Ante la visita de Mariano Rajoy y “su séquito” a Angela Merkel – Comunicado 15M­Berlín

 
Informa  RTVE  de  que  el  presidente  Mariano  Rajoy,  viajará  a  Berlín  para  analizar  lo  que
denominan  “la  crisis  migratoria”  con  su  par,  Angela  Merkel.  Tal  vez  aborden  este  tema  en  su
'coloquio'  de  30  minutos,  según  viene  indicado  en  el  programa  de  la  'Cumbre  empresarial
Alemania­España' de la que no informa la web de RTVE. Acompaña al señor Rajoy a esta cumbre
una  “distinguida”  comitiva:  Juan  Rosell,  presidente  de  la  CEOE;  el  ministro  de  economía  y
competitividad, Luis de Guindos; Fco. Javier García Sanz, miembro del Consejo de Dirección de
Volkswagen;  Jaime  García  Legaz,  Secretario  de  Estado  de  comercio;  la  presidenta  del  Banco
Santander, Ana Botín; así como los presidentes de Gestamp y Telefónica, Francisco J. Riberas y
César Alierta, respectivamente. Resumiendo, los peces más gordos de la pecera del Íbex 35 y sus
lazos  institucionales  y  corporativos,  que  vienen  a  cerrar  tratos  con  sus  “pares  alemanes”  de
espaldas a la ciudadanía.
 
Llevamos  meses  asistiendo  al  espectáculo  dantesco  de  la  tragedia  de  los  refugiados.  La  llaman
“crisis migratoria” mientras la mayoría de los gobiernos europeos observan impertérritos la oleada
de  cadáveres  (muchos  de  ellos  niños)  en  el  mar  Mediterráneo.  Por  tierra,  la  desesperación  de
quienes  huyen  de  guerras,  terrorismo,  expolios,  hambre  y  miseria  también  se  cobra  muchas
muertes.  La policía austriaca halló en el sur de Viena hace unos días los cuerpos sin vida de 71
personas en un camión abandonado. Buscando refugio y protección en Europa, la mayoría huye de
la  guerra,  conflictos  o  persecución  en  países  como  Siria,  Afganistán  y  Eritrea.  Hemos  visto
estremecidxs,  el  trato  degradante  e  inhumano  que  se  les  ha  dado  en  la  frontera  de  Macedonia.
¿Puede la otánica UE, premiada con el Nóbel de la Paz, mirar para otro lado? No, no puede obviar
su responsabilidad.
 
Rajoy se encuentra con Merkel en Berlín, la ciudad que ha hecho de la caída del Muro, un símbolo 
de  la  concordia  y  de  la  integración,  de  la  superación  de  las  fronteras.  Otros  muros  dividen  a  la
humanidad en todo el mundo, unos son invisibles, otros visibles como en la franja de Gaza, que
impone Israel al pueblo palestino, aún sin su legítimo estado. El muro desde el que EEUU dispara
a los “espaldas mojadas” que desde Centroamérica y el propio México tratan de cruzar la frontera
para acceder al prometido “sueño americano” buscando oportunidades. El de Ceuta y Melilla, en el
que  las  personas  que  tratan  de  llegar  a  Europa  son  apaleadas  por  nuestra  Guardia  Civil  y
deportadas en condiciones inhumanas; hechos que pudimos ver gracias a los cámaras que tratan de
contarnos la realidad y a quienes pretenden silenciar a través del miedo y la represión con leyes
amordazadoras que la propia ONU ha pedido que se revisen y deroguen.
 
Se  estima  que  800000  refugiados  pueden  llegar  a  Alemania  en  los  próximo  meses.  Ante  la
escalada  de  ataques  xenófobos  y  terroristas  neonazis,  la  señora  Merkel  poco  hace  más  allá  de
lamentar  la  situación.  Decir  que  reacciona  con  tibieza  sería  demasiado.  Se  aproxima  más  a  la
realidad  decir  que  no  se  están  tomando  medidas  de  ningún  tipo.  Es  la  sociedad  civil  la  que  está
respondiendo  y  la  que  está  tratando  de  evitar  desastres  humanitarios.  Merkel  reacciona  diciendo
que es injusto que el peso de los refugiados recaiga sobre unos pocos países. No son injustas, claro,
las  guerras  que  de  un  modo  directo  e  indirecto,  apoyan.  O  las  condiciones  económicas  que
imponen a otros países, aún se trate de países hermanos como Grecia.
 
Por  su  parte,  el  títere  Mariano  Rajoy,  máximo  responsable,  como  presidente  del  Gobierno,  del
apartheid sanitario que se lleva a cabo en España y que, desde 2012, excluye a casi un millón de

personas de este derecho humano básico, ha dicho que no acogerá a más de 1300 refugiados. Se
pedía una cuota de 4000. Se nos encoge el corazón si recordamos la hospitalidad con la que países
latinoamericanos como México, Argentina, Uruguay o Chile acogieron a tantos españoles durante
la  Guerra  Civil.  No  nos  sentimos  representadxs  ni  como  europexs  ni  como  españolxs,  señora
Merkel  y  señor  Rajoy.  Estamos  radicalmente  en  contra  de  la  barbarie  que  está  provocando  su
modo  de  ver  el  mundo,  dentro  y  fuera  de  Europa.  Y  os  vamos  a  combatir  con  todas  nuestras
fuerzas.