You are on page 1of 11

From the SelectedWorks of Marco A.

Velásquez-Ruiz

May 2013

Reforma Agraria, Violencia y Derecho en
Colombia

Contact
Author

Start Your Own
SelectedWorks

Notify Me
of New Work

Available at: http://works.bepress.com/marco_velasquez/15

Profesor. cuando el español Martín Fernández de Enciso le notificó al cacique regente del territorio Sinú que las tierras que habitaba no eran suyas sino del rey Carlos I. Suiza) y Candidato a Doctor en Derecho de Osgoode Hall Law School – York University (Toronto. Canadá). refleja el carácter constitutivo de los problemas de inequidad sobre la tierra en el desarrollo del fenómeno de la violencia en Colombia. y del otro. Más allá de los obstáculos que puedan presentarse durante este nuevo intento de reconciliación en Colombia. los esquemas de tenencia de la tierra en el campo colombiano han estado determinados por la relación entre el latifundio –grandes extensiones de tierra poseídas por 1 Artículo publicado originalmente en Revista Javeriana de mayo de 2013. se trata de un papel protagónico y bipolar. Que venga el rey a tomar la tierra si es capaz…” Alberto Mendoza y Ángela Müller. Abogado de la Pontificia Universidad Javeriana. incluyendo referencias puntuales a lo relacionado con el acceso y el uso de la tierra en el sector rural. como la garantía de condiciones mínimas de subsistencia. Master en Derecho Internacional del Instituto de Altos Estudios Internacionales . 3 Ver “Acuerdo General para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera”. quien las había recibido del Papa Julio II –en virtud de la Bula Menor Inter Caetera expedida en 1493–. el derecho ha buscado mantener la autoridad del Estado a través del control social y la garantía de estabilidad en los derechos y statu quo de un sector de la población. investigador y consultor en derechos humanos. y el rey que las recibió debe estar loco por andar pidiendo lo que es de otros. Teniendo en cuenta que dentro de los fines del Estado –y de su ordenamiento jurídico– se encuentra tanto la preservación de la seguridad e integridad de sus asociados. migraciones. ha tratado de resolver los problemas de desigualdad en el campo a través de la instauración de un proceso de transformación social en el régimen de acceso y tenencia de la tierra. VIOLENCIA Y DERECHO EN COLOMBIA1 Marco Alberto Velásquez Ruiz2 Alrededor del año 1510.REFORMA AGRARIA. Tierra y sociedad rural en Colombia A nivel histórico. luego de un proceso preliminar de acercamiento que fue guardado con absoluto secreto. 2 . Retorno al Campo. inversión extranjera y responsabilidad corporativa. el indígena respondió lo siguiente: “Si el Papa regaló estas tierras debe haber estado borracho porque no son de él. el presidente Juan Manuel Santos anunciaba el inicio de diálogos de paz con la sexagenaria guerrilla FARC.3 El hecho de que éste sea uno de los asuntos fundamentales a discutir llama la atención pero no es fortuito. De un lado. 1981 En agosto de 2012. el primer punto de discusión en el acuerdo base es el relacionado con la implementación de una política de desarrollo agrario integral.IHEID (Ginebra. firmado en La Habana el 26 de agosto de 2012. ¿Cuál ha sido entonces el papel del derecho en dicho proceso? Como se verá a continuación a través de una breve exploración de la forma en la cual las normas sobre reforma agraria han impactado la relación entre el régimen de tenencia y uso tierra y el fenómeno de la violencia.

