Colchones de pinchos 12.01.

2003

1. José María Aznar castigó a los ministros sin vacaciones, les ordenó que se pusieran a trabajar y el Gobierno se ha pasado 15 días en el telediario, que es como viajar al PPaís de Nunca Jamás. El ministro de temporada es José María Michavila, poco conocido porque sólo habla de Justicia, que no era importante hasta que se hundió el Prestige. Michavila pugna ahora por un ascenso; cualquier fin de semana le enviarán una cámara a casa y veremos su jardín en el telediario: "Pues sí, pues sí, a los delincuentes se les ha acabado la buena vida". Un día anuncia el cumplimiento íntegro de las penas, otro que la pena máxima aumenta a 40 años, otro que se reducen los beneficios penitenciarios... En todas las prisiones deben estar siguiendo al minuto la crisis del Prestige: como siga saliendo fuel, a los presos les dan colchones de pinchos y les cuelgan de los pulgares. 2. ¡Cómo es Rodri, cómo es! Están todos achicando agua con lo del Prestige, pegándose con Caldera, diciendo que Galicia nunca ha estado mejor y que el negro tiene su encanto, y sale Rato, de repente, como un bicho: "Sí, quiero ser presidente". A su bola. Ahora quiere ser presidente. Que le cuesta un esfuerzo tremendo, pero que sí. Si el PP lo desea, si le ponen un puñal en el pecho y le retuercen la cosita con alicates, entonces bueno, asumirá la presidencia del Gobierno. La entrevista en Abc no decía "asumir la candidatura" sino "asumir la presidencia". Y se queja de que le llamen soberbio. 3. Rato ya sabe que confesar deseo sucesorio es yuyu, pero le da igual. No me extraña que Aznar esté mosqueado y haga frases para la posteridad: "Hablad de cosas serias, no de planes de belleza en siete días". Normal. Cada semana sale uno del PP diciendo que acepta. Cualquier lunes llegará Aznar a la junta directiva como Moisés con las tablas de la ley ("No haréis planes de belleza en siete días") y se encontrará al partido adorando a otro becerro. Aznar ya parece el profesor de la campaña "Póntelo, pónselo", el que entraba en el gimnasio con un preservativo en la mano y preguntaba "¿De quién es esto?". "¿Quién ha dicho que quiere sucederme?" Y de uno en uno se levantan todos: "Yo". "Yo". "Yo". "Yo". ("Pues sus jodéis, que será Ana, ja ja ja; no, no, es broma"). 4. Pero ahora ya está. Si Rodri quiere, los demás pueden cantar misa. Zapatero quería de rival a Rajoy. Qué listo, Zapatero. Y Rato querría a Caldera. Y el Madrid, que Gaspart no dimita nunca. Una vez Rato ha dicho sí, ¿cómo le dice Aznar que no? "Oye, mira, Rodri, que he pensado en Acebes". Lo malo de Rato es que tiene aspecto de estar siempre pensando en otra cosa. Tiene cara de aguantarse las ganas de enviar a alguien a hacer gárgaras. Le ves en el telediario inaugurando cosas y si le cambias la frase "con esta inversión esta comunidad autónoma será California", por otra tipo "qué leche se me habrá perdido a mí en este pueblo de mala muerte", el personaje es más creíble. Rato contra Zapatero. Interesante. Es como enfrentar a David Bisbal con Joaquín Sabina, según gustos quién Bisbal y quién Sabina.

Siete días 19.01.2003

Cuando José María Aznar dijo que no le gustaban los planes de belleza en siete días le interpretamos mal. Se ve que siete días le parecen mucho tiempo. Eso de los siete días es para gente de poco carácter, como Ponds o Dios. Él resuelve lo de la inmigración y la delincuencia en veinte minutos, con las reglas del fútbol: cuatro faltas, tarjeta roja y expulsión. Es tan sencillo el problema que no necesita comentarlo con nadie. Pujol lleva años pidiendo hablar sobre inmigración, y qué decir de Zapatero y sus pactos de Estado. Ya le vale, como diría Camacho. Seguro que, al nacer, Zapatero se encaró con la comadrona y le dijo: "no me pegue, mujer, pactemos". Habrá comadronas que se impresionen, pero Aznar es de las que se enrabietan y atizan otra vez al bebé, por repipi. Ahora arrea con el Código Penal. Escuchando a Aznar no se sabe si la reforma es contra la delincuencia o contra los socialistas ("¿acaso hay diferencia?", preguntaría Álvarez-Cascos). Son mil reformas, a cuál más dura, y eso que todo iba bien, la inseguridad era un invento, en España se robaba lo normal tirando a poco, Roldán y dos negritos, y va Aznar y presenta la madre de todas las reformas, una de esas reformas para quedarse satisfecho, como cuando por una mala digestión de algo, por haberse comido un petrolero o algo así, se acumulan muchos gases en la tripa, y necesita uno desahogarse. La reforma abarca todo: inmigración, prostitución, robos, terrorismo, ablación del clítoris, maltrato de animales, pornografía infantil, piercing... Sobre todo violencia y sexo. El Gobierno necesita subir audiencia. En serio: aquí queremos a los inmigrantes que vengan a trabajar, no a los que vienen a delinquir. Lo ha explicado Ángel Acebes, con su gracejo sin par. "Al que venga a trabajad, sí lo quedemos, ¡pero al que venga a delinquid, no!". Aznar remachó con ese tono reflexivo tan suyo, sosegado, el tono de quien madura un pensamiento (o dos) durante días: "No son pocos los que vienen a delinquir, no son pocos". Pues que pregunten en la frontera, como en La vida de Brian: "¿Trabajad o delinquid?" Antes de entrar en EE UU también hay que responder a preguntas tipo: "¿Es usted terrorista?" "¿Le gusta poner bombas?" Si lo hacen en EE UU no puede ser malo, no sé cómo Aznar no ha caído, a lo mejor no tiene la cabeza tan en EE UU como creen Zapatero y Llamazares, que día sí día también le exigen que vaya al Parlamento a explicar qué piensa de la guerra con Irak. Menudo capricho: basta con oír a George Bush para saber lo que piensa Aznar. Entre Bush y Aznar hay tanta confianza, tanta, que Bush ni le consulta. El único peligro de nuestro apoyo a la guerra es que se nos vaya la mano y matemos demasiao, como diría Gila, que nos pase otra vez lo del barco norcoreano, ese que capturamos por la mañana de parte de EE UU y devolvimos por la tarde de parte de EE UU. Un barco lo devuelves, pero a ver cómo resucitas al enemigo. Ahora Francia, Alemania, Zapatero y el Papa ponen pegas a la guerra. "Chiquilladas", dice Aznar. Un día de estos presentará una reforma del Código Mundial que acaba con el terrorismo y la delincuencia universal en veinte minutos? (Bueno, a lo mejor le costaba siete días, a lo mejor esto sí).

Quien da ‘mais’ 26.01.2003

1. Feroz subasta entre PSOE y PP para ver quién ofrece más a Galicia. De "Nunca mais" hemos pasado a "Quién da mais". Es año electoral y llega la brocha gorda. Hay excepciones, por supuesto: con una finura política que para sí quisieran Torrente o Jesús Gil, el Presidente del Tribunal Constitucional, Manuel Jiménez de Parga, bromeó sobre los pobres hábitos higiénicos de catalanes y vascos en el año 1000. Hubo polémica. Lógico. A nadie le gusta que llamen cochino a su abuelo. Artur Mas anunció que no irá a la fiesta de cumpleaños de la Constitución, y Jordi Pujol deslizó una acerada reflexión sobre la suciedad de "todos los cristianos" en el año 1000. Pujol daba a entender que cochinos, puede, pero cochinos todos. Sería bueno crear una comisión de investigación en el Congreso, para averiguar quién era más limpio en el año 1000, ya que no se investiga lo del Prestige. 2. ¿Saben que José Luis Rodríguez Zapatero hizo sus pinitos como imitador? Me lo contó hace tiempo, para sugerirme que no era tan soso, imagino. Le pregunté por su imitación favorita y me contestó: "La de Landelino Lavilla". Olé tu alegría, me dije para mis adentros. Hoy sé que le infravaloré: Felipe González le sale bordado. Los mismos gestos, las mismas inflexiones en la voz, los mismos latiguillos. Un día se le escapará "por consiguiente". Se apoya en todas las muletillas de González: "y fijaros", "pero mirar", "permitirme que os haga una reflexión". Cuando González anunciaba una reflexión, los periodistas nos echábamos a temblar, porque se avecinaba un rollete de abuelo Cebolleta sobre sus conversaciones con Mijail, o nos hablaba del agua o del tren: fumábamos hasta que le daba un castañazo a Aznar y volvíamos a coger el boli. Zapatero lo hace distinto. Zapatero dice "permitirme que os haga una reflexión" y después la reflexión no aparece por ningún lado. A lo mejor es que yo no la cazo. 3. Es el signo de los tiempos. Si hay leche es descremada, yogur desnatado, café sin cafeína y hasta whisky sin alcohol, ¿por qué los políticos tienen que ser con política? Ahí está Trinidad Jiménez. Cada vez que sale por la tele me sorprendo tarareando La abeja Maya. Y conste que Zapatero tiene programa y proyecto: "Guerra Mundial, no; acabar con el hambre en el mundo, sí". Yo me siento muy identificado con eso. Personalmente, quiero decir. Yo lo pedía todos los jueves, en la misa del colegio. Un miércoles, el padre Lop me convocó discretamente: "Mira, Martínez: Dios aprecia que pidas el fin del hambre en el mundo, pero mañana intenta concretar más". 4. Tal vez en el PSOE lo hagan a propósito, para contrastar con el colmillo retorcido de Los Tres Sucesores. ¡Cómo vuelan los cuchillos! Jaime Mayor no da abasto. Tras aclarar que la delincuencia comenzó en España en el año 2001 (siendo Rajoy ministro de Interior), ha precisado que faltan policías por culpa del ajuste económico (para Rodri, con cariño). Pero en el PP pueden estar tranquilos, porque tienen una apuesta de futuro que ofrecer a Galicia y a España entera: Fraga y Martín Villa. ¿Quién da mais?

Carcas de toda la vida 02.02.2003

1. La ambición humana no tiene límites. Ahora, Ana Botella quiere ser progresista. Vaya por Dios. Podría querer ser bombero, médico o astronauta. Quiere ser progresista. Oye, nada que objetar, allá cada cual, aunque si Ana Botella es progresista, cómo serán los conservadores. Ella lo explica diciendo: "Amos a er, el tema´l progresismo: ¿qués más progresista, crear personas con trabajo o crear paraos?". A su marido también le gustan mucho las letras, por eso se come tantas. "Esto s´acabao", dijo en Galicia, refiriéndose a los problemas causados por unos radicales de Nunca Mais que hundieron un barco cargado de socialistas desleales. O algo así. Con tanto telediario se hace uno un lío. ¡Qué conversaciones tendrán esos dos políticos, entre cuentos de Anderssen y memorias de Azaña, como Simone de Beauvoir y Jean-Paul Sartre! "Amos a er, Jose, el tema la cena". "Pos ya toca". "¿Repetimos tema pollo guisao?". "¡Si s´acabao!". Bueno, lo del progresisimo no tiene que ver. Ella quiere y punto. Aznar se burla de los progres trasnochados y después ni su mujer quiere ser de los carcas de toda la vida. 2. El martes estuve en Muxía. A mediodía, en los bares del pueblo se reúnen quienes pasan el día limpiando las playas de fuel. A las tres y veinte, en el bar donde yo estaba se hizo un silencio sepulcral. No entendí hasta que miré hacia lo alto: desde la tele hablaba el portavoz del PP, Rafael Hernando. Repeinadísimo y limpísimo decía: "Mientras algunos se atreven a manchar de negro la bandera de Galicia, el Gobierno, el PP y la Xunta trabajan por los gallegos". No hago comentarios. En el bar no los hubo. 3. El PP hará hincapié en la unidad de España ante las elecciones ("Qué raro", diría Rodrigo Rato, "si el jefe de campaña es Mayor Oreja, con la de cosas que sabe". "Queríamos centrarlo en el bienestar, pero como la economía...", replicaría Jaime Mayor), y en CiU ya han puesto en marcha la fábrica de desleales y antipatriotas. Para los que no lo sepan, los socialistas catalanes son doblemente desleales y antipatriotas. Son antiespañoles para Aznar y anticatalanes para Pujol, como en el famoso bolero: "Cómo se pueden tener / dos deslealtades a la vez / y no estar loco". Xavier Arzalluz pronto volverá a ser estrella de la Primera. Él mismo debe de estar un poco mosca con Aznar, como el cazador del chiste del gorila violador: "Y no me escribe, ni me llama...". Arzalluz no olvida, desde luego. En ETB se meten con Aznar hasta en las entradillas de fútbol. 4. Pero hay que ser optimistas: el PSOE promete "desgubernamentalizar" las televisiones públicas. Vale. Oye, que no se diga que aquí sólo se sacan defectos. Una cosa que hace bien Zapatero: repartir protagonismo entre los suyos. Al que mete la pata, lo encierra en el cuarto de los ratones. Jordi Sevilla dijo que los trenes descarrilan por culpa del déficit cero y ha pasado un mes a pan y agua. De Caldera, ni hablamos. Espero que lo suelte pronto. Si no lo hace por él, que lo haga por los demás. La vida, sin Caldera, tiene menos picardía.

11-S, la película 09.02.2003

1. Una de las frases más repetidas tras el 11 de septiembre de 2001 fue: "¡Qué miedo! ¡Parecía una película!". Nada más falso. Las imágenes de las torres gemelas ardiendo daban miedo, precisamente, porque no parecían de una película. En una película, antes de noventa minutos han ganado los buenos, liderados por un tipo guapo, inteligente y decidido. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia. La película comenzó después, cuando se nos anunció que comenzaba una de Buenos y Malos, en la que Georges Bush interpretaría al jefe de los Buenos, dirigido por Dios, nada menos. Así ya podrá ser bueno. Desde Jesús de Nazaret, Dios no se había decantando por nadie, y va a fijarse en Georges Bush. Será Todopoderoso, pero en sólo dos mil tres años Dios ha perdido vista. 2. Las reglas de Hollywood no permiten que el bueno fracase, de manera que, ante la falta de colaboración de Bin Laden, quien se negó a ser capturado y huyó en vespa después de prestar el móvil a un amigo para despistar, cambiaron al malo. Bush debió pensar, como Gaspart con Van Gaal: más vale malo conocido... Y fichó a Saddam Hussein. "No es fácil vincular Irak con Al Qaeda", dijo alguien del Pentágono. "Pero si hay que hacerlo, se hace", podría haber añadido. Desparpajo no les falta: incluso se anunció una operación de propaganda que incluía mentiras a discreción. Aznar es más directo: "De parte de Bush, que vamos a la guerra, y al que no le guste es un perro". Hombre, Presidente, trabaje usted un poquito más. Explíquenos por lo menos por qué vamos a la guerra, porque si hay que ir se va, pero ir pa ná... "¡Ustedes hicieron la guerra de 1991!", increpa Aznar al PSOE. Aznar cree que, mientras lo hayan hecho antes los socialistas, puede hacer cualquier cosa. A ver si un día se confiesa: "¡Sí, siempre quise ser como Felipe González, haré todo lo que él hizo!". 3. Es verdad que Aznar apoyó a González. También es verdad que hoy la gente está más resabiada. Ya nadie se deslumbra ante una lluvia verde en el televisor. En el 91, la guerra parecía un videojuego, pero hoy cualquiera sabe que a este lado de la pantalla hay mentiras, y al otro, cadáveres. Lo piensa el 80 por ciento de los españoles, lo dicen los actores en la gala de los Goya, y el Gobierno les llama "brazo armado de la oposición". Los actores, brazo armado; Nunca Mais, estafadores; los huelguistas de hace un año, antiespañoles. Ay, ay, qué forma de ladrar por las cuatro esquinas del telediario. 4. Se quejan porque los actores tomaron la gala de los Goya al asalto, como al asalto tomaron los marineros gallegos los telediarios para pedir que acabe de una vez ´El show de Jose´. Parece que empieza a haber gente asfixiada en ese país inventado en el que no hay huelgas generales, ni playas contaminadas, y que va a la guerra por la paz. Hasta dónde habrá llegado la saturación para que incluso los actores digan que están hartos de películas.

