www.alltheportal.

net
40 / SOCIEDAD
EL PAÍS, lunes 10 de septiembre de 2007

EDUCACIÓN

Empieza el curso
Más de siete millones de alumnos de infantil a bachillerato y FP empiezan un nuevo curso. Lo hacen en un contexto de transición, en el que comienzan a aplicarse en 1º y 2º de primaria y 1º y 3º de secundaria los nuevos contenidos y asignaturas de la ley educativa LOE, incluida la polémica materia de Educación para la Ciudadanía. La reforma no se completará hasta 2011, pero si el PP gana las elecciones el próximo mes de marzo, ha prometido nuevos cambios: para empezar, eliminar la materia de Ciudadanía. Por su parte el secretario general de Educación, Alejandro Tiana, responde a los que llaman a la objeción de conciencia que los centros que incumplan la ley pueden perder los fondos públicos.

Una educación en continua reforma
Los contenidos de la nueva ley de educación llegan a unas aulas que estarán en transición hasta 2011
J. A. AUNIÓN, Madrid os contenidos de la nueva ley de educación (LOE) empiezan a aplicarse este año. Lo harán, gradualmente hasta 2011, empezando este curso en 1º y 2º de primaria y en 1º y 3º de secundaria. En los próximos días, algo más de siete millones de alumnos de infantil, primaria, secundaria y formación profesional (cifra del año pasado) comenzarán de nuevo las clases en un contexto de reforma de la mano de una ley que nació con polémica en su tramitación. Pero una polémica que se fue agotando y acotando poco a poco hasta derivar en lo que queda hoy: el rechazo frontal por parte de aquellos sectores que se opusieron a la ley (Conferencia Episcopal, Confederación católica de padres o la patronal de colegios privados CECE) a la nueva materia de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos. Quizá la pelea en torno a esta materia —que ocupará, en horas lectivas, el 2% de toda la enseñanza obligatoria— está tapando el resto de la reforma que, aunque sin cambios profundos en lo que había hasta ahora, trae nuevos libros de texto, nuevas normas para pasar de curso (ahora se podrá hacer, excepcionalmente, con tres suspensos), o medidas de fomento de la lectura y de adelanto de la enseñanza de inglés o de atención a la diversidad. Unas iniciativas que en los próximos años tendrán que demostrar si sirven para acabar con los problemas de la educación española. Por ejemplo, un fracaso escolar (los chicos que no obtie-

L

Primer día de clase en el colegio rural de Casalarreina (La Rioja). / PRADIP J. PHANSE

Los cambios que llegan y los que no
J. A. A., Madrid Estos son los principales cambios que trae el nuevo curso de la mano de la nueva ley educativa (LOE), y alguna marcha atrás que deja las cosas como hasta ahora.

El PP ha anunciado “medidas y reformas” si vuelve a acceder al Gobierno
nen la educación obligatoria a la edad establecida) del 30%, un abandono educativo temprano (los que no siguen estudiando después de la obligatoria) del 29,1% o los más que mediocres resultados en las comparativas internacionales, como el estudio Pisa. Pero todo eso lo demostrará o no si le da tiempo, ya que las reformas educativas necesitan muchos años para ser evaluadas, y el PP ya ha anunciado que si gana las próximas elecciones de marzo volverá a cambiar las cosas, empezando por la eliminación de la materia de Ciudadanía. Han prometido “todas las medidas y reformas orientadas a mejorar la calidad del sistema educativo, ensanchar la libertad de las familias en lugar de obstaculizarla y reforzar una verdadera equidad mediante el fortalecimiento del principio de igualdad de oportunidades y el impulso de la cohesión social”, dice un docu-

