You are on page 1of 10

Heidi Burgués Padrós

Heidi Burgués Padrós, Va néixer a Mèxic
Districte Federal; filla de pares catalans (de
Sabadell).

Els seus pares van ser: Frimari Burgués
Cañomeras i Hortènsia Padrós Viñals. Els avis
paterns: Mariano Burgués i Dolors
Cañomeras. Els avis materns: Ramon Padrós i
Carme Viñals. Tots ells catalans de Sabadell.

L’avi patern va ser un artista molt conegut a
Sabadell, ja que ell va ser un dels fundadors
de l’Acadèmia de Belles Arts de Sabadell i
també a Barcelona va fundar “El Faians
Català”. Era ceramista i escriptor. Va escriure
molts tractats de ceràmica i un llibre molt
emblemàtic per Sabadell: “Sabadell del meu
Record”.

Era una persona bohèmia i amb pensaments
anarquistes (no revolucionari), feia molts
articles per diferents diaris i per això va ser enviat a la presó vàries vegades. El 1904 el van
desterrar de Sabadell i va haver de marxar amb tota la família cap a La Bisbal d’Empordà (Baix
Empordà) on el tema de la ceràmica era important. També allà l’avi va ser empresonat per escrits
que va fer, i les seves dues filles també, per estar d’acord amb el seu pare. El pare de Heidi va estar
a La Bisbal dels 2 anys fins als 9 anys.

El seu avi matern era una persona que l’hi agradava tenir un hort, unes gallines, uns conills, però
també l’hi agradava fer teatre i estudiar el sol, la lluna i les estrelles.

Les seves àvies eren mestresses de casa d’aquell temps amb molts fills i molta feina.

Els pares de Heidi es van casar molt joves a l’any 1922, la se mare amb 17 anys i el seu pare 20.
Van tenir una filla l’any 1925 que seguint la tradició l’hi van posar Cleopatra.

Quan va començar la guerra al seu pare el van cridar de l’aeroport de Sabadell, perquè era ebenista i
allà treballà fent planejadors de mida natural, perquè els joves pilots fessin pràctiques d’aterratge.
També arreglant el avions que entraven en combat.

Quan van tancar l’aeroport de Sabadell el 1938, van enviar al seu pare a l’aeroport de Girona. En
entrar els nacionals, se’n va anar a Sabadell a buscar a la seva mare i germana i van marxar cap a la
frontera amb 2 bicicletes i 2 maletes que van haver d’abandonar al cap de pocs quilòmetres perquè
plovia contínuament i perquè amb els avions que passaven contínuament metrallant-los i
bombardejant no tenien prou mobilitat. A l’arribar a la frontera els van separar; al seu pare el van
enviar primer a Argelès i al cap d’uns dies cap a Sant Cebrià. A la seva mare i germana les van ficar
en un tren amb moltes dones i nens i les van enviar mes amunt de Normandia, a una illa que es diu
BELLE ILLE, on s’hi van estar 100 dies passant fred i gana.

El seu pare no era de cap partit polític ni de cap sindicat i per tant ho tenia difícil per sortir del camp
de concentració. Però els quacquers anglesos li van preguntar si volia anar a Mèxic i ell va dir que
1
sí, si podia marxar amb la dona i la seva filla (la germana de Heidi). Els van reunir, els van portar
fins a Sète i allà els van embarcar en el “Sinaia” rumb a Veracruz.

El seu pare va trobar de seguida feina a ‘empresa “Vulcano”, fins que va poder muntar el seu propi
taller de maquinària per la indústria textil.

Heidi va néixer l’any 1941. Va tenir una infància i adolescència molt feliç. Va estudiar a l’Academia
Hispano Mexicana i anava a l’Orfeó Català de Mèxic, on va conèixer el seu marit Narcís Parés Mas.

Heidi i el seu marit sempre van pensar que un dia vindrien a viure a Catalunya i ho vam lograr el
1983, amb els seus dos fills: Narcís i Roc.

Heidi Burgués Padrós nació en México Distrito Federal; hija de padres catalanes (de Sabadell).

Sus padres fueron: Frimari Burgués Cañomeras y Hortènsia Padrós Viñals. Los abuelos paternos:
Mariano Burgués y Dolors Cañomeras. Los abuelos maternos: Ramon Padrós y Carme Viñals.
Todos ellos catalanes de Sabadell.

