gún lo e.spone el mismo declarante en su segunda declaración
corriente a fojas 28 a 30 inclusive.
6. ° Que el mismo individuo Scott celebró un contrato e.special con Juan Shertzer para remunerar a éste cou la cantidad
de 10,000 soles por cada blindado que destruyesen i 5,000 poi­
cada buque de madera. Este contrato, hallado en poder de Sbertzer i escrito eu inglés, ha sido reconocido por ámbos declarantes.
7. ^ Que según e-ipone Shertzer, Guillermo Alfredo Scott
ba recibido del Gobierno del Perú 10,000 libras esterlinas,
5,000 de las cuales están aun depositadas en poder de su ajente en el Callao Mr. Witmore.
8. ° Qne los otros dos tripulantes, Cosme E.spiro, de oríjen
griego, i Abraham Brown fueron contratados, el primero como
capital! i ]n-áctico. i el segundo como fogonero para hacer el
viaje a Iquique, sin que por ello ignorasen la clase de embarca­
ción eu que se embarcaban i el objeto para qne era destinada,
baiúéudose por ello cómplices del atentado quedebiaii cometer.
y.
Que los declarantes están contestes en declarar que en
el momento de ser sorprendiilos por los buques de la división
cliileua arrojaron al agua los dos torpedos cargados que lleva­
ban con sus botalones i demás útiles, como las armas de defen­
sa que llevaban, lo que prueba el fin ostensible i agresivo que
tenia por objeto su comi,sion,
10. Que durante los tres últimos meses, Guillermo Alfredo
Scott, i Juan Shertzer se han ocupado eu construir torpedo.?, se­
gún declaraciones i documentos firmados por el injeniero del
Estado Felipe Arancibia, en que se obliga a pag.ar al segundo
de éstos 300 soles mensuales i pago de sus gastos de viaje i
comida porque .sirva como mecánico eu toda clase de trabajo
que le encomiende, cuyo documento se reji-stra en auto.s con la
letra B i lo que también consta en su propia declaración cor­
riente a fojas 21 a 28 inclusive, lo que prueba que estos indi­
viduos estaban a.salariados para hacer cairsa conuui contra los
intereses de Chile.
11. Qne en virtud de las declaraciones babida.s, se presume
que Guillermo Alfredo Scott, jefe de la espedicion, debe tener
uu contrato e.scrito con el Gobierno del Perú, i qne él ha sido
contumaz en negarlo. De tmlo lo mial el Fiscal que siascribe es
de Opinión que Quille'rrno Alfredo Scott i Juan Sliertzer se han
hecho reos por el artículo 20, título IV, tratado V de las Orde­
nanzas Jeneralcs de la Armada, i Co.sme Espiro i Abraham
Brown sus cómplices.— J. G u i l l e r m o P e ñ a .

DILIJENCIA DE HABER ENTREGADO ESTE .SUMARIO.

A veintitrés dias del mes de Agosto del presente año, en vir­
tud de haberse concluido esta averiguación sumaria, el Fiscal,
ante mí el presente escribano, lo entregó al señor Oomandanto
de la (]ivi.sion naval, no habiendo podido hacerlo ántes por encon­
trarse los buques navegando i no ¡loder .ser haliidos los testigos;
constando de 33 caras escritas, dos documentos marcados con
las letras A i B, i una traducción, i de cuatro curasen blanco,
rayadas e inutilizadas, firmando dicho Fiscal i el presente escri­
bano i acompañando una copia de estos autos i de los docu­
mentos que obren.— J. G u i l l e r m o P e ñ a . — Ante mí, L. P.
V a le n z u e la .

XXVI.
Necesidad de un plan de seña!e.s en la ca.sta.
NÚM. 6 . — MINISTRO DE LA GUERRA EN CAMPAÑA.

Antofagasta, Setiembre 1. ® de 1S79.
En el último viaje del blindado Blanco Encalada a este
puerto, donde tan urjente era su presencia, demoró algunas
lloras en Chañaral a causa de falsas señales trasmitidas de
aquel punto. Seria conveniente, por tanto, ordenar una inve.stigacion sobre este asunto i dictar las di.sposicioiies consiguien­
tes para evitar la repetición de tales hechos.
La buena organización de uu servicio de señales en nuestra
costa es de tal importancia, que estimo de mas insistir en la
conveniencia qne hai en regidarizarlo. Mediante él, nuestras
naves aprovecbarian horas mui preciosas, que ahora pierden en­
trando a los puertos en demanda de órdenes o noticias.
El telégrafo de Caldera a este puerto se resiente algo tam­
bién de la falta de buenos empleados, por lo qne creo mui ne­
cesario dotar de empleados de reconocida competencia las ofi­
cinas telegráficas a que aludo, aunque haya que iiagar mayores
sueldos por ahora.
Dios guarde a V. S.
R . SOTOMAYOR.
Al señor Ministro de la Quei-ra i M.arina.— Santiago.

NÚM. 9 . — MINLSTRO DE LA

GUERRA EN CAMPAÑA.

Antofagasta, Setiembre 3 de 1S79.
En el viaje que el blindado Blanco Encalada hizo de.sde
Caldera en dirección a este puerto, el 27 del pasado, para per­
seguir al Huáscar que se babia jn-escntado eu esta bahía la
noche del 25, fué detenido enfrente de Chañaral por señales
erradas que .se le hicieron de dicho imei to. For esas .señales se
le anunció primero que el Iliiáscur estaba a las inmediaciones
i (lespues qne estaba dentro del puerto. Esta circunstancia re­
tardó la llegada del Blanco en tiempo oportuno el dia 28, en el
que tuvo lugar el combate de que V. S. tiene conocimiento.
Este contratiempo- demuestra la necesidad de tener un plan
de señales en toda la costa, en relat-ion con la escuadra de
operacione.s, i que este servicio se li.'iga por personas que ten­
gan la debida competencia i responsabilic ad.
La Comandancia Jeneral de Marina podría determinar el
plan de señale.?, comunicar instrucciones para .su servicio a los
puertos i a los jefe.? de la e.scuadra, i cambiar ese plan de
tiempo en tiempo para conservarlo en reserva todo el que sea
posible.
Se ha notado igualmente, en algunos caso.s, qne los enc.argados del servicio de telégrafos del Estado trasmiten con lijereza falsas alarmas, que han perturbado las ojieraciones marí­
timas. Así aconteció eu Taltal i Puposo, de donde se comunicó
al Jeneral eu Jefe del ejército, erróneamente, la presencia del
Huáscar i de la corbeta peruana Union en aquellas aguas el
22 del pasado. He pedido ;d señor Intendente de Atacama
que haga a los empleados de la provincia de su mando las
correspondientes prevenoiones a e.stc ro.^iiecto.
Por el Mini.?terio de V. S., pueden dii;Lar.se las medidas que
estime convenientes para que el servicio de .señales i telégra­
fos, en relación con la gnerra, ,sea mejor atendido.
Dios guarde a V. S.
R . SOTOMAYOR.
Al señor Miuistro de Guerra i Marina.— Santi.a"o.

45."

32

G U ER RA D EL PACÍFICO.

XX VIL
Instrucciones coninnicartas por don Rafael Sotom ayor
al Comandante del “ lílaneo Encalada” para obrar en
el ca.so que la “ Union” linbicsc capturado al vapor
“ Genovcsc” con armamento para Chile.
MINISTRO DE LA GUERRA EN CAMPAÑA.

Antofagasta, Setiembre 2 de 1879.

nes 1 do los resultados obtenidos eu consecuencia délas opera­
ciones que emprendiere.
'

R a f a e l S otom ayor.

Al señor Comandante del blindado Blanco Encajada.

XXYIIL
Parte oficial del Comandante del blind.ado “ Blanco
Encalada” dando cuenta de su comisión a Arica.

Por disposición suprema, V. S. se pondrá en marcha inme­
m i n i s t r o d e l a GUERRA EN. CAMPAÑA,
.
diatamente con el trasporte Itata, que irá a sus órdenes* para
el puerto de Tocopilla, procurando llegar allí en la maüana del
Antofagasta, Setiembre 16 de 1879.
4. .Sin pérdida de tiempo, se procederá al desembarque del ReAcompaño
a
V.
S.
copia
del parte oficia! que me ha pasado
jimiento Santiago con los víveres i útiles embarcados en dichotrasporte a ese destino. SiV . S. no tuviere suficiente carbón a. el comandante dcl M ajíco Encalada, dándome cuenta del re­
sultado de su última comisión.
.
bordo del buque de sn mando, aprovechará con toda dilijencia
Dios guarde a V. S.
el tiempo estrictamente necesario para trasbordarlo en el men­
/
R. S o t o m a y o r .
cionado puerto de Tocopilla. Provisto de suficiente carbón,
V. S. continuará en viaje al Norte i fuera de la vista de tierra,
Al señor Ministro de Marina.— Santiago.
con el objeto que espreso a continuación. Es escusado que re­
comiende a V. S. el ausilio que puedan prestar todas las em­
COMANDANCIA DEL " b LANCO ENCALADA.”
barcaciones de su buque para activar el desembarco de la tro-,
pa, de modo que quedo mas tiempo disponible para el trasbordo
A bordo del blindado "Blanco Encalada,” Antofagasta, Se­
de carbón.
tiembre 16 de 1879.
Se han tenido noticias seguras de que la corbeta peruana
Después de la comunicación que tuve el honor de dirijir a
Union se encontraba el 16 del próximo pasado en el estrecho de
V. S., con fecha 5 del actual, desde el puerto de Tocopilla, en
Magallanes a caza de un trasporte que viene desde Europa con
pertrechos de guerra. Se calcula que el trasporte debia pasar qne anunciaba mi salida al meridiano de aquel dia, continuaré
dando cuenta de la comisión que me fué confiada.
por el estrecho del 25 al 30 de Agosto. La corbeta nacional
En la maiiana del 6, navegando con rumbo a mi destino, so
O’Higgins i el Amazonas salieron del puerto de Valparaíso en
avistó una vela por la proa, a la que se dió caza, resultando ser
protección del indicado trasporte i debian estar eu el estrecho,
una barca italiana, procedente del Callao, qne navegaba eu de­
según se calcula, del 30 al 31 del mismo mes.
manda de Iquique. En la noche de este mismo dia me encon­
Según estos antecedentes, ha podido-suceder qne la corbeta
Union baya apresado nuestro trasporte i que con él regrese a traba en el punto que se me liabia designado para establecer
alguno de los puertos del Perú. Por si esta eventualidad se lia nuestro crucero i desde esa fecha hasta la noche del 8 no ocur­
rió novedad, pero a las 11 de la citada noche, se dejó ver
realizado, V. S. tiene el encargo importante i de confianza de
una luz en el horizonte, se hizo rumbo en demanda de ella i
colocarse con los buques de su mando frente al puerto de Ari­
ca, para que si la nave enemiga recala, como es probable, en después de buscarla inútilmente durante algún tiempo, se con­
tinuó el cumplimiento de la preferente comisión que se me te­
esc puerto, buscando la protección de sus fortificaciones, la
nia encomendada.
ataque i represe el trasporte, si es posible.
Al aclarar del 9, se avistó por el Noroeste un buque de vela,
Otros buques de la escuadra irán a otros puntos de la costa
que, reconocido, resultó ser una barca inglesa en viaje de Arica
peruana con el mismo objeto que V. S., si nuevos datos auto­
a Iquique.
rizan acrecí-que el apresamiento ba tenido lugar. Determinado
Hasta la mañana dcl 12 .se continuó el crucero sin otra no­
el objeto de lo qiie tuca a V. S. deseinpeñar, tomará todas las
vedad; pero al levantarse la calina de este dia, se divisó como
precauciones precisas i que le aconseje su prudencia para lle­
a ocho millas al Este una embarcación a vapor, se forzó Ja má­
gar con prontitud i oportunamente frente al puerto de Arica.
quina para reconocerla, resultando ser la cañonera peruana
Debe V. S. hacer su viaje desde Tocopilla i cruzar frente a
Pilcomayo, qne al parecer venia de Arica en reconocimiento do
Arica, de modo que no se aperciba su presencia en esas aguas
nuestro convoi. Tan prouto como el buque enemigo se aperci­
desde tierra para que el enemigo no reciba aviso.
bió que íbamos en su demanda, viró sobre Arica, forzando su
La voluntad del Supremo Gobierno es que V. S. se encuen­
andar.
tre en el puerto designado i a la prudente distancia de tierra,
Se hicieron señales al vapor Ita la para que la diese caza i la
qne V. S. determinará, en la noche del 6 del presente a mas
reconocie.se miéntras el Blanco, con su pesado andar, podía
tardai-.
aproximarse para batirla; pero todo intento fué inútil, pues el
buque enemigo, aprovechando su ventajo.sa marcha, se alejó de
Colocado en aquellas aguas, V. S. procurará dominar con
nosotros considerablemente. Hallándonos como a 20 millas del
los dos buques de su mando la mayor zona posible de observa­
puerto de Arica i vieudo lo infructuoso de la persecución que
ción para poder avistar a los que se dirijan al puerto.
se hacia, .se liizo señales al Itata de suspenderla para continuar
V. S. permanecerá en el crucero que se le designa hasta el
en el crucero, que era motivo de preferencia según las instruc­
dia 12 del presente, si áutes no hubiere tenido la oportunidad
ciones de V. S .; pero al jirar el mencionado vapor, jiró también
de atacar a la Union o al trasporte, o no hubiera recibido nue­
la Pilcomayo i a una distancia de que, según cálculo, no bajaba
vas órdenes.
de 10,000 metros, rompió sus fuegos sobre nuestro trasporte, el
Si durante el tiempo que V. S. ya a permanecer frente al que contestó para afirma.r su bandera. El proceder del buque
puerto de Arica se preseutau a sus inmediaciones otros buques
peruano me dejó claramente convencido de que se procuraba
enemigos, V. S. los atacará i perseguirá, pero sin olvidar el ob­
a todo trance llevarnos a empeñar un combate bajo las fortifi­
jeto principal de su misión, salvo el ca-so de ser, a juicio de
caciones de Arica, donde él poco después se refujió.
V. S., de mayor importancia el resultado de la persecución; eu
El resto del dia se ocupó con preferencia en atender nuestra
este último caso, tomará V. S. las medidas que crea prudentes,
importante comisión, en que habiendo terminado el plazo fija­
según las circunstancias i según sea la gravedad de los acon­
do para el crucero, al oscurecer i despnes de haber hecho al­
tecimientos que tengan lugar. Queda, pues, V. S. suficiente­ gunas reparaciones indispensables en el departamento de la
mente autorizado para salir del tenor literal de estas instruc­ máquina, abandoné aquellas aguas con rumbo a Iquique, no
ciones, siempre que lo requieran la seguridad de los buques de
permitiéndome el poco andar del Blanco llegar a este puerto
su mando o la importancia de otras operaciones a su alcance
áutes de las 7 A. M. Eu la bahía habia 11 buques mercantes,
con probabilidades de éxito.
el vapor de la línea inglesa Chile i la cañonera francesa Decr^s.
Despnes de un detenida reconocimiento del puerto i sus al­
V. S. cuidará de dar cuenta oportunamente de los motivos
rededores, puedo asegurar a V. S. que no hai nada visible des­
que hayan determinado a V. S. a separarse de estas instruccio­

DOCUMENTOS INÉDITOS.

de el nxvv que demuestre que se hagan trabajos de fortificación.
De.sde Clieurañata hice rumbo al Oeste en reconocimiento de
nna vela que se divisaba en el horizonte, la que, reconocida, re­
sultó ser una barca inglesa que se dirijia al puerto.
Desde esa fecha, continué mi viaje de regreso, tocando en
Tocopilla por si liabia órdenes de V. S. que cumplir i para tras­
bordar carbou que nos pi'incipiaba a escasear.
Eu Tocopilla no ocunia novedad, de cuyo puerto zarpé ayer,
fondeando en ésta hoi a las 7 A. M.
Creo llegado el momento do hacer presente a V'. S. que es
indispensable que este blindado apague sus fuegos por algunos
dias, a fin de que se pueda recorrer su máquina i calderos,
aprovechando el tiempo qne .se emplee en estos trabajos para
limpiar los fondos i poner un buen número de planchas de zinc
que se han desprendido, necesidade.s indispensables ya para la
conservación de la máquina i casco, como para conseguir ini
mejor andar, que en esta espedicion no ba podiilo ser mas de
nueve millas a toda fuerza.
Adjunto a V. S. un cróquis del crucero que se rae mandó
hacer.
Dios guarde a Y. S.
J u a n E. L oi^ ez.

33

mas que V. S. debe emprender, tendrá esas adiciones i modifi­
caciones como parte integrante de las in.strucciones recibidas.
Dios guarde a V. S.
D. S a n t a M a r í a .
Al señor Comandaute en Jefe de la escnadra.

NÚM.

3.— COMANDANCIA

JENERAL DE LA ESCUADRA.

Valparaiso, Setiembre 19 de 1879.
Señor Ministro:
Tengo el honor de acus.ar a V. S. recibo de has instrucciones
sobre las operaciones de la escuadra bajo mi mando, que cou
fecha 17 del corriente V. S. se sirvió imparlirme, como asimismo
del decreto sobre presas i la nota, fecha de ayer, para modificar
las anteriores instrucciones, si así lo di.spusiese el señor Ministro
de Marina en Antofagasta.
Escusado es decir a V. S.que])Oudré todo el celo de mi parte
para el mejor cumplimiento de la comisión ipie .se me ba con­
fiado.
Dios guarde a V. S.
G a l v a r in o

Al M'iiiistru de la Guerra en Campaña.

R iv e r o s . ( l )

Al señor Miuistro de Guerra i Marina.

XXIX.

XXX.

liisti'iiccioiias dadas al Goiiiaiidautc Janeral de la es­
cuadra don Galvariau itiveros.

Se exije a la Compañía Inglesa de Vapores la neutrali­
dad
deben ob,servar los capitanes de sns naves,

NÚM. 1 ,9 0 9 .— MINISTERIO DE GUERRA I MARINA.
NÚM. l , 9 8 á . — m i n i s t e r i o d e g u e r r a i m a r i n a .

Santiago, Setiembre 17 de 1S79.
Para los fines correspondientes, remito a V. S. nn ejemplar
de las instrucciones a que debe ajustar.se el Comandante en
Jefe de la escuadra en la campaña marítima que va a em­
prenderse.
Dios guarde a V. S.
D. S a n t a M a r í a .
Al secretario do la Comandancia en Jefe de la escuadra don Ensebio Lillo.

NÚM.

1 ,9 1 0 . — MINISTERIO DE GUERRA I MARINA.

Santiago, Setiembre 17 de 1879.
llemito a V. S. adjuntas las instrucciones con arreglo a las
cuales procederá V. S. en las operaciones bélic.as que debe em­
prender como Comandaute en Jefe de la escuadra nacional.
Dios guarde a V. S.
D. S a n t a m a r ía .
Al Comandante en Jefe de la escuadra. Capitán de Navio graduado
Galvarino Riveros.

don

Santiago, Setiembre 25 de 1879.
Después que V. S. se imponga de la nota que me ba dirijido
con fecha de ayer la Comandancia Jeneral de Marina, bajo el
m'iinero 2,070, acerca de la conducta observada por el c.apitan
del vapor lio de la Compañía Inglesa, V. S. llamará al ájente
de esta compañía con el lin de in.struirle de los procedimientos
del referido capitán, i de mariiíestarle que el Gobierno desea i
exije que los empleados de las naves de la compañía guarden
los deberes que la neutralidad impone en las presentes circuns­
tancias. De otra manera, el Gobierno se veria en la nece.sidad
de adoptar medidas eficaces para conseguir esa neutralidad.
Desde luego, i en vista de los hechos denunciados, el Go­
bierno estima indi.spensable que el capitau del lio sea de­
sembarcado de ese vapor i que no se le ocupe en otros bu­
ques que hagan la misma carrera en esta costa del Pacífico.
Adoptando esta medida, la compañía daria nna prueba de que
realmente quiere guardar los deberes de la neutralidad eu la
guerra que sostenemos contra el Gobierno riel Perú.
Dios guarde a V. S.
J o s é A. G a n d a r i l l a s .
Al Ictcndeate de Valparaíso.

NÚM. 1 , 9 2 9 . — MINISTERIO DE GUERRA I MARINA.

Santiago, Setiembre 18 de 1879.
Remito a V. S. en copia autorizada las instrucciones que
por este Ministerio se han trasmitido al Comandante en Jefe
de la escnadra, a fin de que subordine a ellas las operaciones
marítimas. Y. S. en su vista, puede adicionarlas en todas aque­
lla.? partes que lo crea necesario o modificarlas, si así le pare­
ciere conveniente para el mejor éxito de dichas operaciones.
Dios guarde a V. S.
D. S a n t a M a r í a .

XXXI.
Parte oíicial del Comandante dcl blindado “ .41mirante
Cochrane” don Juan Jo.sc Latorre, dando cuenta del
comportamiento ob.servad© por lo.s jcíe.s, oíieiales i
tripulación del buque de su mando eu el combate de
Aligamos.
NÚM. 9 1 . — COMANDANCIA DEL BLINDADO “ ALMIRANTE
COCHRANE.”

Al señor Ministro de Marina en comisión don Rafael Sotomayor.

Antofagasta, Octubre 12 de 1879.
NÚM.

1,931 -

MINISTERIO

DE GUERRA I MARINA.

Santiago, Setiembre 18 de 1879.
Prevengo a V. S. que envió al señor Ministro de Guerra i
Marina don Rafael Sotomayor, que se encuentra en Autofagasta, copia de las instrucciones qne ba recibido V. S.
Si el señor Ministro las adicionare o modificare, por creerlo
así conveniente para el mejor éxito de las operaciones marítiT o m o V .— 5

Cumpliendo con lo qne e.?ponia a V. S. en el final de mi
nota de 8 del actual, número 86, (2) puedo informar a V. S. lo
siguiente:
El servicio de la batería dirijida por el 2.
comandante,
capitán de corbeta graduado señor Miguel Gaona, fué admira­
ble. Su recoiiiendaciou se osteula en los certeros balazos que
(1) Las instrucciones figuran en el tomo I, pájina -174.
(2) 'i'omo I, pAjina 492.

GU ER RA DEL PACÍFICO.

34-

tiene el Huáscar, el órdeu i el entusiasmo reinaban en la dota­
ción de ella. A su vez, dicho jefe me recomienda la mni ejem­
plar conducta observada en ese lugar por el teniente 1. ® , oficial
de detall, señor .Juan M. Sirapsoii i el buen desempeño de los
tenientés 1. ® señores .Javier Baraliona i Federico Chaigneau, los cuales, con el entusiasmo de que ya han dado repeti­
das pruebas, secundabau convenientemente las órdenes que se
impartían, corno igualmente los guardia-marinas señores Recareclo Arnengual, Pedro .líencoret, José Jj UÍs ValenzuelaJ Ricar lo
Beanyancy, aspirantes, inariuería i tropa que guarnecían la
hatería, cuyo cumplimiento de su deber estuvo a la altura que
las circunstancias lo requerían; haciendo, sin embargo, especial
mención de lus cabos de cañón, guardián señor Pedro Saez,
ratron de hotii Juan Francisco Muñoz, i capitán de altos AlJÍno Sánchez por sus correctas punterías, que jeueralmente al­
canzaban el blanco.
Sobre cubierta, el teniente 1. ° señor Juan Tomás Rogers,
jefe del trozo de aparejadores, i el teniente 1. ° señor Ramón
Serrano, oficial piloto, curiipliau con sus deberes a mi entera
satisfacción.
El teniente 2. ® don Policarpo Toro, jefe de la brigada de
incendio, acompañado de los guardia-marinas Onofre Perez i
Vicente Merino, ciimplian asimismo en los mejores términos.
El guardia-marina señor Luis V. Contreras, en la cofa de
trinquete i a intervalos bajo un nutrido fuego de ametrallado­
ra, media ia distancia con toda la serenidad i precisión nece­
saria para el caso. Igual sangre fria manifestaban los guardiamarinas señores Ricardo Borcosque i Miguel Tejeda, encar­
gados de manejar los telégrafos del puente de combate, i mis
ayudantes, los aspirantes Abelardo PIzarro i Ferrain Edwards.
El servicio de la máquina fué magnífico, tanto por la pres­
teza con que se obedecía a las indicaciones del que suscribe,
cuanto por el andar del buque, el cual hubo momentos en que
fué superior al obtenido durante la última prueba en Valpa­
raiso, lo que recomienda altamente al intelijente injeniero 1. °
señor Juan Mac. Fberson por su buena dirección, i, en jeneral,
a todo el cuerpo de injenieros del buque.
El teniente Simpson, acompañado del teniente Piogers i del
injeniero 3. ® señor Cárlos Warner, con el condestable, mari­
nería, tropa i jente de máquina necesaria, fué comi.sionacto para
tomar posesión del buque rendido. Dicho oficial llevó a cabo
la comisión con todas las precauciones necesarias para el caso,
apostando centinelas en santabárbara, pañol de espíritu, etc.,
i apagando un incendio que se habia declarado debajo de la
torre del comaudante. Eu este acto, se hizo notar el injeniero
3. ° señor Cárlos Wa.rner con el fogonero 1. ° José María Car­
rasco, cortando con tino i viveza la inundación de agua que
habia ya invadido los ceniceros de las calderas i haciendo fun­
cionar pronto la máquina para achicar con las bombas de ésta,
pues el enemigo, ántes de rendirse, abrió las válvulas i com­
partimientos i aflojó la tapa de un condensador. Estando el bu­
que en dispo,siciou de moverse, llegó a bordo el capitán de cor­
beta señor Guillermo Peña con el injeniero 1. ° del Blanco
Encalada a hacerse cargo de él, de órden del señor Comau­
dante en Jefe, lo que se efectuó en el acto.
Como el nvnnero de herido.? por nuestra parte fué relativa­
mente pequeño, el servicio de enfermería so empleó mas bien
eu los enemigos cou toda atención, por parte de los cirujanos
señores Manuel F. Ag\iivre i Rodolfo Serrano, acompañados
del contador 1. ® señor Emilio 1/orca, quien graciosamente se
prestó a desempeñar las funciones de ayudante.
H e dejado .acápite oportuno para hacer también mención
e.special del capellán señor Camilo Ürtúzar, quien, habiéndo­
me solicitado ántes de la acción el permi.so para dirijir algu­
nas palabras a la tripulación, lo hizo en una alocución patrió­
tica tal, que no dudo de su .saludable influencia en el éxito del
combate.
Dios guarde a V. S.
J. J. L a t o r r e .
Al sefior Coinanilante en Jefe ele la escuadra.

IX XII.
Relación de las averías síiirldas por el Mimlaflo “ Almi­
rante CocUrjíjie” en el eojufiate tlcAnganios, el 8 <lc
Octubre de 1870.
Casco.— Una granada Palli.scr de 300 libras penetró en el cos­
tado de estribor a proa i fué a caer encima de la escotilla de

proa de la cubierta de la batería. Destrozó completamente Ja
cocina, ventilador de babor, soporte de la bita e hizo con los
astillazos i peonería de la cocina otros daños de poca conside­
ración en la amurada i ventiladores.
Una id. id., penetró el costado por la aleta de estribor, atra­
vesando el camarote del comandante, cantina de id., sala de
armas i dep.artamcnto de la guarnición; chocó en él mamparo
blindado i atravesó en seguida el costado inmediato a la porta.
De.struyó en su tránsito el camarote del comandaíite; cantina
de id., parte de los mamparos de la sala de armas, cubicbetede
id-, armerillos, uu tuvo cohetero, la botica, cuarteles, puntales
del departamento de la guarnición, camiseta de la máquina, pa­
ñol del piloto e hizo una pequeña hendidura eu el mamparo
blindado, brocal del cañón 6 i .se llevó la porta inferior de éste.
Los astillazos penetraron en la cámara del comandante, la de
oficiales i camarote.? de la sala de armas, donde rompieron e.spejos, persianas, etc. Es probable haya hecho esplosion a su
salida.
Una id. id., chocó contra la plancha superior del recinto del
blindaje de la batería, haciendo una hendidura de 15^ pulga­
das de largo i 9 de ancho. Removió toda la plancha con sus
pernos i parte del forro interior. Hizo esplosion al chocar bajo
un ángulo de 35°.
Uua id. id., en el portalón a estribor, cerca de la línea do
agua, no haciendo daño por venir el proyectil a chocar con nn
ángulo mui agudo
Arboladura.— Tronchado el pescante de la gata a babor i
perdidos los vientos de cadena i cuadernales de la gata i pe.scador.
De.strozado los dos tangones i quebrada.? una bigote de la jar­
cia de trinquete.
Cortados.— Dos obenques de la jarcia de trinquete a estribor.
Dos id. mayor a estribor.
Dos id. mesana a babor.
Amartillos de la verga de trinquete.
Brazas id. id.
Brioles i apagapenoles de id.
Ostas del pico trinquete i mayor.
Driza de boca i pico del de mesana.
Dos acollarlores de la jarcia de trinquete.
Amantillo de cadena de la pluma.
Ostas de id.
'J'iras de los pescantes de la lancha a vapor.
Culebras alrededor de la jarcia.
Dos auteones de la verga de trinquete.
Mayor parte de los flechantes.
Catorce tiros de ametralladora penetraron en la chimenea i
tubo de escape.
Dos id. el blindaje de la cofa de mesana.
Dos id. el primer bote.
Uno id. la canoa del comandante.
Dos id. la salva-vida de patente a estribor.
Mejillones de Chile, Noviembre 10 de 1879.
J uan

M . S im p s o n ,

Oficial de Detall.

XXXIII.
Arniaiuciito por el “ OTara,nlicii.sc” i otros pcrtrccho.s <lc
guerra para €UiIc.
NÚM.

2,138.— MINISTERIO

DE GUERRA 1 MARINA.

Santiago, Octubre 13 de 1879.
El Ministro Plenipotenciario de la República en Francia i
Gran Bretaña, con fecha 5 del mes próximo pasado, me dice,
entre otras cosas, lo qne sigue:
“ Pava evitar repeticiones, a.dvertiré, ante todo, que en los
momentos actuales me encuentro a punto de despachar un bu­
que llamado ATaranhense, de cuyo contrato i cargamento he
estado ocupándome desde la salida del Genovese.
” Bote-torpedo.— Despnes de la inútil tentativa para despa­
char esta embarcación, de que di cuenta a V. S. en mi citada
nota, buho que recurrir al arbitrio de dividir los bultos, euviando el caldero a Francia por nn puerto de Inglaterra, i por
otro puerto los bultos que componen el bote. Para ejecutar

35

DOCUMENTOS INÉDITOS.

este plan, era menester principiar préviamente por sac.ar las
embarcaciones ele manos de las autoridades de la aduana de
Hill, (pie la liabian euib.argado. El secietario de esta Ijcgacion,
a (piicn tengo comisionado en Lóndres para ejecutar todo lo
(pie yo lio pueda atender ahí, personalmente se encargó de las
dilijencia.? i las llevó a cabo con toda felicidad, tra.sladándo.se
él mismo a liill, donde despachó los bidtos para Amberes, i
llevándose el caldero a íjóudres, de.?de donde lo remitió al Ha­
vre. Hoi éste i los otros bultos, se encuentran eüibarcado.s en
el Marmihense. En el mismo bucpie se hallan también el apa­
rejo para la aplicación de los torpedos i las cajas para éstos,
enviados a Amberes desde otro punto i en uu vapor distinto.
"Según parecer del comstructor, apoyado por el dictámen del
comandante Lynch, era necesario enviar a Chile un obrero
capaz de .armar el bote i dejarlo en perfecto estado de servicio.
Con este lin, di órden al señor Moría Vicuña que contratase
un injeniero de la misma casa del constructor para que se en­
cargue de ese trabajo. En cumplimiento de esta disposición,
contrató el señor secretario a Mr. Erederick llenwiek, ciue
para mayor seguridad he di.spuesto se traslade a Chile, no por
el vapor que lleva el bote, sino por el de la Compañía del Pa­
cífico, (pie lleva la presente nota.
"Adjunta se servirá encontrar V. S. copia del contrato. Por
este documento, verá V. S. que el Gobierno debe proporcionar
a Mr. llenwiek los operarios i demás elementos necesarios pa­
ra armar el bote, que el sueldo de este injeniero es de £ 30
al mes, que dicho .sueldo será p.agado por la Leg.acion en Lón­
dres al representante de Mr. llenwiek, i que deberá pagarse a
éste en el vapor de la línea de Magallanes uu pa.s.aje en segun­
da clase para regresar a Inglaterra, cuando haya terminado su
comisión.
” A rú ilería .— En mi citada nota, e.spliqué a V. S. torios los
pasos que liabia dado para llevar a efecto la órdeu telegráfica
de adquirir 12 cañones de.stiuados a baterías de tierra i seis
para la marina. Nada tengo que agregar con respecto a los
primeros, i tocante a los segundos hablaré en mi nota al Mi­
nisterio de la Guerra.
" Vestm rio.— Conforme lo anuncié a V. S., di a Lóndres, sin
pérdida de tiempo, las órdenes convenientes para que se lucie­
se el pedido eu nota de 31 de Mayo. Por el vapor siguiente,
recibí la de V. S. do 10 de .lunio, con un duplicado del en­
cargo de aquélla, i una lista de artículos adicionales, qne tras­
mití a Lóndres inmediatamente. Todo lia podido conclnir.se a
nuestra entera satisfacción; pues, recomendé que todo fue.se
de la mejor calidad i la in.speccioii pericial mni .severa. Según
me informa el señor secretario, el coinamlante Lynch ha visto
el vestuario i decl.arado que es inmejorable. Adjuntas, remito
facturas orijinales del encargo, marcadas cou los números 2,
3 i 4. Esas facturas e.spiGsaii la marca del número i el conte­
nido de cada caja, de modo que para su di.stribucion b.astará
mandarlas a la autoridad que se encargue de recibir el carga­
mento del Maraithense.
” A iaeti-ülUubras.— líl ñlaranhense conduce a su bordo las
tres mitrailleiises sistema líotchkins, deque he hablado a V. S.
en mi.s comunicaciones anteriores. Adjunta encontrará V. S.,
bajo el número 5, uua factura de esas armas con sus muni­
ciones.
"Ruego a V. S. conservar ese documento, que me servirá de
referencia como justificativo délas cuentas que rendiré mas
tarde.
"Bote-torpedo.— Omití bajo e.ste rubro recomendar al prin­
cipio, como lo hago aquí mui especialmente, que se sirva V. S.
dar órdenes mui estrictas para que no se abran sino en presen­
cia del injeniero Renwick los cajones en que va embalado el
yacht, que constan del manifiesto que llevará el capitán. Los
22 cajones van marcados J. O. C. i el caldero para el bote
J. G. P. El aparejo va en cuatro cajas marcadas L. A. L. en
diamante, con el nombre Steel sha/ts, i las cajas marcadas O.
en diamante, i los números 670 i 6S9 son para los torpedo.?. El
único modo de hacer responsable a los fabricantes de cualquie­
ra falta, es que no se abra nada sino en presencia del injeniero.
"Canon para el buque conprado.— En nota separada, doi
cuenta de la salida del vapor Belle, comprado para armarse en
guerra. Adjunta, remito ahora a V. S., marcada coa el número
G bis, uua lista completa de las cajas que contienen dicho ca­
ñón cou su cureña, rieles, muuicioaes, etc., ijue van a bordo
del Maranheme.
"liste canon está destinado a dicho vapor Belle.
"También lleva el Marauhense para el Belle una ametralla­

dora Nordenfí'eit en tres cajas, marcada? M. P. 78/SO con el
nombre de cases marchinery. Las mnnÍLÍones van en la? cajas
M. P.S I/89. Todo e.sto consta dcl manifiesto que lleva el capitán.
"Faltan .solo, para completar el armamento dcl Belle, los dos
cañones de a 40, de cuya remesa de la fabrica no so me ha
avisado todíivía.
"Lleva también el Mara¡ihense])'.\vA e.se Ministerio, .seis Ufeborys (boyas) cou todos .sus aparatos i anexo.?, que constan de
la lista acompañada bajo el número 7, en la que .se desiyoan
las rmircas, número i peso de las cajas.
"Van asimismo 10 cajas marcadas S. B. 3,249— 54, 3,266
— 9, qne contienen los refractóles que no alcanzaron a manda­
se en el Genovese, i qne completan el pedido de los cu.atro apa­
ratos luz eléctrica qne se mandaron por dicho buque.”
Lo que trascribo a V, S. para que, tan pronto como llegue a
e.se puerto el buque Marankeuse, proceda a recibir los elemen­
tos que ese biuiue trae para el servicio de la marina, i a que
hace referencia el oficio que queda trascrito. Con tal lin, remito
a V. S. adjuntos los documentos señalado.? con los números 2,
3 i 4, que son las facturas del vestuario para la marinería en­
cargado por indicación del antecesor de V. S., i el marcado cou
el número 5, referente a las ametrallador.!.? Hotcbkiiis; el se­
ñalado con el número 6 bis, relativo al cañón de llÁ toneladas
que so destina ai vapor Bdle\ el número 7, referente a seis
boyas con todos sus aparatos; i liiialmeute, otro documento
sin número, que se refiere a los aparejos destinados al botetorpedo.
Como los documento.? referidos deben tcner.se presente eu
este Ministerio para la aprobación de! Miui.stro de Chile, en­
cargo mui especialmente a V. ¡8. que me los devuelva tau pron­
to como se baya hecho la rocepciou de lo.? artículos de que
se trata. Quizás seria mas convenieute cjue de.sde luego hicie­
ra tomar copia de ellos i devolviese los orijinales a este Minis­
terio.
Dios guarde a V. S.
D. S a n t a M a r í a .
Al latenclente Jeneral del Ejércllo i Ai-m.-ida.

NÚM.

2,152.— MINISTERIO DE

GUERRA I MARINA.

Santiago, Octubre l-tf de 1879.
Trasmita V. S. por vapor al Ministro de Chile en Francia la
siguiente comunicación;
He recibido la nota de V. S., fecha 5 de Setiembre último,
número 9, i debo dar a V. S. alguna? esplicaciones acerca do
los encargos de que en ella se trata.
A la fecha, V. S. debe haber recibido el oficio ríe este Minis­
terio de 26 de Julio, en el cual se le reiteraba el encargo conte­
nido en la comunicación del 23 del mismo del Ministro de Cliile
eu Buenos Aires, i habrá, eu consecuencia, notado el error come­
tido en la trasmisión telegráfica. La palabra Lighlnlng (en in­
glés relámpago) con que se de.signó el si.stema de bote-torpe­
dos no e.s el nombre (le mi fabricante sino el de una embarca­
ción de e.se jénero, perteneciente al Gobierno británico i qne es
uu tipo mni conocido en la materia.
Con relación al encargo mismo, i ya qne en pocos dias mas
llegará el buque en cjue viene el bote construido por íarroiv,
debo agregar a V. S. qne el Gobierno quiere tener aun otro
bote idéntico a ese o del tipo del Lightning. Si V. S. ha pro­
cedido a contratar otra embarcación como la venida en el iMaranhense, lia interju-etado inen los de.seos del Gobierno, mas si
hubiere suspendido su.? dilijencia? a e?e re?pecto, debe reanu­
darlas p.ara realizar la adquisición de que .se trata. Croo con­
veniente añadir que el fabricante larrow tiene merecida reputucion en esa cla.?e de construcciones.
Además de la embarcación de que acabo de hablarle, V. S.
procederá a contratar la coinstrucción de otro? dos botes lanza­
torpedos de menores dimensiones qne aquella, de manera que
puedan ¡?er llevados a bordo por nuestros buques de guerra.
El capitau Lynch, conocedor do nuestros buques i eu situ.acion
allí de estimar las cualidades de esos botes, según sus dimen­
siones, podrá lijar su tamaño i clase, iirocnrando. en todo caso,
conciliar estas dos coiidicioiio? capitales: láoilidail de ser con­
ducidos a bordo i la mayor velocidad de andar. For lo demás,
cada bote debe venir provisto de todos lo.? accesorios (pie fue­
ren mene.?ter, teniendo presente que aquí nada de eso se en­
cuentra.

■•Tí-"

36

G U ER RA D EL PACÍFICO.

Por lo qne toca a las ametralladoras, además de las siete
compradas ya por V. S. i de las cinco que la casa constructora
debe haber entregado el 1.5 de Setiembre, comprará V. S., aun,
cuatro mas del mismo sistema Hotcbkins.
Finalmente, encargo a V. S. cpie adquiera 2,000 sables para
tropa de caballería.
Dios guarde a V. S.
D. S a n t a M a r í a .
A la Legación de Cliile en Buenos Aires.

XXXIY.
El Ministro Santa María da instrucciones al Ministro
de la, fincrra eu Campaña sobre las operaciones bé­
licas que dclíc emprender la escuadra en la costa del
E crú .
NÚM.

2,34.5.— MINISTERIO

acierto acerca del mas apropiado servicio que cada una de ellas
nieda prestar. El Gobierno se limita a indicar a V. S., como ya
io ha hecho oficialmente i en diversos telegramas, su pensa­
miento i sus propósitos.
Sabe el Gobierno que V. S. abunda en estas mi-smas ideas, i
lleno de confianza en el patriotismo e intelijencia de V. S.
aguarda que V. S. procederá con arreglo a ellas, daifdo las cor­
respondientes instrucciones al Contra-Almirante o comandantes
de los buques, a fin de que ejecuten las operaciones que se les
encomienden en el sentido que dejo indicado en el cuerpo do
esta nota.
Eu la dificultad de preveer todos los casos i todos los acci­
dentes que puedan ocurrir, creemos que V. S. debe dejar algu­
na latitud de acción al Contra-Almirante o jefes a quienes de­
signe para cualquier empresa.
Dios guarde a V. S.
D. S a n t a M a r í a .
Al sefior Ministro de la Guerra en Caropaila don Rafael Sotomayor.

DE GUERRA I MARINA.

XXXY.

Santiago, Nomembi-e U de 1879.
Señor Ministro:
Los elementos marítimos con que contamos al presente, nos
permiten emplear un sistema de operaciones que, estrechando
al enemigo en todos sus puertos i en toda la e.stension de su
costa, le reduzcan a una situación verdaderamente .desesperante.
El blindado Blanco, qne monta el Contra-Almirante Riveros,
sale de Valparaiso, perfectamente reparado, convoyando i res­
guardando los trasportes que conducen nna considerable parte
de nuestra reserva; corno ya he dicho a V. S. eu diversos tele­
gramas, marchan en éstos 200 artilleros con su corre.spondiente
material, el Escuadrón Cíirabiueros de Vungai i los batallones
de infantería Lautaro, Valdivia, Cliillan i Uanpolican, de 600
plazas cada uno. Toda esta tropa va perfectamente vestida i
municionada.
El 10 del presente saldrá la Ghacabuco, i dias mas tarde ha­
rá el rai.smo rumbo el Huáscar, completamente reparado i en
mejores condiciones de aquéllas en que se hallaba ántes de .su
captura.
Tenemos, como V. S. ve, una superior e indisputable fuerza
marítima, mas que suíiciente para asegurar los puertos en que
nuestro ejército lia desembarcado o que pueda en adelante des­
embarcar. El Perú no puede inspirarnos ningim temor a este
respecto. Con sus dos monitores, que no .son otra cosa que ba­
terías pasivas i flotantes en un puerto, no puede emprender
ninguna agresión, i con la Union i la Pilcomayo no se lanzará
a aventura alguna, desde qne ya una de nuestras corbetas bas­
taría para batirlas.
.Juzga S. E., a cuyo nombre i en el de mis colegas me dirijo
a V. S., que, desembarcando nuestro ejército, convendría, tan
pronto como fuei-a posible, asediar i estrechar todos los puertos
peruanos del Callao a Iquique, de manera que el Perú, uo solo
no pudiese provisionarlos, sino tampoco reforzarlos, puesto que
cualquier trasporte qne enviase con uno u otro objeto, no po­
dria ménos de caer en nuestras manos. Encerrada la Union en
el Callao i estacionados lo.? monitores como actualmente se en­
cuentran en este puerto i en el de Arica, el mas débil de nues­
tros buques de guerra puede impedir toda comunicación i toda
provisión a los puertos enemigos.
Todavía puede hacerse mas. Puede V. S. enviar una de nues­
tras corbetas o a uno de nuestros trasportes armados en guerra,
como el Amazonas, a hostilizar al Perú en toda la costa Norte,
donde, por la .seguridad en que basta el presente se ha vivido,
el comercio peruano i especialmente la esportaciori de guano
no lia .sufrido perturbación alguna. Un buque nuestro, en son
de hostilidad por aquella costa, puede no solo producir una
desesperante alarma sino colocar al enemigo en una, situación
verdaderamente aflictiva.
El Huáscar habrá de prestar a V. S., para el objeto que in­
dico a V. S. en la presente nota, calificados servicios, i al mismo
tiempo de ostentar i pasear nuestro pabellón triunfante, puede
ocasionar al Perú sérios perjuicios, atendidas las condiciones
de esa nave.
No se oculta a V. S. que al Gobierno no le es dado determi­
nar la mejor i mas conveniente distribución que pudiera hacer.se de nuestras naves. Este papel corre.spoiide a V. S. que, oyen­
do la opinión i juicio del Contra-Almirante i demás jefes de la
escuadra, si lo creyere necesario, pueda deliberar con todo

Pcrtrcclios de guerra conducidos a Chile por el vapor
“ Ilyltou Castle.”
NÚM.

2,423.— MINISTERIO

DE GUERRA I MARINA,

Santiago, Noniemhre 11 de 1S79.
El Ministro Plenipotenciario de la República en Francia i
Gran Bretaña me dice, en nota 3 del mes próximo pasado, lo
.siguiente:
“ El 24 de Setiembre próximo pasado salió del puerto do
New-Castle on Tyne, con destino a Valparaiso i directamente
por la via del cabo de Hornos, el vapor inglés Hylton Castle,
fletado de mi órden para conducir las armas i pertrechos de
guerra de que hablaré mas adelante.
"Después de haber intentado remitir a bordo del vapor M arankense los materiales que faltaban para reforzar el vapor com­
prado Belle i hacerlo capaz de soportar con seguridad su arma­
mento, tuve que renunciar a ello por falta de espacio i vario.?
otros inconvenientes, de modo que esos materiales quedaron
para remitirse en el vapor Hylton Castle, que por eiitónces mé
hallaba preparando para hacer nna nueva remesa de artículos
de guen-a.
” B1 Maranliense salió de Amberes el 6 de Setiembre, com­
pletó su cargamento de pólvora cutre el 7 i el 8, i se dió a la
mar el 9. Según aviso de Madera, pasó dicho buque por esa
i.sla el dia 17, de modo que la rapidez de su viaje, como buque
mercante, hasta el 17, hace esperar a sus fletadores que no tar­
dará 50 dias, yendo por el cabo, en llegar a Valparaiso.
” E1 Maranhense llevó para ese Mini.sterio los artículos que
detalla mi nota de 5 de Setiembre, número 8.
” E1 Hylton Castle conduce, como he dicho, los materi.ales
de refuerzo para el vapor comprado, i adem<ás también, jiara el
Ministerio de Marina, el completo del armamento para el mis­
mo vapor, comprado con sus municiones, cinco ametralladoras
Hotcbkins con sii corre.spondiente dotación ríe municiones, que
completan, con las remitidas, el encargo de 12 ametralladoras
para nuestra mariua; el complemento del vestuario para la ma­
rina; 800 tarros de aceite mineral para faros, i finalmente, 480
toneladas de carbón de primera clase, con el qne he creido con­
veniente completar el cargamento, sabiendo el .subido valor de
este artículo en nuestra costa, i la gran ventaja que puede re­
portar a nuestra escuadra el emplear un carbón como el qué
mando, que es el que se usa para las pruebas de los buques en
Inglaterra.
"Adjuntos, se servirá V. S. encontrar los documentos nece­
sarios para instruirse detalladamente del fletamento de esto
buque, de su carga, de las instrucciones dadas al capitán i de
las señales que empleará para ser reconocido de nuestros bu­
ques, como asimismo de las que éstos deben usar para que
los reconozca el Hylton Castle.
"Dichos documentos son:
” Núm. 1 i 2.— Instrucciones jenerales i reservadas al capitán.
"Núm. 3.— Nota que me dirije el secretario de la Legación,
sobre el despacho del buque, con pormenores sobre la carga,
costo del flete i demás datos de la operación.
"Llamo especialmente la atención de V. S. a las condiciones

37

DOCUMENTOS INÉDITOS.

del flctamento. Este principió a correr el 1. ® de Setiembre, a
razón de £ 1,000, hasta la llegada del buque a Valparaiso.
Yo he cubierto aquí, a los dueño.s, dos men.sualidades de a
£ 1,000, de modo que ese Ministerio se servirá dar las órde­
nes correspondientes para qne se pague al capitán, al cambio
del dia sobre Inglaterra, lo que quede debiéndose del 1.
de
Noviembre para adelante.
"También llamo la atención de V. S. a que se ha ofrecido al
capitán, según se espresa en la carta copia número 2, gratibcaciüues, según los casos, del modo siguiente:
" £ 20 eu todo caso por el feliz arribo.
" £ 60 si llega en 45 dias.
” £ 40 si llega dentro los 50 dias.
"Ruego a V. S. dar órdeu de que esta oferta sea debidamen­
te cumplida.
” Núm. 4.— Plano del Hylton Castle, con manifiesto i coloca­
ción de la carga. En una nota de ese plano se esplica al pié un
cambio hecho a última hora en la cantidad de pólvora cargada.
"N úm . 5.— Plano i aspecto del buque, como debe llegar des­
pués de pintarse en el viaje. Este mismo anexo contiene las
señale.?, que no traduzco por. evitar equivocaciones, i conven­
drá qne V. S. baga traducir por un marino. Convendrá asi­
mismo que se dé una copia exacta de este documento con su
dibujo al buque o buques de nuestra e.scuadra, a los que se
confie el encargo de ir a encontrar el Hylton Gasble.
"N úm . 6.— E.?te documento es uua carta que contiene el
rumbo qne hará el buque después de doblar el cabo. Plago la
misma observación tocante a la traducción de este documento
importantísimo, para salir a protejer la llegada del Hylton
Castle.
"M e ha parecido, en este caso, tomar todas e.?tas precauciones
para la llegada del buque, aun cuando no haya habido correo
como mandar esta comunicación anteriormente, i se corre el
riesgo de que lleguen auu después del arribo del Hylton Castle
a Valparai.?o.
"Núm . 7.— E.?te es un ejemplar del conocimiento de em­
barque de todos los artículos. Entre dichos artículos, los que
no se han mencionado están destinados al Ministerio de la
Guerra.”
Lo que trascribo a V. S. para los fines correspondientes, re­
mitiéndole orijinales los documentos luimevos 3 i 7 a que se
hace referencia en la nota precedente. Especialmente, llamo la
atención de V. S. al primero de estos documentos, de que deja­
rá copia anexa en la oficina, devolviéndolo a este Ministerio.
Prevengo, además, a V. S. que debe consultar el documento
señalado con el número 4, que está en la Comandancia Jeneral
de Marina, cuyo conocimiento es mui conveniente para la re­
cepción de la carga que conduce el Hylton Castle.
Dios guarde a V. S.
D. S a n t a M a r í a .
Al Intendenta Jeneral del Ejército i Armada en campaña.

XXIYI.
Iteiu-esalias para el cuso de que los peruanos iiiteuteu
aplicar torpedos a los buques de la c.scuadra chilena.
MINISTERIO DE GUERRA I MARINA.

Santiago, Noviembre IS de 1879.
La presencia de nuestro ejército en el territerio peruano exijirá en adelante que las naves de la escuadra de su mando se
mantengan en puertos enemigos, ya sea para prestar al ejército
el apoyo necesario, ya para hostilizar a los aliados por medio
del bloqueo o de otra manera. En e.?ta segunda faz de la cam­
paña marítima, cuando las fuerzas navales enemigas se hallan
reducidas casi a la impotencia, no es probable que nuestras na­
ves sean atacadas por la? del Perú en leal combate, i quizas la
única agresión que pudiéramos esperar seria la aplicación de
torpedos en los puertos que ocupásemos por las exijencias de la
campaña..
No dudo que V. _S. mantendrá en la escuadra toda la vijilancia posible para evitar o repeler semejante medio ,de agresión;
mas. no obstante las eficaces precauciones que a ese respecto
pudieran adoptar.se, he creido necesario indicar a V. S. otro ar­
bitrio que pueda asimismo concurrir al fin indicado. El consiste
eu intimar desde luego el bombardeo de todo puerto enemigo

en que se ataque o intente atacar a algún buque de la escuadra
por medio de torpedo.?. Al efecto, como ya lo hedndicado aV . S.
por conuinicaciou telegráfica de ayer, V. S. notificará al Cuerpo
Consular estraujero residente en puertos peruanos eu que baya
naves chilenas, que si éstas son agredidas cou torpedos, aun
cuando la tentativa fraca.se, el puerto eu que tal_ suceda será
bombardeado inmediatamente, sin mas aviso prévio que la es­
presada notificación.
El jénero especialísimo de ataque por torpedos i sus desas­
trosos i crueles efectos, autorizan sobradamente el medio de re­
presalia, que V. S. queda facultado a emplear, i la notificación
que se dirija sobre el particular a los cótisules estranjeros, será
suficiente para prevenir a los neutrales contra las coii.secueucias
de uu acto que eu todo ca.?o debe imputer.se al Gobierno que lo
provoca cou pleno conocimiento de la re.solucion adoptada por
nuestra parte.
Dios guarde a V. S.
D o m in g o S a n t a M a r í a .
Al Comíuidante eu Jefe do la racuadia, Coutra-Almiraute dou Qalvaiioo Riveio».

XXXYIL
151 €oiii.q.ii<1:mtc cu Jefe de la escnadra don Galvai-ino
Klvcro.s, pide al Gobierno nn a.scciiso para los jefes i
oticiales dcl “ Goclirane” i “ lílanco Encalada.”
NÚM.

165.— COMANDANCIA .JENERAL

DE LA ESCUADRA.

Pisagua, Noviembre 21 de 1879.
. Señor Ministro:
Desde que tuve la honra de tomar el mando de la escuadra,
be podido ser testigo de la contracción, del patriotismo i del
valor con que lo.s oficiales de niie.stra marina sirven hoi la pa­
tria. E.?as cualidades con que se distinguieron ¡siempre nuestros
marinos, las he apreciado mejor en la captura del Huáscar i en
la de la Pilcomayo.
Antes de ahora he tenido^ ocasión de recomendar a V. S. el
mérito contraido en la primera de esas capturas por las oficia-.
lidades del Cochrane i del Blanco Encalada, i hoi me »reo
obligado a reiterar esa recomendación, haciendo presente a V. S.
que eu la captura i salvación de la cañonera Pilcomayo, la ofi­
cialidad del Blanco Encalada se ha hecho especialmente acree­
dora a las justas recompensas que la patria ofrece a los que la
sirven satisfactoriamente.
Creeria faltar a un deber de estricta justicia si no reiterase
hoi ante V. S. la solicitud que be tenido ántes ocasión de ha­
cerle, referente a la necesidad de otorgar uu ascenso a los que
tan dignamente han servido.
V. 3. tiene ya eu su poder la nómina de los oficiales del Cbque con tal objetóm e permití dirij irle. Hoi adjunto a
esta nota la de los oficiales del Blanco Enccdada. Uu ascenso,
dado eu estos momentos a tan meritorios servidores, seria para
la marina un estímulo i para el Supremo Gobierno un acto de
noble justicia.
Debo agregar a V. S. que para los oficiales mayores que no
tienen ascenso como el 1er. contador i el 1er. cirujano, creo
mui jinsto que se les recompense coh un aumento en sus suel­
dos, i en cuanto al 1er. injeniero del Blanco Enccdada, juzgo
necesario advertir aW. S. que ese empleado sirve bajo una con­
trata especial que le fija una remuneración conveniente.
Dios guarde a V. S.
G a l v a r in o R iv e r o s .
Al señor Ministro de Guerrra i Marina.

XXXYIÍL
Estableciiiiiento del bloqueo de Arica i su objeto. (1)
NÚM.

184.— COMANDANCIA

JENERAL DE LA ESCÜADE.A.

A bordo del “ Blanco Bncalada,''
■ de 1379.

Pisagua, Noviemh'e 26

Señor Ministro:
<
En cumplimiento de las indicaciones que se'sirve V. S. ha­
cerme en su nota de 18 del corriente, he ordenado que iá cox‘(1) Tomo II, iMjina 221.

G U ER RA DEL PACÍFICO.

38

beta Ghacabuco, en convoi con la corbeta Magallanes, zarpen
de este puerto cou la prontitud posible, para ir a establecer el
bloqueo de Arica i de sus caletas vecinas. La corbeta O’Higgins,
que actnalniente se encuentra en aquel punto de la costa pe­
ruana, formará parte de esa escuadrilla i se concretará espe­
cialmente a cruzar entre el morro de Sama i el puerto de
Moliendo.
Las instrucciones impartidas a los señores comandantes de
esos buques, les fijan, como objeto mui princip.al de la opera­
ción que se les encomienda, una activa i constante vijilancia
para impedir toda comunicación del enemigo entre el mar i la
tierra, lo mismo que para abordar a las naves que a esos puer­
tos se dirijan, a fin de reconocer si a bordo de ellas existen ar­
tículos de contrabando de guerra destinados a los enemigos.
En el caso de que fuesen sorprendidos algunos de esos con­
trabandos, el jefe de las fuerzas bloqueadoras lleva las instruc­
ciones necesarias para proceder según las reglas que prescribe
el Código Internacional.
He tomado siempre todas las medidas de precaución que he
juzgado oportunas para evitar una .sorpresa de torpedos, cre­
yendo, como V. S., que es esta, hoi, la única agresión que po­
demos temer de la marina peruana. Sobre este punto, los seño­
res comandantes de esta escuadra han recibicío instrucciones
precisas, encargándoles especial vijilancia. En esas instruccio­
nes, para el caso de bloqueo, figura la intimación que se sirvió
V. S. comunicarme por telégrafo i que reitera en ia nota que
contesto.
Creo, a este propósito, conveniente indicar a V. S. la nrjentc necesidad de apresurar, en cnanto sea posible, los trabajos
d é la lancha-torpedo llegada últirDameute de Europa. Nada
hai mas eficaz para la defensa de las naves, en esa especie de
.sorpresas, que el uso de esas lanchas; i espero que V. S. dicte
las órdenes oportunas a fin de que la que dejo indicada pueda,
cuanto ántes, rennir.se a esta escuadra.
En cumplimiento de mi deber, tendré presente siempre las
instrucciones de V. S. i adoptaré, en consecuencia, todas las
medidas necesarias que sean seguridad para nuestras naves i
ventajas en las operaciones de la guerra.
Dios guarde a V. S.
G a l v a r in o R iv e r o s .
Al señor Ministro tle Guerra i Marina.

XXXÍX.
Ijiiportaiites siotas dcl Misiistro de la íluerra cu Cam­
paña referentes a diversas operaciones de guci'ra
ejecutadas por el ejército i la escuadra.
MINISTRO DE GUERRA EN CAMPAÑA.

Pisagua, Diciembre 1 . °

de 1S79.

He dispuesto que salga el trasporte Angamos conduciendo
heridos i enfermos i los cañones de montaña tomados al ene­
migo en el combate de 19 de Noviembre próximo pasado.
El Ángamos liará escala en Tocopilla i Antofagasta; en el
primer puerto embarcará mas de 50 individuos de tropa inúti­
les para el servicio, i empleados i útiles pertenecientes a la
Dirección Jeneral de Equipajes de este ejército, los que trasbor­
dará o dejará en Antofagasta para qne sean conducidos a P¡sagna en el primer trasporte. En Antofagasta debe esperar ins­
trucciones de V. S. ]iara continuar sn viaje hasta Valparaiso.
Las máquinas del Ángamos necesitan reparaciones de poca
importancia, pero urjentes, para conservar el andar, qne hace
a este trasporte de gran utilidad en estas circunstancias.
He creido, además, de urjencia que el Supremo Gobierno i el
país conozcan las rectificaciones de los partes anteriores rela­
tivos al combate de Tarapacá. Si bieu es cierto qne nuestras
tropas, el 27 del iiasado, tuvieron que retirarse ante un enemi­
go mui superior en número, colocado en posiciones ventajosas,
éste tuvo que abandonar el campo precipitadamente, dejando
en él muchos jefes i oficiales heridos, bagajes i pertrechos de
guerra. Sus pérdidas fueron superiores a las nuestras; entre sus
jefes muertos, se encuentra el coronel Suarez, Jefe Estado
Mayor. Para que V. S. pueda apreciar la resistencia i valor de
nuestros soldados en ese combate, es necesario que conozca que
la división que marchó a Las órdenes del coronel dou Luis Arteaga, llegó al campo de batalla después de marcha forzada,
sin dormir i sin agua suficiente. El número de jefes i oficiales

muertos del ejército enemigo se hace subir a 100, i él total,
incluyendo la tropa, es 800; pero estos datos deben todavía su­
frir muchas rectificaciones.
Sírvase V. S. recomendar la mayor presteza en el regreso del
Anganws, aprovechándolo para conducir cabcallos de repuesto,
herraduras en abundancia para caballos i muías, i mariscales, de
que carece nuestra caballería. V. S. comprenderá la necesidad
de estos empleados, sabiendo que no ba podido perseguir.se con
mas eficacia i oportunidad al enemigo en su retirada en dos
ocasiones, porque no habia suficiente número de individuos
capaces de herrar caballos, que estaban imposibilitados para ha­
cer marchas de muchos dias.
He dispuesto que el Batallón Zapadores, que tantas bajas ha
sufrido de oficiales i tropa en esta campaña, sea trasportado a
Iquique para su reorganización. De los 300 hombres que vi­
nieron de este cuerpo en el A m a zona S i 100, a lo ménos, son.
mui reclutas i es indispensable instruirlos por algun tiempo.
En Iqniqno tendrá todas las ventaj.as qne es posible procurarle
eu campaña, en cuanto a alojamiento, rancho i campo de ins­
trucción.
lie recomendado en otra oc.a.sion al Intendente del Ejército,
que pida a la Intendencia Jeneral en Valparaiso 6,000 pares
de pantalones i G,000 chaquetas de paño, porque hai cuerpos
que necesitan con urjencia renovar su vestuario. Sírvase V. S.
ordenar se Iiaga esa remesa por el Amazonas.
El material del ferrocarril aun es insuficiente para proveer
con regularidad de víveres al ejército.. Las locomotoras en re­
paración i la que vino de Caldera, .según me informan, no es­
tarán en estado de servicio en el tiempo que se habia calcula­
do por falta de operarios competentes. El envió de mecánicos
capaces para la inae.strauza es indispensable. Por el Amazonas,
encargué al injeniero señor Lastavria escribir a V. S. i deta­
llar los empleados i útiles que se necesitan para el ferrocarril i
telégrafos. La locomotora qne vino de Caldera se encuentra en
mal estado, según rae informan; pero será siempre útil para
una parte de esta via férrea, que tiene por sus gradientes i cur­
vas tantas dificultades de esplotaciou.
El departamento de Tarapacá se encuentra ya libre de
enemigos en toda su estension, i no habrá dificuítades sérias
para csplotar por cuenta de Chile las guanera»s i Salitreras que
abundan en él. Para esto es indispensable enviar personas
mui competentes i de providad reconocida. He escrito al señor
Ministro de Hacienda sobre este punto, aunque mui a la lijera.
Las operaciones militares tendrán que limitarse, por ahora,
en su mayor parte, a escursiones i reconocimientos de nuestra
caballería. Ninguna tropa enemiga, de mediana importancia, por
su uúmero,podrá estacionarse ivivir en este territorio si podemos
disponer siempre de fuerzas de caballería bieu montadas, que
las hostilicen i las priven de los recursos que pudieran enviár­
seles del departamento de Tacna o de la República Arjentina.
Creo ahora, como he creido ántes, que no tenemos necesidad
de esponer a nuestra infantería i artillería marchas difíciles i
siempre oca,sio nadas a contratiempos por las dificultades de pro­
veerla, en tiempo oportuno, de víveres, forraje, agua i muni­
ciones.
Si el ejército del departamento de Tacua, cualesquiera que
,sea .su número, intentase hostilizarnos en nuestras posiciones,
tendría qne soportar forzosamente aquellas dificultades, dán­
donos mucha superioridad, además de las que tenemos por las
cualidades que distinguen a nuestros .soldados. Cuando .sea ne­
cesario movilizar este ejércitr» pava emprender opeiacioues en
otro punto del territorio enemigo, será reemplazado en estas
mismas posiciones por el ejército de reserva. 131 puerto de
Iquique necesita solo una pequeña guarnición, i otras de poca
importancia serán colocadas en Pozo Almonte i la Noria, que
pueden ser ventajos.amente ¡servidas por caballería. Con este
objeto, he mandado órdenes al Comaudante de Armas de Tocopilla para que haga marchar la compañía de Granaderos qne
está en Quillagua, hácia la Noria.
En cuanto a las operaciones marítimas, diré a V. S. que el
bloqueo de Arica se ha establecido desde el 27, i es sostenido,
por di.sposicion del Almirante Riveros, por la Ghacabuco, A{agallanes i Covadonga. .La corbeta O’Higgins cruza mas al
Norte de Arica, i un blindado i el Loa podrán e.stender en
algunos dias mas las hostilidades mas al Norte. Exijir mas
de nuestra escuadra, con el número de buques que actualmen­
te tiene, seria, demasiado. Los puertos de Pisagua e Iquique,
necesitan ser defendidos por uno de nuestros blindados, .si no
queremos correr el riesgo dequ e sean atacados buques inde-

39

DOCUMENTOS INÉDITOS.

fenso.s. Este ataque a nuestros buques no es probable; pero
el enemigo, dadas las condiciones de la corbeta Union, podría
verificario, aun sin mucho rie.sgo. Las fortificaciones de Iqui­
que están inutilizadas, i las de Pisagua son mui débiles. Es­
tas podriau mejorarse cou la colocación de los cañones de a
68 que tenemos a bordo; pero las diferentes ocupaciones de
los pocos medios de desembarque que tenemos empleados en
objetos de mucha preferencia, han impedirlo hasta ahora uti­
lizarlos. Las condiciones de este puerto hacen mui difícil el
desembaniue de objetos pe.sados i la preparación del local i
colocación de cañones en batería, demanda mucho tiempo i
el euqileo ile iujeuieros u oficiales de artillería, de que hai
mucha uecesiibul eu el ejército. Cuando el Huáscar se baya
incoriioradü a la e.scuadra, podrá eiitóuce.s sostenerse el blo­
queo de Arica con este blindado i la Oovadonga, dejando li­
bres para otras operaciones a la Chacabuco i ¡a Magallanes.
V. S. debe confiar en qne no se pierde un momento útil que
pueda apvovecliarse en liostilizar al enemigo por mar, pero a
condición de no e.sponer nuestros trasportes i a nuestros bu­
ques de guerra débiles a contratiempos, aunque sean al pare­
cer improbables por el desprecio eu que se tiene al enemigo.
No podemos di.spoiier del
i A Loa sino mui tran­
sitoriamente para operaciones militare.s, porque éstos i el 'Ali­
gamos son lo.s tínicos que pueden emple.ar.se con seguridad
por su mucho andar, eu trasportar tropas, heridos i pertreclio,s
de guerra. Si hemos empleado basta ahora el Itata, el Copiap ó i el Matías Cousiño siu qne los convoyen biujues de
guerra, lia sido porque teníamos conocimiento de que la Union
estaba por el Norte, i porque habia mucha necesidad de ha­
cerlo así. Siu embargo, creo que se faltaria a la prudencia
mas trivial .si continuásemos liaciéiidolos marchar largas dis­
tancias sin las debidas seguridade.s. Si es verdad (jue los
cruceros qne sostiene la O’lliggins al Norte puerleii darnos
alguna tranquilidad, la Union puede burlarla iinpnnemeute
i venir a retaguardia de nuestras posiciones a cruzar nues­
tros trasportes.
Dios guarde a V. S.
R . SOTOM.aYOR.
Al Señor Ministro cíe Guerr.a i Marina.

MINI.STRO DE QUERRA EN CAMP.XÑA.

Pisagua, Diciembre I I de 1S79.
Pongo eii conocimiento de V. S. que el bloqueo de Uo ba
sido establecido por la corbeta O’lliggins i que la Chacabuco
se sostiene cruzando entre e.se puerto i el de Moliendo. El
Blanco Enccdada con el Loa lian salido ayer a cruzar al Nor­
te del Callao para vijilar e.sa parte de la costa enemiga i dar
caza al trasporte peruano Itimac i la laucha-torpedo que, según
avisos, deberá salir de Pauainá. El Amazonas lia salido tam­
bién ayer directamente a Paita a ejercer hostilidades en aque­
lla costa.
El Blanco ejecutará las instrucciones del Gobierno sobre
las islas de Icobos.
El puerto de Pisagua queda custodiado por el A htao i el de
Iquique por la Magcdlanes. Se procurará activar los trabajos
iiece.sai'ios para habilitar lus fuertes de ámbus puertos, a lin de
l i o retener buques de guerra, cuyos servicios pueden ser mas
eficaces eu el Norte.
Dios guarde a V. S.
R. S o t o m a y o r .
Al señor Ministro de Guerra i Marina.

XL.
Vijiliiiiciíi en el .servicio de las máquinas i calderas de
los buques de la escuadra.
NÚM.

2,805.— MINISTERIO

DE GUERRA I MARINA.

Santiago, Diciembre IS de 1S79.
Este Ministerio cree oportuno llamar la atención de V. S. liácia la necesidad de vijilar el servicio de las máquinas i calderas
a bordo de los buques de la escuadra que se halla bajo su
mando.

El carácter del período eu que entra boi la guerra que .soste­
nemos con el Perú, obligará a las naves de la escuadra a estar
en constante actividad, ya sea para mantener el bloqueo de los
principales puertos eiieuiigu.s, ya para de.sempeñar otras comi­
siones con que se crea conveniente hostilizar a las repúblicas
aliadas; i, en todo caso, el ejercicio continuado de las máquinas
i calderas de itue.stros Imques puede a la larga, como aconteció
eu el prolongado bloqueo de Iquique, inliabilitar la escuadra
para un servicio eficaz, si no se toman precauciones de todo
jénero que eviten semejantes resultado,?.
Este Ministerio confia en la celosa vijilancia de V. S. i sabe
bien que a bordo de cada buque hai fimcioiiarios re.?pousables
i directamente encargados del cuidarlo i buena conservación de
cuanto concierne al departamento de la máquina; mas, sea lo
que fuese de esta última circunstancia, conviene que V. S. es­
timule a esos funcionarios al cumplimiento de ,sus deberes i
que les imparta las instrucciones que consiilere mas apropiadas
para lograr el propó.sito de que se trata. Así, seria oportuno
recomendarles que apagasen los fuego.s siempre que las circuns­
tancias lo permitiesen, i que en esto.? intervalos se liicie.se uua
limpieza jeneral de las calderas i de las máquinas, que asegu­
rase .su buena marcha e impidiese .su deterioro. En jeneral,
deberia recomeiidav.se el ahorro de trabajo do las máquinas i
calderas i la mayor vijilancia po.sible en su manejo, pava pre­
venir accidentes tan graves como el ocurrido eu las calderas
del Huáscar, del cual V. S. debe tener conocimieuto.
Como toda medida de buen .servicio a e.ste re.specto debe po­
nerse eu práctica, juzgo aun necesario hacer presente a V. S.
que la intervención del comandante de cada buque eu la con­
servación i en el manejo de las máij[uinas es absolutamente
indispensable. El hecho de haber a bordo uu personal de iujenieros para atender a ese servicio, no exime al comandaute de
re.sponsabilidad por los de.?cuidos que se notaren en tan impor­
tante departamento; i no puede dudarse que si cada jefe de bu­
que vijilase personalmente, a veces i por medio del segundo
cuiuaiidaiite otras, los iujeuieros no de.?cuidariaii, como ha su­
cedido áiites de ahora, el arreglo i el a.seo de las máquinas i
calderas. La esperieiicia ha demostrado, bieu a niie.stra co.sta,
que la falta de esa intervención puede ser lata!. Además, como
los buque.s, a causa de las comi.?ioiies que se les enconiiendeu,
pueden tener qne obrar separadanieute, esa vijilancia superior
no puede ejercerla ni V. S. ni el inspector deí ramo, i corres­
ponde naturalmente al comandante de cada buque.
E.spero que V. S. no omitirá dilijencia alguna para alcanzar
el fin a que se refiere esta comunicación.
Dios guarde a V. S.
J osé A . G a n d a r i l l a s .
Al Comaiuiante eu Jefe do ia e.sciiaJia, Conti-a-A!uúrauto dou Galvarino Riveros.

NÚM.

271.— COMAND.ANCIA

EN JEFE DE LA ESCUADRA.

Pisagua, Enero 7 de ISSO.
Señor Miuistro;
Recibo, al llegar de la última e.spedicion al Norte, la nota
de V. S. del 18 de Diciembre del año último, referente a la ne­
cesidad que se nota de vijilar el servicio de las máquinas i cal­
deras de los btupies de la escuadra i lecomeiidáiidoine no omi­
tir trámite posible que sea tendente a reforzar esa vijilancia.
Es indudable, señor Mini.?tro, que el servicio de la escuadra,
en lo tendente al uso i manejo de sus máquina,?, deja bastante
que de.?ear, como lo cree V. S., pero pienso que a ello contri­
buyen poderosamente, algunas razones que, además de las apuiitaclas eu la nota que tengo el honor de contestar, deben estar
en conocimiento do V. S. i sobre las cuales me permito hacer
algunas consideraciones.
Debo, desde luego, decir a V. S. rjue el recurso apuntado en
su nota i consistente en apagarlos fuegos de las hornillas, siem­
pre que sea posible, para ejecutar una buena limpieza en el in­
terior de las calderas, ha estado siempre en la mente de los coinaudante,? c injenieros de la escuadra; como rpie él ,so impone
a la responsabilidad que afecta a esos funcionarios, si, por falta
de limpieza eu las calderas, sus re.spectivos buques pierden mas
andar que el cpie debieran eu un tiempo dado. Si esta medida
no proclnce, sin embargo, mayores resultados, débese a que eu
la activa campaña que boi ocupa a los buques do la escnadra,
es casi imposible para é.?tos encontrar una ocasión de apagar
sus hornillas i limpiar sus calderas.

40

G U ER RA D EL PACÍFICO.

En electo, señor Ministro, no ménos de cinco buques de la
escuadra se ocupan hoi en bloquear puertos enemigos i, aun
donde hai dos, como en Arica, el que uno de ellos apagase sus
fuegos, contribuiría a la poca efectividad del bloqueo i lo espondria a ataques de torpedos enemigos, que podrían serle fatales;
ni es mas conveniente apagar una parte de los fuegos para tur­
narlos en el uso, por el poco andar que de este modo se con­
sigue para los buques. V. S. sabe, .sin duda, que la impune
entrada que el Huáscar peruano consiguió hacer en Iquique*
en tiempos del bloqueo de ese puerto, i que se prestó a tantos
i tan graves comentarios, fué posible en gran parte, gracias a
tener el Cochrane fuera de uso, con objeto de limpiarlo, una de
sus calderas i hoi podria verificarse algo parecido en Arica,
pues no falta a los peruanos buques de gran andar, a los cuales
un jefe atrevido podria introducir al puerto sitiado, .si los bloqucadores no se encontrasen en estado de sacar todo el pro­
vecho posible de sus máquinas.
I sin embargo, sucede que se hace necesario efectuar esa
limpieza a las calderas, i a veces con mas frecuencia que la que
seria de desear, debido al poco cuidado que algunos de los in ­
jenieros dedican a las máquinas que se les confia. Siento decir
a V. S. que, tanto para ese mal como para evitar los accidentes
que suelen inutilizar las calderas, no creo suficiente, ni aun de
resultados apreciables, la frecuente vijilancia de las máquinas
por los comandantes i sus segundos, que V. S. tiene a bien
indicarme en su apreciada nota. Esa vijilancia ha sido jeueralraente puesta en práctica i ya habrá notado V. S. con cuan
poco resultado práctico; i ello se esplica claramente, pues, los
conocimientos que se cxijeu a los oficiales de marina, no al­
canzan a hacerlos competentes para juzgar de cuestiones que
están jeueralmente fuera del campo de su saber. Tal máquina,
que ántes de inspección profana de un jefe de marina puede
aparecer como modelo de limpieza i buen estado, adolece, tal­
vez, de defectos profundos en su trato i manejo, i bien puede
también acontecer el caso contrario.
Creo, en verdad, señor Ministro, que el verdadero oríjen del
mal está en el personal de injenieros mecánicos de la armada
que, en parte, deja mucho qne desear. Sabe V. S. que de al­
gunos años a esta parte se ha provisto las plazas de aprendices
mecánicos con jóvenes que no habian hecho sus estudios pro­
fesionales en la Escuela de Artes i Oficios de Santiago, o qne
no contaban con suficiente esperiencia en las artes mecánicas;
esto ha traido un resultado jeinelo al producido por la supre.sion de la Escuela Naval en la provisión de aspirantes de ma­
rina, plazas que, como V. S. sabe, han sido hoi completas con
jóvenes que no poseen preparación alguna para el desempeño
de sus empleos.
Desgraciadamente, me veo precisado a decir a V. S. que no
aparece mui visible el empeño de correjir tal estado de cosas.
Recibo, señor Ministro, junto con la nota que tengo el honor
de contestar, otra del comaudante del monitor H uáscar eu
que mo acusa la completa incompetencia para el desempeño
de sus funciones de todos los injenieros subalternos embarcados
en su buque, con una sola escepcion; naturalmente, ese Innpie
está hoi espuesto a sufrir deterioros indebidos en su máquina,
pues ni el injeniero l.
ni los comandantes de buque podrán
impedir los resultados de la falta de conocimientos de esos
subalternos.
Por lo demás, señor Ministro, me he empeñado sériamcnte
en correjir estos defectos, i a este fin responde el nombramiento
de una persona competente, que hoi reside en el Blanco con
cargo de la inspección de máquinas de la escuadra, i lo.s pasos
dados para hacer efectiva k responsabilidad de los injenieros
que produjeron el accidente del Huáscar a que V. S. alude en
su nota que contesto.
,
r.
Con el mismo fin, i en cumplimiento de los deseos de V. S.,
se reiterarán las órdenes ya dadas para que no se omita, por
los comandantes de buques, la vijilancia sobre las máquinas i
calderas de los que respectivamente comandan i para que,
siempre qne sea posible, se ahorre trabajo sobre esas mismas
máquinas.
Dios guarde a V. S.
G a l v a r in o R iv e r o s.
Al

E cd or

Ministro

de

Guerra

i

Marina.'

NÚM. 2 0 6 . — MINISTERIO DE GUERRA I MARINA,

Santiago, Enero 21 de 1880.
Se ba recibido en este Ministerio la nota de V. S. de 7 del

corriente, en la que somete V, S. al Gobierno algunas considera­
ciones sobre la recomendación que se hizo a V. S. respecto á la
vijilancia, limpieza i conveniente cuidado de las máquinas i
caldera.? de los buques de la escuadra de su mando.
En contestación a ella, debo decir a V. S. que el Gobierno
considera de la mas capital importancia la preferente atención
de los jefes i empleados respectivos sobre las máquinas i calde­
ras de los buques, de tal manera qne no han .sido bastante para
resignar su ánimo a esperar que los buques dé la escuadra
puedan llegar a inutilizarse para el largo servicio que los mas
graves intereses del país exijen del poder naval de la Repiiblic.a, las consideraciones qne V. S. esponc i de las cuales parece
desprenderse que casi no es posible atender a la limpieza de las
calderas ni aun parcialmente.
Las observaciones de mayor fuerza que V. S. hace presente
en su referida nota, fundadas en el poco .andar que tendrían
ios buques bloqueadores en un momento dado i el peligro de
ser atacados por torpedos, no son, a ju icio del Gobierno, sufi­
cientemente poderosas para dejar por establecido que no hai
posibilidad de apagar parcialmente los fuegos de las calderas
de los buques, puesto que es mas importante que el.buque no
se pierda o inutilice, que baya la mui remota posibilidad de
que el bloqueo pueda ser forzado, ni ménos por buques ene­
migos, lo cual seria mui conveniente en la mayor parte de los
puertos bloqueados, como lio i Moliendo.
En cuanto al peligro de torpedo-s, era de esperar que despnes
de tan larga esperiencia sobre este particular, sin haber habi­
do hasta hoi un intento formal de parte del enemigo, de apli­
car torpedos, que se traduzca en hechos, i privádo éste del
principal elemento de aplicación de esa arma de guerra, por el
apresamiento hecho últimamente del bote lanza-torpedos, era
de esperar que tomando algunas precauciones, se considerara
posible tener a los buques con una parte de sus fuegos apagados.
El Gobierno se ve en la necesidad de insistir sobre tan im­
portante materia, porque del cuidado de las calderas i máqui­
nas depende la fuerza naval de la República, i porque una tris­
te i bien cercana esperiencia, hizo ver que pocos meses de
desatención de ese ramo, durante el bloqueo de Iquique, trajo
la desgraciada destrucción de todas las máquinas i calderas de
los buques de la armada, cuya reparación ha causado injentes
gastos i, lo que es peor, ba dilatado la terminación de la guerra.
Considera el Gobierno qne los jefes de los buques pueden
contribuir mui eficaz i poderosamente a la conservación do este
importante ramo, sin que baste a escusar su responsabilidad lá
falta de conocimiento que tengan sobre injéniería mecánica.
Hai mucho que puede ser subsanado i vijilado sin tener esos
conocimientos, i la limpieza de los tubos i calderas, que es tal­
vez la mas importante, está al alcance de todo eí que quiera
verlo.
En consecuencia, i dada la gravedad e importancia de este
asunto, no dudo qne V. S. ba de procurar hallar los medios
para que las máquinas i calderas se limpien, i se apaguen los
fuegos de éstas en las épocas convenientes para evitar sU de­
terioro i destrucción.
Si V. S. considera qne los injenieros no tienen la necesaria
competencia, el Gobierno solo espera conocer el nombre de
ellos para .separarlos de la escuadra.
La casi totalidad de los que figuran como injenieros 1. °
han sido designados i buscados por los mismos jefes, i miénti-as
.se reemplaza a los otros que figuran como 2.
i 3. ° , puede
disponerse los cambios convenientes, a fin de atender el ser­
vicio.
Dios guarde a V. S.
.J o s é A. G a n d a r i l l a s .
Al Comandante en Jefe de la escuadra. Contra-Almirante don Galvarino Riveros.

XLI.
Honroso acuerdo de la. Cámara de Diputados favorable
al ejército i arm ada.
NÚM.

2,838.— MINISTERIO

DE GUERRA I MARINA.

Santiago, Diciembre 20 de 1879.
Me es grato comunicar a V. S. el siguiente ncuerdo celebra­
do por la Honorable Cámara de Diputados en la sesión del 16
del presente:

41

DOCUMENTOS INÉDITOS.

“ proyecto d e a cu er d o :

” La Cámara de Diputados declara que el ejército i armada
lian merecido bieu de la Patria.
"Esta declaración será comunicada a S. E. el Presidente de
la República para que la haga llegar a conocimiento de los jefes
del ejército i armada en campaña.”
Lo que trascribo a V. S. en cumplimiento del acuerdo que
precede, afín de que lo haga llegar al conocimiento de los jefes,
üíiciales i tripulaciones de su mando.
Dios guarde a Y. S.

Jo.sÉ Á .

G a n d a r illa s .

Tumbes, la división naval, compuesta del blindado Blanco
Encalada i los cruceros Amazonas i Boa.
Los detalles déla espedicion indicada, se encuentran en los
partes especiales que han pasado los comandantes i que se han
remitido a 1.a Comandancia Jeneral de Marina, ( l )
En este momento, se proveen estos buques de carbón para
emprender nuevas operaciones en la costa enemiga.
Dios guarde a Y. S.
R S otom ayor.
Al señor Ministro (le Guerra i Marina.

NÚM .

244.—

CO M A N D A N C IA JE N E R A L D E L A ESC U A D R A .

Al Comanilaiite en Jefe de la escuadra, Contra-Almirante don Galvarino Riveros.

Pisagua, Enero I de 1880.
NÚM. 25-4.— COMANDANCIA JENERAL DE LA E.SCUADRA.

Pisagua, Enero 5 de 1880.
Señor Miuistro:
Cumplo Con el deber de acusar recibo de la nota, por la cual
V. S. me comunica el acuerdo celebrado por la Honorable Cá­
mara de Diputados en su sesión del 16 de Diciembre del año
último.
La alta distinción con que honra al cuerpo de marina esa
Honorable Cámara, será puesta eu conocimiento del personal
de la escuadra.
Dios guarde a V. S.
G a l v a r in o R iv e r o s.
A l señor Ministró de Guerra i Marina.

XLIL
Se ordena «iiie íuerza.s.dc linea cabrjui la gnaruicion
de los Inertes de Pisagua.
MINISTRO DE GUERRA

EN CAMPAÑA.

Pisagua, Diciemhre 20 de 1870.
Jais fortificaciones de este puerto, aunque deficientes por
su artillería i coiistniccimi, pueden aprovecharse para defen­
der la rada i los trasportes que están al sei vicio del ejérci­
to, sin necesidad de estacionarse uno de nuestros buques de
guerra.
Y. S. sabe que uno de lo.s mas eficaces medios que tenemos
de hostilizar al enemigo es el empleo oportuno de nuestra ma­
rina de guerra en el bloqueo i cruceros de la costa peruana,
i ■Para estas operacione.?, se requiere un. número considerable
de nave.s armadas.
Es, pne.s, importante evitar la estación de buques de guerra
eu nuestros puertos para utilizar sus servicios ea aquellas ope­
raciones. Por esta razón, conviene que Y. S. ordene que una'
fuerza de artillería, ,sea de la de línea o del Rcjiniiento de la
de Marina, cubra la guarnición de los fuertes de Pisagua i
alieiida a la conservación i .servicio de los cañones que boi
tienen i los que deben colocarse en esa u otras baterías, a car­
go de un oficial del arma.
Dios guarde a Y. S..
R . S otom ayor.
Al señor Jeneral cu Jefe del ejército.

