EL FUNCIONARIO PÚBLICO Durante el gobierno colonial de los 300 años de la corona española ,los gobernadores disponían de una autoridad

enorme y administraban un volumen de ri quezas tal que ni los hombres más codiciosos de hoy lo imaginarían, aunque su re muneración o salario era casi nulo. Como los reyes de España estaban en la ruina , se apoderaban de todo el oro y la plata que producían las colonias en América, pero se negaban a pagar sueldos decentes a sus representantes aquí. Los virreye s y gobernadores estaban casi obligados a robar. Se les permitía enriquecerse du rante diez o quince años, dando por sentado que retornarían a España con fortuna suficiente por el resto de la vida y gozar de ella en compañía de sus numerosas familias. Los gobernadores en primer plano, era sabido que se apoderaban del fondo público, lo cual era aceptado normalmente. Por lo tanto, los funcionarios públi cos del rango siguiente se sentían justificados si hacían lo mismo, aunque en m enor grado. Para los del siguiente peldaño era su oportunidad de probar suerte y así sucesivamente. Todos alargaban la mano y toda la administración funcionaba mediante el robo y el soborno. Luego regresaban a España a formar parte de la r ealeza de la Corona Española como colonizador del nuevo mundo. Durante el corto periodo entre 1810 y 1830, luego de casi 300 años de pe rtenecer a la corona española, Venezuela logra su Independencia, la cual cobro m ucho esfuerzo y sangre del pueblo en una lucha más con los propios hermanos que no deseban la independencia que contra el estado español que debilitado casi no pudo oponerse. Se pelearon muchas batallas, se mato mucha gente y al final se tuvo un p aís libre y en ruinas. Durante el tiempo de guerra se liberaron 80 batallas incl uyendo unas en Colombia. A los pocos días de haber declarado la Independencia s urgieron movimientos en varias partes del país que se oponían a tal evento. Esto originó una guerra entre los patriotas y los expulsados seguidores del rey Fern ando VII conocidos como realistas. Estos dos grupos se enfrentaron por varios añ os en diferentes provincias de Venezuela, hasta que en 1821, con la batalla de C arabobo se puso fin a la guerra y se logró la independencia total. Después de proclamada la Primera República, con la Declaración de la Ind ependencia, el país siguió enfrentando serias dificultades que al final lo lleva n a la caída de la Primera República. Entre las causas de esta caída se encuen tran: la falta de apoyo de todo el pueblo, y que el grupo social llamado Pardos , que estaba compuesto por blancos y criollos componían la clase social más p rivilegiada de Venezuela y no simpatizaban con los dirigentes del movimiento rev olucionario. Además, el gobierno se identificó con los intereses de los blancos, descuidando al pueblo. Esto hizo que los Pardos, que eran numerosos, no dieran su apoyo a la revolución. Otra causa fue la derrota militar sufrida por los pa triotas en la Campaña del realista Monteverde en 1812, quién fue enviado por lo s españoles a reconquistar las provincias que se habían independizado. En esta campaña hicieron preso a Francisco de Miranda, uno de los líderes de la guerra, quién se convirtió en el primer mártir de la revolución venezolana. El terremoto de 1812 que destruye a Caracas y otras ciudades de Venezuel a también influye en la caída de la Primera República. Muchos personajes se apro vecharon de esta tragedia, especialmente los miembros de la Iglesia para decir q ue el terremoto era un castigo a Bolívar, quién en respuesta para animar al pueb lo dijo la famosa frase “Si la naturaleza se opone lucharemos contra ella y har emos que nos obedezca”. Todos estos hechos debilitaron al ejército patriota e hi cieron que los españoles reconquistaran el poder sobre Venezuela. Así cayó la P rimera República. Regresa Bolívar desde Cartagena en 1813 con su Decreto de Guerra a Muer

