You are on page 1of 120

Programa de Estudios de Posgrado

EVALUACIÓN ECONÓMICA DE LA CAPTURA DE


CALAMAR GIGANTE (Dosidicus gigas D’Orbigny 1835)
EN GUAYMAS, SONORA.

T E S I S
Que para obtener el grado de

Doctor en Ciencias

Uso, Manejo y Preservación de los Recursos Naturales


(Orientación en Pesquerías)

p r e s e n t a

Francisco Javier De la Cruz González

La Paz, Baja California Sur, Octubre 2007


COMITÉ TUTORIAL

Dr. Luis Felipe Beltrán Morales, Co-Director de Tesis


Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste, S.C.
Dr. Eugenio Alberto Aragón Noriega, Co-Director de Tesis
Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste, S.C.
Dr. Miguel Ángel Cisneros Mata
Instituto Nacional de la Pesca
Dr. César Augusto Salinas Zavala
Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste, S.C.
Dr. José Isabel Urciaga García
Universidad Autónoma de Baja California Sur

COMITÉ REVISOR DE TESIS

Dr. Luis Felipe Beltrán Morales, Co-Director de Tesis


Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste, S.C.
Dr. Eugenio Alberto Aragón Noriega, Co-Director de Tesis
Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste, S.C.
Dr. Miguel Ángel Cisneros Mata
Instituto Nacional de la Pesca
Dr. César Augusto Salinas Zavala
Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste, S.C.
Dr. José Isabel Urciaga García
Universidad Autónoma de Baja California Sur

JURADO DE EXAMEN DE GRADO

Dr. Luis Felipe Beltrán Morales, Co-Director de Tesis


Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste, S.C.
Dr. Eugenio Alberto Aragón Noriega, Co-Director de Tesis
Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste, S.C.
Dra. Sara Cecilia Díaz Castro
Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste, S.C.
Dr. Germán Ponce Díaz
Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste, S.C.
Dr. José Isabel Urciaga García
Universidad Autónoma de Baja California Sur
Dra. Patricia Galina Tessaro (Suplente)
Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste, S.C.
RESUMEN

Evaluación económica de la captura de calamar gigante (Dosidicus gigas d’Orbigny


1835) en Guaymas, Sonora.

El calamar gigante, Dosidicus gigas, es la segunda especie más importante en términos de


volumen de captura para el sector pesquero en Guaymas. Esta pesquería genera empleos
directos e indirectos de seis a ocho meses al año, representado una actividad
complementaria a la pesquería de camarón. Las capturas de calamar gigante registraron
ingresos superiores a los 360 millones de pesos durante el período 1995-2004. La
importancia social y económica de esta pesquería requiere la actualización y generación de
conocimiento que permita su evaluación económica para contribuir a la formulación de
estrategias de manejo. Para el análisis de capturas y precios se utilizaron datos de avisos de
arribo de calamar gigante de la flota ribereña y de la flota industrial de Guaymas, Sonora,
durante el período 1995-2004. Debido a la relación complementaria que existe entre las
pesquerías de calamar gigante y de camarón, en términos productivos, económicos y
sociales, se analizaron estas dos pesquerías en términos de volumen y valor de la captura
utilizando información de capturas de 1999 a 2003. Para determinar las principales
características socioeconómicas y productivas, se aplicaron 81 cuestionarios de forma
aleatoria a pescadores ribereños en marzo de 2006; se aplicaron 84 cuestionarios a
trabajadores de cuatro empresas calamareras. Para realizar el análisis de distribución del
ingreso se utilizó el Coeficiente de Gini. Se utilizaron criterios de evaluación definidos en
el análisis Costo-Beneficio para determinar los parámetros económico-financieros. Las
pangas de la flota ribereña registraron los mayores niveles de actividad de octubre a marzo
con un promedio de 800 empleos mensuales; los barcos realizan la captura de abril a julio,
generando 154 empleos mensuales. Durante el período de 1995 a 2004 las pangas
registraron 129,585 ton desembarcadas, aportando el 61.2 por ciento de la captura total;
durante el mismo período los barcos registraron 82,000 ton. La principal problemática en
esta pesquería es el bajo precio de primera mano (o de playa) pagado al pescador. Los
precios de playa mostraron un comportamiento estable durante el período, con algunos
repuntes en 1999 y 2000; fluctuaron en un rango de 1.00 a 5.00 pesos por kg de manto de
calamar. Existen diferencias significativas entre el precio promedio de pangas y de barcos,
siendo éstos últimos los que recibieron un precio más alto; durante el período 1995-2004 el
precio promedio real disminuyó 45 por ciento para las pangas y 40 por ciento para los
barcos. El valor de la captura alcanzó los 365 millones de pesos en el período, siendo las
pangas la que registraron el 59 por ciento del ingreso en esta pesquería. Los pescadores
ribereños se emplean en la captura de este recurso de cuatro a seis meses, realizando un
promedio de cinco viajes de pesca por semana, en jornadas de 11 horas en promedio. Se
determinó que el punto de equilibrio en producción, es decir, la cantidad mínima que debe
capturar para cubrir sus costos, considerando un precio constante, es de 40.8 ton en la
temporada, lo que representa una captura mínima de 525 kg por viaje de pesca y un ingreso
neto para el pescador de 504 pesos semanales. Se calculó un coeficiente de Gini de 0.298,
lo que muestra una distribución relativamente equitativa entre los pescadores ribereños de
calamar gigante en Guaymas. La pesquería de calamar gigante ha mostrado una interacción
con la pesquería de camarón; el análisis de las capturas de camarón y de calamar gigante
muestra que estas dos pesquerías representan una fuente de ingreso para los pescadores y
son determinantes en la estructura productiva de la actividad pesquera en Guaymas. La
variabilidad en la abundancia del calamar gigante ha sido un factor de inestabilidad en esta
pesquería. Una alternativa para esta situación es la creación de infraestructura para la
conservación del producto capturado. El repunte en las capturas de calamar gigante en los
últimos años ha permitido el crecimiento de esta pesquería, pero no su desarrollo. La
evolución del precio de playa del calamar gigante ha sido desfavorable para el desarrollo de
esta pesquería. La participación de los productores en la cadena de comercialización y la
generación de productos con valor agregado son factores que incrementarían los beneficios
económicos de los pescadores. Los parámetros económicos obtenidos para esta pesquería
ofrecen puntos de referencia complementarios a las medidas de regulación existentes
basadas en criterios biológicos, lo que favorece el diseño de estrategias de manejo para esta
pesquería.

Palabras clave: Calamar gigante, Dosidicus gigas, análisis socioeconómico, Guaymas.

Dr. Luis Felipe Beltrán Morales Dr. Eugenio Alberto Aragón Noriega
Co-Director de Tesis Co-Director de Tesis
ABSTRACT

Economic evaluation of the capture of the jumbo squid (Dosidicus gigas d’Orbigny
1835) in Guaymas, Sonora.

The jumbo squid Dosidicus gigas is the second most important specie in terms of capture
for the fishing sector in Guaymas. This fishery generates direct and indirect employment
from six to eight months a year, representing a complementary activity to the shrimp
fishing. The capturing of jumbo squid registered an income of over the 360 million pesos
during the term 1995-2004. The social and economic importance of this fishing requires the
update and generation of knowledge that allows its economy to contribute to the
formulation of management strategies. For the capture and price analysis, data of jumbo
squid arrival notice from the small-scale and the industrial fleet from Guaymas was used,
during the period 1995-2004. Due to complementary relationship between jumbo squid and
shrimp fisheries, in productive, economical and social terms, catches and value of capture
from 1999 to 2003 was analyzed. 81 interviews were applied in random form to small-scale
fishermen in March 2006; 84 interviews were applied to employees of 4 squid companies.
To make the income distribution analysis the Gini coefficient was used. Evaluation criteria
defined in the cost benefit analysis were used to determine the economic-financial
parameters. The small artisanal fleet registers the highest activity levels from October to
March registering an average of 800 jobs a month; the boats capture from April to July,
generating 154 jobs a month. During the period of 1995 to 2004 the small boats called
“pangas” registered 129, 585 ton, contributing with the 61.2 percent of the total capture;
during the same period the boats registered 82,000 ton. The main issue in this fishery is the
low ex-vessel price paid to the fisherman. The ex-vessel prices showed a stable behavior
during the period, with some increases in 1999 and 2000; which fluctuated in a range of
1.00 to 5.00 pesos per kg. There are significant differences between the average price in
pangas and boats; the real average price decreased 45 percent for pangas and 40 percent for
boats; from 1995 to 2004 boats registered higher ex-vessel prices. The capture value
reached the 365 millions pesos in the period, being the pangas the ones that registered the
59 percent of the income in this fishery. The artisanal fishermen are employed in the
capture of this resource from four to six months, making in average five fishing trip a week,
averaging 11 hour shifts. It was determined that the balance point in production, this is, the
minimum amount to capture to cover its costs, considering a constant price, is of 40.8 tons
in the season, which represents a minimum capture of 525 kg per fishing trip and a total
income for the fisherman of 504 pesos a week. A Gini coefficient of 0.298 was calculated,
which shows a relatively equitative distribution among the artisanal fishermen of the jumbo
squid in Guaymas. The jumbo squid fishery has shown an interaction with the shrimp
fishing; the analysis of the captures of shrimp and jumbo squid shows that these two
fisheries represent an income source for the fishermen and are determinant in the
productive structure in the fishing activity in Guaymas. The variability in abundance of the
jumbo squid has been an instability factor in this fishery. An alternative for this situation is
the creation of infrastructure for the conservation of the captured product. The rise in the
jumbo squid capture over the last years has allowed the growth of this fishery, but has not
developed in a sustainable and socially productive manner. The evolution of the ex-vessel
price of the jumbo squid has not been favorable for the development of this fishery. The
participation in the commercialization chain and the generation of products with added
value are factors that would increase the economical benefits of the fishermen. The
economic parameters obtained for this fishery offer complementary reference points to the
existing regulation measures based in biological criteria, which helps the design the manage
strategies for this fishery.

Key words: Jumbo Squid, Dosidicus gigas, socio-economic analysis, Guaymas.


DEDICATORIA

A mis padres y hermanos.

A mi esposa Cony.
AGRADECIMIENTOS

Al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT) por el apoyo financiero

otorgado mediante la beca 184977 para la realización de este proyecto de doctorado.

Al Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste (CIBNOR) por brindarme la

oportunidad de realizar mi proyecto de doctorado en sus instalaciones y por el apoyo

logístico otorgado en este período.

Al Dr. Eugenio Alberto Aragón Noriega, por la orientación, las sugerencias y las ideas

compartidas en beneficio de este proyecto. Al Dr. Luis Felipe Beltrán Morales, por la

confianza y el valioso apoyo brindado en todo momento. Al Dr. Miguel Ángel Cisneros

Mata, por compartir sus conocimientos y por su valiosa contribución para el desarrollo de

la tesis. Al Dr. César Augusto Salinas Zavala, por la confianza que tuvo en este proyecto

desde el inicio y por el apoyo brindado en todas las etapas del desarrollo de esta tesis. Al

Dr. José Urciaga García, por las interesantes sugerencias y comentarios que fueron

importantes para el desarrollo de este trabajo.

Al grupo de trabajo del Proyecto Calamar Gigante del CIBNOR, coordinado por el Dr.

César Salinas, quienes compartieron información y conocimientos valiosos para esta tesis.

Al personal técnico y administrativo del CIBNOR por el apoyo brindado.


A la M.C. Alma Rosa García Juárez, por el apoyo brindado para reunir información

necesaria para el desarrollo de este trabajo. Su motivación y buen compañerismo fueron

elementos importantes para iniciar con este proyecto.

Al personal de WWF Programa Golfo de California, por la colaboración y el apoyo

brindados para este trabajo.

A los alumnos del ITMAR Guaymas, por su valiosa y entusiasta colaboración en la etapa

de trabajo de campo.

Al sector pesquero de Guaymas, en particular a los pescadores ribereños, quienes de forma

desinteresada contribuyeron con sus conocimientos al desarrollo de este proyecto.

A Manuelita Ojeda, Juan Manuel Félix, Víctor Torres, Humberto Castro, por la confianza,

el apoyo y en especial haberme dado la oportunidad de formar parte del comité organizador

de la Feria del Calamar Gigante en Guaymas.

A mi familia, especialmente a mi mamá y a mi tía Norma Irene, por estar siempre conmigo,

apoyándome en todo momento.

A Cony, mi esposa, de quien he tenido siempre apoyo y comprensión. Su alegre compañía

ha sido fuente de motivación en todo momento.


CONTENIDO Página
1. INTRODUCCIÓN. 1
2. ANTECEDENTES 2
2.1. Aspectos biológicos del calamar gigante 2
2.2. La pesquería de calamar gigante 5
3. PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA 8
4. JUSTIFICACION 9
5. OBJETIVO GENERAL 10
5.1 Objetivos Específicos 10
6. METODOLOGÍA 10
7. RESULTADOS 14
7.1. Empleos en la captura de calamar gigante. 14
7.2. Comportamiento de las capturas y del valor de las capturas de 16
embarcaciones mayores y embarcaciones menores
7.2.1. Comportamiento de las capturas de calamar gigante en Guaymas en 16
el período 1995-2004
7.2.2. Factores de producción en la pesquería de calamar gigante en 19
Guaymas
7.2.3. Comportamiento de los precios 21
7.2.4. El valor de captura de calamar gigante en Guaymas en el período 23
1995-2004
7.3 Caracterización de los pescadores ribereños de calamar gigante en 25
Guaymas.
7.3.1. Descripción sociodemográfica de los pescadores de calamar gigante 25
en Guaymas
7.3.2. Aspectos generales de la pesca de calamar gigante en Guaymas 28
7.3.3. Aspectos económicos y de mercado en la pesca ribereña de calamar 32
gigante en Guaymas
7.3.4. Estructura de costos e ingresos de las embarcaciones menores en la 36
pesquería de calamar gigante en Guaymas
7.3.5. Distribución del ingreso entre los pescadores ribereños de calamar 38
gigante en Guaymas.
7.4. La industria de calamar gigante en Guaymas 41
7.4.1. Estructura productiva y laboral en las plantas procesadoras de 42
calamar gigante en Guaymas
7.5. Relación entre la pesquería de calamar gigante y camarón en 45
Guaymas
7.5.1. Comportamiento mensual de las capturas de calamar gigante y 46
camarón en Guaymas
7.5.2. Valor de las capturas de calamar gigante y camarón en Guaymas. 48
8. DISCUSIÓN 51
9. CONCLUSIONES 62
10. BIBLIOGRAFÍA 65
11. ANEXOS 69
LISTA DE FIGURAS Página
Figura 1 Calamar gigante Dosidicus gigas Orbigny, 1835 (Adaptado de 3
Roper et al., 1984)
Figura 2 Zona de pesca de calamar gigante en el Golfo de California y 4
costa occidental de la península de Baja California
Figura 3 Eventos importantes en la historia de la pesquería de calamar 7
gigante.
Figura 4 Número de empleos directos generados en la etapa de captura de 15
calamar gigante en Guaymas durante el período 1995-2004.
Figura 5 Captura de calamar gigante registrado por pangas y barcos en 17
Guaymas, Son. en el período 1995-2004.
Figura 6 Captura promedio mensual de calamar gigante capturado por 18
pangas y barcos de Guaymas, en el periodo 1995-2004.
Figura 7 Comportamiento del precio de playa promedio de calamar 22
gigante registrado por pangas y barcos en Guaymas durante el
período 1995-2004.
Figura 8 Valor y valor real de la captura de calamar gigante en Guaymas. 25
1995-2004.
Figura 9 Grupos de pescadores que participan en la pesquería de calamar 29
gigante.
Figura 10 Áreas de captura de calamar gigante de la flota ribereña de 31
Guaymas
Figura 11 Principales intermediarios en la pesquería de calamar gigante en 33
Guaymas.
Figura 12 Opinión de los pescadores sobre la principal problemática en la 34
pesquería de calamar gigante en Guaymas.
Figura 13 Principales agentes económicos que determinan el precio. 35
Figura 14 Opinión de los pescadores sobre los aspectos que pueden 36
mejorar la pesquería de calamar gigante en Guaymas.
Figura 15 Distribución del ingreso de los pescadores ribereños de calamar 40
gigante en Guaymas.
Figura 16 Ingreso recibido por los empleados de plantas procesadoras de 44
calamar gigante en Guaymas, Sonora.
Figura 17 Captura anual de calamar gigante y camarón realizada por 46
pangas y barcos en Guaymas, durante el período 1999-2003.
Figura 18 Registro mensual de capturas de calamar gigante y camarón 47
realizadas por pangas de Guaymas durante el período 1999-
2003.
Figura 19 Registro mensual de capturas de calamar gigante y camarón 48
realizadas por barcos de Guaymas durante el período 1999-
2003.
Figura 20 Valor de la captura de calamar gigante y de camarón registrado 50
por pangas y barcos en Guaymas, durante el período 1999-2003.
LISTA DE TABLAS Página
Tabla I. Participación porcentual de pangas y barcos en la captura total de 19
calamar gigante en Guaymas durante el período 1995-2004.
Tabla II. Número de barcos y pangas registrados en Guaymas, Son., durante 21
el período 1995-2004.
Tabla III. Precio promedio nominal y precio promedio real de calamar gigante 23
en Guaymas en 1995 y 2004.
Tabla IV. Indicadores sociodemográficos en la pesca ribereña de calamar 27
gigante en Guaymas. 2006.
Tabla V. Arraigo a la actividad pesquera. 29
Tabla VI. Factores de producción por tipo de pescador. 32
Tabla VII. Parámetros económico-financieros para la pesca ribereña de calamar 39
gigante en Guaymas.
1. INTRODUCCIÓN

La pesquería de calamar gigante en México ha mostrado una dinámica importante

en los últimos años. Esa pesquería aportaba el nueve por ciento del volumen de captura a

nivel nacional en 2002, por lo que ocupaba el cuarto lugar en importancia. En términos del

valor de la captura, la pesquería de calamar gigante ha estado en desventaja con respecto a

otras pesquerías, particularmente la de camarón, debido al bajo precio de primera mano o

de playa que ha registrado.

El calamar gigante se ha ubicado como uno de los recursos más relevantes para la

actividad pesquera en Guaymas, Sonora. En ese puerto la captura de calamar gigante

alcanzó las 44 mil toneladas en 2002, lo que representó un incremento de 160 por ciento en

comparación con 2001. Ello significó un importante impulso para la actividad pesquera de

la región, ya que la pesquería se presentó como una alternativa económica en esa

comunidad.

Los aspectos biológico-pesqueros son elementos fundamentales dentro de la

estructura de análisis de la pesquería, sin embargo, no son suficientes para el manejo

integral del recurso. El escenario complejo que define el uso y aprovechamiento de ese

recurso pesquero, el cual representa un medio de subsistencia para un grupo importante de

la población, hace necesaria la incorporación de criterios económicos para el manejo de ese

recurso.

La cadena productiva está compuesta de varias etapas y en necesario abordar el

análisis de cada una de ellas con detenimiento para lograr la compresión de todo el proceso

productivo. El presente trabajo busca aportar elementos para el análisis económico de la

pesquería de calamar gigante. En ese sentido, se busca incorporar la etapa de captura la cual
2

es una de las más importantes dentro de la cadena productiva de calamar gigante. La

importancia de esa etapa radica básicamente en el número de agentes económicos que

involucra y por la transformación que sufre el recurso, al pasar de la etapa biológica, a la

etapa económica. Para alcanzar este objetivo he partido de plantearme como hipótesis que

los niveles de rentabilidad y las características socioeconómicas de los usuarios que

intervienen en la captura y procesamiento del calamar gigante en Guaymas son factores que

influyen de manera directa en el aprovechamiento óptimo de ese recurso pesquero.

2. ANTECEDENTES

2.1. Aspectos biológicos del calamar gigante

El calamar gigante (Dosidicus gigas) es uno de los omastréfidos más grandes y

abundantes (Nigmatullin et al., 2001). El calamar gigante (figura 1) tiene dos aletas

romboidales que representan el 49-65% de la longitud de manto (LM); la característica más

notable es tal vez la prolongación de los extremos distales de los brazos en filamentos

largos y delgados, conteniendo entre 100 y 200 pares de ventosas diminutas muy agrupadas

(Markaida, 2001). Esta especie registra una alta tasa de crecimiento y su ciclo de vida no

supera los 24 meses; alcanza una longitud de manto de 100-120 cm y registra un peso de

30-50 kg (Nigmatullin et al., 2001); para el Golfo de California, Klett-Traulsen (1996) ha

reportado tallas de 70 cm LM.

La tasa de mortalidad es también alta, lo cual está relacionado con la longevidad de

la especie, que en la mayoría de los casos no sobrepasa los dos años. Lo anterior pudiera ser

explicado por el hecho de que es una especie que, como la mayoría de los cefalópodos, se

encuentra a niveles tróficos intermedios sufriendo por lo tanto altas tasas de depredación,
3

especialmente durante los estadios de vida juvenil, existiendo incluso un pronunciado

canibalismo en estos organismos (Ehrhardt et al. 1982b); en el Golfo de California se ha

observado que el canibalismo es más frecuente en calamares de mayor tamaño,

principalmente hembras (Markaida, 2003).

Figura 1. Calamar gigante, Dosidicus gigas Orbigny, 1835 (Adaptado de Roper et al.,
1984)

Es una especie endémica al Pacífico Oriental que se encuentra entre los 45º N y 45º

S (Markaida, 2006). El hábitat principal del calamar gigante son las aguas de la corriente de

California y Perú (Nevárez et al., 2006). Estudios realizados sobre la distribución

geográfica del calamar gigante en México (figura 2), ubican a este recurso en la parte

central del Golfo de California (Klett, 1981:5; Ehrhardt et al. 1982b:38; Nevárez et al.

2000), registrando migraciones estacionales de Santa Rosalía, B.C.S. a Guaymas, Sonora,


4

de mediados de noviembre hasta principios de diciembre, y realizando el viaje de regreso

desde finales de mayo hasta principios de junio (Markaida, 2005).

La pesquería de calamar gigante se ha caracterizado por períodos con alta

abundancia que han sido seguidos por dramáticas caídas en la disponibilidad y abundancia

(Morales-Bojórquez et al., 2001). Algunos estudios sugieren que el evento El Niño ha

impactado la distribución y abundancia de este recurso en el Golfo de California (Lluch-

Cota et al., 1999), afectando también la estructura poblacional del calamar gigante

(Markaida, 2006).