XLIÍI.
Parte oficial i nota sobre la «.spedicioa del “ líla n co,”
“ Loa” i “ Amazonas” al Norte del Perú; captura de
nna lancha-torpedo pernána i destrucción de los
elementos de cai-guío de g uano eu las islas de Lobos.
MINLSTRO D E G U E R R A EN CA M PA Ñ A .

Pisagua, Enero 5 de 1880.
Adjunto a Y. S. orijinal el parte que me ha pasado el señor
Coutra-xálmiraute de la escuadra, sobre la e.spedicion que efec­
tuó, con lecha 13 de Diciembre próximo pasado, al puerto de
T om o v .t - 6

Señor Mini,stro:
El 13 del pró.vimo pasado Diciembre, a las 8.15 P. M., zar­
pé del puerto de Pi.sagua en el blindado Blanco Encalada,
proponiéndome ¡dcanzar luista el de 'l'umbes, recorriendo la
costa peruaiiíi entre ámbos puertos. Eu esta e.scursion nrdené
(pie marcliaran en combinación cou el blindado los cruceros
Amazonas i Loa.
Esos cruceros dejaron la rada de Pisagua pocos minutos áiites que el Blanco Encalada. El Amazonas se dirijió a Arica,
llevando al Cochrane pertrechos i comunicaciones, i el Loa a
lio, llevándolas a la Cluicahiico, naves jefes en el bloqueo de
aquellos puertos.
De,sempeñadas esas comisiones, el Amazonas tenia la órdeu
de hacerse 60 millas mar afuera lia,sta enfrentar a Paita, reca­
lar a ese puGúo, i, no encontrando allí naves enemigas, seguir
a vista de tierra hasta'rumbes. En este puerto dcdña situarse,
cruzando como a lü millas de tierra i aguardando al Blanco
Enccdada.
Eu cuanto al Loa, marcharía desde lio a iucorpor.arse con el
blindado, habiéndose lijado como punto de reunión el pira-lelo
de Islai, a 30 millas distante de tierra.
Ea Iquique. poco ántes de mi .salida, se obtuvieron noticias,
al parecer lidedigmis, de que la laucha-torpedo enviada desde
Inglaterra al Gobierno peruano, babia .salido libi-emente de
Panamá en los primeros di.is de Diciemhre; i, poi- lo tanto, so
creyó urjente la espedicioii a (pío se reliore la nota presente.
Se agTegaba, además, qne el tra.sporte peruano líimuc babia en
esos (lias salido del Callao, i se siiponia (pie hubiese marchado
bácia el Norte jiara dar remolque a la indicada lancha-torpedo.
El dia 1-1, a las 6.30 P. M. i en el punto convenido, se me
reunió el Loa. Esta nave habia abordado, algunas horas ántes,
al vapor de la carrera lio, salido el dia 12 del Callao, i obteni­
do la noticia de que la Union i los trasporte.? del Perú, incluso
el Itimac, quedaban en aquel puerto, prontos, al parecer, para
bacer.se a la mar. Se agregaba que cou c.sos bmpie.s enemigos
existian también dos pequeños vapores, que se decia destinaclos
a remolcadores de torpedos en alguna rápida espedicion del
enemigo sobre sus puertos bloqueado?, o sobre los tpie ocu­
pan bf)i la? fuerzas de Chile eu la costa peruana.
Creí conveniente, para evitar una sorpresa, comunicar estas
noticias a nuestro.? cruceros de lio a Molleiulo, a fin de que la
trasmitiesen bácia el Sur.
Comisioné al Loa con t.d objeto, recomendando la rapidez
en su viaje, para qne regresase a reunirse en el mismo punto
con el Blanco,
El dia 15, de.spues de haber desempeñado esa comisión, vol­
vió el Loa, i a las 4 P. M. se continuó la marcha bácia el Nor­
te. El Zoí? navegaba próximo a la costa, i el Blanco, en mar­
cha paralela, a tres o cuatro millas de di.stancia.
En la noche de e.se dia i en la tarde del 16, fueron aborda­
dos por el blindado los vapores Lontné i Lima de la Compañía
Inglesa. Ambos conlinnaron las noticias ya obtenida.s, agre­
gando, como un hecho indudable, qne la lancha-torpedo luibia
salido de Panamá en los primeros dias de Diciembre.
La navegación continuó sin novedad ninguna basta la altu­
ra de Huacho. XTn poco al Norte del Callao se reconocieron,
en la mañana del 18, dos lanchas a la vela i el bergantin I ju
Valeza con bandera i patentes de Honduras, tomadas después
de la guerra. Esas pequeñas embarcaciones, pertenecientes a
pobres industriales que hacen en aquella costa acarreo de sal
i de otros artículos de jeneral consumo, babrian podido caer
en captura; pero interpretando los seutimieutos del Gobierno
(1) Tomo II, pájin.a 276.

42

GU ER RA DEL PACIFICO.

de Chile, que no hace la guerra a los infelices, no trepidé en
permitirles continuar su marcha.
Encontrándonos en la tarde del 18 frente a la baliía Sali­
nas, nos sorprendió una densa neblina, que nos obligó a man­
tenernos sobre la máquina basta el siguiente dia 19.
A las 9 A. M. de ese dia, i hallándose el Blanco i el Loa
reconociendo las ensenadas de Salinas i de Huacho, se avistó,
como a seis millas de distancia, nn vapor que venia del Norte.
El comandante del blindado me indicó que aquel vapor había
cambiado rumbo al Norte i que parecía ser un trasporte ene­
migo. Ordené gobernar sobre él para reconocerlo; i tan pronto
como .se efectuó ese moviinicuto, pudo notarse que la nave
avi.stada vacilaba eu ,su marcha, i que, momentos después,
cambiaba su rumbo hácia el N. 0 . Esta circunstancia trajo la
convicción de que aquel buque ora enemigo, i se emprendió la
persecución.
Las neblinas, qne desde el dia anterior .se habían e.stendido
por aquella costa, comenzaron en esos momentos a hacerse mas
densas i favorecieron ia liiiida del buque perseguido; el que,
ántes de una hora de caza, se perdió completa.mente de vista,
haciéndose imposible su persecución. Según noticias obtenidas
posteriormente, aquel vapor pudo ser el J irafa o el Limeña,
trasportando eng.ancbados para el ejército de Lima.
El Loa, al que se hicieron señales para seguir los inovimieutos del Blanco i que, por ,su reconocimiento de la ensenada de
Salinas, quedó como a tres millas’ por la popa del blindado,
,se encontró envuelto igualmente en la densidad de la calina i
se estravió del convoi. Eu aquel dia e,se buque no pudo volver
a incorporarse al Blanco.
Como de antemano .se habia acordado rjue el puerto de Paita
seria punto de reunión para el caso de estravío, i como además
el comandante del Loa sabia qne en Tumbes debíamos reunirnos con e\ Amazonas, no di gran importancia a e.se momentáneo
estravío i, a la vista de la costa, contimié el viaje hácia Paita.
A las 5 P. M. del 21 arribé a ese puerto i resolví, poco des­
pués, avanzar mi m.arclia hácia Tumbes para reunirme al A m a­
zonas. A la 1 P. M. del 22 llegué a dicho puerto i se avistó el
crucero, estacionado como a ocho millas de la co.sta. No léjos
del Amazonas se apercibia detenida una barca mercante.
Como una hora despnes, i cuando por señales se habia orde­
nado al Amazonas reunirse al Blanco, se notó que a bordo de
la barca indicada estallaba un incendio de grandes proporciones.
El comandante del Amazonas, viniendo a bordo del blindado,
me dió la esplicacion de aquel incendio.
Según me informó aquel comaudante, esa nave, apresada en
las aguas de Tumbes, era la Tucyal, b.arca b.allenera con bande­
ra peruana.. Al capturarla, solo encontró en ella al piloto i
mni pocos individuos de la tripulación, hallándo.se .su capitán
en tierra. Juzgándola inservible,, determinó incendiarla.
No pude cerciorarme de la importancia de esabarca, i babria
preferido que el comandante del Amazonas hubiese aguardado
mi próxima llegada para proceder a esa destrucción. Me limito
aquí a dar cuenta a V. S. de aquel hecho, adjuntando, bajo el
número I, el parte de dicho comandante sobre su viaje hasta
Tumbes i el sumario que creyó oportuno instruir para probar la
nacionalidad del buque destruido.
Desde .algunos dias atrás, habia recibido noticia.? de que la
lancha-torpedo peruana salida de Panamá, habia sido de.spachada de aquel puerto colombiano para el ecuatoriano de Man­
tas. Sabia que aquella embarcación traía su máquina desarre­
glada i estaba conveucidn de que debia encontrar.se al Norte de
Tnmbc.s. Según eso, ordené al comandante del A
que
.sin perder tiempo se dirijiese hácia Mantas a vista de la costa,
recomendándole que visitase al paso la poco conocida caleta de
Ballenitas i que, no encontrando en ninguno de esos puntos la
lancha-torpedo, entrabe a .su vuelta a la ria de Guayaquil hasta
la Pimá, para tomar allí informaciones que indica-sen el parade­
ro de la embarcación enemiga. El Amazonas debia regresar a
Paita, en donde encontraría al Blanco. B.se puerto, como ántes
lo he indicado, ora el punto de reunión dado al Loa para un ca­
so de estravío.
A las 8 P. M. del mismo dia hice rumbo a Paita. A las 6
A. M. del 23, no léjos de aquel puerto, ,se me reunió el Loa; i
a las 2 P. M. anclarnos eu Paita i se procedió inmediatamente
a trasbordar del Loa al blinda'lo todo el carbón que necesitab.a
para proseguir su viaje.
A la 1 A. M. del 21 cutr.) al puerto el va.porcito Ballestas,
que navegaba con bandera inglesa, entre las islas de Lobos i

Paita, i a las 9 A. M. el vapor Tslai, de la carrera, en viaje de
Panamá al Callao.
A las 4.30 P. M. de aquel dia el Amazonas regresó de su co­
misión al Norte, trayendo a remolque la lancha-torpedo perua-^
na. Siguiendo las instrucciones recibidas, el ÁTnazonas sé
dirijió a inspeccionar la costa ecuatoriana al Norte de la desem­
bocadura del Guayas. La lancha-torpedo fué encontrada al fren­
te de Ballenitas i capturada sin resistencia alguna. A. su bordo
se encontraban tres marineros, habiendo, al parecer, buido en un
bote, a la aproximación del A mazonas, algunos otros indivi­
duos de los que la conducían.
Por datos obtenidos, so sabe que los marinos peruanos encar­
gados de conducir esa lancha hasta el Callao, .se hahian, dias
ántes, dirijido a Guayaquil para buscar allí algunos elementos
indispensables para proseguir su marcha en aquella embarca­
ción. A su bordo .se encontraron dos maletas de via,je pertene­
cientes al teniente .1. ° de la mariua peniana señor Manuel de
la Barrera. En nna de esas maletas se Irallaron los documentos
que adjunto a V. S., entre los cuales es mui notable el pliego
de instrucciones dadas al indicado oficial por el Ministro de
Guerra i Marina del Perú, para la estraccion de Panamá i con­
ducción hasta el Callao de aquella lancha-torpedo.
Esas maletas, para que llegasen a poder de sus propietario.s,
fueron remitidas por el mayor de órdenes de esta escuadra al
sub-prefecto de Paita, quien acusó recibo en la nota que ha­
llará V. S. bajo el número 2.
Acompaño a V. S., bajo el número 3, el parte del coman­
dante del Amazonas referente a la captura de la indicada lan­
cha-torpedo. Eu dicho parte me comunica también aquel com.andante que, al regresar de su comi.sion, había incendiado
al Norte del Cabo Blanco, entre Tumbes i Paita, una chata
peruana que encontró en esas aguas.
El 25, a las 8 P. M., zarpé de Paita, en convoi con los dos
cruceros i con rumbo a las islas de Lobos.
Según instrucciones que se rae dieron en Setiembre del año
próximo pasado, se recomendaba, para el caso de una escursion
de nuestros buques al Norte del Callao, la destrucción de todos
los elementos que para carguío de guano existie.sen en e.sas is­
las. Al emprender la e.spedicion de que doi cuenta a V. S.,
quise, por medio de un telegrama dirijido al señor Ministro de
Guerra i Marina, que me fuese reiterada aquella órden, i se me
contestó que cumpliese las iu.stvuccioiics primitivas.
En e.sta virtud, el dia 26 de Diciembre, a las 12 M., arribé a
la isla de Lobos de tierra i procedí a su reconocimiento. No
existo en esa isla ninguna e.sp1otacion de guaneras. .Los depó­
sitos de guano son mui limitados, i desde ba,ce dos años ,se pa­
ralizó todo trabajo. El muelle que sirvió para el carguío, se
halla completamente destruido, i los habitantes que ocupan
allí los pocos edificios que liai en. pié, no pasan de 20, contán­
dose eu ese número niños i mujeres.
A las 5 P. M. de aquel dia se arribó a las islas de Lobos de
afuera. Se encontraban en ellas 39 buques a la carga, i es este
el punto de donde se estráe casi la totalidad de los guanos del
Perú que se envian al estranjero.
Notifiqué inmediatamente a la autoridad peruana en aque­
llas islas mi propósito de destruir, como medida de guerra,
todos los elementos de embarque, i circulé igual notificación a
los capitanes de los buques allí surtos.
Adjuntas hallará V. S., bajo el número 4, esas notificaciones,
lo mismo qne la conte.staoion dad,a por el jefe de aquella loca­
lidad. Entre esos documento.'!, encontrará también V. S. una
protesta de la Gompañía Cargadora de Guano del Perú por la
destrucción de lanchas. Eu esa protesta, que rae fué presentada
por el Cónsul inglés cu aquellas islas, se pretende qne algunas
de esas lanchas pertenecían a súbditos británicos. Hallándo.se
tales embarcaciones al servicio esclusivo del negocio de guanos
del Perú, me pareció irregular la procedencia neutral que se les
atribuía.
Desde las primeras horas de la mañana del 27, .se empren­
dió la destrucción de lanchas, de muelles i de plataformas,
útiles para el carguío, i al caer la noche de aquel dia habia
terminado la tarea.
Se destniy'-eron con el fuego tre.s muelles de embarque con
sus plataformas i .se echaron a pique como 80 lanchas de car­
guío. El muelle para pasajeros se dejó intacto.
A la ]. A. M. del 28 dejé el fondeadero de aquellas isla.s,
emprendiendo mi vuelta al Sur. En aquel dia, lo mismo que
en el siguiente, encontré en mi derrotero las densas neblinas.

43

DOCUMENTOS INÉDITOS.

tau frecuentes en esos parajes i en esta estación, qne dificultan
los recouocinufcíiitos i ana la inarclia en convoi.
A pe.sar de aquel incouveuieute, i aprovechando las intermi­
tencias de aquellas calinas, se reconocieron los puertos de
Eten, Pacasmayo, Chimbóte, Huacho i Salinas, habiendo abor­
dado en ese trayecto a los vapores de la carrera Santiago i
Pacífico i reconocido algunos buques mercantes que navega­
ban con patentes i banderas de neutrales.
En PÍ.SC0 se abordó el ValJioia de la Compañía Inglesa; i
continuando la marcha al Sur, llegué a Moliendo el 3, a las
8.30 A. M. Allí encontré al monitor Huáscar, cuyo comandan­
te me (lió cuenta de haber establecido el bloqueo de ese puerto
i caletas vecinas, en virtud de las iu.strucciones recibidas. En
la tarde de ese dia, arribé a Pacocha, en cuyo fondeadero se en­
contraba la corbeta O’Higgins sosteniendo el bloqueo de ese
puerto de la costa peruana. La corbeta Chacabuco, que desempe­
ña especialmente esa comisión, habia marchado en ese mismo
dia basta Arica, convoyando al trasporte Co2JÍapu. El comandan­
te de la O'Higgins me dió cuenta de los sucesos ocurridos en
aquel puerto, i de los que V. S. debe tener ya ámplias noticias.
Continuando mi viaje a este puerto a la s 11. P. M. del
mismo dia, el Blanco .se cn uó cou la corbeta Chacabuco a la
altura de la punta Gules. Esta cmbeta marchaba de regreso a
su estación. El coinamlante, que pasó a bordo del blindado,
puso en mis manos las comunicaciones de V. S. de 27 i 29 del
próximo pasado Diciembre.
Hoi a las 4. P. M. he arribado a este puerto.
Antes de concluir esta comunicación, debo recomendar a
V. S. la vijilancia i exactitud en el servicio del comandante,
oficiales i tripulación de este blindado; recomendación que
merecen igualmente los demás buques del convoi.
Dios guarde a Y. S.
G a l v a b in o R iv e r o s .
A l señor M iuistro de G uorra i M arina eu Cam paña.

NÚM.

164.— MINISTERIO

mo del pueblo a pedir la paz; i ésta se ve alejarse indudable­
mente cuando el qne tiene la fuerza i el poder no la emplea
para perjudicarlos por todos los medio.? lícitos (pie el derecho
de jentes autoriza, i los permite continuar a su vista en las
nii.siuas labores qne en tiempo de paz.
Eu conísecneucia, lo.s buques de sn mando deben apresar toda
embarcación que haya derecho para capturar, según las reglas
del Derecho Internacional, i enviarlas a lo.s puertos chilenos o
destruirlas, según las circuastaucias. Igualmente deberá Y. S.
disponer que todos los medios de enibanpie eu los puertos ene­
migos a que puedan tener acceso nuestras naves, sean bien
destruidos o inutilizados, a fin de conseguir pronto el resultado
lejítimo de la guerra, según lo be indicado eu el presente oficio.
Dios guarde a Y. S.
J o s é A. G . i n d a r i l l . s s .
A l Gom am laiile en J efe J a la eácuadra, C o u tn i-A liu iia n te don U nlvarino R ivei-03.

X L IV .
Partes oíieiales de la jm eva c.spetlíeiou del “ itlanco” i
“ Aiaa/oiias” al Norte del Perú, deslriíceiou de los eleiuei)ito.s de ciiibarqaes ea la balan fiadepeadeueiai dcl
viaje del crucero “ Siuáseur” desde el Callao a Pi­
sagua.
m i n i s t r o d e GUERRA I MARINA EN CAMl'AÑA.

Pisagua, Labrero 3 de ISSO.
Orijinales, adjunto a Y. S. los parte.s que me ha pasado el
Contra-Almirante, Comandante en Jefe de la escuadra, sobre
su última escursion al Norte i sobre la venida del Huáscar a
Pisagua.
Dios guarde a Y. S.

DE GUERRA I M.UMNA.

R . S otom ayor.
A l señor M inistro de G nerra i M arina.

Santiago, Enero 19 de ISSO.
Adjunta a una coraunicaciou del señor Ministro de Marina
en campaña, fecha 5 del presente, he recibido el parte que
Y. S. ba pasado, dando cuenta de la espedicion que Y. S. em­
prendió en el mes próximo pasado con el buque de su in­
signia, el Amazonas i el Loa, en cumplimiento de órdenes
supremas ¡ en virtud de las iustrueeiones dadas a V. S, por
dicho señor Ministro, con el objeto de apresar la lancha lanza­
torpedos que debia recibir el Gobierno del Perú i de destruir
los elementos de embaqne i desembarque en las i.slas de Lobos
i de reconocer otros puntos de la CoSta peruana.
Dios guarde a Y. S.
J o s é A. G a n d a r i l l a s .
A l Cüiuandautc eu Jefe de Ja escuadra, C outra-A lm iraute dou G alvarino R i-

VetOii,

NÚM.

207.— MINISTERIO

DE GUERRA I MARINA.

Santiago, Enero 21 de ISSO.
Se ha recibido la nota de Y. S. de fecha 4 del corriente, en
la qne se detallan las distintas operaciones ejecutadas por los
buques e.spcdicionarios que salieron al Norte con el objeto de
apresar la lancha-torpedo peruana i cumplir las demás instruc­
ciones dadas por el Gobierno.
En dicho oficio, manifiesta Y. S. que no obstante haber Y. S.
encontrado dos lanchas a la vela i el bergantin L a Valeza, que
debieron ser capturados, no lo fueron, sin embargo, por perte­
necer a infelices a quienes no se hace la guerra.
Este oficio tenia por objeto manifestar a Y. S. (pie el G o­
bierno cree ([ue se debe hostilizar al enemigo por todos loa
medios lejítimos de la guerra, cualquiera que .sea la condición
de las personas sobre qne deba recaer el mal, proveniente de
los actos lejítimos de hostilidad.
La manera de hacer mas humana i mas cristiana la gnerra, es
concluirla pronto, a fin de evitar males mayores, como son los
que resultan de su prolongación.
Tratándose de uu enemigo que aun no se considera vencido
i que se prepara a la re.sisteucia, el mal causado a todos ellos,
sean pobres o rico.s, iuíiuye notablemente para inclinar el áni­

COMANDANiJIA JE N E R A L DE LA

E.SCUADRA.

Pisagua, Ecbrero 1. ° de ISSO.
Señor Mini.stro:
El 22 del próximo pasado Enero, a las 7 P. M., dejé el fon­
deadero de Pisagua, haciendo rumbo al N. ()., i .siguieuilo Jas
aguas de este blindado el crucero Amazonas.
Procediendo de acuerdo con Y. S., estos buques, navegando
a distancia de 50 millas de la costa, debian caer al puerto de
Huacho, i desde allí volver bácia el Sur, inspecciona ndo dete­
nidamente la costa peruana.
A las 12.10 P. M. del 26 nos encontramos a la entrada del
puerto de Huacho en los momentos en que comenzaba a disi­
parse la densa neblina que nos liabia acompañado desde el dia
anterior. Se reconoció aquel puerto i el próximo de Salinas,
en el cual hallábase fondeada una barca portuguesa caigada de
sal.
Continuando rumbo bácia el Sur, se avi.stó el puerto del Ca­
llao a las 8.30 P. M., i a las 6 A. M. del 27 se reconoció la
euisenada de Cborrillo.?. A la 1 P. M, de aquel dia, a la vista
de Cerro Azul, impartí órden al Amazonas para entrar a ese
puerto a reconocer dos hinques de vela allí surto.?. Eran naves
mercantes con bandera.? neutrales, que dieron la noticia de ha­
ber pasado el Huáscar bácia el Sur eu la.s primeras horas de
esa mañana. Aquel blindado liabia permanecido algunos dias
cruzando al frente del Callao, de donde debia retirarse cuando
le faltase carbón.
Siguiendo nuestro derrotero, observamos la bahía de Pi.sco,
pasamos por el boquerón de este nombre i avanzanms en de­
manda de la bahía Independencia. El Amazonas reconoció la
ensenada de Salinillas, eu donde existian dos embarcaciones
con banderas neutrales.
Según indicaciones de Y. S., se tenia noticia de qne en la
bahía Independencia se cargaba guano por cuenta del Gubierno
del Perú. Llegamos a esa bahía a las 8.30 A. M. dcP28, i en­
contramos allí tres naves mercantes cargando guano. Dos de
esas naves llevaban bandera ingle.?a i otra bandera italiana.
Eu cumqilimieuto de órdenes recibidas, qn-ocedí a capturar

44

G U E R R A D EL PACÍFICO.

In.s pocas embarcaciones menores qne se ocupaban de ese car­
guío i que aun podian utilizarse, liaciendo destruir algunas
otras que juzgué inútiles para el servicio. Desembarcando allí
parte de la guarnición dcl Blanco Encalada, ordené la comple­
ta destrucción de todos los elementos de embarque existentes,
quedando despedazados por el fuego dos grandes muelle.? de
plataforma, e mulilizado.s i arrojarlos al mar los carretones, car­
retillas i demás enseres destinados a la e.splotacion de esas
guaneras.
Existia en aquella isla una pequeña población como de 60
individuos, casi todos consagrados a la estraccion i acarreo de
lo.s guanos.
. A las 6..30 P. M. de ese dia zarpé de aquel fondeadero, con­
tinuando rumbo al Sur i reconociendo todas las ensenadas de
esa co.sta.
El 30, a las 9 A. M., estuvimos frente a Islai, en donde se en­
contraba la corbeta O’Higrjins, manteniendo con la cañonera
Covadonga el bloqueo de Moliendo i caletas vecinas.
El comandante de aquella corbeta me dió cuenta de haber
efectuado en dos ocasiones desembarque entre Islai i Quilca,
con el objeto de cortar el telégrafo que une a esas poblaciones
con la de Moliendo. La última de esas operaciones habia dado
por resultado la destrucción de esa línea telegráfica en )a es­
tension de algunos kilómetros. Comqirendiendo la importancia
de esta cla.se de operacione.s, ordené al mismo comandante las
practicase con alguna frecuencia, cuidando de tomar las medi­
das i precauciones oportunas para realizarlas con la mayor se­
guridad posible.
A las 6 P. M. de aquel dia llegamos al fondeadero de Pacocha. Encontramos allí a la corbeta Glia,ca,huco, al crucero Loa
i al monitor Huáscar. Esta nave habia llegado a ese puerto
algunas lloras ántes.
Supe aquí, con estrañeza, que la marcha del Humear, desde
el Callao a Pacoclia, habia sufrido entorpecimientos i retardos a
causa del mal estado de su máquina. El comandante de ese
buque, eu nota que paso en copia a V. S. i a la Comandancia
Jeneral de Marina, atribuye el mal estado de aquella máquina
a la punible incuria i a la torpeza de lo.s maquinistas.
Procediendo en Pacocha a los cambios de comandantes del
Huáscar, del Amazonas i del Loa, he creido necesario, orde­
nando las reparaciones mas urjentes en la máquina de Jiquel
blindado, que continúe su marcha hasta Pisagua para efectuar
aquí mas radicales arreglos i darle una dotación de injenieros
competentes. He ordenado igualmente la venida Aq\ Loa., a fin
de que tome carbón, no habiéndoles llevado el Lamar, como
yo lo esperaba, el combustible i los víveres de que nece.sitan
las naves blnqueadoias de los iniertos peruanos.
El crucero Amazonas recibió órden para dirijirse inmediata­
mente a Moliendo i mantener allí, en unión con la O'Higgins,
el bloqueo de aquel puerto, debiendo la Covadonga volver a
Pacocha.
A la 1 P. M. del 31 zarpé de Pacocha i se reconocieron en
e.se dia las caletas de Jjocumba i Sama. En ninguna de las in­
dicadas caletas se han divisado tropas del enemigo.
A las 7.4.0 A. M. he fondeado boi en este puerto.
Dios guarde a V. S.
G a l v a b in o I I iv e b o s .
Al señor Ministro de Guerra i Marina en Campaña.

NÚM.

380.— COMANDANCIA

EN JEFE DE L A ESCUADRA,

Pisagua, Febrero 2 de 1880.
Señor Ministro;
El comandante del monitor Huáscar, con fecha 30 de Enero,
me pa.sa el parte siguiente:
"Como tuve el honor de avi.sar a V. S. en mi anterior, nú­
mero 6, el 18 del que rije, a las 11.30 P. M.; zarpé de Uo con
rumbo al Callao, pasando a la vista de Moliendo para entregar
correspondencia a la corbeta O'Higgins, con quien comuniqué
el dia .siguiente a las 6.20 A. M., gobernando inmediatamente
despnes de de.satracar 40 a 45 millas de la costa p.ara no ser
visto i debiendo recalar a las islas Hormigas de afuera.
” Esta navegación se hizo con vientos bonancibles i mar del
3er. cuadrante, i a pesar de estas buenas condiciones, el andar
del buque fué de siete a ocho millas; esto se debe, señor Co­
mandante eu Jefe, a la incompetencia de los injenieros que
tengo a bordo, como ya V. S. tiene conocimiento.

” Et 21 al amanecer, estando frente a la isla Í8an GaUáni aun­
que no a la vista, calculanrlo qué ini itecálada no podria tener
lugar sino tarde de la noche, i en tiempo que reinan las nie­
blas, me decidió a hacer rumbo directo al cabezo de la isla de
San Lorenzo, cuyo faro se avistó el mismo dia alas 9.40 P. M.,
poniéndonos alas 11 P. M. con nimbo Norte .5° O'i establecien­
do el crucero entre el cabezo i la isla Pescador, con la máqui­
na poco a poco; pero manteniendo con.stante 25 libras de pre­
sión. Una vez qne fuimos apercibidos, apagaron el faro. Remó,
señor Comandante en Jefe, casi todo el tiempo uña densa ne­
blina, i el 22 hicimos atracar una embarcación menor, proce­
dente de Supe i Huacho, que se dirijia al Callao; é.sta, como
otras cuantas que se trajeron al costado, comunicaron qne el dia
18 babian llegado a Huacho 1,400 hombres de Lima para guar­
necer la costa Norte i que debia seguirle caballería que que­
daba alistándose en Lima i Callao. En el mismo dia apareció,
entrando por el Boquerón, un vapor del Estrecho, como lo hi­
cieron dos vapores mas del Sur, sin que pudiera impedírseles;
esto, como supe por los patrones de las lanchas, fué debido a
que el ájente, supongo, diese órden a los capitanes de hacerlo
así, pues nue.stro crucero se sabia en el Callao dias ántes. Tam­
bién se fué a reconocer ese dia uu buque a la vela, que re.sultó
ser la barca inglesa Jane Fairline de Greenock, con cargamen­
to de azúcar, que salia de Ancón para Liverpool, cuyo capitán
confirmó las noticias de loS patrones de las lancha,s, sobre
tropas.
"Habiendo solicitado el injeniero 1. ® , del que suscribe, dos
o tres horas para hacer algunas reparaciones en la máquina, i
no siendo prudente hacerlo a la vi.sta del enemigo, el 25 go­
berné sobre las Hormigas de afuera, donde aproveché también
para ejercitar mi jenté con el tiro al blanco, qne todavía no
habia verificado. El re.sultado lo verá V, S. por los est'adqs que
acompaño. No dejó éste de dar a conocer algunos defectos
vitales del buque, cual es la mala colocación de los pescantes
que dejan los botes sobre los cañones, i qne al primer disparo
abrió la canoa; esto indica el por qué, cuando perseguimos a
este buqne, a fines de Mayo próximo pasado, los peruanos lar­
garon sns botes.. Una de las falcas también con los disparos de
la torre .se dobló, a pesar de estar todas arriadas, volando al
.agua los largueros que se babian colocado en la cubierta para
impedir que se resbalasen al pasar por ahí; razones por las
cuales .sirspendí é.ste i me desatraqué d é la isla para parar, el
buque i que procediesen a las reparaciones de Ja máquina,
volviendo después a hacer rumbo sobre San Lorenzo, donde
estuvimos a las 5.30 P. M. dos i inedia millas distante, vol­
viendo a establecer nue.stro crucero. Al regresar, salia lá fraga­
ta inglesa Triunfo para el Norte, no comunicó con nosotros, i
también esa nociré entró el vapor A.requipa, procedente de Pimeutel, notándose que el faro habia sido encendido.
"El 25 se reconoció otro buque que salia, resultando ser la
barca inglesa .É'riiá
despachada para Chanca i; su
capitau comunicó haber dejado fondeados en el Callao los bu­
ques de guerra siguientes: Shannon, Turquoise i Hosprey, in­
gleses; Victoire i Chasseur, franceses; Hansa, aleman.
” Un buqne italiano i un id. norte-americano.
"Los buques peruanos Atahualpa i Union, en la cabeza del
muelle por la parte de adentro, i los trasportes Chalaco, Lim e­
ña, Oroya i Meteoro en el dársena. No me permitió, señor Co­
mandante en Jefe, asegurarme bien de la posición i veracidad
de estos datos, la espesa niebla que reinaba, lo que me detu­
vo hacer una entrada en uno de los dias que ahí permanecí
cruzando.
"El 26, alas 9 P. M., no quedando ya mas qne 100 tonelada.?
de carbón, lo necesario para llegar a lio, hice rumbo al Sur,
pasando en la mañana del 27 a la vista de Cerro Azul, donde,
divisándose tres buques, rae dirijí ahí a reconocerlos, resultan­
do ser el vapor (Jpito, la barca inglesa A rica i el ponton de la
Compañía Inglesa de Vapores; practicada la visita, en la que
no hubo novedad, hice rumbo por. fuera de las Chinchas, para
evitar las densas nieblas que continuaban.
"D e regreso, el andar del buque ha sido aun mucho méno.s,
manteniéndose entre cinco i seismillo-s, a lo mas, con sus cuatro
calderas, i que en la noche del 28 hubo que parar el buque i po­
ner proa a la mar, porque el departamento de las calderas i
máquina so estaban inundando, i ya amenazaba apagar los fue­
gos, ocupando la ouardia en las bombas, que luego también se
atoraron, todo ui.i,.ido a la ineptitud, desi^a c indolencia de
los injenieros, lo que me obligó a mandarlos a todo.? a procurar
descubrir la via de agua i ponerles dos centinelas, con órdeu

45

DOCUMENTOS INÉDITOS.
V
de TIO dejarlos subir basta que el buque estuviera enterameute
tíslauco.
"También se me dió parle por el contador, en el dia indicado,
en el cabezo, del siimaiio qne acumpaño, del deaí’alco de víveres
que le resultaba al maestre de víveres i qne pudo baber puesto
en peligro a la tripulación a haber durado algunos dias mas el
crucero. Acompaño también a V. S. la carta orijinal dirijida al
Contra-Almirante Montero; como vino la remito para que V. S.
vea como el sello del Consulado aleman sirve para dirijir cor­
respondencia a las autoridades peruanas, que felizmente pude
verla a través de la luz i abrirla. ,En vista de este hecho, abrí
la demás correspondencia comercial que habia en mi poder i
que también acompaño.
"Para terminar, señor Coin.andante en Jefe, diré a V. S. que.
para evitar la mui alta temperatura que hai en la cámara de in­
jenieros i guardias-marina?, se hace indispensable cerrar la es­
cotilla de la máquina con un mamparo de madera, i también
para hacer el buque uu poco mas estable, creo necesario que se
le coloquen quillas laterales, pues su balance, aun en calma i
con mar boba, ha llegado a 22 grados.
"Estas solas malas condiciones, no solo afectan las punterías,
sino que hacen también al buque insalubre i por demás incómo­
do para vivir en él.
"Según la opiniundel injeniero 1. ° , necesita seis dias para la
recorrida de su máquina i bombiis del buque, por lo cual quedo
íondeado en este puerto con los fuegos apagados i veré si, entre
tanto, me iniedeu dar carbón para rellenar las carboneras."
J j o que trascribo a V. S. para su conocimiento.
Dios guarde a V. S.

ner para el corto tiempo que retardará la prosecución de las
operaciones.
V. S. espidirá las órdenes del caso para que sean servidas las
necesidades de las divisiones en lo que respecta a la provisión
de municiones, medios de trasporte i servicio sanitario. Con es­
ta misma fecha, me lie dirijido al señor Delegado de la Inten­
dencia, Comandante de Armas de esta plaza, conductor jeneral
de equipajes i comandante del cuerpo de Pontoneros, recomen­
dándoles tengan por sn pártelos elementos, que a cargo de ellos
corren destinados, al servicio del ejército, i por telégrafo he lla­
mado al Jefe del Servicio Sanitario, que se encuentra en Iquique.
Dispondrá a.simismo V. S. que los jefes de Estado Mayor
designados a cada división, pasen a incorporarse a ellas a la
brevedad posible.
Para que algunos cuerpos no se encuentren faltos de arma­
mento, tomará V. S. uua nota exacta del que tienen sobrantes
otros cuerpos i que V. S. me lo participará para disponer de él.
Recomiendo al couo,cido celo i actividad de V. S. la adopción
de todas aquellas medidas que, en su prudencia, juzque acerta­
das para que ePejército esté eu estado de emprender, con el me­
jor éxito posible, la operación pendiente i se impida que en el
movimiento de la marcha fuese a presentarse uu inconveniente
cualquiera que la estorbare en lo menor o nos obligue a dilbrirla por un solo dia.
Dios guarde a V. S.
E rasm o E sc a la .
Al señor Gorouel, Jefe de Estado Mayor Jeneral.

XLYL

G.4LYAR1N0 R i v e r o s .
A l sefior Ministro de Marina en Campaña.

Dictiímeu fiscal recaído cu el sumario levantado para
averiguar 1.a conducta observada por el capitau
Oaua cu la capttira «leí “ lliuiac.” (1)

XLV.
Orgáiiizacioii «leí ejército.
NÚM.

,531.— j e n

e r a l en je f e d e l e jé r c ito .

Campamento de Pisagua, Febrero 5 de ISSO.
El señor Ministro de Guerra i Marina en Campaña, eu nota
de esta fecha, me dice lo .siguiente:
! “ Eu telegrama del señor Ministro de la Guerra recibido ano­
che, se me comunica que los trasportes Itata i Angamos, tra­
yendo a remolque al ponton Valdivia, saldránmañana de Valraiso. En ellos vienen todos los artículos que se han creido
necesarios parala realización de la espedicion en proyecto.
“ Pongo esto en conocimiento de V. S. para que se sirva im­
partir sms órdenes con el objeto de que todo se halle listo para
principiar el embarque apénas lleguen dichos trasportes.
“ Gomo V. S. verá, contamos también con el Angamos \ el
ponton Valdivia como elementos de movilidad, que pueden
agregarse a los que se han tomado en cuenta anteriormente.
“ Organizadas prácticamente las divisiones, como espero que
lo estén ya, i prevenidos oportunamente los jefes de servicios
especiales, tales como el de provisiones, acarreos, parque sani­
tario, etc., creo qne se puede i se debe proceder sin demora a
emprender las operaciones acordadas.
“ Sírvase V. S. comunicarme lo mas pronto posible lo que re­
suelva sobre el particular."
Aproximándose, pues, el momento en que el ejército tenga
que emprender nuevas operaciones mas al Norte, se hace nesasario preparar todos los elementos que se requieren para su mo­
vilización i de qne he hablado anteriormente a V. S.
Organizadas como se encuentran ya las divisiones, los jefes
de ellas deben apresurarse a constituir el personal de su dilec­
ción, proponiendo iumediatamente los (|ue deben desempeñar los
puestos de ayudantes del Estado Mayor asignados a cada uua
de ellas i procurar la adquisición de los elementos que requie­
ran para ponerse en marcha tan pronto como reciban órdeu
para ello.
A este efecto, los cuerpos que comprenden cada una de estas
divisiones deben establecer su campamento en el órden siguien­
te: En Jazpampa la .l.
en San Antonio la 2.
en Dolores
la 3.
i en Santa Catalina la 4. . La marcha a sus respectivos
campamentos se hará a pié i fijarán eu ellos su permanencia co­
mo les sea posible, atendidos los recursos da que pueden dispo­

VISTA FISCAL.

El Fiscal en comisión que suscribe pasa a dar su dictámeu
eu este sumario, levantado de órden .suprema para averiguar la
conducta observada por el capitán de fragata don Ignacio Luis
Gana en la captura del trasporte liiniac.
De autos consta que el liimao zarpó de Valparaiso el 20 de
Julio último, a las 12.20 P. M., para el puerto de Antofagasta
con rumbo apartado de tierra, conforme a instrucciones de la
Comaudaucia Jeneral de Marina; que el capitán del referido
trasporte don Pedro Lautrup ordenó el primer dia un andar de
nueve millas, el segundo de ocho i el tercero, o sea el 22, de .seis
millas por hora; que la máquina iba en perfecto estado i los
fondos del buque recien pintados, pudieudo desplegar un an­
dar constante de 10 millas. (Declaración del primer injeniero.)
Consta también que el capitán Lautrup tuvo desde su salida
do Valparaíso la intención de no entrar a Antofagasta el 22
(declaración de éste), como pudo verificarlo sin forzar la má­
quina del vapor, con solo un andar medio de 10 millas. Se
funda el capitán Lautrup para observar esta conducta, en que
tenia instrucciones del jerente de la Compañía Sud-Amcricaua
de Vapores para no entrar de noche al puerto, i en una órden
qne dice e.xistia del Jeneral en Jefe del ejército del Norte
para que los trasportes no péruoetaseu en Antofagasta, cuya
órden está probada por las declaraciones de los jefe.s niilitare.s
de tra.sportes don Franci.sco Rondizzoni i don Nicolás C.
Moller, que jamás ha sido dada i que los vapore.? Ita ta \ L im arí en qne servían, entraban a la hora que llegaban a Anto­
fagasta, sin reparar que fuese do noche, i permanecían surtos
hasta que eran de.stinados a otras comisiones.
Consta asimismo, que al amanecer del 23 se avistó un humo
en dirección E. N. E., el que tomado por el blindado A
te Cochrane, se continuó navegando con rumbo N. E., que era
el directo para Antofagasta.
Que reconocida la corbeta peruana Union, se cambió el rum­
bo al N. N. 0. i toiuó el mando del Uimac el jefe militar de
dicho trasporte, capitau de fragata graduado dou Ignacio Lui.s
Gana, a las 6.15 A. M.
Que desde ese momento la caza se hizo asidua por el enemi­
go, empleando sus cañones de batería al principio i de.spues su
cañón de proa.
Que una hora despnes se presentó el Huáscar con rumbo a
cortar el del trasporte i hubo que gobernar al Oeste.
(1)

Tomo IV, pájina 200.

46

G U ER RA D EL PACÍFICO.

Que entre tanto el capitán Gana había dado órden de forzar
la máquina a su mayor andar i de ir presentando la popa a la
Union para evitar los proyectiles en las calderas.
Que esta persecución duró basta las 10.15 A. M., en que
viéndose el trasporte encerrado por la Union, qne estaba a 300
0 400 metros i el Huáscar a poco mas de 1,000, se izó bande­
ra de parlamento.
Que durante la persecución, el capitán Gana ordenó al pri­
mer piloto echar una espía por la popa para enredar la hélice
de la Union i evitar la caza, lo cual no se efectuó por hallar.se
óbria la tripulación. (Declaraciones do los cabos de cañón Lira
1 Reinoso i 3er. piloto.)
Que la corre,spondencia oficial fué destruida por el capitán
Gana, comandante Búlnes i capitau Campos, de Carabineros de
Yungai. (Declaraciones de los mismos.)
Que de la particular, conducida, a cargo del contador del
Itimac don Justo P. Guzman, dejó é.ste una balija i arrojó la
qne tenia en su oficina, esponiendo en su declaración no haber
tenido tiempo para destruirla toda. Consta que el cabo Marin
de C.arabineros oyó al capitán Gana dar órden al citado conta­
dor de arrojar al mar la correspondencia.
Que ordenó al capitau Lautrup ir en persona a la máquina
a mandar abrir las válvulas del vapor para echarlo a pique.
(Declaración del mayor Búlnes, del alférez Ortúzar i de vario.?
testigos de oida.?, los cuales se proveyeron de salva-vidas.)
Que la jente de la tripnlacion del trasporte rompió la canti­
na de los licores i se embriagó i cometió desórdenes basta el
punto de ser desarmado un marinero que iba a matar al capi­
tán Gana. (Declaración del capitán Bell de Carabineros.) ,
Que la órden de abrir las válvulas no fué ejecutada i el 1er.
injeniero niega haberla recibido del capitán Lautrup, no obs­
tante asegurarlo éste en presencia del mayor Búlnes de haber­
la impartido.
Que a juicio del capitau Lautrup i pilotos 1. ° i 2. ° , la sal­
vación del trasporte era imposible, i que el momento en que
se puso bandera de parlamento fué el mas crítico de la caza,
pues no habia medio de huir, atendida la posición i corta dis­
tancia de los buques enemigos.
De estos antecedentes se de.sprende:
1. ° Que la captura del trasporte Bimac pudo haberse evi­
tado, si su capitán don Pedro Lautru]) entra al puerto de An­
tofagasta en la tarde o noche del 22 de Julio;
2. ° Que una vez perseguido por la Union i el Huáscar, la
toma del Bimac era una consecuencia natural de la inutilidad
de .su armamento, de la superioridad de los'enemigos i del ma­
yor andar de ellos;
3. ° Que el capitán Gana ha hecho los esfuerzos po.sibles
para salvar el buque i ha maniobrado de manera que ba retar­
dado por espacio de cuatro horas su captura; i
4. ° Que no hai cargo alguno contra este jefe para prose­
guir esta investigación, i, en consecuencia, es mi dictámen que
se sobresea i se reponga al capitau Gana en su buena reputa­
ción i fama, salvo el superior parecer de V. S.
Fiscalía en Comisión.— Valparaiso, Febrero 19 de 1880.
R a m ó n C a v ie s e s .

XLVIL
El Goblciuio aprueba las instrucciones que el Ministro
(le la Guerra cu Campaña ba impartido al Jefe de la
escuadra para hostilizar al Perú.
núm .

721.-—m

oportunamente, que se inicien en breve las operaciones nava-■
les a que se refiere la nota de V. S. al Jefe de la escuadra.
Asimismo han merecido la completa aprobación del Gobier­
no las diversas operaciones que V. S. sujiere i esplica a aquel
Jefe. Todas ellas tienen nna importancia real i deben,'sin duda,
contribuir mui eficazmente al desenlace de la guerra qué sos­
tenemos con las repúblicas aliadas; pero la que puede, quizá
mas que otra, conducir a ese propósito, entre las hostilidades
marítimas, es el bloqueo del Callao que V. S. señala, por aho­
ra, a la consideración del Comandante eu Jefe de la escuadra
como materia. Sin embargo, como V. S. lo observa fundada­
mente, que esa operación ofrece dificultades i que ella recla­
ma un exámen atento, ¡q u e tanto V .S . como el Jefe referido
procurará obviar cualquier obstáculo para ponerla en práctica
con toda la brevedad posible i con aquel rigor indispensable
para que sea eficaz.
Todo esto supone, sin embargo, como no puede ocultarse a
V. S., que no se priva a nuestro ejército dél apoyo de la fuer­
za naval necesaria para cualquiera emerjeucia. Ese apoyo lo
reclaman también los tra.?portes que deben mantenerse en la
costa inmediata al territorio que ocupe el ejército.
Dios guarde a V. S.
,TosÉ A. G a n d a r i l l a s .
Al señor Ministro de Querrá en Campaña don Rafael Sotomayor.

XLYHL
Anexos al parte oficial dcl coniandante de la corbeta
“ Cliacabuco” en .sn espedicion a las islas de Lobos I
Chincha en unión dcl crucero “ Loa.” (I)
núm .

1.— COMANDANCIA

DE L A CORBETA “ CHACABUCO.”

Lobos de A fuera, M arzo 10. de 1880.
Señor:
Por órdenes del señor Comandante en Jefe de la escuadra
de Chile, he venido a este puerto con el,fm de destruir los ele­
mentos de carguío que en él existen.
Al comunicar a V. S. mi pvopó.?ito, réstame solo manifestar,
que, en caso de resistencia, me veré obligado a hacer uso de la
fuerza, i en tan doloro.?a einerjencia, será V. S. el único respon­
sable (le las desgracias que esa medida pueda ocasionar.
Dios guarde a V. S.
O sc a r V ie l .
Al .Jefe político i militar de Lobos Afuera.

NÚM. 2 .— GOBERNACION DE LAS GUANERAS DE LOBOS AFUERA.

Marzo 10 de 1880.
Señor:
Por su oficio de la fecha, quedo informado qne de órden del
Comandante en Jefe de la escuadra de su Nación ba venido
V. S. a esta isla con el propósito de destruir los elementos del
carguío que eu ella existen.
Én contestación, me cumple decirle: que siendo este lugar
de puro trabajo, i no contar la autoridad qne represento con
fuerza ni elemento alguno para impedirlo, haciendo la resi,?tencia qne debiera en cumplimiento de mi deber, la fuerza con
que V, S. cuenta es la única que puede imperar en los actos
hostiles que está encargado de realizar.
Dios guarde a V. S.

i n i s t e r i o d e QUERRA I MARINA.

J osé A l a r p a .
Al señor Gomanclunte «le la corbeta Chacabuco.

Santiago, Marzo 12 de 1880.
Se lia recibido en esto Ministerio la nota de V. S. fecha 28
de Febrero último, en la cual trascribe las instrucciones que
ha dado el Jefe de la escuadra acerca de las hostilidades que
deben empreiider.se por mar contra el Perú, ya que nuestro
ejército ba desembarcado con facilidad en el territorio enemigo.
La realización de este último liecho permitía, en efecto, des­
tinar algunos buques de la escuadra a ejecutar actos de hosti­
lidad que las condiciones de la guerra reclamaban con urjeneia
i que es menester llevar a cabo con la mayor celeridad. V. S.,
pues, conforme a los deseos del Gobierno, ha dispuesto, mui

NÚM.

3 .-

COMANDANCIA DE LA CORBETA “ CHACABUCO.”

lio, Marzo 22 dé 1880.
Señor:
En el contesto de mi nota número 42 he hecho referencia al
anexo número 3, creyendo prudente esplicar en esta forma los
motivos que me indujeron a tomar ciertas determinaciones por
(1) Tomo III, p.-ljina 110.

47

DOCUMENTOS INÉDITOS.

no creer conveniente estampar en esa relación antecedentes
que talvez conviene reservar.
Aludia en mi citada nota a la libertad en que babia dejado
al vapor Balleita, Isluga, etc.
A petición inia, V. S. me autorizó para tornar al Ballesta i
remitirlo a la escuadra; pero luego que hube e.xamiuado sus
papeles, me pareció uo debia proceder a capturarlo, porque si
bien ha tenido bandera peruana i cambiádola por la inglesa
después de la guerra, está reconocido en la matrícula inglesa
bajo el número 63,598. Además ese buque debia servir para
trasladar al contiueute los habitantes de as islas, i paralizados
los trabajos, no tiene importancia alguna, tanto por su poco
andar, como por la ninguna capacidad para carga. Creo, ade­
más, que la captura del citado vapor babria podido dar oríjen
a una reclamación diplomática, cuyos enojosos trámites no
pueden compensar la importancia del buque.
El ponton Coronilla, vaporcito Isluga i pailebot Paracas,
llevan también bandera inglesa autorizada por un pasavante
provisional, otorgado por el Cónsul inglés, habiendo sido áutes
peruanos; pero pertenecen al súbdito inglés Tomes Corrin, indi­
viduo que ha adquirido por su humanitaria conducta para con
los chilenos una deuda de gratitud de parte de Chile. En efec­
to, al principio de la guerra, este individuo asiló i mantuvo a
su costa mas de 300 cliilenos eu Huanillos i Pabellón de Pica,
i ese acto, conocido de toda la escviadra, me indujo a dejarlo en
posesión de sus trnbarcaciones, corno ántes lo babia lieclio por
el misino motivo el señor Almirante Williams i V. S. mismo
en su espedicion a las islas de Lobos.
También en nú ya citada nota, he hecho referencia de haber
reconocido diversas otras embarcaciones que, habiendo sido pe­
ruanas, han cambiado después de la guerra su pabellón. ¿Han
debido ser apresadas? En la duda preferí seguir el procedimien­
to que V. S. habia observado, pues las instrucciones qne basta
hoi se me han impartido nada dicen a ese respecto, i agradeceria a V. S, se sirviese indicarme cuál es la norma de conducta
que con respecto a buques que se hallan eu e.sa condición debe
observase en el porvenir.
Habrá notado V. S. que en vez dedirijirme a Lobos de Tier­
ra, como era natural, me fui al continente, i en lo que sigue en­
contrará V. S. las esplicaciones de mi procedimiento. Un ma­
rinero italiano, desertor de una barca inglesa, se me presentó el
sábado 13 i me espuso que en su buque habian traido armas
qne desembarcaron en Chirripe, pero que liabia llegado otro
buque de ia misma casa i que se suponia traeria también ar­
mas; consideré que no debia perder tiempo i por e.so dejé la
isla en demanda del continente. Efectivamente, en el lugar
designado, encontré la barca inglesa Chiloé; pero ya completa­
mente cargada de azúcar, i como sus papeles estaban en regla,
uo jiasé mas adelante, cumpliendo con lo prevenido por V. S.
en mis instrncciones, o mas bien eu las qne me recomienda se­
guir, impartidas por el Supremo Gobierno.
Un punto mas debo detallar en esta comunicación. Encon­
trándome en Lobos de Tierra en coirversaciou con los emplea­
dos, hablamos qne el sábado 13 en la mañana habian visto
pasar por el lado do afuera de la i.sla un vapor que les era
desconocido, de dos palos, de ruedas con tambores pintados de
blanco, pero sin cámara en la cubierta alta i que cou gran
velocidad, se dirijia al Norte. Esa descripción me hizo pensar se­
ria el Oroya qne se dirijia a Panamá i del cual be oido decir le
lian quitado los camarotes altos, circunstancia que ignoraban
lo.s sujetos aludidos. Esto coincidía con la circunstancia de
haber en la noche del viérnes, encontrándome fondeado en la
parte N. E. de Lobos de Afuera, visto pasar a la 1. A. M.
un vapor por el lado de afuera o sea por el Oeste, i aunque sa­
lí inmediatamente i navegué hasta que era de dia en el rumbo
que debia cruzarlo, nada vi, por lo que, juzgando que talvez
babia sido ilusión, volví al fondeadero; pero la noticia referida
posteriormente a que he aludido, me ', iudnce a creer que efec­
tivamente ha podido ser el vapor Oroya i que marchando con
gran velocidad, estaría al amanecer fuera de nuestra vista.
Como V. S. puede tener a este respecto alguna noticia i
corroborarla con lo qne dejo espuesto, puede ser de alguna uti­
lidad para las medidas que convenga adoptar, i en la imposi­
bilidad de proseguir viaje a Panamá por falta de carbón, por
uua parte i seguridad de ser el Oroya por otra, creí convenien­
te dirijirme iumediatamente al Sur, abandonando la idea de
recorrer la costa peruana al Norte del Callao, que por la cer­
razón que en ella domina rae habia heclio perder tiempo i te­
ner, además, el convencimiento que, conocida como era nuestra

pre.sencia en el Norte, nada podríamos tomar, pues, como he
dicho en mi nota número 42, en los puertos que vi.sité encon­
tré todas las embarcaciones baradas i los fondeaderos desiertos.
Espnesto como digo ios motivos que me han inducido a
obrar en el sentido de que doi cuenta, e.spero sean de la supe­
rior aprobación de V. S.
Dios guarde a V. S.
0SCA.11 V lE L .
Al señor Gomandante eu Jefe de la escuadra.

XLÍI.
Nota «Icl Ministro .de la (i erra mandando investigar
los desórdenes de Molleinlo. (1)
NÚM.

948.— MINISTERIO

DE GUERRA 1 MARINA.

Santiago, Alarzo SO de ISSO.
Por conductos diversos i dignos de ser atendidos, ha llegado
a conocimiento del Gobierno que en la espedicion a Moliendo,
realizada en los primero.? dias del pre.seute, han tenido lugar al­
gunos incidentes desagradable.?, acerca de los cuales considero
oportuno llamar la atención de V. S.
Parece que algunos jefes de la escuadra i del ejército espedicionai'io juzgaron equivocadamente que las mercaderías que
se hallaban depositadas en la Aduana de Moliendo i en otros
edificios ñ.scales pertenecientes al Gobierno del Perú, i que les
era lícito, por ser ellas propiedad enemiga, permitir a las tripulaeiones i tropas que les pusieran fuego o .se las apropiasen.
Si estos hechos fueran verdaderos, el Gobierno los lamentaría
profundamente, ya procedieran ellos de apreciaciones erradas
de lo que es lejítimo como liostilidad de guerra, ya de falta de
disciplina de la marinería i de la tropa que desembarcó en
aquel puerto.
No há menester V. S. que se le haga consideración alguna
acerca de la inconveniencia de semejantes actos, ni de la nece­
sidad de evitarlos o reprimirlos. Desde luego, no era fácil com­
probar que las mercaderías referidas fuesen de propiedad fiscal,
i, por el contrario, debia presumirse que ellas perteneciesen a
comerciantes estranjero?, i por consiguiente, ueutrale,s. Si tal
fuera el es .so de lo acontecido en Moliendo, nada habria que
atenuar siquiera la destrucción por el incendio de aquellas mer­
caderías o su apropiación por la jente de mar i la tropa.
Mas aun, en la hipótesis de que dichas mercaderías hubieran
sido nna propiedad indudable del Gobierno del Perú, ello no
autorizaria a los marineros i soldados para tomarlas como suyas
i solo habria sido conveniente destruirlas o tomarlas para el
mso jeneral de la división espedicionaria, .si ellas luibie.sen con­
sistido en municiones u otros elementos directamente útiles
para la guerra.
El empleo del fuego en caso como el de que se trata, tiene, ade­
más, el grave inconveniente de destruir edificios destinados a
usos de la paz i de ostender las hostilidades mas de lo que aca­
so se quisiera, sin que de ello se deriven ventajas para la pro­
secución de la guerra por nuestra parte. No debiera, pues,
acudir.se a ese recurso sino en circunstancias nmi jiistificada.s,
cuando en ello hai un interés positivo i no se presenta otro
arbitrio mas rápido i eficaz de conseguir el propósito que se
tiene en vista.
El objeto con que dirijo a V. S. la presente comunicación
es el de qne inquiera la verdad de lo que halla podido ocur­
rir sobre los puntos mencionados, pidiendo, al efecto, al Co­
mandante en Jefe do la escuadra los informes qne estime
necesarios sobre el particular. Será, además, oportuno con .seme­
jante motivo que V. S. signifique al referido Jefe cuál es la
manera de ver del Gobierno eu órdeu a las hostilidades que
pueden ejecutarse contra el enemigo.
Convendria a.simismo qne nna advertencia análoga se diri­
jiese a los jefes del ejército en la forma que V. S. estimara mas
adecuada.
Dios guarde a V. S.
J o s é A . G a n d .a r i l l a s .
Al señor Ministro de Guerra i tíariiia eu Gaiiipaña.

(1) Tomo III,

p:ljinn97.

48

GU ER RA D EL PACÍFICO.

L.
Notas cambiadas coi» motivo del incidente promovido
por el desembarque de tropas en Moliendo, cu M ar­
zo de 1880.
NÚM.

984.— MINISTERIO

precauciones necesaria? que exijen las circunstancias para evi­
tar contratiempos como el de que se trata.
,
Dios guarde a V. S.
J osé.A . G a n d a r il l a s .
Al Comandante en Jefe de la escnadra.

DE QUERRA I MARINA.
NÚM.

672.— COMANDANCIA

JENERAL DE LA ESCUADRA.

Santiago, A b ril 5 de 1880.
El señor Ministro de Guerra en Campaña, con fecha 2 dcl
presente, me dice lo que .sigue;
” El Comandante de la división espedicionaria a Islai ¡ M o­
liendo, entre otras cosas me dice lo siguiente:
’ T o co ántes de las 12 dcl mismo dia (8 de Marzo) el Blanco
Encalada hizo rumbo a Moliendo i los otros buques se dirijieron mar afuera para reunirse al Blanco a la caida de la tarde
entre islai i Moliendo. Durante la travesía i cumpliendo con
las instrucciones de V. S., el que suscribe i Jefe de Estado Ma­
yor conferenciamos con el señor Almirante acerca del mejor
punto para efectuar el desembarco, resolviendo dicho señor
acercarse a la costa para reconocer las caletas que según el pla­
no presentaban mejores condiciones para efectuar aquella ope­
ración. En la tarde se reconoció la costa entre los dos puertos
citados i se fijó una caleta para el de.serabarco, a la cual se
mandó un bote, volviendo a bordo el oficial de marina que lo
dirijia con la noticia de qne el lugar era e.scelente. Seguimos
rumbo al Norte para reconocer mas allá de Islai, volviendo al
frente del puerto indicado como a la.s 10 P. M. sin encontrar
al A mazonas i al Lamar. A esa hora principiaron los aprestos
para, desembarcar jente del Batallón Naval, que iba a bordo del
Blanco, en botes de este blindado i de la Govadonga, que blo­
queaba la costa, siendo la noche sumamente o.scura. Poco des­
pués .se dirijian liácia la costa varios botes con jente del espre,sado batallón al mando del sarjen to mayor don A. Baquectano
i vario.s oficiales del mismo cuerpo. Trascurrida una hora, vol­
vió a bordo el oficial de marina que fué al mando del primer
bote, diciendo que el desembarco de la jente que llevó se habia
efectuado sin mas novedad que haberse mojado los soldados
de zapadores; pero poco después, volvió a bordo otro oficial de
marina con la noticia de que la caleta era mui mala i que la
tropa se mojaba ba,sta la cintura al saltar a la playa.
"Inmediatamente dispuse que el Jefe de Estado Mayor fuera
a tomar noticias de lo que ocurria, i dicho Jefe pudo con­
vencerse personalmente de que sé babian equivocado al escojer ese lugar para desembarcar, i que la caleta era del todo
inadecuada para el objeto i aun peligro.sa para la jente, pues
vió que varios soldados del bote en que iba eran completamen­
te cubiertos por las olas al saltar sobre las rocas de la orilla, i
aun presenció la casi destrucción de un bote lleno de jente que
el mar estrelló cotia las piedras, la que felizmente pudo salvar­
se con el pronto ausilio de la demás jente allí detenida. Con
este motivo, el Jefe de E.stado Mayor ordenó que todos los bo­
tes volviesen a bonlo con la jente que aun había desembarcado,
i dictó verbalinentc las medidas de seguridad que deberi.m to­
marse con los hombres que, eu el número de 1.40, ya babian de­
sembarcado i estaban en tierra.
"Informado el señor Almirante de lo que sucedia, dispuso
que la tropa que quedaba en el Blanco fuera a desembarcar al
puerto de Islai, i llegado allí el buque se principiaron los apres­
tos del caso. Estaba ya amaneciendo i en este momento se oian
tiros en tierra en dirección del lugar en que babian desembar­
cado los 140 hombres. Este tiroteo proveiiia del encuentro que
tuvo nuestra tropa con una avanzada de 50 hombres que tenia
el enemigo para guardar la plaza.
” Lo que trascribo a V. S. para lo.s fines a que hubiere lugar.”
Lo que comunico a V. S. a fin de que, impuesto de la esposicion que hace el Jefe de la división espedicionaria, V. S. dé
a este Ministerio las esplicaciones a que hubiese lugar sobre
las contrariedades del desembarco en la caleta qne se recono­
ció por oficiales de marina como aparente para ejecutar e.sa
operación. Si los hechos que se mencionan en esa e.spo.sicion
resultaren verdaderos, una vez ([ue V. S, tome acerca del
apunto los datos necesario.?, ello manifestaría que el oficial en­
cargado de hacer el reconocimiento, o no cumplió con su deber
o no tiene la competencia marinera deseable. Mas, sea como
fuese, este Ministerio no duda que V. S. tomará siempre las

liada del Callao, A bril 26 de 1880.
Señor Ministro;
Del parte qne sobre la espedicion de Islai i Moliendo pasó
el comandante de la división espedicionaria, i que V. S. me
trascribe en su nota numero 984 del 5 del presente mes, re­
sulta: que en conferencia riel señor coronel con el Jefe de E.s­
tado Mayor i el que suscribe, se resolvió hacer un reconoci­
miento de la costa comprendida entre Moliendo e Islai para
buscar una caleta por la cual efectuar el de.sembarco; que al
anochecer se mandó a tierra un bote con un oficial de marina,
el cual regresó diciendo que la caleta reconocida era cscelente;
que el Blanco siguió al Norte hasta mas allá de I.?lai, regre­
sando despnes a efectuar el desembarco por la caleta recono­
cida; que el oficial de marina que reconoció la caleta volvió a
bordo diciendo que los soldados desembarcaban sin mas incon­
veniente que el mojar.se nn poco, pero que despnes otro oficial
dijo que la caleta era rnui mala i que los soldados se mojaban
basta la cintura al desembarcar; que el señor coronel envió a
su .Jefe de E.stado Mayor a ver la verdad de ló que ocurria,
quien pudo convencerse de que se babian equivocado al elejir
ese lugar i que la caleta er.a de todo punto inadecuada para
el objeto; que, con ese motivo, dicho Jefe de Estado Mayor
dispuso qne todos los botes volviesen a bordo, i que al efec­
tuarse el desembarco del resto en Islai, se oyeron tiros prove­
nientes del encuentro que nne.stra tropa desembarcada tuvo
con 50 hombres del enemigo.
'
Me permitirá V. S. rectificar los hechos anteriores, en cuan­
to no están de acuerdo con la verdad. Nunca se pensó en cle.sembarcar toda la tropa espedicionaria por nn punto de la cos­
ta entre Moliendo e Islai, sino por este último puerto, prévio
el desembarque por nn punto difícil i desconocido, de un pi­
quete de tropa suficiente a sorprender por la espalda la guar­
nición de Islai i acortar el telégrafo a M olien do;'a este fin
me permito recordar a V. S. las palabra? que se leen en el par­
te que sobre esta operación pasé al señor Ministro de Marina
i que tesbnalmente dicen asi; “ Ante.? de efectuar en Islai el
desembarco de la división, i con el objeto de impedir .?e tras­
mitiera la noticia a Moliendo, hice reconocer la costa compren­
dida entre ámbos puntos, i por una pequeña i oculta caleta se
desembarcaron 200 hombres del Batallón Naval, los que proce­
dieron sin pérdida de tiempo a cortar el telégrafo, marc lando
en seguida sobre Islai; el re.sto de las fuerzas desembarcó por
este puerto... etc.” Me parece que las palabras anteriores e.?plican bieu el objeto que se tuvo al de.?embarca.r un piqueto
por nn punto difícil de la costa i conte.stan el cargo de contra­
dicciones que el señor coronel hace sobre el lugar elejido para
el desembarco.
No es tampoco ex.acto qne esa caleta fuese reconocida por un
oficial de marina quien regresó diciendo que era escelente, ni
ue despnes de este reconocimiento fuese el Blanco al Norte
e Islai, volviendo a efectuar el desembarco frente a la caleta
en cuestión; esta caleta, sin nombre en carta alguna., fué de­
signada por el señor Villarroel, práctico de la localidad i ad­
junto al Estado Mayor del coronel Barbosa, como el lugar mas
aparente; i el oficial de marina qne en compañía del señor
Villarroel fué por mis órdenes a reconocer esa caleta, me esplicó a su regreso, con entera claridad, la posibilidad de des­
embarcar por el lugar uu piquete de 200 a .300 hombres i la.?
dificultades que dificultarian la operación. El desembarco em­
pezó acto continuo, como lo prueba el hecho de haber el Blanco
ido al Norte de Islai cuando aun era de dia, miéntras el reco­
nocimiento de la caleta se efectuó de noche i fué, por tanto,
posterior a la marcha dél Blanco al Norte.
Es asimi,sino inexacto qne .se suspendiera la operación por
órdeu del Jefe de Estado Mayor (a quien, ciertamente, no re­
conozco derecho para haber ordenado lo que solo yo podía or­
denar), ni las contradicciones que, segnn asegura el Jefe e.spedicionario, manifestaban los oficiales de marina al dar cuenta
del desembarco; éste se llevó al principio a efecto con facilidad,

49

DOCUMENTOS INÉDITOS.

i las dificultades que después embarazaron la maniobra i de
las cuales me impusieron los oficiales de marina que iban al
cargo de los botes, eran esperadas i provenían de haber bajado
la marea, lo que siempre descompone los varaderos de la costa,
como lo sabe todo marino, pero como lo ignoran todos lo.s que
no lo son; no liai, por tanto, contradicción alguna en los par­
tes, al parecer contradictorios, de los oficiales de marina, i si
ordené suspender la operación i continuarla en Islai, fué por­
que, de acuerdo cou el señor coronel Barbosa, se creyó sufi­
ciente para llenar su cometido a los 150 o 200 hombres qne ya
habia en tierra.
El encuentro de los nuestros con 50 enemigos lo fué solo
con nn piquete de cuatro o cinco, como qne los 50 de la guar­
nición de Islai se entretenían eu ese momento en hacer fuego
a los botes que desembarcaban en e.ste puerto.
Verificada así la verdad de lo ocurrido, creo de mi deber,
señor Ministro, hacer algunas reflexiones sobre el desagrada­
ble asunto que motiva la presente. Cree el señor Jefe espedicionario que el lugar elejido no era adecuado para el desem­
barco de las tropas, i que éste se verificó con gran peligro de
la jente espedicionaria; V. S. rae permitirá recordarle qne un
jefe encargado de una e.spedicion de esta clase, debe suponer
defendida.? por el enemigo todas las caletas i puertos de fácil
atracadero i, por consiguiente, mi deber me ordenaba buscar
un lugar por el cual el enemigo no creyese posible un desem­
barco; no por salvar un cierto mimero de vidas, sino para ha­
cer efectiva la sorpresa que se intentaba contra las fuerzas de
Moliendo, si el buen resultado de e.sta sorpresa exijia que las
tropas se mojasen hasta la cintura o hasta el cuello, i aun que
se perdieran algunas vidas eu el desembarco, deber era de los
soldados i oficiales espedicionarios esponer las suyas en la ope­
ración, ya que así lo e.xijian los intereses de su patria. Qne el
oficial encargado del reconocimiento de la costa cumplió bien
su cometido, lo prueba el hecho de haber .sido po.*.ible desem­
barcar por la caleta designada a dos pa.sos del enemigo, qne no
se apercibió de ello i sin perder un solo hombre, las fuerzas que
se creyó necesario dejar en ese lugar.
Las críticas qne esta operación ha inducido al señor jefe espedicionario son tanto mas estrañas cuanto que los valientes
jefes de nuestro ejército nunca han trepidado en el sacrificio de
vidas de sus subalternos, cuando las circunstancias las hacian
necesarias; i el hecho de atacarse el desembarco, difícil pero nece.sario, de algunos hombres por uua caleta desconocida, por los
mismos que, con justicia, creen justificadas operaciones como el
escalamiento de las alturas de los Anjeles i Pisagua, que ofre­
cían mas inconvenientes aun; solo prueba los efectos de los comentariois, cuando ellos son hechos por personas desprovistas de
los conocimientos técnicos que las circunstancias requieren i que
no pueden, por tanto, darse cuenta exacta de las dificidtades
inherentes a una espedicion de esta clase.
Con lo espnesto, creo dejar debidamente contestada la ya ci­
tada nota de V. S. referente a este asunto.
Dios guarde V. S.
G.A.LV.ARINO R i v e r o s .
Al .sefior Miuistro de Guerra i Marina.

NÚM.

661.— COMANDANCIA

JENERAL DE LA ESCÜADR.4.

Rada del Callao, A bril 26 de ISSO.
Señor Ministro:
Tengo el honor do acompañar a V. S., orijinale.s, los partes
píi.sadüs por los teniente.? 1.
don Manuel Señoret i don Luis
Alberto Goñi, respectivos comandantes de las lanchas portatorpedos Janequeo i Guacolda, relativos a los do.s encnentro.s
que han tenido e.stas lanchas con lus buques enemigos.
Dios guarde a V. S.
^

,

G a l v a r i n o R iv e r o s .

Al gefioi Miuistro de Guerra i Marina.

LL
Notas contestación «leí Uoniandante eu Jefe de la escua­
dra, dirijida.s al Uucrpo Diplomático en iáina, relerentes a lijar sn proeedimiento relativo al bloqueo
«leí Uallao.
COMANDANCIA JENER.AL DE LA ESCUADRA,

A bordo del blindado "Blanco Encalada,’ Rada del Callao,
A bril 12 de 1880.
Señor:
Tengo el honor de acu.saros recibo de vuestra estimable co­
municación de ayer, en la que me dirijí.s la? preguntas si­
guientes:
1.
Si hai inconveniente por mi parte para que las nave.? do
guerra de S. M. B. permanezcan en la ba lía i cuál fondeadero
desearía yo qne tomasen;
2.
Si tengo el propósito de permitir que los vapores de la
mala comuniquen con tierra, podiendo embarcar pasajeros neu­
trales, coa pasaportes del Consulado británico.
A la primera, me hago un deber en contestaros cjue no veo
inconveniente alguno para que las naves de guerra de S. M. B.
continúen eu esta bahía, pudiendo apreciar perfectamente viie.stra intelijencia de marino el sitio que deben ocupar para no
entorpecer los fuegos de la escuadra de mi mando, en el caso de
que tengan que romperse sobre las fortalezas o los buques ene­
migos.
A la segunda, siento contestaros qne mis in.strucciones rae
imponen la necesidad de interrnrapir toda comunicación de tier­
ra con el e.sterior. Permitir que los vapores de la mala comuni­
quen con el puerto, .seria faltar a esas instrucciones.
En cuanto al movimiento de neutrales que deseen salir de es­
ta población, embarcándose en luiuellos vapores, no creo que
existe dificultad de efectuarlo por puerto.? no lejanos, eu lo.s que
no se ha establecido aun el bloqueo i que pueden prestar por
ahora ese servicio.
Recibid, señor comandante, los sentimientos de mi conside­
ración i aprecio con qne tengo la honra de suscribirme vuestro
atento i seguro servidor.
G a l v a r in o R iv e r o s .
Al señor CoinauclaQte del buque de guerra de S. M. B. Shannon.

COMANDANCIA JENERAL DE LA ESCUADRA.

A bordo del blindado "Blanco Encalada^ Rada del Callao,
A bril 13 de 1880.
Señor:
Solo en la tarde de ayer recibí la atenta comunicación de
Ud. de 11 del mes corriente.
Siento no poder deferir a las solicitudes que Ud. me dirijo eu
dicha coinunicaeioii. Mi.s instrucciones me ordenan que una vez
establecido el bloqueo de este puerto, interrumpa toda comuni­
cación de tierra con el esterior. Dar el permiso que Ud. pide
liara que entren al puerto alguno.s vapore.s de la Compañía que
Ud. representa, seria faltar a e.sas instrucciones.
Comprendo mui bieu las dificultades que con motivo de este
bloqueo encontrarán los vapores de la Compañía Inglesa para
proveer.se de elementos nece.sario.s en su? viajes; pero es este
uno de tantos inconvenientes del estado de guerra que no me
es dado el evitar.
Debo hacer presente a Ud. que creo indi.spensahle que los
vapores de esa Compañía que tengan que zarpar de este puer­
to, verifiquen su partida eu las horas comprendidas entre las
6. A. M. i las 6. P. M. La salida durante la noche, puede dar
lugar a embarazos i detenciones perjudiciales a esas naves.
Deseo que Ud. se sirva atender debidamente esta indicación.
Soi de Ud. atento i seguro servidor.
G a l v a r in o
Al Ajente de laComiiañla Inglesa de Vapores en el Pacífico,

T omo

v .— 7

R iv e r o s .

50

G U ER RA DEL PACÍFICO.

COMANDANCIA JENERAL DE LA ESCUADRA.

A bordo del blindado “ Blanco Encalada," Bada del Callao,
A b ril 13 de 1880.
Señor;
He tenido la honra de recibir vuestra atenta comunicación
de feclia de ayei', haciéndome saber que os habéis impuesto
de la que os dirijí el 10 del presente, referente al estableci­
miento del bloqueo de esta rada i de las caletas dependientes
del Callao, i a la probable necesidad, como operación de guerra,
de romper fuegos sobre las fortalezas o sobre cualquier otro
punto de estes localidades.
'Vuestra estimable comunicación me impone el deber de ha­
ceros las declaraciones siguientes;
1. ® Considero, para el bloqueo i operaciones, consiguientes,
como caletas dependientes del Callao, las de la Magdalena,
Miradores i Chorrillos, a las que se esteuderá la vijilancia de
los buques bloqueadores.
2. ® Durante lo.s dias fijados para que se efectúe la carga o
descarga de las naves mercantes neutrales .surtas en la bahía i
se alejen del fondeadero, no tenrlni lugar ningún ataque que
pueda poner en rie.sgo las personas i los intereses neutrales,
salvo el caso de recibir has naves bloqueadoras una provocación
o ataque del enemigo.
En esta circun.stancia, comprendereis fácilmente., señor co­
mandante, que mi deber es repeler la agresión con la rapidez i
la enerjía que la provocación e.xija.
3. ® He creido haber satisfecho, con la anticipación necesa­
ria, según los usos de la guerra, el deber que me imponen la
bumanidad i el respeto por los neutrales, al haceros saber que
puedo, después del plazo designado, romper fuegos sobre los
fuertes u otros puntos de las localidades bloqueadas. Ese aviso
da tiempo suficiente a dichos cutrales para tomar las medidas
que juzguen oportunas en guardia de .sus intereses. Hacer in­
dicaciones mas detalladas sobre las posteriores operacionas de
esta escuadra, seria dar al enemigo ventajas i prevenciones
qne es de mi deber evitar.
Eu vuestra comunicación me hacéis presente que los neu­
trales poseen en el Callao muchos bienes inmuebles i mer­
caderías, i me indicáis vuestra e.spectativa de que tomaré, en
el caso de un bombardeo, las medidas necesarias para evitar
los^daños qne en nna operación de guerra semejante pudieran
orijinarse a esos intereses.
Podéis, señor comandante, tener la seguridad de que cual­
quier ataque efectuado por esta escuadra, no puede ni debe te­
ner otro objeto que el daño de una población enemiga, rejida i
defendida por fuerzas peruanas. Si algunos males llegasen a
recibir las personas i los intereses neutrales, no pueden ser
otros que aquéllos que naturalmente nacen do la circunstancia
de encontrarse, por de.sgracia, en una localidad en la que tienen
que desarrollarse operaciones bélicas.
Con .sentimientos de aprecio i de consideración, rao suscribo,
señor Comandante, vuestro atento i seguro servidor.
G a l v a r in o R iv e r o s .
Al señor Contr.s-Alinirante, Comandante en Jefe ele la e.stacion naval francesa
en el Pacífico.— Al señor Comandante del buqne de guerra de S. M. P..
Shannon. — AI señor Comandante del blindado de S. M. S. H ansa. — Al se­
ñor Comandante de la corbeta de guerra de S. M. de Italia Garümldi.— Al
señor Cou)anclanlc de las fuerzas navales norte-americanas en c! Callao.

COMANDANCIA JENERAL DE LA ESCUADRA.

A bordo del blindado “ Blanco Encalada," Bada del Callao,
A bril H de 1880.
Honorable señor:
_
_
,
He tenido el honor de recibir la atenta comunicación de
V. E., llamando mi atención, para el caso de un bombardeo del
Callao, bácia las propiedades de los súbditos británicos en esta
ciudad. Entre esas propiedades .se siive V. B. indicarme espe­
cialmente la factoría de la Crnupañía de Navegación en el Pa­
cífico, la estación del ferrocarril inglés i el dique flotante. Res­
pecto a este último, V. B. rne recuerda los ‘ importantes .servi­
cios que presta a las nave.? de S. M. B. eu estos mares i me
indica la couvenieiicia de hacerlo remolcar bácia el Norte, colo­
cándolo fuera de la línea de los fuegos.
V. E. se sirve igualmente dirijirme palabra.s de recomenda­
ción en favor de la población litoral de Chorrillos, haciéndome

presente que, con c,scepcion de la Escuela de Grumete.?, las de­
más propiedades allí existentes son de particulares. Agrega=
V. E. que varios miembros d élos honorables cuerpos Diplo­
mático i Consular residen allí cou sus familias, i que seria ese
el único lugar en que se albergarían en el caso de un bombardeo
a Lima.
En contestación atan e,stimable comunicación, me apresuro^
a dar a V. E. la seguridad de que, en cnanto de mí dependa,
procuraré evitar daños a las propiedades neutrales en el Galla.o,
i mui especialmente a las inglesas qne se sirve V. E; indicarme;
Respecto del dique flotante, debo hacer presente a V. E. que,
si es verdad que ha pre.stado servicios al comercio i a las naves
de S. M. B., también lo es que lia sido de inmensa utilidad a
la marina del Perú eu la actual guerra. Sin ese dique, esa ma­
rina no habria podido hallarse en situación de prolongar por,
largo tiempo sus servicios.
Como un acto de deferencia a V. E., no tendré inconvenien­
te en permitir qne el indicado dique se coloque en puntos fu e -.
ra del campo de tiros; pero quisiera tener la seguridad de que
en adelante las naves de guerra enemigas no encontrarán en
él los elementos i los servicios indi.spensables para su repara­
ción.
Tendré mui presente, para atenderla en cnanto me lo permi­
tan las exijencias de la gnerra, la respetable recomendación de
V. E. en favor de Chorrillos. No me es posible, de un modo
absoluto, como yo lo deseo, dar a V. B. mi palabra de no ejer­
cer acto alguno de hostilidad sobre esa población peruana; pero,
en todo caso, no olvidaré que V. E. ha tomado tan marcado
interés por ella.
Os ofrezco, señor Ministro, los mni sinceros sentimiento? de
re.?peto i consideración con que soi de V. B. atento i seguro
servidor.
G a l v a r i n o R ív e r o s :
A S. E. el señor Ministro Re.siclente de S. M. 13.— Lima.

COMANDANCIA JENERAL DE L A ESCUADRA.

A bordo del blindado “ Blanco Encalada," Bada del Callao,
A b ril 18 de 1880.
El que suscribe, tiene la honra de acrrsar recibo de la respe­
table nota colectiva que, con fecha de ayer, se ha .seiwido dirijirle el Honorable Cuerpo Diplomático en Lima.
Esa estimable comunicación tien t’-por objeto establecer de­
claraciones i reservas sobre los puntos ¡.ignientes:
1. ° Para el caso de qne, sin necesidad militar, reciban per­
juicios la? personas i los intereses de neutrales;
2. ° Para el acto de un bombardeo sobre alguna localidad
abierta i siu defensa; i
3. ® Para el caso de bombardeo contra nn centro de pobla­
ción que no haya sido espresaraente designado en notificación
anticipada.
_
_.
Manteniendo, el que siuscribe, las declaraciones i comunica­
ciones qne oportunamente ba dirijido al Honorable Cuerpo
Consular en el Callao i a los señores jefes de fuerzas navales neu­
trales en esta.rada, tiene el honor de acusar recibo de tan res­
petable nota, haciendo saber a los honorable? señores que la
firman, qne en la primera oportunidcad se hará un deber de
trasmitirla orijinal al Supremo Gobierno de Chile.
El Jefe suscrito, cree del caso respetar aquí la declaración de
que, eu cuanto se lo permitan las exijencias de la guerra i sus
instrucciones, no olvidará jamás los deberes que le imponen los
principios de humanidad i los respetos debidos a los que no
tienen el carácter de belijerautes.
El suscrito se honra en ofrecer a los honorables señores del
Cuerpo Diplomático en Lima, sus sentimientos de elevada con­
sideración i aprecio.
G a l v a r in o R iv e r o s .
A los Honorables señores tlel Cuerpo DiplomAtico en Lima.

COMANDANCIA JENERAL DE LA ESCUADRA.

A bordo del blindado “ Blanco Encalada," Rada del Callao,
A bril 19 de 1880.
Señor Ministro;
Vuestra estimable comunicación, de 17 del raes corriente,
solo me fué entregada en la tarde de ayer.

51

DOCUMENTOS INEDITOS.

Me hacéis presente en ella que el muelle Dársena de este
puerto pertenece a uua compañía francesa, denominada So­
ciedad Jeneral de Paris, i me espresais vuestro deseo de que
la escuadra de mi mando no haga, en ningún caso, tentativa
directa para destruir dicho muelle.
Ponéis, además, en mi conocimiento que seis pontones pertene­
cientes a la indicada Sociedad Jeneral se establecerán fuera de
la línea de los fuegos, teniendo vuestra autorización para enar­
bolar el pabellón francés; esos pontones, agregáis, estarán pin­
tados de negro i liarán ver en su casco estas palabras pintadas
con blanco Froprieté .Fran^aise.
Finalmente, me hacéis saber que a fin de qne en ningún ca­
so puedan esos pontones servir para actos de contrabando ilí­
cito, e.starán a cargo de guardianes que tendrán un certificado
espedido por el Cónsul de Francia en el Callao i un estado del
imtlerial contenido eu elidios pontones, con la constancia do
ser propiedad neutral.
Para mí, señor Ministro, será siempre un grato deber el am­
parar, en cuanto me sea posible en las emerjencias de esta guer­
ra. toda persona o propiedad abrigada por la bandera de Fran­
cia. Sé mui bien, como oportunamente os servis recordarlo, que
el Gobierno de Chile mantiene las mas cordiales i sinceras re­
lacione.? con el de la República francesa, i conozco i siento las
simpatías de mi país hácia vuestra patria.
Atenderé vuestra recomendación respecto a los pontones que
me designáis como propiedad de la Sociedad Jeneral de Paris,
pero siento no poder prometeros igual cosa respecto del muelle
Dársena.
No ignorareis, señor Ministro, que ese muelle ha servido i sir­
ve actualmente de abrigo a las naves de guerra i a los traspor­
tes del Perú. Mi deber es, en el caso de un ataque, batir i
dañar a esas naves por todos los medios que me permite la guer­
ra. F1 muelle Dársena, por los servicios que ha prestado i
principalmente por loa que sigue prestando a uno de los beli­
jerantes, ha perdido su carácter de neutralidad.
Aproveclio con placer esta oportunidad ¡lara ofreceros, señor
Miuistro, las seguridades de mi consideración i aprecio.
G a l v a r in o R iv e r o s .
Al Ilúuorable señor lí. tle Vorges, Miaistio de Francia eu Lima.

