You are on page 1of 1

A2.

el comercio

lunes 24 de agosto del 2015

Tema del Día
la difícil lucha contra el narcotráfico
entrevista / alberto otárola Presidente ejecutivo de Devida

“En el Vraem hay que operar
primero con inteligencia”
Mientras el Gobierno toma la decisión (acertada o no) de iniciar los trabajos de erradicación de hoja de coca en el Vraem, la aprobación de la
ley de defensa del espacio aéreo sí podría significar un rápido avance en la lucha contra el narcotráfico en el país.
usi

ricardo león

@erreleon

L

a misma semana en
que el Congreso aprobó el proyecto de ley
2891 (ley de control,
vigilancia y defensa
del espacio aéreo nacional),
que permitirá retomar la interdicción y eventual derribo de
avionetas que ingresen al país
para recoger o traer drogas,
Devida terminó de imprimir
un libro institucional titulado
“Recuperando el Monzón”, que
detalla cómo este territorio del
Alto Huallaga, antiguo bastión
del narcotráfico, fue cambiando lentamente de giro (con
aciertos y errores) y es ahora un
distrito bastante menos hostil
que lo que alcanzó a ser hasta
hace pocos años. Según Alberto Otárola, se trata de un “caso
ejemplar”. La experiencia en
el Monzón, por cierto, permite
mirar en perspectiva lo mucho
que queda por hacer en el valle de los ríos Apurímac, Ene y
Mantaro (Vraem), el principal
foco de producción y tráfico de
droga en el Perú.
— ¿Por qué ha sido tan difícil
que el Estado intervenga en el
valle del Monzón?
Era una zona tomada por el
narcotráfico y el terrorismo. Se
asignó un presupuesto para desarrollo alternativo, se ingresó con el Proyecto Corah para
erradicar cultivos de coca y, en
febrero del 2012, se capturó a
‘Artemio’, con lo cual se aniquiló a las columnas de Sendero
Luminoso. Se cumplieron tres
condiciones para pacificar una
zona: seguridad, inversión
del Estado y decisión política
al más alto nivel. Ahora casi el
90% de cultivos ilegales han sido erradicados en el Monzón,
un pueblo cuya Plaza de Armas
tiene como monumento una
hoja de coca. Puedo decir que
se ha recuperado el Monzón.
— Muchos de los narcotraficantes huyeron. Eso, entre
otras cosas, generó un problema económico en la zona: los
mercados estaban casi desiertos hasta hace poco tiempo.
La coca dejó dos graves problemas; uno agrícola, porque las
tierras quedaron absolutamente afectadas –la coca degrada
los campos de cultivo– y hubo
que invertir en la recuperación
de suelos antes de avanzar con
los cultivos alternativos; y otro
de tipo social, porque la expulsión del narcotráfico generó
desplazamientos. Ahora es una
ciudad en ebullición. Sin embargo, todavía hay resistencia
de un sector radical de cocaleros. Ahora hay poco más de 200
hectáreas de hoja de coca en el
Monzón; hace pocos años había 10 mil hectáreas.
— Usted menciona tres factores que permitieron el trabajo
en el Monzón: seguridad, inversión y decisión. Es, precisamente, lo que falta en el otro

Más información

Hasta hace pocos años, el narcotráfico en el Perú se concentraba en el Alto Huallaga.
Actualmente el foco de la producción de drogas es el Vraem.
Por el llamado efecto globo,
cuando el Estado interviene el
Vraem los narcos migran a regiones como el Trapecio Amazónico, en la remota frontera
con Brasil y Colombia.

a la ofensiva. Otárola asegura que la ley de interdicción aérea plantea una nueva etapa en la lucha contra el narcotráfico en el Perú, segundo productor mundial de cocaína.
dante piaggio / archivo

gran flanco del narcotráfico, el
Vraem.

En el Vraem todavía tenemos
columnas narcoterroristas,
ahí tenemos un problema de
seguridad. Actualmente, hay
un programa del Ministerio de
Agricultura que requiere un
poco de aire para medir sus resultados. Por lo pronto, se está
apostando por la infraestructura: la carretera Quinua-San
Francisco va a ser la columna
vertebral en esta región. En el
Vraem hay que operar primero
con inteligencia.
— En el mensaje de Fiestas Patrias, el presidente Humala dijo
que “el narcotráfico ya no es un
poder paralelo en el Vraem”.
¿Demasiado optimista?
Lo que el presidente quiso decir
es que se han tomado decisiones para combatir el narcotráfico donde más le duele. Se
quiere recuperar el Vraem y no
estamos lejos, pero con inteligencia y prudencia.
— ¿Por esa prudencia e inteligencia se ha postergado el
trabajo de erradicación de
cultivos de hoja de coca en el
Vraem?
Los planes operativos de afirmación de la ley a través de la
erradicación se evalúan semana a semana. El año no ha acabado. En el 2014, se firmaron
varios acuerdos con los agricultores de la zona y, en uno de
ellos, las organizaciones cocaleras se comprometieron a
no sembrar más áreas de coca.