Figura 2. Zona de pesca de calamar gigante en el Golfo de California y costa


occidental de la península de Baja California (Tomado de INP, 2006)
5

La distribución de calamar gigante en el Golfo de California ha sido relacionada con

factores ambientales como la temperatura superficial del agua (Ehrhardt et al. 1982a) y las

zonas de surgencia (Brito-Castillo et al. 2000). Sin embargo, otros estudios (Nevárez-

Martínez et al., 2000; Rivera-Parra, 2001) han encontrado mayor asociación entre las

estimaciones de biomasa y captura de ese recurso con las capturas de pelágicos menores

(sardinas), que con las condiciones de temperatura; ello indica una mayor influencia de la

temperatura (particularmente el fenómeno de “El Niño”) sobre el alimento potencial del

calamar gigante, que provoca cambios en la distribución de este último en la búsqueda de

su alimento. La dependencia en este tipo de presas, además del ciclo de vida anual del

calamar gigante, son factores que podrían explicar la variación anual de este recurso en el

Golfo de California (Markaida y Nishizaki, 2003).

2.2. La pesquería de calamar gigante

La pesca comercial de calamar gigante en el Golfo de California inició a mediados

de la década de los setenta (figura 3). En el año de 1974, la captura se realizaba a bordo de

embarcaciones menores que operaban durante los meses de verano; la captura obtenida era

mínima y se consumía en la región (Ehrhardt et al. 1982a). Durante el año de 1978 se

registró un máximo histórico de capturas, motivando el interés por esa pesquería a la cual

se incorporaron barcos de origen japonés que llegaron al Golfo de California amparados

por empresas mexicanas bajo la figura de empresas de coinversión (Klett-Traulsen, 1996;

Nevárez-Martínez et al. 2002).

La incorporación de embarcaciones de origen japonés pronto tuvo impactos

económicos relevantes. Las capturas de calamar gigante aumentaron más de mil por ciento
6

en sólo tres años, al pasar de 2,000 toneladas en 1978 a 22,464 toneladas en 1980, año en el

cual esta pesquería alcanzó el primer repunte. Sin embargo, pocos años después y a pesar de

que el gobierno extendió permisos que permitieron la entrada de embarcaciones extranjeras

con fines de pesca exploratoria y de fomento entre 1989 y 1991, las capturas fueron

significativamente menores (Klett-Traulsen, 1996).

La política pesquera del país tuvo efectos directos en la captura de calamar gigante a

inicios de la década de los noventa. En 1994 se realizaron cambios a la política pesquera,

los cuales tuvieron repercusiones sustanciales en la explotación de calamar gigante en el

Golfo de California. En ese año se autoriza la explotación exclusiva del calamar por parte

de las flotas regionales mexicanas y se establece de manera regular la pesquería de ese

recurso (Rivera-Parra, 2001).

Bajo el nuevo esquema de política pesquera, aumentó el número de barcos

camaroneros que realizan capturas de este recurso y se incorporaron a esta pesquería un

número importante de embarcaciones menores. En 1996 y en 2002 se presentaron repuntes

en las capturas de calamar gigante; sin embargo, la falta de un mercado interno consolidado

definió esquemas de dependencia de esa pesquería en el mercado internacional, la cual

desde sus inicios, basó su dinámica en los requerimientos de ese recurso en el mercado

externo y, por tanto, ha dependido de manera importante de las fluctuaciones en la demanda

de ese producto en ese mercado.


7

Mercado Externo
Impulso del
Entrada de mercado interno
más pangas a Mercado externo
Políticas de la pesquería
fomento pesquero

43,975 ton
29,887 ton
Primer Cambio en la
Inicia la repunte política
pesquería 22,464 ton pesquera

Flota Caída
Incorporación
Artesanal en las
de barcos
capturas
Barcos camaroneros
Extranjeros Bajas
capturas

1970 1980 1990 1994 1996 1998 2000 2002 2004

Años

Figura 3. Eventos importantes en la historia de la pesquería de calamar gigante.

La pesquería de calamar gigante en el Golfo de California ha crecido bajo esquemas

de regulación flexibles. La Carta Nacional Pesquera, realizada por el Instituto Nacional de

la Pesca, recomienda como medidas de manejo para la pesquería la asignación de permisos

de pesca comercial, disposiciones administrativas para controlar el esfuerzo de pesca con

base en cuotas anuales de captura sustentada en evaluaciones de biomasa, aprovechamiento

integral del recurso, talla mínima y número de poteras por embarcación. En la Carta

Nacional Pesquera se sugiere dar seguimiento semanal a la pesquería sobre esfuerzo y

volúmenes de captura; valorar la posibilidad del manejo de este recurso, considerando

además del rendimiento biológico, el económico (oferta y demanda y comportamiento de

precios).

Por las características del calamar gigante se requieren esquemas de regulación

complejos. Una de las estrategias de manejo que incide de manera directa en el control del
8

esfuerzo pesquero, tiene que ver con la determinación del escape proporcional de

organismos (Hernández et al. 1998). Por otro lado, Rivera-Parra (2001) afirma que el

procedimiento de manejo basado en la limitación del esfuerzo de pesca es altamente

dependiente de la disponibilidad de datos de captura y esfuerzo obtenidos en tiempo real,

sin los cuales no es posible llevarlo a cabo con los resultados deseados. Klett (1996) señala

que es necesario determinar el potencial sustentable de la pesquería de calamar gigante en

el Golfo de California antes que impulsar un desarrollo incontrolado que conduzca a la

sobre-inversión y el desperdicio de valiosos recursos económicos.

3. PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

El calamar gigante se ha ubicado como uno de los recursos más importantes para la

actividad pesquera en Guaymas en los últimos años. Esa situación se ha reflejado en la

incorporación de diferentes agentes económicos tanto en la etapa de captura como en la

industrial. La pesquería de calamar gigante ha mostrado una dinámica que depende de las

características biológicas de ese recurso; por ello, el conocimiento de los aspectos

biológicos del calamar gigante ha sido un elemento fundamental en el análisis de esta

pesquería. Sin embargo, a pesar de la importancia social y económica de esta pesquería, la

cual representa un medio de subsistencia para un grupo importante de la población, se ha

identificado una ausencia de estudios que aborden aspectos socioeconómicos que permitan

identificar los indicadores de rentabilidad, el comportamiento de los precios, la estructura

de costos y beneficios, los indicadores productivos, entre otros criterios económicos que

son determinantes para el análisis integral de esta pesquería. El escenario complejo que

define el uso y aprovechamiento de este recurso pesquero, en el que se relacionan factores


9

sociales, económicos y biológicos, hace necesaria la incorporación de criterios económicos

con fines de manejo.

4. JUSTIFICACION

La pesquería de calamar gigante es una actividad económica importante en la región del

Golfo de California. En los últimos años esta pesquería ha adquirido relevancia, con una

participación importante dentro de la estructura productiva de la región, lo cual se ha

combinado con la pérdida de dinamismo y la caída en la rentabilidad de pesquerías como la

del camarón.

La pesquería de calamar gigante, como proceso productivo, es una actividad que

reúne un número importante de agentes económicos. El repunte de las capturas de este

recurso en los últimos años ha permitido la conformación de una pesquería con un

importante potencial de desarrollo. Los efectos económicos de la etapa de captura de ese

recurso, son elementos que deben ser considerados dentro del análisis de esta actividad.

Los aspectos biológico-pesqueros son elementos fundamentales dentro de la

estructura de análisis de la pesquería, sin embargo, no son suficientes para el manejo

integral del recurso. Es necesario considerar además las variables económicas que influyen

dentro de la actividad; el reconocimiento de los agentes económicos, la identificación y

evaluación de los factores que determinan la rentabilidad de la actividad y el potencial de la

pesquería como actividad industrial bien desarrollada, son elementos que deben ser

considerados como centrales dentro del análisis integral de la pesquería de calamar.

El presente trabajo busca aportar elementos económicos para el análisis integral de

la pesquería de calamar gigante. En ese sentido, se busca incorporar la etapa de captura la


10

cual es una de las más importantes dentro de la cadena productiva de la pesquería de

calamar gigante, que incluye además la industrialización y comercialización. La

importancia de la etapa de captura radica básicamente en el número de agentes económicos

que involucra y por la transformación que sufre el recurso, al pasar de la etapa biológica, a

la etapa económica.

5. OBJETIVO GENERAL

El objetivo del trabajo es realizar una evaluación económica de la etapa de captura

de calamar gigante (Dosidicus gigas) en Guaymas, Sonora con el fin de determinar los

niveles de rentabilidad de la pesquería de calamar gigante y determinar el papel de los

agentes económicos que participan en esa actividad.

5.1 Objetivos Específicos

• Determinar los niveles de rentabilidad de la captura de calamar gigante.

• Caracterizar los agentes económicos que intervienen en la etapa de captura de

calamar gigante.

• Determinar la distribución del ingreso entre los agentes económicos que participan

en pesquería del calamar gigante.

6. METODOLOGÍA

En el trabajo de investigación se recopiló información de fuentes primarias y de

fuentes secundarias. Una de las principales fuentes primarias de información fueron los

trabajadores de esta pesquería a través de dos encuestas, una a pescadores ribereños y otra a
11

trabajadores de empresas procesadoras. Para determinar las características laborales en las

plantas calamareras de Guaymas se realizó una encuesta a trabajadores de empresas

procesadoras. Se aplicaron un total de 84 cuestionarios en cuatro empresas calamareras que

absorben el 92 por ciento de los trabajadores empleados en plantas procesadoras de

calamar.

En una segunda etapa del trabajo de investigación se realizó una encuesta a

pescadores ribereños que se dedican a la captura de calamar gigante en Guaymas. La

encuesta estuvo orientada a identificar los principales aspectos sociodemográficos,

pesqueros y regulatorios que describen y caracterizan a este grupo de pescadores. Se

aplicaron 81 cuestionarios de forma aleatoria en marzo de 2006. Con la encuesta se realizó

la descripción y caracterización de los agentes económicos que intervienen en la etapa de

captura de calamar gigante. Los datos obtenidos de las encuestas se codificaron y

procesaron en el programa estadístico SPSS (Statistical Package for the Social Sciences,

por sus siglas en inglés), versión 10.0 para Windows. Se utilizaron pruebas estadísticas

paramétricas para probar la existencia de diferencias significativas entre los datos

analizados. Se consideró un nivel de confianza de 95% ( α = 0.05 ).

Como fuente de información secundaria se utilizaron los datos contenidos en los

avisos de arribo de embarcaciones mayores y menores. Se solicitó a la Oficina de Pesca de

Guaymas, Sonora, los avisos de arribo de calamar gigante de 1995 a 2004. Debido a que

desde el origen de la pesquería de calamar gigante ha existido una relación complementaria

con la pesquería de camarón, que se ha reflejado en factores productivos, económicos y

sociales, se analizaron estas dos pesquerías en términos de volumen y valor de la captura.

Para el análisis de las capturas de camarón se obtuvo información de los avisos de 1999 a
12

2003. En el aviso de arribo se reporta a la autoridad competente los volúmenes de captura

obtenidos por especie durante una jornada o viaje de pesca; este documento incluye

registros diarios sobre captura, permisionarios, precio de playa, lugar de captura, entre

otros. Con la información solicitada se elaboró una base de datos; se hicieron revisiones a

la información, comparando los datos capturados con los datos contenidos en los avisos de

arribo, para lograr la mayor confiabilidad en el análisis de las variables contenidas en esos

formatos. La información se utilizó para el análisis de capturas y precios de calamar gigante

y camarón.

Para determinar los parámetros económico-financieros se utilizaron criterios de

evaluación definidos en el análisis Costo-Beneficio. Se utilizó la información de ingresos y

costos obtenida de la encuesta aplicada a pescadores ribereños. Para el cálculo del valor de

la captura a precios constantes (valor real) se utilizó el índice nacional de precios al

consumidor de productos pesqueros, publicado por el Banco de México, considerando

como base el año de 1994, el cual corresponde al período de análisis considerado en este

estudio . Para la tasa de descuento se utilizó la tasa de interés 7% publicada por el Banco de

México.

Para realizar el análisis de distribución del ingreso de los pescadores ribereños

relacionados con la captura de calamar gigante en Guaymas se utilizó el Coeficiente de

Gini. Este coeficiente se utiliza para medir la inequidad o desigualdad en la distribución del

ingreso. Puede tener valores entre 0 y 1; si el valor es igual a cero existe una distribución

equitativa del ingreso; cuando el valor del coeficiente es igual a uno existe una inequidad

total en la distribución del ingreso. Existen varios procedimientos para determinar el

coeficiente de Gini y un poco de manipulación algebraica revela que es exactamente la


13

mitad de la diferencia media relativa, que se define como el promedio aritmético de los

valores absolutos de las diferencias entre todos los pares de ingresos (Sen, 2001).

Para determinar el coeficiente de Gini se aplicó la metodología propuesta por Yao

(1999). De acuerdo a esa metodología, el coeficiente de Gini de la población se expresa

como:

( )
G = 1/2n 2 µ ∑i =1
n

n
j =1
yi − yj

donde y1, y2,... yn representan los ingresos, µ es el valor medio del ingreso y n el tamaño de

las familias o individuos. Una forma de examinar el coeficiente de Gini es a través de la

Curva de Lorenz, la cual representa el porcentaje acumulado de ingreso (wi) recibido por un

determinado porcentaje acumulado de la población (pi), ordenado de forma ascendente de

acuerdo al nivel de ingreso; la curva de Lorenz permite observar de forma gráfica la

relación que existe entre las proporciones acumuladas de la población (ordenadas en el eje

horizontal) y las proporciones acumuladas del ingreso (ordenadas en el eje vertical). En la

medida que la curva de Lorenz se aproxime a la diagonal se observará una situación de

mayor igualdad, en caso contrario, cuando la curva se aleje se incrementará la desigualdad.

El coeficiente de Gini es el cociente entre el área limitada por la curva de Lorenz y la

diagonal (línea de igualdad absoluta).


14

7. RESULTADOS

7.1. Empleos en la captura de calamar gigante

La pesquería de calamar gigante en Sonora es una actividad económica que ha

mostrado un crecimiento significativo. En esta entidad las capturas de ese recurso

alcanzaron las 46 mil toneladas en 2002 (CONAPESCA, 2002), representando la segunda

en términos del volumen de captura en Sonora y la cuarta en importancia a nivel nacional,

aportando el nueve por ciento de la captura total en ese año. El principal puerto pesquero de

ese estado es Guaymas, en donde la captura de calamar gigante alcanzó las 44 mil toneladas

en 2002, lo que representó 160 por ciento más de captura registrada en comparación con

2001. Ello significó un importante impulso para la actividad pesquera de la región, ya que

la pesquería se presentó como una alternativa económica en esa comunidad.

El repunte de las capturas de calamar gigante en Guaymas se manifestó en una

tendencia creciente en el número de empleos directos e indirectos. Con base en información

de avisos de arribo, se estimó que en 1999 el número de empleos directos1 generados en la

etapa de captura fue de aproximadamente 650 trabajadores, tanto en pangas como en

barcos; en 2004, el número aumentó a 1,400 trabajadores realizando operaciones de captura

en pangas y barcos.

En la figura 4 se muestra el comportamiento del empleo en la etapa de captura

durante el período 1995-2004. Se observa que de 1999 a 20042 fue mayor la mano de obra

1
En este caso, el empleo se calculó de una forma indirecta; se utilizaron los datos de número de embarcaciones que
aparecían registradas en los avisos de arribo; se utilizó el número máximo de embarcaciones registradas por permisionario
en el año; se consideró, de acuerdo a lo planteado por Rivera-Parra (2001), una tripulación promedio para las pangas de
dos pescadores y para los barcos de siete pescadores. Para el caso de pangas, no se consideraron los años previos a 1999,
debido a que no se tienen registros sobre el número de pangas; por la misma razón se omite el año de 1995 para barcos.
2
Debido a que de 1995 a 1998 no se pudo obtener información sobre el número de pangas registradas para la pesca de
calamar gigante, no fue posible calcular el número de empleos generados por este grupo en ese período.
15

ocupada en el sector ribereño; para este grupo, los meses de mayor actividad son de octubre

a marzo, meses en los que registran un promedio [Media (±Desviación Estándar)] de 800

(±219) empleos. Para los barcos los meses de mayor actividad para la pesca de calamar

gigante son de abril a julio, lo cual se refleja en un incremento de la mano de obra en ese

período, registrando un promedio de 154 (±101) empleos. Los resultados muestran que

existen diferencias significativas entre el empleo generado en pangas y barcos (F1,104= 65.5,

P < 0.001). En el año de 2000, por cada trabajador de barcos existían seis trabajadores de

pangas; en 2004, la proporción se redujo debido a un incremento en el número de barcos, lo

cual generó que existiera un trabajador de barco por cada tres trabajadores de pangas.

Durante el período de análisis la proporción entre trabajadores de pangas y barcos fue de

6:1.

1,400

1,200
Número de empleos

1,000

800

600

400

200

0
Ene Jul Ene Jul Ene Jul Ene Jul Ene Jul Ene Jul Ene Jul Ene Jul Ene Jul Ene Ago
95 96 97 98 99 00 01 02 03 04

Mes de captura
Empleos Barcos Empleos Pangas

Figura 4. Número de empleos directos generados en la etapa de captura de calamar


gigante en Guaymas durante el período 1995-2004.
Fuente: Elaboración propia con base en datos de los avisos de arribo de
embarcaciones menores y embarcaciones mayores, Oficina de Pesca,
Guaymas, Son.
16

7.2. Comportamiento de las capturas y del valor de las capturas de

embarcaciones mayores y embarcaciones menores

En este apartado se analiza la evolución de las principales variables económicas en

la pesquería de calamar gigante en Guaymas. Se describe y analiza el comportamiento de

las capturas, precios, valor de captura y participación de los factores de producción en la

fase extractiva. Para desarrollar este apartado se utilizó información de los avisos de arribo.

Debido a que existe un número limitado de fuentes de información que reúnan datos sobre

el comportamiento productivo de esta pesquería, se consideró para su análisis la utilización

de los datos contenidos en los avisos de arribo.

7.2.1. Comportamiento de las capturas de calamar gigante en Guaymas en el

período 1995-2004.

Las capturas de calamar gigante en Guaymas presentan una tendencia creciente en

los últimos años. La información de los avisos de arribo, muestra que las capturas de ese

recurso tuvieron repuntes importantes en 1996 y en 2002 (figura 5). A partir de 1997 y

hasta 2004, el aporte del sector ribereño a la captura total fue mayor en comparación con la

participación de los barcos.


17

30,000

25,000

20,000
Captura (Ton)

15,000

10,000

5,000

0
1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004

Años

Capturas Barcos (Toneladas) Capturas Pangas (Toneladas)

Figura 5. Captura de calamar gigante registrado por pangas y barcos en Guaymas,


Son. en el período 1995-2004.
Fuente: Elaboración propia con base en datos de los avisos de arribo de
embarcaciones menores y embarcaciones mayores, Oficina de Pesca,
Guaymas, Son.

Las capturas mensuales promedio registradas por pangas y barcos de Guaymas

mostraron un comportamiento similar durante el período analizado (figura 6). Las pangas

registraron los mayores niveles de captura de noviembre a marzo, meses en los que

obtuvieron el 66 por ciento de su captura total. Durante los meses agosto y septiembre, se

presentó una disminución en las capturas, las cuales representaron el 1.8 por ciento de su

captura total, comportamiento que está asociado a dos factores: uno está relacionado con la

menor disponibilidad del recurso en esos meses, en los cuales el calamar emigra hacia la

parte central de las costas de Baja California Sur (Morales-Bojórquez et al., 2001;

Markaida et al., 2003); el otro factor está relacionado con los meses de inicio de la

temporada de camarón (Morales-Bojórquez y López-Martínez, 1999) a la cual los


18

pescadores dirigen la totalidad del esfuerzo, pues el costo de oportunidad de no capturar ese

recurso resultaría significativamente alto.

La captura mensual de los barcos presenta un comportamiento similar al de las

pangas. Sin embargo, en el caso de los barcos, las capturas inician en diciembre y

concluyen en agosto. Las capturas promedio mensuales de calamar gigante fueron más altas

durante los meses de febrero a julio, en los cuales este tipo de embarcaciones registró en

promedio el 81 por ciento de sus capturas totales de ese recurso.

25%

20%
Porcentaje de captura

15%

10%

5%

0%
Oct Nov Dic Ene Feb Mar Abr May Jun Jul Ago Sept
Mes de captura

Barcos Pangas

Figura 6. Captura promedio mensual de calamar gigante capturado por pangas y


barcos de Guaymas, en el periodo 1995-2004.
Fuente: Elaboración propia con base en datos de los avisos de arribo de
embarcaciones menores y embarcaciones mayores, Oficina de Pesca,
Guaymas, Son.

Las pangas de la flota menor han desempeñado un papel muy importante en el

crecimiento de la pesquería de calamar gigante en Guaymas. De acuerdo a la información

de avisos de arribo, las pangas aportaron el 61.2 por ciento de la captura total registrada de

1995 a 2004; el 78 por ciento de la captura total es registrada por pangas que pertenecen a
19

cooperativas, lo cual destaca la importancia de este recurso para ese grupo de productores.

En la tabla I se muestra la participación porcentual de pangas y barcos en la captura total

durante el período 1995-2004.

Tabla I. Participación porcentual de pangas y barcos en la captura total de calamar


gigante en Guaymas durante el período 1995-2004.

Capturas Capturas
Años Barcos Pangas
(Porcentaje) (Porcentaje)
1995 55.1 44.9
1996 55.3 44.7
1997 47.9 52.1
1998 17.6 82.4
1999 13.7 86.3
2000 18.7 81.3
2001 33.2 66.8
2002 38.5 61.5
2003 33.9 66.1
2004 34.2 65.8

Fuente: Elaboración propia con base en datos de los avisos de arribo de


embarcaciones menores y embarcaciones mayores, Oficina de Pesca,
Guaymas, Son.

7.2.2. Factores de producción en la pesquería de calamar gigante en Guaymas

En la pesca de calamar gigante en Guaymas participan dos tipos de embarcaciones.

El primer tipo son lanchas de fibra de vidrio (conocidas también como pangas,

embarcaciones menores, o flota ribereña) con capacidad de carga de 1.5 a 3 ton. Utilizan un

motor fuera de borda con potencia que varía entre 40 y 115 HP; son tripuladas por dos o

tres pescadores que realizan labores de capturas durante jornadas de 6 a 12 horas.


