You are on page 1of 11

POLÍTICA INTERNACIONAL CONTEMPORÁNEA

Ficha 3: Nuevas Tecnologías

Cuando nos preguntamos qué es lo característico de este sistema de la globalización,


no podemos dejar de pensar en lo que muchos autores han dado en llamar las space-
shrinking technologies. Con este término, nos referimos a aquellos avances en materia
de transportes, comunicaciones y procesamiento de información que nos permiten
superar/relativizar cuestiones tan reales como el tiempo y el espacio.

Sin duda, la introducción de la aviación aerocomercial a fines de los 50 y la del


container para el traslado de mercaderías por tierra y mar han sido fundamentales
para el achicamiento del mundo. No obstante, “communication technologies must now
be regarded as the key technologies transforming relationships at the global scale”.
“The new telecommunications technologies are the electronic highways of the
informational era, equivalent to the roles played by the railway system in the process
of industrialization”. (DICKEN, 2003: 94).

En otras palabras, las innovaciones en los canales de transmisión (satélites y fibra


óptica), la confluencia de las tecnologías de procesamiento de información con
tecnologías de la comunicación (TIC), y el surgimiento y crecimiento exponencial de
Internet resultan ser los avances tecnológicos que están revolucionando el modo en
que los individuos, grupos y organizaciones interactúan.

¿Y en qué situaciones concretas podemos ver este impacto revolucionario de la


tecnología?

• El acceso a la información multiplica los actores y altera los balances de poder.


• También altera el sentido de proximidad/distancia y esto modifica identidades y
sentidos de comunidad (nuevas configuraciones sociales y culturales).
• Finalmente, permite comunicarse, consultar y coordinar a menor costo
habilitando la acción colectiva transnacional a través de redes (vale tanto para
empresas como para ciudadanos y ONG’s).

En esta ficha analizaremos el desarrollo de este proceso y repasaremos los impactos


de las tecnologías en la política, la economía y la cultura a nivel global.

1. El concepto de redes

Existen básicamente 3 modos de coordinar la acción colectiva: la jerarquía, los


mercados y las redes. Una red es un conjunto de nodos interconectados. Si bien la red
es una forma antigua de coordinación, en la época actual se han vuelto una forma
predominante y poderosa gracias a Internet y otras tecnologías de la información.
(Castells, 2001).

A diferencia de las otras 2 formas de coordinación, la red es extraordinariamente


flexible y adaptable. Estas características la hacen óptima para un contexto cambiante
y veloz. Sin embargo, las redes presentaban tradicionalmente un gran problema: la
dificultad de coordinar a gran escala.
La introducción de las tecnologías de la información y la comunicación basadas en
Internet permitió superar este inconveniente, potenciar la adaptabilidad y flexibilidad, y
así coordinar tareas y manejar la complejidad a gran escala. El resultado es una
capacidad sin precedentes de tomar decisiones, ejecutar tareas en forma coordinada
pero descentralizada, y expresarse individualmente a través del globo.

En el último cuarto del s. XX tres procesos independientes convergieron:

• La necesidad económica de gerenciamiento flexible y administración global del


capital, la producción y el comercio.
• Las demandas de la sociedad en pos de más libertad individual y comunicación
abierta.
• Los extraordinarios avances en computación y telecomunicaciones.

Estos tres procesos son, según Castells (Castells, 2002) las bases del actual sistema de
la globalización (una nueva forma de sociedad y una nueva economía).

2. La evolución de la tecnología: del transistor a Internet


(Sección basada en Castells, 1996).

“Internet es la base tecnológica para la forma organizacional de la Era de la


Información: la red” (Castells, 2002:1). Internet es un medio de comunicación de
muchos emisores a muchos receptores, en tiempo real a escala global. Su auge se dio
a partir de 1995 y, con el correr de no más de 10 años, se diversificó e intensificó su
calidad de uso. A través de Internet hoy se organizan actividades económicas, sociales,
políticas y culturales. ¿Pero cómo llegamos hasta acá?

A pesar de que los antecedentes industriales y científicos de las tecnologías basadas


en la información puede remontarse a muchas décadas antes de 1940 (la invención del
teléfono por Bell en 1876, de la radio por Marconi en 1898 y del tubo de vacío por De
Forest en 1906); los mayores avances tecnológicos tuvieron lugar durante la II
Guerra Mundial y el período de post-guerra: la primera computadora
programable y el transistor. No obstante, recién en los ’70 estas tecnologías se
difundieron ampliamente dando lugar al surgimiento de un nuevo paradigma.

