You are on page 1of 17

Artículo publicado por el redactor jefe de la Revista Caza y Safaris en la Página Agreste Caza

Los hijos de PETA
Que ciertos grupúsculos asociados al ecologetismo, como el PETA, están calificados como terroristas no lo decimos nosotros, los cazadores, lo dice, por ejemplo, el gobierno de los Estados Unidos. Que matan impunemente a sangre fría entre el 85 y el 90 % de los animales que tienen a su cargo, con unas cifras que ponen los pelos como escarpias, no lo publicamos nosotros, lo publica la prensa de todo el mundo. Que muchas de sus acciones, como las famosas ‘liberaciones de visones’, son ‘actos terroristas’ contra el medio natural –al que se supone que defienden a ultranza− no lo digo yo, ni cualquiera de los que puedan suscribir ideas semejantes a las mías, lo dicen los propios grupos ecologistas –los que de verdad, que los hay y muchos, trabajan y luchan por un medio ambiente y medio rural digno−, lo dicen los gestores, las consejerías, la prensa generalista (que no defiende la caza precisamente) y hasta el ciudadano (como yo y como usted) que comenta los partidos de fútbol el lunes por la mañana. Un prócer de estas ideologías, de esos que, por derecho de pensamiento, se creen en posesión de la verdad, y con legitimidad suficiente como para inculcársela a sus congéneres, aunque sea utilizando métodos ‘poco ortodoxos’, vuelve a la carga ¬–en un artículo, dechado de ‘fina ironía literaria’, que apesta a fanatismo y que pueden leer ustedes en estas mismas páginas bajo el titulado retintín de Cazadores buenos y animalistas malos¬− y nos coloca, a los cazadores, el titulillo que tan ‘democráticamente’ escupen, semejantes próceres, por sus fauces: ¡asesinos! El lumbreras en cuestión no es otro que el ‘famoso’, por sus ‘métodos cívicos y aptitudes e ideologías sociales’, Julio Ortega Fraile, al que algunos compañeros de publicaciones de nuestro sector ya desenmascararon hace apenas media docena de meses. En su libelo, todo un ‘arte’ del baldón, el dicterio y el vituperio, ¡vamos, una joya de la dialéctica y el civismo!, arremete contra la caza en aras a su ‘maravilloso’ comportamiento, el de sus acólitos, durante la celebración de la VII edición de la Copa de España de Zorro, en Portomarín, en la que, con su ‘modélico comportamiento’, consiguieron que, por una vez y sin que sirva de precedente, que suele pasar, la Guardia Civil levantara atestado y se haya abierto procedimiento contra ellos. Según este insigne ciudadano, los asesinos, o sea nosotros, y todos aquellos que, en cumplimiento de la legalidad, han arremetido contra esos ‘pobrecitos, desamparados y desarmados animalistas’, o sea sus adláteres, somos poco menos que unas aberraciones de la naturaleza que realizamos «degollinas» con «dolor, muerte, trofeos, comida, alcohol y testiculina a raudales». En fin, que no deja títere con cabeza entre Administración, Guardia Civil, cazadores o ciudadanos que interpretamos las leyes como nos viene en gana… ¡Ah, y los agricultores que se manifestaron frente a ellos, en defensa de un modo de vida y un medio rural digno, tal para cual, otros desalmados que revientan a sus víctimas, los desvalidos animales! Lo de este ‘señor’ es como para mirárselo. La interpretación espuria que realiza, que no es de ahora, de los actos de los demás frente a su modus vivendi, es digna del mismísimo Sigmund, el de La interpretación de los sueños. La práctica de una actividad legal, legislada, con toda una normativa, impresionante, que regula su praxis y legítimo ejercicio, que paga impuestos hasta por respirar y que, además de los demases, realiza su gestión pagando absolutamente todo de su bolsillo, es, para él, un acto de terrorismo: «Estos hechos¬¬–dice, en referencia a lo ocurrido en la Copa de España de Zorro− dejan claro que entre ecologismo o animalismo y terrorismo, hay más en común que un sufijo…». ¡Inaudito!