El abuelo paterno fue un artista muy conocido en Sabadell, puesto que él fue uno de los fundadores
de la Academia de Bellas Artes de Sabadell y también en Barcelona fundó “El Faians Català”. Era
ceramista y escritor. Escribió muchos tratados de cerámica y un libro muy emblemático para
Sabadell: “Sabadell del meu Record”.

Era una persona bohemia y con pensamientos anarquistas (no revolucionario), hacía muchos
artículos para diferentes diarios y por esto fue enviado a la prisión varias veces. En 1904 lo
desterraron de Sabadell y tuvo que marchar con toda la familia hacia la Bisbal del Empordà (Baix
Empordà) donde el tema de la cerámica era importante. También allá el abuelo fue encarcelado
por escritos que hizo, y sus dos hijas también, por estar de acuerdo con su padre. El padre de Heidi
estuvo en la Bisbal de los 2 años hasta los 9 años.

Su abuelo materno era una persona que le gustaba tener un huerto, unas gallinas, unos conejos,
pero también le gustaba hacer teatro y estudiar el sol, la luna y las estrellas.

Sus abuelas eran amas de casa de casa de aquel tiempo con muchos hijos y mucho trabajo.

Los padres de Heidi se casaron muy jóvenes, en el año 1922, su madre con 17 años y su padre 20.
tuvieron una hija al año y que siguiendo la tradición, le pusieron Cleopatra.

Cuando empezó la guerra a su padre lo llamaron del aeropuerto de Sabadell, porque era ebanista y
allá trabajó haciendo planeadores de medida natural para que los jóvenes pilotos hicieran
prácticas de aterrizaje y también arreglaban los aviones que entraban en combate.

Cuando cerraron el aeropuerto de Sabadell en 1938, enviaron a su padre al aeropuerto de Girona.
Al entrar los nacionales, se fue a Sabadell a buscar a su madre y a su hermana y marcharon hacia
la frontera con 2 bicicletas y 2 maletas que tuvieron que abandonar a los pocos quilómetros porque
llovía continuamente y porque los aviones que pasaban los ametrallaban y bombardeaban y no
tenían la suficiente movilidad. Al llegar a la frontera los separaron; a su padre lo enviaron primero
a Argelès y al cabo de unos días hacia Sant Cebrià. A su madre y a su hermana las metieron en un
tren con muchas mujeres y niños y las enviaron más arriba de Normandia, a una isla que se llama
BELLE ILLE, donde estuvieron 100 días pasando frío y hambre.

2
Su padre no era de ningún partido político ni de ningún sindicato y por lo tanto lo tenía difícil para
salir del campo de concentración. Pero los cuáqueros ingleses le preguntaron si quería ir a México
y él dijo que sí, si podía marchar con la mujer y su hija (la hermana de Heidi). Los reunieron, los
trajeron hasta Sète y allá los embarcaron en “el Sinaia” rumbo a Veracruz.

Su padre encontró enseguida trabajo en la empresa “Vulcano”, hasta que pudo montar su propio
taller de maquinaria para la industria textil.

Heidi nació en 1941. Tuvo una infancia y adolescencia muy feliz. Estudió en la Academia Hispano
Mexicana e iba al Orfeón Catalán de México, dónde conoció a su marido Narcís Parés Mas.

Heidi y su marido siempre pensaron que un día vendrían a vivir a Cataluña y lo lograron en 1983,
con sus dos hijos: Narcis y Roc.

Entrevista
Me gustaría que me dijeras tu nombre y el de tu familia, tus padres y abuelos.

Soy Heidi Burgués Padrós, hija de Frimari Burgués Cañomeras, Frimari porque mi abuelo era
anarquista y les puso a sus hijos nombres del calendario de la Revolución Francesa.

Mi madre era Hortensia Padrós Viñals, hija de un payés, una persona que tenía animales y trabajaba
en el campo, dentro de la ciudad porque eran de Sabadell, pero en aquella época había muchos
campos todavía a parte de las fábricas.

Yo nací en México en el año 41, mis padres llegaron en el 39 y tengo una hermana que también
vino con ellos, ella nació en Sabadell, es 15 años mayor que yo. Llegaron después de estar tres
meses en Francia refugiados en los campos.

