You are on page 1of 4

Asociación para una Ciudadanía Consciente

 

Asociación para el Liderazgo de la Mujer
 

 

DOCUMENTO DE APORTACIÓN   PROCEDENTE DE NUESTRA PARTICIPACIÓN   EN EL “FORO GLOBAL PARA MUJERES DE ONGs: BEIJING + 15”  27 Y 28 de Febrero de 2010 en la ciudad de Nueva York (U.S.A.)  NGO/CSW/NY 
 

Elaborado por Rosana Agudo:  Fundadora de Lur Gozoa y Mirra, para ser entregado al Bureau de la Comisión del “Status of  Women” (sesión 54) 
 

 

Ayer fue un día triste, un día gris, un día de desesperanza, un día absurdo, un día en el que se  podía  ver con tanta claridad el caos y las cadenas a las que estamos atados los seres humanos  que se hacía enormemente doloroso mantenerse sentada y atenta.  Estábamos en el auditórium de la Organización Benéfica “Salvation Armi”, en N.Y.C., mujeres  de muy diversas culturas, de un montón de nacionalidades. Con un montón de problemas, de  formas  de  entenderlos,  y  todas  nosotras  tratando  de  buscar  una  solución,  reclamando  una  fórmula de cese de nuestro sufrimiento, causado por algo ajeno a nosotras mismas. Fue un día  para  expresar  nuestro  descontento  o  nuestro  sufrimiento,  y  sobre  todo,  fue  un  día  para  reclamar.  Largas  colas  de  mujeres  delante  de  los  micrófonos  contándonos  unas  a  otras,  nuestro  descontento,  nuestra  desconfianza,  nuestra  pena,  nuestros  problemas…  Pero,  sobre  todo  lo  que se vio fue la necesidad, la enorme necesidad, de encontrar un culpable y a continuación  un canal para transmitir a ese culpable nuestro descontento y nuestro dolor.  Por  poner  algún  ejemplo,  para  algunas  mujeres  ese  culpable  era  la  religión,  si  no  hubiera  religiones  o,  por  lo  menos,  si  estuvieran  apartadas  de  lo  civil,  nuestros  problemas  estarían  “casi”  solucionados,  porque  la  religión  es,  para  estas  mujeres,  la  culpable  de  casi  todo.  Para  otras  es  la  injerencia  de  otras  culturas,  supuestamente  la  occidental,  que  cree  tener  el  monopolio de lo que es progreso y de que la democracia es la panacea para resolver todos los  problemas del mundo. Para otras el tema va más allá y se trata de ser respetada como mujer,  incluso en un entorno de mujeres, reclamar su derecho a estar ahí y a ser tenida en cuenta sin  que la silla de ruedas constituya una “minusvalía” de su presencia como mujer. 