44%

de la droga que se produce en el
Perú proviene del Vraem, según el
más reciente estudio de la Oficina de las Naciones Unidas contra la
Droga y el Delito (Unodc). En este
valle hay cultivadas 42.900 hectáreas de hoja de coca. El Perú es el
segundo productor mundial de cocaína (después de Colombia).

pistas. El Vraem y Ciudad Constitución (Pasco) son los mayores ‘aeropuertos’ de los narcotraficantes.

La nueva norma busca
reducir a cero los
narcovuelos. No busca
derribar avionetas,
sino disuadir”.

Hay poco más de 200
hectáreas de hoja de
coca en el Monzón;
hace pocos años había
10 mil hectáreas”.

Narcos y terroristas

En mayo de este año, el Gobierno de
Estados Unidos incluyó a los hermanos Víctor y Jorge Quispe Palomino, cabecillas de Sendero Luminoso en el Vraem, en la lista de
narcotraficantes buscados en el
mundo (la lista Kingpin). La principal
fuente de financiamiento de los terroristas en esta región proviene del
resguardo de las rutas usadas por
los narcotraficantes para transportar la droga.

Vamos a evaluar el comportamiento de estos dirigentes, se
están midiendo los esfuerzos y
los resultados.
— Iván Vega, viceministro de
Políticas para la Defensa, dijo
a este Diario que no se erradicará la coca del Vraem hasta no
eliminar primero al clan de los
Quispe Palomino (cabecillas
terroristas en la zona).
No está descartado que el Perú
siga avanzando en su proceso de afirmación de la ley en la
promoción del desarrollo alternativo. No puede haber zonas
exoneradas de cumplir la ley.
— Para decirlo claramente:
¿se erradicará este año en el
Vraem o no está decidido aún?

antonio escalante / archivo

La erradicación en el Vrae podría
ser postergada hasta el 2016.

Primero, vamos a evaluar los
resultados, y luego se tomarán
las decisiones.
— Usted fue ministro de Defensa entre el 2011 y el 2012. Ya en
esa época se sabía que decenas
de avionetas ingresaban al Perú cada mes para recoger droga. ¿Cuánto cambia la lucha antidrogas la aprobación de la ley
de soberanía aérea?
Se trata de una ley que afirma el
respeto por la soberanía y pretende ser altamente disuasiva.
Es una ley bastante técnica, hay
un protocolo de varios pasos
antes de derribar una nave.
— El congresista Carlos Tubino, promotor de la ley, reconoció que hubo cierta oposición

14%

alcanzó la reducción de cultivos de
hoja de coca en el Perú durante el
2014. Aunque la mayor reducción
se ha registrado en el Alto Huallaga y en menor medida en el Vraem,
otras regiones, como el Trapecio
Amazónico (Loreto), se están convirtiendo en el nuevo centro del
narcotráfico.

de Estados Unidos (en el 2001
una avioneta fue derribada
en Loreto por el Ejército Peruano, creyendo que trasladaba a narcotraficantes, pero
eran misioneros estadounidenses. La interdicción aérea
se suspendió desde entonces).

Con Estados Unidos hay convenios vigentes sobre interdicción aérea, y no se están vulnerando. Los aspectos esenciales
de la interdicción corren a
cuenta del Gobierno del Perú.
— ¿Se sabe con exactitud
cuántas avionetas ingresan al
país para recoger droga?
El año pasado, asignamos presupuesto de Devida para la reparación de un radar que estaba en desuso. Los técnicos de
la Fuerza Aérea lo repararon
y se instaló en Madre de Dios
el 10 de mayo de este año.
Desde esa fecha hasta ayer, se
han registrado 175 vuelos en
la frontera del Perú y Bolivia.
Vuelos sin permiso ni control;
eso, técnicamente, es un acto
hostil. La nueva norma busca
reducir a cero el sobrevuelo de
estas aeronaves. No busca derribarlas, sino disuadir.
— Sin avionetas, el narcotráfico retomará el traslado de la
droga con ‘mochileros’.
Aun si retoman el esquema de
traslado con ‘mochileros’, la
cantidad transportada será
mucho menor. Estamos cortando la arteria principal del
narcotráfico.

nuevos tiempos

Semanas atrás el Gobierno anunció que no se ampliará la declaratoria de estado de emergencia en la
región del Alto Huallaga, que durante casi 30 años permaneció bajo el
control impune del narcotráfico y el
terrorismo. El cabecilla de Sendero
Luminoso en este territorio, Florindo Flores, ‘Artemio’, fue capturado
en febrero del 2012 y desde entonces las bandas terroristas prácticamente desaparecieron.