INDICADORES DINÁMICOS DE EMPLEO Juan Chacaltana chacaltanaj@terra.com.

pe

2.1 ANTECEDENTES Las estadísticas laborales ya tienen mas de 30 años de historia en el Perú. En los primeros años de la estadística laboral en el Perú, hubo un gran desarrollo que situó al Perú entre uno de los países lideres en esta rama en la región latinoamericana1. Basta para ello recordar que Perú fue uno de los primeros países en que se desarrollo las encuestas mixtas (hogares y establecimientos) para la medición de la informalidad y nuevos fenómenos en el mercado laboral2. Lamentablemente, la crisis de la economía nacional, y del sector publico en particular, determino que mucha de esta experiencia acumulada se perdiera o en todo caso se desfasara en relación con otros países de Latinoamérica. En la actualidad, el sistema de Estadísticas Laborales en el Perú se compone de tres tipos de fuentes de información (cuadro 1). En primer lugar, se tienen a las encuestas de hogares, las cuales son la fuente principal de los datos de empleo, subempleo, desempleo, ingresos laborales, y demás variables laborales estructurales de interés. Estas encuestas, hasta el año 1995 se realizaban solo en Lima Metropolitana, y desde 1996 se aplican en el ámbito nacional3.
Cuadro 1. Fuentes de las estadísticas laborales en el Perú. Fuente de Información 1. Encuestas de hogares Encuestas de Niveles de Empleo Encuesta permanente de Empleo Contenido Temático Empleo, ingresos Empleo, ingresos desempleo desempleo Características Técnicas e Hasta 1995, cobertura solo Lima Metropolitana (ENIVE). Desde 1996, cobertura nacional (ENAHO) e Se inicio en el 2001 en Lima Metropolitana

2. Encuestas a Establecimientos Encuesta de variación mensual del Incorporaciones y despidos Hasta 1998 solo Lima, a partir de empleo de personal entonces en el ámbito nacional urbano Encuesta de sueldos y salarios Remuneraciones, costos Hasta 1995 solo Lima, a partir de laborales entonces nivel nacional Encuesta de Ocupaciones Remuneraciones Desde 2000, cada dos años 3. Registros Administrativos (TUPA y Hoja Relación laboral, numero de Nivel Nacional, empresas (formales) resumen de Planillas) huelgas, sindicalización, etc. de 5 y más trabajadores Fuente: elaboración propia

Las estadísticas laborales se iniciaron en el Perú a fines de la década de los sesenta, cuando con el apoyo de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo (USAID), llegó al Perú una Misión de la Universidad de Michigan - USA, con la finalidad de establecer un sistema de encuestas de hogares por muestreo. Esta misión, se instalo en el Ministerio de Trabajo y estuvo hasta el año 1972. 2 En 1981 se realizo la encuestas de estratos no organizados, en 1983 se realizo una gran encuesta de informalidad y en 1986 se repitió el mismo ejercicio en 14 ciudades del país. En 1989 el Banco Central de Reserva 3 El esquema de trabajo también ha variado. Actualmente se realizan bajo el diseño muestral y esquema de trabajo de las Encuestas Nacionales de Hogares (ENAHO) del INEI.
1

1

En adición, recientemente, el INEI ha iniciado una serie de Encuestas Permanentes de Empleo (EPE) en hogares, que se realiza mensualmente aunque solo en Lima Metropolitana. La diferencia con las ENAHO, es que la EPE, tiene un cuestionario más pequeño y se orienta mas al seguimiento de corto plazo o coyuntural del mercado laboral. En segundo lugar, se tienen a las encuestas realizadas en establecimientos, con la finalidad de recoger información de las propias empresas Una de estas encuestas (la encuesta de variación de empleo) trata de medir las incorporaciones y salidas de personal de las empresas y la otra (sueldos y salarios) se enfoca fundamentalmente en los niveles de remuneraciones existentes en el país. Recientemente, se ha añadido una encuesta nueva de este tipo que trata de medir los ingresos en ocupaciones especificas como una forma de brindar información pertinente a los agentes económicos. Además de estos instrumentos de análisis, existen otras fuentes que los complementan. Entre ellos, podemos mencionar por ejemplo, a los datos que se derivan de los registros administrativos del Ministerio de Trabajo, que permiten la medición de ciertos fenómenos como número de huelgas, negociaciones colectivas, etc. Asimismo, se puede mencionar al registro de las Hojas resumen de planillas que las empresas deben hacer cada año en el ministerio, las cuales son un medio de información para el universo de empleo formal del país. Una de las características más notables de la mayor parte de estas fuentes de información, es que producen indicadores que se pueden denominar “estáticos”, en el sentido que dan cuenta del estado del mercado laboral en un momento del tiempo. No obstante, tanto analistas como usuarios de estas estadísticas han empezado a apreciar que las estadísticas laborales más utilizadas – como la composición del empleo, subempleo y desempleo – aportan cada vez menos a nuestro entendimiento del funcionamiento del mercado de trabajo. Esto es así, debido a que el mercado de trabajo es un sistema en continuo movimiento, un espacio altamente cambiante en el cual, los individuos están cambiando de situación permanentemente. Así pues, los datos de tasa de desempleo o subempleo que usualmente se publicitan o publican de manera oficial, son informaciones puntuales que parecen no cambiar mucho en el tiempo. Debido a esto, no podemos apreciar claramente gran parte de lo que ocurre realmente en el mercado de trabajo. Por tanto, se hace evidente la necesidad de contar con indicadores que den cuenta de la dinámica existente en el mercado de trabajo. En el presente documento se analiza de manera general, los tipos de indicadores dinámicos que serian importantes de ser medidos en el país en las circunstancias actuales. En cada uno de