Por otro lado, la ignorancia supina de este individuo, sus correligionarios y otros grupúsculos de la misma calaña, sobre gestión de la naturaleza y sus especies, incluida la propia dinámica natural sin la intervención del ‘humano agresor’, alcanza grados sublimes de tontuna. En los milenarios libros sagrados del hinduismo, los Vedas ¬−Rig vedá, Sāma vedá, Iáyur vedá, Átharva vedá y los Upanishads, entre otros− la comunicación entre el hombre y la naturaleza deriva en el proceso dogmático-religioso de la transmigración del alma y el respeto a todo los seres creados. Esta ‘degeneración’ en la creencia de que cada animal alberga un alma humana, motivó el fanatismo religioso que prohibía cualquier daño sobre cualquier ser vivo, y sus consecuencias sobre la práctica ancestral de la caza. El desarrollo, sin control, de todas las especies vivas, generó tal catástrofe que sus magnitudes ya fueron, por aquel entonces, incalculables. Esto es la Historia. Pero no hace falta irse tan lejos. ¡Pregunte usted, ‘señor’ Ortega, a los agricultores −que también son humanos y portadores de unos derechos que usted les niega− si ahora, en estos días, hoy mismo, aquí, en la Comunidad de Madrid, quieren que dejemos que nuestros queridos guarros proliferen sin control y destrocen sus cosechas, sus ya depauperadas economías y acaben con el sustentos de sus hijos! De los conejos ni hablamos… Hay otras gentes, muchas, muchísimas, ingentes cantidades, ‘señor’ Julio Ortega, que no piensan, ni sienten ni padecen, como usted. Pero no tenemos por costumbre ir a reventar sus actos, los de ustedes… Nos limitamos a observar cómo se manifiestan, ustedes, en pelotas, en contra de todo aquello a lo que ustedes se quieran encontrar, y lo más que solemos hacer es esbozar una sonrisa en los labios. Nos abstenemos de gritarles, pitarles, boicotearles e incluso agredirles, quedándonos para nosotros mismos nuestras opiniones. Nosotros, ‘señor’ Ortega Fraile, no nos presentamos en sus ferias para reventar los negocios de honrados comerciantes, ni provocamos en sus manifestaciones, con las cámaras delante, ni insultamos, ni agredimos, ni invadimos ‘las zonas de seguridad’ de sus ‘campeonatos de desnudos integrales’. ¿Nos ha visto usted en alguno de ellos? Y cuando incumplimos la ley, si lo hacemos, pagamos religiosamente nuestros deslices sin echarle la culpa al sistema. Porque el sistema, ‘señor’, nos lo hemos dado entre todos para convivir, que no es poco. Y si a usted y a su banda no le gustan, las leyes y el sistema, ¡cámbielas! Hágase un partido político con ‘sus masas’, gane las elecciones generales, instálese en el Parlamento y cambie las leyes. Esto, por si usted no lo sabe, o no se la han enseñado, funciona así, porque todos, y digo bien ¡todos!, lo hemos querido. Pero mientras tanto, mientras llega ese día en el que usted sea un líder salvador de los oprimidos… por favor, ¡cállese y déjenos en paz!

Por: ANTONIO MATA (REDACTOR JEFE DE CAZA Y SAFARIS)

RESPUESTA DADA AL ARTÍCULO ANTERIOR POR EL ESCRITOR RICARDO MUÑOZ JOSÉ EN SU BLOG “LINDE 5 OTRO ENFOQUE” (www.linde5-otroenfoquenoticias.blogspot.com)

Julio Ortega Fraile siembra desasosiego entre los cazadores.

.

LOS CARTUCHOS DE LA ESTULTICIA APUNTAN HACIA EL ESCRITOR ANIMALISTA
.

