You are on page 1of 7

Guía para el comentario de texto

Enrique Romerales, 2012

Es esencial cuidar la escritura en todos sus aspectos: redacción, estilo, sintaxis, gramática, ortografía y puntuación,
especialmente el uso correcto de las unidades de separación (punto y aparte, punto y seguido, coma, punto y coma, dos
puntos etc.).
Para comentar adecuadamente un texto, además de explicar e interpretar el propio texto, hay que dar razón de él, y
para ello hay que hacer referencias a otras partes de la obra o libro a que pertenece no presentes en el texto
seleccionado. Por ello no es posible hacer un buen comentario de texto sin conocer el libro al que pertenece y el
contexto histórico, religioso, social y cultural en el que se compone, así como el proceso de su composición y
transmisión hasta llegar a su redacción final.
En los textos filosóficos es importante la estructura lógica del texto y los argumentos que deben respaldar las
conclusiones.
En los textos religiosos no suele haber argumentos y la estructura lógica tiende a ser sencillamente narrativa y
enunciativa, siendo la justificación del texto la autoridad (que quien habla –si es un profeta, un mesías, un místico o
cualquier otro tipo de personaje carismático– de la divinidad, del personaje cuyos hechos y milagros se relatan etc.)
El comentario debe atender a los siguientes cuatro aspectos, desarrollando más o menos cada uno según el tipo de
texto:

1. Contexto
1.1. Según la tradición
1.1.1. Autor, lugar y fecha [normalmente la tradición atribuye un libro entero a un único autor, remoto o
legendario, e investido de máxima autoridad; p.e. el Éxodo a Moisés]
1.1.2. Intención
1.2. Según la crítica histórico-filológica moderna
1.2.1. Autor, lugar y fecha [la crítica moderna suele atribuir distintos pasajes de un mismo libro a diferentes
autores, a menudo de identidad dudosa o desconocida, y la redacción final del libro a un editor o editores
mucho más reciente que el autor de los pasajes más antiguos del libro]
1.2.2. Intención [la intención y el estilo de los diferentes autores será diversa, según su diferente contexto
histórico, social y cultural y sus diferentes tendencias teológicas y religiosas; hay que identificar y
explicitar la intención del autor del pasaje concreto de nuestro texto]
2. Análisis e interpretación
2.1. Qué quiere decir el texto. Explicar las frases y palabras clave, por su:
2.1.1. relevancia religiosa (o filosófica) intrínseca, ¿Qué aportación teológica o filosófica hace el texto a su
tradición? [p.e. aparece por vez primera la monolatría, o el monoteísmo, o la creencia en la resurrección,

Si es un texto religioso puede sustentarse: 3.1. Cuando sean oscuras habrá que tratar de elucidarlas 2. Esto es típico de los textos proféticos.1. ¿es una matización o corrección del redactor final.2.2. vagas.1. Brahman. Cuando sean sorprendentes habrá que explicar por qué son chocantes en ese contexto y a qué puede deberse su presencia (¿quiere el autor compensar una tendencia del escrito con la complementaria?. en ocasiones presentes en otras partes de la obra no reflejadas en el texto). el Trono de Dios etc.2.4. cómo lo justifica. y con qué propósito?) [Obviamente no hay que desarrollar todos y cada uno de estos puntos. es Dios mismo quien habla por boca del profeta (caso paradigmático. Algunas frases o expresiones serán oscuras.1. o que ha tenido un Apocalipsis. o la vía hacia ella (la boddhi. Cuando sean ambiguas habrá que exponer las diversas interpretaciones posibles del fragmento.1. pero presumiblemente alcanzable por cualquiera que siga escrupulosamente determinadas pautas (de meditación.2. es quizá una interpolación de otro autor?.1. sea de otras esferas de la realidad (el cielo. (Una vez fijada la interpretación) hay que dar razón del texto: por qué afirma el texto aquello que dice.1.2. o bien explicar por qué el autor ha querido ser deliberadamente impreciso.2. En argumentos (explícitos o implícitos. por su carácter paradójico o problemático 2. 3. En la propia experiencia del autor.2. el samadhi.1. el Nirvana.1. zen etc. el Tao. ascesis. ambiguas o sorprendentes (por inesperadas en ese contexto) 2.1.1.1.1.1. el Corán) 3. yoga. Cuando sean vagas habrá que tratar de precisarlas. Jesucristo redentor…) 3. la Trinidad…).2.) 3. investidos así de la máxima autoridad teológica.2. o la reducción de los aspectos personales de múltiples divinidades a una entidad unitaria y abstracta. el Sunyata.2. 3.3. o bien ha experimentado intuitivamente la Realidad Suprema (lo Uno.1. que 3.1. o la sustitución de los sacrificios por el culto a la divinidad.2.2.2. 2.1. Interpretaciones posibles.2. el infierno. “Oráculo de Yaveh…” etc.2.2. indicando los argumentos a favor y en contra de cada interpretación 2. Justificación 3.) . metafísica…] 2. sino sólo aquellos que sean procedentes según el tipo de texto] 3.2. una revelación (visión). Directamente en la propia autoridad divina (“así dice el Señor…”. esto es. En una experiencia filosófica personal radical.). sea de acontecimientos futuros.o la preponderancia de la justicia sobre las ofrendas. Si es un texto filosófico deberá sustentarse: 3.

