You are on page 1of 6

Pero el apocalipsis de Juan se distingue de los apocalipsis Judíos.

A pesar de
que pertenece al género, elimina, sin embargo, muchos de sus rasgos usuales:
no es un libro seudónimo, pues el autor se nombra así mismo con toda
sencillez más aun describe la situación histórica en que se encuentra.
López Barrio, Mario. El Apocalipsis, un mensaje de esperanza. México: Universidad Iberoamericana,
Centro de Integración Universitaria, 1997. Pg 9

4. F ORMAS LITERARIAS, ESTILO Y SIMBOLISMO EN EL A POCALIPSIS Al
tratar del género literario del Apocalipsis, hemos indicado ya las principales
formas literarias. Ahora es preciso dar una visión de conjunto de ellas e indicar
las características de estilo que se encuentran en esta obra. Entre ellas destaca
el simbolismo.
Muñoz León, Domingo. Apocalipsis. España: Editorial Desclée de Brouwer,
2007. Pg 20
4.1. L AS FORMAS LITERARIAS Entendemos por forma literaria aquella
unidad de expresión que da el tono predominante a una determinada
comunicación oral o escrita, bien sea de tipo narrativo bien de tipo discursivo.
En el libro del Apocalipsis son frecuentes las siguientes:
4.1.1. V ISIONES Es la forma literaria fundamental del libro, puesto que el
autor quiere relatarnos el contenido de lo que ha visto en éxtasis. Así, tenemos
visiones de Jesucristo como Hijo del hombre (c. 1), visiones del trono divino (c.
4), del Cordero (c. 5), de los sellos (cc. 7-8), de las trompetas (cc. 8-9), de la
Mujer (c. 12), de las Bestias (c. 13), de Babilonia (cc. 17-18), de la Jerusalén
celestial (cc. 20-21).
Muñoz León, Domingo. Apocalipsis. España: Editorial Desclée de Brouwer,
2007. Pg 20
4.1.1. V ISIONES Es la forma literaria fundamental del libro, puesto que el
autor quiere relatarnos el contenido de lo que ha visto en éxtasis. Así, tenemos
visiones de Jesucristo como Hijo del hombre (c. 1), visiones del trono divino (c.
4), del Cordero (c. 5), de los sellos (cc. 7-8), de las trompetas (cc. 8-9), de la
Mujer (c. 12), de las Bestias (c. 13), de Babilonia (cc. 17-18), de la Jerusalén
celestial (cc. 20-21).
Muñoz León, Domingo. Apocalipsis. España: Editorial Desclée de Brouwer,
2007. Pg 20

4.1.2. O RÁCULOS Dentro de las mismas visiones o en algunas ocasiones
fuera de ellas, el vidente, que es profeta, recibe una serie de mensajes divinos
que unas veces explicitan el alcance de las visiones y otras veces lo completan
o lo confirman. No es posible enumerar ni quisiera los principales oráculos.
Citemos, a modo de ejemplo, el de 1,8: «He aquí que viene sobre las nubes del
cielo»; el de 1,17: «No temas, Yo soy el primero y el último»; las promesas a los
vencedores (c. 2-3), etc.

2-3). de los mercaderes (18.6. es una impronta de todo el libro.1. 2007.1-9). Pg 21 4. Apocalipsis. 2007. ELEGÍAS En la descripción de la caída de Babilonia encontramos una serie de “ayes” en boca de los reyes de la tierra (18. Éstos aparecen unas veces en boca del mismo autor.6ss).5-6. Algunos oráculos también están pronunciados en forma poética. España: Editorial Desclée de Brouwer. Apocalipsis. en primer lugar.11-17a) y de los marinos (18.9-10). Recordemos solamente la expresión “Ven. Pg 21 4.17b-21). recurre con mucha frecuencia a estos himnos. Muñoz León. Muñoz León. Por todas estas razones.15ss. Domingo.1. 2007. cuyo esquema veremos al tratar de ellas en el comentario.4. CARTAS El modelo epistolar. tanto la de la Misa como la del Oficio de las Horas.1.3. Pg 21 4. España: Editorial Desclée de Brouwer. además de los himnos. Domingo. Domingo. otras veces es un cántico de los redimidos (15. H IMNOS El libro nos ofrece una gran riqueza de cánticos y de himnos.5. 1) y termina asimismo con unas alocuciones de comunicación epistolar (22. otras veces en boca de los Vivientes o de los Ancianos (cc. A CLAMACIONES LITÚRGICAS A lo largo del libro encontramos. Señor Jesús” del final del libro. como el Cántico a la obra Redentora en 1.1. 4 y 5). España: Editorial Desclée de Brouwer. Apocalipsis. Apocalipsis. la Liturgia. que comienza con un saludo epistolar (c. 12. una serie de aclamaciones que reflejan lo que algún autor ha llamado unaasamblea litúrgica. debemos mencionar las siete cartas (cc. .3-4) o cantos triunfales en el cielo (19. Muñoz León. En segundo lugar. España: Editorial Desclée de Brouwer.Muñoz León. Domingo. 2007. pg 21 4. a veces es una voz del cielo (11.10ss).