Título con suspensos. Los alumnos de secundaria seguirán repitiendo si tienen más de tres materias suspensas. Pero, excepcionalmente, si así lo deciden los profesores, el alumno podrá pasar de curso con tres. Lo mismo se aplica a la obtención del

título de secundaria. Si los docentes creen que el alumno tiene las habilidades y conocimientos necesarios a pesar de haber suspendido una, dos y, excepcionalmente, tres, obtendrá igualmente el título. Se valorarán en este caso el peso de las materias suspensas (si suponen más o menos horas), el esfuerzo puesto en ellas o el conjunto de sus notas. Inglés en infantil. La LOE adelanta el inicio

de la enseñanza de inglés al segundo ciclo de la educación infantil (3-6 años). Lectura. En todas las materias se deberá garantizar un tiempo para la lectura. En primaria, se especifica que debe dedicársele diariamente al menos media hora. Recuperaciones sólo en septiembre. El Ministerio anunció que iba a dejar libertad a los centros para fijar los exámenes de recuperación de

secundaria en junio o septiembre. Pero finalmente será para todos en los primeros días de septiembre. Religión. Reaparece en secundaria una alternativa a la clase de religión católica: historia de las religiones. Pero los alumnos podrán no elegir ninguna de ellas, en cuyo caso, harán actividades de estudio o, si se lo permite el horario, irse a casa. En pleno proceso de matriculación, aún está por ver qué acaba

pasando. En primaria no hay materia alternativa, sino esas actividades de estudio. Atención a la diversidad. Los alumnos que cursen los programas de Cualificación Profesional Inicial (la antigua Garantía Social) y aprueben un módulo voluntario obtendrán el título de secundaria. Hasta ahora, estos programas, que ofrecen una preparación profesional, no daban acceso al graduado. Al igual que los de Diversificación Curricular, estarán abiertos a los alumnos a partir de 15 años.

mento de compromisos del PP. Hay que recordar que la LOE llegó, entre otras cosas, para de detener los cambios más polémicos de la anterior ley, la LOCE aprobada en 2001 durante el Gobierno del PP, y apenas llegó a la práctica porque lo primero que hizo el PSOE al llegar en 2004 fue paralizar su aplicación. Un mareo, porque la LOCE llegaba cuando apenas llevaba dos años completamente implantada la anterior ley del PSOE, la LOGSE. Colectivos de muy distinto signo se han venido quejando de que estos continuos vaivenes dificultan enormemente el trabajo de los profesores para intentar solucionar esos males del sistema

español. ¿Es imposible un pacto de Estado por la Educación? De momento, parece que sí. Pero la situación el próximo mes de marzo, ante una hipotética nueva reforma es bastante distinta de la que había cuando se paralizó la LOCE, cuyos currículos y los cambios de diseño (la alternativa obligatoria a religión, los tan criticados itinerarios o la reválida al final del bachillerato), nunca llegaron a entrar en vigor. En esta ocasión, una hipotética marcha atrás sería más complicada, asegura el secretario general de Educación, Alejandro Tiana. “Yo creo que no sería posible. Para eliminar Educación para la Ciudadanía tendrían que reformar la

ley, y para reformar los contenidos, nuevos decretos”. Eso lleva tiempo, continúa, y mientras tanto, sería muy complicado paralizar la puesta en funcionamiento de la LOE porque las leyes anteriores ya están derogadas, asegura. Mientras tanto, la vida real de las aulas comienza un año más para siete millones de chavales, buena parte de ellos, casi el 9%, inmigrantes. Como cada curso, los escolares de infantil y primaria son los primeros que se incorporan a las aulas. Canarios, valencianos y riojanos ya empezaron la semana pasada. Y esta semana comienzan en el resto de comunidades excepto Andalucía, que comienza el próximo lu-

nes. En secundaria, las fechas de inicio de curso varían entre el día 10 y el 19 de septiembre. Y 613.000 profesores también han comenzado el curso con nuevas asignaturas, nuevos criterios para pasar de curso, con la recuperación de la alternativa a religión en secundaria y trabajando a destajo y a salto de mata porque la normativa de las comunidades autónomas, la que tenía que concretar la LOE, “ha llegado en general, muy tarde”, se queja José Antonio Martínez, presidente de la Asociación de directores de centros públicos Fedadi. En muchos casos, como en Madrid o Andalucía, ha llegado en agosto, asegura.