Campesinos que no tienen propiedad sobre un minifundio. el alto grado de incertidumbre respecto de la situación jurídica de la titularidad sobre la propiedad en el ámbito rural tiene como consecuencia la existencia de diversas relaciones informales alrededor de la tenencia de la tierra. la Colombia de las décadas de 1920 y 1930 experimentó una creciente situación de agitación. Campesinos que al no tener tierra. 545-570. Al contrastarse ésta última con la visión hasta ese momento 4 Ver GALLI. Buscando desarrollar un esquema de reforma agraria a través de la recuperación de terrenos baldíos para su redistribución y la clarificación de la titularidad sobre el derecho de propiedad. Los campesinos y trabajadores agrícolas se organizaron a través de asociaciones y agremiaciones con el fin de manifestar su inconformidad con la generalizada situación de inequidad en las condiciones vida de la población. Primeras respuestas normativas: Ley 200 de 1936 Luego de un lento proceso de consolidación del estado nacional tras la independencia de España y bajo la influencia de corrientes ideológicas relacionadas con la existencia y justiciabilidad de los derechos sociales. la base ideológica de dicha Ley fue la justificación del título de propiedad en su función social para la explotación económica. En consecuencia. es decir. la Ley 200 de 1936 se constituyó como el primer intento formal de proveer un marco legal responsivo a dicha situación de alteración5. la Ley 56 de 1905. cuya propiedad puede o no estar en cabeza de un campesino–. en concreto la impugnación del poder del hacendado y latifundista en virtud del régimen de propiedad de la tierra y del sistema político. La lucha por la tierra había adquirido un carácter de enfrentamiento de clase. 41 (1979). 5 Sin perjuicio de su antecedente legislativo próximo. En el marco de una reforma constitucional aupada por el resurgimiento del Partido Liberal como fuerza política en el poder. generalmente de subsistencia. se pueden identificar de forma puntual las situaciones que describen la situación de la población campesina en el país: - - - Campesinos propietarios de un minifundio. buscan colonizar áreas inhóspitas del territorio nacional. pero que deben trabajar para un latifundio ya que su parcela no les garantiza su subsistencia. cuya titularidad está en cabeza del Estado. deben movilizarse permanente por el territorio nacional para trabajar en las distintas cosechas que se van adelantando de forma estacional. detrás de variables como la estabilidad jurídica respecto de los derechos propiedad y la posibilidad de obtener ingresos suficientes para subsistencia a través de la explotación de la unidad agrícola a la que se tiene acceso. Campesinos que al no tener la posibilidad de poseer ningún terreno. Rosemary. Aunado a esto.un pequeño grupo de personas– y el minifundio –parcelas pequeñas. . 2 Revista Mexicana de Sociología Vol. que pueden o no ser bienes baldíos. y que por lo tanto deben establecer pactos –legales o ilegales– con terratenientes con el fin de acceder a la tierra a cambio del pago de un canon o parte de lo que se produzca. a través de huelgas y procesos de invasión de tierras. “Colombia: El Desarrollo Rural como Mecanismo de Control Social”. que si bien tuvo una vigencia limitada. planteó posiciones y mecanismos similares a los contenidos por la Ley 200 de 1936. reflejando esquemas sociales de carácter feudal y tendientes a la discriminación4.