Hay 3 campos tecnológicos altamente interrelacionados para dar sustento a este


argumento: microelectrónica, computadoras y telecomunicaciones.

Microelectrónica

El transistor fue inventado en 1947 en los laboratorios Bell de Nueva Jersey por tres
físicos ganadores del premio Nobel. Éste hizo posible procesar los impulsos eléctricos
rápidamente en un modelo binario de interrupción y amplificación, permitiendo la
codificación de la lógica y de la comunicación con y entre máquinas (estos elementos
de procesamiento son los semiconductores y la gente se refiere a ellos como “chips”).
El uso de los transistores fue difundiéndose y simplificándose: cada vez eran más
pequeños y con mayor poder de procesamiento (miniaturización, uso de silicona).

El paso decisivo tuvo lugar en 1957: el circuito integrado fue inventado por un
ingeniero de Texas Instruments y uno de los fundadores de Fairchild Semiconductors,
desatando una explosión tecnológica: en sólo tres años, entre 1959 y 1962 los precios
de los semiconductores disminuyeron un 85% y la producción se incrementó en un
20%. El movimiento se aceleró durante los ’60 gracias al uso de mejores tecnologías de
manufactura, mejor diseño de chips, el empleo de computadoras con dispositivos
electrónicos más veloces y potentes, entre otros.

El gigantesco salto adelante en difusión de la microelectrónica tuvo lugar en 1971 con


el invento del microprocesador (la computadora en un chip). Éste estuvo a cargo de un
ingeniero de Intel, Ted Hoff (también del Silicon Valley). De esta forma, el poder de
procesamiento de información pudo ser instalado en cualquier aparato. La carrera
tecnológica se trató de la búsqueda de una mayor capacidad de integración de los
circuitos en un solo chip.

El poder del chip se evalúa por una combinación de 3 características:


• Capacidad de integración (indicada por la menor línea de ancho en el chip que
se mide en micrones, siendo un micrón la millonésima parte de una pulgada).
• Capacidad de memoria (medida en bytes, K y MB).
• Velocidad del microprocesador (medida en megahertz).

Así, el primer procesador de 1971 contaba con 6.5 micrones y para 1999 se esperaba
que llegara a 0.25. Mientras que en 1971 cabían en un chip del tamaño de un pulgar
unos 2.300 transistores, en 1993 lo hacían 35 millones. La capacidad de memoria
(indicada por DRAM – dynamic random access memory) en 1971 era de 1.024 b y para
1999 se calculaban 256.000.000. En cuanto a velocidad, los actuales (1995)
microprocesadores de 64b son 550 veces más rápidos que el primer chip de Intel de
1972. Los sostenidos avances en miniaturización, especialización y la caída de precios,
hacen posible colocar los chips en las máquinas de todos los días a un valor accesible
para el consumidor promedio.

Computadoras

Las computadoras también nacieron de la II Guerra Mundial, pero recién cobraron vida
en 1946 en Filadelfia. Los mayores esfuerzos aliados se concentraron en el equipo de
I&D del MIT, y los experimentos con poder de cálculo estuvieron en el programa de la
Universidad de Pennsylvania (sponsoreado por el Ejército). De aquí surgió en 1946 la
primer computadora multipropósito que se denominó ENIAC: electronic, numerical
integrator and calculador. Pesó 30 toneladas, estaba construida en módulos de metal
de 9 pies de altura, tenía 70.000 resistencias y 18.000 tubos de vacío y consumía tanta
energía que cuando la prendían, todas las luces de Filadelfia titilaban.

La primera versión comercial, la UNIVAC1, fue producida en 1951. Ésta resultó útil en el
procesamiento del Censo de Población de USA de 1950. IBM, también apoyada por las
FFAA entró en el juego en 1953 con una máquina con 701 tubos de vacío. En 1958
apareció una segunda generación de computadoras mainframe (es el aparato
gigantesco –que ocupaba salas- que antecede a las PC). IBM comenzó a competir hasta
dominar el mercado de mainframes. Sus principales competidores habían desaparecido
para la década del ’90 demostrando lo rápida que es la destrucción creativa
Schumpeteriana en esta industria. En los 70 la propia industria se organizó en una
jerarquía de productores de mainframes, minicomputadoras y terminales, con alguna
informática.