Respuesta en cursiva y en marrón

.

Los hijos de PETA
No, no somos hijos de PETA (Una entidad responsable e internacional) Y menos hijos de las cuatro letras relacionados a la prostitución, como pretende insinuar con tanta “sutileza”. Pertenecemos a un movimiento mundial en el que no figuran los que matan por diversión. Los animalistas defendemos la VIDA y los cazadores la MUERTE.

.

Que ciertos

grupúsculos asociados al ecologetismo, como el PETA, están calificados como terroristas no lo decimos nosotros, los cazadores, lo dice, por ejemplo, el

gobierno de los Estados Unidos. (Veamos Terrorismo en el diccionario de la RAE ).

Que matan impunemente a sangre fría entre el 85 y el 90 % de los animales que tienen a su cargo, con unas cifras que ponen los pelos como escarpias, no lo publicamos nosotros, lo publica la prensa de todo el mundo. (Falta la fuente de esa noticia) . Que muchas de sus acciones, como las famosas ‘liberaciones de visones’, son ‘actos terroristas’ contra el medio natural –al que se supone que defienden a ultranza− no lo digo yo, ni cualquiera de los que puedan suscribir ideas semejantes a las mías, lo dicen los propios grupos ecologistas –los que de verdad, que los hay y muchos, trabajan y luchan por un medio ambiente y medio rural digno−, lo dicen los gestores, las consejerías, la prensa generalista (que no defiende la caza precisamente) y hasta el ciudadano (como yo y como usted) que comenta los partidos de fútbol el lunes por la mañana. (¿Y la fuente de esa noticia?). Dijo Bernard Shaw: “Hablar es más fácil que callar”. Eso hace usted, caballerete Antonio Mata, para asentar su “argumento” pecaminoso. Eso sí, con un toque de ironía, no vaya a ser que sea tomado en serio y alguien pida más datos. Sepa que las páginas dedicadas a los sucesos relacionados con el mundo animalista aportan la fuente de la noticia, no hablan por hablar, y en prueba de lo dicho le dejo tres direcciones (podría dejar tres mil, además de este mismo blog) a fin de que a su inteligencia la empape la seriedad:

El Arca de Pitusa - La Galga Lluenta - De la Vida y la Palabra Todo lo que no está respaldado por la fuente original, aparte de carecer de seriedad, suena a pataleo de perdedor.

Un prócer de estas ideologías, de esos que, por derecho de pensamiento, se creen en posesión de la verdad, y con legitimidad suficiente como para inculcársela a sus congéneres, aunque sea utilizando métodos ‘poco ortodoxos’, vuelve a la carga ¬–en un artículo, dechado de ‘fina ironía literaria’, que apesta a fanatismo y que pueden leer ustedes en estas mismas páginas bajo el titulado retintín de Cazadores buenos y animalistas malos¬− y nos coloca, a los cazadores, el titulillo que tan ‘democráticamente’ escupen, semejantes próceres, por sus fauces: ¡asesinos! (Veamos el diccionario de la RAE)