Rosana Agudo, 2010

  Pero para todas, sin lugar a dudas, era “el patriarcado”, el responsable. El nombre que sonaba  en el auditórium constantemente, encarnando la figura poderosa  causante de todos nuestros  males.  No conocemos a nuestro carcelero y eso le da poder. Los hombres tampoco. Están tan pillados  como nosotras o más, si cabe, porque algunos creen y actúan como si ellos realmente fueran  los patriarcas, estos son los mejores instrumentos a través de los cuales el auténtico patriarca  se  manifiesta,  porque  adulados  por  él,  los  hombres  actúan  como  marionetas  otorgando  o  negando  gracia  creyéndose  poseedores  del  mundo.  Otros  hombres  creen  ser  sus  amigos  y  tener  una  especie  de  beneplácito  a  cualquier  acción  que  se  les  ocurra,  siempre  y  cuando  repartan  sus  beneficios,  sean  estos  de  cualquier  tipo,  que  aumenten  el  poder  del  propio  “patriarca”.  Otros  le  temen,  pero  no  se  atreven  a  mirarle  de  frente  y  a  cuestionar  su  poder,  prefieren no enfadarle. Algunos se rebelan, los menos. Pero siempre el patriarca les habla y les  dice  a  todos  ellos,  hombres,  que  son  los  elegidos,  el  género  dominante  de  la  especie  dominante.  Pero ¿qué es el patriarcado?, ¿quién es ese “patriarca”?,¿alguien lo ha visto? ¿a quién o a qué  estamos reclamando, exponiendo nuestras peticiones, pidiendo justicia?. Cuando elaboremos  las  mujeres  nuestro  documento  final  recogiendo  nuestras  peticiones  o  nuestras  exigencias  o  nuestras soluciones para un mundo más justo para nosotras y para nuestros hijos e hijas, ¿a  quién se lo vamos a entregar?, ¿quién queremos que nos escuche, que abogue por nosotras en  nuestra  campaña  de  justicia  y  equilibrio?,  ¿al  patriarca?,  ¿al  patriarcado?,  ¿a  sus  representantes?, ¿a sus asalariados?, ¿a sus servidores?.  Pero, insisto, no conocemos a nuestro carcelero y eso le da poder. Está escondido detrás de  cada  una‐o  de  nosotros‐as  y  cada  uno‐a  le  ha  dado  un  nombre  y  un  género.  Está  escondido  detrás de cada cultura, y cada una de ellas le ha dado una identidad. Está escondido detrás de  cada etapa histórica de la humanidad y en cada era se le ha dado un nombre. Está escondido y  toma  diferentes  formas  según  quién  y  cuándo  se  le  mire.  Es  el  culpable  y  eso  nos  libera  de  nuestra  culpa  pero  a  la  vez  nos  ata  a  ella,  a  la  culpa,  porque  generamos  culpables,  los  necesitamos.   Ayer en un entorno de mujeres, el culpable era “el patriarca”, signifique lo que signifique para  cada  una  de  las  personas  mujeres  que  estábamos  en  el  auditórium,  y  seguro  que  para  cada  una de nosotras el patriarca tenía un significado, un color, incluso una nacionalidad diferente.  Sin  embargo,  curiosamente,  a  través  de  todas  nosotras  mujeres,  hablaba  el  patriarcado,  hablamos su lenguaje, el que él nos ha enseñado a hablar.   Le  estamos  pidiendo  soluciones  al  mismo  “personaje”,  que  crea  los  problemas  para  poder  darnos  soluciones  que  perpetúen  el  problema,  eso  sí,  a  veces  nos  hace  caer  en  la  ilusión  de  que  va  a  solucionar  algo,  de  eso  trata  su  estrategia,  el,  el  patriarca,  vive  de  crear  soluciones  para los problemas que él mismo crea y así refinar su cada vez más sutil maquinaria.  Nos tiene  atados‐as a su juego, jugando con nosotros‐as e incrementando su poder a medida de que su  maquinaria se va haciendo cada vez más complicada. Y con su actuación nos está quitando la  alegría, la pasión, el brillo, el color… Por favor, no podemos dejar que él hable por nosotras. 


Rosana Agudo, 2010

  Debemos  aprender  a  reconocer  su  juego,  a  detectar  su  presencia  en  nuestro  lenguaje  que  indica  lo  que  estamos  pensando,  el  contenido  de  nuestro  pensamiento,  de  nuestro  modelo  mental y las emociones que a continuación vamos a recibir y/o emitir.   El  que  hemos  denominado  “el  patriarca”,  “el  patriarcado”,  no  es  otro  que  nuestro  modelo  mental. Está formado por creencias, supuestos sobre lo que es y lo que debería de ser, y que  genera emociones en función de si las expectativas generadas son cumplidas o no y abastecen  nuestras  necesidades  del  momento.  Así  adoptamos  un  comportamiento,  en  forma  de  leyes,  decretos,  etc.,  que  vienen  a  sellar  de  nuevo  el  modelo  mental,  añadiendo  nuevas  ideas  al  mismo mecanismo, y esta es su forma de refinarse y complicarse, se hace cada vez más listo,  como hemos visto antes.  Los hombres poderosos (casi siempre son hombres los poderosos), a través de los cuales actúa  él, conocen muy bien los resortes que hay que tocar para adular en unos casos a las diferentes  sociedades o para atemorizarlas, para engañarlas o convencerlas en otros, según convenga a  sus  intereses,  porque  son  los  directamente  utilizados  por  él,  aunque  crean,  como  ya  hemos  dicho,  que  “son  él”.  Estos  hombres  son  los  más  esclavizados  por  el  poder  del  supuesto  patriarca. Su modelo mental está tan cerrado por leyes irrefutables, por formas y estructuras  inflexibles y necesidades adictivas de todo tipo, que dedican su vida a servir al modelo mental  que les proporciona aquello que el propio modelo le exige para perpetuarse.  En  el  planeta,  una  especie  está  evolucionando  a  través  de  la  mente,  los  seres  humanos.  Hombres y mujeres evolucionamos a través de la cada vez más refinada maquinaria de nuestra  mente  que  crea  redes  de  cada  vez  más  complicados  pensamientos  que  crean  a  su  vez  realidades  más  y  más  complejas.  El  colmo  de  la  sutil  y  refinada  estrategia  de  lo  que  hemos  determinado  llamar  “el  patriarcado”    es  que  lejos  de  tener  las  soluciones  acordes  con  la  capacidad  de  crear  redes  complejas  de  problemas,  nos  quita  la  capacidad  de  encontrar  las  salidas porque ha determinado que, para complicar aún más las cosas, dado que somos seres  emocionales, nos proporciona la herramienta de la culpa para pasárnosla entre nosotros‐as y  así poder él jugar un poco más a nuestra costa.   Así  es  que,  como  todo,  nuestras  expectativas  sobre  cómo  deberían  ser  nuestras  peticiones  atendidas,  dependen  directamente  de  si  coinciden  con  las  necesidades  del  modelo  mental  o  patriarca, de si se van a cumplir sus expectativas de resultados.  No podemos seguir dependiendo de él.  Empoderamiento no solo significa reconocer el propio poder, o reclamar el derecho a que te  dejen  ejercerlo.  Empoderamiento  debe  ser  además,  llevar  a  la  acción  ese  reconocimiento.  Cuando  una  misma  se  empodera,  cuando  una  misma  ejerce  su  derecho,  no  como  una  reclamación sino como una forma de actuación propia, teniendo en cuenta las circunstancias  del  momento  o  de  la  situación.  Cuando  una  misma  se  conoce  en  sus  capacidades  y  en  sus  limitaciones,  ya  es  libre  de  lo  convencional  donde  el  “patriarca”  vive  a  sus  anchas  sin  ser  reconocido, entonces podemos actuar de forma diferente, una  empieza a elaborar su propia  estrategia. 


