You are on page 1of 5

NADAD Y ABIUD

Nadab era primogénito de Aarón y Eliseba. (Éx 6:23; 1Cr 6:3.) Nació
en Egipto y realizó el gran éxodo con Israel. Junto con Abihú —el
hermano que le seguía en edad—, Aarón, Moisés y otros 70 israelitas,
se le llamó para subir al Sinaí, donde contempló a Jehová en una
visión. (Éx 24:1, 9-11.) Se le nombró sacerdote junto con su padre y
sus tres hermanos (Éx 28:1; 40:12-16).
Transcurrido un mes Nadab y Abihú abusaron de su cargo al ofrecer
fuego ilegítimo.

No se especifica qué hacía que ese fuego fuera ilegítimo, pero
probablemente hubiera en juego algo más que el que estuvieran
ebrios (situación que parece desprenderse de la subsiguiente
prohibición de que los sacerdotes bebieran vino o licor mientras
desempeñaban sus tareas). No obstante, la embriaguez pudo haber
contribuido a la comisión del mal.

Debido a su transgresión, el fuego procedente de Jehová los aniquiló,
y se llevaron sus cuerpos fuera del campamento. (Le 10:1-11; Nú
26:60, 61.)
Nadab y Abihú murieron antes de dejar descendencia, y por eso
Eleazar e Itamar fueron los que dieron origen a las dos casas
sacerdotales. (Nú 3:2, 4; 1Cr 24:1, 2.)
Si creyeron que por ser hijos del sumo sacerdote podían pasar por
encima de la Ley, estuvieron muy equivocados.

ELI
Las Escrituras nos relatan muy poco acerca de Elí. No hablan de su
mujer. Todo lo que sabemos de ese sacerdote se halla en los primeros
capítulos del primer libro de Samuel.
Fue sacerdote al mismo tiempo que juez en Israel hasta una edad
avanzada. Nada sabemos de cómo desempeñó su actividad oficial. En
cambio, estamos informados sobre su comportamiento como padre
de sus dos hijos, Ofni y Finees. En esta tarea llena de
responsabilidades, lamentablemente fracasó. El ejemplo de Elí es
pues una advertencia para todos aquellos a quienes Dios ha
confiado una autoridad paterna.

no les faltaron advertencias. intermediarios entre Dios y el pueblo. ocupaban una posición muy privilegiada en Israel. Por eso. Ahora bien. No. El capítulo 2. Sin haber recibido la orden. pero no fueron más que débiles protestas. ¡estos hombres ocupaban un cargo particularmente privilegiado! Habían sido llamados por Dios para instruir al pueblo en la Palabra de Dios y para enseñarle. creyeron poder obligar a Dios a darles la victoria en la guerra contra los filisteos. Además. el respeto del servicio de Jehová. reprendió a sus hijos. Estas advertencias llegaban demasiado tarde. ¡Cuánto han faltado a su deber! No obstante. Por cierto. y que su mujer tenía manifiestamente mucha más inteligencia que su esposo en cuanto a la gloria de Dios (1 Samuel 4:19-22). imponían su propia voluntad. Así. a causa de ellos. Dio una buena instrucción al joven Samuel que le había sido confiado. Sin embargo. La medida de su pecado había rebosado. El libro del Levítico describe claramente cómo se debía hacer (7:34-35). y se atribuían los mejores trozos. ¿no estaban casados? Sabemos que era al menos el caso de Finees. de los cuales les era dada una parte. Un hombre de Dios fue enviado para mostrar a Elí (y por consiguiente a sus hijos) la gravedad de sus pecados. por el propio ejemplo que debían dar.M. El único pasaje de la Palabra en el cual también se trata de este grupo de mujeres es en Éxodo 38:8. Presentaban a Dios los sacrificios del pueblo. este bello servicio de las mujeres fue desacreditado por la actitud impía de los hijos de Elí. . Son llamados “hijos de Belial” (2:12.La conducta impía de estos hijos es descrita con rudeza. V. 25). los hijos de Elí no tenían ningún temor de Dios ni respetaban las instrucciones de su Palabra (léase Malaquías 2:1-3). trajeron el arca del pacto al campo de los hebreos (4:6). Sin embargo. Incluso cuando aquellos que traían los sacrificios les hacían observar que ello era faltar a su deber. En su ceguera. todo el servicio de las ofrendas a Dios era menospreciado. hijos míos” (2:23-24). versículo 22. Eran sacerdotes. No se contentaban con la parte de los sacrificios que Dios les daba. añade que “dormían con las mujeres que velaban a la puerta del tabernáculo de reunión”. “¿Por qué hacéis cosas semejantes? Porque yo oigo de todo este pueblo vuestros malos procederes. ¿Cuál era la condición de Elí? Personalmente fue fiel. Pero no era éste su único pecado. convencidos de que Dios estaría forzado a velar por la gloria del arca y de ese modo a darles la victoria. Dios había decidido hacerles morir (v.).