20

Los barcos camaroneros son el segundo tipo de embarcación utilizado en la captura de

calamar gigante. Este tipo de barcos (conocidos también como embarcaciones mayores o

flota de altura) pueden llegar a medir entre 23 y 25 metros de eslora, cuentan con bodegas

con una capacidad de hasta 50 toneladas y con motores con capacidad de 350 a 480 HP.

Los barcos camaroneros adaptados a la captura de calamar gigante, tienen una tripulación

de siete a nueve pescadores, que realizan jornadas de trabajo de cinco a seis horas. Los

pescadores de esos barcos, además de las labores de captura, se encargan de eviscerar el

calamar y almacenarlo en la bodega, la cual generalmente está provista de hielo molido que

se utiliza para la conservación del producto.

La participación de las pangas en la pesca de calamar se ha incrementado en los

últimos años. De acuerdo con información de los avisos de arribo durante el período 1995-

2004 en Guaymas, las pangas registraron un mayor número comparado con los barcos,

además de haber obtenido las capturas más altas. La productividad de este tipo de

embarcaciones ha sido documentada por Klett-Traulsen (1996); este autor señala que una

panga con motor fuera de borda y tres tripulantes, podría obtener una captura media entre 1

y 1.6 t/noche (durante una jornada de 10 horas por noche) o de 0.5 a 0.8 t/5 horas-noche.

En la tabla II se observa el número de pangas y barcos que registraron capturas durante el

período de estudio3.

El análisis de los datos muestra una mayor participación de las embarcaciones en los

meses en que se registran las capturas más altas. Existe una correlación positiva y

significativa (r2=0.68, P < 0.001, N=31 [N= número de meses]) entre el número de pangas

3
No se dispone de información sobre el número de pangas que realizaron operaciones de captura para los años de 1995 a
1998, ni para el número de barcos que realizaron capturas en 1995. En este caso, los formatos de avisos de arribo que
sirvieron de fuente de información para este trabajo, no contenían datos sobre el número de pangas.
21

y las capturas registradas por éstas de octubre a marzo, meses en los cuales se registran las

mayores capturas para el sector ribereño. Para el caso de los barcos existe también una

correlación positiva y significativa (r2=0.81, P < 0.001, N=38) entre el número de

embarcaciones y las capturas registradas en los meses de marzo a julio.

Tabla II. Número de barcos y pangas registrados en Guaymas, Son., durante el


período 1995-2004.
Tasa de Tasa de
Número Número
Años crecimiento crecimiento
Barcos Pangas
(%) (%)
1995 n.d. -- n.d. --
1996 144 -- n.d. --
1997 144 0 n.d. --
1998 13 -91.0 n.d. --
1999 31 138.5 405 --
2000 34 9.7 560 38.3
2001 32 -5.9 439 -21.6
2002 77 140.6 471 7.3
2003 76 -1.3 536 13.8
2004 68 -10.5 467 -12.9
n.d.= No existen registros sobre el número de barcos y pangas para esos años.
Fuente: Elaboración propia con base en datos de los avisos de arribo de
embarcaciones menores y embarcaciones mayores, Oficina de Pesca,
Guaymas, Son.

7.2.3. Comportamiento de los precios

El precio de playa o precio de primera mano del calamar gigante registró un

comportamiento estable durante la mayor parte del período de estudio. En la figura 7 se

muestra que los precios que fluctuaron en un rango de 1.00 a 5.00 pesos por kg de manto de

calamar. Las pangas registraron un precio promedio de 1.70 (±0.52) pesos por kg; los

meses en que se obtuvieron los precios promedio más altos para estas unidades de

producción fueron julio (1.96) y agosto (1.95). El precio promedio registrado por los barcos
22

durante el período fue de 1.89 (±0.65) pesos por kg; el precio promedio más alto lo

obtuvieron en noviembre (2.25) y diciembre (2.15). Los resultados indican que existen

diferencias significativas entre el precio promedio de barcos y de pangas (F1,187= 5.31, P <

0.05).

En el año de 1999 se registraron precios máximos de hasta 5.00 pesos por kg. Es

importante destacar que el incremento del precio del calamar gigante en 1999 coincidió con

un incremento en ese año de 38 por ciento en el número de pangas dedicadas a la captura de

ese recurso, lo cual pone de manifiesto la reacción de los productores ante un cambio

significativo en el precio del recurso.

6.00

5.00

4.00
Precio promedio

3.00

2.00

1.00

0.00
Ene Jul Ene Jul Ene Jul Ene Jul Ene Jul Ene Jul Ene Jul Ene Jul Ene Jul Ene Ago
95 96 97 98 99 00 01 02 03 04
Mes

Barcos Pangas

Figura 7. Comportamiento del precio de playa promedio de calamar gigante


registrado por pangas y barcos en Guaymas durante el período 1995-2004.
Fuente: Elaboración propia con base en datos de los avisos de arribo de
embarcaciones menores y embarcaciones mayores, Oficina de Pesca,
Guaymas, Son.

El comportamiento de largo plazo del precio de playa se analizó en términos

nominales y reales. El precio nominal es un valor que se toma sin considerar la inflación; el
23

precio real, se ajusta teniendo en cuenta la inflación. En la tabla III se presenta un análisis

comparativo del precio promedio registrado por pangas y barcos en 1995 y 2004. El precio

real estimado para el período muestra un descenso en el precio por kg de calamar gigante

para pangas y barcos; en el primer caso el precio promedio tuvo un descenso en términos

reales de 45.7 por ciento; en el caso de los barcos la disminución fue de 40.7 por ciento. De

acuerdo a esa estimación, para que el precio de playa pagado en 2004 fuera equivalente al

precio de 1995, se debió pagar un precio promedio (nominal) de 3.10 pesos por kg para la

captura registrada por pangas, en tanto que para barcos, el precio promedio debió ser de

3.30 pesos por kg.

Tabla III. Precio promedio nominal y precio promedio real de calamar gigante en
Guaymas en 1995 y 2004.
Pangas Barcos
1995 2004 1995 2004
Precio promedio nominal 1.33 1.69 1.43 1.93
Precio promedio real* 0.81 0.44 0.86 0.51
Precio de 2004 equivalente
3.10 3.30
al de 1995
*Para la deflactación se utilizó el Índice de precios productor de productos pesqueros con base
1994=0, emitido por el Banco de México.
Fuente: Elaboración propia con base en datos de los avisos de arribo de
embarcaciones menores y embarcaciones mayores, Oficina de Pesca,
Guaymas, Son.

7.2.4. El valor de captura de calamar gigante en Guaymas en el período 1995-

2004.

El valor de la captura es un aspecto importante dentro de la pesquería. A partir de la

información de precio de playa y volumen de captura registrado en los avisos de arribo, se

estimó el valor de la captura que se asumió como el ingreso generado por la pesquería de
24

calamar gigante durante el período 1995-2004. En este caso, el ingreso se estimó de manera

indirecta a partir de la multiplicación los datos de precio de playa por los datos de captura,

por tanto, el valor de la captura es igual al ingreso.

Durante el período de análisis el valor de la captura alcanzó los 365 millones de

pesos, siendo las pangas la que registraron el 59 por ciento de ese valor. En la figura 8 se

observa que el ingreso generado en la pesquería de calamar ha seguido un comportamiento

similar al registrado por las capturas de ese recurso; ello se debe a la estabilidad que ha

mostrado el precio durante el período. El valor de la captura más bajo se registró en 1998,

año en el cual se registraron también las capturas más bajas del período analizado.

En términos nominales se observa un crecimiento en los niveles de ingresos. En el

año 2002, el ingreso tuvo un repunte importante; ese incremento en el nivel de ingreso

generado por la pesquería está explicado de manera directa por el aumento en los niveles de

captura, ya que el precio de playa se ha mantenido en un rango que no ha tenido variaciones

significativas durante el período. Para determinar el comportamiento real de los ingresos

generados en la etapa de captura de calamar, se utilizó un deflactor que permitiera eliminar

el efecto inflacionario sobre los ingresos. En la figura 8 se observa que los ingresos reales

son significativamente menores tanto para barcos (F1,18= 7.18, P < 0.01) como para pangas

(F1,18= 12.6, P < 0.001).


25

50

45

40

35

(millones de pesos)
Valor de captra 30

25

20

15

10

0
1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004

Años

Valor de captura Barcos Valor de captura Pangas Valor real Barcos Valor real Pangas

Figura 8. Valor y valor real de la captura de calamar gigante en Guaymas. 1995- 2004.

7.3 Caracterización de los pescadores ribereños de calamar gigante en

Guaymas

7.3.1. Descripción sociodemográfica de los pescadores de calamar gigante en

Guaymas

Con base en los resultados de la encuesta se determinaron algunos indicadores

sociodemográficos (tabla IV). El promedio de edad de los pescadores fue de 37.6 años

(±10.17). La mayor parte de la población encuestada se concentra en el rango de edad de

los17 a los 50 años. El 45.7 por ciento de la población tiene edades que van de los 17 a los

35 años; en el rango de edad de los 36 a los 50 años se ubica el 43.2 por ciento de los

encuestados; el 11 por ciento es mayor a los 50 años. Los datos muestran que la pesca

representa una alternativa de empleo para los grupos de edad de 17 a 25 años y para los

mayores de 50 años. Es importante señalar que en el primer grupo de edad, sólo el 8.6 por

ciento de los pescadores señaló que realiza actividades diferentes a la pesca, en tanto que en
26

el segundo grupo, ninguno de los encuestados indicó que realiza actividades distintas a la

pesca.

Un indicador importante es el número de dependientes económicos de los

pescadores. Este indicador registró un valor promedio de 3.2 (±1.39) dependientes

económicos. El 36 por ciento señaló que tiene entre uno y dos dependientes económicos, en

tanto que el 45 por ciento de los pescadores tiene entre tres y cuatro personas que dependen

económicamente de la actividad que realiza. En lo que se refiere al número de hijos, los

resultados muestran un valor promedio de 4 (±1.5) hijos. El 42 por ciento tiene entre uno y

dos hijos; el 49 por ciento tiene entre tres y cuatro hijos, en tanto que el 8.5 por ciento tiene

entre cinco y ocho hijos. El 89 por ciento de los encuestados señaló que prefiere que sus

hijos consideren una ocupación distinta a la pesca.

La escolaridad se concentra en los niveles de educación primaria y secundaria. El 21

por ciento de los pescadores concluyó los estudios de primaria; el 30.9 por ciento realizó

estudios a nivel secundaria; el 13.6 por ciento señaló que cuenta con estudios a nivel

preparatoria. Sólo el 2.5 por ciento manifestó que no realizó estudios a ningún nivel. Un

dato que resulta importante destacar es que el 30.9 por ciento de los encuestados no

concluyó ciclos escolares completos, tanto a nivel primaria, secundaria o preparatoria.


27

Tabla IV. Indicadores sociodemográficos en la pesca ribereña de calamar gigante en


Guaymas. 2006.
Indicadores Sociodemográficos
Dependientes
Edad Escolaridad
económicos
Años % Número % Años %
17-25 12.3 0 3.7 <6 13.6
26-30 16.0 1 13.6 6 21
31-35 17.3 2 21 7-8 13.6
36-40 16.0 3 17.3 9 30.9
41-45 21.0 4 25.9 10-11 3.7
46-50 6.2 5 16 12 13.6
> 50 11.1 6 2.5 > 12 1.2

El tiempo de residencia indica un alto arraigo de los pescadores a la comunidad. El

tiempo promedio de residencia en Guaymas fue de 30.1 años (±11.7). Uno de cada tres

pescadores encuestados, es decir, el 33.3 por ciento, tiene entre 21 y 30 años de residencia

en Guaymas; el 22 por ciento tiene entre 31 y 40 años viviendo en la localidad; el 3.7 por

ciento tiene menos de 10 años de residencia, de igual forma, el 3.7 por ciento de los

pescadores tiene más de 50 años viviendo en la localidad. Aproximadamente dos terceras

partes de los pescadores que tienen entre 26 y 35 años de edad tienen el mismo número de

años viviendo en la localidad en la que actualmente radican; el 40 por ciento de los

encuestados que están ubicados en el grupo de edad de los 41 a los 50 años, han residido en

la localidad durante el mismo período. Los valores presentados anteriormente sugieren que

en la pesca ribereña de Guaymas existe un importante número de pescadores que han

migrado a esta localidad para emplearse en la actividad pesquera. Esta situación se

confirma al hacer la revisión de los datos de lugar de origen de los pescadores; los

resultados indican que el 56 por ciento de los encuestados son originarios de Guaymas, en
28

tanto que el 26 por ciento señaló que es originario de otros estados; el porcentaje restante es

originario de otras localidades del estado de Sonora.

La pesca ha sido la principal actividad económica por más de una década para este

grupo de la población. En promedio, los encuestados señalaron tener 20 (±10.5) años

dedicados a la pesca. Al observar los datos de forma desagregada (tabla V), se observa que

en el rango de 10 a 15 años de pescador se concentra la tercera parte de los encuestados.

Los datos de la tabla sugieren que el tiempo dedicado a la pesca se ubica en dos grupos:

uno que concentra a los pescadores que tiene entre 10 y 20 años en la actividad y que

representa el 43.2 por ciento del total de pescadores encuestados; en el otro grupo, que

representa el 45.6 por ciento, los pescadores que tienen más de 20 años en la misma

actividad. Los datos muestran que existe preferencia por mantenerse en la actividad

pesquera por largos períodos, lo cual manifiesta un alto arraigo a la actividad pesquera.

7.3.2. Aspectos generales de la pesca de calamar gigante en Guaymas

La captura de calamar ha representado para los pescadores una alternativa en los

últimos años. Los resultados indican que los pescadores tienen en promedio 11 (±6.7) años

en la pesca de calamar gigante. El 81 por ciento de los pescadores encuestados tiene menos

de 15 años en esta pesquería (tabla V). Los datos son consistentes con el período de mayor

dinámica de la pesquería de calamar gigante en el Golfo de California, particularmente en

Guaymas.
29

Tabla V. Arraigo a la actividad pesquera.


Años de pescador Años pescando calamar
Años % Años %
< 10 11 1-5 24.1
10-15 33.3 6-10 36.7
16-20 9.9 11-15 20.2
21-25 18.5 16-20 10.2
26-30 14.9 21-25 3.8
>30 12.2 26-30 5.1

En la pesquería de calamar gigante en Guaymas existen tres figuras que agrupan a

los pescadores (figura 9). El 49.4 por ciento de los pescadores está agrupado en sociedades

cooperativas, las cuales son organizaciones sociales integradas por personas físicas; el 4.9

por ciento señaló que tiene asociación con algún permisionario; el 45.6 por ciento señaló

que participa en la actividad bajo la figura de pescador libre.


49.4%

4.9%
45.6%

Cooperativa Permisionario Libre

Figura 9. Grupos de pescadores que participan en la pesquería de calamar gigante.

La pesca de calamar representa una fuente de empleo durante cuatro a seis meses al

año. De acuerdo con los resultados de la encuesta, el 89 por ciento de los pescadores

señalaron que la temporada de calamar inicia entre los meses de octubre y noviembre, en

tanto que el 69 por ciento indicó que la temporada concluye en los meses de enero a
30

febrero. Los pescadores se dedican la captura de calamar 4 (±1.2) meses; la media de días

trabajados a la semana es de 5.6 (±0.94). Los pescadores encuestados señalaron que para

realizar la captura de calamar se desplazan a una distancia media de la costa de 15.5 (±11.8)

km; las capturas se concentran en un área que abarca los lugares conocidos como Cabo

Haro y La Manga (figura 10). De acuerdo con los pescadores, la profundidad promedio a la

que capturan el calamar es de 123.2 (±49) metros.

La propiedad de los equipos de pesca es un elemento considerado dentro del análisis

de la pesquería de calamar gigante en Guaymas. El 43.2 por ciento de los pescadores

encuestados señaló que tanto el motor como la panga son propiedad de la cooperativa; uno

de cada cinco pescadores señaló que es dueño de los equipos de pesca; de los pescadores

que manifestaron ser dueños de los equipos, una tercera parte representa a los pescadores

libres. El 17.3 por ciento señaló que realiza la captura de calamar con equipos de pesca

prestados; una parte de los pescadores señaló que utiliza equipo de rentados, el 6.2 por

ciento renta la panga y el 4.9 por ciento el motor.

La capacidad y el tiempo de uso de los equipos de pesca son factores que se

incluyeron dentro de la descripción de la pesquería de calamar. Las embarcaciones

utilizadas en la pesca de calamar tienen un promedio de 7.4 (±5.6) años de uso, registrando

una capacidad media de 2,652 (±1,125) kg de capacidad de carga. En el caso de los

motores, se registra un promedio de uso de 7 (±4.2) años, siendo los motores de 75 HP y

115 HP los más utilizados por los pescadores. Además de las embarcaciones y los motores,

el pescador que participa en la captura de calamar debe utilizar otro tipo de implementos

como traje impermeable, botas de hule y guantes, que en la mayor parte de los casos (el
31

82.7 por ciento así lo señaló) deben ser adquiridos por el pescador mismo, representando un

costo aproximado de 800 pesos por año.

111°2'0"
111°32'0"

111°28'15"

111°24'30"

111°20'45"

111°17'0"

111°13'15"

111°9'30"

111°5'45"

110°58'15"

110°54'30"

110°50'45"

110°47'0"

110°43'15"

110°39'30"

110°35'45"

110°32'0"

110°28'15"

110°24'30"

110°20'45"

110°17'0"

110°13'15"

110°9'30"

110°5'45"
Estero
Tastiota
28°20'30" Áreas de captura de calamar gigante 28°20'30"

El Choyudo por embarcaciones menores, Guaymas, Sonora, 2006


28°16'45"
El Colorado 28°16'45"

Cerro Prieto

28°13'0" 28°13'0"

Sonora
Peña Blanca

28°9'15"
NORTE 28°9'15"

Ensenada Chica

28°5'30" 28°5'30"

28°1'45" 28°1'45"

27°58'0" La Manga 27°58'0"


Isla San
Pedro Nolasco Guaymas Empalme
El Cochorit
27°54'15" 27°54'15"
Las Guásimas

27°50'30" 27°50'30"

Estero 27°46'45"
27°46'45" La Tortuga

Estero
Las Cruces
27°43'0" 27°43'0"

Estero
Los Algodones
27°39'15" 27°39'15"

Estero
27°35'30"
Siuti 27°35'30"

27°31'45" Estero 27°31'45"


La Luna

27°28'0" 27°28'0"

Golfo de
27°24'15"
California 27°24'15"

Bahía Lobos
27°20'30" 27°20'30"
Escala Gráfica
0 5 10 20 40 km
27°16'45"
Latitud Norte

27°16'45"

27°13'0" 27°13'0"
111°32'0"

111°28'15"

111°24'30"

111°20'45"

111°17'0"

111°13'15"

111°9'30"

111°5'45"

111°2'0"

110°58'15"

110°54'30"

110°50'45"

110°47'0"

110°43'15"

110°39'30"

110°35'45"

110°32'0"

110°28'15"

110°24'30"

110°20'45"

110°17'0"

110°13'15"

110°9'30"

110°5'45"

Longitud Oeste

Figura 10. Áreas de captura de calamar gigante de la flota ribereña de Guaymas.

Los resultados de la encuesta muestran elementos relacionados con la intensidad de

la pesca de calamar. Entre esos elementos están el número de viajes que realizan los

pescadores, tanto en la temporada como en la semana. Los pescadores realizan en promedio

78 (±23) viajes en la temporada; en la semana, la media de viajes realizados es de 5 (±1),


32

valor medio que coincide con el número de días que el pescador trabaja a la semana, esto

es, el pescador realiza un viaje de pesca al día. La tripulación promedio se compone de 3

(±0.5) pescadores por embarcación, realizando jornadas de 11.2 (±2.3) horas en promedio.

Una tercera parte de los pescadores señaló que realiza las jornadas de pesca por la noche,

debido a que ello les permite obtener un mayor volumen de calamar; sin embargo, el 50.6

por ciento señaló que el horario de pesca no influye en el resultado de la captura.

Los factores de producción presentan características similares para los pescadores

de cooperativas y los pescadores libres. En la tabla VI se presentan algunos indicadores

relacionados con la capacidad de pesca de los principales agentes económicos que

participan en la etapa de captura de calamar.

Tabla VI. Factores de producción por tipo de pescador.


Capacidad Capacidad Número de Viajes
motor (HP) Panga (kg) pescadores de pesca
75-115 2000-3500 3 50-100
Cooperativa 68.4% 55.3% 87.5% 87.5%
Libre 67.6% 69.8% 83.3% 77.8%

7.3.3. Aspectos económicos y de mercado en la pesca ribereña de calamar gigante

en Guaymas

La pesca de calamar gigante es una importante actividad en términos económicos y

sociales. El 97.5 por ciento de los encuestados señaló que esta pesquería representa una

fuente de ingreso y empleo. Como se indicaba anteriormente, la temporada de calamar

gigante tiene una duración de cuatro a seis meses, mismo período de ocupación para una

parte de la población pesquera. Sin embargo, la estructura de mercado bajo la cual opera
33

esta pesquería, define una problemática compleja que involucra la etapa de

comercialización y, por tanto, a pescadores e intermediarios, ubicados éstos últimos en la

figura del permisionario, cooperativa y la planta, nombre comúnmente utilizado por los

pescadores para designar a la empresa procesadora que adquiere el calamar gigante como

materia prima para etapa de producción.

La figura del intermediario representa para el pescador el principal elemento en la

demanda de su producto. Una tercera parte de los pescadores encuestados señaló que vende

su producto a la cooperativa; el 24.7 por ciento vende el producto al permisionario, en tanto

que el 28.4 por ciento vende directamente a la planta. Los datos de la figura 11 muestran

que para el pescador, los compradores del producto mantienen una importancia relativa

similar.

35

30

25
Porcentaje

20

15

10

0
A la cooperativa Al permisionario Directamente a la planta A otro intermediario

A quién vende la captura

Figura 11. Principales intermediarios en la pesquería de calamar gigante en Guaymas.


