You are on page 1of 12

Capítulo 3

FLUIDOS HIDRÁULICOS

La selección y el cuidado que se tenga con el fluido hidráu- lico de una máquina tienen un efecto importante sobre su funcionamiento y sobre la duración de sus componentes hi- draulicos. La composición y aplicación de los fluidos hi- draulicos es una ciencia aparte que está fuera del alcance de este manual. En este capítulo se encontrarán los factores fundamentales que intervienen en la selección de un fluido y en su adecuada utilización. En el capítulo 1 se ha definido un fluido como cualquier líquido o gas. Sin embargo, el término fluido se ha generali- zado en hidráulica para referirse al líquido que se utiliza co- mo medio de transmisión de energía. En este capítulo,flui- do significará fluido hidráulico, bien sea un aceite mineral adecuado o alguno de los fluidos ininflamables, que pueden ser compuestos sintéticos.

3.1. OBJETIVOS DEL FLUIDO

El fluido hidráulico tiene 4 objetivos principales: transmitir potencia, lubrificar las piezas móviles, minimizar las fugas y enfriar o disipar el calor.

3-1.1. Transmisión de potencia

Como medio transmisor de potencia, el fluido debe poder circular fácilmente por las líneas y orificios de los elemen- tos. Demasiada resistencia al flujo origina pérdidas de po- tencia considerables. El fluido también debe ser lo más in- compresible posible, de forma que cuando se ponga en mar- cha una bomba o cuando se actúe una válvula, la acción sea instantánea.

Lubrificación

En la mayoría de los elementos hidráulicos, la lubrificación interna la proporciona el fluido. Los elementos de las bom- bas y otras piezas desgastables se deslizan unos contra otros sobre una pelicular de fluido (fig. 3-1). Para que la duración de los componentes sea larga, el aceite debe contener los aditivos necesarios para asegurar buenas caracteristicas anti- desgaste.No todos los aceites hidráulicos contienen estos aditivos. Vickers recomienda la nueva generación de aceites hi draulicos industriales que contienen cantidades adecuadas de aditivos antidesgaste. Para el servicio hidráulico general, estos aceites ofrecen excelente protección contra el desgas-

47

te de bombas y motores y tienen la ventaja de una larga duración. Además, estos aceites proporcionan una buena demulsi- bilidad así como protección contra la oxidación. Estos acei- tes se conocen generalmente como "aceites hidráulicos tipo antidesgaste". La experiencia ha demostrado que los aceites para cárter de automóvil tipo "MS", viscosidad SAE 10 W y 20-20 W, son excelentes para los servicios hidráulicos severos cuando no hay o hay muy poca agua. El único inconveniente es que sus aditivos detergentes tienden a emulsionar el agua con el aceite e impiden su separación, incluso durante mu- cho tiempo. Hay que observar que muy pocos problemas se han expe- rimentado hasta la fecha en el empleo de estos aceites en sistemas hidráulicos de maquinaria industrial. La condensa- ción normal no ha sido problema. Los aceites "MS" son especialmente recomendados para los sistemas hidráulicos de equipo móvil (tractores, excava- doras, asfaltadoras, etc.).

3.1.3. Estanqueidad

En muchos casos, el fluido es el único cierre contra la pre- sión dentro de un componente hidráulico. En la figura 3-1, no hay anillo de cierre entre la corredera de la válvula y el cuerpo para reducir las fugas entre los pasajes de alta y baja presión. El ajuste mecánico y la viscosidad del aceite deter- minan el porcentaje de las fugas.

3.1.4. Enfriamiento

La circulación del aceite a través de las líneas y alrededor de las paredes del depósito (fig. 3-2) disipa parte del calor generado en el sistema.