1. Cuando el texto es ambiguo y ha dado lugar a dos o más interpretaciones es posible que cada interpretación haya servido de base a una tradición diferente. quien lo relata es testigo ocular y cree de inmediato. que se reexponen o reelaboran.2.1.6. testigo directo (supuesto o real) de los acontecimientos que narra (caso típico: los evangelistas).2.3. hechos que por su naturaleza extraordinaria tienen que tener una causa sobrenatural.1. En tal caso los tres aspectos refuerzan mutuamente la autoridad teológica del relato. y por último ahora –al cumplirse la resurrección– se comprenden escrituras proféticas previas sobre la resurrección (de Isaías. el paso del Mar Rojo. artística…) .1. o que haya dado lugar a diversas escuelas. o cuyo cumplimento se anuncia 3. En tal caso es central explicar si el autor pudo ser testigo ocular de los hechos (extraordinarios) referidos. y que a la vez puede coincidir con el cumplimiento de una profecía. o si es un receptor posterior del relato. por ejemplo.2.5. En el carácter sobrenatural de los hechos relatados.3. de Ezequiel y de los Salmos)] 4.1. señal indudable de que se trata de una Historia Sagrada 3. En la propia tradición religiosa a la que pertenece 4. divina. en el relato inicial de la resurrección por parte del evangelista Juan tenemos: el hecho extraordinario del sepulcro vacío y los lienzos separados. [Estos diversos modos de justificación no son excluyentes.2. un evangelista puede reclamarse testigo directo de los hechos que narra. En la autoridad del testimonio del autor. En otras manifestaciones culturales de la tradición (teológica. En profecías previas o en pasajes antiguos de autoridad reconocida.4.1. Por ejemplo. la toma de Jericó…). sino que pueden combinarse. a modo de autobiografía de Moisés) 3.2. e incluso a un cisma en la tradición religiosa de partida 4. que incluyen las teofanías y los grandes milagros públicos (el Diluvio. que (supuestamente) narra los acontecimientos (incluidos los extraordinarios) en primera persona (así el Éxodo. Así. Influencia 4. literaria. En la autoridad patriarcal de quien relata.1.