34

El precio obtenido de las encuestas ha sido consistente con el precio señalado en los

avisos de arribo. Los pescadores encuestados indicaron que el precio de playa promedio al

que se les paga el calamar es de 1.7 (±0.4) pesos por kg. Si se considera el precio de playa

registrado en las estadísticas oficiales (avisos de arribo), presentadas anteriormente, se

observará que en los últimos seis años, el precio de playa del calamar gigante ha mostrado

un comportamiento estable, manteniéndose en niveles que no han superado los dos pesos

en promedio. Como se indicaba con anterioridad, el bajo precio de playa del calamar

representa una problemática que ha sido identificada por los pescadores. El 66.7 por ciento

de los encuestados consideró que la principal problemática en esta pesquería es el bajo

precio (figura 12); cerca del 20 por ciento atribuye la problemática a algún elemento

relacionado con el mercado, en tanto que menos del cinco por ciento de los encuestados

relacionó la problemática con factores ambientales o biológicos.

66.7%

7.4%
3.7%
8.6%

El mercado El precio La comercialización Los compradores

Figura 12. Opinión de los pescadores sobre la principal problemática en la pesquería


de calamar gigante en Guaymas.
35

En la determinación del precio influyen de manera directa la estructura de mercado

y los intermediarios. La mayor parte de los pescadores encuestados señalaron que el precio

es establecido por los intermediarios (figura 13), ya sea la cooperativa, la planta o el

comprador de fuera. Éste último, de acuerdo con lo señalado por el 34.6 por ciento de los

pescadores, es principal agente que influye en la determinación del precio de playa del

calamar gigante; el 24.8 por ciento consideró que la planta es la que mayor influencia tiene

sobre el precio; el 23.5 por ciento señaló que son las cooperativas las que establecen el

precio; sólo el 11 por ciento atribuyó a factores de mercado (oferta y demanda) la

determinación del precio.

Comprador de fuera

34.6%

11.1% 28.4%
Oferta y demanda La planta

23.5%

La cooperativa

Figura 13. Principales agentes económicos que determinan el precio.

La importancia del precio se ve reflejada en las expectativas de los pescadores con

respecto al desempeño de esta pesquería. Desde el punto de vista de los pescadores, el

desempeño está asociado a una mejoría en varios aspectos, relacionados principalmente con
36

el mercado (figura 14). El 66.7 por ciento afirmó que una mejoría en el precio redundaría

en un mejor desempeño de la pesquería; el 40.7 por ciento señaló que tanto la

comercialización como el apoyo a los pescadores son aspectos que podrían aportar un

beneficio a la pesquería.

100

33.3
80
59.3 59.3
Porcentaje

60
85.2

40
66.7

20 40.7 40.7

14.8
0
Comercialización Precio Apoyo a pescadores Poniendo orden
Aspectos para mejorar la pesquería

Si No

Figura 14. Opinión de los pescadores sobre los aspectos que pueden mejorar la
pesquería de calamar gigante en Guaymas.

7.3.4. Estructura de costos e ingresos de las embarcaciones menores en la

pesquería de calamar gigante en Guaymas

La tabla VII muestra los principales indicadores económico-financieros por unidad

de producción en la pesca ribereña de calamar gigante. Los datos se estimaron

considerando una embarcación promedio de capacidad de carga de 1.5 a 2 toneladas con

motor de 75 a 115 HP y una tripulación promedio de 3 pescadores. Se está considerando

sólo el análisis de indicadores para las operaciones de pesca de las embarcaciones ribereñas
37

debido a que no fue posible obtener información sobre la estructura de costos e ingresos de

los barcos.

Los resultados de la encuesta indican que el ingreso bruto promedio de los

pescadores fue de 1,874 (±691) semanales, el cual puede ser variable en función de los

cambios en la disponibilidad en la captura de este recurso. Para calcular el ingreso semanal

neto por pescador se utilizó el valor promedio de la captura por temporada y el precio

promedio obtenidos de la encuesta aplicada a pescadores ribereños.

Para la elaboración de los parámetros que se muestran en la tabla VII se utilizó

información de la encuesta aplicada a pescadores ribereños. En la tabla se observa que el

ingreso total es superior a los 100, 000 pesos por temporada y los costos totales cercanos a

los 70, 000 pesos por temporada. La utilidad por temporada, es decir, el ingreso total menos

todos los costos, incluidos los costos de oportunidad, fue de 33,846 pesos por temporada.

Se calculó un nivel de rentabilidad del 48.8 por ciento; la rentabilidad representa el

porcentaje de las ventas o los ingresos que se convierten en utilidad para la unidad

económica, en este caso la embarcación ribereña. Se estimó un Valor Presente Neto (VPN)

de 32,235 pesos por temporada; el VPN representa los ingresos que recibirá el pescador,

aplicando un factor de descuento 1/(1+rt)t.

Para estimar la estructura de costos se utilizaron también los resultados de la

encuesta. El costo total por temporada estuvo cercano a los 70,000 pesos. El costo en

gasolina representó el 75 por ciento de los costos variables y el 51 por ciento de los costos

totales. Los costos fijos representaron en 32 por ciento de los costos totales, en tanto que

los costos variables representaron el 68 por ciento. Con base en lo anterior se estimó un

costo de producción por tonelada de 1,142 pesos. Se determinó que el punto de equilibrio
38

en producción, es decir, la cantidad mínima que debe capturar para cubrir sus costos,

considerando un precio constante, es de 40.8 ton en la temporada, lo que representa una

captura mínima de 525 kg por viaje de pesca. Bajo esa estructura de costos y considerando

un nivel de captura y esfuerzo como el que se presenta en la tabla VII, se estimó un ingreso

neto de 504 pesos semanales por pescador, considerando una temporada de cuatro meses y

un esfuerzo de cinco viajes de pesca a la semana. Para evaluar la suficiencia o insuficiencia

de este nivel de ingreso, se debe considerar que en promedio el pescador tiene de 3 a 4

dependientes económicos y que el 30 por ciento de los pescadores encuestados señaló que

destina parte de su ingreso a cubrir servicios médicos.

7.3.5. Distribución del ingreso entre los pescadores ribereños de calamar gigante

en Guaymas

El análisis de la distribución del ingreso permite observar el grado de polarización o

concentración de la riqueza generada por una determinada actividad económica. El ingreso

equitativamente distribuido genera un beneficio social mayor. Para determinar el grado de

desigualdad en el ingreso recibido por los pescadores, se calculó el Coeficiente de Gini,

utilizando la metodología desarrollada por Yao (1999). Para la representación gráfica de

este coeficiente, se utilizó la curva de Lorenz, en la cual se representan en el eje horizontal

los porcentajes de la población ordenados de los más pobres a los más ricos y los

porcentajes del ingreso disfrutado por el x porcentaje inferior de la población se representa

en el eje vertical. Una característica del coeficiente de Gini reside en el hecho de que es una

medida muy directa de la diferencia del ingreso, tomando en cuenta las diferencias entre

cada par de ingresos (Sen, 2001).


39

Tabla VII. Parámetros económico-financieros para la pesca ribereña de calamar gigante en


Guaymas.
Parámetros Valor del parámetro Unidad
Captura 60.6 ton
Esfuerzo 78 Viajes de pesca
Ingreso total 103,139 $/temporada
Costo total* 69,293 $/temporada
Utilidad 33,846 $/temporada
Rentabilidad 48.8 %
VPN 32,235 $/temporada
Ingreso por pescador en la temporada 8,059 $/temporada
Ingreso mensual por pescador 2,015 $/mensuales
Ingreso semanal por pescador 504 $/semanales
% costo variable 68.1 %
% costo fijo 31.9 %
Punto de equilibrio en ventas 40,779 $/temporada
Punto de equilibrio en producción 40.8 ton
Costo de producción por ton 1,142 $/ton
Rendimiento por tonelada 1,700 $/ton

*Se está considerando el costo de oportunidad y la depreciación.


Fuente: elaborado a partir de la encuesta aplicada a pescadores ribereños de Guaymas en
marzo de 2006.

El coeficiente de Gini puede tener valores entre cero y uno. Si este coeficiente es

igual a cero, se puede señalar que no existe concentración, es decir, la distribución del

ingreso es equitativa; cuando el coeficiente es igual a uno, se presenta una situación

contraria, esto es, existe concentración del ingreso y por tanto la distribución del ingreso es

inequitativa. Gráficamente, la equitativa distribución del ingreso está representada por una

curva de Lorenz igual a la diagonal; cuando el ingreso de distribuye de forma inequitativa,

la parte del ingreso recibido por los grupos de ingresos más bajos será proporcionalmente

menor. Es importante señalar que la distribución equitativa del ingreso es una condición
40

necesaria para el bienestar social, sin embargo, no es el único factor que lo determina. En

ese sentido, el coeficiente de Gini es un indicador de los niveles de bienestar que utiliza

como punto de referencia los ingresos de la población.

El coeficiente de Gini (figura 15) se calculó con los datos de ingreso obtenidos a

partir de la encuesta aplicada a pescadores ribereños. El coeficiente de Gini calculado fue

de 0.298. Este valor muestra una distribución relativamente equitativa entre los pescadores

ribereños de calamar gigante en Guaymas. El coeficiente indica que el percentil más bajo

de la población recibe el 8.7 por ciento del ingreso, en tanto que el percentil más alto

obtiene el 76.3 por ciento del ingreso.

100

90

80
% acumulado del ingreso

70

60

50

40

30

20

10

0
10 10 10 20 30 40 50 60 70 70 80 90 90 100

% acumulado de la población

Figura 15. Distribución del ingreso de los pescadores ribereños de calamar gigante
en Guaymas.
41

7.4. La industria de calamar gigante en Guaymas

En la industria de calamar gigante en Guaymas predominan las empresas de

coinversión México-asiáticas. La estructura organizacional de la industria calamarera en la

región sigue modelos jerárquicos verticales y horizontales. A pesar de ser esquemas bien

establecidos, la definición de autoridades y responsabilidades no se da con claridad. En las

empresas México-asiáticas, la toma de decisiones de mayor importancia es a nivel del

accionista asiático.

El proceso productivo en la industria calamarera se compone de diferentes etapas.

El proceso productivo inicia con la limpieza y corte del producto, para posteriormente

dirigirlo al procesamiento, el cual consiste en cuatro etapas: producción de daruma,

congelados, calamar seco y producción de harina.

La daruma, el calamar seco y la harina, se dirigen a mercados asiáticos

principalmente, en tanto que los congelados se distribuyen en el mercado nacional. En

todos los casos, se identifican productos no terminados, es decir, son materias primas

intermedias para otras industrias (en el caso de daruma, para la industria asiática), por lo

que son productos catalogados con un valor agregado medio.

La capacidad instalada de las empresas coreanas en México registra niveles

importantes. En el año 1997, la capacidad instalada de la industria calamarera fue de 433

toneladas procesadas en 24 horas y 2,787 toneladas de conservación (Ramos-Montiel,

2001). Para el año 2001, la industria calamarera en Guaymas generó una producción

industrial de 4,250 toneladas con un valor de la producción de poco más de cinco millones

de dólares.
42

7.4.1. Estructura productiva y laboral en las plantas procesadoras de calamar

gigante en Guaymas.

Para determinar las características laborales en las plantas calamareras de Guaymas

se aplicó una encuesta a trabajadores de empresas procesadoras en el año 2003. En ese año

se tenía un registro de 14 empresas dedicadas al procesamiento de calamar gigante. Se

aplicaron un total de 84 cuestionarios en cuatro empresas calamareras que registraban cerca

de 800 empleados. En la encuesta se abordaron diferentes aspectos que permitieron

establecer un panorama sobre las condiciones de los trabajadores en las plantas

calamareras. En términos generales la encuesta buscó obtener resultados sobre el papel de

los trabajadores en el proceso productivo de las empresas calamareras.

Los resultados de la encuesta indican un mayor predominio de hombres en las

plantas calamareras. Se registró un 55 por ciento de personal masculino laborando en las

plantas, en tanto que el personal femenino representó el 45 por ciento. El rango de edad de

los trabajadores es bajo; los resultados muestran que el 44.4 por ciento de los empleados

tiene menos de 30 años, el 25.2 por ciento tiene entre 31y 40 años, en tanto que el 28.8 por

ciento es mayor a 40 años.

El grado de escolaridad de los trabajadores encuestados es bajo. De acuerdo con los

resultados de la encuesta, se determinó que el 2.4 por ciento de los empleados no tuvo

educación escolar, 31.1 por ciento sólo cursó la primaria, el 44 por ciento concluyó estudios

a nivel secundaria, el 16.7 por ciento cursó estudios a nivel bachillerato y el 4.8 por ciento

realizó estudios profesionales. El bajo nivel de escolaridad es un factor que pone en

desventaja la capacidad productiva de los trabajadores, sin embargo, puede ser considerada
43

como una estrategia de la empresa para ser competitivos en costos, particularmente en el

rubro de salarios.

La capacitación laboral en las plantas calamareras es limitada. Con base en los

resultados de las encuestas, se determinó que el 51.2 por ciento de los trabajadores no

recibe capacitación para desempeñar sus funciones. Esta situación supone, por un lado, la

presencia de trabajadores que deben adquirir conocimientos durante el proceso, y por otro,

la existencia de una elevada rotación laboral.

El nivel de actividad laboral en las plantas procesadoras de calamar es variable. El

82 por ciento de los trabajadores encuestados indicaron que están bajo un régimen eventual,

mientras que el 18 por ciento indicó que tiene un trabajo de base. La inestabilidad laboral

en esas plantas puede ser explicada a partir de las condiciones en las que opera la pesquería

de calamar gigante, el cual es un recurso de disponibilidad muy variable, lo cual no asegura

una producción constante para las plantas.

Los salarios pagados por las empresas calamareras son relativamente bajos. Los

resultados indican (figura 16) que más de la mitad de los encuestados, esto es, el 53.6 por

ciento, recibe de 1 a 2 salarios mínimos (alrededor de 2,600 pesos mensuales para esa

zona); el 29.8 por ciento recibe entre 2 y 3 salarios mínimos; el 9.5 por ciento recibe de 4 a

5 salarios mínimos; sólo el 2.4 por ciento de los encuestados indicó recibir más de 5

salarios mínimos. Es importante señalar que el 58 por ciento de los trabajadores afirmaron

estar de acuerdo con los salarios que perciben. El escenario de movilidad laboral, la

condición eventual de la mayor parte de los trabajadores, la necesidad de las empresas de

ser competitivas en costos, la variabilidad en las capturas de calamar gigante, entre otros,

son factores que presionan a la baja los salarios pagados en esta industria.
44

La industria procesadora de calamar gigante en Guaymas ha alcanzado niveles

importantes de actividad en los últimos años. Con el repunte de las capturas de calamar

gigante desde mediados de la década de los noventa, las plantas procesadoras vieron

incrementada su producción de manera significativa. Ello se reflejó en un aumento en los

niveles de empleo, al incorporarse un destacado número de trabajadores a las actividades de

las plantas calamareras, cerca de 2000 empleos entre base y eventuales (Salinas et al.,

2003). Sin embargo, a pesar de que esas empresas generan un importante número de

empleos a escala regional, representando la única fuente de ingresos para ese grupo de la

población, las condiciones laborales son poco favorables para los trabajadores de esas

plantas procesadoras.

60%
53.6%

50%

40%
Porcentaje

29.8%
30%

20%

9.5%
10%
4.8%
2.4%
0%
< de 1 S.M 1-2 S.M. 2-3 S.M. 4-5 S.M. > 5 S.M.
Salario mínimo

Figura 16. Ingreso recibido por los empleados de plantas procesadoras de calamar
gigante en Guaymas, Sonora.
45

7.5. Relación entre la pesquería de calamar gigante y camarón en Guaymas.

La pesquería de calamar gigante ha operado de manera complementaria a la

pesquería de camarón desde 1978 (Ehrhardt, 1982). A partir de ese año, durante la veda de

camarón se incorporaron algunos buques camaroneros a la pesquería de calamar gigante,

los cuales operaban sólo de manera temporal (Klett-Traulsen, 1996). Durante el período de

1979 a 1981 se incorporaron 285 barcos camaroneros que empleaban entre 6 y 10

pescadores; se incorporaron también pangas con dos pescadores; los pescadores de ambas

embarcaciones operaban poteras manuales (Morales-Bojórquez et al., 2001).

Para el análisis de las pesquerías de camarón y calamar gigante en Guaymas se

utilizó la información de avisos de arribo de embarcaciones mayores (barcos) y menores

(pangas) de 1999 a 2003. El análisis comparativo se realizó para este período debido a que

no se obtuvo información sobre captura y precio de camarón para otros años. Durante el

período de análisis de estas dos pesquerías se observa una tendencia creciente de la captura

de calamar gigante y una tendencia decreciente de la captura de camarón (figura 17), con

excepción de la captura de barcos, en donde se observa un incremento de 2002 a 2003. Las

pangas registraron el 67 por ciento de las capturas de calamar durante el período de

referencia, en tanto que los barcos registraron el 89 por ciento de la captura de camarón.
46

100,000

27,026
Captura (Toneladas)

7,436 16,949
10,000

3,670 2,621

1,183
1,000

754 270

100
1999 2000 2001 2002 2003

Años
Captura pangas calamar Captura barcos calamar
Captura pangas camarón Captura barcos camarón

Figura 17. Captura anual de calamar gigante y camarón realizada por pangas y
barcos en Guaymas, durante el período 1999-2003.

7.5.1. Comportamiento mensual de las capturas de calamar gigante y camarón en

Guaymas

Las pesquerías de calamar gigante y camarón han jugado un papel importante

dentro de la actividad pesquera en Guaymas. Las actividades de captura de esos dos

recursos han sido complementarias y han representado una fuente de ingresos para los

pescadores locales en los últimos años. El carácter complementario de esas dos pesquerías,

ha sido favorecido por factores biológicos, económicos y regulatorios.

El análisis mensual de las capturas muestra que las dos pesquerías no se sobreponen

durante el ciclo anual pesquero. En el caso de las capturas realizadas por pangas (figura

18), se observa que existe un patrón definido, en el cual se pueden identificar períodos

cortos de capturas que alcanzan su registro máximo en los meses de septiembre y que

corresponden a las capturas de camarón; gráficamente se observa que en los períodos de


47

máxima captura de camarón, no existen registros de captura de calamar gigante, y

viceversa.

6,000 600

Captura camarón (toneladas)


Captura calamar (toneladas)

5,000 500

4,000 400

3,000 300

2,000 200

1,000 100

0 0
Ene May Sep- Ene May Sep- Ene may Sep- Ene May Sep- Ene May Sep-
99 00 01 02 03
Meses
Captura de calamar gigante Captura de camarón

Figura 18. Registro mensual de capturas de calamar gigante y camarón realizadas


por pangas de Guaymas durante el período 1999-2003.

En el caso de los barcos se presenta una situación similar a la que se registra con las

pangas. El análisis mensual realizado para los barcos (figura 19) indica que las capturas de

camarón no se sobreponen a las capturas de calamar gigante. Los meses en los que se

observan los registros más altos de captura de camarón no coinciden con los meses en los

que se registran las capturas más altas de calamar gigante, lo cual puede ser un indicativo

del cambio en el grado de especialización que ha sufrido ese tipo de embarcaciones en los

últimos años. Al igual que en el caso de las pangas, se observa que la captura de calamar

gigante representa para los barcos una pesquería que ha venido a complementar sus

actividades de captura de camarón, incluso presentándose en los últimos meses de la

temporada de camarón como una opción importante para ese tipo de embarcaciones.
48

4,500 1600

4,000 1400

Captura camarón (toneladas)


3,500
Captura calamar (toneladas)

1200
3,000
1000
2,500
800
2,000
600
1,500
400
1,000

500 200

0 0
Ene- May Sep- Ene- May Sep- Ene- may Sep- Ene- May Sep- Ene- May Sep-
1999 99 2000 00 2001 01 2002 02 2003 03
Meses

Captura de calamar gigante Captura de camarón

Figura 19. Registro mensual de capturas de calamar gigante y camarón realizadas


por barcos de Guaymas durante el período 1999-2003.

7.5.2. Valor de las capturas de calamar gigante y camarón en Guaymas

De acuerdo con información del Anuario Estadístico de Pesca (CONAPESCA,

2002), el precio de playa de camarón mostró una tendencia estable, aunque con alguna

variabilidad durante el período de análisis. En 2003 el precio de playa del camarón fue de

56.3 pesos por kg, lo que representó una caída del 3 por ciento con respecto al precio del

año anterior. El precio más alto durante el período se registró en 2001, año en el cual el

camarón alcanzó los 67 pesos por kg. En lo que se refiere al precio de playa del calamar

gigante, se observó que este indicador mostró un comportamiento estable, presentando

fluctuaciones en un rango de 1.40 pesos por kg a 3.70 pesos por kg, precio máximo que se

registró en 1999.

El análisis del comportamiento del valor de las capturas para calamar gigante y

camarón muestra resultados interesantes (gráfica 16). Durante el período analizado la


49

captura de camarón representó la mayor parte del valor generado en la actividad pesquera

de Guaymas. Las capturas obtenidas por los barcos representaron el 93 por ciento del total

del valor generado en esa pesquería. El valor de la captura de camarón registrado por las

pangas ha mostrado una tendencia a la baja. En el período analizado (figura 20), el valor de

captura más alto registrado por las pangas fue en el año de 1999; ese mismo indicador

mostró su nivel más bajo en 2003, año en el cual se presentó una caída de 65 por ciento con

respecto al primer año del período.

Durante el período de referencia, las capturas de calamar gigante en Guaymas

alcanzaron un valor total de 219 millones de pesos. En este caso, son las pangas las que

obtuvieron los niveles más altos del valor de captura, registrando el 65 por ciento del valor

total generado en esa pesquería. En 2002 se presenta un repunte de esa variable, año en el

cual el valor fue superior al registrado por la captura de camarón para ese tipo de

embarcaciones.