Aznar, agente secreto 16.02.2003

Tras darle muchas vueltas, he llegado a la conclusión de que José María Aznar es un agente secreto de Sadam Husein. Nadie ha hecho más que Aznar por movilizar a todo un país en contra del ataque a Irak que ha convertido a los actores en líderes de masas. ¡Bingo! Que los demócratas vascos exijan a quienes se manifiestan contra la guerra que condenen el terrorismo de ETA resulta poco discutible (y más cuando se oyen gritos contra la guerra que vienen de batasunos que se conmueven por la extinción de las ballenas y se entusiasman ante la extinción de los demócratas) pero no entiendo qué pretendía el Gobierno. Una vez los actores contrarios a la guerra han condenado el terrorismo de ETA, ¿se puede pedir a los Gobiernos contrarios al terrorismo de ETA que condenen la guerra? Tal vez sea irritante el pacifismo naif, pero el belicismo naif no hay quien lo aguante. Ahora, una campaña de información. Se ve que lo del telediario es propaganda, y por eso hace falta información. Menos mal, por cierto, que el PP es incompatible con la corrupción. Si no, no sé de dónde sacarían el dinero para tanta campaña. - ¡Arenas! -grita Aznar-. Suspende la campaña sobre el Prestige y pon en marcha una sobre la guerra. - ¿Y lo que tenía escrito sobre el PSOE, campeón? - ¿Qué era? - Irresponsables, inmaduros e inmorales. - Déjalo, que vale igual. Cierta curiosidad morbosa tengo por comprobar bajo qué forma aparece este domingo Aznar en el telediario. Como Peter Sellers, cambia de vestuario para aparecer en varios papeles. Ya se ha hecho entrevistar en TV1, en Europa-Presstv, en Efetv, en Bloombergtv y en Antena3tv, para desembocar siempre en un sumario de telediario de rabiosa actualidad: "El Presidente apoya a EEUU". - A ver, Timmermans, -dice Mariano Rajoy-. ¿Quién más le puede entrevistar? - Pues ya no se me ocurre. - Mira, coges todas las entrevistas, las mezclas, y las repartes diciendo que es de una cadena privada de China. Vístete de chino para los contraplanos y ni te preocupes del acento. Tú dices que sí. Di "chí". La gente no se fija en esas cosas. Lo malo es que ya la gente se fija en esas cosas, y los ministros acampan en los platós de televisión porque si salen a la calle les silban: en la pasarela Gaudí, en la universidad, y hasta en los mítines de Aznar gritan contra Aznar. El PP ha perdido la calle, quién iba a decirlo del partido de Fraga, y critica a la oposición por callejear, "como los extraparlamentarios". ¿Cuál es el plan de Aznar? ¿Dejar la calle a los extraparlamentarios? ¿La huelga general, las protestas por el Prestige, el no a la guerra para los extraparlamentarios? Lo dicho: Aznar quiere llevar a los extraparlamentarios al poder, es un revolucionario, un subversivo, un agente secreto contra la guerra.

La vida fácil 23.02.2003

Imagine que decide llevar a su hijo a una guardería y descubre que no hay. No es que falten plazas, o que haya lista de espera, o que sea muy cara; que no hay guarderías, que son cosa de otros países. En la administración le orientan hacia un centro en el que atenderán al niño una hora por semana. "Le darán de merendar y aprenderá los cinco lobitos; el resto es cosa suya. No ponga esa cara, deje de trabajar y ocúpese del nene, que no todo es jijí jajá". Así empieza en España la vida de los niños con discapacidad severa. Pero en España la red de desatención a las personas dependientes es muy completa, y tanto puede uno nacer y no tener quien le atienda como morir de viejo abandonado en casa. Disculpen la crudeza, pero cualquier día estalla una paz preventiva que nos deja fritos y quería contarlo: España está a la cola de la Unión Europea en gasto de protección social, según la oficina estadística comunitaria. Nuestras autoridades piensan que el dinero no da la felicidad, de ahí la opción Ana Botella: no habrá inversiones, pero derrochamos cariño. Aunque a Ana Botella le sucede como a aquel futbolista al que su entrenador tuvo que gritarle desde la banda: "¡Los colorados, los nuestros son los colorados!". Hubo una sentencia sobre acoso sexual y Ana Botella alabó al acosador; le preguntaron por unos asesinatos y respondió criticando a los inmigrantes. "¡Los débiles, Ana, los tuyos son los débiles!". Habló también sobre la guerra, para decir: "La guerra es lo peor, salvo que haya algo peor". Muy interesante también lo de Javier Arenas: "El PSOE da oxígeno a Sadam". Con estos argumentos tan buenos, a punto estuve de comprarme una cabra y largarme a Irak de legionario de tebeo: "¿ande estal Sadán Jesulín, que me lo como?". Sin embargo, apareció Aznar por las Cortes y dijo que todo había sido un malentendido, que él apoya la paz y que, en consecuencia, la calle le apoya a él. Entonces, ¿qué hacemos? ¿Nos vamos a Irak con la cabra, o nos comemos la cabra o qué? Aznar ha frenado el ataque de pánico en el PP, y es que, como diría Ana: "No nos preocupa el coste electoral, salvo que haya coste electoral". A Zapatero no le entendí bien, pero me pareció que anunciaba que, en las próximas elecciones, él votará a los españoles. En cuanto a Arenas, la verdad, sobre Arenas yo pienso lo mismo que Arenas: que Aznar le infravalora. Él podría ser mucho más que la protuberancia de Zapatero en el telediario. Apenas acaba Zapatero aparece Arenas. Seguro que Zapatero duda sobre si, tras afeitarse, nada más salir del baño en el espejo empieza a reflejarse Arenas comentando el afeitado: "La maquinilla es lo fácil". Dice Arenas que oponerse a la guerra es "lo fácil". Eso depende de los ambientes que frecuente cada cual. En el rancho de Bush lo fácil es otra cosa. Y, entre lo fácil y lo difícil, está lo imposible: explicar que nos codeamos con EEUU para dominar el mundo mientras estamos a la cola de Europa en gastos sociales, que era lo que yo quería contar antes de que estalle la paz preventiva.

Vaya, para que te fíes 02.03.2003

A la cabra que me he comprado para invadir Irak (cuando diga la ONU; yo no soy como Zapatero, que obedece a la ONU cuando quiere) la tengo con crisis de ansiedad. Que nos vamos, que no nos vamos, que mejor invadimos Francia... Los triunfitos gritaron contra la guerra sin considerar el último argumento de Federico Trillo: Sadam Husein tiene misiles de alcance medio y, si le dejamos, pronto tendrá misiles que alcanzarán a España. ¡La leche! Sadam va a atacar España con misiles. ¿Pero no iba a pegarnos la viruela? ¿Ahora qué hacemos con las vacunas? No sé de dónde saca la información el Gobierno español, pero debería pasarle sus fuentes al inspector Blix de Naciones Unidas, que encima de tener nombre de dibujo animado japonés (¡Las aventuras del inspector Blix en Irak!), no caza ni media. ¿Cómo es posible que se le hayan pasado por alto los misiles antiespañoles? No es la primera vez que a este Blix se le pasa algo gordo. Ya Aznar aseguró que Sadam facilita armas a Al Qaeda, y Blix en la luna. Ahora tampoco sabe nada de los misiles Bagdad-Móstoles. Muy mal, este Blix. Por suerte, Aznar y Bush han puesto a la ONU en su sitio con una resolución simple y tajante: "¡Sadán, en quince días vamos pallá y tarrancamos las pelotillas!" Simple y tajante sí es. Lo que encaja menos es lo del consenso europeo que guiaba a Aznar antes de que una lengua de fuego se posara sobre su cabeza y rompiera a hablar con acento tejano en el rancho de Bush. Tras oirle junto a Bush, muchos esperaban que junto al Papa cantara gregoriano, pero no. Por hache o por be, este hombre siempre decepciona. ¡Cómo se echa de menos a Gila en estos días! "¿Está Sadam? Que se ponga. ¡Sadam! Oye, majo, ¿qué tal? Te iba a decir: ¿tú no podrías invadir algún país vecino o algo? Es que, para hacerte la guerra, ya no sabemos qué contar. ¿Cómo dices? No, qué va, por petróleo nosotros no vamos. Si a nosotros el petróleo nos sobra. Aquí lo tenemos por Galicia, tó tirao...". En el PP están preocupados por el efecto mariposa (500.000 personas mueren en Irak y Gallardón pierde dos concejales en Madrid) y deberían preocuparse del efecto Pinocho (si la nariz sigue creciendo, un simple resfriado puede ser fatal). Por encontrarle lógica al Gobierno, he buceado en La antología del disparate: "los siete pecados capitales destacan por ser siete, y son la envidia cochina, la soberbia, y varios tipos de mentira, como la podrida, la normal, la piadosa, etc". No sé en qué categoría incluir el episodio de los argelinos detenidos en Girona con fairy (muy concentrado, puede, pero no "explosivo", como dijo Aznar). Desde la conspiración entre Felipe González y Mohammed VI, ya habíamos asistido a algunas verdades creativas, llamémoslas así, del Gobierno, pero se han pasado de dosis, Aznar se ha convertido en el hombre increíble y parece ser el único que no se da cuenta. Recurro a la parodia que Manuel Rivas hizo del poema If, de Ruyard Kipling: "Si puedes conservar tu cabeza serena cuando todos a tu alrededor la pierden y te cubren de reproches; si puedes tener fe en ti mismo cuando todos los demás dudan de ti... es que no te enteras de nada".

¡A primera division! 09.03.2003

1. Si en lugar de cien euros por hijo se repartiera un euro cada vez que Montoro sale por la tele para contarlo, hoy España sería conocida en el mundo como el país de las madres multimillonarias. "Oye, Olof, ¿por qué no nos vamos a España? Allí todo es chingar y cobrar. Hay un señor, siempre enfadado como Rompetechos, que los domingos reparte dinero entre las madres". Un buen lema popular para las municipales: "Haz el amor y la guerra". 2. Va, no hay que decir eso, que José María Aznar se enfada. No es que Aznar quiera la guerra. Sucede que la guerra le parece algo secundario si con la guerra puede convertir a España en un país de "primera división". ¿Por qué no explica las ventajas de ese sutil plan geoestratégico? "Por cada mil muertos, nuestro PIB crecerá una décima, y eso si sólo apoyamos. Si matamos con nuestros soldados, ¡dos décimas!". Según Aznar, el mundo se divide entre "primera división" y "países que no sirven". Lo que son las malas compañías. Un día con Bush, y Aznar habla de países que no sirven. "Cuando veo el mapamundi, mi querido Ánsar, me muero de rabia. ¿Para qué demonios sirve Bélgica, ahora que ya no bebo cerveza?". "Yes, yes", respondía Aznar, "ni Germany ni Frenchilandia tampoco sirven para nózin. Son old Iurop, countrys caput, sécon dívision de countrys". 3. Si Aznar detallara sus planes,tendría más apoyos. "Junto a Estados Unidos, conseguiremos el bienestar sueco, las pensiones alemanas, las prestaciones sociales francesas, los accidentes laborales canadienses". Luego pasa lo que pasa. El Plan Primera División lo gestiona Francisco Álvarez Cascos y obtiene el clima sueco, la comida alemana, el aceite francés y el vino canadiense. Qué gran tipo, Cascos, lástima que no haga nada bien. O que no le sale, oye, a lo mejor es un fenómeno y lo lleva en secreto, como Clark Kent. 4. Otra opción sería llevar a Ana Botella ante el Consejo de Seguridad. En el momento de votar sí o no a la guerra, podría decir, como dijo sobre el aborto de la niña violada en Nicaragua: "Miren, es una situación tan extrema, que se da tan pocas veces en la vida, que prefiero no entrar". Y dejamos al Villepin pasmao. "Toma, franchute", pensaría Ana, con un mohín. (Y Gallardón rezando: que se quede, que se quede de embajadora permanente). 5. Hace un año, Francia votó a Chirac con la nariz tapada. Hoy, Chirac juega el papel de héroe de la paz en Europa. Parece que se ha movido con habilidad. Hace dos meses, Aznar irrumpió en este juego de la guerra con el ánimo de liderar la nueva Europa; hoy se da con un canto en los dientes porque le apoyan sus diputados. Parece que en España tenemos un político menos hábil que Chirac. O que mide mal los tiempos. O que busca un atajo para ascender a España a "primera división" porque se retira dentro de un año y ha confundido su retirada con el fin del mundo. Que ya es confundir. A ver en cuántos líos más nos mete con sus prisitas. Quiere pasar a la historia, y tiene que ser con una guerra. Podría haberse aficionado a otra cosa.

La convicción 16.03.2003

1. Vale que Colin Powell amenace a Francia con "graves consecuencias" por oponerse a la guerra; pero que José Luis Rodríguez Zapatero amenace a José María Aznar con "consecuencias" (así, a secas, sin especificar, para que a Aznar le consuma la incertidumbre) por apoyar a Bush, ya es añadir demasiada tensión al planeta. "¡Que la Tierra sepa que el PSOE no acepta injusticias!", debería proclamar Jesús Caldera, con esa solemnidad tan suya, tan de Benito Pocino. Un problema que veo en Caldera cuando se encarama a una tribuna es que no encuentra fácilmente la pierna de apoyo, y con el continuo cambio de pierna se desmadeja todo él y pierde solidez (la que tenga, no me meto en si mucha o poca). Está bien que se haga oposición, pero no hasta el extremo de tener en un sinvivir a un dirigente de primera división como Aznar. Mala suerte, esto de la primera división, cachis la mar. Si nos quedamos un trimestre más en segunda, nuestro voto en la ONU valdría su peso en oro. "Menudos países de mierda que deciden la guerra", debió pensar Bush cuando le enseñaron en el mapa a Camerún, Angola, Pakistán... "¡Y eso de Guinea-Crocanti, ¿qué es? ¿Un helado?!", va gritando Donald Rumsfeld. Dirija usted la primera potencia mundial para esto. 2. Ha sido una semana de intensa actividad diplomática. Así se llama. Decía Woody Allen que quien ayuda a un criminal es su cómplice salvo que le ayude después de cometido el crimen; entonces se le llama abogado. Lo de estos días en el Consejo de Seguridad, si lo hacen particulares, se llama chantaje, soborno y extorsión. Si lo hacen países, se llama diplomacia. Aunque hoy día las guerras han empeorado mucho. Siempre hubo mentirijillas, pero la costumbre era enterarse después de la guerra, no antes. No ha caído la primera bomba y ya conocemos mil mentiras. España, como país de primera, aporta la suya. Tiene todo un sabor de chiste antiguo, de cuando estábamos en un rincón de la historia y se contaba: un americano, un inglés y un español falsifican pruebas para una guerra. El americano lleva a la ONU armas nucleares inventadas, el británico falsifica un informe de su servicio de inteligencia, y el español... un bote de detergente. Esta guerra es como ir al cine a ver los teleñecos y que la rana Gustavo hable con la voz de Ana Obregón. Ya sabemos que las ranas no hablan, pero hay unas reglas que cumplir si no se quiere que los espectadores se salgan del cine a media película, sintiéndose estafados. 3. Los espectadores se irritan y protestan: al número uno de la lista que los Aznar presentan en Madrid le organizaron los universitarios un follón. Nada grave. Gallardón puede estar tranquilo. Como dijo Ana Botella, "la guerra sólo preocupa en Madrid". Qué cosas. Botella ha llenado el hueco que dejó Celia Villalobos. Si todavía existiera CQC, podrían preguntarle por su receta para el cocido. - Y tú, ¿cómo ves todo, Mariano? -pregunta Aznar. - Original, Presidente -responde Rajoy-. Tras peculiar maniobra envolvente, hemos conseguido rodearnos. - Ya lo siento, pero tengo una convicción. - No sé, Presidente, concéntrate fuerte, a ver si te sale otra.

Mercrominaaaa…¡ar! 23.03.2003

1. Vamos a la guerra, pero sólo un poquito, y básicamente para poner tiritas y mercromina. Nada de misiones de ataque. Vamos en misión humanitaria. Prácticamente, la Cruz Roja. Y lejos del teatro de operaciones: estaremos con los prismáticos y, en cuanto veamos un herido, llamaremos al 112 para pedir una ambulancia y que nos lo traigan al barco-hospital, que, por otra parte, llegará en 15 días, y para entonces puede que todo haya terminado. En resumen: vamos a la guerra de refilón, un poco por compromiso, para no dejar tirado a Bush. Dice Aznar que esta decisión de ir a la guerra sin atacar (que es el chiste que le faltó a Gila: "¿Es el enemigo? Oye, que vamos a la guerra, pero que no te atacamos") la tomó por sensibilidad hacia la opinión pública española. Que yo sepa, el grito era "No a la guerra", pero se ve que Aznar no captó la indirecta. -A ver, Ánsar -le dijo Bush en las Azores-, llegó la hora de la verdad. ¿Ves este misil? ¿Sabes lo que significa? -Ay, sí, señor Bush, pero sólo la puntita, por favor, que no tengo costumbre. 2. Dijo Zapatero en las Cortes, a propósito del progreso que la guerra traerá al pueblo iraquí: "Puede que algunos iraquíes tengan televisor en color dentro de unos años, pero no les compensará tener sobre el televisor las fotografías de sus hijos muertos en esta guerra". Es la típica frase que al cabo de los años te recuerda algún hippy de la oposición, en cuanto llegas al Gobierno y, entre pitos y flautas, te cae una guerra encima. La suerte de Zapatero es que, con toda seguridad, el diputado de la oposición que le recuerde la frase no será del PP porque, como ha venido repitiendo Aznar en estos debates, creo que con orgullo, el PP siempre está a favor de las guerras. "¿Y por qué Kosovo sí y ahora no, ñorías? ¿Por qué sí a la guerra del Golfo en el 91 y ahora no, ñorías? ¡Yo estoy a favor de todas las guerras, en el Gobierno y en la oposición! ¡He nasío pa guerreá!". Bueno, pues vale, pues me alegro de que sea tan feliz. Lo que va a disfrutar en los próximos años, el angelico, pero que entienda que algunos le teníamos cariño a la ONU. Zapatero le recordó que Kofi Annan considera la guerra ilegal y Aznar respondió: "¿Y qué va a decir Kofi Annan?". Le faltó añadir: "el desgraciao". 3. El mejor es Jordi Pujol. Su templanza y sensatez de estos días confirma que siempre tendría que co-gobernar. Si Bush gobernara en coalición con Pujol todos saldríamos ganando. "Oiga, Rumsfeld, ejem, grjdgc aj, frst, ¿no podríamos hacerlo de otra forma esto, sin sin sin frst aj grdjc romperlo todo?". Seguramente la templanza de Pujol tiene algo que ver con el lío de esas encuestas inventadas por su Gobierno, porque Pujol necesita que el PP no le deje en minoría, pero eso son detalles. -Mas, estamos en apuros. En la próxima encuesta ponle un siete y medio a Piqué. -Sí, telonero President. -Y un 48% de apoyo a la guerra. Bueno, un 43, tampoco vamos a regalar nada. Un 43, como el pilé.

