You are on page 1of 5

1

TEMA 46. LA CELESTINA
A. INTRODUCCIÓN

B. CONTEXTO
LITERARIO

HISTÓRICO-SOCIAL,

CULTURAL

Y

La Celestina aparece en el año 1499, dentro de ese período de transición del
siglo XV al XVI que es el reinado de los Reyes Católicos, en el que España inicia una
etapa brillante en su historia y cultura. En este sentido, en el siglo XV se produce una
interesantísima convivencia de múltiples aspectos tardomedievales con otros
inequívocamente protorrencentistas.
La concepción medieval del mundo se resquebraja, la organización social se
hace más compleja y el teocentrismo se tambalea ante las tremendas crisis religiosas.
No hay una filosofía que sustituya a la anterior hasta el siglo XVI, de manera que todo
el siglo XV aparece, en alguna medida, como una prolongada época de crisis ideológica.
Sólo al final del siglo, con la subida al trono de los Reyes Católicos se «endereza» la
situación: unificación de los reinos, aglutinación del poder, reorganización institucional,
creación del Tribunal de la Inquisición en aras de preservar la unidad religiosa,
focalización en el proceso de Reconquista, descubrimiento de América, etc.
Socialmente, se está consolidando un nuevo sistema de valores que, frente al
medieval, va transformando la mentalidad del hombre de la época: la visión teocéntrica
del mundo cede paso a la antropocéntrica. La cultura y la vida se hacen cada vez más
seculares y un ansia de vivir profunda sustituye al ascetismo y desprecio de este mundo
propios del Medievo.
Por lo que toca al aspecto cultural, en los tres primeros cuartos de siglo se
comenzó a percibir con fuerza, junto a la influencia francesa, borgoñona y flamenca, la
italiana, especialmente de Dante, Boccaccio y Petrarca que se traducirá en la corriente
alegórico-dantesca (Juan de Mena y el Marqués de Santillana). Igualmentte, aumenta el
interés por la antigüedad grecolatina, al entrar la corriente humanística en España. Otros
hechos culturalmente importantes son la creación de la Universidad de Alcalá de
Henares (1508) y la propagación de la imprenta, que permitió una más rápida y fácil
difusión de textos y traducciones.
La literatura reflejará esta crisis: unos autores optarán por revestir su obra con
ampulosas formas exteriores que ocultan presumiblemente un vacío interior (lírica del
amor cortés, obras cultas de Juan de Mena); otros, en cambio, reflejarán las nuevas
formas de vida y las nuevas ideas. Dentro de la primera tendencia, destaca la literatura
cortesana: novelas sentimentales, con personajes pertenecientes a la nobleza que
reflejan los ideales aristocráticos de la época (La Cárcel de Amor (1492), de D. de San
Pedro; el Amadís de Gaula, dentro de la literatura caballeresca). Dentro de la poesía, los
romances y canciones tradicionales, recogidos en cancioneros (Cancionero musical de
palacio; Cancionero general de Hernando del Castillo) suscitaron gran interés en los
medios cortesanos y alcanzaron amplia difusión, afición relacionada con la tendencia
renacentista hacia lo natural y espontáneo.

según nos informa el mismo. Por otra parte. de la que se conservan varias ediciones. que añaden a la anterior. que no figuraban en las ediciones de 1502 y anteriores. Además.2 C. CUESTIONES CONTROVERTIDAS C. sucede una segunda de veintiuno. PROBLEMA TEXTUAL Del texto de La Celestina han llegado hasta nosotros dos versiones: la Comedia de Calisto y Melibea. Esta segunda versión añade a la primera un nuevo prólogo de carácter doctrinal tras las octavas. una carta-prólogo (“Del autor a un su amigo”) y once octavas acrósticas de arte mayor (en los que se declara que el bachiller Fernando de Rojas. en las que se nos da la clave de cómo ha de leerse el acróstico y nos informan del lugar y fecha de la edición. un argumento general y unas coplas al final de la obra. Comedia de Calisto y Melibea. con sus argumentos nuevamente añadidos. editadas en Toledo y Sevilla respectivamente (también en Salamanca en 1500). no son de Rojas —que los deplora— sino. intercalados entre los actos XIV y XV.1. breve declaración del fin perseguido por el autor. llegándose a la redacción definitiva de veintiún actos. si bien hay que aludir a la que en 1526 aparece en Toledo: una nueva versión con un nuevo acto interpolado como número XIX. . halló escrito el primer acto y le impresionó tanto que compuso los quince restantes en medio mes de vacaciones). de 1514-1518. además del título.2. que prolonga el “deleyte” de los amantes a petición de los lectores. el «acto de Traso». La edición de Sevilla de 1501 presenta como única novedad la inclusión de un «íncipit». con dieciséis actos y con un breve argumento al comienzo de cada acto. El punto de partida de los estudios arranca de las afirmaciones vertidas en los prólogos y en los versos acrósticos que se fueron incorporando en ediciones sucesivas. los «argumentos» de cada acto. La primera edición conocida de La Celestina se imprimió en Burgos en 1499. En 1500 y 1501 aparecieron dos nuevas ediciones de esta primera versión. de dieciséis actos. de veintiuno. con el nombre de Tragicomedia de Calisto y Melibea. A esta versión de dieciséis actos. encontramos la interpolación de nuevos pasajes y la supresión de otros en los restantes actos. El cuadro de estas primeras ediciones en España de la Tragicomedia se puede completar con otras dos valencianas. pero que según NORTON son posteriores a 1510. el llamado «Tratado de Centurio». estando en Salamanca. debidas al corrector Alonso de Proaza. de los editores. que llevan la fecha de 1502. C. PROBLEMA AUTORIAL El interés despertado por La Celestina se ha orientado en muchas ocasiones hacia quién fue su autor. que se suele suprimir en las ediciones modernas por su falta de calidad literaria. le faltan las primeras páginas (se inicia con el «Argumento del primer auto desta comedia») y ha llegado hasta nosotros sin título. Considerada como la editio princeps. tres octavas más antes de las coplas de Proaza y cinco actos más. y la Tragicomedia de Calisto y Melibea.

