Literatura Instantánea Mesa Blogs y Literatura. Encuentro Bloguiviano 1 de Septiembre 2007, Mar R.

La literatura puede ser ejercida impunemente por todas las personas. Todos podemos escribir y definir lo que escribimos como algo literario. En sí, la lista del mercado, la tarjeta de felicitación por el cumpleaños de tu tía, la tarea de bioquímica, todas huellas escritas, descriptivas, pueden ser tomadas como ejercicios de literatura en proceso. Poseen los elementos necesarios: situación, personaje, voz… Antes, una de las cosas que definía o separaba la literatura de lo que no lo era (y aquí no abordo aún los universos estrictamente literarios, me muevo todavía dentro de la definición de que, si se puede leer, es literatura) eran los medios de difusión impresos, de mayor a menor alcance, ya fuesen revistas, periódicos locales y nacionales, libros, colecciones, etc. La distancia que separaba al posible lector de un ejercicio literario era inversamente proporcional al tipo de difusión con el que éste contaba. Si bien una lista de mercado puede ser material tan perfectamente literario como un cadáver exquisito, digamos, era bastante improbable que tu lista particular llegase a una cantidad imprecisa de personas, puesto que, seguramente, la lista era una sola, y nadie se pone a imprimir listas de mercado o cadáveres exquisitos para luego repartirlos mediante globo aerostático por sobre toda la ciudad, por ejemplo. Bueno, nadie que yo conozca. Libros, revistas, periódicos, se basan en una serie de canales para alcanzar a su público: puestos de venta, sistemas de transporte, estrategias de marketing. Procesos que en el mundo del hipertexto se subvierten, y en el caso específico de los blogs, desaparecen. Ya puedo publicar mi lista de mercado para que todos la lean, señores. Punto a favor para los blogs: Aquello, cualquier ejercicio literario, desde novelas enteras –como es el caso de Rodrigo Antezana, que en su blog Mi Meme publica por entregas su novela de ciencia ficción Un sendero hacia el atardecer- hasta micro-cuentos, puede acceder inmediatamente a la red, de manera gratuita, para todo aquel que busque descifrar lo que en el blog está escrito. ¿Literatura instantánea? Sí, y no. Porque una vez que esta diferencia está saldada, y todos los seres del mundo (contando con condiciones de vida y conectividad básicas, se entiende) pueden tener un blog, y virtualmente, escribir todo lo que

se les ocurra, vuelve a surgir la eterna pregunta: ¿Qué es la literatura? ¿Cómo se define? ¿Por tradiciones? ¿Por cánones y rankings al peor estilo Harold Bloom? ¿Lo define la Academia, se organiza por temáticas, acaso, universales? Evidentemente, ahora que todo lo que se puede leer puede, además, ser posteado, re-enviado, compartido, por, virtualmente, todos los usuarios del sistema, no sólo todo lo que se puede leer es literatura, sino que su dinámica entra a aquella dimensión multicopiada y brutal que Andy Warhol supo definir como lo Pop: ahora sí por fin, literatura al alcance de todos, enlatada, instantánea, ¿idéntica a sí misma? Aquí viene una segunda ventaja de los blogs: cada quien cocina la sopa instantánea añadiéndole lo que tiene a mano, y unos más que otros, todos le añaden ingredientes de su propia cosecha. La mismísima Marilyn Monroe, cuyas dotes eran muchas, pero pocas en el ámbito de la cocina, sabía transformar la Tomato Campbell’s Soup en un delirio de camarones y champagne que todos los de la cofradilla Warhol supieron apreciar con fruición, en los años por venir. Lo que quiero decir es: la libertad de los blogs se suma a la originalidad e individualidad de sus autores, y saca una ventaja de ello. Nuevas formas de escritura, nuevos temas posibles, nuevas formas de acercarse a los misterios del pensamiento y a la vida privada de los autores “reales” (tema aparte, de sumo interés) van proliferando por la red. Y casi, casi podemos leer todo aquello que sepamos encontrar. No voy a detenerme aquí en los problemas de copyrights aún no resueltos, aunque me parece que Creative Commons va en la dirección correcta, sino que, para ir terminando, llegaré a una tercera ventaja-innovación del mundo de los blogs, que es su formato. La web, el cotidiano postear, forman en conjunto un universo nuevo. Una serie de códigos familiares para tanta gente disímil. Quizá el mejor ejemplo sea el caso del Blog de la Mujer Gorda, “diario de Mirta Bertotti, una señora que podría ser tu madre” y su tragicómica familia. Novela, escuchen el término, blogosférica (o blogonovela) creada por Hernán Casciari, donde el Nono adolescente, el Zacarías categoría marido-como-los-haypocos y el resto de la caterva van pasando por los ojos y las teclas de esta ficcional y adorable matrona argentina, en una atmósfera perfectamente creíble donde el blogger-autor

aprovecha todos los recursos del sistema. ¡Su novela alcanzó un nivel de difusión tal… que llegó a los medios de difusión tradicionales! Ahora el libro del Blog de la Mujer Gorda puede conseguirse en las librerías… y al bloggero autor se le puede entrevistar en las Ferias del Libro de este lado de la virtualidad. Y claro, se viene la película…¿Octavo arte? ¿Películas que llegan a libros, blogs literarios que se venden como best-sellers? ¿Enormes diarios/recolecciones de futuros grandes autores? ¿Nada de eso? Quedan muchas preguntas por hacerse, pero no cabe duda de que nos jugamos aquí con algo nuevo, con toda la excitación y polémica que ello implica. Muchas gracias.