3.2. REQUERIMIENTOS DE CALIDAD

Además de estas funciones fundamentales, el fluido hidráu- lico puede tener otros requerimientos de calidad tales como:

- Impedir la oxidación

- Impedir la formación de lodo, goma y barniz

- Reducir la formación de espuma

- Mantener su propia estabilidad y, por consiguiente, redu- cir el costo del cambio de fluido

- Mantener un índice de viscosidad relativamente estable entre amplios límites de temperatura — Impedir la corrosión y la formación de picaduras

- Separar el agua

— Compatibilidad con cierres y juntas

Estos requerimientos de calidad son frecuentemente el resultado de una composición especial y pueden no estar presentes en todos los fluidos.

3.3. PROPIEDADES DEL FLUIDO

Consideramos a continuación las propiedades de los fluidos hidráulicos que les permiten realizar sus funciones funda- mentales y cumplir con algunos o todos sus requerimientos de calidad.

3.3.1. Viscosidad

La viscosidad es la medida de la resistencia del fluido a la circulación del mismo.

Si un fluido circula con facilidad, su viscosidad es baja.

También se puede decir que el fluido es fino, o que tiene

poca consistencia o poco cuerpo. Un fluido que circula con dificultad tiene una viscosidad alta. Es grueso o tiene mucha consistencia.

3.3.1.1. Viscosidad, una solución de compromiso

En cualquier máquina hidráulica la viscosidad del fluido de- be ser un compromiso. Una viscosidad elevada es deseable para mantener la estanqueidad entre superficies adyacentes. Sin embargo, una viscosidad demasiado alta aumenta la fricción, lo que da como resultado:

— Elevada resistencia al flujo.

— Alto consumo de potencia debido a las pérdidas por ro- zamientos.

— Elevada temperatura causada por la fricción.

— Aumento de la caída de presión debido a la resistencia.

— Posibilidad de que el funcionamiento se haga más lento.

— Dificultad en separar el aire del aceite en el depósito.

Y en caso de que la viscosidad fuera demasiado baja:

— Aumento de las fugas.

— Excesivo desgaste e incluso agarrotamiento bajo cargas elevadas que pueden producirse al destruirse la película

de aceite entre piezas móviles.

— Puede reducirse el rendimiento de la bomba haciendo que el actuador funcione más despacio.

— Aumento de temperaturas debido a las fugas.

3.3.2. Definición de la viscosidad

Algunos métodos para definir la viscosidad, por orden de- creciente de precisión, son: viscosidad absoluta en poise,vis- cosidad cinemática en centistokes, viscosidad relativa en Se-

gundos Universales Saybolt (SUS) y números SAE. La vis-

cosidad de los fluidos hidráulicos se especifica en SUS en

los Estados Unidos por razones históricas.

3.3.2.1. Viscosidad dinámica

Considerando la viscosidad como la resistencia que ofrece

una capa de fluido para deslizar sobre otra, es fácil medir en un laboratorio la viscosidad dinámica. La viscosidad de un poise es, por definición, la viscosidad que tiene un fluido, cuando la fuerza necesaria para mover una superficie de 1

cm 2 sobre otra idéntica paralela (fig. 3-3) situada a 1 cm de

distancia, con una velocidad relativa de 1 cm/sg es 1 dina (en el sistema C.G.S. la fuerza se mide en dinas y la superfi- cie en cm 2 ).

Expresado de otra forma, la viscosidad dinámica es la re- lación entre el esfuerzo de cizallado y la velocidad de ciza- llado de un fluido:

Viscosidad dinámica =

esfuerzo de cizallado

velocidad de cizallado

dina • segundo

1 poise =

cm'

Una unidad más pequeña de viscosidad dinámica es el centipoise que es la centésima parte de 1 poise:

1 centipoise = 0.01 poise

3.3.2.2. Viscosidad cinemática

El concepto de viscosidad cinemática es una consecuencia de la utilización de una columna de líquido para producir una circulación del mismo a través de un tubo capilar. El coeficiente de viscosidad cinemática es el resultado de dividir el coeficiente de viscosidad dinámica por la densidad del fluido. En el sistema C.G.S., la unidad de viscosidad ci- nemática (stokes) es el cm 3 /seg. El centistokes es la centési- ma parte del stokes. Las viscosidades dinámica y cinemática están relaciona- das de la forma siguiente:

centipoise = centistokes x densidad

centistokes =

centipoise

densidad

3.3.2.3. Viscosidad SUS

Para la mayoría de las aplicaciones prácticas es suficiente conocer la viscosidad relativa del fluido. La viscosidad rela- tiva se determina midiendo el tiempo que tarda una cierta cantidad de líquido en fluir a través de un orificio normali- zado a una temperatura determinada. Hay varios sistemas

40

de medida. El método más utilizado en EE.UU. es el visco- símetro Saybolt (fig. 34). El tiempo que transcurre para fluir una cantidad dada de líquido a través del orificio se mide con un reloj. La viscosi- dad en Segundos Universales Saybolt (SUS) iguala al tiempo transcurrido. Naturalmente, un líquido grueso fluirá más despacio y la viscosidad SUS será más alta que la de un líquido ligero que fluirá más rápido. Como el aceite se vuelve más viscoso a temperaturas bajas, y disminuye su viscosidad cuando se ca- lienta, la viscosidad se debe expresar con SUS determinados a una temperatura dada. Las medidas se hacen generalmente a 100°F o 210°F (37.8°C o 98.9°C). Para aplicaciones industriales, la viscosidad del aceite acostumbra a ser del orden de 150 SUS a 100°F (37.8°C). Es una norma general que la viscosidad no debe ser nunca inferior a 45 SUS, ni superior a 4000 SUS, con independen- cia de la temperatura. Cuando se trabaja a temperaturas ex- tremas, el fluido debe de tener un índice de viscosidad muy elevado (véase pág. 3-6).

3.3.2.4. Números SAE

Los números SAE han sido establecidos por la Society of Automotive Engineers para establecer intervalos de viscosi- dades SUS a las temperaturas de prueba SAE. Los números de invierno (5W, 10W, 20W) se determinan haciendo medidas a 0°F (-17.9°C). Los números de verano (20, 30, 40, 50, etc.) designan el intervalo SUS a 210° F (98.9°C). Véase la tabla 3-1 de intervalos de temperatura.

3.3.2.5. índice de viscosidad (IV)

El índice de viscosidad es un número arbitrario que indica

el cambio de viscosidad del fluido al variar la temperatura. Un fluido que tenga una viscosidad relativamente estable a temperaturas extremas tiene un índice de viscosidad (IV)

muy elevado. Un fluido que sea muy espeso a temperaturas

bajas y muy ligero a temperaturas muy elevadas tendrá un

IV muy bajo.

En la figura 3-5 se comparan aceites con índices de visco- sidad de 50 y 90, cuyas viscosidades a tres temperaturas dis- tintas pueden verse en el cuadro siguiente:

IV

(-17.8°C)

37.8°C

(98.9° C)

0°F

100°F

210°F

50

284° E

4.32° E

1.35°E

90

227° E

4.32° E

1.40°E

Obsérvese que el aceite de 90 IV es menos viscoso a

-17.8°C y más viscoso a 98.9°C que el aceite de índice 50

IV, mientras que ambos tienen la misma viscosidad a 37.8° C.

La escala original del IV estaba comprendida entre 0 y 100, representando las características peores y mejores en-

* La relación entre grados Engler y Segundos Universales Saybolt viene dada por la relación siguiente:

SUS

°E

= 34.61

* La relación entre grados Engler y Segundos Universales Saybolt viene dada por la relación siguiente:
tonces conocidas. Hoy en día, los aditivos químicos y las técnicas de refinamiento han elevado

tonces conocidas. Hoy en día, los aditivos químicos y las técnicas de refinamiento han elevado los IV de algunos acei- tes a valores muy superiores a 100. Es conveniente utilizar un fluido de IV elevado cuando se trabaja a temperaturas extremas. No obstante, si una máquina funciona a tempera- turas relativamente constantes, el índice de viscosidad tiene menos importancia.