curtido en el dolor. cada uno por su lado. sin proceso. ¿Quién creyó nuestro anuncio? ¿A quién mostró el Señor su brazo? Creció en su presencia como brote. por los pecados de mi pueblo lo hirieron. lo quitaron de en medio. como oveja muda ante el esquilador. un hombre hecho a sufrir. ni tenía aspecto humano. ante él los reyes cerrarán la boca. mi siervo inocente rehabilitará a todos porque cargó con sus crímenes. no abría la boca. aunque no había cometido crímenes ni hubo engaño en su boca. Isaías 52. fue traspasado por nuestras rebeliones. El Señor quería triturarlo con el sufrimiento: si entrega su vida como expiación. todos nuestros crímenes. En cambio. Despreciado y evitado de la gente. así asombrará a muchos pueblos. no abría la boca. a él. como cordero llevado al matadero. como raíz en el páramo: no tenía presencia ni belleza que atrajera nuestras miradas ni aspecto que nos cautivase. lo tuvimos por un contagiado. Por eso le asignaré una porción entre los grandes y repartirá botín con los poderosos: porque desnudó el cuello para morir y fue contado entre los pecadores. porque desfigurado no parecía hombre Maltratado. se saciará de saber. despreciado. aguantaba. . prolongará sus años y por su medio triunfará el plan del Señor.12 Mirad. quién meditó en su destino? Lo arrancaron de la tierra de los vivos. verá su descendencia. al verlo se tapaban la cara. él cargó con el pecado de todos e intercedió por los pecadores. lo tuvimos por nada. que soportó nuestros sufrimientos y cargó con nuestros dolores.13-53. y el Señor cargó sobre él Como muchos se espantaron de él. Por los trabajos soportados verá la luz. triturado por nuestros crímenes. herido de Dios y afligido. al ver algo inenarrable Sin arresto. Sobre él descargó el castigo que nos sana y con sus cicatrices nos hemos curado. mi siervo tendrá éxito. y contemplar algo inaudito. subirá y crecerá mucho. Todos errábamos como ovejas.Caso concreto. Le dieron sepultura con los malvados y una tumba con los malhechores.

claro–. y desde luego no se instauró ningún reino de Dios en Judá. aún más crucial que la de Egipto. Por un lado. Incluso debió de conocer el asedio de Jerusalén (finalmente fracasado) por los asirios en el 701. conciso y directo. El mismo profeta lo califica de “inenarrable e inaudito”. [2 Análisis e interpretación] El texto es el cuarto de la serie de los llamados “cánticos del siervo”.). vivió el proceso de rebelión del reino de Israel contra el vasallaje del imperio Asirio. (¿impotente o que renuncia a hacer uso de su poder?). todo el libro de Isaías pertenece a un único autor. Por otro lado. que es despreciado por todos. pero estos volvieron sólo en parte. caudillo. Además aparece con su nombre Ciro como instrumento de Dios y liberador de Israel. retórico y con una fuerte carga simbólica. y con su . Lo matan sin proceso. que es vicario. que profetizó en tiempos del ascenso de Ciro el persa (553-539 a C. Él rehabilitará a todos: “cargó con el pecado de todos e intercedió por los pecadores”. es decir. el momento histórico es claramente diferente.C. que es humillado. de la época del destierro de los judíos de Judá en Babilonia. pues sufre por los pecados de otros (¡de todos!). Él sufre en silencio. incluyendo el rendimiento de todas las naciones a Yaveh en Jerusalén. como cordero que va al matadero. En este texto se relata la pasión y gloria del siervo. antes que ofrecer sacrificios y ofrendas. fueron mal recibidos por quienes habían ocupado sus tierras. lo sepultan junto a los malhechores. que sufre. en Isaías II el enemigo es Babilonia. Su mensaje teológico fundamental es que lo esencial es practicar la justicia y ser fieles a Dios. La intención del verdadero autor de nuestro texto es ser heraldo de un segundo y definitivo éxodo hacia Sión. que vivió en la segunda mitad del siglo VIII a. pues por vez primera se presenta la idea de un libertador que no es un mesías al modo tradicional: rey.. que son una innovación teológica de Isaías II. Su muerte sirve de expiación y para cumplir el plan del Señor. castigado y muerto. sino todo el pueblo judío. no Asiria. y ya no es sólo el reino de Israel quien ha sido castigado por sus pecados. Se afirma que él es traspasado por nuestros crímenes. Se trata de alguien aparentemente insignificante. cosa impensable dos siglos antes –a menos que fuera una auténtica profecía. cuya vocación pudo acaecer hacia el 740 a. El profeta. hay notables diferencias de estilo: mientras que Isaías I es tajante. Se insiste en su inocencia y en su humillación. y acto seguido que es el Señor quien carga sobre él nuestros crímenes.). Se piensa esto por varias razones. fundamentalmente bajo el reinado de Ezequías (727-698 a. y la subsiguiente invasión de Israel y deportación de sus habitantes por el rey asirio Sargón II. Es el cordero pascual definitivo. de la Segunda Pascua. El texto tiene una gran relevancia teológica. paulatinamente. también.C. Sólo la primera parte de la profecía (si es que se profirió antes de los hechos relatados) se cumplió: Ciro liberó a los judíos deportados en Babilonia y les permitió volver a Jerusalén. y no buscar alianzas tácticas con naciones idólatras (como Babilonia o Egipto) para hacer frente a los peligros de Asiria. Pero la crítica histórico-filológica ha establecido que al menos los capítulos 40-55 (y probablemente también el 34-35) del libro de Isaías pertenecen a un autor posterior. C. Su mensaje político es que Judá debe confiar en Dios y perseverar en su independencia. Parece mediar entre la humanidad y Dios. en el reino de Judá.[1 Contexto] Según la tradición. Isaías II es más poético. su condena y muerte están determinadas de antemano. Su triunfo. no sólo entre el pueblo elegido y Dios. plasmación de la ira de Yaveh Señor de los ejércitos (como en Isaías I) sino alguien inane. tardaron mucho en reconstruir el templo. pero esta vez a modo de marcha triunfal.