Sin embargo.15. Lo podemos encontrar ya en el Antiguo Testamento. Escritos de Juan y carta a los Hebreos. el libro hace continuas referencias al antiguo testamento. La letra de estos textos antiguos no importa tanto como el mensaje que Dios hace oír a través de ellos. deliberadamente. 2014. día de la victoria definitiva de Dios. España: Editorial Desclée de Brouwer. Un mundo sin llanto ni dolor: guía para una lectura comunitaria del libro del Apocalipsis (Animador). en más de una ocasión se puede comprobar cómo se hallan al servicio.14). (pag 267) Es preciso advertir que las visiones del apocalipsis no se han hecho para ser contempladas sino meditadas las visiones no pretender representar. en las descripciones que hacen algunos profetas del “día del Señor” (Jl 1. En el “día del Señor”. un mensaje que puede exigir un cambio en la formulación. Pg 22 El origen de las lecturas milenaristas del Apocalipsis La importancia dada al milenarismo en algunos momentos de la historia se explica desde una comprensión estrictamente literalista del capítulo 20 del Apocalipsis. Cothenet. es necesario que desaparezca la antigua. El espíritu inspira al vidente revelándole el verdadero alcance de las profecías del antiguo testamento. 1985. palabras e imágenes utiliza continuamente. Lo más llamativo de todo esto es la libertad admirable del autor que no teme modificar y combinar los textos que utiliza. dc 1985. Significan. Naturalmente. Sof 1. Al contrario: los detalles mas insignificantes corren el riesgo de ocultar los rasgos más significativos . Nunca aparece la formula <<como está escrito>> u otra parecida. (pg 108) No hay en el apocalipsis una cita propiamente dicha del antiguo testamento.Muñoz León. No son materia de visión sino de comprensión no es visualizando el apocalipsis como mejor se entienden estas cosas. de una intención teológica. Este “día del Señor” se vinculaba también a la venida del Mesías. Con la venida de Cristo se han cumplido claramente. Edouard. 2007. Domingo. Pero el milenarismo bíblico no nace con el libro del Apocalipsis. para que aparezca una realidad nueva. España: Editorial Verbo Divino. cuyas frases. Apocalipsis. Estas intervenciones sorprendentes no son fortuitas ni debidas a los altibajos de la memoria. Madrid: Ediciones Cristiandad. la tarea del profeta es mostrar su actualidad. serían derrotados los enemigos de Israel y se establecería una realidad nueva: el reinado de Dios.

