You are on page 1of 7

GOMBRICH. La imagen y el ojo.

Nuevos estudios sobre la psicología de la
representación pictórica.
Primera edición 1982
129 “La imagen visual: su lugar en la comunicación”
La nuestra es una época visual. Se nos bombardea con imágenes de la
mañana a la noche.
Por ello es posible que se cumpla la predicción de que estamos entrando en
una época en que la imagen se impondrá a la palabra escrita.
Por ello es de máxima importancia aclarar las posibilidades de la imagen
en la comunicación, preguntarse qué puede y qué no puede hacer mejor
que el lenguaje hablado o escrito.
Karl Bülher distingue entre las funciones de expresión, activación y
descripción del lenguaje, lo que puede equipararse a síntoma, señal, y
símbolo.
FUNCIÓN DE ACTIVACIÓN
130 considerando la comunicación desde la atalaya del lenguaje, debemos
preguntarnos primero cuál de estas funciones puede cumplir la imagen
visual. Veremos que la imagen visual tiene supremacía en cuanto a la
capacidad de activación, que su uso con fines expresivos es problemático y
que, sin otras ayudas, carece en general de la posibilidad de ponerse a la
altura de la función de exposición del lenguaje.
El medio visual no sólo elude el grado de abstracción del lenguaje, sino que
no podemos expresar gráficamente si nos referimos a un individuo o una
clase, cuando hablamos de alguien que acomete una acción, o tampoco
podemos exponer los tiempos pasados y futuros o condicionales de esa
acción. La palabra en esto adelanta a la imagen.
Con este grado de concreción activa más la emoción que la palabra (y los
muñecos o dobles, más aún)1.
131
Estamos frente a la facultad de los dobles o sustitutos de desencadenar
comportamientos, y no hay duda de que los organismos están
programados para responder a ciertas señales visuales de una forma tal
que facilite la supervivencia.
1 Esto explica la necesidad barroca de ir a la cosa misma: vestir los santos,
convertir la página del libro en un palacio, etc. Nota mía.

el desnudo seductor. Sin embargo la función de activación es más clara: el perro da susto. y cuanto más extraña e inverosímil sea. tanto si queremos como si no. por automática que pueda ser nuestra primera respuesta a una imagen. Veremos que este apoyo mutuo del lenguaje y la imagen. no podríamos conjeturar siquiera la posición relativa de las dos patas traseras del perro. En esta imagen. es probable que se nos escapen otras posibilidades. El uso de dos canales independientes. Gracias al contexto de los juegos olímpicos. “Por lo tanto. 133 Las imágenes. Quizás la imagen se concibió para representar una raza especial que los romanos reconocerían como maligna. Las configuraciones de líneas y colores pueden influir en nuestras emociones”. los medios de la palabra y la imagen aumentan la probabilidad de hacer una reconstrucción correcta. Hay casos en los que el contexto puede hacer que el mensaje visual no sea ambiguo. Esta es la base del “arte de la memoria” que aconseja traducir todo mensaje verbal a forma visual. facilita la memorización2. el texto y el contexto. el horror que pone los pelos de punta pueden jugar con nuestras emociones y captar nuestra atención. 2 TESIS doctoral: ¿se busca esto en los libros iluminados? . como los mensajes verbales. como en el caso del mosaico pompeyano de un perro que dice “cuidado con el perro”. La fruta suculenta. su lectura real nunca puede ser una cuestión pasiva. Necesitan el mecanismo de la redundancia para superar este peligro. No podemos saberlo por la imagen. mejor. Aunque el mensaje de una imagen no siempre es tan fácil de interpretar. es el contorno lo que contiene la mayor parte de la información. Sin conocer antes las posibilidades. garantiza la facilidad de reconstrucción. necesitamos de un conocimiento previo para comprenderlo sin letras. Y aunque tenemos ese conocimiento. Esta activación no depende de visiones confinadas a imágenes definidas.La facultad de las impresiones visuales para activar nuestras emociones ha sido observada desde épocas remotas. la caricatura repelente. Dijo Horacio: “El oído agita la mente con más lentitud que el ojo”. “Los predicadores y maestros precedieron a los modernos publicistas en el conocimiento de las formas en que puede afectarnos la imagen visual. incluso sin palabras. En combinación. son vulnerables a la interferencia aleatoria (ruido). La posibilidad de hacer una lectura correcta de la imagen se rige por tres variables: el código.