El valor de la captura de calamar gigante registrado por barcos presenta también una

tendencia creciente. Se presentó un repunte del valor de las capturas en 2002, asociado a un

mayor volumen de captura registrado en ese período. La variación en el grado de

especialización de captura en una sola especie, ha representado para este tipo de

embarcaciones una participación importante en valor de la captura generado en la pesquería

de calamar gigante, sin embargo, esa situación no es equiparable al valor generado en la

pesquería de camarón.
50

1,000

510
385
(Millones de pesos)

100 63
Valor de captura

44

32
19
22
10

1
1999 2000 2001 2002 2003
Años
Ingreso calamar Pangas Ingreso calamar Barcos
Ingreso camarón Pangas Ingreso camarón Barcos

Figura 20. Valor de la captura de calamar gigante y de camarón registrado por


pangas y barcos en Guaymas, durante el período 1999-2003.
51

8. DISCUSIÓN

El calamar gigante es un recurso importante para la actividad pesquera en Guaymas. El

incremento en la abundancia de calamar gigante en 1996 y 2002 (Nevárez-Martínez et al.,

2006), y la disponibilidad de este recurso frente a las costas de Guaymas durante la mayor

parte del año (Markaida, 2005) favorecieron la entrada de embarcaciones menores a la

captura de este recurso. Otro factor que impulsó la entrada de un mayor número de

embarcaciones, particularmente ribereñas, a esta pesquería, está relacionado con el marco

regulatorio aplicado a partir de 1994; Rivera-Parra (2001) señala que a partir de ese año se

permitió la explotación exclusiva del calamar gigante por parte de las flotas regionales

mexicanas y se estableció de manera regular la pesquería de ese recurso. Charles (1995)

señala que una de las lecciones fundamentales en materia de regulación pesquera, es que

los pescadores responden a las medidas regulatorias establecidas por las autoridades. En la

pesquería de calamar gigante en Guaymas, la respuesta al marco regulatorio se reflejó en el

incremento en las capturas y en el nivel de empleo en la fase extractiva y en la fase

industrial.

Los empleos generados en la captura de calamar gigante representan una condición

favorable para el sector pesquero en su conjunto. Debido a que el calamar gigante es un

recurso aprovechado por la flota ribereña (pangas) y la flota industrial (barcos), el empleo

en esta pesquería se extiende a una buena parte del año, representando para los primeros

una fuente de empleo por un período de cuatro a seis meses, en tanto que para los segundos

de cuatro a cinco meses. La participación de ambas flotas en la captura de calamar gigante

está en función de dos elementos importantes, uno tiene que ver con la disponibilidad y

abundancia del calamar y el otro factor está relacionado con el período de captura de
52

camarón. Durante el período de captura de camarón, la flota ribereña registra un promedio

de 300 pangas en la captura de calamar gigante, a diferencia de las 1,500 pangas que en

promedio participan en la captura de calamar durante los meses de mayor captura de este

recurso.

La captura de calamar gigante presentó repuntes en 1996 y en 2002. El incremento

en la abundancia de calamar gigante después de 1994 (Nevárez-Martínez et al., 2000)

representó un incentivo para los pescadores artesanales de Guaymas, por lo que se

incrementó el esfuerzo pesquero a partir de ese año (Hernández-Herrera et al., 1998).

Después del primer repunte en las capturas de este recurso, la participación porcentual de

las pangas ha sido significativamente mayor (F1,18= 20.5, P < 0.05) en comparación con los

barcos.

La pesquería de calamar gigante se ha caracterizado por períodos con alta

abundancia que han sido seguidos por dramáticas caídas en la disponibilidad y abundancia

(Morales-Bojórquez et al., 2001). Esta característica se reflejó de manera notable en 1998,

año en el que se registró una captura oficial de poco más de 2,200 toneladas, lo que

representó la caída más importante durante el período de análisis. Las variaciones

climáticas y de temperatura del agua asociadas al evento de “El Niño” provocaron cambios

en la estructura de tallas de los organismos, predominando organismos de 24 cm. de

longitud de manto (Rivera-Parra, 2001), cuando en el Golfo de California se han capturado

organismos de 70 a 83 cm. de longitud de manto (Klett-Traulsen, 1996; Markaida, 2001).

Estas variaciones en la estructura poblacional del calamar pudieron ser un factor que

motivó la salida de las embarcaciones de la pesquería. En ese año, la participación de los


53

barcos en la pesquería disminuyó significativamente al pasar de 144 en el año de 1997 a 13

embarcaciones en 1998.

En los años de 2003 y 2004 se presentaron descensos en las capturas con respecto a

los años anteriores. En esos años, además de los factores ambientales que pudieron afectar

las capturas, la disminución de la demanda internacional de calamar derivado de una

saturación del mercado de ese producto, afectó las exportaciones de calamar a los países

asiáticos (Thorpe y Bennett, 2001), lo cual impactó de manera directa los requerimientos de

calamar por parte de las empresas coreanas que procesan de manera industrial ese recurso

pesquero en la región, existiendo así, pocos incentivos para la de captura de calamar

gigante. Esa situación afectó de manera negativa las expectativas de los pescadores,

existiendo pocos incentivos para la captura de este recurso en esos años.

La determinación del precio de playa es una de las principales problemáticas en la

pesquería de calamar gigante. Durante el período de análisis, el precio real disminuyó 43

por ciento; el precio promedio real registrado por la pesquería alcanzó apenas los 0.66

pesos por kg. Bajo esa estructura de precios, el pescador, como agente económico

maximizador de beneficios (Salas et al., 2005), busca incrementar sus capturas para

“compensar” los bajos precios recibidos.

La información sobre precios obtenida de avisos de arribo y de las encuestas

muestra una consistencia en el comportamiento de esta variable. La información de avisos

de arribo muestra que el precio promedio para pangas y barcos fue de 1.80 pesos; los

resultados de la encuesta aplicada a pescadores ribereños indican que el precio promedio

fue de 1.70 pesos. El análisis de esta variable refleja que el desarrollo de esta pesquería ha

estado limitado por los bajos niveles que han alcanzado los precios de playa de este
54

producto. Los resultados de la encuesta muestran que los pescadores ribereños identifican

el comportamiento de los precios como una de las principales problemáticas en la pesquería

de calamar gigante en Guaymas.

El comportamiento del precio ha estado presionado por factores que han mantenido

estable el precio de manera “artificial”, a través de mecanismos definidos por el comprador

del producto. Esos mecanismos pudieran estar relacionados con la necesidad de minimizar

costos por parte de las empresas procesadoras, por la vía de la reducción o mantenimiento

en el mediano y largo plazos, del precio de la materia prima, en este caso el calamar

gigante.

La presencia de empresas de coinversión orientadas al procesamiento del calamar

gigante se da bajo una estructura de mercado poco favorable para el desarrollo de esta

pesquería. Ello ha conformado una estructura de mercado en la cual los empresarios

coreanos mantienen una marcada influencia sobre el dinamismo de la pesquería, pues

influyen de manera directa en los precios del recurso a través de prácticas de mercado

oligopsónicas4. Salinas Zavala et al. (2003) argumentan que ante la posibilidad real de que

se mantenga la dominancia de la industria México-Asiática en el caso de la industria

calamarera del Noroeste de México, es posible que el comportamiento de la cadena

productiva siga dependiendo de los efectos del mercado asiático. Si bien la presencia de las

empresas coreanas en la región ha generado empleos, las empresas que participan dentro de

esa industria se han limitado a transferir recursos al mercado exterior, vía la exportación de

calamar gigante como materia prima.

4
Situación en la que existe un grupo reducido de compradores, los cuales tiene poder de mercado para influir en la
determinación del precio del producto.
55

El manejo eficiente del producto capturado es un factor que podría favorecer el

incremento en el precio del calamar gigante. El precio de playa que se paga a los barcos es

ligeramente superior debido a que los pescadores de ese tipo de embarcaciones realizan un

manejo más eficiente del producto a bordo, lo que repercute en la calidad del mismo y por

tanto en el precio. La calidad tiene que ver principalmente con el sistema de preservación

del producto durante la jornada de pesca; los barcos cuentan con bodegas que les permite

conservar mejor el producto, a diferencia de las pangas, las cuales en su mayoría no

cuentan implementos para la conservación del producto por largos períodos.

El repunte de las capturas en los últimos diez años ha definido la fase de

crecimiento de la pesquería de calamar gigante en Guaymas. Durante esa fase se han

incorporado un importante número de pescadores, afiliados a alguna cooperativa o “libres”,

que han encontrado en esta pesquería una importante fuente de empleo e ingreso. De

acuerdo con los resultados obtenidos, el 24 por ciento de los pescadores tiene entre uno y

cinco años pescando calamar; esta incorporación reciente de pescadores puede estar

asociada, por un lado, a una caída en los niveles de actividad de la pesquería de camarón, y

por otro, a la existencia de un mercado para el calamar gigante. Es importante señalar que

además de la captura de calamar y de camarón, los pescadores dirigen su esfuerzo a la

captura de sierra, manta, cazón, jaiba y, en los últimos años, a la captura de “aguamala”.

La pesquería de calamar gigante es considerada por la mayoría de los pescadores

como una actividad que genera beneficios económicos. El 40 por ciento de los pescadores

encuestados considera que la pesca de calamar gigante es una actividad rentable. La noción

de rentabilidad en la captura de calamar por parte de los pescadores es un factor que está
56

relacionado con la disponibilidad del recurso5 y con el incremento de los ingresos brutos. El

indicador de rentabilidad en esta pesquería presenta niveles aceptables. Los resultados

muestran que, bajo la estructura de ingresos y costos actuales, esta pesquería puede

alcanzar niveles de rentabilidad cercanos al 50 por ciento, representando para el pescador

un ingreso semanal neto de 500 pesos.

El punto de equilibrio representa un parámetro importante para las estrategias de

manejo en esta pesquería. Los resultados indican que el punto de equilibrio en producción,

es decir, la cantidad de producto necesaria para igualar los costos y los ingresos, es de 40.8

ton por temporada; esto representa un punto de equilibrio en ventas de aproximadamente

40,800 pesos. Estos parámetros están en función del nivel de capturas, los costos,

principalmente los costos variables que representan más del 60 por ciento de los costos

totales y que reflejan el tiempo dedicado a la pesca (viajes de pesca, horas de pesca), y

también del precio, a partir de los cuales se puede estimar el ingreso pesquero.

En la actividad pesquera, el punto de equilibrio tiene una relación directa con el

marco regulatorio y con el régimen de propiedad. En ausencia de regulación, el aumento

del esfuerzo ocasiona un incremento en los ingresos hasta alcanzar el nivel de equilibrio

económico, que corresponde a un nivel de esfuerzo donde los costos totales igualan a los

ingresos totales; el equilibrio económico indica que no existe incentivo para entrar o salir

de la pesquería (Seijo, 1997). En una situación de libre acceso, en la cual los derechos de

propiedad son indefinidos y la intervención del gobierno es limitada, mientras la curva de

5
En un estudio realizado en 2003, se determinó que el 54 por ciento de los pescadores consideraban la pesca de calamar
como una actividad rentable (Palafox, 2003). En ese año se registraron capturas cercanas a las 40 mil toneladas de
calamar, siendo las embarcaciones menores las que obtuvieron dos terceras partes de esa captura. En 2006 las capturas de
calamar registraron una disminución con respecto a temporadas anteriores, lo cual se vio reflejado en un menor número de
pescadores que consideraron rentable la captura de calamar en este año.
57

ingresos esté por encima de la curva de costos la pesca reportará beneficios positivos y

existirá un incentivo para que entren nuevos competidores (Martínez Alier et al. 2000),

La distribución del ingreso en la pesca ribereña de calamar gigante muestra niveles

equitativos. El Coeficiente de Gini de 0.298 refleja una distribución equitativa del ingreso;

este indicador es una medida relativa del bienestar de una población, en este caso de la

población pesquera dedicada a la captura de calamar gigante. Se decidió el uso de este

coeficiente porque ya demostró su aplicabilidad en el análisis de pesquerías ribereñas del

Golfo de California. El Coeficiente de Gini se ha elaborado para determinar la distribución

del ingreso en otras pesquerías; Vázquez (2002) determinó un Coeficiente de Gini de 0.324

para la pesca ribereña de San Felipe, Baja California, en tanto que De la Cruz (2002)

determinó un Coeficiente de Gini de 0.306 para la pesca ribereña de la misma comunidad.

La existencia de factores de producción relativamente homogéneos es uno de los

factores que puede estar influyendo en la distribución del ingreso en la pesca de calamar

gigante. Debido a que las condiciones no son favorables para el desarrollo de la pesquería,

resultado de la existencia de una estructura con fallas de mercado, en la cual la industria

calamarera de la región está dominada por un reducido grupo de empresas que se ha

reflejado en el precio de playa del producto, la posibilidad de los pescadores de acceder a

factores de producción con características homogéneas, les permite “competir” por el

recurso en condiciones similares. Sin embargo, las características de los factores de

producción o la propiedad de los mismos, no parece ser el único factor determinante en los

ingresos recibidos por los pescadores. El análisis del ingreso por grupo de pescadores

(cooperativistas y libres), muestra que los pescadores organizados obtienen mayores

ingresos. El 65 por ciento de los pescadores que señaló pertenecer a cooperativa, recibe un
58

ingreso bruto de 1,500 a 2,000 pesos semanales; el 30.7 por ciento recibe ingresos menores

a los 1,500 pesos semanales.

Uno de los elementos que pueden explicar la mayor participación de los pescadores

de cooperativas en los ingresos, son los niveles de captura que obtienen. En la composición

de las capturas por grupo de pescador, existe similitud en el porcentaje de pescadores de los

dos grupos analizados que registran capturas entre las 30 a 100 toneladas de calamar

gigante en la temporada, 77 por ciento de los pescadores de cooperativas y 76 por ciento de

los pescadores libres registrando ese nivel de capturas. La diferencia reside en que el 24.2

por ciento de los pescadores libres captura menos de 30 toneladas en la temporada, en tanto

que el valor para ese nivel de captura para los cooperativistas es de 11.5 por ciento. Destaca

el hecho de que uno de cada diez pescadores cooperativistas registra capturas superiores a

las 100 toneladas por temporada, mientras que ninguno de los pescadores libres registró ese

nivel de captura.

La pesquería de calamar gigante en Guaymas se ha caracterizado por la interacción

que ha presentado con la pesquería de camarón. Las expectativas de ingreso de los

pescadores se han basado en la captura de estos dos recursos durante el ciclo anual

pesquero. Salas et al. (2004) señala que las decisiones de corto plazo de los pescadores en

relación a las especies que van a capturar están relacionadas con los incentivos económicos

y los beneficios que los pescadores esperan obtener. La combinación en la captura de

camarón y calamar gigante ha representado para los pescadores una forma de

complementar sus ingresos; en ese sentido, representa además, una estrategia para obtener

mayores beneficios en el uso de los recursos pesqueros (Salas y Pitcher, 2002).


59

Las pesquerías de calamar gigante y camarón han mantenido los niveles de

actividad en el sector pesquero de Guaymas en los últimos años. La pesca de calamar

gigante ha tenido repuntes importantes en las últimas temporadas, en tanto que la pesca de

camarón es una de las más importantes en términos del valor de captura que genera;

Guaymas es uno de los puertos pesqueros que registra las mayores capturas de calamar

gigante y camarón en el noroeste de México. Esas pesquerías son dos de las actividades en

las que participan tanto pangas como barcos, situación que se ha presentado de manera

constante particularmente en los últimos cinco años.

La pesquería de calamar gigante se ha desarrollado en la coyuntura de eventos que

han impactado la pesquería de camarón. Uno de los acontecimientos que marcaron el

antecedente de la participación de los barcos camaroneros en la pesquería de calamar

gigante, estuvo relacionado con la política pesquera aplicada por el gobierno mexicano en

la década de los ochenta. Ehrhardt (1982) señala que en el año de 1980, la empresa

paraestatal Productos Pesqueros Mexicanos, introdujo una nueva política para la compra de

calamar gigante, que consistía en adquirir todo el recurso capturado por la flota, en el caso

que no existiera otro comprador. Esa política de compra atrajo gran número de camaroneros

a la pesquería.

La relación entre la pesquería de calamar gigante y camarón se ha mantenido en los

últimos años. Rivera-Parra (2001) señala que en junio de 1999, los registros más altos de

esfuerzo en la captura de calamar gigante se presentaron principalmente en los meses

inmediatamente posteriores al inicio de la temporada de pesca de camarón para las pangas,

ya que éstas trabajan pocos días en la captura de ese recurso, por lo cual la captura de
60

calamar resulta una atractiva actividad de pesca alternativa para ese tipo de embarcaciones.

El marcado dinamismo que ha mostrado la pesca de calamar gigante en Guaymas en los

últimos años, ha motivado que se le considere como una actividad alternativa a la pesca de

camarón (Morales-Azpeitia, 2003).

El repunte de las capturas de calamar gigante registradas en Guaymas a mediados de

los noventa, motivó la entrada de un numeroso grupo de embarcaciones que dejaron de

especializarse en la captura de camarón. De acuerdo con información de CONAPESCA

(2002), el 46 por ciento de barcos camaroneros en Guaymas tenía permiso para capturar

camarón y calamar gigante. El escenario adverso que ha enfrentado la pesquería de

camarón, y que ha motivado la participación de camaroneros en la pesquería de calamar

gigante, está relacionado principalmente con dos aspectos. Por un lado, la caída de los

precios internacionales del camarón, han tenido un efecto directo en el valor de las capturas

registradas para ese recurso; por otro lado, la caída de las capturas de camarón, explicadas

por un proceso de sobrecapitalización asociado al incremento del esfuerzo pesquero, que ha

hecho que los rendimientos de los barcos hayan disminuido a un grado tal que resulta poco

rentable esa actividad para la mayor parte de la flota.

La pesquería de calamar gigante se ha presentado como una alternativa para los

pescadores, particularmente los llamados ribereños o pangueros, que han encontrado en esa

pesquería una fuente de ingresos. La importancia de esa actividad para los pescadores

ribereños se ha manifestado en un incremento en las capturas de calamar gigante, por

encima inclusive, de las capturas de camarón y de calamar gigante registradas por los

barcos. A pesar de ello, las capturas registradas en la pesquería de calamar gigante no


61

reportan los ingresos generados por la captura de camarón. Por ello, éste último recurso

sigue representando la fuente de ingresos más importante para los pescadores ribereños de

Guaymas.
62

9. CONCLUSIONES

El calamar gigante es un recurso importante para la actividad pesquera en

Guaymas. Esta pesquería generó empleos en la etapa de captura, lo que permitió que se

registraran ingresos superiores a los 360 millones de pesos durante el período 1995-2004.

El sector ribereño ha tenido una mayor participación incorporando a un número creciente

de embarcaciones a la captura de este recurso. La pesquería de calamar gigante ha

representado una actividad complementaria a la pesquería de camarón, lo que ha favorecido

la recomposición productiva del sector pesquero de Guaymas.

La variabilidad en la abundancia del calamar gigante ha sido un factor de

inestabilidad en la pesquería. La evolución de las capturas de este recurso se ha

caracterizado por repuntes y caídas que se han reflejado de manera directa en los niveles de

empleo e ingreso. Este comportamiento ha limitado los beneficios económicos de los que

participan de manera directa o indirecta en esta pesquería. Una alternativa para esta

situación es la creación de infraestructura para la conservación del producto capturado.

La evolución del precio de playa del calamar gigante ha sido desfavorable para el

desarrollo de esta pesquería. La determinación del precio de playa es una de las principales

problemáticas en esta actividad pesquera. Un factor que ha originado este comportamiento

en el nivel de los precios, es la existencia de fallas de mercado que se reflejan en el

establecimiento de prácticas oligopsónicas, principalmente en la industria calamarera. La

existencia de agentes económicos con fuerte poder de mercado y la dependencia en el

mercado externo, son factores que crean condiciones de incertidumbre en esta pesquería y

limita la capacidad de los pescadores para negociar precios que impacten de manera directa

sus niveles de ingreso. Una opción para incrementar el nivel del precio de playa de este
63

producto, es fortalecer la cadena productiva a través del mejoramiento de los canales de

comercialización, en los cuales se impulse la participación de los productores y diseñen

estrategias para promover la comercialización de productos con valor agregado.

La distribución del ingreso entre los pescadores ribereños de calamar gigante en

Guaymas es relativamente equitativa. Se estimó un coeficiente de Gini de 0.298. El análisis

del ingreso por grupo de pescadores mostró que los pescadores organizados (cooperativas)

están en posibilidades de obtener mayores ingresos. En la distribución del ingreso de los

pescadores ribereños de calamar gigante intervienen de manera directa factores diferentes a

los de mercado. La existencia de factores de producción homogéneos en la pesca ribereña

de calamar gigante es un elemento que influye en la distribución equitativa del ingreso.

El comportamiento favorable de los niveles de rentabilidad por unidad de pesca ha

estado condicionado a un incremento sostenido en las capturas. Debido a que el precio de

playa se ha mantenido estable en los últimos años, el punto de equilibrio de 525 kg por

viaje de pesca tenderá a incrementarse para cubrir los costos totales. Este nivel de captura

representa para el pescador un ingreso neto de 110 pesos por viaje de pesca, por lo que el

pescador buscará incrementar sus ingresos superando este punto de equilibrio. Los

parámetros económicos obtenidos ofrecen puntos de referencia complementarios a las

medidas de regulación existentes basadas en criterios biológicos, lo que favorece el diseño

de estrategias de manejo para esta pesquería.

Se recomienda que en futuras investigaciones sobre la pesquería de calamar gigante

se incorporen elementos que permitan extender el análisis a nivel regional y de mercado. El

conocimiento a escala regional de los aspectos económicos, sociales y biológicos en esta

pesquería, permitirá analizar la problemática y establecer puntos de comparación entre las


64

diferentes comunidades que dependen económicamente de esta pesquería. La incorporación

del análisis de mercado permitirá identificar y cuantificar el impacto de este recurso

pesquero en el mercado nacional e internacional. De igual forma, se recomienda que en

futuros trabajos se extienda el análisis de la etapa industrial de esta pesquería para ampliar

el conocimiento de la cadena productiva de calamar gigante.


65

10. BIBLIOGRAFÍA

Bazzino, Gastón. y R.A. Quiñones. (1999). Características biológicas y ecológicas del


calamar Illex argentinus relevantes para el ordenamiento de su pesquería en el Atlántico
Sudoccidental. Gayana 63(2): 87-100.

Brito-Castillo, Luis., Edgar Alcántara-Razo, Rufino Morales-Azpeitia y César Augusto


Salinas-Zavala (2000), “Temperaturas del Golfo de California durante mayo y junio de
1996 y su relación con las capturas de calamar gigante (Dosidicus gigas D’Orbigny,
1835)”, Ciencias Marinas, vol. 26, no. 3, pp. 413-440.

Charles, Anthony T. (1995) Fishery science: the study of the fishery system. Aquat Living
Resour. 8, pp. 233-239.

Cochran, G. W. (1989). Sampling Techniques, New York, Willey and Sons, Inc., 413 pp.