No tan brutos 30.03.2003

Esto de la guerra parece cosa de brutos, pero está muy bien pensado: ya se adjudican contratos para la reconstrucción de Irak. Es como si Jack el Destripador hubiera formado tándem con un cirujano. - Vaya destrozo. La reconstrucción le va a salir por un pico, ¿eh?, pero no se apure que en quince días viene un gabinete de asistencia psicológica. Son los españoles, en misión humanitaria. A lo mejor nos cae algo en la reconstrucción de Irak. El AVE Bagdad-Basora, para que se luzca Francisco Álvarez Cascos. Experiencia en poner raíles sobre socavones no le falta, y le convendría cambiar de aires. También él ha cancelado inauguraciones por temor a una lluvia de huevos. O de piedras. Yo también creo que Zapatero debería haber salido como una flecha desde el minuto cero a proclamar que no hay que tirar piedras. No porque sea el responsable, sino porque alguien tiene que poner sentido común cuando el Gobierno desbarra y Jordi Pujol, que es el encargado habitual, está distraído. Zapatero lo hizo el miércoles, en el Congreso. Dijo muy seriecito y solemne que no se debe tirar piedras, ni huevos, ni gritar a nadie. Los del PP, con el cabreo que llevan, se pusieron a gritarle, y Ánsar no le tiró huevos porque sólo llevaba los suyos. "Tras Zapatero Pactista y Zapatero Callejero, ahora Zapatero Estadista; tiene más vestiditos que la Nancy", protestan los del PP, un poco enfadados porque su emperador se pasea en bolas y hasta el gato se da cuenta. Poner sentido común también es labor de los políticos, aunque Iñaki Anasagasti se lo exija al Rey. ¡Como si el Rey no tuviera otra cosa que hacer! Y cómo será el vacío que ha dejado Ánsar con su jugada maestra de política internacional para que las miradas se dirijan al Rey. Zapatero fue a verle y le habló ¡durante hora y media! Lo mejor de la ONU es que los países disponen de siete minutos para decir lo que piensan sobre una guerra mundial. En España, con siete minutos nadie tiene ni para empezar, salvo Ana Botella, que con una frase lo dice todo. Hagamos justicia. En el concurso Disparates de morirse, Ana Palacio destaca esta semana con tres frases que por sí solas tumbarían a cualquier ministro de Exteriores del mundo: "Ya se ven beneficios de la guerra: baja la gasolina". "El vuelo de los B-52 sobre España es un bulo, aunque no lo sé". "Cada vez hay menos manifestantes contra la guerra porque el Gobierno se va explicando mejor". ¡Magnífica Palacio! Pero yo siento debilidad por la gran Botella: "El Papa y yo queremos la paz, aunque discrepamos en la metodología". Federico Trillo es otro fenómeno. Le preguntan si los B-52 repostan sobre España y contesta: "A lo mejor sí, a lo mejor no". Ánsar es un presidente zombi y sus ministros corretean por el telediario como pollos descabezados. Me pregunto si Ánsar sabe que es un zombi o si le pasa como a Nicole Kidman en Los otros, y sigue preguntándose qué está pasando. Total, sólo por ir a la guerra con el 91% de la ciudadanía en contra, y por unos pocos engaños y mentiras. La gente, en España... es que tiene muy mal carácter.

Son ustedes formidables 06.04.2003

1. Los periódicos españoles están cargados de información sobre discrepancias entre Colin Powell y Donald Rumsfeld sobre la posguerra: eso tampoco lo tienen cerrado, también van a la de Dios es Cristo. En cambio, nadie cuenta nada sobre discrepancias entre Ana Palacio y Federico Trillo. Parecería lógico que en España supiéramos más del pensamiento de Trillo y Palacio que del pensamiento de Rumsfeld y Powell, pero no. Sabemos más del pensamiento de Rumsfeld y Powell. A lo mejor es porque Rumsfeld y Powell piensan. - Oye, Ana, ministra, ¿no deberíamos discrepar un poco? - ¿Y sobre qué, ministro Federico? - ¡Hombre! Sobre el curso de las operaciones. - ¡No me digas que nuestro barco-hospital ya ha operado a alguien! - Venga, ministra, no seas así y discrepemos. ¡Como si fuéramos un Gobierno, vive Dios! - Es que pensar por nuestra cuenta... - Si ya estamos en pecao, mujer. ¿Va ser peor si hacemos política? - Mucho peor, que Dios tiene su carácter, pero no veas cómo es Jose. 2. Jaime Mayor Oreja advierte de que un triunfo electoral socialista complicaría la unidad de España, pero por más que advierta lo tiene crudo. Las cosas como son, y la pinta que llevan las cosas es que, para suceder a Ánsar, Oreja va a tener que quemarse a lo bonzo o ganar en Hotel Glamour. Sin desacartar un mix: quemarse a lo bonzo en Hotel Glamour. Como repiten sus rivales internos (que no enemigos, porque la lealtad no se pierde por unas puñaladas, y menos en estos momentos difíciles) Oreja es un candidato sólo para la mayoría absoluta. "Es que es imposible su entendimiento con los nacionalistas", explican sus rivales, muertos de pena, o de risa, ahora no me acuerdo. - ¿Y no te parece, Jose -susurra Ana Botella- que Rodri ha estao muy callao en el tema guerra? A mí eso no me parece fidelidad. - Mariano -dice Gallardón- podría haber salido con bien de lo del Prestige, pero se ha contaminado también con la guerra. - Alberto -comenta Mariano- pecó de soberbio al pensar que podría ganar Madrid incluso con Ana en la lista. ¡Ni Hércules lograría correr con ese peso! Con lo cotizada que iba y, a este paso, la candidatura del PP quedará desierta o se sorteará con el cupón. 3. La segunda semana de guerra quirúrgica ha traído imágenes de cadáveres de bebé, y de niños y niñas mutiladas. Los mismos que defendían la guerra, por supuesto con Donald Rumsfeld a la cabeza y Ánsar en la cola, razonaron que la mejor solución a la matanza de civiles era un ataque feroz. Perdón: intenso. Para acabar cuanto antes. Por el propio bien de los iraquíes. Qué buena idea. Enhorabuena. Dan ganas de gritar: son ustedes formidables.

Simpatía pa tu tía 13.04.2003

José María Aznar no quiere que España sea "un país simpático". Se trata de su nueva aportación a la ciencia política. Cada semana nos deslumbra con un nuevo concepto geoestratégico, a cual más complejo y sofisticado. Hace unos días, la idea era que España fuera "un país de primera división", en contra de los países "que están en un rincón" y, por tanto, "no sirven". Ahora cierra su cuerpo doctrinal con la Teoría de los Países Antipáticos. Él, por cumplirla a rajatabla, la explica entre gruñidos. "Si mi país no es simpático, yo tampoco". Lógico: es un patriota. Y es tan serio, tan serio, que es capaz de decir tres veces sin reírse tururú pajarito, tururú pajarito, tururú pajarito, estamos en la guerra de Irak porque me sale del pito. A continuación, una vez trazadas las líneas maestras de su política internacional, Aznar dice que la oposición española es "infantil". Teniendo en cuenta que considera también que la oposición es un peligro, enemiga de España, violenta, radical e irresponsable, deduzco que el cariño de Aznar hacia los niños es limitado. Hay quien cree, y al parecer es el caso del presidente, que la infancia es un periodo de la vida "simpático" pero "que no sirve", una etapa que hay que pasar, como el sarampión, para llegar a ser bombero, astronauta o soldado, que es lo "serio", antesala de lo "fúnebre". Él, de niño, quería ser presidente de Gobierno. Lo dejó escrito en su último año de colegio. A los niños se les pregunta mucho eso, qué quieren ser de mayores, como si ser niño no tuviera interés. Imaginemos lo contrario. Imaginemos que nuestros políticos fueran niños a los que hubiera que enviar a casa por vacaciones, después de un trimestre tan agitado, con una breve nota que evaluara su comportamiento en el parvulario. Del niño Aznar podría escribirse: "Está convencido de tener razón siempre y en todo, y eso le hace ser agresivo con sus compañeros, a los que con frecuencia pega y muerde. Debe corregir la tendencia a decir mentiras. Se ha quedado sin amiguitos. En su último año está echando a perder su trayectoria escolar". De Zapatero: "Intuitivo. Le gusta más jugar que estudiar. Nunca lleva la contraria a nadie. Su opinión coincide siempre con la mayoría. No sabríamos decir si no tiene personalidad o si su personalidad es ésa". Pujol: "Inconstante en sus afectos. Cambia tan a menudo de pandilla que sus compañeros no valoran su talento y le llaman El Andrés, porque creen que sólo le mueve el interés". Fraga: "Tras más de sesenta años en este colegio, sería bueno que lo dejara, aunque él insista en que Dios le da fuerzas. Se las da a él, pero no a los demás". Mayor Oreja: "Le gusta mucho Conocimiento del Medio y Unidad de España, pero debería estudiar alguna materia más". Llamazares: "Afán desmedido por llamar la atención". Arzalluz: "Sigue estancado, como hace cien años. A ver si el curso que viene pasa de siglo". Ruiz-Gallardón: "Todo lo que construye tiene que ser siempre lo más largo y gordo de Europa. Consultar con especialista". Maragall: "Tiende a ensimismarse. Parece que se aburre". Trillo: "Ideal futuro ministro de Defensa para país poco serio: es simpático y da mucha risa".

Tele-Bush, ¿dígame? 20.04.2003

1. Tony Blair aparecerá en un capítulo de Los Simpson. Los responsables de la serie pidieron su colaboración y el primer ministro británico aceptó encantado: grabó unas frases para que su voz apareciera en la serie acompañando al dibujo animado. La oposición, que lo critica todo, recriminó a Blair que se entretuviera en esas cosas en plena guerra. En España, en cambio, más de uno daría lo que fuera para que Aznar dejara de jugar a las guerras y se fuera a vivir con Los Picapiedra. ¿Acaso un político puede aspirar a algo más que convertirse en dibujo animado? Ya ha dicho Pujol que, a veces, las ambiciones excesivas terminan en fracaso. Y mientras lo decía no miraba a nadie, ¿sabes? Ay, Ánsar, Ánsar, a ver cómo te sale el recado de Siria. -¡Ánsar! ¿Cómo estás? -Para usted, siempre fenómeno, señor Bush. -Anda, vete a Siria y llévales esta cestita con un queso, un pastel, un tarrito de miel y un aviso de bombardeo. Cuando pases por Damasco, fíjate bien en los edificios, para pedirte lo que quieras cuando llegue la reconstrucción. 2. Rumsfeld y Bush ya venían hablando de Siria en el idioma de Gila: "Aquí alguien tiene armas químicas; aquí alguien va a bombardear a alguien". Habló Gran Bretaña, habló Francia, habló Alemania, habló Israel... "Qué raro", pensaba yo, "que Ánsar no diga nada, siendo un líder de primera división". Es verdad que estaba ocupado exigiendo a gritos a Zapatero que no crispe y que condene los fusilamientos de Cuba, la guerra del Congo, el terrorismo etarra, la invasión de Abisinia y el precio de las coquinas, pero aun así extrañaba el silencio de Ánsar sobre Siria. Luego ya entendí: estaba esperando la llamada de Bush para no dejar en ridículo al presidente de EE UU. Imagínense que primero habla Ánsar: todo el mundo vería que Bush opinaba lo mismo y le acusarían de hacer seguidismo del líder español. Una vez aceptado el encargo de Bush, salió Mariano Rajoy diciendo que ni hablar, que en Siria no hay armas químicas y que no a la guerra; y Aznar añadió que Siria es su amiga y que con sus amigos no se mete nadie, ¿entendido, Bush? Bueno, hombre, bueno. Ahora, con el susto de las municipales, capaces son de pasarse de rosca por el otro lado y declarar la guerra a Estados Unidos. 3. Total, que llega Ánsar a Siria: -Pues sí, señor... señor... Disculpe, pero he olvidado su nombre. No tengo costumbre en lo que los expertos llamamos esfera internacional. Permita que le llame señor Sirio. De parte de Bush, pero de forma completamente autónoma, y aprovechando las tradicionales buenas relaciones entre España y el mundo árabe, que te rindas. Seguro que Ánsar sabe cómo manejar el tema. Le sobra mano izquierda. Y tiene mucha experiencia en compañeros de viaje de Sadam Husein. Nada menos que toda la oposición española, según sus cálculos. Y lo de andar en motocicleta de repartidor de Tele-Bush le sale bordado. Ya practicó en México: "Tele-Bush, señor Fox, para pedir su apoyo a la guerra de Irak". Ay, Ánsar, Ánsar, qué injusto es Pujol. ¡Insinuar que tus ambiciones son excesivas!

Ya están aquííííí 27.04.2003

¡Alegría, alegría, que empieza la campaña electoral y nos van a llenar de regalos! Aznar nos pone un piso, una empresa, un hijo subvencionado, un puesto de trabajo y dinero en efectivo mediante rebajas de impuestos. No está mal, no está mal. Casi vale la pena que nos meta en otra guerra, a ver qué nos regala a la salida. Después quedará en nada, pero ¿y la ilusión de estos días?, ¿y ese saber que si necesitas dejar a los niños llamas a Moncloa y el líder en persona te hace el canguro? Yo creo que la democracia necesita mejorar, como dice Zapatero, y por eso propongo la promesa electoral personalizada. Se coge la guía telefónica, y uno por uno: "¿Usted qué querría?". "Un yogur de fresa y dos kilos de gominolas". "A ver, nene, dile a tu mamá o a tu papá que se pongan". "Oiga, perdone, pero el papá soy yo". "Ah, es usted uno de esos infantiles del 'No a la guerra'; a ver, le tomo nota: yogur de fresa y dos kilos de gominolas". "Y que me los traiga Trillo y me haga un chiste". "¡Pero si Trillo no es humorista!". "¿Cómo que no?". Yo votaré a quien me facilite un vínculo transatlántico privado: viajes a Nueva York, a Lima, a Buenos Aires... Para reforzar mi vínculo transatlántico, que considero importante. Zapatero no tanto, se ve. Dice que el "vínculo transatlántico" sería su última prioridad. Me parece pésimo. ¿Acaso es justo someter a Bush a esta ducha escocesa? Con Aznar, barra libre; con Zapatero, menosprecios. Estará el presidente Zapatero recibiendo en La Moncloa a estudiantes, jóvenes (una vez solamente; después, ya delegará en el ministro de la Juventud), y a otros colectivos castigados por la soberbia del PP (parados, sindicalistas, rectores, intelectuales, cineastas, mecánicos torneros...), y George Bush telefoneando, rabioso. -¿Pero es que ese Zapatero no está nunca libre? Dígale que llamo por lo del vínculo transatlántico. -Es que es su última prioridad, señor Bush -contestará la secre. Zapatero regresa a la pesca del voto de la gente de orden, porque a la izquierda la tiene movilizada, sí, pero el voto no puntúa doble aunque se vote con muchas ganas, y para ganar hay que pescar en la otra orilla. Por eso promete policías a tutiplén y moderación. Aznar también quiere presentarse como moderado. ¡El lunes estuvo más de media hora en RTVE sin insultar a nadie y hablando bajito! Es verdad que por la mañana se había puesto las botas, ante la dirección del PP, con esa pintoresca acusación a la oposición de andar "en pelotas". Hay días en que a Aznar sólo le falta peinarse con la cresta de Robert de Niro en Taxi driver. A lo mejor, al salir de la tele, se fue a conducir un rato, a recalentarse la sangre. "Mira ésa, Urdaci, más gorda que Ronaldo. ¡Extremista, radical, que eres un peligro! Tú no, Urdaci, hombre. ¡Adónde vas en pelotas, Llamazares, que se te ve el rabo!". Y a todo esto, Arzalluz dice que "casi" está en guerra con "Madrid". Creo que era Tarradellas quien decía (Tarradellas o Confucio, da igual) que hay dos clases de políticos: los que solucionan problemas y los que los crean. A ver si en el próximo reparto nos tocan más de los primeros que de los segundos.