2

ellos, se expone la evidencia existente actualmente respecto a la dinámica del mercado de trabajo

2.2 DINÁMICA EN EL MERCADO LABORAL La dinámica del mercado de trabajo es uno de los temas de interés más reciente en la literatura internacional sobre estadísticas laborales. No sólo en el Perú sino a escala mundial, este interés esta empezando a revelar la necesidad de un mayor conocimiento de nuevas medidas y aproximaciones al mercado laboral. 2.2.1 Aspectos generales

En el Perú, la estimación empírica de los indicadores laborales más conocidos - como la tasa de desempleo o subempleo – se basa en un esquema operativo que consiste en identificar estadísticamente “categorías” de trabajadores. Estas categorías se construyen a su vez sobre la base de una serie de definiciones y supuestos. Así, para estas mediciones, el primer paso es partir de una definición demográfica de Población en Edad de Trabajar (PET), la cual concentra el ámbito de análisis en un grupo de edad (aquellos en un rango de edad determinado). Con esto se busca excluir a los niños y adolescentes, quienes por naturaleza tienen participación laboral baja y supuestamente deberían estar dedicándose a estudiar antes que al mercado de trabajo. El paso siguiente consiste en tratar de establecer la Población Económicamente Activa (PEA). Para esto, el paso inicial es definir un periodo de referencia: una semana4. Luego se trata de identificar las categorías que componen la PEA: el empleo y el desempleo, de manera secuencial. Es decir, a toda la PET se le pregunta primero, si esta trabajando, siguiendo un formato de batería de preguntas que tratan de capturar todas las situaciones posibles de empleo5. Luego, a quienes se les declara como “no ocupados”, se les realiza una batería de preguntas que intentan definir si se encuentra “desocupado”6.

Se asume una definición de PEA actual (no habitual), que consiste en definir un periodo corto de tiempo (en el caso peruano es una semana) 5 En general se trata de establecer el empleo asalariado, el empleo independientes y situaciones especiales como, descansos vacacionales, empleos futuros, etc. 6 Siguiendo recomendaciones internacionales, se considera desocupado a aquellos que cumplen con tres características: estas sin empleo, estar buscando activamente empleo y estar disponible para trabajar en el momento que se lo propongan.
4

3

Todos aquellos que son considerados como “ocupados” o “desocupados” según los criterios que se proponen, forman parte de la PEA. Por tanto, todos aquellos que no se encuentran en esas categorías, son considerados Población Económicamente Inactiva (PEI) o simplemente “inactivos”. En ciertos países en desarrollo, como el Perú, se añade la identificación de una categoría adicional, el subempleo, como una forma disfrazada de desempleo7. En base a la identificación estadística de este tipo de “categorías”, es que se puede posteriormente estimar los mas conocidos indicadores del mercado de trabajo: • • • tasa de participación, medida como la proporción de ocupados y desocupados entre el total de la Población en Edad de Trabajar; tasa de desempleo, medida como la razón entre el numero de desempleados y la Población Económicamente Activa; y la tasa de subempleo, medida como el ratio del numero de subempleados y la PEA. En algunos casos se utiliza también la tasa de empleo o ratio empleo-población, que relaciona el numero de ocupados con la PET.

Las estimaciones usuales de desempleo y subempleo en el país, son bastante conocidas. La tasa de desempleo es baja y fluctúa muy poco en términos porcentuales, alrededor de 8% a 10% cada año. En el caso del subempleo, existe un poco mas de variación pero en realidad se sabe que se sitúa en alrededor del 40% al 50% cada año. La razón de esta escasa variabilidad relativa en los principales indicadores laborales del país, es que las variables que intentan medir son de tipo estructural. Por tanto solo varían de manera considerable en plazos largos. Es decir, aun cuando se realicen encuestas con periodicidad mas frecuente, los indicadores no variaran de manera muy considerable a menos que existan shocks importantes. Lamentablemente, aun cuando su utilidad es altamente reconocida, este tipo de información no es muy útil para realizar un seguimiento mas cercano del mercado de trabajo, especialmente en plazos mas cortos. Para un seguimiento de corto plazo del mercado de trabajo es necesario, no solo medir los stocks (categorías) mas importantes del mercado de trabajo, sino principalmente los flujos existentes en el. Para tener una idea mas clara de estos flujos, en el grafico 1, se intenta expresar de manera esquemática los mas importantes en el mercado de trabajo.

7

Actualmente se miden dos formas de subempleo: visible o por horas , e invisible o por ingresos. Sin embargo, existen criticas a la forma en que se estima este concepto en la medida que el concepto de subempleo de subempleo debería intentar expresar una situación de sub utilización de la mano de obra.

4

Gráfico 1. Relación entre stocks y flujos de trabajadores

7 Empleo

1 6 2 5

3 Desempleo 4 Inactividad

Fuente: Elaboración propia.