CONAPESCA (2002). Anuario Estadístico de Pesca. Documento en línea en:


http://www.sagarpa.gob.mx/Anuarios. Consultada el 7 de marzo de 2005.

De la Cruz González, F.J. (2002). Políticas de manejo y aspectos socioeconómicos en la


reserva de la biosfera Alto Golfo de California y Delta del Río Colorado: El Caso de la
pesca ribereña de San Felipe, B.C. Tesis de Maestría. El Colegio de la Frontera Norte. 121
p.

Ehrhardt, Nelson M., Pierre S. Jacquemin, Germán González-Dávila, Pedro A. Ulloa-


Ramírez, Francisco García-Badillo, Juan G. Ortíz-Cobos y Agustín Solís-Nava (1982a),
“Descripción de la pesquería de calamar gigante Dosidicus gigas durante 1980 en el Golfo
de California. Flota y poder de pesca.”, Instituto Nacional de la Pesca, Ciencia Pesquera,
no 3, pp. 41-60.

Ehrhardt, Nelson M., Pierre S. Jacquemin, Agustín Solís-Nava, Francisco García-Badillo,


Germán González-Dávila, Juan G. Ortíz-Cobos, Pedro A. Ulloa-Ramírez (1982b),
“Crecimiento del Calamar gigante (Dosidicus gigas) en el Golfo de California, México,
durante 1980”, Instituto Nacional de la Pesca, Ciencia Pesquera, no. 3, pp. 33-39.

Ehrhardt, N. M., A. Solís N, P. S. Jacquemin, J. G. Ortiz C., P. Ulloa R., G. González D. y


F. García B. (1986) “Análisis de la biología y condiciones del stock del calamar gigante
Dosidicus gigas en el Golfo de California, México, durante 1980”. Ciencia Pesquera, 5: 63-
76.

Instituto Nacional de la Pesca, INP (2006). Sustentabilidad y pesca responsable en México.


Evaluación y manejo. SAGARPA. México. 544 p.
66

Klett-Traulsen, Alexander (1996), “Pesquería del calamar gigante Dosidicus gigas”, en


Casas- Valdez M. y Germán Ponce-Díaz (eds.), Estudio del potencial pesquero y acuícola
de Baja California Sur, vol. I, La Paz, B.C.S., SEMARNAP-Gobierno del estado de Baja
California Sur, Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación,
Instituto Nacional de la Pesca, Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste, S.C.,
Centro Interdisciplinario de Ciencias Marinas, Centro de Estudios Tecnológicos del Mar.

Markaida, Don Unai (2001), Biología del calamar gigante Dosidicus gigas Orbigny, 1835
(Cephalopoda: Ommastrephidae) en el Golfo de California, México. Tesis para cubrir
parcialmente los requisitos necesarios para obtener el grado de Doctor en Ciencias,
CICESE, Ensenada, Baja California, México, 387 pp.

Markaida, Unai, Sosa-Nishizaki, Oscar (2003). “Food and feeding habits of jumbo squid
Dosidicus gigas (Cephalopoda: Ommastrephidae) from the Gulf of California, Mexico. J.
Mar. Biol. Assoc. U.K. 83, 507–522.

Markaida, Unai., Joshua J.C. Rosental y William F. Gilly (2005), “Tagging studies on the
jumbo squid (Dosidicus gigas) in the Gulf of California, Mexico”, Fishery Bulletin no. 103,
pp. 219-226.

Markaida. Unai (2006), “Population structure and reproductive biology of jumbo squid
Dosidicus gigas from the Gulf of California after the 1997–1998 El Niño event”. Fisheries
Research 79, pp. 28-37.

Martínez Alier, J., Jordi Roca Jusmet (2000), Economía ecológica y política ambiental.
FCE-PNUMA, México, D.F. 493 p.

Morales-Azpeitia, R. (2003). Evaluación e impactos socioeconómicos de la pesquería de


calamar gigante (Dosidicus gigas) en Guaymas, Sonora. Período 1995 – 1998. Tesis de
Maestría. Instituto Tecnológico del Mar No. 3. Guaymas, Sonora. 65 p.

Morales-Bojorquez, E., M.A. Cisneros Mata, M.O. Nevárez-Martínez, Hernández-Herrera,


Agustín (2001). “Review of stock assessment and fishery biology of Dosidicus gigas in the
Gulf of California, México”. Fisheries Research 54, pp. 83-94.

Morales-Bojorquez, E., López-Martínez J. (1999). “The Brown shrimp fishery in the Gulf
of California, Mexico. Calif. Coop. Oceanic Fish. Invest. Rep. 40, 28.

Nevárez-Martínez, Manuel. O., Agustín Hernández-Herrera, Enrique Morales-Bojórquez,


Alejandro Balmori-Ramírez, Miguel A. Cisneros-Mata y Rufino Morales-Azpeitia (2000),
“Biomass and distribution of the jumbo squid (Dosidicus gigas; d'Orbigny, 1835) in the
gulf of California, Mexico.”, Fisheries Research 49, pp. 129-140.
67

Nevárez-Martínez, Manuel., C. Cervantes y F. Méndez (2002). La pesquería del calamar


gigante, Dosidicus gigas, en el Golfo de California. INP, CRIP-Guaymas, México. 3 p.

Nevárez-Martínez, Manuel. O., F.J. Méndez Tenorio, C. Cervantes Valle, J. López


Martínez, M. Anguiano Carrasco (2006). “Growth, mortality, recruitment, and yield of the
jumbo squid (Dosidicus gigas) off Guaymas, Mexico”, Fisheries Research 79, pp. 38-47.

Nigmatullin, Ch.M., Nesis, K.N., Arkhipkin, A.I. (2001). “A review of the biology of the
jumbo squid Dosidicus gigas (Cephalopoda: Ommastrephidae)”, Fisheries Research 54 (1),
9–19.

Palafox Gil, 2003. Análisis socioeconómico de la pesca y la acuacultura en Sonora 1990-


2003. Universidad de Sonora.

Ramos-Montiel Araceli (2001), Análisis de la pesquería de calamar gigante (Dosidicus


gigas d’Orbgny, 1835) de Guaymas, Sonora en el Golfo de California. Tesis para obtener el
título de Ingeniero en Acuicultura. Instituto Tecnológico del Mar-Unidad Guaymas, Son.

Rivera-Parra, Iván (2001), La pesquería del calamar gigante Dosidicus gigas (d´Orbigny,
1835) en el Golfo de California, Tesis doctoral, Universidad de Colima, México, pp. 99.

Roper, C.F.E., M.J. Sweeney y C.E. Nauen (1984). FAO Species Catalogue. Vol. 3.
Cephalopods of the world. An annotated and illustrated catalogue of species of interest to
fisheries. FAO Fisheries Synopsis. Vol. 3 (125), 277p.

Salas, Silvia y Tony Pitcher (2002). Fishing strategies of small-scale lobster fishermen in
Yucatan, Mexico. Ciencias del Mar, UAS. 16, pp. 30-38.

Salas, Silvia, Usif Rashid Sumaila y Tony Pitcher (2004). Short-term decisions of small-
scale fishers selecting alternative target species: a choice model. Can. J. Fish. Aquat. Sci.
61, pp. 374-383.

Salinas-Zavala, César Augusto (coord.) (2003), Alternativas para fortalecer la cadena


productiva de la pesquería de calamar gigante, Centro de Investigaciones Biológicas del
Noroeste, S.C., La Paz, B.C.S., México, pp. 113.

Seijo, J.C., Defeo, O., Salas, S. (1997) Bioeconomía pesquera. Teoría, modelación y
manejo. FAO Documento Técnico de Pesca. No. 368 Roma, FAO. 176 p.

Sen, Amartya. (2001). La desigualdad económica. FCE, México. 292 p.

Thorpe, A. y E. Bennett (2001). “Globalisation and the Sustainability of World Fisheries: A


View from Latin America”, Marine Resource Economics 16, pp. 143-164.
68

Vázquez León, Carlos. I. (2002). Upper Gulf of California and Colorado River Delta
Biosphere Reserve as a management policy: a socioeconomic evaluation. IMPERIAL
COLLEGE OF SCIENCE, TECHNOLOGY AND MEDICINE. Transfer Report.

Yao, S. (1999). On the decomposition of Gini coefficients by population class and income
source: a spreadsheet approach and application. Applied Economics 31, 1249-1264.
69

11. ANEXOS

Anexo I. Cuestionario bio-socioeconómico para la pesquería de calamar gigante.

Anexo II. Cuestionario para el personal que labora en planta industrial.

Anexo III.1 Formato de aviso de arribo de embarcaciones mayores (barcos).

Anexo III.2 Formato de aviso de arribo de embarcaciones menores (pangas).

Anexo IV. De la Cruz González, F. J., Aragón Noriega, E.A., Urciaga García, J. I., Salinas

Zavala, C. A., Cisneros Mata, M. A., Beltrán Morales, L. F. (2006). Análisis socioeconómico de

las pesquerías de camarón y calamar gigante en el noroeste de México. Interciencia, Vol. 32, No. 3

pp. 144-150.
70

ANEXO I. CUESTIONARIO BIO-SOCIOECONÓMICO PARA LA PESQUERÍA DE


CALAMAR GIGANTE

I. ASPECTOS SOCIOECONOMICOS

1. LUGAR DE NACIMIENTO _____________________________________


2. EDAD ________ Años
3. ¿CUANTO TIEMPO TIENE DE RESIDENCIA EN ESTA COMUNIDAD? ______ Años
4. ¿TIENE HIJOS?
a) Si b) No

5. ¿CUÁNTOS HIJOS TIENE? ________________

6. ¿PREFERIRIA QUE SUS HIJOS SE DEDICARAN A LA PESCA?


a) SI b) NO

7. ¿CUANTOS DEPENDIENTES ECONÓMICOS TIENE? ___________

8. ¿CUENTA CON SERVICIO MEDICO?


a) SI b) NO (pase a la 11)

9. ¿CON CUAL SERVICIO MÉDICO CUENTA?


a) IMSS b) ISSSTE c) ISSSTESON d) SEMESON e) PRIVADO
f) otro _________________

10. ¿QUIEN LO PAGA? ______________________________________________

11. ¿CUAL ES SU GRAD MAXIMO DE ESCOLARIDAD? __________________________

12. ¿CUÁNTOS AÑOS TIENE COMO PESCADOR? ___________ Años

13. ¿CUÁNTO TIEMPO TIENE PESCANDO CALAMAR GIGANTE? __________ Años

14. ¿A QUE TIPO DE ORGANIZACIÓN PERTENECE?


a) Cooperativa
b) Permisionario
c) Libre
d) Unión
e) Ninguna
f) Otra ¿Cuál? _____________________________________________

15. ¿CUÁNTO TIEMPO TIENE EN ESA ORGANIZACIÓN? _________ Años

16. ¿CUÁNTAS EMBARCACIONES TIENE ESA ORGANIZACIÓN?


___________________________________

17. ¿CUÁNTOS PESCADORES HAY EN ESA ORGANIZACIÓN?


____________________________________

18. ¿DESARROLLA ALGUNA ACTIVIDAD U OFICIO DIFERENTE A LA PESCA?


a) SI CUAL ________________________________ b) NO (Continúe en preg. 21)
71

19. ¿CON QUÉ FRECUENCIA HACE ESA ACTIVIDAD? (horas a la semana, además de la pesca)
_____________________________________________________________________________

20. ¿CUÁNTO GANA EN ESA ACTIVIDAD? $______________________

II. ACTIVIDADES PESQUERAS


21. ADEMAS DE CALAMAR, ¿QUÉ OTRAS ESPECIES CAPTURA? (Puede seleccionar más de una
opción)
a) Camarón b) Sierra c) Jaiba d) Manta e) Aguamala f) Cazón
g) Otro __________________________

22. CUÁLES SON LOS MESES DE CAPTURA CALAMAR GIGANTE


Inicia en ____________________________ y termina en ____________________________

23. ¿CON QUÉ FRECUENCIA PESCA CALAMAR?


Frecuencia
Meses al año
Días a la semana
Horas al día

24. A QUÉ PROFUNDIDAD Y A QUE DISTANCIA DE LA COSTA CAPTURA EL CALAMAR


GIGANTE
Metros Brazas
Profundidad
Distancia de la costa

25. CARACTERÍSTICAS DE LAS ARTES DE PESCA QUE UTILIZA PARA PESCA DE CALAMAR
GIGANTE
Tamaño
Cantidad de poteras Número de Caída-altura
de la
por viaje poteras por piola de la piola
potera

26. ¿A QUIEN PERTENECE EL EQUIPO DE PESCA?

EQUIPO Propio Cooperativa Permisionario Rentada Prestada


Panga
Motor

27. CAPACIDAD DEL EQUIPO


Motor (HP): a) -55 b) 55 c) 60 d) 65 e) 70 f) 75 g) Otro
_______HP
Panga (Kg.): a) -600 b) 600 c) 700 d) 800 e) 900 f) 1000 h)
Otro_________Kg.
28. ANTIGÜEDAD DEL EQUIPO
a) Panga_______ Años b) Motor______ Años
72

29. QUE IMPLEMENTOS UTILIZA EN LA PESCA DE CALAMAR (Puede seleccionar más de una
opción)
a) Traje de hule b) Botas de hule c) Guantes d) Otro ________________

30. QUIEN COMPRA LOS IMPLEMENTOS DE PESCA


a) El pescador b) La cooperativa c) El permisionario d) Otro _____________

31. ¿CAMBIA FRECUENTEMENTE DE TRIPULACION O DE GRUPO DE COMPAÑEROS PARA


PESCAR?
a) Si b) No

III. INGRESO PESQUERO

32. ¿A QUIEN VENDE EL PRODUCTO CAPTURADO? (Puede seleccionar más de una opción)
a) Cooperativa
b) Permisionario
c) Directamente a la Planta
d) En su propio puesto en el mercado local
e) A un mayorista (intermediario, comprador al por mayor)
f) A los hoteles y restaurantes locales
g) Otro______________________

33. CÓMO ENTREGA EL PRODUCTO CAPTURADO (Puede seleccionar más de una opción)

Presentación Precio ($ / Kg)


Entero (con vísceras, cabeza y aleta)
Desviscerado
Manto / tubo
Aleta
Tentáculo /cabeza /bailarina

34. CAPTURA Y PRECIO DE CALAMAR GIGANTE DURANTE LA TEMPORADA

Captura (toneladas) Precio de playa


por kg

35. QUIEN DETERMINA EL PRECIO DEL CALAMAR GIGANTE


a) El pescador b) Oferta y demanda c) comprador de fuera d) Con base en costos
e) la planta f) la cooperativa g) no sabe h) Otro ______________________

36. EN SU OPINIÓN, ¿CÓMO SE PODRÍA MEJORAR EL PRECIO DEL CALAMAR?


_________________________________________________________________________________

37. CONSIDERA QUE LA PESCA DE CALAMAR ES IMPORTANTE POR EL EMPLEO Y EL


INGRESO QUE GENERA
73

a) SI b) NO

38. ¿QUÉ PESQUERÍA CONSIDERA MÁS RENTABLE? (Numerar en orden de importancia)

Orden de importancia (el


Pesquería 1 la más rentable, y así
sucesivamente)
Calamar gigante
Camarón
Sierra
Aguamala
Manta
Otro

39. ¿CUAL ES LA FORMA EN QUE LE PAGAN LA CAPTURA DE CALAMAR?

Forma de pago Indicar forma de pago


% de la venta del producto
Porcentaje de la captura (Kg/viaje)
Salario Fijo
Otro (indicar)

40. ¿CUÁL ES SU INGRESO SEMANAL PROMEDIO POR LA CAPTURA DE CALAMAR? $


________________

41. ¿SON DEDUCIDOS LOS COSTOS ANTES DE REPARTIR EL VALOR DE LA CAPTURA?


a) SI b) NO

42. ¿COSTOS DE OPERACIÓN POR VIAJE DE PESCA?


Promedio
por viaje
Gasolina (litros)
Aceite (litros)
Alimento (lonche) ($)
hielo ($)
Mantenimiento y reparación de la panga ($)
Mantenimiento y reparación del motor ($)
Otros (anotar)
74

IV. VIAJES DE PESCA

43. TOTAL DE VIAJES O SALIDAS PARA LA PESCA DE CALAMAR GIGANTE

Num. de viajes promedio en la temporada

Núm. de viajes promedio por semana


Tripulación promedio por viaje
Duración promedio del viaje de pesca (horas)

Tiempo efectivo (real) para la captura de calamar

44. ¿USTED PERSIGUE LA PESQUERIA DURANTE LA TEMPORADA?


a) SI b) NO

45. ¿CUANDO SE OBTIENEN MAYORES CAPTURAS DE CALAMAR GIGANTE?


a) De día b) De noche c) El horario no influye d) Es variable

46. SEÑALE EN EL MAPA LAS AREAS DE PESCA EN DONDE HA CAPTURADO CALAMAR


GIGANTE EN LA TEMPORADA (VER MAPA ANEXO)
111°32'0"

111°28'15"

111°24'30"

111°20'45"

111°17'0"

111°13'15"

111°9'30"

111°5'45"

111°2'0"

110°58'15"

110°54'30"

110°50'45"

110°47'0"

110°43'15"

110°39'30"

110°35'45"

110°32'0"

110°28'15"

110°24'30"

110°20'45"

110°17'0"

110°13'15"

110°9'30"

110°5'45"
Estero
Tastiota
28°20'30" 28°20'30"

El Choyudo

El Colorado 28°16'45"
28°16'45"

Cerro Prieto

28°13'0"
NORTE 28°13'0"

Sonora
Peña Blanca

28°9'15" 28°9'15"

Ensenada Chica

28°5'30" 28°5'30"

28°1'45" 28°1'45"

27°58'0" La Manga 27°58'0"


Isla San
Pedro Nolasco Guaymas Empalme
El Cochorit
27°54'15" 27°54'15"
Las Guásimas

27°50'30" 27°50'30"

Estero 27°46'45"
27°46'45" La Tortuga

Estero
Las Cruces
27°43'0" 27°43'0"

Estero
Los Algodones
27°39'15" 27°39'15"

Estero
Siuti 27°35'30"
27°35'30"

27°31'45" Estero 27°31'45"


La Luna

27°28'0" 27°28'0"

Golfo de
27°24'15"
California 27°24'15"

Bahía Lobos
27°20'30" 27°20'30"

Escala Gráfica
0 5 10 20 40 km
27°16'45" 27°16'45"
Latitud Norte

27°13'0" 27°13'0"
111°32'0"

111°28'15"

111°24'30"

111°20'45"

111°17'0"

111°13'15"

111°9'30"

111°5'45"

111°2'0"

110°58'15"

110°54'30"

110°50'45"

110°47'0"

110°43'15"

110°39'30"

110°35'45"

110°32'0"

110°28'15"

110°24'30"

110°20'45"

110°17'0"

110°13'15"

110°9'30"

110°5'45"

Longitud Oeste
75

V. REGULACIÓN DE LA PESQUERIA

47. ¿CONSIDERA QUE LA REGULACIÓN PESQUERA ACTUAL FAVORECE EL DESARROLLO DE


LA PESCA EN ESTA REGIÓN?
a) Si b) No c) No conoce la regulación pesquera

48. ¿CONSIDERA QUE EN LA PESQUERIA DE CALAMAR SE DEBE APLICAR ALGUN TIPO DE


REGULACIÓN?

a) Si b) No c) No sabe

49. EN SU OPINIÓN, ¿CUÁL ES LA PRINCIPAL PROBLEMÁTICA EN LA PESQUERÍA DE


CALAMAR GIGANTE?
a) El Mercado b) La movilidad del calamar c) El precio d) La comercialización
e) Los compradores f) Factores climáticos g) Desorden en la pesca
h) Otro _________________________________

50. ¿CÓMO SE PODRÍA MEJORAR LA PESQUERÍA DE CALAMAR GIGANTE? (Puede seleccionar


más de una opción)

a) Estableciendo Veda b) conociendo mejor el recurso c) mejorando la comercialización


d) mejorando el precio e) poniendo orden en la pesquería f) apoyo a los pescadores
g) otro ________________________________________
76

ANEXO II. Cuestionario para el personal que labora en planta industrial.

Nombre Empresa
______________________________________________________________
Localidad ______________ No. Encuesta ___________ Febrero-2003

1.SEXO: F____M____ 2.EDAD_____ 8. ESTA USTED DE ACUERDO CON EL TRATO QUE


RECIBE DE SUS PATRONES?
SI ________ NO_________
3. HASTA QUE AÑO ESTUDIO UD?
PRIMARIA ________
SECUNDARIA O TECNICA ________
PREPARATORIA ________
POSGRADO ________ 9. EL DESEMPEÑO DE SU EMPRESA
(ABOLUNERA/CALAMARERA) LE PARECE:
NO CONTESTO ________
EXCELENTE _________
BUENO _________
4. EN QUE AREA DE LA EMPRESA TRABAJA: REGULAR _________
MAL _________
EMPAQUE ________________ TERRIBLE _________
MANTENIMIENTO ________ NO SABE _________
CUARTO FRI0 ________
COCIMIENTO ________
CORTADOR ________
SECADO ________
SAZONADO ________ 10. CUENTA USTED CON SERVICIOS MEDICOS
OTRO ________ POR PARTE DE LA EMPRESA?
NO CONTESTO ________
SI ________ NO_________
5. CUAL ES SU NIVEL DE INGRESOS?

MENOS DE 1 S.M. _________


UN SALARIO MINIMO _________ 11. QUE SERVICIO MEDICO LE OFRECE LA
DE DOS A TRES S.M. _________ EMPRESA?
DE CUATRO A CINCO S.M. _________
MAS DE CINCO S.M. _________ IMSS______ ISSSTE_____SSA_____PRIVADO_____

6. USTED SABE HACIA DONDE SE ENVIA EL 12. USTED TIENE CONOCIMIENTO SOBRE EL
PRODUCTO FINAL DE SU EMPRESA? MANEJO Y APROVECHAMIENTO DEL

SI ________ NO_________ CALAMAR/ABULON?


SI ________ NO_________

7. ESTA USTED DE ACUERDO CON EL SALARIO Y 13. RECIBE CAPACITACION POR PARTE DE LA
PRESTACIONES QUE RECIBE DE SU EMPRESA? EMPRESA?
SI ________ NO_________ SI ________ NO_________
77

ANEXO III.1 Formato de aviso de arribo de embarcaciones mayores (barcos).


78

ANEXO III.2 Formato de aviso de arribo de embarcaciones menores (pangas).