Su reacción muestra cuánto temía a Jehová y tomaba a pecho Sus intereses. por Dios han sido establecidas” (Romanos 13:1). cayó hacia atrás de su silla y murió. Aquellos a quienes se les ha confiado la autoridad son responsables ante Dios de cómo la ejercen. no había castigado a sus hijos por sus infames actos. sobre todo la de la captura del arca. Mirando a nuestro alrededor. Por medio de éste. Como juez. Como sumo sacerdote responsable. Sin embargo. ¡a su padre tampoco le fue evitado el castigo por medio del cual Dios habla a todos los padres! “Vino un varón de Dios a Elí” (2:27). el varón de Dios lo hizo responsable personalmente de esta situación. Aunque fueron sus hijos los que cometían la injusticia y aunque él mismo no había participado directamente en eso. Tales períodos también existieron en Israel. el germen de estas revoluciones también se encontraba en los textos de los filósofos que impregnaron el . lo que implicaba un alto grado de responsabilidad. No obstante. podemos comprobar que una crisis de autoridad reina en todas las esferas de la sociedad. El juicio anunciado fue ejecutado: el ejército fue derrotado. El despotismo y la arbitrariedad han sido factores que han conducido a muchas revoluciones. Dios recordó a Elí el lugar privilegiado que ocupaba como sacerdote. y has honrado a tus hijos más que a mí” (v. Elí faltó gravemente en el ejercicio de su autoridad paterna. Como padre. también había faltado seriamente en su familia. Le dirigió muy serios reproches: “Por qué habéis hollado mis sacrificios y mis ofrendas…. Todo iba al revés. Ofni y Finees fueron ambos muertos. no había intervenido para impedir ese desprecio de los sacrificios y de las ofrendas. 29). En el Nuevo Testamento. véase 18:1. fue el joven Samuel quien se lo debió anunciar por segunda vez. Desgraciadamente. y las que hay. “Cada uno hacía lo que bien le parecía” (Jueces 17:6.Dios tiene sus medios para velar por su propia gloria. Más tarde. los filisteos tomaron posesión del arca del pacto y se la llevaron. A Elí le fue reprochado el hecho de haber conocido todas las injusticias de sus hijos y de no haberlos refrenado. Por eso el juicio debía caer sobre Elí y sobre su casa. 21:25). 19:1. Cuando Elí oyó estas terribles noticias. Sus hijos no le obedecían y así soportaron las terribles consecuencias. Pablo nos recuerda que “no hay autoridad sino de parte de Dios.

Los hijos de Elí son el ejemplo de una generación que nació en la iglesia.pensamiento de los pedagogos. es posible. pero nunca se me dio la oportunidad de tener un encuentro con Dios. como manda la ley. Cuando los líderes no tenemos . La desgracia de la religiosidad es que no nos deja tener un conocimiento personal de quien es Dios. Además. Según la ley. ¿Será posible que haya en la casa de Dios sacerdotes que no le conozcan? ¿Será posible que las personas que ministramos hoy día no tengamos conocimiento de Dios? ¿Será tal cosa posible? ¡Es perfectamente posible! Los discípulos de Cristo estuvieron caminando junto a Él por 3 años y no lo reconocieron después de la resurrección. la comían antes de que se quemara la grosura lo cual quebrantaba la ley de Dios de acuerdo al libro de Levítico 1:12-16. ellos casi la arrebataban de la mano del ofrecedor. Pero los hijos de Elí se aprovecharon de su posición para satisfacer sus propios deseos. porque los hombres menospreciaban las ofrendas de Jehová". los sacerdotes presenciaban esa ofrenda. La influencia de éstos siempre tiene repercusiones. pues.1 Samuel 2:12. pero que nunca ha nacido de nuevo. Es posible estar en la cara de Dios y no conocerlo. muy grande delante de Jehová el pecado de los jóvenes. Es posible pasar 20 y 30 años en una iglesia y no tener el mínimo conocimiento personal de quien es Dios. Insensibilidad a Su presencia Cuando cada israelita ofrecía sacrificios a Dios. cantando algunas canciones y diciendo una que otra cosa piadosa. Es posible encontrarse con Jesús de frente y no reconocerlo. Antes de que la carne fuera presentada en sacrificio. todas las necesidades de los levitas debían ser satisfechas por medio de los diezmos del pueblo. Los hijos de Elí querían la mejor parte para sí. escuchando la prédica. (1 Samuel 2:17). "Era. Cuando la persona no tiene temor de Dios se atreve a hacer cosas que ofenden a Dios -.y no le importa. Sí. LOS HIJOS DE ELI Falta de conocimiento de Dios Los hijos de Elí eran hombres impíos. Yo pasé los primeros años de mi vida asistiendo a una iglesia todos los domingos. y no tenían conocimiento de Jehová. -.

Nos robamos la gloria de Dios. .conocimiento de Dios comenzamos a tomar lo que le pertenece sólo a Dios para nosotros.