6 (1976). se ha documentado que debido a que la Ley 200 instauró un plazo de 10 años para que los latifundistas sanearan los problemas relacionados con sus tierras. 8 Cuadernos de Desarrollo rural Vol. 11 Explotación de un fundo rural entre el propietario de un predio y un aparcero. De esta forma.9 Al final. 6 En 1926 –luego reiterado en 1934–. exclusivamente a través del título original.imperante en el ordenamiento jurídico colombiano –según la cual la propiedad sobre la tierra dependía exclusivamente de la evidencia de un título legalmente expedido por la autoridad pública–6. la medicina terminó siendo peor que la enfermedad. ventas o sentencias judiciales no era suficientes para probar derechos de propiedad. Ver SMITH. y en todo caso. armados con títulos y apoyados por la policía. . 9 Ibid. el congreso de la República expidió la Ley 100 de 1944 con el fin de proveer un paliativo a través de la consagración de los contratos de arrendamiento y aparcería como de utilidad pública. se renunciaba al objetivo de remplazar al latifundio como determinante en la estructura agraria en Colombia. el Partido Conservador militarizó la respuesta gubernamental al conflicto social como parte de su estrategia de enfrentamiento al Partido Liberal. En esa medida. al tratarse del principal esquema socioeconómico del sector rural de esa época. la incertidumbre jurídica y sus consecuencias no se hicieron esperar. En conclusión. siendo considerado como una “prueba diabólica”. ya que aquellas se encontraban incorporadas en su seno y tenían razón de ser bajo su lógica. Incluso. Con su vuelta al poder en 1946. T. sacarlos de forma súbita y sin el pago de compensación alguna por dichas mejoras8. 293-303 7 Ver artículo 25 de la Ley 200 de 1936 8 Ver FRANCO. buscando reconocer una realidad socioeconómica que increíblemente había sido desconocida por la norma de 1936. con el fin de repartirse los frutos o utilidades de la explotación. las decisiones proferidas por la recientemente creada jurisdicción de tierras 7 se vieron complementadas por masivos procesos de desalojo colectivo. 67 (2010) 93-119. Ignacio. Angélica & DE LOS RIOS. “Reforma Agraria en Colombia: Evolución Histórica del Concepto”. Debido a las consecuencias que a nivel social y de orden público trajo consigo la aplicación de la Ley 200. lo cual produjo la consolidación de lo que a nivel histórico se conoce como el período de la violencia. se generaron situaciones aún más nocivas ya que al reconocer las relaciones de arrendamiento10 y aparcería11 –vistas como instituciones jurídicas con rasgos claramente feudales–. La inestabilidad reinante en el campo y las acciones puntuales de exterminación selectiva de asociaciones de campesinos aceleraron la descomposición del minifundio. algunos le permitieron a arrendatarios y aparceros permanecer en sus tierras por unos años con el fin de que las acondicionaran y cultivaran para luego. otorgó excesivas facilidades para que los primeros sanearan muchas situaciones abiertamente dudosas y no reconoció todas las situaciones existentes en la realidad social del campo. la posesión de las tierras sobre las que ejercían dominio. los testamentos. ya que si bien el Estado buscó volverse el mediador del conflicto entre latifundistas y minifundistas. la Corte Suprema de Justicia dictó una sentencia según la cual todo el territorio colombiano se presumía baldío hasta que se demostrara lo contrario. obligando a una gran cantidad de personas a abandonar sus tierras para dirigirse a los centros urbanos o a otras zonas rurales. Los latifundistas utilizaron vías tanto legales como de hecho para asegurar sus títulos de propiedad. 10 Arrendamiento de una porción de tierra de un latifundio a cambio del pago de un canon periódico. “Salient Features of Land Tenure in Colombia during Four Centuries” 2 International Review of Modern Sociology Vol.