“Incluso hoy. en un periódico o en la pantalla muestre realmente lo que se dice que muestra”. sólo nuestra confianza en ciertos informantes o instituciones despeja nuestras dudas de que una imagen vista en un libro. . 134 En estos casos se espera que la imagen actúe en combinación con otros factores para transmitir un mensaje claro que pudiera ser traducido en palabras. y los editores de las primeras hojas impresas volvían a usar a veces grabados que representaban una ciudad devastada por una riada para ilustrar un terremoto u otro desastre.los carteles hechos para la ocasión pudieron ser simplificados. concentrándose en un pequeño número de características distintivas. El más fiel retrato de un rey nos engañará si se le pone un cartel que indique que es otra persona. medio desgastadas y dónde no se puede saber a qué escena realmente pertenecen. basándose en el principio de que cuando uno ve un desastre los ha visto todos)3. Pero el valor real de la imagen estriba en su capacidad para transmitir una información que no pueda codificarse de ninguna otra forma. 3 Puede ser el caso de los libros de Suárez que ponen oscuras escenas aparentemente religiosas una y otra vez. Sin embargo el contexto tiene que estar apoyado en expectativas previas basadas en la tradición (ejemplo de venta de carne humana porque en la lata aparece un niño).

al ver esqueletos de antecesores del caballo. relleno de paja. Cuanto más fácil es separar el código del contenido. Muchos ilustradores científicos más que descripciones detalladas. Esta facilidad para distinguir puede ser más vital. 136 La interpretación por parte del autor de la imagen ha de ser siempre correspondida por la interpretación del observador. aunque sus rasgos son “europeizados”: se le coloca cabello más corto y prolijamente peinado hacia atrás. hacen modelos funcionales. Cuando el valor informativo de una imagen es la totalidad de la información del prototipo. pero una flor artificial sí lo es. Un código selectivo del que se sabe que es un código permite al autor de la imagen filtrar ciertos tipos de información y codificar sólo las características que tienen interés para el receptor. . Por fiel que sea una imagen que sirva para transmitir información visual. Gombrich tendió a ver un caballo actual. la contribución que hacemos a cualquier representación recurriendo al surtido de imágenes almacenado en nuestra mente. Ninguna imagen cuenta su propia historia. Una muestra de una flor utilizada en una clase de botánica no es una imagen. incluido el material del que está hecha. desde el punto de vista de la información. Semejante obra es catalogada con el número N-673. más podemos basarnos en la imagen para comunicar un tipo particular de información. Por ejemplo. más pequeños. y se le agregan unos bigotes sin tener en cuenta que los charrúas eran lampiños. estamos frente a un facsímil o réplica. el proceso de selección siempre revelará la interpretación que su autor haga de lo que considere relevante (como en el caso de la taxidermia) Senaqué muere el 26 de julio. De ahí que una representación selectiva que indique sus propios principios de selección será más informativa que la réplica. Necesitamos un sobresalto para recordar la “aportación del espectador”. ilustraciones de la forma en que el artista ve la estructura del cuerpo.135 La información que se extrae de una imagen puede ser totalmente independiente de la intención de su autor (como la arquitectura o tecnología medieval que uno extrae de un libro de horas o apocalipsis). a escala. El Museo de historia Natural se hace cargo de su cuerpo: se le quitan los órganos internos para estudiarlos. algunos de los cuales terminan siendo embalsamados. Con su piel se construye un “moulage” de tamaño natural. 5 meses después de haber sido arrancado de su tierra. Aprendemos fácilmente a obedecer los códigos. Un facsímil no se clasificaría como imagen si compartiera con su prototipo todas las características. que la fidelidad de la reproducción. distinguimos fácilmente el medio del mensaje.

