INFOD 2014

Ciclo Ciencias Sociales
Tutor: Gabriel Di iorio

Clase 08 Primera parte. En torno al surgimiento del peronismo

La situación del 45 y el surgimiento del peronismo
Estimados y estimadas colegas: en esta clase y en las dos siguientes abordaremos el
tercer módulo de nuestro Ciclo. En esta primera clase trabajaremos la situación del 45,
es decir, aspectos ligados a esa coyuntura. Para ello nos alejaremos unos años hacia
adelante o hacia atrás respecto de ese momento que creemos uno de los nodales del
pasado argentino.
Daremos importante lugar a un acontecimiento fuertemente connotado en la experiencia
colectiva, ya sea para sus defensores como para sus exegetas: el 17 de octubre de 1945.
Lo convertiremos en una especie de foco o punto en el que se cruzan distintos ejes en el
análisis del peronismo y de lo social, para retomarlos e ir recorriéndolos. Rodearemos
entonces al 17 de octubre –tanto en estos próximos encuentros virtuales como en los
presenciales regionales que se avecinan– de imágenes, marcas espaciales, ideas y letras
contemporáneas. Pero también lo inscribiremos en el análisis social a través de distintas
interpretaciones que pueden hacerse desde la historia, la geografía, la política, la
economía, la filosofía.
A su vez, reflexionaremos en los foros virtuales y presenciales, sobre las aproximaciones
pedagógicas de “las sociales” a este acontecimiento y la dimensión que tuvo en las
distintas provincias del país.

Del golpe del 43 al 17 de octubre
Sabemos que el golpe de Estado del 4 de junio de 1943 portaba una radical novedad a la
política argentina: ya no se trataba de un levantamiento de generales vinculados a
partidos o facciones conservadoras que mediante una interrupción del orden institucional
buscaban mantener un régimen político-económico excluyente, basado en un sistema
electoral fraudulento. Esta vez era el mismo Ejército argentino, a través de sus máximas
jerarquías, y posicionado como una fuerza política corporativa, quien buscaba hacerse del
control total del aparato estatal. Era un ejército que había logrado –mayormente– cierta
cohesión interna alrededor de posiciones cercanas al integrismo católico, experiencias
vinculadas al fascismo europeo y a una idea de época, concebida en un mundo en
guerra: la defensa nacional.
No había sido ajena a esa cohesión la acción ideológica de un grupo conocido como GOU,
Grupo de Oficiales Unidos, conformado por oficiales de rangos medios y bajos y entre los
que se encontraba la figura ya sobresaliente del coronel Juan Domingo Perón. El GOU
aunaba integrantes con trayectorias disímiles: desde yrigoyenistas y radicales
antipersonalistas hasta conservadores, católicos, pasando por filofascistas. Lo que unía a
este heterogéneo conjunto era la autocomprensión de su rol militar como un equipo de
“profesionales y técnicos” capaces de encarar el proceso político abierto con el golpe.
En la madrugada del 4 de junio el Ejército había actuado con la certeza de que el
gobierno depuesto ya no era una barrera segura a la presión de los aliados: la
candidatura conservadora de Patrón Costa –que se esperaba, fraude mediante, sería el
próximo mandatario– propulsada por el presidente saliente Castillo fue interpretada por
el Ejército como una clara señal de que Argentina abrazaría la causa aliada y en ese
abrazo de oso embargaría los recursos de la nación en beneficio de un conjunto de países
con los que no sentía precisamente afinidad ideológica (conjunto en el que, por otra
parte, Estados Unidos brillaba como potencia principal). En un mundo pensado en torno a
lo defensivo y en un contexto planetario en el que el imperialismo hacía su rutilante
despliegue, este grupo de oficiales reunidos en el GOU tenía un plan cuyo objetivo
principal era la defensa nacional. Para ello entendían que era imperativo fortalecer la
autonomía industrial a través de la intervención del Estado en la vida económica.
Pero el fortalecimiento del sector industrial implicaba un problema que la jerarquía y la
oficialidad del Ejército estimaban más peligroso que la preeminencia de Estados Unidos
en el mundo, implicaba la lucha de clases y la inminencia del antiguo fantasma del
comunismo, ahora corpóreo en gran parte del planeta. La guerra civil española y el
triunfo del Frente Popular Chileno en 1938 confirmaban los temores y afianzaban la
certeza de que el liberalismo, al descuidar la integridad de la comunidad, había

