You are on page 1of 21

La psicología / su historia

En los relatos históricos sobre la constitución de la psicología existe una posición muy frecuente
que es considerar su conformación como disciplina científica, a partir del momento en que se
desprende de la filosofía y se constituye como disciplina independiente, poniendo como punto de
partida la creación del Laboratorio de Psicología Experimental en Leipzig, en 1879.
Consideramos que es necesario revisar los fundamentos de esta posición y en ese sentido
haremos un pasaje por las concepciones teóricas que estudian la construcción de los sistemas
científicos, pero al mismo tiempo sostenemos que no sólo las consideraciones filosóficas
impregnan todo quehacer humano sino que, a la vez, es imposible pensar al sujeto y toda teoría
psicológica supone una concepción del sujeto, fuera de los teorías y de las herramientas
epistemológicas que brinda la filosofía.
Hemos mencionado a varios autores; Bachelard, Canguilhem, Foucault, Kuhn. Los tres primeros
enrolados en la nueva corriente epistemológica francesa.
Kuhn con mayor peso en el mundo científico ang-lo-sajón. La importancia de estos autores
radica en que, actualmente la lectura de la historia de una disciplina científica, en nuestro caso de
la psicología, no puede pensarse sin el marco referencia! que aportan estos pensadores, e incluso
no pueden encenderse algunos textos, entre ellos la polémica conferencia de Canguilhem titulada
“¿Qué es la psicología?” que es un referente ineludible en toda historia de la psicología. La
lectura de ios libros de Foucaulc, enrre algunos de ellos Historia de la Locura en la edad clásica.
Vigilar y castigar, Genealogía del racismo, Microfísica del podtx, no sólo es lectura para los
psicólogos sino asimismo para los estudiantes de Ciencias de la Educación, de Ciencias de la
Comunicación, de Relaciones Industriales, ya que en ellos podemos encontrar elementos para
encender las relaciones de poder, y la construcción hiscórica de saberes y sujetos.
La mención de estos autores es además porque sus postulados epistemológicos nos obligan a
tratar de explicicar, cuáles son los referenciales teóricos con que encaramos los temas que
trabajamos. Hoy no podemos hablar de método, de objeto ni de historia, en nuestro caso de la
psicología, sin decir desde qué lugar enfocamos su estudio.
Vamos a ir constatando a lo largo de este trabajo que el objeto de la psicología no ha sido el
mismo en las distintas etapas históricas. Los métodos para alcanzar un conocimiento también han
cambiado a lo largo de la historia de la conscirución de la psicología. Todo lo dicho nos puede
llevar a concluir que no podemos pensar en un método, un objeto, una histona. Los diferentes
métodos, los objetos que encontremos en un recorrido histórico de la psicología, darán prueba de
la implicancia histórica de ios conceptos y de los instrumentos de esta disciplina. No hay una
historia de la psicología sino historias.
No se puede negar la presencia de la psicología en la sociedad occidental actual. Y en nuestro
medio en particular. Los psicólogos son habitualmente consultados por los medios de
comunicación de masas frente a determinados acontecimientos. Algunos programas de televisión
actuales muestran la fuerte pregnancia de la imagen del psicólogo-psicoanalista. Un periódico

local tiene una vez por semana dos páginas dedicadas a la psicología. Pero allí mismo la
diversidad de corrientes teóricas, el mercado de ofertas diversas, de cursos, de alternativas
terapéuticas se hace evidente. Si bien se constata una hegemonía de lo clínico-psicológicopsicoana-lítico coexiste una diversidad y heterogeneidad en cuanto a teorías científicas, objetos,
métodos y prácticas. Esta situación muestra dos cosas; la existencia en los debates públicos de la
problemática psicológica y la diversidad de corrientes teóricas.
Las problemáticas de salud mental han entrado en la agenda pública; instituciones públicas
organizan reuniones para debatir temáticas actuales; violencia, malestar, adicciones, género y a
nivel legislativo se ha debatido y sancionado una ley de salud mental.
Kurt Dazinger, psicólogo alemán, postula que el crecimiento de la psicología en distintos países
ha posibilitado que el campo de la historia de la psicología se constituyera como un campo
legítimo del saber. Esra situación permite que la historia de la psicología se inscriba como una
disciplina más, en la historia de las ciencias.
Si se trata de construir la historia de la psicología, la primera pregunta que surge es: ¿Qué es la
psicología?. Y esta pregunta nos enfrenta con un hecho (bien explicitado en el texto de
Canguilhem): la diversidad de objetos y de métodos. Una mirada rápida a los objetos de estudio
que pueden ser englobados bajo el concepto de psicología nos muestra, a lo largo de la historia,
respuestas diferentes. Podía ser para Aristóteles ei estudio dei alma, el estudio de los hechos de la
conciencia, para la denominada psicología clásica, el estudio de la conducta, para los
conductistas, o el inconciente, para una concepción que parte de la postulación de una psicología
psicoanalícica. En relación a los métodos nos encontramos con la observación, la introspección,
el método experimental, ei método clínico.
¿Qué es la psicología? ha sido una pregunta polémica encarada duramente por Canguilhem, en
una conferencia, en diciembre de 1956, en el Colegio Filosófico de París. A Canguilhem se le
atribuye, a partir de entonces, haber decretado, la “muerte de la psicología”, por la crítica
demoledora que dirige a la psicología debido a la heterogeneidad de objetos, de métodos y de
prácticas, incluidos bajo su denominación. Y no es poco decir ya que Canguilhem es, como
vimos, un importante epistemólogo francés, siendo ios epistemólogos, los científicos que se
dedican a estudiar la construcción de las teorías científicas.
Analicemos entonces qué pasa con el objeto y el método de la psicología. Un primer elemento a
considerar es que el objeto científico es una construcción teórica. El objeto de la psicología
(conciencia, conducta, inconciente) no está dado naturalmente, se lo construye en una práctica
científica. Esa misma práctica científica instituye un método para acceder a ese objeto. Todos los
objetos científicos son objetos con una existencia histórica. Cuando hablamos de la construcción
histórica de un objeto teórico, estamos apoyándonos en la concepción epistemológica de
Bachelard que mencionábamos antes. Nos referimos a que en cada momento histórico hay
condiciones específicas que permiten analizar, recortar y categorizar la realidad desde lugares
diferentes. Foucault, que profundiza los planteos de Bachelard, conceptualiza como episteme la
estructura subyacente que delinea el campo del conocimiento. La episteme brinda el lugar desde