y luego a través de los “programas de ajuste estructural” patrocinados por las instituciones Bretton Woods. cuando Cientos de peones que habían ocupado algunos sectores de la propiedad con el fin de plantar maíz y frutas. 16 Ver DUFF. con el tiempo la palabra “incorar” se volvió parte del argot popular en campo. uno de los más importantes estudiosos de la industria del café en Colombia. “Colombia's Land Tenure System: Antecedents and Problems” 1 Land Economics Vol. primero a través de préstamos del fondo AID de los Estados Unidos para la implementación de proyectos de desarrollo rural en el marco de la Alianza para el Progreso. Para 1960. 14 Basada en tres pilares fundamentales: dotación de tierras a campesinos carentes de ellas. 253254.9% de las unidades agrícolas. Bogotá. “Land Distribution and Tenure in Colombia” 2 Journal of Inter-American Studies Vol. Además de dicho proceso. Ver KALMANOVITZ. pero que hasta el momento había resultado ser accesorio a las políticas agrarias15. La inestabilidad social generada por las relaciones informales alrededor de la posesión y uso de la tierra en el campo era cada vez más evidente. Dicha institucionalización se llevó a cabo con el fin de formalizar el procedimiento de expropiación de tierras como la forma de prevenir y eliminar la concentración inequitativa y la ociosidad de la propiedad rural14. Y es que si la década de 1930 fue marcada por la agitación social. el 75. 96. la iniciativa del derecho se enfocó en la institucionalización de la política agraria a través de la creación del Instituto Colombiano de la Reforma Agraria (INCORA) a través de la Ley 135 de 1961.16 12 Ver CARLYLE. narra en uno de sus artículos cómo en octubre de 1959 la hacienda “La Patagonia” – enclave de 2000 hectáreas en su mayoría sin cultivar ubicado en el Magdalena Medio– se convirtió en un escenario de terror. el período comprendido entre 1948 y 1958 fue uno de los más violentos de nuestra historia. Dale. “Agrarian Reform in Colombia: Problems of Social Reform” 1 Journal of InterAmerican Studies Vol. y las víctimas juraron venganza12. en concreto aquellas de más 50 hectáreas o latifundios. 1972. 3 (1961). Ernest. Salomón. 75-88. y se utilizaba como sinónimo del verbo “expropiar”. y no se reportaba ninguna mejoría respecto de la situación en la década de 1930. 42 (1966). 281-290. en gran parte por sucesos como los que este investigador relata. 8 (1966). adecuación de tierras para incorporarlas a la producción y dotación de servicios sociales básicos. “La Agricultura en Colombia 1950-1972”. Algunos fueron directo a la cárcel.8% de la tierra cultivable en Colombia estaba en cabeza del 6. 13 Para 1960. ADAMS. Ver artículo 1 de la Ley 135 de 1961. nos índices de concentración de la tierra eran cada vez más alarmantes. pág. fueron violentamente desalojados. Robert. y la violencia no era sino una consecuencia natural de dicha tensión. N.13 Frente a la incapacidad de las normas expedidas en 1936 y 1944 respecto de la aprehensión y regulación de los fenómenos socioeconómicos a nivel rural. sus hogares incinerados. .La institucionalización de la reforma agraria y las nuevas formas de resistencia armada: Ley 135 de 1961 Robert Carlyle Beyer. Departamento Nacional de Estadística DANE. 43-52 15 Por sorprendente que parezca. empieza a ser evidente la influencia externa del capitalismo global en la formulación de las políticas agrarias en Colombia. el cual ya había sido considerado por las normas anteriores como una alternativa para la democratización de la tierra.

18 Agremiados en la Sociedad de Agricultores Colombianos (SAC) y la Confederación Colombiana de Ganaderos. ninguno de los partidos políticos tradicionales tomó de forma decidida las banderas de la lucha campesina. . toda la clase dirigente era parte de una élite económicamente sustentada en la propiedad sobre grandes extensiones de tierra. En ese orden de ideas. La violencia generalizada en zonas tradicionalmente agrícolas –Tolima. y por ende no les era conveniente apalancar decididamente una política de expropiación a gran escala. La conjunción de campesinos sin tierra. sino de abrir nuevas tierras. represión por parte de las autoridades. pero no en la forma de expropiar tierras que están cultivadas. a través de un procedimiento administrativo de extinción de dominio de tierras inadecuadamente explotadas. esquema desarrollado para hacer oposición a las asociaciones de campesinos minifundistas y que tenía asiento en la junta directiva del INCORA en virtud del artículo 8 de la Ley 135. municipio de Planadas.17 Si bien el fenómeno de la colonización de áreas inhóspitas del territorio nacional se intensificó durante este período. Al haber un pacto de alternancia en el poder. jueves 23 de mayo de 1963. 19 Respecto del papel del INCORA en la materialización del esquema de reforma agraria implementado por la Ley 135. De otro lado. Huila y Valle del Cauca– obligó a muchos campesinos a migrar a la Orinoquía y la Amazonía para escapar de las confrontaciones y poder acceder a un medio de subsistencia digno. con el fin de hacer más expedito el procedimiento de expropiación de tierras a partir de los pobres resultados generados y corregir las falencias en materia de interlocución con la población campesina. quien trató de demostrar la inconveniencia a nivel económico de dicho esquema de democratización de la propiedad desde el punto de vista de las altas indemnizaciones que deberían pagarse. que las hay de sobra. se expidió la Ley 1 de 1968 que complementaba e introducía modificaciones al régimen implementado por la Ley 135. para que los colonos ayuden a levantar la nueva república rica y feliz que todos queremos” El Tiempo. pág. y que fue apoyada por importantes sectores de la sociedad y personalidades como Enrique Santos Montejo “Calibán” –poderoso columnista del diario El Tiempo y abuelo del actual mandatario colombiano–. dio origen a movimientos armados para la defensa de sus ideales y de la pretensión de tener zonas con autonomía de gobierno. 4. por el contrario. y del otro. el apoyo a la reforma agraria se relativizó desde el punto de vista de la redistribución de la tenencia de la tierra. porque la reforma entonces sería contraproducente. Calibán señalaba que “ya empezamos la tarea y hay que concluirla como sea. Esta era la posición de los agricultores latifundistas18. a través de su influyente columna19. uno de aquellos territorios afectados por la violencia y la falta de acceso a la tierra –Marquetalia. sur del Tolima– en 1962 nace el movimiento precursor de lo que hoy en día son las FARC. así como por el argumento de que Colombia era un país con abundancia de tierras baldías que debían adjudicarse en vez de quitarle la tierra a los latifundistas. que vieron en la colonización la oportunidad de no tener que verse afectados por un proceso de reforma agraria.Con la finalización del período de gobierno militar y la llegada del Frente Nacional. mediante la creación de la Asociación Nacional de Usuarios 17 Uno de los argumentos principales en contra de la política de expropiación de tierras fue esgrimido por el Partido Conservador en cabeza del entonces senador Álvaro Gómez Hurtado. nunca fue planificado a través de política socioeconómica alguna y mucho menos tuvo un carácter voluntario. de un lado. y penetración de ideas revolucionarias de carácter comunista. más allá de su afiliación política. denominadas como repúblicas independientes por la clase política tradicional.