www.alltheportal.net
EL PAÍS, lunes 10 de septiembre de 2007

SOCIEDAD / 41

EDUCACIÓN

Empieza el curso / La polémica de la asignatura de Ciudadanía
ALEJANDRO TIANA / Secretario general de Educación MANUEL DE CASTRO / Responsable de los colegios católicos

“Los centros que incumplan la “El alumno que nos elige sabe ley pueden perder el concierto” qué parte vamos a tomar”
J. A. A., Madrid lejandro Tiana (Madrid, 1952) ha visto gestarse, nacer y crecer la Ley Orgánica de Educación (LOE) y la materia de Educación para la Ciudadanía como secretario general de Educación del Ministerio. Tiana asegura que le sorprendió mucho la guerra abierta y el llamamiento al boicoteo contra la nueva asignatura por parte de obispos y otras organizaciones como la confederación católica de padres o la patronal de colegios privados CECE. Pregunta. Vista la dis- Alejandro Tiana. paridad de los libros de texto, ¿cabe todo en esta de FERE. Se eliminaron asignatura? cosas, pero la oposición Respuesta. Los libros no se detuvo sino que fue de texto tratan la inmensa en aumento, ¿no piensa mayoría de los temas de ahora que quizá cedieron una forma muy similar. Es demasiado? verdad que algunos de los R. Las negociaciones temas que han generado no fueron sólo con la FEmás debate tienen trata- RE, sino con muchas orgamientos distintos. nizaciones. Yo estoy satisfeP. Pero posicionamien- cho de la delimitación final tos tan dispares en temas de los contenidos de la macomo el aborto o la fami- teria, equilibrados y razolia, ¿caben en la misma ma- nables. Es lógico que haya teria? R. Los contenidos mínimos marcan contenidos generales. Por ejemplo, la familia en el marco de la constitución. Por tanto, es responsabilidad del profesor su presentación. Lo lógico es que el libro de texto exponga una situación, aunque luego pueda hacer valoraciones diversas. En ese sectores que piensen que se sentido, creo que sí tienen podía haber ido más lejos o cabida dentro del sistema habernos quedado más coreducativo. Se trata de que el tos, pero nos preocupaba alumno tenga una informa- más que esta materia se imción completa y, junto a plantase. Creemos que inella, la posibilidad de re- troducir esta materia es flexionar. Creo que en el una decisión acertada porfondo del rechazo a la ma- que es necesaria. P. Entonces, ¿a qué achateria, cuando se habla de adoctrinamiento, hay una caría esta frontal oposición desconfianza preocupante que se mantiene? hacia los profesores. R. Hay algunos sectoP. El Ministerio nego- res que han decidido hacer ció los contenidos con los de esto una batalla ideolócolegios católicos a través gica, y otros, directamen-

A

“En el fondo del rechazo a la materia hay desconfianza hacia los profesores”

te, una batalla política. Cuando se debatió la ley, esto no generó debate. Y cuando se discutieron los contenidos con las comunidades no hubo ninguna, tampoco las gobernadas por el PP, que presentara problemas. P. ¿Cómo va a actuar el Ministerio frente a las objeciones de conciencia? R. Es una cuestión jurídicamente compleja. Sólo está regulada la objeción de conciencia al servicio militar, no está regulada en este caso. La única posibilidad que tiene la Administración es recordar que estamos hablando de una ley y que las leyes deben cumplirse y si alguien discrepa debe llevarlo a los tribunales. Los que promueven esa objeción deberían informar de las consecuencias de ese camino. P. ¿Cuáles son esas consecuencias? R. Habrá que ver en cada caso, pero como mínimo, el alumno suspenderá la asignatura, y al final de la ESO puede tener problemas para titularse. P. Hay ciertos sectores que les piden más contundencia en su respuesta. El ministro de Justicia dijo la semana pasada que llamar a la objeción es “intolerable”. R. Nosotros también lo hemos dicho. Hemos dicho que la ley hay que cumplirla. Si los centros la incumplen o amparan su incumplimiento, hay un reglamento al respecto, y pueden llegar a perder los conciertos. P. Entonces, ¿qué opina de la circular de la patronal de colegios privados CECE aconsejando a sus centros que permitan no asistir a clase a los objetores? R. Aún no he podido leer en detalle esa circular. Pero lo importante es lo que hagan los centros y espero que hagan lo que deben.