Estos flujos se expresan de manera individual, en forma en transiciones de un estado a otro en la situación que se encuentra el individuo en el mercado de trabajo. Existen diversos tipos de transiciones el mercado de trabajo. La más conocida y popular es aquella que expresa el cambio de situación entre un estado laboral (empleo, desempleo e inactividad) a otro. Esto se expresa por ejemplo en los flujos del 1 al 6 en el gráfico 1. Sin embargo, existen otros tipos de transiciones y flujos de interés. En el mismo gráfico 1, por ejemplo, al interior de la categoría “empleo” se menciona que pueden existir flujos internos, que dan lugar a la movilidad ocupacional por ejemplo. 2.2.2 Evidencia Internacional

En el ámbito internacional, se han dado algunos avances con relación a la medición de este tipo de flujos o transiciones, pero en general se puede decir que estos avances no han sido completos. Una encuesta realizada por la OIT (Stibbard 1999), en 63 países del mundo, evidenció que los avances han estado concentrados en las mediciones de ciertas transiciones importantes en el mercado de trabajo. Esto se puede observar en el gráfico 2. Un 75% de los países considerados mencionaron que estaban en capacidad de medir la tasa de rotación laboral, que es una medida global de

5

movilidad en el mercado de trabajo8. En segundo lugar, se ubica la medición de transiciones en el mercado de trabajo, fundamentalmente entre estados generales: empleo, desempleo e inactividad. Este tipo de análisis es posible gracias a la ejecución de encuestas con un diseño longitudinal (panel) que hace viable el diseño en el tiempo de los mismos individuos En segundo lugar, se ubican dos medidas de duración en el mercado laboral: la duración del desempleo y la duración del empleo. Existen dos variantes de estas medidas de duración: la duración incompleta y la duración completada. La primera de ellas, proviene directamente de las encuestas. Dado que estas encuestas (especialmente las de hogares) se aplican en un momento del tiempo determinado, es claro que cualquier medida de duración proveniente de estas encuestas tendrá la característica de una observación truncada. Por ese motivo, la medida de duración completada, se logra con estudios de seguimiento de los mismos individuos en el tiempo.
Gráfico 2. Países en que se han realizado estudios laborales dinámicas
Tasas de rotacion laboral Transiciones entre estados del mercado laboral Frecuencia y duracion de periodos de desempleo Duracion del empleo Creacion y termino de empleos Sobre flexibilidad y movilidad laboral Nacimiento, vida y muerte de empresas Seguridad en el empleo Transiciones de trabajo a retiro Transiciones entre educacion y empleo Otros Perfiles de ingresos en el tiempo Ausencias por natalidad y reingresos al mercado 0 10 20 22.2 30 40 50 60 70 80 30.2 30.2 36.5 36.5 50.8 49.2 46.0 46.0 42.9 57.1 61.9 71.4

Fuente: Stibbard (1999)

En menos del 50% de los países, se ha encontrado información que permita realizar análisis de creación y destrucción de empleo y puestos de trabajo, así como empresas. En alrededor de un
8

En el capitulo III se discute detalladamente este indicador

6

tercio de los casos, se puede obtener información más detallada sobre transiciones entre actividad e inactividad laboral (retiro, estudios, etc). Un porcentaje similar permite hacer seguimiento de perfiles de ingresos laborales en el tiempo y, en un porcentaje menor se pueden hacer análisis detallados sobre transiciones específicas (como descansos por natalidad) en el mercado de trabajo. 2.2.3 Evidencia de dinámica laboral en el caso peruano de en se de de

Los países latinoamericanos, y especialmente el Perú, tienen menos tradición en este tipo estudios. Aun cuando, las Encuestas Nacionales de Niveles de Vida (ENNIV) realizadas 1985, 1991, 1994, 1997 y 2000, incluyeron un diseño panel, dado que estas encuestas concentraron en la medición de los niveles de vida, se puede decir que el primer estudio tipo panel en el mercado de trabajo se realizo recién en 1996, cuando se inició la serie Encuestas Nacionales de Hogares (ENAHO) por el INEI.

Sobre la base de este tipo de información es que se han empezado a realizar los primeros estudios sobre dinámica en el mercado de trabajo. La base de datos de 1996, ha sido utilizada por Chacaltana (1999) y Díaz y Maruyama (2000), para analizar la dinámica del mercado de trabajo. En ambos trabajos se identificó que un elevado porcentaje de la población se encuentra en situación de movilidad permanente. En Chacaltana (1999) por ejemplo, se encuentra que la proporción de personas que cambian de situación laboral al interior del año es 41.3% en el Perú Urbano y que solo el 39,7% de la PET se encuentra ocupado todo el año. Considerando que solo un 20% de la PET se encuentra inactivo todo el año, esto quiere decir que solo la mitad de la PEA habitual, tiene empleo 12 meses seguidos Este tipo de análisis, fueron posibles en el área urbana del país en donde se aplicaron estas encuestas, y en donde la dinámica del mercado de trabajo suele ser mayor a la existente en el campo o las áreas rurales en general. En el caso del campo, una de las debilidades mas importantes ha sido la utilización de la definición operativa de PEA vigente en el Perú. En efecto, la definición utilizada en las encuestas de hogares en el Perú siempre ha sido la de PEA “actual” que toma como referencia un periodo de tiempo corto. En el campo, dado el ritmo que tiene la actividad económica, suele ser más conveniente la utilización del concepto de PEA a“habitual”, que toma como referencia un periodo de tiempo mas largo. En 1998, el INEI con el MTPS decidieron ensayar una medición del empleo basándose en la utilización de un modulo especifico de PEA habitual, en el que se preguntó a los entrevistados por su situación laboral en cada uno de los 12 meses previos a la encuesta. Los resultados de 7

