You are on page 1of 2

Por Guillermo Francisco Ramírez Pérez

“Los jóvenes de hoy aman el lujo, tienen manías y desprecian la autoridad. Responden a sus padres,
cruzan las piernas y tiranizan a sus maestros”, una frase curiosa dicha por uno de los filósofos más
importante de todos los tiempos, Sócrates.
Yo veo un México de jóvenes que enfrentan todos los días la difícil realidad de la falta de empleo, que
no siempre tienen a su alcance las oportunidades de educación y de preparación. Jóvenes que muchas veces
se ven orillados a la delincuencia, a la drogadicción; pero también veo jóvenes que cuando cuentan con los
apoyos, que cuando cuentan con las oportunidades que demandan, participan con su energía de manera
decisiva en el progreso de la Nación.
Muy buenos días distinguida concurrencia, hoy me encuentro en esta disputa de la palabra con el tema
“Los jóvenes en el México moderno: su participación en el desarrollo político, cultural, económico y social
del país”
México es un país con grandes riquezas naturales, culturales, humanas y con un potencial económico
enorme, pero, a pesar de todo esto, somos un país tercer mundista; en educación, por ejemplo, tenemos un
atraso de varias décadas y la única luz futurista que hemos vislumbrado es la llamada reforma educativa; el
hambre y el ansia de conocimiento que tenemos los jóvenes mexicanos solo puede ser cubierta con
conocimiento, sí, conocimiento de frontera, que nuestros maestros estén bien preparados, que tengamos
acceso a la tecnología de punta que permita un desarrollo integral y nos de las armas para poder competir en
igualdad de circunstancias con los demás estudiantes del llamado primer mundo.
Muchos políticos han pasado por nuestro gobierno y en todos los casos se tenían intentos de ver el
futuro, pero, en los últimos dos años, se han aprobado 11 reformas estructurales en nuestra patria, un hecho
sin par en la historia reciente mexicana, que si funcionarán, eso no lo sé, sólo puedo recurrir al análisis de
expertos que, en general, ven con buenos ojos los cambios, que si veremos efectos de inmediato, no, todos
coinciden en que los efectos positivos tardarán años, ojalá y no sean tantos como el atraso de nuestro país,
quiero ser positivo.
La cultura mexicana se ha ido construyendo a través de la historia de nuestro país, desde la
civilización olmeca hasta la actualidad, y todos los mexicanos hemos sido parte de ella; lamentablemente, a
través de los años se han ido perdiendo muchas tradiciones y varios grupos étnicos han ido desapareciendo,
siendo la principal causa la “modernidad”. Pero, desde hace varios años, se han ido implementado varios
programas a nivel nacional para promover la cultura mexicana en los jóvenes de la actualidad, con lo cual se
ha podido evitar la extinción de varias tradiciones milenarias de nuestro país, como lo son los altares del Día
de Muertos y las danzas tradicionales de cada estado.
El colaborador de la revista “Papeles de población”, que edita el Centro de Investigación y Estudios
Avanzados de la Población de la Universidad Autónoma del Estado de México, refirió que, en México, más
del 80 por ciento de los jóvenes de 15 a 17 años que trabajan lo hacen bajo un acuerdo verbal con el patrón,
sin ningún otro tipo de contrato. Señaló que cerca de la mitad de estos jóvenes reciben como ingreso menos
de un salario mínimo en su primer empleo y la gran mayoría carece de todo tipo de prestaciones. Esto, más
que un salario, es una bofetada a la inteligencia de los jóvenes.
Como podemos esperar que los jóvenes mexicanos sean gente emprendedora y trabajadora si los
empleos que están a nuestro alcance son muy mal remunerados, sin prestación social alguna, empleos que
simplemente requieren de mucho y producen muy poco para quien los realiza. Somos gente con energía y
muy trabajadora, pero no somos tontos como para aceptar un trabajo en el que no nos paguen lo justo.
Piensen, los adolescentes representamos una quinta parte de toda la población mexicana, nosotros tendremos

para los valientes es la oportunidad. en 1992. no nos cierren el acceso a mejores oportunidades de empleo. los hombres geniales y pueblos fuertes sólo necesitan saber a dónde van. también propongo que se abran más opciones de trabajo para nosotros. fueran gente honrada y comprometida con su país y respetaran las tradiciones y costumbres que nos identifican como mexicanos. estaríamos actualizados en la tecnología. abran las puertas para la juventud. entonces. los jóvenes dejaban de estudiar a temprana edad. a causa de esto. se interesaran en la política y en lo que ocurre en la comunidad. Los hombres y pueblos en decadencia viven acordándose de dónde vienen. nuestro gobierno sería justo y transparente y no quedaría en él rastro alguno de la corrupción. el futuro para México sería grandioso: seríamos potencia. estudios y la oportunidad de desarrollarse tanto social como personalmente. donde él que quiera lograr algo tenga las posibilidades de lograrlo. un México donde todos puedan ser felices. debido a esto los jóvenes tenían que ayudar con el sustento familiar y tenían que dejar de estudiar. para los temerosos. lo desconocido. como resultado de esto vemos que en América Latina los adolescentes que asisten a la escuela secundaria son: en la población femenina el 95%. la educación secundaria se hizo obligatoria. Antes. viviríamos tranquilos. tendríamos gente sana. donde todos los mexicanos busquemos el desarrollo de nuestro país.Por Guillermo Francisco Ramírez Pérez las riendas del país en eso que llamamos futuro. Si este fuera el caso. cuidaríamos y practicaríamos las tradiciones y costumbres que se han llevado a cabo en el país desde hace varios siglos. El compromiso de la sociedad con los adolescentes es ofrecerles trabajo. . El futuro tiene muchos nombres: para los débiles es lo inalcanzable. para poder trabajar era obligatorio tener estudios hasta la primaria. Señores. sin preocuparnos por la inseguridad que hay en nuestra comunidad. Imagínense el futuro que le esperaría a México si todos sus jóvenes tuvieran una buena preparación académica. yo propongo que los maestros estén mejor preparados y sean capacitados regularmente para poder asegurar un mejor nivel de educación en el país. pero. Para que un estudiante pudiera terminar sus estudios era necesario tener una buena economía. Ese es el México con el que yo sueño. pero trabajos con un salario justo y que nos permitan un buen desarrollo como jóvenes. crearíamos nuevos productos para facilitar la vida de los seres humanos. buscaran el bien de la sociedad mexicana. y en la población masculina el 92%. cuidaran de sus salud con una buena alimentación y ejercicio.