donde el hombre queda instalado y desde el cual conoce. La episteme es lo que hace posible la
existencia de las figuras epistemológicas y de las ciencias (Foucault, 1982: 324) (ver nota 1).
Dazinger al estudiar la historiografía de la psicología postula que hay dos cipos de historiadores
de la psicología. Los psicólogos y los historiadores profesionales (no psicólogos). Las historias
realizadas por cada uno de ellos presentan ventajas y desventaja.?. Los psicólogos que realizan
una historia de su profesión, lo hacen desde una posición, sostenida por su pertenencia a una
escuela o a una corriente psicológica y desde este lugar, sus propias concepcualizaciones
imprimen un sesgo particular a la reconstrucción histórica que encaran. Pueden “favorecer” las
posturas o antecedentes vinculados con su teoría y olvidar o parcializar otras líneas teóricas. Pero
la ventaja es, según Dazinger, el mayor conocimiento de la disciplina. Los historiadores
profesionales están favorecidos por un mayor alejamiento de las disputas pollas hegemonías
teóricas, pero están menos adentrados con los conceptos teóricos. Dazinger centra sus críticas en
A History of Experimental Psychology [Historia de la psicología experimentaltn su versión en
español) de Edwin G. Borifig (1978), un clásico en los estudios históricos de esta disciplina.
Considera que en ese texto, la psicología experimental es la psicología. En la jeraquía tradicional
los experimencalistas están en la cúspide, la psicología social o la psicología de niños son
“formas menores" Oazinger, 1993).
Una manera de pensar la historia de la psicología es a partir de las lecturas que los diferentes
historiadores de la psicología hicieron de la obra de Boring (1978). A la psicología se le otorga el
atributo de científica a partir de la creación de los laboratorios de psicología experimental, y
estas historias descubren una paternidad: Wundt es el padre de la psicología científica. A la vez.
la atribución de ciencificidad conlleva una lógica exclusión, la separación, el corte o la ruptura
con la filosofía, apoyada incluso esra exclusión, en muchas de las historias de la psicología, en
un borramiento de las posiciones de Wundt que no coincidían con esre ideal científico.
Boring, en su capítulo sobre Wundt, expresa lo siguiente: “Wundt afirmaba que la psicología es
Erfahrungsiutssenschafi, la ciencia de la experiencia. No es metafísica y debe desarrollarse por sí
misma sin recurrir a la metafísica...[.,,] La psicología alemana había sido siempre metafísica.
Wundt, casi un filósofo, inauguró la tradición antimerafisica que aún persiste.” (Boring, 1978;
353).
En 1874 Wundt publica Physiologische Psychologie {Psicología Fisiológica) que reedita en
1880. En 1881 crea la revista Philosophische Studien [Estudios Filosóficos) y es allí en donde
publica artículos sobre psicología experimental. La productividad de Wundt y el auge del
laboratorio de Leipzig posibilitan esta afirmación de Bonng: “En 1890 Wandr había logrado que
la psicología experimental se estableciera de manera permanente en el mundo de la ciencia.
Había bautizado a ia psicología, psicología fisiológica’. ” (Boring op. cic: 347).
Entre 1882 y 1899 Wundc escribe los siguientes libros Lógica: investigación de los principios
del conocimiento y de los métodos de investigación científica, Etica y sistema de filosofía
científica. Boring mismo se pregunta; “¿Fue Wundt un experimentalisra y ai mismo tiempo un
filósofo?" Analicemos su respuesta; “Esta pregunta es muy difícil de contestar. Es cierto que
utilizando un método racional filosófico, llegó a sus convicciones acerca de la psicología

experimental, que fundó un laboratorio, comenzó a publicar una revista experimental, dirigió
investigaciones experimentales y que siempre sostuvo sus teorías apoyadas en los resultados
experimentales y sujetas a revisión a la luz de nuevos experimentos, pero también es cierto que
hizo todo esto, no porque por naturaleza fuera un experimentalisra, sino como resultado de sus
convicciones filosóficas.” (Boring op. cit: 349).
En la temática que estamos desarrollando sobre las diferentes maneras de contar la historia, sobre
las lecturas de la historia, en el caso de Wundt, nos sirve para pensar en la configuración que
adquieren las disciplinas, los conocimientos científicos, y sus historias en los distintos contextos
socioculturales. En Alemania, existía una larga tradición filosófica, quizás los laboratorios
“exportados” a Estados Unidos, país carente de una tradición filosófica, se adecuaron y
adecuaron las historias y paternidades a ese modelo cultural. Esta situación puede haber
condicionado la visibilidad otorgada ai Wundc experimentalisra y el velamiento de su posición,
filosófica.
Dazinger deseando contrarrestar estos sesgos presentes en las historias de las ciencias, afirma la
necesidad de regirse por una postura crítica. En este aspecto su postura coincide con las
corrientes epistemológicas francesas que hemos mencionado. Dazinger postula que hay dos
maneras de concebir la historia.
1. Una historia tipo “crónica”. El historiador funciona como “un cronista de corte” (justificaba la
intención de gobernar, desacreditaba a los rivales). Un ejemplo en EE.UU. sería la historia escrita
por Boring; esa psicología experimental era un modelo a imitar.
2. Una historia crítica, que supone una estrategia en la investigación histórica.
El compromiso por una historiografía crítica supone adoptar una postura frente a tres
coordenadas que conforman el marco inmediato del historiador

Actitud crítica hacia los propios esfuerzos, cuestionar los compromisos y suposiciones
del historiador. La actitud crítica se extiende a las autoridades y fuentes históricas
tradicionales, al propio historiador y a la disciplina. No suponer un progreso lineal y
ubicarse desde un paradigma actualmente dominante, para desde allí, realizar el análisis
de la historia.
Abandonar el naturalismo ingenuo que supone que los objetos están dados naturalmente y
son “descubiertos” transformando así a la historia en una crónica de descubrimientos. Los
objetos como la inteligencia, las actitudes, la personalidad son construcciones históricas.
En esto insiste Dazinger, son construcciones humanas producidas por agentes sociales en
condiciones históricas específicas. Los objetos de la psicología, históricamente
construidos, deben analizarse en relación con la actividad constructiva de ia que son
producto. Dazmger no sólo menciona como objetos construidos al objeto y al método de
la psicología sino que postula otras actividades constituyentes de objetos:

o teóricas que crean objetos conceptuales;

o prácticas que construyen objetos técnicos: tests mentales, datos experimentales;
o institucionales que definen objetos sociales como terapeuta, cliente.

La historia debe distinguir los problemas que se plantea un actor histórico específico y la
problemática dentro de la que opera. La problemática marca los límites de los problemas
posibles, define los esquemas, las imágenes, las metáforas, los términos en los que se
formulan los problemas. Una problemática no es privativa de un sujeto sino que surge en
una interacción social. No son los actores individuales los que funcionan como sujetos
históricos, sino los grupos que comparten una misma problemática. La historia crítica
debe tener en cuenta a los sujetos colectivos. La problemática define un área problema y
prescribe ia naturaleza general de las soluciones aceptables. La problemática está en
relación con intereses sociales.

Es muy loable el voto por una historia crítica de la psicología Cal como la plantea Dazmger, el
interesado en estos temas puede encontrarse entonces, con los “olvidos históricos”, los
ocultamientos, las continuidades o las discontinujdades. Es claro que los poderes dominan-res.
polícico-econófHÍcos decerminan hegemonías o desapariciones. Así es lo sucedido con las
teorías psicológicas de Lev Vygotslcy; enseñado, en nuestro medio, por José íczigsohn en la
década del 60 (vinculado a la reflexología y al materialismo histórico). Desapareció en las
prácticas teóricas y académicas de los 70, para resurgir a mediados de los 80 de la mano de los
constructlvistas sociales norteamericanos.
Hugo VezzetTi, profesor de la materia Historia de la psicología en la Facultad de Psicología de
la UBA, autor y compilador de libros sobre la historia de la psicología y del psicoanálisis en la
Argennna, afirma que desde un presente se trazan lineas de fuerza que ordenan las temáticas del
pasado peco para posicionarse frente al acontecer del presente. Esta manera de construir la
hismria implica que se conciba a los autores, o instituciones como expresión de una continuidad
de un discurso y de un saber teórico o aplicado y se los ordene en una secuencia lineal (Vezzetn,
1988). Esra modalidad constructiva histórica permite ubicar a la última teoría científica en la
cúspide del saber y desde ese lugar calificar a las teorías anteriores. La frase de Canguilhem: “La
anterioridad cronológica es una inferioridad lógica” (Canguilhem. 1986: XVI) denuncia con
precisión estas posturas. En psicología el carácter de científico o precientífico puede enrolarse en
esta concepción.
Los textos de la historia hacen referencia a otros textos. Narraciones, discursos que se dan en un
campo particular de fuerzas, en el cual las prácticas profesionales adquieren valor posicionaJ en
la disputa por la hegemonía, por el mercado teórico, por el mercado laboral. Este campo
intelectual, como lo conceptualiza Pierre
Bourdieu, no deja de ser un espacio complejo en el que parricipan actores individuales, grupos,
círculos, escuelas y en que circulan ideas, valores, reglas, que cejen redes de relaciones de poder
internas y eiaernas.