El lumbreras en cuestión no es otro que el ‘famoso’, por sus ‘métodos cívicos y aptitudes e ideologías sociales’, Julio Ortega Fraile, al que algunos compañeros de publicaciones de nuestro sector ya desenmacararon hace apenas media docena de meses. En su libelo, todo un ‘arte’ del baldón, el dicterio y el vituperio, ¡vamos, una joya de la dialéctica y el civismo!, arremete contra la caza en aras a su ‘maravilloso’ comportamiento, el de sus acólitos (¿Acólitos? ¿Sabe qué significa?), durante la celebración de la VII edición de la Copa de España de Zorro, en Portomarín, (Matar por matar, sería la definición exacta) en la que, con su ‘modélico comportamiento’, consiguieron que, por una vez y sin que sirva de precedente, que suele pasar, la Guardia Civil levantara atestado y se haya abierto procedimiento contra ellos. (Por lo visto, la educación no es su fuerte, usa la palabrería a modo de dardo envenenado, sin reparar que está metiendo la pata hasta las orejas. El SEÑOR Julio Ortega Fraile, es una de las plumas animalistas de más peso, y la utiliza para defender a los que no pueden defenderse. Él no compone Libelos (panfleto; escrito que denigra o insulta), baldones (injurias, afrente), ni se vale del dicterio (dicho insultante y provocador) ni de los vituperios (acción de vituperar: censurar, hablar mal). Ya ve, los cuatro términos que ha utilizado para adornar su escrito cameleramente literario (¿vómito?) en realidad se refieren a lo mismo. Sin duda, la creatividad no se compra en la farmacia. Además, y para su información, le hago saber, que los Proteccionistas nunca realizan una actuación sin estar debidamente respaldados. Entre los animalistas figuran personas poseedoras de un gran bagaje académico, y ellos, con su saber, respaldan legalmente cada acción).

Según este insigne ciudadano, los asesinos, o sea nosotros, y todos aquellos que, en cumplimiento de la legalidad, han arremetido contra esos ‘pobrecitos, desamparados y desarmados animalistas’, o sea sus adláteres, somos poco menos que unas aberraciones de la

naturaleza que realizamos «degollinas» con «dolor, muerte, trofeos, comida, alcohol y testiculina a raudales». (Lo felicito, ha definido perfectamente el telón de fondo que alienta a los “deportistas” y “conservacionistas de la naturaleza” que escopeta al hombro, cual signo de paz, a tiros protegen a la madre natura). En fin, que no deja títere con cabeza entre Administración, Guardia Civil, cazadores o ciudadanos que interpretamos las leyes como nos viene en gana… (La verdad duele) ¡Ah, y los agricultores que se manifestaron frente a ellos, en defensa de un modo de vida y un medio rural digno, tal para cual, otros desalmados que revientan a sus víctimas, los desvalidos animales! (Los agricultores deben dedicarse a la agricultura, una actividad digna y necesaria. En cuanto a “los desvalidos animales” son los que caen en la mira de vuestras armas alentándoles el morbo de la sangre derramada en vano. Esa sangre que alimenta el plomo de los “deportistas”).

Lo de este ‘señor’ es como para mirárselo. (Continúa entrecomillando señor. ¿Tanto le cuesta aceptar la superioridad intelectual de Julio Ortega Fraile?) La interpretación espuria (¿Espureo por qué Julio usa la materia gris, y no la materia fecal cómo los escopeteros-depredadores?) que realiza, que no es de ahora, de los actos de los demás frente a su modus vivendi (Julio tiene su profesión y vive de ella, no de los artículos que escribe), es digna del mismísimo Sigmund, el de La interpretación de los sueños. (¿Un sueño querer justicia para los animales? ¿Está seguro de hallarse en sus cabales? Sigmund Freud dejó muchas enseñanzas de las que usted podría beneficiarse, anímese).

La práctica de una actividad legal, legislada, con toda una normativa, impresionante, que regula su praxis y legítimo ejercicio, que paga impuestos hasta por respirar y que, además de los demases, realiza su gestión pagando absolutamente todo de su bolsillo, es, para él, un acto de terrorismo: (Se equivoca, Julio no lo considera un acto de terrorismo, y sí un acto de antropocentrismo) «Estos hechos¬¬ –dice, en referencia a lo ocurrido en la Copa de España de Zorro− dejan claro que entre ecologismo o animalismo y terrorismo, hay más en común que un sufijo…». ¡Inaudito! (¿No lo capta? Persevere, un día entenderá qué quiere decir).