te contra los realistas, con la finalidad de atraer al pueblo hacia la causa pat riótica. Bolívar instala la Campaña Admirable junto a José Félix Ribas, Rafael U rdaneta y otros patriotas, con la cual derrota a los realistas nuevamente. Luego entra triunfante en Caracas el 13 de Agoto del mismo año y es nombrado Genera l en Jefe del ejercito patriota. Allí se establece la Segunda República, que dur a desde el 8 de agosto de 1813 hasta el 11 de diciembre de 1814. En este momento aparece en la historia un nuevo personaje español como oponente de la Republica , el caudillo José Tomás Boves. Este, aprovechando que Ribas y Bermúdez se habí an retirado a Maturín, reunió a los llaneros ofreciéndoles libertad, tierras y botines, logrando con esta manipulación la reconquista de Caracas el 8 de jul io de 1814. El 5 de diciembre de 1814 cae derrocada la Segunda República. Hay que hacer una reflexión interesante sobre algunas de las circunstanc ias que provocaron la caída de estas Repúblicas, ya que la manera cómo se pudo haber evitado estas pérdidas históricas, nos puede ayudar a resolver conflictos en actividades que a diario realizamos en la casa, la escuela, el municipio, e l estado o el país: Siempre se debe buscar el apoyo y la integración de todos las personas, sin dist inción de raza o etnia, clase social, sexo o religión, y nunca debemos aprovecha rnos de la ignorancia de las personas, ni de nuestra posición o cargo para sacar provecho personal, como hizo la Iglesia con el terremoto que destruyó a Caracas en 1812 y como lo hizo Boves cuando les ofreció villas y castillas a los llaner os, convirtiéndolos en traidores a la patria. Los flagelos de la Corrupción y el Oportunismo son antivalores que han mantenido a Venezuela saqueada por casi 500 años, los cuales nos trajeron los conquista dores en su sed de riquezas. Hoy en día sabemos que eso no hace a una persona “ mejor” ciudadano, padre de familia, compañero fiel o persona honesta. Venezuela ha sufrido en su corta historia demasiadas crisis a causa de estos flagelos. Es hora de adherirnos al nuevo milenio como humanos responsables y asumir el parad igma del nuevo modelo mental de los grandes sabios y filósofos que dice: “Yo so y parte del problema, pero si quiero puedo ser parte de la solución” En el viejo paradigma de vida del venezolano, cuando no nos gusta algo le echamo s la culpa a la sociedad que no anda bien. Siempre la culpa la tiene el otro, y a sea el encargado, el director, el maestro, el médico, el presidente y pare de contar. Siempre buscamos un culpable que debe resolvernos el problema, mientras yo espero a que todo este listo, para cuando ellos me avisen, evaluar yo la s ituación, porque yo soy la suma de perfección. Venezolanos, debemos cambiar el chip, porque ya hay demasiada alteración en la conciencia y no estamos trabajand o en pro de la paz. Con esta actitud de valores remendados estamos constantement e propiciando la guerra y sus consecuencias. La educación tiene un nuevo enfoque, el cual esta respaldado por grandes educado res y sabios de la humanidad, Hermes, Pitágoras, Simón Bolívar, Buda, San Pablo , Simón Rodríguez, Andrés Bello, entre otros. El venezolano no puede seguir entr etenido en el consumismo temporal, siempre buscando en el automercado un objeto que nos pueda satisfacer. Al inconforme nada le satisface, su aspecto posesivo siempre distorsiona la realidad esencial y solo encuentra placer y satisfacción en quejarse y echarle la culpa a los demás. El que quiere ser feliz que reduzca sus necesidades y lo será. No proyectemos n uestra felicidad en el futuro porque no sabemos si amanecemos al día siguiente. Este es el modelo de vida que debe existir en todas las instituciones educativas , es una conciencia de vida que todos debemos asumir. Conciencia, paciencia, edu cación y no violencia en todos los espacios, para que reine la paz en la casa, en la escuela, en el trabajo, en la comunidad, en el país y en el mundo. Hay que quitarse el exceso de equipaje que nos agobia, tenemos que liberar los p