Unidad, versus muerte
Una violenta polémica, como ya hemos mencionado, atravesó el campo de la psicología luego de
la conferencia pronunciada por Canguilhem, en diciembre de 1956, en el Colegio Filosófico de
París. Situación que fue reiterada, como comenta Elisabeth Roudinesco (1992), al publicarse la
conferencia dos años más tarde y al reeditarse en 1966 para los Cahiers pour l’analyse.
Roudinesco demuestra cómo esta conferencia fue un arma política en manos de los estudiantes
de la Escuela Normal Superior para desplazar al antifreudismo e imponer el “retorno a Freud”
propulsado por Jacques Lacan. A partir de ese discurso, recordemos, se cematiza la “muerte de la
psicología”.
La conferencia de Canguilhem era una respuesta al ideal explicitado por Daniel Lagache en el
programa que había establecido para la cátedra de Psicología General y cuya lección inaugural se
había titulado: “La unidad de la psicología” (Roudinesco, 1992). Lagache postula que “una de las
principales tareas de la psicología general es tratar de formular conceptos y principios
fundamentales comunes a todas las psicologías...” (Lagache, 1995: 5). “La conducta es el
objetivo central de las investigaciones psicológicas." (op. cit.: 11). “A modo de conclusión,
trataremos de caracterizar el espíritu de la psicología contemporánea, resumiendo las principales
ideas que inspiran el pensamiento y la investigación de los psicólogos hoy. Este intento responde
a nuestra necesidad intelectual de coherencia... El espíritu de la psicología contemporánea parece
caracterizado especialmente por la necesidad de unidad, por el empleo de la noción de conjunto...
(op. cit; 20)... por divergentes que parezcan las disciplinas, los métodos y las doctrinas
psicológicas, en muchos puncos llegan a resultados y formulaciones análogos, cuando no
idénticos; es así que la psicología experimental, la psicología clínica, el psicoanálisis y la
psicología social se complementan; la primera aporta los principios más simples y seguros; los
otros los puntos de vista más abarcadvos.” (op. cit.: 22).
Canguilhem sostiene que buscar la unidad de la psicología mediante una teoría general de la
conducta implica pretender una síntesis de la psicología experimental, la psicología clínica, el
psicoanálisis y la psicología social y de la etnología y que esta situación corresponde más a un
pacto de coexistencia pacífica que una esencia lógica. “De las dos tendencias entre las cuales el
profesor Lagache busca un acuerdo sólido: la naturalista (psicología experimental) y la
humanista (psicología clínica), se tiene la impresión que la segunda le parece tener un mayor
peso. Esto es lo que explica, sin duda, la ausencia de la psicología animal en esta exposición de
las partes en litigio. Ciertamente, es evidente que ella está incluida en la psicología experimental
-que es en gran medida una psicología de los animales- pero lo está como material sobre el cual
aplicar el método. Y, en efecto, una psicología sólo puede llamarse experimental en razón de su
método y no en razón de su objeto. Mientras que pese a las apariencias, es por el objeto más que
por el método que una psicología es llamada clínica, psicoanalícica, social, etnológica. Todos
e.stos adjetivos son indicativos de un solo y mismo objeto de estudio: el hombre, ser locuaz o
taciturno, ser sociable o insociable. En consecuencia, ¿se puede hablar rigurosamente de una
teoría general de la conducta, en tanto no se ha resuelto el problema de saber si hay continuidad
o ruptura entre el lenguaje humano y el lenguaje animal, entre la sociedad humana y la sociedad
animal?” (Canguilhem, 1956: 2),

Esta polémica se reactualiza en cada intento de formular una Historia de la Psicología.

Unidad versus crisis
En las diferentes historias de la psicología la necesidad de construir una visión armónica,
coherente y única de la psicología se pone de manifiesto. En el texto recién mencionado de
Lagache esto es evidente, pero vamos a citar como otro ejemplo la presentación al libro de Edna
Heidbreder Psicologías del siglo XX cuyo título en inglés era Seven psychologies realizada por
los editores (Jaime Bernstein es quien realiza la supeivisión). Se cita allí una frase ya empleada
en relación a la psiquiatría “se va preparando el paso de la ‘época de las Psicologías' a la 'época
de la Psicología .” (Heidbreder, 1960: 9) (la bastardilla es nuestra). La autora misma muestra “la
gran profusión con que florecen los sistemas de psicología en suelo norteamericano” pero
constata que “no hay un sistema único y sólido” (op. cit: 17). Intentando encontrar algo que
unifique escribe: “Los grupos antagónicos se asemejan, cuando menos, en un aspecto todos ello.s
son infatigablemente laboriosos.” (Op. cit: 20)
George Poüczer postula que una psicologia concreta debía ser el resultado del psicoanálisis y el
conducnsmo. Sería así una psicología positiva.
Si no existe unidad, se supone que hay una crisis en la disciplina. Antonio Caparros en su texto
Crisis de la psicología: singular y plurali Aproximación a algo más que un concepto
historiogi'áfico cita una cantidad de artículos aparecidos en revistas desde 1904, en donde la
preocupación por la falta de unidad es la comprobación de la crisis de la disciplina y el nesgo de
su ciendficidad (Caparros, 1991).
Wolman, citado por Caparros, sostiene que más que una disciplina “es un océano con sus miles
de comentes y subcornentes, mares y golfos, miles de islas y miles de millones de peces.”
(Caparrós op. cic: 14)

Origen del término psicología
Psicología significa etimológicamente estudio o ciencia del aima, de la psyché. En la antigüedad
la psicología no era independiente de los sistemas filosóficos. Aunque se consideraba al alma, \á
psyché como ser natural. Los estudios sobre el alma estaban en tratados sobre la metafísica, la
lógica, la física.
El término psicología fue usado por primera vez como título de una obra de Rodolfo Gockmus
(1547-1628) en 1590. La convalidación del término psicología está relacionada con dos libros
escritos por un discípulo de Leibniz, Christian Wolíf; Psicología empírica (1732) y Psicología
racional (1734). Sin embargo la difusión del término psicología se produce recién en el siglo
XIX y es en ese entonces cuando podemos situarla como una disciplina específica.