La microelectrónica cambió todo esto introduciendo “la revolución dentro de la


revolución”. El advenimiento del microprocesador en 1971, con la capacidad de poner
una computadora en un chip, dio vuelta el mundo. La primer “caja de computar”
(antecedente de las PC) fue construida en 1975 en Albuquerque y se llamó Altair. La
máquina era un objeto primitivo pero era la primer computadora en pequeña escala
con microprocesador propio.
Ésta fue la base para el diseño de las Appel, la primer computadora comercialmente
exitosa creada en un garage por dos jóvenes. IBM reaccionó rápidamente: en 1981
introdujo su propia versión de la microcomputadora con un nombre genial:
Computadora Personal (PC según sus siglas en inglés). Ésta no había sido desarrollada
con tecnología propia de IBM sino mediante colaboraciones y asociados. Por este
motivo, la PC se convirtió en un elemento “clonable”, lo cual comenzó a realizarse a
escala masiva en pocos años (en particular en Asia). En respuesta, en 1984 Apple
Macintosh lanzó el primer sistema operativo amigable con el usuario, a través del uso
de íconos y una interface desarrollada en el centro de investigación de Xerox en Palo
Alto.

Una condición fundamental para la difusión de las microcomputadoras se alcanzó con


el desarrolló de un nuevo software para su operación. El software de PC también había
surgido en los 70 a raíz del entusiasmo generado por Altair: dos jóvenes que habían
abandonado Harvard, Bill Gates y Paul Allen, adaptaron el soft BASIC para operar Altair
en 1976. Dándose cuenta del potencial, fundaron Microsoft, actual gigante del software
cuyo sistema operativo domina completamente el mercado de PC (en la segunda mitad
de los ’90 surge, como contrapartida, Linux, un sistema operativo open-source o de
código abierto, creando un nuevo paradigma en la industria).

En las dos últimas décadas, el creciente poder de los chips dio lugar a un dramático
incremento del poder de las PC’s, disminuyendo las funciones y el mercado para las
computadoras grandes. A comienzos de los ’90 PC’s con un solo chip tenían el mismo
poder de procesamiento que un mainframe IBM de 5 años antes. Los sistemas
integrados de microprocesadores, compuestos por pequeñas computadoras de
escritorio (desktop) denominadas “clientes” unidas a una computadora de mayor
tamaño y más poderosa denominada “servidor” han reemplazado a los tradicionales
mainframes. Desde mediados de los ’80 a la fecha, las computadoras no se conciben
solas sino integradas en redes y portátiles. Los ’90 marcaron un giro fundamental: del
almacenamiento centralizado de datos al trabajo compartido en red. Este cambio
afectó al sistema tecnológico, pero también a las interacciones sociales y
organizacionales.

Telecomunicaciones

La capacidad de interacción y trabajo en red fue posible gracias a los avances en


telecomunicaciones y tecnologías de redes alcanzados durante los ’70. Las
telecomunicaciones fueron revolucionadas por la combinación de las tecnologías de
nodo (switches y routers) y de transmisión. En 1969, Bell Labs produjo el primer switch
electrónico industrializado. Para mediados de los ’70 se había creado el switch digital,
incrementando la velocidad, el poder y la flexibilidad, ahorrando espacio, energía y
mano de obra. ATT y Northern Telecom compitieron por su introducción en el mercado
global pese a la fuerte inversión a amortizar.

La capacidad de las líneas de transmisión fue ampliada por los avances en fibra óptica,
transmisión por láser y el empaquetamiento digital de la información. En los ’70 fue
revolucionario el lanzamiento de las ISDN (integrated services digital networks),
mientras que su equivalente en los ’90 son las IBN (integrated broadband networks).
Las primeras funcionaban basadas en cables de cobre con una capacidad de
transmisión de 144.000 b, mientras que las segundas funcionan sobre fibra óptica y
alcanzan el cuadrillón de b.En 1950 el primer cable telefónico transatlántico llevaba 50
circuitos de voz comprimidos; en 1995 los cables de fibra óptica pueden llevar 85.000
circuitos. El empleo de fibra óptica y láser, sumado a avanzadas arquitecturas de
switching y routing (ATM y TCP/IP –transmission control protocol / interconnection
protocol) son la base de la “Autopista de la Información” de los ’90.
Las diferentes formas de utilización del espectro de radio (transmisión tradicional, a
través de satélite, microondas, telefonía celular digital), el cable coaxil y la fibra óptica
ofrecen una variedad y versatilidad de tecnologías de transmisión que van
adaptándose a gran cantidad de usos y permiten la comunicación ubicua entre
usuarios en movimiento. En particular, la telefonía celular, difundida a nivel global
durante los ’90, aspira a convertirse en el medio de comunicación personal en
cualquier parte del planeta para el s. XXI.