Por otro lado, la ignorancia supina (¿Por qué usa su seña de identidad tal arma arrojadiza?) de este individuo, sus correligionarios y otros grupúsculos de la misma calaña, sobre gestión de la naturaleza y sus especies, incluida la propia dinámica natural sin la intervención del ‘humano agresor’, alcanza grados sublimes de tontuna. (El uso despectivo del término TONTUNA debe interpretarse, que pensar y esgrimir la lógica desgarra sin compasión la mediocridad de los “sabios”).

En los milenarios libros sagrados del hinduismo, los Vedas ¬−Rig vedá, Sāma vedá, Iáyur vedá, Átharva vedá y los Upanishads, entre otros− la comunicación entre el hombre y la naturaleza deriva en el proceso dogmático-religioso de la transmigración del alma y el respeto a todo los seres creados. Esta ‘degeneración’ en la creencia de que cada animal alberga un alma humana, motivó el fanatismo religioso que prohibía cualquier daño sobre cualquier ser vivo, y sus consecuencias sobre la práctica ancestral de la caza. (Los pueblos primitivos cazaban para comer, nunca por diversión) El desarrollo, sin control, de todas las especies vivas, generó tal catástrofe que sus magnitudes ya fueron, por aquel entonces, incalculables. Esto es la Historia. (Vea “amigo”, la paciencia tiene un límite. Su cúmulo de sandeces choca contra una realidad: existen estudios de reputados científicos, en los que la totalidad de la existencia del planeta puede condensarse en un año. Y dentro de ese año, el hombre ocupa el último minuto. Eso significa, que la naturaleza se ha auto-regulado SIEMPRE sin el auxilio de los cazadores. Y dado que soy animalista, gente acostumbrada a presentar la prueba, le dejo unos enlaces a fin de que lo compruebe. 86400.es Menéame - Oni Escuelas - Wikipedia - Monografías - Aegsrv2 - ¿Le alcanza con ésto o quiere más? En Internet hay exactamente 9.780 páginas que ilustran sobre esta materia).

Pero no hace falta irse tan lejos. ¡Pregunte usted, ‘señor’ Ortega, a los agricultores −que también son humanos y portadores de unos derechos que usted les niega− (Al contrario, los que le niegan derechos a los animales son ustedes, los depredadores) si ahora, en estos días, hoy mismo, aquí, en la Comunidad de Madrid, quieren que dejemos que nuestros queridos guarros (¿Se refiere al jabalí o al escopetero?) proliferen sin control y destrocen sus cosechas, sus ya depauperadas economías y acaben con el sustentos de sus hijos! De los conejos ni hablamos… (Al final voy a aceptar que los cazadores son personas ancladas en el pretérito. ¿Todavía no conocen los REPELENTES ni el ULTRASONIDO para controlar las plagas?)..

Hay otras gentes, muchas, muchísimas, ingentes cantidades, ‘señor’ Julio Ortega, que no piensan, ni sienten ni padecen, como usted. Pero no tenemos por costumbre ir a reventar sus actos, los de ustedes… Nos limitamos a observar cómo se manifiestan, ustedes, en pelotas, en contra de todo aquello a lo que ustedes se quieran

encontrar, y lo más que solemos hacer es esbozar una sonrisa en los labios. (Efectivamente, lanzan una sonrisa expresando el rechazo a nuestra postura, en cambio, nosotros derramamos lágrimas cuando vemos a los perros ahorcados por ustedes. Los mismos perros que les sirvieron para “ganar” prestigio, trofeos, borracheras de alcohol y de “triunfos”. Ver los cadáveres al final de las temporadas, colgados, sin poder tocar el suelo, con una mueca de horror e incredulidad reflejada en los rostros, ya que nunca esperaban tal “recompensa” de parte de los hombres que amaban. Eso perros colgados, ametrallados, destrozados a culatazos, arrojados vivos a los ríos con una piedra atada al pescuezo, son el crudo testimonio de la esencia que alberga el alma de los cazadores).