Porque son ineludibles a la hora de pensar el peronismo y porque han dejado una profunda marca en la política y en la experiencia argentina. En octubre del 43 el coronel Perón está a cargo del Departamento de Trabajo.  permiso oficial para el funcionamiento de comisiones gremiales en las empresas. siempre impugnado y por tanto débil para garantizar el orden necesario para la defensa de la nación en el contexto de un mundo todavía beligerante. Perón inicia desde la Secretaría un acercamiento a los trabajadores basado en un conjunto de medidas conocidas por todos nosotros y que hoy llamaríamos de “ampliación de derechos”. las nombraremos aquí una vez más:  firma de convenios laborales pautados con acuerdo entre sindicatos y empresarios.  estandarización de vacaciones pagas. El mejoramiento de las condiciones materiales de las mayorías entraba entonces en escena por ventanas insospechadas para la tradición de la izquierda argentina.  extensión del régimen de jubilaciones.  establecimiento de tribunales para dirimir cuestiones de trabajo. por el otro. los conflictos derivados de la relación entre capital y trabajo.INFOD 2014 Ciclo Ciencias Sociales Tutor: Gabriel Di iorio provocado la aparición del –a los ojos de este Ejército fortalecido en la experiencia de Italia y Alemania– fatídico comunismo. Por ello el GOU consideraba que la autarquía industrial debía estar acompañada por un orden social que sólo podía conseguirse a través del fortalecimiento físico de la población.  sanción del estatuto de trabajo del peón rural que por primera vez establecía derechos para los trabajadores del campo y daba lugar al Estado a intervenir en las relaciones laborales del sector. Desde allí este oficial del GOU plantea que. la falta de legitimidad del régimen político. El coronel Perón arriba a la Secretaría de Trabajo y Previsión (1944) . aguinaldo y condiciones de estabilidad para los trabajadores. y. en un contexto cercano a la posguerra. Argentina enfrentaría dos conjuntos de problemas que requerirían una inminente solución: por un lado. Intentando solucionar estos dos grandes grupos de conflictos. consecuencia del proceso de industrialización en marcha.  control del cumplimiento de la duración de las jornadas laborales por parte de las empresas. que bajo su gestión se convertirá en Secretaría de Trabajo y Previsión social.