La revolución de las TI fue norteamericana en su origen y en su expansión,


básicamente californiana (el Syllicon Valley fue un cluster de capital humano altamente
calificado de USA y otras partes del mundo, con apoyo gubernamental –contratos de
defensa- y universitario –Stanford- en el cual nuevas empresas eran creadas
constantemente para continuar innovando gracias a la accesibilidad del capital de
riesgo). Sin embargo las alianzas, interacciones y fusiones con empresas de otras
partes del mundo, hicieron que el origen nacional fuera menos relevante. Mientras que
en USA la innovación tecnológica estuvo dada fuera de las grandes ciudades, en el
resto del mundo las capitales industriales se reconvirtieron en capitales tecnológicas.

La transformación tecnológica interactúa con la economía y la sociedad dando lugar a


un paradigma tecno-económico (cluster de innovaciones tecnológicas, organizativas y
gerenciales cuyas ventajas están en los nuevos productos y sistemas y en las
dinámicas de la estructura de costos relativa de los posibles inputs para la producción).
El cambio actual es de un paradigma basado en inputs baratos de energía a uno
sustentado en inputs baratos de información derivados de avances en microelectrónica
y telecomunicaciones.

Las características del nuevo paradigma son:


• La materia prima es la información (el objetivo no es tener información sino
usarla).
• Las nuevas tecnologías penetran en todos los aspectos de la vida.
• La forma organizativa es la interacción a través de redes que permite manejar
la complejidad y fomentar la creatividad.
• Es un paradigma basado en la flexibilidad y la reconfiguración constante.
• Las distintas tecnologías convergen en un sistema integrado e
interdependiente.

3. Algunos datos sobre la historia de Internet


(Sección basada en Castells, 2003).

Los orígenes de Internet datan de 1969, año en que el gobierno de los EE UU decidió
dar impulso a la creación de una red de computadoras en el seno de la Agencia de
Investigación de Proyectos Avanzados (ARPA según sus siglas en inglés). ARPA había
sido creada en 1958 por el Departamento de Defensa con el objetivo de motorizar
proyectos de investigación. Trabajaría en estrecha cooperación con el ámbito
universitario y su fin primordial sería lograr superioridad tecnológica militar frente a la
superpotencia soviética. No es un hecho menor que en 1957 la URSS hubiera logrado,
por primera vez en la historia humana, colocar un satélite artificial (Sputnik) en órbita.

Así, ARPA NET fue el nombre inicial que recibió esta red de computadoras. Sus
primeros nodos se encontraron en diversas sedes de la Universidad de California y en
la Universidad de UTAH. Para 1971 ya había 15 nodos, la mayor parte de ellos
localizados en centros de investigación. El paso siguiente sería lograr que ARPANET
pudiera conectarse con otras redes de computadoras. En 1973 científicos de la
Universidad de Stanford, sobre la base de las investigaciones que venía realizando el
Network Working Group (entre quienes se encontraba Jon Postel), elaboraron un
proyecto que delinearía la arquitectura básica de esta red de redes. A fin de que las
computadoras pudieran comunicarse sería necesario desarrollar un protocolo. Entre
1973 y 1978 se diseñó y perfeccionó el TCP (transmission control protocol) /IP (Inter-
network protocol), que es el estándar sobre el cual opera INTERNET hoy en día.

En 1975 se transfirió el proyecto ARPANET a la agencia de comunicaciones de defensa


(DCA). En 1983 el Departamento de Defensa, preocupado por la posibilidad de que
existieran fallas de seguridad en ARPANET, creó una nueva red destinada
exclusivamente a asuntos militares (MILNET) y ARPANET se convirtió en ARPA-
INTERNET.