Construcciones teóricas para la historia de la psicología
Foucaulc (1957) en su descripción de la psicología de 1850 al 1950, ub ica dos temácicas
básicas, que van a configurar las características de las concepciones psicológicas; a una la
denomina el prejuicio de la naturaleza y la otra se refiere a! descubrimiento del sentido.
El perjuicio de la naturaleza; “La psicología del siglo XIX heredó de la Aufklartmg (la
Ilustración) la preocupación por alinearse con las ciencias de la naturaleza y por reencontrar en el
hombre la prolongación de las leyes que rigen los fenómenos naturales. La determinación de
vínculos cuantitativos, la elaboración de leyes que operen a la manera de las funciones
matemáticas, la puesta en marcha de hipótesis explicativas, son los intentos por los cuales la
psicología intentaba aplicar, no sin artificio, una metodología que los lógicos creyeron descubrir
en la génesis y el desarrollo de las ciencias de la naturaleza. Así es como el destino de esta
psicología, que quiso ser un conocimiento positivo, vino a descansar sobre dos postulados
filosóficos: que la verdad del hombre se agotaba en su ser natural y que el camino de todo
conocimiento científico debía pasar por la determinación de vínculos cuantitativos, la
construcción de hipótesis y la verificación experimental.” (Foucaulr, 1957; 1).
La valoración de los principios que guiaban la práctica científica en las ciencias naturales obligó
a la psicología a buscar su validación científica al amparo de estas ciencias. La psicología, para
adecuarse a ese ideal científico, coma prestado los métodos y modelos de las ciencias naturales:
1. El método físico-químico; es utilizado por todas las psicologías que como esquema de
análisis parten del análisis elemental y la asociación. Los fenómenos complejos deben
analizarse, como realiza el análisis químico con las sustancias complejas, para encontrar
los elementos simples que lo componen. A nivel de la percepción el elemento simple es la
sensación. Una ley de carácter universal, la asociación, rige las relaciones y agrupamiento
entre los elementos.
2. El modelo orgánico: con el mismo esquema que se estudiaba el cuerpo, en cuanto
organismo con sus reacciones espontáneas, sus procesos de adaptación y regulación,
podían ser estudiados los fenómenos psíquicos. A nivel psíquico se podía estudiar la
regulación dolor-placer.
3. El modelo evolucionista: el impacto y el auge de la teoría de la evolución de Darwin,
traslada temáticas y concepcualizaciones al campo de lo psicológico: el desarrollo de
etapas evolutivas, la herencia, lo adquirido. Permite luego realizar estudios -comparativos
entre los animales y los seres humanos.
El descubrimiento del sentido: Foucault inicia este rubro ubicando como punto de partida una
concepción particular del hombre, no ya en su dimensión biológica, sino en su rasgo diferencial,
en su realidad humana, es decir en todo aquello que escapa a las determinaciones de la
naturaleza. “Tomar al hombre, no en el nivel de ese denominador común que lo asimila a codo
ser viviente, sino en su propio nivel, en las conductas en que se expresa, en la conciencia en la
que se reconoce, en la historia personal a través de la cual se constituyó.” (Foucault, 1994: 5).
La concepción de conducta de Fierre Janet conlleva esa idea del sentido. La conducta no es un
mero reflejo a un estímulo, sino que implica un proceso de regulación interno o externo. La

regulación interna puede estar relacionada por ejemplo con el sentimiento despertado por una
conducta, la alegría o la tristeza. Una regulación externa puede estar dada por la reacción de una
persona frente a una conducta y esta reacción es posible que condicione la conducta del primer
sujeto. Es decir la reacción funciona como un feed-back.
Una segunda vertiente en esta temática -el descubrimiento del sentido- que marca a las
psicologías, lo constituye la fenomenología. La fenomenología toma como objeto de estudio la
descripción de lo vivido, analizando el sentido inmanente de la experiencia vivida.
La última vertiente que plantea Foucault es el psicoanálisis. El problema que va a quedar
planteado con esta inclusión que realiza Foucault del psicoanálisis dentro de la psicología, es la
relación entre la psicología y el psicoanálisis.
“Pero ninguna forma de psicología dio más importancia a ia significación que el psicoanálisis..
[...] es en el interior del sistema freudiano que se produce ese gran crastocamiento de la
psicología; es en el curso de la reflexión freudiana que el análisis causal se transformó en génesis
de significaciones, que la evolución dio lugar a la historia, y que ia exigencia de analizar el
medio cultural sustituyó el recurso a la naturaleza.” (Foucault, op.cit.: 7).
Canguilhem en su sistematización discontinua organiza en tres grandes rubros la historia de la
psicología.


La psicología como ciencia natural.
La psicología como ciencia de la subjetividad.
La psicología como ciencia de las reacciones y del comportamienco.

Vezzecti en su abordaje delinea tres líneas en la construcción de las disciplinas de pensamiento e
investigación psicológicas en el siglo XIX.


Psicofísica y sus derivaciones en psicologías experimentales.
El evolucionismo y sus efectos sobre la psicología comparada y evolutiva.
Psicopacología y sus consecuencias en la clínica de la hipnosis y la psicoterapia.

Lucía Rossi, profesora de Historia de la Psicología de la Facultad de Psicología de la UBA en:
Para una historia de la psicología propone para poder elaborar una historia de la psicología
basarse en tres grandes construcciones:


la conciencia;
la conducra;
el inconsciente.

Rossi, considera que estas tres construcciones son históricas y constituyen la trama conceptual de
las articulaciones fundamentales de la psicología.
Las sistematizaciones propuestas por Foucault, Canguilhem, Vezzera y Rossi, si bien responden a
una base epistemológica común, la epistemología inaugurada por Bachelard, inician su recorrido

desde puncos de partida históricos diferentes. En relación con estas diferentes sistematizaciones,
en este trabajo, vamos a relevar algunas de estas concepcualizaciones como ejes orientadores del
relato histórico que proponemos.

I. Psicología como ciencia natural
Canguilhem ubica en este rubro a Aristóteles, Asi mismo postula una línea que desde el siglo II a
través de Galeno, seguido por Franz Joseph Gali (1758-1828) y Pablo Broca (1824-1880)
desemboca en la psicofisiologia.
Un primer sistema sobre lo que hoy podemos designar como hechos psicológicos lo constituye el
tratado De anima de Aristóteles,
Aristóteles tiene una concepción orgánica o biológica del alma, en la medida que es principio de
la vida animal. El tratado aristotélico del alma es un tratado de biología general, un capítulo de la
física. El estudio del alma pertenece a la fisiología y está en el orden de la naturaleza. El objeto
de la física es el cuerpo natural y organizado. El cuerpo es una substancia, es materia y el alma es
una forma. El alma es la primera enteleqiua del cuerpo físico orgánico. El alma es una forma del
cuerpo viviente, no separada de la materia. Considera que no tiene sentido aclarar si el cuerpo y
el alma son una sola realidad, ejemplifica esta relación con la cera, porque sería como preguntar
por qué la cera y la forma que adquiere la cera son una realidad. Materia y forma se dan juntas,
pero sólo a través de la forma puede actualizarse la potencialidad inherente de la materia. El
sencido de la unidad del cuerpo y el alma es la relación de una actualidad con una potencialidad.
El alma es lo esencial del cuerpo. “Si el ojo fuera un animal, la vista sería su alma, pues la vista
es la substancia o forma del ojo”. El ver es potencial, es un atributo de los ojos pero se actualiza
cuando abrimos los ojos y miramos lo que está a nuestro alrededor. El alma es la causa o fuente
del cuerpo viviente. El alma es el principio de las operaciones del cuerpo orgánico, al alma se la
define en función de lo que hace. Hay distintos tipos de alma (vegetativa, animal, humana). La
manera principal de operar del alma humana es la racional. Hay en el alma humana otras formas
de operar que son sensitiva, imaginativa, nutritiva, apetitiva. Mediante las operaciones del alma,
en especial la sensible y la racional, el alma puede reflejar todas las cosas ya que todas son
sensibles o pensables. (Ferrater Mora, 1994: 112-113).
En la obra Parva naturalia hay descripciones de las características de las distintas etapas de la
vida, de la “psicología” del hombre y de la mujer, de los procesos de recordar y de fenómenos
ocultos que se encuentran en los sueños y en las adivinaciones. Aristóteles estudia los sentidos, el
aprendizaje, la memoria, la imaginación, el razonamiento. Relaciona los procesos de la memoria
con lo que posteriormente se denominará leyes de la asociación: contigüidad, similitud, y
contraste.
El método era especulativo, se accedía al conocimiento teórico por especulación o
contemplación. Especulativo originalmente se relacionaba con observar desde una altura, no
tenía este término una faz peyorativa sino más bien era observar atentamente. El criterio de
verdad de Aristóteles era la evidencia: era verdadero aquello que parece aceptable a primera
vista.