Como consecuencia de esto. la clase política en el poder se empecinaba en señalar respecto de la reforma agraria. a pesar de la política de expropiación de predios a través del INCORA. presidente del Banco Mundial.7% del suelo rural estaba en cabeza de las unidades agrícolas de más de 50 hectáreas. 13 (2011). N. Sin embargo. 25 Tobón . 96.21 Mercantilización del desarrollo agrario.25 Si bien la Ley 30 de 1988 buscó revitalizar la acción es esta institución a través de la creación de zonas específicas de reforma agraria como espacios para adelantar los programas de DRI. bajo el gobierno de Misael Pastrana Borrero. que la Ley 4 tuvo como principal propósito la consolidación de los acuerdos establecidos por el sector terrateniente colombiano en el Pacto de Chicoral. El experto en temas agrícolas Apolinar Díaz Callejas (1921-2010) señala en su clásico libro Colombia y la Reforma Agraria. 253-254. dicho procesos de reconocimiento del campesinado como sujeto político relevante en el desarrollo de las políticas agrarias no duraría mucho. 1972. Aun así. 24 Destinadas a instaurar el concepto de renta presuntiva agrícola y crear mecanismos para financiar el sector agropecuario. El 9 de enero de 1972. así como porque presumió el carácter subversivo de la ANUC. 327-356. De este modo. la idea de modificar la distribución de la propiedad. dicho acontecimiento enterró –de nuevo–. 23 En septiembre de 1973 Robert McNamara. Salomón. “Reforma y Contrarreforma Agraria en Colombia” 24 Revista de Economía Institucional vol. algunas veces en los campos de concentración de la Isla de Gorgona. argumentándose que la movilización campesina era alentada por el terrorismo internacional y el comunismo20. pág. se denunció ante el Tribunal Bertrand Russel sobre América Latina que algunos campesinos miembros de la ANUC estaban siendo arrestados meramente por ser sospechosos de haber ayudado a la guerrilla. se empezó a desarrollar un mercado alrededor del suelo rural mediante el flujo de recursos específicamente destinados para tal efecto. era un problema de distribución de gentes. “La Agricultura en Colombia 1950-1972”. Departamento Nacional de Estadística DANE. qué más que un problema de distribución de tierras. narcotráfico y paramilitarismo Para finales de la década de 1970. éstas representando sólo el 8. los resultados en materia de reforma agraria son bastante dicientes. Álvaro. se firmó entre los partidos tradicionales y los gremios de propietarios –agricultores y ganaderos– el Pacto de Chicoral. anunciaba un programa masivo de préstamos para el desarrollo rural. donde frecuentemente eran torturados. El 77. 21 Ver ALBÁN. El Programa de Desarrollo Rural Integrado del Banco Mundial (DRI)23 –formalizado mediante las Leyes 4 y 5 de 1973–24 fue el precursor de la implementación de un esquema mercantil para el acceso a la tierra a través del otorgamiento de líneas de crédito a los campesinos con el fin de que desarrollaran iniciativas de generación de ingresos en los predios otorgados por el INCORA. caracterizado como una verdadera contrarreforma agraria ya que frenó las posibilidades reales de la Ley 135 al generar presión directa a las iniciativas del INCORA. los niveles de inequidad en la concentración de la tierra siguen aumentando.Campesinos (ANUC) como espacio de empoderamiento y representatividad ante los órganos de toma decisiones en materia de política agrícola. la expropiación de terrenos baldíos disminuyó y la compra masiva 20 En febrero de 1976. Bogotá.4% del total de explotaciones en el país22. 22 Ver KALMANOVITZ. y aceleró la concentración y la expulsión de campesinos y otras comunidades de sus territorios.