L

J. A. A., Madrid a Federación Española de Religiosos de la Enseñanza (FERE), mayoritaria en la educación concertada, ha sido duramente atacada por los sectores que promocionan el boicoteo a la nueva asignatura de Ciudadanía, incluidos algunos obispos, por decir que en sus centros no es necesario “objetar” porque enseñarán la materia de acuerdo al ideario católico. El salesiano Manuel de Castro (Salamanca, 1947), secretario general de la FERE, asegura que están con la Iglesia Manuel de Castro. en su rechazo a la asignatura. tá el germen de lo que poPregunta ¿Qué hay en dría llegar a ser. Lo que eslos contenidos mínimos del tá claro es que este currícuMinisterio que haya que lo es muy abierto, de maneadaptar al carácter propio ra que se pueden generar, de los centros católicos? respetándolo, libros con Respuesta. Fundamen- pensamiento contrario, talmente, el tema de la vi- siempre en estos temas refeda y la familia. Aunque la ridos a la vida y familia. versión que muchos libros Esa flexibilidad nos permide texto han hecho se ade- te a la escuela católica tener cúa ya al carácter propio, nuestra propia visión de espero hay otros inacepta- tos temas, pero un alumno bles. En la negociación que va a una escuela públique tuvimos con Educación insistimos mucho en retirar este tipo de cosas que al final van a tener visiones distintas. P. Entonces, sus pegas se refieren más al desarrollo que a los contenidos del Gobierno. R. Sí, donde se está viendo mayor discrepancia es en los desarrollos que algu- ca se puede encontrar con nos libros están haciendo dos panoramas. P. ¿Pero lo ideal en esos de esos contenidos. P. Pero en los conteni- temas no sería presentarle dos mínimos, ¿qué es lo que ambas posturas en lugar de sería inaceptable para uste- decantarse por una? des? R. Lo ideal en un centro R. Se ha hablado de la público sería eso. Pero no filosofía del género que pue- es así, de la misma forma de haber, pero creo que se que hay libros que se inclinan por un lado o por otro. puede fácilmente orientar. P. En sus escuelas, sosteP. Entonces, lo que les preocupa es una posible nidas con fondos públicos, aplicación de esos conteni- también hay alumnos que dos. no son católicos. R. El padre no creyente R. Efectivamente, ahí es-

“La Administración debe unificar los valores que se van a transmitir en la escuela”

sabe que a su hijo le vamos a transmitir una formación católica. Si no lo acepta, pues que no venga. En nuestros centros todos los profesores van a tomar parte, la diferencia es que el alumno que elige nuestros centros sabe qué parte vamos a tomar. P. En los puntos conflictivos, ¿no hay también muchos católicos que no están de acuerdo con la posición oficial de la Iglesia? R. Sí, bueno, muchos…, habría que matizar. Pero nosotros, obviamente, nos vamos a atener al Magisterio oficial de la Iglesia. P. En la adaptación de sus centros, ¿se mencionará la homosexualidad? R. Sí, a los chavales de hoy no se les puede ocultar nada. Donde hay que poner el acento es en educar en el sentido crítico, de manera que las personas sean capaces de asumir unos valores, justificarlos y, entre comillas, defenderlos. P. ¿Debe la escuela formar en valores? R. Sí, pero en consonancia con la familia. P. ¿Y cuál es el papel de la Administración? R. Tiene responsabilidad en unificar los valores que se van a transmitir. P. La Conferencia Episcopal no le reconoce al Estado esa capacidad de formar en valores. R. Exactamente, lo que no puede hacer el Estado es hacer una ética propia. P. ¿Se ven en los contenidos mínimos esa ética propia? R. Según los documentos de la Conferencia Episcopal, hay algunas opciones en el currículo que la marcan un poco. Es mejor no hablar de determinadas cuestiones hasta que la sociedad no alcance un acuerdo.