Mis padres nunca fueron de ningún partido. Cuando muy jóvenes simpatizaban con el comunismo
pero después se dieron cuenta de que también era muy, digamos, no como ellos querían y dejaron
de ser simpatizantes, después se volvieron anticomunistas. Y bueno mi padre no heredó mucho lo
del anarquismo de mi abuelo.

Mi padre lo que sí heredó fue el hecho de no creer en Dios, no era anti nada pero él no estaba
bautizado, a nosotros no nos bautizaron. Cuando mi hermana se casó, se casó por la Iglesia porque
los suegros querían que se casaran por la Iglesia y mi padre no fue a la boda. Yo me casé por lo civil
nada más y mis hijos no están bautizados ni mis sobrinos, a pesar de que sus padres se casaron por
la iglesia.

¿Entonces tu abuelo era anarquista?

Sí, a mi abuelo lo habían metido muchas veces en la cárcel por sus escritos. Él era ceramista, pero
ceramista de piezas únicas, incluso hay una calle en Sabadell con su nombre, se llamaba Mariano
Burgués.

Después lo desterraron de Sabadell cuando mi padre era muy pequeño, se tuvo que ir a la Bisbal a

3
vivir nueve años, en estos años lo metieron a él en la cárcel, junto con las hermanas mayores que
apoyaban al padre, él era el más pequeño de toda la familia, eran nueve hermanos.

¿Y a todos les pusieron nombre del calendario?

A todos, Terminal, Frimari, Brumari, y a las mujeres nombres no muy raros, Colonia, Actinia y
Adelfa eran tres mujeres y seis hombres.

¿Entonces tu papá vivía en la Bisbal?

Vivió nueve años en la Bisbal, pero después
volvieron a Sabadell, porque ya podía volver mi
abuelo y ahí vivieron siempre.

¿Él no participó en nada? ¿Sale con el abuelo?

Él nunca tocó ni un arma, además porque era el
pequeño de la familia, los hermanos habían muerto
porque eran mucho más grandes y sólo quedaban
vivas dos hermanas. Entonces él se tenía que hacer
cargo de la familia porque la abuela ya era muy
grande y no fue a hacer el servicio militar, o sea que
ya ni en aquel momento tocó nunca un arma.

Cuando llegó la guerra no quiso enrolarse, no quiso
meterse porque él era anti eso y lo pusieron a
trabajar en el aeropuerto de Sabadell, porque como
él era ebanista lo pusieron a hacer planeadores de
madera para que los jóvenes aprendieran a pilotar, a
aterrizar, a despegar y todo eso. Entonces estuvo
dos años ahí y cuando cerraron el aeropuerto de
Sabadell lo mandaron al de Girona, esto, del lado
republicano claro.
El padre de Heidi, Frimari

¿Cuándo sale tu papá de España?

En enero del 39. Regresó a Sabadell cuando vio que estaba muy mal todo, fue a buscar a mi madre
y a mi hermana, (mi hermana también nace en Sabadell) y tenía 12 años. Y se fueron, se fueron
llevándose dos maletas, dos bicicletas y tuvieron que irlo dejando todo por el camino, hicieron la
ruta que todo el mundo hizo.

¿Ya estaban casados tus padres?

Si, se casaron muy jóvenes en 1922, en Sabadell, mi madre tenía 17 años y mi padre 20. Se casaron
muy jóvenes también por eso, para no hacer la mili, o sea que eran muy jóvenes cuando se fueron.

¿Tu abuelo también sale?

No mi abuelo ya había muerto, murió en el 31.

4
¿Y tu papá va a un campo de concentración?

Sí, entonces pasan y los separan, ponen a mi madre y a mi hermana en un tren y las mandan más
arriba de Normandía, a un castillo que había en Belle ille y a mi padre lo meten en Sant Ciprienne.

Ahí estuvo, primero no había ni barracas ni nada, dormían en la arena, estaban llenos de piojos y
comían chuscos secos que les echaban y arenques secos, bueno, de estos pescados salados
horrorosos que no había quién se
los comiera. Tuvo tifus y
sobrevivió gracias a dos amigos
que estuvieron siempre con él,
compañeros de Sabadell, que lo
estuvieron cuidando.