107. Regular la ocupación y aprovechamiento de las tierras baldías de la Nación. dando preferencia en su adjudicación a los campesinos de escasos recursos. así como para mejorar la competitividad de todo el sector agropecuario nacional. La evidente desprotección jurídica de los campesinos se empareja y potencia con la expansión del conflicto armado interno para hacerlos sujetos cada vez más vulnerables. En consecuencia. 29 Ver Corte Constitucional Colombiana. procesamiento y extracción de los narcóticos del territorio colombiano. ELN y EPL–. el dinero del narcotráfico penetró en el mercado de tierras30. y financió la magnificación de la violencia a partir de los mecanismos 26 Ver FRANCO. que buscaba otorgar subsidios a agricultores colombianos para hacerle frente a eventuales afectaciones por distorsiones en los mercados externos. se le une la aparición de nuevos fenómenos y actores en el escenario de la violencia rural: el narcotráfico y el paramilitarismo. donde el 70% del costo provenía de los campesinos y el restante 30% podía provenir de una línea de crédito especial de los intermediarios financieros. se descubrió que se trataba de un foco de corrupción que favorecía a los grandes agricultores latifundistas con cantidades de dinero astronómicas.26 Aun cuando esta misma ley estipuló la creación de zonas de reserva campesina como espacios de desarrollo comunitario27. 30 La abundante liquidez del negocio del tráfico de drogas alborotó el mercado de tierras. con el requisito de presentar un proyecto productivo. sentencia C-175 de 2009. o de recursos propios. Igualmente.de tierras se consolidó como el principal tipo de transacción alrededor de la tierra en el campo. “Reforma Agraria en Colombia: Evolución Histórica del Concepto”. y establecer Zonas de Reserva Campesina para el fomento de la pequeña propiedad rural. Angélica & DE LOS RIOS. el progreso capitalista estaba reservado a los grandes terratenientes. . debido al valor de activo fundamental de la tierra para el cultivo. tales como el tristemente célebre Agro Ingreso Seguro28. teniendo en cuenta las limitaciones que generaba la naturaleza ilegal de dicha actividad. el Estatuto de Desarrollo Rural –Ley 1152 de 2007– que tumbó la Corte Constitucional por no haber sido consultado con las comunidades indígenas. Ignacio. seguía la misma línea de desconocimiento de los derechos de la población rural29. y que propiciaba esquemas feudales de trabajo de campesinos con pequeñas parcelas. 8 Cuadernos de Desarrollo rural Vol.” Ver artículos 1 y 80 de la Ley 160 de 1994. el rentable negocio de los estupefacientes penetró a todas las estructuras sociales. 67 (2010). Incluso. ya que las cantidades exorbitantes de dinero que se ofrecían –y las complementarias amenazas en caso de ser rechazadas– llevaron a la venta masiva de muchas tierras. 27 “Noveno. 28 El programa Agro Ingreso Seguro fue por la Ley 1133 de 2007. La inmensa mayoría de los pequeños agricultores tuvieron que conformarse con la ilusión del progreso a través de su inclusión en programas que recordaban los esquemas feudales de aparcería de comienzos del siglo XX. incluyendo a las rurales. la ley 160 de 1994 consolidó la aproximación mercantilista a un mecanismo en el que la propiedad se adquiría a través de la compra directa por parte de los campesinos. Al surgimiento y consolidación de los grupos guerrilleros insurgentes –FARC. De un lado. Al final. muchas de las tierras colonizadas durante las décadas de 1960 y 1970 en los antiguamente denominados territorios nacionales fueron en gran parte compradas o apropiadas de forma violenta por las personas dedicadas al negocio del narcotráfico debido a su ubicación estratégica tanto para el transporte de las cargas de droga como por su lejanía con los centros urbanos. a los empresarios agrícolas y a algunos agricultores de mediana escala. pág. con sujeción a las políticas de conservación del medio ambiente y los recursos naturales renovables y a los criterios de ordenamiento territorial y de la propiedad rural que se señalen. Finalmente. donde estaba concentrada la presencia de la fuerza pública.