en la propia gestión de Perón. más bien.” Los empresarios temieron más a las profundas transformaciones que Perón ya empezaba a infligir al mundo del trabajo y a la movilización de los trabajadores que a la amenaza más lejana del éxito del comunismo en Argentina. que había contando con una facción adherente al fascismo en sus inicios y luego parcialmente desplazada. la búsqueda por parte de Perón de apoyos en partidos tradicionales para promover un régimen legítimo estable teniéndolo a él como líder político y gobernante. con frialdad y. que es siempre transitoria. el proyecto de Perón fracasó. 16 de junio de 1945 “Las fuerzas vivas del país están profundamente preocupadas y alarmadas ante el ambiente de agitación social que daña la disciplina y el esfuerzo productivo de la colectividad. UIA y Cámara de Comercio. justificadas por la necesidad de extirpar el comunismo. con la hostilidad de las clases patronales. A mediados del 45 la oposición social y política a lo que ya podía entenderse como peronismo intentó que el régimen militar delegase el poder en la Corte Suprema y el retiro incondicional de Perón de su cargo.INFOD 2014 Ciclo Ciencias Sociales Tutor: Gabriel Di iorio El historiador Juan Carlos Torre afirma que el plan de Perón consistía en fortalecer un fuerte liderazgo que asegurara la conciliación de clases y organizase desde el Estado el tránsito ordenado a una sociedad industrial de masas. cuya solución sólo puede llegar a través de la honesta colaboración de las partes y bajo la serena supervisión del Estado. El contexto internacional en el 45 mostraba a las fuerzas del Eje en retirada. […] En todo caso. La oposición local. Contra lo que nos oponemos es contra la creación de un clima de sospecha. En verdad. Este clima y sus efectos están destruyendo los lazos de una justicia solidaria. El clima de descontento se origina y es instigado desde las esferas oficiales. En la lógica de este plan. sólo queda la movilización de los trabajadores para que acudan en su defensa. el de Perón será un intento fracasado. desde conservadores a socialistas y con distintos argumentos e intereses. después. Y esto sucedía no sólo porque se atendían las demandas del mundo del trabajo siempre al borde del estallido. Desde la creación de la Secretaria de Trabajo este espíritu. y el sentido unilateral de las decisiones. Esta voluntad opositora tuvo su manifestación apenas un mes antes del 17 de octubre en la masiva Marcha de la Constitución y de la Libertad. así concebido.” Asimismo. han interferido en la resolución de los problemas sociales. señalemos. las medidas tomadas por la Secretaría de Trabajo y Previsión tenían el rol de conjurar el ascenso del comunismo. Lejos estamos de negar la existencia de un genuino problema social. veía que el gobierno militar. invitando a los empresarios a sacrificar una pequeña parte de su omnímodo poder y así conjuntamente evitar la agudización de la lucha de clases. tampoco encontró un número apreciable de adherentes. fuente de progreso y bienestar. de carácter permanente y universal. De ahí en más la construcción de la candidatura de Perón a la . en un artículo sobre el 17 de octubre. las iniciativas del secretario de Trabajo no fueron al encuentro de unos empresarios atemorizados por una revolución social inminente. Fragmento del manifiesto de las fuerzas vivas. que en nombre de la concordia alentaba la movilización de las masas obreras y exasperaba las tensiones sociales: no era necesaria demasiada sagacidad para advertir en ella la tentativa de convertirse en árbitro de la paz social y de forzarlos a delegar en él todo el poder político. Perón realizó entonces un giro estratégico respecto de la posición sostenida por el GOU y su plan en la Secretaría de Trabajo: si los empresarios y los partidos tradicionales abandonaron su liderazgo. en primer lugar. Esta situación es tanto más lamentable cuando se considera que es el producto de una voluntad personal. tenía sus días contados. A este respecto. la fuente de las preocupaciones de los empresarios estaba. que su apertura laboral fue recibida. Sin embargo. Torre considera que. “Así concebido. sino también porque disciplinaban al capital. provocación y rebeldía que estimula el resentimiento y genera reclamos permanentes. a poco de andar.

cediendo a las presiones de la oposición. Sus camaradas del Ejército. De ahora en más la propuesta de Perón deberá apoyarse en esos trabajadores movilizados.” Los trabajadores como sujetos políticos. lo destituyen el 9 de octubre de sus cargos y tres días más tarde es puesto en prisión. manifestantes dirigiéndose a Plaza de Mayo Pero ¿quiénes eran esos trabajadores movilizándose para reclamar el retorno de Perón? ¿De dónde procedían esos personajes para algunos exóticos en su presencia y en sus manifestaciones? El historiador Daniel James analiza los acontecimientos del 17 y 18 de octubre en un hermoso artículo (“El 17 y 18 de octubre de 1945: el peronismo. expresaron también un cuestionamiento social más difuso a las formas aceptadas de la jerarquía social y a los símbolos de la autoridad. En ese extraño interludio provocado por la singular coyuntura de octubre de 1945. ¿podemos imaginar la idea que ese alumno tiene del mundo del trabajo? ¿Qué papel desempeñan sus dirigentes? ¿Cuáles son sus principios ideológicos.O.INFOD 2014 Ciclo Ciencias Sociales Tutor: Gabriel Di iorio presidencia se basó en el llamado a los trabajadores y a los sindicatos. el fusilamiento de Severino di Giovanni (mencionado en una clase anterior a través de la crónica de Roberto Arlt) y otros tantos acontecimientos vistos previamente en el aula. la Semana Trágica. 17 de octubre de 1945. el anarquismo y la F. las luchas sociales agrarias. tales relaciones –y las luchas que ellas implicaban– quedaron expuestas con mayor transparencia. Y es que se define con mucha nitidez la aparición de los trabajadores como actores políticos. Los sucesos de octubre representaron el levantamiento durante un breve lapso del velo que oculta generalmente la esencia de las relaciones sociales y culturales. Notas sobre una vieja polémica ¿Es que no había trabajadores antes del peronismo? La pregunta fue formulada por un adolescente en una escuela media del conurbano bonaerense.R. la protesta de masas y la clase obrera argentina”).A. Si una de las claves de cualquier propuesta pedagógica es tener en cuenta los saberes previos de los alumnos. En este sentido. No es . sus programas y sus luchas? Seguramente en la respuesta se habrán repasado la Semana Roja. Lo que quizás deberíamos pensar es que la pregunta es el síntoma de algo que queda expresado en el acontecimiento trabajado en al apartado anterior de la clase.. llamado que inevitablemente agudizó la polarización política. el 17 de octubre es un momento de inflexión porque bloquea con la participación popular la acometida triunfal de la oposición. “Si bien […] pusieron en evidencia que la clase obrera tenía conciencia de la necesidad de defender sus intereses económicos y sociales. la Liga Patriótica Argentina. que pasan de ser una pieza importante en un esquema de orden y paz social a convertirse en el principal soporte de la fórmula política de Perón”. Dice Torre que entre el proyecto original y éste que emerge al compás de las vicisitudes políticas de la coyuntura de 1945 hay una gran diferencia: “el sobredimensionamiento del lugar político de los trabajadores organizados. las huelgas patagónicas.