esta investigación han sido poco analizados. El único estudio que ha analizado detalladamente este tema ha sido uno publicado por el MTPS en el año 2001 (Velazco, 2001), aunque se concentro no en el área rural sino en el área urbana. En este estudio, de tipo retrospectivo, se encontró algunas diferencias respecto al seguimiento longitudinal de las encuestas panel. Por ejemplo, se encontró que la inactividad laboral habitual (34%) es superior a la estimada vía el seguimiento panel (20%). Asimismo que el empleo habitual (49%) es superior al estimado vía el seguimiento en el tiempo (39%). La aproximación retrospectiva, sin embargo, puede tener algunas limitaciones para su aplicación al área urbana, entre las cuales se puede mencionar problemas de memoria de episodios muy pequeños en cada estado del mercado de trabajo, la definición bastante gruesa de empleo, desempleo e inactividad que se debe utilizar para hacer más digerible el cuestionario, etc. Por otro lado, existe alguna evidencia respecto a indicadores de duración de permanencia en algún estado del mercado laboral, en particular, la duración del empleo y el desempleo. En el caso de la duración del empleo, Saavedra y Torero (2000), utilizando la Encuesta de Hogares para el período 1986-1997, encuentran que después de 1992 la duración del empleo se reduce drásticamente9. Asimismo, encuentran evidencia de una disminución de la duración del empleo informal, caída que es mucho mayor en el sector formal, después de la reforma. Por otro lado, Chacaltana (1999) basándose en la encuesta panel de 1996, genera resultados de información incompleta y completada de duración del desempleo. Encuentra que la duración incompleta del desempleo en el segundo trimestre de 1996 ascendió a 12.5 semanas mientras que la duración completada ascendió a 18.5 semanas, es decir, unos 4 meses y medio. Lo interesante del caso es que el indicador de duración del desempleo muestra un comportamiento diferente a la tasa de desempleo cuando se desagrega por sub-grupos: la duración del desempleo es similar en hombres y mujeres, se incrementa a medida que crece la edad y crecen a medida que se alcanza mayor nivel educativo Finalmente, existe alguna evidencia –aunque bastante parcial – respecto a flujos de puestos de trabajo y transiciones de tamaño de empresa. En Chacaltana (2002), por ejemplo, utilizando data de la Encuesta Industrial, se encuentra que las empresas experimentan cambios de tamaño de forma bastante dramática, entrando o saliendo del mercado, entre un año y otro. El resto de cambios de tamaño, se pueden considerar poco significativos en términos relativos

9

Este hecho, por cierto parece tener una estrecha vinculación con el inicio de las reformas en el mercado de trabajo el cual originó un incremento en la rotación laboral

8

2.3 INDICADORES DINÁMICOS PARA EL MERCADO LABORAL PERUANO

La discusión precedente, permite concluir que el mercado de trabajo peruano parece ser bastante dinámico y donde la movilidad laboral, ocupacional y de ingresos, suele ser la norma antes que la excepción. Es necesario pues la puesta en marcha de un sistema de producción y difusión de indicadores dinámicos para el mercado laboral peruano. En la presente sección presentamos un esquema de análisis inicial para motivar la discusión en esta dirección, de la cual se desprenden una seria de indicadores, algunos de los cuales ya se pueden calcular, aunque otros requieren un esfuerzo adicional de producción estadística.

2.3.1

Un esquema simple de para el análisis dinámico del mercado laboral peruano

Como se intuye del análisis realizado en las secciones previas, el punto de partida para el análisis de la dinámica en el mercado de trabajo, es la construcción de categorías relevantes para el análisis de un mercado determinado. En el gráfico 3, se presenta un esquema global de análisis en el que se presentan cuatro estados relevantes y al menos 12 flujos de interés.
Gráfico 3. Esquema simple de análisis dinámico en el mercado de trabajo peruano

3 Auto Empleo 4 Empleo

1

2 11 9 12 8 Desempleo 7 10

5

6

Inactividad

Fuente: Elaboración propia

9

Este esquema, se deriva del presentado en la sección 2.2 pero añade una categoría adicional: el autoempleo10. Como se sabe, en mercados de trabajo de países subdesarrollados, como el peruano, el autoempleo es probablemente la categoría más relevante de los existentes. El tipo de análisis que permite un análisis de flujos del mercado laboral es muy amplio. En el cuadro 2, se presentan una síntesis realizada por la OIT (Stibbard, 1999). Se pueden realizar análisis de transiciones, de duración o permanencia en cierto estado, de creación y/o destrucción de empleo y de empresas, etc. En ciertos casos, es necesario no sólo información proveniente de los hogares sino también de las propias empresas. Así por ejemplo, si en los hogares se pueden identificar flujos de trabajadores, en las empresas se pueden identificar flujos de puestos de trabajo, variables que deben tener relación estadística (Davis and Haltiwanger, 1999)
Cuadro 2. Tipos de análisis relevantes sobre la base de flujos del mercado laboral
Tipo de Analisis Transiciones entre estados del mercado laboral Tasas de rotacion laboral Creacion y termino de empleos Nacimiento, vida y muerte de empresas Duracion del empleo Seguridad en el empleo Frecuencia y duracion de periodos de desempleo Flexibilidad y movilidad laboral Perfiles de ingresos en el tiempo Ausencias por natalidad y reingresos al mercado Transiciones entre educacion y empleo Transiciones de trabajo a retiro (*) Requiere algun tipo de historia laboral Flujos Relevantes 1,2,3,4,5,6 1,2,5,6,7 ..... ..... 1,2,5,6,7 1,2,5,6,7 1,2,3,4 1,2,3,4,5,6,7 1,2,3,4,5,6,7 3,4,5,6 3,6 1,4,5 Fuente de Informacion requerida Enc. Hogares Enc. Empresas Reg. Administrativo √ √ √ √ √ √ √ √ √ √ √ √ √ √ √ √ √ √

* * * * * * * * * *

√ √

√ √

2.3.2

Indicadores propuestos

Sobre la base de este esquema de análisis, se puede identificar hasta tres grupos de flujos laborales de interés para el análisis y seguimiento del mercado laboral peruano: a) Transiciones, entre estados laborales, que determinan flujos de trabajadores y puestos de trabajo; b) Duración (tiempo) en cada estado; y, c) Transiciones al interior de cada estado, en particular al interior del empleo, que conduce al análisis de la movilidad ocupacional.