LII.
Provisión de carbón indisiicnsablc para los buques de
la escuadra.
NÚM.

1,135.— MINISTERIO

tamos una reserva de 300 animales vacunos para la marcha
sobre Tacna, i ahora agrego solauieute que urjo tener completa
una reserva cnanto áutes.
"El comandante de las fuerzas bloqueadnras ile Arica me
escribe, con feclia de ayer, que el carbón que le ha traido el L a ­
mar, de uno de los últimos cargamentos llegados de Pisagua,
es del país i de la peor clase posible. Esto amneuta considera­
blemente el consumo. Así, pues, para reducir eu lo posible i
aprovechar de la mejor manera la c¡ipacidad de los tras[)ortes
carboneros, es indispensable que el carbón que se remite sea
inglés i de la mejor clase.”
Lo que comunico a V. S. para su conociiuieiito i demás fines.
Dios guarde a V, 3.
J osé A . G

a n d a r i l l .a s .

Al Inteodente Jeneral del Ejército eu Campaña.

Lili.
Sumario indagatorio .seguido cou ei objeto de estaldceer la efectividad de las reelamaciones de súbditos
italianos eu la oeuiiaeiou de Moliendo.
NÚM. 7 . — MINISTERIO DE RELACIONES ESTEUIORES.

Santiago, A bril 23 de 1880.
Adjuntas, remito a V. S. seis copias de los estractos de otros
tantos reclamos que ha presentado a este Departamento el se­
ñor Encargado de Negocios de Italia, a nombre tle seis de sus
coiiuciciouides, que dicen liaber sufrido graves perjuicios ocasio­
nados por las tropas qne ocuparon el puerto de Moliendo, a
fin de que V.S., procediendo con las formalidades de estilo, liaga
levantar un sumario que establezca la importancia real de los
hechos, en el caso de que efectivamente se hayan verificado.
Llamo particularmente la atención de V. 3. hácia el denuncio
que hace Nicolás Conte de haber sido anancada violenta i de­
liberadamente, por soldados chilenos, la bandera italiana que
estaba enarbolada al frente de su casa.
Inoficioso considero el encarecer a V. S. la conveniencia de
proceder en este caso, como en todos los demás análogos qué
ocurran, pidiendo declaraciones a testigos coya imparcialidad
sea intachable, toda vez que las circun.stancias lo permitan.
Dios guarde a V, S.
M i g u e l L. A m u n á t e g u i .
Al señor Jeneral en Jefe de) ejércilo de operaciones.

DE GUERRA I MARINA.

Santiago, A bril 19 de ISSO.
El señor Ministro de Marina en campaña, en nota fecha 11
del actual, me dice lo que sigue:
“ El bloqueo establecido en el Callao me obliga a llamar la
ateuciou de V. S. sobre las dificultades que se presentarán para
proveer de carbón a los buques que lo sostienen.
"Siendo éstos seis, puede aceptarse como cálculo prudente
que el consumo diario no bajará de 130 toneladas. De los bu­
ques destinados al acarreo del carbón, el M atías podrá condu­
cir 1,000 toneladas i 800 cualquiera de los trasportes armados
Loa o Amazonas.
"Es absolutamente indispensable qne el Loa i el Lamar va­
yan a Valparaiso a limpiar sus fondos, de suerte que van a
quedar haciendo el acarreo solamente el Amazonas i el Matías
Cousiño.
"Las 1,800 toneladas de carbón que estos dos buques pueden
conducir, se consumen en 14 dias, según el cálculo hecho mas
arriba. Cada 14 dias habrá, pues, necesidad de renovar la pro­
visión, i esto será sumamente difícil, computando el tiempo que
se gasta en hacer el viaje al Callao i lo mui demoroso que es
el trasbordo de carbón. I si a esto se agrega que las operacio­
nes del ejército pueden exijir, en ciertos caso.?, el concurso de
alguno de esos buques, V. .3. comprenderá que la dificultad
que le señalo es realmente séria.
" A mi modo de ver, se hace preciso, para dar regularidad al
servicio de los buques que bloquean el Callao, coiitiatar otro
trasporte que ausilie a los carboneros i que sirva al mismo
tiempo jiara acarrear bueyes para el ejército.
"A este respecto, el Intendente Jeneral sabe ya que necesi­

CUARTEL JENERAL DEL EJERCITO DEL NORTE.

Tacna, Julio 10 de 1880.
Tengo el honor de remitir a V. S. el sumario mandado ins­
truir por este Cuartel Jeneral con motivo de los reclamos in­
terpuestos por varios súbditos italianos ante ese Ministerio,
por perjuicios recibidos eu sus intereses cou la ocupación del
puerto de Moliendo por nuestras fuerzas, i a los cuales se re^
fiere V. S. en su nota de 23 do Abril próximo pasado, número
7, que contesto.
Dios guarde a V. S.
M a n u e l B a q u e d a n o ..

SUMARIO.
Tacna, Junio 27 de 1880.
Vista la nota precedente i documentos adjuntos,
Decreto:
Instrúyase, a la mayor brevedad, el sumario respectivo para
averiguar lo ocnnido en los casos de las reclamaciones a que
se refiere el señor Encargado do Negocios de Italia.
Nómbrase Fiscal para la instrucción del sumario, al teniente
coronel, comandante dol Batallón Cazadores del Desierto dou
Jorje W ood, a quien se pasarán estos antecedentes.— Anótese.
— B aquedano.

Estado Mayor Jeneral.— Tacna, Junio 28 de 1880.— Remi­
to a Ud. unos antecedentes relativos a reclamos interpuestos

52

GU ER RA DEIy PACIFICO.

por súbditos italianos, con motivo de la espedicion de nnestras
fuerzas que obró sobre el puerto de Moliendo en Marzo último,
para que, en vista de lo decretado por el señor Jeneral en Jefe
del ejército, siga Ud. la corre.spondiente información sumaria.
Puede Ud: nombrar como .secretario a un oíicial del cuerpo
de su mando, el que Ud. juzgue mas idóneo, pidiendo la res­
pectiva aprobación. — Dios guarde a Ud.— J. V elazquez.— A l
Fiscal en comisión, teniente coronel don Jorje Wood.

DECLARACION

DEL TESTIGO, CORONEL DON OROZIMBO BARBOSA,

JEFE DE LAS FUERZAS DE OCUPACION EN MOLLENDO.

A nueve dias del mismo mes i año, compareció ante el Fi.scal
el señor coronel don Orozimbo Barbosa, a prestar .sn declaración
en su carácter de ex-Jefe de has fuerzas que operaron sobre la
plaza de Moliendo en Marzo último, i prévio el juramento de es­
tilo, fué interrogado al tenor siguiente:
Fiscal.— ¿Tomó V. S. parte en la ocupación del pueblo de M o­
liendo en Marzo último? Si lo hizo, diga en qué carácter fué; si
Estado M ayor Jeneral del Ejército del N orte.— Tacna, Ju­ le con.sta por haberlo presenciado u oido decir que las tropas
lio 12 de 1880.— Con fecha 3 del actual, este Estado Mayor del ejército, en parte o en sn totalidad, se hayan entregado al
Jeneral ha decretado lo siguietite;
desórden, saqueando algunos establecimientos o casas pavticn‘ TLaliá,udo.se enfermo eí oficial propuesto para secretario en kres o cometido algún desacato con la bandera de Italia u
el sumario que debe in.struirse sobre los reclamos interpuestos otras?
por lo.s ciudadanos italianos residentes en Moliendo, nombro
Testigo.— Despue.s de desembarcar con las fuerzas de iDÍ
al .subteniente del Rejimiento Esmeralda don Julio Mourgues mando en el puerto de Islai, me dirijí con ellas a la ocupación
para que desempeñe el cargo.”
de la plaza de Moliendo, adonde llegué a las 2 P. M .; hasta
Lo que trascribo a Ud. para los fines consiguientes.— Dios
este momento me consta qne ningún incidente ni desórden
guarde a, Ud.— J. V e l a z q u e z . — Al señor teniente coronel don
habia ocurrido en la plaza, como tampoco lo habia ocurrido
Jorje Wood.
hasta bnS 2 A. M., hora en que salí "con la partida de tropas
mas adelante para reconocer el campo i cerciorarme de las
disposiciones del enemigo. AJcaiicé hasta el punto denominado
A cinco dias del mes de Julio de mil ochocientos ochenta,
la Ensenada, adonde mi caballería atacó nna partida ene­
compareció ante el Fiscal el subteniente del Rejimiento Esme­
ralda don Julio Mourgues, secretario nombrado por el Estado miga i le tomó algunos prisioneros. Al partir de Moliendo a
efectuar esta operación militar, dejé al cargo de ella para aten­
M.ayor Jeneral con fecha de ayer, i habiéndosele hecho presente
der a la policía i .seguridad, a mi .Jefe de Estado Mayor, el sar­
el cargo que va ejercer, prestó el juramento de estilo i firmó
jento ma.yor don Baldomcro Dublé. A las 4 A. M. del dia si­
para constancia.— JoR JE W o o d . — J u l i o M o u r g u e s
guiente regresé a Moliendo, i a poca dista.ncia ántes de llegar me
habia sorprendido una gran iluminación, qne yo presumia en
esos momentos fuese la luz eléctrica de alguno de nuestros bu­
DILIJENCIA DE HABER ORDENADO LA COMPARECENCIA DE LOS
ques de guerra, que probablemente la dirijian sobre la línea do
JEFES I OFICIALES ESPRESADOS PARA QUE PRESTEN SU DE­
marcha que presumían traia mi fuerza; pero mas tarde vine a
CLARACION.
convencerme de que se producía por el incendio de algunos edi­
ficios de la población de Moliendo. Cuando me instalé eu esta
A cinco dias del mes de Julio de mil ochocientos ochenta,
plaza, traté de investigar lo ocurrido, i supe, por pública voz,
el señor Fi.scal ordenó la comparencencia del teniente coronel
don Ricardo Castro del Rejimiento 3. ® de Línea, del sárjente que el incendio babia sido ocasionado por los mismos vecino.?,
mayor del Batallón Naval don Alejandro Baquedano, del señor particularmente por los italianos. No me consta que la tropa
haya cometido desmanes de gravedad, ni ménos que baya arria­
coronel don Orozimbo Barbosa i del teniente del Raim iento
3. ® de Línea dou Ramón T. Arriagada, para que presten su do bandera de nacionalidad alguna, r.i cometido desacatos con
declaración. En la misma fecha se pidió informe al señor don ellas. No puedo responder de que algunos soldados no hayan
Máximo R. Lira, gobernador político de esta plaza, i al señor cometido algunos pequeños desmanes en momentos de tanta
coronel don Martiniano Urriola del Batallón Naval, por encon­ confiLsion, ni aun de que algunos no hayan tomado algunos ob­
jetos que hayan encontrarlo abandonados. £1 órden se restable­
trarse enfermo.
ció poco después en la población.
Para qne conste por dilijencia, firma el presente. El secreta­
Fiscal.— En este estado, el Fiscal interregó al declarante si
rio J u l i o M o u r g u e s .
conoce a los súbditos italianos que han entablado los reclamos
objeto de esta sumaria, nombrándoselos, i si sabe que a estos in­
DECLARACION DEL TESTIGO, SARJENTO MAYOR DON ALE.TANDR0
dividuos .se les baya cansado algún daño en sus personas e in­
BAQUEDANO DEL BATALLON NAVAL.
tereses i si de casa de algunos de ellos se hubiese arriado la
A ocho dias del mes de Julio de mil ochocientos ochenta,
bandera italiana por nue.stro.? soldados, a lo que contestó qne no
compareció ante el señor Fiscal el sarjento mayor del Batallón
conoce a dichos individuos, i que por lo demás, se refiere a lo ya
Naval don Alejandro Baquedano, con el objeto de prestar su
declarado, i uo teniendo mas que agregar, firma con el Fiscal i
declaración, i prévio el juramento de estilo, fué interrogado pre.sente secretario.— O . Barbosa.— W o o d . — J u l i o M o u r g u e s ,
como sigue:
secretario.
<■
P. ¿Se encontró Ud. en la toma de Moliendo en Marzo úl­
timo i en qué carácter?
DECLARACION DEL SEÑOR MÁXIMO R. LIRA, GOBERNADOR CIVIL DE
R. Concurrí a la toma de dicha plaza en el carácter de sar­
ESTA PLAZA.
jento mayor del Batallón Naval, formando parte este cuerpo de
Tacna, Julio 5 de 1880.
las fuerzas que couducia el señor coronel don Orozimbo Bar­
bosa.
Hallándome, de órden del señor Jeneral en Jefe, instruyendo
P. ¿Sabe Ud. o le consta por haberlo oido, que nuestras,
tropas hayan cometido escesos en la plaza de Moliendo al en­ una sumaria con el objeto de establecer la importancia real de
ciertas reclamaciones interpuestas por súbditos italianos ante
trar en ella, saqueando algunos establecimientos mercantiles e
su Legación en Lima, sobre perjuicios qne han esperiraentado
incendiando otros?
en sus propiedades con motivo de la ocupación de la plaza do
R. No me consta que la tropa baya cometido tales escesos i
Moliendo por las tropas del ejército de la República en Marzo
puedo responder que el batallón a que yo pertenezco no lo.s co­
último, i siendo necesaria la declaración de V. S. sobre lo que
metió. El paisanaje estaba en esos momentos entregado al mas
supiere a este respecto, le ruego se .sirva informar a continua­
completo desórden i las patrullas del batallón, al regresar, daban
ción i a la brevedad posible, acompañándole para mayor espe­
parte constantemente de que los italianos incendiaban i comedicion, seis pliegos de igual número de reclamaciones, los que
tian otros escesos.
se ba de servir V. S. devolverme al evacuar su informe.
P. ¿Vió Ud. en algnn edificio izada la bandera italiana i sa­
Dios guarde a V. S.— J o r j e W o o d .
be Ud. si alguna de éstas fué arriada i destrozada por nuestros
soldados?
R. Vi muchas banderas italiau.as en los edificios; pero no me
consta ni he oido decir que nuestras tropas las hayan arriado,
destrozado, ni cometido ningún esceso con ellas.
Cou esto, se dió por terminada esta declaración, firmando el
testigo con el fiscal i el pre.sente secretario.— Á . Baquedano.—•
W o o d . — J u l i o M o u r g u e s , secretario.

Tacna, Julio 11 de 1880,
Señor Fiscal:
Fui testigo presencial de los sucesos acaecidos en Moliendo
con motivo de la ocupación de ariuella plaza por nuestras tropas
en el mes de Marzo último, i torio lo que puedo decir a V. S.

.53

DOCUMENTOS INÉDITOS.

sobre las i-eelamaciones por perjuicios de varios súbditos italia­
nos, es lo siguiente;
Sin negar que muchos de los desórdenes ocurridos en M o­
liendo en los dias de la ocupación fueron cau»ado.s por solda­
dos dispenses de nuestras tropa?, me consta que esa misma
ocupación fué un pretesto oportunamente hallado por muchos
habitantes de aquel pueblo, para liquidar cou faciliclad i prove­
cho algunos negocios seguramente pocos lucrativos. Muchos de
los iiiceudios que se produjeron, fueron obra de esos uiisruos
habitantes i algunos causados por italianos, a quienes se sor­
prendió iiijraganti, pero que logravun escapar, gracias a la
confusión. No sé si los reclamantes hayan sido de estos últi­
mos o víctimas inocentes de escesos inevitables; pero sí, me
parece que no basta ni puede bastar su sola afirmación desnu­
da de pruebas para hacer responsable, de los [perjuicios reales
o imajinavios rxue haj'an sufrido, al ejército de la República.
Es cnanto puedo decir a V. S. sobre el particu ar.— Dios
guarde a V. S.— M á .ximo R. L ira .— J ulio M ourques, secre­
tario.
D KOLARACION D EL SEÑ OR CO RO NEL,

CO M AND AN TE

DEL

B.ATALLON N A V A L .

Tacna, Julio 5 de 18S0.
Hallándome, de órdeu del Jeneral en Jefe, instruyendo una
sumaria con el objeto de establecer la importancia real de cier­
tas reclamaciones interpuestas por súbditos italianos ante su
Legación eu Lima, sobre perjuicios que han esperiinentado en
sns propiedades con motivo de la ocupación de la plaza de
Moliendo por las tropas del ejército de la República en Marzo
último, i siendo necesaria la declaración de V. S. sobre lo que
supiere a este respecto, le ruego se sirva informar, a continua­
ción i a la brevedad posible, contrayéndose al tenor del inter­
rogatorio que sigue i lo demás que crea de importancia:
1. ® ¿Contribuyó V. S. i el cuerpo de su mando a la toma
de posesión del puerto de Moliendo en Marzo último?
2. ° ¿Le consta a V. S. que la tropa de su mando haya co­
metido desmanes en la población?
3. ° ¿Conoce V. S. a los .súbditos italianos Nicolás Rubatto,
José Barabino, Nicolás Conte, Juan Camxpodónico, Noé Beverini i Sebastian Midolo?
4. ° ¿Sabe V. S. qne estos individuos tuvieran estableci­
mientos de negocio en Moliendo, si han sido maltratados en
sus personas e intereses por nuestras tropas, i si es efectivo
que Nicolás Conté tenia la bandera italiana izada en su casa i
que é.sta fué arriada i destrozada por nuestros soldados?— Dios
guarde a V. S.— J o r je W ood.
Tacna, Julio 5 de 1880,
Contesto el interrogatorio que V. S. se sirve pedirme, de la
, manera siguiente:
1. ° El batallón de mi mando, bajo mis órdenes, fué el pri­
mero que tomó posesión de Moliendo.
2. ° No ba cometido ningún desmán, habiendo, por el con­
trario, contenido los desórdenes que coiaetiaa muchos paisa­
nos, a consecuencia de haber dejado el enemigo la plaza en
completo abandono..
3. ® No conozco a ninguno.
4. ® Ignoro en absoluto cuanto a esos individuos se refiere,
i ni aun he oido decir que se hubieran cometido desacatos con
bandera alguna.
Es c u a n t o t e n g o q u e i n fo r m a r a V. S. r e s p e c t o a l a n o t a q u e
se h a s e r v id o d i r i j i r m e . — Murtiniano Urriola.— J u l i o M o u r GUES, s e c r e ta r io .
DECLARACION DEL TESTIGO, TENIENTE CORONEL, COMANDANTE
DEL

3.

® DE LÍNEA

DON RICARDO CASTRO.

Acto continuo compareció el teniente coronel, comandante
del Rejimiento 3. ° de Línea don Ricardo Castro, a prestar su
declaración en su carácter de jefe de uno de los cuerpos de las
fuerzas que operaron sobre la plaza de Moliendo, en Marzo úl­
timo, i prévio el juramento de estilo, fué interrogado al tenor
siguiente: ¿Tomó parte V. S. en la ocupación del pueblo de
Moliendo en Marzo último? Si lo luzo, diga en qué carácter
fué; si le consta, por haberlo presenciado n oido decir, que las
tropas del ejército, eu parte o en su Lota!id'.'.d, se hayan entre­
gado al desórden, saijueando algunos establecimientos o casas

particulares o cometido algun desacato con la bandera de Ita­
lia u otras?
Testigo.— Tomé parte como comandante dcl Rejimiento
3. ° de Línea en la ocupación de Moliendo, donde permauecí 24 horas i regresé .con el rejimiento de mi mando a Islai;
habiendo salido al concluir la tardo del dia 10 do Marzo en
dirección al puerto indicado, observé durante mi marcha i
desde el camino que en la población habia incendio. Ignoro el
oríjen de él; algunos dias despnes oí decir en algunos corrillos
que el fuego habia tenido oríjen por algunos italianos veci­
nos del mismo pueblo con el fm de saquear, i otros por salvar
compromisos por el mal estado de sus negocios. En cuanto al
ultraje inferido a pabellón estranjero, no lo he visto ni oi­
do decir.
En este estado se interrogó al señor jefe declarante si conoce
algunos de los súbditos* italianos autore.s de la reclamación,
nombrándoselos, i si sabe qne de la casa de alguno de éstos se
hubiese arriado la bandera italiana i cometido desacato alguno
con ella, a lo que contestó que a ninguno de esos individuos
conoce i que por lo demás se refiere a lo declarado; i no tenien­
do mas que decir, firmó con el .señor Fiscal i secretario.— R i­
cardo
W o o d . — J u l i o M o u r g u e s , secretario.
DECLARACION DEL TESTIGO, TENIENTE DON RAMON T. ARRIAGADA.

Acto continuo, compareció el teniente del Rejimiento 3. ° de
Línea don Ramón Toribio Arriagada, quien, prévio el juramen­
to de estilo, fué interrogado al tenor que sigue:
Fiscal.— ¿Concurrió Ud. a la toma de posesión de la plaza
de Moliendo en Marzo último por nuestras tropas? Si lo liizo,
diga en qué carácter concurrió; si le consta qne se haya come­
tido por nuestras tropas algunos desmanes de importancia, co­
rno ser saqueo de propiedade.?, maltratamiento de personas,
desacato a la bandera de alguna nacionalidad; conoce a lo.s
súbditos italianos (se le nombran los reclamantes); sabe que a
éstos se les haya maltratado en su persona e intereses i si de
la casa de algunos de ellos se haya arriado la bandera italiana
por nuestros soldados i cometido algún desacato con ella?
Declarante.— Concurrí a la toma de la [liaza de Moliendo en
calidad de ayudante del jefe de mi rejimiento, teniente coronel
don Ricardo Castro; no lue consta que nuestros soldados hayan
cometido desmanes de importancia eu las propiedades ni en las
personas de lo.s habitantes de esa plaza; tampoco me consta
que se haya cometido desacato alguno con la bandera de Ita­
lia ui ninguna otra; no conozco a los súbditos italianos que .se
me citan, ni sé cosa alguna que a ellos se refiera. Hubo en la
población incendio de algunos edificios, almacene.s, etc., i un
caballero español me aseguró que los mismos italianos habian
incendiado sus almacenes, por salvarse del mal estado de sus
negocios; que no tiene masque decir, que lo dicho es la verdad
a cargo del juramento que ha prestado, rectificando solo en la
parte que dice que un español le aseguró que los italianos ha­
bian prendido fuego a sus propiedades, .siendo que se referia a
uno solo de éstos, con lo que firmó con el señor Fiscal i secre­
tario.— Aaraozi T. A rriagada.— WooD.— J u l i o M o u r g u e s , se­
cretario.
VISTA FISCAL.

Jorje W ood A., teniente coronel del ejército de Chile, Fis­
cal nombrado para instruir una sumaria información sobre lo
ocurrido en los casos de las reclamaciones interpuestas por va­
rios súbditos italianos por perjuicios que dicen haber esperimentado en sus personas e intere.scs a consecuencia de la
espedicion qne operó una parte del ejército de la República
sobre el puerto de Moliendo en Marzo último, vistas las infor­
maciones tomadas, resulta:
El suceso que dió lugar a la reclamación de algunos súb­
ditos italianos de Moliendo, es uno de tantos a que necesaria­
mente se sujetan dos países en estado de guerra entre sí, no
hallándose de manera alguna comprobado que las fuerzas ha­
yan entrado a aquella plaza de una manera desenfrenada i
violenta.
El pueblo de Moliendo fué ocupado militarmente por fuer­
zas chilenas i suce.sivamente evacuado por ésta.s, por razones
de conveniencia estratéjica, i, habiendo debido ocurrir los su­
cesos de qne se acusa a aquellas fuerzas durante el período de
la ocupación, en esa misma época hubiera sido posible a nues­
tras autoridades investigar la efectividad de tal cargo; en la

54

G U ER RA D EL PACÍFICO.

actualidad, seria punto mas que imposible comprobarlo por to para impedir la entrada de la goleta en la noche, miéntras
nuestra parte de una manera suficientemente legal, hallán­ mi buque cruzaba afuera.
De esta manera permanecí basta el 3 del presente; viendo
dose, como se halla dicho pueblo, bajo el imperio de las auto­
ridades i de las leyes del Perú, por el hecho de su desocupación . que me babia escedido del plazo señalado i eu la convicción
por parte nuestra.
de qué el armamento se. encontraba detenido en algún puerto
No obstante, el Fiscal ha creido cumplir su misión recaban-^ del Norte para ser trasladado en tiempo oportuno, resolví re­
do el testimonio, sobre lo ocurrido en Moliendo, de personas gresar siguiendo el itinerario designado por V. S.
honorables de nuestro ejército que concurrieron a la ocupación
El 4 recalé en la isla de Lobos de Tierra, i encontrándola
de dicha plaza, i 'todas se hallan contestes en dos hechos capi­
enteramente abandonada, seguí a la de Lobos Afuera. Habia
tales, a saber: 1. ® Que nuestras tropas no han incurrido en
en ella seis buques a la carga; cuatro eran italia,nos, uno do
ellos tenia el guano suficiente como lastre para salir, i a cada
desórdenes graves durante la ocupación de Moliendo, siendo
uno délos restante.s les faltaba 250 toneladas para poder hacerse
cl saqueo e incendio de varias casas i comercios debido a los
a la mar sin peligro, uno inglés, tenia completo sn cargamento
vecinos mismos, particularmente a italianos cujms negocios no
de 1,500 toneladas i un americano que estaba al terminar su
parecían hallarse eu buen pié; i 2. ° Que no Ies consta de ma­
nera alguna qne nuestros soldados hayan arriado la bandera de carguío. El dia 5 me ocupé en destruir los elementos de carga
Italia, ni cometido desacato con ésta u otra bandera es- que babian sido restablecidos, en parte, por la maestranza de
los buques, según contrato últimamente estipulado con la casa
tranjera.
de Drcyffus i C.
Empero, tratándose de un caso como el presente, en el que
Notifiqué la órden de salida a los buques que estaban en si­
aparece como parte acusada una fuerza de nuestro ejército i
tuación de hacerlo, i a los que carecían de lastre dije que pro­
como acusadora los súbditos italianos reclamantes, debe, en
derecho, considerarse tan implicados en la materia a éstos por curaran hacerlo con piedra i dejaran el fondeadero.
Los pontones proveedores de agua i víveres, que babian
razones que uo seria fácil ocultar, como también a lo.s jefes i
prometido a la Chacabuco abandonar las islas a la brevedad
oficiales de nuestro ejército que concurrieron a la ocupación
posible, lo efectuaron únicamente seis dias después de nuestra
de la mencionada plaza de Moliendo, por cuanto a ésto.s afecta
llegada a Eten, temiendo nuestra presencia.
naturalmente la responsabilidad de la conducta de su.s subor­
Encontré cuatro empleados que representaban al Gobierno
dinados en aquel acto. Por las razones aducidas, para que se
en calidad de interventores fiscales; creí dé mi deber traerlos
produzca pnieba legal sobre los reclamos de los súbditos italia­
como prisioneros en atención a qne, en su ausencia, debia sus­
nos, necesario seria se practique la investigación en el lugar
penderse el carguío de guano o hacerse por cuenta de los ca­
mismo del suceso, oyendo a testigos imparciales i exentos de
pitanes sin responsabilidad alguna.
toda tacha.
Me permito indicar a V. S. que la presencia de uno de nues­
Por lo que toca al Fiscal que suscribe, no alcanzando su ac­
tros buques en dicha i.sla, durante ocho dias, podria hacerles
ción a una plaza en que imperan autoridades i leyes estrañas,
comprender a los capitanes de los buques mercantes que el
se limita a devolver los antecedentes con las dilijencias prac­
pensamiento de nuestro Gobierno es impedir, a toda costa, el
ticadas, a fin de que se resuelva lo que convenga por quien
carguío de guauo, aun cu pequeñas cantidades, como lo hacen
corresponda.
ahora en sns embarcaciones.
Tacna, Julio 14 de 1880.
Tengo también el sentimiento de comunicar a V._ S. que el
J o r j e W o o d A r e i .l a n o .
1. ® del presente falleció José María Llevenes, ma.TÍnero 1. ®
de este buque, víctima de una colerina que le duró dos dias.
Acompaño nna relación de los haberes que ba dejado.
Incluyo una nómina de los ajentes fiscales que encontré en
Parte oficial fiel Comanrtaiitc rtcla corbeta “ O’IIIggins”
la isla, como igualmente de los buques que se encontraban fon­
dando cuenta de su espedicion al Norte dcl Perú i
deados.
A mi vuelta, he tenido a la vista la costa i he recalado en
comisión a las islas de Lobos.
los puertos de Eten, Chimbóte, Huacho, etc., sin que haya
NÚM. 6 6 . — COMANDANCIA DE LA CORBETA “ o ’ h í GOINS.”
ocurrido novedad.
Dios guarde a,. V. S.
E n la mar, Mayo 8 dé 1880.
J. M o n t t .

LIV.

Conforme a las instrucciones qne recibí de V. S., salí de la Al sefior Comandante en Jefe do la escuadra.
rada del Callao en la noche del 16 del mes próximo pasado con
dirección al Norte. En la tarde del 18 arribé al puerto de Eten,
despnes de haber reconocido una pequeña embarcación seguí
con rumbo a Paita, en donde recalé el dia 19. Procedí a reco­
Partes ofic.ialcs dcl bombardeo del Callao cl 10 de Ma­
nocer los buques existentes en la bahía, e impuesto de la pro­
yo de 1880. (1)
cedencia i contenido de sus cargas, tomé el fondeadero, en el
qne permanecí basta el dia 21 que levé ancla, me hice a la
NÚM. 85.— COMANDANCIA DEL MONITOR “ HUÁSCAR.”
vela 1 permanecí cruzando afuera eu el paralelo del puerto has­
ta el 25; en la noche de este dia intercepté nna embarcación
Bloqueo del Callao, M ayo 11 de 1880.
de pescadores que me hicieron las siguientes declaraciones:
dos dias ántes de nuestro arribo a Paita, telegramas del Sur
Sefior:
anunciaban nuestra presencia; el sub-prefecto, convencido del
Tengo el honor de poner en conocimiento de V. S. todo lo
peligro qne amenazaba a la Estrella i armamento que traia acaecido el dia de ayer, durante el bombardeo de este puerto,
de Panamá, tomaba todas las medidas del caso para evitar el
con el buque de mi mando.
apresamiento; todas las goletas i vapores que salían con
A la 1 F. M., habiendo recibido la órden por señales do “ tiOrumbo al Norte, llevaban la comisión de avisar al capitau de
mar colocación
me dirijí al lugar que V. S. me habia de ante­
nuestra presencia; por último, qne ellos mismos se babian vis­
mano designado, esto es, al Norte de la bahía, i a la distancia
to obligados a dejar en Talara a nn señor Cañales, quien debia que pudiera dañar al enemigo con los dos cañones de a 40 do
tomar una embarcación en Cabo-Blanco i cruzar en ella al largo alcance, 5,000 metros. A la 1.30 P. M., ya en mi coloca­
Norte de este punto hasta tanto hubiera encontrado a la Es­ ción, rompí el fuego sobre el muelle Dársena, lugar donde se
encuentran parapetados los buques enemigos, sosteniendo el do
trella i la previniera del peligro que la amenazaba.
En vista de estas noticias i por otras qne habia recibido an­
éstos con esta artillería hasta las 3 P. M., que me vi en la preci­
teriormente, me persuadí que el punto de recalada de la Es­ sión de acercarme a 2,500 metros de la .Dársena, i enfilándola pa­
trella era Paita, no obstante, como una medida de precaución
ra continuar el fuego con los dos cañones de la torre del calibre
resolví enviar la segunda falúa, tripulada convenientemente, a de a 300, por haberse agotado las municiones de los cañones
cruzar por tres dias frente a Cabo-Blanco, sin que lograra en
con que rompí cl fuego. Desde las 3.15 P. M. hasta las 5 P. M.
ese tiempo avistar ninguna embarcación. Antes de terminar el me mantuve a la distaucia indicada, ofendiendo al enemigo con
plazo que V. S. me babia señalado, teniendo en vista que los
los cañones de la torre hasta que V. S. ordenó cesar el fuego.
viajes a la vela de Panamá a Paita suelen hacerse en 25 a 30
dias, determiné estacionar la segunda falúa en la boca del puer­ 1 (1) Tomo II, pájina 536.

LY.

DOCUMENTOS INÉDITOS.

En este instante, el buque principió a tumbar por haber comen­
zado a llenarse de agua los compartimientos de estribor, a con­
secuencia de uno de los proyectiles enemigos que dañó la parte
débil del buque bajo el blindaje.
Para evitar en cuanto fuera posible algiin accidente, hice
cambiar todos los pesos a la banda opuesta, vaciar las calderas
de la banda dañada, cambiar la artillería i funcionar todas las
bombas, conservándome así hasta hoi al amanecer, en que vino
a bordo el buzo, de órden de V. S., a remediar en cuanto fuera
dable la avería.
En la actualidad, éste se ocupa en su reconocimiento i coinpostnva.
Nuestros proyectiles, que han alcanzado al número de 115 i
qne su totalidad ha dañado al enemigo, han sido lanzados co­
mo sigue:
33 con los cañones de la torre (300 libras.)
82 „ ,,
„ de cargar por la culata (40 libras.)
30 -,, „
„ de 40, cargar por la boca.
Por nuestra parte, hemos recibido del enemigo tres balazos
en el casco, bajo el blindaje, i otro en la jarcia mayor, qne cor­
tó dos obenques a babor. Ninguna desgracia personal tenemos
que lamentar.
En conclusión, cumplo cou un deber de estricta justicia re­
comendando a la consideración de V. S., tanto a la oficialidad
de este buque, como a .su tripulación i guarnición, por su acti­
vidad, valor i entusiasmo desplegados en el combate de ayer.
Dios guarde a V. S.
C á r lo s

A.

C o n d e ll.

Al señor Comaudante en Jefe de la escuadra.

COMANDANCIA DE LA CORBETA O IIIGGINS.

liada d d Callao, Mai/o 11 de 1880.
Conforme a las instrucciones verbales qne recibí de V. S. eu
la mañana de ayer, a las 11.40 A. M. dejé el fondeadero para
tomar la colocación conveniente para atacar el fuerte de la Pun­
ta Sur.
A la 1.30 P. M. rompí los fuegos, continuándolos sin inter­
rupción hasta las 4. Las distancias variaron de 4,000 a 4,800
metros, teniendo que aumentar en atención a que los cañones
d e a 1,000 del enemigo dispararon próximamente sobreesté
biujue hasta 4,500 metros.
No hemos sufrido mas avería que la pérdida del serení, a
caíisa de grande elevación de las punterías.
La distancia a que hubimos de colocarnos hizo que las pun­
terías fueran jeueralmente regulares. El consumo de municiones
fué de 100 granadas comunes.
Es cuanto tengo que comunicar a V. S.
Dios guarde a V. S.
J. M o n t t .
Al señor Comaudante on Jefe de la escuadra.

COMANDANCIA DEL CRUCBllO “ AMAZONAS.

Callao, M ayo 11 de 1880.

'V i " ’’ -

Si:

i i

Señor Comandante en Jefe:
• Tengo el honor de poner en conocimiento de V. S., que en
cumplimiento de las órdenes verbales recibidas ayer, hice tocar
zafarrancho de combate a la 1 P. M. i alistar todo en preven­
ción de cualquiera eventualidad. A la 1.40 se abrieron os fue­
gos sobre el muelle Dársena i buques surtos en él; también se
hicieron algunos disparos a la torre de la Merced, colocada al
Sur, i a uno de los fuertes del Norte, cinco de los primeros
disparos hechos a 6,400 metros, fueron cortos, el resto, cuyas
distancias ñiictuaron entre 5,000 i 6,000 metros, se aprove­
charon.
¿r^ .El total de tiros hecho fné dq 25 con carga máxima i granada'Comun. Siendo nmi pequeño el campo de tiro de cañón de
seis pulgadas, i necesitando el buque un gran espacio para evolu­
cionar, tuve que virar varias veces por redondo para conservar
una,buena situación, por esta razón V. S. tendria lugar a notar
qne el fuego no se hizo tan continuado como hubiera sido de
desear.
Loa fuegos se suspendieron a las 4.55, en cumplimiento de

las órdenes que por señales V. S. impartió, uo habiendo ocur­
rido novedad alguna durante ellos.
Dios guarde a V. S.
M a n u e l A. I I i o f r i o .
Al señor Gomam].ante en Jefe de la escuadra.

COMANDANCIA DEL CRUCERO “ a NGAMOS.”

Rada del Callao, Mayo 11 de 1880.
Tengo el honor de dar cftenta a V. S. de lo ocurrido en el bu­
que de mi mando durante el ataque de ayer a la)Dársena i bu­
ques enemigos.
A la 1 P. M., habiendo hecho señales el buque de la insignia
de tomar colocación, procedimos a levar i tomar la nuestra,
rompiendo el fuego sobre la Dársena a la 1.45 P. M.
Se dispararon 33 granadas comunes con espoleta Peettmaun,
notándose que la m.ayor parte de los saleros se desprendian del
proyectil cayendo al agua eu pedazos, a 200 metros del costado.
Comparados los nuevos saleros remitidos en las ídtim.as grana­
das del departamento con los antiguos, se presume que el de­
fecto provenga de que el metal de aquéllos es mas ágrio que el
de los otros.
Indudablemente, ello ha sido causa de baber obtenido ménos
alcance qne lo acostumbrado, habiendo sido necesario dar mu­
cha mas elevación que la correspondiente a 5,500 metros, dis­
tancia a que nos colocamos. Sin embargo, de los 33 disparos
solo re.snltíiron cortos siete, aprovechándose los 26 restantes.
El oido del cañón ha resaltado averiado, se ha proyectado
dentro del ánima i se ha roto en su estrernidad inferior. En tal
estado, uo seria prudente seguir disparando con el cañón, sin
proceder áutes a uu recorfbciiuieiito i a las rexiaraciones que se
juzgen necesarias.
Debo también hacer presente a V. S. que la santabárbara de
este buque es mui húmeda, i la falta de estanques para conser­
var los cartuchos, de que ya se ha hecho pedimento, se hace sen­
tir cada dia mas.
Es cuanto puedo comunicar a V. S. sobre el particular.
Dios guarde a V. S.
L . A. LyNCH.
Al señor Comandaute en Jefe de la escuadra.

LYL
I*ieza.s de repuesto i proyectiles solicitados para el cañou del “ Aligamos” después del bouibardco dcl €ullao<
el 10 de Mayo de 1880.
NÚM. 6 8 8 .— COMANDANCIA JENERAL DE LA ESCUADRA.

Rada del Callao, Mayo 12 de 1880.
Señor Ministro:
Despnes de los disparos hechos por el cañón del Anejamos el
10 del corriente, se ha notado que la jiieza de oido se ha dete­
riorado notablemente por los grandes e.scapes de gas que por
allí desahoga el cañón.
Es mui posible que en Valparaíso existan piezas de oido de
repuesto que hayan venido de Europa junto coa el cañón, i me
confirma esto eí que los cañones de a 70 de la Pilcomayo tie­
nen ese importante repuesto. Si existiesen para el Anejamos,
espero que Y. S. me lo.s hará remitir a la brevedad posible.
Por el M atías Cousiño, remito a V. S., rotulado a ia Coman­
dancia Jeneral de Marina, un ¡laquetito conteniendo el modelo
i acompaño a ésta nota las esplicaciones necesarias para que se
fiibriquen en Valparaiso, habiendo ordenado, al mismo tiempo,
qué el injeniero 1. ° del buque de la insignia trabaje uno,
miéntras pueden mandar de Valparaíso los que allí existan o
concluyan.
Llamo también la atención de V. S. liáeia los saleros de las
nuevas granadas construidas para el Anejeimos, pues parece que
la aleación empleada no es igual a las construidas eu Europa ui
tampoco la c.alidad de la fundición.
V. S. no ignora ([ue el gran alcance de los cañones modernos
es debido eu mucha parte a la espansion del salero que llevan
sus proyectiles, i si ellos son defectuoso.s, las punterías i alcance
tienen que serlo.

56

G U ER RA. DEL PACÍFICO.

En los disparos que hizo el Angamos el 10 del corriente, se
observó que los tales saleros se rompían al salir el projmctil de
la boca del cañón, i, por consiguiente, sus tiros fueron cortos.
Para hacerlos llegar basta el enemigo, hubo de dar al alza ma­
yor elevación que la qne se necesitaría con buenos saleros.
Por el Matías Cousiño, remito a V. S., dirijido a la Coman­
dancia Jeneral de Marina, un cajoncito cou dos saleros, uno
construido en Valparaiso i el otro en Europa, para que V. S. se
sirva ordenar se examinen por personas competentes, pues pa­
rece que los saleros son de metal demasiado ágrio, a fin de que
V. S. ordene se ponga remedio en adelante para subsanar el de­
fecto de que doi cuenta a V. S.
Debo añadir, que cuando se armó en pió de gueraa el A n ga ­
mos en Valparaiso, no se le proveyó con estanques de cobre para
la santabárbara i sus cargas han estado en cajones de pino. En
nn btiqne de fierro, qne por su naturaleza es húmedo i el mal
envase de la pólvora, han sido causas de qne las cargas se hu­
medezcan e influyan de nna manera notable en el buen servi­
cio del cañón.
Hace algún tiempo a que se solicitaron estanques de cobro
de Valparaiso i hasta la fecha auu no han llegado.
Para .subsan.ar, en parte, el mal que indico a V. S., he orde­
nado qne del Blanco se entreguen a ese buque 13 estanques
que se han desocupado últimamente; pero ese número es aun
insuficiente para guardar todos los cartuchos del Angamos i es
urjente se remita de Valparaiso el número solicitado.
Conviene qne V. S. acelere el envió de los proyectiles pedi­
dos para los nuevos cañones del Huáscar, Pilcomayo i A liga­
mos, pues eu la actualidad se han agotado las granadas comu­
nes de los dos primeros.
Dios guarde a V. S.
G a l v a r i n o R iv e r o s .

Deseando a V. S. las mas grandes i gloriosas felicidades
en todo, me es grato suscribirme de V. S. mui obsecuente ser­
vidor.
R a m ó n R iv e r a J o f r é .
Al señor Comanclaute en Jefe de la escnadra chilena de operaciones en el Ca­
llao.

P. D.— Hoi diez de Mayo de mil ochocientos ochenta, en el
Consulado Jeneral de Chile en el Ecuador, residente en Gua­
yaquil, se presentó el nombrado Becerra, pasajero del vapor
Coquimbo, espresaraente recomendado por el señor don Ramón
Rivera Jofré, el que rae espuso lo que sigue: "Como a distan­
cia de 63 a 65 millas al Norte de la isla de Ja Plata (Ecua­
dor) i a 12 millas fuera de Ja costa he visto, yo mismo, un ber­
gantín de dos palos, pintado de colorado, sin bandera, el que
me ha parecido como puesto de espía para vijilar Ja llegada
de los buques a que se refiere la nota del señor Jofré. Noté que
venia un buque de! Norte como a 20 millas fuera de la costa;
el bergantin puso la proa para encontrarlo. En un bergantin
pintado de blanco babian mandado preparar 10 toneladas de
arena para lastre, el que debia servir igualmente para tapar el
cargamento puesto abajo, en la bodega. A última hora, i en
momentos de zarp,ar el Coquimbo del puerto de Panamá, el ca­
pitán hizo regresara tierra dos lanchas carg.adas, se supone
con armas destinadas al Perú, que se rehusó a admitir.
A l salir el vapor, noté que al costado del buque negro había
una lancha llena, que, siu duda, debia descargarse en el mismo
buque. A las 11.15 P. M. levantó el ancla el Coquimbo, i to­
davía estaban fondeados ámbos buques.
Es fiel relación de lo espuesto por el compareciente.— El
Cónsul Jeneral de Chile.— W. H i g g i n s .

AI sefior Ministro de Guerra i Marina.
NÚM.

LYIL
Notas dcl Cónsul .fciicral de Cliilc en Pananul al Coinandante en Jefe de la escuadra, anunciándole el
embarque de armas para cl Perú en buques de vela i
vapores de la Compañía Inglesa.
NÚM. 7 .— CON.SULAÜO JENERAL DE CHILE EN COLOMBIA.

Panamá, M ayo 6 de 1880.
Mui señor mió:
Actualmente se están haciendo aquí muchos embarques de
arma.3 para el Perú en buques mercantes de vela. Van a salir
de hoi a mañana la goleta colombiana Estrella, de 60 tonela­
das, i el bergantin-goleta peruano Enriqueta, llevando carga­
mento bélico para el puerto del Perú que crean de mas fácil
acceso. Es probable que salgan despnes otros buques mas.
Según esto, debo prevenir a V. S. la conveniencia de salir
al encuentro de esos buques con algún crucero chileno, pues
no considero esto tan difícil, tomando en cuenta que de aquí a
Cabo-Blanco, qne es el punto indispensable de recalada a los
buques mercantes, no pueden éstos echar ménos de 15 dias,
teniendo forzosamente que buscar los vientos favorables a una
distancia de la costa que no pasará mas allá de 25 a 30 millas.
No tengan confianza alguna con los vapores ingleses déla
carrera, jmrque todos han estado llevando armas. Cuando el
Pizarro fué abordado por un buque chileno en el Callao, en
los primeros dias del bloqueo, llevaba a su bordo para el Perú
1,000 cajas de cápsulas, marcadas con destino a Amapala.
Se esperan todavía nuevas remesas de armas de Estados
Unidos.
Agradecerla a V. S., si le fuese alguna vez i siempre posible,
mandarme por los vapores un estracto corto de las operaciones
de la escuadra, para contrarestar las falsas noticias con qne el
Perú invade desde aquí al esterior i que no dejan de producir
vacilaciones que no nos son favorables en la opinion.
La fiebre amarilla sigue aquí, pero no con mucho incremento,
a consecuencia quizas de que estas poblaciones son mni resis­
tentes a ese mal.
Para ver modo de que la presente llegue a V. S. como mejor
se pueda, le dirijo a V. S. la misma, en varias copias, por di­
versos conductos.

46.— c o n s u l a d o

je n e r a l

DE CHILE EN COLOMBIA.

Panamá, Mayo 12 do 1880.
Señor:
El vapor Santa Rosa de la Compañía Inglesa del Pacífico
ha embarcado anoche una cantidad de pertrechos de gnerra
qne debe llevarlos bien ocultos.
El portador de la presente, don Roberto Smith, va en el
mismo vapor comisionado por mí para averiguar a bordo los
lugares en que esté la carga i para dirijirse a algún buque de
guerra de nuestra escuadra que esté mas próximo, a fin de de­
nunciarle el contrabando i acuda al lugar en qne fondee el
Santa, Rosa, por si se alcanza a sorprender el contrabando án­
tes del desembarque.
Dejo a la apreciación del Tribunal de Presas la compensa­
ción legal que corresponda al espresado don Roberto Smith, si
hace el descubrimiento de la presa i propende a la captura de
mi denunciado contrabando.
Dios guarde a V. S.
R a m ó n R iv e r a

J ofré,

Cónsul Jeneral de Chile en Panamá.
Al Comandante en .Tefe de Ja escuadra chilena de operaciones en las costas dcl
Perú, o a cualquier comandante de sus naves.

LYIIL
Instrucciones dadas al Comandante del “ Amazonas”
en sn viaje a. I’ anamá, j>ara, capturar los buques
“ Estrella” i “ Enriqueta” con armas para el Perú.
COMANDANCIA JENERAL D E L A ESCUADRA.

Callao, M ayo 20 de 1880.
Señor Comandante:
Una carta del Cónsul de Chile en Panamá, dirijida a esta es­
cuadra i fechada el 5 del mes corriente, anuncia que se encon­
traban en aquel puerto, cargando armas para el Perú, dos bu­
ques de vela: el uno la goleta colombiana Estrella, (1) de
porte de 60 toneladas, i m otro el bergantin-goleta peruana
Enriqueta, de 80 toneladas.
El encargado de traer esa comunicación, dió en el Consulado
de Guayaquil algunos detalles sobre movimientos de buques
(1) Tomo III, pájina 166.

57

DOCUMENTOS INÉDITOS.
\.
.sospechoso.?, no léjos de la isla de la Plata, en agnas del Ecua­
dor, i hai [Dresuncioues para creer que las embarcaciones que
han cargado esas armas, si no han tocado
en algunos de los
puerto.s del Norte del,Perú, navegan actualmente en demanda
de ellos.
La carta del Cónsul de Panamá i los demás datos referentes
a este asunto, los hallará V. S. adjuntos a estas instrucciones,
a lin de que, imponiéndose V, S. detenidamente de ellos, le sir­
van de guia en a importante espedicion que se le confia.
Zarpará V. S. de este puerto a las 8 P. M. de hoi, haciendo,
fuera de la vista de tierra, rumbo directo al puerto de Paita,
pero cuidando de reconocer detenidamente cuanto bucpie mer­
cante encuentre en sn derrotero.
Si llegare V. S. a encontrar en su viajo hasta aquel puerto
algu nos de los indicados bu<iues, lo tripulará con jente de sn
confianza i lo remitirá al Callao, siguiendo .su marcha en deiiianda del otro buque.
Si llegase V. S. a encontrar las dos naves sospechosas i ad­
quiriese la certeza de haber sorprendido el contrabando de
guerra, volverá V. S. inmediatamente con ellos a este puerto.
En el caso contrario, V. S. seguirá su viaje hasta Paita i re­
calará allí para e.vaminar las embarcaciones que se encuentren
en aquel fondeadero. Desde ese punto seguirá V. S. hácia el
Norte, inspeccionando cuidadosamente los buques mercantes
sospiechosos qne cruce en .su camino, i si nada encontrase, po­
drá llegar V. S. hasta Panamá. Allí, tan pronto como arribe,
se pondrá V. S. al h.abla con el Cónsul de Chile, señor Ramón
Rivera Jofré, i obrará V. S. de acuerdo con ese funcionario i
seguu los datos que éste le trasmita.
Si los buques (pie se persignen hubiesen salido de Panamá
ántes de la llegada del Amazonas, V. S., teniendo en vista las
indicaciones del Cónsul de Cliile, volverá inmediatamente al
3ur, reconociendo prolijamente las caletas i puertos de la cos­
ta colombiana, de ia ecuatoriana i de la peruana, lo mismo
que todos los puertos que le sean indicados por el señor Rive­
ra Jofré.
Si logra V. S. felizmente la captura de los buques sospecho­
sos, cuidará de colocar en ellos jente que los ti ipule i lus diri­
ja hácia esta escuadra.
En su viaje de vuelta, [jasará V. S., a las islas de Lobos i sus­
penderá allí el carguío de guano.?, si lo hubiera, destruyendo
las lanchas que estén en uso pava ese objeto, capturando a los
empleados peruanos que se ocuparen en esa operación i estra­
yendo de esas islas i enviando al continente a los trabajadores
empleados en aquel carguío. Cuidará V. S. de realizar esta parte
de su comi.siun, sin hostilizar a los buques neutrales allí surtos,
a los que les notificará que se alejen de esas aguas, liaciéndoles
saber que bien pronto un buque de guerra chileno irá a estable­
cerse en aquellas islas.
No habiendo V. S. en su escursion al Norte encontrado nin­
guno délos buques que se jjersiguen, volverá V. S. reconociendo
las caletas i puertos peruanos hasta Chancai, procurándose,
tanto a la ida como a la vuelta, cuantos datos .sean convenien­
tes id buen é.xito de esta espedicion.
Importa mucho que, desplegando V. S. en esta comisión la
actividad, la prudencia i la vijilancia indispensables, tenga tam­
bién presente que es de suma urjencia su regreso a esta escua­
dra eu el menor tiempo posible. Espero que ese regreso tendrá
lugar en los primeros dias del pró.ximo Junio.
D íqs guarde a V. S.
G

AI señor Comamiaute del cnicei o

a l v a r in o

R

iv e r o s .

Amazonas.

LIX.
Inventario del iirniainento, lunnicione.s i equipo tom a­
do al enemigo en la b.italla de Tacna hasta el dia 4 de
Junio de 1880.
Cuatro cañones Krupp de montaña, modelo 1879.
Cuatro cureñas id. de id., id, id.
Tres varas id. de id., id. id.
Cuatro mil seiscientas granadas id. id.
Dieziiuieve estanques con saquete.: id. id.
Un barril de pólvora Krupp para cargar granadas.
'i'res cajones con espoletas par.i, la.s granadas Krupp.
Un id. con fulminantes para id. id.
T o m o v .— 8

Setenta i ocho cajas para munición, pertenecientes alaT'^’ '
Hería Krupp.
Seis obturadores completo.?, de repuesto.
',
Un cajón con atacadores i llaves inglesas para cañón Krupp.
Dos cañones ingleses rayados, de a 12, cou sus cureñas i ar­
mo ne.s.
Cuatro id. id. id., de a 4 con.sus id.
Cinco cajones con municiones para estas piezas.
Una ametralladora de dos cañone.s.
Cinco id. de diez id., sistema Gatling.
Do.s cureñas de fierro para piezas inglesas de montaña.
Dos cajones con piezas de repuesto para ametralladora.
Tres mil quinientos fusiles de diferentes sistema.s.
Setenta i ocho cajones de munición para rilles peruanos.
Trescientos veinte de id. para id. Remiugton.
Treinta i ocho de id. pava id. Peahody.
Veintisiete de id. para id. Cha.s.sepot.
Do-scientos dos cajones de munición Comblain.
Un cajón de id. Evans.
Dos cajones de vainillas parafu.sil Siiydor.
Tres id. de cartuchos para id. Chassepot antiguo.
Tres id. de balas para fusil Minier.
Ciento sesenta mil fulminantes.
Setenta i cinco mochilas.
Treinta i dos lanzas de caballerí;i.
Catorce cajones de aguarraz.
Sesenta i ocho corazas cou pecheras i espaldar.
Setenta cascos de bronce.
Ciento setenta pares de zapatos.
Tacna, Junio 4 de 1880.
R a m ó n M iq ü e l .

V.“ B.°— N o v o a .

LX.
Parte olicial del Comandante del “ Amazonas” dando
cuenta de sn vía.je a Panamá.
COMANDANCIA INTERINA DISL CRUCERO “ AMAZONAS.”

Callao, Junio O de ISSO.
Tengo el lionor de dar cuenta a V. S. de la comisión qne tu­
vo a bien confiarme.
El sábado 22 del próximo pasado, despnes de dejar el fon­
deadero del Callao, me dirijí al puerto de Paita, en el que fon­
deé el 24 sin quelmbiera ocurrido novedad durante el trayec­
to. Hice reconocer los buques surtos en el fondearo, resultando
ser todos neutr¿üe.s, con despachos en forma i esperando órde­
nes. Personal mente fui a bordo del ponton de la Compañía, en
cumplimiento de las instrucciones verbales de V. S. Eu esto
puerto obtuve datos sobre el Enriqueta i Estrella, liabiendu
este último zarpado hacia tiempo de Panamá, i el primero obli­
gado a regresar por una espedicion organizada por nuestro
Cónsul Jeneral en é.?a. En vista de estos datos, me dirijí .sin
pérdida de tiempo al Norte, reconociendo prolijamente la cos­
ta, desde este puerto hasta la Isla Plata; encontré varias
embarcacionas con destino a Guayaquil o puertos de la costa
ecuatoriana i estendí mi reconocimiento hasta Punta Galera sin
encontrar a la Estrella. Considerando de la mayor importancia
la presencia del buque en Pamimá, por las noticias que habia
obtenido, continué mi viaje a ése, fondeando el 28 a las 7 A. M.
En cumplimiento de las instrucciones de V. S., me puse al
habla con el Cónsul Jeneral señor llamón Rivera Jofré, i de
acuerdo con dicho señor, creí prudente es]icrar en el fondeade­
ro, tanto piu-a tener algunos datos mas sobre la Estrella como
para impedir que el cargamento de la Enriqueta, que a la sa­
zón se desembarcaba furtivamente, pudiera ser remitido por
otro conducta a puertos de la costa enemiga. Temeroso, ade­
más, de que los ajen tes peruanos pudieran despachar otro car­
gamento, pues, según datos fidedignos, les quedaban en e.sa
plaza de 100 a 150 toneladas por embarcar, entre ellas una
lancha-torpedo, me resolví a esperar, hastíi que el dia 29 recibí
a bordo a Domingo Cuevas i Jo.sé Nuñez, individuos que pertenecian a la dotación del pailebot liicam te i que daban noticias
de haber tra,sbordado en Bahía Esmeralda, a la Estrella, de 20
a 25 toneladas de armamento i que dicho buque e.speraba vien­
to favorable para zarpar.

ív

58

G U E R R A DEL PACÍFICO.

I^'perando poder apropianne de parte del armamento que
^hstia a flote en el puerto i el que el Cónsul se coroprometia a
^ ncrm e al costado, bajo su responsabilidad, me hicieron re­
tardar mi salida hasta el dia 31, sin conseguir el resultado que
esperábamos.
De regreso, me dirijí a toda fuerza de máquina a Punta Ga­
lera, por ser éste el último punto donde babia toc.ado Ja Es­
trella, reconociendo prolijamente Ja costa bácia el Sur, como
asimismo la Isla Plata, Salango i bahía Santa Elena; a la aitiira de ésta reconocí la balandra norte-americana Laura, .sumi­
nistrándole víveres i aguada a solicitud de su capitau; por esposiciou de éste, del patrón i de algunos de los tripulantes
supe que veniíin de las islas Galápagos, donde cl buque se habia
varado e iba en viaje para Guayaquil. Continuando mi reco­
nocimiento, llegué a puerto Tumbes, donde tuve el sentimiento
de saber que la Estrella, babia descargado hacia dos dias i en
seguida se babia hecho a la mar. Emprendí^ nuevamente viaje
al Sur, tocando en Paita, Lobos de Tierra i Lobos de Afuera;
no encontré novedad en ios dos primeros. En Lobos de Afuera dí
cumplimiento a las instrucciones de V. S., destruyendo los
elementos de carguío i apresando a las autoridades .siguientes:
Señor .José Andrés Morante, gobernador, interventor i capitán
de puerto de las islas de Lobos de Afuera, .señor Jo.sé Santos
Cobo, inspector fi,scal, i señor Alberto Montoya, amanuense de
la Gobernación.
Con.sider<an'io el último inciso do las intmcciones de V. S.
en que me recomienda mui especialmente mi pronto regreso,
zarpé cou dirección a e.ste puerto, fondeando hoi .sin novedad.
Acompaño a V. S. los estados jenerales de entrada.
El estedo sanitario de la tripulación no ha dejado que
desear.
Aunque el é.\ito de la espedicion no baya tenido enteramen­
te el resultado que era de suponer, espero fjue el desempeño
de ella merezca la aprobación de V. S.
Dios guarde a V. S.
M anuel A . R ioerío .
Al señor Comandante en Jefe de la escuadra.

XLL
Orden dcl din dnd:i a bordo dcl “ Blanco Encalada’,
con motivo dcl combate de Iqiiiqne.
Mayo 29 de 1879.
Según informes que be recibido el 23 del actual, fueron ata­
cados en Tfpiique la corbeta Esmeralda i la goleta Covadonga,
por los blindado.s pernanós Huáscar ^ Independencia, i des­
pués de uu récio combate, la Esmeralda se fué a pique cou la
gloria con que vivió siempre, sucumbiendo su valeroso i arro­
jado comauflante cou algunos de la dotación, cuyos nombres
ignoro basta e.ste momento, sobre la cubierta mi.sma del buque
enemigo.
La Independencia ba sido completamente destruida i la
Covadonga ba podido retirai'se eu dirección a Antofagasta.
Tales, en resúmen, el re.sultado del combate; pero debo agre­
gar que la conducta de los jefes, oficiales i tripulaciones de
ámbos buques, ba sido valiente i e.sforzada, como lo justifican
los hechos, i junto con nuestro profundo sentimiento por la
lamentable pérdida de los que tan gloriosamente han sucum­
bido en defen.sa de la Nación, debemos felicitar a los sobre­
vivientes por su beróico comportamiento.
Combatiendo a fuerzas mui superiores, la ventaja, sin embar­
go, ba quedado por los nuestros, i si bien es verdad que la E s­
meralda ha sucumbido gloriosamente en el combate, en cambio
el enemigo ba sufrido l:x pérdida de uno de sus blindados.
Creo e.scu.sado recomendaros qne sigáis su ejemplo; vuestro
espíritu es demasiado levantarlo, para, poner en duda qne sa­
bréis, como ellos, sucumbir valerosamente en defensa de la
patria.

J.XII.
Nota del Cónsul Jcneval de Cliile en Colombia al Jefe
de la escuadra sobre la llegada dcl “ Amazonas” a P a­
namá i procedimiento de las autoridades de Colom­
bia contra Chile.
NÚM .

50.— CONSULADO

JENERAL DE CHILE EN COLOMBIA.

Fanam,á, Mayo SO de 1880.
Señor:
El crucero Amazonas de la escuadra del mandó de V. S.
llegó a e.stas aguas en las primeras horas de la mañana del 28
del actual, en comisión del servicio i despachado por V. S.
Su comauda.nte, el teniente 1. ® señor Manuel Riofrío, me
entregó, momentos despnes de fondear en este puerto, nna no­
ta de V, S. de 21 del mismo, en que me indica V. S. el objeto
del viaje del Amazonas i el encargo dado a su comandante
para ponerse al habla conmigo, a fin de combinar los medios
de mejor éxito para su comisión.
De acuerdo con las instrucciones dadas por'V. S., i teniendo
yo el denuncio de qne el pailebot colombiano Estrella,
zarpó hace algunos dias de este puerto con un cargamento de
armas para el Perú, he determinado que el Amazonas se dé a
la mar en las primeras horas del dia de mañana, con el objeto
de ir en su busca, por tener dato.s fehacientes de que ese paile­
bot podrá ser quizá, con toda la seguridad, encontrado ántes de
que fondée en aguas peruanas.
Aquí los ajentes peruanos se preparaban a enviar un nuevo i
gran cargamento de elementos de gnerra para su país i que se
habia embarcado en un buque ecuatoriano Enriqueta, el cual
fué obligado a entrar de nuevo a este puerto, por temor de una
espedicion que armé en un pequeño pailebot llamado San l la ­
món, con 11 compatriotas decididos a sostener nuestros de­
rechos i a impedir, aunque fuera basta el s.acrificio, este nuevo
escándalo con.sentido por las autoridades colombianas. (1)
Ha sido tanto el pánico qne ese hecho ba producido en nues­
tros adversarios de este lugar, que se encuentran completamen­
te temerosos de despachar nuevos cargamentos, aunque, sin
embargo, parecian pretenderlo de nuevo, cuamlo han sido in­
terrumpidos por el oportuno aparecimiento del Amazonas.
La demora por mo.s tiempo de esta nave en estas aguas, to­
mando en cuenta las terminantes instrucciones de V. S. i las
apuntadas probabilidades de úna buena presa, me han inducido
a acordar su inmediata salida con el no poco sentimiento de
ver que se nos alejaran las garantías que su presencia importa­
ba en este lugar, porla.s persecuciones que las autoridades pa­
nameñas, vendidas al Perú, han principiado a tomar violenta i
escandalosamente contra nuestros compatriotas, por intentar
usar de iguales derechos i franquicias concedidas a los pe­
ruanos.
Además, creo que con la ausencia del Amazonas intentarán
el envió de nuevos elementos en algunos dias ma.s, cuando se
aperciban que .su salida ha sido para no regresar.
A estas circunstancias .se agregan las de que creo que, de
un momento a otro, vendrá a conocimiento oficial de este Go­
bierno la cancelación de mi exequátur cómo Cónsul .Jeneral,
por haber hecho mi renuncia hace algún tiempo; i no seré
reemplazado .a consecuencia de no haber aceptado, el nombrado
con tel objeto, el desempeño de este cargo.
Entónces le toc.aria representarlo aquí al Cónsul particular
don Antonio .limenez Arce, qrrien es mas bien un .solapado,
pero bieu descubierto adversario de nuestra cainsa, i para el
enalbe pedido ya al Gobierno la suspen.sion de sn cargo.
En atención a tan críticas i peligrosas circun.stancias, me per­
mito rogar a V. S. que me envie, cuanto áute.s, el mismo A m a­
zonas u otro buenbvrque de la escuadra, como único atajo ajas
infracciones de la neutralidad, i como el mas oportuno e inme­
diato amparo oficial para las garantías de nuestros conciuda­
danos.
El señor comandante Riofrío informará a V, S. estensamente sobre el particular, i de él se impondrá de las necesidades
apuntadas i de ciertos proyectos privados, que bien pudieran
darnos la posesión de aíguua o algunas buenas presas.
He agradecido infinito las noticias que sobre el estado de la
guerra me ha trasmitido V. S.; i para la conveniencia de nues­
(1)

Tomo III, pájina 160.

59

DOCUMENTOS INÉDITOS.

tros intereses nacionales, pecliria a V. S. se sirviera hacerme
trasmitir, segnn sea posible, las que vayan ocurriendo, por lo.s
conductos que se presenten con mas oportunidad.
Recomiendo a V. S. a dos individuos que han denunciado
el viaje del pailebot EstrdUi i con los cuales se lia arreglado
por este Consulado una remuneración conveniente, que cons­
ta del ejemplar adjunto, de una contrata firmada por ellos i
por mí.
Dios guarde a V. S.
R am ón R iv e r a J o f r é .
Al señor Coutra-Almiraute Galvarino Riveros, Comandaute en Jefe de la es­
cuadra chilena.— Callao.

LXIIL
r a r tc uiicialdel Jefe de ia esciiadi-a relativo al resulta­
do de laesitedicioii d e l‘ •.ámazoaas,” destrucción de la
“ Jaiiaqueo” i toiqícdo cueiuigo aplicado a los blindad(»s.
NÚM.

770.— COMANDANCIA

JENERAL D E L A ESCUADRA.

Hada del Callao, Jimio 12 de 1S80.
Señor Ministro:
Paso a dar cuenta a V. S, de los acontecimientos que han te­
nido lugar eu esta escuadra despnes del 26 del pró.xiino pasado
Mayo, lecha de mi última comunicación.
El bloqueo de este puerto, lo mismo que el de Ancón, se hau
mantenido con la estrictez i la vijilancia indispensables.
Eu anterior nota, dí cuenta a V. S. del viaje del tra.sporte
armado Arnazonas hasta el puerto de Panamá, i remití a e.se
Ministerio todos los antecedente.? que me impusieron la nece­
sidad de ese viaje i las instrucciones al comandaute de aquella
' nave.
El í) del corriente, el Amazonas
a esta e.scuadra, siu
haber obtenido un resultado .satisfactorio en su espedicion.
Cuanto se relaciona con esa comisión del Amazonas, lo en­
contrará V. S. en el parte qne me pasó el comandante i en una
comunicaciun del Cónsul de Chile en Panamá. EsoS documen­
tos van de anexos a esta nota, ( l )
Desde el dia siguiente al de la pérdida de nuestra lancha
Janeqmo, se notó que los enemigos hacian trabajos de reconoraiento eu el sitio en qne yacia aquella embarcación, con el
objeto, siu duda, de estraerla para repararla i hacerla servir
contra nue.stras naves.
Durante los dias 28 i 29 de Majm, aquel intento del enemi­
go me obligó a romper fuegos siibre la Dársena i la población,
con el ñu de estorbar iU]ucllus trabajos; pero loq u e era fácil
evitar en algunas horas del dia, se hacia casi imposible cuando
las neblinas o las sombras de la noche cubrían la costa. Se ha­
llaba sumerjida aquella lancha a corta distancia de la playa,
bajo los fuegos de fusilería de algunos fuertes i bastante léjos de
lo.s puntos de la bahía en donde tienen que operar las naves de
la escuadra.
Estas circunstancias me impusieron la necesidad de pro­
curar la total destrucción de la lanclia a pique, i para tal obje­
to, se organizó una e.spediciou de embarcaciones lijeras. Eu la
noche del 8 del corriente, la Guacolda &\\ convoi con otra lan­
cha a remos, vijiladas a corta distancia por el Huáscar, se dirijierou al sitio en donde se babia hundido la Janaqueo.
Jja Operación era difícil i peligrosa, habiendo necesidad de
trabajar a poca distaucia del eneinigo i siendo indispensable
que un buzo bajase a la lancha sumerjida, que yacia a 6| biazas
de agua, i colocar un torpedo para hacerla estallar desde la
Guacokla por un alambre eléctrico.
El lugar babia sido ya marcado con cuatro boyas por el ene­
migo, i se encontró a la Janaqueo estrobada cou cadenas i en
estado de ser levantada i arrastrada bácia la playa próxima.
Los espedicionarios, trabajando de,sde la 1 basta las 3.30
A. M., lograron, sin que, al parecer, el enemigo se apercibiese
de ello, realizar por completo el objeto de su empresa, i aquella
laucha fué totalmente destruida cou un torpedo cargado con
100 libras de dinamita.
A las 4 A. M. del dia 10, una violenta esplosion bácia el
lado S. E. de la isla do San Lorenzo, produjo alguna alarma
(1)
te nota.

Los documentos referidos son los anteriormente publicados a la

en el Blanco i el Huáscar, que se movian no léjos de ¿fí-'W
sitio. Por averiguaciones practic.adas mas tarde, se ba adqiunv_
do la certeza do «pie nquella esplosion fué producida por el es-'
tallido de un torpedo La-jUauzado contra estas naves por el ene­
migo. Mal dirijido, vino a producir,sus terribles efectos léjos de
los blindívdos.
Este nuevo intento do torpedos, hará, si es posible, mas se­
vera la vijancia; pero es for-zoso contar cou los elementos nece­
sarios para mantenerla. Entre esos elementos, debe figurar la
nueva lancha-torpedo, cuya próxima llegada esjiero, i la repa­
ración, mediante un nuevo caldero, de la lancha a vapor de este
blindado, E.se caldero podrá hacerse en pocos dias de planchas
de fierro, si es qne faltasen las de acero para e.se trabajo.
Aguardo de un momento a otro el arribo del Loa a este
puerto, i me propongo, una vez reunido a esta escuadra, enviar
nna de estas naves a o.stablecer el bloqueo de Chaiicai.
El Cárlos Roberto arribó ayer a este puerto de.sde el de Pacocba, trayendo la fausta noticia del nuevo triunfo de nuestro
ejército eu Arica. Tan glorioso acontecimiento, ba sido celebra­
do en esta escuadra, de manera que la población del Callao
pueda imponerse de lo .sucedido.
El honorable representante del Imperio del Brasil en Lima,
vino hoi personalmente a bordo de este blindado, trayéndome
nna comunicación del Presidente de la Cruz Roja dcl Perú i
acompañándola de una nota especial del mismo rcpre.sentante
bi-a.silero. Remito a V. S. en copia las indicadas nota.s, las con­
testaciones que be dado i mi comunicación al señor Jeneral en
Jefe de nuestro ejército con referencia al asunto que ba moti­
vado la humanitaria intervención del señor Mello e Alviii.
Dios guarde a V. S.
G a l v a r in o R iv e r o s .
Al señor Miuistro de Guerra i Marina.

LXIV.
Carguío <lc guano por buques neutrale.s.
NÚM.

1,623.—

MINISTERIO DE GUERRA I MARINA.

Santiago, Junio 11 de 1880.
Con referencia a las espediciones cpie nuestros buques pue­
dan hacer al Norte del Callao i en las cuales toquen en las is­
las de Lobos para impedir el carguío de guano, estima oportu­
no este Ministerio que V. S. recomiende a los respectivos
comandantes de los buques espedicionarios que re.speten los
cargamentos que se hayan bocho por biujues neutrales duran­
te la ausencia de las fuerzas chilenas.
No habiéndose establecido por nuestros buques nn bloqueo
propiamente dicho de aquellas islas, es incuestionable el dere­
cho que las naves neutrales tienen para cargar allí guano, o
para ejecutar cualquier otro acto de comercio lícito, i para di­
rijirse en seguida a puerto neutral o uo bloqueado sin que
nuestros buques puedan o deban estorbarlo.
Esta ba sido hasta aquí la conducta observada en la materia
por las naves de esa escuadra, con re.specto al carguío de gua­
no en las islas de Lobos, i conviene continuar eu la misma vi.a
en lo futuro, a fin de prevenir los justos reclamos que de otro
modo podriau entablar los neutrales peijudicados.
Dios guarde a V. S.
J o s é A. G a n d a r i l l a s .
Al Comaudaiite en Jefe de la escuadra.

LXY.
Reclam ación dcl Ministro de los E.stados Unidos; des­
trucción de ilos elementos de embarque en las islas
de Lobo.s.
NÚM.

771.— COMANDANCIA

JENERAL DE LA ESCUADRA.

R ada del Callao, Junio 18 de 1880.

Señor Ministro:
Para cumplir cou lo ordenado por V. S. en su nota de 14
presen­ de Mayo pró.ximo pa.sado, en que pide a esta Comandancia
en Jefe informe sobre algunos sucesos ocurridos en las costas

60

G U ER RA D EL PAGÍEICO.

^®|¿;Ñorte del Perú, que h<an motivado niia reclamación del seJ ór representante de los Estados Unidos en Chile, paso a dar
■id V. S. las esplicaciones del caso.
Los hechos a que puede referirse el honorable representante
norte-americano, tuvieron lugar en la esi>edicion del Blanco,
el Amazonas i el Loa en demanda de una lancha-torpedo sa­
cada de Panamá para el enemigo.
En la costa peruana, entre Paita i Tumbes, fué encontrada,
oculta en una caleta desierta, una chata en mui mal estado,
completamente abandonada i sin ninguna carga ni tripulación
a bordo. Lo único que en ella existía eran unos pocos barriles
vacíos,_que se juzgaron inservible.?. Se crej'ó que aquella em­
barcación, vieja i desmantecada, servia como dcjjósito de car­
bón a los enemigos en sus frecuentes viajes a Panamá en bus­
ca de elementos bélicos, i por esa razón se creyó conveniente
destruirla.
He pedido al oficial que fué 2. ° del ylmazof/as i que ordenó
la destrucción de aquella chata un informe de lo sucedido i
me ha pasado el que adjunto remito a V. S. Sería mui fácil
levantar una sumario indagatoria de aquel hecho, i procederé
a ello, si V. S. lo cree corweniente.
Teniendo órden, como operación indispensable pora quitar
recursos al enemigo, de proceder a la destrucción, en las islas
de Lobos, de los elementos para el carguío del guano, se efec­
tuó esa operación el 2 7 de Diciembre de 1 8 7 9 . Se destruyeron
únicamente las grandes lanchas que la Cojnpañía Cargadora
de Guanos tenia en aquellas islas, los muelles i plataformas,
i aunque es verdad que uno o dos capitanes de buques mer­
cantes pretendieron, al principio, que algunas de aquellas lan­
chas les pertenecían, tuvieron que reconocer que la propiedad
que alegaban era solo un subterfiijio para impedir la paraliza­
ción de sus cargamentos.
Igual cosa habian intentado hacer en Pabellón de Pica cuan­
do la escuadra de Chile ejecutó allí igual i necesaria operación.
No hubo en las islas de Lobos ni violencias ni faltas de con­
sideración a los pabellones neutrales. Las lanchas destruidas
solo fueron aquellas que, por su tamaño i condiciones, no po­
drían formar parte de las embarcaciones pertenecientes al ser­
vicio de una nave.
En varias ocasiones, durante esta guerra, he notado con sen­
timiento, que algunos capitanes de buques mercantes neutrales,
inclinado.?, por ínteres o por afeccione?, en favor de los ene­
migos de Chile, han procurado favorecerlos i han pretendido
desconocer los derechos lejítimos de nuestras naves en las ope­
raciones bélicas.
Creo, cou lo anterior, baber satisfeclio la órden de V. S. en
la parte que me concierne.
Dios guarde a V. S.
G alv arin o R iveros .
AI seilor Ministro de Guerra ¡ Marina.

ANEXO A LA NOTA ANTERIOR.

Bloqueando al Callao, Junio 30 de 1880.
Señor;
En cumplimiento de lo ordenado por V. S. [lara informar
acerca de la destrucción de una chata que prendió fuego el cru­
cero A mazonas eu su viaje de regreso de Panamá en Diciembre
del año último, cuando el que suscribe de.sempeñaba el cargo
de oficial del detall, espongo:
Que el 24 de Diciembre del año último, alas 10.30 A. M. se
avistó una chata al doblar una punta, a cuatro millas al Norte
de Talara por los 4° 26’ latitud Sur i 81 16’ loiijitud Oeste de
Greenwich, e.scondida en una pequeña caletita, completamente
abandonada, sin vestijio que por mucho tiempo hubiera tenido
tripulante alguno para .su cuidado, media, de agua, sin cámara
en la cubierta ni entrepuente, sin palo alguno de arboladura,
toda hecha pedazos, con unas 50 pipas vacias, poco mas o
ménos, i mni viejas, dentro de .su bodega; i por último, con
vestijios de haber servido de depósito de carbón de piedra i su
cubierta toda de.strozada.
El paraje en donde se encontraba la chata de qne me ocupo
está a distancia de cuatrQ a cinco millas al Norte de uii esta­
blecimiento de petróleo que existe eu Talara, i en tierra no
habia ni vestijios de liabitantes. Este establecimiento lo vimos
despucs de haber heclio rumbo al Sur i recorrido unas cinco
millas, como a la hora despnes de haber pegado fuego a la cha­
ta, de modo que no habia persona alguna que hubiera podido
dar una esplicacion acerca de la presencia de esta chata en un

paraje oculto, abandonarla i sirviendo de depósito de Carbón
pa,ra los diverso.? trasportes enemigos que cruzaban por ese lu­
gar procedentes de Panamá i ocupados en el acarreo de armas.
Asimismo se esperaba la lancba-tm'pcdo que venia para el
enemigo en aquellos dias, i de suponer era, por las razones espuestes, qne la tal chata .servia al enemigo.
Sabíamos, además, que el Gobierno peruano no tenia depósito
de carbón en Paita, por averiguaciones qne hicimos en uno de
lo.s vapores de la Compañía Inglesa, i por pescadores italianos
que estuvieron a bordo a nuestro paso por Paita en viaje a
Panamá.
.
E.s cuanto tengo que informara V. S. a este respecto en cum­
plimiento de lo ordenado.
Dios guarde a
S.
E milio V alverde .
AI sefior Comandante en .Jefe de la escuadra.

LXVI.
Vi.sta del Fiscal en él sninario mandado ínstrnir cou
motivo de la pérdida dé la lancha jiorta-torpedo.s “ .lancqnco” i muerte del mecslnieo Tomas Jhonson de la
laucha “ Guacolda.”
NÚM. 7 7 6 . — COMANDANCIA JENERAL DE LA ESCUADRA.

Callao, Junio 19 de 1880.
Señor Ministro:
Tengo el honor de adjuntar a V. 3. nna copia de la vista
fiscíd del sumario mandado instmir con motivo de la pérdida
de la lancha porta-torpedos Janequeo i muerte del mecánico do
la lancha Guacolda Tomas .Jhonson.
Dios guarde a V. S.
G alv a r in o R iveros .
Al señor Ministro de Guerra i Marina.

v is t a

EI!3CAL.

Callao, Junio 15 de 1880.
Levantado este sumario para averiguar la responsabilidad
que a cada cual afecta por los resultados.qiie trajo el encuentro
de iaiichas-torpedos en la mañana del 25 de Mayo último, el
Fiscal que suscribe se ha dedicado a aclarar los dos heclios, que
por su gravedad exijian se les sometiese a la acción de un es­
pediente indagatorio: l . ° La pérdida de la lancha porta-tor­
pedos Janequeo i 2. ° la muerte del mecánico Tomas Jhonson
d éla Guacolda.
Respecto al primer punto, todas las declaracione.? están acor­
des en relatar los liecbos de la misma manera que el teniente
Señoret, comandante de la Janequeo, los relata en su parte,
corriente a fojas 13, siendo fuera de duda que cAta embarca­
ción se fué a pique por lo.s efectos de uu torpedo o granada de
mano, que estalló sobre el salón de los fuegos a estribor, des­
truyendo parte de la lancha i matando a los fogoneros Manuel
Perez i Agu.stin Canales, que ahí se encontraban. Desgraciada­
mente, en una embarcación de esa especie, la mayor parte de los
tripulantes se encuentran, en momentos de combate, bajo cubier­
ta i solo el comandante puede ver el esterior; por tal motivo las
declaraciones del cirujano don Francisco J. Oyarzuu, del aspi­
rante don J. Oscar Señoret i de los mecánicos Cleto Rios i
Juan de la C. Márquez, nada dicen -sobre si esa esplosion, que
tan fatal fné a la Janequeo, fné la de tm torpedo arrojado por
lo.s tripulantes de la lancha enemiga (como lo asegura el tenien­
te Señoret) o si fué del propio torpedo chileno* que, no ha­
biendo ta,lvez caido al agua, por defecto del aparato dé escape,
podria haber estallado sobre la Janeqiieo.
Esta última conjetura seria verosímil, pero ha sido destruida
por completo por las declaraciones de fojas 18, 12 vuelta i 14
vuelta, dadas respectivamente por el timonel Manuel González,
el capitán de altos Manuel Heuriquez i el soldado Rafael Na­
varro, quienes servian, en el momento de la esplosion, el cañón
de la Janequeo, i que han podido, por tanto, declarar como tes­
tigos oculares.
Los tres aseguran que vieron la esplosion del torpedo de la
Janequeo tener efecto a alguna distancia de la lancha, por el

DOCUMENTOS INÉDITOS.

costado de estribor, levantando unacoliunna de agua, casi bajo
la popa de la lancha peruana; aseguran también que vieron a
uno de los tripulantes de la liule-pendeucía levantar en sus bra­
zos i arrojar sobre la Janequeo un objeto que hizo esplosion en
la cubierta de ésta, casi .simultáneamente con la e.spjlo.siou del
torpedo chileno i produciendo la destrucción de e.^a parte de la
lancha; es, pues, probado que la Janequeo se perdió por los
efectos de uu torpedo enemigo, arrojado sobre ella durante la
acción con la laucha peruana Independencia.
Las declaraciones tomadas a los tripulantes de la laucha
Guacolda concuerdau en asegurar que la luuerte del mecánico
Jboiisoii fué completamente casual, conviniendo todas ellas en
cpie el tiro escapó de un rifle dejado .sobre la cubierta de la
máquina, al ser tomado por el soldado Francisco Bravo, según
la creencia jeneral, ,o simplemente cuando éste afirmó una ma­
no en el culjichete, siu ánimo de tomar el rifle, segnn lo dice
Bravo i lo confirma el marinero 2. ® Felipe Puche, en su de­
claración de f. 19.
T ra ta se o n ó B ravo d e tornar .su rifle, ciueda s iem p re es ta b le ­
cid o q u e n o h u b o d e su p a rte in te n ció n h om icid a a lgu n a, d e ­
b iend o, p o r ta n to , s obreseerse en este sum ario in d a g a to rio .—
(F irm a d o ). — A l v .aro B ia n c h i T u r r e k . — C o n íb rm e .— L. A .
C a s t il l o .

LXVIL
El Gobierno tlel P eni se irreocupa de líi paz con €bile despnes de los combates de Tacna i Arica; blo­
queo de Gliancai i tra.sporte de heridos peruanos.
NÚM.

781. — COMANDANCIA

JENERAL DE LA ESCUADRA.

Callao, Junio 19 de ISSO.
Señor Ministro:
Después de mi nota dirijida a V. S. cou fecha 12 del cor­
riente i enviada por el vapor Áyctcucho de la Compañía Ingle­
.sa, el bloqueo de estos puertos ba continuado sin incidente de
alguna importancia.
. Los .sucesos de Tacna i Arica, tan gloriosos para nuestras
armas, hau absorbido por completo, según informaciones mni
seguras, el ánimo de estas poblaciones i de sus gobernantes.
Eu Lima i el Callao se preocupan mucho de una solución pací­
fica i es ese el sentimiento íntimo del Dictador peruano, a pe­
sar de sus proclamas bélicas, destinadas a demostrar un entu3¡a.smo ficticio.
El comandan te de una de las naves de guerra surtas en estas aguas, me ba comunicado reservadamente que el Cuerpo
Diplomático en Lima, tan pronto como tuvo conocimiento
exacto de las victorias de Chile en Tacna i “Arica, se reunió
cou el objeto de indicar al Dictador la nece.sidad de iniciar ne­
gociaciones de paz. Dos miembros de ese Cuerpo fueron los
encargados de' hacer conocer al Gobierno del Perú aquellos
sentimientos; i el Dictador, en conferencia con esos represen­
tantes estranjeros, les significó que tale.s eran igualmente sus
deseos, pero que se encontraba en el caso de no poder tomar
la iniciativa, que si Chile imsinuaba la idea de la paz, él la acojeria entrando en arreglos preliminares para llegar a ese fin.
El mismo jefe qne me ba trasmitido e,sas noticias, me ase­
gura que en Lima, principalmente entre las jentes de algún
valer, domina la idea de uu arreglo con Chile, liasta el punto
de haberse circulado, aunque con cierta reserva, la indicación
de nn meetiug popular eu favor de la paz.
El Dictador, que tanto a los dos representantes del Cuerpo
Diplomático como en conferencia privada con el Miuistro de
Estados-Unidos, ba espresado sus vivos de.seos por llegar a uu
arreglo pacífico cou Chile, liace miéntras tanto circular el pro­
pósito de marchar al Sur, para reunir en Cuzco i en Arequipa
20,0UÜ soldados i emprender cou ellos una campaña sobre el
territorio peruano ocupado por Chile. Parece que el Cuerpo
Diplomático, al que. no se oculta lo quimérico de e.se plan, solo
ve en esto un medio de entretener a los espíritus exaltados i
de contener una revolución en Arequipa, que comienza a te­
merse, encabezada por Montero.
He creido indispensable poner a V. S. al corriente de e.stos
sucesos, que pueden tomarse eu cuenta por el carácter de la
persona que me los ha revelado.
El 17 del corriente, ordené que la Pilcomayo marchase a es­

01

tablecer el bloqueo de Ohaucai, dando solo -18 horas de plazo
para qne los buques mercantes neutrales allí surtos de.socuparau iujuel fondeadero. Por ese puerto se iutroducian, aunque
con imicba.s dificultades, algunos víveres a Lima i al Callao.
Actualmente ese aba.stecimiento comienza a efectuarse por la
caleta de Lnrin, en donde el de.sembarcadero es mui difícil i
aun peligroso, .sin muelle ni elementos ,suficieute.s para descar­
ga. Sin embargo, haré vijilar ese puerto cou frecuencia, i mas
tarde, si lo juzgo conveniente, podré destinar uu buque de esta
e.scuadra ])ara interrumpir ese tráfico.
En mi última comunicación dirijida a V. S., daba cuenta de
la solicitud del Pre,sideute de la Cruz Roja en el Peri'i, para
que permitiese zarpar de este puerto, cou destino al de Arica,
el vapor peruano Limeña, en esclusivo .servicio de aquella hu­
manitaria institución i con el objeto de trasportar los heridos pe­
ruanos eu lo.s idtimos combates de Tacna i Arica. Posterior­
mente, Mon.señpr Roca, con intervención del representante
brasilero, me ha hecho pre.seute las dificultades qne ha encon­
trado, de parte del Gobierno del Perú, para llevar a cabo su
propósito, i me ba pedido que retire una de las condiciones
que impuse para permitir la salida del Limeña. He creido que
no habia inconveniente en acceder a la nueva solicitud. Las
notas cambiadas últimaraeute .sobre este asunto, las bailará
V. S. adjuntas en copia a esta comunicación, ( l )
Hasta esta fecha uo se ba recibido en esta escuadra corres­
pondencia ninguna de Tacna i Arica. Los importantes acon­
tecimientos que allí han tenido lugar, se han sabido por
comunicaciones de Pacocha.
Desde hace algunos dias, se aguarda por momentos al Loa
o al Lamar. En uno i otro de esos trasportes vienen útiles i
víveres para esta escuadra, que .son ya de urjente necesidad, i
allí vendrá igualmente la correspondencia que, en esta vez, se
recibirá coa notable atraso.
Dios guarde a V. S.
G a l v a r in o R iv e r o s .
A l señor Ministro Je Guerra i Marina.