3.3.2. Punto de fluidez

El punto de fluidez es la temperatura más baja a la que un líquido puede fluir. Es una especificación muy importante si el sistema hidráulico está expuesto a temperaturas extre- madamente bajas. Como regla general, el punto de fluidez

52

debe estar 10°C por debajo de la temperatura más baja de utilización.

3.3.3. Capacidad de lubrificación

Es deseable que las piezas móviles del sistema hidráulico tengan una holgura suficiente para que puedan deslizarse so- bre una película de fluido (fig. 3-6). Esta condición se llama lubrificación completa. Si el fluido tiene una viscosidad ade- cuada, las pequeñas imperfecciones de las superficies de las piezas metálicas no se tocarán. Sin embargo, en equipos de alta precisión, las altas presiones y velocidades, juntamente con holguras finas, originan que la película del fluido se ha- ga muy delgada (fig. 3-7), originándose entonces una condi-

ción límite de lubrificación. Aquí puede haber contacto metal-metal entre las crestas de las dos superficies en con- tacto y se necesita un aceite con propiedades químicas especiales.

3.3.4. Resistencia a la oxidación

La oxidación o reacción química con el oxígeno es un fac- tor importante que reduce la vida o duración de un fluido. Los aceites de petróleo son particularmente susceptibles a la oxidación ya que el oxígeno se combina fácilmente con el carbono y el hidrógeno que forman parte de la composición química de los aceites. La mayoría de los productos de la oxidación son solu- bles en el aceite y tienen lugar reacciones entre ellos, for- mándose goma, lodo o barniz, que, debido a su acidez, pue- den originar corrosión en el sistema, además de aumentar la viscosidad del aceite. Los productos de oxidación que son insolubles taponan orificios, aumentan el desgaste y hacen que las válvulas se *

agarroten.

3.3.5. Catalizadores

Hay siempre un número de catalizadores de oxidación en el sistema hidráulico. El calor, la presión, los contaminantes, el agua, las superficies metálicas y la agitación, todos ellos aceleran la oxidación una vez que ésta empieza. Es particularmente importante la temperatura. La expe- riencia ha demostrado que a temperaturas inferiores a 57°C el aceite se oxida muy lentamente. Pero la velocidad de oxidación (o cualquier otra reacción química) se dobla apro- ximadamente por cada aumento de 10° C. Los fabricantes de aceite hidráulico añaden aditivos para resistir a la oxidación, ya que muchos sistemas trabajan a temperaturas muy altas. Estos aditivos:

1. Impiden inmediatamente que la oxidación continúe una vez iniciada (tipo rompedor de cadena) o

2. Reducen el efecto de los catalizadores de oxidación (tipo desactivador metálico).

3.3.6. Prevención de la oxidación y de la corrosión

La oxidación (fig. 3-8) es la unión química del hierro (o acero) con el oxígeno. La corrosión es una reacción quími- ca entre un metal y un ácido. Los ácidos resultan de la com- binación química del agua con ciertos elementos. Ya que es generalmente imposible impedir que el aire atmosférico y la humedad que contiene penetren en el siste- ma hidráulico, habrá siempre posibilidades de que haya oxi- dación y corrosión. Durante la corrosión las partículas de metal se disuelven y se desprenden del componente (fig. 3-9). Tanto la oxidación como la corrosión contaminan el sistema y originan un desgaste. También originan fugas ex- cesivas y puede ocurrir que los componentes se agarroten. Pueden evitarse la oxidación y la corrosión incorporando aditivos al fluido, que protegen las superficies metálicas de los ataques químicos.

3.3.7. Desemulsibilidad

Pequeñas cantidades de agua pueden ser toleradas en la ma- yoría de los sistemas. De hecho, algunos componentes an- tioxidantes promueven un cierto grado de emulsificación, o mezcla con el agua que se introduce en el sistema. Esto im- pide que el agua se deposite y rompa la película anti-oxida- ción. Sin embargo, demasiada agua en el aceite facilita la acumulación de contaminantes que pueden originar el aga- rrotamiento de las válvulas y la aceleración del desgaste. Con aditivos adecuados, puede conseguirse que un aceite hidráulico tenga un alto grado de desemulsibilidad o capaci- dad para separar el agua.