7). y que habría de sufrir por los pecados de todas las tribus de Israel. Israel es pecador (43. Azarías. hasta el confín de la tierra. sino el Dios de toda la humanidad.4).sufrimiento y su muerte expía los pecados de los demás. las mejillas a los que me mesaban la barba”.8 se le nombra como Israel y Jacob. al igual que Jesús ofrece la otra mejilla a quien le abofetea). mesiánica. Esto parece indicar que “el siervo” referido no debe de ser todo el pueblo judío. y así redimir al pueblo judío entero. y conviertas a los supervivientes de Israel. si bien en 41. ante el cual se rendirán y al cual alabarán todas las naciones. ni tenía aspecto humano” ¡lo que parece implicar que sí lo era!).7-9)..9). un grupo o el pueblo entero. 49. y deja abiertos muchos interrogantes tanto de interpretación como del origen de la idea. Jeremías. ¡Y esto ha sido orquestado y planificado por el mismo Dios! (y de forma tremenda: “triturado por nuestros crímenes”). todas las tribus. 48. 44. 54. ni los discípulos reconocen?) Los paralelismos con los textos evangélicos son sobresalientes.22. el autor. Israel es impaciente (40. Si se tratara de un individuo. y aun a todo el texto de Isaías II. según Lucas.8-11).1 s). El autor se refiere al protagonista de la redención como “el siervo del Señor” pero no se le identifica claramente. 50. al que conocían perfectamente (el Evangelio de Juan es en esto paradigmático). Para determinar el referente del “siervo del Señor” hay que acudir a los cuatro cánticos. te hago luz de las naciones. 41. para que mi salvación alcance. redime los pecados. presumiblemente los deportados en Babilonia? ¿Podría ser todo el pueblo? Las opiniones se reparten en cuatro grupos: interpretación colectiva. mixta: el rey como representante del pueblo. es manso (en 50.7). muerto sin (verdadero) juicio. Ciertamente se afirma del siervo que “verá y sabrá”.6. el Dios único. sino a la humanidad entera. y restablezcas las tribus de Jacob. El mensaje ya no es nacional.27. Esto era y es ciertamente paradójico para la mentalidad judía ortodoxa que esperaba un nuevo David. que redimirá a los demás. Yaveh ya no es sólo el Dios de Israel. 53. En lo que no parece haber muchas dudas es en la otra importante aportación teológica de este texto y los demás cánticos del siervo: la salvación que trae el siervo excede al pueblo judío y alcanza a todas las naciones. y así nos rehabilita a todos ante Dios.5.” Esto puede entenderse como que la tribu de Judá es la semilla que va a regenerar no sólo a las restantes (perdidas por el pecado y geográficamente desperdigadas) tribus de Israel. 6 dice: “Es poco que seas mi siervo.4. ¿O es más bien un grupo. él expía por otros (53.. verá su descendencia. Claro que siempre queda la duda de si los evangelistas han adornado o edulcorado sus relatos para hacerlos coincidir con Isaías II. Israel ha de expiar por sí (43. sino universal. Zorobabel). Esto coincide con otro aspecto de Isaías II no presente explícitamente en este texto: el monoteísmo absoluto. Sin embargo. Por los trabajos soportados verá la luz. 50. dados los sorprendentes detalles que coinciden con el mesías cristiano: es inocente. 47. él es paciente (53. él es valiente (49. sino a lo sumo –si aceptamos una interpretación colectiva– una minoría de los justos. En 49.27. el “desfigurado no parecía hombre” (¿podría referirse al Jesús resucitado. al que. Ezequías.27. prolongará sus años. Una interpretación plausible es que se refiera sólo a la minoría de Judá deportada a Babilonia.14). individual. la interpretación más seguida (pero no entre los judíos) es que anuncia a Jesucristo. Las diferencias o tensiones podrían acaso delatar la mano de más de un autor. inocente. Precisamente. . se saciará de saber” como una profecía explícita de la resurrección –como hacen los teólogos cristianos–. en otros versos su figura contrasta con la del pueblo globalmente considerado (o al menos con las tribus del Reino del Norte): Israel es cobarde (40. Más problemático es interpretar las frases: “si entrega su vida como expiación. algunas expresiones de nuestro texto de marras parecen referirse a un individuo en particular (“desfigurado no parecía hombre. él es inocente (50. Sin embargo. un futuro enviado de Dios que nos redimirá.4-6.1. 8 se afirma del siervo: “ofrecí la espalda a los que me apaleaban. el problema más debatido entre los exegetas es la identificación del personaje del siervo: ¿se trata de un individuo en concreto? (Moisés.28. un libertador político y militar.