LXVIII.
Nota tlelJefede la esciiatlra «laiulo cuenta de la llegada
del “ Loa” al Callao con lrevido.s peruanos; salida dcl
“ Limeña” a Arica i otros acontecimientos dcl blo<iuco.
NÚM.

747.— COMANDANCIA

JENER.AL DE LA ESCUADRA.

liada d d Callao, Julio 1. ° de ISSO.
Señor Miuistro;
En las primeras horas de la mañana del 22 del próximo pa­
sado, arribó a este fondeadero el trasporte armado Loa, condu­
ciendo desde Arica heridos i ambulancias del ejército peruano.
Inmediatamente dí órden para que esta nave, con bandera
de parlamento, se acercase a tierrii, i, enviando a la autoridad
del Callao la comunicación que traia del señor Jeneral eu Jefe
de nuestro ejército, sé procediese a la entrega de aquellos he­
ridos i ambulancias. El número de heridos alcanzaba a 459
individuos, entre clases i soldados del ejército peruano, i a 113
ambulantes.
La Operación del traslado a las embarcaciones enviada.? de
tierra, se efectuó con las atenciones i cuidados indispensables,
regresando el Loa al fondeadero de esta e.scuadra a la 1. A. M.
del 23.
El 24, a las 8. P. M., el vapor peruano lAmeña, cuya salida
de este puerto, como ya lo lie comunicado a V. S., solicitó el
señor PiusideAte de la Cruz Roja ea el Perú, para marchar a
Arica bajo la bandera de esa institución, se movió de su fon­
deadero i vino al costado del Blanco Encalada para .someterse
al rejistro impuesto por las leyes de la guerra. Verificado mi­
nuciosamente ese rejistro i eiioontráudose que nada babia a
bordo de esa nave ni so.specboso ni in egnlar, siguió .su marcha
directamente al puerto de Arica a la s 11.30 P. M. Sin em­
bargo, creí prudente que, una hora despnes de la partida del
Limeña, saliese con rumbo al Sur el tra.sporte armado Am azo­
nas, coa órden de alcanzar hasta Tambo de Mora, por si llegara
a suceder que el trasporte peruano, faltando a su convenio,
intentase comunicar con algún puerto ántes de Arica. Eu tal
(1) Tomo III, p ijin a 233.

62

G U ER RA DEL PACÍFICO.

caso, la violación del convenio haría cesar las inmunidades
otorgada?, para aquel vapor, a la Cruz Roja.
El Amazonas llevó también, en esta comisión, un encargo
especial para regresar esplorando detenidamente toda la parte
de la costa peruana entre el Callao i Tambo de Mora, estudian­
do las condiciones de los puntos de de.sembarco i la topografía
de esos lugares eu todo lo que pueda referirse a operaciones
de ataque i defensa.
He ordenado qne la cañonera Magallanes, poniéndose en re­
lación con Ja corbeta Ghacabuco, que bloquea a Moliendo, vaya
a cruzar al Norte de ese puerto jiara vijilar el desembarcadero
de Quilca i de algunas caletas próximas. Siendo hoi esos pun­
tos de la costa peruana los que sirven para mantener comuni­
caciones con Arequipa, be creido necesario el vijilarlos estricta­
mente, a fin de impedir desembarco de armas i de soldados.
He ordenado igualmente qne el Abtao permanezca en su fon­
deadero de Pacocha, habiendo allí fuerzas chilena.? i siendo ne­
cesario que esa entrada a Moquegua, aun cuando se retirase la
guarnición de nuestro ejército, permanezca siempre bajo el do­
minio de Chile. Estando el puerto de Arica bien guardado por
su fuerte del Morro, no he juzgado indi.?pensahle que se esta­
blezca allí alguno de nuestros buques de guerra.
En cuanto al ponton Valdivia, destinado a guardar víveres i
útiles para el ejército i la escuadra, me ha parecido necesario
que se traslade desde Pacocha al puerto de Arica, a fin de ha­
llarse en comunicación inmediata con el señor Jeneral en Jefe
del ejército i con el Delegado de la Intendencia Jeneral.
Cou feciia 25 del corriente, recibí comunicaciones del hono­
rable representante de S. M. B. en Lima i de los cónsules je­
nerales de Rusia i del Béljica en esa ciudad.
El representante de Inglaterra solicita mi aquiescencia para
permitir que los vapores de la carrera en viaje a Panamá, se de­
tengan a la entrada de este "puerto i tomen a bordo algunas
familias de neutrales i de peruanos que desean abandonar estas
ciudades, temiendo los desastres de la guerra; entendiéndose,
segnn las palabras del señor Spenser St. Jhon, que no se
embarcará pasajero alguno que no sea neutral o mujeres i niños
peruanos. El trasbordo se hará en botes de los buques de guer­
ra estranjeros.
El Cónsul de Béljica limita su petición al permiso para em­
barcar a su familia cu uno de los vapores de la carrera, que pa­
sarán en viaje a Panamá durante el próximo mes de Julio.
lie accedido a lo pedido por esos funcionarios.
El Cónsul Jeneral ruso pretendía'que permitiese que el L i­
lly Grace, buque mercante perteneciente a la casa de Grace
Brothers del Callao, fondease en esta rada, destinado a .ser el
asilo de la familia de ese señor Cónsul i de otra? de neutralc.?, ■
en el caso de un. clioque en estas localidades, entre el ejército
chileno i el peruano. A e.?ta solicitud no he podido acceder, no
solo porque uu buque mercante en esta rada me impondría vi­
jilancia especial i seria embarazoso en un momento dado, sino
porque mi aceptación abrirla camino a nuevas pretensiones se­
mejantes.
Los bloqueos de este puerto, de Ancou i de Chancai, conti­
núan cou la vijilancia i estrictez necesarias, no liabiendo tenido
lugar ningún otro suceso digno de mención.
A las 8 A. M. del 29 dcl próximo pasado, llegó a esta rada la
laucha porta-torpedos Fresia, i una hora mas tarde el trasporte
Lamar, cou el que se convoyaba. Condujo este vapor desde Ari­
ca heridos i ambulantes peruanos. En el mismo dia fueron tras­
bordados éstos a las embarcaciones que para tal objeto envió la
autoridad del Callao.
Habiendo el vapor Cárlos Roberto trasbordado a los buques
de esta escuadra su carga de carbón, he creido conveniente en­
viarlo a Valparaiso con escala en Moliendo, Pacocha i Arica.
He creido igualmente necesario que el Angamos vaya tam­
bién a Valparaiso. Se encuentra este buque con sus fondos mui
sucios i es urjente su entrada al dique para limpiarlos. Ha per­
dido esta nave las ventajas de su rápida marcha, que la indica­
da operación le devolverá en mui pocos dias.
El Huáscar es otro de los buques de esta escuadra que exije
algunas reparaciones eu el dique. Para enviarlo al Sur con tal
objeto, aguardo que el Cochrane se encuentre en estas aguas.
Dios guarde a V. S.
G alv arin o R iveros .
Al seüor MinÍ.stro de Guerra i Marina.

LXIX.
Orden del dia dada a bordo dcl “ Blanco Encalada”
para evitar los torpedos dcl enemigo aplicados a los
buques de la escuadra.
J u l io ! de 1880.
Esta Comandancia en Jefe ha tenido denuncios do que el
enemigo intenta aplicar torpedos a los buques de la e.scuadra
fondeados en este puerto, i en previsión de que esto pudiera
realizarse, i poderlos evitar burlando su intento i atendiendo a
la seguridad de los buques, he acordado lo siguente;
1. ° Siempre que se encuentre en la bahía uno o los dos
blindados, el vapor A btao i cañonera Magallanes se fondea­
rán en la línea de éstos; entre la i.sla i uno de los blindados, el
vapor Abtao, i entre la punta Norte i el otro blindado, la M a­
gallanes.
k'
2. ° El vapor Abtao mantendrá oca.sionalraente, durante el
dia, una embarcación menor convenientemente tripulada i ar­
mada, la que hará la ronda en toda la estension conveniente,
al frente d é la isla, a fin do impedir la presencia en ella de
toda persona o grupo de personas, sobre las que hará fuego en
el acto desde las embarcaciones, liasta ultimarlas si fuera po­
.sible.
3. ° La cañonera Magallanes hará lo mismo, rondando en
la parte Norte de la costa, hasta las inmediaciones de PuntaPiedras.
4. ° Los comandantes de los buques harán saber a sus su*
bordinados la importancia de mantener siempre una constante
i buena vijilancia, no solo en la bahía, sino hasta en los movi­
mientos que .se efectúen en tierra, ya sea de tropa o de cual­
quier otra especie. Esta recomendación se hará mui particu­
larmente a los individuos encargados del servicio de vijías, para
cuya comisión se elijirán los hombres mas a propósito.
5. ® Todos los dias, a las 5 P. M., los buques se harán afue­
ra, con escepcion de los trasportes i vapor Abtao. Este último
buque se conservará en la bahía, elijiendo el fondeadero que su
comandante juzgue mas conveniente para la vijilancia de ésta,
manteniendo durante la noche el servicio de la ronda con la
lancha a vapor. El oficial al cargo de esta embarcación, está
autorizado para liacer fuego sobre cualquiera embarcación que
juzgue sospechosa o que no dé la seña.
Cree el que suscribe, que, convencidos los señores jefes i ofi­
ciales de los buques de la e.scuadra de la importancia de estas
medidas para la seguridad de cada uno de los suyos re.spectivos
i de la escuadra en jeneral, emplearán todo su celo e inteiijencia en la estricta observancia de la presente disposición.
Anótese i dése en la órdeu del dia.

LXX.
Armas, banderas, etc., rccojidas sin órden en el campo
de batalla.
MINISTERIO DE GUERRA I MARINA.

Santiago, Jtdio 5 de ISSO.
Por diversos conductos, el Gobierno tiene conocimiento de
que gran cantidad de armas i artículos de guerra, tomados al
enemigo después de la derrota de Tacna i toma de Arica, han
sido trasmitidos a particulares. Como las armas, cajas de guer­
ra, banderas, estandartes i otros objetos militares, de los que
quedan en los campos de batalla, son de propiedad fiscal, en­
carga a V. S. la necesidad de impartir las órdenes mas estric­
tas para que ellas sean puestas a disposición de V, S. por
quienes corresponda. V. S. cuidará de remitirlas, para que el
Gobierno disponga, acerca de ellas, lo conveniente, como so
ha ejecutado con el armamento conducido por el sárjente ma­
yor don Baldomcro D ublé V. S. puede dictar, en uso de sus
atribuciones, un bando en que se establezcan las penas en quo
incurrirán los que oculten o conservaren en su poder las armas
i artículos de guerra dejados por el ejército enemigo en los
campos de batalla.
Dios guarde a V, S.
M. García de la H. .
Al Jeneral en Jefe del ejército del Norte.

63

DOCUMENTOS INÉDITOS.

LXXL

CONSULADO DE CHILE EN GUAYA(¿UIL.

Gontrabiiiulo de guerra por el “ Lontné;” el vapor
“ Bolivia” rcinolea desde Banaiud hasta Gnaya«iuil la
barca “ Gnadiaua” con arinaineiito para el l*erii.
NÚM.

853.— COMANDANCIA

JENERAL DE LA ESCUADRA.

liada del Callao, Julio 10 de 1S80.
Señor Mini.stro:
En el trasporte Santa Lucía, llegado lioi a esta rada, he re­
cibido nn telegrama ammciáiidome que el vapor Lontm , salido
de Panamá, trae armas para el Perú, i se me encarga, eu con­
secuencia, que haga lo posible por sorprender i tomar dicho
contrabando.
Eu contestación, debo decir a V. S. que el Lontné pa.só por
este puerto para el Sur hace ya tres dia.s, habiendo sido ántes
prolijamente reconocido, frente a Tumbes, por el crucero Ama­
zonas, sin encontrar tal cargamento, como se impondrá V. S.
por la nota del comandante de aquel crucero que en copia
acompaño.
Asimismo acompaño a V. S. nna nota del Cónsul chileno en
Guayaquil, dirijida al comandante del Amazonas, ea que le
daba noticias de aquel cj>ntrabando.
Por la copia del parte que me pasó el comandante del A m a­
zonas, verá V. S. lus resultados del viaje de aquel crucero al
Norte.
Se ba establecido, cou fecha 3 del actual, el bloqueo de las
caletas de Chira i Lurin (bahía Solar), medida que era mui
necesaria, porque por ellas, aprovechando la proximidad del
ferrocarril de Cliorrillos, se aprovi.sionaba a Lima.
Con permi,so de e.sta Comandancia en Jefe, se embarcaron
por el puerto de Chorrillo.?, en el buque de guerra italiano A rquímides, 60 pasajeros con destino a puertos del Norte.
Reitero a V. S. la necesidad de acelerar el envió de traspor­
tes cou carbón para la escnadra.
Dios guarde a V. S.
G a l v a r in o R iv e r o s .
Al señor Ministro de Gnerra i Marina.

ANEXOS.
CÓNSUL JENERAL DE CHILE EN PANAMÁ.

Guayaquil, Julio 5 de 1880.
Señor Contra-Almirante:
Pongo eu conocimieuto tle V. S. que el vapor iiiglé.? Bolivia
lia traido a remolque, desde Panamá luista la altura de Guaya­
quil, la barca portuguesa Guadiana,, con un gran cargamento
(le armas, el cual ba sido desembarcado en la costa Norte del
Perú, habiendo llegado la citada barca a estas aguas el (lia de
ayer, ( i )
Mando un comisionado por este mismo vapor al primer bu­
qne de gnerra chileno mas próximo, para que indique aquella
circunstancia, porque él sabe el puerto en (pie la carga ha que­
dado; i iiiiéutras tanto dirijo a V. S. la presente para indicarle
que es de urjentísiina necesidad la presencia en Panamá de
algún vapor cualquiera para detener el envió crecido de armas
para el Perú, pues las bai todavía en una cantidad, ocultas, (pie
lio bajan del peso de 600 a 800 tonelada?.
La Compañía Inglesa de Vapores acaba de ejecutar una de
las violaciones mas escandalosas de sus compromisos de neu­
tralidad i, por consiguiente, dia a dia la cne.?tion del tráfico
de armas se reagrava mas i creamajmres imposibilidades de mi
parte, porque aquí todo será i es infructuoso sin la pre.seneia de
un buque de guerra cualquiera de nuestro paí.?.
Yo me regreso niañaiia o pasado a Panamá i, por consiguien­
te, e.spero allí de esmero las órdenes de V. S.
De V. S, inui obsecuente i seguro servidor.
R am ón R iv e r a J o f r é .
Al señor Contra-Almirante, Comandante en Jefe de la escuadra chilena.

(1) Tomo III, pájina 264.

Guayaquil, Julio 5 de ISSO.
Señor Comandante;
Por asuntos del servicio i en relación con el envió de armas
de Panamá al Perú, he venido ]ior pocos dias a este puerto a
combinar, con el .señor Cónsul Jeneral de Chile cii e.?te puerto,
algunas medidas para coartar aquellos envió.?.
Últimamente, el vapor Bolivia de la Compañía Inglesa del
Pacífico ba traido a remolque a la barca portuguesa Guadiana
con nn gran cargamento de armas, que ha sido dejado en la
costa Norte del Perú i en un lugar (pie indicará a V. S. el por­
tador de la presente N. P., que fué de contramaestre de la
Guadiana en aquel viaje.
Dicho P. ha forrnníado nn contrato ante el .señor Cón­
sul Jeneral de Chile aipií, (pie lo lleva en copia, i según su te­
nor i lo que él iiñ.smo espoudiá a V. S., conviene que uu buque
de nuestra escnadra se dirija cuanto ántes en biusca de las ar­
ma.? mencionadas.
Sin más por ahora, i suplicando al señor Comandante en Jefe
de la escnadra chilena que envie a Panamá una nave cuando
pueda ser mas oportuno i anticipado, por quedar allí, para el
Perú, todavía grandes existencias de armas, (piedo de V. S.
mui obsecuente servidor.
R a m ó n R iv e r a J o f r é .
Cóiisid Jeneral de Chile en Panamá.

CONSULADO j e n e r a l DE CHILE.

Estracto del Rejistro de actas i contratos abierto en el Con­
sulado Jeneoxd de Chile en el Ecuador ixira el año de 1880.—
En el Consulado Jeneral de Chile en el Ecuador, i eu el puerto
de Guayaquil, a los cinco dias del mes de Julio de 1880, No.s,
William Higgims, Cónsul Jeneral de Cliile en este puerto, i el
señor don Pamon Rivera Jofré, Cónsul Jeneral de Chile en
Panamá, de tránsito en este puerto, en representación i a nom­
bre del Supremo Gobierno de Cliile por nna parte, i don N. F.
natural de Grecia i (ie oficio .marinero, por otra parte, hemo.s
formalmente convenido eu lo siguiente:
1. ® Don N. P. se compromete a ir en busca de uno de los
buques de gnerra chilenos qne esté mas próximo en la costa
del Perú a denunciar la existencia de un cargamento de armas
venido de Panamá, que existe en la costa Norte de la espre­
sada República;
2. ® Don N. F. se compromete a ir a bordo de dicho buque
chileno en bmsca de aquel cargamento, i en caso de ser encon­
trado éste i tomado como presa en el lugar indicado por él,
tendrá por remuneración la suma de l,50ü pesos (.^ 1,500) en
moneda corriente de Chile por cada 100 cajones de armas com­
pletas i bien acondicionadas;
3. ° En caso de ser inéiios de 100 el número de cajones en­
contrados, se dará al espresado F. nna gratificación dejada al
buen juicio del Supremo Gobierno de Chile;
4. ® El dicho N. P. recibirá, como ayuda de costo de viaje
hasta el primer buciue de la escuadra chilena, la suma de 80
pesos, por nna sola vez i sin lugar a mayor remuneración ni
reclamo para lo sucesivo, bien encuentre o nó el cargamento de
armas* mencionado.
Leida qne fué la presente contrata al compareciente don
N. P,, la aceptó en todas sus partes i firmó con Nos, en los
dias, mes i año arriba espresados.— Firmado (en letra griega).
— N. P.— R a m ó n R i v e r a J o f r é . — W. H i g g i n s .— (L. § .)— Es
qopia conforme al orijinal, f?. 186 i 187 del Rejistro, Guaya­
quil, Julio 5 de 1880.— El Cón.snl Jeneral de Chile.— W .
Higgins.— (Ilai un sello.)— Consulado de Chile eu Guayaquil.

LXXIL
Estrsiccioii de los cañones dcl “ Loa; ” cmbar<iuc de
fam ilias neutrales cu el Callao i Chorrillos; arm a­
mento por la barca “ Cuadiana;” fortificación de la
isla de San Lorenzo.
NÚM.

759.— COMANDANCIA

JENERAL DE LA ESCUADRA.

Callao, Julio 11 de 1880.
Señor Mini.stro:
Paso a dar cuenta a V. S. de los acontecimientos ocurridos
dé.spues de mi última comunicación fecha 4 del presente.

64

G U ER RA DEL PACÍFICO.

Tripulantes del crucero Loa se han salvado mas que los que
qne ese buque tome algunos pertrechos i completo sn combus­
figuran en las listas qué tuve el honor de adjuntar a V. S.
tible.
en la citada nota.
Por intermedio del señor comandante de la corbeta inglesa
A pesar de las dificultades que han venido presentándose,
Thetis, la Legación ingle.sa solicitó permitiera entrar al puerto
se ha conseguido sacar el canon de 70 libras, de largo alcance,
de Chorrillos al vapor de la P. S. N. O.Trtijillo, con el objeto
que montaba la proa del Loa i se ha embarcado en el Blanco
de tomar ahí pasajeros neutrales que deseaban abandonar el
Encalada, donde se trabaja para su colocación. Se continúa
Perú; no puse inconveniente, a condición de que el embarque
trabajando para estraer el otro cañón de largo alcance que se hiciera bajo la inspección dé un oficial dé nuestra marina
traia ese trasporte para ser colocado eu el buque de la in­ que envié con e.se objeto. El número total de pasajeros fué 114,
la mayor parte señoras i niño.s.
signia.
El vapor peruano lÁmeña regresó el 4 de su espedicion a
Después de la salida del vapor Colombia que condujo mi co­
Arica, tocando a su vuelta en Moliendo, donde desembarcó
municación del 11 del presente para V. S., recibí una carta del
165 pasajeros, incluso dos oficiales heridos, ¡ conduciendo a Cónsul en Paiiaraá, dirijida desde Guayaquil i que orijinal en­
este puerto 75 heridos cutre oficiales i tropa, 269 pasajeros, 74 vío a V. S., en la que me anuncia que el cargamento de arina.s
enfermos de enfermedades naturales i los restos de los corone­ que conducia la barca portuguesa Guadiana, liabia. sido ya dcsles Moore, Bolqgnesi, Raygada i Zavala.
em ^rcado el 4 del presente, habiendo dicha barca hecho su
El vapor nacional Tolten, despachado con comunicaciones de viaje desde Panamá remolcada por el vapor Bolivia, i que que­
Arica, se encuentra eu estas aguas desde el 5 del presente i he
daban aun por embarcarse en el puerto de Panamá 600 a 800
dispuesto que permauezca en este puerto por ser de mucha toneladas de armas para el Gobierno del Perú. Con semejantes
noticias desistí de enviar al Amazonas como lo habia indicado
utilidad para la mejor vijilancia de la bahía i reconocimiento
a V. S. en mi nota de 11 del pre.senté. Sin embargo, si el co­
de los buques que arriben.
misionado deq u e me liabla el señor Cón.sul se me hubiera
Como lo aimucié a V. S. eu nota anterior, el señor Ministro
inglés en Lima solicitó riuc se.permitiese salir por el Callao las presentado dándome detalles del punto de la costa peruana
familias de neutrales rjue quisieran dejar el país en los vapores donde se habia desembarcado el cargamento, babria inmediata­
de la carrera, a lo cual accedí con la condición de que esos va­ mente enviado al Amazonas con alguna fuerza de desembarco
pores no entrasen al puerto i las familias fuesen embarcadas con el .objeto de apresarlo, pero ese comisionado no ba sido
visto.
por los botes de buques de guerra estranjeros. Posteriormente,
Pienso, como el .señor Cónsul, que el único modo de impe­
el mismo señor Ministro me dirijió una nota con fecha 2 del
presente, espresándomc que el Gobierno peruano uo permitia dir el trasporte de armas desde Panamá a las costas peruanas,
el embarque por el Callao; i, eu consecuencia, solicitaba se hi­ es mantener en e.sas aguas uno de los buques de la escuadra,
ciera por el de Ancón, permitiendo el tráfico del ferrocarril en lo que, como V. S. sabe, hasta ahora, uo ha podido hacerse por
falta de buques; pero habiendo concluido el bloqueo de Arica
los dias en qne el embarque tuviera lugar. Creí conveniente no
acceder a lo solicitado, insistiendo en que la salida de neutra­ i estando ya,, como supongo, reparado el Cochrane i Covadonga,
les se hiciera por el Callao, bajo rni inmediata inspección. Hasta los cuales deben venir a este puerto, se podrá entónces des­
la fecha, no se ha hecho uso de esta concesión i supongo habrá tinar al servicio indicado el crucero Amazonas o una de las
persistido en su idea el Gorbierno peruano. Sin embargo, la corbetas. De otra manera, señor Ministro, creo difícil qne po­
damos interceptar el tráfico de armas, e.stando la escuadra a
corbeta de guerra italiana Garihaldi, con mi permiso, embar­
tan larga distancia i escribiéndose los avisos que se dan desde
có por Chorrillos, el 7 del presente^ algunos de sus nacionales
Panamá cuando ya se ha efectuado el desembarque, como ha
í los condujo a Chimbóte.
En virtnd de un telegrama de V. S., fecha 30 de Junio i qne sucedido en los dos últimos casos en que los buques O Iliggins
recibí el 5 de Julio, en que me anuncia la salida de Panamá de la i Amazonas, comisionados para capturar los buques, llegaron
barca portuguesa Guadiana con armamento para el Perú, es­ cuando ya las armas se encontraban en territorio peruano.
Dios guarde a V. S.
pero solamente la llegada de la Alagallanes del Sur para en­
viar el A mazonas al Norte, con el objeto de apresar, si es posi­
G a l v a r in o R iv e r o s .
ble, la citada barca.
Conviene qne V. S. ordene que se remitan a esta escuadra Al señor Ministro de Guerra i Marina.
todos los proyectiles que se hayan fabricado para los cañones
de retrocarga i que .se continúe construyendo todos los que
NÚM 809.— COMANDANCIA JENERAL DE LA ESCUADRA.
fueren posible, en previsión de futuras necesidades.
Con motivo de las noticias adquiridas últimamente sóbrela
Calla,Ó, Jtdio 26 de 1880.
persistencia de los peruanos en aplicar torpedos al Blanco E n ­
calada, se ha tomado mayores precauciones. He creido conve­
Señor Mini.stro;
niente colocar una guardia permanente de 30 soldados en la
De.sde la última comunicación, que con fecha 18 del presen­
isla de San Lorenzo, para qne vijilen toda.s las caletas accesi­ te tuve el lionor de elevar a V. S., no ha ocurrido en este blo­
bles que se encuentran eu dicha isla.
queo novedad de consideración.
Espero que una vez que esté lista la Covadonga, V. S. se
El 19 de los corrientes, llegó a estas aguas el vapor Princesa
servirá disponer marche a reunirse con esta escuadra.
Luisa, enviado, a petición mia, por el Comandante Jeneral de
Dios guarde a V. S.
Armas de Iquique i que, convenientemente tripulado i armado
G a l v a r i n o .R iv e r o s .
con cañones de a seis libras, presta importantes servicios en el
bloqueo.
Al señor Ministro de Guerra i Marina.
El mismo dia que, por el vapor de la carrera, despachaba para
V. S. la comunicación arriba citada' llegaba a esta rada la caño­
nera Pilcomayo, conduciendo a su bordo al señor N. P., comisio­
NÚM. 7 8 0 . — COMAND.VNCIA JENERAL DE LA ESCUADRA.
nado por el Cón.sul Jeneral de Chile en Panamá, para indicarme
el luga.r donde se habia efectuado la descarga de la barca Gua­
Rada del Callao, Julio 18 de 1880.
diana, quien habia sido aprisionado por autoridades peruanas
Señor Miiñ.stro:
en Paita i retenido hasta ese vapor. Aunque, según .sus decla­
Como digo a V. S. en mi última comunicación, del 11 del
raciones, la descarga del buque se habia hecho el 4 del mes en
presente, se ha continuado trabajando en la estraccion del ca­
curso al Sur de Tumbes, creí conveniente hacer salir al crucero
Amazonas, llevando dicho comisionado a bordo, con el objeto
ñón de retrocarga qne traia el crucero Loa para el buque in.signia, lo que ya .se ha conseguido, i espero hacer lo mismo con
de apresar o destruir ese cargamento, si fucra posible.
la cureña de esa' cañou i cañone.s chicos; el cañón que monta­
Los traba¡jos da estraccion del otro montaje del canon de •
retrocarga del Loa se iian continuado sin interrupción, ven­
ba la proa de ese crucero, se encuentra instalado en el castillo
del Blanco Encalada, i en pocos dias mas esLará en estado de ciendo hasta hoi grandes dificultades; pero espero que en pocos
pre,st<a.r servicio.
dias mas se liabrácon.segnido ese objeto.
Con esta fecha, lie permitido a la cañonera francesa. Hussgrd
La cañonera ATngallanes llegó a este puerto el 12 del pre­
pasar al puerto de Chorrillo,? para embarcar algunas familia,?
sente; be dispuesto que este buque vaya a reemplazar a la ca­
ñonera Pilcomayo en el bloqueo de Chancai, laque regresará a
de neutrales.
Habiendo practicado los estudios necesarios en la isla de
continuar el bloqueo de este puerto, para lo que solo espero

DOCUMENTOS INÉDITOS.

San Lorenzo para la colocación de cañones de largo alcance,
creo conveniente decir a V. S. qne habria facilidad para hacer­
lo sin grandes gastos para el erario i con muchas ventajas para
nuestra ofensiva a la plaza, pues esa? piezas dominan los
principales fuertes i la población enemiga. Si eu Valparai,so
hubiera dos cañones de grue.so ca.libre de la clase indicada,
püdrian remitirse en el primer trasporte, eiicoaieudando su
colocación a la misma escuadra. Seria necesario, siu embargo,
enviar de guavniciuu a la Isla dos o tres compañías de Artille­
ría de Marina, qne podriau también atender al servicio de las
piezas.
La guarnición de la isla, cubierta actualmente ]ior soldarlos
d é lo s buques, es, por consiguiente, mni deficiente, haciendo
gran falta a bordo los individuos que la componen. Conven­
dría, pues, enviar desde luego para hacer ese servicio una o
do.s compañías de Artillería de Marina.
Los oficiales sobrevivientes del crucero Loa se dir'jen en el
vapor Lamar al departiamento para proveerse de ropas, imes
han perdido cnanto tenian. Creo de mi deber indicar a V. S.
que seria obra de justicia abonar a eso.s oficiales las pérdidas
que lian tenido.
Llamo la atención de V. S. Inicia la necesidad de enviar
quincenalmente un trasporte con víveres i carbón para esta
escuadra. Actualmente solo existe eu los buques víveres para
ocho dias i auu éstos incompletos.
Dios guarde auiL S.
do a

G .x l v a r i n o R

iv e r o s.

Al señor Miniatro lie Guerra i Marina.

NÜM.

829.— COMANDANCIA

JENERAL DE LA ESCUADRA.

liada del (Jallao, 30 de Julio de ISSO.
Señor Ministro:
Desde mi última comunicación, qne tuve el honor de dirijir
a V. S. el 26 del corriente por el vapor Lainar, no ha ocurrido
nada importonte en esto bloqueo.
El vapor Copíapó, que sale boi para el Sur, ba traido para
esta e.scaadra nn mes de víveres i alguno.? otros artículo.?.
Se ha conseguido estraer el montaje del segundo cañón do
retrocarga que se encontraba eu el Ima. Se continuarán, en po­
cos dias mas, los trabajos para estraer algunos otro.? objetos
del armamento de aquel crucero.
Por un olvido involuntario, no babia dado cuenta a V. S. de
que los víveres i pertrechos que couducia el Loa para los bu­
ques de esta escuadra liabian sido trasbordados a su de.stino
ántes de la pérdida de ese crucero.
A fiti de conservar en buen estado de servicio las lanchas
porta-torpedos, he ordenado la construcción de un varadero
eu la isla de 8an Lorenzo, que en pocos dias mas podrá recibir
a la Guacolda para limpiar i pintar sns fondos. Análoga ope­
ración se efectuará de.spues con la b'resia.
En el Cupiapó marchan al departamento por enfermos el te­
niente 1. ® señor Ramón Serrano Montaner i el aspirante se­
ñor Manuel Aiduuate Bascnñán.
Dios guarde a V. S.
G a l v a r in o

R iv e r o s.

Al señor Ministro de Guerríi i Marina.

L
ra rtc ylicial del Coniaiidaníc dcl “ Ainazoiia.s” dando
cuenta de sn esyedicion a Tumbes para capturar el
cargamento del “ Guadiana.”
COMANDANCIA DEL CRUCERO

“ a M a ZONa s ” .

Callao, Julio 31 de ISSO,
. Señor:
Pago a dar cuenta a V. S. dcl resultado de mi comisión, des­
do el dia fie mi salida de este puerto el 19 del presente.
IJabiéndome dado da érdeii de zarpar, a las 3 P. M., no pude
bacojlo,,b¡i,sta do.s horas mas tarde, por e.sperar 25 hombres de
tropa que V. S. me dijo debía miviarmc el Huáscar, i que al
fin no vinieron, talvez por mejor acuerdo de Y. S.
ííarpé, pne.s, gon>direccion al Norte, navegando fuera de la
T o m o y .— 9

Y ..

65

vista de la costa diirante los dias siguientes, liasta cl 22 que
hice rumbo directo a la Amortajada pava desde e.sc punto vol­
ver sobre Tumb;s en la noche del mismo dia a dejar eu tierra
al comisionado N. P. qne llevaba a bordo. Segnii l) convenido,
hice acompañar a P. por dos individuos de la tripulación, de
toda confianza, tanto para que lo ayudasen en su reconoci­
miento como para que lo vijilasen continuamente, pues P.
liabia despertado nuestra de.scoufiauza cou sus relatos, hasta
cierto pinito contradictorios, que liaciau dudar de su identidad
personal.
Con este objeto, dí instrucciones i nna contraseña al mas
seguro e intelijeiite de los individuos, para que, en caso de no
estar ya las armas i ser sorprendidos, gauaraii el territorio ecuatorinno i se pre.sentasen al Cónsul chileno para qne los socor­
riese i enviase a Chile. Convine con eilos también la señal
para encontrarles a la noche siguiente, del mi.?nio modo que
una señal de idarma al buqne .si é.ste corria algnn peligro.
Volví las dos noches siguientes del 23 i 21, siu que .se pre­
sentasen, .siendo que debian haberlo hecho en la primera. Esto
me hizo temer que Imbiesen sido apre.?ados por el enemigo.
Me dirijí entónces a Punta-Avenas para comunicarme de allí
con el Cónsul chileno en Guaya'juil i ponerlo al corriente de
lo sucedido, a fin de qne, por medio de espías o como creye­
se mas conveniente, averiguase el paradero de los tres comisio­
nados.
Durante los dias 23 i 24 me mantuve sobre la máquina al
N. 0. de la Amortajada, a fin de economizar el poco carbón
que tenia i vijilar así fácilmente las aguas del golfo. ¡Solo dos
buques lo cruzaron: el pailebot colombiano Venecia, proceden­
te de Panamá con carga de tagua, i la barca alemana J)ie Garteulumbe, procedente del Horcou cou mercaderías surtidas,
ámbas con destino a Guayaquil.
Arribé a Punta Arenas el 25 a la.s 2 P. M., i como allí nn
bai mas establecimientos i habitantes que el taro i sus cuida­
dores, tomé uno de éstos i me dirijí a Puriá en la primera canoa
del buque. El viaje eu bote es mas largo de lo que yo .suponía,
pero no quise entrar basta allí cou cl A mazonas por falta de
un práctico que lo pilotease.
Al momento de Legar a Puná, contraté nna balandra en qne
hice partir para Guayaf(iiil; con comunicaciones pava el Cónsul,
al guardia-marina don Patricio Aguayo, que me acompañaba,
regresando el que suscribe, eu compañía de nn práctico pava
traer el buque ba?ta Puná; lo que efectué el 26 en la tarde.
Esa misma mañana pa.só para Guaya(|uil el vapor do la carrera
Lontué, procedente ríe Panamá.
Con la marea siguiente, regresó la balandra con la contesta­
ción del Cónsul, qne orijinal adjunto a V. S., anexo núm. 1. Di­
cha comunicación me obligó a zarpar iiunediatamente, a fin de
cortar el paso al L ovtu é fuera de las aguas ecuatorianas, deteteniéndolo el 28, a las 7 A. M., frente a Cabo Blanco. Mandé
reconocerlo por los guardia-marinas señores Onofre Perez i
Patricio Aguayo, qniene? practicaron uu minucioso rejistro, ha­
ciendo abrir los cajones a que alude la comunicación del Cón­
sul i que resultaron ser tubos de fierro para maquinaria.
Regresé nuevamente al golfo de Guayaquil para hacer mi
última visita a e.sas aguas, zarpando en la tarde del mismo dia
con dirección a este puerto, porque la escasez de carbou i víve­
res hacia imposible mi permanencia allí por mas tiempo.
Concluiré nianifestaiido a V. S. mi sentimiento por el fracaso
de la presento espedicion, a cansa del tardío aviso recibido,
pues a estar todavía las armas en Tundies, iiodudo que las luibiéseinos tomado, pues la marinería i guarnición adiestrada
constautemente en los ejercicios do cañón i rifle, que se han
practicado tanto de ida como de regreso, .se encontraba en ap­
titud de efectuar el desembarco, a pesar de ser la primera, casi
en su totalidad, nueva.
Debo llamar la atención de V. S. sobre lo siguiente, que el
señor Cónsul chileno en Guayaquil me comunica verbalmente
por conducto del señor Aguayo: parece positivo qne el Perú ha
adquirido buques, pues se ba notado en Guayaquil que desde
poco tiempo a esta parte los vapores de la carrera con destino
al Norte llevan marineros i oficiales de la marina peruana,
cuyo término i objeto de viaje es de.sconocido.
Adjunto a V. S. los estados jenerales de entrada, que le im­
pondrán de las necesidades del buque.
Dios guarde a V. S.
M. A. líiO E iiío .
Al señor ComauJaiite en Jefe ile la e.scuailia.

G U ER RA DEL PACÍFICO.

66

AN EXO

NÚM . 1,.

CONSULADO JENERAL DE CHILE EN EL ECUADOR.

Guayaquil, Julio 26 de ISSO.
Señor Comandante:
lie recibido de manos del señor teniente don Patricio Agua­
yo, comisionado [wr V. S., la carta qne se ha servido dirijirme
de Pnná, con fet lia de lioi, para informarme de los motivos
que lian nrijinado ese viaje.
Por desgracia, a mas de la misión hasta hoi malograda, al
parecer, que V. S. ha confiado al marinero griego N. E., en
compañía de dos tripulantes del buque de su mando, debo
participarle que ahora 10 a 12 dias he sabido, por conducto que
me merece entera fe, que el cargamento de armas traido por el
Guadiana ha sido sacado del punto donde liabia sido deposi­
tado en la cercanía de Tnndies i trasladado por nudas con di­
rección a Pinta.
En cnanto al contramaestre N. F. (de nacionalidad griega),
sin poder adivinar los motivos de sn encnrcelarniento, ni dar­
me cuenta de su evasión, le incluyo im documento que lleva
su firma en griego, para, en caso de que volviera a bordo, pue­
da V. S. confrontarla con la suya i cerciorarse así de sn iden­
tidad. Es hombre alto, blanco, de buen cuerpo, ojos negros, vivo,
alegre, de fisonomía simpática, i abierta.
Siento encontrarme imposibilitado, en razón de la distanciá,
para averiguar algo sobre el paradero de sus tripulantes, i me
isonjeo que, de un momento a otro, V. S. talvez los verá apa­
recer.
El señor dou Patricio Aguayo le espondrá de palabra lo que
me ha sido referido por un .súbdito cliileno empleado en el va­
por Lontué. Dice que de noche, en la bahía de Panamá, .se em­
barcó a bordo del vapor do la Compañía uua lancha, constando
de varios bultos, que por ser mui grandes se han guardado so­
bre cubierta.
Me ha referido el mismo individuo que aliora 20 dias salió
del puerto de Panamá un bcrgantiu nombrado Sun Luis, con
bandera colombiana, cargado de armas, cou destino a Esme­
ralda.
Dios guarde a V. 3.
W . rilG GIN S,
Cónsul Jeneral de Chile.

P. S.— En el momento de cerrar esta carta, .se me presenta
un señor Araya, cbileno, que llegó de Tumbes esta mañana;
me refiere que ha visto en la c.árccl del lugar tres individuos,
.siendo uno griego, el otro austríaco i el último chileno; los dos
primeros fueron puestos en libertad por intervención de unos
comerciantes del lugar; en cuanto al chileno, dice que fué con­
ducido bajo escolta a Piura.
Refiere también que fe decia en Tumbes qne, gracias anuas
400 a 500 bestias de carga, todo el armamento se habia tras­
ladado a Pinra, de donde fué encaminado, parte entera, parte
desencajonada, hácia Seclnira, 'rrujillo, etc.; añade que el ar­
mamento se compone de 7,000 rifles, 2.000,000 cápsulas i 3G
ametralladoras!!!
IIlGGINS.

armas, considera este Ministerio que seria lo mas acertado des­
tinar a ese fin la cañonera Magallanes en lugar de la Cova­
donga, que ántes habia indicado a V. S. con el mismo objeto.
Dios guarde a V. S.
J o s é F. V b r g a r a .
Al Comandante en Jefe de la escuadra.

NÚM. 9 7 9 . — COMANDANCIA JENERAL DE LA ESCUADRA.

Rada del Callao, Agosto 17 de ISSO.
Se ba recibido en esta Comandancia en .Jefe el oficio de
V. S. fecha.G del corriente, série 2. , número 8, i telegrama del
13 del mismo, enviado por conducto del señor Comanda.nte
Jeneral de Armas de Iquique, por los que quedo impuesto del
proyecto de nná espedicion a las costas del Norte del Perú, cu*
yo mando ,sc ha confiado al Capitán de Navio don Patricio
Lynch i la cual deberá ser apoyada por uno de los buques de
esta escuadra.
Me indica también V. S. que seria mas acertado de.stinar a
la cañonera Magallanes, en lugar de la Covadonga, para vijilar
la costa entre Panamá i el Norte del Perú.
La cañonera Magallanes e.s, a mi paieccr,n¿nadecuada pai-a
una comisión de aquella especie, por su e' -ivo gasto de com­
bustible i lio poder navegar, en caso neéir'iario, solo a la vela.
En las actuales c¡rcuustaiicia.s, repartidos nuc.stros buques
en lo.s distintos bloqiieos, esta Comandancia en Jefe solo po­
dria disponer para h i^ b je to s que V. S. me indica, Aú A m a­
zonas i de una de las corbetas. El Amazonas .se encuentra hoi
con .sus fondos sucios i hai necesidad de enviarlo al deparfamento para su limpieza. El Covadonga relevará a la Chacabuco en el bloqueo de Moliendo; la Magallanes quedará en la
Cliira i Lurin, en lugar de la O’Iliggins, qne pasaria a estas
aguas, donde sus servicios serán mas eficaces; el bloqueo de
Aucon puede ser mautenido, por ,su cercanía al Callao, por el
Tolten.
De esta manera, podria destina,rse el A mazonas, a su vuelta
de Valparaíso, al crucei'o en las costas de Colombia; una de las
corbetas acompañaría la espedicion del Gapitan Lynch, la otra
quedarla eu esta rada para poder disponer de un buque fuerte
i lijero para el caso, nada improbable, de que la Union forcé el
bloqueo. I.ia escuadra quedarica, pues, distribuida do esta mane­
ra: Blanco, Cochrane, O'Iliggins i Angamos en el Ca.llao; P il­
comayo en Chancai; Tolten en Ancón; Magallanes en la Chira;
Covadonga en Moliendo; Abtao, con sus calderos inservibles,
en Pacocha; Huáscar en refacción en Valparaiso i Ghacabuco
i Amazonas en las co.sta.s del Norte.
Acaso a V. S. recibo de .sus notas série 2.
números 7 i 8.
Dios guarde a V. S.
G a l v a r in o

Iliv E R o y .

Al señor Ministro de Guerra i Marina.

LXXV.

E.spedicion L yn cñ .-E iivío de buques a Colombia.

Torpedos para las l.anelias bloqueadoras; carbón para
la escuadra; corrcspondciicla por el “ Colombia” i
de los ministros de Rclacioucs Esteriores i ÍSaciciida
dcl Ferii.

NÚM. 2 , 2 1 4 . — MINI.STERIO DE GUERRA I MARINA.

NÚM. 9 6 6 . — c o m a n d a n c i a JENERAL DE LA ESCUADRA.

LXXIV.

Santiago, Agosto 12 dd 1880.
Con esta fecha, dign a V. S., por conducto del Jeneral en Je­
fe del ejército de rc.?crva, lo que sigue:
El Gobierno ha confiado al maiidn del Ca.pitan de Navio don
Patricio Lynch una espediciim de.stiiiada a hostilizar al enemi­
go en diversos pnnfos de •'■u territorio. Para bacer mas eficaz
el objeto de esa ('.siiedicion, c-s necesario apoyarla, con alguna
de las navof; de guerra <|ue están bajo ,sti mando, i V. S,, al
efecto, felfjirá aquélla que, a sn juicio, .sea mas adecuada al fin
que .se tiene cu vista.
Con referencia al ))en.?amienio de enviar uno de los buques
de la escuadra a recorrer la costa de Colombia, llegando liasta
Panamá, a fin de impedir qne el Perú pueda recibir ausilios de

Rada del Callao, Agosto 13 de 1880.
Atendiendo al corto número de torpedos Mac-Ewy que cxi.sten para el servicio de las laiiclia-torpedos, me permito indicar
a V. S. .se sirva ordenar la construcción de 25 torpedos del
modelo A i 100 del modelo B, los que adjunto a V. S.
Estos torjiedos, de fácil construcción, se pueden aplicar a
mie.stras lanchas, principalmente como torpedos de costado,
que no necesitan ser de doble efecto, por no poder ser ajilicados por el choque; esto pcrmitiiá re.sevvar los torpedo,? MacEwy para los bota!one.s de jiroa solamente, donde pueden aproveciiar.se su.s ventajas.
Jrapue.sto de las ventajas de esta medida-, espero qne V. 3.
se sirva ordenar la construcción de los que se solicita i hacer-

67

DOCUMENTOS INEDITOS.

lo.s enviar, a mediila que se vaj'an constrn)''endo, a dispo.sicion
de esta Coniamlancia Jeneral,
Dios guarde a V. S.
G a l v a iu n o R iv e r o s .
Al sefior Ministro Ue (■.íiierra i Marina.

NÚM.

97-1.— COMANDANCIA

JENERAL DE LA ESCUADRA.

luida dcl Oallao, A gusto 13 de ISSO.
Señor Ministro:
^
El M atías Oousim, que llegó a esta rada el 4 del presente
cotidncieiulo víveres, carbón i pertrechos para la escuadra,
despnes de haber entregado e.stos artículos, vuelve hoi al Sur
para traer del puerto de Iquique uu nuevo cargamento de car­
bón; a))rovecliando este viaje, se remiten algunos enfermos de
la esciunlra para qne sean remitidos al departamento en el pi iiner trasporte.
Me veo en el caso de llamar la atención de V. S. liácia lo
sucedido con el e.spre.sado trasporte en sn cargamento de car­
bón. Segnn la guia enviadla por la Intendencia Jeneral del
Ejército i Anmvla, se han embarcado eu ese buque para la e.s­
cuadra G19 tonclarlas i aquí solo se lian recibido 500. Debo
prevenir a Y. S. que el capitau asegura liaber hecho presente,
a quien covre.sponde, eu Yalpav.iiso, que la guia no era exacta,
pues liabia recibido a bordo ménos carbón del que ella espre­
saba. Estos sucesos perjudican ea gran manera al oportuno
aprovl.sinnamiento de e.sta escuadra, mai escasa actualmente
de carbón, por cnjm motivo envió ahora este trasporte para
qne, a la brevedad posible, regrese con combustible para ella.
Por comunicación recibida de Arica del Jeneral en Jefe, se
me avisaba ipie el vapor Colombia, de la Compañía Jngle.ía,
babia dejado la correspondencia de esta escuadra en el jmerto
de Chala.
Oportunamente oficié, coinnnic.aii(lo al señor Jeneral en Jefe
del ejército quem e liabia sido devuelta íntegra. El de.seo, señor
Ministro, de dar a Y. S. con la mayor frecuencia posible noti­
cias de e.sta escuadra, i, por otra parte, la buena voluntad que
habiau manifestado anterionnento los vapores de la misma
Compañía, me hicieron enviar aquella correspondencia eu el
vapor Colombia, cuyo capitau la recibió siu objeción alguna.
Con lo sucedido, me abstendré en ade'ante de comunicar por
ese conducto.
Espero, de nn dia a otro, al Cochrane, Angamos i Covadonga
para poder enviar a Yalparaiso al Huáscar i Amazonas, a lin
(le que limpien sus fondos, lo cual es mni urjente.
En una nota pa-anla, iiioe presente a Y. S. la conveniencia de
colocar eu la isla de San Lorenzo dos cañones de grueso cali­
bre qne podriau enviarse de Valparai.so. Si esta idea, qne la
creo de trascendencia jiara nuestras futuras operacioiie.s, me­
reciese la aprobación de V. S. i se remitiesen cañones de lo.s
pedidos, cmivondria enviar también algunos operarios, como
albañiles, tarpiuLeros, e t c , i los materiales iiece.sarios para
instalar e.sas piezas.
llemito u Y. S. dos pliego.s, uno cou dirección al Ministro de
Relaciones Esteriores del Perú i otro al de líaoieuda de la mis­
ma República, eucontrado.s en nna correspondencia para Lima,
entregada a esta e.scuadra por uno de los vapores de la Compa­
ñía Inglesa, seguramente por equivocación. El resto fué de­
vuelto por no tener importancia.
Dios guarde a V. S.
G a l v a r i n o R iv e r o s .
Al señor Ministro de tíuei-ra i Marina.

LXXYL
El vayor “ Mendoza” de la S*. ís. N. (1. remolca la goleta
“ Enriqueta” con armamento yara el I*eni; eumyra
del vayor “ Islaga” i uece.sidsid de su captura.
CONSULADO JENERAL DE CHILE.

Guayaquil, Agosto IG de ISSO.
• La Compañía Ingle.sa de Yapores, negándose en lo absoluto
a recibir comunicaciones directamente dirijidas a los coman­
dantes de las fuerzas bloqueadoras del Callao i puertos adya­

centes, me veo preci.sado a dirijir a V.
Ii>s pliegos inclusos
bajo cubierta de la Comandancia Jener.-il de Armas de Arica,
por cujm conducto lii'garán a .sns manos.
E.stos pliegos me Imn sido vemitnlos, el uno de Panamá i el
otro por personas residente.'? aipií, en momentos en que no era
po.sible joi aprovechar la salida de la mala de! Sur, i me valgo
hoi de la marelia del Islai para su trasmisión, añadiéndole otro
que acaba de dirijirme el señor Rivera Joíi é.
No cabe duda, señor Jeneral, que estas comunicaciones se
refieren en gran parto a la goleta Enriqueta, cargada de armas
para el Perú, ipie fué remoícada l'reufe a Tumbes por el vapor
Mendoza.
I jO qne he sabido de.spnes, cmi alguna certeza, es qne el mis­
mo vapor, al volver a pasar de regreso de Guayaquil frente a
Tumbes, en su viaje de bajada a Chimbóte, instado por el co­
ronel Larrañaga, qne se encontraba a bordo, remolcó nueva­
mente la goleta Enriqueta hasta el puerto de Pacasmayo, don­
de habrá, sin duda, desembarcado sn valioso cargauieuto.
Se añade aun que, por demnicio de un pasijero, íué reducido
a pri.sion en Chimbóte nu señor Benjauim .Bañadois, .súbdito
chileno, e.spulsado del Perú, residente aquí, que .se me brindó
con nmcln) patrioti.smo i abnegación ]):\va llevar a Y. S. coinnnicacioues de importancia rcl.itiv;is a l i Enriqueta.
Sea de ello lo que fuere, el hecho es (|ue, cuanto buque los
ajentes peruanos lleten en Panamá, gracias a la parcialiflad de
las autoridades istmeñas i a la ven.didad de los capltane.s de
la Compañía, hau logrado sn objeto hasta ahora i seguirán lo­
grándolo, i qne el único modo de corlar el envió de armas que
continuamente se hace del puerto de Panamá a los del Peni
seria talvez el de.stinar un buqne tle la escuadra de su digno
mando a permanecer eu observación en el golfo mismo.
En cuanto al coronel Larrañaga, ántes de dejar el puerto
de Cnayaipiil, adquirió, por nna suma de 10,500 pesu.s Inertes,
el vaiiorcito ísluga de propiedad de la “ Peruviaii Guano Company.” E.ste vajiorcito salió clande.stinamentc de laria,para
rumbo desconocido, sin bandera, papeles, ni despachos, en la
madrugada del dia eu que zarpó e! Mendoza, i es voz jeneral
que lo hizo con anuencia i complicidad del capitau de puerto.
Dios guarde a Y. S.
AY. IIlÜGTNS,
Cónsul Jeneral de Cliile.
Al señor Contra-Almirante Galvarino Rivoro.s, Coniandante en Jefe Je la.s fuerzas
navales Je Cliilo en el Pactóc.0, etc., etc.— Callao.

P. S.— A Última hora, se me ha asegurado qne la Enriqueta
fué remolcada por cl Mendoza hasta el mismo puerto de Chim­
bóte.
NÚM.

1,129— COMANDANCIA

JENERAL D ELA ESCUADRA.

Rada d d Callao, Setiembre 21 de ISSO.
Señor Ministro:
El señor Cónsul Jeneral de Chile en Guayaquil, con fecha 23
de Ago.sto próximo piisadu, me dice lo qne sigue:
“ Este Consulado Jeneral tiene qne añadir algunos jiormenores a los informes qne tuvo el honor de trasmitir a AÁ S. sobre
la goleta Enrkiiieta, en su último de,spacho de fecha IG del
corriente.
” A1 pasar por segunda vez de regreso de Guayaquil, frente a
Tumbes, el vapor Mendoza, capitau Nodder, tomó nuevamente
a remolque la indicada goleta i la condujo hasta el puerto pe­
ruano de Pacasmayo. Al llegar allí, la soltó, i ésta fué remol­
cada hasta Huacho o Supo, por el vaporcito Isluga que habia,
al jiarecer, recibido órden de seguir las aguas del vapor inglés.
"Creo deber hacer nuevamente presente a Y. S., señor A l­
mirante, lo importante que seria efectuar la captura de un va­
porcito que carece en lo absoluto de papeles i bandera, i .sobre
todo la urjente necesidad de mantener una nave en constante
permanencia frente a Panamá.
” En efbcto, en nna carta que me escribe con focha IS del cor­
riente el señor Rivera Jofré, nuestro Cón.snl en ese puerto, me
anuncia que siguen en el istmo los acopios de armas para el
Perú, i que no tardará en salir para las supuestas costas del
Ecuador, es decir con remolque seguro a nn puerto peruano,
una goleta cou el nombre de Mana bita u otro.
” A última hora, ha corrido aquí la voz que pasajero.? venidos
del Norte en el vapor Coquimbo han autmciado ipie dos fraga­
tas acorazadas han llegado a San Francisco, donde están ha­

68

G U ER RA D E L PACÍFICO.

ciendo carbón para dirijirse luego al Perú. Esta noticia merece
confirmación, i eu cuanto a mí, no le doi crédito alguno, pues
algo de ello .se hubiera sabido en Panamá, que mantiene con
California tan frecuentes relaciones, i nuestro Cónsul no hace
de ellas la menor mención.
” En todo caso, he creido de mi deber no dejar ignorar esa voz
a V. S.
_ ” En Ja esperanza que mi último despacho de 16 del corriente,
dirijido bajo forma de conocimientos al Administrador de la
Aduana de Arica, ha llegado a .su poder, tengo el honor de sus­
cribirme del señor Almirante Riveros su mas obsecuente, aten­
to i seguro servidor.— El Cónsul Jeneral de Chile,"
Lo que tengo el honor de trasmitir a V. S; para su-conoci­
miento i demás fines.
Dios guarde a V. S.
G a l v a r in o R iv e r o s .
A! sefior Ministro de Guerra i Marina.

LXXVIl.
El Coniaiiílantc en .Icfc <lc lacscnadra pide se incluyan
entre las acciones de gncrr.a los combates de Arica,
de Antofagasta i toma de la “ Filcom ayo.”
NÚM.

987.— COMjVNDANCIA

JENERAL DE LA ESCUADRA.

liada del Calino, Agosto 18 de 1880.
Señor Ministro:
En la sesión de la Cámara de Diputados del 2 de Agosto
último, he visto que la Honorable Cámara, tratando de las recoinpensa.s que deben discernir.se al ejército i armada, ha
acordado una medalla de honor a todos aquéllos que se hayan
encontrado en loa combates de Pisagua, Dolores, Tarapacá,
Tacua, Arica, Los Anjele.s, Sama, Jermania, sorpresa de Iqui­
que i Aligamos. Entre esos hecho.s de armas gloriosos para la
República, lie notado que no se hace mención del combate de
Arica entre el Huáscar, Magallanes i las fortalezas de aquella
plaza i el Aianco-Gapac, en que perecieron heróicamente el co­
mandante de ese monitor i algunos otros tripulantes, ni del
combate sostenido en Antofagasta por el vapor Abtao contra
el monitor Huáscar, ni de la captura i salvamento de la caño­
nera Filcomayo en alta mar.
Respecto ai combate de Arica, V. S. habrá visto por los par­
tes oficiales, que en él no solo eu el monitor H uáscar .sino
también en la cañonera Magallanes, durante tres ataques su­
cesivos a esa plaza, se de.splegó disciplina, pericia e incuestio­
nable audacia i heroismo.
Por lo que hace a la captura de la cañonera Pilcomayo,
aunque no hubo un combate .sangriento, é.sta se llevó a cabo a
presencia de la Union i del trasporte Chalaco, despnes de una
persecusion de seis horas i de doble tiempo para salvarla en
alta mar de un incendio, qne amenazaba sériameute su des­
trucción, i de la gran cantidad de agua que la tuvo a punto de
.suinerjirse; eu cuya faena, tanto la oficialidad del Blanco como
la tripulación, con el mas grande tezon, consiguió, mediante sus
esfuerzos, conservar al país aquel buque, cuyos servicios son hoi
importantísimos, como lo reconoce S. E. en su Menisaje a las
Cámaras en la apertura del Congre.so.
A pesar de la .situación desfavorable en qne estaba el vapor
Abtao, por no poder hacer uso de su máquina i que fué causa
de servir como principal objetivo al enemigo durante las tres
horas que duró el combate, mantuvo a distancia .al monitor pe­
ruano, salvando así la población de Antofagasta, a costa del sa­
crificio de las número.sas víctimas, cuyos nombres se rejistran
en los partes sobre e.se combate.
Como Jefe de la e.scuadra, señor Ministro, i testigo de los
hechos a que hago refei'encia, me hallo en el caso de hacerlo
presente a V. S., a fin de que, tomando en consideraciou el
asunto, se sirva V. S. presentar al Soberano Congreso, para que
tenga a bieu incluir entre las acciones de guerra cuyos nombres
deben grabarse en los anillos o baiTas de la medalla que ha
acordado en favor de los que han helio la campaña que termi­
na con la toma do Arica: Combate dcl Huáscar i Aíagallanes
con las fortalezas de Arica i moriitor Alanco-Gapac, el 27 de
Febrero del año en curso. Combate del vapor A btao contra el
Huáscar en Antofagasta, el 28 de Agosto de 1879. I la captu­
ra de la Pilcomayo, el 18 de Noviembre del mismo año.
Dios guarde a V. S.
G a l v a r in o R iv e r o s .
Al señor Ministro de Guerra i Mariua.

LXXYIir. ' ,
Bombardeo de la Bársciia dcl Callao poi* el “ Angamos;”
armamento de Panam á para el Ferd.
NÚM.

1,054.— COMANDANCIA

JENEBAL DE LA ESCUADRA.

Rada del Callao, Setiembre S de ISSO.
Señor Mini.stro;
Pa.so a dar cuenta a V. S. délas novedades ocurridas en este
bloqueo después de mi última comunicación i que por telégrafo,
desde Arica, dirijí a V. S. el 26 del mes próximo pasado.
El 27 i 30 de Agosto, respectivamente, llegaron a e.sta.s aguRá
los trasportes Lanmr i M atías Cousiño, con víveres, carbón i
pertrechos para la escuadra.
En e\ M atías Cousiño vino también, enviado'por el señor
Jeneral eu Jefe del ejército i de órden superior, una compañía
del Rejimiento de Artillería de Marina para cubrir la guarni­
ción de la isla de San Lorenzo.
A l solicitar de V. S., en oficio anterior, el envió de esa tropa,
lo hice esperando que el Supremo Gobierno aceptarla la idea
de fortificar la isla, en cuyo caso esa jente habria sido mui útil
para los trabajos preparatorios que aquellas fortificaciones de­
manda) ian. Rechazada aquella idea, estimo suficiéutes 25 hom­
bres para cubrir esa guarnición, i son los quB he dejado para ese
objeto. Con las fuerzas restantes de la compañía, se han com­
pletado las guarniciones de lo.s buc[ues i relevado los enfermos^
volviendo el resto de 56 hombres i un oficial, por el I,amar, a
incorporarse al rejimiento.
El 20 de Agosto se permitió a la corbeta IlsiS. M. .B. Venguin embarcar por Chorrillos algunas familias ele neutrales.
Los persistentes rumore.s de un próximo intento de romper el
bloqueo por la corbeta enemiga Union i los preparativos que se
notaban en la Dár.sena para, dejar li.sta aquella corbeta para ha­
cerse a la mar, me indujeron a ordenar que el Angamos bom­
bardeara la Dársena durante los dias 30 i .31 del mes próximo
pasado i 1. ° , 2 i 4 del pre.sentc, operación que ha sido llevada
а. cabo i cuyos resultados han sido bastante sati.sfactorio.s, se­
gún las noticias que han sido posible obtener. La Union ha si­
do alcanzada en su máquina por un proyectil, i una chata que
servia de depósito de torpedos fué echada a pique.
El último dia de bombardeo, salieron fuera de la Dársena tres
lanchas cañoneras enemigas para herir con sus disparos de ca­
ñones chicos al Angamos; pero envié a la corbeta O’Higgins
para rechazarlas, lo que efectuó esa corbeta después de algunos
disparos. Una de ellas, la Lima, fué averiada por un casco de
granada del Angamos,\\xna vez dentro de la Dársena, recibió nue­
vamente un proyectil de ese crucero, que la echó a pique en el
acto, matándole cuatro hombres.
Los fuertes de tierra hicieron numerosos di.sparos en esos dias
sobre nuestros buques, pero todos ellos fueron mui cortos.
El Blanco Encalada hizo también desde su fondeadero, a
б,400 metros de las baterías de a mil, cuatro disparos para pro­
bar el nuevo cañón; pero .su re.sultado dejó que desear por la
mala calidad de los proyectiles, como lo digo a V. S. en nota
por separado.
Los disparos hechos por el crucero Angamos i cuyos priticipales efectos dejo ya enumerados a V. S., fueron, eu su totalidad,
hechos por el capitán de corbeta graduado don Cárlos E. Mora­
na, quién se ofreció espontáneamente para ello. Las punterías
lan sido inmejorables i el celo i entusiasmo del citado jefe me
mueven a recomendarlo a la consideración de V. S.
En el vapor Mendoza, que tocó en este puerto en viaje para
Valparaiso el 15 del raes próximo pasado, el señor Cónsuf Je­
neral de la República en Panamá me envió nn comisionado e.s­
pecial i los documentos necesarios referentes a nuevos carga­
mentos de armas para el Perú, que debian dejar las aguas de
Pauamá a la salida del citado vapor. Ese coini.sionado fué apre­
sado en Chimbóte, i .sus papeles los entregó a nn compatriota
para que los hiciera llegar a mis manos. Desgraciadamente, solo
tuvo ocasión de entregarlos en Arica al comandante del A btao,
quién me los envió por el Lamar, esto es, mas de un me.s des­
pués i cuando aquellos cargamentos se encontraban ya en puer­
to,? peruanos, remolcado que fué el buque que los conducía por
el vapor Mendoza en aquel mismo viaje.

Por nota separada, trascribo a V. S. el parto del comandante

69

DOCUMENTOS INÉDITOS.

del Angamos sobre los bombardeos de que hago mención a
V. S. en la pre.sente nota. (1)
Dios guarde a V. S.
G a l v a r in o R iv k r o s .
Al señor Ministro ele Guerra i Marina.

LIXIX.
Esyedicinii í^yncli:
cjniibiudíis rcíorciste.s a l«.s
acuerdos i yreyarutivos de tuarclia de esíaesi>edicio»
al Norte del i'erd. (r4>
NÚM.

3. — COMANr>A|>ClA

EN JEFE HE LA DIVISION DE

OPERACIONES DEL NORTE.

Islas Hormigas, Vaptor “ Ita ta," Setiembre 8 de 1S80.
Como V. S. puede informarse en las instrucciones qne en co­
pia acompaño a mi nota número uno, el Supremo Gobierno me
ini entregado la dirección de una división de nuestras fuerzas
para hostilizar con ella el territorio enemigo desde Islai al
Norte.
Cumpliendo con esas instrucciones, zarpé del inierto de Ari­
ca a las 8 P. M. del dia 4 del que rije para pasar al puerto de
Moliendo a ordenar a la Chacabuco que siguiera las aguas de
este trasporte, en protección de las fuerzas que conduce.
Auu cuando, según las instrncciones del señor Mini.stro de la
Guerra, debia sn.spender.se el bloqueo de Moliendo, de acuerdo
con el señor Jeneral en Jefe del ejército de operaciones i con el
señor Jefe político de Tacna, encargado de jestionar arreglos
amistosos con Bolivia, hemos creido que eu el actual estado de
osas jestiüue.s, ya iniciarlas, no era prudente la suspensión del
blorjueo ordenada por el señor Ministro de la Cueira.
Una de las causas, i trdvez la mas iioderosa, que hoi induce
a Bolivia a escuchar proposiciones amistosas del Gobierno de
Chile, e.s, sin duda alguna, la gran dificultad que con el blo­
queo de Moliendo encuentra para su comercio con el e.stranjero.
No piidiendo Bolivia importar las mercaderías necesarias pa­
ra su consumo por la via férrea de Moliendo, Arequipa i Puno,
se ha visto obligada a aceptar de hecho el libre tránsito que pa­
ra su comercio se le ofrece por Arica i Tacna.
Esta circunstancia, qne acerca a nuestras fuerzas con las po­
blaciones bolivianas, haciendo desaparecer ios odio.s suscitados
por las operaciones de la gnerra, es lo qne hoi sirve al señor Je­
fe lolíiico de Tacna para confiar en que sus jestiones de amis­
tad iniciadas puedan tener un feliz término.
Tal confianza desaparecerla el dia en que, abriéndose al co­
mercio el puerto de Moliendo, pudiera Bolivia recibir de sns
aliados líis facilidade.? que hoi le ofrecen nuestras fuerzas de
Ocupación de Arica i Tacna.
Para evitar los inconvenientes qne hubiera traido la sirspension del bloqueo de Moliendo, se ha ordenado al vapor de guer­
ra Abtao qne reemplace a la Chacabuco en ese bloqueo, mién­
tras V. S. ordena, sea la vuelta de la Chacabuco o sea el envió
del buque que le reemplace, porcpie el mal estado de las calde­
ras del Abtao lo imposibilitan para mantener ese blociueo. A tal
punto llega el mal estado de la rnátpiina de ese buque, que una
de sus calderas se le desfondó con el solo peso del agua que
contenia.
En estas islas de las Hormigas, espero, para continuar mi
viaje, que V. S. se sirva ordenar, a la mayor brevedad, la veni­
da de los buques que, con arreglo a las instrucciones del señor
Ministro de la Guerra, (3) deben convoyar los trasportes que con­
ducen las fuerzas de mi división.
Confio qne V. S. se servirá dar las órdenes del caso, a la ma­
yor brevedad, porque no e.s posible permauecer mucho tiempo
teniendo a bordo de este trasporte 1,300 liorabves i 300 anima­
les, i en el Copiapó 1,000 hombres i algunos auimale.s.
Cuento coh que V. S. tendi’á a bien designar, para la protec­
ción de mis fuerzas, los buques que tengan mayor dotación de
botes, para qne puedan remolcar las lanchas con la tropa en
los embarques i desembarques de las fuerzas de mi división.
Eu las instrncciones del señor Ministro de la Gnerra se me
designa el puerto de Paita como el primer objetivo de mis ope­
raciones.
(1) Tomo III, pájina 423.
(2) Tomo III., pájina 507.
‘ (3) Tomo IV, p'ájiua 219.

t

Tal designación ,se me ha hecho en la intelijencia de qne, por
empezar ántes mis operacione.s, hubiera sido posible alcanzar en
ese lugar o en sus cercanías el cargamento de armas desembar­
cadas en Tumbes por el capitán Stedman.
Como por las noticias que tengo, llegaria tarde a Paita para
cumplir los deseos del .señor Miuistro de la Guerra, be resuelto
desembarcar ea Chimbóte para adiinirir en ese puerto, que es
hoi el centro del comercio del Perú, mejores datos sobre el lu­
gar en que boi se encuentran los cargamentos de armas últi­
mamente llegados para las fuerzas del enemigo, siempre que
V. S. no tuviere otras noticias que hagan cambiar mi reso­
lución.
Dependiendo el re.sultado de mis operaciones de datos cier­
tos sobre las cosas del enemigo, sírvase V. tí. comunicarme
cuanto haya llegado a su conocimiento i que pueda ser de uti­
lidad para el mejor resultado de ellas.
Para poner en conocimiento de V. tí. lo anteriormente espnesto i remitirle las instrncciones del señor Mini.stro de la
Guerra a que me he referido i las notas i cartas del señor Lillo
que le acompaño, envió la Chacabuco a ponerse al habla con la
escnadra del mando de V. S.
Dios guarde a V. S.
P a t r i c i o L i' n c h .
Al señor ComanJaiite Jeneral de la esoiiadi'a.

NÚM.

117.— COMANDANCIA

DE LA CORBETA “ CIIACABUCO.”

Callao, Setiembre S de ISSO.
Señor:
De.spues de mi ídtima comunicación enviada por el vapor
Lima, debo dar a V. tí. cuenta de lo ocurrido últimamente.
El 4 del presente llegó a Moliendo el trasporte Santa Lucía
conduciendo heridos i personal de ambulancias, remitidos por
el señor Jeneral en Jefe del ejército, los que no pudieron des­
embarcar ese dia por el e.stado del mar, operación que se efec­
tuó en parte el domingo 5.
A las 4 P. M. de ese dia, llegó el vapor/¿uto, trayendo a su
bordo al capitau de navio señor Patricio Lynch, el qne puso
eu mis manos una nota del señor Ministro de Guerra, en la
cual rne ordena levantar el bloqueo de Moliendo i ponerme a
las órdenes del Jefe ya nombrado hasta que reciba nuevas ór­
denes del Gobierno i de V. tí.
Cumpliendo con esa dispo.sicion, dejé instrucciones al Santa
Lucía para qne prosiguiese desembarcando la carga, previnién­
dole que el Abtao debia llegar al dia siguiente a continuar el
bloqueo, según me lo dice el capitau Lynch eu oficio de e.sa
fecha.
A las 5 P. M. del mismo dia dejé a Moliendo i he pasado a
cumplir las órdenes qne he recibido.
Lo que tengo el honor de poner en conocimiento de V. S.
Dios guarde a V. tí.
0 . VlEL.
Al señor Comaiitlaute en Jefe d é la escuadra.

NÚM.

1,073— COMANDANCIA

EN JKPIi DE LA ESCUADRA.

Bada del Callao, Setiembre 8 de 1880.
lie recibido la nota de V. tí. número 3, fecha de hoi i copia
de las instrucciones del señor Mini.stro de la Gnerra para V. tí.
Impuesto del contenido de ámbos dociunento.s, paso a contestar
a V. tí. la citada nota con la brevedad que el caso requiere.
En oficio qne con fecha 4 del actual dirijí al señor Mini.stro
de Marina, insinuaba la conveniencia de que la corbeta Cha­
cabuco fuese relevada por la goleta Covadonga en el bloqueo do
Moliendo, para que así pudiera convoyar a la espedicion que el
Supremo Gobierno ha confiado a V. tí., i ello manifestará a
V. tí. que el infrascrito tiene la misma idea qne V. tí. respecto
a la importancia del bloqueo de aquel puerto, a mayor abun­
damiento, en las actuales circunstancias por las razones que
V. S. espone en la nota que contesto.
Considero como el buque mas a propósito para el servicio de
la e.spediciou de V. S. a la corbeta Chacabuco, i si V. S. no lo
estimare suficiente, le incluyo instrucciones para el comandante
interino de la corbeta OY/íí/í/ms, que a la fecha debe encon­
trarse en las aguas de Chimbóte o costas cercanas, en persecu­
ción de cargamentos de armas con destino al enemigo. V. S.

G U ER RA D EL PACÍFICO.

70

podrá retener ámbos buques para .sus operaciones, si as/ lo cre­
yere conveniente; pero debo prevenir a V. S. que esta Coman­
dancia en Jefe no tendrá otro buque de que disponer para el
bloqueo de Moliendo, mantenido hoi, como me lo dice V. S.,
por el vapor Abtao, que se encuentra con sus máquinas inser­
vibles.
La intención de V. S. de empezar sus operaciones en Chim­
bóte, me parece mui acertada, por cnanto, por el comandante
del buque de S. M. B. Pengain, he sabido que en ese puerto
se han efectuado últimamente desembarcos de armas i será fá­
cil obtener alrí datos i noticias sobre los puertos de mas al Norte.
Incluyo a V. S. copia de una carta confidenci.T.1 del señor
Ministro en Lima, que recibí el 4 del presente i cuyo testo re­
mití al señor Delegado del Gobierno en Tacna i a S. E. el Pre.sidente de la República.
Deseo a V. S. completo éxito en las operaciones qué va a
emprender.
DÍO.S guarde a V. S.
• =
G a l v a r in o R iv e r o s .
Al señor Comandante en .Jefe de la División de Operaciones dei Norte.

LXXX.
La “ M agallanes” captura niia lancha enemiga con
mercaderías.
NÚM.

1,088.—-COMANDANCIA

JENERAL DE LA ESCUADRA.

Rada del Callao, Setiembre 9 dé 1880.
Señor Mini,stro:
El comandante de la cañonei'a Magallanes, con fecha 7 del
corriente, me dice lo siguiente:
“ Pongo en conocimiento de V. S. que el dia 5 por la mañana
he apresado una lancha de Chorrillos, tripulada por cinco indi­
viduos de nacionalidad peruana, por haber pretendido forzar el
bloqueo de este puerto, saliendo con destino a Chilca cargada
con las mercaderías que en relación aparte remito a V. S. Las
mercaderías las dirijia desde Chorrillos nn .señor Santiago Marron a D. E. Castaños de Chilca.
” Con las precauciones prevenidas por V. S., hice aclarar la
lancha, la cual la envió al Callao con sus tripulantes i custodia
respectiva. Re.specto a la carga, la he depositado a bordo de
este buque.”
Adjunto acompaño copias a V. S. de la relación de.mercaderías que existen depositadas a bordo de la Magallanes, i del
permiso de las autoridades peruanas concedido a la lancha.
Réstame solo decir a V. S. que la lancha está en poder de la
escuadra. En cuanto a los prisionero.?, fueron enviados al Callao
el dia 8 por intermedio del señor comandante del buque italia­
no Garihaldi.
Lo que tengo el honor de poner en conocimiento de V. S.
[lara .su resolución.
Dios guarde a V. S.
G a l v a r in o R iv e r o s .
Al señor Ministro de Guerra ¡ Marina.

LXXXL
El .ícfe «le la esena«1ra aiiiiiicia a su Gf>hferiio el viaje
al N o rte «le l a “ «T5iggiiis” i otras operaciones «le la
cscna«lra «le sn niau«lo.
NÚM. 1 , 0 8 9 — COMANDANCIA JENERAL DE LA ESCUADRA.

graduado dou Pablo S. de Ferrari, pasado con el mismo carác­
ter a la goleta Covadonga.
Ayer 8, fondeó en esta rada la corbeta Chacabmo, condiicíendo pliegos del Jefe de la división de operaciones del Norte, que
se encontraba en las i.slas Hormigas de Afuera con los trasporr
tes Ita ta i Copiapó. Acompaño a V. S. copias de las notas
cambiadas con ese Jefe.
En vista de las instrucciones impartidas por ese Ministerio
al capital! Lynch, puse a sus órdenes la corbeta Ghacabttco,
debiendo también agregársele \&corbeta O'Iliggins eu las aguas
de Chimbóte.
Con la retirada de la Ghacabuco de Moliendo, ha quedado
mantenido el bloqueo de ese puerto por el vapor Abtao, que,
como V. S. tiene ya conocimiento, se encuentra cou sus calde­
ras en un estado lamentable; por esta razón, i en prevención
de necesidades futuras, se pidió el aparejo de ese buque a Val­
paraiso.
Por la.s copias de los oficios cambiado.? con el Jefe de la es­
pedicion al Norte, se impondrá V. S. de la importancia que
tiene la mantención del bloqueo de esa costa; i penetrado de
ello, he destinado para e.sa comisión n la cañonera Magallanes^
i el vapor Tolten pasará a mantener, en lugar de esa cañonera,
el bloqueo de las caletas de Chira i Lurin, cercanas al Callao.
Una vez provisto de su aparejo, el Abtao podria destinarse
al bloqueo de Quilca, puerto de bastante importancia para el
aprovisionamiento de Arequipa, siendo de corta estension,
abrigado i fácil de guardar por un buque de tan malas condi­
ciones de movilidad como el Húteo.
La falta del Amazonas i la necesidad de tener que con­
voyar con dos buques la espedicion del Capita.u Lynch, no han
permitido realizar la distribución de la escuadra en la for­
ma que en oficio anterior habia sometido a la consideración
de V. S. ^
El Matías zarpa hoi con destino a Iquique a traer un nuevo
cargamento de carbón para la escuadra.
En ese bnque regresa al dejiartamento el capitán de fragata
don Luis Llribe, por llamado de ese Ministerio, tra.sraitido por
la Comandancia Jeneral de Marina, con fecha 12 de Junio úl­
timo; habiendo hecho eiitrega, préviamente, del mando de )á
Pilcomayo al oficial del detall, oapitan de corbeta graduado
don Cárlos E. Moraga, que la mantendrá durante la ausencia
del capitán Uribe con el carácter de interino.
Por el mismo vapor, marcha al Sur el capitau de fragata don
Anreliano P. Sancliez a ponerse a disposición de la Coman­
dancia Jeneral de Marina, por las causas que doi cuenta a
V. S. en nota separada.
El comisionado de la casa de Armstrong, .señor Nataniel
Slater, habiendo cumplido su cometido de reconocer los caño­
nes de todos lo.s buques de la escuadra, los qne ha encontrado
en perfecto estado, regresa también al departamento.
Llamo la atención de V. S. hácia la necesidad de proveer
mas a menudo de víveres frescos a. esta escuadra. La salud de
los tripulantes se reciente de la falta de ellos.
Por el vapor Lamar, remití al señor Delegado dcl Gobierno
en Tacna i a S. E. el Presidente de la República, copia de una
carta confidencial que me dirijió el .señor Ministro en Lima.
Adjunto a V. S. nna copia de ese documento.
En los puertos de C lancai, Ancón i Chira, bloqueados por
esta escuadra, no ha ocurrido otra novedad que el apre.samiento de una lancha cargada con mercaderías por la cañonera
Alagallanes, en circunstancias que esa embarcación salia .sijilosamente de Chorrillos para Quilca.
Incluyo a V. S. copia de varias comunicaciones que me han
sido dirijidas por el señor Cónsul de Guayaquil, recibidas con
notable retardo.
Dios guarde a V. S.
G a l v a r in o R iv e r o s .

Rada del Callao, Setiembre 9 de 1880.
Señor Ministro:
Tengo el lionor de comunicar a V. S. lo ocurrido en esta
escuadra desde mi última comunicación de fecha 5 del cor­
riente.
Habiendo tenido noticias que se efectuaban desembarques
de armas en Chimbóte, comisioné al capitán de corbeta don
Manuel J. O relia, por haber ya regresado al departamento el
capitau de fragata don Jorje Montt, para que, al mando acci­
dental de la corbeta O’Iliggins, persiguiera aquellos contra­
bandos. Dicha corbeta dejó estas aguas el 6 del presente, ha­
biendo su anterior comandante interino, capitán de corbeta

Al sefior Ministro de Guerra i Marina.

. LXXXII,
Parte oficial «tel Conian<lantc «le la corbeta “ OTliggins”
(la»«lo cuenta «le su comisión al Norte «leí P en i para
capturar contraban«los «le armas al enemigo.
NÚM.

106— COMANDANCIA

DE LA CORBETA o ’ lIIGGINS.

Setiembre 12 de 1880.
En cumplimiento de lo ordenado por V. S. en su nota nú­

DOCUMENTOS INÉDITOS.

mero 1,064, dejé a Chaiicai en la noche del dia 7 del presente,
gobernando al Oeste hasta cpiedar franco del peñón Pelado, i
liabiéndolo conseguido a las 10. P. M., se largaron velas, dis
minuyendo el movimiento de la máquina, con el fin de econo­
mizar carbón. A 35 millas distante de la costa, hice proa al
N. O., salvando la misma distancia de la punta intermedia
mas saliente i procurando no ser visto de tierra fui a recalar a
las i.slas ünañape en la mañana del siguiente dia.
Tan luego como reconocí la caleta de Chao, goberné a ella;
pero no habiendo ninguna embarcación, me dirijí a la de Santa
i reconocí el buqne portugués Bernardo, qne según sus docu­
mentos habia sido reconocido varias veces por buques de nues­
tra escuadra, como lo comprobó por las notificaciones respecti­
vas. Por un marinero del espresado buque, supe que tres
noclres ántes habia entrado a esa caleta un vapoi- peipmño que,
permaiieeiemh) jiocas horas eu la bahía, salió del puerto, iguolaiulü su destino.
Acto continuo dejé la caleta Santa, i a una marcha de todo
andar entré al puerto de Chimbóte nna hora despnes sin haber
sido reconocido de tierra; pues habían creido que la presencia
de nn buque de gnerra al Norte, i siu echar humo, deberia ser
buque neutial.
Estando a media balda, izé la bandera i disparé un cañón de a
sei.s para reconocer la de los buques de comercio anclados en el
puerto. Se arriaron todas las embarcacioue,? del buque de mi
mando, i se procedió a nn prolijo reconocimiento de todos
ellos, particularmente en las bodegas de los que tenian carga.
Solo el capitau del Coquimbo puso inconveniente para que se
efectuara nn rejistro a bordo de su baque; pero, oidas las es­
plicaciones dadas por el oficial teniente 2. ® señor Cárlos M.
Herrera, le permitió bajar a la bodega, en donde se abrieron
algunos cajones, al parecer sospechosos por su mucho peso,
su forma e.special i por no tener a su bordo los conocimiento.?
respectivos. El oficial en comisión ofreció al capitán un docu­
mento para salvar su responsabilidad i exijiendo a la vez nu
otro que espresava no haber causado ningnn perjuicio a sn bor­
do; pero el capitau uo quiso aceptar, diciendo que no babia
necesidad, pues quedaba satisfecho.
El injeniero 1. ® de este buque .señor Ricardo Trewliela, ob­
tuvo del de igual clase del vapor Santa llosa, en una conver.sacion reservada, los datos siguientes: el vapor Independencia
ha sido comprado por el Perú, i el 29 de-Agosto quedaba en
Panamá embarcando un cargamento de cajones o bultos sos­
pechosos.
Frente a Panamá, se avistó en los dias 25, 26, 27 i 28 de
Agosto un vapor desconocido al qne solo .se le veian dos palos;
algunos en tierra creían era el Amazonas, i otros snponian qne
dnraute la noche hacia su cargamento en alguna caleta vecina
i al amanecer se hacia hácia fuera. El dia 29, cuando .salia el
Santa llosa, el citado vapor se hizo mas afuera i se ocultó de­
trás de las islas Perlas.
Eu Chimbóte, las noticias que se han obtenido respecto al
Isluga, son: al teniente Liiidor Perez le dijeron que hacia ocho
dias habia estado uu vaporcito pintado de piorno cargando car­
bón i que no sabían ni su nacionalidad, ¡irocedeucia ni destino.
Al señor Víctor Donoso lo comunicaron que un vaporcito sos­
pechoso habia estado en ese puerto hacia tres dias. Al tenien­
te Herrera le dijeron, a bordo do una liarca italiana, que hacia
dos dias liabian avistado un humo en dirección al Sur.
Eu ese sentido recibí varias noticias mui contradictorias i
como creyera que el Charrúa podria acompañar al Isluga en
sn navegación a Huacho, salí inmediatameute en demanda de
Casma,, en donde esiieraba sorprenderlo. A las 11 P. M. i a
inedia milla del fondeadero de ese puerto, arrié i mandé nn
bote, quien solo encontró anclada una balandra i dos lanchas.
liM balandra, a pesar de tener su bodega cou llave, fué recono­
cida juntamente con las lanchas que nada tenian, .salvo su apa­
rejo ordinario.
Al amanecer del dia 10, recalé aCuavmei, di una vuelta por
la bahía i no viendo nada, salí a toda máquina para Huacho,
reconociendo toda la costa hasta la mas insignificante piedra
([ue pudiera dar abrigo al Isluga, habiendo conseguido llegar
a este puerto a las 5,15 P. M. Mas como se practicase visita
de reconocimiento a todos los buques surtos en la bahía, me
sorprendió la noche sin haber alcanzado a Salinas, ni aun ha­
ber podido continuar el estudio de la costa en busca del peipieño vapor. A las 6.30 .salí coa proa afuera del puerto i
luego a las 8 goberné sobre Salinas, ganando el fondeadero me­
diante la sonda.