en otro proceso. Álvaro de Montalbán (Toledo. según Stephen Gilman. según demuestran documentos judiciales.. El problema de la atribución de los actos: 1. según Gilman. Esto mismo es lo que se nos dice en el prólogo. donde se casó con una hija del citado Álvaro de Montalbán. Los prólogos. Rojas escribió los dieciséis actos de la Comedia y Alonso de Proaza la Carta. En ese año. que es converso” (se declara también que “compuso a Melibea”). Fernando de Rojas.. de todas formas. Leonor Álvarez. a pesar de que se sugiere. por la presión de los impuestos que Alonso Téllez. Asimismo. acusado de judaizante.3 En los acrósticos mencionados se lee: “el bachiller Fernando de Rojas acabó la Comedia de Calisto y Melibea y fue nacido en la Puebla de Montalbán”. En ella. en los años en que se respiraba el espíritu de renovación impuesto por Nebrija. Estas afirmaciones y los estudios comparativos realizados sobre el primer acto y los restantes (basados en las fuentes y en el lenguaje) apoyan la existencia de dos autores: el del primer acto. ya que no se ha podido probar que sea ninguno de los dos autores citados. ni el de quien escribiera el primer acto. Hasta 1902 no se sabía nada de él e incluso se llegó a negar su existencia. único autor: Esta opinión parte de la crítica neoclásica de Leandro Fernández de Moratín y Blanco White y fue defendida con ardor por Menéndez Pelayo.Fernando de Rojas. y el del resto de la obra. Rojas se afincó en Talavera en torno a 1507. imponía a los hidalgos.. Fernando de Rojas. señor de la Puebla. desconocido. véase Prólogo). a principios de siglo. “según algunos dicen”. Según leemos. los acrósticos y algunos documentos encontrados nos permiten trazar una brevísima autobiografía: Se sabe que nació en la Puebla de Montalbán (Toledo) y se viene dando como fecha 1476. aunque en este caso no se revela su nombre. uno para la Comedia y otro para lo añadido en la Tragicomedia: según esta opinión (Foulché-Delbosc y Julio Cejador). por estimar la tarea de escribir (según él. lo que implica que el autor partió de un texto anterior. su intención de silenciar su nombre fue contrariada por Alonso de Proaza. Acabados sus estudios. Así pues. los versos acrósticos y los actos intercalados en el texto primitivo. las secuelas de la peste en este pueblo y la ruptura de la buena convivencia entre cristianos viejos. cuando se traslada a Talavera de la Reina. 1525). su yerno. Rojas era converso. Manuel Serrano y Sanz encontró documentos donde aparece mencionado. Manuel Serrano Sanz. En ellas se dice que éste nombra por su letrado al “bachiller Fernando de Rojas. actuó como testigo del juicio. judíos y conversos. decide callar su nombre (lo destaca Menéndez Pelayo. Y. Estudió Leyes en la Universidad de Salamanca. 2. En efecto. murió el autor de la genial obra La Celestina.. publicó las actas inquisitoriales de la causa seguida contra el suegro de Rojas. De Fernando de Rojas es muy poco lo que se conoce. el seguido contra un tal Diego de Oropesa. el ocho de abril de 1541 (fecha en que su mujer hace inventario de sus bienes) . vuelve a la Puebla y reside allí hasta 1507.Dos autores. que en etapas distintas “acabó” la Comedia de Calisto y Melibea (dieciséis actos) y la alargó a veintiuno. Allí ejerció su profesión de abogado y durante cinco semanas actuó como Alcalde mayor de la ciudad (1538). quien explica la atribución que Rojas hace a otro autor como una . acusado de judaizante (1517). y allí nacieron sus hijos. agrupó todo el material encontrado en un solo acto para delimitar el material y la atribución) desacorde con su profesión de jurista. que pudo ser Juan de Mena o Rodrigo Cota. Llegaría hacia 1492 y permanecería hasta 1502.

