You are on page 1of 3

Mario, el primo del presidente…

La Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia llamó a juicio criminal y ordenó


la recaptura del ex presidente del Congreso y primo del presidente Álvaro
Uribe. Se trata de Mario Uribe Escobar, una de las personas más influyentes
en la política antioqueña en los últimos 30 años. La Corte consideró que
había suficientes méritos para la toma de esta determinación. Se la investiga
por sus presuntos vínculos con paramilitares. Es uno de los primeros
parapolíticos que conoció Colombia, hecho que originó de los violentos
ataques del presidente y su ministro del Interior contra el poder judicial. La
primera orden de la captura la dictó la fiscalía. El familiar del mandatario de
los colombianos se refugio en la embajada de Costa Rica para pedir asilo
político, pero no se lo concedieron ya que se le perseguía por delitos
comunes como asociación para delinquir y no por ser de uno u otro partido
político. Pasados los meses logro que le concedieran la ex cancelación,
evento derogado y ahora está en la cárcel la Picota de Bogotá. Hay personas
mayores, en Santander, que tuvieron vínculos con la política y quienes
aseguran que nunca como hoy, las cortes judiciales actúan en forma tan
vertical, sin miedos ni temores y menos por influencia de otros poderes
público. Lograron cimentar su autonomía e independencia a pesar que se les
quiso avasallar.

Como es natural en el mundo del delito, la Corte, sala penal, cree que del
crimen quienes saben la verdad son los delincuentes. En uso de sus
facultades constitucionales y su sapiencia, dio credibilidad a los testimonios
de varios ex paramilitares entre ellos el exiliado Jairo Castillo Peralta, alias
"Pitirry". Este oscuro personaje del crimen organizado que por más de 20
años azotó a Colombia, afirmó ante la Fiscalía que “Mario Uribe tuvo
negocios con las autodefensas”. Los nueve magistrados consideraron que
“hay suficientes evidencias para que Uribe Escobar responda en audiencia
pública de juzgamiento por el delito de concierto para delinquir agravado”.
La Procuraduría General de la Nación le pidió a la Fiscalía acusar a Mario
Uribe por concierto para delinquir considerando que promovió el accionar
criminal de grupos paramilitares.

Varios paramilitares, entre ellos el jefe Salvatore Mancuso y el combatiente


Jairo Antonio Castillo Peralta, alias "Pitirri”, quienes sostienen que le
“prestaron a Uribe Escobar sus ejércitos para que él adquiriera tierras, de
manera supuestamente ilícita, en el departamento norteño de Córdoba y que
usaron la fuerza de las armas para conseguirle votos a su movimiento
político Colombia Democrática, que llevó a Uribe y a otros al Congreso en el
2002 con 116,000 votos. En aquella oportunidad, además de Uribe Escobar,
ese partido exaltó a otras dos personas al Senado. Uno de ellos, Álvaro
García Romero, A quien esta semana fue condenado a una pena de 40 años
de cárcel. Fue cómplice de una masacre de 15 campesinos y el destierro a
sangre y fuego de 200 familias del pueblo de Macayepo, municipio de
Carmen de Bolívar, del departamento Bolívar. El otro senador de Colombia
Democrática, Miguel de la Espriella, también condenado por tener nexos con
narcotraficantes paramilitares. Era la agrupación política mas allegada al
Presidente Uribe. Fue el partido más sucio y criminal en la historia de
Colombia. Fue creado y orientado por Mario Uribe y su gestión política toda a
favor de Álvaro Uribe Vélez.

Uribe Escobar, de 69 años, abogado de profesión, fue arrestado en Medellín


por la Policía Judicial de la Fiscalía General y trasladado a Bogotá. “Es
abogado, como su primo el presidente, con quien ha ejercido la política muy
cercanamente desde 1986, año en el que el primero llegó a la Cámara de
Representantes y el segundo al Senado. En 1992 fueron reelegidos. Cuando
le arrestaron por primera vez, en abril del 2008, Uribe Escobar renunció al
Senado, donde ocupaba una curul como el senador más influyente de la
bancada del actual gobierno. Técnicamente en ese momento nació la
parapolítica y se inició a la más feroz arremetida contra el poder judicial y
desde el ejecutivo le hicieron todo lo que se les vino a la cabeza para
desprestigiar la justicia ante el país y el mundo. Esta arremetida bajo su
ferocidad con la visita que hicieron integrantes de la Corte Penal
Internacional a Colombia y la libertad provincial de Mario Uribe. El presidente
Uribe y su ministro del Interior fueron quienes mas agredieron a las corte
incitando de la misma manera al pueblo colombiano a desconocer sus fallo
con la frase de que “acepto el fallo pero no lo comparto”. ¡Mario, el primo
del presidente no se pudo escapar, eso es bueno por la democracia y por
Colombia!