71

La claridad de la noche me favoreció para poder reconocer
los únicos tres buques surtos en la bahía; al efecto mandé dos
botes qne volvieron mas tarde trayendo a mi presencia tres
paisanos: nn andaluz, un ecuatoriano i un peruano apellidado
Vildósola, pasajeros todos del mismo buque. Este último, liijo
de padre.? chileno.?, se va a Chile en el buque portugués Domo.
Están éstos tan escasos de recursos qne solamente prote­
jidos por los señores Serdio Hiios. se encuentran reunidos
en ese buqne próximo a emprender viaje con destino a Talcahuano.
Solo despnes de oir a dicho individuo que rectificado por un
chileno, vine a dar crédito al beclio de liaberse desembarcado
en Huaelio tres cañones de grueso calibre, noticia que tuve en
ése de un marinero del buque alemau Kocke.
La franca esposicion de los luariucros chilenos deja compro­
bado que eu Huacho han desembarcado tre.s cañones de grue.?o
calibre de cargar por la culata i 4,000 rifles encajonados, que
son los que otros han creido que serian 30 cañones pequeños.
El mismo agrega que ia jetite del pueblo dice que los cañones
son como los del Angamos, imo de mayor peso i dos un poco
mas chico i que Inxn sido tra.sportados a Lima por medio de
carretas especiales.
Uu andaluz i Vildósola aseguran qne a la fecha deben estos
cañoiie.? estar en Lima i que han-sido trasportados en carretas i
tirados por seis yuntas de bueyes. El andaluz vió el cañón o
trinquebal mas allá de Cliancai, en un lugar que se llama Fuen­
te de Piedra (línea de ferrocarril.)
Los rifles fueron traido.? a Supe por un buque mercante in­
glés i los cañones por el vapor Santiago. Hai dos o tres decla­
raciones que están acordes sobre este punto. El Santiago des­
embarcó dos cañones chicos eu su viaje a Pisco, i”a sn regreso
al Norte desembarcó el otro grande, que fué e.?condido en la
bodega, tapado cou palcas de algodón durante su viaje al Sur.
A las 3 A. M., goberné afuera del puerto, haciendo creer qne
.seguía mi viaje al Sur; ma.s, a las 3.50 cambié el rumbo al
Norte i me,fui a Barrancas, situada 28:imillas al Norte de e.ste
puerto. A las 7 A. M. salí de la caletajjeiivuelto en una densa
garúa, que aun me peniiitia reconocer la jilaya a distancia de
f de milla, i regresé a Huacho en busca del Isluga, que creí en­
contrarlo encaletado, según datos qne tenia.
A las 12 M., enfrente a Huacho arrié botes i mandé practicar
*iin segundo rejistro en la bodega del Charrúa. Hice venir a la
O’Higgins al capitau del buque aleman Kocke i habiéndole in­
terrogado sobre el desembarco de los cañones, negó completa­
mente ,ser culpable él ni su tripulación.
En este momento i con motivo del nuevo reconocimiento
practicado al Charrúa, uno de sus marineros dijo a otro de la
O'Higgins que el Santiago habia traido esos cañones, habién­
dolos tenido a bordo durante dos viajes al Sur, además que el
Isluga anda con otro vapor que se esconde en las piedras con
mucha facilidad. Habían salido de Chimbóte para el Sur u
Oeste el dia ántes de mi llegada a ese puerto.
El resto del 11 lo he dedicado a reconocer toda la costa hasta
Punta Salinas i las islas de Hnanra. Eu la tarde goberné al
Norte i largué velas con el objeto de hacer creer que seguia ese
rumbo. A las 8 A. M. reconocí al vapor Santa liosa, que venia
de Chimbóte para el Sur.
Atendiendo a la importancia de las noticias adquirida.?, he
resuelto venir especialmente a coninuiearlas a V. S „ a fin de que
el enemigo no .sorprenda al Angamos ni otro buque de l.i
escuadra al aproximarse a tierra para otro bombardeo. Además,
el enemigo ha recibido 12 torpedo.s veniilos en el Islaga, i qne,
a mi juicio, bien pueden ser lanzados a nuestros buques duran­
te la noche o en circunstancias favorable.?.
A l no haber considerado el que .suscribe la e.stricta necesidad
de venir al Callao con tal objeto, a la fecha la corbeta estaría
en viaje a Tumbes i Paita, a la vela, en busca de los vapores
Independencia i del otro que dejó el Santa liosa cargando
armas en Panamá.
Tengo a bordo 140 toneladas de carbón qne considero sufi­
ciente para hacer ese viaje, haciendo el de ida a la vela, pero si
fuera posible rellenar mis carboneras en el dia de hoi, dejaría
el puerto en la tardo, si V. S. no resuelve lo contrario.
Como V. S. podrá apreciar, es indi.?pen.?able qne uno de miestros buques cruce constaiiteiiiente al Morte de Cliiinbote hasta
Tumbes i otro de Chimbóte al Sur, .lorque así el enemigo ten­
drá mas dificultad para conducir a lluaolio o al Sur los carga­
mentos de armas llegados al Norte en épocas pasadas.
Sírva.se V. S. aceptar mi determinación i ordenarme si debo

72

G U ER RA DEL PAGÍEICO.

inaiediatamente continuar mi comisión, previniéndole que el
buque está listo para aparejar de barca, una vez que deje el
puerto.
Dios guarde a V. S.
M a n u e l J. O r e l l a .
Al señor Coraanrlante en Jefe de la escuadra.

LXXXIIL
Consejo «le guerra con motivo «le la p é n lh la «le la go leta
“ €ova«longa.” (I)
.
El 14 de Setiembre fueron convocados a Consejo, a bordo
del Blanco Encalada, los comandantes de los buques surtos
eu esta rada.
Presidió el señor Contra-Almirante, Comandante en .Jefe de
la escuadra don Galvarino Riveros, i asi.stieron los siguientes
jefes;
Capitau de navio don J. J. Latorre, comandante del blinda­
do Alm irante Cochrane; capitán de fragata graduado don Lui.s
A. Castillo, comandante del Blanco Encalada i mayor de ór­
denes de la escuadra; capitau de corbeta graduado don Cárlos
E. Moraga, comandaute accidental de la cañonera Pilcomayo;
i capitau de corbeta graduado don Luis A. Lynch, comandan­
te del Angamos.
Hizo de Secretario el mayor de órdenes de la escuadra.
El señor Contra-Al mira ote, Comandante en .Tefe de la es­
cuadra, dió cuenta al Consejo de la echada a pique, en Chan­
cai, de la goleta Covadonga por un torpedo, agregando que el
objeto de la convocatoria era para que los .señores jefes dieran
.su opinión sobre las medidas que debian tomarse en vista de
aquel .suce.so, pues no tenia instrncciones precisas para el ac­
tual caso. Leyó, al efecto, las instrucciones jenerales que le fue­
ron impartidas por el Supremo Gobierno i las particulares sobre
el bloqueo del Callao.
El capitán Lynch dijo: que no contando la escuadra con ele­
mentos bastantes para atacar el Callao, la única represalia
posible era el bombardeo de Chancai, Ancón i Chorrillos; .pero
como esa medida era de tanta gravedad, por tratarse de pobla­
ciones indefensas, era de opinión que se consultara al Supremo
Gobierno sobre el caso.
El capitau Moraga opinó porque inmediatamente se arrasase
toda la costa peruana.
El capitau Castillo opinó como el capitán Lynch.
El capitau Latorre se adhirió a lo manifestado por los capi­
tanes Jjynch i Castillo.
El señor Contra-Almirante fué también de opinión qne .se
consultara al Supremo Gobierno, pidiéndole terminantes ins­
trucciones. Se acordó, en con.secueucia, mandar inmediatamente
el A ngamos a Arica a dar cuenta de lo ocurrido.
Se dió por terminado el Consejo, firmando la pre.sente acta
todos los señores jefes que tomaron parte.
Rada del Callao, Setiembre 14 de 1880.— Luis A . C a s t i l l o ,
Secretario.— C. E. M o r a g a . — ,L. A. L y e c h .— J. J. L a t o r r e .
— G a l v a r i n o R iv e r o s .

LXXXIV.
Instrucciones comunica,«las al Comandante «le la “ Covaílosiga” i ór«lcu «Icl <!ia, «le ia cual tenía conocimien­
to «lidio jefe.
NÚM.

1,128.— c o m a n d a n c i a

.JENERAL DE LA ESCUADRA.

Bada del Callao, Setiembre 2 ! de 1880.
Acompaño a V. S. copia de los documentos que solicita por
oficio de esta fecha.
R e s p e c to a las órd en es v erba les recib id a s p o r el com a n d a n te
d e la Covadonga, el in fra scrito r e c o m e n d ó esp ecia lm en te al c a ­
p itá n F errari, cu a n d o m a rch a b a a h a cerse ca rg o d e l m an d o d e
la Covadonga, q u e im p id iera el trá fico d e ferrocaiT ¡les en el
p u e rto d e C ha n ca i i ech ara a jiiq u e tod a em b a rca ción m enor.

Lo que digo a V. S. eu contestación a la citada nota.
Dios guarde a V. S.
G a l v a r in o R iv e r o s .
Al señor Fiscal en Comisión, Capitán de corbeta graduado don Luis A. Lynch.
(1) Tomo III, p4jina

43.3.

NÚM. 9 9 5 . — COMANDAÑGIA JENERAL DE L A ESOUADRA.

Bada del Callao, Agosto 21 de 1880.
Señor Comandante:
Mañana, al amanecer, se dirijirá V. S. con el buque de su
mando a la rada de Ancón a relevar en el bloqueo al crncero
El comandante de este crucero entregará a V. S.
todos los documentos e instrucciones que se le han dado por
esta Comandancia en Jefe pnra el mejor desempeño dé aquella
comisión.
Recomiendo a V. S. evite todo tráfico de trenes entre Ancón
i Chancai, i los trabajos de fortificación qué el enemigo trate
de llevar .a cabo. Las embarcaciones menores deberán .ser des­
truidas cada vez qne .sea posible.
En cuanto al carbón i demás elementos, le serán suministra­
dos oportunamente.
'
Dios guarde a V. S.
G a l v a r in o R iv e r o s.
Al señor Comandante de la cañonera Covadonga.

NÚM. 1 , 0 4 3 . — COMANDANCIA JENEBAL DE LA ESCUADRA.

Rada del Callao, Setiembre 1.° de 1880.
Señor Comandante;
El trasporte Lamar se dirije a Ancón con el objeto de en­
tregar carbón i los pertreclios que tenga a su bordo para el bu­
que de .su mando.
Una vez tomados esos artículos, dará V. S. las órdenes con­
venientes al capitán del Aamar para que se mantenga en las
aguas de Ancón, dirijiéndose V. S. a Chancai a relevar a la P il­
comayo en aqnel bloqueo, donde deberá V. S. pennanecer.
Del comandante de la Pilcomayo recibirá V. S. los docu­
mentos concernientes al bloqueo de Chancai i mantenimiento
de él. Análogas instrucciones dará V. S. al comandante Uribe,
acerca de Ancón.
Remita V. S. a esta Comandancia en Jefe un estado (jue
manifieste el carbón que pueden contener sus carboneras, 1 la
cantidad que reciba del Lamar.
Este tra.sporte lleva también la correspondencia de la Cova­
donga.
Dios guarde a V. S.
G a l v a r in o

R iv e r o s.

Al sefior Comandante de la cañetiera Covadonga.

ÓRDEN

DEL DIA.

Julio ! de 1880.— Por telegrama, S. E. dice lo que sigue:
“ En Ancón, preparando jóveii Manuel Cuadros un segundo
torpedo, a pesar de haber tenido un fin desgraciado el primero.”
He oido 'decir que el torpedo es de esta manera: Se com­
pone de nna lancha grande de vela, cargada con come.stibjes,
carneros, etc. Al quitar el último bulto hái un resorte que,hará reventar el torpedo.
Jidio 7.— El buque de guardia no reconocei’á ninguna em­
barcación sin permiso del buque insignia, i si encontrare algu­
na sospechosa, la traerá, sin aclararla, al costado del buque
almirante i a distancia de dos cumplidos de.buque.
,
Julio 25. — Para prevenir el caso en que el enemigo, valiéndo.se de una bandera estranjera se- acercara a los buques
de la escuadna cou un bote-torpedo, los comandantes de los
buques bloqueadores no permitirán aproximarse a ellos nin­
guna embarcación, sea cual fuere la bandera que enalbóla i
con mayor razón si no la muestra,, salvo el caso de recono^
cer, sin duda alguna, que es bote perténeciénte a;.nuestras
naves, debiendo el buque, al cual se dirija lá embarcación'
sospechosa, mandarla reconocer ántes que d iste:1,000 me­
tros del buque, cou un bote convenientemente armado i>pre­
pararse al mismo tiempo para moverse i rechazar ¡cualquier
ataque.
S i a lgu n a e m b a rca ció n estra n jera ncce.sitase co m u n ic a r co n
a lgn ii b u q u e q u e n o se.a el d e la in.signia, deb erá p ré v ia m e n te
s o licita r e l p e rm iso d e é ste p ara q u e p u e d a atracar

73

DOCUMENTOS INÉDITOS.

LvXXlY.
Instrucciones para pi-ocísílcr al>oinbar<lcar los puertos
«le Aiicon, Chorrillos i Cliancai.
NÚM.

2,668.— MINISTERIO

DE GUERRA I MARINA.

Santiago, Setiembre 17 de 18S0.
Con e.sta fecha digo al comandante de armas de Arica, co­
ronel Valdivieso:
“ Haga V. S. .salir el vapor Angamos para llevar al Jefe de la
escuadra la siguiente comunicación:
” Ci)ii motivo del ataque qne ha ocasionado la pérdida de la
(luoLídúiiga, V. S. uotilicax'á al Gobierno del Peni qne entregue,
en el término de 24 liora.s, el vapor Uimac i l¡i corbeta Union,
bajd la intimación de [uuceder a bombardear los puertos de
Chancai, Ancón i Chorrillos, lo que V. S. ejecutará si en el pla­
zo .señalado no obtiene contestación satisfíictoria.
” Una vez qne V. S. haya dado cumplimiento a esta órden, se
dirijirá a esta capital, dejando el mando de la e.scuadra a cargo
del capitán Latorre. V. S. se vendrá en el primer trasporte que
venga al Sur o en los vapores de la carrera, si ello es [losible.
Dios guarde a V. S.
J o s é P r a n c is o o V e u g a r a .
Al señor Comamliiute en Jefe Je la cscnatiia.

LXXXYI.
Notas cainhia«las entre el Jefe «le la escuadra i el Becano «leí €«ierpo BiploíUiitico en Lima cou motivo «leí
bombar«leo «le €liorri!los, Aneoii i Chancai. (1)
NÚM.

1,118.—

COMANDANCIA JENERAL DE LA ESCUADRA..

liada dcl Callao, Setiembre 21 de 1880.
Señor:
CíHi esta fecha he dirijido al señor Jefe político i militar eu
la plaza del Callao, la siguiente coimiuicacioii;
“ N. ° 1,117.— Con motivo de la alevosa celada que ha oca­
sionado la pérdida de la goleta Covadonga en el puerto de
Chancai, he recibido instrucciones de mi Gobierno para bom­
bardear los puertos de Chorrillos, Ancón i Chancai, si en el tér­
mino de veinticuatro horas el Gobierno del Perú no ha en­
tregado a esta escuadra la corbeta Union i trasporte Uimac.
” Lo que digo a V. S. para los fines consiguientes, previnién­
dole que si mañana 22 del corriente, a las 12 M., no me han
sido entregados los citados buques Union i Uimac, se llevará a
cabo el bombardeo de los puertos arriba norabiudos, sin otra
prevención."
Como un acto de consideración al Honorable Cuerpo Diplo­
mático i en salvaguardia de los intereses de neutrales, he creido
necesario poner en conocimiento de V. E. la anterior comuni­
cación, rogando a V. E. se sirva trasmitirla a sus honorables
colegas.
Aprovecho esta oportunidad para ofrecer a V. E. los senti­
mientos de consideración con que soi de V. E. mui atento ser­
vidor.
G a l v a r in o R iv e r o s .
Al señor Decano del Cuerpo DipluiuAlieo.

LEGACION DEL SALVADOR.

Limu, Setiembre 21 de 1880.
Señor Almirante:
El Decano dol Cuerpo Diplomático acaba de comunicarnos
la carta que V. S. le ha dirijido, para notificarle su intención
de bombardear los puertos de Chorrillos, Ancón i Chancai.
V, S. indica comotivo de esta medida la destrucción de la
C&vadonga i el hecho de negarse el Gobierno peruano a reparar
el perjuicio, entregando dos buques de guerra la Union i el
Itiinac.
Nuestro deber nos obliga. Almirante, hacerle observar que
el bombardeo de localidades abiertas i no defendidas, es coritia»0 .

(1) Tomo III, pájiiia 472.
T om o y .— 10

rio a los usos déla guerra practicados por las unciones civiliza­
das. Sin duda tales medidas pueden ser ecepcionalmeiite au­
torizadas contra poblaciones que lu.n violado ellas mismas el
derecho internacional, pero e.ste motivo no podria ser invocado
aquí, [uiesto que la, pérdida de la Covadonga es el resultado de
operaciones regularmente practicadas eu las guerras.
Tomando, pues, en consideración que en los puntos señala­
dos existen propiedades neutrales considerables, llamamos
Vuestra atención sobre la necesidad de postergar nna medida
que solo ha sido, sin duda ,pre.scrita por el Gobierno cidleno en
vista de nna apreciación inexacta de los hechos. Estamos per­
suadidos de que mejor informado el Gabinete de Santiago, juz­
gará conveniente desistir de una re.solucion qne en las circuns­
tancias actuales no puede sino perjudicarle en la opinión i alejar­
las probabilidades de paz. La imstergaeion de algunos dias, le
bastará para consultar asu Gobierno, o ese ]ilazo seria., ademá.s,
indispeii.sable para qne las familias que liabilan eu Ghorrillos
puedan poner.se a salvo.
En todo caso, debemos hacer las reservas, las mas fonmde.s,
respecto a derechos de neutrales, sobre todo de los qne habitan
en Chorrillos, cuidad absolutamente sin tropa i de la cual nin­
gún ataque lia sido jaimis dirijido contra la escuadra bloqueadora. Si es, en efecto, imposible evitar que los neutrales .sufran
perjuicios a con.secueucia de operaciones regulares de la guer­
ra, el Gobierno chileno no podria declinar la re.spon.sabilidad
de pérdidas ocasionadas por ur. acto que no jiodemos sino con­
siderar contrario al derecho de jentes adoptado por las naciones
modernas.
Sírvase aceptar, Almirante, las seguridades de nuestra alta
consideración.
’v*
El Ministro de San Salvador, J. d e T. P i n t o . — Ministro de
la República Arjeutína, J o s é E. Uiiiuuau.—Mini.stro de Francia,
E . DE V o r g e s . — Ministro de Estados Unidos, J . P . C i í u i s t i a n cv. — Mini.stro de S M. B,, S p e n c e r S t . J h o n . — Ministro de
Alemania, V. G r a m a t z k i . — Ministro de Italia, G. ViviUNi.
— Encargado de Negocios del Brasil, J. H. DE ÁÍ e l l o A l v i n .
— Encargado de Negocios de E.spaña, E n r i q u e V a l l e s .
Al señor Contia-Almiraiite Oalvarino Riveroa, CoiiiuiidaiUe en Jefe de la e.seuadia eliileua.

NÚM.

1,120.— c o m a n d a n c i a

je n e r a l de l a e sc u a d r a .

Rada del Callao, Setiembre 22 de 1880.
Señor:
A las 9.30 A. M. de hoi he tenido el honor de recibir
la atent;i nota de V. E. i la colectiva qne .se lia servido dirijir­
me el Honorable Cuerpo Diplomático residente en Lima.
La premura del tiempo me impide entrar en algunas consi­
deraciones qne me ha snjerido la lectura del oficio del Honora­
ble Cuerpo Diplomático de Lima, i me limito, por lo tanto, a
acusar recibo de ella a V. E., agregando qne las precisas órde­
nes de mi Gobierno sobre los bombardeos de Chorrillos, Ancón
i Chancai, no me permiten diferir su ejecución, la cual tendrá
principio, a medio dia de. hoi, en Chorrillos.
Sin embargo, no puedo ménos que manifestar aquí a V. E.
que Chancai no debe ser considerado como plaza indefen.?a,
pues ha sabido deshacerse del Covadonga, buque que la bloquea­
ba, valiéndose para ello, .según la nota del Honorable Cuerpo
Diplomático, de una operai ion regnlanneni.e rasada en la guerra,
i Chorrlllo.s, a pesar de la aseveración dcl Honorable Cuerpo Di­
plomático, en la precitada nota, de qne no bni ahí soldados i
de donde ningún ataque ba sido dii-ijido a la escuadra bloqueadora, algunos tripulantes del crucero Amazonas, heiádos
a bala, no ha muchos dia.s en aquella rada, prueban elocuente­
mente lo contrario.
Elevaré a conocimiento de mi Gobierno, el contenido del ofi­
cio que tengo el honor de contestar.
A])i’Ovecho esta oportunidad para ofrecer a V . E. i a .sus ho­
norables colegas los sentimientos de distinguida consideraciou
con que soi cíe V. E. mui atento servidor.
G a l v a r i n o R iv e r o s .
Al señor Decano del Cuerpo DiplonaUico en Lima.

Mayoría de órdenes de la e.scnadra.— Bada del Callao, Se­
tiembre 24 de 1880.— Es copia conforme.— L. A. C a s t i l l o .

G U ER RA D EL PACÍFICO.

74

LXXXYÍI.

NÚM. 2 ^ 5 9 . — MINISTERIO DE GUERRA I MARINA.

Santiago, Setiembre 21 de 1880.

Suspensión rtcl bloqueo rtc Moliendo.
NÚM.

2,667.— MINISTEIIIO

DE GUERRA I MARINA.

Santiago, Setiembre 17 de 1880,
Por comunicación telegráfica, íie oidenarto a V. S. que sus­
penda el bloqueo dcl puerto de Moliendo, a fin de concentrar
nuestras naves, i limitarnos a mantener eficazmente el bloqueo
del Callao i el fie los puertos mas inmediatos a Lima para pri­
var a esta ciudad, en cuanto es posible, de recibir todo jénero
de recursos.
La cstciislon de 1.a costa peruana i el reducido número de
los buques que componen la escuadra, uo permiten .sostener simnltáueamciite el bloQueo de muchos puertos.
Eu la imposibilidad de cerrar al enemigo un gran número de
coinunicacione-s por el m ir, debernos pensar solo en hacer rigo­
roso el bloqueo de aquellos puertos mas vecinos a la capital
peruana i en cruzar con una nave adecuada la costa del Norte,
para impedir (]ue se introduzcan armas u otros elementos pro­
cedentes de Panamá.
Reitero, pues, a V. S. la órden de suspender el bloqueo de
Moliendo, como asimismo la indicación, otras veces recomenda­
da a V. S., de destinar un buque, tan pronto como sea posible,
a recorrer la referida costa doÍ Norte hasta Guayaquil o mas
allá, si V. S. lo juzg.a cotiA'eniente.
Dios guarde a V. S.
J osé F . V ero a r a .
Al señor Coniandnnte en Jefe de la escuadra.

LXXXYIIL
Defectos (le los proyectiles construidos en Valparaiso
para los cañones de la escnadra; fortificación de la
isla de San Lorenzo.
NÚM.

2,714.— MINISTERIO

Se han recibido en este Ministerio las comunicaciones de
V. S. fecha b del presente, signadas ¿on los números 1,054,
1,055 i 1,0.56.
Esta última, relativa a la mala calidad de los proyectiles
fabricados en Valparaiso para los cañones del nuevo sistema,
la he trascrito a la Intendencia Jeneral del Ejército i Armada
en Campaña, recomendándole que limite la fabricación a lo
estrictamente iiece.sario i pidiéndole al mismo tiempo los datos
convenientes para encargar a Inglaterra el número de proyec­
tiles que .se estime oportuno.
Con referencia a la fortificación de la isla de San Lorenzo,
cuya idea no rechazó cu absoluto este Ministerio, be dispuesto
el envió de tres cañones de a 70 del nuevo tipo Armstrong
para montarlos en la forma que V S. juzgue ra.ss conveniente.
Cuando V. S. insinuó el pensamiento de artillar la referida isla,
se trataba de m.andar grande? cañones Krupp para defensa de
costas, que babian venido de Europa; pero, tomados los datos
qne era menester acerca de la operación de montarlos, apareció
que aquella era dificultosa en estremo, ,si no imposible de
realizar dentro de un término útil par.a las operaciones de la
guerra. Por esta causa, fuera de otros motivos, no .se creía,
oportuno acojer la idea de fortificar la isla; mas, con la llegada
del vapor Barnard Castle, verific<ada rccientenieute, hemos po­
dido disponer de algunos cañones de largo a,lcance, que será
posible montar en un tiempo relativamente corto.
El teniente 1. ° don Ramón Serrano Montaner va encar­
gado de llevar los elementos para la colocación de dichas pie­
zas i de proceder a montarla,? si V. S. no juzga mas conveniente
comisionar con tal propó,sito a otro oficial.
Para el servicio de es.as piezas, se mandará nuevamente una
compañía del llejiiniento de Artillería de Marina, ya que
V. S. hizo regresar la que fué enviada anteriormente.
DÍO.S guarde a V. S.
J osé. F. V e rg au a ,
ai

señor Comandante en Jefe ele la escuadra.

DE GUERRA I MARINA.
NÚM.

2,846— MINISTERIO

DE GUERRA I MARINA.

Santiago, Setiembre 22 de 1880,
El Comandante cu Jefe de la escuadra, cou fecha 5 del pre­
sente, me dice lo que sigue:
"Tanto en el Angamos como en la Pilcomayo i Blanco Enca­
lada, toda vez que han sido usados los proyectiles construidos
en Vaparaiso para los cañones fiel nuevo sistema, los resulta­
dos obtenidos han dejado mucho que desear en el alcance i
dirección.
” E1 platillo destinado a dar movimiento jiratorio al proyectil,
se desprende a pocos metros de la boca del cañón, debido, en
gran parte, a la mala aleación.
” La mala rlircccion qne se obtiene con ellos, acusa poca homojeneidad en el peso i densidad de la masa, cualidades éstas
mni difícil de obtener en el país por la falta do elementos i de
instrumentos para cerciorarse si el metol está igualmente dis­
tribuido alrededor del eje del proyectil.
"Estos defectos hacen perder todas las ventajas a los nuevos
cañones, pues disminuido su alcance i su trayectoria con mala
dirección, qned.au inferiores a los antiguos.
"Estas consideraciones me mueven a indicar a V. S. que seria
mas conveniente enc.argar proyectiles a Europa, i miéntras lle­
gan aquéllos, .se podriau fabricar en el país el número estricta­
mente necesario i conforme lo fueran demandando las exijen­
cias del servicio.”
Lo que trascribo a V. S., a fin de que, atendiendo a las indi­
caciones del Jefe de la escuadra, .se limite la construcción de
proyectiles para los nuevos cañones, a la que sea estrictamen­
te necesaria para el servicio.
Además, esa Intendencia Jeneral propondrá a este Ministe­
rio el número i cl.ase fie proyectiles para los cañones del nue­
vo sistema que sea menester pedir a Inglaterra, atendida la
existencia que haya fie ellos en los buques i almacene,s.
Dios guarde a V. S.
\
J osé F . V e b g a r a .
Al señor Intendente Jeneral dcl Ejército i Armada.

Por el vapor Barnard Castle, remito a esc puerto tres piezas
Armstrong de 70 libras, de cargar por la culata, con sns monta­
jes, esplanada.s i útiles para construcción de plataformas i pa­
rapeto.?, destinado todo a la construcción de una batería en la
isla de San Tanenzo.
El teniente Serra,no va a cargo de este material i con él van
operario,? destinados a este trabajo, A solicitud Suya, ,se ha
di,spuesto que en el Banard Castle se embarque mía compañía
de Artillería de Marina, destinada a ayudar eu la Construc­
ción de la batería i a su custodia i servicio.
Aunque no he creido mui eficaz la construcción de esta ba.tería, dada la cla-se de cañones fie que podemos disponer, he
dispue.sto el envió de este material, dejando al juicio de V. S.
apreciar la conveniencia de esta obra.
Si V. S. creyere conveniente, no llevarla a cabo, V. S. dis­
pondrá queden los cañones i demás material a bordo para
disponer posteriormente cl inso a que deban destinarse.
Dios guarde a V. S.
M. G a r c í a d e l a H u e r t a .
Al señor Comandaule en Jefe de la escuadra.

LXXXIX.
Ferrocarril de lio a Moqucgaa.
Uo, Octubre 9 de 1880.
El feiToca,iTÍl de lio a Moquegua, de propiedad del Gobierno
dcl Perú, ha sido una linca militer qne le ha .servido parala
moviliz,ación de sns tropas i ]iara el acarreo de immiciones, ví­
veres i pertrechos de gnerra. Hemos podido, por lo tanto, .apo­
derarnos de él con lejítimo derecho i podemos inutilizarlo para
qne, en las futuras operacione.s militare.?, carezca el enemigo de
la fácil movilidr.d qne e.ste ferrocarril le proporciona.

75

DOCUMENTOS INÉDITOS.

Por otra parte, se han mandado hacer i están hechos ya los
planos i prcíiiimcstos para la constrnccion, en el departamento
de Tarapacá, de una línea qne nna los ferrocarriles de Iqniqne
i de Pi.sagua, i es mui posible ipie pró.xi mamen te so resuelva
construir en el mismo departamento algim i otra línea férrea
que complete los elementos de defensa con que necesitamos
flotar a aiiael territorio para la seguridad del ejército que lo
ocupa.
Así, pues, couvendria ninclvo utilizar en esas líneas férreas
los útiles qne aquí pudiéramos quitar al eiieinigo,fi, con ese mo­
tivo, me dirijo a V. S. para qne se sirva adoptar las providen­
cias que juzgue oportunas para la realización de esta idea.
Como este trabajo no podria hacerse con la tropa, me per­
mito indicar a V. S. la conveniencia de encomendarlo a una
persona intclijente, qne bnsearia los empleados aprovechados
])ara llevarlo a cabo en la parte relativa a maestranza i matelial rodante de ferrocarril.
Esta podria ser el actual jefe de la maestianza de este fer­
rocarril, a quien se ofreceria, como remuneración de este tra­
bajo estraordinario, nna gratificación proporcionada a los valo­
res que por su medio pudiéramos aprovechar.
Í j o qne, por de pronto, podria liacevse, seria desarmar, emba­
lar i embarcar en los trasportes del Estado aquellas mácjninas
de la maestranza que no se utilizan en el seivicio actual, para
trasladarlas a Iquique o Pisagua, debiendo el coiiii.siouado cor­
rer cou todo el trabajo hasta dejarlas a bordo.
Sírvase V. S. coinunicanne lo que resuelva s o b r e el particu­
lar, para adoptar o p o r U iu a m e n t o las providencias necesarias
para el trasporte de los o b j e t o s mencionados, nna vez cpie se
hallen preparados para su embarque.
Dios guarde a V. S.
11.

las rondas, pues los peruanos salen en sus lauchas i no es po­
sible e.sponer las lanchas-torpedos.
"Supongo muchas bajas ea el enemigo, porque tenia mucha
jente i el fuego de fusilería ei'a viv(.simo de tierra como de las
lanchas.
"Y o desearla se me enviase el Angamos, para cañonearlos
diaviameiite; Jo que uo quiero hacer con el Huáscar, porque
puede uua bala herirlo i es necesario reservarlo para mejor
oportunidad, i sus cañones no pueden elevarse tanto como el
del Angamos, miéntras que é.ste puede tirarles impuueiueute.
Además, el cañonear la Dársena diariamente es mui oportuno.
La Union está li.sta para salir, tiene muchos torpedos en sn
costado i cubierta, i nna granada que logre tocarlos, le causará
daños de comsideracion; envíele V. S., pues, sefior Almirante, en
la seguridad que con ello ].iresta un verdadero servicio, porque
si la Union logra .salir, la alarma que producirá en Chile tra.stoiTiará todos los planes de movilización del ejércitii. Bombar­
deando diariamente con el Angamos, si no logramos dañarla, al
ménos los pieociiparemos para que no piensen en salir.
"N o f.nigo tiempo para piasar nota uíicial; pero e.-té Y. S.
seguro
el honor de la bandera ha quedado bien puesto.
"L os nuevos cañones de los peruanos jiasaban los buques neu­
trales; muchas granadas reventaban s ibre ellos; ignoro s¡ han
tenido desgracias, pero me lo temo, pues a la vela i remol­
cados por íanclias, cambiaban durante el cañoneo, del fondea­
dero antiguo por otro mas afuera.”
Lo que trascribo a V. S. para su conocimiento.
Dios guarde a V. S.
G a l v a r in o R iv e r o s .
A! señor Ministro de Guerra i Marina.

S o 'i’OMAYOU.

LXLI.

Al señor Jeoüral eu Jefe del ejército de operaciones dcl Norte.

LXL
liiu¡»oi‘í.iiiitcs detalles sebee el eombate de laiicliastoryedos eu el L'allae, <5 de Djeieiiihre de

Nueva csycdieiou i estadía ea Panamá para capturar
elemeiiius de guerra; partes uíieiales del 4'oinaudaiitc
del “ Amazoua.s’’ i Góiisul Jeneral de .Chile eu Co­
lom bia.
NÚM.

NÚM.

1,489.— COMANDANCIA

1,193.— c o m a n d a n c i a

JENEUAL

D E L A ESCUADRA.

JENEHAL DE LA ESCUADRA.

Bada del Callao, Octubre 5 de ISSO.
A rica, Diciemhre 11 de ISSO.
Señor Ministro:
El señor comandaute de la corbeta Chacabuco, jefe de la
división bloqueadora dcl Callao, en carta particular de fecha 6
del corriente, me dice lo que copio:
“ Esta mañana, al amanecer, al retirar.se de sn crucero las lan­
chas-torpedos, fueron atacadas por nna escuadrilla de lanchas
peruanas, armadas de cañón; el fuego fué contestado por las
nuestras con ametralladoras. - Inmediatamente fué seguido por
todos los fuertes.
"Con los buques fui en socorro de las lanchas, i el Huáscar,
con sns cañones de largo alcance, lo contestó. Los tiros de al­
gunos, cañones peruanos pasaban nuestra línea, i cuando ya
nos retirábamos, una bala de cañón tocó a la Fresia. Todos
los esfuerzos se concretaron a salvarla, pero solo lo consegui­
mos eu parte; al llegar al fondeadero, colgada del Toro, se
rompieron las amarras i se fué a pique, afortunadamente en
diez brazas de agua. Iimiediatameiite be procedido a estrobarla, i espero, mañana, si no tengo de.sgracia, ponerla a lióte
i repararla como mejor pueda. Puede contar con que no omi­
tiré trabajo por salvarla; no ab:uidono el trabajo i en este mo­
mento, 4. P. M., he venido a escribirle é.sta esperando poderla
mandar en nn vapor que se avista por el Norte.
” La falta de un buzo mas, pues solo hai niio, me contraria
muclio; si hai algún buque en ésa que tenga, le agradeceré me
lo mande a la mayor brevedad.
'Tiernos tenido la desgracia de per.ler al aspirante de este
buque don Juan A . Morél, herido de bala de fusil; un fogo­
nero por nna bala de cañón i dos heridos leves, todos de la
Fresia. Además hemos perdido al mecánico de la Fresia, que
bajó a la máquina en momentos que la lancha se hundia.
"Nece.sito me mande el Gaviota para armarlo con cañón para

Señor Miuistro:
Participo a V. S. qne, con fecha 3 del corriente, he despa­
chado al buque Amazopias en busca de la divi.-áon chilena (pie
ejerce ho.stil idados en la costa Norte del Perú, i nna vez alcan­
zada, se ponga al habla .su comandante con el capitau de navio
señor Patricio Lynch, a lin deque este jefe envie a Guayaquil,
primero, i despnes a Panamá, a una de las corbetas que coiivoyaii lp.s trasportes a sus óvdeiie.s, para que en dichos puertos,
el comandante del buque designado, coiiteiencie con nuestros
respectivos cónsides i obre de acuerdo con ellos en todo loque
concierne a la captura do elementos de guerra que puedan ser
despachados desde las costas de Colombia con destino al Perú.
Dado caso que el Amazonas no se encuentre con nuestra di­
visión, seguirá este buque a desempeñar la susodicha co­
misión.
Debo también prevenir a V. S. que, no siéndome posible fijar
un término fatal pava el regreso del buque qne se marcha, re­
cordando para ello las varias circunstancias que pueden pro­
longar su ausencia por tiempo indeterminado, he dejado a dis­
creción del jefe de la espedicion (pie él ini.smo fije la época de
su reintegro a la escuadra, .siempre que de Chile no se le
llame por telégrafo, recomendándole, sin embargo, cpie siempre
deberá tener pre.sente cuánto imporla el que el buque a sus
órdenes se encuentre pronto por acá, en donde son tan nece­
.sarios sus servicios.
Dios guarde a V. S.
J. J.
Al señor Ministro de Guerra i Marina.

L a to rre .

76

G U ER RA D EL PACÍFICO.

NÚM.

1,488.— COMANDANCIA

JENERAL DE L A ESCUADRA.

A rica , Diciembre 11 de 18S0.
Señor Ministro:
El señor Cónsul Jeueial de Chile en Colombia, con fecha 20
de Octubre, me dice lo qne signe:
"Pongo en conocimiento de V. S. que desde el 17 del actual
se encuentra en estas aguas el crucero chileno Amazonas, des­
pachado por V. S hasta este puerto en comisión del servicio,
relacionado con los grandes contrabandos de guerra que de
aquí salen frecuentemente para el Perú.
” E1 Amazonas ha llegado mui a tiempo por que estaba pre­
parado para salir esta semana cou destino al Perú un bttque
colombiano, llevando corno 150 toneladas de artículos de guer­
ra, i además estaban alistándose otros con el mismo objeto.
” Ho¡, la situación páralos ajentes peruanos ha cambiado
completamente de aspecto con la llegada del Amazonas, que­
dando paralizados los activos trabajos para el envió al Perú de
la gran cantidad de armas que tienen aquí aglomeradas i que
hacen una carga, mas o ménos, de 1,000 toneladas.
_ "M ucho agradezco a V. S. la solícita atención que se ha ser­
vido prestar a mis peticiones frecuentes para el envió de una
nave de guerra a estas aguas, único modo de hacer re.spetar
aquí los derechos de Chile ante los escandalosos abusos reali­
zados con tanta frecuencia, en abierto detrimento de la neu­
tralidad que Colombia nos ha debido i que no ha querido res­
petar.
"El señor comandante del Amazonas me ha manifestado que
su permanencia eu estas aguas será, mas o méuos, de 20 dias,
según las instrucciones que le han sido dadas por V. S. Con
una estación de tan corto tiempo, mui poco se logrará en el
sentido con que el Amazonas lia sido mandado aquí, puesto
que una vez de regreso, la remesa de armas para el Perú con­
tinuará en grande escala i cpn mayor actividad para resarcir­
se de los atrasos (]ue el Amazonas ocasiona.
"En atención a estas consideraciones, me permitirla solicitar
de V. S. que se prolongue el tiempo de la estación de e.se cru­
cero en estas aguas, hasta que pueda ser relevado por otra na­
ve o .sus servicios puedan ser innecesarios, bien en caso de una
suspensión de hostilidades que conduzca con seguridad a la
paz, o bien por la ocupación de Lima u otra circunstancia que
no sea para Ciiile de importancia respecto a la salida de ar­
tículos bélicos para el Perú.
_ "Miéntras tanto, presto al Amazonas las atenciones necesa­
rias en todo sentido."
Lo que trascribo a V. S. para su conocimiento.
Dios guarde a V. S.
G a l v a r in o R iv e r o s .
Al sefior Ministro ele Guerra i Marina,

NÚM.

1,525.— COMANDANCIA

JENERAL DE LA ESCUADRA.

En la mar. Diciembre 19 de 1S80.
Señor Ministro:
El comandaute del crucero Amazonas, desde Panamá i con
feclia 30 de Octubre último, me dice lo siguiente;
“ Tengo el honor de comunicar a V. S. mi arribo a este puer­
to el 17 del corriente.
"H e conferenciado con el señor Cónsul .Jeneral, con quien he
convenido quedarme en estas aguas miéntras se me releva por
otro de los buques de la escuadra, o bien el tiempo que los ví­
veres me lo permitan.
" A mi llegada, los ajente.s peruano.? han internado por ferro­
carril a Colon i a nna de las estaciones de la línea Matachin,
una gran cantidad de armas; la presencia del buque lia contri­
buido en mucho para desbaratar sus planes i hacer nuevas re­
mesas.
"En mi comunicación anterior a V. S., desde Guayaquil, le
anunciaba la compra del vapor Independencia por los ajentes
peruanos; mas las averiguaciones que he practicado, me lian
convencido que ha sido una venta privada, conservando el bu­
que su bandera colombiana i .sus papeles en forma.
"Desde hace algunos dias ántes de mi llegada, permanece
fondeado en el puerto i listo para salir, aunque lia cii-culado la
noticia de que su máquina estaba descompuesta.

"H ai, además, varios buques: los pailebots Ricauter i Ven­
cedora, comodoro A n ita i listrella i una goleta de velacho
Manabita, de 150 toneladas, los que esperan una oportunidad
para cargar i hacerse a la mar.
"Con uno de los empleados de este buque se celebfa un con­
trato para que entregue el cargamento al que suscribe en un
puerto convenido del Litoral; i abrigo esperanzas dé buen éxito.
En todo caso, tengo la íntima, seguridad de que si no se obtie­
ne algun resultado positivo, en cambio no saldrá ningún ele­
mento de guerra, cortándole todo recurso al enemigo. _
"Tengo datos positivos i fehacientes que el Gobierno del
Perú lia mandado en comisión al capitán Cro.ss, con comunica­
ciones para el Cónsul Larrañaga, en que se le pide que le remi­
ta cuanto ántes, i por todos los medios a su alcance, cuantas
armas le sea posible.
"En unión con el señor Cónsul, practico cuantas averiguacio­
nes son posibles. No se pierde oportunidad para hacer eficaz i
llevar a buen término mi comisión.
"H e tenido un denuncio de armas en una de las islas del
golfo de Panamá, i al efecto he celebrado un contrato con los
interesados; pienso dejar este puerto esta tarde, haciendo ántes
aguada en Taboga. Mi ausencia será de seis a ocho dias, tiem­
po que considero suficiente para efectuar este reconocimiento,
sin que por eso puedan, a mi juicio, salir armas de aquí, pue.s,
se ha circulado de antemano la noticia de que el buque de mi
mando permanecería indefinidamente en estas agua.s.
” S. E., el Presidente de esta República, señor Nuñez, ha per­
manecido varios dias en este puerto, i me es grato aminciar a
V. S. que dicho majistrado se ha espresado en términos favo­
rables para Chile, de.sentendiéndose a la vez de ciertas recla­
maciones del señor Larrañaga, Cónsul .Jeneral del Perú en Pa­
namá, al Gobierno de e.ste Estado. Los puntos principales de
su queja consistian en hacer presente i exijir la salida inme­
diata del Atnazonas, i segundo que se me impidiera tomar ví­
veres frescos. S. E. parece ha hecho contestar con un “ no lia
lugar” i teniendo en cuenta, según he sido informado por el
señor Cónsul Jeneral de Chile, la estadía i violación de la neu­
tralidad del Oroya, que cargó armamento i permaneció fondea­
do cinco dias en este puerto, como a.simismo el Talismán,
Chalaco i Limeña. El Rimac, que hizo otro tanl;o en Guarachiné, trasbordando 200 toneladas de lahaxca Atalmalpa.
"Temiendo se entablase algún reclamo por nd estadía, me he
alejado del puerto diariamente, permaneciendo siempre sobre
vapor, fuera de las aguas neutrale.s, por espacio de doce horas,
quedando botes de ronda en el puerto durante mi ausencia, en
la noche, de.spachados por el consulado i servidos por la colonia
chilena con una abnegación i cuidado dignos de todo elojio.
"D e las lanchas torpedos no se sabe mas qne una de ellas
estaba armada en New York i otra en conclusión; segnn co­
municaciones de la Legación chilena, debian ser remitidas a
Colon i luego, por ferrocarril, a Pauamá. Hasta ahora no han
llegado; pero es de temer aparezcan de un dia a otro en
Colon.
" A mi regre.so, pienso surtirme del carbón necesario para lle­
gar, en un caso dado, hasta el Callao i estar listo para empren­
der una espedicion en caso nece.sario.
” A la tripulación se lia suministrado vívere.s frescos diaria­
mente, hasta hoi, jior razón de haberse declarado a nuestra lle­
gada, con el cambio de temperatura, algunos casos de fiebre,
los que felizmente han desaparecido por completo.
"M e he visto en Ja imprescindible necesidad de comprar un
poco de lona para toldos de bote, los que aunque fueron solici­
tados i mandados construir en el departamento, no permitió la
brevedad del tiempo traerlos a bordo.
"En este momento, el señor Cónsul Jeneral de Chile recibe
una comunicación de Colon, annciándosele qne acaba de llegar
a e.se puerto una gran cantidad de elementos de guerra proce­
dentes de Estados Unidos, i otra no pequeña por uno de los
vapores franceses procedentes de Europa; todas estas mercade­
rías vienen rotuladas cou destino a Guayaquil. Los peruanos
han hecho salir de aquí, sirviéndose de este ardid, algunos
cargamentos de armas con el objeto de burlar así las reclama­
ciones oficiales.
"Con estas nuevas remesas de armas, se puede calcular, con
mediana exactitud, que alcanzará como a 1,500 toneladas la car­
ga que de ellas tiene aquí aglomeradas el Perú.
"E l 21 del corriente, el señor Cónsul comunicó al Gobierno,
por un telegrama dirijido a nuestra Legación en Paris, que el
Amazonas habia llegado el 17 del actual. Este telegrama fué

D OCU M EN TO S. INÉDITOS.

enviado en carta a Jamaica para ser trasmitido desde ahí, por
estar cortado el cable entre Colon i dicha isla, razón por la
cnal notará V. S. algun retardo en este aviso i en los que pue­
da lecibir posteriormente.
"N o estrañe V. S. la forma en que va la presente, pues me
obligo hacerlo así, para el caso de qne un estr¡ivío )medii oca­
sionar sospecha alguna; todo esto lo motiva las dilicultade.s
que se presentan para que una comunicación pueda llegar con
seguridad a su destino.
"La presente será remitida, como asimismo las subsiguien­
tes, al Cónsul de Guayaquil, el que, a su vez, las remitirá a
Arica,— Dios guarde a V. S.— M. A . R iofrío."
Lo que trascribo a V. S. para.su conocimiento.
Dios guarde a V. S.
G a l v a r in o

R iv e r o s .

Al señor Ministro de Guerra i Marina.

NÚM.

1,559— GOMAND.VNCl.a

JENERAL DE L.A ESOUAÜllA.

Santa Alaría, Diciembre 26 de ISSO.
Señor Ministro;
El comandante del crucero Amazonas, con fecha 19 del cor­
riente, eu nota número 97, me dice lo qne sigue;
“ Tengo el honor de dar cuenta a V. S. de los incidentes del
viaje de e,ste buque a Panamá, ordenado por el señor Coman­
dante eu Jefe eutónce.s de la escuadra, capitau de navio, se­
ñor Juan José Latorre.
"Cumpliendo coa las instrucciones, zarpé de esta rada eu la
noche del dia 3 de Octubre próximo pasado i no habiéndome
sido posible comunicar coa la Pilcomayo .sin retardar mi viaje
por algunas horas, seguí al Norte, tocando eu todas las caletas
i puerto.s de la costa hasta Eten, donde encontré la espedicion
al mando del capitau de navio don Patricio Lynch.
"Tan pronto como fué posible, comuniqué con dicho señor i
recibí instrucciones de él para continuar mi viaje a Guayaquil
i ponerme al habla con el señor Cónsul Jeneral de Chile dou
W . Higgins, para, de acuerdo cou él, determinar sobre la con­
veniencia lie seguir o no mi viaje a Panamá. Habiendo resuel­
to, deconuiu acuerdo (seguu las instnicijioues prindlivas de
esa Oomandaiicia en Jefe), cuntinuar el viaje a Panamá, efec­
tuando mi salida, del rio el dia 13 de üotubre del presente año,
dirijiéüdoine a Panamá, donde largué el ancla el 17 del mismo
mes.
"Espese al señor Cónsul Jeneral de Chile, en aqnel puerto,
don Ramón Rivera Jofré, el objeto de mi viaje i se resolvió
avisar por telégrafo al Gobierno de Ii, determinación tomada,
tal fué que el buque de mi mundo permaneciese indeñnidamente en aquellas agmas, por convenir a las circiinscancias, i miéiitra.s V. tí. o el Supremo Gobierno resolviesen lo conveniente,
habiendo, de mi parte, dado a V. S. cuenta de aquella deter­
minación por oficio de 20 de Octubre i habiéndolo hecho el
señor Rivera Jofré, al mismo tiempo i del mismo modo, al Su­
premo Gobierno i a V. tí.
"D e los detalles del viaje, he e.stado comunicando oportuna­
mente a la Comandancia en Jefe por diverso.s conductos, i uo
dudo que V. S. estará orientado, por ello.s, de mis procedimien­
tos ha.sta el 27 de Noviembre clel año en curso, fecha de mi
última comunicación en la que doi, además, cuenta a V. tí. de
mi viaje de reconocimiento a las islas de Coeo.s. De este viaje
se obtuvo el convencimiento de ser completamente inexacta la
suposición de haber allí una existencia de artícido.s de guerra,
como asimismo lo de que se amnibau buques penumos; de to,do lo cual se hablaba con alguna insistencia.
"Durante mi estadía en Panamá, la misión del buqne se re­
dujo, con su presencia i vijilancia, a impedir con mucha eficacia
el embarque de armas para el Perú. Guando llegué, se prepara­
ba el embarque de grandes cargamentos a bordo de la Aíanabita, Aíary i otros; pero quedaron entorpecidos i fueron las
armas retiradas a Matachin i otros pantos del interior.
"Con tal motivo, los ajentes peruanos i las autoridades, que
favorecen de un modo mui marcado las maquinaciones de nues­
tros enemigos, no han perdonado medios, valiéndo.se de inven­
ciones i acusaciones públicas i antojadizas para intentar el
alejamiento del buque de esas aguas.
” A propósito i entre otras co.sas en este sentido, el Cónsul
Jeneral del Perú, entabló oficialmente nna reclamación, a fin
do que se le negara al buque los víveres i aguada necesarios i

77

esta preten.sion fué denegada por el señor Presidente de la Re­
pública, que se encontralia accidentalmente en el Estado.
"Para conseguir combustible, del qne tomé 200 toneladas, no
ha habido pocas diticnltades, viéndome preci.sado a pagar por
él nn precio exorbitante, agregando a la vez que, debido a las
influencias del Cónsul Jeneral, se ha evitado que é.stas i otras
dificultades hubiesen sido mucho mayore.s. En uua ¡lalabia, se
me ha hostilizado por todos los medios posibles i se ba puesto
todo jénero de cortapizas para obtener lo.s esca,sos recursos que
ha habido que tomar en esa plaza, contribuyendo eu ello, no
directamente las autoridades, pero sí, favoreciendo los planes
i manejos de nuestros enemigos.
"Con fecha 27 de Noviembre del año en curso, recibí, por
escrito, avi.30 del señor Cónsul Jeneral de Chile de qne el qne
suscribe era objeto de una acn.sacion judicial de compulsión i
robo, suponiéndose baber estr¡iido por la fuerza a dos indivi­
duos de Panamá en el viaje anterior, apareciendo como acusa­
dor un comerciante, don Constantino Arosemena, ájente del
Perú eu lo,s embarque.s de .sns elementos de gnerra.
"Los individuos en cuestión, no eran otros que lo.s c[ue vi­
nieron conmigo de Panamá cuando salí eu persecución de la
goleta Estrella: Domingo Cuevas Vasquez i Jo.sé Núñez, los
cuales habian celebrado al efecto un contrato con motivo del
denuncio. A cada uno de esos individuos, como V. tí. recorda­
rá, se abonó, al tenor de sns contratos, cien pesos {$ ICO) en
plata, i además sus pasajes de regre.so les fné proporcionado
por las autoridades de Arica, cumpliéndo.se de e.se modo los
compromisos contraídos con ello.s. Ahora aparece que al llegar
a Panamá fueron sobornados para declarar lo contrario de lo
ocurrido, como V. S. se-orientará por la copia autorizada del
juicio que al efecto se sigue, i por el cual se pide, por Arose­
mena, una indeinuizacion de cinco mil pesos (S 5,000),uo tenien-'*
do ese individuo nada qne ver en el asunto en cue.stion i .solo
toma la causa como una esplotaciou de poco decoroso mer­
cantilismo.
"Tan pronto como dichos individuos, Cuevas i Nuñez, hu­
bieron declarado según los deseo.s del comerciante Arosemena,
los han liecho desaparecer de Panamá.
"E l señor Cónsid Jeneral de Chile e.scribió a nuestro Minis­
tro en aquella capital, señor don Francisco Valdés Vergara, pa­
ra que interviniera ante la Corte Suprema Federal o de otro
modo, en caso de ser nece.SiUÍo, acerca de ese juicio.
"Siendo indispensable ligare en él, como jiieza importante,
uno de los contratos oi-ijinalcs en qne se acredite con las firmas
de ámbos el recibo del dinoi-o como asimismo la cancelación del
contrato, mego a V. S., mni encarecidamente, se sirva remitir,
eu la primera oportunidad, al Vice-Cónsul de Chile en Panamá,
dou Ramón Arias Feraivb o bien copia autorizada de dicho do­
cumento, firmada por 'piMinistro o algún Cónsul Colombiano
en Chile, o uno de los orij¡¡¡ale.s.
"Esta copia del juicio pomirá a V. S. al corriente de las ar­
bitrariedades i manejos poco dignos de las autoridades del Pis­
tado Soberano de Panamá, enemigos decididos de la cainsa do
Chile.
"Lamento tener que decir a V. tí. que durante mi estadía en
agnas panameñas rae he vi,sto pi-eci.*^''do a observar las mismas
precauciones que en el bloqueo del Édlao, debida a las conti­
nuas noticias que he tenido, de que"‘^)(V‘"^taba de aplicar torpe­
do al buque.
"En la mañana del próximo pasado, supe que el Cónsul
habia recibido, a última hora el dia anterior, uu parte en que
se le decia que no demorara al bnque de mi mando en Pauamá.
Despnes de conseguir, con no pocos esfuerzos, aprovisionarlo
de carbón, logré zarpar de aquel puerto, el 30 del mismo mes,
en la noche, a las 4.40 P. M.
"A quí debo manifestar a V. tí. que a mi .salida de Panamá,
quedaban en aqnel istmo, grandes acopios de materiales de
guerra para el Perú, esperándose la salida del Amazo?ias para
embarcarlos.
"D e Panamá conduje a bordo al señor Ministro Plenipoten­
ciario en el Ecuador, don Joaquiu Godoi i su secretario señor
B. Millau, como asimismo al señor Cónsul Jeneral de Chile en
Panamá, don Ramón Rivera Jofré i su secretario, ámbos en via­
je a Chile.
"Por pedido del señor Cónsul, vinieron a bordo con el objeto
de repatriarse, el capitán de bnque mercante don Juan Castariett, chileno, i nueve compatriotas mas, jente de trabajo.
"Adjunto, tengo el honor de acompañar a V. tí. copia autori­
zada dol proce.so de que he dado cuenta i qne me ha sido pro­

78

G U ER RA DEL PACÍFICO.

porcionarlo por el Cónsul .leneral de Panamá, como asimismo
copia de la última comunicación de esa oficina i de mi contes­
tación.
” Me permito llamar, mni pa.rfcicnlannente, la atención de
V. S. sobre lo.s estragos qne la fiebre amarilla está haciendo en
Guayaquil, a propósito de su propagación hácia cl Sur i la inlluencia qne podria tener en las operacione.s que el país empren­
de al Norte de la costa peruana i .sobre todo en la próxima es­
pedicion a Lima. El Cónsul .Jeneral de Chile en Guayaquil se
propone informar periódicamente a V. S. sobre el estado sani­
tario del lugar de su residencia i acaso haya ya principiado a
envinr a V. S. estos dato.s.
"Zarpé dei Callao en la tarde del 6 del corriente con instruc­
ciones del comandante de Ja División blorpieadora, de pedir ór­
denes al señor .Jeneral del ejército de Chile en este puerto, lo
que efectué fondeando al dia siguiente alas 9.30 A. M.
"El señor .Jeneral tuvo a bien despacharme, .sin pérdida de
tiempo, para Arica, a cuyo puerto recalé el dia 10. Destinado
ese mismo dia para Iquique, fondeé en él al dia siguiente en la
mañana, ocupándome, durante las 48 horas de mi permanencia
en ese puerto, en el aprovisionamiento de carbón, del que
tomé 700 toneladas. Dejé ese puerto el 13, a las 3.30 P. M.,
conduciendo parte de una compañía de Carabineros de Maipú
i 25 hotnbres del Rengo, para Pisagua; lo qne efectué esa mis­
ma noche, embarcando el reate de la compañía para Arica,
efectuando mi salida a las 9 A. M. del 14, saliendo el 15, a las
9.30 P. M., para ¡incorporarme <al convoi, con la fragata JVdhdm a remolque.
"En Arica embarqué el Batallón del Artillería de Naval i
tropa qne se destinó.
"Se recibieron 350 toneladas agua i se entregó 60 de carbón
al Paquete de Maulé.
” He fondeado en este puerto, anoche a las 10 P. M.
” E1 e,stado .sanitario de la tripnlacion, nada ha dejado que
desear, habiéndosele proporcionado víveres frescos cada vez
qne se ha creido oportuno ]ior lo.s facultativos.
"Tengo el Imnov de adjuntar a V. S. los estados de fuerzas i
copia autorizada del proce.so a que me he referido.
"Espero que mis manejos en esta penosa espedicion merez­
can la a.probacion de V. S.”
Lo que trascribo a V. S. para su conocimiento, con inclusión
de las copias de que trata la nota preinserta i previniéndole a
V. S. que la conducta del comandante del Amazonas no ba
dejado nada que desear.
Dios guarde a V. S.
G alv arin o R iveros .
A l señor Ministro tle Guerra i Marina.

LXLIL
Nota del Coniandniiitc del “ Aiigaiiios" al Jefe de la
c-scuadra, indicando cl mal e.stad« dcl cañón de largo
alcasicc de Lci dotación de su Imquc.
NÚM.

1,196.— COMANDANCIA
.U

JENERAL

DE L A ESCUADRA.

Ja del Callao, Octubre 6 de ISSO.
Señor Mini.stro:
El señor comandante del crucero Angamos, cou fecha de
ayer, roe dice lo qne sigue:
“ Con el objeto de qne V. S. tenga conocimiento del estado
del cañón de ocho pulgadas, de retrocarga, de este buque, ten­
go el honor de pasar a e.sponerle:
” De.?pues del último bombardeo efectuado sobre e.sta plaza
por el buque de mi mando, las impresiones tomadas del inte­
rior del ánima, mostraron en la parte superior de la recámara,
por delante i detrás del taladro del oído, escoriaciones alonga­
das de 0,02 a 0,04 de pulgadas de profundidad. El delegado
de la casa de Armstrong, Mr. Slater, en vista de estas escoria­
ciones, opinó que’podrian hacerse, aun en el prc.sente estado del
cañón, ocho disparos, pero recomendó que de.spues de ellos se
agranda.ra cónicamente el estvemo inferior del taladro del oído,
para hacer desaparecer la parte mas profunda de las grietas
i emplear allí nn trozo de cobre introducido por debajo i com­
primido liácia arriba, i auu esplicó, al inspector de máquinas
en campaña, la manera de hacer la alteración. Si no hubiese
necesidad urjente de disparar, parece que lo mas natural seria
emprender la reparación en primera oportunidad, pues cuando

•aquella se haga sentir, es probable que no se sati.sfaga con ocho
disparos.
"Talvez el trabajo se pueda i convenga hacerlo con los re­
cursos de la. escuadra, o, eu ca.so contrario, ha.bria qne aguarr
dar a que el servicio o el estado de los fondos dcl buque exijan
su ida al Sur para emprenderlo en el departa.meuto.
"Tengo el honor de acompañar a V. S., para sn mejor infor­
mación, una impresión délas grietas en su estado actual.”
A l trascribirá V. S., para .su conocimiento i demás fines, la
citada nota, me permite, por mi parte, manifestar a V.,S. que
el trabajo que se necesita hacer eu el ánima del precitado ca­
ñón lo conceptúo una operación en estremo delicada, qne deberá _ ¡
efectuarse por trabajadores diestros i que dispongan dél tiem­
po necesario para efectuarlo en corto término i dé una'manera
completa, facilidades con que, a pesar de lo que espresa el co­
mandante, no creo que podamos contar a bordo, a donde el
servicio de injenieros se encuentra nmi recargado i por lo mis­
mo no siempre s e ‘ puede contar con maestranza estraordinaria.
Esto sentado, no tengo otra cosa que esponer a V. S. sino
que, en opinion del que suscribe, el Angamos conviene que
regrese al Sur, i en Iquique ejecutarla recorrida que necesita
el oído del cañoii que constituye su armamento.
Incluyo eu la presente la impresión a que se refiere la nota
preinserta.
Dios guarde a V. S.
.J. J. L a t o r r e .
AI señor ministro de Gnerra i Marin.a.

LXLIIL
Torpedo aplicíido a los buques de la eseuadra en el
Callao.
NÚM.

1,223.— COMANDANCIA

JENERAL DE LA ESCUADRA.

liada del Callao, Octubre 13 de ISSO.
Señor Ministro:
El domingo 10 del presente, como a las 5.30 A. M., fui avi­
sado de que teníamos por la proa, a 200 metros, una lancha
entre aguas de carácter sospechoso. Temiendo fuera un brulote
de los que acostumbra usar el enemigo, envié nn bote a reco­
nocerlo, operación que aumentó nuestras sospechas, o mas bien
me confirmó fuera un torpedo, por lo que ordené al Tolten lo
cañoiiase desde uua distancia conveniente. Esto se llevó a cabo
por mas de una hora sin conseguir, eu apariencia, dar eu el
blanco.
Momentos después que el Tolten, de regreso, daba cuenta de
su cometido, 9.10 A. M., se vió.desde a bordo levantarse del
lugar donde se encontraba la lancha, a 5,000 metros mas o
ménos al N., 15" ü. del cabezo de San Lorenzo, una gran co­
lumna de humo i agua, sintiéndose acto continuo una fuerte
detonación seca, como de uu torpedo con una gran carga de
dinamita.
A l comunicar a V. S. lo que dejo espueste, me es sensible no
poder noticiar a la vez a ese Ministerio que he podido tomar
las represalias respectivas sobre la plaza del Callao o piuertos
vecinos. Ello me lo impide la falta de elementos con que cuen­
ta la e.scuadra a mis órdenes i, a este respecto, prevendré a
V. S. que miéntras no se cuente aquí con la presencia de bu­
ques armados con cañones de largo alcance, con los cuales po­
der ofender a nuestra vez, tendré que resignarme a soportar
impasible los actos de hostilidad que pretendan ejercer los ene­
migos sobre los buques cuyo mando se me ha confiado.
Dios guarde a V. S.
J. J. L a t o r r e .
Al señor Ministro de Guerra i Marina.

LXLIY.
Instrucciones trasmitidas al .ícfe de la escuadra
al establecer cl bloqueo del llallao.
NÚM.

1,232.— COMANDANCIA

JENERAL DE LA ESCUADRA.

Rada del Callao, Octubre IS de ISSO.
Señor Ministro:
El señor Ministro de Guerra i Marina en Campaña, con fe­
cha 3 do Abril del presente año, tuvo a bien impartirme las
instrucciones siguientes:

79

DOCUMENTOS INÉDITOS.
V

“ Como ya lia llegado el momento de que V. S. proceda a
establecer el bloqueo del Callao, que el Gobierno estima uijentísirmi, V. S. se ajustará, al emprender e.sta operación, a las
iiistnicciones siguientes, que el mismo Gobierno me lia trasmi­
tido por telégrafo, i qne diuen así:
'T . ® A l llegar al Callao, el Almirante notificará el bloqueo
del puerto.
"2. ® Estudiada la posición de la Union i trasportes ene­
migos i persuadido el Jefe de la escuadra de que puede ofen­
derlo.? con la artillería do alcance sin comprometer nuestras
nave.s, debe notificar a los buque.s mercantes que despejen la
bahía para dar comienzo a los di.sparos.
"3 .® Al practicar la Operación anterior, la ciudad no será
ofendida sino en cuanto sea necesario para destruir los buques

al hacerles la visita, se le.s notificará el bloqueo, estampando
la notificación eu el rol de la tripulación o diario del buque,
dejando que la embarcación se dirija en segxiida al puerto que
le convenga, pero no al bloque.'ido.
6. ® El oiiciid que haga la notificación exijirá del c.xpitan
un recibo de ella.
7. ° Habiéndose dado este avi.so i llenadas las anteriores
formalidades, si el mismo buque iuteutase entrar al puerto o
comunicar cou la costa enemiga, o si se presentase de nuevo en
el puerto bloqueado, el comandante del buque chileno tiene
derecho de apresarlo i enviarlo al puerto mas próximo del L i­
toral cliileno, para ser juzgado por el Tribunal de Fresas.

enemigo.?.

1. ® Los comandantes (lelos buques de guerra chilenos están
autorizados para ejercer el derecho do vi.sitas a todos lus buipies mercantes, cual(j[uiera que sea .su nacionalidad.
2. ® El único caso en que deben abstenerse de hacerlo, es
en las aguas territoriales de las potencias neutrale.s.
3. ° La estension de e.sas i^uas territoriales está m.arcada
por el ni.ayov alcance de la artillería de los buques de la escua­
dra.
4. ® A l practicar la visita, se procederá del modo siguiente:
El bxupie de guerra chileno intima por medio de un caño­
nazo, sin bala, e izando su bandera, al buque mercante pava
que se detenga, largue su bandera i e.spere reconocimiento. Si
no lo hiciese, le di.sparará un segundo cañonazo con bala, pro­
curando no tocarlo, i si todavía no .se consiguiese el objeto, lo
obligará por la fuerza, siendo cl capitau del buqne mercante
enteramente responsable de las averías qne re.snlten.
Una vez detenido el buque mercante, el de guerra chileno se
mantendrá a una distancia conveniente, compatible con la .se­
guridad de la embarcación qne lia de mandar a burilo i tenien­
do presente que el buque que trata de reconocea-, aunque lar­
gue bandera neutral, puede ser un buque enemigo u hostil.
5. ® Se enviará al bxuiixe que se trata do reconocer un bote
al mando de nn oficial, el cual lo abordará, .subiendo acompa­
ñado .solo de do.? o tre.s hombres i procederá a cerciorarse de
la nacionalidad, de la clase de biupie, de su carga i si se em­
plea o nú eu comercio ilícito, esto es, si lleva contrabando de
guerra.
6. ® El ofici.al que aborde el buque exijirá qne el capit.aix lo
pre.sente los siguientes documentos:
A .— lt& patente, e.sto es, el permiso de las .autoridade.s de
su país que autorizan a ese buque para navegar bajo su ban­
dera i gozar de las preferencias anexas a su nacionalidad, debe
contener el nombre i descripción del buqne, el nombre i resi­
dencia de .su propietario.
)S.— Letras de mar, Las cuales e.specifican la naturaleza i
cantidad de la carga, .su procedencia i destino.
C.— Títulos de jm-opiedad (lei
los cuales sirven para
manifestar qne el buque pertenece verdaderamente a un súb­
dito neutral. Si aparece construido eu paLs enemigo, .se nece.sitau pruebas auténticas de haberlo comprado el neutral ánte.s
de haber.se declarado la guerra o de haberse apres.ado i conde­
nado legalmente en el curso de ella; i eu este último ca,so, de­
be acreditarse del mismo modo la venta.
D . — E l rol d e la t r ip u la c i ó n , c o n t ie n e e l n o m b r e , e d a d , p r o ­

” Ciee el Gobierno que el bombardeo del Callao i la amenaza
de bombardear a Jáma, debe.u reservarse para otra oportunidml,
por cunsiguieiito, ouaiulu llegue ésta se dará a V. S. nuevas
iiisLruccioues jjara esa operación.
"D e las instrucciones anteriores, se deduce c¿ue uno de los
principales propósitos de la espedicion al Callao debe .ser la
destrucción de la Union i de los trasportes enemigos. Para lo­
grar e.ste objeto, V. S. procurará, en primer término, usar las
lauchas-torpedos que ma.s tarde no tendrían ya aplicación. I
como para asegurar el buen é.xito de uu ataque con torpedo.?,
es necesario que él sea ,sorpre.sivo, Y. S. procurará emplearlas
ántes de que se note .su presencia en la bahía del Callao, para
que el enemigo no tenga tiempo de adoptar medidas de pre­
cauciones i seguridad.
"El ataque a los mismos buques cou los cañones de alcance
no queda subordinado a otra condición que la de un breve
plazo concedido a. lo.s buques mercantes para que despejen la
bahía. La fijación de ese plazo qíieda enteramente subordinada
a la discreción i prudencia de V. S., debiendo solamente tener
presente que, ántes de cualquiera otra comsideracion, está la
imperiosa necesidad de la guerra, que nos aconseja destruir
por cualquier medio los liuques enemigos.
"En todo lo demás, Y. S. procederá como las circunstancias
se lo aconsejen.
"151 Gobierno espera del intelijeute celo que la nueva e im­
portante operación, cuya realización le encarga, surta todos los
efectos deseables i que tiendan a acercar el término de la
guerra.”
Teniendo noticias de que no existen en ese Ministerio las
presentes instruccione.s, las trascribo a Y. S. para su conoci­
miento i fines a que haya lugar.
Dios guarde a V. S.
G alvarino R iveroí?.
Al señor Miniatro (.Ib Q uena i Marina.

LXLV.
Iiisti'iic<:ioue.s a <inc deben sujetarse los cuiiiaiidaiites
de lo.s buques eu los bloriiieos o recoiioeimieutos que
se les eucomieudcs».
MODO DE NOTIFICAR EL BLOQUEO.

DE LAS VISITAS.

fe s ió n , n a t u r a le z a i d o m i c i l i o

Callao, Octubre 19 ele 1880.
i.
® El comandante noLificará el bloqueo a los cónsides
todas las luiciones neutrales, por medio de uua circular que les
dirijirá para el efecto, señ.alaiido en ella con precisión los pun­
tos i caletas que quedan bloqueados, a,sí como un plazo fijo
para'que puedan salir lo.s buque,s mercantes neutrales.
2.. ® De.sde el momento que se establece el bloqueo, no
podrá entrar nave alguna mercante, como tampoco salir una
vez espirado el plazo.
3. ® Los buques de comercio neutrales que se encuentren
en el puerto al principiar el bloqueo, tendrán el derecho de sa­
lir de él dentro del plazo señalado.
4.® Los buques de, guerra de las potencias amigas o neu­
trales, tienen el derecho de entrar i salir del puerto bloipieado
cuando !e.s convenga, pero sin ser una obligación, es uua cor­
tesía establecida, que los bu([iies_de guena neuti-ales, .soliciten,
tanto al entrar como al salir, el permiso correspondiente al Jefe
de las fuerzas bloqueadoras.
5. ® A los buques que se presenten a la entrada del puerto.

e s U tilís im o

de

lo s

o íic ia le .s i j e n t e

p a r a p r o b a r l a n e u t r a l id a d d e

la

nave,

de m ar;
la

qué

s e c o n s i d e r a r á .s o s p e c h o s a si la t r ip u la c ió n s e c o m p o n e i> rin cidep a lm e ix te d e e .s tr a n je r o s i s o b r e tu d u <le e u e m ig o .s.

E.— Contrata deJletamento
y o r i m p o r t a n c i a p a r a c a lif ic a r

d e l b u q u e , la c u a l e s d e l a m a ­
s u n e u tr a lid .a d .

F .— Los conocimientos que son lo.s recibos de las carc-as
otorgados por el capitau con promesa de entregarlos al con­
signatario.
G.— D iario.— Este, .si es llevado con exactitud i prolijidad,
es un documento importante i que puede ser fácil que se des­
cubra una impostura.
II. — Certificados consulares.— Vstos, d a d o s p o r lo s c ó n s u l e s
d e lo s p u e r t o s d o n d o n a v e g a n lo.s b u q u e s m e r c a n t e s , p u e d e n
.ser d e m u c h a u t i li d a d jia r a p r o b a r s u in o c e n c ia .

_ 7. ® Si de los documentos anteriores resnlt.are que el buqne
visitado es neutral, i se dirije a puerto neutral, queda conclui­
da la visita i debe, dejarse en libertad el buque, sin proceder a
examinar la naturaleza de la caig.a, auu cuando ésta fuere con­
trabando de guerra.
8. ® Si cl buque reconocido se dirije a puerto enemigo, i si

80

G U ER RA DEL PACÍFICO.

del exámen de los documentos resultare que hai en ello con­
trabando de gnerra, se procederá a la captura del buque, de­
biendo quedar entendido que, ni aun en este último caso, de­
berá procederse a abrir escotilla, armarios o cajones con el
objeto de ver si hai otros papeles o mercancías sospechosas.
9. ° Se tendrá presente que es de la mayor importancia el
exámen de la documentación del buque, puesto que esta ha de
ser la base en que se lia de fundar la validez o no validez de
su apresamiento para el Tribunal de Presas.
10. Si a con.secueucia de la visita fuere apresado el buque,
el oficial .se quedará con todos .sus papeles, dando recibo de ellos
al capitán.
11. Una vez decidido el apresamiento del buque, se proce­
derá a marinarlo, previniendo al oficial que ha de mandarlo
que pfoceda a formar inventario de todo lo que contenga el
buque, sellando las escotillas Inego de formado.
12. Para que no haya duda alguna acerca de los artículos
que se consideran contrabando de guerra, se entenderán como
tales los que se enumeran a continuación:
Cañones, morteros, toda clase de armas, así como toda clase
de proyectiles, cureñas, fulminantes, cápsulas, mechas, pólvora,
salitre (nitrato de potasa), azufre, prendas de vestuario militar,
correajes, sillas de caballo, bridas, tiendas de campaña,' i, en
jeneral, todos los objetos o instrumentos fabricados para la
guerra.
13. Será también apresable todo buque mei'cante neutral
que por la construcción de sn casco, por su distribución inte­
rior o por otras circunstancias e.speciales, no deje duda de que
ha sido construido para guerra, aunque aparezca como mer­
cante i sn carga no sea contrabando de gnerra, puesto que po­
dria suceder que el tal buque hubiese sido construido por la
industria particular para el enemigo o haber .sido e.spedido de
un puerto neutral para vendédselo al mismo enemigo, porque,
en ámbos casos, el tai buque debe considerarse contrabando de
guerra como instrumento indudable para esto.
14. Se considerarán buques so.spechosos i serán sometidos a
rejistro los buques mercantes neutrales siguientes:
A .—Los que lleven documentos dobles o que parezcan falsos.
B.— Los qne carezcan de la documentación requerida por la
nacionalidad.
C.— Los que arrojen papeles al agua.
D.— Los que no detengan su andar cuando sean intimados
para ello.
E.— Los que se resistan al rejistro de aquellas partes del
buque en que se sospeche que hai contrabando de guerra.
P.— Los que se nieguen a exhibir al oficial que los visite los
documentos que se mencionan cii estas instrucciones.
15. Los buques enumerados como sospechosos en el artículo
anterior, serán tratados como enemigos i apresados si no logran
i-etribuir las so.spechas que sobre ellos recaigan.
16. El oficial que practica la visita tomará nota de los pun­
tos siguientes: clase, nombre, uacionaltdad del buque, tonelaje,
nombre del capitau, dueño i consignatario, lugar do proceden­
cia i destino, cargamento, dias de navegación, número de tri­
pulantes i pasajeros, si los tiene, i las demás informaciones que
se crean necesarias.
17. Es apresable también todo buque mercante que haya
violado el bloqueo i que sea encontrado, ántes de llegar a su
destino, por una nave de guerra chilena.
18. Se recomienda que en el acto de la visita se proceda
con la mayor cordura i moderación, procurando que en ese acto
no hay^a procedimiento alguno que signifique vejación o mal­
tratamiento al neutral.
19. Si se encontrase un buque mercante neutral convoyado
por un buque de guerra también neutral, podrá aquél eximirse
de la visita, siempre que el comandante del buque declare, bajo
su palabra, verbal mente, que el buque convoyado no contiene
contrabando de guerra.
20. Será apresable todo buque mercante neutral que tras­
porte con destino al enemigo, o de este mismo enemigo, des­
pachos oficiales, jefes, oficiales o tropa de tierra o marinería
para los buques de ese enemigo.
21. Si por arribada forzosa, ya sea por mal tiempo o falta de
víveres, quisiera un buque neutral entrar al puerto bloqueado,
se le permitirá que lo verifique, prévia justificación de la fuer­
za mayor que a ello le obliga.
Pero si el tal buque llevare contrabando de guerra, debei'á
éste depo.sibar.se a bordo del buque que lo reconoce o en los
demás que mantienen el bloqueo, o si prefiere su capitán, obli­

garse a conservarlos a bordo hasta su salida, debiendo, en este
caso, hacerse constar en un documento lo mas esplícito posible
lo acordado por el capitau.
ADVERTENCIAS.

1.
Todo buque de guerra que forme parte de una escuadra
o división, no reconocerá buque alguno sin la órden del .Tefe,
salvo el caso de cpie tenga órdenes especiales dadas anterior­
mente.
2.
Si se encontrase alguna embarcación abandonada con­
teniendo carga de cualquier naturaleza qne sea, no deberá ser
atracada al costado del buque sino que será destruida del modo
mas conveniente.
3.
Si se encontrase una embarcación tripulada, el buque
se acercará solo a una distancia prudente i enviará un bote
con jente armada para estraer solo a los tripulantes, precedién­
dose en .seguida a la destrucción.
4.
Queda estrictamente prohibido, a los comandantes de
los buque.s, recibir a bordo embarcación alguna menor que fue­
se encontrada en puertos enemigos o eu sus costas inmediatas,
así como tampoco ninguna clase de mercaderías. Tanto éstas
como las embarcaciones menores deberán ser, en todo ca.so, con­
sideradas como sospecho.sas i se procederá a la destrucción de
ellas léjos del buque.
5.
Todos los individuos que se hayan encontrado tripu­
lando las embarcaciones referidas, aun cuando sean pasajeros,
.serán mira.dos como sospeclio.sos, sometiéndoseles a nn rejistro
a bordo i .se les pondrá laajo la custodia necesaria, hasta que se
disponga de ellos.
6. ^ Cada vez que una embarcación menor se dirija a un
buque de la escuadra, deberá ser reconocida ántes de que se
aproxime al bnque, aunque fuere con bandera neutral, puesto
que el enemigo puede valerse de ella para un ataque cual­
quiera.
7.
Queda prohibido a los comandantes de los buques amar­
rarse a boyas o muertos que .se encuentren en puertos enemi­
gos. En caso de tener que fondear; lo liarán .siempre con un
anclote i espía i a una distancia prudente de tierra i de esas
boyas o muertos, siempre listos para moverse.
Dése eu la órden del dia i circúlese a los buques ausentes de
esta escuadra.
De órden del Almirante.
L. A. Castillo .

LXLVL
Notas caml»la<la.s con motivo «Icl mal éxito dcl bom ­
bardeo de Chorrillos por el blindado “ Cochrane.” (1)
NÚM.

3,211.— m i n i s t e r i o

DE GUERRA I MARINA.

Santiago, Octubre 27 de 1880.
.Este Ministerio no ha encontrado satisfactori.as Las esplicacione.s qne ha dado el comandante del Cochrane acerca del
mal éxito del bombardeo de Chorrillos. Seguu los deseos del
Gobierno i las terminantes instrucciones de V. S., ese acto de
hostilidad, dictado por las consideraciones de justas represalias,
debia haberse ejecuta.do de la manera mas séria i eficaz; pero,
desgraciadamente, sus resultados casi nulos, no han correspon­
dido ui a aquellos deseos, ni al importante objeto que se tuvo
en vista al ordenar tan grave medida.
El comandante del Cochrane, en su parte oficial del bombar­
deo, espone que, movido por la natural advertencia de V. S.
acerca de la probable existencia de torpedos en el puerto do
Chorrillos, i mas aun por la.s sospechas que a este respecto lo
infundió el comandante del Tolten, se vió obligado a modificar
el único plan de hostilidad que podía dar resultados positivos.
.La población solo era vulnerable atacándola por el Norte, i
el bombardeo se verificó por el Sur a distancias que tuvieron
que variar entre 3,500 i 4,500 metros, para poder así salvar el
morro de Chorrillos, que se iuterponia entre dicha población i
la nave qne la hostilizaba.
En e.sta relación no aparece suficientemente justificada la
conducta del comándate del Cochrane, ni con.sta que haya to­
mado medida alguna para cercioraise de la efectividad de la
(1) Tomo III, pAj. 472.

DOCUMENTOS INÉDITOS.

existeiiciii de torpedo.s fijos en la iiavte Norte de la rada, ni
que hiciera esfuerzo por lograr, como era menester, el objeto de
la comisión. Sin duda que el jefe espresado cumplia con nn deber
de primordial importancia, sustrayendo la nave de .su mando de
lü.s efectos desa.stroso3 de un torpedo; pero ello no le eximia de
practicar todos los reconocimientos indi.spensable.s sobi'e la
realidad del peligro, que iba a anular casi por completo los re­
sultados de uua opei-acion de guerra.
Adoptada la resoluciou de bombardear a Chorrillos desde la
posición desventajosa qne en el parte se menciona, no aparece
tampoco qne, como un medio de alcanzar el objeto del ataque,
se recurriese al empleo de lo.s cohetes incendiarios de qne dis­
ponen iiue.stros buijues. ¿Qué motivo hubo para no usar e.ste
medio de hostilidad, ya qne debian esperarse escasos resulta­
dos de los proyectilesV
])tí.seoso esto Ministerio de conocer i ajueciar en todos sns
detalles las cansas que orijinaron el mal éxito del bombardeo
de que se trata, encarga a Y. S. que, oyendo al jefe a quien cu­
po desempeñar esa comisión, me trasmita las esplicaciones que
juzgue convenientes para formar entero juicio acerca déla ope­
ración mencionada, i e.speuialmente sobre los puntos señalados
en esta comunicación.
Dios guarde a Y. S.
M.

G a r c ía d e l a

I I üerta.

Al sefioi- Cuuiaiittaiit.e en Jefe de la escuadra.

NÚM. 1,490. — COMANDANCIA JENERAL DE LA ESCOADUA.

