You are on page 1of 2

ÁREA: FCC II DE SECUNDARIA

TITULO: Identidad e Interculturalidad. Diversidad y


Pertenencia

TEMA: Módulo I
Diversidad cultural en la familia e institución educativa

La diversidad cultural

El término diversidad cultural se refiere a la multiplicidad de

formas en que se expresan las culturas que componen una sociedad. Esta diversidad se

aprecia tanto en las actividades que realiza cada grupo social como en sus modos de

adaptarse al medio y la manera de manifestar sus estados de ánimo y expresar su

pensamiento.

La diversidad cultural se presenta en espacios donde conviven grupos. Por ejemplo, a lo

largo de la historia del Perú han cohabitado distintas culturas –la andina, amazónica, china,

africana y europea, entre otras- cada una con su particular visión del mundo y con sus

respectivas manifestaciones culturales.

Las reacciones frente a la diversidad cultural pueden variar. Es posible incluso que ciertas

influencias, consideradas menos prestigiosas socialmente, no sean reconocidas o lleguen a

ser rechazadas. Esta actitud está ligada a situaciones de desigualdad social, como, por

ejemplo, el fuerte sentimiento antiindígena que imperó en el Perú durante el siglo XIX.

Para que un país pueda desarrollarse plena e íntegramente, sus habitantes deben aceptar

las diversas influencias culturales de manera armoniosa y en un ambiente de respeto y

diálogo.

El respeto por la diversidad cultural

Respetar la diversidad cultural implica abrirnos a diferentes realidades y estar dispuestos

a escuchar otras experiencias sociales y culturales, así como a compartir nuestras propias

experiencias.

Según la UNESCO, la defensa de la diversidad cultural debe centrarse en dos campos de

acción. El primero consiste en fomentar el pluralismo cultural, y el segundo, en estimular el

desarrollo de la diversidad creativa en la sociedad. La lucha por el pluralismo cultural

busca garantizar una coexistencia armónica y una voluntad de convivencia pacífica entre
ÁREA: FCC II DE SECUNDARIA
personas y grupos de orígenes culturales diversos que habitan un mismo país. El desarrollo

de la diversidad creativa implica que todos los seres humanos tengan la oportunidad de

escoger una forma de vivir que consideren valiosa.

Diversidad cultural en la familia y el aula

La diversidad cultural se manifiesta en el ámbito familiar cuando la pareja proviene de

diferentes culturas. Los hijos que nacen de estas familias se nutren de los portes de

ambos, los cuales deben conservar y difundir.

La diversidad cultural se manifiesta en el aula y en la institución educativa cuando los

educandos provienen de grupos culturales diferentes. El compartir el aula con niños de

diferente color o costumbres, lejos de ser un motivo de conflicto, debe motivar en

nosotros actitudes de respeto e interés por aprender de ellos.

La diversidad cultural en la familia y en el aula, son un patrimonio que debemos valorar,

pues son una oportunidad para nutrirnos de distintas formas de interpretar la realidad y de

expresar social, cultural y lingüísticamente el mundo que nos rodea.

El racismo, la discriminación y la marginación son producto de la falta de valoración de

nuestra propia cultura o de las otras culturas de nuestro país. Para lograr un desarrollo

auténtico y sostenido debemos ser conscientes de la riqueza que tenemos en nuestra

heterogeneidad. Debemos enfrentar y evitar la homogeneización de la sociedad, la

imposición de modas culturales y la copia e imitación pasiva de otras culturas.

¿Por qué desarrollar la interculturalidad?

La interculturalidad implica asumir positivamente la situación de diversidad cultural que uno


vive, y supone además, revertir situaciones de desigualdad entre los diferentes grupos y
culturas de nuestro país.

El valor de la interculturalidad es esencial para la construcción de una cultura democrática


más equitativa, inclusiva y justa. Cuando los miembros de las diferentes culturas logran
relacionarse sobre la base del respeto y la igualdad de condiciones, es factible la
comprensión y un compromiso auténtico de todos en la construcción del bien común.

Para desarrollar la interculturalidad, hay que reconocer que las influencias de las culturas
con las que se entra en contacto son valiosas y constituyen una posibilidad de enriquecer y
potenciar el desarrollo de una nación.