II. Psicología como ciencia de la subjetividad
Descartes inaugura una nueva línea en la que puede inscribirse una sene de sistemas
psicológicos. En el Discurso del método podemos ubicar un nuevo racionalismo fundado en la
captación directa del sujeto pensante por sí mismo. Descartes, en la búsqueda de la verdad puede
a través de su duda metódica dudar de todo, pero la duda tiene un límite que es el Cogito ergo
sum. Yo pienso, luego yo existo, por lo tanto yo soy una cosa pensante. El yo se aprende a sí
mismo como naturaleza pensante. Significa también poseer en la conciencia. La concepción
dualista de Descartes postulaba la existencia de una sustancia pensante y de una sustancia
extensa-no pensante. En las respuestas a las segundas objeciones a las Meditaciones, Descartes
dice que bajo la palabra pensamiento comprende todo lo que está can en nosotros que sommes
(estamos-somos) inmediatamente connaissants (conocientes) (en el texto en nota al pie agregan
la palabra latina: conscii). Así codas las operaciones de la voluntad, del entendimiento, de la
imaginación y de los sencidos son pensamientos. Estudia a los seres vivos desde una perspectiva
fisicoquímica y considera que codos los fenómenos que encuentra son de orden físico. Por
ejemplo la reacción de un brazo frente ai acercamiento al fuego (es por esto se lo menciona como
“precursor” del concepto de acto reflejo). Los movimientos se producen sin que el alma
intervenga, son los espíritus animales que mueven el cuerpo.
Las pasiones del alma es un tratado de psicofisiologia. Descartes postula que hay una unión del
alma y el cuerpo a través de la glándula pineal. Se puede ver esta unión en la descripción que
hace del odio: el pulso será igual o más pequeño y se siente una especie de calor áspero y picante
en el pecho. La interacción del alma y cuerpo se manifiesta en los fenómenos de volición,
percepción v comportamiento.
El yo pienso cartesiano abre una nueva etapa y es en ese sentido como lo sintetiza Canguilhem
bajo ei rubro Ciencia de la subjetividad. “El yo personal” es elevado “hasta ia altura de ia
evidencia primordial y a la fuente de la razón misma” (Samaja, 1993: 343) pero a la vez es
ubicar a la subjetividad como condición de la posibilidad de la objetividad. En relación a la
psicología, es el ingreso de la conciencia como objeto de estudio.
Otro representante significativo en este rubro es John Locke. Locke se proponía estudiar la vida
mental. Su obra Ensayo sobre el entendimiento humano puede ser considerada "como el primer
intento de fundar, mediante un método analítico y descriptivo, una psicología independiente.”
(Müeller, 1980: 233).
A modo de ejemplo transcribiremos algunos párrafos; los dos primeros ya hicimos referencia al
comentar la concepción empirista:

“Todo hombre nene conciencia de que piensa y como quiera que lo que ocupa su mente
mientras está pensando son las ideas que tiene, está fuera de toda duda que los hombres
poseen en sus mentes vanas ideas rales como las expresadas en las palabras, ‘blancura’,
‘dureza’... En primer lugar debemos inquirir como las alcanza el hombre”.
“Supongamos que la mente es como nosotros decimos, un papel en blanco, vacío de
caracteres, sin ideas. ¿Cómo se llena? ¿De dónde procede el vasto acopio que la ilimitada

y activa imaginación del hombre ha grabado en ella con una variedad casi absoluta? A
esto respondo con una palabra: de la experiencia. En ella está fundado todo nuestro
conocimiento...”. (Locke, 1984: 49).
“...otra fuente con que la experiencia abastece de ideas al enrendimienco es la percepción
de las ope-tadones de nuestra mente dentro de nosotros mismos... Estas, operaciones
cuando el alma las refleja y considera, deparan al entendimiento' otra serie de ideas...
cales son ‘la percepción’, ‘el dudar... y diferentes actos de nuestras propias mentes, de los
cuales, siendo nosotros conscientes y observándolas en nosotros mismos recibimos en
nuestro entendimiento ideas tan distintas como las que tenemos de los cuerpos que
afectan nuestros sentidos”. (Locke, op. cit: 50). En esre párrafo podemos encontrar lo que
Canguilhem va a sintetizar como sentido interno en su clasificación de la psicología.
“La identidad personal consiste, no en la identidad de sustancia, sino en la identidad de
conciencia.” (Locke, op.cic: 129).

Locke sostenía; que había dos fuentes de ideas: la sensación y la reflexión. La sensación es
cuando llegan a través de los sentidos a nuestra mente cualidades sensibles que provienen de los
objetos exteriores y en la mente producen percepciones. La reflexión es la que denomina sentido
interno- es una fuente secundaria de ideas, es decir son ideas sobre las ideas y de la forma en que
ocurren, son las operaciones de la mente que constituyen un segundo objeto de conocimiento.
La concepción asociacionista de Locke podemos ejemplificarla con esta frase: “Sea cualquiera la
naturaleza secreta y abstracta de la sustancia en general, todas las ideas que tenemos de las
distintas clases de sustancias particulares, no son más que diversas combinaciones de ideas
simples que coexisten por una unión desconocida de nosotros y que hace al codo subsistir por sí
mismo.” (Locke, op. cic: 111).
Dentro de este mismo rubro, psicología como ciencia de la subjetividad, Canguilhem distingue el
subrubro ciencia del sentido externo. Aquí podemos ubicar a la psicofìsica de Gustav Theodor
Fechner (1801-1887) que es un intento de investigar al ser humano partiendo de la medición de
las sensaciones y de la manera en que esas sensaciones son registradas como representaciones
mentales.
Fechnet se graduó en la Facultad de Medicina de Leipzig, y luego se interesó por la física y las
matemáticas; sus dificultades económicas colaboraron en el conocimiento de estas disciplinas,
tradujo 12 volúmenes de libros franceses de física y química. Sus conocimientos lo llevaron a ser
nombrado profesor de física en la universidad. Bajo el seudónimo de Dr. Mises, Fechner
publicaba diversos artículos, algunos satíneos sobre ciertos usos de la medicina que estaban de
moda en ese entonces y otros vinculados a temáticas psicológicas.
Luego de una crisis, por el exceso de trabajo, según relata Boring, emerge en Fechner una
preocupación religiosa y un interés por el problema del alma; le molestaba el materialismo
imperante en ese momento en la ciencia y sentía que tenía una misión filosófica. Fechner trataba
de encontrar una ecuación que estableciera la relación entre alma y materia. Postulaba una
identidad entre mente y cuerpo. Los resultados de sus experimentos los publicó en 1860, en su
libro Elementos de psicofisica. Buscaba la relación entre el estímulo básico (materia) sobre los
órganos de los sentidos (luz, sonido, peso) y la sensación producida por ese excitante, del orden