J rica, Diciemhre 11 de 1880.
Señor Ministro:
En contestación a la nota de Y. S., número 3,211, el señor
comandante del blindado Oockrane, en nota número 211 i con
fecha 21 de Noviembre próximo pasado, me dice lo que sigue:
“ Contestando a la nota del señor Ministro de Marina de 27
de Octubre último, qne Y. S. me trascribe con fecha 13 del
actual, bajo el número 1,313, puedo iiiformar a esa Ooiuandancia eu Jefe lo siguiente:
"Que, en efecto, recibí por e.scrito el 21 de Setiembre próxi­
mo jiasado órdenes terminantes de Y. S. para bombardear la po­
blación de Chorrillos hasta reducirla toda ella a cenizas; pero,
a la vez, debo agregar ahora qne Y. S. me previno de pa­
labra diera comienzo al bombardeo a las 12 M. del dia 22,
i lo suspendiera a las 5 ? . M. del mismo, regre,sando en
seguida a reuninne con el buque de la insignia, que de­
bia zarpar de madrugada en la mañana siguiente para bombar­
dear Ancón. Que lo aseverado es exacto, lo comprueba el
hecho de que el buque do Y. S.. desde las G.30 P. M. del 22
se encontraba destacado fuera del cabezo de la isla de San L o­
renzo, llamando al Cochrane para comunicar, e impuesto Y. S.
de los incidentes del bombardeo llevado a cabo por el buque
(le mi mando, que le trasmití por conducto del guardia-marina
Gacitúa, su ayudante do órdenes, Y. S. tuvo a bieu no comu­
nicarme nuevas instrucciones.
"L o espuesto manifiesta qne si bien Y, S., por una parte me
dió órdenes en sentido aboluto, el plazo que V. S. me acordó
uo era de modo alguno bastante, aun en buenas circunstancias
•para conseguir con solo tre? cañüne.s de que me era posible
disponer a la vez, reducir a cenizas una población como la de
Ohovrillo.s, por mas que ésta se preste, en mi opinion, por lo
aglomerado de sus edificios exento.? de jardine.?, corno en
ocasiones, personalmente, he tenido lugar a cerciorarme, para
.ser bombardeada con éxito.
"Respecto al segundo párraíb de la citada nota, prevendré a
Y. S. que, efectivamente, movido por la natural advertencia de
Y. S. acerca de la probable existencia de torpedos en la rada
de Chorrillos, i mas aun por la sospecha qne a este respecto
me infundió el comandante del Tolten, me formé el convenci­
miento de la existencia real de dicho.? elementos de destruc­
ción, i de ahí el qne re.solviese bombardear por la parte Sur,
Operación cpie hubiera ejecutado auu on el caso de sospechar
tan solo qne hubiera habido torpedos fijos por la parte Norte,
creyendo así cumplir concieiizudainente los deberes ([ue me
impone la seguridad i con.servacioa del bm|iie, aparte de (lue,
obrando en los términos indicados, me ajustaba a lo prevenido
por Y. S. de precaverme de cualquiera celada del enemigo.
T om o y . — I I

SI

"Debo, sin embargo, manifestar a Y. S. que la órden de exa­
minar cuidadosamente la localidad, (¿ne V. S. también me pres­
cribe en las citada.? instruccioiu?.?, no la llevé a electo porque,
en realidad, era esta una tarea a la que uo liabria podido darle
cima. Hasta el presente, solo tengo conocimiento de que la oiteracion de descubrir torpedos fijos, en jeneral, mas peligrosa (pie
la de fondearlos, puede realizarse rastreándolos o por medio de
buzos. Ahora bieu: ¿le era po.sible, al que suscribe, cou solo los
elonieutos propios de que dispouia, el término (jue se le seleñaba a su comisión i el tener que efectuar el trabajo dentro de la
zona de los fuegos de las baterías enemigas, (dcanzar uu final
satisfactorio? Es evidente qué nó.
"M as aun, dado caso (pié se hubiera podido conseguir con
los dos botes cpie posee el buque nn resultado felicísimo basta
medio dia, por ejemplo, era natural todavía, no .sabiendo preci­
samente el número de torpedo.? que hubiese fondeados, quedar
con la duda deipie exi.stiesen mas, i, por consiguiente, ijue Imbie.se posibilidad de e.sponer al Cochrane. En esta situación, mi
deber me prescribía de nuevo, sustraer al buque de cualesquie­
ra contiujencia, por mas remota que ésta fuera.
"Por lo díunás, la existencia de torpedo.? fijos en Cliorrillos,
tomó ya, al dia siguiente del bombardeo, un carácter de eviden­
cia inanifie.sta, habiendo estallado nna de esa? minas en circuns­
tancia? que se le estaba estrayendo del fondo del mar, la misma
que mató e hirió a varios individuo.?, hecho qne, dias de.spues,
fué todavía mas manifiesto para Y. S., por la declaración ip.ie
recibiera de un oficiíd neutral, asegurándole que ellos no pen­
saban continiuir yendo con sus buques a Cliorrillos para em­
barcar pasajeros.
"En cuanto a no haber hecho uso (le cohetes incendiario? pa­
ra conseguir (pieniar la población de Cliorrillo.?, se esplica de la
manera siguiente: Los cohetes rpie po.-ee en la actualidad el
Cochrane, se encuentran, debido a la acción dcl tiempo i a la
humedad natural en esta clase de baques, mni deteriorados;
por consiguiente, para hacer nso de ellos con esjieranza de éxito,
habria sido menester enviar los bote.? (pie debian llevar a cabo
el bombardeo, hasta nna di.stancia de la ribera igual a l,OüO
metros lo ménos, distancia (pie, durante el dia, se habria pres­
tado admirablemente para (pie nuestras embarcaciones meno­
res hubiesen sido elejidas como blancos por los fusileros i arti­
llería del enemigo.
"Estas razone? me movieron a no intentar hacer uso de tales
proyectiles.”
Corno Y. S. verá en la citarla nota, el comandante del Co­
chrane atribuye el resultado casi nulo de c.sa operación a la es­
casez del tiempo que le fué acordado para ejecutarla.
Para que Y. S. pueda formarse uua opinion exacta sobre es­
te asunto, creo conveniente recordarle ipie el Cochrane recibió
sus instniccione.s para bombardear a Cliorrillos el liia 21 junto
con la órden de dirijir.se al amanecer a cumplir con sn cometi­
do, pero sin romper lo? fuegos hasta medio dia, hora en que se
le baria la señal de un cañonazo del buque de la insignia i de­
biendo .suspender sus hostilidades a las 5 P. M.
El que suscribe oree (pie este era tiempo suficiente para re­
ducir a cenizas la población, siempre que se le hubiera atacado
de frente, como era de .suponerlo, pues jamás creyó ipie la cir­
cunstancia de una sospecha, mas o ménos fundada, ele la exis­
tencia de torpedos, obligasen a ese Idindado a boniba.rdear la
población desde detrás del morro aprovccluiiido así mni ]ineos
de los proyectiles qne consumía. Era .si de .supoiuir que el blin­
dado aprovecliavia las seis horas de la mañana (pues amanecia
a las 6 A. M.), en reconocer el peipieno esjiacio, fuera de los
fuegos de las baterías, donde debiera mover.se, operación qne
en mi opinion tenia tiempo sobrado para ejecutar, sienqne rpie
la redujera a los límites donde pensaba maniobrar durante el
bombardeo. En apoyo de esta opinion, puedo citar la operación
de bombardear el puerto de Ancón, que le fué confiada en idén­
ticas circunstancias al blindado ¿V<7»í;u Encalada-, pues e.?te
buque tuvo tiempo para reconocer el fondeadero i acercar.se a
ménos de 2.000 metros de la población i bombardearla desde
ahí durante cinco horas con el intermedio do nna horade de.s­
canso i suspender esas hostilidades a las 3.45 P. M ., i si ese
bombardeo no produjo cl efecto deseailo, fué por causas mui
distintas a las que motivaron el mal resultado del de Chorri­
llos, i que hau sido esplicadas cu los partes qne se pasaron
oportunainente.
Si aun no bastara este hecho pava Ihivar el convencimiento al
ánimo, Y. S., podría todavía recordar que en el primer bombar­
deo de Pisagua, esa población quedó entregada a las llamas en

G U ER RA D EL PACÍFICO.

82

don Patricio .Lynch, se eucontraba en algun puerto de ella, a fin
de prestarle los ausilios que necesitara en conformidad a lo que
V. S. rae prevenía en su citada nota. Inútil me parece decir a
V. S. que en este trayecto no he encontrado la citada espedicion, ■
por haber regresado a Arica.
Paso ahora a dar cuenta a V. S. de las novedades ocurridas
en el bloqueo del Callao, despnes de mi última comunicación.
A l amanecer del 1. ® del presente, llegó al Callao el vapor
peruano Chalaco, convoyado por la corbeta americana Lackawanna, conduciendo asu bordo los plenipotenciarios peruanos.
En la tarde de ese dia, cuando los diferentes buques de esta
escuadra se poiiian eu movimiento para dejar el fondeadero,
tuvo lugar una colisión entre el monitor Huáscar i vapor P i ­
sagua, resultando éste con una avería grave en sus fondos, la
que ha sido ya reparada, gracias a la actiHdad i entusiasmo
con que han trabajado las personas empleadas en esto. Remito
al Suiiremo Gobierno el sumario que he mandado instruir so­
bre este suceso.
El dia 3, habiendo dispuesto que el monitor Huáscar dis­
parase contra la batería de a mil i Dársena, hubo de suspen­
derse esta, operación al tercer disparo por haberse roto los
pernos que sujetan los ajustes de la cureña con la esplauada
en ámbos cañones i el tope en nna de ellas. Este accidente
parece que ocurrió también en Valparaiso en el primer ensayo.
G a l v a r i n o R iv e r o s .
Se trabajaba activamente para remediar estos defectos, i al
Al señor Ministro do Gnerra i Marina.
presente debe encontrarse lista la artillería de ese monitor.
A esta fecha, deben encontrarse también colocados i listos los
dos cañones de a 70 que trajo el Santa Lucía para la
O' Higgins.
El arreglo de las lanchas porta-torpedos Tucapel i Colocolo
Nota (Icl Jefe «le la c.scHa«lra a! Mini.stro de M arina co­ que trajo el Barnard Castle, sin preparación de ninguna es­
municando las diversas operaciones de la escuadra
pecie, los trabajos de reparación de ia avería del Pisagua, los ,
de las cureñas del Huáscar i montaies de loa cañones de la
cu lo.s primeros días de Noviembre.
O’Higgins, han exijido nn constante i pesado trabajo dé los
NÚM. 1,300.— COMANDANCIA JENERAL DE LA'eSCUADRA.
injenieros, buzos i maestranzas de los buques.
Ha sido también nece.sario varar la ]!orta-torpcdos Fresia
para repararla i limpiarla, i armar una palizada para el fondea­
A rica , Noviembre 12 de 1880.
dero de torpedos flotantes.
Señor Ministro;
El dia 4 se incorporaron a la escuadra los va,porcitos Toro i
El dia 7 del presente recibí la nota de V. S., fecha 2 del mis­
Gaviota, procedentes de Arica.
mo mes, i en cumplimiento de ella, esa misma tarde procedí a
He concedido permiso al Jefe de la e.scuadra inglesa para
levantar el bloqueo de lus puertos de Chancai, Ancón, Chira i
embarca,r por Chorrillos varias familias, embarque que tuvo
Lurin, quedando jiendiente solamente el del Callao a cargo de)
lugar el 8 del presente en ei buque de S. M. B. Shannon i
blindado Almirante Cochrane i monitor Huáscar con las cua­
tra.sbordados, bajo mi inspección, en número de 278, al vapor
tro lanchas porta-torpedos i los vapores armados Toro i Lau­
Santiago en el cabezo de la isla de San Lorenzo.
taro (ántes Princesa Luisa), i la isla de San Lorenzo guarnecida
Durante la ausencia del que suscribe, del Callao, el Jefe
por 90 hombres de la Artillería de Marina.
de la escuadra norte-americana, solicitó del capitau
navio
He dejado al comandante del Cochrane, jefe de la división
don Juan J. Latorre, .Jefe accidental de la nuestra, permiso
bloqueadora del Callao, mía copia de las instrucciones que el
para hacer entrar a ese puerto un buque cargado con carbón
señor Ministro de Guerra i Marina en Campaña tn vo a bien
con destino a lo.s buques de guerra de esa Nación, permiso
impartirme en Abril último, sobre el bloqueo del Callao. Igual­
que le fué concedido si el Gobierno de Chile no tenia inconve­
mente be dado a dicho jefe, instrucciones especiales de esta Co­
niente para ello.
mandancia sobre varios asuntos que se relacionan con el servi­
En virtud de este arreglo, el dia 5 del presente arribó al
cio del bloqueo.
Consideraciones mui sérias, me han obligado a dejar al blin­ Callao la barca inglesa BaÚle A xe, despachada de Iqnique con
carbón pava los buques americanos i con permiso del Comau­
dado Cochrane con el Huáscar en lagar de la Pilcomayo, como
V. S. me lo ordenaba. Entre estas consideraciones, debo contar dante de Armas de este puerto.
Creí conveniente no permitir la entrada de ese bnque por no
en primera línea la de que, dejando al Huáscar con la Pilcomayo, las fuerzas bloqueadoras quedaban mui reducidas i un llevar el permiso correspondiente del Gobierno i por haber ya,
golpe feliz sobre el monitor habria producido la pérdida de la en otra, ocasión, negado al Cónsul ruso permiso para la entra­
cañonera con tudas las lanclias porta-torpedos i guarnición de da de otro bnque. Se lo manifesté así al Jefe norte-americano,
la isla. Además, los dos buques bloqueadores tienen que abas­ el cual convino en ello, i el buque fué despachado a Chimbóte
tecer de agua dulce ala guarnición de la i.sla i a todas las lan­ para trasbordar ahí su carga.
El número de enfermos en la escuadra aumenta notable­
chas porta-torpedos, co.sa que solo puede hacer uno de los blin­
mente debido al cambio de estación i a la carencia de víveres
dados.
En la tarde del 7, despaché ])ara Arica a la O’Higgins con el freaco.s, por lo qne es de nrjente necesidad, para la mejor salu­
Angamos i el 8 hice salir con el mismo rumbo a las cañoneras bridad de las tripulaciones, que se envieu con mas frecuencia
Pilcomayo i ATagallanes i trasportes Barnard Castle i Santa animales i verduras. En la actualidad, i desde hace algun tiem­
Lucía, trayendo el primero sobre cubierta el vaporcito que llevó po, la escuadra carece completamente de estos artículo.s.
Por noticias extra-oficiales, se sabe que el Amazonas que­
el Cárlos Roberto i el segundo a remolque los vaporcitos Gavio­
ta i Gavpolican (áníes isluga), quedando, por consiguiente, en daba en Pauamá el 28 del pasado.
Hoi, a las 8. A. M., he fondeado en este puerto donde he
el Callao el trasporte Pisagua, qne saldrá para este puerto tan
encontrado a los buques que, ántes de mi salida, despaché del
pronto como entregue el carbón que tenia a su bordo.
Callao.
He creido conveniente hacer venir los vapores Gaviota i CauDios guarde a V. S.
polican por no creerlos necesarios en el Callao, i si en Arica
donde pueden prestar mui útiles servicios en el embarque de la
G a l v a r in o R iv e r o s .
tropa.
En la noche del mismo dia 8 zarpé en el Blanco Encalada
Al señor Ministro de Guerra i Mariua en Campaña.
con rumbo a este puerto, navegando a vista de costa con el ob­
jeto de ver si la espedicion comandada por el capitán de navio

ménos de dos horas; que el bombardeo de Mejillones fué obra
de tres lioras, poco mas o ménos, i qne el segundo bombardeo
de Pisagua fué cuestión de algunos minutos solamente. Bien
ludiera decirse que todas estas operaciones nunca han sido
levadas a cabo por un solo buque, lo que está en perfecto
acuerdo con la realidad, pero también debe tenerse presente el
reducido tiempo cu que fueron ejecutadas, i que, eu ninguna
de ellas se tuvo en vista, como objeto principal, el destruir la
población.
El sefior coman lauto del Cochrane parece hacer caudal de
la circunstancia de que el que suscribe no le comunicó nue­
vas órdenes, queriendo sin duda aludir al hecho de que no le
ordené renovar la hostilidades, olvidando qne la provisión de
proyectiles útiles habia quedado reducida en esc buque a 52
granadas comunes i cuatro Sbraptiell, según consta de los do­
cumentos de e.sta Comandancia en Jefe, i que la provisión de
proyectiles del Blanco Encalada i de la Pilcomayo estaba re­
servada para los puertos de Ancón i Cliancai.
Por lo demás, respecto a lo informado por el comandante del
Cochrane, sobre la existencia de torpedos en Chorrillos, i al
bombardeo con cohetes incendiarios, estoi del todo conforme
con lo que dicho jefe asevera.
Dios guarde a V, S.

LXLYIL

DOCUMENTOS INÉDITOS.

LXLVIIí.
Se reduce el bloijueo solo al Callao; prol cecion a la
e.si)cdicioíi liyiieh, si íucse lieeesaria.
NÚM. 1,327. — COMAND.ANOr-!, JENEÜAL PE L.V ESCOAPllA.

Iquiqm, Noviembre 17 de ISSO.
Soñor M inistro:

Con lecha 2 ilel corriente, el señor Miuistro ile Guerra i Ma­
rina en Campaña, me dice lo qne signe:
“ Loa movimientos que va a emprender e.ste ejército exijen un
camino en las oijeraciones de la escuadra qne e.stá bajo las ór­
denes de V. S., dedicándola especialmente a la protección i tras­
porte de nue.stras tropas.
"En consecuencia, dispondrá V. 3. quo, con escepcion del
puerto del CalLio, se sn.sp.enda el bloqueo de los otros, dejando
para cerrar esa rada el monitor Huáscar, la cañonera Pilcoma­
y o ,ú vapor Tolten i los otros pequeños vapores armados qne lian
sido destinados para e.se servicio. Con el resto de la e.scnadra,
se dirijii'á V. S. a Arica, a no ser que la e.spedicion que opera
bajo las órdenes del capitán de navio don Patricio Lynch haya
ocupado el puerto de Pi.sco u otro puerto donde pudiera verse
amenazada por fuerzas enemigas mui superiores en númei’O.
"En este caso, queda e.specialmente recomendada a V. S. la
protección de esa división, para lo cual puede V. S. hacer esta­
cionarse, donde sea conveniente, una o do,s de las naves de la
armada, con los trasportes necesarios, para dar asilo a nuestras
tropas en caso de ver.se en peligro. V. S. tiene a la mano el
Pisagua, que puede recibir GOO hombre.s; el Barnard Oastle,
con capacidad para 1,000; el Cárlus Iloberto, para 600; el 8cmta Lucía para 400 i el Angamos para 500. Uai, pues, tras­
portes bastantes para obtener el lin que .se desea, auinpie baya
que iiitenaimpir por tres o cuatro dius el trasbordo del carbón
a los buques bloqueadores, lo que solo se Imrá en caso de no
estar allí algunos de estos vapores con que cuenta.
"D e todos modos, V. 3. queda autorizado para obrar según
las circunstancias, teniendo on vista el propósito que se per­
sigue.
"M i Secretario, el señor Errázuriz, va con el objeto de dar a
V. S. todas las noticias i esplicaciones que puedan conducir al
mejor acierto en la resolución de V. S."
Lo que trascribo a V. S. para su conocimiento.
Dios guarde a V. S.
G a lv a r in o R iveros .
Al señor Ministro Je Guerra i Marina.

LXLIX.
La corbeta “ Union” puede íáeilnieiite bnrl.ar el bloqueo
del Callao.
NÚM.

1,416.—-OOMANDANOIA

JENERAL PE LA ESCUADRA.

Iquique, Noviembre 20 de 1880.
Señor Miuistro:
El Jefe de la División bloqueadora del Callao, cou fecha 9 del
corriente, me dice lo que sigue: (1)
Lo qne trascribo a V. S. para su conocimiento.
En cuanto a lo qne dice el señor comandante del Cochrane,
referente a la imposibilidad de impedir la salida de la Union
con las fuerzas de que dispone, me refiero a lo que digo a V. S.
en nota de hoi luimero 1,412.
Dios guarde a V. S.
G alv arin o R iveros .
Al señor Ministro de Guerra i Marina.

NÚM.

1,412.— COMANDANCIA

JENERAL DE LA ESOUADRA.

Iquique, Noviembre 28 de 1880.
Señor Mini-s tro:
He tenido el honor de recibir su nota número .3,494, la que
hoi trascribo al Jefe de la división bloqueadora del Callao.
(I) Tomo IV, yAjina 221, i)árrafu III.

83

Respecto a las observaciones de V. S, sobre la necesidad de
impedir a toda co.sta la salida do la corbeta Union del Callao,
debo decir a V. S. que en las iu.stnicuiones ipie di al coman­
dante del Cochrane para el bloiiuco de e.se puerto, entre otras
cosa.s, le decíalo .siguiente:
“ líecomierido a V. S. que vijile mni esjiecialmente a la cor­
beta enemiga Union i le inqiida, pm- cuantos medios estén a
su alcance, qne, valiéndose <le la lijereza de su andar, forcé el
bloqueo, i al efecto tomará V. S. todas aipiellas precauciones
que le siijiera sn intelijencia i buen tino."
Aunque en las instimcciones qne con feclia 2 dcl presente
me envió el señor Mini.stro de Guerra eu Canqiaña me ordena­
ba dejar en el Callao solamente al Huáscar con la Pilcomayo,
creí, sin embargo, (jue esas fuerzas eran insulicieute.s, como lo
dije a V. S. en nota número 1,305, por cuyo motivo ordené qne
qtredara el Cochrane cou el Huáscar.
A mi juicio, estos buques no podrán impeilir r(uc la Union
salga cuando lo crea necesario, i eu e.sta virtnd, me permito
hacer pre.seiite a V. S. la necesidad de m.iU'lar a ese puerto
una corbeta para venir a avi.sar la e.seap:ida del buque enemigo
en el caso que ésta llegue a efectuarse.
Dios guardo a V. S.
G alv arin o R iveros .
Al señor Ministro Je Guerra i Marina.

c.
Partes oíieiíiIe..s niel eDabarírae úe ía í.
Bivi.sioii dcl
ejército c.spcdicáoaiario .sobre Lima, (á)
NÚM. 1,356.— COMANDANCIA JENERAL DE L.V E.SCUADRA.

Iquique, No-vie»d>re 20 de ISSO.
Señor Miuistro:
Después de mi llegada a Arica, que luve el honor de anun­
ciar a V. S. en mi nota de fecha 12 del eorvientc, los diversos
buques de la escuadra que se encontraban en ese puerto se
ocuparon en ayudar al embarque de la 1.
División del ejérbito, la cual zarpó el dia 15 del presente, convoyada por las cor­
betas Chacahuco i O’Higgins i el crucero Angamos, haciendo
de Jefe de ese convoi el comaudante de la Chacahuco, capitau
de navio graduado señor 0.scar Viel, a quien di las instruccio­
nes que creí convenieutes para la mejor seguridad de esa e.s­
pedicion.
En la noche de e.se dia, dejando en Arica al cuidado de lo.s
tra.sportes que quedaban en ese fondeadero, al vapor Abtao i
cañonera ATagallañes, zarpé con el buque de la imsignla para
Iquique, dejando órden para cpte la Pilcomayo liiciera ío mismo
pocas horas mas tarde.
El dia 10 recibí en e.ste puerto lo.s cuatro buzos que se me
remitieron de Valparaiso para la limpieza de los fondos de esto
buque e imnediataraente se ha procedido a ese trabajo. Por el
vapor de hoi he recibido los otros dos buzos.
He hecho venir a la Pilcomayo para que pneila efectuar la
reparación de su condensador, qne necesitaba con urjencia.
Las últimas comunicaciones que tengo del comandante del
Cochrane, Jefe de la división bloqueadora del Callao, no dicen
nada de nuevo que ocurra en el bloqueo de ese puerto.
DÍ 0.S guarde a V. S.
G alv arin o R iveros .
Al señoi' MiiJsti'o Je Giieiaa i Marina.

NÚM. 145.— COMANDANCIA DE LA CORBETA CllACABUCO.

Pisco, Noviembre 25 de ISSO.
Señor:
Me es satisfactorio poner en conocimiento de V. S. que el
convoi cpie me fué eucomeudado en Arica, ha llegado sin no­
vedad al puerto de Paracas, donde fué desembarcada una parte
de la tropa, dirijiéndome eu seguida a este puerto, donde.se ha.
continuado el de.senibarque.
He recibido órden del señor Miuistro de Marina para des­
pachar una parte de los buques para Arica, los quo deben ser
(2) Tomo IV, pAjina 220,

84-

G U E R R A D EL PACÍFICO.

convoyados por la corbeta O'Higgins, a cuyo comandante be
impartido las órdenes del caso.
Ninguna ocurrencia notable, digna de ser puesta en conoci­
miento de V. S., ha ocurrido, i tanto el buque de mi mando
como el crucero Angamos, quedan esperando las órdenes del
señor Ministro de Guerra eu Campaña.
Al Callao, como tuve oca.sion de manifestarlo a V. S.,de,spachó al trasporte Carlos Roberto con 150 toneladas de carbón, i
anoche, habiendo regresado dicho buque, despaché al Lamar
con 400 toneladas,
¡
El Jefe de ese bloqueo me comunica no ocurrir novedad en
esas agna.s.
Dios guarde a V. S.
OscAii V ie l .

i destrucción,” produciendo con esto un desaliento, mui justifi­
cado, en los oficiales que desde años a.trás i sin estímulo álguno, se han dedicado al estudio de esta arma, pues ven quedéjes
de recibir los aplausos de sus compatriotas, única recompensa
a que liaste ahora han aspirado, se ven obligados a soportar
sus censuras, tanto mas odiosas cuanto in.as injustas.
Con el objeto, pues, de evitar que en el ánimo del Gobierno
se produzca uu efecto semejante con la ineficacia de los ataquesque se han hecho i los qne nuevamente se lian ordenado hacer,
me apresuro a remitir a V. S. el plano a que.hago referencia con
la esperanza de conseguir lo que dejo dicho.
Dios guarde a V. S.
G a l v a r in o R iveros .
Al .señor Ministro de Guerra i Marina.

'

:
■ ■■

Al .señor Ooniandante en Jefe de la escuadra.

O IIÍ.

Oí.
Parte oficiar<lcl com bate <lc lanclias-toi'pedos
ca cl Callao. (1)

i*¡irtcs oficiales referentes al bombardeo de los buques
enemigos en la Dársena del U.allao i cansas de la csplosion dcl cañón del “ Angam os.”

NÚM. 9.— COMANDANCIA DEL MONITOR “ HUÁSCAR.’’

COPIA A. (2)

Rada del Callao, Diciembre 6 de 18S0.
Señor Comaudantc eu Jefe:
Doi cuenta a V. S. que al amanecer de hoi .se sintieron
disparos de cañón i ametralladoras hácia el Dársena, entre las
lanchas enemigas i las nuestras.
Imuediatainente que V. S. me ordenó “ protejer,” me dirijí
al lugar amagado, teniendo que hacer uso de la artillería i
costados.
Se hicieron 10 disparos con los cañones de la torre, siete
con carga común i tres cou carga máxima; con los cañones de
40 libra,?, cinco tiros.
A bordo no hubo novedad.
Antes de tomar el fondeadero, hice ensayar algunos cohetes
Halle de guerra.
Dios guarde a V. S.
C árlos A. C ondell .
Al señor Comandante en Jefe délas fuerzas bloqueadoras.

CIT.
lucficacia, de los ataques de la escuadra, a los Imques
cueniigos resguardados en la Dársena dcl Callao.
NÚM 1,475.— COMANDANCIA JENERAL DE LA ESCUADRA.

A rica , Diciemhre 10 de 1880.
Señor Mini.stro:
A fin de ilustrar la opinion del Supremo Gobierno respecto
a la posición que ocupan los buques enemigos en el Callao, re­
mito a V. S. un plano de ese puerto i de su Dánsena, en el
cual se encuentra anotada la posición de todos esos buques.
Como V. S. podrá ver en dicho plano, la posición de los
buques es inespugnable a los ataques de la artillería i de tor­
pedos, pues se encuentran defendidos de aquélla por una do­
ble muralla de piedra realzada con otra de sacos de tierra que
los cubre liaste medio palo, i de éstos, por una série de paliza­
das, pontones, boyas i otros obstáculos que los hacen inaccesi­
bles para todos aquéllos que no conocen los canales que con­
ducen a ellos.
Por estas circunstancias, i por la esperiencia adquirida en
las diversas veces que se ba disparado sobre la Dársena, el qne
.suscribe espera bieu poco de los ataques que últimamente se
ba ordenado hacer a la escuadra bloqueadora i cree que ellos
solo contribuirán al descrédito de la marina i de su oficialidad,
pues el público solo atribuye a torpeza e ignorancia lo que es
debido puramente a la causa que dejo indicada. Así E l F erro ­
c a r r il , uno de los diarios mas ilustrados de la República, en
su número 7,808, no trepidó en calificar la falta de éxito de
nuestros torpedos, “ únicamente a la absoluta falta de estudios
i pericia que requiere el manejo de estos instrumentos de ten w
(1) Tomo IV, pájina 275,

NÚM, 1 8 2 . — COMANDANCIA DE LA DIVISION BLOQUEADORA.

Callao, Diciembre 9 de 1880.
La comunicación qne entregué a V. S. del señor Almirante,
por la cual trascribe la órden suprema para el bombardeo dia­
rio de la Dársena, habrá a V. ñ. impuesto del objetivo que .se
de.sea alcanzar; para el efecto, V. S. dará cumplimiento a ella
disparando diariamente de 10 a 12 tiro.s.
Como es conveniente aprovechar la hora de la marea, la cal­
ma, la claridad i diversas otras circunstancias, conviene hacer
los disparos en diversas horas cada dia, las que fijaré a V. S. al
darme cuenta del re.sultado de su ataque.
La cañonera L'ilcomayo asistirá a. V. S. cada vez que se eje­
cute esa operación, para lo cual se pondrá V. S. de acuerdo con
el comandante de dicho buque.
Si al ir a toma.r colocación, o eu cualquier otro momento sa­
liesen los buques enemigos, se retirará V. S. fuera del alcance
de sus fuegos, para atraerlos fuera del círculo de acción de los
tiros de las fortalezas, lo cual, visto por los demás buques, irán
en su protección.
Conviene que V. S. se sitúe en una línea que enfile el fa.ro
con el vapor Jirafa, qne es el ma.s al Norte del fondeadero de
los neutrales, a no ser que V. S. .se aperciba, por los disparos
euemigos, que puede avanzar mas adentro.
Desde la Chacabuco, después de cada disparo, haré las si­
guientes señales:
Una bandera al tope mayor significará que el tiro ha sido
bueno.
Una bandera al tope de trinquete, que el tiro ha sido corto; \
Una bandera al tope de trinquete i de mayor significará que
cl tiro ha sido largo, i si el proyectil no se viese, no se pondrá
ninguna señal.
Tales son las únicas prevenciones que puedo hacferaV. S.,
dejando a su esperiencia adoptar todas las medidas que V. S. juz­
gue a propósito para el mejor éxito de la espedicion que se le
encarga.
Dios guarde a V. S.
O scar V ie l .
Al señor Comandante del Angamos.

COMANDACIA DEL MONITOR "HUÁSCAR.”

Rada del Callao, Diciemhre 11 de 1880,
Señor Comandante en Jefe:
.
_
Doi cuenta a V. S. que hoi a la 1.35 P. M. i en virtud de
las órdenes de V. S. que por medio de señales me ordenó, -me
dirijí al lugar señalado por V. S. con el objeto de acompañar
al crucero Angamos para combatir al monitor enemigo A ta ­
hualpa, que dejó su fondeadero de la Dársena, provocando
combate.
(2) Tomo IV, pájina 27S, párrafo II.

85

DOCUMENTOS INEDITOS.

A la.s 2 P. M. tomé la colocación correspondiente, según las
órdenes de V. S.
Se hicieron 18 disparos con los cañones de la torre i uno con
el cañón ele dO libras del lado de estribor.
N o hubo novedad en este bmpie.
Tengo el sentimiento do comnnicar a V. S. (pie el teniente
2. ® don Tomás 2. ® Perez, .solicitó, en la mañana de hoi, de
esta OumaiRlancia, permiso iiaia presenciar prácticamente i
estudiar lus efectos i defectos cpie pudieran notarse, tanto en
el cañón del Angamos i espoletas nuevas, como el efecto com­
parativo con los cañones de la torre de este monitor.
Desgraciadamente, reventó el cañón en circunstancias qne el
teniente Perez de este biuiue dirijia la puntería, causando la
nmerte del citado teniente i del cabo de cañón del Angamos,
de lo cual V. S. ya tendrá conocimiento.
Acompaño a V. S. un inventario formado, de los objetos
pertencientes al citado teniente Perez, por el contador de este
monitor e intervenido por dos oticiales de este buque.
Dios guarde a V. S. .
C.áuLos A . C on DELL.
Al señor Coniaiidaute en Jefe de la División bloqueadora del Callao.

NÚM. 8G. — COMANDANCIA DE LA CAÑONERA “ PILCOMAYO.”

Bloqueando el Callao, Diciemhre 11 de 1880.
Tengo el lioiior de dar cuenta a V. S., en cumplimiento de
mi deber, que a virtud de órdenes verbales que recibí de V. S.
me trasladé al vapor Angamos con el íia de hacer algunos dis­
paros a la corboLa Union.
Habiendo sainlu del muelle Dársena el monitor A to/ian/pa
i doa laaolias cañoneras enemigas a atacar al Angamos, tomé
de nuevo el mando do.mi buqne con el íin de re chazar lo.s, lo
qne logramos hacer, ayudados por el buque del mando de V. S.,
el monitor Huáscar, vapor Toro i las lanchas porta-torpedos,
después de un tiroteo en el cual se consumieron en este buque
los siguientes proyectiles i cargas.Cañones de a 70 ühras C. C.
Cargas máximas, veintitrés..........................................

ordinarias, veintiuna.........................................
Granadas doble.?, uua...................................................
,,
Pal 1iser, once................................

comunes, treinta i dos..................................

23
21
1
11
32

Cañones de a Ifi lihras G. B.
Cargas ordinarias, catorce............................................
Granadas comunes, catorce..........................................

M
11

Cañones de a 6 libras C. C.
Cargas ordinarias, míe ve......................................... '....
Granadas comunes, nueve............................................
Además se di.spararüu 5G granadas de ametrallaLlora.
Dios guarde a V. fS.

9
9

Carlos E. M oraga.
'ir
Al señor Comandante en Jefe de la División bloqueadora del Callao.

COMANDANCIA DEL GRÜCERO “ a NGAMOS.”

liada del Callao, Diciemhre 12 de ISSO.
Eu cvimpliiniento de las órdenes verbales i por escrito qne
V. S. tuvo a bien impartirme, procedí a disparar sobre la cor­

beta Union del enemigo, en la Dársena de este puerto, duran­
te los dias 9, 10 i 11 del que rije.
Se lucieron 12 disparos el primer dia i 13 eu el,segundo por
el capitau de corbeta graduado don Cárlos E. Moraga, con
aparente buen resultado, pues, con bastante fundamento, supo­
nemos haber conseguido nuestro objeto, hiriendo repetidas ve­
ces la corbeta enemiga.
El tercer dia del bombardeo, qne comenzó con buenos dispa­
ros, concluyó fatalmente al seslo tiro. El cañón hizo esplosion,
causando la nmerte instantánea del teniente 2. ® don Tomás
Perez, que disparaba a la sazón, i del cabo de cañón timonel
Juan de la C. Pagusto i 13 contusos i sollamados de ninguna

gravedad. El teniente Perez habia venido a bordo con el obje­
to de inspeccionar el cailon, sus proyectiles i espoletas, como
oficial que era encargado de la artillería del Huáscar, i tratar
de investigar la causa por la cual .se reventaban algunas de las
granadas disparadas. Despnes clel cuarto disparo de ese dia,
salió clc'l Dársena el monitor enemigo Atahualpa, e inmediata­
mente el capitau Moraga regresó a,su buque la Bilcomayo, que
nos acompañaba a corta di.stancia, i el teniente Perez solicitó
la rabiza con el mas laudable entusiasmo. Su último disparo,
el mismo tque causó la esplo.sion de la pieza, fué magnílico so­
bre el Atahualpa, que bañó de agua.
La e.?plo.?iou de este gran cañón con 90 libras de pólvora,
fuera de la sensible pérdida de un oficial de mérito i un timo­
nel, ha causado pequeñísimas averías relativamente a lo que
se debiera esperar de tamaño accidente. Parece que el cañón
se ha dividido en dos partes, una do las cuales ha sido arroja­
da hácia adelante, cayendo id agua a 50 metros de distaucia,
sin haber tocado el buque i sin causar lesión alguna; la por­
ción de la culata fué arrojada liácia atrás i chocando sobre la
plancha de la compresa, que dobló i quebró lijerameute, salió
por el costado, dejando una abertura eu él de dos metros de
largo por nn metro setenta i cinco centímetros de ancho. Eu
opinion del qne suscribe, las diversas piezas del cañón se han
separado sin romper,se, cou e.scepcioii del tubo interior de acero.
Como era del conocimiento de V. S., diariamente, al concluir
los disparo,?, se reconocia prolijamente la pieza i se tomaba una
impresión eu caucho de la porción interior inmediata al tala­
dro del oido, en la cual el ájente de los señores Armstrong ha­
bia descubierto pequeñas escoriaciones que escasamente babian
aumentado basta la tarde del segundo dia de homhardeo, en
que se tomó la última impre.sion, que V. S. conoció esa rui.?ma
lanle i tiue existe en mi poder. Sobre ella, emití a V. S. mi
opinion de que no acusaba peligro ¡niuediato i V. B., por su
opinion, no difirió de aquel parecer, i, en consecuencia, al dia
siguiente se continuó el bombardeo.
Despnes del cuarto disparo de ese dia, el injeniero 1. ° de
este buque inspeccionó el caiioii por la culata i no notó lo me­
nor que llamara la atención. Tampoco ha habido la menor
irregularidad en la carga del último i de.sgraciado di.sparo. El
cañón fué cargado con una granada Palliser de las venidas de
Europa i con 90 libras de pólvora. Se vió la granada caer al
costado del monitor, bañándolo de agua, i sin embargo en la
cureña no quedaba del cañón mas que el anillo de las miiñoneras.
En la tarde del mismo dia, los doctores del monitor Huáscar
i de este buque, señores Pedro V. O’Ryan i Cárlos Vargas
Clark, prepararon el cadáver del teniente Perez, depo,sitándolo
en una vasija con aguardiente, para remitirlo a su familia eu
primera oportunidad, i se dió sepultura al timonel Fagusto,
coa las formalidades de estilo, en el lugar de la isla de San
Lorenzo, que ha sido elejido para depositar los restos de los fa­
llecidos en este bloqueo.
Es cnanto, por ahora, puedo esponer a V. S., dándole cuenta
del último bombardeo i del lin desgraciado del cañón do 8”
que tan buenos servicios ha prestado.
Dios guarde a V. S.
L, A . L ynch .
Al señor Comandante de la División blocxncadoia del Callao.

COMANDANCIA DE LA DIVISION BLOQUEADORA.

Callao, Diciemhre 12 de 1880.
■ Nómbrase una comisión, compuesta de los capitanc.s de cor­
beta comandantes de la Pilcomayo i Angamos e injeniero 1. °
del último para que, a la brevedad posible, informen sobre las
causas que hayan influido eu la e.splosion del cañón del cruce­
ro Angamos.
O scar V ie l .

Señor Comandante de la División bloqueadora;
Los iiifra,?critos, nombrados por V. S. para informar sobre las
cansas que hayan influido en la esplosion del cañón del crucero
Angamos, tienen el honor de esponer a V. B. la siguiente
opinion:
1. ® Personalmente, al corriente del manejo diario i vijilau-

86

G U ER RA DEL PACÍFICO.

cía observada con el mencionado cañón durante los últimos
bombardeos, podemos espresar que no ha habido ninguna ir­
regularidad en su carga que haya producido la esplosion, ni
falta alguna de vijilancia.
2. ® Que determinar inmediatamente la esplicacion cientí­
fica de cómo se ha verificado la esplosion o desaparición del
cañón, es difícil i espuesto a incuiTÍr en errores, i que solo
podemos aventurarnos a creer que el accidente no ha tenido su
oríjen en las pequeñas escoriaciones que la impresión de su
ánima habian mo.strado a inmediaciones del oido. Para este
último concepto, hemos tenido presente qne las impresiones
diarias no mostraban ningún aumento en ellas, i que toda esa
parte del cañón ha salido entera por el costado que correspon­
día a la culata del cañón, según lo prueba la fonna i dimensio­
nes de la abertura que eu él ha dejado, i las señales que se
observan en la cantera de la corredera.
3. ° Que el cañón uo lia hecho esplosion; el canon entero
ha desaparecido en la dirección de su culata, dejando solamen­
te el anillo de los muñones i la pieza de las adujas que está
inmediatamente por delante de ésta i que ha desapai-ecido en
dirección de la boca del cañón, según se ve claro en la in.speccion de su dibujo. Sin ser así, la esplo.sion habria hecho gran
daño latci'al, lo cual no ha sucedido, pues todas las averías
fueron eu dirección de la culata, no habiéndose ni movido ni
sufrido en lo menor la cureña.
Es cuanto podemos esponer a V. S. en cumplimiento del co­
metido que se ha servido encargarnos. - Rada del Callao, Di­
ciembre 12 de 1880.— C á e l o s E. M o r a g a . — Luis A n je l
L y n c h .— D a v i d

G lovbr.

Majmría de órdenes de la escuadra.— Eu la mar, Diciembre
18 de 1880.— Es copia fiel del orijinal.— L. A. C astillo .

CIY.
Defectos e ineonvcnicntcs par.a utilizar los cañones «le
nuevo ,si.stcma «le la «lotacion «Icl m onitor “ Iluáscar”
cu el bombardeo dcl Callao.
NÚM.

1,485.— COMANDANCIA

JENERAL DE LA ESCUADRA.

A rica, Diciembre 11 de 1880.
Señor Ministro:
El Jefe de la División bloqueadora del Callao, cou fecha 20
del próximo pasado, me dice lo que copio:
“ Adjunto a V. S. orijinal el parte que me pasa con esta fecha
el comandante del Huáscnr:
“ Prevendré a V. S. que, eu vista de los reiterados denuncios
que tengo de la próxima salida de la Union, he destacado al
Huáscar para que, hasta segunda órden, fondee, durante el dia,
por los alrededores en que yace el Loa.
"Llamo la atención de V. S. hácia el defecto de las cápsulas
de rifle con que ha sido provisto el Huáscar, a fin de que V. S.
resuelva, sobre el particular, lo que estime conveniente.
"H oi en la mañana despaché al Toro a Chancai i a su regve.so, he sido informado que nada hai allí que pueda dar idea
de haberse organizado trabajos para estraer la artillería del Co­
vadonga.
" A su paso por Ancón, el referido buque pudo cerciorar.se
de la presencia en esas agnas de dos buques grandes i uno chi­
co que efectuaban su descarga.
"Asimismo pudo darse cuenta de trabajos de fortificaciones
que ha llevado a cabo el enemigo, contando ya con un fuerte
que exhibe un cañón, al parecer, del calibre de a 70."
Lo que trascribo a V. S. para su conocimiento i fines a que
haya lugar.
Dios guarde a V. S.
G a l v a r in o R iv e r o s.
Al señor Ministro de Guerra i Marina.

NÚM.

14.— COMANDANCIA

DEL MONITOR “ HUÁSCAR.”

liada del Callao, Diciembre 15 de 1880.
Señor Comandante en Jefe:
Tengo el honor de poner en conocimiento de V. S. que cou
motivo de los último.s disparos hechos con los cañones de la

torre de este monitor el 11 del corriente, cuando en cumpli­
miento de la órden de V. S. hice uso de ellos cou^ carga máxima
contra el monitor Atalmalpa i lanchas enemigas, se resin­
tieron las sobremuñoneras del cañón de la derecha, aparecien­
do, como V. S. ha tenido lugar de notarlo, dos rasgaduras'cn
cada una de ellas, lo que, a mi juicio, hace peligroso el uso de
los cañones ántes de cambiarlas.
Eu el cañou de la izquierda, aunque no existe el mismo gra­
ve daño, puede notarse en una de ellas indicios de rasgadura,
la que aumentará, sin duda, al usar igual carga.
Con motivo del lamentable .suceso ocurrido el 11 del presen­
te a bordo del crucero A ngamos, creo oportuno llamar la aten­
ción de V. S. sobre la mui poca confianza que merece la nueva
artillería que monta este monitor, sobre todo cuando principia
a notarse los mismos efectos destructores que dieron tan fata­
les resultados; uu caso parecido en este buque, a mas déla pér­
dida de vidas, destruiria, a mi juicio, la torre, inutilizando el
principal elemento de ataque i defensa con que cuenta este
monitor, pues si en el A ngamos no fueron de mayores propor­
ciones los efectos destructores, es por no haber encontrado el
menor obstáculo al desaparecer el cañón, pero no sncederia lo
mismo en una torre que opondría poderosa resistencia a los ga­
ses de la pólvora i partes del cañón.
Oreo, asimismo, la conveniencia de suspender, por ahora, los
hoiñbardeos parciales, pues el uso Recuente de cargas máximas,
únicas con que se puede ofender a la Dárséna fuera de tiro,
destruye lentamente el material, consiguiendo mui inciertos
resultados en nuestro favor en cambio de los perjuicios consi­
guientes al constante uso de un sistema nuevo de cañones qne
somos los primeros en e.sperimentar i que tan pésimo resultado
se ha obtenido. En consecuencia, después del accidente ocurri­
do al Angamos, i sin atreverme a determinar definitivamente
las ventajas o desventaja.? qne ofrece el nuevo sistema de ca­
ñones, nos queda el derecho de juzgarlo, según nuestro criterio,
sin dejar de tomar todas aquellas precauciones conducentes a
evitar mayores desastres, concluyendo con que debe hacerse
uso, lo ménos posible, de la carga de 90 libras, la qne se nece­
sita para bombardear al enemigo, quedando fuera del alcance
de los tiros de éste.
Es cuanto tengo el honor de esponer a la con.sideracion de
V. S., por creerlo de utilidad, en previsión de otro accidente
desgraciado.
Dios guarde a V. S.
C arlos A. C ondell .
Al señor Coniancl.ante en Jefe de las fuerzas bloqueadora,s dol Callao.

NÚM

1,536.— G0M.4NDANCIA JENERAL DE

LA ESCUADRA.

Curayaco, Diciembre 2 ! de 1880.
Señor Ministro:
El comandante de la División bloqueadora del Callao, en
oficio número 204 de fecha 15 del que rije, me dice:
“ A l disponer preparar el Huáscar para continuar los bom­
bardeos a la Dársena, su comandante me pasa la nota que oriji­
nal adjunto a V. S.
"Como verá V. S., las faltas que se han encontrado en las
sobremuñoneras, no permiten dar cumplimiento a las supremas
disposiciones que tuvo a bien comunicarme, sin remediar ántes
el mal, por lo cual espero se servirá V. S. ordenar remitir las
piezas que se solicitan, por el pedimento del /A íoscar que acom­
paño, e intertanto, llegan se va a proceder a construir otras pro­
visionales.
"Debiera limitarme a lo espuesto; pero creo de mi deber entrar
en otras consideraciones que es necesario que V. S. i el Supre­
mo Gobierno conozcan, para que, con entero conocimiento, se
determine lo qne mas convenga.
"L a colocación de los cañone.s del Iluáscar es tal, que solo
meden elevarse a 9^°, i con esa altura, el alcance del proyectil
lega de 6 a 6,500 metros, distancia a la cual el monitor puede
ser ofendido por los proyectiles de los fuertes enemigos.
"¿Conviene espouer el buque, cuando el resultado que podria
obtenerse es tan eventual?
’ T^a respuesta al dilema anterior uo tendría duda alguna,
si el fin que se deseara alcanzar fuese indispensable; pero
iroponiéndose solamente herir la Union, cuya defensa en el
Dársena, de sacos de tierra, hacen el hecho mui problemático,
no creo que deba correrse el riesgo, por remoto que sea, de

DOCUMENTOS INÉDITOS.

dañar el buque. La dolorosa esperiencia que, por otra parte,
nos cuesta el accidente del cañón del Angamos, nos muestra
claramente que no debemos prodigar el uso de cargas máximas,
(únicas que pueden usarse) para alcanzar el Dársena, sino con
prolija mesura, intertanto no se determina con precisión el
grado de c o n fiiiiiz a que esa nueva artilleiía puede ol'recei, i no
es ciertamente en el estado de guena eu que nos encontramos
la época oportuna en que deba eusaj'arse.
"Desde luego, el accidente de las sobremuñoneras está mos­
trándonos que existe un defecto que remediar, i V. S. sabe qne
anteriormente se habian roto otras piezas, que ya se han com­
puesto, pero que indican también la necesidad de no prodigar
Ims cargas máximas.
” A mi juicio, no se debe esponer el monitor, haciéndolo bom­
bardear la Dársena: 1. ® porque los proyectiles enemigos pue­
den herirlo, sin qne él consiga, sino denn modo mni problemá­
tico, alcanzar el fin que se propone; 2.
porque para ejecutar
esa operación es absolutamente necesario usar carga máxima,
i miéntras esperiencias profesionales no demuestren claramente
que lio hai peligro, no debe usarse de ella, sino en casos indis­
pensables.
"U n accidente en el Huáscar, como el ocurrido en el cañón
del A ngamos, seria en ese buque de terribles consecuencias,
como, sin duda, no se ocultará a V. S., por lo cual omito
detallarlas.
"P or doloroso que me fuese, no trepidaría eu suspender el
bombardeo de la Ihtrsena con los cañones del Huáscar, inter­
tanto no recibie.se nueva órdeu de V. S. despnes de comunicar­
le lo qne dejo espuesto; tal es el convencimiento que tengo ijue
es medida de prudencia reservar el monitor para uua ocasiou
indispensable, como un ataque a buques o nn bombardeo
jeneral, pues V. S. sabe que un accidente en ese buque, aparte
de las desgracias personales que pudieran tener lugar, nos crearia, en este bloqueo, una situación difícil, que es indispensable
evitar.
"Afortunadamente para mí, esa determinación no me veo for­
zado a tomarla, pues el estado de las sobremuñoneras liace in­
dispensable suspender el bombardeo diario, intertanto uo se re­
ciban esas piezas, i espero que junto cou ellas se servirá V. S.
decirme si, a pesar de las razones espuestas, debo o nó cumplir
la órden de bombardear diariamente a la Union.
"L a premura del tiempo, no me permite .acompañar el infor­
me sobre el particular que he pedido a lo.s jefes de la división,
el cnal, heclio verbahneiite, no difiere sino en la forma con lo
que dejo espuesto i el que remitiré en primera oportunidad."
liO que trascribo a Y. S. para su conocimiento, acompañán­
dole una copia del documento a que hace referencia.
La medida de suspender el bombardeo de que da cuenta el
Jefe de la División bloqueadora, ha sido de la aprobación de
esta Comandancia, por las razones qne espone dicho Jefe.
Dios guarde a V. S.
G alvarino íüvehos .
Al señor Ministro de Guerra i Marina.

Señor Comandante en Jefe:
En cumplimiento de la órden de V. S., fecha 16 de Diciem­
bre de 1880, decimos a V, S. lo siguiente:
Lus infrascritos no encuentran inconveniente para que el
monitor Huáscar bombardee la plaza del Callao, siempre qne
se C ü u q iü u g a u o reparen las sobremuñoneras de los cañones
que presentan rasgaduras visibles, iguales eu nn todo a las quo
manifestó el montaje del cañón del Angamos.
La comisión opina, fundada en la esperiencia qne ha adqui­
rido en los respectivos bombardeos, que el monitor estará siem­
pre que bombardee al alcance de los cañones enemigos, puesto
que sus montajes i portas de la torre no permiten dar a los ca­
ñones la elevación conveniente.
El exámen concienzudo i minucioso qne se ha hecho de los
cañones de la torre del monitor, no ha mostrado ningún dete­
rioro, pero no su montaje; i tomando en cuenta lo sucedido en
el crucero Angamos, nos permitimos recomendar a V. S. ser
rnui parco eu el uso de las cargas máximas.
lis lo que damos cuenta a V. 3. eu cumplimiento de nuestro
cometidu.
Rada dcl Callao, Diciembre 20 de 1880.— C á r l o s A. C o n ­
d e l l .— C á r l o s E. M o r a g a .— F r a n c i s c o S á n c h e z .
Al señor Comandante en Jefe d e k s fuerza.s bloqueadoras del Callao.

87

cv,
Esti-accion de la laiudia-íorpedo “ Frc.sia” esi el ÍJallao.
NÚM. 1 ,5 0 6 . — COMANDANCI.A JENERAL UE LA ESCUADRA.

En la mar. Diciembre 17 de 18S0.
Señor Mini.stro:
El Jefe de la Divi,sion bloqueadora del Callao, con fecha 12
del corriente en oficio número 192, me dice lo siguiente:
“ He demorado la salida del Angamos para dar cuenta a
V. S. del resultado qne últimamente he intentado para estraer
la Fresia, el que ha sido desgraciado.
"Cuando estaba levantada dos brazas, la e.spía mas gruesa
que liabia en los buques faltó i ha .sido necesario paralizar todo
el trabajo.
"L a laucha queda perfectamente estrobada i sentada en toda
la estension de la quilla i, al parecer, sana.
"Para estraerla, se necesita mande V. S. un buzo cou su apa­
rato i manguera para el uso del que hai aquí.
” üu real compuesto de cuadernales i tira de 9 a 10 pulgadas.
"U n buque que pueda trabajar a la vez que el Alalias, que
traig^a pluma debidamente asegurada i huinchas de,.poder.
"Con esos aparato.?, creo que la lancha Fresia puede salir a
flote, a no ser que V. S. determine, con mejor acuerdo, dispo­
ner otra cosa, sin embargo seguiré probando todos los medios
posibles.”
Lo que trascribo a V. S. para su conocimiento, advirtiéndole
que se mandarán al Callao los ausilios que se solicitan con es­
cepcion del buque qne, por ahora, no hai disponible.
Dios guarde a V. S.
G a l v a r in o R iv e r o s .
Al señor Ministro ele Guerra i Marina.

NÚM. 1,526— comandancia JENERAL DE LA ESCUADRA.

Curayaco, Diciembre 33 de ISSO.
Señor Ministro:
El comandante de la corbeta Chacahuco, Jefe de la Divi,sion
bloqueadora del Callao, eu nota número 200 de fecha 14 del
corriente, entre otras co.sas, me dice lo siguiente:
“ Con esta fecha digo al señor Jeneral, Comandante de la
1.
División, lo que copio:
“ Sírvase V. S. anunciar, eu primera oportunidad, al señor
Ministro de la Guerra i al Comandaute en Jefe de la escuadra,
que anoche, por fin, i despnes de ínquobu trabajo, logré .sacar
a flote la lancha-torpedo Fresia.
"Achicada convenientemente, la be encontrado con su má­
quina en buen estado, el caldero sin moverse, la hélice i timo­
nes sin daño alguno.
• "En la popa, aventadas dos jilanchas de la cubierta por la
e.splosion de la granada i los agujeros por donde penetró i salió
el proyectil, haciendo .saltar varios remaches de las cuadernas.
Un mamparo de proa, vencido.
"Inmediatamente, he procedido a componerla con la maes­
tranza de los buques, i espero, con algún fundamento, poder
hacer la reparación a flote, sin tener necesidad de vararla, eu
cuyo caso estará en estado de .torvicio en diez dias mas.
"Destruidos los compartimientos interiores, será necesario re­
hacer las obras de carpintería, i como todos los útiles se han
perdido, deben remitirse a la brevedad po.sible los artículos de
que consta el pedimento adjunto.
"N o se ha adquirido noticia alguna del enemigo que pueda
comunicar a V. S. de nn modo lijo; solo parece, i con funda­
mento, que la resistencia será eu Lima, sin qne por eso dejen
de haber fuertes destacamentos dominando las alturas de Lnrin. Acompaño a V. S. los diarios que he podido obtener.”
Lo qne trascribo a V. S. para su couociiniouto.
Dios guarde a V. S.
G a l v a r in o
AI señor Miuistro de Guerra i Marina.

R iv e r o s .

- T '- r

88

G U ER RA D EL PACÍFICO.

CYL
Estraccion <lcl cañón <lel “ Angamos” por el ContraAlmirante de S. M. B . en el Callao.
COMANDANCIA JENERAL DE LA ESCUADRA.

Santa M aría, Diciembre 25 de 1880.
Señor Ministro;
El comandante de la División bloqueadora del Callao, con
fecha 21 presente en su oficio número 215, me dice lo si­
guiente:
“ En nota fecha de ayer, el señor Cotra-Almirante Stirling,
comandante de las fuerzas navales de S. M. B., ha solicitado
del que suscribe la autorización para estraer, si fuese posible,
los restos del cañón del Anejamos perdido por el accidente ociii'rido a bordo de ese buque i de que V. S. tiene conocimiento.
” Agrega el señor Almirante qne aunque de dudoso resultado
la operación de estraerlo, a cansa de la profundidad del agua, si
llegase sacarlo, lo pondria a disposición del Gobierno de Chile,
una vez concluida la guerra.
” He contestado que uo habia inconveniente, por mi parte, pa­
ra procurar la estraccion, desde que cl exámen de esa pieza puede
ser de tanta utilidad a la ciencia, tanto mas que por el estado
de guerra en que nos encontramos, no podemos ocuparnos de
esa Operación.
” H c agradecido la jenerosa oferta del señor Ahnirante para
loner a disposición del Gobierno de Chile, una vez concluida
a gnerra, el cañón, si lograba estraerlo; pero he agregado qne
sin autorización pava aceptarla n ofrecerla al señor Almirante,
debo esperar la resolución suprema, qne comunicaré tan luego
como me sea conocida.
” Tal es, en resumen, el contenido de las notas cambiadas, lo
que espero sea de la aprobación de V. S.”
Lo que trascribo a V, S. para sn conocimiento, advirtiéndole
que he aprobado la contestación dada por el comandante dé la
División bloqueadora, teniendo eu vista que aunque nos fuera
posible cstraer el cañón, no podríamos sei'virnos de él.
Dios guarde a V. S.
G a l v a r i n o R i v e r o ?.
Al seiior Ministro de Querrá i Marina.

NÚM.

5.— m i n i s t e r i o

de

GUERRA I MARINA EN CAMPAÑA.

Curayaco, Diciembre 25 de 1880.
La desaparición del cañón del Angamos es un hecho que
interesa capitalmente a nuestra marina por los proyectos i aun
arreglos ya iniciados p-ara enrabiar cl armamento de sus prin­
cipales buques. Por e.ste motivo, es de cosidevable importancia
hacer nn estudio detenido i bien fundado de las causas que
puedan haber determinado este accidente, para lo cual se ser­
virá V. S. comisionar al capitán de navio don .Juan J. Latorre,
al de fragata don Luis IJribe i a los graduados de corbeta don
Luis A. Lynch i don Juan Simpson para que recojan todos los
datos que hayan sobre el particnhar, examinen atentamente las
circunstancias en que .se realizó el hecho e informen al Minis­
terio del ramo sobre el resultado de sus investigaciones.
Dios guarde a V. S.
.Jo s é F . V e r g a r a .
Al señor Comauclante en Jefe de la escuadra. (1¡

CYIl.
Notas cambiadas entre cl Bliiustro de la Guerra en
C am paña i cl €oinandantc en Jefe de la escuadra
referentes al dcscmb.arco dcl c.iército cspcdiciouario.
NÚM

3.— MINISTERIO

el éxito de nuestras armas un atraso tan inmotivado i que hace
pesar sobre V. S. una responsabilidad tan considerable.
Debo, además, prevenir, a V. S. que elagna se ha agotado en
algunos buques i en otros, está por agotarse; que la División
Villagran espera en Pisco los buques que deben ir a buscarla
i qne .sn presencia aquí es de urjente necc.sidád; i, por fin, que
.si se retarda el regreso de los trasportes que se esperan en VaL
parai.so para reforzar las guarniciones de Arica i Tacna, corten
sério peligro estas guarniciones de ser atacadas por fuerzas'su­
periores.
Espero qne V. S. dict.ará las medidas qne juzgue mas conve­
nientes para remediar el mal que le indico.
Dios guarde a V. S.
J. P. V e r g a r a .
Al señor Comandante en Jefe de la escuadra.

NÚM.

4.— COMANDANCIA

JENERAL DE LA ESCUADRA.

Caleta Curayaco, Diciemhre 23 de 1880.'
Señor Mini.stro:
Penetrado de la importancia de la operación de guerra que
está ejecutándose bajo mis órdenes, he concretado todos los
elementos de que dispone la escnadra al mejor desempeño de
esta operación, i .si el desembarco uo .se efectúa con mayor ra­
pidez, ello es debido puramente a que los elementos con que se
cuenta no permiten obrar con mayor lijereza,
Las lanchas de desembarco están todas en n.so,-pero su nú­
mero mui liúiitado es una de las causas principales de que el
desembarco no sé haga con mayor prestez<a, i si no se han tráido en mayor número, no es por culpa del qué suscribe, señor
Ministro.
Las embarcaciones de todos los buques del convoi, tanto do
guerra como mercantes, están dedicada.? a esta operación, i
séame aquí permitido llamar la atención de V. S. hácia el he­
cho de que los botes a vapor son mui reducidos i esto ba obli­
gado a remolcar las lanchas con tropas con las embarcaciones
de remos, ocasionando así un retardo que no estaba en mí po­
der evitar, i por cierto qne si carecemos de ese elemento, no es
culpa del que suscribe.
A mi juicio, el desembarco se está llevando a efecto con una
presteza admirable, si se toma en cuéntalos elementos con que
contamos, i, en efecto, en el dia de ayer se Hesembarcaron no
ménos de 4,000 hombres, 300 caballos, pertrechos i forrajes, a
lesar de haberse perdido varias horas eu proveer de carama.yoas a algunos batallone.s que babian salido a campaña sin ellas,
lo que no es culpa mia, señor Ministro.
A fin de conseguir mejor resultado en esta operación, el que
.suscribe hubiera deseado, en cnanto fuera posible, ver un per­
fecto acuerdo entre los directores de esta campaña, pero desgiaciadaraeute no ha .sucedido así, a pesar de los e.sfnerzos del
que suscribe, i esto ha contribuido, natnvalmente, al retardo
de las operación e.s.
Por fin, señor Ministro, i ántes de concluir de contestar el
primer párrafo de sn nota de hoi, séame permitido hacerle pre­
sente que, aprovechando yo del mejor modo posible los elemen­
tos de que di.spongo, la responsabilidad de las consecuencias
de un retardo en esta opera.cion recaerá en aquéllos que no
proveyeron como debieran a esta e.spedicion.
Respecto a la carencia de agua que V. S. dice se está sin­
tiendo, debo advertir a V. S. que ignoro completamente cua­
les son los recursos de que se dispone para proveer al ejército
de este elemento, porque parece qne se ha considerado este
asunto enteramcnto ajeno a las atenciones de la escuadra.
Dios guarde a V. S.
G a l v a r in o R iv e r o s .
Al señor Ministro de Guerra i Marina en Campaña.

DE GUERRA I MARINA EN CAMPAÑA.
MINISTRO DE GUERRA I MARINA EN CAMPANA.

A bordo del “ Ahnirante ChcJu-ane,” Diciembre 23 de 1880.
La lentitud con que se está operando el desembarco del
ejército confiado a la dirección de V. S., me obliga a llamar su
atención a las gravísimas consecuencias que puede tener para
(1) Tomo IV, pájina 280.

Caleta Curayaco, Diciemhre 25 de 1880.
La nota que acabo de recibir de V. S., me pone en la nece­
sidad de tener que advertirle que el jiro que V. B. está dando
a sus relaciones con este Ministerio, no tardará eu hacerlas in­
sostenibles en el pié en que deben existir.
'

DOCUMENTOS INÉDITOS.

Con fecha 18 del corriente, me comunica V. S. una ónien
del dia ( l ) que, en los ténninos absolutos en que está concebida,
dará lagar a sérios embarazos i conflicto.? páralos comandantes
de I m iju e s . V. B. no se pone eu los diversos casos de ausencia
del Jefe de la escuadra i de urjeneia i rapidüz'en las operacio­
nes de la, gnerra, i pretende obligar al que dirije e.stas operacio­
nes a que se vaya a buscar a V. B., que puede estar a seis o
mas dias de camino de donde pasan los hechos, para qne
por su conducto se comunique la órden al buque que debe eje­
cutarla.
El que suscribe, usando de la autoridad que le da la lei pa­
ra trasmitir las órdenes de S. E. el Presidente de la República,
ha comunicado directamente esas órdenes a los comandantes
de buquei que se encontraban eu el Callao, Pisco i Arica, por­
que V. S. con el buqne de la insignia estaba en Iquique.
Mas tai'de, notando que se perdia el tiempo i que so mai’chaba con lentitud en nna operación qne de .suyo requeria una
grande celeridad, como es el desembarco de nn ejército a poca
distaucia de las fnerz.as enemiga?, lo hice presente a V. S., i
obtuve por contestación una nota mal concebida, qne se presta a
muchas observaciones i que no estaba conforme con la verdad
do los hechos, porque tanto el Jeneral en Jefe, como el Inten­
dente Jeneral, el Comandante Jeneral de Marina, qne tiene
una larga esperiencia en estas operaciones, i otros empleados
mas me manifestaron sn opinion de que el trabajo no se lleva­
ba a callo con la actividad i método requeridos.
lloi se pone V. B. en abierta desobediencia a una órden de
este Ministerio, apoyándose en su larga e.speriencia de los hom­
bres i liu? cosas déla marina, como si eu algo se pusiese eu da­
da esa esperiencia cuando ,?e le pide que comisione a cuatro je ­
fes, cuyas opiniones quiere conocer el Gobierno para que hagan
un estudio esclusivamente profesional.
La .solicitud del Contra-Almirante Stirling está probando la
necesidad de hacer estos estudios, i la conveniencia de que to­
dos los marinos de nuestra escuadra se ocupen en ellos.
En conclusión, debo decir a V. B. que ni las circunstancias
son para emplear el tiempo en estas contestaciones, ni se puede
concebir el buen servicio con nna resi.?tencia obstinada a los
actos del Gobierno, i que si esto continúa así, me veré obligado
a usar de la autoridad que repre.?ento para poner un término a
esta situación.
Dios guarde a V. S.
J. F. V

e r g a r .a .

Al scfloi- Oomamlante eu Jefe cío la escaaclra.

NÚM.

1,561.— COMANDANCIA

JENERAL DE LA ESCUADRA.

Sania María, Diciembre 27 de 1880.
Señor Ministro:
Comprendiendo las difíciles circunstancias porque atraviesa
el país, me be propuesto hacer cuanto sacrificio sea po,sible a
fin de lio agravarlas, i, penetrado de la conveniencia de man­
tener este propósito, paso a contestar la nota de V. S. del 25
del iiresente.
El hecho de no haberse encontrado jamás Chile empeñado
en una guerra tau colosal i de carecer, por consiguiente, de las
leyes especiales, lia dado oríjen a muchas prácticas ante inu­
sitadas, a la formación de oliciiias que carecen de oríjen legal,
a la creación de autoridades que, según la opinion de eminen­
tes jurisconsnlto.s, son inconstitucionales, a la ampliación de los
poderes de mnchas otra.?, etc., hechos todos que debian orijinar conflictos entre estas diver.?as autoridade.?, cuyas atribucio­
nes lio eran bien definidas. Comprendiéndolo así, cuando fui
honrado con el mando en Jefe de la escuadra, me propuse ha­
cer todo sacrificio conducente a mantener la mas perfecta ar­
monía con los jefes principales de esta campaña. Hasta hace
poco, habia conseguido mi objeto sin grandes dificultades; pero,
desgraciadamente, en los últimos tiempos, a pesar de todos mis
e.?fuerzo.?, esa arnionía lia sido mni difícil de mantener. Y. S.
aU'ibnye esa circunstancia al jiro queestoi dando a mis relacio­
nes con ese MiuLsterio, i de que solo puede haber tenido oríjen
en uua interpretación equivocada de mis notas, a que V. S. se
refiere, en las cuales no ho pretendido otra cosa i con el objeto
de asegurar esa armonía, quehacer que, en cuanto sea posible,
cada uno obre dentro de la esfera de acción que le determina la
( l) Toiuo IV, final tlel pánafo III.
T om o

y

.— 1 2 .

89

lei, siempre que est.) no redunde en perjuicio del éxito de la
guerra, como lo esplicaré a V. S. en el curso de e.sta nota.
Los artículo.? I i II, título 5. ® , tratado 2. ® de la Ordenanza
Jeneral déla Armada, dicen tes tu al ni en te: I. “ El oficial jeneral
ó particular a quien yo nombrare para mandar nna escuadra, al
tomar sobre sí este cargo, ba de lijar su cuiisider.Lciou en (pie
mis desvelos i gasto;? para mantener la Armada Naval i cuanto
al intento establecen estas Ordenanzas, tienen por solo térniino
el que uno o mas buques armados llenen lo.? objetos de guerra
i paz que importen a la dignidad de mi corona i al bien de mis
vasallos i que me será responsable de su malogro, segnn las
circunstancias i hasta donde cupiese en las fnerz.as que le hu­
biere confiado;! II. Para esta respoa.sabilidad i cargo tendrá un
mando nniver.sal en todos los bájele.? e individuos de sn es­
cuadra, sin limitación en todas las operacione,? i materiias do
mi .servicio i con única jurisdicción pava todo lo gubernativo
de ella, sin perjuicio de la dependencia del Director Jeneral o
Coman'lante Jeneral del Deiiavtamento, como queda declarado
en los títulos de e.?as digniiuides.”
Como V. S. ve por los artículos citados de la única lei v¡jente que puede rejirnos en esta materia i que copio testualmente para evitarle la molestia de rejiscrarlos, el Comandante
en Jefe de la escuadra es responsable de ella, ante el Gobierno
i ante el país, para cuyo objeto tiene mando ilimitado con
única jurisdicción sobre ella.
El hecho de qne V. S. imparta órdenes a los buques de la
escnadra como representante del Gobierno, no altera en nada
la re.sponsabilidad del Comandante ea Jefe de ella., que es
quien debe recibir diclias órdeiie.? i hacerlas ejecutar, quedan­
do responsable de .su buena ejecución. Sin embargo, en aten­
ción a las múltiples necesidade.s de la campaña, que era
necesario satisfacer con un limitado número de buques en una
estension considerable de costa, jamás puse obstáculos pai'.a
qne los coinandantes de éstos recibieian órdenes de diversas
autoridades, siempre que se me consultara o se me diera cuen­
ta, cuando fuese posible, para poder a-^^í inautcner algún órden
en el gobierno de esta e.scnadia, ,?iu lo cual no ¡lodia cargar
con la inmensa responsabilidad de ella. E.sta medida venia ,Íiaciéndose perjudicial al buen servicio i mui peligrosa para el
éxito de las operaciones marítimas, como probarán los hechos
que voi a citar a V. S.
El 7 de Noviembre próximo pasado, recibí órden de Y. S.
de supender el bloqueo de los puertos del Norte con escejicion
del del Callao, que debia continuar sostenido por A Huáscar \
Pilcomayo. Estimando, el que suscribe, que esa fuerza era in­
suficiente para el objeto i que la órden era dad.?, sin nn cono­
cimiento perfecto de los medios de ataque que tiene el enemi­
go en ese puerto, cosa mui frecuente en toda gnerra, creí de
mi deber modificar la órden citada, i dispuse que queda,?e el
Cochrane con el Huáscar, lo que comuniqué id Gobierno i a
Y. B. con las e.?plicaclones del caso. Y. ¡S. no hizo ninguna
observación a esta medida durante los cuatros dias que estuve
con Y. S. en Arica, i ántes, al contrario, pareció .aprobarla. El
15 de Noviembre salí pava Iqniqne i Y. S. para Pisco, de donde
ordenó al comandante del Cochrane ab.aiidonar el bloqueo i re­
gresar a Arica, sin que, liasta ahora, Y. S. .se baya dignado
poner en mi conocimiento los poderosos motivos qne deben
haber obrado en el ánimo de Y. S. p.ara dictar e.?a medida i
que me parece que el Jefe de la escnadra debe conocer para
desempeñarse mejor en el ejercicio de sus funciones.
Por esa misma época, la corbeta Chacabuco, con una e3ca.?a
provisión de pólvora i proyectiles, fué mnndada a sostener ese
bloqueo, reduciendoa.?í la Divi.sion bloqueadora am ia situación
crítica delante del enemigo, pues, aparte de otros inconvenien­
te.?, los condensadores de esos buques no podian dar abasto al
consumo de agua de la guarnición de la isla de San Lorenzo i
a las lanchas porta-torpedos.
Eu esos dias, llegaba a Arica el M atías Cousiño en viaje pa­
ra el Callao con pertrechos navales para la e.scuadra, i disjiuse
de.?de Iquique que dejara parte de esos jiertrechos eu el Val­
divia, tomara una cantidad de pólvora i proyectiles para la
Chacabuco, qne desde el Callao los ¡ledia con mjencia, i ,?e dirijiera a este puerto. Cuando .se ejecutaban e.?tas órdene.s, el .se­
ñor Jeneral en Jefe, sin consultarme, a pe.sar de estar al habla
por telégrafo, ordenó, por disposición de Y. S., suspender ese
trabajo, tomar tropas a su bordo i zar])ar para Pisco; cuando
si se me hubiese consultado, se podian haber arreglado las co­
sas de modo que el buque liubie.?e desempeñado las dos comi­
sione.? en el mismo viaje.

90

G U ER RA D EL PACÍFICO.

Por entónces, la Pilcomayo, qne con aste blindado estaba en
Iquique eu reparación, recibia órden del señor Jeneral en Jefe
para zarpar para Arica, i la O'Higgins hacia un viaje ai Norte
en bu.sca del Barnard Castle, sin que el que suscribe tuviera
ningún conocimiento de estos movimientos, a pesar de estar al
habla con esos buques.
Estos hechos i otros muchos que seria largo enumerar, que
no podian serme indiferentes i que debieran traer séria.? con­
secuencia?, me decidieron a dar la órden de! dia del 18 del
presente en la mas profunda convicción que ella dará un buen
resultado en el servicio.
V. S. cree ([ue dicha órden va a ocasionar embarazos a los
comandantes de los buque.?, lo que podria bien suceder si la
misma órden no les designara el camino que en cada caso de­
ben seguir.
El resultado práctico de dicha órden, será que los comandan­
tes rehusarán cumplir las que puedan ser comunicadas al que
su.scribe, i cuando esto no pueda efectuarse con la rapidez ne­
cesaria, dichos comandantes deberán obrar conforme al artícu­
lo 155, título 1. ® , tratado 3. ® , que dispone qne loa coman­
dantes se atendrán a las instrucciones i órdenes qué tuvieren,
i si por accidente no prevenido fuese preciso’ tomar resolución
que las altere, tomarán la determinación que juzguen mas con­
venientes; disposición que ya el Supremo Gobierno ha ordena­
do observar a los comandantes de los buques en sus relaciones
con los intendentes i otras autoridades de la República, por
disposición suprema de 18 de Noviembre de 1857.
Paso ahora a contestar el párrafo de la comunicación de
V. S. qne se refiere a la nota que dirijí a V. S. en contestación
a aquélla, en qne me hacia presente la lentitud con qne se efec­
tuaba el de.scmbarco del ejército, nota que dice V. S. fué mal
concebida, qne se presta a muchas observaciones i que no es­
taba confoi me con la verdad de los hechos.
Es difícil, .señor, contestar este párrafo de su nota con la
mesura debida i cou la? consideraciones que estoi resuelto a
guardar a toda persona que inviste carácter oficial, mui e.?pecialmente en estas circunstancias i cuando ese carácter es tan
elevado como el de V. S. No creo que jamá? el Supremo Go­
bierno haya usado espresiones .semejantes, ni para reprender a
uu subalterno, i así, permítame, señor Mini,?tro, desenteuderme
de esa parte de sn nota, que no puedo aceptar ni como hombre,
ni como funcionario público, i qne, si no fueran dictadas por
V. S., creerla eran encaminadas a producir uu conflicto.
Recordará V. S. que el .señor Jeneral en Jefe me designó el
puerto de Chilca para el desembarco del ejército, que la densa
neblina que cubria la costa en la mañana del 21 cuando reca­
lábamos sobre ella, impidió que ese numeroso convoi fondeara
en hora oportuna i que, el que suscribe suspendió la operación
del desembarco miéntras hacia un reconocimiento hácia el Nor­
te; qne cuando hubo reconocido la.s caletas de Curayaco i San­
ta María, se decidió el desembarco del ejército en este punto, i
que por e.?tos motivos no se principió hasta el dia 22.
V. S. recordará que el señor Jeneral en Jefe designó’ el órden
en que las tropas debian ser desembarcadas en caso de resis­
tencia del enemigo i cuando no la hubiera. Llegada la hora del
desembarco, los oficiales encargados de éste se encontraron
con que habian rejirnientos que uo teniau caramayolas, de que
era necesa.iio proveerlos áiite.? de pi.sar tierra, i fué preci,?o sa­
carlas del fondo de la.? bodegas de algunos buques; fué también
necesario proveer de agua i víveres a toda esa tropa ántes de
de.?embarcaria o inmediatamente de.?pues de estar eu tierra, lo
cual hizo cambiar el órden del desembarco, inconvenientes to­
dos que fueron vencidos con uu activo trabajo, pero que retar­
daron el desembarco de e.se dia.
Como este asunto de juzgar, en absoluto, si el desembarco
ha .sido lento o rápido, es cuestión de apreciaciones, a fin de
llavar mas fácilmente el convencimiento al ánimo de V. S.,
permítame hacer una l ápida comparación entre el embarque en
Arica de la 3.
División i la 2. ^ Brigada de la 2. Divi.sion,
que ha merecido toda la aprobación de V. S., i el desembarco
en Chilca de la 2.
i 3.
División. El primero se efectuó en
cerca de cinco dias, contando con mas de 50 lanchas, siete
vapores remolcadores i nn gran vapor ( M aria Luisa) para
remolcar buques i proveer de agua a éstos, i un escelente mue­
lle, preparado ex-profcso i con todo estudio ántes; i el .segundo
se ha efectuado en tre.s di as, a pesar de ser una brigada mas i
contando .solo con 26 lanchas i cuatro botes a vapor en uua
costa dc.sabrigada, sin muelle, sin agua i sin víveres.
Podria aun citar los desembarcos de risa.gua e lio, que ofre­

cen ejemplos aun mas favorables a la tésis qne vengo soste­
niendo, pero-creo que estos hechos hablan mui claro i que
serán suficientes para convencer a cualquier ánimo despreve­
nido.
Antes de concluir de contestar el párrafo de que me ocupo,
séame permitido, señor Ministro, manifestarle que, mirando
con todo acatamiento la opinión i larga práctica que V., S. dice
tener en estos asuntos de de.sembarco, el señor Comandante
Jeneral de Marina don Eulojio Altamirano i demás señores
que V. S. cita, creo, sin embargo, que mis 36 años de servicios
de mar, me daban algun derecho para ser creido cuando ase­
guraba que el desembarco se efectuaba con nna rapidez admi­
rable.
En cuanto a la opinloñ del señor Intendente Jeneral del
Ejército, creo del caso decir a V. S. que dicho señor me ha
manifestado, delante de varios señores, en el [mente de este
buque, qne el desembarco habia estado “ mui bien, escepto el
primer dia que, como era natural, habia sufrido sus retardos,
producidos porque algunos rejirnientos no tenian caramayolas
1 otras causas.”
H e lamentado que V. S. haya dado una interpretación tan
equivocada a mi nota número 1,541, referente a la comisión
que V. S. me indicaba nombrar a propósito del cañón del A n ­
gamos. Jamás tuve intenciones de desobedecer, en lo menor,
las disposiciones de V. S. i, al contestar* como lo hice, fué mi
propiisito, que pareció claramente manifestRflo, in.sihuar a V. S.
una idea que creí mas conveniente para el servicio. En efeúto,
miéntras el cañón no fuera estraido del fondo del mar, era
inútil nombrar una otra comisión para que informase sobre el
accidente, i aun habria .sido ofensivo para los señores que for­
maron la nombrada por el Comandante de la División bloquea­
dora del Callao, i fué por esto que dije a V. .S. que cuando e.so
cañón fi.iese recuperado, lo que no podria tener lugar hasta
de.spues de concluida la guerra, nombraría los oficia.Ies qué
creyera roas competentes para ello, fuese o no compuesta de
los que V. S. me designaba, lo que no era posible decir de.sde
luego por lo remoto del caso. Si me referí a mis conocimientos
de los hombres i cosas de la marina, fué para recordarle que,
estuvieran o no disponibles los oficiales que V. S. designaba,
el que suscribe sabría reemplazarlos i que aun convendria al
bien público tener presente la opinión del que suscribe ántes
de proceder a nombramiento de esa naturaleza.
Si no obstante lo dicho, V. S. creyera conveniente el nom­
bramiento de la comisión designada por V. S., esta Comandan­
cia no tendria inconveniente en nombrarla.
En cuanto a la última parte de la nota de ’V. S., debo mani­
festarle que al ser honrado por S. E. el Jefe Supremo de la
Nación con el mando de las fuerzas' navales de la República,
habia creido que la admisión de tal cargo no me obligaba a
aceptar las faltas de consideraciones que creo se guardan para
con el qne suscribe i, si así fuese, rae seria difícil permanecer
en él, a pesar de las circunstancias presentes.
Espero que esta nota disipará las dudas que V. S. haya po­
dido abrigar respecto a las intenciones del que .suscribe, i, ert
conclusión, diré a V. S. que tengo la mejor voluntad para man­
tener la mas perfecta armonía cou V. S. i demás autoridades
que dirijen esta campaña.
Dios guarde a V. S.
G a l v a r in o R iv e r o s .
Al señor Ministro do Gnerra i Marina en Campaña.

Mayoría de órdenes de la escuadra.— Santa María, Diciem­
bre 28 de 1880.— Es copia conforme.— R a m ó n S e r r a n o M.

CVÍH.
Torpedo encontrado en la Factoría de la isla de San
Lorenzo.
NÚM.

1,574.— COMANDANCIA

EN JEFE DE LA ESOUADRA,

Señor Ministro;
El comandante de la División bloqueadora del Callao, con fe­
cha 29 del corriente en oficio número 237, rae dice lo que
sigue;
“ Ayer se encontró enterrado en la Factoría de la isla de San

DOCUMENTOS INÉDITOS.

91

"Sin esperar averiguaciones posteriores, mea.prc.?uro aponer
Lorenzo, mas o ménos a 20 metros a la izquierda del muelle,
el hecho en conocimiento de V. >S. para las órdenes que tenga
un torpedo preparado para usarlo contra buques.
a bien imjiartir.
” Lste consiste en un cono truncado de 70 centímetros de
"A l terminar e.sta nota, se me da cuenta de liaher encontrado
alto por 50 centímetros de diámetro en su base, de madera i
perlectamente ensunchado.
en la Factoría 28 zoijuete.s como los ipio tiene en ia calieza .su­
'Mín su vértice tenia un sotrozo de madera agujereado para perior el torpedo i tres balas, mas o ménos de a .32 libra.?, agu­
pasar por él uu cabo de do.s pulgadas, siu duda, para guarnir jereadas i cou .su perno pa.saate terminado eu ámbos estremos
por uu ojo, indudablemente preparadas pava servir de lastre al
t?l (jue debia mantenerlo a pique.
torpedo.”
” En su base, uu pié de gallo de tres ramas, cada una de las
Lo qne trascribo a V. S., acompañándole (d sumario corres­
cuales estaba liecba firme en el íondo, juntándose las tres para
pondiente para el conocimiento del Bupremo Gobierno, i para
formar un ojo o gaza eu que poder afirmar el flotador. En el
que se tenga presente, para cuando se trate de conceder nna
centro de su base, un agujero por el cual pasa una piola o pieza,
indemnización, como neutral que dice c ue es, al dueño de la
que al tirar de ella, debia hacerla estallar; finalmente, el cono
Factoría de la isla don J. Harris, por el uso que lia hecho la
estaba lleno de dinamita, la cual ha sido introducida por un
agujero, que se cierra por un tapón de madera, hecho especial­
escuadra del edificio de la Factoría i varios artículos de su pro­
mente.
piedad.
"Este torpedo se encontró como a dos piés de profundidad,
Dios guarde a V. S.
cubierto con dos sacos i una cantidad de tierra i piedra.s en­
G a l v a r i n o I liV Ei io s .
cima.
Al señor Ministro do Guerra i Marina.
"Es mui posible qne hayan algunos otros, i he ordenado, con
las precauciones del caso, rejistrar todo ese terreno.
"Despnes del exámen ocular que acabo de mandar, ju-oseguí
GUARNICION DE LA ISLA DE SAN LORENZO.
a investigar las noticias del caso, del aleman qne, con permi.so
de V. S., permanece en la iísla al cuidado de lo.s intereses del
Isla de San Lorenzo, Diciembre 3S de ISSO,
coronel Harris.
"N ingún detalle he obtenido del espresado individuo, alegan­
Señor Comandante:
do ([ue solo entró al .servicio del espresado coronel el 15 de
Tengo el honor de poner en conocimiento de V. S. qne hoi, a
Julio i cuando ya la isla estaba ocupada con nuestros soldados.
las 9 A. M., recorriendo los alrededores del muelle de la
Esa respue.sta, tan natural, so desvirtúa, conociendo qne si Factoría, encontré personalmente una jiiola, la que al tirarla de­
bien es cierto que entró a servir al coronel Mariis eu la feclui que jó en descubierto un saco, el qne cubria uu barril, el cjjue iusindica, no es méuos cierto (jue áutes de esa fecha i aun con peccioiiado, re.?ultó ser un torpedo cargado cou dinamita.
anterioridad al establecimiento del bloqueo por nuestra escua­
No quise seguir mi inve.stigaciou mas adelante hasta dar
dra, el individuo estaba eu la isla.
cuenta a V. S.
"Puede ser que ignore la existencia del torpedo; la lijera in­
Lo cjue pongo eii.su conocimiento pira los fines qne estime
dagación que he hecho nada prueba; el curso de las averigua­
conveniente.
ciones talvez dará alguna luz.
J u a n R ojo .
"E l mismo individuo me manifestó que al ver el torpedo, en
los primeros momentos, se esplicó el existir en los almacenes Al señor Couuuulanle en Jefe de la División bloqueadora dcl Callao.
que tiene a su cargo, madera i sunchos iguales a los deq u e
está formado. Me dirijí al almacén i encontré, en dos ángulos
opuesto de él, bajo piezas de maquinarias, en uno sunchos i en
COMANDANCIA D E L A DIVISION BLOQUEADORA.
el otro duelas perfectamente iguales a las del torpedo.
"]ja forma especial de ellas i la manera como estaban guarda­
Cídlao, Diciembre 2'S de ISSO.
das, no dejan, a mi juicio, duda alguna, que el torpedo encontra­
do i sin duda varios otro.s, han sido construidos en la Factoría,
Nombramiento
de
Fiscal
i
Secretario.— En vista del parte
i como el número de personas que habitaba la isla, a la llega­
da de nuestra escuadra, era tan reducido, no es aventurado que antecede, nómbrii.?e Fiscal eu comi.sion al guardia-marina
decir que se han construido con el conocimiento de su propie­ .señor Rómulo A. Medina, debiendo .servirle de secretario el
aspirante .señor Alberto Linacre, para que pr.:iciire averiguar
tario el coronel Harris.
"L os torpedos que se han lanzado contraía escuadra ¿no habian la procedencia del espresado torpedo i la culpabilidad que
salido de ese lugar? El lugar en que Ihudeabau ántes los buques pueda caber a determinada persona.
El torpedo i demás materiales (jiie constituyen aparatos se­
i las direcciones en que cruzaban hacian el punto mui apropósito.
"Bea lo (jue ñiere, el torpedo eucontrado i los materiales de mejantes (jue puedan hallarse, se cuuservaráu eu los lugare.?
idéntica condición hallado.? en los almacenes de la empresa, no donde se eucuentren, para lo cnal el Fiscal tomará las provi­
dejan duda para declarar la cul )abiHdad de ella, la qne por dencias del caso, i para el efecto, el comaudante de la guarni­
ción de la isla facilitará lo que pueda ser necesario.
consideración de pertenecer a súbditos neutrales, habia hecho
a V. B. ordenar se respetase e.sa propiedad, protección que hoi
0 . V ie l .
viene a demostrar era inmerecida.
" l í e ordenado levantar un sumario sobre el particular i con­
servar siu mover el torpedo i materiales encontrados eu alma­
DILIJENCIA DE HABERSE TRASLADADO A SAN LORENZO.
cén, hasta esperar la decisión de V. S., i también para que
pueda, si V. B. lo estima conveniente, mostrar al Almirante
El 29 del presente mes i año me trasladé a la isla de San
inglés lo luxllado, que, segiin entiendo, lia garantizado al coronel
Lorenzo, cou el fin de iii.struir el sumario ordenado.
Harris ante V. S, la pre.?cindencia de ese señor en actos hos­
Lo (jue se pone por dilijencia, firmando, para constancia, el
tiles a n oso tro.?.
Fiscal i presente secretario.— R ó m u l o A. M e d i n a . — A l b e r t o
"El hallazgo de que doi cuenta a V. S. viene a esplicar ciertos L i n a c r e G., secretario.
procedimientos de nuestros enemigos.
"En efecto, solo obligados por reconocimiento a .servicios pres­
RATIFICACION DEL PARTE.
tados, i sin duda son el haber lanzado torpedos contra nuestros
bucjues, esplica que los peruanos no hagan fuego sobre ese esta­
El mismo dia compareció ante el Fiscal i presente secretario
blecimiento, donde saben está alojada nuestra tropa, la que el capitau dou Juan Rojo, el que, de.spues de ser juramentado
está al alcance de sus cañones, corno qne han disparado sobre en forma, dijo ser de mayor de edad i suyo el parte que enca­
nuestras lanchas ántes de llegar a ese punto, cesando sus fue­ beza este sumario, del (jue se ratificó.
gos tan pronto como podían herir e.?e establecimiento.
Preguntado si tenia algo que agregar o (juitar al citado parte,
"H oi mismo uo disparau, cuando están viendo (pie se usa la dijo; que el mismo dia 28, después de jiasado el parte, el .se­
má(juiiia de resacar agua.
ñor comandante ü.scar Viel se apersonó en la isla i descubrió
” For lo que a mí toca, no me cabe duda que el propietario
existir en los almacenes de la Factoría sunchos i duelas ent.ede eso establecimiento es culpable de haber procedido contra ramente iguales a los que formaban el barril del torpedo citado.
nosotros.
El mismo capitán señor Rojo agregó (pie al dia siguiente, 29,

92

G U ER RA DEL PACÍFICO.

en la mañana, el encargado de la Factoría, Kunt Bonde, le dió
aviso que en la carpintería de esta misma Factoría existia una
bala, que por su arreglo especial parecia ser sospechosa.
Apersonado al lugar citado, encontré que la bala, por su
arreglo especial, calzaba perfectamente como para servir de las­
tre al torpedo encontrado.
Agregó no tener mas que decir, i para constancia, firmó con
el Fi.scal i presente secretario.— Yitan Rojo.— R ó m u l o A. M e ­
d i n a . — Ante m í, A l b e r t o L i n a c r e G .
NOMBRAMIENTO DE PERITOS I TESTIGOS.