El derecho agrario colombiano ha sido. Bogotá: Norma. una reforma agraria no puede ser identificada exclusivamente con un programa de expropiación de tierras.33 En ese orden de ideas. 2006. la estrategia para su apropiación consistía en generar el éxodo de los ocupantes tradicionales para luego ejercer actos de posesión y. “El derecho como esperanza”. debido a la lucha por el poder territorial entre los grupos armados ilegales. El derecho como esperanza: la oportunidad el campo a través de la paz Señala el profesor Mauricio García Villegas en su trabajo alrededor de las relaciones entre el Derecho y la Justicia que el primero. pero tampoco con una política de colonización de tierras inhóspitas que desactive el lente sobre las consecuencias nocivas que implica el mantenimiento de un esquema latifundista en las áreas fértiles. un mecanismo de manejo político más que un medio para llevar a cabo los ampliamente proclamados objetivos de la reforma respecto del acceso y tenencia de la tierra en el sector rural. los grupos paramilitares nacen en el campo a partir de dos factores claramente definidos. si bien a lo largo de este texto hemos visto que las normas han sido utilizadas para satisfacer las necesidades de las élites latifundistas.32 En esa medida. también aquellas han mostrado la potencialidad de ser un instrumento capaz de darle respuestas eficientes al problema de la inequidad en el acceso y el uso de la tierra en Colombia. consolidar un derecho de propiedad a partir de una situación de hecho ilegal. Y de otro lado. así como por la premeditada operación rastrillo que los grupos de autodefensa implementaron con el fin de apropiarse de tierras y recursos naturales. la intención de grandes terratenientes y ganaderos de defenderse y luchar contra las estructuras insurgentes guerrilleras que. Donald & VERTINSKY. que a pesar de todo. Dicho esquema de violencia privada significó el colapso del Estado en varias áreas rurales. 367-376. la mayoría de las veces. utilizando incluso los instrumentos legales vigentes. en su enfrentamiento por el control de zonas y territorios ricos en recursos naturales y la captura de rentas públicas. tiene potencialmente las dinámicas y herramientas necesarias para generar transformaciones sociales en favor de quienes históricamente han sido discriminados o desposeídos. Es decir. la agudización del conflicto desde la década de los ochenta e hizo posible que el Estado fuera capturado a nivel local por el paramilitarismo y la guerrilla. “A Perspective of Land Reform Law in Colombia: Choice of Strategy for Change” 4 Land Economics Vol. ¿Justicia para todos? Sistema judicial. a pesar de haber sido utilizado para la legitimación de esquemas de desigualdad social. buscaban reivindicar los derechos a la tierra de los campesinos. En síntesis. . Ilan. 33 Ver GEFFNER. al menos en un principio. derechos sociales y democracia en Colombia. Tampoco puede desconocer la realidad del 31 Situación que planteó otra controversia propia de las entrañas del campo: la protección de las tierras y territorios abandonados por causa de la violencia. Primero. 48 (1972). Mauricio. y llevo a la comisión de horrendas masacres y a al desplazamiento forzoso de más de 4 millones de personas. Y segundo. aún se puede pensar en el Derecho como esperanza. la necesidad de ciertos sectores de la sociedad de apropiarse de territorios específicos para poder desarrollar actividades específicas –el narcotráfico por ejemplo– o acceder a ciertos recursos escasos. la mayoría de ellos campesinos31.implementados por las estructuras mafiosas para defensa o contraatacar la acción de las autoridades públicas. ya que precisamente. 32 GARCÍA VILLEGAS.