del alma. Esta relación entre la medida del estímulo y la medida de la sensación introduce la
medición en el campo de la psicología. Las historias tradicionales ubican a Fechner como un
pionero ya que introduce la medición y la experimentación en psicología.
Boring afirma: “Si decimos que la psicología científica comenzó en 1860, estamos simplemente
escogiendo un año convencional, el año de la publicación de los Elemente der Psychophysik de
Fechner. En la historia del pensamiento científico no existen acontecimientos abruptos ni
discontinuados” (Boring, 1978: 182). En esta cita queremos remarcar dos cuestiones. La primera
en relación ai lugar que le otorga Boring a Fechner y lo expresa con los siguientes términos, en el
capítulo dedicado a Fechner: “Al fin hemos llegado al comienzo formal de la psicología
experimental y empezaremos con Fechner, no con Wundt, quien era 31 años menor que aquél, y
publicó sus trabajos psicológicos más importantes cuando era joven, dos años después de que los
trabajos de Fechner estaban haciendo época entre los científicos..[..]..empezaremos con Fechner
no porque fuera un gran filósofo ni un gran fisiólogo, sino porque fue el primero en llevar a cabo
con todo el rigor científico una serie de experimentos que fueron la base para el establecimiento
de la nueva psicología, y que hoy todavía son el fundamento de la metodología psicológica.”
(Bonng, 1978: 297)
Siguiendo con esta línea de continuidad nos encontramos con Wilheim Wundt (1832 1920) a
quien todos los manuales de historia tradicionales suelen ubicar como el iniciador de la
psicología experimental. Este título honorífico -para esa tradición historiográfica criticada por
Dazinger- le es otorgado en virtud de ser el creador del primer Laboratorio de Psicología
Experimental en Leipzig, en 1879. Sus discípulos, según esa historia oficial, van a propagar por
el mundo laboracorios de psicología experimental, en especial en EE.U. adonde emigran
huyendo del nazismo.
Heidbreder inicia el capítulo “Los comienzos de ia psicología ciencífica’de su libro: Psicologías
del Siglo XX con la siguiente frase “El primer laboratorio de psicología fue fundado en 1879 por
Wilhelm Wundc, el Leipzig. Esta frase figura casi inevitablemente en toda exposición acerca dei
desarrollo de la psicología como ciencia. La referencia no es por completo exacta y la verdad que
contiene puede llevar a conclusiones falsas, pero como se acerca canco a un hecho de
importancia, ha encontrado lugar seguro en la erudición psicológica.” (Heidbreder, 1960: 73).
Boring comienza el capítulo sobre Wundc afirmando: “Wundc es el psicólogo más importante de
ía historia de la psicología. Es el primero que sin reseivas podemos llamar propiamente
psicólogo. Antes de él se hizo mucha psicología pero no había psicólogos...[...] Cuando lo
llamamos el ‘fundador’ de la psicología experimental, queremos decir que fue él quien promovió
la idea de la psicología como una ciencia independiente y que es él el más importante de los
psicólogos." (Boring, 1978: 338).
Wundt estudia medicina, porque, según sostiene Boring, las facultades de medicina en Alemania
proporcionaban un verdadero entrenamiento que permitía un fácil acceso al ejercicio profesional,
de allí surge la vertiente fisiológica de la psicología. Wundc no estaba interesado en el ejercicio
de la prácrica médica, su inrerés se dirigía a la fisiología. En 1856 estudia en el instituto de
fisiología de Johannes Müller, quien era considerado el fisiólogo más grande del mundo, y

siguiendo con las paternidades “el padre de la fisiología experimental”. Wundt se dedica durante
un cierto tiempo a enseñar fisiología para futuros médicos; bien pronto comienza a dar
conferencias y a escribir sobre psicología fisiológica y a partir de 1867, en Heidelberg dicta un
curso con esa denominación. Publica, en 1873 Psicología fisiológica, obra que se reedita varias
veces hasta 1911, con cambios en las concepciones teóricas. En 1875 acepta una cátedra de
filosofía en Leipzig, allí comienza a dar conferencias y a hacer demostraciones experimentales.
El laboratorio de Wundt comienza a ser conocido y muchos futuros psicólogos experimentales se
forman en él. A fin de divulgar los trabajos, Wundt funda en 1881 la revista Philosophische
Stiidien (Estudios fiilosófitcos) considerada como la primera revista de psicología experimental.
El objeto de la psicología, para Wundt, está conformado por las experiencias inmediatas. Wundt
sostenía que la psicología no era la ciencia de la “experiencia interna”, porque la distinción entre
experiencia interna y experiencia externa, sostiene, no es válida. El sentimiento es “interno” en la
medida en que es consciente subjetivamente, y la percepción es “externa” en cuanto se refiere a
objetos, pero la psicología tiene que ver con ambas. No existe un “sentido interno”, la percepción
no tiene que ser percibida para que sea una percepción, simplemente ocurre (Boring, 1978).
La psicología no se ocupa de la experiencia interna sino de la inmediata. Las experiencias
inmediatas del individuo son accesibles tan solo por medio de la introspección, método que
consiste en pedir al mismo individuo un informe sobre lo que piensa o siente, o sea sobre sus
estados subjetivos. El método es también analítico. Consiste en disociar en elementos los
procesos conscientes y buscar las leyes que rigen las conexiones. Este método fracasa con el
estudio de procesos superiores y entonces estos procesos son descartados como objeto de estudio
de la psicología experimental.
El método analítico-aditivo de la ciencia moderna es incapaz de dar cuenta de los procesos que
se producen cuando hay interrelación entre las partes. La propiedad aditiva, que se apoya en las
matemáticas, sólo puede calificar y definir los aspectos cuantitativos, pero los sistemas o
estructuras dinámicas cuyo rasgo esencial está constituido por la relación entre las partes, no
pueden ser estudiados con esta metodología. En ese sentido para estudiar los hechos humanos se
requiere un procedimiento radicalmente diferente. Será la teoría de !a GestaJt la que va a
introducir un nuevo paradigma aJ postular que el todo es más que la suma de sus partes.
Según Wundt, los procesos superiores deben ser estudiados a través de la historia de la naturaleza
humana, su Psicología de los pueblos se encamina hacia ese objetivo. Bonng sostiene que Wundt
nunca afirmó que el método experimental fuera adecuado para toda la psicología.
La psicología de Wundt tiene como objeto de estudio los estados subjetivos, es decir estados
conscientes. Rossi sostiene que la conciencia como objeto de estudio persiste largo tiempo,
aunque con cualidades diferentes: en Edmund Husserl (1859-1938) y Maurice Merleau-Ponty
(1908-1961) como conciencia perceptiva, en Jean Paul Sartre (1905-1980) como conciencia
política.

III. Psicología como ciencia de las reacciones y del comportamiento
El conductismo va a contraponerse al método de la introspección y a plantear un nuevo objeto de
estudio. El objeto de estudio es la conducta observable. El método es la observación
experimental.
En 1913; en una revista de psicología estadounidense, Psychological Review, aparece un artículo
de John B, Watson titulado: “La psicología cal como la ve un conductista”: es el acta de
nacimiento de una nueva concepción psicológica, el behavionismo o conductismo. Según esta
concepción, una psicología verdaderamente científica, no podría tratar sobre otra cosa que no
fuera la conducta objetivamente observable de los organismos canto animales como humanos.
Watson combate cualquier resabio mentalista, ya que lo aleja del ideal positivista." El
conductismo se postula como el comienzo de la psicología como ciencia, calificando a todo
antecedente en la materia, como “no científico”. Watson considera que la psicología debe
predecir, prever y controlar la conducta. El método experimental es el único método científico
para el estudio de la conducta, acorde a lo que afirman los conductistas.
Quizás convenga cerrar todo lo expuesto hasta el momento, en relación a la historia de la
psicología con una cita de Paul Fraisse en donde puede encontrarse doctrinas filosóficas que se
tundan en realidades concretas y en realidades accesibles a los órganos de los sentidos. Augusto
Comte (1798-1857) es quien desarrolló la "filosofía positiva" sintetizada la concepción de
ciencia, de psicología y del ser humano presente en las escuelas y teorías psicológicas
mencionadas. Esta cita a la vez, nos va a permitir señalar el corte o ruptura epistemológica con lo
que va a ser descripto en el rubro; descubrimiento del sentido.
“La psicología se llama experimental por su método, establecido con la intención de constiruir la
psicología como ciencia. Puesto que ciencia es el conocimiento de las leyes de la naturaleza, la
psicología científica se esfuerza por extender el campo de la ciencia hasta el animal y el hombre,
considerados como parce de la naturaleza. Por cierto, la experimentación no es el único método
de la ciencia y, sin duda alguna, la psicología científica no se sustenta ni se sustentará jamás en
un conjunto de conocimientos extraídos únicamente a partir de la experimentación. La
observación, en todas sus formas, ocupará siempre en ella un lugar importante, pero esta
observación podrá cuestionarse canco menos en la medida en la que se la considere como un
momento del procedimiento experimental, al que habrá que limitarse cada vez que las
características de los hechos o las exigencias morales impidan recurrir a la experimentación. Esta
última sigue siendo el ideal científico, puesto que es cierro que no conocemos adecuada y
exhaustivamente un hecho sino cuando podemos reproducirlo. En este momento, la ciencia
puede no sólo predecir los fenómenos sino también llegar a aplicaciones científicas." (Fraisse,
1972; 10).
Paul Fraisse describe cuatro etapas básicas en el método experimental:

La observación que permite descubrir hechos significativos y conocerlos con precisión,
La formulación de las hipótesis acerca de las relaciones que pueden existir entre los
hechos.