2. Concede credibilidad a la posibilidad apuntada por Gilman de que transcurriera un paréntesis de tiempo entre la ejecución de una y otra parte por el mismo autor. Aunque estos aspectos no han podido ser demostrados. a diferencia del acto I y principios del II en que no se aprecia influencia petrarquista alguna. o bien como rasgo de timidez o de capricho del mismo.Tres autores: Esta tesis apunta a la existencia de un autor anónimo para el primer acto. Fernando de Rojas como autor de los actos II-XVI y de un tercer autor (quizá en colaboración con Rojas) que se encargaría de todo lo que fue añadido en la Tragicomedia. TRAMA E. .4 forma de justificación del jurista. .. ELEMENTOS ESTRUCTURALES E. podemos destacara con Marcel Bataillon (La Celestina primitiva) que “lo admirable es la compenetración de Rojas con lo que encontró escrito.De todos modos. destinada a la recitación en voz alta. 3. Así. apoyándose en trabajos de Criado de Val. no lo escribió Fernando de Rojas. Sostenida por Mª R Lida.3 PROBLEMA GENOLÓGICO D. Wolf y Herriot. el encuentro de Calisto y Melibea en el acto I debe transcurrir en un templo (referencias profanas en boca de Calisto). . como se dice en el Argumento del acto I. coinciden todos los críticos en aceptar que el acto intercalado como número XIX en la edición de Toledo de 1526. 4. Esta es la hipótesis más extendida. y no en el huerto de Melibea. Ahonda en este aspecto Martín de Riquer que. La atribución a Cota o Mena queda hoy prácticamente desechada y sigue siendo un enigma la paternidad de ese primer acto para los defensores de esta teoría.1. Esta tesis es también defendida por F. C. aceptada desde los siglos XVI y XVII (Juan Valdés. observa ciertas incongruencias en el primer acto que sólo resultan explicables desde el supuesto de un segundo autor (Rojas) que utilizara una materia ajena. entre otros.House y Ruth Davis aprecian diferencias en los rasgos del estilo (hay mayor cantidad de arcaísmos en el primer acto). si bien la identificación del autor del primer acto ha causado mucha polémica. lo que provocaría un natural cambio evolutivo. lugar frecuente de encuentro de los enamorados en la época. Diálogo de la lengua: “me contenta el ingenio del autor que la comenzó y no tanto el del que la acabó”). se tiende a aceptar lo que Rojas afirma en su Carta y. Rojas. Rasgos que justifican esta teoría: - Castro Guisasola acude a las enormes diferencias existentes entre las fuentes utilizadas en el primer acto y principios del segundo y los demás.Deyermond observa los abundantes préstamos de Petrarca que tienen los actos II-XXI. INTERTEXTUALIDAD E. PERSONAJES . llamado Auto de Traso. su maravillosa asimilación”. así. esta explicación nos hace pensar en una obra de taller: Rojas trabajaría rodeado de un círculo de amigos para quienes compuso la obra.Dos autores: uno anónimo para el primer acto y Rojas para la Comedia y lo añadido en la Tragicomedia..

5 E. Historia de la literatura española. Rodríguez Puértolas. La Celestina. 1980. 1986.A. Tomo I. J. MUNDO: TIEMPO Y ESPACIO E. 1974. Madrid. GILMAN. 1972. Universitaria. . Madrid. 1966. J. J. obra más significativa y lograda de la época. I. Taurus. Ed. Barcelona. La originalidad artística de La Celestina. —. Tomo I. BIBLIOGRAFÍA ALBORG. con la que se abre una larga etapa de plenitud que conocemos como Siglo de Oro. BLANCO AGUINAGA. Arte y estructura. Tomo I.D. Crítica. Eudeba. VVAA: Historia y crítica de la literatura española. 1962.L. El mundo social de La Celestina. 1982. Y Zavala. Historia de la literatura española. ADAPTACIONES Y REPRESENTACIONES H. POSTERIDAD: FORTUNA EDITORIAL. A. La Celestina. Gredos. J. Madirid. INTENTIO AUCTORIS G. Castalia. Gredos.4. MARAVALL. Barcelona. S. TÉCNICAS DRAMÁTICAS E. LIDA DE MALKIEL. 1980. Historia social de la literatura española. al cuidado de Francisco Rico. Buenos Aires. vol. de Fernando de Rojas. C. Madrid. DISCURSO: LENGUA Y ESTILO F. I (“La Edad Media”). DEYERMOND.5. CONCLUSIÓN La Celestina. FERNANDO DE. Dos obras maestras españolas: El Libro de Buen Amor y La Celestina. Mª R. Ariel. ROJAS. Buenos Aires..3.