Para 1990, la red de redes, ARPA-INTERNET, fue transferida al ámbito civil, quedando a
su cargo la National Science Foundation. Pero el control de esta entidad sobre la red
duró poco tiempo y sobrevino la denominada “privatización” de Internet. Hay que tener
en cuenta que, previamente, el Departamento de Defensa había empezado a
comercializar la tecnología de conexión a Internet y para esa fecha la misma estaba
dentro del dominio público (la mayor parte de las computadoras en 1990 tenían
incorporada la tecnología de interconexión). Por otra parte, a principios de la década
varios proveedores de Internet habían generado sus propias redes y establecido
routers en vistas de brindar el servicio de acceso a Internet sobre una base comercial.
En adelante, INTERNET creció rápidamente y se convirtió en una red global de redes de
computadoras.

“This was made posible by the original desing of ARPANET, based on a multilayered,
decentralized architecture, and open communication protocols” (Castells 2003:12).

¿Cómo es administrada Internet?


(Sección basada en Cukier, 2005).

En primer lugar, y en contraposición con el mito de que Internet es un ámbito


completamente descentralizado y anárquico, es interesante recordar que toda red
requiere de algún tipo de control para funcionar. En el caso de Internet es preciso
asegurar la correcta asignación de nombres de dominios, números de protocolos de
Internet, la localización y manejo de los servidores raíz, así como establecer
formalmente los estándares técnicos para garantizar la interoperabilidad de la red.

Durante la mayor parte de su historia Internet fue administrada por los mismos
ingenieros y académicos que habían ido desarrollando las herramientas técnicas que le
permitieron adquirir su formato actual y funcionar. De hecho, hasta no hace mucho
tiempo era una sola persona la que estaba a cargo de garantizar su funcionamiento
(Jon Postel). Finalmente en 1998, y tras una serie de negociaciones entre la comunidad
de negocios, gobiernos de diversos Estados y ONG que abogaban por mayor
participación en el control de Internet, la administración Clinton decidió la creación de
ICANN (Internet Corporation for Asigned Names and Numbers), que es la entidad que
hoy en día desempeña esta función.

“The global phone system, for example, is administered by the world's oldest
international treaty organization, the International Telecommunication Union, founded
in 1865 and now a part of the UN family. The Internet is different. It is coordinated by a
private-sector nonprofit organization called the Internet Corporation for Assigned
Names and Numbers (ICANN), which was set up by the United States in 1998 to take
over the activities performed for 30 years, amazingly, by a single ponytailed professor
in California” (Cukier: 1)
4. Relaciones causales y consecuencias

¿Qué tienen que ver la microelectrónica, las computadoras y las telecomunicaciones


con los cambios que vive nuestro mundo y nuestra sociedad? Estas nuevas tecnologías
impactan directamente sobre los modos en que nos comunicamos (en cuánto tiempo,
cuántas personas, a qué costo, qué cantidad de información, sobre qué soportes o
medios, etc). La comunicación es uno de los aspectos específicos del ser humano y el
sustrato sobre el cual se construye la sociedad; por lo tanto, un cambio trascendental
en los modos de comunicarse necesariamente afectará la forma en que la sociedad se
organiza y viceversa.

Las tecnologías que priman actualmente se caracterizan por su flexibilidad. Ésta


determina que, no sólo son susceptibles de intensificar las tendencias contradictorias
presentes en nuestro tiempo, sino que también los resultados son abiertos y
cambiantes (la globalización no tiene una trayectoria determinada).

Lo anterior nos estaría indicando que no debemos caer en una posición determinista.
La tecnología no genera cambios por el mero hecho de existir. El avance tecnológico no
puede verse como algo desligado de los contextos sociales e institucionales donde se
gesta. Las tecnologías son adoptadas y readaptadas por individuos, grupos y
organizaciones que hacen uso de ellas. También se encuentra en estrecha relación con
los marcos político, social y económico donde estos actores se desenvuelven.

“People, institutions, companies and society at large transform technology, any


technology, by appropriating it, by modifying it, by experimenting with it. This is the
fundamental lesson from the social history of technology, and it is even more so in the
case of the Internet, a technology of communication” (CASTELLS, 2002:59).