En esa obra. pues esos sectores trabajadores perdieron mucho más de lo que ganaron en el apoyo al régimen. vieron en el apoyo de las masas a Perón la negación de sus convicciones ideológicas en lo relativo a la relación de continuidad entre el mundo del trabajo. como señala con mucha lucidez Juan Carlos Torre. siendo decisivos para la consolidación del autoritarismo estatal a partir del apoyo incondicional prestado al líder. el autor recurre a factores psicosociales. Sin reparar en los antiguos obreros y dirigentes sindicales (“la vieja guardia”). Desde esta perspectiva la consideraron una experiencia fallida o “desviada” que reúne bajo un mismo signo político una movilización obrera con un liderazgo autoritario. quien reemplaza la necesaria mediación de un sistema de partidos por la relación directa entre el líder y masas. Si bien nunca identificó directamente ambos regímenes. Esa irracionalidad es el producto de la manipulación llevada a cabo por un conductor carismático. podríamos inscribir al autor italiano en esa generación de intelectuales que. más allá de su sensación de integración a la vida pública. este campo de estudios reúne a especialistas de diversas disciplinas como politólogos. sociólogos e historiadores. sin tener líderes propios. Quizás el análisis de las distintas interpretaciones realizadas acerca de la relación que se forja entre los trabajadores y Juan Domingo Perón ilumine el tema y posibilite entender mejor dicho vínculo. Esto nos llevará a repensar un debate historiográfico ya clásico. Analizar esos debates sirve para romper con ciertos estereotipos y enriquecer la diversidad de miradas. En segundo lugar. Debemos considerar un par de aspectos en esta interpretación de Germani. se identifica con un liderazgo personalista externo al viejo mundo del trabajo. pero nunca ningún movimiento político argentino mayoritario los interpeló más allá de su carácter de ciudadanos. Germani coincide con las perspectivas peronistas acerca de la irrupción de una masa nueva de trabajadores migrantes del medio rural. con visiones estereotipadas acerca de dictaduras y revoluciones y con poco rigor científico. . Esa noción de desviación pone a salvo sus creencias y consolida la mirada de la experiencia peronista como una anomalía en el desarrollo histórico de la vida política y social argentina. Lo distintivo del peronismo es su inclusión como actor social colectivo. aunque difiere en que no los considera como una fuerza social regeneradora de la cual Perón es el intérprete y líder sino como los sostenedores de un orden autoritario. En primer lugar. como es el de los orígenes del peronismo. sí estableció similitudes y elementos que los hacían coincidir. como el trauma generado por la rápida incorporación al mundo urbano y al trabajo fabril de una masa “disponible” sin filiación partidaria ni liderazgo de clase. quien traduce en clave académica la mirada social crítica del peronismo a partir de su carácter de régimen dictatorial y demagógico. Más allá de ciertos ensayos que los distintos especialistas tildan de apologéticos y críticos. lo que le da un sentido más social al análisis de la experiencia histórica concreta.INFOD 2014 Ciclo Ciencias Sociales Tutor: Gabriel Di iorio que estuvieran ausentes. Germani sostiene que los migrantes rurales son la base social de una experiencia de gobierno de masas. el progreso social y los ideales democráticos. el apoyo obrero al peronismo es “irracional”. Además. que proviene de una cultura rural paternalista y que. Desde su perspectiva. Para explicar estas adhesiones. e introducirlos en el aula mejora nuestras clases y permite construir propuestas de enseñanza más significativas. el rol desempeñado por los trabajadores en dicho proceso y las características de la relación que se establece entre el líder y dichos sectores. su propia historia en relación con el fascismo italiano. se considera que el inicio de las interpretaciones académicas con respecto al origen del peronismo y la naturaleza de la inserción de los trabajadores en dicho movimiento se produce con la publicación a principios de la década de 1960 del trabajo deGino Germani Política y sociedad en una época de transición.