Con la misma fecha se nombró peritos i testigos a los subte­
nientes .señores Alfredo Valenzuela i Ramón Olave, quienes,
despnes de los trámites de ordenanza, aceptaron dicho cargo, i
para constancia, firmaron con el Fiscal i presente secretario.—
R.amon Olave.— Alfredo Valenzuela.— R ó m u l o A. M e d i n a .
— Ante mí, A l b e r t o L i n a c r e G.
DECLARACION DE LOS PERITOS I TESTIGOS.

Con la misma fecha me trasladé al lugar del torpedo con los
peritos i testigos señores Valenzuela i Olave, los que dijeron,
despnes de juramentados en forma, existir en la parte izquier­
da del muelle de la Factoría im torpedo, ser éste uu barril
construido con duelas, debidamente ensunchado i afectando la
forma tronco-cónica. La base mayor de 0.57 centímetros de
diámetro i la menor de 0.30, teniendo de altura 0.68 centí­
metros.
En su base mayor, en la tapa, firmes tre.s cáncamos, de los
qne pendían tres piolas de 0.46. centímetros de largo, forman­
do lo.s tres, en su unión, una gaza que puede servir para suspen­
derla. En el centro de esta misma base mayor, uu agujero por
el que pasa un gaucho de fierro al qne se une nna piola esterior
de 2 metros 10 centímetros de largo. Esta piola parece ser la
rabiza de un percutor.
A un lado del barril, cerca de su base menor, tiene nn agu­
jero que parece ¡servir para introducir la carga de dinamita, de
la qne está lleno, .siendo cerrado con su correspondiente tapón.
En el centro de la base menor hai nn zoquete de madera cla­
vado a la tapa de esta ba.se que en .su cabeza afecta la forma
ojiva, como se ve en el diseño, que presenta en su parte supe­
rior una cavidad. Este mismo zoquete tiene un agujero diame­
tral trasversal.
La bala encontrada en la carpintería es atravesada en sn cen­
tro por nna barra de fierro poco mas larga que el diámetro de
la ini.sma bala i formando en sus dos estreraos cáncamos de
sujeción, con los que, ayudados por una piola, puede ser ajusta­
da perfectamente al dicho zoquete.
El barril C[ue forma el torpedo ha sido pintado de plomo,
ménos en nna de sus caras laterales, como si hubiera sido pin­
tado estando tendido en tierra.
Apersonados al almacén,' se encontró 40 duelas i 15 sunchos
semejantes a los que forman el barril del torpedo, capaces para
formar tres barriles, do.s iguales al torpedo i uno afectando la
forma de un barril común; por las investigaciones efectuadas
resulta qne esas duelas han pertenecido a barriles construidos
en alguna época i qne han .sido deshechos después, i aun en la
pintura, qne también es ploma, se ve qne ha sido dada estan­
do los barriles armados, quedando siempre sin pintar la cara
lateral que apoyaba en tierra. Investigando los demás depar­
tamentos, se encontró uua bala mas, que dijeron ser igual a la
ya mencionada, teniendo solo un cáncamo i a mas 28 zoquetes
de madera iguales a los que tiene el torpedo antedicho.

N o te n ie n d o m as q u e d ecir, se ra tific a r o n ,e n la p resen te d e ­
cla ra ció n , i para con sta n cia , firm aron co n el F isca l i p resen te se­
c r e ta r io .— ./¿flw on Olave.— A lfredo Valenzuela.— R ó m u l o A.
M E D iN A .-^ A n te m í. — A l b e r t o L i n a c r e G.
DECLARACION DE

KUNT BONDE.

Incontinenti compareció Kunt Bonde, que dijo ser mayor de
edad, soltero, natural de Stockolmo i su relijion protestante.
.Juramentado en forma contestó al tenor siguiente:
Preguntado por su permanencia en la isla, dijo: Cuidaba la
Factoría Jeneral, como propiedad del señor Josías HaiTÍs, de.sdc
el 15 de Julio del presente año i con permiso dado por el se­
ñor Almirante de la escuadra chilena; pero desde mediados de
Diciembre del año 1879, cuidaba la propiedad de él, consisten­
te en varias ca.sas que ahora sirven de cuartel.
Preguntado porla existencia del torpedo encontrado,dijo: Ha­
berlo ignorado hasta el momento que el capitán .señor Rojo lo
llamó para mostrár.selo. Dijo también no haber visto jamás la
construcción de los barriles que forman el torpedo, ni nada
que pueda referirse a ello. Dijo que despue.? de haber visto el
torpedo vino a .saber él para qué podian servir las duelas i sun­
chos qne encontró en uno de los . almacenes de la Factoría i
dos balas que encontró en la carpintería.
Dijo que, mas o méno.s, dos meses ántes del blof^ueo vino el
Talismán i una lancha a vapor en el que venia el .Dictador
.señor Piérola con varios oficiales de marina i del ejército, en­
tre ellos también el señor Harris, i colocaron nn torpedo léjos
del muelle, i que al ver el dicho Bonde la e.splosion del torpe­
do, se dirijió al muelle, donde vió una caja de la qne partia un
alambre que iba al mar.
Dijo no tener mas que agregar i ser la verdad lo que ha d i­
cho a cargo del juramento prestado, i para constancia, firmó
con el Fiscal i pre.sente secretario.— K unt Bonde.— R ó m u l o A.
M e d i n a . — Ante mí.— A l b e r t o L i n a c r e G.
VISTA FISCAL.

Rómulo A. Medina, guardia-marina de la armada, Fiscal en
el presente sumario;
Vista i leida la declaración de los peritos subtenientes seño­
res Ramón Olave i Alfredo Valenzuela, re.sulta qne existe a in­
mediaciones del muelle de esa Factoría nn torpedo cargado con
dinamita, i en almacenes de ese mismo establecimiento, el ma­
terial para la construcción de tres envases para torpedos, con
mas varios elementos sueltos para la construcción de otros,
que induce a creer ha3'an sido fabricados en los talleres de e.sa
misma Factoría, i qne por la declaración del cuidador Kunt
Bonde, el citado estaba ignorante de la existencia del torpedo
i solo al verlo ha venido a notar el sendcio qne podian prestar
las duelas, .sunchos i zoquetes que encontró eu almacenes,
siendo él de mutuo propio quien las hizo presente, i que perte­
neciendo la Factoría al señor Josías Hairis, es natural que él
tuviese conocimiento de los trabajos que en .su establecimiento
se hiciesen, creo qne al citado señor Harris le toca toda res­
ponsabilidad.— R ó m u l o A. M e d i n a .
DILIJENCIA DE HABER ENTREGADO ESTE SUMARIO.

Con esta misma fecha, entregué este .sumario al señor Co­
mandante en Jefe de la División bloqueadora con tres hojas
útiles.
Para constancia, firmo con el presente secretario.— R ó m u l o
A. M e d i n a .— A l b e r t o L i n a o r e G.

SU M A R IO .—I. Nütas i cone.spoiuleiici.a con Piérola cltíl
iiistro Pedro Jo.sé Calderón, trasmitidas a principios de Enero de ISSl. (Inédito.)— II. Notas camIjiadas con motivo de la desocupación e incomunicación del puerto del Oallao por lodü.s los buques de guerra neutrales. (Inédito.)— III. Reclamaciones
i protestas del Cuerpo Diploimitico en’ Lima, elevadas al Ministro Calderón, por violación del domicilio de la Legación de Francia. (Inédito.)— IV. F a c SiMii.B del liltimo diario peruanoTpnblic.ado en Lima, el 14 de Enero de IS S l, después de la batalla de Cliorrillos.— V. Documentos que comprueban la
sorpresa peruana al romper las liostilidades en Miradores, durante la tregua, el 15 de Enero de I S S l.— VI. Telegramas i notas de las autoridades pe­
ruanas de Lima i el Callao reforeutes a los combates de Chorrillos i MiraJlores i la dispersión de! ejército peruano.— VII. Ultimas nota.s diplomáticas
relativas a la rendición incondicional de la ciudad de Lima i órden jeneral de la escuadra.— YIII. Partes oficiales del combate de Lurin con nna mon­
tonera peruana.— IX. Ocupación de Lima i cl Callao por el ejército cliileno.— X . Proclama del Jeneral Baquedano al tomar posesión de Lima i órden
del dia nombrando los jefes militares de Lima i el Callao.— X I. Bandos i decretos de las autoridades chilenas en lo.s primeros dias de la Ocupación.— •
X I L Manifestaciones por escrito de algunos jefes peínanos, dirijidas a las autoridades de Lim.a, para no tomar mas las anuas contra Chile eu la ijresente guerra. —-X III. Felicitaciones al Jeneral Baquedano i Contra-Almirante Riveros.— Banquete celebrado en Lima en lionor del Jeneral Baquedano.
— X lV . Honras fúnebre.s celebradas en la Catedral de Lima por los muertos del ejército chileno cu las batallas de Chorrillos i Mirailores; sepultura
para los soldados que fallezcan en los hospitales.— X V . Los notables de Lima siguen reconociendo el gobierno del Dictador Piérola.— XVI. Notas i de­
cretos de Piérola.— X V II. Circulares de Piérola i Ecbeniqne al Cuerpo Diploin.ático en Lima i prefectos de los departomentos del centro.— X V III. Cir­
cular del Ministro de Relaciones Esteriore.s ds Chile, dirijida a los Ajentes Diplomáticos i Consulares do Chile cu el estraujero.— X I X . Proclama del
Jeneral Campero i nota del Ministro peruano en La Paz, al tener noticias del desastre del ejército peruano en Lima.— XX . Decretos i circulares dcl Go­
bierno de Bolivia sobre la guerra.— X X L Nota del Júrente de la Compañía del Perroeurril do la Oroya al Jeneral en Jefe dcl ejército de ocupación,
Bobru el servicio de dicho ferioearril. (Inédito.)— X-XII. Importante correspondencia detallada i cartas .sobre las batallas de Chorrillos i Alirallores.—
X X l i l . Versión peruana de las batallas de Cliorrillos i Mirailores.— X X IV . Oración íiincbre, pi’edioada por el presbítero doctor Manuel Tovar, en los
otieios Bolcm lies celebrados el 15 de Enero de 188-1. en snl'rajiü d é lo s soldados peruanos que murieron en las batallas de Chorrillos i Miraflores.—
X X V . Estado demostrativo del número do jefes, oficiales i soldados del ejército peruano, en Diciembre de ISSO.— X X V I . Editoriales.

I.
JVotas i cori-esHondéiicisi con 1‘ icrola del üíiiiisti-o
l*edro José Claldci‘on, trusiailidíis a i»riucii>ios de
JÉiiero de 188i.
(Inéd ito.)
RE Q U ISICIO N

D E C A BA LLO S.

Lima, Enero 3 de 18S1.
Señor:
E u sesión habida esta tarde con mis colegas de gabine­
te, so denunció, entre otros abusos com etidos por ese .Es­
tado M ayor en la requisición de caballos qne se está ha­
cien do de órden^del J efe del Estado, el desacato com etido
contra el señor Secretario de Marina, que ha reclam ado
hasta altera en vano la devolución de dos cabalgaduras
puestas a sn disposición i qne se hallaban a su servicio.
Despnes de haberlas pedido por m edio de uno de sus
ayudantes, h ízolo de oñcio, i éste se som etió a trámites i
dilaciones incom patibles con su alta procedencia, term i­
nando el irrespetuoso i absurdo espediente, por un infor­
m e depresivo de la autoridad de dicho señor Secretario i
atentatorio a los fueros del gabinete.
Bastaba, no una órden, sino una sim ple insinuación del
señor Secretario de Marina, para que se hubiera deferido
inm ediatam ente a su deseo.
La con du cta opuesta que se observó, es tanto mas in ­
com prensible i digna de corroctar, cuanto que a la simple
dem anda do un funcionario estraujero, el señor Z oilo F lo ­
res, ex-M in istro de B olivia en Lim a i actual m iem bro del
Congreso A m ericano de Juristas, i aun por solo la am is­
tosa querella de un particular tam bién cstranjero, M.
de Cham peaux, se babian devuelto ííntes, a lo ménos, una
m edia docena de caballos, que en rigor pudieran desti­
narse al servicio de nuestro ejército en fuerza de las pre­
sentes circunstancias.
La falta de con sideración i respeto que se ha tenido i
se m antiene aun en ofensa del señor Secretario de Mari­
na, indisculpable en tod o caso, no tiene calificación posi­
ble en el tle que ahora tratamos, atentos los precedentes
relacionados.

Cúm plem e, pues, recordar a V. S., pues ese Estado M a­
yor parece haberlo olvidado, que, escepto la autoridad del
Jefe Suprem o de la R epública, no hai ni puedo haber en
ésta ninguna otra, que mas profu ndo acatam iento i mas
delicadas consideraciones merezca, que la de sus con seje­
ros oficiales, en quienes se personifica la A dm inistración
Suprem a que ejercen en cualquier m om ento por ausencia
de aquél, i, en todo caso, la que la lei i los principios j e ­
nerales les reconocen.
En virtud de lo espuesto i sobre lo que no es perm iti­
da discusión alguna, prevengo a V . S. ordeno in m ediata­
m ente la devolución , al señor Secretario de Marina, de los
dos referidos caballos, i cnide de que en adelante los ajentes encargados por ese Estado M ayor de la requisa de ca ­
ballos, se abstengan de tom ar ninguno de los que perte­
nezcan o estén al servicio do los m iem bros del gabinete.
D ios guarde a V. S. m u ch os años.
P edro

J osé

Calderón.

Al Jefe do Estado Mayor do la Reserva.

IN C OM U N IC AC IO N D E L C A LLAO .

Lima, Enero Jj. de 1881.
Carísim o señor V iviani:
El Jefe Suprem o del Estado perm anece inflexible en
cuanto a la in com u nicación absoluta del puerto del Ca­
llao. Mas aun, está soberanam ente disgustado por la per­
manencia de los neutrales en d ich o puerto. El plan que
tiene con ceb ido para hostilizar al enem igo, encuentra un
obstáculo en la presencia de las naves estranjeras allí.
Respecto de los pontones allí, dice que no hai otro
m edio, si no pueden salir, qne el de ser desocupados, desembarcilndose las familias que han ido inconsultam ente
a asilarse en ellos, i de las cuales algunas se han traslada­
do de A n cón al Callao, burlando la prohibición de em bar­
carse por este iiltim o puerto.
Juez él solo de la conveniencia de sns disposiciones
m iéntras Lace uso de un incontestable derecho, parece
qne nada pu ede redargüirse contra ellas, pues, desde el
principio, han debido suponerse m aduram ente meditadas.

94

G U ER RA DEL PACIFICO,

A sí me lo ha significado, i yo debo trasm itirlo a V . S.
testualm ente.
U na vez en A n cón las naves neutrales, si se deciden a
trasladarse a ese puerto, nada les faltará, pues hasta el
agua puede enviárseles de Lim a por el tren.
Sintiendo que no haya sido posible deferir a los deseos
de V . S., com plázcom e en renovarle la espresion de parti­
cular estima, con que soi siempre de V. S. afectísim o i
obedientísim o servidor i amigo.
P e d r o J o sé C a l d e r ó n .
A N TE O JO

de

largo

A L C A N C E A P IÉ R O L A ; E S PÍA CH ILE N O .

Lima, Enero 6 de'J881.
E xcm o. señor:
E nvió a V. E. un anteojo con el cual se me asegura
quo se ve desde la plaza de Lim a el In ri de la cruz de
San Cristóbal. Y acía este útilísim o instrum ento en poder
del doctor Colunga, a quien lo habia confiado la E scu e­
la de Medicina. Creo que tom am os lo nuestro i op ortu ­
namente.
Pues quo la ocasión se presenta, participaré a V , E. que
ChesLer, antiguo contratista con I’ rado, parece ser espía
ch ilen o; gasta profusam ente, sin que se sepa de qué duen­
des recibe sus abundantes recursos. Si a esto so agrega la
con d u cta tenida por el tal en A n cón el dia de ayer, hai
lo bastante pava encausarlo, i acaso entónces se descu ­
brirla m ucho.
T od o de V. E.
P e d r o J o sé C a l d e r ó n .

TELEGRAM AS.
D ESPACH O S P A R A CH O R R IL LO S.

Lima, Enero 6 de 1881.
A S. E. el Jefe Suprem o;
Los com erciantes p or m enor com ienzan a cerrar por­
que no tienen que ofrecer al piiblico, supuesto que a ellos
no les venden los com erciantes por mayor.
Estos, pensándolo o nó, con intención o sin ella, son los
mas eficaces cooperadores de los ajiotistas que aprove­
chan la interrupción de las transacciones para com prar
los incas despreciándolos.
Este asunto requiere inm ediata providencia, requiérela
igualm ente la forzada clausura de las casas de las 9 P. M.
En cuanto a los usureros, no hai pena que sea escesiva
para castigar sus fechorías.
R u ego a V . E. que decrete por sí m ism o sobre este
punto.
Buena Pascua de Reyes.
T o d o de V. E.
Calderón.

Juzgo que en el entorpecim iento de la circulación de
ese papel hai m aniobra chilena, además de la del ájio
que se palpa. Con los resultados de esa m aniobra, cuenta,
sin duda, el A rau co com o con el mas poderoso aliado.
Esta mañana, am igos de buena fe, estranjeros, m e han
hablado de m aquinaciones com unistas. Y o, que las he,
adivinado desde el principio, i con tan do con los víveres
que habla h ech o traer de A n cón a la Aduana de Santo
D om in go, m e ocu pé en la mañana d e hoi, de acuerdo con
la señora doña Jesús, en organizar la venta, a precios
equitativos, de esos víveres por manos de matronas de la
capital; pero, poco después, supe que la aduana estaba va ­
cía. Espero a m i colega el señor Barinaga, para tener la
esplicacion do este h echo contrario al acuerdo que cele­
bram os al m andar traer los referidos víveres.
V iv o en m edio de contrariedades; pero nada quebran­
tará m i constancia ni m i decisioiL
D ios conserve a V. E. i le dé la inspiración que las cir­
cunstancias requieren.
T od o de V. E.
P e d r o J o sé C a l d e r ó n .

Lima, Enero 11 de 1881.
S eñor Ministro:
A yer m e fué entregada la carta de V. S., de fecha del
dia anterior, a que se refiere la que acabo de recibir en
este m om ento, 4. P. M. con data de hoi.
D os puntos dom inan nuestra situación econ óm ica a c­
tual: la carestía artificial i abusiva de los víveres i la
guerra chilena que se hace a los incas, mas eficaz, en ver­
dad, que la que el decantado ejército de la m ism a N ación
ha traido a las inm ediaciones de Lima.
El com ercio, con la doble hostilidad indicada, se ha
puesto fuera de las reglas com unes.
A situación tan e.scepcional e insidiosa, hai que aplicar­
le rem edios heróicos. Se trata, no com o quiera de grandes
i urjentísim as necesidades públicas, sino de la salvación
de la patria.
La de V . S. nos ha da d o ejem plos de ou e por fortuna
estam os todavía m ui distantes. En ellos h u b o m u ch o de
irregular i de cruel; uo du do do que en lo que pasa hoi,
aquí hay^a algo do im perfecto, con secuen cia natural e
inevitable del m ism o estado en que nos hallam os.
V o sentiría, m u ch o mas que V. S., que esa Legación se
creyese obligada a reclam ar i lo hiciese en efecto.
P or lo demás, nunca el estado de nuestras relaciones
oficiales influirá, por mi parte, en el de las privadas, quo,
con la m ayor cordialidad, me com pla zco en m antener con
V. S., reiterándole en esta ocasión las protestas do mis
amistosos sentimientos.
P e d r o J o sé C a l d e r ó n .

Lima, Enero 7 de 1881.
A S. E. el Jefe Suprem o;
La requisición de caballos m otiva clam orosas reclam a­
ciones estranjeras, principalm ente por la form a en que se
hace, sin dejar constancia alguna de lo que se toma. Por
otra parte, todos parece que se creen autorizados para la
requisa.
R u ego a V. .E. provea sobre este asunto.
Ca ld e r ó n .
C IR CU LA CIO N D E LOS INCAS; ESCA CEZ DE V ÍV E R E S .

Lima, Enero 7 de 1881.
E xcm o. señor:
E n vió a m i ayudante Sm ith, que m e ha ped ido perm i­
so para ir a inform ar a V . E. de algo que le parece im por­
tante. O jalá lo sea en efecto.
H o i he d ich o a V. E., por telegrama, lo que me ha pa­
recido de urjencia.
E l curso de los incas es el puntuvi vitacs de la situa­
ción en Lima.

D ESCU EN TO A LOS D E U D O R E S A LA C A JA FISCAL.

Lima, Enero 11 de 1881.
A pareciendo de las cuentas presentadas por el Jefe de
la sección encargada de llevar as de esta Secretaría, que
difei'entes em pleados de ella adeudan al fon d o de legali­
zaciones la cantidad de tres mil cincuenta i seis soles seis
centavos (S. 3,056.6) por suplem entos h echos en el año
próxim o pasado, pásese una razón de los deudores a la
Caja Fiscal del departam ento, para que reintegren a la esoresada sección la referida suma, descontando de sus h a ­
beres, a los in dicados em pleados, el diez por cien to m en ­
sual, sin perjuicio do cualquier otro descuento que sufran,
a fin de que dicha Caja quede reintegrada, a su turno, de
la m encionada suma. Jírese el respectivo libram iento
siéntese la correspondiente partida i rejístrese.
P e d r o J o sé C a l d e r ó n .

95

CAPÍTULO PRIMERO.

IT.

C O M A N D A N C IA JE N E R A L

Notas eumMíi(l:i.s con motivo de la desocupación eiiicomuaicacioii del puerto del €íillao por todos los
biuiues de su erra neutrales.

D E M A R IN A .

Callao, Enero 7 de ISSl.
In form e el capitán del puerto.
G a r c ía .
C A P IT A N ÍA D E L PU ERTO.

(In éd ito.)
LEGACION BRITÁNICA EN LIMA.

Lima, Enero 6 de 1S81.
Señor Secretario:
. T en go el h on or de acusar recibo del despacho de I . E.
núm ero 2, de 4 de Enero, en el que me inform a qne S. E.
el Jefe Suprem o ha ordenado la desoca lacion del ijuerto
del Callao por todos los buques neutra es, m anifestando
que su perm anencia en aquel puerto es una violación de
los derechos do la R epública i una ruptura de la neutra­
lidad.
E n respuesta, tengo el h onor de inform ar a V . E. que
hace algunas semanas que no hai buques de guerra in ­
gleses en el Callao, pues el Alm irante ha con d u cid o su
escuadra mas allá de los lím ites del puerto, i anclado sus
buques cerca de cin co millas del Dársena. Por lo espuesto,
V. E. se con vencerá de que las fuertes observaciones he­
chas a este respecto eran inneeesrias.
Siento no haber pod ido responder la circular referente a
que todos los buques dejasen el Callao, pero verbal raen te
espliqué a V. E. las dificultades en las que, a mis colegas
i a mí, se nos colocaba, no solam ente con respecto al e.s­
tado en que se encontraban los pontones, sino también a
la desfavorable contestación que recibim os de los jefes de
la escuadra chilena. El A lm irante Stirling, sin embargo,
ha estado siem pre preparándose para trasladar los p o n to ­
nes, tan pronto com o estuviesen listos para hacerse a la
mar, i entiendo quo algunos hayan salido h oi con d irec­
ción a A ncón.
Los buques ingleses, estando, pues, fuera del puerto
dol Callao i on una posición en la que de ningún m odo
pueden m ezclarse-en los actos de lejítim a defensa, el A l­
mirante Stirling cree que la com un icación entre su es­
cuadra, que se encuentra casi en alta mar, i la Legación,
no deberia preocupar, i ha m andado al capitán Stephens,
del buque de S. M. B. Thetis, para saber la resolución de
este asunto. Los acontecim ientos de los últim os dias han
probado que no so puede tener una pronta com unicación
con A n cón , i se ha sujerido la idea de que la correspon ­
dencia para la Legación podria enviarse al Callao en un
bote que llevase bandera blanca.
Puedo asejjurar, que si el estado exacto do este asunto
fuese con ocid o por S. E. el Jefe Suprem o, es decir, d e q u e
los burues de S. M. están ahora anclados fuera de los lí­
mites del puerto del Callao, no prohibiria al A lm irante el
com unicarse con esta Legación por d ich o puerto, parti­
cularm ente cuando el im pedir tal com un icación no ten­
dria precedentes en la guerra moderna.
Suplico a V. E. se sirva aceptar las seguridades de mi
alta consideración.
S pen cer S t . J o h n ,
Ministro Resideuto de S. M. B.
Al Excmo. .señor don Pedro José Calderón, Seorelario de Relaciones Esteriores.

Lima, Enero 7 de 1881.
Pase a la Secretaría de Marina para que se sirva in for­
m ar a la brevedad posible.
Calderón.
SU B-SE CR ETA 1IÍA

DE

M A R IN A .

Lima, Enero 7 de 1881.
In form e de preferencia la Com andancia Jeneral do
Marina.
S án ch ez.

Señor Com andante Jeneral:
Tengo el h onor de cum plir con el inform e que V. S.
pide a esta Capitanía, poniendo en su con ocim ien to los
datos que existen en los libros de esta oficina, respecto al
m ovim ien to que ella ha observado en los buques de guerra
neutrales surtos en esta bahía, desde el dia 6 de D iciem ­
bre del año próxim o pasado, siu traer a consideración las
entradas i salidas que ántes de esta fecha i despnes de
ella, sin rem olques, lian tenido dichos buques, por sor in ­
necesarias al inform e que se pide.
A consecuencia del com bate que en G de D iciem bre del
año próxim o pasado tuvo lugar entre la laucha A m o i la.s
lanchas chilenas en la m adrugada de este dia, i en el cual
tom aron parte tam bién el Huáscar i dem ás buques b lo ­
queadores, los buques de guerra neutrales, algunos de ellos,
fueron cam biando sus fondeaderos; pero no a gran distan­
cia del que ocupaban, i en los dias posteriores tam bién lo
hicieron los que en el dia 6 no habian h echo su m ov im ien ­
to. Es tan pequeña la distancia que hai entre el fondea­
dero que ocupaban a sotavento del puerto i el que hoi
ocupan, que no se puede asegurar que hoi m ism o dichos
buques no ocupan una zona mas allá de la bahía.
R especto a los preparativos que hace tiem po se viene
h aciendo en los buques de guerra neutrales para con du cir
los pontones a A n cón , no tengo conocim ientu, i de ello
nada tengo que decir; pero refiriéndom e a los pontones,
éstos parece que siempre han estado listos, puesto que
sus reparos han sido interiores, con el fin de dividir su
capacidad en tantas partes com o fam ilias han arrendado
pequeñas porciones de ellos. Mas bien debe atribuirse la
no salida de los pontones de esta rada, a los in con ven ien ­
tes de la escuadra chilena, com o lo dice el señor Ministro
de S. M. B. residente en Lima.
A continuación, voi ha hacer a V. S. una relación de
los buques de guerra neutrales que desde el 6 de D iciem ­
bre próxim o pasado a la fecha han zarpado para el Norte,
su p on go que a A n cón, llevando pontones a rem olque.
E l 26 de D iciem bre de ISSO zarpó el bergantiu italiano
Archímedes, llevando ún ponton a rem olque.
En la misma fecha zarpó la Garihaldi, llevando otro
ponton a rem olque i a mas el vapor Jirafa.
El 27 salió la Ariadoie con uua lancha de agua a re­
m olque.
El 7 de Enero del presente año volvió a zarpar el b er­
gantín Archímedes, c ue habia regresado, llevando un
ponton a rem olque, dos chatas, una balandra i varios
botes.
E n la misma fecha entró, en la mañana, a esta bahía i
volvió a salir en la tarde la corbeta de guerra norte-am e­
ricana Adams con una chata a rem olque.
E l 30 de D iciem bre del año que acaba de espirar, esta
Capitanía tuvo el h onor do pasar una circular al señor
A lm irante de S. M. B., a los jefes de estación i a los c o ­
m andantes de los buques de guerra neutrales, avisándoles
que desde el 31 quedaba com pletam ente sin tráfico la
bahía, pu dien do tom ar en e.sta últim a fecha los víveres
que tenian do costumbre.
Com o a los dueños de los pontones, casas flotantes, etc.,
no era posible com unicarles ese m ism o dia la órden do quo
se trata, por estar el Huáscar a inm ediaciones de los b u ­
ques de guerra neutrales i no poder mandar una em bar­
cación a hacer la notificación, siu correr el riesgo de
perderla, se esperó el sábado 1. ° dcl presente, en que acos­
tum braban venir por sus provisiones los de eso.s buques, i
entónces quedaron notificados de que a las 12 M., hora
en que debian retirarse, quedaba para ellos cortado co m ­
pletam ente el tráfico, com o así se ha verificado.
Com o los lím ites de una bahía están determ inados je -

96

G U E R R A DEL PACÍFICO.

neralm ente por el tiro a m ayor distancia de un cañón de
largo alcance, i ésta puede suponerse de 7 .a rS,000 m etros, o
sean próxim am ente cin co millas; i visto ésto por una par­
te, i por la otra de que la bahía del Callao está encerrada
por una línea imajinaria, tirada del cabezo de la isla de
San Lorenzo hácia el Norte, parece que los buques de gu er­
ra neutrales no están fondeados fuera de la bahía del Ca­
llao, i con m ayor razón los pontones, casas flotantes, etc.
Es cuanto pu edo inform ar a V. S. en cu m plim ien to del
decreto que precede.
Callao, Enero 8 de 1881.
M a n u e l P a l a c io s .

E xcm o. señor;
D esde que so estableció el b loqueo por la escuadra ch i­
lena, los buques de gnerra neutrales han perm anecido en
la bahía hasta la fecha, lo m ism o que algunos buques,
pontones i chatas mercantes, sujetos solo a las restriccio­
nes que las necesidades de la guerra han h ech o in dis­
pensables.
Com o se manifiesta en el inform e qne precede del señor
capitán del puerto, los buques anclados en la bahía han
ido enm endando su fondeadero hácia sotavento para no
ser ofendidos por nuestros proyectiles que, en ocasiones de
com bate, han llegado cerca de ellos.
R especto a los pontones, so han en contrado siem pre espeditos para rem olcarlos, com o se ha verificado con los
que han sido con du cidos a A n cón por los buques de gu er­
ra italianos Oaribalcli i Archímedes, corbeta alemana
Ariadne i Adams de los Estados Unidos.
T an to los buques de guerra com o los pontones, han esta■d o en com un icación con el puerto hasta el 30 de D iciem bre
p ró x im o pasado, que la Capitanía n otificó al señor A lm i­
rante de S. M. B., a los jefes de estación i a los com an ­
dantes de los buques de guerra neutrales, que por dispo­
sición de S. E. el Jefe Suprem o de la N ación, quedaba
cerrado en lo absoluto este puerto para el tráfico de toda
clase de em barcaciones, cualquiera que fuese su con dición
i nacionalidad.
A u n cuando el señor M inistro residente de S. M. B. .afir­
m a que los buques de guerra do su N ación están mas
allá de los lím ites del puerto i que, por consiguiente, no
debia preocupar el que se com un ique con su Legación una
escuadra que se encuentra casi en alta mar, el parecer de
esta C om andancia difiere de la del señor M inistro,por cu a n ­
to, según las prácticas del derecho consuetudinario i la o p i­
nion de los em inentes publicistas G rocio, B yn kershoeck,
Vattel, Galiani i K lüber, se halla establecido que la frontera
m arítim a o línea de respeto está determ inada por el punto
que m arque en la mar un proyectil lanzado por el cañón
desde el lugar en que principie el mar, cerrado o enclava­
do en las costas, i la zona com prendida entre este lugar i
la línea de respeto siguiendo las sinuosidades de la costa,
con stituye el territorio m arítim o o las aguas ju ris d ic­
cionales.
A hora bien: los buques neutrales es cierto que se en ­
cuentran a una distancia de cerca de cin co millas de la
D ársena; pero esto no im plica que estén fuera de la ba­
hía, puesto que ésta com pren de desde la isla de San L o ­
renzo hasta la punta de M ulatos, i se encuentran por la
costa N orte dentro del tiro de la artillería m oderna. A
mas de esta consideración, la situación de dichos buques
es interior a la de los puntos mas salientes de la costa que
form an la bahía, donde el Estado tiene no solo la propie­
dad, sino un derecho de im perio, un pod er de lejislacion
i de vijilancia, con form e a las reglas de la ju risdicción in ­
ternacional aceptadas en la guerra m oderna por casi todas
las naciones del m undo.
Por otra parte, el derecho de oropiedad sobre los
puertos, radas i bahías, autoriza ¡ E stado que los posoe a declararlos cerrados, .abiertos o francos, siem pre que
estas disposiciones tengan un c.arácter jen eral, i por con si­
guiente, desde que las im periosas necesidades do la guerra

han determ inado al Suprem o G obierno a cerrar el puerto
del Callao, no hai razón legal para que los buques de gu er­
ra neutrales de todas las naciones continúen en la bahía,
ni m u ch o ménos soliciten la com un icación con esta plaza,
salvo el mas ilustrado criterio de V. E.
Callao, Pinero 8 de 1881.
J o sé M a r í a G a r c í a .

Señor Secretario:
El inform e que antecede, manifiesta claram ente que los
buques de guerra neutrales no solo se encuentran fond ea­
dos en nuestro mar territorial, sino en la parte de éste
que se llama el m ar cerrado, enclavado entre la isla de
San L orenzo i la costa N orte, que form a la estensa bahía
del Callao.
Esta Secretaría reproduce, pues, el m en cion ado inform e,
i agrega, por su parte, que por disposición de S. E. el Jefe
Suprem o, ofició a la Com andancia Jeneral de Marina pai’a que hiciese saber a los jefes de las estaciones navales
i a ios com andantes de buques do guerra surtos que el
puerto dcl Callao quedaba absolutam ente cerrado para
tod o tráfico, pod ien d o hacerse por el de A ncón.
Lima, Enero 10 de 1881.
M anuel V alles.
Al señor Secretario de Estado en el Despacho de Relaciones Esteriores.

III.
Reelaiii.icioiics i protestas rtcl Caerpo Diplomático en
Tilma, elevadas al Ministro Calderón, por violación
dcl domicilio de la Ijcgacion de Francia.
(In éd ito.)
LE G A CIO N D EL

S A L V A D O R EN L IM A .

Lima, Enero 13 da 1S81,
Señor Secretario de Estado;
E l Cuerpo D iplom ático acreditado en Lim a, teniendo
en consideración que la casa del señor M inistro de F ran ­
cia ha sido som etida hoi a una inspección de la policía,
a pesar de la protesta del m ism o señor M inistro, i que la
casa del señor M inistro de Inglaterra se halla cercada por
la fuerza pública, habiéndosele declarado a d ich o señor
M inistro que la casa será allanada.
Declara que protesta de la manera mas form al con tra
la violación de -os inm unidades i privilejios recon ocidos
en todos los países a los ajentes dip lom áticos i a sus resi­
dencias; rogando a S. E., el señor Secretario de Relaciones
Esteriores, se sirva acusar el recibo de la presente decla ­
ración.
Los infrascritos, aprovechan esta ocasión para reiterar
a V. E. las seguridades de su alta consideración,— P e d r o
DE F. P i n t o . — J o s é E. U r i r u r u . — E. d e V o r o e s . — J. P.
C h r i s t i a n c v . — F. G r a m a t z k i . — G. B. V i v i a n i . — J. M. d e
M e llo e A lv i n .— E n r iq u e V a llé s .
A S. E. el señor Pedro José Galderoo, Secretario de Relaciones Esteriores.

LE G A CIO N D E F R A N C IA EN EL P E R Ú .

Lima, Enero 13 de 1881.
Señor Secretario do Estado:
Ilo i, a las 11 A. M., una fuerza armada, m andada por el
señor com isario Polo, se ha perm itido entrar a mi dom icilio,
estando yo presente, bajo pretesto de órden superior, para
buscar al señor do R iva-A gü ero, que no se encontraba
com o yo lo habia declai'ado. Im p oten te contra la fuerza,
he protestado delante del señor Polo, i le he presentado
la declaración adjunta, la cual no ha querido recibir.

CAPITULO PRIM ERO.

Adem ás, he pvoliibido a mis em pleados abrir ninguna
puerta ni facilitar en lo m enor las pesquisas.
Este atentado, señor Secretario de Estado, sin m ira­
m iento a mi palabra dada, sin presentar ningún acto j u ­
dicial, sin haberm e 'puesto en el caso de abandonar a un
in dividuo que se me hubiera declarado responsable ante
la ju sticia del país, es un h echo casi sin ejem plo en los
anales de las naciones civilizadas.
V. E. com prenderá fácilm ente que me seria im posible
continuar mis velaciones con un G obierno que dejaría abu­
sar de la fuerza de esa manera. El escándalo ocurrido, pide
una represión eficaz i una satisíaccion pública al pabe­
llón, i si éstas no me fueran concedidas, n o me quedaría
mas que rogar a V. E. me envie mis pasaportes para salir
del territorio de la R epública.
Sírvase aceptar, señor Secretario de Estado, la seguri­
dad de mi alta consideración.
E. DE V o r g e s .

Lima, Enero 1 ! de 18S1.
J'radúzcase i contéstese en los térm inos acordados.
Cald eró n .

LE G A CIO N D E F R A N C IA EN EL PERÚ .

Lima, Enero 13 de 1881.
E l M inistro de Francia protesta form alm ente contra la
violación de su dom icilio, hecha por el señor com isario
Polo, por órden de las autoridades superiores.
E.
L0.S

RJ50S

P O L IT IC O S

DE 'V o r g e s .

I .A -C O T E R A I R I V A - A ü U E R O .

97

lím ites no se perpetre ninguna violencia. S. E. está al
corriente de que recibimo.s a toda clase de personas co n ­
servando la neutralidad, i seria una deshonra entregarlas
estando ya refu jiados en esta Legación.
R u ego a V. É. que acepte las seguridades de mi alta
consideración.
S i’ ENOER S t . J o h n ,
Ministro Residente d eS . M. B.
A S. E. el .señor don Pedro José Oakleron, Secretario de Relaciones Esteriores.
LEGACIO N A R JE N T IN A EN EL P E R Ú I B O L IV IA .

Lima, Enero 1 ! de 1881.
Señor Secretario:
T en go el honor do participar a V. E. qne, desde hace
pocos m om entos, se encuentra asilado en esta Legación
el señor don José de la Riva-Agüero.
N o solo el deseo de poner en con ocim ien to de V. E.
esto suceso rae su jiere la presente com un icación, sujiérem ela tam bién el propósito de obtener de la deferencia do
V. E. los pasaportes que habiliten al señor R ivera-A gü e­
ro para ausentarse del país, invocando, al efecto, antece­
dentes recientes en casos análogos i aun m u ch o mas gra­
ves que el presente, al m ism o tiem po que las formales
prom esas ofrecidas por Y. E. al señor Mini.stro del S alva­
dor, D ecano del Cuerpo D iplom ático, con referencia al
propio asunto que rno ocupo.
S iV . E. .se sirviese otorgar los indicados pasaportes, el
señor R iva -A gü ero podria trasladarse inm ediatam ente, a
alguno de los buques neutrales do gnerra, surtos en las
bahías del Callao o A n cón , para de allí trasbordarse, tan
pronto com o fuese posible, a uno de los paquetes de la
carrera, que lo llevase fuera del paí.s. Al cum plim iento
exacto de esto, quedarían empeñadas la palabra clel se­
ñor R ivera-A güero i mi form al garantía, quedando tam ­
bién obligada mi gratitud por la jenerosa deferencia de

NÚM . 1. — SE C R ETA RÍA DE RE LA CIO N E S ESTERIORES I CULTO.

Lima, Enero 13 de 1881.
Señor Ministro:
E l Jeneral Manuel G onzález La-Cotera, reo de Estado,
traidor a la Patria, se halla asilado en esa Legación, que
no yiuede cubrirlo con el pabellón bi'itánico.
En tal virtud, espero que Y. E. se servirá entregarlo o
perm itir que se le aprehenda, para que caiga bajo la a c­
ción de las leyes de la República.
l,)e otro m odo, seria m ui sensible a mi G obierno tener
ou e em plear el m edio autorizado para esto caso por el
derecho de jentes.
Las circunstancias de la actualidad, que V. E. con oce
perfectam ente, hacen urjentísim a la pronta solución de
este asunto.
Q uedo de V. E., con la mas alta i distinguida con side­
ración i aprecio, m ui atento i obsecuente servidor.

Con este m otivo, me es honroso renovar a V. E. las

se­

guridades de mi alta consideración i particular aprecio.
Jo.sÉ E. U r i b u r u .
Al E.xcmo. señor clon Pedro José Calderón, Secretario de Estado en el Despacho
de llelaoione.s Esteriores.

Lima, Enero 1! de 1881.
Contéstese en los térm inos acordados, rem itiendo un
sa lvo-con d u cto para don Jo.sé de ia R iva-A gü ero i una ór­
den para el prefecto i Com andante Jeneral de Arm as del
Callao, a fin de que permita el em barco del espresado R ivaA gü ero en cualquiera do los buques de gnerra neutrales
surtos en la bahía, bajo la precisa con dición de salir del
país lo mas pronto que fuese posible, sin desem barcar en
ninguno de los puertos clel J^itoral peruano.
Calderón .

P e d r o J obé C a l d e r ó n .
Al Exciuu. señor Speueer St. Jolm, Miuislro Resiliente de S. M. í!.
NÚM . 5. -L E G A C IO N B R IT Á N IC A EN LIM A .

Lima, Enero 13 de 1881.
S eñor Secretario:
T en go el honor de acusar recibo del despacho de V . Efecha de hoi, en el que me manifiesta si perm ito o no te­
ner al Jeneral La-Cotera al am paro de esta L egación en
que se ha refujiado.
, El Jeneral La-Cotera entró a esta Legación sin m i co n o ­
cim iento i sin mi permiso; pero estando en ella, el bien
co n ocid o derecho de rofujio aceptado por las naciones
civilizadas me priva de entregarlo.
A pesar de esto,lo haré salir, siem pre que el G obierno p e ­
ruano m e dé el necesario perm iso para que sea em barcado
en un buque do guerra, del quo .será llevado al estranjero.
La casa de mi Legación está llena de familias peruanas,
i a súplicas de ellas, deseo vivam ente que dentro de sus
T o m o v . — 13.

L A -C O T E R A D EPOSITA DO COMO REO POLÍTICO EN L A F R A ­
G A T A DE S. M B. TU IÜM PIJ.

Callao, Enero 15 de 1881.
Señor Secretario:
A d ju n to a esto oficio, tengo el h onor de elevar a manos
de V . S. el parte que en la rnadrug.ada de ayer me rem i­
tió el sarjento m ayor don Luis C. Raybaud, dando cuenta
de laeóm ision que le di para que entregara., en calidad de
reo político, a bordo del buque de guerra inglés Triumpli,
al Jeneral don Manuel G. do La-Cotera, i significan­
do, a la vez, los incidentes que han tenido lugar en el tras­
curso de su com isión, i que se refieren en el adjunto par­
te citado.
D ios guarde a Y. S. m uchos años, .señor Secretario de
Estado.
L. G . A.s t e t e .
Al .señor SecreUuio ile EstaJo eii el despacho de Relaciones E.steiiores.

lY.
Fac-simile dcl líltitiio diario pcruauo, publicado en Uiina el 14 de Enero de 1881, despnes de la batalla de Chorrillos.

DIARIO DE LA CAMPAÑA
(2

ANO 1

Centavos de

Inca)

Núm. 8

LIM A, V IÉ R N E S 14 .DE ENERO DE 1881.

L im a , E n e r o

14

de

1881.

¡A las nrinns!
Ya el enetnigo acerca su planta aleve y
Lima debe pagar su tributo de sangre.
Mucho tiempo hemos estado esperando es­
tos momentos y nuestra enerjía debe retem­
plarse al aproximarse la hora de la venganza.
Antes la muerte que la deshonra.
Este debe ser nuestro único credo.
Tenemos al frente a la horda que viene ase­
sinando, desde hace tiempo, a nuestras débi­
les mujeres, a los inválidos anciános, a los
tiernos niños.
Un momento de debilidad, entregará al dneraigo la honra y la vida de nuestras esposas,
de nuestros hijos, de todo lo mas caro para
nosotros.
¿Habrá quien pueda sobrevivir a la deshon­
ra de su hermana, de su esposa o hija?
¡Nó, mil veces nó!
No hai en Lima quien pueda soportar ta­
maña infamia.
¡A las armas, pues!
Y aunque nuestro ejército sabrá contener
al enemigo e impedirle la entrada a Lima,
que Lima se levante y presente el liermoso
aspecto de una reserva inagotable.

LA CAMPAÑA
Hoi se presentó en el campamento de Mi­
raflores, con las formalidades usuales, y como
parlamentario, el señor doctor don Isidoro
Errázuriz, redactor de la "Patria" de Valpa­
raiso.
Acompañábale el señor Secretario de Gue­
rra coronel Iglesias que en el combate de ayer
cayó prisionero.
Ambos regresaron al campamento chileno
después de haberse detenido en el nuestro
poco rato.
Después llegó un segundo parlamentario el
señor Guillermo Lira Eirázuriz que entregó
un pliego.
En la tarde se ha reunido una junta de los
oficiales jenerales de nuestro ejército cuya de­
liberación ignoramos.
E rnesto

J.

Casanave.

C a n ip a m c u to de M ira ilores

Han quedado fatigados de la jornada de
ayer y procuran reorganizarse.
Se dice que sus bajas son grandes y se han
desalentado.
Nuestro ejército, por el contrario, en medio
del mas grande entusiasmo y con la fé del
triunfo, aguarda impaciente la hora suprema.
Y en esta solemne situación, tócale una
gran parte, talvez la principal, al ejército de
Reserva, que desde la organización ha venido
dando ejemplos de abnegación y patriotismo.
Es preciso recorrer .su línea y revistar to­
dos y cada uno de los batallones que la com­
ponen, para comprender el entusiasmo que
reina entre ellos.
Serenos como siempre y seguros de cumplir
con sus deberes hasta el sacrificio, aguardan
la hora de la prueba para convertir en hechos
sus promesas._
Y ese espíritu alentador, esa fé en el triun­
fo la trasmite, como por la acción galvánica.,
al ejército activo, con quien forma hoi un
solo cuerpo.
¡Un saludo entusiasta a esos valientes!
En el combate de ayer, nuestras fuerzas
tomaron algunos prisioneros. Su número de­
bió haber sido grande, pero como muchos de
ellos tenian uniforme exactamente igual a va­
rios de nuestros cuerpos de línea y aun de la
Reserva, lograron escapar.
Hemos visto también un competente nú­
mero de rifles comblain am batados a los ene­
migos.
La guerra que nos hacen hoi los chilenos
es la misma que nos han hecho siempre.
Ayer, poco después de haber ocupado Cho­
rrillos, saquearon los pocos establecimientos
al pormenor que allí exi.stian, especialmente
las pulperías y chinganas.
Los soldados se embriagaron y cometieron
las iniquidades de siempre, de tal modo, que
hasta sus mismos jefes se avergonzaban de los
hechos.
Poco despnes de las tres de la tarde princi­
piaron a saquear los ranchos y en seguida a
incendiarlos.
Los de los señores Tenderini, Cauevaro,
Jeneral Pezet, fueron los primero qne desa­
parecieron.
El Ministro de la Guerra, Jeneral á’ crgara,
tuvo c[ue abandonar ántes, el tercero de los
ranchos que ocupaba, junto con nuestros pri­
sioneros, pues calculaba que debian incen­
diarlo.
Ni los jefes ni los oficiales se creen seguros
de la salvajn ferocidad de sus tropas.

Poco clespues de las cinco de la tarde, se
multiplicaron los incendios y e.s casi probable
Enero I I de 1881.
que a la hora de ésta haya desaparecido gran
Sr. Director:
parte de la población.
Nada nuevo ba ocurrido hoi aquí.
El Ministro Vergara y parte de su Estado
Las fuerzas enemigas no avanzan de su lí­ Mayor, que se habian hospedado eu algunos
nea, a pesar de que las nuestras las hostilizan ranchos, han pasado a ocupar últimamente el
con frecuencia a corta distancia de sus posi­ cuartel de la Escuela de Cabos, huyend hoasta
allí de las llamas del incendio.
ciones.

En Chorrillos y como cicerones para dirijir
los incendios, se encuentran los señores Godoy
(ex-plenipotenciario de Chile en Lima) y
Rivadeneira, que desempeñó el consulado je ­
neral de la misma república. Ambos perso­
najes son ya harto conocidos del país.
Estos caballeros recorren las calles exami­
nando las placas que tienen los ranchos y son
por decirlo así, los instigadores.
He allí una misión tristísima.
Los enemigos confiesan grandes pérdidas, y
efectivamente su campo se encuentra regado
de muertos y heridos.
A pesar de que nada nos conceden, dicen
que nuestras tropas pelearon con valor y empuje.
Nuestras minas les han causado un pánico
terrible.
Dicen los mismos, que Iá división Lynch es
la que mas ha sufrido.
Los chilenos, al tomar a nuestros prisione­
ros, les arrebataron los relojes, dinero y cuan­
to tenian de valor.
Lo primero que hacian era quitarles las bo­
tas.
Hé allí una guerra verdaderamente calabresa.
Uno de los miembros de las ambulancias
de la Cruz Roja que se encontraba en Cliorrillos, fué detenido hasta la mañana de hoi.
Este caballero, así como ha quedado admi­
rado de la salvaje ferocidad del soldado c lii- '
leño, dice que los oficiales lo trataron con
consideraciones.
Las fuerzas enemigas que penetraron en
Chorrillos pertenecen a la reserva y son las
mas nuevas e indisciplinadas.
La mayor parte del ejército ha acampado
fuera de Chorrillos, hácia el lacló de Villa.
Entre los enemigos, existen en calidad de
prisioneros, los coroneles don Cárlos Piérola
(herido en un brazo), Guillermo Billingurst,
Panizo, Valle Riestra, Borgoño, comandante
Raygada y otros cuyos nombres no recor­
damos.
S.
E. el Jefe Supremo,acompañado del señor
secretario jeneral el capitán de Navio don A u ­
relio Garcia y Garcia, el subsecretario señor
coronel Julio L. Jaimes y su E. M. ha reco­
rrido las diversas líneas que constituyen nues­
tro campamento.
Fué victoreado en todas ellas por nuestras
tropas, cuyo entusiasmo y decisión son gran­
des.
É l corresponsal.
J u l io O c t a v io R
I m pren ta de
H errador

" L as

eyes.

N o t ic ia s " — B a n c o d e l
L e d e s m a , N. 130.

de S. E.

99

CAPÍTULO PRIMERO.

Lima, Enero I I de 1881.

V.
Ducuuientos que cuinpriicbau la .soiin-csn peruana al
rojiiper las hostilidades eu IMirallores, durante la trcyiia, cl 15 de Huero de 18SI,
P llE P E C T Ü U A I C 0 M .4N D A N C IA EN JEFE.

Callao, Enero lo de 1881.
Señor:
E u las órdenes que se hau trasm itido a V. S. de la
Secretaría de Marina, se previene que V. S. debe prestar
a esta Com andancia en-Jefe todos los ausilios que de V. S.
dem ande para defensa de la plaza; i com o pudiera ser n e­
cesario b o i el desem barco do las guarniciones de los b u ­
ques, lo aviso a V, S., a íin de (¡ue estén espeditas para
niurcluir adonde este despacho lo con ceptú e conveniente
con entera oportunidad.
Miéntras tanto espero que V. S. rem ita a mi disposición
todas las armas que no sean indispensables al arsenal i a
la, escuadra, con el objeto de armar a toda la jen te que me
pide rifle.s ansiosa de pelear.
Tam bién estimaré a V. S. se digne manifestarm e si pu e­
de sum inistrarm e bom bas de mano.
Dios guarde a V. S. m u ch os años.
L . G. A .s t e t e .
Al señor Capitau de Navio i Comandante Jener.al de Marina.

T E L E G R A M A D E PA L A C IO A L

PR EFECTO D E L CA LLAO .

(A la 1 P. M .)

Lima, Enero 15 de 1881.
Señor Prefecto:
Del ferrocarril de Mirailores participan que dentro de
pocos m om entos com enzará com bate. La línea tendida,
solo espera la órden de hacer fuego. M ucho entusiasm o.—
V e l a s c ü . — Es copia fiel.— 1). Carrasco Aihano, Secretario
Jeneral.
(A las 4.30 P, M .)

Miraflores, Enero 15 de 1881.
La batería de 150 volada al torcer tiro por nosotros.
Chilenos en retirada.
N o sé qué suerte haya corrido Vera.
Ministros pasan m ojados i bañados de agua, pues ch i­
lenos son m ui infames.
¡V iva la reserva!

Y I.
Telegrainsis i notas <lc la.s anloiidades de Liiiia i cl
Callao, l el'crentes a los coiiihatcs de Chorrillos i Mi­
radores i la dispersión del ejército peruano.
TE LE G R A M A DE PA LA C IO A L

PREFECTO D E L CA LLAO .

( A l a s S P . M .)

Lima, Enero I I de 1881.
Señor Prefecto:
Nuestra línea continúa sin n ovedad en Miraflores a
Vasquez. N uestra segunda línea intacta.
E nem igo im potente para atacar; esto lo prueba el h a ­
ber solicitado la suspensión de lio.stilidades. Las pérdidas
del enem igo mayores. Las nuestras en su fuerza de caba­
llería i parque todo ha volado por las minas.
Se sabe positivam ente que el núm ero de muertos do
ellos pasa de 9,000 hom bres.
S ecada.

D ictad or Piérola:
H asta ahora nada; solo parlam entos tanto chilenos c o ­
m o peruanos. E l resultado no se con oce hasta mas tarde.
Los chilenos se encuentran en esto m om ento im poten­
tes pava avanzar. La prueba es haber solicitado la su.spension de hostilidades, cuestión de que se trata actual­
mente. Si hem os tenido, com o es un hecho, pérdidas, el
enem igo las ha tenido m u ch o mayores en sus fuerzas de
caballería i parque, A u n está intacta nuestra segunda
línea.
P a z -S o l d a n .

T E LE G R A M A

O FICIAL ,

(fiecibiilo en Ilmu-Az el dia 18 a las 2 P. M.)

Lima, Enero 10 de ISSl.
A los señores prefectos:
D espués de dos com bates reñidos ol 13 i el 14, a pesar
de los esfuerzos de S. E., el ejército chileno lia obtenido
ventajas sobre el nuestro. N o ha ocu pado todavía Lim a;
pero el Jefe Suprem o no firmará la paz.— M i r a n d a . — Por
la sección .— Abelardo P. de la Rocha.

Callao, Enero 10 de 1881.
Señor:
Los inspectores don A n jel H eredia i don A sisclo R od e­
ro, pertenecientes a la colu m n a “ A ” de la G uardia Civil
de esta provincia, se han presentado en estaS iib-prefectu ra esponiendo que a las 3 A. M. del dia de hoi, los dos pri­
meros jefes de la indicada colum na, hicieron salir a ésta del
local de la Intendencia de Lim a i la llevaron fuera de la
ciudad p o r la portada do Guía; una vez que se encontraron
en ese lugar, el com andante de la colu m n a le dirijió a
ésta la palabra, diciéiulole que estam os perdidos i que lo.s
in dividuos (pie la form aban podiau tom ar el rum bo que
c r ^ e s e n conveniente.
Los inspectores citados, vien do que los jefes abandona­
ban la colu m n a de su m ando, instaron a los guardias a
que se encam inasen a esta provincia a ponerse bajo las
órdenes de V. S.
En la actualidad, sé encuentran en el cuartel de A yacu yo mas de 50 individuos de la indicada, fuera de los
que van llegando, pues, por lo escabroso del cam ino que
tom aron, se han (lem orado por las haciendas de Villegas
i San Agustin.
En este m om ento he ordenado que los individuos ya
citados, m archen a disposición de V. S., según órden c o ­
m unicada a este despacho por el ayudante de esa C o­
m andancia en Jefe, sarjento m ayor don M axim iliano
Al faro.
D ios guarde a V . S.
M. F.

V iL L A V IC E N C T O .

Al señor Capitán de navio, Prefecto i Comandante en Jefe de esta plaza.

Callao, Enero 10 de 1881.
Señor:
En las veinticuatro horas de servicio trascurridas de
ayer a hoi, no ha habido ocurrencia de policía que m e­
rezca llam ar la atención de V, S.
Solo la población se encuentra alarmada por los últim os
acontecim ientos de la guerra.
El com andante com isario del caserío de la Punta, don
Tom ás de la Barca, en unión mia, hem os estado recojiendo los dispersos, que he m andado al castillo de la In d e ­
pendencia, a las órdenes de esa Com andancia en Jefe.
Dios guarde a V. S. m u ch os años.
M. F.

V iL L A V IC E N C T O .

Al sefior Capitán de navio. Prefecto i Comandante en Jefe de esta plaza.

100

G U ER RA DEL PACÍFICO.

C O M AN D A N CIA D E

LOS

TO R R E O N E S M AN C O -C A P A C I RO D IL.

Callao, Enero 16 de 1881.
S eñ or:

A ca b o de recibir órden, com un icada por el señor com,andante Salm ón, de parte del señor Com andante en
Jefe de la plaza, para entregar armada i m unicionada, to ­
da la com pañía que guarnece los torreones.
Com o al dar cu m plim ien to a esta órden quedarán des­
alojadas las baterías, ruego a V. S. que, para mi resguar­
do, se digne im partifrae órden escrita, diciéndom e a la vez
qué deberé hacer co a el personal de oficiales n ato de
dichas baterías.
D ios guarde a V. S. m u ch os años.
J o sé B . H

uertas.

Al sefior C.'ipit.'in de navio, Jefe de Estado Mayor de la-s baterías.

cañonazo, que fué el com ienzo de la batalla p or ese lado;
desde entónces la dotación i guarnición perm anecen en
sus puestos de com bate.
E l Jefe de ronda visitó este fuerte a las 12.30 A . M, i a
las 2.15 P. M.
R

U

e in a l d o

garte.

S A N T O I S E Ñ A D E LO S C H A L A C O S E L 1 6 D E E N E R O .
ESTADO M A Y O R DE L A PL A ZA .

Callao, Enero 16 de 1881.
Santo.— Vijilancia.
Seña.— Continua.
M ARÍTIM O.

Santo.— Estado.
Seña.— V iolen to.
J. A

lzam ora.

B A T E R ÍA BOLOGNESI.
LA

R E T IR A D A .

Chacra Alta, Enero 16 de 1881.
Señor:
El com andante de la guardia que suscribo, tiene el
h onor de dar parte a V. S. de las novedades ocurridas
durante las veinticuatro horas de facción.
A la 1. P. M. se presentó en esta batería el señor ca pi­
tán de navio, Prefecto i Com andante en Jefe de la plaza.
A las 2.20 P. M. rom pieron los fuegos los ejércitos en
cam paña, durando el com bate rócio hasta las 5.20 P. M.
D e 6 a 6.30 P. M. pasaron por el frente de ésta los b u ­
ques enem igos Iluáscar, Chacahuco i O’Higgins, con
ru m bo al N orte, después de haber protejido con sus dis
paros al ejército ch ileno por el lado de Chorrillos.
A las 8. P. M. visitó el señor capitán de navio. Prefecto
i Com andante en Jefe de la plaza, dejando a uno de sus
ayudantes para lo que se ofreciera en el servicio, regre­
sando V. S. a las .12. P. M.
La C olum na de H onor, com puesta de los señores jefes,
oficiales, indefinidos i sueltos de la plaza, se presentaron,
de orden del señor C om andante en Jefe de la plaza, a las
11.-30 P. M., así com o tam bién una fuerza de guardia c i­
vil, com puesta de 24 hombres, vin o a cu b rirla s avanzadas.
El cirujano no visitó el dia de ayer.
A las 12.30 P. M. la avanzada situada en la plaza tom ó
a un in divid uo perteneciente al Batallón T rujillo, núm ero
11, que venia del cam pam ento de Chorrillos, el cual fué
rem itido con las seguridades del caso a Bellavista, adon ­
de se encontraba el señor Com audante en Jefe de la
plaza.
A la 1.45 A. M. se divisó, por el lado de la isla G rada­
da, un bote sin jen te, al garete, con dirección a esta ba­
tería, existiendo aun en el mar.
A las 2.15 A . M, se sintieron tres detonaciones de ca ­
ñones por el lado del cerro del A gustino.
A. las 4.30 A. M. se distinguieron por las inm ediaciones
de Lim a dos cohetes de luces.
Santo.— V alor,
Señcb.— Resistencia.
E l c o m a n d a n t e d e g u a r d ia , F

il ib e r t o

C a r r il l o .

Al señor Capitán Ue navio. Jefe de Estado Jlayor de las baterías.

PA R T E D E L C O M AN D A N TE D E L TO R R E O N

"M A N C O -C A P A C .”

T E LE G R A M A D E SAN BARTOLOM É.

Lima, Enero 19 de 1881.
Señor Backus:
H oi 19 han roto las ventanas de la estación los disper­
sos, i se han llevado las cargas despachadas del viérnes.
J

uan

G

arabat.

(Recibido a las 12.3 P. M .)

Sctn Bartolomé, Enero 19 de 1881.
Señor Backus:
Miéntras salí a almorzar, ha entrado un disperso a esta
oficina; h e venido i he encontrado robando, i habia roto
todos los alambres del cam bio; se ha llevado el galvanó­
metro; salí en persecución de él, i al darle un pescozón,
sacó un puñal. U n peón m ió lo derrotó en presencia do
un buen chafarote.
S u plico a U d. m e m ande un rifle para esta estación,
porque aquí estoi m ui espuesto; ayer se han robado todos
mis víveres que tenia en mi cocin a i siguen h aciendo des­
trozos en estos lugares.
G urt.

San Mateo, Enero 19 de 1881.
Señor Backus:
A q u í m u ch os dispersos arm ados saqueando el pueblo;
está llegando m ucha jente armada. H ai peligro asalten la
estación. H oi en el pu eblo no les h acen resistencia.
T od os se han ido.
C aballero.

TE LE G R A M A D E SA N T A C L A R A .

Lima, Enero 10 de 1881.
Señor Backus;
A sus órdenes hasta don de sea posible. El saqueo de
los dispersos ha barrido la estación. P oco pierde la em ­
presa; y o pierdo hasta m i cama.
R iv a s .

Callao, Enero 16 de 1881.
E l com andante do la guardia del espresado, tiene el
h on or de poner en con ocim ien to del señor capitán de na­
vio, Jefe dcl Estado M ayor de las baterías, las novedades
ocurridas durante las veinticuatro horas de su facción.
E l cirujano hizo su visita a las 8 A. M.
A las 2.30 P. M. se sintió por el lado do Míraflores un

Señor Backus;
Me dicen que por Tam bo V iso están los rieles cortados;
no sé si será verdad. Que los trenes tengan cuidado.
Caballero .

101

CA PÍTU LO PRIM ERO.

Yíí.

J o h n .— E.

A

l t a m i r a n o .—

J . S a b r a n o .— J .

II.

S t ir l in g .

— M. R. L i r a , Secretario.

llltiiiia.s notas dii>loni;íí,ica.s i-elativas a la rendición
incondicional de la cindad de Linia.
m u n ic ip a l id a d

JE N E R A L EN

JE F E

DEL

E JÉRC ITO

DE

(A las 11 P. M )

Chorrillos, Enero 16 de 18S1.
Señor D ecano:
V. E. sabe que, a con secuen cia de la iniciativa oficiosa
tom ada por el Plonorable Cuerpo D iplom á tico de Lim a
en íavor de la cesación de las hostilidades contra aquella
ciudad, no llevé a efecto en la mañana de hoi el ataque
preparado contra las fuerzas del ejército peruano que de.’eudiau a Mirailores.
Saben tam bién V. E. i los señores m inistros de Francia
e Inglaterra que yo, en las conferencias que hoi tuvim os,
m e negaba a ampliar los [ilazos que se me pedian })ara
interponer sus buenos oficios cerca del Gobierno del Perú
con el m ism o objeto pacífico, i que, al fin, cediendo a las
repetidas instancias de V, E. i d esú s honorables colegas, i
com o una prueba de especial deferencia en favor de los
neutrales, accedí a esperar, sin que mis tropas tomaran la
ofensiva, la respuesta que V . E. debia darm e a la m edia
n och e do hoi.
Pues bien: el ejército enem igo, cu yos jefes debian tener
con ocim ien to de las jestiones iniciadas por el Plonorable
Cuerpo D iplom ático i haber recibid o las órdenes con ve­
nientes, rom pió hoi, a las 2.20 P. M., sus fuegos contra el
inlrascrito, su Jefe de E stado M ayor Jeneral i ayudantes
que recorrían el cam po para inspeccionar la situación de
nuestras tropas.
Esta deslealtad del enem igo m e obliga a acelerar las
operaciones de la guerra.
Mas, com o quiero guardar a los honorables represen­
tantes estranjeros todas las consideraciones de deferencia
que me sea posible, me dirijo a Y . E., rogán dole se sirva
com un icar a sus honorables colegas mi resolución de
bombardear desde hoi mism o, si lo creo oportuno, la ciu ­
dad de Lima, hasta obtener su rendición incondicional.
Con sentim ientos de consideración distinguida, soi de
V . E. atento i seguro servidor.
anuel

B aquedano.

AC T A D E LA RE N D IC IO N .

En el Cuartel Jeneral del ejército ch ileno en C h orri­
llos, se presentaron, el 16 de Enero de 1881, a las 2 P. M.,
el señor don R ufino T orrico, A lca ld e M unicipal de Lim a;
S. E. el señor Vorges, E nviado Estraordinario i M inistro
Plenipotenciario de Francia; S. E. el señor Spencer St.
John, M inistro Residente de S. M. B.; el señor Stirling,
Alm irante británico; el señor D u P etitT b ou a rs, A lm irante
francés,i el señor Sabrano, Com andante de las fuerzas na­
vales italianas.
E l señor T orrico hizo presente que el vecindario de
Lim a, con ven cido de la inurilidad de la resistencia de la
plaza, le había com isionado para entenderse con el señor
J eneral en Jefe del ejército ch ilen o respecto de su en­
trega.
El señor Jeneral Baquedano manifestó que dicha en­
trega debia ser in condicional en ol plazo de 24 horas p e­
dido por el señor T orrico para desarm ar las fuerzas que
aun quedaban organizadas. A gregó que la ciudad seria
ocupada por fuerzas escojidas para conservar el órd en .—
M

anuel

B

a q u e d a n o .—

J. F. V e r g a r a . — B.

du

de

LIM A.

Lima, Enero 17 de 1881.

NORTE.

M

i a l c a id ía

O PER AC IO N ES D E L

R . T o r r i c o .— E . d e V o r g e s .—
P e t i t T h o u a r s .— S p e n c e r St.

Señor Jeneral;
A mi llegada ayer a esta capital, encontré que gran
parte de las tropas se habian disuelto, i que habia un
gran núm ero de dispersos que conservaban sus armas, las
que no habia sido posible recojer. La guardia urbana no
estaba organizada todavía i no se ha organizado i arma­
do hasta este m om ento; la consecuencia, pues, ha sido
que en la n oche los soldados, desm oralizados i armados,
han atacado las propiedades i vidas de gran núm ero de
ciudadanos, causando pérdidas sensibles con m otivo da
los incendios i robos consum ados.
En estas condiciones, creo de m i deber hacerlo presen­
te a V. E. para que, apreciando la situación, se digne dis­
poner lo que ju zg u e conveniente.
l i e tenido el h onor de hacer presente al H onorable
Cuerpo D iplom ático esto mism o, i ha sido de opinion que
lo com un ique a V. E., com o lo verifico.
Con la espresion de la mas alta consideración, m e sus­
cribo de V . E. su atento i seguro servidor.

R.

T o r r ic o .

Al señor Jeneral en Jefe clel ejército cliileno.— Miraflores.

ÓRDEN JE N E R A L D E L A ESCU A DR A.

Callao, Enero 16 de 1881.
L os buques de la división cruzarán de n oche según las
líneas siguientes:

Cochrane del cabezo al O. I S.
Chacabuco id, id. al O. N. ü .
Magallanes id. id. al N. O. I N.
O’Higgins id. id. al N.
Estos buques darán sus bordadas de m od o a no alojar­
se mas de tres millas del fondeadero.
Huáscar! Pilcomayo al N orte do la rada, cerca del
fondeadero de las chatas mercantes.
Tolten i Lautaro defendiendo el surjidero de la escua­
dra frente al cabezo.
Fresia, Guacolda, Tucapel i Colocolo en las cercanías
del dique ílotante.
T od a tentativa de uno o mas buques enem igos para
abandonar durante la n och e la D ársena i escapar, será
anunciada por tres cohetes i disparos de am etralladoras,
hechos por la primera porta-torpedos que descubra la ten­
tativa. E l Tolten repetirá la señal cou tres cohetes i dis­
paros con sus cañones de m enor calibre.
El ataque de nuestras fuerzas terrestres sobre el Callao
lo anunciarán nuestras lanchas a los buques de la escua­
dra con solo tres cohetes, señal que repetirá el 'Tolten,
En ám bos casos, los buques do la división so dirij irán al
interior de la rada, obrando de acuerdo a las circunstan­
cias.
Las lanchas porta-torpedos reconocerán toda em barca­
ción que trafique do n och e dentro de la bahía, teniendo
presente que el tráfico desde los buques neutrales a tierra
está prohibido i que se debe, por tanto, disparar sobre
esas em barcaciones, si las circunstancias lo requieren.
En este caso, no se lanzarán cohetes para evitar alarmas
inútiles.

Santo para esta n och e: núm ero 8 con destellos.
Seña, id, id. núm ero 3 id. id.
L atorre.

102

G U ER RA D EL PACÍFICO.

VIII,
Partes oficiales dcl combate de Lurin cou m ía
m ontonera peruana.
PIQ U E TE D E L RE JIM IE N TO D E G R AN A D E RO S A CA BA LLO .

Lurin, Enero 17 de 1881.
Señor;
C um pliendo la órden que recibí deV. S., m e puse en m o ­
vim iento con la fuerza de m i m ando en dirección al Esto
del pu eblo de Lurin; tan pronto salia a la llanura^ pude
cerciorarm e de que la fuerza enem iga se com pon ía de 80
a 90 hom bres de caballería, a los que resolví atacar in m e­
diatamente. El enem igo se puso en retirada, pero logró es­
trecharlo contra un cerro, i allí, al verse acorralado, em pezó
a hacernos un vivísim o fuego; le di una carga, la que dió
3or resultado arrojarlo al cerro, desde don de con tin uó
naciéndonos resistencia.
V ien d o que era im posible atacarlo a caballo, dispuse
que el alférez P ohlham m er con_ 12 hom bres lo' hiciera a
pié por el flanco izquierdo, miéntras y o con el resto de la
fuerza lo hacia por el frente; este ataque com binado fué
decisivo, pues, m om entos después éram os dueños del
cerro.
Las pérdidas nuestras han sido tres soldados heridos i
seis caballos m uertos, i las del enem igo 13 m uertos i cu a ­
tro prisioneros, tom ándoles tam bién.algunos rifles i cabal­
gaduras.
N o concluiré, sin manifestar a V. S. que tanto el alférez
señor R ob erto Pohlham m er i el sub-teniente del R e ji­
m iento Curicé señor M iguel Luis M árquez, agregado por
érden de V. S. a la fuerza de mi m ando, com o los 26
hom bres de que se com pon ía la fuerza que obraba bajo
m is órdenes, cum plieron todos con su deber, com o igual­
m ente los voluntarios señores F eliciano Encina, com an ­
dante de la sección de bagajes de la 1.
D ivisión; Pedro
N olasco 2. ® Letelier, alférez de artillería, i A braham C a­
brera, ayudante de la 1.
sección de bagajes.
D ios guarde a V .S.

M ujica, m i com pañía fué llam ada al lugar del com bate, sin
alcanzar a prestar ningún servicio por la precipitada fuga
de los m ontoneros, de los cuales quedaron en el cam po 13
muertos, cuatro prisioneros, algunas cabalgaduras i rifles
P eabody, con los que estaban armados. P or nuestra parte,
tuvim os tres heridos, uno de ellos gravem ente, i seis ca ­
ballos muertos.
A las 12 M. quedó term inado este h ech o de armas que,
si bien no se tu vo con tropas militares disciplinadas, lo fué
con m ontoneros que dem ostraron tener bastante instruc­
ción militar. Es indudable que debe atribuirse a la m on ­
tonera de que me ocu p o el salteo i destrucción por in cen ­
dio de varias carretas de provisiones que venian para
nuestro ejército i que hace 13 dias desaparecieron de la
caleta de Lurin, sin saberse hasta ahora q u é haya sido del
arriero que las cuidaba. E l pan i otros artículos en contra­
dos a los m ontoneros m uertos, no deja du da para corrob o­
rar este aserto.
l i a llegado tam bién a mi con ocim ien to que en una da
las quebradas que se internan por las pam pas do la caleta ^
de Lurin, se están reuniendo fuerzas militares de las der­
rotadas en Chorillos i Miraflores.
A ntes de concluir, debo manifestar a V. S. la eficaz i
oportuna cooperación del capitán don Juan de la Cruz
Saavedra i de los señores don Buenaventura Cádiz i don
A rturo Santos, com o tam bién del jefe de la maestranza i
dem ás em pleados de la misma. Los oficíales de la com p a ­
ñía del capitán M ujica, com o los de la mia, estuvieron en
sus puestos.
D ios guarde a V. 8.
T. D . L obez.
Al señor Jeneral Jefe de Estado Mayor.

IX.
Ocupación de Lima i el Callao por el ejército cUileiio.
TELEGRAM AS.
(De Iquique a las 5.20 P. M .)

E n r iq u e P a d i l l a .
Al sefior Capitau Gomandanto del campamento de Lurin.

Valparaíso, Enero 30 de 1881.
P or cl vapor
te telegrama:

"Lima, Enero 21 de 1881.

CAM PA M E N TO D E SAN PE D R O D E L U R IN .

Lurin, Enero 17 de 1881.
Señor:
T en go el h onor de dar parte a V. S. que hoi, a las 7
A. M., se avistó por la parte de la playa del pu eblo de
Lurin una partida com o de 80 a 90 hom bres de caballe­
ría, que parecía ser de fuerzas enemigas, pretendiendo
asaltar este cam pam ento. Inm ediatam ente puse a la co m ­
pañía de m i mando, que se encuentra aquí de guarnición,
sobre las armas, i ordené al subteniente don M iguel Luis
M árquez acercarse al lugar don de se halla el piquete del
R ejim ien to de Granaderos a caballo para que, sin pérdida
d e 'tie m p o , saliese a hacer reconocim ientos; al m ism o tiem ­
p o llam é al capitán d on José N icolás M ujica, que se halla
destacado con su com pañía en el puente de Lurin, con el
objeto de esperar al enem igo por los flancos i cortarle la
retirada.
Situada m i com pañía en guerrilla tras las tapias del p o­
trero quo da al camino, avanzó la descubierta form ada por
u n piqu ete de och o hom bres de Granaderos a caballo, al
m ando del subteniente M árquez, quién vió que las fuerzas
eran de m ontoneros i las obligó a tom ar el bosque, en d on ­
de los hizo fuego, obligándolas a retirarse por la pampa.
En esta situación, avanzó el piquete de caballería al m an ­
do dcl teniente don E nrique Padilla, el cual, con las ins­
trucciones convenientes, cargó a la m ontonera, reducién ­
dola a parapetarse sobre un m orro, desde cu ya falda sostuvo
un fuego nutrido, según lo espresa el parte adjunto.
Entre tanto tom aba una posición dom inante el capitán

Ayacuclio, ha llegado para V . S. el siguien­

”A S. E. el Presidente de República.
” La ocu pación de Lim a i el Callao no ha ofrecido n in;una dificultad. Estas ciudades fueron abandonadas por
as autoridades i entregadas al pillaje del pop u la ch o i a
los soldados dispei’sos del ejército vencido.
” Los habitantes estranjeros sé armaron para reprim ir
los desórdenes i atacaron a los que recorrian las cal es sa­
queando e incendiando.
” H u b o varios m uertos i heridos.
” L a tom a de posesión de L im a se realizó el 17 en la tar­
de, después de haber sido solicitada con em peño por el ve­
cin dario m ism o, i la del Callao el 18 por la mañana.
” E n u n a i otra ciudad se ha restablecido com pletam en ­
te el órden i los habitantes principian a entregarse a sus
ocupaciones ordinarias.
” Todos los buques que el Perú ocultaba en el Dársena
del Callao fueron incendiados i echados a pique, habiendo
quedado, al parecer*, enteram ente inútiles.
” Se cree, sin em bargo, que el casco i la m aquinaria de
la Union puedan aprovecharse, i con esta idea se trata de
ponerla a flote. A lgunas de las piezas de las baterías han
sido destrozadas, pero hai m uchas en buen estado que
con vendrá llevarlas a algunos de los puertos que necesi­
tam os fortificar.
” E l puerto quedará abierto al com ercio mañana o pa­
sado.— J. F. V e r g a r a . ”
L o com u n ico a V . S. para su conocim iento.

f

A. A lfonso .

CAPITU LO PRIMERO.

telegram as

de

a r ic a

.

(Recibido a las 9 P. M .)

S a n tia go, E n ero 21 de 1881,
E xcm o. señor Presidente:
La l lu s s a r d ha fondeado a las 2.30 P. M. V iene de
A n cón.
C om andante dice que cañones i fortificaciones del Ca­
llao fueron destruidas por los peruanos.
La U n io n varada e incendiada i el A ta tn u d p a echado
a pique.
Lim a ocu pado ol 17 por una división de 4,000 hom bres.
A ntes de la entrega, h ubo desórdenes e incendios pro­
vocad os por los m ism os soldados peruanos, de los cuales
algunos fueron fusilados por la guardia urbana, com pues­
ta do estranjeros.
Jeneral Saavedra, Jefe de la plaza en Lim a, i coronel
L y n ch del Callao.
D ios guarde a V. E.
D.

Z añartu.

(RecibiJü a las 9.40 P. M .)

S a n tia go, E n ero 21 de 1881.
Señ or M inistro de la Guerra:
En este m om ento, 1 P. M., fondeó en este puerto la cor­
beta francesa llu ssa r d , procedente de A n cón , i su com an ­
dante m e dice lo que copio:
“ Salí de A n có n el 18 del presente i la noticia que recibí
áutes de mi partida es com o sigue:
"U n a división com puesta de 4,000 hom bres i al m ando
del Jeneral Saavedra, tom ó posesión de Lim a sin resis­
tencia.
"E n el Callao la escuadra enem iga fué echada a pique i
uernada, los fuertes destruidos por com pleto. E l coroiiel
/ynch fué nom brado Prefecto del Callao.
"E l Jeneral Saavedra en Lim a, el Jeneral Baquedano en
Cliorrillos con parte del ejército i parte en Callao i Miraílores.
"E l 16 los dispersos del ejército entraron a Lim a i la sa­
quearon, pero la guardia urbana del órden tom ó com o a
20 i los hizo fusilar, restableciendo así el órden.
"E l ejército que existia en el Callao, com puesto de 5,000
hom bres, se dispersó tan pronto com o entró nuestro ejér­
cito, sin haberse batido.”
M a tía s C ou siñ o salió h oi a las 12 P. M. a Iquique
cou 900 hombres.
D ios guarde a V. S.

Í

J. B.

DE LA F í j e n t e .

TE LE G R A M A S D E IQ U IQ U E .
(Ala.? 10.52 P. M .)

Señor Presidente de la R epública:
l i e aprovechado, para volver a ésa, el viajo de la Chacahuco que va con el fin de com ponerse.
V ien e a bordo el coronel Lynch.
Dejam os el Callao el dia 20 a las 2 P. M. N o ocu r­
ria novedad alguna.
En Lim a habia gran m ovim ien to de los partidos para
constituir un G obierno que pueda tratar con nuestros re­
presentantes.
Creo indudable que en pocos dias quedará ya con sti­
tuido, pero será siem pre necesario el trascurso de algún
tiem po para que cualquier G obierno que se levante cu en ­
te co a el apoyo necesario i se encuentre revestido de las
con dicion es indispensables para que nuestros encargados
puedan tratar con él.
Se enviaron a T ru jillo 2,500 hom bres i a H u a ch o 1,500
de las tres armas.

103

N i en uno ni en otro punto han encontrado resistencia.
M ontero, que se encontraba en Trujillo, habia huido
hácia el interior.
El dia 24 o 25, debian zarpar del Callao los trasportes
trayendo los cuerpos siguientes: Atacam a, Coquim bo, N a ­
vales, Valparaiso, Quillota, Chacabuco, Melipilla, C olchagiia i Chillan. Llegarán a Valparaiso en con voi acom p a ­
ñados del B la n co i la O’ H igg in s.
V iene con ellos el Jeneral en Jefe.
E l A tacam a i Coquim bo quedarán en sus provincias.
El Cárlos R oherio partia el 20 con la A rtillería de Ma­
rina i debo tocar en Arica, Pisagua e Iquique, para reco­
je r aquí equipajes de diversos cuerpos.
Seguirem os viaje tan pronto com o la GJuícahuco tom e
el carbón que necesita para llegar a ose puerto.
V ic e n t e D á v il a L a r r a in .

(Recibido a la s 9.45 P. M .)

Sa n tia go, E n e r o 2 6 de 1881.
Señor Presidente:
U n ion no se ha salvado, solo hai probabilidades de p o ­
nerla a lióte i de que esté eu estado de aprovecharse su
casco i máquina. Se trabajaba en achicarla.
N in gún trasporte ha quedado útil, i el liim a o mas des­
truido que los otros.
El ejército está con su 1.
D ivisión en el Callao,
de donde es gobern ador civil i m ilitar el coron el Lynch.
El Buiu i Zapadores, Artillería, Búlnes, Cazadores i
Carabineros i 3.
D ivisión eu Lim a i sus alrededores.
La 2.
quedaba hacia el oriente, algo mas abajo de
Santa Clara, apoyándose en el ferrocarril de la Oroya.
Y a he com u n icado nuestras bajas: 3,70ü heridos i
1,200 m uertos, más o ménos.
Eu el P a ita , que debe haber salido ya de Iquiqu e, se
m andaron 600 heridos i se alistaba ya el B a r n a rd Castle
para enviar otros tantos, i todos deben seguir al Sur, p o r­
que en los hospitales de la costa no hai lugar para mas
de los que han recibido.
A n tes de partir del Callao, dejé ordenado el b loqueo de
M oliendo i Q uilca con tres de nuestras naves pequeñas,
J,

E.