10 Esta propuesta, sin embargo, no excluye la posibilidad de construir otros estados importantes en la medida que el mercado de trabajo vaya evolucionando en el tiempo.

10

a. Indicadores de transición en el mercado de trabajo Un primer grupo de indicadores, consiste en la estimación de transiciones y flujos relevantes que permiten tener una idea del grado de dinámica existente en el mercado de trabajo. Entre estos los más importantes son: • Movilidad Laboral General (cambios de estado en el mercado laboral). Ante la abrumadora evidencia de dinámica en el mercado de trabajo, es imprescindible contar con indicadores generales de cambio en status laboral. El cambio constante de status laboral, en el mercado de trabajo peruano tiene importantes implicancias con respecto al análisis de su funcionamiento. Por ejemplo, permite identificar a los “inactivos permanentes” de los “inactivos temporales”. Los primeros, son aquellos agentes que siempre están fuera de la fuerza laboral mientras que los “inactivos temporales” son agentes que eventualmente regresan a la fuerza de trabajo, siendo variable el período de inactividad11. Una segunda implicancia, resulta de cambiar en las estimaciones de la tasa de desempleo el concepto de PEA. Normalmente se toma la PEA Actual que tiene como período de referencia una semana, pero en un contexto más amplio de dinámica se puede cambiarlo por el concepto de PEA Habitual, cuyo período de referencia es de un año12. En esta perspectiva, una tasa de desempleo habitual es un concepto más cercano a la realidad en países sin seguro de desempleo Origen y destino del desempleo. En cualquier periodo de tiempo, los individuos que ingresan a la condición de desempleo han sido empleados o inactivos. Los motivos por los que llegan al desempleo son: los recesos (despidos) que pueden ser temporales o permanentes, y las renuncias; para los que permanecieron empleados. Para aquellos inactivos los motivos de ingreso al desempleo son: los nuevos ingresos al mercado de trabajo y los reingresos. En un segundo nivel de importancia se encuentran los flujos que provienen del empleo: las renuncias y los recesos (despidos). En las renuncias se incluye a aquellos que dejaron su empleo por que ganaban poco, por estudios, por motivos de salud, asuntos familiares, para establecerse por su cuenta o por jubilación. Por otro lado, en el grupo que ingresan al desempleo por despido se incluye a aquellos

11 La proporción importante de inactivos temporales, que transita frecuentemente entre el empleo y la inactividad sin reportar periodos de desempleo, tiene fuerte influencia sobre algunos fenómenos observados en el mercado laboral peruano. Por un lado, explica la volatilidad de la tasa de participación en el Perú, la que ha afectado el análisis de la evolución del empleo y el desempleo. (MTPS, 1998a). Por otro lado, ayuda a entender las bajas tasas de desempleo reportadas en el mercado laboral peruano. Pues, no reportan períodos de desempleo, así cuando estas personas están activas se reportan como ocupadas y cuando no están ocupadas se reportan como inactivas. 12 Este concepto estaría mas asociado a la definición de fuerza laboral habitual antes que a la de fuerza laboral actual. Para una mayor discusión en torno a estos conceptos véase OIT (1992)

11

desempleados porque terminó su contrato, debido a los cierres de empresas o a los despidos arbitrarios. En el caso de los flujos de salida del desempleo existen dos posibilidades: encontrar un empleo o ir a la inactividad. En el primer caso, será importante saber cuál es el tipo de empleo y el segundo saber si se toma la decisión voluntariamente o por desaliento al no encontrar empleo • Transiciones de educación a empleo. Existen diversas combinaciones de trabajoeducación. Algunos individuos trabajan o estudian a tiempo completo. Otros combinan actividad y otros no estudian ni trabajan13. Asimismo, las transiciones entre educación a tiempo completo hacia el trabajo a trabajo a tiempo completo, son importantes porque es una de las vías de ingreso, al mercado laboral. Es importante conocer, que tipo de mano de obra se está insertando en cada periodo al mercado de trabajo, con qué nivel educativo se inserta, ya que ello tendrá efectos a largo plazo sobre la productividad media del mercado laboral Transiciones de actividad laboral a retiro. Del mismo modo, es importante conocer en cada periodo las transiciones entre actividad laboral y retiro, especialmente para fines de planificación de los regímenes previsionales existentes en nuestro país. Probablemente, con ese fin, sea importante estimar de los flujos de trabajadores que pasan al retiro, cuantos de ellos se encuentran cubiertos por un sistema previsional y cuantos no.

b. Indicadores de creación y destrucción de empleo Los indicadores de creación y destrucción de empleo, se logran usualmente mediante la aplicación de encuestas en empresas. Aquí son importantes dos tipos de indicadores • Empleo Neto. Un indicador que permite analizar dinámicamente el mercado de trabajo es la estimación de flujos de empleo o “empleo neto”. Por definición, el flujo neto de empleo, equivale a la diferencia entre la creación de empleo y la destrucción de empleo14.