La experimentación propiamente dicha cuya meta es la verificación de las hipótesis.
La elaboración de los resultados y su interpretación.

El descubrimiento del sentido
En párrafos anteriores habíamos descripco la sistematización propuesta por Foucault, el
descubrimiento del sentido. Como uno de los rasgos fundamentales que identifica en su relato
histórico de la psicología mencionamos a la psicología de Fierre Janet, a la fenomenología y al
psicoanálisis. En la medida en que es imposible extenderse en una descripción de codas las
teorías o escuelas psicológicas, en este rubro vamos a plantear sólo el psicoanálisis y la
psicología clínica.
El problema ya planteado es si el psicoanálisis puede ser incluido dentro de la psicología como
una vertiente más, Rossi lo incluye, Canguilhem lo excluye de su polémica conferencia, pero lo
excluye, como bien plantea Roudinesco para enaltecerlo, para confrontarlo con la psicología.
Controversia, que bien se inscribe en ese campo de fuerzas y de luchas de poder descriptas por
Bourdieu y Foucault.
Sigmund Freud (1956-1939) demuestra las falencias de las psicologías de la conciencia y lo
excluido por ellas: el sujeto y su deseo. A partir de Freud un nuevo objeto de estudio se instaura:
el inconsciente. Freud, como buen hijo de su tiempo, no estuvo ajeno al auge de las ciencias
naturales, de sus esquemas y metodología; los modelos y las metáforas freudianas están
impregnadas de las ciencias de la época, la física, la fisiología. Incluso consideraba al
psicoanálisis una ciencia de la naturaleza (Assoun, 1982). Sin embargo sus propios aportes y los
desarrollos posteriores del psicoanálisis van a implicar una ruptura con ese ideal científico.
Freud demuestra que una serie de temáticas subjetivas: olvidos, síntomas, sueños, chistes son
descifrables y tienen un sentido que puede ser reconstruido mediante la asociación libre.
“La suposición de que ei ser humano es descifrable, indica sostener la hipótesis de que en él
habita algo cifrado, una suerte de jeroglífico de lenguaje que lo determina, susceptible de ser
descifrado por un código cerrado enigmático que desconoce. Ese jeroglífico no es ningún signo o
escritura extraña, está hecho de las mismas palabras que nuestra lengua materna, la que nos
determina...”. (Indart, s/f: 25).
La técnica de acceso al inconsciente, para el psicoanálisis, es la asociación libre. El paciente, en
una situación terapéutica, es invitado a hablar libremente. En el discurso emergerán los
cortocircuitos; los lapsus, los olvidos, que van a posibilitar, mediante las asociaciones que surjan,
desplegar ese otro discurso que determina al sujeto más allá de su voluntad.
Emparentado con el psicoanálisis surge la psicología clínica. Lightner Witmer fue el primero en
utilizar las expresiones “psicología clínica”, “método clínico en psicología”. La psicología
clínica se nutrió de la psicopatologia y de la medicina, adoptando el método de la observación
clínica que éstas instrumentaban para profundizar en el estudio de la enfermedad de un paciente

y arribar a un diagnóstico. Originalmente, en el campo médico, lo clínico refiere al permanecer
cerca de la cama del paciente para realizar la observación del proceso de enfermedad.
A través del método clínico se intenta lograr un estudio profundo de la problemática de un sujeto,
indagando en su historia personal y en la historia del síntoma o motivo de consulta. En la
entrevista, a través de la anamnesis se busca recoger los datos de la historia del sujeto, del
problema que trae, del motivo de consulta. A esta indagación clínica se fueron incorporando,
para profundizar el diagnóstico pruebas psicológicas, tests.
Las corrientes positivistas atacan aJ método clínico porque lo consideran como no científico.
Juan Samaja, defendiendo la cientificidad del método clínico, afirma que “cuando un terapeuta
observa científicamente a un paciente no lo hace desde una subjetividad ingenua, pero tampoco
arbitraria” (Samaja, 1993:149). Sostiene que el contexto clínico es una institución social cuyas
técnicas y normas de funcionamiento se han formado y transformado a lo largo de milenios. Es
una institución social en la medida en que sus modalidades de funcionamiento están pautadas y
forman parre del aprendizaje sistemático, explícito o adquirido en el contexto de la socialización
profesional.
Aquí hacemos un corte, ya que no es nuestro propósito hacer una historia de la psicología, sino
tan .solo poder sistematizar algunas instancias de esta multiplicidad de objetes y métodos.

Desafíos para la psicología
Dazinger critica el naturalismo ingenuo con que los histonadotcs y los psicólogos encaran el
estudio de la historia de la psicología, porque suponen una correspondencia esencial entre el
conjunto de categorías psicológicas más recientes y una naturaleza humana invariable. Considera
un error conceptual ei suponer que las categorías de la ciencia psicológica actual se corresponden
con la arquicecrura universal de la subjetividad humana. Recomienda distinguir entre el lado
subjetivo de la existencia humana y la forma en que lo construye la psicología a través de sus
conceptos y métodos. Sostiene que no existe ningún conjunto de conceptos psicológicos que
haga justicia a la realidad de la subjetividad humana ni hay ningún conjunto de preceptos
metodológicos que no distorsione esa realidad.

Bibliografía
Assoun. Paul-Laurent (1982): Introducción a la epistemologia fi-eudiana. Siglo XXL México,
D.F.
Bachelard, Gastón (1981): La formación del espíritu científico. Contribución al psicoanálisis del
conocimiento objetivo. Siglo XXI. México, D.F.
Bonng, Edwing, G.(1978): Historia de la psicología experimental Trillas. México, D.F.
Burrt, Edwin Arthur (I960): Los fundamentos metafísi-cos de la ciencia moderna, Ed.
Sudamericana, Buenos Aires.

Canguilhem, Georges (1956): “Qué es la psicología?”. Ficha Facultad de Psicología, UBA.
Canguilhem. Georges (1986); Lo normal y lo patológico. Siglo XXI. México.
Caparrós, Anconio (1991): Crisis de la psicología: ¿singular y plurali Aproximación a algo más
que un concepto historiogi'áfico. Anuario de psicología, 1991 N° 51, pp. 5-20. Facultad de
Psicología, Universidad de Barcelona.
Colella, j.J. y Maeso, S.D, (1998): “El conocimiento en Kanr ”en Díaz, Esther (editora): La
ciencia y el imaginario social. Editorial Bibios. Buenos Aires.
Cortés Morato, J. y Martínez Riu, A. (1996): Diccionario de filosofía en CD-ROM. Copyright ©
1996. Empresa Editorial Herder S.A., Barcelona.
Danziger, Kurt (1992): “Hacia un marco conceptual para una historia crítica de la psicología”,
Ficha Facultad de Psicología UBA
Danzinger, Kurt (1993): “Tres desafíos para la historia de la psicología”. Conferencia, agosto
1993, Toronto. Ficha Facultad de Psicología UBA.
Danziger. Kurt (1994): “Los orígenes sociales de la psicología moderna”. Ficha Facultad de
Psicología UBA.
Deleule, Didier (1972): La psicología, rrnto ctemiLico. Anagrama. Barcelona.
Descartes, René (19797 Meditations métaphysiques. Flammarion. París.
Fatone, Vicente (1969); Lógica e introducción a la filosofía. Kapeluz. Buenos Aires.
Ferrater Mora, José (1994): Diccionario de filosofía . Editorial Ariel. Barcelona.
Foucault, Michel (1957): “La psicología de 1850 a 1950”. Ficha Facultad de Psicología.UBA
Foucault, Michel (1982); Las palabras y las cosas. Siglo XXL México, D.E
Fraisse, Paul et al. (1972): Historia y métodos de la psicologia experimental. Paidós, Buenos
Aires.
Giardina, Monica (2000): “E1 problema de la neutralidad en la ciencia y en la técnica” en Díaz,
Esther (editora): La posciencia. El conocimiento cimtífico en las postrimerías de la modernidad
Bibíos, Buenos Aires.
Glavich, E.E.; Ibañez, R.R.; Lorenzo, M.R.; Palma, H.A. (1997): Notas introductorias a la
filosofía de la ciencia. La tradición anglosajona. Ciclo Básico Común, UBA. Buenos Aires.
Gusdorf, Georges (1977): De l’Histoire des Sciences a l’Histoire de la Pensée. Payor. París.
Heidbreder, Edna (I960): Psicologías del siglo XX. Paídós. Buenos Aires.