es fundamental volver a lo dicho al principio de este artículo. e incluso la redistributiva. buscaron la intervención de las autoridades de policía para desalojar a los campesinos de los terrenos que ocupaban basados en disposiciones de dicho instrumento jurídico. por ejemplo. y que a veces puede neutralizar una intención de cambio. los intentos de desarrollar un proceso de reformas agraria en Colombia –contrario al caso de México o Cuba– no han venido como consecuencia de revoluciones exitosas. o asistencia a las víctimas. y pensar en las posibilidades de los diálogos de paz como un mecanismo para.campo. y de esta forma propiciar otra versión más amplia de justicia: la distributiva. muchos campesinos establecidos como arrendatarios en las haciendas se valieron de la misma norma para desconocer la sus obligaciones con los propietarios y declararse colonos. . nuestros 34 El derecho es un instrumento que muchas veces puede ser usado para proteger intereses aparentemente diversos. el proceso de paz de La Habana se encontraba justamente en la etapa de discusión de los problemas relacionados con las desigualdades en el campo. dicho instrumento normativo tenía que incluir esquemas concretos para remediar las injusticias acontecidas durante todos estos años. luego de la expedición Ley 200. Sin embargo. En este punto. sino para enviar un mensaje ético respecto de la garantía de las condiciones mínimas de subsistencia de la población34. en la que existen un sinnúmero de relaciones socioeconómicas atadas a la tierra que el Derecho debe aprehender y visibilizar. lo que de alguna forma condiciona la capacidad del derecho de generar reales procesos de transformación social. con el fin de evitar que los colonos establecidos en sus haciendas reivindicaran el derecho de propiedad sobre dichos predios. con el fin de no sólo reglamentar su desarrollo para garantizar estabilidad en el cumplimiento de los pactos adelantados bajo dicho contexto. y en especial. Esperemos que se obtengan soluciones jurídica y éticamente. En el marco de un proceso de Justicia Transicional como el que plantea la Ley 1448 –aun cuando el conflicto no haya llegado a su fin–. muchos de los terratenientes. Dicha idea se traduce en que para poder resolver un conflicto complejo como el nuestro. Para el momento en que fue redactado este artículo. con la distribución y uso de la tierra. En 2012 se expidió la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras35 como la respuesta introductoria a dicha inquietud. invadiendo masivamente predios particulares. se deben atacar sus causas originarias más allá de implementar acciones aisladas en materia de cese de hostilidades. Así pues. finalmente. teniendo en cuenta que –como se ha tratado de ilustrar a lo largo del texto– los problemas de acceso y tenencia de la tierra en Colombia son causas ciertas del fenómeno de la violencia. juzgamiento de los responsables de violaciones de derechos humanos. De otro lado. sino por acuerdos entre las élites políticas o procesos de rendición de actores armados. porque las normas expedidas para tal propósito tienen que someterse al igualmente legítimo fin del mantenimiento de una serie de condiciones de estabilidad y orden que hacen parte de las funciones de un Estado. y que en esa medida. esclarecimiento de la verdad de los hechos o compensación por los daños causados en el marco del conflicto–. 35 Ley 1448 de 1011. Esto. es fundamental entender que estamos frente a la oportunidad de trascender la oportunidad de implementar medidas de justicia retributiva –juzgamiento y sanción los de responsables. hay que ir más allá de considerar que esto se trata de un proceso de reparación integral de víctimas. llevar justicia al ámbito rural.

que contario a lo que le pasó a la familia Buendía en la novela de García Márquez. esta estirpe sí tenga una segunda oportunidad sobre la tierra. es decir.campesinos no tengan que vivir otros 100 años de soledad. .