www.alltheportal.net
42 / SOCIEDAD
EL PAÍS, lunes 10 de septiembre de 2007

EDUCACIÓN

José Amador señala una de aquellas antiguas fotos en la que posan sus amigos y compañeros del colegio San Francisco Javier. / CRISTÓBAL MANUEL

Nosotros, los de entonces...
Un cuestionario repartido entre antiguos alumnos de un internado revela que la personalidad se forja en la adolescencia y señala los frutos de una educación espartana e instructiva
Madrid na partitura de Vivaldi revolotea en el patio escolar, ahora sin niños. El padre Ramón espera este fin de semana a los 62 antiguos alumnos que se reencontrarán en el colegio San Francisco Javier para recordar viejas anécdotas del internado y de su vida en Fuente de Cantos (Badajoz). Eran aquellos niños que se despertaban con agua fría cada madrugada en la hilera de lavabos, los que prestaban la voz aflautada para el coro y formaban militarmente en el patio una imagen caleidoscópica de larguiruchos brazos y piernas repetidos. Los que penaron noches enteras con los brazos en cruz pecados incomprensibles. Las fotos sepia conservan la imagen de críos en procesión por las calles del pueblo, o alineados impacientes para recibir la ración que distribuía el fámulo de turno en el comedor. Los días de fiebre sin asistir a clase, empequeñecidos bajo las sábanas en una inmensa habitación sin tabiques con todas las camitas hechas. Y los pasos silenciosos por la noche, camino del cuarto de baño, quizá con algún amigo... Y las misas y el estudio

U

CARMEN MORÁN,

ta a cuestas. Lo mejor de cada casa: eran espabilados, aplicados, obedientes, muchos cantaban bien y no pocos eran preciosos e inocentes querubines, como ellos mismos se recuerdan. Una selección así la soñarían muchos maestros hoy día. Los colegios religiosos de aquella época la tuvieron. ¿Cómo se gestionó aquel increíble potencial? Porque con la selección eso no basta. Einstein vagó de un colegio a otro sin adaptarse hasta que dio con un modelo educativo que sacó lo mejor de sí mismo. En España, tan alejada en aquellos años de la didáctica lengua de las mariposas, los niños no tenían quién alimentara en ellos altas expectativas profesionales, quién despertara sus vocaciones dormidas ni quién pusiera levadura a su creatividad. A juzgar por la muestra que ha proporcionado este test-juego en Fuente de Cantos, muchos de los críos tomaron como modelo para su realización profesional futura a quien tenían más cerca: el maestro. “¡Con aquella selección y la sobredosis de instrucción que recibieron, España podía haber tenido una generación de sabios!”, opina la psicóloga. A pesar de los castigos excesivamente duros que recibían —el padre Ramón cuenta orgulloso cómo aquellos rigores ensotanados que él mismo debió sufrir en su momento nada tienen que ver ya con la educación que hoy reciben en el mismo centro los niños, y ahora también las niñas— los adultos que hoy son, al menos los que asistieron al encuentro, recuerdan con generosidad los años allí vividos y cómo han podido trocar la disciplina militar en una alta capacidad para superar las adversidades.