“In fact, technology in, and of, itself does not cause particular kinds of change. It is,
essentially, and enabling and facilitating agent. It makes possible new structures, new
organizational and geographical arrangements” (DICKEN, 2003:85).

Habiendo hecho esta salvedad, no podemos dejar de plantearnos interrogantes acerca


de cuáles son las transformaciones que se están operando en lo
social/económico/político a partir de las TICs. ¿Nos encontramos ante el advenimiento
de la Sociedad Red? ¿Qué es la “nueva economía” o economía del conocimiento?

Como guía para la reflexión, veamos lo que nos dicen los expertos:

“As new technologies of energy generation and distribution made possible the factory
and the large corporation as the organizational foundations of industrial society, the
Internet is the technological basis for the organizational form of the Information Age:
the network (...) Networks have traditionally had to reckon with a mayor problem, in
contrast to centralized hierarchies. They have had considerable difficulty in
coordinating functions, in focusing resources on specific goals (...) The introduction of
computer based information and communication technologies, and particularly the
Internet, enables networks to deploy their flexibility and adaptability (...) These
technologies allow the coordination of tasks and management of complexity. This
results in an unprecedented combination of flexibility and task performance, of
coordinated decision-making and decentralized execution, of individualized expression
and global, horizontal communication, which provide a superior organizational form for
human action (…) The Internet became the lever for the transition to a new form of
society” (CASTELLS, 2002:-2).
“For the first time in history, information generation, processing and transmission have
become the main commodities and sources of productivity and power and not only
means of achieving better ways of doing things in the production process”
(RENNSTICH, 2002:174).

Analicemos qué sucede en algunos campos particulares de la acción humana:

Tecnología y política

En sus comienzos, se esperaba que Internet –al facilitar el acceso a la información y la


comunicación- favoreciera la democracia y permitiera avanzar hacia una e-democracy
(voto electrónico, expresión de preferencias a los representantes vía e-mail, consulta
permanente de las BdD on-line del gobierno, trámites electrónicos, etc). Sin embargo,
numerosos estudios coinciden en que los avances en este campo han sido mínimos: las
experiencias de voto electrónico y remoto son contadas, los políticos y funcionarios no
actualizan sus páginas web y no responden en tiempo real a los reclamos de los
ciudadanos, el gobierno no publica en Internet toda la información “no secreta”.

La utilización de las nuevas tecnologías por los políticos crece en épocas de elección,
pero con una lógica tradicional: se multiplican las webs con sus propuestas y
bombardean las casillas de los votantes con e-mails. No se hace un uso selectivo ni
direccionado de la tecnología para transmitir la información a diferentes públicos.

Sin embargo, Internet sí juega un rol importante en materia de la nueva dinámica


política conocida como la “política informacional”: en un contexto de baja legitimidad
de los partidos y la política en general, la política de medios se vuelve altamente
personalizada y se organiza en torno a la imagen de los candidatos, prevalece una
temática del escándalo político. Internet es el vehículo ideal para hacer circular
versiones y rumores de toda clase que luego pueden ser tomados o no por los medios
de comunicación tradicionales.

En este sentido, si bien las nuevas tecnologías pueden contribuir a fortalecer la


democracia al contrarrestar el secreto y exponer más asuntos en la arena pública;
también colaboran con el círculo de la deslegitimización al multiplicar y maximizar las
teorías conspirativas, los escándalos y las denuncias (a veces sin ningún fundamento).

En materia de seguridad, la política informacional da lugar al surgimiento de una nueva


doctrina de seguridad apropiada a la era de Internet (ver en Castells citas de trabajo de
Arquilla y Ronfeldt).

Por un lado surgen nuevas amenazas cibernéticas, como los ataques de hackers a
instalaciones y sistemas militares. Más amplio que esto es la vulnerabilidad de
cualquier sistema informático de un Estado, de un conjunto de Estados que colaboran o
de emprendimientos tripartitos (Estados, empresas y sociedad civil). Cuanto más
amplia y diversificada es la participación, mayor posibilidad existe de encontrar un
eslabón débil a través del cual penetrar y quebrar el sistema. Por este motivo, no basta
con proteger los sistemas del Departamento de Defensa o de la Agencia de
Inteligencia... la vulnerabilidad está en todas partes.