Como mi padre no era de ningún
partido ni mi madre tampoco pues
lo tenían muy complicado para
poder salir. Mi padre cuenta que
tenía un amigo en Perpignan, que
le llevó dinero para ayudarlo y que
tenía tanta hambre que lo primero
que hizo fue comprarse dos kilos
de azúcar y comérselos a puñados.
La mamá , Hortensia

Y bueno entonces estaban los cuáqueros ingleses dando vueltas por ahí en los campos y hablaron
con mi padre, le preguntaron si estaba solo o si tenía familia, que dónde estaba y él le contó que se
escribía con mi madre que la habían mandado allá arriba con mi hermana y le preguntaron si le
gustaría irse a México en el primer barco que saliese y él dijo “hombre, desde luego, a donde sea, a
la China, pero yo me quiero ir, sí”. Y entonces los pusieron en la lista, los reunieron y los mandaron
en el Sinaia.

¿Gracias a los cuáqueros?

Sí, mi madre los adoraba, decía que era gente que realmente hacía un bien a la humanidad y bueno
eso es la historia de ellos.

¿Todo esto que me estás contando lo sabes porque te lo contaron ellos?

Mis padres siempre pensaron que volverían, pero no sabían cuándo. Me acuerdo que me contaron
que mi padre, cuando llegaron a Veracruz en el barco, dijo “aquí por lo menos estaremos unos 10
años” y los demás casi que lo tiran por la borda, “¡que, qué dices, diez años ni locos!”

Yo no fui a la escuela hasta los 6 años, empecé en el Liceo Franco Mexicano y después a mi padre
no le gustó el ambiente, era gente de embajadas y cosas así y me metieron en la Academia Hispano
Mexicana. Yo estaba feliz en la Academia.

En la época en la que se contaban todas estas historias, ¿tú personalmente cómo lo vivías?
¿qué sentías?

Yo veía que lo habían pasado muy mal, que realmente habían sido muy valientes, cada uno a su
manera, a mí me impactaba mucho todo esto porque era terrible tener que haber dejado toda tu vida.

5
Mi abuelo era muy anarquista, además era masón, era todo lo que no le gustaba Franco ¿no?

¿Cómo se vivía en tu casa?

En mi casa bien, igual que aquí, se encontraron con gente conocida y siempre formaron como una
gran familia, se ayudaban unos a
otros, se vivía comiendo pan con
tomate y hablando catalán siempre
y aprendí a hablar español por los
vecinos de la escalera.

¿Cómo te veían los mexicanos?
¿Y tú cómo los veías a ellos?

Mira, yo convivía con ellos y me
sentía muy bien, pero a nosotros
siempre nos marcaron, incluso en
la Academia que había gente de
México había una cosa como si
fuéramos algo especiales.

El papá Frimari

¿Nunca te trataron como mexicana?

En la Academia todos éramos iguales y ahí me sentía bien pero a la que salía a la calle era la
españolita y a mí me reventaba que me dijeran que era la españolita, me tocaba las narices.

Había una cantina frente a mi casa que se llamaba La Bella Hortensia y que mi madre se llamaba
Hortensia, entonces cuando salía a la calle conmigo en brazos todos se acercaban y le decían “mira
la niña, qué linda”, “déjame darle un beso que parece niño Dios” y me besaban los pies los
borrachitos.

¿Después fuiste a la Universidad?

Sí estuve dos años en Arquitectura y un año en Historia.

¿Tus papás te hablaron de Cataluña siempre?

Sí, siempre, del mar, de la playa, el mar no lo conocí hasta que tenía cinco años. Y desde que nací
ya oía hablar de Barcelona y de Sabadell, mi padre había trabajado vendiendo libros de arte entre
Barcelona y Sabadell.

¿Tú ya habías venido antes a Cataluña?

Sí yo ya había venido aquí en el año 59, cuando cumplí 18 años me mandaron con mis padrinos,
que hacía dos años que habían vuelto a Cataluña, el doctor Piñol e Irene Suñer, y me propusieron
que me viniera acá el tiempo que yo quisiera y que cuando me cansara volviera. Me pasé trece
meses. No extrañaba para nada México, en lo absoluto, tenía muy buenos amigos y los tengo
todavía.
¿Cuál fue tu impresión al llegar?