Nos abstenemos de gritarles, pitarles, boicotearles e incluso agredirles, quedándonos para nosotros mismos nuestras opiniones. (¿Y las amenazas de muerte con los cañones apuntando no nos habla? Ah, seguro que el olvido interfirió en la cita) Nosotros, ‘señor’ Ortega Fraile, no nos presentamos en sus ferias para reventar los negocios de honrados comerciantes, ni provocamos en sus manifestaciones, con las cámaras delante, ni insultamos, ni agredimos, ni invadimos ‘las zonas de seguridad’ de sus ‘campeonatos de desnudos integrales’. ¿Nos ha visto usted en alguno de ellos? (Vuelve a insistir con lo mismo; burlarse de nuestro métodos PACÍFICOS. Usted es de una candidez conmovedora. ¿Repitiendo lo que ya ha dicho cree que va a llegar más a fondo? Ya lo dijo Borges: “La ignorancia es atrevida”).

Y cuando incumplimos la ley, si lo hacemos, pagamos religiosamente nuestros deslices sin echarle la culpa al sistema. Porque el sistema, ‘señor’, nos lo hemos dado entre todos para convivir, que no es poco. (Claro qué es poco, ¡es nada! ¿De qué convivencia habla? ¿La de los hombres? ¿Y la de hombres y animales no la conoce? Esa defendemos nosotros) Y si a usted y a su banda (A nuestra “banda” la componen millones de activistas en el mundo entero) no le gustan, las leyes y el sistema, ¡cámbielas! Hágase un partido político con ‘sus masas’, gane las elecciones generales, instálese en el Parlamento y cambie las leyes. (¡Las cosas que se escriben! La necedad que atesoran los cortos de razonamiento la quieren vender como un acto de desprendimiento. Sabemos qué debemos hacer y no aceptamos indicaciones de ningún individuo sangriento y envanecido, que vive a la sombra de los perros que morirán en sus garras apenas dejen de serle útil) Esto, por si usted no lo sabe, o no se la han enseñado, funciona así, porque todos, y digo bien ¡todos!, lo hemos querido. (Así es, a eso se le llana democracia, la misma que practican ustedes con todo bicho viviente que se les cruza en el camino) Pero mientras tanto, mientras llega ese día en el que usted sea un líder salvador de los oprimidos… por favor, ¡cállese y déjenos en paz! (El ruego “¡cállese y déjenos en paz!”, es un reconocimiento a la efectividad del aporte de Julio Ortega Fraile).

Por: ANTONIO MATA - (REDACTOR JEFE DE CAZA Y SAFARIS)

De este modo concluye tamaña regurgitación; sin aportar un único dato constructivo. En clara exaltación del derecho a matar y esgrimiendo el arma como palabra final. Nos queda la sensación de habernos zambullido en el vació a recoger un puñado de nada. Una vez más, adquiere actualidad la frase de Sócrates: “Habla para que yo te vea”. . . Fuente: http://www.agrestecaza.com/ver_articulo.asp?id=183 El artículo que agitó el nerviosismo de los cazadores, AQUÍ . El escrito que alberga la inquina del “señor” Mata hacia el señor Ortega Fraile es ESTE . NO OBSTANTE, ATRÁS DE TANTO PAVONEO ESTÁ LA REALIDAD.