“Con aquella selección de alumnos, España pudo haber tenido una generación de sabios”
Aquella educación espartana, más instructiva que constructiva, no logró, sin embargo, satisfacer las aspiraciones de la Iglesia, que veía curso tras curso, como sus ramilletes de seminaristas no querían lucir sotana. Cuando el bachillerato superior tocaba a su fin, la mayoría manifestaba su deseo de seguir estudiando y muy pocos saltaron a la Teología. A algunos les costó la expulsión del centro antes de acabar lo empezado. Las familias hicieron entonces un notable esfuerzo económico para que sus hijos completaran los estudios, pero algunos, sencillamente, volvieron al pueblo, donde les esperaban aquellos amigos que no pudieron cambiar el establo por unos cuartos de baño, austeros, pero cuartos de baños, al fin y al cabo. Por eso, en el encuentro que celebraron hace unos días en el colegio, todos rememoran lo boquiabiertos que se quedaban ante las modernas instalaciones que ya entonces tenía el centro: ¡campos de fútbol con porterías! Aquellos niños, Pepe, Higinio, Florencio, Juan Antonio, que se ponían en pie como velas cuando entraba el cura-profesor al que, por su puesto, se dirigían reverencialmente de usted, viajaron a Fuente de Cantos para cerrar los recuerdos y algunas heridas y abrir una nueva relación que hoy viaja por Internet.

Los cruzados eucarísticos de entonces ahora tienen página web: preciososdecadadelos60.iespana.es.

Algunos hace más de 40 años que no se han vuelto a ver. ¿Cómo serán ahora?
y las cruzadas eucarísticas, y la familia, lejos. Los cineastas, dicen ellos, tan siquiera se acercan a una idea precisa de la vida en aquellos colegios y en aquellos tiempos. Algunos hace más de 40 años que no se han vuelto a ver. ¿Cómo serán ahora? ¿Será todavía el compañerito solidario, el religioso, el de la patada en el fútbol, el tímido, el brillante, el amanerado?

—Hola, hace 40 años que no escuchaba tu voz. —¿Quién llama? ¿Quién es? —Hace 40 años, responde el interlocutor al otro lado del teléfono. —Ya, ya, pero ¿quién es, con quién estoy hablando? —Soy Florencio. —Tú tenías que ser, el mismo de siempre, con las mismas bromas, reconoce inmediatamente al amigo. También Florencio ha visto en las respuestas impacientes que buscan precisión al compañero de entonces. ¿No será que la personalidad que fueron amasando de los 10 a los 16 años es la que queda para siempre? Y, entonces, ¿cómo influyó el internado y la educación recibida allí en los hombres que son ahora? La psicóloga evolutiva de la Universidad de Sevilla María José Lera lo afirma: “El carácter que se manifiesta en esos años que pasaron en el colegio, es el que se mantiene para siempre, con leves

cambios, salvo que se altere por alguna circunstancia de calado ocurrida a lo largo de la vida”. Voluntariamente, la mitad de los antiguos alumnos que han asistido al encuentro en el colegio San Francisco Javier, han rellenado un cuestionario que ha ayudado a confeccionar esta psicóloga, más a modo de juego que de verdad estadística. Todos tienen ahora alrededor de 50 años y han recordado cómo se veían entonces y cómo se ven ahora. Un amigo de cada uno rellenó también el test para decir cómo recordaba a su compañero de entonces. Las conclusiones asombran a María José Lera. “Ya eran buenísimos y ahora parece que lo son más, porque son más sinceros. También un poco menos religiosos, pero, por lo demás, son tal cuál se recuerdan y los recuerdan sus amigos”. Estudiosos, ordenados, disciplinados, solidarios. Está aquel que se autoacusaba para que su compañero no se quedara sin vacaciones, el que

ayudaba con los estudios, el que repartía generosamente la comida, el que organizaba el coro y los que fueron abandonando las voces infantiles para ensayar las canciones de Juan y Junior cuando entre los jóvenes de ciudad ya triunfaban los Rolling... Aquellos niños sacaban unas notas altísimas: si no llegaban al 10 se caían del cuadro de honor, y, por sus respuestas en el test, de adultos han logrado una alta realización profesional (hay médicos, arquitectos, químicos y muchos maestros), aunque baja un poco la satisfacción con su vida personal. “Pero, ojo”, advierte la psicóloga, “hay que tener en cuenta que estamos hablando de una población muy seleccionada”. Efectivamente, aquellos niños eran escrupulosamente elegidos por los curas de cada pueblo entre las familias humildes que, de no ser así, no habrían podido dar estudios a sus hijos. Buscaban vocaciones y los mandaban para el internado con su maleti-