79

ANEXO IV. ARTÍCULO


80
81
82
83
84
85
86

ANEXO IV. ARTÍCULO SOMETIDO

“ANÁLISIS SOCIOECONOMICO DE LA PESQUERIA DE CALAMAR GIGANTE EN


GUAYMAS, SONORA”

Francisco Javier de la Cruz González.


Luis Felipe Beltrán Morales.
Eugenio Alberto Aragón Noriega.
José Isabel Urciaga García.
César Augusto Salinas Zavala.
Miguel Ángel Cisneros Mata.
87

X-Original-To: lbeltran04@cibnor.mx
Delivered-To: lbeltran04@cibnor.mx
Reply-To: "EconomiaSociedadyTerritorio" <est@cmq.edu.mx>
From: "EconomiaSociedadyTerritorio" <est@cmq.edu.mx>
To: "Luis Felipe Beltran" <lbeltran04@cibnor.mx>
Subject: Re: SUBMISION DE MANUSCRITO
Date: Fri, 5 Oct 2007 12:57:30 -0500
X-Mailer: Microsoft Outlook Express 6.00.2900.3138
X-colegio-MailScanner-Information: Please contact the ISP for more information
X-colegio-MailScanner: Found to be clean
X-colegio-MailScanner-From: est@cmq.edu.mx
X-Spam-Checker-Version: SpamAssassin 3.0.3 (2005-04-27) on cortes.cibnor.mx
X-Spam-Level:
X-Spam-Status: No, score=-0.1 required=8.0 tests=BAYES_00,HTML_50_60,
HTML_MESSAGE,HTML_TEXT_AFTER_BODY,SPF_PASS autolearn=no
version=3.0.3

Estimable Dr. Beltrán:

En respuesta a su atento correo me permito informarle que hemos recibido el


articulo que amablemente nos hicieron llegar. El cuál estaremos revisando y en
breve nos pondremos en contacto con ustedes para informarles lo que procede. Es
importante comentarle que la lista de artículos en proceso es un tanto extensa por
lo que agradeceremos su paciencia.

También le comento que la sra. Sara Rivera ya no labora en la revista, pero en su


lugar está su servidora Laura Arzate, por lo que me pongo a sus ordenes para
cualquier asunto.

Agradezco de antemano su atención y sin otro particular por el momento, le envío


un cordial saludo.

Atentamente
Laura Arzate
Asistente Editorial
88

----- Original Message -----


From: Luis Felipe Beltran
To: est@cmq.edu.mx
Sent: Wednesday, September 26, 2007 10:15 AM
Subject: SUBMISION DE MANUSCRITO
Sara Rivera
Asistente editorial
Revista Economía, Sociedad y Territorio

Estimada Asistente editorial

Por este medio submitimos nuestro trabajo intitulado "ANÁLISIS


SOCIOECONOMICO DE LA PESQUERIA DE CALAMAR GIGANTE EN
GUAYMAS, SONORA.", para su revisión y posible publicación en la Revista
Economía, Sociedad y Territorio.

Por su atención muchas gracias y para cualquier comentario no dude en comunicarse,

Saludos

Luis F. Beltrán

Dr. Luis F. Beltrán Morales


Coordinador de Estudios Ambientales (CIBNOR, S.C.)
http://www.cibnor.mx/servicios/cea/ecea.php
Investigador Titular
Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste
lbeltran04@cibnor.mx
Apartado Postal # 128
La Paz 23000, BCS
México
89

ANÁLISIS SOCIOECONOMICO DE LA PESQUERIA DE CALAMAR GIGANTE EN


GUAYMAS, SONORA.

Resumen
En este trabajo se realiza un análisis socioeconómico de la pesquería de calamar gigante en
Guaymas, Sonora. Se generó una base de datos con información pesquera y se aplicó una encuesta a
pescadores y a trabajadores de la industria de calamar para determinar sus principales características
socioeconómicas. Los resultados muestran que esta pesquería ha tenido una participación
importante dentro de la estructura productiva del sector pesquero de la región, sin embargo, el
repunte en las capturas de calamar gigante en los últimos años ha permitido el crecimiento de esta
pesquería, pero no su desarrollo, lo cual es un factor que limita los beneficios de los pescadores. El
documento resalta la necesidad de orientar las políticas de manejo al aprovechamiento integral este
recurso pesquero que es una importante fuente de empleo e ingreso a nivel regional.

Palabras clave: Calamar gigante, socioeconómico, pesquería.

1. Introducción
La pesquería de calamar gigante ha sido una de las actividades más relevantes dentro del sector
pesquero en México durante los últimos años. La captura comercial de calamar gigante dentro del
Golfo de California ha sido muy importante para la economía en la región. Ha tenido efectos
positivos dentro de la industria pesquera, manifestándose en la generación de empleos, tanto en la
etapa de captura como en la de procesamiento (Luna et al., 2006: 537). Guaymas, Sonora, es uno de
los puertos pesqueros que mayores capturas de calamar gigante registra en el Golfo de California.
El calamar gigante es la segunda especie más importante en términos de volumen de captura para el
sector pesquero en Guaymas. En los últimos años, la captura de este recurso ha representado una
actividad económica relevante por el ingreso y el empleo que genera, lo que le ha permitido tener
una participación importante dentro de la estructura productiva del sector pesquero en este puerto.
La captura de este recurso genera empleos directos e indirectos de seis a ocho meses al año en el
sector pesquero, representado además una actividad económica alternativa y complementaria para
los pescadores de la región (de la Cruz, et al., 2007: 149).
Los aspectos económicos y sociales han sido poco considerados en el análisis de la pesquería de
calamar gigante. Sin embargo, esa información es importante para mejorar el conocimiento sobre
las características de la pesquería, incluyendo los pescadores que la realizan, y para evaluar la
90

efectividad de las estrategias de manejo en la pesca (Ponce, Díaz et al., 1998). Considerando la
necesidad de información socioeconómica dentro de los esquemas de manejo (FAO, 1999) en este
trabajo se analiza el comportamiento de la pesquería de calamar gigante en Guaymas, destacando
las principales características socioeconómicas de los agentes económicos que participan tanto en la
etapa de captura como en la industria.
En este documento se presenta un análisis de la pesquería de calamar gigante en Guaymas, Sonora.
Se presentan los antecedentes de esta pesquería haciendo referencia a la importancia económica y
social de esta actividad. Se analizan los indicadores de captura, precio y valor de la captura del
calamar gigante y se discuten los principales aspectos que explican esa situación. Se describe el
desempeño de los principales aspectos relacionados con la industria de calamar gigante en
Guaymas. Finalmente, se establece la necesidad de aprovechar el potencial de la pesquería de
calamar gigante en un contexto favorable tanto para el recurso como para los pescadores.

1. Antecedentes.
El calamar gigante (Dosidicus gigas) es un molusco marino cefalópodo (Luna et al., 2006: 537). El
Golfo de California es la principal zona de distribución del calamar gigante en México (Klett, 1996:
5; Ehrhardt et al. 1982b: 38; Nevárez et al. 2000). La abundancia de este recurso en la parte central
del Golfo de California (Nevárez-Martínez et al., 2000: 138; Markaida, 2005: 219) ha permitido la
incorporación de la flota ribereña y de altura de Guaymas, en Sonora y de la flota ribereña de Santa
Rosalía, en Baja California Sur.
La pesca de calamar gigante en el Golfo de California es relativamente reciente. Se inició en 1974
con la operación de una reducida flota artesanal (Morales et al., 2001: 83) que realizaba sus
capturas de mayo a agosto. A partir de 1978, se incorporaron a esta pesquería algunos buques
japoneses a través de empresas de co-inversión de capital mexicano-japonés (Klett, 1996: 128). La
incorporación de embarcaciones extranjeras especializadas tuvo impactos económicos relevantes.
Las capturas de calamar gigante en el Golfo de California, aumentaron más de mil por ciento en
sólo tres años, pasando de 2,000 toneladas en 1978 a 22,464 toneladas en 1980, año en el cual la
pesquería alcanzó el primer repunte; durante ese período la pesquería estuvo favorecida por los altos
niveles de abundancia y disponibilidad del recurso (Morales et al., 1997: 89).
A finales de la década de 1990 se presenta el segundo repunte en las capturas de este recurso. La
política pesquera establecida en México a partir de 1994 tuvo efectos directos en el comportamiento
de esta pesquería. En ese año se define de manera importante las capturas de calamar gigante al
permitir, primero, la explotación exclusiva del recurso por parte de las flotas regionales mexicanas,
91

y segundo, al establecerse de manera regular la pesquería de ese recurso (Rivera, 2001: 4). Bajo este
nuevo esquema de política pesquera, se incrementó la participación de barcos y se incorporaron a
esta pesquería un número importante de pangas. Charles (1995: 236) señala que una de las lecciones
fundamentales en materia de regulación pesquera, es que los pescadores responden a las medidas
regulatorias establecidas por las autoridades. En la pesquería de calamar gigante en Guaymas, la
respuesta al marco regulatorio se reflejó en el incremento en las capturas y en el nivel de empleo en
la fase extractiva y en la fase industrial.

2. La pesquería de calamar gigante en Guaymas, Sonora.

2.1. Comportamiento de las capturas de calamar gigante en Guaymas durante el período 1995-2004.

La captura de calamar gigante en Guaymas la realizan la flota ribereña o artesanal (pangas) y la


flota industrial o de altura (barcos). Las pangas son embarcaciones de fibra de vidrio con capacidad
de carga de 1.5 a 3 ton; utilizan un motor fuera de borda con potencia que varía entre 40 y 115 HP;
son tripuladas por dos o tres pescadores que realizan labores de capturas durante jornadas de 6 a 12
horas. Los barcos pueden llegar a medir entre 23 y 25 metros de eslora, cuentan con bodegas con
una capacidad de hasta 50 toneladas y con motores con capacidad de 350 a 480 HP; tienen una
tripulación de siete a nueve pescadores, que realizan jornadas de trabajo de cinco a seis horas.
En la temporada de calamar gigante del año 2003, se tenían registros de 637 pangas con permiso
para la captura de ese recurso, en tanto que 161 barcos tenían permiso para la misma actividad. Los
permisos para pangas estaban otorgados en su mayoría a Sociedades Cooperativas, lo cual destaca
la importancia ese grupo de productores en esta actividad.
Para analizar el comportamiento de las capturas de calamar gigante se construyó una base de datos
con la información pesquera en los avisos de arribo6 de embarcaciones mayores (barcos) y menores
(pangas) de 1995 a 2004. De acuerdo con esa información, durante el período de 1995 a 2004 las
pangas registraron 129,585 ton desembarcadas, lo que representó el 61.2 por ciento de la captura
total en ese período; los barcos registraron 82,000 ton.

6
El aviso de arribo es el formato en el que se reporta a la autoridad competente (Oficina de Pesca) los volúmenes de
captura obtenidos por especie durante una jornada o viaje de pesca. En ese formato se incluyen, además, datos sobre
precio de playa, lugar de captura, entre otros, que los permisionarios deben entregar en el tiempo establecido por las
autoridades de la Oficina de Pesca de la localidad (De la Cruz, 2002:11).
92

La información de los avisos de arribo, muestra que las capturas de ese recurso tuvieron repuntes
importantes en 1996 y en 2002 (figura I). El incremento en la abundancia de calamar gigante
después de 1994 (Nevárez-Martínez et al., 2000: 2) representó un incentivo para los pescadores
artesanales de Guaymas, por lo que se incrementó el esfuerzo pesquero a partir de ese año
(Hernández-Herrera et al., 1998: 212). Las variaciones climáticas y de temperatura del agua
asociadas al evento de “El Niño” que se registraron en 1998, provocaron cambios en la estructura
de las tallas del calamar gigante, registrándose organismos de menor tamaño y de poco interés para
la pesca comercial, situación que afectó de manera negativa las expectativas de los pescadores,
existiendo pocos incentivos para la captura de este recurso en 1998.

Figura I. Captura de calamar gigante registrado por pangas y barcos en Guaymas durante el período
1995-2004.

En lo que se refiere a la composición mensual de las capturas, las pangas registran el 66 por ciento
de la captura total durante los meses de noviembre a marzo; los barcos registran las capturas más
altas durante los meses de febrero a julio, período en el que obtienen el 81 por ciento de su captura
total de calamar gigante. El uso de pangas y de barcos, en tanto factores de producción, puede
considerarse como un indicador de la dinámica de la pesquería en su conjunto. En los meses en los
que el calamar gigante es más abundante, las flotas ribereña y de altura, aparecen en un mayor
número, excepto en los meses de agosto y septiembre para las pangas y los meses de septiembre a
noviembre para los barcos, meses en los cuales se dedican a la captura de camarón.
El repunte de las capturas de calamar gigante en Guaymas se manifestó en una tendencia creciente
en el número de empleos directos e indirectos. Con base en información de avisos de arribo, se
estimó que en 1999 el número de empleos directos generados en la etapa de captura fue de
aproximadamente 650 trabajadores, tanto en pangas como en barcos; en 2004, el número aumentó a
1,400 trabajadores realizando operaciones de captura en pangas y barcos. Existen diferencias
significativas entre el empleo generado en pangas y barcos (F1,104= 65.5, P < 0.001). En el año 2000,
por cada trabajador de barcos existían seis trabajadores de pangas; en 2004, la proporción se redujo
debido a un incremento en el número de barcos, lo cual generó que existiera un trabajador de barco
por cada tres trabajadores de pangas. Durante el período de análisis la proporción entre trabajadores
de pangas y barcos fue de 6:1.
Los empleos generados en la captura de calamar gigante representan una condición favorable para
el sector pesquero en su conjunto. Debido a que el calamar gigante es un recurso aprovechado por la
93

flota ribereña (pangas) y la flota industrial (barcos), el empleo en esta pesquería se extiende a una
buena parte del año, representando para los primeros una fuente de empleo por un período de cuatro
a seis meses y de cuatro a cinco meses para la flota industrial. La participación de ambas flotas en la
captura de calamar gigante está en función de dos elementos importantes, uno tiene que ver con la
disponibilidad y abundancia del calamar y el otro factor está relacionado con el período de captura
de camarón. Durante el período de captura de camarón, la flota ribereña registra un promedio de
300 pangas en la captura de calamar gigante, a diferencia de las 1,500 pangas que en promedio
participan en la captura de calamar durante los meses de mayor captura de este recurso.

2.2 Comportamiento de los precios y valor de la captura del calamar gigante.

La determinación del precio de playa7 es una de las principales problemáticas en la pesquería de


calamar gigante. Desde el punto de vista normativo, el precio debería estar en función de los costos
medios de producción, sin embargo, en la práctica, ese concepto no se ajusta del todo a la realidad8.
El principal factor que influye en el precio de playa del calamar gigante, es la demanda de ese
producto por parte de los empresarios coreanos establecidos en la región, influencia que puede ser
explicada por el poder de mercado9 de esas empresas.
Uno de los factores que favorecen la estructura de mercado señalada anteriormente es la capacidad
instalada de las plantas extranjeras que operan en la región. Si bien es cierto que la capacidad
instalada de las plantas calamareras ha crecido en los últimos años, particularmente en el caso de las
empresas de co-inversión, se ha observado que en los períodos de mayor abundancia del calamar
gigante, la capacidad instalada resulta insuficiente para absorber los elevados volúmenes de captura.
Klett (1996:144) señala que esa situación ha conducido con cierta frecuencia, a la imposición de
cuotas de captura10 por parte de los permisionarios y/o intermediarios, a fin de no saturar sus
propias capacidades. Tales necesidades, señala el autor, repercuten en los bajos precios que recibe
el pescador.

7
Para efectos del presente documento, se hará referencia al precio de playa, que es el precio al que se paga la captura al
pescador; ese precio es el que se registra en los avisos de arribo.
8
Salinas et al. (2003:34) de acuerdo con los resultados de una encuesta aplicada a pescadores ribereños de Guaymas,
reportan que el 82 por ciento de los pescadores en ese puerto consideran que el precio lo fija el comprador.
9
El poder de mercado es la habilidad del empresario para afectar los precios de mercado mediante sus acciones.
10
El sistema de cuotas es una práctica que se ha utilizado desde los inicios de la pesquería de calamar gigante. Ehrhardt
et al., 1982a:42, señala que en 1979, las empresas de co-inversión trabajaban bajo el sistema de cuotas, por lo que no
tenían problemas de mercado, ya que un alto porcentaje de la captura era enviado al mercado exterior.
94

El precio de playa o precio de primera mano del calamar gigante registró un comportamiento
estable durante la mayor parte del período de estudio. En la figura II se muestra que los precios que
fluctuaron en un rango de 1.00 a 5.00 pesos por kilogramo de manto de calamar. Las pangas
registraron un precio promedio de 1.70 (±0.52) pesos por kilogramo; los meses en que se
obtuvieron los precios promedio más altos para estas unidades de producción fueron julio (1.96) y
agosto (1.95). El precio promedio registrado por los barcos durante el período fue de 1.89 (±0.65)
pesos por kilogramo; el precio promedio más alto lo obtuvieron en noviembre (2.25) y diciembre
(2.15). Los resultados indican que existen diferencias significativas entre el precio promedio de
barcos y de pangas (F1,187= 5.31, P < 0.05).

Figura II. Comportamiento del precio de playa promedio de calamar gigante registrado por pangas y
barcos en Guaymas durante el período 1995-2004.

En el año de 1999 se registraron precios máximos de hasta 5.00 pesos por kilogramo. Es importante
destacar que el incremento del precio del calamar gigante en 1999 coincidió con un incremento en
ese año de 38 por ciento en el número de pangas dedicadas a la captura de ese recurso, lo cual pone
de manifiesto la reacción de los productores ante un cambio significativo en el precio del recurso.
El comportamiento de largo plazo del precio de playa se analizó en términos nominales y reales. El
precio nominal es un valor que se toma sin considerar la inflación; el precio real, se ajusta teniendo
en cuenta la inflación. En el cuadro 1 se presenta un análisis comparativo del precio promedio
registrado por pangas y barcos en 1995 y 2004. El precio real estimado para el período muestra un
descenso en el precio por kilogramo de calamar gigante para pangas y barcos; en el primer caso el
precio promedio tuvo un descenso en términos reales de 45.7 por ciento; en el caso de los barcos la
disminución fue de 40.7 por ciento. De acuerdo a esa estimación, para que el precio de playa
pagado en 2004 fuera equivalente al precio de 1995, se debió pagar un precio promedio (nominal)
de 3.10 pesos por kilogramo para la captura registrada por pangas, en tanto que para barcos, el
precio promedio debió ser de 3.30 pesos por kilogramo. Bajo esa estructura de precios, el pescador,
como agente económico maximizador de beneficios (Salas et al., 2004), busca incrementar sus
capturas para “compensar” los bajos precios recibidos.

Cuadro 1. Precio promedio nominal y precio promedio real de calamar gigante en Guaymas en 1995
y 2004.
95

El comportamiento del precio ha estado presionado por factores que han mantenido estable el precio
de manera “artificial”, a través de mecanismos definidos por el comprador del producto. Esos
mecanismos pudieran estar relacionados con la necesidad de minimizar costos por parte de las
empresas procesadoras, por la vía de la reducción o mantenimiento en el mediano y largo plazos,
del precio de la materia prima, en este caso el calamar gigante.
El bajo precio que ha mantenido el calamar gigante durante los últimos años, ha sido un factor que
ha limitado los ingresos de los pescadores y los beneficios económicos para la pesquería en su
conjunto. La existencia de una industria procesadores orientada a la exportación de calamar gigante
como materia prima, o como un subproducto, y la existencia de un mercado nacional poco
desarrollado para este producto (de la Cruz et al., 2007: 146), son dos factores que pudieran estar
influyendo en el comportamiento que ha observado el precio de playa en los últimos años. En este
escenario, el pescador busca maximizar sus beneficios incrementando sus capturas en el corto
plazo.
El valor de la captura es un aspecto importante dentro de la pesquería. A partir de la información de
precio de playa y volumen de captura registrado en los avisos de arribo, se estimó el valor de la
captura que se asumió como el ingreso generado por la pesquería de calamar gigante durante el
período 1995-2004. En este caso, el ingreso se estimó de manera indirecta a partir de la
multiplicación los datos de precio de playa por los datos de captura, por tanto, el valor de la captura
es igual al ingreso.
Durante el período de análisis el valor de la captura alcanzó los 365 millones de pesos, siendo las
pangas la que registraron el 59 por ciento de ese valor. En la figura III se observa que el ingreso
generado en la pesquería de calamar ha seguido un comportamiento similar al registrado por las
capturas de ese recurso; ello se debe a la estabilidad que ha mostrado el precio durante el período.
El valor de la captura más bajo se registró en 1998, año en el cual se registraron también las
capturas más bajas del período analizado.

Figura III. Valor y valor real de la captura de calamar gigante en Guaymas. 1995- 2004.

En términos nominales se observa un crecimiento en los niveles de ingresos. En el año 2002, el


ingreso tuvo un repunte importante; ese incremento en el nivel de ingreso generado por la pesquería
está explicado de manera directa por el aumento en los niveles de captura, ya que el precio de playa
se ha mantenido en un rango que no ha tenido variaciones significativas durante el período. Para
determinar el comportamiento real de los ingresos generados en la etapa de captura de calamar, se
96

utilizó un deflactor que permitiera eliminar el efecto inflacionario sobre los ingresos. En la figura
III se observa que los ingresos reales son significativamente menores tanto para barcos (F1,18= 7.18,
P < 0.01) como para pangas (F1,18= 12.6, P < 0.001).

2.3 Estructura de costos e ingresos en la pesca de calamar gigante en Guaymas.

Un aspecto que es importante destacar, además de los ingresos generados por la pesquería, son los
costos de captura en la pesca de calamar gigante. Para ilustrar la situación de la estructura de costos
en esta actividad, se analizaron los datos de una encuesta aplicada a pescadores de la flota ribereña;
esta flota ha desempeñado un papel muy importante en el crecimiento de la pesquería de calamar
gigante en Guaymas. La encuesta se orientó a la identificación de los principales aspectos
socioeconómicos, pesqueros y regulatorios que describen y caracterizan a este grupo de pescadores.
Se aplicaron 81 cuestionarios de forma aleatoria en marzo de 2006. Con la encuesta se realizó la
descripción y caracterización de los agentes económicos que intervienen en la etapa de captura de
calamar gigante. Los datos obtenidos de las encuestas se codificaron y procesaron en el programa
estadístico SPSS (Statistical Package for the Social Sciences, por sus siglas en inglés), versión 10.0
para Windows. Se utilizaron pruebas estadísticas paramétricas para probar la existencia de
diferencias significativas entre los datos analizados. Se consideró un nivel de confianza de 95%
( α = 0.05 ).