RESPUESTA DADA AL ARTÍCULO DE ANTONIO MATA, POR EL PORTAVOZ DE MATAR POR MATAR NON (www.matarpormatarnon.org) JULIO FERNÁNDEZ. Estimado amigo Julio, algo me ha llegado acerca de tus últimas tribulaciones provenientes del cavernario mundo del placer de matar. Mi primera intención, al igual que otros muchos que valoramos tu contribución a la defensa de los indefensos, fue, como es evidente, ponerme delante del teclado y dar cumplida respuesta a quien te agravia. La serenidad que da el tiempo transcurrido desde entonces y las consideraciones que se han filtrado entre los recuerdos me han llevado a otra posición diametralmente opuesta. Considero que si en tal debate nos metemos, lo mas probable es que solo contribuyamos a promocionar una efímera fama a quien de ella crece, de manera que lo primordial en este momento es considerar si el agraviante merece una respuesta de tu parte o si esa respuesta solo tendría utilidad para él por darle una relevancia tras la cual encamina sus esfuerzos. Partiendo de tal premisa me permitirás aconsejarte para futuras ocasiones ya que sobre este asunto nada diré y todo lo que viene a continuación solo tiene como finalidad futuros acontecimientos similares. Creo que no tienes la más mínima oportunidad si entras en tales debates. Si te fijas tu logotipo en el blog que administras es una gata que has recogido de la calle donde se hallaba abandonada a la que cuidas, das cariño y protección. Huelga decir que tal símbolo no es más que un indicio claro de una posible y latente homosexualidad de tu parte. Si así no fuera lo que deberías poner en tu pagina sería una foto, bien estudiada y rebuscada, con lo que se supone es la imagen viril y masculina de un hombre de mirada firme que hace ostentación de su testiculina exhibiendo la escopeta con la que demuestra su valor matando, desde lejos y con total impunidad, a seres que solo pretenden defender su vida y proteger a sus hijos. Estudios recientes de gente que sabe más que yo (mira aquí: http://dmgd.org/) parecen indicar que los practicantes del “deporte” de matar animales, según esos estudios, son portadores de cierta limitación en el crecimiento de alguno de sus órganos reproductivos. Tampoco en este asunto puedes competir ya que, como explicaría Freud, las excesivas muestras de masculinidad suelen ocultar un latente homosexualidad, pero es que además tu no cuentas con el

lógico sustituto de las carencias dimensionales en otros atributos masculinos y que en el caso de tus desafectos, como es de evidente, se pueden contrarrestar con la pose de un arma “larga”. Sería también convenirte que te informaras algo de lo que se cuece en los campos de fútbol así como las futuras competiciones, la champions, etc. ya que un hombre de verdad no puede andar por la vida sin tener un amplio conocimiento de tan trascendentales asuntos para debatirlos con otros machotes a los lunes. También te aconsejo que no te metas en asuntos donde los fuertes ayudados por las nuevas tecnologías, masacran a los más débiles, sea ello la invasión de otros países, la tortura de toros, la violencia machista, el abuso a menores o la diversión de destripar a otros seres vivos. Como es lógico el que posee la armas y practica las invasiones y extermina pueblos enteros en aras del beneficio económico te incluirá en la lista de “terroristas” al igual que ya se hizo con otros colectivos incluido el CNA y su dirigente Nelson Mandela. Lo recomendable en tales casos es que, si no te gusta, no participes y mires para otro lado. Y es que algunos piensan que todos son de su condición y conllevan en su malvivir la mácula de la paranoia debido a los numerosos enemigos que por su codicia y crueldad se procuran a diario. Bien sabes que el actual florecimiento de la fauna y la proliferación de especies es debida precisamente a la buena labor llevada a cabo a lo largo de los siglos por las practicas reguladoras de la especie humana, concretamente de su arraigada tradición de matar a otros seres vivos y que la protesta pacífica o la movilización de la sociedad para erradicar prácticas como la ablación del clítoris, o la abolición de la esclavitud fueron logros ocasionales debidos a los buenos deseos de quienes las practicaban. Hazle caso a los americanos, a los consejeros y a toda esa gente sensata y sensible que vela por nuestros intereses sin pensar para nada en el vil metal, anteponiendo los valores éticos a los interese económicos. Así que por favor, no te metas en sus asuntos, aprende Historia, calla y compra, y cuando la cobardía que ves te duela en el alma, toma ejemplo de su comportamiento cívico y sonríe displicentemente, como hacen ellos ante nuestras manifestaciones pacíficas y en contra de la crueldad. No seas Hijo de Peta. Julio Fernández Portavoz de Matar (www.matarpormatarnon.org) por Matar NON