Ana y los voluntarios 04.05.2003 Zapatero quiere que en España haya más niños, y eso tiene una parte buena, que es el tiqui tiqui, y otra mala, que es el coste de la guardería. Leí que Ana Botella ofreció, en la presentación de propuestas sociales que hizo en el Ritz, una solución bastante buena: una red de vecinos voluntarios que cuiden de los niños mientras papá y mamá trabajan. En resumen: que al niño lo aguante el vecino. Un vecino sin niños, se supone, porque si no la eficacia de esa medida se ve seriamente limitada, dado que, a su vez, el vecino voluntario tendría que dejar sus hijos a otro, y el otro al otro, y así sucesivamente hasta que los niños den la vuelta a la ciudad como si estuvieran en los caballitos, y con tanto trasiego nadie tendría tiempo, ni para trabajar ni para tiqui tiqui, sin contar cómo se pondría el tráfico, y sin contar con que el vecino a lo mejor es delincuente, y a ver qué le enseña al niño. "¡Arriba las manos, mamá!". Todo por culpa de José María Michavila, que desde que es ministro de Justicia ya ha anunciado tres veces el fin de la delincuencia. Lo malo es que los delincuentes no ven el Telediario, y siguen delinquiendo. Dijo hace tres meses el ministro: "A partir de ahora podremos salir a la calle con la tranquilidad de saber que nadie nos robará el bolso y el móvil". Fue cuando el Gobierno aprobó una ley según la cual había que llevar en una mano el bolso y en la otra el móvil, para que se robara el bolso o el móvil, pero no el bolso y el móvil. Digo yo que sería eso, no creo que el ministro se refiriera a que se había prohibido robar. El lunes pasado tuvo Michavila otro momento spot, como diría Boris; le salió otra frase: "A partir de ahora, la justicia será más justa... con las víctimas". Se refería a los juicios rápidos, una modernidad que consiste en que uno comete un delito, por ejemplo robar un móvil (sin bolso, como sea con bolso te la cargas), y el juez te envía la sentencia con un SMS: "Condndo x chrizo". Algo así es. Hablo de oídas (como Ana Botella, que va rectificando sus opiniones, y muchos la elogian: "Cómo ha aprendido", escriben, "a no decir lo que piensa”. El PSOE, además de tiqui tiqui para todos, y combate sin tregua a los delincuentes, si es necesario con Zapatero y Caldera organizados en somatén, jura acabar con la marginación, con la desigualdad, con la especulación del suelo, la falta de vivienda, las listas de espera en sanidad y las guerras mundiales. Yo dejaría algo para el año que viene. Lo resuelves todo en un mes, y luego la vida pierde aliciente. ¿Les he contado que en Barcelona Ana Botella propuso atender a los ancianos mediante "el voluntariado"? Si seguro que será buena idea, pero, con tanto tajo, al voluntario se le pasa la voluntad en dos días, deja al niño y al viejo, y se da a la bebida. Otro marginado que atender con voluntarios Pero no todo el PP es así. Como dijo Mariano Rajoy en este periódico el domingo pasado: "El Aznar se va a acabar, y todo puede cambiar; vota Partido Popular". Ya, perfecto, si el PP cambia hacia Rajoy, vale. Pero, ¿y si cambia hacia Botella?.

Estar por ahí 11.05.2003

1. El piloto de fórmula 1 Fernando Alonso todavía debe andar preguntándose quién sería aquel señor que le daba la espalda. El campeonísimo Schumacher le rociaba con cava, el público le aclamaba, era feliz con su segundo puesto..., pero el rabillo del ojo lo tenía ocupado en el tipo trajeado que, de espaldas al pódium, apenas a metro y medio, sin prestarle atención, cambiaba discretamente de pierna de apoyo, como un marinero en tierra o un pulpo en un garaje. El señor misterioso era el conseller en cap de la Generalitat, Artur Mas, que el pasado domingo inauguró una nueva modalidad de acto electoral, consistente en estar por ahí. Piqué hizo lo que siempre han hecho los políticos: entregar el premio y abrazar al campeón. Mas es de otra generación, y ha entendido que entregar el premio tiene el inconveniente de salir por la tele de espaldas. De manera que allí se quedó, sonriendo a la cámara, como quien se ha colado en El show de Truman y saluda a una prima. 2. Bah, seguro que no fue así como lo cuento. Además, Piqué y Mas tuvieron el detallazo de no acudir a premiar al piloto acompañados de veinte familiares, como hizo Aznar con el Papa. "¿Pero cuántas familias reales hay en España?", se preguntaría el Papa al ver llegar a los veinte Aznar. Al día siguiente tuvo más fotos electorales: esta vez con Zapatero, ¡y cinco minutos de conversación! Los malvados dirán que con cinco minutos sobra para que Zapatero explique su programa. Les bastaron dos frases. Cuando hay química... El Papa preguntó por Felipe, que ya es retranca, y Zapatero le prometió que se llevará bien con la Iglesia cuando gobierne. O sea, que de quemar conventos y radicalismos así, nada. Descartado. 3. Qué decepción comentar esas banalidades con quien estableció que Dios no tiene barba, que el Infierno no quema y que en el Cielo nadie sabe tocar el arpa porque no se puede apoyar. Alguien así por fuerza tiene que saber miles de cosas interesantes: quién es el sucesor, donde escondió Sadam la viruela, por qué los directivos del fútbol son constructores... Lo de los veinte Aznar parecía una fanfarronada de sobremesa, de haberse picado con un cuñado que alardea de conocer al dueño de El Corte Inglés. "Pues yo conozco al Papa de Roma. ¿Queréis ir a verle? Yo conozco a mucha gente, y voy a la ONU a hablar de trorismo si quiero, y envío soldados a Irak sin consultar al Parlamento". "Vestiros, nenes, que papá ha tenido un pronto". "¡¿Otra guerra?!". "No, hoy vamos con el de blanco". "Jo, ¿cuándo nos llevas a las Azores?". "Cuando pasen las elecciones, nena, que mamá tiene que ser concejala". 4. ¡Con la ilusión que le hacía a Anasagasti! Llamazares no dijo nada, pero seguro que también le hubiera gustado: "Menuda hombrada, Santi. Entre usted y yo casi paramos la guerra". El Papa podría haber dejado un retrato de cartón, como esos que se ponen en algunas ferias, para que los políticos se fotografiaran junto a él. Más de uno se hubiera retratado. Lo importante en política ya no es lo que se hace, ni siquiera lo que se dice. Lo importante es estar por ahí.

No lo tengan en cuenta 18.05.2003

EL PRÓXIMO DOMINGO no vaya usted a meter la pata: acuérdese de no tener en cuenta un montón de cosas cuando vote. Lo más importante es no tener en cuenta la guerra de Irak. Lo dicen José María Aznar y Javier Arenas, que cada día hablan de la guerra para decir que no hay que hablar de la guerra porque el Gobierno lo hizo bárbaro. "¡Lo hemos hecho perfecto, pero no nos lo tengan en cuenta!". Lo del Prestige tampoco hay que tenerlo en cuenta. Otro caso raro, porque Mariano Rajoy repite cada ocho horas, como si fuera un médico administrando a los españoles la píldora de la verdad, que la actuación del Gobierno y de la Xunta fue más ejemplar aún en la crisis del Prestige que en la guerra de Irak. "¡Lo bordamos con el Prestige; no nos lo tengan en cuenta!". Ahora no recuerdo si hay que tener en cuenta las chapucillas del AVE a Barcelona. Por una parte no, porque eso qué tiene que ver con las municipales, y por otra sí, porque es una obra ejemplar. De ahí que Francisco Álvarez Cascos quiera inaugurarlo aunque tenga que conseguir un tren en el tiovivo. A ver si se equivoca y pone de locomotora el coche de bomberos. La mar de chulo que iría tocando la campana: "¿Quién dijoooooo... ¡Ay! ¡Jodío socavón!". Repasemos: ni guerra, ni Prestige, ni AVE. Lo del bodorrio imperial, menos. Eso son cositas personales. Y lo del decretazo, tampoco, porque se anuló. Lo que no se entiende es cómo han podido salir unos resultados de empleo tan buenos sin decretazo, porque antes de la huelga general (que tampoco hay que tener en cuenta) decía Aznar que sin decretazo no habría empleo y que llegaría el fin del mundo, o algo peor. Ojo: la oposición también pide que no se tenga en cuenta la creación de empleo. En primer lugar porque el empleo qué tiene que ver, y en segundo lugar porque desde los ayuntamientos la izquierda creará empleos para todos... ¡y de la mejor calidad, además! Sin demagogia: habrá repartidores de pizza, pero con despacho propio. La mejor, Esperanza Aguirre, que ha prometido dimitir. Dice que si no consigue no sé qué (es lo de menos), dimite. Madre de Dios. Ya, si consideramos que prometer la dimisión es un gancho electoral, mal vamos. Para eso que dimita de antemano. Ése sería un buen programa electoral para todos, sin distinción entre izquierda y derecha: "¡Si nos votáis, dimitimos!". ¡Gallardón promete pisos especiales para artistas! Sí, señor, los artistas son muy suyos, y en un piso normal no crean, se cabrean, van a la nevera, cogen una docena de huevos, y a la calle, a ver dónde actúa Ana Botella. Aznar promete diputados discapacitados para el año 2004. Dice que se encargará personalmente. Yo me andaría con ojo. Con la mala sombra que tiene, capaz es de llegar a un pueblo y partirle un hueso a uno de los suyos. "Hala, promesa cumplida. A por la siguiente". No vayamos a meter la pata: el Plan Hidrológico, la vivienda, la amenaza que sufre la mitad de la población vasca... Son tantas cosas a no tener en cuenta. Hay que hacerse una lista, y fijarse bien en la propaganda, no vayamos a votar contando con la realidad.

Helipuertos para todos 25.05.2003 1. Antes los países cambiaban después de las elecciones. Ahora es distinto. Ahora cambian antes, durante la campaña electoral. Al alcalde de mi pueblo le ha dado por las fuentes. En quince días han aparecido en mi pueblo fuentes y fuentes, venga fuentes. Espero que a partir de esta noche corte el agua y acabe el despilfarro. Después estará cuatro años sin hacer nada destacado, y hasta la próxima campaña, a ver qué siroco le da entonces. Algunas pistas ha dejado en los buzones durante estos quince días: folletos y folletos de propaganda del alcalde con membrete municipal, un vídeo ¡y hasta un libro de 130 páginas con colorines! También tres o cuatro pin de hojalata con el nuevo emblema del pueblo, y varias cartas de saludo con la foto del alcalde. ¡Qué dos semanas! Se acumulaba la propaganda en casa, porque el servicio municipal de recogida de basura no es muy bueno, y todavía no habíamos tirado el último folleto cuando ya aparecía el siguiente. Al final decidimos reservar para el alcalde un rincón del salón, y ya es uno más de la familia. Mañana mismo iremos a pedirle que se retrate con nosotros para el carné de familia numerosa. 2. También se da el caso, peculiar, de la inauguración inventada. Imposible inventariar todo lo que se ha inaugurado durante los últimos quince o veinte días. Mi inauguración favorita ha sido la del AVE de Toledo, que fui a visitar, muerto de curiosidad. Hay una gran explanada de tierra, hay dos enormes cartelones que publicitan el invento, y hay un cachivache de plástico, de un metro de altura, en el que se lee: AVE. Dirán que no es práctico. Si en el cachivache escribes: "museo", has inagurado un espacio cultural. Si escribes: "escuela", has potenciado la red educativa. Si escribes: "viva yo", has inaugurado un líder. Si escribes: "tonto el que lo lea", has inaugurado una campaña electoral. 3. Después de quince días ha quedado un país muy completito. Virtual, puede ser, pero muy avanzado. Si por arte de magia esta noche apareciera construido todo lo inaugurado, España iría de cabeza a primera división. ¡Qué digo! ¡Invadimos Estados Unidos! Menudo potencial: un país de trenes veloces, carreteras despejadas, pleno empleo, educación multilingüe y ordenadores para todos. "¿Pero adónde va usted, Santidad?". "Dios estaba equivocado, ¡el paraíso está en España!". Si eso sucediera, si se cumplieran por arte de magia todas las promesas que se han hecho, el caos sería inevitable. En cualquier esquina surgiría una escuela sobre un bloque de viviendas de protección oficial, a su vez sobre una comisaría, a su vez sobre una estación de autobuses, a su vez sobre un parque, a su vez sobre una guardería, a su vez sobre un candidato que gritara: "¿Pero aquí no iba un aeropuerto?". En mi pueblo han prometido un helipuerto. Toma castaña. Será por buenas ideas. Un helipuerto. Ahora cada vecino tendrá que conseguir que en el trabajo construyan otro, para aterrizar. Si no, es poco práctico, la verdad. 4. Felices votos. Y recuerde: si otro piensa distinto que usted, no es que sea imbécil. Sólo es que es otro. (Y bastante desgracia tiene con eso, el muy imbécil).

Tigres, 1; Leones, 0 01.06.2003

1. Algunos aficionados al fútbol que consideraban al barcelonista Luis Figo una víctima de los árbitros creen hoy sin lugar a dudas que el madridista Luis Figo es un cuentista que no hace más que fingir faltas y golpes. Incluso si un rival le partiera la pierna, habría quien dijera que ya la traía un poco rota de casa. Con las elecciones pasa algo parecido: ahora hay socialistas que se tiran de los pelos pensando en el Prestige y la guerra, como hubo populares que en 1996 se rasgaron las vestiduras pensando en el paro, despilfarro y corrupción. "¡¿Pero no os dais cuenta?!", se gritan a la vez unos a otros. 2. Hay socialistas que ya no recuerdan lo que tuvieron que hacer para que el PP les ganara por la mínima. En una campaña electoral devaluaron dos veces la peseta; Amedo y Domínguez publicaban sus memorias criminales por capítulos; Damborenea organizó un reality-show: "¡Sí, Felipe me encargó los GAL!". Narcís Serra tuvo una tarde gloriosa en Cortes, explicando que el Cesid captaba sin querer conversaciones telefónicas y las archivaba por entretener las tardes. En el PSOE había entonces diferentes sensibilidades, básicamente dos: los partidarios de apuñalarse por la espalda y los que preferían la patada en los medios. En el Rastro se vendían los secretos de Perote y los papeles de Filesa... ¡el gran Luis Roldán apareció en calzoncillos (de lunares) en Interviu! Y con todo eso, más 14 años de desgaste, y lo de la OTAN, el 14-D, Juan Guerra, y Barrionuevo procesado, José María Aznar ganó por una uña, porque Felipe González planteó la campaña a cara de perro, y cuando las elecciones son un bolero de vótame porque me quieres sin pensar en lo que hice, PSOE y PP empatan a ocho millones de votos, 300.000 más para uno si hay paro, despilfarro y corrupción, 100.000 más para otro si hay guerra, decretazo y chapapote. "¡Penalty!", gritan unos. "¡Se ha tirado!", los otros. 3. Por supuesto, todo PP y PSOE. El resto no cuenta, aunque sea un resto de siete millones. Son españoles figurantes, se ve; sus votos son de atrezzo, porque la democracia-Torrebruno exige un duelo a dos: Tigres y Leones quieren ser los campeones. 4. A la prensa extranjera ha regresado durante estos meses un retrato caricaturesco de España: un país de gente pasional que se arroja huevos y piedras, sindicalistas con la cabeza abierta, y un presidente de Gobierno que va por las plazas de toros pidiendo voluntarias para que le tomen medidas de la estalactita (o la estalacmita, no vamos a prejuzgar). A lo mejor es que somos así, un país tipo Audi A.3, aún por civilizar. Pero algo querrá decir que el único vencedor indiscutible del 25-M, RuizGallardón, sea también el único que, siendo de los suyos, se habla con los otros. ¡El sucesor, el sucesor! Todavía no es alcalde y ya lo nombran otra cosa. Qué estrés. Hace un año el PSOE no iba a ganar en la vida, hace dos meses el PP se iba a derrumbar, ahora Zapatero es de hojalata... En 25 años, Barça y Madrid se han enfrentado casi cien veces, y sólo ha habido un 5-0 en el Camp Nou y otro en el Bernabéu.

