You are on page 1of 2

Tecnología de inyección de agua

BMW ha anunciado que ya está probando la tecnología de inyección de agua para aplicarla en el futuro a sus modelos de calle,
comenzando por un BMW M. El objetivo de esta tecnología es mejorar el rendimiento y ajustar también los consumos de
combustible hasta en un 8 por ciento.
El rendimiento máximo de un motor de combustión está limitado por varios factores, como por ejemplo la temperatura que alcanza la
cámara de combustión. Si se supera la temperatura recomendada, se produce una combustión incontrolada (detonación) y por lo
tanto una pérdida de rendimiento que puede llevar a que se produzcan daños en el motor.
Esto es especialmente importante en los motores turbo, ya que el aire ha sido calentado por el compresor del turbo. En BMW M
GmbH creen que la solución podría pasar por la inyección de una pulverización fina de agua en el colector que reduzca la
temperatura del aire de combustión.
En el BMW M4 Coupé, que es uno de los modelos en los que esta tecnología se está probando, tres inyectores pulverizan agua
en el colector del módulo de admisión con lo que se enfría el aire de escape durante la vaporización. Como consecuencia se
reduce la temperatura de descarga en la cámara de combustión minimizando la tendencia al picado de válvulas, y el motor turbo
puede trabajar a una presión de carga superior con un punto de ignición anterior.
Por otro lado, el aire frío tiene una densidad mayor, lo cual aumenta el contenido de oxígeno en la cámara de combustión. Esto se
traduce en una presión media más alta durante el proceso de combustión que a su vez optimiza el rendimiento y el par motor.
Finalmente, el enfriamiento interno de la cámara de combustión reduce la tensión térmica a la que son sometitos componentes como
los pistones, las válvulas de escape y catalizadores, e incluso el propio turbocompresor. Ese descenso de las temperaturas
también reduce la formación de sustancias peligrosas como el óxido de nitrógeno (NOX).

Según BMW. la inyección de agua adicional permite aumentar el rendimiento y reducir el consumo en aproximadamente un ocho por ciento. . también se compensan mediante el aumento de la cantidad de agua que se inyecta. está a plena carga. cuyo turbocompresor alcanza su velocidad máxima a la salida nominal. Al mismo tiempo. los potenciales bajones en el rendimiento cuando la temperatura ambiente es alta. cuando un motor turboalimentado. Ahora queda saber cuando pasará a producción. Si tenemos en cuenta que la inyección de agua también puede ser configurada para reducir el consumo. está claro que el potencial de esta tecnología puede ser enorme.