La Economía de los países centroamericanos

La década de los ochenta creó muchas dificultades para Centroamérica: con el
comienzo de la lucha civil en Nicaragua, El Salvador y Guatemala y en una escala
mas limitada en Panamá, el crecimiento real consolidado fue marginal durante esa
década, resultando en una pérdida promedio per cápita de cerca del l,5 por ciento
anual (Gráfico 1). Sin embargo, en el período l990-97 el crecimiento real promedio
fue del 4,2 por ciento (Cuadro 1), de manera que al comienzo de los noventa el
PIB regional per cápita aumentó en 1,5 por ciento anual. No obstante, desde el
punto de vista del crecimiento, la equidad y el bienestar de los países
centroamericanos, con la excepción de Costa Rica y Panamá (los países con las
mas elevadas tasas de inversión de capital humano), todavía están por detrás de
otras regiones emergentes en el mundo. Para ilustrar: mientras Costa Rica y
Panamá alcanzaron en 1997 niveles de 33 y 45 en el Indice de Desarrollo Humano
del PNUD, y Belice 63, El Salvador (112), Honduras (116), Guatemala (117) y
Nicaragua (127) se colocaron entre 175 países que se mantuvieron dentro del 40
por ciento más bajo del índice.

Gráfico 1
El Gráfico 2 muestra por países la diferencia en la tasa de crecimiento individuales
en tres distintos períodos desde 1980. Resalta que en la primera mitad de los
ochenta, al desencadenarse la crisis de la deuda externa, sólo Panamá alcanzó
una tasa favorable de crecimiento económico, seguido de Honduras a una
considerable distancia. Belice, Costa Rica y Nicaragua experimentaron un virtual
estancamiento de sus economías, mientras, que al comienzo de los ochenta, las
luchas civiles en El Salvador y Guatemala resultaron en una pérdida sustancial del
PIB.

prolongados problemas del servicio de la deuda externa (Honduras. resultando en una marcada recuperación del crecimiento en 1994-97 y con un mejoramiento gradual de su clima de inversiones. Sobre una base per cápita. lo cual condujo a una muy baja inversión del sector privado. Mientras que en este período. debido en parte a la resolución de las disputas sobre bienes raíces. Durante los ochenta y al comienzo de los noventa Nicaragua continuó tratando de sobreponerse a las consecuencias de la mala administración económica. virtualmente todos los países regionales vieron constreñidos su potencial de crecimiento por el aumento del desequilibrio externo. Guatemala y Honduras un moderado crecimiento. Sin embargo. en Nicaragua resultaron en unas sustanciales contracciones del PIB. el desafío principal de Nicaragua será el de restaurar credibilidad y confianza en sus estructuras de políticas y de estímulos. parece estar en vías de lograr una recuperación sostenida.5 por ciento. en lo que va de los noventa. En el período 1990-97 dos países de la región. mientras que Belice y Guatemala sobrepasaron un nivel de crecimiento real promedio del 4 por ciento en los últimos ocho años. . sobre una base regional la recuperación real sólo comenzó en 1991 después que terminaron las hostilidades internas. Nicaragua y Panamá). de manera que las inversiones privadas orientadas hacia la exportación pueda resumir su función primaria de generación del crecimiento y del empleo. El proceso de reforma comenzó en l992. El Salvador y Panamá. En los próximos años. o el agudo escalamiento de su deuda interna (Costa Rica). el cual fue todavía insuficiente para reducir la incidencia sobre el desempleo y la pobreza. el PIB en Belice creció impulsado por altos niveles de inversiones internas y se reinstauró en Costa Rica. cuando el crecimiento de la población alcanzó un record de 1.En la segunda mitad de la década de los ochenta los problemas internos en Panamá y. especialmente. Centroamérica volvió a recuperar su tasa de crecimiento consolidada de algo mas del 4 por ciento obtenido en la década de los setenta. alcanzaron un promedio real de crecimiento de mas del 5 por ciento anual. el crecimiento real aumentó de un marginal de 0. Hasta ahora.3 por ciento en esa misma década. Como resultado.