más que manipulación. Estos estudios entienden que el origen del movimiento político más importante del siglo XX argentino y el apoyo de las masas obreras al mismo hay que buscarlo en las relaciones de clase que llevaron adelante el proceso de industrialización en los años treinta a partir del accionar de una burguesía frágil y poco proclive a impulsar un proceso de reformas sociales. pues si bien se afirma la existencia de unos y otros. Desde esta perspectiva refutan a Germani. siendo ésta partícipe del ascenso de Perón al poder en el período 1943-1946. ambos (viejos y nuevos trabajadores) comparten la experiencia de la explotación en la década de 1930 y ésa es la base del interés de clase que los acerca y los asocia en la movilización de apoyo a la intervención social desde el Estado que satisface reivindicaciones largamente postergadas. A su vez indagan en las características del movimiento obrero de la época y dan cuenta del proceso de acumulación sostenido por los sectores burgueses y el alto grado de explotación y de demandas postergadas que padecían los trabajadores en los años anteriores al golpe de 1943. porque. Además. De esta manera. No hay masa pasiva manipulada sino actores dotados de conciencia de clase que buscaban caminos realistas para satisfacer sus aspiraciones materiales concretas. y confrontando con las interpretaciones que postulan la irracionalidad del comportamiento . negando factores “psicosociales” y fundamentando a partir de causas “racionales” y objetivas el apoyo brindado al peronismo. 17 de octubre de 1948. no se excluye a la vieja guardia sindical en el origen del peronismo. encuentran en los orígenes del peronismo el lógico compromiso de los obreros con un proyecto reformista dirigido por el Estado que les brindaba ventajas materiales concretas. Esta obra es la más significativa entre un conjunto de investigaciones “revisionistas” que refutan la tesis clásica de Germani. aportando su experiencia organizativa que luego trasladan a los obreros “nuevos”. Estudios sobre los orígenes del peronismo. Aquí también se diluye la división entre antiguos y nuevos obreros.INFOD 2014 Ciclo Ciencias Sociales Tutor: Gabriel Di iorio Afiche de Aristo Tellez: “El Líder”. en Marcela Gené Un mundo feliz (2005) En el año 1971 aparece el trabajo de Miguel Murmis y Juan Carlos Portantiero.

los autores desplazan el foco de análisis del campo de la política (donde se plantea la cuestión del tipo de vínculo establecido entre las masas y el líder) y dirigen su mirada hacia el campo de la lucha social.INFOD 2014 Ciclo Ciencias Sociales Tutor: Gabriel Di iorio de las masas trabajadoras en su apoyo al peronismo. Éste es para Torre el hecho novedoso que define la adhesión de las masas obreras al peronismo. su inclusión como actor político. En su crítica a Murmis y Portantiero. patrocinada por YPF (Mendoza. la naturaleza de ese vínculo? Para cerrar este recorrido. Murmis y Portantiero enfatizan su carácter racional y pragmático. 1949) ¿Y cuál es. que integra magistralmente las identidades sociales y políticas del trabajador peronista al momento de explicar esa identificación sobre la base de sus experiencias concretas. Carroza del departamento de Luján. El sociólogo Juan Carlos Torre les reconoce a estos autores la importancia de reintroducir en el debate a un actor antes descuidado (la vieja guardia sindical). . Torre sostiene que. pues más allá de los beneficios económicos o materiales también se debe considerar el reforzamiento de la cohesión y la solidaridad de las clases obreras. Esto limita la perspectiva de análisis. porque se presenta la necesidad de ampliar el concepto de racionalidad de la acción de las masas. pero critica que no hayan dado cuenta de la complejidad del tema. Desfile de reinas. en el que se articula el interés de clase. al ignorar una dimensión importante de este proceso: la constitución de nuevas identidades colectivas populares. Desde esta perspectiva. finalmente. Habría que considerar además la alienación de las masas en un orden social y político excluyente. dejando sentado que el cambio decisivo en la conducta y las lealtades políticas de la clase trabajadora es algo más que una opción racional ante las ventajas materiales. entendiendo que la naturaleza de la inserción de los trabajadores al peronismo se comprende a partir de la marginalidad política de los sectores populares y de la falta de acceso a la ciudadanía durante la década infame. en su intento por refutar la tesis de Germani sobre el irracionalismo obrero. la acción política es un fin en sí misma y no sólo un mecanismo para obtener conquistas materiales. recurriremos a la obra del historiador Daniel James.