resos que tenemos en la conciencia, el perdón es la máxima expresión del amor. N o creas en el mandamiento de los medios masivos que te dice ”consume mas”, porqu e mientras más consumes más necesidades tienes y lo que tienes nunca te alcanza rá para satisfacer tus necesidades, y así es como se cae en tentación de corrupc ión y soborno. No te distraigas en el mercado comprando lo que no necesitas. En el mundo consu mista no importan los valores ni la superación personal. Ya es hora de comenzar a trabajar en la Educación de la Voluntad. Debemos hacer conciencia para ser ve rdaderos agentes de cambio y no simples espectadores que obedecen los mandatos e goístas de esta sociedad consumista. Dejemos de ser ingenuos, como niños fluctuantes bajo cualquier viento de pseudodoctrinas, como la moda, la marca o el estilo. Sabemos que queda un largo camin o por recorrer para depurar los viejos vicios. Tenemos que meterle el pecho a l a rueda de la dignidad con valores puros y propios acordes con nuestra Identidad Nacional. Así, no tendremos que escondernos de otros seres humanos cuando nos clasifiquen de sifrinos inmaduros. Tenemos que hacernos responsables por los pr oblemas que tanto le achacamos a los demás, ya que también somos parte de ellos. Todos somos educadores con nuestro ejemplo personal. Hagamos siempre una labor limpia, positiva y digna de todo lo que se nos encomiende. Todos somos miembros interactivos de este sistema social y debemos llevarnos bi en, como personas civilizadas. Somos útiles y necesarios en la medida en que ser vimos a los demás. Vivir la vida para nosotros mismos y ser excluyentes no tiene sentido ya que resulta egoísta. Debemos estar en contacto con nuestros semejan tes. Obviamente, de ellos recibiremos halagos, regaños y críticas pero, deberí amos aceptarlo, porque eso forma parte del crecimiento personal y profesional. L as personas que nos ven, siempre tienen una mejor visión de nuestros errores y defectos. Cuando interactuemos con los demás, procuremos aprender de ellos, porque las re spuestas a nuestras interrogantes y dudas no siempre están dentro de nosotros mi smos. Todo ser humano merece nuestra amistad, merece un comportamiento no violen to, No a la violencia física, No a la violencia verbal, No a la violencia psicol ógica, ¡Respeto! Abraza tu cruz como Cristo abrazó la de Él. Se mejor cada día, pero conserva tu esencia original, eso te hace único. La libertad de uno comienz o donde termina la del otro. Debemos pedir permiso, debemos dar el correcto luga r a cada quién como muestra de humanidad y consideración por la raza humana. Par a exigir Respecto también hay que darlo. Finura y delicadeza en el trato, espec ialmente con los menores de edad. Aprovechemos la oportunidad que nos brinda la Constitución de la República Boliv ariana de Venezuela para ser más participativos en nuestras comunidades. Paremo s de perder tiempo pensando en pura entelequia. Esta República solo se refundará cuando seamos mas participativos en nuestras comunidades y solidarios con nuest ros semejantes. Si no cambiamos nuestra mala educación y seguimos revolcándon os en los vicios que derrocaron las otras Repúblicas, nunca saldremos del subd esarrollo mental en que vivimos. No seamos pseudo-patriotas, no utilicemos nuestros cargos públicos en benefici o propio. La gente no es tan ignorante ni ingenua. Ellos se dan cuenta de nuest ra manipulación. Venezuela esta cansada de los mismos errores que se han presen tado por 500 años en su escenario político. Regalémosle a Bolívar la conquista d efinitiva de la Libertad. Bolívar murió abandonado, triste y sólo en Colombia de spués de ver destruidas las Repúblicas que libertó cargado de sueños. Ya es hora de tener la patria por la que tantos murieron. Seamos patriotas de verdad y c umplamos con nuestras obligaciones como ciudadanos, como padres, como educadores , como funcionarios públicos, como hijos de Dios.

.

Prof. Héctor Ruiz