Rosana Agudo, 2010

  Es nuestro modelo mental el que debemos cambiar para que las cosas cambien, para que no  se  nos  complique  la  vida  a  mayor  velocidad  que  nuestra  capacidad  no  solo  de  encontrar  soluciones, sino de detectar los problemas.   Pero  para  poder  cambiar  algo  hemos primero  de  conocerlo,  saber  cómo  actúa.  No  podemos  cambiar  algo  que  desconocemos.    Conocer  nuestro  modelo  mental  y  cómo  crea  nuestra  realidad  y  nuestra  forma  de  ver  el  mundo  y  de  reaccionar  ante  él,  es  nuestro  futuro.  Y  nosotras,  las  mujeres,  parece  que  estamos  más  preparadas  para  hacer  este  trabajo.  Haber  detectado el “techo de cristal” ha convertido el obstáculo en nuestra palanca hacia la libertad.  Pero debemos liberarnos y a la vez, liberar. Es nuestro destino. No podemos liberarnos solas,  ellos tienen que venir con nosotras. Liberar es el privilegio de la persona liberada.   ¿Podemos dejar de pedir audiencias al patriarca y comenzar nuestra “tercera liberación” con la  fuerza  de  nuestro  empoderamiento  y  de  nuestra  capacidad  de  compasión  y  empatía?  Esta  tercera  gran  revolución  o  liberación  será  un  gran  paso  no  solo  para  las  mujeres  o  para  la  sociedad, sino para la especie en su conjunto, con unas consecuencias insospechadas todavía.  Esta  liberación  del  modelo  mental  opresor  con  su  realidad  cuadriculada  dual,  nos  trae  una  consciencia global que en estos momentos solo podemos vislumbrar en nuestras aspiraciones  hasta ahora solo expresadas en forma de súplica de liberación de las injusticias.  Atrevámonos    a  crear  nuestro  futuro  y  el  de  las  generaciones  futuras  desde  nuestra  visión,  desde nuestra madurez como seres humanos. Creemos redes desde las que podamos unirnos  en la misma aspiración con la fuerza de todas. Tenemos el mismo enemigo  común, nosotras  mismas.  No nos defendamos las unas de las otras. Tenemos el poder de generar la próxima forma de  relacionarnos entre seres humanos y éstos con el Planeta y toda la vida que alberga, entregarla  como nuestra herencia a las generaciones de hombres y mujeres que formarán el mundo que  estamos contribuyendo a crear.  Rosana Agudo  rosanaagudo@gmail.com  
(*)

 TTi, Tecnología para la Transformación Interior 

   http://tti‐transformacion.blogspot.com 
(*)

 Lur Gozoa. Asociación para una Ciudadanía Consciente. 

   http://www.lurgozoa.blogspot.com lurgozoa@hotmail.com 
(*)

 Mirra.  Asociación para el Liderazgo de la Mujer. 

   http://www.asociacionmirra.blogspot.com asoc_mirra@hotmail.com 

En Bilbao, País Vasco – España 


Rosana Agudo, 2010