Indart, Juan Carlos: “Sobre la familia”. Ciclo de Conferencias y debates “El psicoanálisis en el
siglo". Instituto Goethe. Buenos Aires.
Klimovsky, Gregorio (1997): Las desventuras del conocimiento científico. Una Introducción a la
epistemología. KL Editora. Buenos Aires.
Koyré, Alexandre (1984): Estudios de historia del pensamiento científico. México.
Kuhn, Thomas S. (1971): La estructura de las revoluciones científicas. F.C.E. México, D.E
Lagache, Daniel (1985): La psicología: conducta, personalidad, grupo. Separata Paidós, Buenos
Aires.
Lecourt, Dominique (1980): Para una crítica de la epistemología. Siglo XXI. México.
Lecourt, Dominique (1975).' Bachelard o el día y la noche. Un ensayo a la luz del materialismo
dialéctico. Anagrama. Barcelona.
Locke, John (1984): Ensayo sobre el entendimiento humano. Editorial SARPE. España.
Nagel, Ernest (1978): La estructura de la ciencia. Problemas de la lógica de la investigación
científica. Paidós. Argentina.
Moralejo, Enrique (2000): “La problemática de las humanidades Y la hermenéutica” en Díaz,
Esther (editora): La posciencia. El conocimiento científico en las postrimerías de la modernidad.
Biblos, Buenos Aires.
Müeller, Fernand-Lucien (1980); Historia de la psicología. F.C.E. México.
Murphy, Gardner (1964): Introducción histórica a la psicología contemporánea. Paidós, Buenos
Aires.
Pardo, Rubén H. (2000): “Verdad e historicidad. El conocimiento científico y sus fracturas” en
Díaz, Esther (editora): La posciencia. El conocimiento científico en las postrimerías de la
modernidad. Biblos, Buenos Aires.
Prigogine, Ilya (1998): El fin de las certid-umbres. Editorial Andrés Bello. Santiago. Chile.
Reuchlin, Maurice (1959): Historia de la psicología. Paidós. Buenos Aires.
Rossi, Lucía (1990): Para una historia de ia psicología. Lugar Editorial. Buenos Aires.
Roudinesco, Elisabedi (1992); “Situación de un texto: qué es la psicología”. Ficha Facultad de
Psicología UBA.
Samaja, Juan (1993): Epistemología y metodología. EUDEBA, Buenos Aires.
Scavino, Dardo (1999): La filosofía actual. Pensar sin certezas. Paidós. Argentina.

Vezzetti, Hugo (1988): El nacimiento de la psicología en Argentina. Punto Sur. Montevideo.
Vezzetti, Hugo (1997): “El campo de la psicología a la luz de su historia”. Ficha Facultad de
Psicología. UBA.

Glosario
Edad Antigua: Epoca comprendida desde los inicios de la escritura, 3.100 a. de C. con los
Sumerios, hasta la caída del Imperio Romano 476.
Edad Media-, Desde la caída del Imperio Romano hasta la coma de Constantinopla 1453.
Edad Moderna: Desde la toma de Constantinopla hasta la Revolución Francesa 1789,
Edad Contemporánea: Desde la Revolución Francesa a nuestros días.
Sofistas: Movimiento intelectual que surgió anees del siglo V a. C. en Grecia. Los sofistas eran
los sabios o “maestros del saber”. Los sofistas no meditan ni dialogan sino que discuten. Florece
la retórica y las artes de la elocuencia. Los sofistas dejan de lado la verdad o falsedad de una
proposición porque el objenvo es ia persuación.
Sócrates (470-399 a C.) Llevó hasta sus últimas consecuencias su concepción de que la filosofía
no es una pura especulación sobre la vida, sino que es un modo de ser en la vida, por el cual, si
es preciso se la puede sacrificar. Sócrates bebió la cicuta (veneno) como prueba de la lealtad a
sus principios. Su método consistía en diálogos, sobretodo en la permanente interrogación para ir
encontrando el saber presente en cada hombre, de ahí la máxima: “Conócete a tí mismo”. El
razonamiento debe descubrir lo que es bueno, justo y virtuoso. La dialéctica debe conducir a
extraer dei alma por medio de preguntas lo que el alma ya sabe pero que se presenta, sin este
camino interrogativo, como oscuro e incierto.
Platón (428-347 a. C.): Discípulo de Sócrates. Platón se opone al relativismo de los sofistas,
postulando la posibilidad de un conocimiento más allá de las circunstancias. Ei conocimiento de
los sofistas, es para Platón el de las apariencias, de las sensaciones o de las sombras de las cosas.
Su teoría de las ideas intenta construir un saber á& lo absoluto, de lo eterno. La filosofía
platónica intenta alcanzar al ser en sí, irreductible al ser particular y fluyente de los fenómenos.
La verdadera ciencia es la del filósofo; quien llega aJ conocimiento verdadero, puede definir las
cosas y ubicar cada cosa en su lugar lógico.
Aristóteles (384-322 a. C.); Discípulo de Platón. La obra de Aristóteles presenta coincidencias y
divergencias con la de su maestro. Su obra intenta abarcar todos los saberes; no sólo de lo
universal sino también de lo particular y lo contingente. Considera que la ciencia puede llegar a
la verdad no eludiendo lo concreto y lo cambiante. La construcción de esta ciencia no puede
basarse en la dialéctica platónica sino que requiere un nuevo instrumento metodológico que es el
Organon. El Organon es un tratado de lógica formal consntuida principalmente por la silogística.

Eiíclídes de Alejandría (II. 365 a. C.): Fundó una escuela de matemáticas en Alejandría. Los
Elementos fue el texto matemático más influyente para todas las épocas posteriores,
especialmente la geometría. La estructura lógica del texto sigue vigente; el sistema deductivo con
definiciones, axiomas (principios y supuestos) teoremas y pruebas formales, conocimiento
científico. Su objetivo era investigar la construcción de los sistemas científicos.
Alexandre Koyré (1892-1964): (nacido en Rusia) Profesor en la Ecole Practique d’Ecudes
Supérieures de Pans y en el Institute for Advanced Study de Princeton. Se dedicó a estudiar la
historia de la filosofía y la historia de la ciencia.
Ilya Prigogine. Nace en Moscú en 1917, emigra a Bélgica y adopta la ciudadanía belga.
Licenciado en Ciencias Químicas y Físicas de la Universidad de Bruselas, luego Doctor en
Ciencias Químicas. Premio Nobel de Química en 1977. Autor de muchos libros científicos y
artículos de divulgación científica.