La tele va mal 08.06.2003

1. Hoy día, por causa de la televisión, todo es mala educación y grosería. Fíjense en Aznar: fue a colegio de pago, y ahora que se pasa el día en la tele sólo le salen sapos y culebras. De entre sus rivales distingue a los "repugnantes" de los "miserables". También hay cómplices de asesinos en diferentes grados. Él está en el centro, en la moderación. Menos mal. Si en lugar de un centrista moderado fuera un ultraderechista radical, ni se sabe lo que diría. Ahora tiene un disgusto gordo por culpa de los hippies, esos que van todo el día gritando "¡haz el amor y no la guerra!". Por su culpa, el Gobierno no puede gastarse dinero en defensa para alquilar aviones en condiciones para nuestros soldados. Como se sabe, el Gobierno está obligado por ley a hacer todo lo que le manden los hippies, sobre todo en defensa. 2. El futuro presidente de Madrid, Rafael Simancas, llamado Rafa el Ejemplar por su misión de dar ejemplo a toda España de que los socialistas son gente maja y tal, quiere cambiar al presidente de Caja Madrid. Lógico. Ya lo decía el lema electoral: otra forma de ser, otra forma de gobernar, otros colegas que colocar. Se trata de que presida Caja Madrid una persona "de talante progresista". Eso está bien. El talante es muy importante. Ahora mismo vas a Caja Madrid a pedir un crédito y si eres pobre no te lo dan. "Es que nuestro presidente tiene un talante poco progresista, ¿sabe usted?". Parece que una cosa engorrosa llamada ley dificulta el empeño de Simancas. Pues que ponga dos talantes progresistas en alguna otra empresa y santas pascuas. Los del PP se escandalizan: "Es indignante. Quieren cambiar a los que pusimos nosotros cuando quitamos a los suyos". 3. Ya ha pasado mes y medio desde que los buenos ganamos la guerra de Irak y los malos todavía no han destruido el planeta. ¿Ven cómo no era para tanto? No sé por qué no empezamos otra guerra, y eligiendo país, además. "Marque 0000 + nombre de país y participará en el sorteo de una vacuna contra la viruela". Ése sería un programa de televisión bonito: Un país menos. Así no habría tanta telebasura. Yo votaría bombardear Andorra, que es un país que me cae gordo, siempre fanfarroneando de aire puro y calma chicha. Se iban a enterar. Andorra no tiene armas químicas, ya lo sé, pero tampoco las tenía Irak, y acaba de decir Donald Rumsfeld que lo de las armas químicas era lo de menos, que lo importante era lo de bfrstx. (Qué más da). 4. "Izquierda Unida constata luces y sombras en las elecciones del 25-M". Así me gustan los análisis electorales: ecuánimes. Claro que no dicen el tamaño de la luz ni el de la sombra, como cuando el hombre del tiempo dice que mañana habrá nubes y claros, sin especificar calidades, lo cual está muy mal, porque puede que haya una sola nube, pero del tamaño de la cosita de Aznar, y con eso se cubra todo de tinieblas. Y conste que escribo cosita, y no pene, rabo o pito, porque no es bueno que la telebasura lo contamine todo. En cuanto al nuevo retraso del AVE... Bueno, eso no hace falta comentarlo. Lo de Paco Cascos ya da risa por sí mismo, ¿no?

Elogio de la cebolla 15.06.2003

DESDE QUE SE CONOCIÓ que apenas tenemos algunos genes más que una cebolla, he venido observando una cierta relajación en la especie humana. La secuencia no deja lugar a dudas: a George W. Bush le hicieron presidente de EE UU; a Joan Gaspart, presidente del Barça; a Federico Trillo, ministro de Defensa; a mí me dejaron escribir en este periódico; Pocholo se adueñó de la televisión, y, finalmente, la izquierda ganó Madrid. Es como si nos hubiera entrado un ataque de pesimismo colectivo: "Bah; apenas somos algo más que una cebolla, ¿qué más da quién sea qué?". Lo del PSOE de Madrid ha sido muy comentado. ¿Qué quieren que les diga? En política, como en el fútbol, hay resultadistas y partidarios del espectáculo. Los socialistas pertenecen al segundo grupo, y no puede decirse que defrauden. Su suicidio de Madrid ha tenido un arte que para sí quisieran los Monty Phyton. Se reúnen los parlamentarios, se juramentan como mosqueteros, y en cuanto abren la puerta se escapan dos. ¿Recuerdan la escena de La vida de Brian?: "¡Somos el batallón suicida!", y se suicidan. Algo de eso ha tenido lo de Madrid: "¡Vamos a dar ejemplo!", y organizan un escándalo. ¿Será por locura, por dinero, por amor...? Yo apunto otra hipótesis: que haya sido cosa de San Catapulto, patrón de los ministros de Defensa, a quien yo vengo rezando para que conserve su cargo a Federico Trillo a pesar del caso de los aviones en pelota. ¡Aguante, ministro! Si dimitiera Trillo... Siempre nos quedaría Ana Palacio, que esta semana ha vuelto al candelabro por ese repente británico sobre Gibraltar. Con esta ministra no nos devuelven Gibraltar ni en mil siglos, dicen sus enemigos. Con esta ministra lo raro es que, además de Gibraltar, no nos quedemos sin Cádiz o Ferrol. "No sé cómo fue", explicaría a la salida de una reunión, "pero desde hoy Ferrol es alemán". Sí, hay quien la prefiere, pero yo soy devoto trillista. ¿Cómo olvidar su argumentación sobre los misiles que Sadam tenía apuntando a España? ¡Por cierto! Resulta que lo de Sadam y Al Qaeda tampoco era verdad. Lo ha investigado la CIA, y no. Entonces, si la guerra no fue por las armas químicas ni fue por lo de Al Qaeda... ¡A ver si fue por petróleo! Yo qué sé. Con lo fácil que era todo hace un mes: No a la guerra, no al chapapote, no a la Botella... Era rellenar una quiniela sin variantes. Ahora, a cada momento hay que tomar partido por siete u ocho cosas dificilísimas. Debería existir la quiniela del columnista, y funcionaría más o menos como los juicios rápidos, que ya es un poco eso el periodismo: Atutxa-Tribunal Supremo, dos; Todas putas-Miriam Tey, uno; Cuba-Irak, equis; Telebasura-National Geographic, uno; Matamoros-Pocholo, dos; etcétera. El domingo se dan los resultados y así se evitan quebraderos de cabeza, porque si ya invita al escepticismo saber que apenas tenemos algunos genes más que la cebolla, imagínense cuando se descubra la verdad: que los seres humanos tenemos aún menos genes que la cebolla, ser supremo de la Creación. Yo pagaría por ver la cara que se le queda a Arzalluz.

El ladrillazo 22.06.2003

1. En la tele hay mucha basura, pero hay que ver cómo está la política: ruines, ladrones, sinvergüenzas, golpistas, delincuentes... Eso se han llamado entre sí los políticos esta semana. Si tienen razón, es para echarse a temblar. Confiemos en que nos estén mintiendo. Todo tiene su origen en la supuesta trama inmobiliaria que mueve intereses políticos en Madrid. ¡No me digan! ¿En serio hay dinero negro en la construcción? No. ¿De verdad hay constructores que visitan despachos de políticos para proponer alcaldes? Bah. No me lo puedo de creé, como decían los de Gomaespuma. Yo no había oído nunca que hubiera relación entre corrupción política y construcción. Salvo en los casos Naseiro, Burgos, Zamora, Ollero, Roldán y otra media docena de casos; salvo eso, jamás había oído relacionar corrupción política y construcción. 2. "¡Esto ha sido un golpe!", dicen en el PSOE. Sí, señor, en todos los morros. La ley de la calle dice que lo primero que se debe hacer en estos casos es levantarse y devolverlo. Luego ya vamos todos juntos a comisaría, pero cada uno con un brazo roto. Los del PSOE creen haber capturado a uno del PP, al secretario general de Madrid. En el PP dicen: ¿qué tiene de raro que nuestro secretario general reciba en su despacho a un constructor? Nada, nada, qué va a tener. Total, porque el constructor le trae un candidato para pactar contra el PSOE una alcaldía... Pfff, lo normal. Y si el candidato está imputado en un par de casos, y el constructor está relacionado con los diputados del PSOE huidos, oye, ¿qué más lógico? Dicen que no trataron "cuestiones inmobiliarias" ni "cuestiones políticas". ¡A ver si fueron ellos quienes cerraron el fichaje de Beckham! 3. Los socialistas sufren un estrabismo que les desvía la mirada hacia otra parte. Oí que Zapatero quería querellarse contra los responsables del desaguisado y pensé: qué tío más bruto; bastaría con cesarles. Pero no, se refería a los otros. Todos los socialistas de Madrid sabían que tenían compañeros un poco golfos, pero los sufrían en silencio, como quien tiene almorranas, y los mantenían en las listas por tradición. Nadie pide cabezas, porque no es el momento. Ahora corresponde estar más unidos que nunca frente a los conspiradores y bla bla bla, porque patatín y patatán. 4. Y yo que pensaba que al Gobierno le preocupaba el cumplimiento de la ley. Pues no. El Gobierno es espectador. Ahora hay poder legislativo, judicial y espectador. Ante las denuncias por compraventa de diputados, al Gobierno le preocupa quién va a dimitir en el PSOE y ver si acaba pronto todo esto. Es una lástima que el Estado no disponga de medios para investigar. Aquí todos siguen el mismo lema: para una buena investigación, lo primero es tener conclusiones, a ser posible exculpatorias. Venga, venga, pelillos a la mar: que alguien se coma rápido el consumao, repetimos elecciones, corremos un tupido velo y que siga la fiesta.

Gracias a Tamayo 29.06.2003

1. Al final, a los dos diputados traidores, rebeldes, tránsfugas, díscolos, desobedientes, traviesos o como quiera que se les califique, al final, digo, habrá que hacerles un monumento. "A Tamayo y Sáez; gracias a ellos se desentrañó una trama inmobiliaria que tenía a los madrileños con la hipoteca al cuello". Si estos dos diputados no hubieran huido del Parlamento regional, a nadie le hubiera parecido escandaloso lo que pasa con los pisos y el suelo. A la que se escarba un poco en algunos municipios de los alrededores de Madrid, aparecen operaciones urbanísticas de millones de metros cuadrados al ritmo de María Jesús y su acordeón: "Recalificaciones por aquí, recalificaciones por allá, ta ta ta ta". ¡Gracias, Tamayo, gracias, Sáez! Gracias a vosotros, al fin se va a investigar. 2. Así como en Londres un coche atropella a un señor cada dos minutos, y hay que ver cómo estará el pobre señor, en España cada tres segundos alguien llama fascista a alguien. Desde hace unos meses, en España no hay más que golpes de Estado a todas horas. El PP denunció que el PSOE quiso, durante la guerra de Irak, echarle del Gobierno mediante métodos antidemocráticos; ahora el PSOE cree que el PP ha intentado, por métodos antidemocráticos, impedirle formar gobierno en Madrid. El debate sobre el estado de la Nación entre Aznar y Zapatero debería moderarlo Miliki, y hacer cantar a todo el hemiciclo: Eran dos tipos requetefinos. Eran dos tipos medio chiflaos. Hola, Zapatitos. Hola, don José. ¿Ya dio un golpe de Estado? Un buen golpe yo le di. Adiós, Zapatitos. Adiós, don José. 3. Y ahora, unos instantes de publicidad. Tras varios meses de dudas, me he suscrito a EL PAIS.es y mi vida ha cambiado. No hago más que consultar la hemeroteca. Pulsas una fecha y aparece en pantalla el periódico del día. Por ejemplo, se pulsa 21-V-1990 y aparece una crónica de Juan G. Ibáñez titulada: La investigación del PP sobre el 'caso Naseiro' señala la existencia de un grupo de presión en el partido. Después explica cómo el senador Alberto Ruiz-Gallardón se encargó de esa investigación interna y concluyó que lo mejor era que no hubiera sanciones. En eso siguió el criterio de José María Aznar, presidente del Partido Popular, de "cortar la sangría". También se cuenta lo que dijo Francisco Álvarez Cascos, secretario general del PP: "Yo soy cazador y sé cómo se realiza la caza del conejo: de uno en uno, uno tras otro. Pues no vamos a permitir que alguien juegue a eso con nosotros". Se añade también una proclama de José María Aznar: "Yo no concibo la política como un circo romano en el que hay que verter sangre para que se divierta el público". ¡Pues está clarísimo! Zapatero tiene que encargar una investigación interna del PSOE de Madrid dirigida por Gallardón, guiada por Aznar y defendida por Cascos.

Todos calvos 06.07.2003

Lo malo de ser diputado del PP es que te obligan a llevar raya al lado. Incluso los de pelo rebelde, como el ministro José María Michavila, llevan raya, y antes de los días señalados, como un debate sobre el estado de la nación, probablemente tienen que dormir con rulos para estar impecables. Hace unas semanas, Alberto Ruiz-Gallardón alardeó de su espíritu indomable diciendo: "Algunos en mi partido consideran inconveniente mi peinado, pero no lo pienso cambiar". Muy bien. Las convicciones hay que mantenerlas, a pesar de las presiones. El lunes, a las cuatro de la tarde, era el Congreso un muestrario de rayas al lado. La más bonita, la de Ángel Acebes. Por el contrario, los socialistas aparecían sentados con la espalda, como adolescentes enfurruñados: "Pues vale, un debate, ¿y qué? Además, si ganamos las elecciones, después nos compran... Pásame la litrona, tron". Después, el debate, del que dentro de un mes sólo se recordará que Zapatero llamó mil veces mentiroso a Aznar, y que Aznar le echó en cara falta de proyecto, liderazgo e ideas. (Y si alguien está de acuerdo con las dos cosas, ¿qué?). En el PSOE quedaron contentos porque Zapatero sobrevivió, y suspiran con alivio porque después del verano podrán presentar una alternativa, con propuestas y todo. Puede que Zapatero sea un maestro en el control de los tiempos, pero cualquiera diría que va a salto de mata. Al PP no le acabó de satisfacer la jornada. Se había anunciado que el presidente del Gobierno machacaría y trituraría, que se convertiría en el Increíble Hulk y agarraría a Zapatero de un pie para voltearlo y arrojarlo contra la presidenta del Congreso, Luisa Fernanda Rudi, que se lo comería al natural. Cuando se hacen estos anuncios, o te vuelves un gigante verde o decepcionas. Pero también hubo alivio en el PP cuando Zapatero habló de Madrid: "¡Bien, no tiene nada!", se leía en sus caras. Haya lo que haya en Madrid, lo único increíble es que no haya nada. Eso sólo lo cree el fiscal general, que seguramente es extraterrestre. Un día se quitará la máscara, aparecerá un lagarto y lo entenderemos todo. Tras siete años de Aznar, hacer política en España significa escucharse uno mismo y descalificar al contrario. "Usted no tiene legitimidad". "Y usted menos". "No, usted menos". "Mentira, usted menos". Los debates duran catorce horas, pero podrían durar catorce días o catorce segundos. Ahora cada cual decidirá con qué se queda del aznarismo. ¿La bonanza económica, la crispación, el empleo, las mentiras? ¿Con TVE, cuya última proeza ha consistido en sugerir al subversivo grupo Las Niñas que no canten Ojú porque dice: "Gercartera, Gescartero, poron poron poron pon pero"? Zapatero entonó otra canción para despedir a Aznar: "Entre barro viniste, / entre barro te irás". El popular Luis de Grandes lo ve distinto: "Hasta el último segundo, Aznar estará al frente del Estado". (No sé de qué me suena la frase). Todos coinciden en que lo mejor de Aznar es que se va. Unos lo dicen con retranca, otros sin, y los diputados del PP temen que su próximo líder sea Rato. En nueve meses, todos calvos.

Clase de ‘elecho’ 1.07.2003

A pesar de haber estudiado diez años religión, a pesar de la primera comunión y la confirmación, a pesar de la misa de jueves y la catequesis, nunca logré aprenderme los siete pecados capitales, lo que no me ha impedido practicarlos a destajo, prueba de que fuera de la escuela también se aprenden cosas útiles. Todavía hoy se me cruzan los cables al recordarlos, y me salen envidia, soberbia, lujuria, rubidio, cesio y francio. Del séptimo, ni idea; seguramente, Crónicas marcianas. Si eso me pasó a mí, que sólo tenía a Gaby, Fofó y Miliki para distraerme, qué no les pasará a los niños de hoy, que consumen tres horas de televisión diarias, se manejan con la play-station y chatean con el móvil sin tiempo para interesarse por lo trascendente: "Mamá, ¿quién fue Mickey Mouse?". Tras una década de revolución tecnológica, después de un cambio planetario que ha removido nuestras vidas, se hace una reforma educativa para insistir a los niños en que la pe con la a, pa, y un poquito más de religión. A veces parece que nos toman el pelo. ¿El único debate político sobre educación es por las clases de religión y del hecho religioso? (Los críos la llamarán elecho: tengo examen de elecho; a la de elecho se le marca el sostén; el de elecho es un cardo, etcétera). Que enseñen a los críos lo que sea, pero que se lo enseñen con ordenadores conectados a Internet. En cuanto cliquen en Google "religión+guerra" y encuentren 191.000 entradas, verán cómo aprenden. España está a la cola de Europa (también) en ordenadores por hogar. Si no se invierte en conectar la escuela pública a la Red, de nada servirá una hora más de humanidades ni promover la cultura del esfuerzo ni otros chisporroteos publicitarios: simplemente, no habrá igualdad de oportunidades. -Es bueno que los niños se planteen pronto el misterio de la vida -dijo Aznar para justificar la clase de elecho. A ver si saldrán niños de chiste de Woody Allen: -Nena, cómete los macarrones. -¿Para qué, papá, si tal vez Dios no exista y la existencia conduzca irremediablemente al vacío? A lo mejor, los niños se plantean el sentido de la vida, llegan a la conclusión de que no es una competición, y acaban rebelándose contra una reforma educativa pensada para abrir paso a "los mejores". Cría cuervos. Pero sí, completamente de acuerdo: debe enseñarse cultura religiosa en la escuela. Que se explique el Corán, y que se explique y se lea la Biblia, pero que se explique para todos, no sólo para los que rechacen la clase de pecados capitales. ¿Habrá bachilleres que entenderán lo de Oriente Próximo y otros pensarán que eso se arregla creyendo en el Dios verdadero? Si la clase de elecho es importante, lo es para todos; si no, para nadie. Hay mucho que aprender: cine, música, inglés o comunicación, que los exámenes universitarios están llenos de 'tb', 'x' y 'q.', porque los estudiantes han aprendido a abreviar, pero nadie les enseñó a sintetizar y escriben por kilómetros, como si no se hubiera inventado The New York Times hace siglos. (Envidia, soberbia, pereza, gula, lujuria, ira y avaricia; Google, 0,32 segundos).