Dios. en consonancia y continuidad con la experiencia y palabra de los profetas precedentes. lo identifica con Jesucristo. Josías. Quienes proclaman el mensaje expresan su participación profunda. aumentando así su autoridad profética. y constituye un punto crucial de la distinción entre judíos y cristianos en su diversa concepción del Mesías. sufrimiento y pasión (3. en el Evangelio de Mateo y en los Hechos de los Apóstoles. Jeconías. es un aditamento de la versión griega de la Septuaginta). desde Hch 8. pero podrían en buena parte deberse a la elaboración de los evangelios por sus autores. Este texto. sepultura (9). Lo que anuncian los versos de este cántico no es una teoría ni una ideología. Es su experiencia –potentísima– y su palabra –firme y poética–. pronuncia introducción y epílogo. condena y ejecución (8). sino la biografía escueta de un personaje: nacimiento y crecimiento (2). En nuestro texto un hablante principal. añadirían el cumplimiento de las profecías sobre Ciro a su autenticación. enmarcando el cuerpo.34s. Los paralelismos con la figura de Jesucristo son notables. al Isaías del siglo VIII. la riqueza figurativa y simbólica del texto conlleva una gran ambigüedad.es decir que no perecerá para siempre. su cambio de actitud. se han buscado y propuesto varias identificaciones del personaje anónimo: Moisés. el yo de Lam 3. . lo cual ha dado pie a tantas y tan diversas interpretaciones. [4 Influencia] Como hemos indicado. La tradición cristiana. En conclusión. anticipando y confirmando el sentido de los hechos. su conciencia lúcida del sentido de los hechos. [3 Justificación] La justificación es sencilla. pero podría tratarse de una “vida” en una esfera celestial (la palabra “luz” no aparece en hebreo. Se trata de un profeta carismático que es heraldo de las noticias de Dios sobre los acontecimientos futuros. sobre todo en las cartas de Pablo (especialmente Romanos). es citado o aludido en varios pasajes del Nuevo Testamento. glorificación (10-11). Aquellos teólogos cristianos que aún insisten en atribuir todo el libro a un único profeta. de influencia decisiva para el cristianismo. Jeremías. cuando no oscuridad.7).