En el caso de los jóvenes, este ultimo caso es conocido como “inactividad absoluta” Davis, Haltiwanger y Schuh (2000), plantean que para poder identificar mas claramente los vectores de creación y destrucción de empleo, debe definirse la tasa de crecimiento del empleo como: gt= [Lt – Lt-1] / [(Lt+Lt-1)/2] donde L es el número de trabajadores en cada empresa, Lt es el empleo en el período t y Lt-1 es el empleo en el período t-1. En este caso, cuando una empresa cierra, entonces, el valor de g es igual a –2 en tanto que cuando una empresa entra al mercado, el valor de g es igual a +2. De igual modo, cuando g<0, se ha destruido empleo, en tanto que cuando g>0 se ha creado empleo.
14

13

12

o La creación de empleo15 equivale a todos los cambios positivos en empleo entre un período y otro, ya sea por la expansión de empleos en las empresas o por el inicio de sus operaciones. o La destrucción de empleo, es equivalente a todos los cambios negativos en empleo derivados del cierre de empresas o de la reducción de los empleos pre existentes. • Redistribución del Empleo16. Basándose en la identificación estadística de los anteriores vectores, se pueden analizar los patrones de redistribución del trabajo entre firmas e industrias. En este caso, los indicadores relevantes son: o Redistribución de trabajo bruta, es el número total de cambios en el empleo (la suma de la creación y la destrucción de empleo) o Redistribución mínima de trabajadores, definida como el número mínimo de trabajadores que cambian de empleo necesarios para alcanzar la Redistribución de trabajo bruta. (cantidad mayor entre la creación y la destrucción del empleo) o Exceso de la redistribución de empleos, el número de empleos necesarios para alcanzar la Redistribución de trabajo bruta (redistribución de trabajo bruta menos el valor absoluto del empleo neto) o Tasa de creación de empleo, tasa de cambio de la creación de empleo ponderada por la participación de cada firma en el total del empleo. o Tasa de destrucción de empleo, tasa de cambio de la destrucción de empleo ponderada por la participación de cada firma en el total del empleo. o Tasa de redistribución del empleo, es el crecimiento neto del empleo en la industria (Tasa de creación menos tasa de destrucción del empleo) o Tasa de redistribución del empleo, es la suma de las tasas de creación y destrucción del empleo o Tasa de exceso de la redistribución de empleos, es la diferencia entre la tasa de redistribución del empleo y la tasa de redistribución del empleo. Movilidad de Tamaños de empresa. Esta información es útil como marco de referencia, para determinar que empresas son las creadoras o destructoras de empleo. Permite estimar la tasa de mortalidad y natalidad de empresas, su ciclo de vida.

15 16

Davis, Haltiwanger y Schuh (2000) Bee-Yan y Geeta Batra (2001)

13

c. Indicadores de duración en cada estado La información que recogen las encuestas se refiere a datos hasta el momento de la encuesta, lo cual genera dificultades en la medición de esta variable (Ver gráfico 4). Si por ejemplo, la encuesta se realiza en E2, claramente podrá capturar de manera completa a quienes han tenido un episodio del empleo o desempleo (d2) pero será imposible conocer los episodios que no lo hayan terminado hasta esa fecha. Por ejemplo, en E2 no se sabe que d4 ocurrirá recién después de E4. Por estas razones, las variables de duración de empleo o desempleo, se encuentras censuradas.
Gráfico 4. Datos de duración en las encuestas de hogares

d1 d2 d3 d4

E1

E2

E3

E4

Sobre la base de información longitudinal, se pueden estimar por lo menos dos tipos de indicadores. • Duración del empleo. Es un indicador del grado de flexibilidad existente en el mercado de trabajo derivado de condiciones económicas y/o legales. Periodos reducidos de empleo, suelen ayudar a la flexibilidad del mercado laboral pero a la vez, pueden resultar nocivos en la búsqueda de buenas practicas en recursos humanos como capacitación y entrenamiento, que requieren relaciones laborales mas largas Duración del desempleo. Es un indicador del bienestar de los individuos desempleados. Probablemente no sea tanto problema que un individuo se encuentre desempleado sino que tanto tiempo se encuentre en esa situación. Si un individuo cae en situación de desempleo y encuentra empleo a la misma velocidad, probablemente esto solo sea resultado del funcionamiento friccional del mercado de trabajo. En

14

cambio, una duración prolongada de desempleo indicaría un fenómeno de corte más estructural. Para su cálculo se requiere utilizar información longitudinal en los hogares. Un aspecto notable del indicador de duración es que puede mostrar un comportamiento diferente a la tasa de desempleo cuando se desagrega por sub-grupos. • Número de semanas desempleadas al año. Un indicador complementario sobre el desempleo sería el número de semanas desempleadas existentes en el país al año. Esto equivale a la tasa de desempleo abierta ponderada por la duración del desempleo en semanas. Las estimaciones sobre la base de la información sobre semanas buscando empleo indican que en el año 1996 existieron aproximadamente unas 8.4 semanas desempleadas en el Perú Urbano lo cual, comparado con las 52 semanas disponibles al año indica que la proporción de semanas desocupadas, para aquellos que han experimentado desempleo, ascendió al 16.1 por ciento.

d. Indicadores de transiciones al interior de cada estado Finalmente, al interior de cada estado general del mercado laboral, también puede presentarse una importante dinámica. Probablemente el estado donde ocurre la mayor cantidad de movimientos de interés es al interior de la condición de ocupados. En ese sentido, es interesante producir y diseminar información sobre: • Movilidad ocupacional. Esta información permite conocer el comportamiento de corto plazo del mercado laboral. La movilidad ocupacional puede ser expresada en términos de ocupaciones o en términos de rama / ocupación, con diferentes variantes de desagregación en cada caso. Al mismo tiempo, información repetida de este tipo, permite apreciar el destino de largo plazo de la estructura ocupacional del mercado laboral. Movilidad de ingresos laborales. De manera similar a la movilidad ocupacional, es importante conocer el comportamiento de corto plazo de los ingresos laborales. La movilidad de ingresos puede ser estimada a partir de estudios panel pero también del seguimiento de historias de vida de ciertos grupos poblacionales específicos.