6
Cuando llegué la primera vez obviamente había oído hablar a mis padres y a todos los del Orfeó
Català, porque yo desde que nací iba al Orfeó Català, y había oído hablar de Cataluña y de todas
estas cosas. Barcelona y Sabadell los conocía en mi mente y de fotos.

Llegué primero a París y de ahí tomé un tren a Barcelona. Cuando llegué a
Port Bou bajé y dije “esto es mi casa”, me comí mi primer pan con tomate
con jamón y cuando llegué a la estación de Francia llovía a cántaros pero
me fascinó, mis padrinos también toda la vida me habían hablado de esto.
Para mí no fue ningún desengaño en aquel momento ni mucho menos, al
contrario.

Los Cuáqueros

Además he tenido mucha suerte porque tuve oportunidades aquí increíbles de ver cosas que no todo
el mundo puede verlas, entre otras conocer a Dalí en persona, estar en su casa en Port Lligat, y
muchas otras.

Después regresas a México.

Sí, pero en el 62 vuelvo a venir, me mandan castigada porque era novia de mi marido, Narcís, y
como era tres años más joven que yo, mis papás no querían que saliera con él, estuve un año y
medio. Y pues me lo pasé muy bien, conocí gente fantástica y me sigue gustando y la idea mía era
que yo tenía que acabar viviendo aquí porque esto es mi casa.

Yo quiero mucho a México pero nunca los demás me hicieron sentir mexicana, entonces yo tengo
amigos mexicanos, amigas de toda la vida, quiero mucho a México, yo soy una catalana de México
pero me siento aquí en mi casa.

¿Y después cuándo decidiste
volver?

Bueno mi marido había nacido
aquí, en Badalona, se fue a México
en el 47, con tres años, porque sus
padres habían quedado sitiados en
Valencia y no pudieron regresar a
Badalona hasta el año 42 o 43, pero
mis suegros había sido
republicanos siempre, no se sentían
bien y dijeron que como tenían
dinero se pagaban el viaje a
México.

Campo de concentración de Saint Cyprien

Llegaron a México, empezó a trabajar en lo que pudo mi suegro que era farmacéutico, trabajó con
laboratorios pero les empezó a ir mal y se fueron a Tampico a vivir. Después de nueve años
regresaron a México y fue cuando empezó Narcís a ir al Orfeó, ahí lo conocí y empezamos a salir.

Cuando nos casamos vinimos de viaje de bodas aquí, mis suegros nos regalaron un viaje de siete

7
semanas. Él ya no se acordaba de nada pero siempre estuvimos con que: “sí, sí, ésta es nuestra idea,
tenemos un día que poder lograr llegar aquí y quedarnos a vivir”.

Pero entre una cosa y otra se fue atrasando hasta que nuestros hijos tuvieron 15 y 17 años y dijimos
“o lo hacemos ahora o no lo hacemos nunca”. Hablamos con los hijos, los hijos estuvieron de
acuerdo en venir un año a probar, vinimos y aquí estamos.

¿Y a ellos les encantó también?

Sí también y además es que por más que tu quieras educarlos de otra forma te sale lo que te sale y
has vivido unas cosas en tu casa que las transmites aunque no quieras.

¿Qué te hace pensar que estás mejor en Barcelona que en México?

Muchos motivos, empezaba la
inseguridad, cuando nosotros
éramos jóvenes íbamos en bicicleta
por toda la ciudad, también de
adolescente yo iba a la escuela en
autobús y nunca me pasó nada en
absoluto. Pero cuando nos casamos
empezaron a haber problemas de
seguridad porque yo a mis hijos,
hasta que no fueron mayores nunca
los dejé ir solos. Yo los llevaba de
arriba abajo, no paré y cada vez era
peor.

El Sinaia

Ya estábamos siendo unos inadaptados porque no quería educarlos de otra forma, yo no estaba
adaptada por muchas circunstancias pero ellos empezaban a estar inadaptados, no los dejé nunca
con nadie más, o con los abuelos o con nosotros.

Y luego también empezaba esta cosa dichosa de comprar marcas de que todo eran marcas en la
escuela dichosa ésta de pijos, que si las bambas tenían que ser tal y todo esto y ya no era que no se
lo pudiéramos comprar sino que nos reventaba todo eso.

¿Y cuando llegaron aquí, qué impacto tienen los cuatro?