V ergara.

D e A rica dicen lo siguiente:
“ El vapor P a ita , procedente del Callao, fondeó a las
4.30 P. M. Trae 700 heridos, para dejar 200 en ésta, 200
en Iquique, i el resto con du cirlo a Valparaiso.
” A su salida del Callao, la U n io n estaba a flote con una
parte de la popa quemada.
"Casi todos los cañones de los fuertes en buen estado.
"S e confirm a la alevosía del enem igo en rom per sus fu e­
gos durante le tregua.
"C horrillos com pletam ente destruido, lo m ism o que
Barranco i Miraflores.
"E n Chorrillos peleó un cuerpo G aribaldi form ado de
italianos, el que fue esterminado.
"L os carros blindados i armados de artillería fueron usa­
dos en la línea férrea de Miraflores a Chorrillos.
"E l uso de la balas esplosivas por el enem igo es efectivo,
según se asegura.
"C on fecha 22 de Enero salió a luz el prim er núm ero de
L a A c t u a l i d a d , diario ch ilen o.”
Dios guarde a V. S.
D. Z a ñ a r t u .
TE L E G R A M A D E AN TO FA G A STA .
(Recibklo.alas5.20 P. M .)

A n tofagasta , E n e r o 31 de 1881.
Señor A n íbal Pinto:
Salim os del Callao el m iércoles 27, a las 8 P. M. N o
habia ninguna novedad. T od o el ejército chileno en los

104

G U ER RA DEL PACÍFICO*

alrededores de Lim a i varios cuerpos alojados en los
cuarteles do esta ciudad.
La Union, quebrada e im posibilitada com pletam ente.
Tenem os en nuestro poder 200 cañones i 15,000 rifles.
T od o el poder m ilitar del Perú ha desaparecido.
H asta el m om ento de mi salida del Callao, no habia es­
peranzas de la organización de un gobiern o para tratar.
Piérola quedaba al N orte de Lim a.
J.

cablegram a

DE

Y e la z q u e z .

A R IC A

(Recibido a las 1.55 P. M .)

Santiago, Febrero 2 de 1881.
Señor M inistro de Guerra:
A las 7 A. M. han fondeado la fragata de guerra in gle­
sa Thetis i el vapor Lontué, del Callao i M oliendo.
E n Lim a se nom bró una com isión peruana para quo
fuera a Canta con el objeto de hacer venir al D ictad or a
Lim a para que hiciese los tratados.
Esta com isión salió el 29 del mes p róxim o pasado.
D icen que Piérola tiene de 3 a 4,000 hom bres, regular­
m ente armados.
Montero, C rbegoso i Bustam ante, éste ú ltim o herido,
se em barcaron en el vapor de la carrera en Chorrillos, i
desem barcaron en T ru jillo i están organizando tropas.
Jeneral La-Puerta se em barcó en un buque de guerra
inglés, i se trasbordó a un vapor de la carrera i desem ­
barcó en G uayaquil.
E l Jeneral La-Cotera se presentó al Jeneral en Jefe i
d ijo que no tomaria parte ninguna, bajo su palabra de
h onor, en las actuales circunstancias.
N uestra escuadra está en cl Callao, esceptuando Ma­
gallanes, Pilcomayo i Tolten, que establecieron el dia 29
del mes pasado el bloqueo en lio . M oliendo, Chilca i to­
das sus caletas.
En L im a i Callao, tod o m ui tranquilo.
Buques de la escuadra peruana no se ha sacado todavía
n ingu no a floto.
A las 9 A. M. fondeó el vapor Sakarah de M oliendo,
F uen tes.

(Recibido a las 7.20 P. M .)

Valparaíso, Enero 30 de 1881.
Después del com bate de Chorrillos i Miraflores, el 17
a la s 6 P, M., desfilaron por la plaza de Lim a tres co m ­
pañías de artillería. Cazadores, Carabineros, Buin, Búlnes
1 Zapadores, por frente al Jeneral Saavedra, C om an dan te
de la plaza de Lima.
Las tropas entraron en colu m n a i se dirijioron a ocu par
diversos cuarteles en m edio de una num erosa con curren ­
cia de estranjeros i algunos nacionales.
E l 18 entraba al Callao, a las 7.30, la división L y n ch
i tom aba posesión de la ciudad, volviendo la tranquilidad
a la población, que en la n och e anterior había sido sa­
queada por los peruanos, que asesinaron a 10 estranjeros.
T od os los buques peruanos, en núm ero de 11, a pique
o incendiados; los fuertes han sufrido algo, no así los c a ­
ñones.
La Union trató de salir en la n oche del 16, pero la
Fresia le cortó )a pasada, la vararon i le quem aron la popa.
El Rimac enteram ente destruido.
En Lim a, el dia 21, todo ya tranquilo; cl com ercio
abierto i la je n te traficaba com o de ordinario.
En la n och e del 15 i 16, el ch olaje saqueó e incendió
propiedades chinas i algunas estranjeras. D ebido a la
fuardia estranjera, Lim a no fué destruida. La entrada de
os chilenos há vuelto la tranquilidad a todos los ánimos.

f

D e A n cón han regresado las fam ilias allí asiladas b ajo
la protección de los buques neutrales.
La 3.
D ivisión pasó por Lim a el 19, siendo, com o las
dem ás, adrair.acion de estranjeros i nacionales por su c o m ­
postura i n oble com portam iento.
La 2.
cerca a Lima.
E l 20, a las 3.30 P. M., se en arboló el pabellón ch ileno
en el Palacio de los Vireyes, con la can ción nacional e
him no de Y ungai.
A l izar nuestra bandera, se h izo una salva de artillería
i se hicieron oir vivas a Chile.
Este acto causó, por su sencillez, gran im presión.
D e Piérola solo .so sabe que, después de la felonía de
Miraflores, se fu é al San Cristóbal, h izo clavar cañones
i h u yó con B uondía i otros.
A lgu n os suponen que a Arequipa.
D e M ontero no so sabe.
E l Jeneral La-Cotera se habia asilado a b ord o do un
buque neutral. H a sido reclam ado por el Alm irante.
• Los prisioneros peruanos se encuentran en San Lorenzo.
E l Jeneral Baquedano está alojado en el Palacio de los
Pizarros, lo m ism o quo el Jeneral Saavedra i el Cuartel
Jeneral.
La custodia de Lim a en com endada al Búlnes, acuarte­
lado en la Prefectura.
El Ferrocarril de la O roya fun cionan do bajo su p erin ­
tendencia chilena.
Nuestros heridos en buenos hospitales en Lim a i Callao.
Chorrillos com pletam ente destruido.
E n el cuartel de Santa Catalina se ha alojado artillería.
A h í se encontraron gran cantidad de armas i pertrechos
i bandera del Rimac. En la n och e del 20, los peruanos
trataron de incendiarlo por un costado.
Se han recojido mas de 10,000 rifles.
E l corresponsal en campaña,
E duardo

H em pel.

Santiago, Febrero 16 d,e 1881.
Señor Presidente:
Piérola, después de negarse a aceptar ningún arreglo
de paz, lia dictado varios decretos con el fin de organizar
nueva resistencia.
N om bra a E ch en iqu e Com andante Jeneral de las fu er­
zas de las provincias del centro, dándole la m ism a auto­
ridad i título que a M ontero i Solar.
D ice en uno de ellos que la guerra defensiva ha term i­
nado i llam a al país entero a las armas.
Manda hacer un inventario de todas las armas que
existen en el país en poder de particulares.
L os decretos del Jeneral fueron a con secuen cia d o n o
haber tenido lugar la reunión procurada por los peruanos
para organizar un gobiern o provisorio.
Se decia que el Blanco zarparía el 15 i que el Jeneral
Baquedano vendría al Sur en este buque.
Seguíase con actividad la carga del material de guerra
en nuestros trasportes i, al parecer, pronto debian zarpar
al Sur con dicha carga i alguna parte de nuestras fuerzas.
A.

L a s ta r r ia .

(Recibido a Ia¡3 5.20 P. M .)

Iquique, Febrero 17 de 1881.
Señor Presidente de la 'R epú blica ;
T om o de L a A c t u a l i d a d de Lim a, fecha 12 del presen­
te, lo siguiente:
“ E l señor Trigoyen pregunté por telégrafo al M inistro
de la Gran Bretaña, señor Spencer St. John , si habria
seguridad para su persona en esta ciudad, adonde p en ­
saba dirijirse con poderes del señor de Piérola para tratar
de la paz.
Consultados por el sefior St. Joh n los representantes

CAPÍTULO PRIMERO.

del G obierno de Chile en Lima, declararon que el señor
Irigoyen podia venir a Lim a, sin temor de ser m olestado,
si traia asuntos particulares, pero que su viaje seria inútil
si se dirijia a la capital en el carácter de n egociador de
paz, porque la autoridad chilena no trataría cou el e x ­
ilie tador.
R echazada esta prim era tentativa, el D ictador nom bró
Jara entenderse con las aatoridades chilenas, respecto a
a paz. a los señores doctor Luis A larco, doctor A n ton io
Arenas i doctor José E nsebio Sánchez, a los cuales debian
acom pañar com o secretarios los señores don Cesáreo Chacallana i don Andrés Aram burú; pero ántes que estos
caballeros presentasen siquiera sus credenciales, el exD ictad or ha m anifestado, por con du cto del .señor primer
A lcalde do la M unicipalidad de Lim a, su deseo de tratar
i ha ofrecido acercarse con este objeto, dentro de m ui bre­
ve plazo, a algún punto mui cercano a la capital.
Este era hasta la mañana de hoi el estado del asunto.
A lgu nos de los.m iem bros mas influyentes del Congreso
trabajan con actividad por reunir en Lim a ol núm ero de
m iem bros necesarios para celebrar sesiones.
El Senado cuenta en la ciudad con qu oru m . In d u d a ­
blem ente la apertura de las sesiones de la Representación
N acional aproxim ará la celebración de la paz i con trib u i­
rá en alto grado a allanar las dificultades pendientes.
H oi, a las 11 A. M., el señor M inistro de la Guerra i el
Jeneral eu Jefe han salido para M atucana con el objeto
de elejir un cam po adecuado para establecer en él un can­
tón militar.
A . L a .s t a r i u a .

(Recibido a las 5.20 P. M .)

Iq u iq u e, F ebrero 17 de 1881,
Por pasajeros del vapor, sé que el B lan co estaba toda­
vía en ol Callao.
Se aseguraba en Lim a el envió, de dos espediciones al
N orte, la una dirijida a Trujillo, al m ando del teniente
coronel A. Martínez, i com puesta de los rejim ientos C on ­
cepción, Lautaro i Zapadores, i la otra m andada a H u a ­
ch o, que será com puesta de lus rejim ientos Talca, 2. ® de
Línea i caballería.
A. L a .s ít .a.r r i a .
A S. B. ol Piesidente de la Beinlblica.

'P O M A D E L I M A I E L O A L L A O .
(Versiou cbilena Je

La

A ü to a lic a d ,

diario de Lima.)

H o i que se ha restablecido la tranquilidad, hoi que los
espíritus se hallan en la mas com pleta calm a i que al fra­
gor del com bate i a los horrores de la matanza ha suce­
dido la tranquilidad i el mas profundo silencio, vam os a
relatar los hechos que han tenido lugar en estos cortos i
desgraciados dias.
El dia 13, númei'o aciago para los fatalistas, recordó la
población de Lim a al estam pido del cañón i corrió la voz,
desde m ui temprano, que el com bate habia em pezado
desdo el amanecer, o sean las 4 A. M. A las 8 com enza­
ron a llegar heridos del ejército que defendia las forti­
ficaciones de San Juan i Chorrillos, i a las 9 la com jañía de la am bulancia peruana se dirijia con lentitud
lácia el paradero del Ferrocarril de Chorrillos con d irec­
ción a Miradores, para trasladar desde aquel lugar a Lima
los heridos del ejército pernano, los cuales habian sido
traídos por paisanos i estranjeros, i no pocos habian ven i­
do por sus propios piés.
De 10 a 11 A. Mf com enzaron a llegar a la plazuela de
la Esposicion grupos de soldados dispersos, i com o a las
2 P. M. tod o el m uudo tenia noticias de la derrota del
ejército que defendia las fortificaciones antedichas.
Com o a eso de las 3 P. M. circuló un boletín oficial, en
T om o

v

.— 1 4 .

105

el que se decia que habian caido las inespugnables posi­
ciones de San Juan, Salto del Fraile i M orro de C horri­
llos i que el ejército peruano se replegaba a las trincheras
del pueblo de Miraflores,-en el cual esperaba hacer nna
resistencia tan heroica com o desesperada i cu yo triunfo
esperaban todos en Lim a, com o ia .cosa mas natural del
m undo.
Tam bién so deeia que habian m andado un parlam ento,
en el que se proponía la capitulación i se concedian 24
horas de tregua al G obierno de Lim a; que es[)irando d i­
ch o plazo seria roto el fuego, i si era ven cido el ejército
que defendia la capital, ésta .seria tom ada i saqueada.
A las 2.30 o 3 P. M. clel dia 14 se oyeron eu Lim a los
primeros disparos del cañón, i la población corrió aterro­
rizada a refujiarse en las legacione.s i consulados estran­
jeros i m uchos no pararon de correr hasta el puerto de
A n cón, el cual estaba ocu pado por la escuadra neutral,
la cual habia tom ado posesión de la playa, desem barcan­
do tropas do los diferentes buques de guerra estranjeros
surtos en esa rada, para protejer la población de los dis­
persos que iban do Lima, los cuales eran desarm ados al
llegar allí.
H ai que hacer m ención de un h echo que honra m ucho
a sus autores. Com o llegaban de Lim a m uchas familias
sin recursos de ninguna clase, determ inaron los ingleses,
que fueron los primeros, de.sembarcar galletas, carne,
arroz, manteca, agua, café i otros com estibles para los n e­
cesitados. A dem ás de esto, trajeron una vela do lona i la
tendieron en el suelo, en uno de los salones de una de
las m uchas casas vacias que habia allí, para que tuvieran
don de dorm ir éstas.
A l principio del com bate se dijo también que el ejército
de la reserva, que defendia las posiciones de Miraflures,
habia rechazado al ejército chileno, i todo el m u n do re­
cob ró la calm a i las familias recobraron la tranquilidad.
A las 7 u 8 P. M., llegaba la reserva a la población de
.Lima, la cual habia sido m andada retirar a sus casas i la
que trajo la nueva de que el ejército enem igo ocupaba
las posiciones de Miraflores i el ejército peruano se re
plegaba hácia la Esposicion.
T oda la n oche se pasó en la m ayor ansiedad, pues m u ­
chas personas creyeron que el enem igo ocuparía la p o ­
blación a la hora que se le antojase.
La mañana del dia 15 apareció triste, i las calles se
hallaban llenas de dispersos, los cuales trataban de
reunirse a,l toque de las cam panas para dar otra tercera
batalla a las puertas de la ciudad.
Según unos, a las 2. P. M., i según otros a las 3, com en ­
zaron los dispersos a atacar las chinganas i dem ás es­
tablecim ientos de víveres de los m u ch os asiáticos resi­
dentes aquí.
Las tropas estaban sin com er hacia m u ch o tiempo.
H ai varias versiones sobre el principio de saqueo e in ­
cendio. A lgu n os lo atribu 3>'en al h echo de haber m uerto
un chino a un celador peruano, el cual le quiso hacer
pasar un inca, i al ver que no queria el chino, trató de ro­
barle la mercadería. El populach o se indignó i com enzó
a darle fuego a los establecim ientos de los hijos del C e­
leste Im perio.
La plaza del m ercado de Lim a lia sido reducida a c e ­
nizas, lo m ism o que las calles de Capón, Zavala i otras
que eran ocupadas esclusivam ente por establecim ientos
de chinos.
Adem ás trataron de dar fuego a la población por varias
partes a un m ism o tiem po; pero felizm ente la guardia
urbana estranjera tonáó cartas en el asunto, i armándose
con los rifles de los mism os dispersos restableció el órden,
no sin haber un terrible fuego de fusilería con los am oti­
nados toda la n oche i parte de la mañana del 16.
La sangre ha corrido en abundancia por las calles de
Lim a; pero lo mism o ha sucedido eu m uchos de los países
de la culta Europa, i no le debe estrañar esto a nadie,
pues todos los pueblos tienen su hora desgraciada, la cual
sentim os com o hom bres de corazón .

GU ER RA DEL PACÍFICO.

106

La guardia urbana, que varias veces habia prestado tan
im portantes servicios al país, habia sido llam ada al servi­
cio, i durante 15 dias estuvo custodiando la población dia
i noche; habia sido despedida a sus casas, dándosele las
gracias, pero al m ism o tiem po se dió un decreto para que
el que no quisiese cam biar un billete de cin co incas por
75 soles fuese arrestado i además pagase una m ulta de 20
incas.
M uchos estranjeros, que habian prestado sus servicios
en la guardia urbana, fueron presos i pagaron la susodi­
ch a multa. El abuso tom ó la form a de legalidad i el h e­
ch o se consum ó.
Estos mism os esti’anjeros, a quiénes tanto se ha in ju ­
riado, no titubiaron en cargar heridos i en defender el
hogar de quienes les habian hecho tantos perjuicios.
En L im a han sido los chinos los quo han pagado el
picante; pero en el Callao la cosa ha sido mas séria.
Casi todos los fuertes han sido volados, la escuadra in ­
cendiada i una gran parte de la población de aquel puerto
reducida a cenizas, no escapándose en esta últim a ni los
pulperos italianos, los cuales han tenido que batirse con
el pop ulach o i tener que lam entar m u ch os m uertos i
heridos.
Esta ha sido una pequeña parodia de la guerra francoalemana, i para que n o falte nada al pobre cuadro que dé­
bilm ente bosquejam os, le agregarem os su poco de com u ­
na i petróleo.
Pero ya lo hem os dicho: todos los pueblos tienen su
hora de adversidad, la cual debem os respetar.
¡Quiera Dios que esta lección le sea provechosa, n o so­
lam ente a esto pueblo sino a todos los que pueblan la faz
del g lob lol
' el

t r ic o l o r

c h il e n o

JE FES M IL IT A R E S D E L IM A I CA LLAO .

.

El prim er edificio que ostentó la bandera de Chile fué
el cuartel de Santa Catalina. Eran las 5.30 P. M. del 17 i
la artillería acababa de tom ar posesión de él. Los solda­
dos aun no se habian desm ontado, cuando el capitán de
corbeta, ayudante de la Com andancia Jeneral de A rtille­
ría don A lejandro W aiker, de órden del coron el Velasquez subió al castillo e hizó una pequeña bandera trico­
lor. Oficiales i soldados sacáronse el qucpí en ese m om ento
i la banda de artillería tocó la in trod ucción del him no
nacional.
SE G U R ID A D E S

PARA

LA S

F A M IL IA S .

U n a de las primeras preocupaciones del señor Ministro
de la Guerra i jefes del ejército chileno, después de la
ocupación de Lima, ha sido volver la calm a i la tranqui­
lidad a las familias, tanto las residentes en esta ciudad
com o las que habian em igrado de ella.
Con este m otivo, el señor M inistro de la Guerra, a com ­
pañado del com andante Stuven, Superintendente Jeneral
do ferrocarriles i su ayudante H em pe!, partió en la tarde
de ayer para A n cón , donde, com o se .sabe, se habian asi­
lado gran núm ero de familias, hacinadas en estrecho.? i
m alsanos locales o siu mas abrigo que las arenas de la
playa.
Tan luego com o el señor Ministro arribó a A n cón, h izo
saber que un tren especial se pondria a disposición de las
familias que desearan regresar a Lima, ya tranquila i d o ­
m inada por el órden en lugar del incendio, el saqueo i el
desborde de las mas bajas pasiones, de que en las últim as
noches fué teatro la capital del .Perú i el puerto del Callao.
Com o era natural suponerlo, m uchas fueron las perso­
nas que se apresuraron a aceptar este jen eroso ofrecim ien ­
to que les pernaitia regresar a sus hogares, seguras ya do
sus vidas i bienes que los chilenos sabrían i harían res­
petar.
E N T R A D A D E L EJÉRCITO CH ILE N O

que pedia la inm ediata ocu pación de Lim a por las tropas
chilenas, con el ob jeto de evitar los lamentables desórde­
nes ocasionados por el ejército peruano disperso í h ech o
pedazos en el punto arriba indicado. La com isión retiró­
se i el Jeneral, que ya habia im partido las órdenes n ecesai'ias para que una división, com puesta de 3,000 hom bres,
m archara a Lim a, m andó que lo hiciera a las 2 .P. M. de
ese dia.
A l efecto, a esa hora el Buin, el Búlnes, Cazadores, Ca­
rabineros i ti’es baterías de artillería desfilaban hácia d i­
cha ciudad. En la mitad del cam ino, la artillería so ade­
lantó, llevan do a la cabeza al coron el Velasquez, C om an­
dante Jeneral de artillería i a dos ayudantes.
A las 4.30 r . M. en punto, el prim er E ru p p llegó a la
plaza de la E sposicion. Esta se encontraba 1 ena de je n te
que observaba atenta a los nuestros. L a m archa con tin uó
por la calle que con du ce a la de Plateros i se detuvo a las
jocas cuadras para que so unieran las tropas. La calle i
os balcones se velan cuajados de espectadores, sorpren­
didos acaso por el silen cio respetuoso con que los ch ile­
nos ocupaban la Ciudad de los Vireyes. N i una sola pala­
bra se escapó en ningún m om ento de los labios de los
soldados vencedores.
A llá com o a las 6 P..M., las tropas llegaron a la plaza
principal, por donde desfiló nuestra herm osa artillería en
dirección al cuartel de Santa Catalina, lugar que, com o
hem os dicho, ocu pa a estas horas.
La entrada de un ejército ven cedor en tantas batallas,
sin gritos ni m anifestaciones hostiles a los vencidos, es
una prueba de que los chilenos no son los m ism os inso­
lentes bandoleros pintados por los escritores de otra
tierra.

A LIM A.

El 17, a la s 12 M., recibió el Jeneral en Jefe, que se en ­
contraba on Miraflores, una com isión de diplom áticos

Jefe m ilitar de Lim a ha sid o’ nom brado el Jeneral do
brigada don Cornelio Saavedra, i gobern ador del Callao
el coronel. Jefe de la 1. ■=* D ivisión, don Patricio Lynch.
A m bas personas son, por sus antecedentes, una garan­
tía para nacionales i estranjeros.
CA L M A EN L A

C IU D A D .

D esde la entrada del ejército ch ilen o a esta población,
la mas perfecta de las calm as ha reinado en el centro i en
las afueras de ella. El espíritu del com ercio, celoso i asus­
tado por las m il rudas pruebas porque habia pasado des­
de el principio de la guerra, com ienza a entrar en el ca ­
m ino de la tranquilidad i de la confianza. Los estranjeros,
que forman hoi la m ayoría de los habitantes visibles, es­
tán satisfechos del n uevo órden de cosas, porque ven ga­
rantidos sus hogares i sus establecim ientos de com ercio.
I no podia ser do otra manera. Los soldados que han
v en cido en Chorrillos i Miraflores, que han m arcado con
sangre jen erosa el cam ino de la gloria, no podian echar
sombras sobre su honra con actos quo im portaran atro­
pello i falta de m oralidad i de respeto.
INM ENSO P A R Q U E TO M AD O EN SA N T A C A T A L IN A .

En el cuartel de este nom bre, se encuentra alojada par­
te de nuestra artillería. El resto irá a ocupar el m ism o
local el dia que se le ordene venir de Miraflores.
I a propósito de Santa Catalina, es inm enso el parque
de artillería allí encontrado. Cañones de todos calibres, m u ­
niciones, rifles, cuanto puede ser útil para esa arma, exis^
te en gran cantidad.
A primera visl-a, se con oce qne aquel sitio era el depósito jeneral del arm am ento i provisiones del ejército peruano.
La sala de armas del cuartel de Santa Catalina es algo
que m erece llam ar la atención. Es una espaciosa sala ^heta}^
cuyas paredes se ven pinturas al óleo i cu ya d is p o sicio j^ jj^
i arreglo honran a los que la tenian a su cargo.
Las armas antiguas que la adornaban parece que I
sido escondidas en distintos puntos, pues algunas soj

CAPÍTULO PRIMERO.

encontrado enterradas dentro del m ism o edificio. U na
m aza i una pica del tiem po de Pizarro, varias espadas i
carabinas curiosísim as i de una im portancia histórica ina­
preciable, han caido en nuestro poder, sacadas de la tierra
don de las habian escondido los que hasta há poco las
guardaban com o un tesoro.
Ija bandera del R im ac fué hallada por un oficial on el
cuartel de Santa Catalina.

107

puerto quedará abierto a todas las naves. El Callao, pues,
volverá dentro de poco a todo su e-splendor, tanto tiem po
apagado por el bloqueo.
Com andante Jeneral do Arm as ha sido n om brado el
coronel Lynch, capitau de puerto, el capitau da fragata
graduado don Luis Pom ar i com andante del Resguardo,
el sarjento m ayor don A lberto Stuven.
E l, COKIIESPONSAL.

L A OCUPACION D E L C A LLA O .

La desolación i la tristeza dom inan en este m om ento
al) Callao. E l fuego aplicado por la mano do algunos de
sus pobladores, ha destruido con im placable íui-or las
obras del mar i de la tierra. Los últim os restos de la es­
cuadra peruana han desaparecido; han sido totalm ente
incendiados, por órden de la autoridad, el dia 16 del pre­
sente. A l dia siguiente, los habitantes de tierra no qui.sieron ser m énos que los habitantes del mar; incendiaron
tam bién, con triste persistencia, m uchos edificios de la
ciudad, acom pañando a este van dálico acto el pillaje i el
asesinato. ¡Incensatos! agregar a las lágrim as do sus co n ­
ciudadanos, después de la derrota i de la m uerte, las
lágrim as del deshonor i de la vergüenza, com etien do fra­
tricidios incalificables! La m aldición de sus con ciu d a da ­
nos seguirá m ui léjos a esos perversos hijos de la patria
peruana! Gracias a los heróicos esfuerzos de los estran­
jeros, pu do en algo contenerse ese grave desórden, no sin
liaber perdido estos abnegados defensores 10 de entroisus
filas.
La Dársena cobija entre sus muros restos aun hum ean­
tes de los trasportes peruanos; sus vergas incendiadas, al
caer sobre las grúas de desem barque, han com u n icado el
fu ego a los puentes i plataform as de la Dársena. Los que
fueron ájlles barcos para la con d u cción de las tropas i
com un icaciones peruanas, son ahora inútiles tortugas! La
m uerte de la flota del Perú siguió m ui de cerca la m uerte
de su ejército.
E l Chalaco, O roya, L im e ñ a , R im a c, U n ion , A ta h u a lp a , cin co buques do vela i la lancha) Z/rcos lian sido pre­
sas del fuego o echadas a pique.
!
Sin em bargo, la destrucción no ha sido com pleta; las
órdenes del Prefecto Jerm an Astete no fueron satisfactoI riarnente cumplidas.
I A últim a hora, el injeniero del B lan co dice que la U n ion
1 será salvada. E l fuego solo ha destruido una parte de la
1 popa, quedando el resto del buque com pletam ente intacto.
■D entro de poco, la U n ion será levantada del agua i repa­
rada en el dique para ingresar a la escuadra de Chile.
Este buque intentó salir del puerto en la n oche del 13,
pero, observado da cerca por la F resia , desistió de su in ­
tento i prefirió verse abrasado por las llamas ántes que
i probar su valor.
I
U na lancha a vapor que con du cia a ... fué tom ada por
1 |Una de las lanchas chilenas de ronda. Sus tripulantes son
ahora prisioneros a bordo de la escuadra chilena.
11, Los fuertes del Callao, si algo han sufrido en su con spor efecto de las minas con que se intentó v e ­
los, no ha sucedido lo m ism o con sus cañones. A lgu nos
,n sido desm ontados, uno que otro clavado, pero ningunü! destruido. T odos ellos son perfectam ente servibles.
(Los edificios públicos. Aduana, Prefectura, estación de
jer'^yocarriles, resguardo, etc., están todos intactos i com ieuya a servir a las autoridades chilenas.
ÍJll 18, ,el coronel don Patricio L y n ch hizo su entrada
t lá, ciudad con la división de su mando. Inm ediatam ente
distribuyó los diferentes cuerpos en sus respectivos cu ar­
teles, en m edio de la mas estricta disciplina i de un órden
inalterable. Los incendiarios del dia anterior habian ya
''desaparecido.
< Los trenes hacen ya sus viajes ordinarios; el telégrafo
está corriente; la escuadra entra al puerto; la Intendencia
del ejército descarga por la D¿írsena sus víveres. En pocos
dias mas, el com ercio recobrará todo su m ovim ien to; el

B -í

RE LA C IO N

DE

U N T R IP U L A N T E

DE

UNO

DE

LOS

BUQUES

B L O Q U EAD O RES D E L C A LLAO .

En tanto que nuestro bravo ejército decidía en los
cam pos de batalla la suerte del Perú, veam os que ocurría
entre las naves bloqueadoras del Callao i el papel que les
cu po desem peñar en las peripecias últim as de la ca m ­
paña.
Desde que se dió principio al em barque dol ejército en
Arica, el Cochrane fué llam ado a ese puerto. Y a con an­
terioridad habia el B la n co abandonado el b loqueo del
Callao, i éste quedó entónces sostenido por la Ghacabuco,
el H u á sca r i la M agallanes, quo fué mas tarde relevada
por la P ilco m a y o . Form aban tam bién parte de la d iv i­
sión bloqueadora los vaporcitos T oro i L a u taro, encarga­
dos do defender de noche el fondeadero de la escuadra,
i las lanchas porta-torpedos, Fresia , Qaacoldet, 'Tucapel i
Colocolo, que se concretaban a rondar cerca de la Dársena
para im pedir el escape de los buques peruanos asilados
en ella.
Esta últim a operación del b loqueo daba lugar a con s­
tantes escaramuzas nocturnas entre nuestras lauchas de
ronda i las peruanas, em peñadas en producir, de un m od o
u otro, la pérdida de nuestras porta-torpedos, principal
obstáculo para el escape de la U n ion i demás naves de la
aporreada marina peruana.
Y a uno de estos com bates produjo, el 6 de D iciem bre,
la pérdida de la F resia , la m ejor de nuestras lanchas;
pero los esfuerzos reunidos de su com andante i demcls
oficiales de marina fueron suficientes para ponerla a floto
i en estado de servicio, de m od o que al principiar el nue­
vo año la escuadrilla de torpedos estaba otra vez com p le­
ta i en actitud de desem peñar sus tareas en el sitio del
Callao.
Por esta misma época,"pusieron en obra los peruanos la
últim a de sus tentativas contra los buques bloqueadores,
tratando de volar al H iu ísca r con la ancha R ep ú b lica ,
herm osa em barcación de madera, de gran andar i m a g n í­
fico gobierno. Oficiales valerosos i decididos habrian p o ­
dido fácilm ente burlar en n och e oscura la vijilancia de
los nuestros i atentar contra alguna de las naves bloquea­
doras i la aplicación de un torpeib), operación ciertam en­
te peligros.a, pero atrayente por sus resultados.
.jas buenas con dicion es de la R epú b lica, construida espresam ente con este objeto, la oscuridad de las noches,
que al principiar el año lo eran de luna nueva, el buen
carbón inglés que teniau los peruanos en cantidad sufi­
ciente i que por no producir hum o no traiciona al quo lo
usa, todo, en fin, contribuía a hacer la empresa relativa­
mente fácil i de probables buenos resultados; los peruanos,
sin embargo, prefirieron llevar la lancha por ferrocarril
del Callao a Lim a i de é.sta a A n cón , esponiéndola a ser
capturada por alguno de nuestros buques,— ya que en es­
te últim o puerto no tendrían Dársena en que ocultarla,—
por no cruzar la línea de nuestras lanchas-torpedos,
I todavía no tuvieron ánim o suficiente para intentar la
empresa, i fué encom endada a manos mercenarias, capaces
de llevar a efecto por lucro, lo que los marinos peruanos
uo han sabido hacer por am or a su patria.

Su cedió lo que era natural. El com andante Viel, de la
Chacabuco, supo la existencia en A n cón de la la n ch a -tor­

108

G U E R R A D EL PACÍFICO.

ped o ¡ envió contra ella una espedicion com puesta de la

Fresia i la Guacolda, apoj'adas por el Tolten. In con v e ­
nientes de últim a hora, im pidieron que la Gv^acolda fo r­

llería de gran alcance, ser de utilidad on el próxim o ata­
que a las líneas fortificadas de Miraflores.

mara parte del con voi, i al amanecer del 4 de Enero la

Fresia, seguida a poca distancia por el Tolten, apareció
en la boca del puerto i m archó a toda fuerza en busca de
la República, con ánim o de capturarla o echarla a pique,
según las circunstancias lo exijieran.
N o fué posible, sin embargo, hacer una ni otra cosa,
pues los peruanos profirieron varar la lancha en tierra,
en cu ya posición fué cañoneada durante dos horas por
las piezas de a 40 dcl Tolten i la ametralladora de la
Fresia, hasta destruirla com pletam ente.
Finalm ente, el teniente Bianchi, com andante de la Fre­
sia i del convoi, vió en el horizonte a la O'Higgins, que
pasaba en busca de un vapor con armas que, según n oti­
cias, debia estar descargando entre H u a ch o i Chim bóte;
m archó a su encuentro, dió parte ¡al com andante Uribe
dé lo que pasaba, i éste entónces com pletó el dia dispa­
rando tam bién contra la República varios tiros que h icie­
ron su destrucción mas com pleta aun.
H u b o quo hacer varios disparos sobre las tropas i am e­
tralladoras peruanas, que no cesaron un m om ento de
hacer fuego sobre nuestros buques i la Fresia, \ esto pro­
d u jo el incendio de una parte de la población. De aquí las
falsas noticias sobre un bom bardeo de A ncón, que no ha
tenido lugar.
F u é esta la últim a m uestra que dieron los peruanos de
su inventiva para idear i poner en práctica m edios de
destrucción contra las naves que durante mas de diez m e­
se.? sostuvieron el pesado i peligroso bloqu eo del Callao.
T od o continuó desde entónces en calm a relativa para
las tripulaciones de los buques bloqueadores, sin mas dis­
tracciones que interrum pieran la m on oton ía del b loqueo
que las producidas por las noticias que de tarde en tarde
solian recibir del avance del ejército sobre Lurin, de los
reconocim ientos practicados sobre las líneas enem igas i
del poder de las posiciones elejidas por los peruanos.
La misma im paciencia que se manifestó en Valparaiso
i Santiago con la dem ora en recibir noticias del avance
del ejército, se hacia sentir entre los oficiales de la es­
cuadra, con una diferencia bien notable, sin em bargo; éstos
deseaban en jeneral que la batalla definitiva i la tom a do
Lim a no se verificasen ántes del 10 o 12 de Enero, pues
así las noches do luna que le siguiesen, dificultarian el
escape de los buques peruanos, que se creia casi con cer­
teza intentarian éstos ántes de la entrega del Callao. La
n oticia do haberse acordado atacar el 13 las posiciones de
Chorrillos, fué así recibida con alegría por los marinos
bloqueadores.
La aurora de ese dia llevó al Callao el resonar lejano
de los 100 cañones i 40,000 fusiles que decidían en C hor­
rillos los destinos de dos pueblos; el ron co i acom pasado
estruendo de los cañones se oia claro por sobre el red o­
ble jam ás interrum pido de la fusilería, i ya puede ca lcu ­
larse la oscitación de los ánim os i la ansiedad suprema
que em bargarían el pensam iento de los chilenos, obliga­
dos a escuchar a la distancia los ecos del com bate.
E l com andante Viel, para calm ar su im pacien cia i p o­
der obrar con con ocim ien to de causa, despachó al Sur al
vapor Tolten, que regresó a las 7 P. M. con las primeras
noticias de las victorias, noticias vagas aun i n o seguras,
ero suficientes para calm ar la ansiedad de los marinos,
ja n oche perm itió ver a lo léjos el reflejo del in cendio de
Chorrillos.
Trascurrió el dia 14 sin que nadie viniese a dar nueva
luz a los pocos detalles que ya so tenian; pero, al am ane­
cer del 15, llegó cl Cochrane al Callao i tom ó cl m ando
superior del bloqueo el com andante Latorre, quien, cu m ­
pliendo las órdenes del Alm irante, despachó a Chorrillos
al Huáscar i la Pilcomayo, que podian, gracias a su arti­

Í

Todo hacia presumir que el ataque tendria lugar al si­
guiente dia; pero no eran aun las 2.30 del m ism o dia 15,
cuando el estrépito de una batalla jen eral llegó repenti­
nam ente a oidos de los habitantes del Callao i de los m a­
rinos de la división bloqueadora.
L a hora era intem pestiva i los nuestros no pudieron
m énos de estrañar que se hubiera dej.ado trascurrir las
horas m ejores del dia para atacar trincheras, cu ya ca ptu ­
ra podria mui bien exijir nueve o diez horas do rudo ba­
tallar. ¿Qué habia sucedido? ¿Seríamos vencedores o ven ­
cidos?
La n oche fué ilum inada por el reflejo rojizo del in cen ­
dio do Miraflores i ello fué ya un in dicio de que el pu eblo
habia sido capturado por los nuestros.
A la mañana siguiente, la escuadra bloqueadora se vió
reforzada por la llegada del Huáscar, la O'Higgins i la
Pilcomayo, que habiendo sido despachados al Callao al
terminar la acción de Miraflores, podian asegurar que el
triunfo era nuestro sin esplicar su alcance. Solo cuando
horas mas tarde se vió aV trasporto Santa Lucia pasar ol
Boquerón i com un icó sn capitán las nuevas de que era
portador, se supo a bordo los detalles de la sangrienta
jorn a da del dia anterior i la perfidia increíble que a ella
dió com ienzo.
U na nueva pregunta su ijió entónces en el ánim o de loa
marinos. El B oquerón es un jaso ancho pero dificultoso
que da acceso.al Callao por e Sur i que es form ado por
el canal que separa la Punta o estrem o de la tierra firme
de la costa de la isla de San L orenzo; la batería de ca ñ o­
nes de a 1,000, construida por los peruanos en la Punta
misma, dom ina tod o el paso del Boquerón, i éste e.stuvo
siem pre vedado a nuestras naves i .solo fué de uso a las
lanchas-torpedos para sus escursiones nocturnas al Su r
do la rada.
¿Cóm o era entónces que la guarnición del fuerte de a
1,000 dejaba pasar al Santa Lucía sin hacerle fu ego i sin
dar la m enor señal de su presencia? H abia ahí algo raro, i
se supuso que bien para aum entar el núm ero de com b a ­
tientes en la batalla de Miraflores, bien para que la gu ar­
nición del Callao no cayese en nuestro poder, habia sido
retirada el dia anterior, dejándose la plaza desguarnecida.
A u n q u e todavía no se tuviera en la escuadra n o ticia d o
las negociaciones que dieron por resultado la entrega in ­
con dicion al de Lim a i el Callao, fué ya mafiesto que la
entrada del ejército ch ilen o a esta plaza era solo cuestión
de un dia mas o ménos, i convenia, por tanto, redoblar la
vijilancia para im pedir la huida de los buques peruanos.

A l oscurecer de ese dia 16, tom aron los buque.? la celo- ,
cacion según lo dispuesto en la órden jen eral, i nada in- !
d icó esa n och e a los oficiales de nuestros buques el sainé- ’
te que se preparaba pai'a la siguiente mañana; solo a bord (c
d e las lanchas que rondaban en las cercanías de la Dá*’F.
sena pudo oirse un fuego de fusilería flojo e intermiteni<ia'
que, según después se supo, provenia de los desórdenes! s
que se entregaban los derrotados de Miraflores.
*1 /
A u n no am anecia el 17 i ya el hum o del in cendio
J
estruendo de las cargas de dinam ita con que los poruaffid
hacian saltar los cañones de sus fuertes i algunos de ’ sii
buques vinieron a esplicar a los nuestros la nueva foiToi
quo tom aba en esta vez el heroísm o de los peruanosriÍLoi;
com andantes de las lanchas-torpedos se negaban a c iteetl
lo que veian sus ojos i lo que escuchaban sus oidos; s®iempre creyeron que ántes de entregar en pod er de ChifAe su
puerto principal, trataran los peruanos de salvatfl sus
buques de mas andar por m edio de una salida jei heral,:
que permitiría, siquiera a algunos de ellos, llegar a j^kguas'
neutrales.
9)

CAPÍTULO PRIM ERO.

109

N o fué difícil, en m edio de tal confusión, que dos o tres
chalupas con oficiales peruanos pudieran escapar i d iri­
jirse al N orte, siendo despnes perseguidas por la O’Hig­
gins sin resultado práctico. Se dice que la lancha a vapor
Arno logró tam bién llegar a Chancai, mas no me ha sido
posible saberlo con certeza. E l resto de la escuadrilla su­
til de los peruanos: la Lima, Capiianla, Resguardo i
otras lanchas a vapor i una lancha-torpedo, sistema Garrett, fueron echadas a pique en su fondeadero, sin quo
siquiera se intentase su escapada.
Otra lanchita a vapor, perteneciente al Limeña, izó
bandera blanca al ser atacada por los nuestros, i sus tripu­
lantes, entre los cuales se contaba el Com andante Jeneral
Los bravos que pelearon bajo el m ando del in olvidable
de Marina señor G arcía i otros personajes de copete, se
. Grau, los valientes que tantas veces salieron en el Ataentregaron prisioneros.
hualpa a retar a com bate a toda la escuadra bloqueadora,
El com andante Bianchi, de la Fresia, no queriendo ver
los audaces marinos que con los vaporcillos Urco i Arno
su acción estorbada para operar contra la Union, que tra­
ponian en vergonzosa derrota a las m ejores naves de la
taba de escapar en esos m om entos, les ordenó irse a pre­
marina chilena, prefirieron esta vez entregar sus barcos a sentar al Huáscar, lo que ejecutaron obedientem ente;
las llamas del incendio voluntario, faltando a los dictados
otros oficiales de marina fueron tom ados en una falúa por
de su h onor militar, que les ordenaba salvarlos para su
la Tucapel i la Colocolo i con du cidos tam bién ai Huáscar.
patria, si no querían entregarlos a los enemigos.
Entre tanto, nada se sabia de la Union i ya se la creia
El primer buque entregado al incendio fué el Rímete, incendiada dentro de la Dársena, cuando con la primera
preparado con todo esm ero para que las llamas e n con ­ luz de la mañana fué divisada por el teniente Bianchi,
trasen en él pábulo en abundancia. Las planchas del cas­ escurriéndose silenciosam ente i a poca fuerza a lo largo
co, calentadas hasta el rojo i enfriadas súbitam ente al irse
de la costa N orte de la bahía.
el buque a pique, se ven hoi abiertas i retorcidas, q u e­
Tem iendo el com andante de la Fresict que la luz del
dando solo restos viejos i casi insei'vibles del que fué en
d ia i del incendio im pidiera a nuestros buques ver ios c o ­
un tiem po im gallardo vapor; se dice, sin em bargo, que
hetes de luces con venidos com o señal para este caso, des­
sus calderos están servibles i que con poco costo podrían
pachó al com andante García, de la Colocolo, con órden
ser utilizados para rep on erlos del Ahtcto.
de avisar al Huáscar, que se acercaba por el N orte, lo
A l m ism o tiem po ardía, a la entrada de la Dársena, la
que ocurría; com un icó con el com andante Arnengual de
fragata de madera Aparimac, produciendo una fogata
la Guacolda, hizo la señal ordenada, i en seguida la Fre­
inmensa que por m uclio tiem po dom inó por sobre el in ­ sia i la Guacolda m archaron a cortar el cam ino a la veloz
cen dio de los buques restantes.
corbeta.
E l Oroya, el Chalaco i el Limeña ardieron tam bién en
Esta paró su m áquina, dió atrás, presentó su proa a
las posiciones que ocupaban respectivam ente dentro de
tierra, i, dando otra vez adelante, se varó de proa. En se­
la Dársena; hoi dia poco o nada resta de ellos. A l Ataguida, sus tripulantes pusieron fuego al buque i lo aban­
huaipa lo abrieron las válvulas de la m áquina i lo deja­ donaron, yen do a vararse en cl punto mas cercano de la
ron, com o a su hermano el Momco-Capctc en Arica, hun­
playa. La nave corredora, que en A rica pasó por m edio
diéndose sin gloria i sin ruido; aun se ve la chim enea del
de toda la escuadra chilena, según la espresion de los
m on itor fuera del agua, pero ¿valdrá esa rana lo que se
peruanos, tuvo m iedo ahora de dos lanchitas-torpedos, i
gastarla en sacarla a flote? Jun to al Atcümalpa, cayó el ántes que afrontarlas, se dió m uerte oscura i sin gloria por
Talismán tam bién a pique i créese que se encuentra en m ano de sus m ism os tripulantes.
buen estado.
Cuando mas tarde nuestros m arinos pudieron apagar oí
in cendio i recorrer los diversos com partim ientos de esta
corbeta, notaron, no sin sorpresa, el com p leto estado de
P oro al m ism o tiem po que esta escena de destrucción
aprovisionam iento en que aun se encontraba: el blindaje
tenia lugar en.el recinto cerrado de la Dársena, otras de
de sus cofas le babia sido quitado para dificultar su reco­
especie diferente se verificaban on sus inm ediaciones: al­
nocim iento, pero las planchas que lo com ponían se en con ­
gunos oficiales i altos dignatarios de m arina trataban de
forzar el bloqueo, alejándose del Callao en botes i em bar­ traban en órden i num eradas al pié de cada palo; todos
caciones menores, con las cuales se dirijian hácia A n cón, los masteleros, vergas, velas, m otones i cabullería del apa­
rejo estaban tam bién a bordo, do m od o que habria sido
m anteniéndose tan pegadas a la costa N orte com o el fondo
se los permitia, para evitar así llegasen hasta ellos nues­ fácil darle en dos o tres dias de trabajo su arboladura
tras lauchas-torpedos, a las cuales su calado no les per­ com pleta; sus carboneras iban llenas; sus despensas co n ­
tenían víveres para cuatro meses, i una inm ensa cantidad
m itia acercarse tanto a tierra.
L a Urcos intentaba esta m aniobra, cuando fué descu ­ de pinturas, aceites i pertrechos de todas clases llenaba
bierta por las lanchas cliilenas; hizo sobre éstas cin co o sus pañoles.
Según lo han declarado mas tarde algunos de sus injaseis disparos do cañón que no fueron contestados i i-enieros, la creencia jen eral a bordo fué siem pre la de que
gresó al Sur p o co a poco con ánim o evidente de intentar
de nuevo la aventura; la Fresia entónces trató de cortarle
intentarían forzar el bloqueo para seguir viaje a San F ran ­
la retirada por el Sur, en tanto que la Cfaacolcla lo hacia
cisco de California.
El segundo com andante de la Union, oficial cu y o n om ­
por el N orte; esto bastó para que la em barcación peruana
bre se me escapa, la com andaba hacia dias por ausencia
se dirijiese definitivam ente a la Dársena, en don de se la
h izo saltar.
del com andante V illavicencio, a quien se habia dado un
m ando im portante en Lim a; ese jóv en recibió órden de
P ronto se agregó a los botes peruanos los de varios súb­
ditos neutrales, jen tes infelices en su m ayor parto, que se forzar el bloqueo, i com o hiciera presente quo no creia
alejaban de tierra, h uyen do de los horrores que tenian lu ­ posible burlar la vijilancia de las porta-torpedos chilenas,
se le dijo que debia intentarlo, in cendiando el buque si no
gar a esa hora en la ciudad.
E n m edio de la oscuridad, aun no bien disipada de la lo conseguía.
E n la mañana del 17, cuando vió las señales do la Fre­
noche, i del hum o del in cendio de los buques peruanos,
era.difícil á los oficiales de las lanchas chilenas h acer dis­ sia i la Guacolda a los buques chilenos i se com pren dió
tinción entre las em barcaciones enemigas i laa neutrales, descubierto, m aniobró a vararse, a pesar de la representa­
ción de varios de sus subalternos, que le instaban para
varias do las cuales fueron detenidas equivocadam ente.
Tenian los peruanos en la Dársena seis buques de buen
o regular andar: la Union, q\Oroya, e\ Rimac, e\ Chalaco,
el Limeña i el Talismán, fuera de un crecido núm ero de
vaporcillos i lanchas armadas en guerra, que bastante
habrian ayudado, en caso de una salida com binada. Cierto
es que alguna o algunas de esas naves habrian caido bajo
los torpedos de nuestras lanchas o los cañones de los b u ­
ques; mas los restantes habrian pod ido alcanzar las aguas
IVancas de G uayaquil o Panamá para servir despnes com o
base a una nueva marina o a lo m énos com o recuerdo de
una acción valiente sino heroica.

110

G U ER RA DEL PACÍFICO.

dar toda fuerza a la m áquina i salir avante. N i el am or a
su patria, ni la ocasión que se le presentaba de adquirir
gloria i renom bre en los com ienzos de su carrera, fueron
estím ulos bastantes para decidir a ese jo v e n oficial a in ­
tentar una empresa m énos difícil de lo que se cree.
Por algunos dias se creyó posible salvar la Union i
com ponerla, lo qne liabria sido una n oble adquisición p a ­
ra nuestra escuadra. Pero estas esperanzas fueron frustra­
das, pues pronto se quebrantó por m itad, i la a cción co n ­
tinua de las olas quo la azotaban con clu y ó por inutilizarla
del todo; solo algunos cañones i pequeños artículos de su
arm am ento se pudo aprovechar para el uso de nuestros
buques.

E n tanto que esto pasaba en la bahía, la población era
teatro de escenas com unistas, parecidas a las que se repre­
sentaban en Lima: los derrotados de Miraflores destinaban
al saqueo del bajo com ercio i al insulto de m ujeres in d e­
fensas aquella parto de su coraje que no supieron aprove­
char contra el ejército chileno.
Partidas de cholos armados, acom pañados de negras
i m ulatas ébrias, recorrian las calles destrozando puertas
i ventanas i arrastrando con el con ten ido de los despachos
i pulperías. Estos actos de hostilidad se manifestaron
principalm ente contra los infelices chinos, i tom ando tal
carácter de ferocidad, que una veintena de estos ciu dada­
nos celestiales fueron arrastrados a la plaza principal i
preparados para ser sacrificados por ju n to.
Felizm ente, algunos estranjeros de la guardia urbana,
qu e toda la n oche anterior se habian ocu pado en desar­
m ar a los revoltosos, ejecutando con ellos varios actos de
ju sticia sumaria, cuando las cii*cunstancias lo requirieron,
legaron a tiem po para salvar de la h ecatom be a los c o ­
lonos asiáticos.

A esta hora, 8. A. M., no quedaba en el Callao autoridad
m arítim a ni militar de ninguna especie; pero las órdenes
dejadas por el je fe de la plaza don Jerm an A steto, ántes
de su partida, referentes a la destrucción de los fuertes i
cañones, eran cum plidas por algunos emisarios encarga­
dos de dar fuego a las m echas que com uuicaban con los
polvorines.
La batería Zepita, que defiende cl Callao por el Sur,
pues sus cañones apuntaban hácia el lado de Miraflores,
voló con inm enso estrépito, produciend o una gruesa c o ­
lum na de hum o i tierra que, por mas de cin co m inutos,
oscureció la atm ósfera en ese lugar.
P oco después, saltó por los aires la torre blindada Junin,
situada al N orte de la Dársena. Su destrucción ha sido
tan com pleta que hoi es difícil encontrar trozos, ni aun
pequeños, de los dos A rm stron g de a 300 que la armaban.
Su com pañera, la torre de la Merced, fué tam bién volada,
pero su destrucción no es tan radical; saltó la tapa i se
abrieron las planchas del blin daje do la torre; los cañones
han caido al fon d o de ésta i uno está inutilizado, pero in ­
tacto el otro.
Las baterías Pichincha, Independencia, 'A btao i P rovi­
sional, armadas con viejos cañones de a 32, habian sido
préviam ente inutilizadas. U n cañón R odm an de 600 li­
bras, de los seis que defendían la Dársena, fué arrojado
al agua i a otro le destruyeron su cureña, quedando los
restantes intactos.
Varios estranjeros, deseando evitar los estragos de la
joblacion , se dedicaron a cortar las guias destinadas a
lacer saltar los polvorines; asi se salvaron los torreones
In depen den cia i M auco-Capac, situados dentro del recin ­
to del antiguo castillo del Sol, i por tanto en el cen tro do
la ciudad. Estos con ten ían pólvora i dinam ita en ca n ti­
dad suficiente para arrastrar en su caida la m itad del
Callao.
P or igual m otivo, se salvaron las m agníficas baterías
A ya cu ch o i Santa Rosa i la llam ada Piérola, construida

cerca de la Punta con sacos de arena i armada co n dos
cañones R odm an de a 500.
Las piezas de a 1,000 debieron su salvación a la pasada
que el dia anterior h izo por el B oquerón el vapor Santa
Lucia. Varios jóvenes peruanos, al verlo dirijirse h ácia
ose lado, trataron de hacerle fuego, a cu yo efecto sacaron
la dinam ita coloca d a en el ánim a de esos cañones; la ope­
ración n o se term inó en tiem po para disparar al Santa
Lucia, poro sirvió para dejarnos intactas esas mismas
piezas.
Entre tanto, algunas de osas baterías habian sido pre­
paradas con m echas de 24 horas i mas de duración; por
esto la batería Pacocha, la mas setentrional de la bahía,
no saltó sino al siguiente dia 18, aunque no por esto fué
su destrucción m énos com pleta. Igu a l cosa sucedió . con
una batería flotante construida por los peruanos dentro
do la Dársena i armada con cuatro cañones R odm a n de
gran calibre; m om entos ántes de su esplosion, el teniente
B ianchi pensó sacarla a rem olque con las lanchas-torpe­
dos; poro se detu vo al ver un delgado h ilo do h um o quo
salia por una de las escotillas; un cuarto de hora mas
tarde, voló esta batería arrastrando un m u ch a ch ü lo p e ­
ruano que por curiosidad acababa do subir a ella.

Entre tanto, a bordo do nuestros buques todo estaba
listo en la mañana del 17 para im pedir la h uida de las
naves peruanas, ai éstas la intentaban; el reflejo del in cen ­
dio dentro de la Dársena vino a esplicarles el fin elejid o
por los peruanos pava sus últim os buques, i los nuestros
pudieron entónces dirijirse tranquilam ente a su fond ea­
dero habitual en el cabezo de la isla.
P or esos m ism os m om entos, llegaban al Callao desde
Chorrillos el Blanco Encalada con el A lm irante a bordo,
i el trasporte Paita, rem olcando al Inspector, cargados
ám bos con 1,300 prisioneros de las batallas últim as, des­
tinados a la isla de San Lorenzo.
E n tanto que ám bos buques se ocupaban eu echar a
tierra su cargam ento hum ano, en cu ya faena fueron a yu ­
dados por el Lautaro, ol A lm irante ordenó al Tolten acer­
carse a la Dársena i rastrear las vecindades con ob jeto
de levantar los torpedos que pudieran haber sido fon d ea ­
dos por los peruanos.
P or ese tiem po, 11 A . M., no habia ya enem igos on ar­
mas en el Oallao, i apenas sí, so sentían los tiros perdidos
hechos sin ob jeto aparente por algunos ch olos ébrios.
Com o prueba de ello, citarem os que la Fresia i ia Tucapel,
engalanadas con sendas banderolas peruanas, sacadas do
los botes de la Union i el Atahualpa, penetraron al in te­
rior de la Dársena i recorrieron varios de sus departa­
m entos sin ser absolutam ente m olestadas; aun mas, el c o ­
m andante D onoso, de la Tucapel, saltó a los m alecones
esteriores de la m ism a Dársena i regre.só después a su
laucha sin que nadie tratara de im peaírselo.

Sin em bargo, de cu ando en cuando, algunos cañones,
cargados hasta la boca, se disparaban por causa talvez de
los incendios vecinos, i esto, sin duda, hizo creer al c o ­
m andante del Tolten que aun habia tropas en tierra, pues,
suspendiendo por un m om ento su recon ocim iento de la
bahía, hizo 10 o 12 disparos a la población , que fueron los
últim os en sentirse.
En cuanto a torpedos, pronto se tuvo la seguridad de
que no habia por qué tem erlos; es verdad que durante los
incendios i esplosiones de la mañana del 17, saltaron, uno
tras otro, todos los torpedos de una línea fondeada entre
el estrem o de la Dársena i ia costa N orte, i es cierto tam ­
bién que loa prisioneros peruanos aseguraban haber fon ­
deado no m énos de 130 dé esas minas subm arinas; poro
de los reconocim ientos verificados por el Tolten, i mas tar­
de por la Chacabuco, solo se con siguió sacar cin co o seis
tarros de zinc, ya calados por la a cción del agua i con te-

CAPÍTU LO PRIM ERO.

niendo una pasta barrosa, m ezcla de dinam ita i pólvora
m ojada i com pletam ente inofensiva.
Estos torpedos fueron fondeados al principio clel b lo ­
queo, i se cree que un mes despnes de su inm ersión de­
bian ya encontrarse en m al estado por causa de su mala
con stru cción.
En consecuencia, el Alm irante envió la Fresia a C hor­
rillos en busca del Toro i el Valparaiso, cuyas bom bas
podrían servir para los trabajos de salvam ento de la Union
1 con órden de venirse al Callao toda la escuadra de tras­
portes i buques de velas, los que em pezaron a llegar des­
de ol siguiente dia.

Despnes se han encontrado varios planos i docum entos,
según los cuales aparece que todas las n oches salian lan­
chas peruanas a fondear torpedos en diferentes lugares de
la bahía i aun en el fondeadero m ism o de nuestra escua­
dra. Mas, com o quiera quo nuestras lanchas do ronda no
sorprendieron jam ás a las enemigas durante el desem pe­
ñ o de estas com isiones i ninguno de nuestros buques ha
ch oca d o con estos torpedos en casi un año com pleto de
cruzar frente al Callao, hai m otivos para dudar de la ver­
dad de estos asertos.
L o cierto es que hoi la rada se ve llena de buques de
guerra de todas nacionalidades i naves mercantes, tanto
chilenas com o estranjeras, sin que el con tin u o m ovim ien ­
to de estos buques haya dado lugar a esplosion de n ingu ­
na especie.
L o mas verosím il es que las lanchas peruanas encarga­
das de colocar estos torpedos, poco deseosas de tener al­
gún encuentro con nuestras lanchas de ronda, se alejaban
solo algunos m etros de la Dársena, abandonaban a la co r­
riente o dejaban irse a pique los ¡torpedos que debieran
fondear en determ inados lugares, i despnes de algunas
horas de ausencia, regresaban dando su com isión por bien
cum plida.

La entrada de la 1.
D ivisión del ejército al Callao
se verificó a m edio día del 18, i desde ese m om ento cesa­
ron los saqueos i desórdenes en la población.
Com o se ha visto, la m ayor parte de los cañones q u e­
dan en buen estado; pero no así los buques, habiéndose
librado de la destrucción solo algunas de las presas m er­
cantes hechas por el Huáscar en los buenos tiem pos de
sus correrías a lo largo de nuestra costa.
Se aprovecharán tam bién el casco incendiado del Ma­
rañan, los calderos del Bimac i algunas de las lanchas
echadas a pique en la Dársena; pero si la destrucción de
las naves peruanas no trae un aum ento a nuestras fuerzas
de mar, nos permite pensar, sin em bargo, que uo flota hoi
en toda la redondez üel glob o un bote que pueda izar en
sus mástiles la enseña de guerra de los hijos del Sol.

EN TRADA

D E LOS CH ILE N O S

EN

L IM A .— CR ÍM E N ES D E

LA

CO M U N A .— LOS ESTR AN JER O S SA L V A N LA C IU D A D .
(C o r r e s p o n d e n c ia e s p e c ia l p a r a

L a E s t r e l l .a

h e.P a n a m

I .)

Lima, Enero 21 de 1881,

í

V

t
i
?
f
ú
i
^

l

A nuncié en la postdata que a las S A. M. del 13 del presente añadí a mi anterior, que desde las primeras horas
de la mañana se sentia un nutrido fuego de artillería en
la dirección de Chorrillos i quo com enzaban a llegar beridos. N o pude entónces im ajinarm e lo que realm ente sucedía, ni que m ediante el triste desconcierto de parte de
o s peruanos, unido a la abundancia de cobardía, que no
impidió, sin embargo, la ejecución de m u ch os hechos h e ­
roicos i notables . en m edio de la incapacidad jeneral, el
valor de los chilenos, i no la habilidad de sus jefes, los
habia puesto en posesión do la primera línea peruana de
defensa i en aptitud de llevar a cabo la tom a de Lim a i

111

la desm oralización de sus fuerzas i los con du ctores de
ellas, escepcion h echa del valiente e infatigable desgra­
ciado Dictador. Trataré de ser breve en describir los a con ­
tecim ientos de los últim os nueve dias, a pesar de que
tendria que escribir una obra para dar idea exacta da los
sucesos estraordinarios, cu y o resultado lia sido la caida de
la Ciudad de los Vireyes, en poder de un ejército relativa­
m ente débil.
Tres cam inos hai -por los cuales puede m archar sobre
L im a una fuerza invasora: uno por el Sur, si se desem ­
barca en Chorrillos o eu cualquier pu nto inm ediato; otro
por el Callao, i el tercero por A n cón. De la adopción del
segundo se habria derivado la necesidad de apoderarse de
los cañones do grueso calibre; i si se hubiera escojido ol
tercero, las tropas babrian tenido que atravesar un de­
sierto don de no se encuentra agua i donde hai desfilade­
ros de que puede aprovecharse con ventajas un en em igo
activo. Por estas razone.?, resolvieron los chilenos reunir i
organizar sus fuerzas en Lurin. Parece quo Piérola estaba
con ven cid o de que este plan adoptaría el enem igo; así,
miéntras quo nada hizo para protejer el N orte i al m ism o
tiem po que debilitaba considerablem ente el Callao i la
escuadra quitándoles hombres, ametralladoras G atling i
cañones, se dedicó con toda su enerjía, a fortificar las lí­
neas m eridionales de defensa com puestas de distintas
séries de fortines, trincheras i reductos. La primera, d e ­
trás de la cual estaba acam pado todo el ejército regular a
la espectativa de un ataque, era naturalm ente fuerte, i
en el estrem o se la hizo form idable.
N adie de cuantos la habian visto ántes de la lucha, se
im ajinaba que hubiera en Su d-A m ériea ejército capaz de
tom arla eu pocas horas. Chorrillos, térm ino hácia la d e­
recha de las posiciones peruanas, es, o m ejor d ich o fué,
el elegante lugar de baños del Perú. Está situado en las
faldas de dos cerros que tienen de 600 a 700 m etros do
altura, i dista do Lim a nueve millas.
A m bos cerros fueron fortificados con nueve cañones de
grueso calibre, entre ellos uno R odm an de 500 libras, c o ­
locados para protejer la línea por el lado del mar i evitar
que se hiciera desem barco alguno en las inm ediaciones.
Podia tam bién dispararse con ellos contra cualquiera
fuerza que avanzara sobre San Juan, centro de las p osi­
ciones, distante apénas tres millas. D os millas al N. O. do
Chorrillos, i al pió clel segundo de estos cerros, en la
plantación de V illa, estaban situadas las avanzadas p e­
ruanas. A ntes de que los chilenos avanzaran en masa,
hubo allí pequeñas escaramuzas. San Juan está casi al
Este de Chorrillos, i se com pon e de tres cerros arenosos.
El mas alto tiene unos 150 piés sobre el nivel de la pam ­
pa, tam bién arenosa, que lo rodea, i ésta se encuentra a
igual altura sobre el nivel del mar. D ich os cerros fueron
atrincherados i fortificados, com o lo fueron de igual m od o
dos pequeñas eminencias situadas hácia el Sur, i tres mas
que parten en dirección oblicua hácia M onterico Chico,
plantación que se halla al N. E. a una distancia de cuatro
o cin co millas. Se hicieron profundas zanjas frente a lo.s
cerros i m uchas trincheras; se colocaron varias piezas do
gran tamaño, 90 buenos cañones de campaña, i ametra­
lladora G atling i N ordenfelt, esparcidas entre las distintas
posiciones, detrás de las cuales habia 24 o 26,000 h om ­
bres. N adie creia que con semejantes obstáculos pu die­
ran los chilenos llegar a Lim a, i no faltaba quien
asegurara que la segunda línea de defensa no seria si­
quiera atacada, i que la reserva perderia la ocasión que
los m iem bros de ella manifestaban desear para distin­
guirse. Después de frecuentes reconocim ientos, el J e n e ­
ral en Jefe ch ileno resolvió intentar un ataque sobre toda
la línea, i procurar, aun a riesgo de uu desastre, con ocer
una vez por todas la resistencia que so opondría a su pro­
pósito de llegar a Lim a por ese lado.
El dia 12, al anochecer, salió de Lurin la 1.
D ivisión i
a las 10. P. M. estaba en m ovim iento todo el ejército ch i­
leno, con la intención de atacar por tros partes sim ultá­
neam ente. La 1.
D ivisión, m andada por el coronel

112

G UER RA. DEL PACÍFICO.

L ynch , tenia que asaltar las posiciones del Sur de San
Juan i apoderarse de Chorrillos i las baterías de los cerros;
la 2. , a las órdenes del coronel Sotom ayor, tenia que
hacerse cargo del m ism o San Juan, i al coron el Lagos se
le confió la tarea de vijilar el ala izquierda. E l Jeneral
B aquedano con su Jefe de Estado M ayor i el Jeneral Maturana estaban con el coronel Sotom ayor cu an do princi­
pió la batalla, pero tom aron parte en el asalto de las
baterías de Chorrillos,¡que decidió la lucha del dia. Gracias
a la densa niebla i a la costum bre peruana de em plear
m ui pocas avanzadas i de permitir, según parece, que se
duerm an los centinelas, pudo el enem igo aproxim arse a
tiro de rifle de las posiciones, descansar allí durante una
hora i, al amanecer, lanzarse al ataque sin estar espuosto
a la acción de la artillería, i estándolo solam ente por
unos m inutos a recibir unos pocos disparos de rifle quo
n o lo im pidieron avanzar.
Los puntos del Sur, mas débilm ente defendidos, fueron
tom ados sin que se hiciera un solo disparo de cañón; po­
ro tres rejirnientos sostuvieron el com bato con bravura i
enerjía. Creyeron que pronto se los ausiliaria por la reta­
guardia, i con la esperanza do que llegaría el refuerzo,
se m antuvieron firmes lu chan do contra toda ía I..'* D i­
visión hasta quedar com pletam ente destrozados. Si sus
com pañeros hubieran im itado el ejem plo, caro habria cos­
tado la victoria. Apesar de que en el com bate no hicieron
uso mas que de sus rifles, causaron grandes pérdidas a los
que atacaron. E l asalto de San Juan se ejecutó con buen
éxito.
Casi nadie estaba en su puesto; la guarnición dorm ía
al pié de los cerros. Los chilenos tom aron casi sin oposi­
ción las baterías, m ataron a los pocos artilleros que en ­
contraron, i volvieron los cañones contra los peruanos que
estaban abajo. E ntónces estos últim os atacaron el cerro,
arrojaron a los ch ilenos oon m uchas pérdidas, i por pri­
m era vez rom pieron los fuegos con sus cañones. Tres ve­
ces tu vo lugar esta escena; pero, por últim o, com o a las
9.30, viendo los peruanos que no recibían ausilio alguno,
q ue sus fuerzas dism inuían con rapidez, que sus com p a ­
ñeros retrocedían en todas direcciones, i quo los cañones
que hubieran p od ido apoyarlos desde los otros cerros, es­
taban en manos del enem igo i disparaban contra ellos,
em prendieron la fuga. C om enzó en seguida la persecu­
ción. Miéntras San Juan perm anecía en poder de los p e­
ruanos, habria sido peligroso el avance de la caballería;
pero tom ado ya, le quedaba espedito el cam ino i habria
sido difícil cortarla aun cu ando hubieran llegado refu er­
zos peruanos para continuar la lucha. Fué, pues, enviada
la caballería chilena.
Entre tanto, la artillería i el fuego de rifles contribuían
a que fuera mas veloz Ja m archa de los fujitívos. Parecía
que el com bate habia term inado en la derecha; pero cu a n ­
do principió a entrar a Chorrillos ia 1.
D ivisión se
encontró con que 2,000 peruanos estaban en la ciudad i
alturas inmediatas, resueltos a no rendirse.
Los cañones de las baterías disparaban sobro las colu m ­
nas que avanzaban, i las tropas, parapetadas en las casas
i detrás de las rocas, en la base de la posición, sostenían
nutrido fuego. L y n ch ordenó el ataque i determ inó tom ar
los fuertes por asalto.
Fracasó en su prim era tentativa i fué rechazado con
terribles pérdidas. A m edida que term inaba la batalla en
el centro i la izquierda, solicitaba i obtenía algunos re­
fuerzos. Tan pronto com o en esos puntos dejaban do ser
necesarios los rejirnientos chilenos, eran enviados a C h or­
rillos, donde tenian que com batir de nuevo. Llegaron tam ­
bién allí los cañones K ru p p de los chilenos i algunos de
los tom ados a la artillería peruana; pero p oco daño ca u ­
saban en com paración con los estragos que las piezas de
a 150, 200 i 600 libras hacian en las filas de los que ata­
caban. Las fuerzas chilenas, victoriosas hasta entónces s o ­
bre m uchos miles, principiaban a desm oralizarse delante
de 2,000 peruanos; i los jefes de aquéllos com prendieron
quo era necesario un esfuerzo desesperado para que no

fuera infructuoso, com o estaba próxim o a serlo, el triunfo
adquirido en la mañana.
Por esta razón, se m andó a la 1 P. M. un ataque jeneral.
La 1.
D ivisión subió por un lado del cerro i la 2.
por
el otro; entre tanto, una fuerza com puesta de 3,000 h om ­
bres, perteneciente a diversos rejirnientos, i conservando a
duras penas un órden aparente, disparaban incensatam ente
contra todo el que aparecía por el N orte del cerro. V en ció
por fin el núm ero, cayeron las posiciones i los pocos pe­
ruanos que quedaron se rindieron. En las escarpas, hácia
el mar i hácia tierra, en los cam pos (cercanos a la pobla­
ción , en las calles de ésta i en el paseo habia mas de
3,000 muertos i heridos del enem igo en prueba de que
m u ch os peruanos saben com batir con firmeza i valor,
aunque el m ayor núm ero no so sostenga en sus puestos.
Cuando principió la batalla, Piérola estaba en Chorrillos i
se dirijió al galope a San Juan.
C onvencido de que ese pu nto estaba perdido i de quo
las tropas huian on dirección a Lim a i n o podian rehacer­
se, se unió a los defensores do Chorrillos i perm aneció con
ellos hasta el últim o m om ento. R endidos éstos, i en posi­
bilidad los chilenos de cortar el paso hasta a un solo
hom bre, Piérola se dejé persuadir de los que lo pedían
que se escapara; bajó del cerro, llegó a la playa i siguió
para Miraflores, situado a cin co millas de distancia. D e
esta manera, i¡pasando por entre las fuerzas invasoras, lo
gró llegar al C u artelJeneral de la reserva, que no se habia
m ovido durante la batalla. Con la batalla de Chorrillos,
quedó terminada la lucha del dia. Los peruanos perdieron,
entre muertos, heridos i prisioneros, unos 600 hom bres;
pero en realidad todo el ejército se perdió, pues de reji­
m iento a rejim iento se fué desbandando; solo dos cu erpos
salieron del cam po com o soldados. L a derrota principió
desde que atacaron por primera v ez los chilenos, lo cual
dem uestra que mas de la mitad del ejército de línea habia
resuelto, do tiem po atrás, lucirse en la prim era oportu n i­
dad. Las pérdidas chilenas pasan indudablem ente de 5,000
hom bres entre m uertos i heridos. Se han h echo esfuerzos
por ocultar el núm ero i el Estado Maymr confieza nada
mas que 1,474 m uertos i 1,620 heridos i estraviados. Las
fuertes pérdidas que sufrieron en Chorrillos i la obstin a­
ción de la resistencia que encontraron, parece que in d ig­
naron así a jefes com o a soldados, i la ciudad m é in m e­
diatam ente entregada al pillaje.
Asesinaron a cuantos encontraron en las calles, fueran
0 no com batientes. P ronto se unió al furor prod u cid o por
la pólvora el furor prod u cid o por la em briaguez, i no te­
n iendo enem igo con quien pelear, pelearon entre ellos sin
hacer caso a sus oficiales. D urante esa n oche i el siguien­
te dia, era Chorrillos un perfecto pandem ónium .
Cuando se restableció la disciplina, habia ya unos 200
a 300 m uertos mas, i entre éstos varios oficiales. En la
m ism a n och e com enzó a arder la población i ha co n ti­
nuado el incendio por tres di as. Estatuas de márm ol, d e ­
coraciones de hierro, todo lo que el fuego no pudo des­
truir fué robado o volado con pólvora i dinamita.
Las casas fueron incendiadas una por una; i en los pre­
parativos para destruir las que no estaban construidas
con materiales com bustibles, se hacia ostentación do se­
renidad. Quedan todavía la m ayor parte do las paredes
de adobe o ladrillo; pero la ciu dad pintoresca i encanta­
dora de ayer, es hoi tan habitable com o N in ive o Porapeya. Los ostranjoros, com o de costum bre, durante la
guerra, son quienes mas han perdido hasta en Barranco
1 Miraflores, que fueron destruidos con igual salvajism o..
So aplicó la tea a la s casas, entre los gritos i carcajadas
de los ébrios. Varios estranjeros perdieron la vida; entre
ellos el doctor M ac-Lean, iino de los mas antiguos resi­
dentes ingleses en Lima, i que, cu ando m urió, creo que
ocu paba un puesto en la Jjegacion británica. E l dia de la
batalla, a las 8 A. M., llegó de Chorrillos a Lim a un tren
que con du cia heridos; una hora mas tarde andaban por
las calles i en los suburbios de la ciudad centenares de
in dividuos lijeram ente heridos quo venian cojean do desde

CAPÍTULO PRIMERO.

el cam po de batalla hasta sus casa.s. Pero el espectáculo
mas desgraciado era el que presentaban los railes de d e ­
sertores i fujitivos, a voces separados, a veces en grupos
de 300 i 40Ó, que andaban por todas partes con sus armas
en las manos i que se detenían i conversaban com o si
nada hubiera sucedido o com o si fuera natural suponer
que desbandarse era su primera obligación. En esos m is­
m os m om entos se escuchaba el estam pido del cañón de
los que aun peleaban por su país, con tan do quizas con
que los desertores irian en su ayuda.
N adie parecia esforzarse por refrenar ese desórden j e ­
neral, i creo que m uchos' do los oficiales estaban con ten ­
tos con los fugados. En la con du cta de éstos buscaban
aquéllos su propia justificación. U n am igo m ió vió mui
tem prano q u e d o l cam po de batalla salia nn carro cargado
con 16 oficiales, m uchos de los cuales eran coroneles
i tenientes coroneles. Cierto es qne algunos cum plieron
n oblem ente con su deber; pero, por de.sgracia, hubo n u ­
m erosos casos en que los oficiales dem ostraron todo m é­
nos lo que honra a un militar. La escitacion en Lim a
llegó a ser intensa com o al m edio dia, pero no tuvo dis­
turbios, aunque queria el populach o apedrear a las ch ile­
nas. U na m urió de ese m odo. Plasta las 5 P. M. habian
llegado 700 heridos en el tren i se les con d u jo al hospital
de Santa Sofía i a los espléndidos salones del Palacio de
la Esposicion, tan liberalm ente con vertido en hospital
m ilitar; edificio propio para el objeto com o cualquiera
otro.
La llegada de estos heridos dem uestra que los prim e­
ros, soldados i oficiales, no habian sido sino los primeros
en huir. Los unos acusan a los otros de cobardes. Los mó­
dicos de los buques de guerra ingleses, am ericanos i fran­
ceses vinieron del Callao i de A n cón directam ente tan
pronto corno supieron que habia com enzado la batalla;
pero, com o de costum bre, cuando los m édicos del país
■¡rincipiaron a manifestar celos de profesión, algunos de
os Otros tardaron en acudir a prestar sus servicios. A lla­
nada esta dificultad, continuaron torio el tiem po que fué
necesario. Circuló por la tarde el rum or de que a trai­
ción habia causado la derrota, i se ordenó el arresto del
señor R iva-A güero. D íjose que se habia asilado en la L e­
gación francesa, i cl oíicial encargado de cu m plir la órdon procedió a rejistrar el edificio sin ninguna form alidad
0 solicitud prévia. El M inistro francés pidió en el acto su
pasaporto, pero el Secretario de Relaciones Esteriores dió
ámplias satisk ccion es, i M, de Vorges no in-sistió en re­
tirarse. Este caballero, sin duda por la circunstancia críti­
ca del país, quiso mirar la descortesía con cierta in dife­
rencia que no habia tenido en tiem po de paz. D e quo
h ubo traidores no queda duda.
U n o de ellos fué el Jeneral La-Cotera, que trató de ha­
cer una revolución esa misma tarde; recorrió las calles
principales de la ciudad gritando: “ ¡A b a jo Piérola! ¡Viva
el partido constitucional! ¡M ueran los grin g os!” (los es­
tranjeros) i otras torpezas semejantes; quiso obligar a al­
gunos soldados a quo lo siguieran. Fracasó en su intento,
1 entóneos buscó refujio eu la Legación británica, de d on ­
de salió por la n oche para el Callao a procurarse seguri­
dad en el blindado 'l'riumyh. Su vida en Urna, es cierto
que corria peligro.
Probablem ente nunca se ha com etid o un crim en tan
cobarde. Miéntras tenia lugar la batalla i sus con ciu d a ­
danos trataban de derrotar a un poderoso inva.sor, este
llam ado jeneral i soldado pretendió llevar a cabo una re­
belión. H u yó en seguida, perdida la esperanza de buen
éxito, u refujiarse en una Legación i en un buque perte­
n eciente a uua de esas naciones con tra las cuales habia
estado escitando el furor popular. D esagradable es narrar
lo anterior, pero fuerza es que el h echo sea record ado c o ­
m o uno de los mas im portantes de los últim os dias.
El Jeneral L a -C otera fué a b ordo del Triiimph con
la aquiescencia del D ictador Piérola, que lo d e sten ó del
país. D urante el dia, familias de aquí i estranjeras a cu die­
ron a las legaciones, consulados i' asilos de estranjeros, i
T o m o v . — 15.

113

los criados estuvieron activam ente ocupados en llevarles
provisiones.
P or la noche cu ndió el pánico, i las m ujeres i los niños
lloraban aterrorizados en todas las ca.sas.
M arineros desarm ados estaban e.stacionados en las
puertas de las legaciones i consulados, eu algunos de los
cuales 700, 800 i hasta 1,000 entre mujeres i niño.s, h a­
bian ido a refujiarso.
Los estranjeros se ocuparon durante el dia en con du cir
los heridos de los trenes a los hospitales o a sus propias
casas, si así lo querian. M uchos m urieron tan pronto
com o llegaron. La ju n ta peruana de la Cruz R oja no ha
servido de nada; i estoi persuadido de que si no hubiera
sido por los estranjeros, pocos cuidado.? habrían m erecido
los heridos. Los estranjeros se interesaron en que fueran
bien atendidos i s e le s diera alim ento, del cual habia una
carencia vergonzosa el prim or dia, a pesar de que abun­
daba en la ciudad.
D urante la n oche del 13 perm aneció Lim a en tranqui­
lidad, aunque algunos disparos q u e s o oian anunciaban la
proxim idad de un desórden. Las calles estaban llenas de
desertores armados; pero en la mañana siguiente casi
todos se escondieron con m otivo de que varias patrullas
procuraban reunirlos i enviarlos a los cuarteles prepara­
torios, para de allí hacerlos regresar a los fuertes.
El 14, la desgraciada ciu da (i,con la triste con vicción de
que un ejército invasor victorioso se hallaba a seis millas
de distancia, i que la primera línea, en que tanta confian­
za se tuvo para rechazarlo, habia resultado ser obstáculo
m ui débil; que no se podia confiar en las tropas, i que era
inm inente otra batalla, en que la m ayor parte de la p o ­
blación escojida do la ciudari correrla gravo peligro si se
resolvía a defender la patria.
D urante el dia pasaron, entre las líneas peruana i ch i­
lena, tres banderas de parlam ento: era con du ctor de la
primera el M inistro do la Guerra señor Iglesias, captura­
d o el dia ántes en Chorrillos ju n to con Cárlos de Piérola,
herm ano del D ictador, i otros varios oficiales de alta gra­
duación. Piérola con vocó un con sejo de oficiales para
discutir las proposiciones del Jeneral chileno; i en este
con sejo dem ostraron . todos unánim em ente el deseo de
que continuara la lucha. Los acontecim ientos posterio­
res han patentizado la fanfarronada de esos oficiales,
i hai m otivos para creer que m uchos de ellos tenian
de antem ano el propósito de no arriesgar la vida en bata­
lla alguna. Según mi opinion, Piérola habia visto des­
aparecer las probabilidades de buen éxito; sus actos i la
buena voluntad que lo anim aban en favor do la m edia­
ción propuesta, revelaban que él habia perdido gran par­
te de la confianza que ántes tenia.
Los m inistros aquí residentes preveían que Lim a su­
friría la m ism a suerte que cu po a Chorrillos i a Miraflores.
Pusiéronse do acuerdo, i algunos fueron a Miraflores, d o n ­
de conferenciaron con Piérola, i de allí siguieron a Chorri-,
líos. Cuartel Jeneral de Baquedano. Lograron que hubiera
un arm isticio, durante el cual pudieran los belijerantes
continuar las negociaciones i recojer siquiera una parte
de los heridos. S olo en el ala izquierda de los peruanos
se hicieron m ui pocos disparos antes do saberse que se
habia pactado el armisticio.
Mas tarde se supo que el Jeneral Baquedano habia
pedido la rendición in condicional del Callao con sus for­
talezas i cañones, i la entrega de la escuadra, prom etiendo,
en cam bio, no entrar a Lim a i limitarse a ocupar d ich o
puerto miéntras se consiguiera pactar un tratado de paz.
Cuando esta n oticia se hizo pública, la ciudad pareció
recobrar su tranquilidad, pues era creencia jen eral que,
considerado el desastre del dia anterior, se aceptarían en
seguida tales exijencias. Las mujeres, que ántes querían
la con tin uación de la guerra basta el últim o trance, per­
dieron de im proviso toda su confianza i cam biaron de
actitud, a causa, sin duda, de la im presión que en el á n i­
m o de ellas produjo la con du cta quo los desertores habian
observado en el cam po. D o su nueva manera de pensar,

11 4

G U ER RA D EL PACÍEICO.

i de su deseo de que se an-eglara la paz a costa de cu a l­
quier sacrificio, participaban casi todos los estranjeros.
Entre tanto, varias .patrullas de soldados inválidos itiantenian el órden, ninguna autoridad perm anecía en su
puesto i solo el tem or del dia anterior im pidió .que los
desertores i la plebe se amotinaran. Seguían acu dien do a
las legaciones i asilos m ujeres i niños, de los cuales visité
a m u ch os. E n las legaciones americana e inglesa d ifícil­
m ente se cabia. Eu el asilo francés, situado en la casa de
Torre-T agle, habia 2,S00 persona, por lo que creo que el
capitán Rivel, encargado de procurar quo se conservara
siquiera un órden, debió de trabajar dem asiado. Para for­
m arse idea aproxim ada de lo que pasaba en veinte casas
distintas en la ciudad, hai que iraajinarse una acum ula­
ción de centonares de mujeres i niños que, en su m ayor
parte, no habian sufrido ántes incom odidades, ni visto en
peligro su vida; sensibles en sum o grado, i por con sigu ien ­
te dem asiado im presionables e inquietos por la suerte de
sus parientes quo estaban en el cam po de batalla.
Cada cañonazo que se oia era m otivo do com entarios
para los unos, do mentiras pava los otros. Las personas
refujiadas en las em barcaciones i en los buques de guerra
neutrales que estaban fondeados en A n cón se hallaban,
a pesar de estar seguras, doraidadas por la intranquili­
dad. Para ese puerto fueron por el ferrocarril, com o 2,000,
para quienes ni habia alojam iento a bordo n i alim entos
en tierra. Su situación habria sido horrorosa i m u ch os
habrian m uerto sin los ausilios que se les proporcionaron.
D e los buques ingleses i am ericanos les enviaban ración
diariam ente i les daban guardias'para la seguridad de sus
personas i propiedades amenazadas por los de.sertores de
San Juan i Miraflores, a los cuales, además, se desarm aba
a m edida que llegaban. Con este últim o procedim iento, se
im pidió tam bién que los desertores se entregaran armados
al pillaje en los diversos lugares a don de se dirijian.
E n la n oche del 14, m ui pocos pu dieron dorm ir, pues
tenian com pleta persuacion de que las circunstancias eran
críticas. Se sabia que se habia con ven id o en un arm isti­
cio que debía terminar a las 12 P. M. del 15, pero se te ­
m ía que por cualquiera causa terminaran enteram ente los
arreglos. La situación de los espíritus en la ciudad fué
mas angustiosa cuand