Glorifica lo cotidiano y lo común como base suficiente para la consecución de una sociedad más justa. Los invita a incorporarse al Estado por medio de los sindicatos. y en oposición a la democracia formal postulada por el liberalismo propone una democracia real plena de reconocimientos y derechos para las masas trabajadoras. abundantes en conceptos teóricos y promesas de largo plazo. limitando las consignas políticas abstractas a sus aspectos materiales más concretos. en 1945 ya había empezado a circular entre los trabajadores una consigna que ejemplifica dicha credibilidad: “Perón cumple”. Si bien la oposición también postulaba consignas industrialistas y nacionalistas. El éxito del peronismo se explica por su capacidad para refundar el problema total de la ciudadanía en un molde nuevo de carácter social. más allá de las evidentes mejoras en las condiciones de vida materiales de los sectores trabajadores. muchas veces incomprensibles para el pueblo trabajador. realiza un llamamiento a la clase trabajadora como clase y no sólo como un conjunto de ciudadanos atomizados. que no es novedoso. El peronismo y la clase trabajadora argentina 19461976. el realismo de la retórica peronista. resignifica los conceptos peyorativos acuñados por las clases tradicionales para convertirlos en orgullosos símbolos de la propia identidad (consideremos la palabra descamisado). sino su pervivencia una vez derrocado el peronismo. La doctrina peronista toma los valores de la clase trabajadora tal como los encuentra y afirma su suficiencia y validez. incluida la Unión Cívica Radical. adquiere significación y eficacia ante la crisis de confianza generada en la década infame en las instituciones y los partidos tradicionales. A diferencia del discurso de los partidos de izquierda. Ante la exclusión política de los tiempos de la restauración conservadora. deposita en el obrero corriente y en sus compañeros la construcción de una patria justa. Para finalizar. ignora las élites iluminadas y. relacionando su accionar con la industrialización y el nacionalismo económico. las mismas no eran creíbles pues partían de sectores vinculados con bastiones de la república conservadora como la Sociedad Rural Argentina y el Jockey Club. Acompañando las mejoras en las condiciones de vida.INFOD 2014 Ciclo Ciencias Sociales Tutor: Gabriel Di iorio En su libro Resistencia e integración. articula un lenguaje de inclusión que se apropia del legado yrigoyenista de una retórica en donde prevalecen los símbolos de una lucha contra la oligarquía con un lenguaje tradicional acerca de la ciudadanía y los derechos y obligaciones de carácter político. su protagonismo en el logro de la construcción de una sociedad más justa y las acciones concretas llevadas a cabo por el gobierno desde el Estado con sus políticas de inclusión social explican no sólo las características de esa adhesión. en contra del tono didáctico y moralizante con el que los partidos de izquierda interpelan a sus militantes y a una clase obrera más imaginaria que real. fundamentalmente social. El discurso de Perón es concreto y creíble. Así. el vocabulario peronista es a la vez visionario y creíble. Pero además les asigna un papel protagónico principal en la construcción de una nueva Argentina. . Su atractivo fundamental es su capacidad para redefinir la noción de ciudadanía dentro de un contexto más amplio. Esto. Contra la formalidad de la ciudadanía política de los partidos tradicionales opone una ciudadanía social. a tono con las sensibilidades populares. James plantea que la clave de la adhesión de los trabajadores al peronismo hay que buscarla más allá de las conquistas materiales. libre y soberana. su invitación a la inclusión de los trabajadores como clase. Como señala el mismo James. la expresión organizada de dicha clase. aquí encuentra James uno de los factores más importantes para explicar esa identidad popular peronista. En la retórica peronista la justicia social y la soberanía nacional eran temas convincentemente relacionados antes que consignas abstractas meramente enunciadas. que igualmente no pueden ser ignoradas.