15

2.4 A MODO DE CONCLUSION Ante la creciente evidencia de síntomas de una creciente dinámica en el mercado de trabajo, en este ensayo se ha discutido desde el punto de vista metodológico, algunas de las necesidades más importantes de información en este sentido. Se ha discutido también las implicancias que podría tener ese tipo de información, especialmente para el diseño de políticas laborales En este sentido, se ha propuesto una serie de indicadores que intentan capturar de manera global y sistemática, esta dinámica existente en el mercado de trabajo peruano. Entre estos indicadores, se pueden mencionar algunos que se pueden estimar con la información actual y en muy pocos casos, se plantea la necesidad de construir nuevas fuentes de información, en vista de las restricciones presupuestales usualmente existentes para la producción de información Entre los indicadores que se pueden producir con las fuentes de información actualmente vigentes se pueden mencionar algunos ejemplos: •

Transiciones de la mano de obra

Las Encuestas de Hogares con diseño panel - entre las cuales se encuentra la Encuesta Permanente de Empleo - permiten conocer ahora de manera frecuente, las transiciones más importantes que ocurren en el mercado de trabajo peruano. Así, basándose en esta información, se ha podido establecer, por ejemplo, que en Lima Metropolitana, hacia el 2001 alrededor del 38% de la PET se encuentra cambiando de estatus laboral frecuentemente y que solo el 44% de la PET tiene empleo todo el año. Dado que solo el 17% de la PET es inactiva todo el año (inactiva habitual), se puede decir que en la actualidad solo un 53% de la PEA habitual tiene empleo todo el año. En el mismo cuadro se muestra los resultados encontrados en Chacaltana (1999), utilizando los datos de la encuesta de 1996 para el Perú Urbano. Aun cuando los patrones de las transiciones son bastante similares, existen pequeñas diferencias que pueden deberse al periodo de análisis o a que la encuesta del 2001 solo se realizo en Lima Metropolitana. Este pues, se puede considerar como una fuente de información con enorme potencial para la investigación.

16

Cuadro. 3. Transiciones más importantes en el mercado laboral
Peru Urbano-1996 No cambia Siempre Ocupado Siempre Desocupado Siempre Inactivo Si cambia Empleo - Desempleo Empleo - Inactividad Desempleo - Inactividad Resto Total 58.8% 39.7% 0.1% 19.0% 41.2% 3.8% 29.5% 3.7% 4.2% 100.0% Lima-2001 62.0% 44.3% 0.3% 17.5% 38.0% 6.9% 20.9% 4.0% 6.2% 100.0%

Fuente: ENAHO 1996, Encuesta Permanente de Empleo 2001 Elaboración: propia

Flujos de trabajadores

Basándose en la Encuesta Permanente de Empleo, se pueden identificar algunos de los flujos más importantes en el mercado de trabajo, como los flujos de trabajadores por ejemplo. Estos flujos sirven para estimar indicadores como la tasa de rotación laboral o la tasa de reubicación (o reasignación) de personal.
Grafico 5. Lima Metropolitana: Tasas de rotación y reasignación laboral
Total Worker Turnover 7.8157 Gross Worker Reallocation

2.5609 1 mes 12

17

La rotación laboral, en cualquier momento del tiempo determinado expresa el numero de ingresos y salidas del empleo, y su tasa se relaciona con el numero de trabajadores en el momento inicial. Por su propia definición, cuenta el numero de movimientos, no el numero de personas. Por su parte, la tasa de reasignación de personal expresa el numero de trabajadores involucrados en esos movimientos de mano de obra. Los resultados mostrados en el grafico anterior, indican un movimiento cíclico de ambos indicadores al interior del año. Esto deja abierta interrogantes conceptuales de porque ocurre esto y si todos los años se reproduce este comportamiento. La agenda de investigación laboral que se abre con este tipo de información es muy amplia Todos estos indicadores, son factibles de ser producidos con la información actualmente disponible aunque evidentemente se podrían lograr mejoras en los instrumentos de medición. En muy pocos casos, se plantea la necesidad de producir fuentes de información adicionales. En particular, se propone la construcción de historias de vida, con muestras pequeñas, para realizar un seguimiento en el tiempo de trayectorias ocupacionales y de ingresos de trabajadores. En general, de lo que se trata entonces es de utilizar más las actuales fuentes de información, usando para tal fin un enfoque dinámico. Para ello, es necesario sin embargo, fortalecer algunos elementos del actual sistema de estadísticas laborales en el Perú. Un primer elemento es la institucionalidad a cargo de la producción y difusión de estadísticas laborales. En la actualidad, este sistema está conformado por el Ministerio de Trabajo y por el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI). Esta alianza, se enfrenta cada año no sólo a un presupuesto reducido sino también al riesgo de que esos fondos se reduzcan aun más. Como es de esperar en estas circunstancias, los fondos disponibles usualmente se destinan a producción de información dejando de lado temas quizás igualmente importantes como la diseminación de resultados. En la práctica, tanto el MTPS como el INEI, hace lo que puede con el presupuesto disponible y quizás por ello, se ha dejado de lado la construcción de un Sistema de Estadísticas Laborales, tanto desde el punto de vista conceptual como empírico. Así, pues existen no sólo encuestas que se ejecutan por separado y que no parecen formar parte de un todo orgánico. Precisamente, una de los requisitos más importantes para la elaboración de indicadores dinámicos, optimizar sistemicamente el uso de las fuentes de información. Esto se ha mostrado por ejemplo, en la construcción de los flujos de trabajadores y empleos.