1). lo que veas. (pag 268) LAS VISIONES Luz y sonido. 16 August 2015. vi luego otra bestia» (13. (2) la presencia de un mensajero celestial que declara o interpreta el significado de dichos símbolos. En todo caso. hubiésemos añadido la audición correspondiente. 1). del pie los que y una agua No hemos pretendido una enumeración exhaustiva. escríbelo» (1. Felipe. «y vi una mujer sentada sobre una bestia de color escarlata» (17.» (6. «vi también a otro ángel poderoso» (10. (3) la fuerza del mensaje es eminentemente profética y. «luego me mostró el río del de la vida» (22. «vi también en la m a n o derecha del que está sentado en el trono un libro» (5. 1). 1). junto a la visión aparece la audición. (1) El mensaje se comunica a través de símbolos y visiones. «vi siete candeleras de oro» (1. 1). «después de esto vi bajar cielo a otro ángel» (18. junto a la imagen la palabra. 10-11).. junto a la percepción visual la interpretación de la misma. oí detrás de mí una gran voz. Apocalipsis: la consumación del plan eterno de Dios. imagen y palabra. «y vi surgir del mar una bestia. Fernández Ramos.. Mich: Editorial Portavoz. 1). Grand Rapids. 17). España: Universidad Pontificia de Salamanca. ¿No es un libro «visionario»? Los cuatro únicos capítulos que no están representados en el recuento que hemos hecho. lo relativo a la audición lo explicaremos más abajo. junto a la luz el sonido. 1). El cristianismo no es religión de visión sino de audición. «luego vi a un ángel bajaba del cielo» (20. «luego vi un cielo nuevo tierra nueva» (21. «vi entonces a la bestia y a reyes de la tierra» (19. Pg 15 El movimiento literario de apocalipsis 20:1-10 . 19). vi a cuatro ángeles» (7. 1). Carballosa. 2). 1985. basado en la palabra. Madrid: Ediciones Cristiandad. (pag 57) Este género pertenece al género literario apocalíptico. mediante este recorrido rápido por el libro del Apocalipsis. «luego vi a un ángel de sobre el sol» (19. más aun escatológica (4) esta literatura se escribió primordialmente en un entorno exílico. Escritos de Juan y carta a los Hebreos. Por eso los dos elementos mencionados son igualmente necesarios para que pueda hablarse de la revelación cristiana. Este tipo de literatura posee las siguientes características. Porque. «entonces vi una estrella» (9. 1997. «luego vi en el cielo otra señal grande y maravillosa» (15. Edouard. 1). «seguí mirando y había un cordero» (14. 1). Para demostrarlo. 3). 1). Web. «vi entonces a los siete ángeles» (8.. dc 1985. junto a la visión.. Nuestro itinerario hubiese sido más engorroso si.Cothenet. Los enigmas del apocalipsis. 12). tienen justificación suficiente para n o abrirse con una visión. 1993. Ya ha sido bastante penosa la que hemos hecho. «después de esto.. oí. El libro del Apocalipsis es un conjunto armonioso de los elementos mencionados. 1. 1). «y seguí viendo: cuando el Cordero abrió el primero de los siete sellos. «apareció en el cielo una gran señal» (12. ProQuest ebrary. Evis L. visión e interpretación. «después tuve una visión» (4. 1). bastaría recorrerlo capítulo a capítulo: «caí en éxtasis.11).

Pontificia Universidad Javeriana. saber o conocer). fundamentalmente. Después de “los mil años” se añade la reflexión: “después de esto debe ser suelto durante un tiempo breve”. que “los mil años” constituyen un hundimiento de referencia sobre el cual se mueve todo el pasaje. más o menos remotos. Vanni. 323-324) 1. testigo. 2011. destinadas al grupo de escucha con el fin de proporcionarle elementos para una interpretación adecuada del texto. El hombre del apocalipsis: una visión antropológica moral y espiritual.Este pasaje no presenta problemas de importancia en lo que se refiere a su tradición manuscrita. según el estilo típico del autor de apocalipsis.. por el carácter de veracidad de la primera frente al de verosimilitud de la segunda. La narración histórica e informativa Ya en la Poética de Aristóteles ( cfr. Esta diferenciación aristotélica. José R. Este hecho literario tiene una grande importancia. (pag. con una concatenación subrayada entre las varias partes. según el estilo del apocalipsis condiciona la exegesis. Teoría de la narrativa: una perspectiva sistemática. 1987: 59-60) la historia se distingue de la poesía no tanto por el carácter versal de la última cuanto. Las interrupciones constituyen como paréntesis explicativas. pero también a historeo . Una primera interrupción se encuentra en 20:2. España: Editorial Iberoamericana / Vervuert. Existe una interacción continua entre el “lector” y el “grupo de escucha”. Observamos también otro fenómeno literario interesante en los dos versículos los encontramos recurrencias de la expresión chilia ete “mil años” 20:2-3 esta recurrencia repetida e insistida sugiere. Pero el hilo narrativo es interrumpido tres veces. “y lo ató”. para luego retomar el desarrollo de la narración: kai edesen auto. Valles Calatrava. Ugo. que. Bogotá: San Pablo. 2008. “la serpiente antigua… satanas”. El género literario de todo el pasaje es de índole narrativa. La segunda interrupción tiene lugar en 3b. es prácticamente la misma que se ha mantenido en la conceptuación sociocultural de las modalidades discursivas hasta nuestros días: la historia sería un discurso atenido a la verdad de los hechos pasados. cuando el autor hace seguir al acusativo ton drakonta. González.3. En cambio existen algunos fenómenos característicos bajo el perfil literario. “el dragon” una expresión en nominativo: ho ophis ho archaios. coherente tanto con su sistematización de los discursos como con el propio origen etimológico del término historia (vinculado a histor . Pg 19 . Se supone que todo el texto de apocalipsis sea presentado a una asamblea litúrgica en acto. porque una cuenta “lo que ha ocurrido y otra lo que podría ocurrir”.