Canción del verano 20.07.2003

1. Tal vez alguno de ustedes recuerde la tristísima historia que contaba Raffaella Carrá, cantante y artista de variedades que triunfó en España a finales de los setenta. Era la historia de una amiga cuyo marido se quedaba mucho en casa. El pobrecito estaba malito. No tenía fuerzas y por eso no trabajaba. Mientras, la amiga se daba una jartá de trabajar. Pero una tarde en que la amiga se encontró mal, regresó a casa para descansar... Y se encontró a una mujer, / ¡qué dolor, qué dolor!, /dentro del armario. A partir de ese momento, Raffaella Carrá, en su relato, se refería al marido como "el caradura", vulnerando la presunción de inocencia, cuando no tenía más que hipótesis y conjeturas. ¿Pruebas videográficas? No. ¿Datos sobre la postura en que habían practicado sexo? No. Sólo una mujer dentro de un armario y meras suposiciones. La versión del marido era la siguiente: estando en la cama, sintió mucho frío, y telefoneó al doctor, quien, al verle tan perjudicado, le recetó una enfermera para que le diera calor. Mal asunto. Según contaba la Carrá, al marido se le acabó la vida regalada. La amiga le obligó desde entonces a trabajar como un loco mientras ella se entregaba a la juerga sin mesura. ¡Ay, si aquel marido hubiera conocido a un fiscal general del Estado como Dios manda, cuán distinta hubiera sido la historia! Qué decir si, en el momento de encontrar a la mujer dentro del armario, hubiera aparecido por allí José María Aznar: "Señora, éste es un asunto interno suyo; deje a su marido en paz, y usted vaya al psiquiatra, cotilla". 2. Desde que comenzó el verano suena en la radio una canción, La trama de Madrid, cuyo estribillo recuerda la historia de la Carrá: "Y se reunió un constructor, ¡qué valor, qué valor!, con Romero de Tejada". El PP explica que su secretario general de Madrid, Romero de Tejada, sintiendo tras la derrota electoral el frío de la soledad, decidió telefonear a seres humanos, dándose la coincidencia de que las llamadas giraran alrededor del diputado del PSOE que después habría de fugarse. Entonces, de repente, apareció un constructor dentro del armario de la sede del PP. 3. Los políticos se empeñan en desconocer que las reglas de la política se parecen más a las de la pareja que a las del hampa (por lo menos para los electores). Tan importante es ser inocente como no ser increíble. Los socialistas, cuando les correspondió, también dijeron: "Mientras no haya pruebas, estamos a salvo". No estaban a salvo. Sus electores sabían que lo del armario no era normal. A pesar de saberlo, el matrimonio entre el PSOE y sus votantes se mantuvo algún tiempo, bien que sin entusiasmo. El PP lleva un año llenando su armario. Más tarde o más temprano estallará, por mucho que Aznar diga / que todo es cotilleo / nada de corrupción / sólo un par de alcaldes / con buenas relaciones / en la construcción. En cuanto a los socialistas, prometen que esta vez sí que sí que limpian su armario a fondo. Ánimo, machotes.

El hecho cine 27.07.2003

1. Siguiendo los pasos dados en Francia, un grupo de expertos ha elaborado una lista de 25 películas para proyectar en las escuelas durante el curso que viene. Se trata de introducir en la enseñanza el lenguaje audiovisual, que, a pesar de haber revolucionado el siglo pasado, no encuentra hueco en la enseñanza. Eso dicen los expertos. En Alemania. Me llamó la atención la noticia, porque compartía pantalla en la web de la SER con la presentación del temario de la asignatura Hecho Religioso a cargo de dos obispos. Más modernos no podemos ser en España: obispos en pareja. La responsable de educación socialista, Carmen Chacón, dijo: "Es grave". No lo de la pareja de obispos, sino que los obispos presenten el temario de la escuela pública. No es para tanto, mujer. A lo mejor uno de los obispos era aconfesional. 2. Es habitual que en España se confundan las instituciones, y unos hablen en nombre de otros sin venir a cuento. En este curso político, Botella ha sido portavoz de Exteriores, y el ministro del Interior, del Supremo. ¿Qué tiene de raro que un obispo presente los planes educativos? Pero a la izquierda le encantan los adjetivos. Trillo envía soldados a Irak, para garantizar la paz y tal y cual, y Caldera lo rechaza por "peligroso". Llamazares, como es más de izquierda, lo rechaza por "muy peligroso". Alguien aún más a la izquierda lo rechazaría por "superpeligroso total", y así hasta el día en que se agoten los adjetivos y la izquierda se dedique a lo sustantivo. 3. A muchos les resulta chocante que en Gran Bretaña y EE UU se viva un escándalo por las mentiras de la guerra, y en España, no. Es que, en España, que el presidente del Gobierno mienta nos parece lo normal. Para eso se compró televisiones, ¿no? Él está en otra onda. En un nuevo arranque fórmula Aznar, 50% testosterona, 50% modernidad, ha ordenado a sus presidentes autonómicos que los niños estudien los ríos de España. Con hombres así, para qué queremos autonomías. Si Aznar decide sobre materias de competencia autonómica, nombra al presidente del Senado, a la concejala de Asuntos Sociales de Madrid, al sucesor, y controla a jueces y fiscales, ¿para qué necesitamos un Estado tan sofisticado como el español? 4. En su recta final, Aznar está obsesionado con la educación. Los científicos advierten de un déficit en matemáticas y él lo combate: "Que en las escuelas se estudie la multiplicación de los panes y los peces". Bromas aparte, el Gobierno quiere garantizar que las futuras generaciones estarán perfectamente preparadas para los desafíos de la España de 1972. Permítanme que insista en lo del cine: debería pensar Aznar que, si la televisión generalista y el comercio de videoclubes siguen el curso que llevan, la única forma que tendrán los niños de saber quién fue Cary Grant será apuntarse a Digital +, con el consiguiente beneficio para Polanco. ¡A ver si estamos a lo que estamos, presidente! Pilar del Castillo, tan actual, debería promover el cine en la escuela, aunque fuera con un cura en el proyector para tapar los besitos. Feliz agosto a tod@s.

Entrevista a Rajoy 07.09.2003

DESDE EL PASILLO se oye a Mariano Rajoy tararear: "Qué alegría cuando me dijeron / Jose te ha nombrado sucesor". -Adelante, adelante -dice, retirando a toda prisa los pies de encima de la mesa-. ¿Le apetecen unas almendras tostadas, un poquito de jamón? En el nuevo despacho del líder del Partido Popular se cuentan hasta siete monitores de televisión. "Me viene a caer esto en puertas del Eurobasquet, el pre-Europeo de fútbol, la Vuelta Ciclista... ¡y después de una semana con Liga hasta de madrugada!". -¿Por qué Tony Blair está en dificultades por sus cuentos chinos sobre la guerra de Irak y José María Aznar no? -¡Canastos, ya entramos en materia! Colijo que después redactará usted mismo un par de preguntas y respuestas sobre vocación de servicio, sentido de la responsabilidad, etcétera. -Delo por hecho. -Entonces, ¿preguntaba usted...? -Las mentiras de la guerra de Irak. -Ya. Bueno. Mentiras, dice usted. A ver, eeee, si bien es cierto que se coge antes a un mentiroso que a un cojo, no lo es menos que el dicho no especifica cuánto antes. Por tanto, es posible que a Aznar le cojan cuando ya no tenga sentido, ¿me entiende? -Pero en Gran Bretaña, Tony Blair... -Mire usted: será que en Gran Bretaña los cojos van más despacito y cogen antes a los mentirosos, qué quiere que le diga. -¿Usted cree que existe una identidad española o todo es Corona de Aragón y socialseparatismo? -¡Por supuesto que existe! Fíjese en los datos de la ola de calor de agosto. Miles de muertos en Francia y Portugal, y apenas 100 en España. A un francés le dan un golpe de calor y pluf. Aquí nos tiene que caer el sol encima. Y aún así, según. -¿Y no será que los contamos mal? Sólo cien... -Venga, ni pa usted ni pa mí: 150, pero muchos de ellos turistas o separatistas. ¿Le parece 150? ¿Cree que hay algo más hispanoespañol que la estadística a ojímetro? ¿Seguro que no quiere unas almendritas? ¿Le importa que encienda un purito? -¿Qué le parece el definitivo modelo autonómico socialista? -Cuando los socialistas dicen que algo es definitivo, les dura quince minutos. Yo prefiero estar callado media hora y que se desdigan ellos mismos. -En el PSOE le han recibido a usted regular. -Oí a la nueva portavoz, esta chica, Chacón, que ellos hubieran preferido a Gallardón. Según ella,

Gallardón significaba el cambio. Francamente, si la oposición dice que el cambio lo representa alguien del PP, es que tienen la autoestima por los suelos. -¿Le parece adecuado el método de su designación, señalado por el dedo de Aznar? -Oiga, mire, ¿con qué parte del cuerpo pretendía usted que me señalara el presidente? -Y, por último, una curiosidad. Tras siete años compartiendo Consejo de Ministros, ¿sabe usted si Cascos sabe hacer algo bien? -Naturalmente que sí. Pero comprenda que si él no ha querido revelarlo, no seré yo quien lo haga.

Entrevista a Zapatero 14.09.2003

LOS TELÉFONOS DEL DESPACHO de José Luis Rodríguez Zapatero echan humo: "Son adhesiones a la Corona de Aragón de Pasqual Maragall", dice Zapatero, sin aparente ironía. -A ver si es Maragall, simulando varias voces. -No creo que alguien tan egól..., quiero decir, de tan marcada personalidad, acepte simular su voz, ni siquiera para apoyarse a sí mismo. -En fin, señor Zapatero, ¿qué tal todo?, como dijo alguien en un funeral? -Uf, no estamos muertos. Se llevará usted una sorpresa. Vamos a ganar en Madrid, en Cataluña, en Andalucía y... ¡Otra vez el maldito teléfono! ¿Diga? No, aquí nadie espera a unos loqueros. -¿Piensa explicar qué diferencia hay entre votar PSOE o IU? -Mire, para eso basta leer los programas electorales. -Precisamente esta tarde no puedo, porque he quedado con Claudia Schiffer. -Nosotros somos un partido de gobierno, no de protesta. El PSOE plantea propuestas, y después IU dice: ¡lo mismo, más dos huevos duros! -O sea, el PSOE es como IU, pero sin huevo duro. Como una empanada... -No, mire, la única empanada es la que tiene Ana Palacio. -Dice usted las cosas de mal humor. Ya no sonríe. Se ha dejado arrastrar al lado oscuro de la fuerza por Dart Vader Aznar. -Es que me dijo que yo deseaba ver españoles muertos. -No le dé importancia, hombre. Eso son cosas que dice la gente centrista y moderada. -Y me llama radical, ¡a mí!, que veo un gato por la calle y cambio de acera. -No se quejará del pluralismo en TVE. Cada vez salen más socialistas: Tamayo, Balbás, Cristina Alberdi... -Sí, estoy pensando en convertirme en disidente de mí mismo, a ver si así salgo más. -También sacan mucho a José Bono. -Sí, y le escucho. Siempre que puedo, claro, porque sale tanto que, bueno, uno tiene que trabajar también. -¿Rajoy es el aznarismo de rostro humano? -Rajoy es el hecho aznaroso. -Menudo gol, las clases de Religión y Hecho Religioso.

-Se quiere hurtar a los escolares una hora de estudio para dedicarla a catequesis. Pero eso lo cambiará un Gobierno de progreso. Ya lo advierto: cuando, en 2012, gobierne Gallardón, eso cambiará. -¿Cuándo empezará a percibirse la alternativa socialista? -Mire, estamos elaborando el programa, pero ya tenemos lema: "Vota PSOE y ya veremos". -¿Y por qué es tan optimista? -Porque confío mucho en el PP y su nivel de descaro, para que la gente diga: lo que sea, antes que seguir con éstos.

Aznar respeta a los suecos 21.09.2003

1. El lunes por la noche creí morir, tras oír el encabezamiento del telediario, ejemplo de mesura y ponderación: "José María Aznar respeta el resultado del referéndum de Suecia". ¡Menos mal! Qué alivio debieron sentir los suecos: -Interrumpimos la programación para dar una buena noticia: ¡Aznar respeta nuestro nej! Mala cosa hubiera sido que Aznar no respetara el resultado. -A ver, que Romero de Tejada se ponga en marcha. Menuda bobada acabo de escribir. ¡Si ya quedó claro que en Madrid no hubo trama! Tamayo desertó porque de repente vio la luz, aunque en lugar de caerse del caballo, como san Pablo, se subió, como los hermanos Dalton, y así pudo salir en televisión, en un elegante reportaje sobre grandes personalidades políticas. En cuanto a Romero de Tejada, el PP intenta esconderlo por el qué dirán. Un comportamiento algo pacato, porque Tejada debiera ser motivo de orgullo. Es tal el progreso de Madrid con el PP que los empleados de una copistería tienen inmobiliarias. ¡Eso es capitalismo popular, y no lo de Thatcher! 2. Los socialistas lo han bordado. "El mayor golpe a la democracia desde el 23-F". Y, para combatirlo, Matilde Fernández. Muy bien visto, Zapatero. No hay más comentarios. A todo esto, a uno de Izquierda Unida le han encontrado unos cuantos pisos en el bolsillo del pantalón. ¡Hay que ver, con lo bonita que es la filatelia, y la afición que tienen los diputados madrileños por la inmobiliaria! "¡Un comunista rico!", denuncia la derecha, y, dado que los denunciantes nunca fueron contrarios a los ricos, hay que concluir que la denuncia es: "¡Un comunista!". 3. En este ambiente, Esperanza Aguirre es ideal. Como candidata. Como persona, es indiscutiblemente ideal. Y como presidenta, más ideal todavía. Transmite la impresión de que unos señores vendrán a recalificarle el despacho y no se enterará de nada hasta que estén alicatando los baños de los adosados. -¡Pero Tejada! ¿Otra vez por aquí? -Nada, presidenta, unas fotocopias, que me han salido borrosas. 4. ¿Quién dice que la investigación parlamentaria del verano no sirvió de nada? Los diputados averiguaron muchas cosas: los del PP, que el PSOE es corrupto y el PP honrado. Los del PSOE, que el PSOE es honrado y el PP corrupto. IU, que PSOE y PP son culpables. ¡Qué suerte! Cada cual averiguó justo lo que le interesaba. Si Sherlock Holmes fuera del PSOE, y Hercules Poirot del PP, uno averiguaría que el muerto es la víctima y el otro lo contrario. Mientras, el fiscal general preguntaría: "¿Pero qué muerto? Si sólo está un poco alelao". 5. Dice Juan Carlos Rodríguez Ibarra: ¿por qué sólo han de abstenerse los votantes socialistas, si ellos también tienen tomate? Ahí está la clave: lograr que ellos también se abstengan. Si la estrategia es mutua y tiene éxito, pueden lograr que no vote ni Dios. El camino lo llevan bien, aunque no debe fiarse nadie. Cuando hay mucha rivalidad, por mal que estén los ánimos de un bando, en el momento de dar el do de pecho se olvidan flaquezas y sólo se piensa en doblegar al rival. Fútbol es así.