18

En segundo lugar, dada la ausencia de un Sistema de Estadísticas Laborales y la escasez de fondos mencionado, es casi evidente la escasa capacidad de las entidades productoras de estas estadísticas, para convocar e incorporar personal, que a futuro pueda no solo replicar los instrumentos que se aplican actualmente, sino que además pueda contribuir a su superación. Finalmente, un elemento adicional es la ausencia de una visión de diseminación de información, más amplia guiada no solamente por lo que se produce directamente, sino principalmente por la demanda. Existen dos problemas aquí. Por un lado, existe una clara sub utilización de la capacidad de diseminación que tienen las estadísticas laborales. Por ejemplo, algunas encuestas como las de hogares o de establecimientos cuestan mucho dinero y lo que se extrae de ellas es un grupo reducido de cuadros que siempre se repiten. Ello requiere pues de un conjunto de prácticas más ambiciosas de utilización de los datos actualmente disponibles. Por otro lado, los productores de estadísticas laborales suelen tener una percepción limitada de las necesidades de información de los diferentes públicos objetivo. Eso limita obviamente su capacidad para estructurar y actualizar en tiempo real, los instrumentos de recojo de información y fundamentalmente, su capacidad para identificar o aproximarse a dichos fenómenos a partir la data disponible.

BIBLIOGRAFÍA BEE-YAN Y Geeta BATRA (2001), “Job Turnover , Firm Size and Total Factor Productivity Growth: Micro Evidencia from Taiwan (China)”Banco Mundial. CHACALTANA, Juan. (1994) “La movilidad laboral en Lima Metropolitana”. Documento de Trabajo No. 2. Taller de Empleo. Universidad Católica - ADEC-ATC. Lima ------------------ (1996) “Empleo y desarrollo económico”. En: Revista Desarrollo Social No. 5. Taller de Políticas y Desarrollo Social. Lima ------------------ (1999) “Un Análisis Dinámico del Desempleo en el Perú”. Lima COX, David and David OAKES (1984). “Analysis of Survival Data”. London and NY: Chapman y Hall.

DARBY, HALTIWANGER and PLANT (1986). “The Ins and Outs of Unemployment: the Ins win”. Working Papers Series No 1997. NBER Agosto.

19

DAVIS, HALTIWANGER y SCHUH (1996), “Job Creation and Destruction” The. MIT Press. EGGER, P. (1999) “El desempleo de los jóvenes en los países andinos (Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela): Situación y perspectivas”. Documento de Trabajo No. 103. Oficina de Area y Equipo Técnico Multidisciplinario para los países andinos de la OIT. Lima. FIGUEROA, Adolfo (1993) “La Naturaleza del Mercado Laboral Peruano”. PUCP. 1993. ----------------(1998). “Hacia un nuevo enfoque sobre el desarrollo rural en América Latina.” CISEPA. Serie Reimpresiones.Nº 22 Lima: PUCP. GARAVITO, Cecilia. (1998) “Determinantes del desempleo en Lima – Metropolitana”. En Economía PUCP. Julio. ---------------(1995). “La distribución del excedente laboral entre desempleo y autoempleo”. En Economía Vol XVII. No.s 35-36 PUCP. Julio-Diciembre GONZALES J (1999). “Labor market flexibility in thirteen Latin American Countries and the United States: revisiting and expanding Okun coefficients”. World Bank Latin American and Caribbean Studies. The World Bank. Washington. GROOT y VERBENE. (1997) “Aging, Job Mobility, and Compensation”. Oxford Economics Papers 49, 380-403. HAM y REA (1987). “Unemployment Insurace and male unemployment duration in Canada”. Journal of Labor Economics, vol. 5, no. 3. HAMERMESH, Daniel (1993), “Labor Demand” Princeton University Press. HECKMAN y SINGER (1982). “Econometric Analysis of Longitudinal Data.” Journal of Econometrics. Vol 18, no. 1. Enero. HUSSMANNS Y Otros, “Encuestas de Población Económicamente Activa, Empleo, Desempleo y Subempleo. Manual de la Oit sobre Conceptos y Métodos”. Informes OIT, No 34.

20

KALBFLEISCH, John and D. ROSS PRENTICE (1980). “The Statistical Analysis of Failure Time Data”. New York: Wiley. KATZ, Lawrence (1986). “Layoffs, recall and the duration of unemployment”. Working Papers Series No 1825. NBER. Junio. MTPS (1996). “Duración y determinantes del desempleo urbano en el Perú.” Boletín de Economía Laboral. No 1. Junio. MTPS (1997a). “Demografía y empleo: Los efectos de la explosión demográfica en el mercado laboral”. Boletín de Economía Laboral. No 5. Enero. MTPS (1997b). Informe Estadístico Mensual. Setiembre. MTPS (1998a). “La tasa de participación y sus efectos sobre el mercado laboral peruano”. Boletín de Economía Laboral. No 7. Abril. MTPS (1998b). “La dinámica del desempleo en el Perú”. Boletín de Economía Laboral. No 8. Julio. MTPS (1999). “La situación del empleo en el Perú”. Boletín de Economía Laboral. No 13. Julio. SAAVEDRA, Jaime. (1998). “¿Crisis real o de expectativas? El empleo en el Perú antes y después de las reformas estructurales.” GRADE, Lima SAAVEDRA, Jaime y Máximo TORERO (2000). “Labor Market Reforms and Their Impact on Formal Labor Demand and Job Market Turnover: the case of Peru.” BID. Research network Working paper #R-394. STIBBARD, Peter “Labor Market Dynamics: A global survey of statistical activity”. OIT, Employment and Training Papers, No 38. VERDERA, Francisco. (1995) “Propuesta de Redefinicion de la medición del Subempleo y Desempleo y de nuevos indicadores sobre la situación ocupacional en Lima.” Lima OIT. VERDERA, Francisco (1983) “El empleo en el Perú, un nuevo enfoque”. Lima, IEP.

21