Otro tema es la “noopolitik” (Castells, 2002: 160) o “cyberpolitik” (Rothkopf) que


convive lado a lado con la realpolitik estadocéntrica en este mundo globalizado.
Hacemos referencia a la política de lo que sucede en el ciberespacio o en cualquier
otro sistema de la información: la diplomacia pública, la difusión de información para
inculcar valores y construir poder blando, etc. Esta política precisa una infraestructura
tecnológica, habilidad para generar y transmitir información libremente, y también una
nueva actitud en políticos y burócratas (abierta, flexible). “La hegemonía cultural no se
trata más de la persuasión, requiere la aceptación de una co-evolución” (Castells,
2002:161).

Finalmente encontramos a la tecnología alterando la forma en que los ejércitos se


organizan y funcionan, lo cual determina las nuevas formas de librar una guerra. Está
emergiendo un nuevo pensamiento estratégico que, gracias a las posibilidades que
abren las nuevas tecnologías de vigilancia y comunicación, permite organizar un
ejército como si fuera una inmensa guerrilla (“swarming”). Concibe pequeñas unidades
interdisciplinarias, bien equipadas, conectadas con un centro de mando que les da una
perspectiva global de los acontecimientos y les permite ser efectivas en su accionar
descentralizado.

Los medios y fines del poder estatal en el mundo actual dependen de la comunicación
y el armado de redes, ya sea debido a la tecnología basada en la información, las
tácticas militares de swarming o la construcción de hegemonía de las ideas.

Tecnología y geografía / economía

¿Internet augura el fin de la geografía? Aquí es preciso puntualizar que la virtualidad


permite una redefinición de espacios pero no necesariamente cancela la geografía. De
hecho, el espacio virtual tiene su propia geografía, determinada por los flujos de
información.

¿Cómo acercarnos a esta geografía de Internet? Castells señala 3 perspectivas:

• La primera consiste en evaluarla desde el punto de vista técnico: ¿Cómo se


configura la infraestructura que permite funcionar a la red? ¿Cómo se configura
la conexión de las computadoras que organizan el tráfico de Internet? ¿Qué
países y ciudades poseen mayores capacidades en ancho de banda?
• La segunda forma de delinear el mapa de Internet es prestar atención a la
distribución espacial de usuarios.
• La tercera alude a la geografía económica de la producción de insumos para y
contenidos en Internet. Esta última indaga no sólo acerca de los sitios donde se
fabrican los productos (hardware y software) que permiten el funcionamiento
de Internet sino también acerca de los lugares desde los cuales se sube
contenido a Internet.

Veamos algunas cifras:

Usuarios de Internet (millones) año 2000


Norteamérica 161
Europa 105
Asia Pacífico 90
Latinoamérica 15
África 3.1
Medio Oriente 2.4
Total 378
Fuente: elaboración propia con datos de CASTELLS, 2002:209

De acuerdo con un estudio realizado en Julio de 2000 por Matthew Zook, los registros
de dominios se distribuían del siguiente modo

USA 50%
Alemania 8.6%
Reino Unido 8.5%
Canadá 3.6%
Corea del Sur 2.5%
Francia 2.1%
Resto de los países -2%
Fuente: elaboración propia con datos de CASTELLS, 2002:214

Para concluir este breve disparador de ideas e interrogantes es vital tener presente
que:

“Neither utopia nor dystopia, the Internet is the expression of ourselves-through a


specific code of communication, which we must understand if we want to change our
reality” (CASTELLS, 2002:6).
Lecturas recomendadas

CASTELLS, Manuel (2002) The Internet Galaxy: Reflections on the Internet Business
and Society. Oxford University Press. New York.

CASTELLS, Manuel (1998) The Information Technology Revolution en The Information


Age: Economy, Society and Culture. Vol. I. Blackwell Publishers. UK.

CUKIER, Kenneth, Neil (2005) “Who Will control the Internet” en Foreign Affairs,
November/December 2005.

DICKEN, P. (2003) Global Shift. Transforming the World Economy. The Guilford Press.
New York.

INTERNET GOVERNANCE PROJECT Oversight of ICANN: A Briefing for the WSIS Summit
(2005) 1 November 2005. Disponible en http://www.internetgovernance.org

RENNSTICH, J. (2002) “The new economy, the leadership long cycle in the nineteenth K-
wave” en Review of International Political Economy, 9:150:182