Una viñeta de Gila 28.09.2003

HACE YA MUCHOS AÑOS, Miguel Gila publicó una viñeta en la que un hombre apuñalaba a otro. "¡Pero no le mate usted!", exclamaba alguien. "Pues que no me llame asesino", replicaba el criminal. Siempre recuerdo esa viñeta cuando intento escribir sobre la política vasca. Escuché a Iñaki Anasagasti quejarse en La ventana: "Un exaltado me llamó asesino en Madrid". Después escuché la queja de Maite Pagazaurtundúa, portavoz de Basta Ya, ante la ONU: "Es que nos matan". Es tan desproporcionado que dan ganas de no perder más tiempo discutiendo y ocuparse de otra cosa. Como la frase de Mariano Rajoy: "Soy mejor que Zapatero". Curiosa frase. Es la mayor manifestación de modestia que pueda pedirse hoy a un político. Mejor que Zapatero, dice, como si fuera el no va más. Eso lo piensa incluso José Bono, quien no deja pasar día sin recordarnos la enorme autoridad moral que le da haber derrotado al gran Adolfo Suárez Illana, el Winston Churchill de Castilla-La Mancha. Es asombrosa la longevidad política de los presidentes autonómicos, ¿no? Los que menos duran son los vascos, a la sombra del conejito duracell Arzalluz. Habrá que ver cuánto dura Juan José Ibarrtexe. Si los políticos cotizaran en Bolsa, ¿invertiría usted sus ahorros en Ibarretxe? A lo mejor, ni siquiera Arzalluz compraría hoy ibarretxes, lo cual no quiere decir nada, por supuesto: los analistas bursátiles se equivocan a menudo. Anasagasti razonaba que el Gobierno español crea un clima contra los nacionalistas que provoca que algunas personas, viscerales o con menos formación e inteligencia, se lancen a la calle a llamarle asesino. Suponiendo que tuviera razón (yo creo que la tiene), podría razonarse también que el nacionalismo vasco crea un clima contra lo español que provoca que algunas personas, más viscerales o con menos formación e inteligencia, cojan una pistola y peguen tiros. Como dice el bolero, se puede razonar dos cosas a la vez y no estar loco. Esta semana tocó estar a favor o en contra de Julio Medem y su documental. A favor, los partidarios de una falsa libertad de expresión, los cómplices de los terroristas y los ingenuos. En contra, los censores autoritarios, los franquistas y los simples. También hay bobos equidistantes, y bastantes ignorantes. Una vez decidida la adscripción, se podía ver la película, pero esto último era opcional. Fácil no está la cosa. Casi invita a pasar inadvertido. Con suerte, ni te matan ni te insultan, y de paso no encabronas más. Más fácil es escribir sobre José María Michavila, el ministro de Justicia que lo endurece todo. Es como un ministro Viagra: lo que toca lo endurece. El Código Penal, la ley del Menor, la ley penitenciaria... Tras el escándalo de los crímenes de Málaga, el ministro propone endurecer la ley del Jurado. No se puede decir de Michavila que no tenga ni idea, pero tampoco que tenga más de una. O sobre el AVE a 200 por hora de Francisco Álvarez Cascos, un visionario que ha inventado el AVE tortuga. Cualquier cosa es más fácil que resolver la viñeta de Gila: "¡Pero no le mate usted!". "Pues que no me llame asesino".

Ojo, alta política 05.10.2003

1. Uno cree que la política exterior es compleja y sutil, cargada de matices, y resulta que se aprende en tres tardes, dos en el caso de talentos portentosos como José Luis Rodríguez Zapatero. Se fue José María Aznar a Libia, a ver a Muhamar El Gaddafi, de profesión ex terrorista. "A ver qué le digo yo a este tío", iría pensando Aznar en el viaje. "A ver qué le digo yo a este tío", pensaría Gaddafi. Aznar desbloqueó la situación ordenando a sus diplomáticos: "Transmitid a Gadafi que, en cuanto llegue, me tiene que recibir y que, si me hace esperar, me largo". ¡Mecachis la mar salada! De qué cosas depende a veces que el mundo siga dando vueltas. Si a Gaddafi se le va la olla y se retrasa, Aznar tira de móvil y organiza la marimorena: "George, confirmado: es un terrorista y tiene armas de destrucción masiva: sin ir más lejos, a mí me ha incinerao". Por fortuna, Gaddaffi se presentó puntual con un caballo, y todos contentos. "Iiiiiih", dijo el caballo. "Ha ha ha", respondió Aznar, enseñándole también los dientes. Un problema menos en el mundo. 2. ¡Si estará mala la cosa en Madrid que ni siquiera David Beckham consigue vivienda! Este es un argumento que olvida Rafa Simancas en su precampaña electoral, divertida donde las haya, siempre y cuando no se tome uno la política en serio. "No quiere debatir conmigo porque soy plebeyo", dice Simancas para enardecer a los suyos contra Esperanza Aguirre. "Es un trasnochado nostálgico del maoísmo", responde ella ("y no le doy con el bolso porque es de Loewe", podría añadir). La pelea gorda ha estado otra vez en Caja Madrid, que es donde hay bacalao y, como dice la zarzuela, por el bacalao se sabe dónde está Tejada colocao. Si Romero de Tejada fuera del PSOE, la periodista Maria Antonia Iglesias ya tendría que empezar a escribir otras mil páginas de socialistas torturados, La memoria recuperada II: "Oh, ¿por qué no reaccionamos a tiempo, qué nos pasó, Dios mío?". En cambio, los del PP colocan a Tejada en Caja Madrid y tan anchos. Será que se confiesan y se les pasa el remordimiento. 3. Los catalanes, más europeos, debaten otras cosas. Por ejemplo: la publicidad sobre un político, ¿es publicidad política? Artur Mas ha escrito un libro titulado La Catalunya emergent. Podría haberlo titulado La Catalunya convergent o Memorias de Garbancito, el título es lo de menos, el debate está en saber si la publicidad de ese libro es publicidad política. ¡Naturalmente que no! Votaron juntos CiU y PP y decidieron que la publicidad sobre un político no es publicidad política, una suerte increíble, porque así se puede anunciar en la televisión y la radio públicas. Maragall debería apresurarse a publicar Pasqual, catalanista leal. "¡Leal a Zapatero!", le acusarán desde CiU. "¡No, señor, leal a Catalunya!", responderá él. "¡Eso, eso, a Catalunya y no a España", se meterían los del PP. Estos debates identitarios... Como decía Josep Pla: "Cuando la política va mal, que es casi siempre, nos ponemos a discutir sobre si es mejor el cocido o la carn d´olla. Y así pasan años inútiles, pesados y estériles". Sí, pero muy divertidos.

Zapatero, esa bestia 12.10.2003

1. Ya se vio que pintaban bastos el día que José María Aznar rebajó a Francisco Álvarez Cascos de mejor ministro de Fomento de la historia de España a mejor ministro de Fomento de la democracia. Fue de un mitin para otro, sin que nada, en apariencia, justificara la degradación. Pero, ¡ay, amigo!, ¿quién podía sospechar que llegáramos adonde hemos llegado? Cascos ya sólo aspira a una nota a pie de página en los libros de historia: "Le encargaron un tren de gran velocidad y, aunque sólo logró que fuera a 50 kilómetros por hora, no murió nadie". Por cierto, Aznar está falto de reflejos: no ha dicho que la oposición fía sus ambiciones políticas a que los pasajeros del AVE Madrid-Lleida vuelvan a casa en féretros. Desde que se ha prejubilado no es el mismo. 2. Si José Luis Rodríguez Zapatero se alió con Sadam Husein, disfrutó con el hundimiento del Prestige, es un carroñero que hurga en guerras y asesinatos, desea acabar con las pensiones y ha colocado una bomba de relojería para aniquilar la Guardia Civil, ¿no va a querer muertos en el AVE? ¡Claro que sí! Zapatero tiene lo que Ángel Acebes llama "un perfil delincuencial verosímil", frase que encubre lo que toda la vida se ha llamado persona adecuada para comerse un marrón, aunque hasta ahora ningún ministro del Interior había hablado abiertamente de ello. Hay que reconocerle a Acebes desparpajo, ya que no eficacia. Una mujer es detenida, juzgada y condenada por error, y el ministro del Interior protesta: "Oiga, ¿qué podía hacer la policía, si esa mujer tiene un perfil delincuencial verosímil?". La lógica obligaría a Acebes a querellarse contra la mujer por haber inducido a la policía a error. Junto a José María Michavila, forma la mejor pareja de ministros de la democracia, quién sabe si de la historia de España, aunque el ministro de Justicia es más ecuánime, y reparte las culpas de los delitos escandalosos entre el jurado, la telebasura, la Ley del Menor, la Junta de Andalucía y el PSOE, que ha abandonado el pacto de la Justicia por electoralismo, sin pensar en el bien del país, cosa bastante normal, ya que Zapatero quiere desintegrar España: pum, adiós país. 3. Ante la descripción que el Gobierno hace del líder socialista, el primer impulso es comprar los derechos de autor del Zapatero del Telediario para enfrentarlo a Anthony Hopkins y preparar Hannibal III. El antropófago contra la bestia socialdemócrata. Hablando de ficción, me gustaría ofrecer, humildemente, un consejo a Alfredo Urdaci, jefe de informativos de TVE: tiene que decidirse por un bueno. Hasta la prejubilación de Aznar, el Telediario se basaba en un bueno (Aznar) que zurraba a varios malos (toda la oposición). Ahora, en cambio, en el Telediario hay varios buenos (Aznar, Rajoy, Rato, Zaplana, Arenas y un ministro de turno) que zurran a un solo malo (Zapatero). ¡Es un error, Urdaci, hazme caso! Esa forma de contar las cosas genera simpatía hacia el malo, y más teniendo en cuenta que muchas veces el malo ni siquiera aparece en pantalla, con lo que puede convertirse en un personaje de leyenda. Ojo, Urdaci: vas a conseguir que gane las elecciones Zapatero... ¡y ya tendría mérito!

¡Hala, Madrid! 19.10.2003

Madrid es una comunidad en la que nadie pregunta de dónde vienes, siempre y cuando no tengas acento extraño o color de piel distinto. En ese caso, es una comunidad como todas las comunidades: te preguntan de dónde vienes. Decir esto a un madrileño es delicado, porque forma parte de la convicción general de Madrid que en Madrid nadie pregunta de dónde eres. Es como contarle a un catalán que la Moreneta son los padres, o confesarle al gallego de la escalera que siempre supiste que subía. Tan arraigada está la convicción de que en Madrid no se pregunta si eres de Madrid que a veces he asistido a conversaciones así: -Y tú, ¿de dónde eres? -De Barcelona. -Ah, yo prefiero Madrid, porque aquí nadie pregunta de dónde eres. Pero cuando verdaderamente se demuestra la vocación universal de Madrid es en las campañas electorales. Menos de Madrid, se habla de cualquier cosa. Hace cinco meses, sobre la guerra de Irak; ahora, sobre limpieza democrática. No hay forma de que se discuta si en mi pueblo abren una guardería. Es lo malo de vivir en una comunidad con vocación universal: con tantos problemas planetarios, nadie se preocupa del terruño. En Madrid todo son mayúsculas. A un campo de fútbol le llaman Ciudad Deportiva; donde hay una tele, Ciudad de la Imagen. A las elecciones las llaman Defensa de la Democracia. Al parecer, si el domingo que viene gana Esperanza Aguirre, se consolida Rajoy, se debilita a Zapatero, se da un empujón a Artur Mas, se cierra el paso al Plan Ibarretxe y se entierra la polémica sobre las armas en Irak. A lo mejor, hasta dimite George Bush. O se recupera, ya no recuerdo, pero algo pasa con la ONU si no sale Simancas. Alrededor de la ciudad, apartando ramilletes de grúas, se alcanza a distinguir pueblos como el mío, donde las casas valen cada vez más. Antes de dormir, como los avaros de los cuentos, podemos calcular nuestro peso en oro: compré por quince y me dan cuarenta, compraré por cincuenta y me darán noventa, compraré por cien y me darán por saco. Madrid va bien, de ahí que importe menos que el centro de salud esté de bote en bote. ¿Les he contado alguna vez que una ardilla puede circunvalar Madrid sin tocar el suelo, saltando de un coche a otro en los atascos de la M-30, la M-40, la M-45? Para solucionarlo, pronto se cierra el anillo de la M-50. De círculo en círculo, saldrá la España radial. Pasará un conductor por Ferrol y preguntará: "¿Voy bien para entrar en Madrid por la M-9000?". Le contestarán: "Siga la circunvalación hasta Benidorm". Madrid crece libre, como el Oeste americano: llega un pionero a una tierra y, tras hablar con el cuñado de un primo que estuvo en los toros con la novia del concejal, se procede a la recalificación y se construyen ocho mil viviendas. Todo legal. También es innecesario discutir sobre políticas de inmigración. Como a nadie le preocupa si eres de Badajoz, Vigo o Senegal... De los spots electorales se deduce que Madrid es una comunidad de blancos sanos que ya son prósperos y quieren ser ricos. Lo que no entiendo es para qué hay elecciones si ya somos felices.

Sílabas y letras 26.10.2003

1. Entre el deletreo de Urdaci ("ce ce o o") y el silabeo de Aznar ("la-o-nu-me-le-gi-ti-ma-y-le-gali-za"), sólo falta que alguien se decida a mitinear con onomatopeyas: "Nosotros grrrr porque brrrr, y al que no esté de acuerdo, catacroc". Creo que algo parecido le he oído alguna vez a Otegi. En fin, qué cosas se oyen. Lo más deslumbrante de estos días, el caso de la selección de Catalorra, fusión de las selecciones deportivas de Catalunya y Andorra, promovida por Mas y retirada por Pujol. -¡Mas! -gritó Pujol. -Dime, telonero president. -¡Retira inmediatamente esa propuesta catalorrana! -¿Y Cataliechtenstein tampoco? -¡Mas, que me quedo! 2. Estas cosas deberían hacernos reflexionar sobre la mala opinión que los políticos tienen de la ciudadanía. Sí, ya sé que lo habitual es comentar lo contrario: la mala opinión que la ciudadanía tiene de los políticos, pero permítanme la reflexión opuesta. Los políticos proponen esas cosas porque creen agradar con ellas a los ciudadanos. Cada vez hay más políticos que se refieren a "la gente" como si fueran seres de otra especie: lo que quiere la gente es tal o cual cosa, dicen. Curiosamente, lo que quiere la gente varía según los intereses del político que habla, aunque hay que celebrar una vía de consenso entre los dos candidatos que hoy se juegan la presidencia de Madrid: Rafael Simancas y Esperanza Aguirre han prometido dimitir. Ella, en dos años. Él, en dos meses. Las razones son lo de menos. ¡Qué momentos de bajón tienen a veces los políticos, cuando creen que lo que la gente quiere es que dimitan! 3. Tal vez sea una dimisión "anticipatoria". Ya se notan los efectos del último hallazgo teórico del estadista mundial del año, don José María Aznar López: el ataque anticipatorio, "an-ti-ci-pa-to-rio", según habla ahora, y no descarten que entre el silabeo y el tono de chotis acabe arrancándose con una zarzuela: "Por las calles de Bagdad, / la corbata almidoná, / los misiles apoyaos en la cadera". Tras su nuevo hallazgo doctrinal, Aznar también podría cantar: "Porque ataco por mi cuenta / me llaman El Anticipatorio". Es un nombre de chiste de Lepe o de película española en blanco y negro: "¡Anticipatoriooo! ¡Trae el botijo pa labuela!". -¿Nombre y profesión? -Anticipatorio López. Bombardeo países. 4. Aplicado al fútbol, un buen ataque anticipatorio consistiría en romperle una pierna a Zidane antes de que el árbitro señale el inicio del partido. Esto puede parecer violento, pero si se explica bien, se entiende que es en aras de la paz. Zidane tal vez no lo entendería. Habría que esforzarse en explicárselo, y ahí es cuando interviene Urdaci abriendo el telediario: "Zinedine Zidane tiene una pierna rota por su be i e ene, gracias a un ataque an-ti-ci-pa-to-rio. Y ahora, otras noticias: Zapatero es un traidor y usa como papel higiénico restos de banderas españolas que roba de las casas cuartel de la Guardia Civil con la ayuda de su amigo el comunista Llamazares. Son declaraciones del ministro Eduardo Zaplana, quien, como saben, prometió no eme e ene te i erre".

Cambiar de pegamento 02.11.2003

1. Decididamente, el PSOE tiene que cambiar de marca de pegamento. En el pasado mes de mayo, después de 10 años de perderlo todo, logran superar al PP en 100.000 votos en las elecciones municipales y se deprimen por no haber machacado al adversario. Ahora pierden las elecciones de Madrid por 10 puntos y se alegran porque el adversario no les ha machacado. O cambian de pegamento o prueban otros alucinógenos, porque con éste, todo son malas sensaciones. ¿Y si se repusiera el capítulo de Barrio Sésamo que explicaba la diferencia entre ganar y perder? "Hola, soy Coco y hoy voy a explicar una cosa muy importante: buen resultado es ganar. Sacar más votos y gobernar es ganar: ñam ñam, me como una galleta. Sacar menos votos y no gobernar es perder. ¡Ay! Me he dado una galleta". 2. Otra opción es importar la fórmula de la poción mágica que consume el lehendakari Ibarretxe. En su entrevista de esta semana en ETB sonreía y sonreía como si acabara de probar la seta con la que Alicia veía las cosas grandes o pequeñas a placer. Las ventajas de su plan, grandes; los inconvenientes, pequeños. Le preguntaron por aquellas personas, vascas y vascos, que consideran que el Estatuto de Gernika no está mal. Ibarretxe, sin dejar de sonreír, dijo que sí, que puede ser que algunas personas sientan por el Estatuto de Gernika la añoranza que puede sentirse por una "novia antigua". Qué peligro tienen estos democristianos. Al menor descuido, a la pareja con la que han convivido veinticinco años la llaman novia antigua, y te los encuentras travestidos en una barra ofreciendo plan. 3. "¿Y no debería haber consensuado más su plan?", le preguntaron. Con la misma sonrisa respondió: "Pero si lo hemos consensuado mucho; en mi Gobierno estamos todos de acuerdo". Y de buen rollo, amable y entretenido como un documental sobre Star Treck con entrevista especial al Doctor Spock. Las expresiones que más se repiten en el discurso del lehendakari son: "paz", "acuerdo", "sí", "diálogo", "bienestar", "futuro", "positivo", "común" y "felicidad". Cuando se oye a José María Aznar hablar sobre el particular, sus expresiones más repetidas son: "asesinos", "secesión", "muertos", "no", "contra", "jamás", "terrorismo" y "firmeza". Aznar es un genio de la persuasión. Un gran político. Con ese lenguaje, cualquiera perdería la batalla de la comunicación, pero él seguro que la gana, nos salva a todos, y con la mano libre enviará de nuevo al espacio a Pedro Duque para hacerle esas preguntas tan lógicas cuando se dirigen a alguien que se acerca tanto a Dios: "¿Cómo estás, qué haces, tienes hora?". 4. Y siempre nos quedará la incógnita: el recuento de Madrid, ¿fue incompetencia o mala fe? Los del PP, muy ofendidos, dicen que sólo fue incompetencia. A ver si por ahí merodeaba Paco Cascos, nuestro Leonardo da Vinci... ¡Que los jugadores del Real Madrid no fueron en AVE a Zaragoza! Prefirieron el avión, los muy niñatos. También sería mala suerte que el socavón se les abriera a ellos. Pero si Mariano Rajoy no es capaz de conseguir que los futbolistas del Madrid publiciten el AVE, ya me dirán a qué se dedica, porque sigue sin meterse en política.

