You are on page 1of 3

Biografía[editar

]
Duhalde hacia 1974.
Hijo de Tomás Duhalde y María Esther Maldonado. Duhalde militó desde
temprana edad en el Partido Justicialista. Se recibió deabogado en
la Universidad de Buenos Aires en 1970; cuatro años más tarde, fue electo
concejal y por acefalia terminaría siendo intendente de su ciudad natal, luego
de que las presiones de la Unión Obrera Metalúrgica (sindicato argentino)
terminaran con la baja de la intendencia del por entonces intendente de la
ciudad, Pedro Pablo Turner, quien era apoyado por la Juventud Peronista.
Bandas armadas presionaron a otros dos concejales para que renunciaran al
puesto, mientras la Triple A (Alianza Anticomunista Argentina) llegaba a Lomas
de Zamora para asesinar a Turner y sus partidarios de la Juventud Peronista,
quienes eran fuertes en la universidad local y en algunos barrios. Durante la
intendencia de Duhalde, la Triple A y comandos de la policía provincial llevaron
a cabo varios asesinatos y secuestros, entre ellos la Masacre de Pasco.
Duhalde fue depuesto por el golpe de Estado de 1976. En el retorno
democrático 1983 fue electo intendente de Lomas de Zamorapara el
período 1983-1987. Según declaró a la revista Noticias, Duhalde fue visitado en
ese entonces por un coronel que le solicitó su apoyo, así como a otros
funcionarios, para un posible golpe de estado contra Raúl Alfonsín (1927-2009).
Tal supuesto hecho nunca fue hecho público. Al ocurrir eso, Duhalde dijo que
había acudido a denunciar la situación ante el propio presidente.
Al terminar su mandato como intendente fue electo diputado nacional (19871989).
En el año 1989 participó de las elecciones presidenciales, acompañando como
candidato a vicepresidente a Carlos Menem, imponiéndose a la postre sobre la
fórmula de la Unión Cívica Radical, Eduardo Angeloz-Juan Manuel Casella. Dos
años después renunció a la vicepresidencia y se postuló como candidato a
gobernador de la provincia de Buenos Aires.
Gobierno de la provincia de Buenos Aires (1991-1999)[editar]
Su gobierno en la provincia tendría un gran apoyo popular, reflejado en
victorias holgadas en varias de las elecciones provinciales posteriores en las
cuales la provincia se convertiría en un importante sustento electoral de las
victorias nacionales del peronismo.
La gestión de Duhalde en la provincia vio un gran aumento en la construcción e
inauguración de edificios, establecimientos y obras públicas consecuencia de
una distribución de los fondos de la Coparticipación Federal bastante generosa
para con la provincia de Buenos Aires.
Dado que la constitución provincial no contemplaba la posibilidad de la
reelección, realizó una reforma constitucional en 1994, al tiempo que se
reformaba también la nacional. Los principales partidos opositores de entonces,
la Unión Cívica Radical, el Frente Grande y el Modín, unieron a sus
constituyentes en un bloque conjunto para impedir que se oficializara la
cláusula reeleccionaria. Pero inesperadamente, el Modín desertó a sus aliados y

le dio a Duhalde el apoyo que necesitaba para aprobar el cambio, el cual se
sometió sin embargo a un plebiscito que decidiría si se permitiría o no la
reelección. El duhaldismo se impuso tanto en la aprobación del "Sí" de dicho
plebiscito como en las elecciones de gobernador que tuvieron lugar en 1995
por amplia mayoría.
Fue derrotado por Fernando de la Rúa en las elecciones presidenciales
de 1999 tras obtener el 39 % de los sufragios, frente al 48,5 % de su opositor.
Gobierno de la Nación Argentina (2002-2003)[editar]
Duhalde a punto de asumir la presidencia, observa su bastón y banda.
En octubre de 2001 había sido elegido senador nacional por amplio margen.
Luego accedió a la presidencia en el caos subsiguiente a la renuncia de
De la Rúa, provocada por la crisis económica, social y política que tuvo su
clímax cuando el ministro de Economía Domingo Cavallo instauró el corralito.
Duhalde es acusado de ser promotor y fogonero de los saqueos a comercios y
supermercados en la crisis que llevaría a la renuncia del presidente radical
Fernando De la Rúa;2 el ex presidente interino hace responsable de los mismos
a piqueteros y partidos de izquierda.
El 2 de enero de 2002 Duhalde fue elegido por la Asamblea Legislativa en
medio del caos en las calles de Buenos Aires. Se llega a esa decisión a través
de un amplio consenso en el peronismo y la oposición para que Duhalde
piloteara el país, sumido en la confusión de una crisis terminal, en el ínterin
preelectoral. Duhalde fue investido por los diputados y senadores con
262 votos a favor, 21 en contra y 18 abstenciones, y con mandato hasta el 10
de diciembre de 2003, esto es, hasta agotar el ejercicio cuatrienal para el que
había sido elegido De la Rúa. No habría, por tanto, comicios anticipados, siendo
la opinión mayoritaria de los legisladores que lo que urgía era obtener un
Ejecutivo estable con el máximo apoyo partidista
Duhalde ―que en vísperas de la asunción presidencial había expresado su
temor a que se produjera una "guerra civil" en Argentina― empezó por
reconocer que el país estaba "quebrado" y "fundido", y anunció un Gobierno de
unidad nacional con la triple misión de "reconstruir la autoridad política e
institucional, garantizar la paz social y sentar las bases para el cambio del
modelo económico y social".
Entre las medidas de su gobierno interino se destacan la búsqueda de la
pacificación del país a través de instrumentos como el Diálogo Argentino, de
distintas medidas económicas tendientes a la reactivación de una economía
argentina que venía de sufrir varios años de recesión: devaluación de la
moneda, que dio fin a laLey de Convertibilidad, la pesificación forzada de los
depósitos bancarios en moneda extranjera, y una serie de medidas sociales
tendientes a atenuar los efectos de una economía recesiva que había
incrementado la pobreza e indigencia hasta índices nunca vistos antes en la
Argentina.
En materia de política exterior, se recuerda el tajante rechazo de su gobierno
al golpe de estado contra Hugo Chávez en 2002,3 las posturas diplomáticas

argentina y cubana fueron de importancia para aislar internacionalmente al
gobierno de facto.
Su plan económico productivista permitió que la economía argentina cambiara
radicalmente, sobre todo a partir del segundo semestre del 2002. Ya en el
arranque de 2003 los efectos positivos del cambio de rumbo económico
impulsado por Duhalde y gestionado por Roberto Lavagna ya estaban
haciéndose notar. La actividad económica resurgía gracias a que el peso
devaluado estaba espoleando el comercio exportador y la producción industrial
local en detrimento de las importaciones de bienes, de manera que la caída
registrada en 2002 del 10,9 % del PIB, dio paso a un crecimiento del 5 % en el
primer trimestre de 2003.