Mi marido y yo maravilloso, estábamos adaptados un 100%. Lo que pasa es que a mí me educaron
en una cuestión digamos, de estar pensando siempre en la República.

¿Cómo te has integrado en Cataluña?

Hay cosas que pienso que están mal, ellos se creen que son el ombligo del mundo y que lo que ellos
hacen es lo más avanzado, lo más moderno, ahora no me acuerdo de ninguna cosa pero es eso, se
creen que porque son europeos y primer mundistas todo lo que hagan y todo lo de ellos es mejor.

Ellos estuvieron 40 años detenidos y sin avanzar ni nada y entonces cuando viene el cambio dieron
un brinco de 20 años, pero todavía les falta 20 años más. Se fueron a un extremo de libertinaje y de
lo que quieras, porque en México la cuestión sexual era normal, pero aquí cuando vine estaban

8
obsesionados por el sexo pero increíble, el porno entraba y ¡era una cosa!.

Comentabas que en la escuela de México eran muy pijos, pero aquí ¿cómo ves esto de estar a
la última moda, de todo el comercio que hay?

Sí, aquí también, yo desde que vine
la gente ya era así, iban a comprar
cosas que no necesitaban. La gente
que yo conozco piensa mucho en el
dinero, nada más que en el dinero y
no buscan otras cosas, no viven
otras realidades, no sé, son esas
cosas las que no encajo. Tengo
amigos que nos vemos
esporádicamente y que nos
llevamos muy bien pero es gente
con ideas parecidas a las nuestras.

¿Te has preocupado por
encontrar tus raíces?

No, por parte de mi madre no y por
parte de mi padre él hablaba de sus
hermanos muy poco porque todos
eran mucho mayores que él.
Cuando nació mi padre mi abuelo
tenía cincuenta y tantos años y se
murieron todos los hermanos
menos dos. Pero él como era el más
pequeño y el consentido, su abuela
decía ‘si se va a morir igual que los
otros, déjalo que haga lo que
quiera’, y si no quería ir al colegio
pues no iba, decían, ‘que disfrute,
que disfrute’, y así lo educaron, era
un malcriado tremendo.

Heidi con Elvira Godás

¿Qué ha sido para ti el ser hijo de exiliados, cómo ha influido en tu persona en tu vida?

Mucho ha influido, mucho obviamente y para mí ha sido un orgullo, ha sido un privilegio porque
cuando yo nací ya empezaron a ir bien las cosas, no estábamos boyantes pero vivíamos bien, mi
padre siempre fue muy trabajador nunca estuvo un minuto sin trabajar, mi madre no trabajaba
porque en aquella época no se acostumbraba, aunque hubo muchas mujeres que lo hicieron, pero
como no había la necesidad no lo hizo, estuvo mucho por nosotras.

Y yo como desde que nací fui al Orfeó y entre la Academia y el Orfeó y mis padrinos y nosotros,
pues ése era el círculo de vivir siempre lo mismo, lo mismo, de oír hablar en el Orfeó a Bosh i
Gimpera, y a toda la gente importante que hubo ahí y pues no podía ser otra cosa ¿no?, estaba
predestinada.

9
Yo acabe viniendo a vivir
aquí, mi hermana sigue
en México porque
económicamente no pudo
venir y mis padres
seguían viviendo en
México por mi hermana,
pero venían cada verano
aquí. En el 90 se vino mi
madre, que ya venía muy
mal y murió aquí y
entonces le preguntamos
a mi padre si quería
quedarse con mi hermana
o si quería venir con
nosotros a vivir y dijo que
él quería venir aquí y
estuvo los últimos seis
años de su vida aquí con
nosotros hasta que murió.

¿Qué piensas sobre todo
lo que está pasando de
la memoria histórica?

Pienso que todavía se ha
hecho muy poco, o sea he
visto exposiciones y he
visto cosas, pero hay muy
poca cosa y mucho miedo
todavía a sacar cosas,
sobre todo en la época del
PP, porque no sabías qué
harían éstos ¿no?

Libro Final y comienzo: Sinaia

Hay mucha gente todavía que no quiere hablar, que no quiere explicar cosas, gente ya mayor que
ahora poco a poco se van destapando pero son minoría y cada vez son menos, entonces es muy
difícil, muy difícil.

10

Related Interests