Periodismo 09.11.2003

SI ESTARÁ MALO el periodismo que hay quien prefiere ser reina, oficio respetable, sin duda, pero no trepidante y bohemio. Cierto que la idea del periodista de vida disoluta, principios insobornables y alergia al poder es una estafa: lo que queremos todos es comprarnos un piso, o dos. Ay, madre, qué país tan moderno: ¡cualquiera puede ser la elegida! Lo que nos iguala es la monarquía. Ya sólo faltaba que en lugar de casarse en la Almudena se decidieran por el Ayuntamiento de Madrid. Tendría que casarles Trini. A Ana Botella no le gustan los matrimonios imaginativos. (Como sólo veo TVE, no sé que Letizia ya se casó por lo civil). También podría casarles Ibarretexe. "Boda de inmigrantes", titularía Deia, en páginas interiores. -A ver, ¿ustedes eran quiénes y querían qué?- preguntaría Pasqual Maragall si se casaran por la Generalitat. Con el nuevo cargo, Maragall acentuará su perfil de sabio despistado. Si sale Mas... Si sale Mas, que les case Pujol. Mas sin Pujol es menos. He decidido abanderar un movimiento a favor de que el Príncipe y la Periodista adopten un niño, futuro heredero de la Corona. A los monárquicos les daría un sincopazo, pero aceptarían, que para eso son monárquicos. En la izquierda, como de costumbre, habría división. Diego López Garrido, rápido de reflejos como nadie, expresó a la media hora de anunciarse el noviazgo su acuerdo total, porque no había "apariencia de compromiso forzado por razones de Estado". Muy bien deducido. -Felipe, la Reina y yo hemos decidido que te cases con Letizia Ortiz. -¡No! ¡Yo quería casarme con Magdalena de las Austrias Verdes de Kronnenburg y todas las Heinneken! -¡Te casarás con la presentadora del telediario, y no hay más que hablar! Aquí se está a las duras y a las maduras. Hay otra escuela de pensamiento en la izquierda según la cual los muy, muy monárquicos pueden sentirse estafados con un matrimonio tan morganático, y no conviene que los muy, muy monárquicos se alteren. Es una defensa anticipatoria, basada en un principio elemental: que los más brutos estén tranquilos. Este principio, aplicado también en el País Vasco, enraíza su lógica en la tradición española que obliga a la izquierda a salir por piernas cuando los brutos se intranquilizan, pero contiene el grave inconveniente de que, a fuer de tranquilos, los brutos se crezcan y se proclamen dueños del país. A veces pasa. A lo que iba: ya ni los niños de teta creen que el periodismo sea un oficio para espíritus indomables. Todas las mañanas se publican decenas de artículos jabonosos hacia los poderosos. Entre mis joyas conservo, por su majeza, un elogio reciente a Francisco Álvarez Cascos. Hay que echarle valor. También conservo una entrevista al presidente del Gobierno en la que tuvo que enfrentarse a preguntas tan agresivas como: "Hábleme de Baleares". Esta semana ya se han apuntado biografías de Letizia: desde niña era muy especial y tal. ¡Cree en la monarquía toda España! Excepción hecha, quizá, del Príncipe, monárquico del sector crítico, aunque eso es como plantearse si un fontanero cree en las tuberías o si Ronaldo cree en el gol.

Abajo la teleloquesea 16.11.2003

1. Seguramente estoy en contra de la telebasura, pero no puedo afirmarlo con certeza porque hace meses que no entiendo ni jota cuando me siento delante del televisor. Para cuando supe quién era Pocholo ya le habían cambiado por Aída, y a Aída por Pimpolla, y a Pimpolla por san Blas, al que le cuelgan por detrás. ¡Y dirán que para ver la tele no hay que pensar! Sin embargo, el hecho de no entender nada no me impide tener una teoría, y exponerla, por supuesto. ¿Desde cuándo en España no entender nada obliga a callarse? Ahí está Ana Palacio. Ahora mismo podría escribir yo que el auge de la telebasura se debe al éxito de la Conferencia de Donantes de Madrid, ni más ni menos ni menos ni más, y que el precio de la gasolina ha bajado, y eso es un dato. 2. Hace 15 años que trabajo en televisión, y he aprendido que cada vez que alguien exige tratar sobre las cosas que interesan a la gente hay que echarse a temblar. La gente suele ser coartada de las atrocidades más peregrinas. También pasa en política. Jesús Gil lleva años diciendo que él hace lo que quiere la gente, y que quienes le tienen por zafio, en realidad insultan a la gente que le vota. Son los mismos argumentos de quienes se defienden de las acusaciones de telebasura: es lo que quiere la gente, y hablar de telebasura es insultar a la gente. No en vano hay quien piensa que la telebasura española nació con Jesús Gil en un jacuzzi. ¿Puede imaginarse perversión peor? (¡Sí: con bebés! Regalo la idea). 3. En televisión se gasta mucho dinero en saber qué quiere la gente: al minuto, por edades, territorios, capacidad adquisitiva y color de calcetines, si hace falta. Sin embargo, a pesar de disponer de esos datos, se gasta mucho dinero en programas que desaparecen a los quince días porque los rechaza la gente. Algo así como si los encargados de alimentar a las fieras en el zoológico estudiaran veterinaria, psicología y hábitos alimenticios de animales en cautividad, y después echaran de comer a los leones 15 kilos de buñuelos de viento, dos sacos de pipas de girasol, carne cruda y 70 latas de fanta. A ver si funciona. (Si no funciona, se contrata a otro veterinario que hace lo mismo). 4. La teoría: no hay país democrático en el mundo que sobreviva sin una cierta dosis de burla. Durante los últimos años, de casi todas las televisiones españolas han desaparecido casi todos los programas de humor sobre la actualidad. El único territorio donde ningún profesional encuentra límites para la burla en España es el 'rosa', y hay tres o cuatro millones de espectadores que demandan una televisión sin límite en la burla. Se trata, por cierto, de un público muy rentable, porque es joven, consumista, urbano, con dinero, calcetines amari... Si se canalizara esa demanda de gamberrismo televisivo hacia otros territorios de la actualidad, descendería la telebasura, pero esto no es más que una teoría. A saber si funciona. Lo mejor es seguir echando quince kilos de buñuelos, dos sacos de pipas, carne cruda, setenta latas de fanta, y esperar a que baje la gasolina.

Expreso mi satisfacción 23.11.2003

1. En todas las noches electorales, después de la cena y antes de ir a dormir, convoco a la familia y doy una rueda de prensa en el comedor, expresando mi satisfacción por los resultados. Es el efecto de tres horas viendo y escuchando políticos que expresan satisfacción. En casa me lo aguantan por la misma razón por la que la ciudadanía lo aguanta a los políticos: porque es una niñería inocente. Se echó de menos el domingo que el príncipe Felipe y Letizia Ortiz expresaran su satisfacción: "El ascenso de una fuerza republicana es un refrendo a nuestro compromiso, que desacraliza la monarquía, por lo que expresamos nuestra satisfacción". No es más extravagante que otras muchas cosas que se dijeron. Me gustó mucho Josep Piqué, que expresó satisfacción por el descenso de socialistas y convergentes. Expresar satisfacción por el fracaso de los demás es muy español, y debería extenderse a otras facetas de la actividad pública. Cuando un escritor no ganara un premio literario, podría convocar una rueda de prensa y expresar su satisfacción porque otros todavía lo han ganado menos. 2. También bastante meritoria fue la expresión de satisfacción de Joan Saura, dirigente de Iniciativa per Catalunya-Els Verds: además de aumentar en votos, ¡a punto estuvo de conseguir un diputado por Lleida! En dos palabras, impresionante. Si un político obtuviera cero votos expresaría su satisfacción porque el futuro sólo le puede traer algo mejor. La izquierda tiene una relación privilegiada con el futuro: es suyo. El presente ya es otra cosa, pero el día que llegue el futuro la derecha se va a enterar. 3. Pasqual Maragall no sólo expresó su satisfacción, sino que se propuso para President. "Por nosotros no quedará", dijo, y al portavoz de Esquerra Republicana del plató de TV-3 se le escapó la risa. "Hombre, no me extraña que por él no vaya a quedar, si se trata de ser President". A los de ERC se les escapaba la risa por todos los rincones. ¡Si supieran cuántos conservadores en Madrit tenían la misma alegría que ellos, por ver el fracaso de los socialistas! Esquerra Republicana, que es lo más antiPP que hay en el mercado electoral catalán, dobló sus votos, porque muchos electores, puestos a elegir entre mentirosos e increíbles, huyen por la vía más rápida. Aznar y Zapatero se piden mutuamente inteligencia histórica para analizar la realidad. Cualquiera se conformaría con que aplicaran una inteligencia normalita, ¿no? Sin alardes. 4. Lo más raro de los socialistas es que se quedaran callados. Como se dice de los críos cuando se les pierde de vista: ¿qué estarán haciendo? Escribo este artículo el martes y, aunque ya en el PSOE opinan todos contra todos, todavía nadie ha acuchillado a nadie. Espero que antes del domingo ya se hayan cruzado algunos puñales. ¿Se va a quedar Pepe Bono sin desenfundar? No es posible. Como dice José Luis Rodríguez Zapatero: "El PSOE nunca defrauda". A Mariano Rajoy no le defrauda, desde luego. Sin bajar del autocar, ya ha visto perder dos veces a Zapatero. Rajoy, al contrario del Cid, que ganaba después de muerto, gana antes de vivo, lo cual no sé si tiene mérito, pero es, desde luego, espectacular.

Barça-Madrid con retraso 07.12.2003

Hace ya muchos años, un destacado dirigente de Convergència i Unió me alabó la sabiduría política que Jordi Pujol mostraba en las convocatorias electorales. "Si te fijas", me decía, "casi siempre coinciden una o dos semanas después de un Barça-Madrid. Eso para nosotros es magnífico. Si ganamos, nuestra gente se inflama y acude a votar en masa. Si perdemos, nuestra gente se venga en las urnas, votándonos. Lo peor es un partido anodino, porque entonces no nos queda más remedio que meternos con el árbitro, y eso para mí no es bueno, porque no me gusta mucho el fútbol, y a veces se me nota en las declaraciones". Desde entonces, siempre que se acercaba un año electoral, no podía dejar de imaginar a Jordi Pujol en su despacho, repasando en soledad el calendario futbolístico, Barça-Murcia, Betis-Barça, Barça-Rayo, Alavés-Barça, ¡Barça-Madrid, 10 de mayo; el 17, elecciones! Esta vez, por apenas un mes, no pudo coincidir el Barça-Madrid con las elecciones. Ya se vio que los nacionalistas anduvieron algo faltos de enemigo durante la campaña. Un nacionalista sin enemigo es como un huevo frito sin sal. ¡Peor! Como un huevo frito sin huevo. ¡Lo bien que hubiera ido hace tres semanas un Barça tenaz y luchador frente a un Madrid soberbio, ultrapoderoso y galáctico! En CiU iban como locos buscando enemigos: Ibarra, Bono, Mayor Oreja... Ahora hay mucha discusión sobre si la hinchazón nacionalista se debe a que José María Aznar representa el papel de Enemigo, y así los nacionalistas se crecen, o bien se debe a que los socialistas no son suficientemente enemigos, y así los nacionalistas se crecen. Curiosamente, nadie contempla la hipótesis de que los nacionalistas tengan razón, que es lo que defiende Jordi Pujol: "Si el nacionalismo gana terreno es porque tenemos razón, no porque los demás hagan o dejen de hacer". Aquí el que no corre vuela. Para ser justos, debe decirse que la política del enemigo no es exclusiva de los nacionalistas. El lunes salió por la tele un señor con bigote, y explicó que a nuestros soldados los mata un enemigo muy poderoso y muy tozudo, que nos persigue donde quiera que estemos. Es tan tozudo este enemigo, que incluso nos persigue cuando vamos a su país. También explicó que no debemos fiarnos de las palabras del enemigo cuando dice que somos su enemigo, y por último señaló que aquellos que no consideren enemigo al enemigo están haciendo el juego al enemigo. (Por cierto, aquel Barça-Madrid de 1992 acabó en 1-1, anodino y sin pasión. Tras el partido, a través de la radio, escuché decir al político de la historia: "De Madrid nos han enviado un señor que ha venido a amargarnos con mucha inteligencia, mediante uno de esos arbitrajes que te perjudican sin que se note". Meritorio esfuerzo, pensé, aunque el eco de sus palabras fue escaso. Una semana después, CiU ganó con mayoría absoluta, y ERC creció considerablemente. En aquel tiempo remoto, Aznar no gobernaba, y los socialistas no presentaban ofertas catalanistas, así que los resultados no podían atribuirse ni a una cosa ni a otra... ni tampoco al Barça-Madrid. En todo caso, en España no había tantos enemigos, creo).

Hablemos de sexo 14.12.2003

1. No creo que haya historia más triste que la del mantis religiosa macho, el bicho devorado por la hembra después de la cópula. Supongo que muchas mantis religiosa tendrán afecto por sus crías macho, y les advertirán: "Aléjate de las hembras, hijo mío". Pero el dilema no es pequeño: la única garantía de supervivencia es el celibato. -¿Qué haces esta noche? -pregunta un mantis a otro. -Sexo oral. No sé qué haría yo de ser mantis religioso, por eso no me atrevo a juzgar la decisión de los socialistas catalanes, dispuestos a aparearse con Esquerra Republicana. "¡Os van a devorar!", les advierten. "Sí, pero que nos quiten lo bailao", replican. 2. Los partidarios del pacto catalán presentan a Carod-Rovira domesticado, para aplacar miedos. Esto no me parece bien. Nuestros miedos son muy importantes como para andar jugando con ellos. Maragall y Zapatero no tienen derecho a decirnos ahora que ERC es un partido manso. Hay una tira de Mafalda en la que se anuncia por televisión el propósito de Nixon de amistarse con China, y Mafalda se desespera: "¿Quién se ha creído ese Nixon que es para acabar con nuestro miedo al peligro amarillo?". Qué tiempos aquéllos en los que daban miedo los comunistas, ¿no les parece? Ahora van de propina, y ni siquiera son comunistas, son ex comunistas, se hacen llamar ecosocialistas y a lo mejor son de plástico, como el pavo que George Bush llevó a Bagdad. ¿Se imaginan a los agentes secretos secuestrando al maestro juguetero? "¡Dispone usted de seis horas para fabricar un pavo de plástico! Alto secreto". ¿Y al regresar los agentes a casa, por la noche? "¿De dónde vienes tan tarde?". "De una misión secreta muy importante: fabricar un pavo de plástico para el presidente". Para evitar peleas conyugales, en la CIA tuvieron que redactar notas justificativas: "El agente John ha pasado la noche con un pavo de plástico (sin orificios)". 3. Qué gran éxito, la guerra de Irak, especialmente para España. Desde que José María Aznar ascendió a Primera División nos va fenomenal. Creo que el plan era convertirnos en jefes de Europa, resolver el conflicto palestino y participar en el control de la posguerra iraquí. Tres de tres, o sea, ni una. "Nadie es perfecto", pensará Aznar, antes de cerrar los ojos y soñar que el George Bush que le abrazó en las Azores también era de plástico. "Bueno, ¿y qué? Yo soy de corcho". 4. También íbamos a ser interlocutores privilegiados del mundo árabe. Aznar levantaría un teléfono y los jeques se pondrían firmes: "¡De parte de Bush, que...!". Ahora estamos recomponiendo el diálogo con Marruecos. Aznar se llevó a medio Gobierno, seiscientos ministros si los tuviera. Siempre le pasa igual. Tras la soberbia, agasajos desmedidos. Ya dijo el clásico: "Excusatio non petita, fellatio manifiesta", lema del aznarismo que quedará inscrito en letras de plástico.