A partir de los resultados de la encuesta aplicada a pescadores se elaboraron los principales


indicadores económico-financieros de la flota ribereña. Los datos se estimaron considerando una
embarcación promedio de capacidad de carga de 1.5 a 2 toneladas con motor de 75 a 115 HP y una
tripulación promedio de 3 pescadores.

Los resultados de la encuesta indican que el ingreso bruto promedio de los pescadores fue de 1,874
(±691) semanales, el cual puede ser variable en función de los cambios en la disponibilidad en la
captura de este recurso. Para calcular el ingreso semanal neto por pescador se utilizó el valor
promedio de la captura por temporada y el precio promedio obtenidos de la encuesta aplicada a
pescadores ribereños.
En el cuadro 2 se observa que el ingreso total es superior a los 100, 000 pesos por temporada y los
costos totales cercanos a los 70, 000 pesos por temporada. La utilidad por temporada, es decir, el
ingreso total menos todos los costos, incluidos los costos de oportunidad, fue de 33,846 pesos por
temporada. Se calculó un nivel de rentabilidad del 48.8 por ciento; la rentabilidad representa el
97

porcentaje de las ventas o los ingresos que se convierten en utilidad para la unidad económica, en
este caso la embarcación ribereña. Se estimó un Valor Presente Neto (VPN) de 32,235 pesos por
temporada; el VPN representa los ingresos que recibirá el pescador, aplicando un factor de
descuento 1/(1+rt)t.
Para estimar la estructura de costos se utilizaron también los resultados de la encuesta. El costo total
por temporada estuvo cercano a los 70,000 pesos. El costo en gasolina representó el 75 por ciento
de los costos variables y el 51 por ciento de los costos totales. Los costos fijos representaron en 32
por ciento de los costos totales, en tanto que los costos variables representaron el 68 por ciento. Con
base en lo anterior se estimó un costo de producción por tonelada de 1,142 pesos. Se determinó que
el punto de equilibrio en producción, es decir, la cantidad mínima que debe capturar para cubrir sus
costos, considerando un precio constante, es de 40.8 ton en la temporada, lo que representa una
captura mínima de 525 kg por viaje de pesca. Bajo esa estructura de costos y considerando un nivel
de captura y esfuerzo como el que se presenta en el cuadro 2, se estimó un ingreso neto de 504
pesos semanales por pescador, considerando una temporada de cuatro meses y un esfuerzo de cinco
viajes de pesca a la semana. Para evaluar la suficiencia o insuficiencia de este nivel de ingreso, se
debe considerar que en promedio el pescador tiene de 3 a 4 dependientes económicos y que el 30
por ciento de los pescadores encuestados señaló que destina parte de su ingreso a cubrir servicios
médicos.
El comportamiento favorable de los niveles de rentabilidad por unidad de pesca ha estado
condicionado a un incremento sostenido en las capturas. Debido a que el precio de playa se ha
mantenido estable en los últimos años, el punto de equilibrio de 525 kg por viaje de pesca tenderá a
incrementarse para cubrir los costos totales. Este nivel de captura representa para el pescador un
ingreso neto de 110 pesos por viaje de pesca, por lo que el pescador buscará incrementar sus
ingresos superando este punto de equilibrio. Los parámetros económicos obtenidos ofrecen puntos
de referencia complementarios a las medidas de regulación existentes basadas en criterios
biológicos, lo que favorece el diseño de estrategias de manejo para esta pesquería.

Cuadro 2. Parámetros económico-financieros para la pesca ribereña de calamar gigante en


Guaymas.
98

3. La industria de calamar gigante en Guaymas.


En la industria de calamar gigante en Guaymas predominan las empresas de co-inversión México-
asiáticas. La estructura organizacional de la industria calamarera en la región sigue modelos
jerárquicos verticales y horizontales. A pesar de ser esquemas bien establecidos, la definición de
autoridades y responsabilidades no se da con claridad. En las empresas México-Asiáticas, la toma
de decisiones de mayor importancia es a nivel del accionista asiático.
El proceso productivo en la industria calamarera se compone de diferentes etapas. Se inicia con la
limpieza y corte del producto, para posteriormente dirigirlo al procesamiento, el cual consiste en
cuatro etapas: producción de daruma, congelados, calamar seco y producción de harina. La daruma,
el calamar seco y la harina, se dirigen a mercados asiáticos principalmente, en tanto que los
congelados se distribuyen en el mercado nacional. En todos los casos, se identifican productos no
terminados, es decir, son materias primas intermedias para otras industrias (en el caso de daruma,
para la industria asiática), por lo que son productos catalogados con un valor agregado medio.
La capacidad instalada de las empresas coreanas en México registra niveles importantes. En el año
1997, la capacidad instalada de la industria calamarera fue de 433 toneladas procesadas en 24 horas
y 2,787 toneladas de conservación (Ramos, 2001:35). Para el año 2001, la industria calamarera en
Guaymas generó una producción industrial de 4,250 toneladas con un valor de la producción
superior a los cinco millones de dólares.
La presencia de empresas de co-inversión se da bajo una estructura de mercado poco favorable para
el desarrollo de la pesquería de calamar gigante. Ello ha conformado una dinámica en la cual los
empresarios coreanos mantienen una marcada influencia en el comportamiento productivo de esta
pesquería, ya que influyen de manera directa en los precios del recurso a través de prácticas de
mercado oligopsónicas11. Salinas et al. (2003: 25) argumentan que ante la posibilidad de que se
mantenga la dominancia de la inversión México-Asiática en el caso de la industria calamarera del
Noroeste de México, es posible que el comportamiento de la cadena productiva, en un mercado
nacional en el que el calamar gigante es un producto en etapa de crecimiento12, siga dependiendo de
los efectos del mercado asiático. Ello generaría efectos negativos como limitar la capacidad del

11
Situación en la que existe un grupo reducido de compradores, los cuales tiene poder de mercado para influir en la
determinación del precio del producto.
12
La posición que actualmente ocupa el calamar gigante en el mercado nacional es un estado inicial-intermedio de la fase
de crecimiento. Esta posición implica para el calamar, que tanto productores como comercializadores deben orientar
importantes esfuerzos en la promoción y difusión de su producto. En función de la intensidad de dichas actividades de
promoción y difusión, aunadas éstas a la incorporación de valor al producto, será posible extender las fases de crecimiento
y maduración, permitiendo con ello un afianzamiento permanente de este producto en el mercado (Salinas et al.,
2004:61).
99

pescador para establecer mecanismos de fijación de precios, estancamiento y pérdida gradual de la


competitividad del productor primario y limitaciones para diversificar las exportaciones de calamar
a otros mercados. Si bien la presencia de las empresas coreanas en la región ha generado empleos,
las empresas que participan en esa industria se han limitado a transferir recursos al mercado
exterior, vía la exportación de calamar gigante como materia prima.
Un aspecto que debe ser considerado en el análisis de la industria calamarera es el nivel de
cumplimiento de la normatividad ambiental. Salinas et al., (2003) a partir del análisis de la
normatividad ambiental aplicable a la industria calamarera, determinaron que existen limitaciones
para poder identificar la industria del calamar en Sonora y particularmente en Guaymas, como una
industria limpia. El estudio antes mencionado concluye que el cumplimiento de la normatividad
ambiental es bajo, llegando incluso a tener problemas de tipo legal que han resultado en sanciones
administrativas impuestas por la autoridad competente. Las prácticas de higiene y sanidad, las
condiciones de las instalaciones físicas e instalaciones sanitarias, así como los servicios a planta,
son las áreas de normatividad sanitaria en los que la industria calamarera muestra mayores
oportunidades de mejora.

31. Estructura productiva y laboral en la industria de calamar gigante en Guaymas.

La industria procesadora de calamar gigante en Guaymas alcanzó importantes niveles de actividad


en los últimos años. Con el repunte de las capturas de calamar gigante desde mediados de la década
de los noventa, las plantas procesadoras vieron incrementada su producción de manera significativa.
Ello se reflejó en un aumento en los niveles de empleo, que alcanzó la cifra de los 870 trabajadores
directos en 2003. A escala regional, esos empleos son importantes, pues representan la única fuente
de ingresos para ese grupo de la población; a pesar de ello, las condiciones laborales de esos
trabajadores resultan poco favorables.
Para determinar las características laborales en las plantas calamareras de Guaymas se aplicaron
encuestas a trabajadores de empresas procesadoras en el año 2003. El tamaño de muestra se
determinó utilizando la fórmula propuesta por Cochran (1989); se trabajó con un nivel de confianza
de 95 por ciento. Se aplicaron un total de 84 encuestas en cuatro empresas calamareras que
absorben el 92 por ciento de los trabajadores empleados en plantas procesadoras de calamar gigante
en Guaymas. Los datos obtenidos de la encuesta se codificaron y fueron procesados en el programa
estadístico SPSS (Statistical Package of Social Science, por sus siglas en inglés), versión 10.0 para
Windows.
100

En la encuesta se abordaron diferentes aspectos que permitieron establecer un panorama sobre las
condiciones de los trabajadores en las plantas calamareras. En términos generales la encuesta buscó
obtener resultados sobre el papel de los trabajadores en el proceso productivo de las empresas
calamareras.
Los resultados de la encuesta indican un mayor predominio de hombres en las plantas calamareras.
Se registró un 55 por ciento de personal masculino laborando en las plantas, en tanto que el personal
femenino representó el 45 por ciento. El rango de edad de los trabajadores es bajo; los resultados
muestran que el 44.4 por ciento de los empleados tiene menos de 30 años, el 25.2 por ciento tiene
entre 31y 40 años, en tanto que el 28.8 por ciento es mayor a 40 años.

El grado de escolaridad de los trabajadores encuestados es bajo. De acuerdo con los resultados de la
encuesta, se determinó que el 2.4 por ciento de los empleados no tuvo educación escolar, 31.1 por
ciento sólo cursó la primaria, el 44 por ciento concluyó estudios a nivel secundaria, el 16.7 por
ciento cursó estudios a nivel bachillerato y el 4.8 por ciento realizó estudios profesionales. El bajo
nivel de escolaridad es un factor que pone en desventaja la capacidad productiva de los
trabajadores, sin embargo, puede ser considerada como una estrategia de la empresa para ser
competitivos en costos, particularmente en el rubro de salarios.

La capacitación laboral en las plantas calamareras es limitada. Con base en los resultados de las
encuestas, se determinó que el 51.2 por ciento de los trabajadores no recibe capacitación para
desempeñar sus funciones. Esta situación supone, por un lado, la presencia de trabajadores que
deben adquirir conocimientos durante el proceso productivo, y por otro, la existencia de una elevada
rotación laboral.

El nivel de actividad laboral en las plantas procesadoras de calamar es variable. El 82 por ciento de
los trabajadores encuestados indicaron que están bajo un régimen eventual, mientras que el 18 por
ciento indicó que tiene un trabajo de base. La inestabilidad laboral en esas plantas puede ser
explicada a partir de las condiciones en las que opera la pesquería de calamar gigante, el cual es un
recurso muy variable, lo cual no asegura una producción constante para las plantas.

Los salarios pagados por las empresas calamareras son relativamente bajos. Los resultados
muestran que más de la mitad de los encuestados, esto es, el 53.6 por ciento, recibe de 1 a 2 salarios
mínimos (alrededor de 2,600 pesos mensuales para esa zona); el 29.8 por ciento recibe entre 2 y 3
salarios mínimos; el 9.5 por ciento recibe de 4 a 5 salarios mínimos; sólo el 2.4 por ciento de los
encuestados indicó recibir más de 5 salarios mínimos. Es importante señalar que el 58 por ciento de
101

los trabajadores afirmaron estar de acuerdo con los salarios que perciben. El escenario de movilidad
laboral, la condición eventual de la mayor parte de los trabajadores, la necesidad de las empresas de
ser competitivas en costos, la variabilidad en las capturas de calamar gigante, entre otros, son
factores que presionan a la baja los salarios pagados en esta industria.

4. Conclusiones.
El calamar gigante es un recurso importante para la actividad pesquera en Guaymas. Los niveles de
captura de este recurso en los últimos años han permitido mantener elevados niveles de actividad
que se manifiestan en un incremento significativo del número de embarcaciones dedicadas a esta
pesquería, lo que representa una importante fuente de empleo y de ingreso para los pescadores de
Guaymas. Sin embargo, es necesario reorientar las medidas de manejo y considerar la etapa
económica de ese recurso y los factores sociales que inciden en esta pesquería, de forma tal que se
realice un aprovechamiento integral del calamar gigante.
La pesquería de calamar gigante ha crecido, pero no se ha desarrollado. La dependencia que se tiene
de los mercados extranjeros y una demanda por el recurso localizada en un grupo reducido de
empresarios asiáticos, han limitado los procesos de comercialización y de fomento de ese producto
en el mercado interno. En un escenario como este, los beneficios sociales y económicos de esa
actividad pesquera serán escasos y se concentrarán en los grupos de mayor influencia, existiendo de
esa forma una presión social sobre este recurso que es fuente de ingreso para un numeroso grupo de
pescadores.
La estructura oligopólica del mercado regional de calamar gigante y la determinación del precio de
playa, son elementos centrales que definen la problemática de la pesquería de calamar gigante en
Sonora. La existencia de agentes económicos con fuerte poder de mercado y la dependencia del
mercado externo, son factores que crean condiciones de incertidumbre en esta pesquería y limita la
capacidad de los pescadores para negociar precios que impacten de manera directa sus niveles de
ingreso.
Uno de los principales incentivos para los pescadores es la posibilidad de obtener ingresos en el
corto plazo. Debido a que la pesquería de calamar gigante es fuente de empleo y de ingreso, y
considerando que las alternativas económicas para los pescadores son limitadas y que existen
factores de mercado que presionan a la baja los precios de playa de este recurso, se deberían evaluar
los posibles efectos sociales y económicos que tendrían las medidas de manejo en esta pesquería.
102

5. Referencias bibliográficas
Cochran, G. William (1989). Sampling Techniques, New York, Willey and Sons, Inc.

CONAPESCA (Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca) (2002), Anuario estadístico de pesca,


México.

Charles, Anthony (1995), “Fishery science: the study of the fishery system”, Aquat Living
Resources, núm.8, pp. 233-239.

De la Cruz González, Francisco Javier (2002), Políticas de manejo y aspectos socioeconómicos en


la Reserva de la Biosfera Alto Golfo de California y Delta del Río Colorado: el caso de la pesca
ribereña de San Felipe, B.C. Tesis de Maestría. Tijuana, B.C., El Colegio de la Frontera Norte.

De la Cruz González, Francisco Javier, Eugenio Alberto Aragón Noriega, José Isabel Urciaga
García, César Augusto Salinas Zavala, Miguel Ángel Cisneros Mata y Luis Felipe Beltrán Morales
(2007), “Análisis socioeconómico de las pesquerías de camarón y calamar gigante en el noroeste de
México, Interciencia, Vol. 32, núm. 3, pp. 144-150.

Ehrhardt, Nelson M., Pierre S. Jacquemin, Germán González Dávila, Pedro A. Ulloa Ramírez,
Francisco García Badillo, Juan G. Ortiz Cobos y Agustín Solís Nava (1982a), “Descripción de la
pesquería de calamar gigante Dosidicus gigas durante 1980 en el Golfo de California. Flota y poder
de pesca.”, Instituto Nacional de la Pesca, Ciencia Pesquera, no 3, pp. 41-60.

Ehrhardt, Nelson M., Pierre S. Jacquemin, Agustín Solís Nava, Francisco García Badillo, Germán
González Dávila, Juan G. Ortiz Cobos, Pedro A. Ulloa Ramírez (1982b), “Crecimiento del Calamar
gigante (Dosidicus gigas) en el Golfo de California, México, durante 1980”, Instituto Nacional de la
Pesca, Ciencia Pesquera, no. 3, pp. 33-39.

Hernández Herrera, Agustín., Enrique Morales Bojórquez, Miguel Cisneros Mata, Manuel Nevárez
Martínez y Gabriel Rivera Parra (1998), “Management strategy for the giant squid (Dosidicus
gigas) fishery in the Gulf of California, Mexico”. CalCOFI Rep., no. 39, pp. 212-218.
103

Klett Traulsen, Alexander (1996), “Pesquería del calamar gigante Dosidicus gigas”, en Casas
Valdez M. y Germán Ponce Díaz (eds.), Estudio del potencial pesquero y acuícola de Baca
California Sur, vol. I, La Paz, B.C.S., SEMARNAP-Gobierno del estado de Baja California Sur,
Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, Instituto Nacional de la
Pesca, Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste, S.C., Centro Interdisciplinario de
Ciencias Marinas, Centro de Estudios Tecnológicos del Mar. pp. 125-144.

Luna Raya, Ma. Consepción, José Isabel Urciaga García, César Augusto Salinas Zavala, Miguel
Ángel Cisneros Mata y Luis Felipe Beltrán Morales (2006), “Diagnóstico del consumo del calamar
gigante en México y en Sonora”, Economía, Sociedad y Territorio, El Colegio Mexiquense, vol. VI,
núm. 22, septiembre-diciembre, pp. 535-560.

Markaida, Unai., Joshua J.C. Rosental y William F. Gilly (2005), “Tagging studies on the jumbo
squid (Dosidicus gigas) in the Gulf of California, Mexico”, Fishery Bulletin no. 103, pp. 219-226.

Morales Bojórquez, Enrique., Agustín Hernández Herrera, Manuel Nevárez Martínez, Antonio Díaz
de León Corral, Gabriel Rivera-Parra y Araceli Ramos Montiel (1997), “Abundancia poblacional
del calamar gigante (Dosidicus gigas) en las costas de Sonora, México. Oceánides, vol. 12, no. 2,
pp. 89-95.

Morales Bojórquez, Enrique, Miguel Cisneros Mata, Manuel Nevárez Martínez, Agustín Hernández
Herrera (2001), “Review of stock assessment and fishery biology of Dosidicus gigas in the Gulf of
California, Mexico”, Fisheries Research, no. 54, pp. 83-94.

Nevárez Martínez, Manuel, Agustín Hernández Herrera, Enrique Morales Bojórquez, Alejandro
Balmori Ramírez, Miguel Cisneros Mata y Rufino Morales Azpeitia (2000), “Biomass and
distribution of the jumbo squid (Dosidicus gigas; d'Orbigny, 1835) in the gulf of California,
Mexico.”, Fisheries Research, no. 49, pp. 129-140.
104

Ponce Díaz, Germán, A. Vega Velásquez, M. Ramade Villanueva, G. León Carballo y R. Franco-
Santiago, (1998). “Socioeconomic characteristics of the abalone fishery along the west coast of the
Baja California peninsula, Mexico”. Journal of Shellfish Research. Vol. 17 núm. 3, pp. 853-857.

Ramos Montiel, Araceli (2001), Análisis de la pesquería de calamar gigante (Dosidicus gigas
Orbgny, 1835) de Guaymas, Sonora en el Golfo de California. Tesis para obtener el título de
Ingeniero en Acuicultura. Instituto Tecnológico del Mar-Unidad Guaymas, Sonora.

Rivera Parra, Gabriel (2001), La pesquería del calamar gigante Dosidicus gigas (d´Orbigny, 1835)
en el Golfo de California, Tesis doctoral, México, Universidad de Colima.

Salas, Silvia, Usif Rashid Sumaila y Tony Pitcher (2004), “Short-term decisions of small-scale
fishers selecting alternative target species: a choice model”. Canadian Journal of Fisheries and
Aquatic Sciences, núm. 61, pp. 374-383.

Salinas Zavala, César, Juan Saúl Sánchez Hernández, Carolina Sánchez Verdugo, Marcelo
González Angulo, Susana Camarillo Coop, Arminda Mejía Rebollo, Edwin Flores Quintana, Luis
Felipe Beltrán Morales (2003). Alternativas para fortalecer la cadena productiva de la pesquería
de calamar gigante. La Paz, B.C.S., México, Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste,
S.C.
105

30,000

25,000

20,000
Captura (Ton)

15,000

10,000

5,000

0
1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004

Años

Capturas Barcos (Toneladas) Capturas Pangas (Toneladas)

Figura I. Captura de calamar gigante registrado por pangas y barcos en Guaymas durante el período
1995-2004.

6.00

5.00

4.00
Precio promedio

3.00

2.00

1.00

0.00
Ene Jul Ene Jul Ene Jul Ene Jul Ene Jul Ene Jul Ene Jul Ene Jul Ene Jul Ene Ago
95 96 97 98 99 00 01 02 03 04
Mes

Barcos Pangas

Figura II. Comportamiento del precio de playa promedio de calamar gigante registrado por pangas y
barcos en Guaymas durante el período 1995-2004.
106

50

45

40

(millones de pesos) 35
Valor de captra

30
25

20

15

10

0
1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004

Años

Valor de captura Barcos Valor de captura Pangas Valor real Barcos Valor real Pangas

Figura III. Valor y valor real de la captura de calamar gigante en Guaymas. 1995- 2004.
107

Cuadro 1. Precio promedio nominal y precio promedio real de calamar gigante en Guaymas en 1995
y 2004

Pangas Barcos
1995 2004 1995 2004
Precio promedio
1.33 1.69 1.43 1.93
nominal
Precio promedio real* 0.81 0.44 0.86 0.51
Precio de 2004
3.1 3.3
equivalente al de 1995

Cuadro 2. Parámetros económico-financieros para la pesca ribereña de calamar gigante en


Guaymas.

Valor del
Parámetros Unidad
parámetro
Captura 60.6 ton
Esfuerzo 78 Viajes de pesca
Ingreso total 103,139 $/temporada
Costo total* 69,293 $/temporada
Utilidad 33,846 $/temporada
Rentabilidad 48.8 %
VPN 32,235 $/temporada
Ingreso por pescador en $/temporada
la temporada 8,059
Ingreso mensual por $/mensuales
pescador 2,015
Ingreso semanal por $/semanales
pescador 504
% costo variable 68.1 %
% costo fijo 31.9 %
Punto de equilibrio en $/temporada
ventas 40,779
Punto de equilibrio en ton
producción 40.8
Costo de producción por $/ton
ton 1,142
Rendimiento por tonelada 1,700 $/ton