En tal caso. el único elemento de representación genuina (iconicidad) es la forma real de los accidentes geográficos. no hay más que un pequeño paso. aunque estos también se normalizan. sino temporales o lógicas.139 Lo que caracteriza al mapa es que añade una clave al código normalizado. Esta transición de la imagen al símbolo nos recuerda que la propia escritura evolucionó a partir de la pictografía. tales como fronteras políticas. Solo esa información nos permite separar el código del mensaje. para llevar el globo al plano. de acuerdo con reglas dadas de transformación. vemos qué líneas indican los contornos y cuáles indican un modelado convencional.que ocupan la zona situada entre la imagen visual y el signo escrito. sólo podemos reconocer lo que ya conocemos”. 141 La lectura de una imagen no solamente depende de los órganos receptores sino que “como la recepción de cualquier otro mensaje. pero no es difícil introducir en el mapa otros tipos de características. su capacidad para transmitir relaciones con más rapidez y eficacia que una 4 De allí mi interés por estos referentes en los libros iluminados . La historia de ellos está en gran medida sin estudiar. El signo convencional puede absorber el potencial de activación de la imagen visual. depende del conocimiento previo de las posibilidades. Esos símbolos van desde las líneas que indican velocidad a las líneas de puntos convencionesles que indican la dirección de l amirada. Una de las razones de ello es el aspecto diagramático del símbolo. Hay muchos signos gráficos –como la flecha. El símbolo visual es atractivo para los buscadores de revelaciones porque el símbolo oculta y transmite al mismo tiempo más que el medio de discurso racional. 140 Otra cuestión es la de si existe o no aún una teoría en consonancia con la práctica real de esos apoyos visuales. De la abstracción del mapa a un gráfico o diagrama que muestre relaciones que originalmente no son visuales. Uno de los más antiguos de ellos es el árbol genealógico4. si bien sólo llegó a ser escritura cuando se usó para transformar la fugaz palabra hablada en un registro permanente. densidad de población. etc. Se nos puede condicionar fácilmente para que respondamos a signos igual que respondemos a cosas vistas. y del revoltijo imaginario de estrellas tras recibir un golpe en la cabeza al “globo” que contiene la imagen de lo que piensa la persona.

Todo el amplio género de las imágenes alegóricas atestigua esta posibilidad de transformar una idea abstracta en imagen. Por ejemplo con el uso de la imagen incompleta y la inesperada. La iglesia temía a la idolatría. Los conceptos freudianos de condensación se pueden observar en las imágenes comerciales. Pero debe haber quiénes comenzaran por la impresión de la imagen antes de conocer el texto. que plantean un rompecabezas en nuestra mente que nos hace vacilar y también apreciar y recordar la solución. 146 No es que las imágenes religiosas pudieran funcionar sin ayuda del contexto. pero. Primó finalmente la posición de Gregorio Magno. La actitud del conflicto aumentó cuando llegó a estar en juego la autonomía del arte. una vez dada esa ayuda. se le quita eficacia simbólica y viceversa. “Esta es precisamente la cuestión que resta por analizar aquí. El antiguo símbolo de yin y el yang ilustra esta capacidad. Beato de Gerona 147 El contraste entre la prosa y la poesía de la realización de imágenes llevó con frecuencia 148 a conflictos entre artistas y patronos. Las imágenes más simbólicas son más sintéticas y más poéticas. Hay que saber quién es san Lorenzo para comprender quién es el hombre en la parrilla. el valor del medio era muy claro. En el lenguaje también hay imágenes que se han heredado y convertido en tropos y luego pueden convertirse nuevamente en imágenes plásticas por ej. Especialmente con la concepción romántica del genio que destacó la función del arte como auto expresión. mientras que la prosa de unas imágenes puramente informativas pasaría desapercibida o no se recordaría. Por otra parte. el texto y el código. Por eso es que el modo en que llega dios en la nube es una opción: si se quiere resaltar más la visión como teofanía o el relato bíblico. Imagen del sueño de Nabucodonosor 145 La fuerza de la imagen visual planteó un problema a la iglesia cristiana. con mayor carga emocional y sensorial. pero dudaba en renunciar a la imagen como medio de comunicación. por su poder de activación y su efecto sorpresa. el pórtico de la catedral de Génova. pues se recordará que en la teoría de la comunicación se distinguía el síntoma expresivo de las emociones de la 5 Esto tiene que ver directamente con mi problema del tiempo: al poner tiempo narrativo en la imagen.cadena de palabras5. un signo extraño sugiere un misterio oculto. Italia como el talón de Aquiles de Hitler.e. El poder mnemónico de la imagen sirvió mucho para el arte religioso y profano. P. y eso produce respeto. Ej. .

. No existe una transmisión directa entre lo que el artista quiere expresar y lo que el observador recibe.dimensión de activación o descripción”.