You are on page 1of 2

Entrevista con Enric Juliana.

Tras muchas décadas de política del consenso y de dominio de un
bipartidismo imperfecto, el Reino de España, como otros países de la
UE, está viendo afectado su sistema de partidos por la crisis
económica y la aparición de nuevos agentes políticos que han
recogido y transformado el descontento de la gente. ¿Qué le parece el
"lenguaje de Podemos" construido en torno a "la casta"? ¿Metáfora,
descripción precisa de los hábitos y las formas de una élite autista o
un elemento exitoso más de retórica política?
Parece haber un consenso amplio entre la mayor parte de agentes
políticos y mediáticos de la sociedad española de que 2015 será el
año del cambio. ¿Compartes ese diagnóstico de encontrarnos en un
tiempo histórico de cambios? ¿Cuáles son los problemas irresueltos
por el régimen actual que requerirán un cambio en una dirección u
otra en los próximos tiempos?
En efecto, la corrupción y la profunda crisis de las más importantes
instituciones del Estado asociada a ella, parecen ser una de las
grandes preocupaciones ciudadanas y uno de los retos de cualquier
proyecto regeneracionista. ¿Crees que las viejas estructuras,
disfrazándose a toda prisa de lo nuevo, están a tiempo de
protagonizar esa batalla contra uno de los mecanismos de poder más
asentados en nuestro país?
Desde muchos puntos de vista, se compara este momento de cambio
y de terremoto político con la etapa de la Transición que dio forma y
constituyó el mito fundante del régimen del 78. ¿Ves más similitudes
que diferencias? ¿Piensas que puede ser útil asomarse a ese capítulo
de la historia para afrontar nuestro presente? ¿Quién sería el
encargado de jugar el papel del "búnker" en estos días?
Otro agente político decisivo y, aún más, en esta época del
espectáculo son los medios de comunicación. Como escritor y
periodista, ¿crees que los medios de comunicación tradicionales
asociados a un determinado espacio político han perdido la
credibilidad de antaño? ¿Cómo es posible que los hasta hace poco
distintos, variados y aún subvencionados discursos de las élites no
sean capaces de interpelar a la ciudadanía o, al menos, de integrar
parte de sus descontentos? ¿Está siendo ese edificio de palabras
vacías, metáforas momificadas y discursos inoperantes sustituido por
nuevas palabras vivas?
Has hablado de Podemos como un lenguaje y de Pablo Iglesias como
un "partisano", ¿a qué papel te parece que puede aspirar Podemos en
el "mercado único de la política" en el Reino de España? ¿Podría
seguir erosionando al PSOE y acabar por certificar la crisis del
Régimen del 78?

En tu reflexión aparece en ocasiones la dicotomía entre el quijotismo
típico de la política española y la figura del Caballero del Verde
Gabán. Alguien que representa la contención, la virtud del trabajo
silencioso, la moderación erasmista. En alguna ocasión has
identificado a Mariano Rajoy con esta figura. ¿Sigues manteniendo la
misma opinión?