3.3.8. Uso de aditivos

Como la mayoría de las propiedades deseables de un fluido son, por lo menos, parcialmente atribuidas a los aditivos, podría suponerse que los aditivos comerciales pueden ser incorporados a cualquier aceite para hacerlo más adecuado

a un sistema hidráulico. Los fabricantes, sin embargo, pre-

vienen contra esto, diciendo que los aditivos deben ser com- patibles con el fluido base y entre sí, y más aún, que esta

compatibilidad no puede ser determinada fácilmente por

el usuario. A menos que se disponga de un laboratorio para

averiguar su compatibilidad, es mejor dejar el uso de los adi- tivos al criterio del fabricante del fluido.

3.4. ACEITES MINERALES

Los aceites minerales procedentes de la destilación del pe- tróleo son, todavía, con mucha diferencia, la base más uti- lizada para los fluidos hidráulicos. Las características o propiedades de los aceites minerales dependen de tres fac- tores:

1. El tipo de aceite crudo utilizado.

2. El grado y método de refinamiento.

3. Los aditivos utilizados.

En general, los aceites de petróleo poseen excelentes cua- lidades lubrificantes. Algunos aceites crudos tienen propie- dades lubrificantes y antidesgaste superiores a lo normal. Según su composición, algunos aceites crudos pueden pre- sentar una desemulsibilidad más elevada, más resistencia a la oxidación a altas temperaturas o mayores índices de viscosi- dad que otros. El aceite protege contra la oxidación, consti- tuye un buen aislante, disipa el calor fácilmente y es fácil mantenerlo limpio por filtración o por separación de los contaminantes por gravedad. La mayoría de las propiedades deseables de un fluido, si no están ya presentes en el aceite crudo, pueden incorporarse mediante refinado o aditivos. El principal inconveniente de los aceites de petróleo es que son inflamables. En las aplicaciones en que haya peligro de inflamación, tales como tratamientos térmicos, soldadu- ra eléctrica, fundición, forja y muchas otras más, hay dispo- nibles varios tipos de fluidos ininflamables.

3.5. FLUIDOS ININFLAMABLES

Hay tres tipos básicos de fluidos ininflamables:

1. Agua-glicol

2. Emulsiones agua-aceite

3. Fluidos sintéticos

3.5.1. Agua-glicol

Los fluidos a base de agua-glicol están formados de (1) 35 a 40 % de agua para obtener resistencia contra el fuego, (2) un glicol (substancia química sintética de la misma familia que los anticongelantes permanentes, generalmente etileno

o propileno glicol), y (3) un espesador soluble en agua para mejorar la viscosidad. También contienen aditivos para im- pedir la formación de espuma, la oxidación, la corrosión y para mejorar la lubrificación.

3.5.1.1. Características

Los fluidos tipo agua-glicol presentan, generalmente, buenas características antidesgaste con tal de que se eviten veloci- dades y cargas elevadas. La densidad es superior a la del aceite, lo que puede originar un vacío mayor en la entrada de las bombas. Ciertos metales como el zinc, el cadmio y el magnesio reaccionan con los fluidos tipo agua-glicol y no pueden ser utilizados en sistemas en que deban utilizarse pinturas y es- maltes compatibles con estos fluidos. La mayoría de las juntas y mangueras flexibles son com- patibles con el agua-glicol. El amianto, el cuero y los mate- riales a base de corcho deben evitarse pues tienden a absor- ber agua. Algunos inconvenientes de estos fluidos son: (1) es nece- sario medir, periódicamente, el contenido de agua y compa- rar las pérdidas por evaporación para mantener la viscosidad requerida, (2) la evaporación también puede causar la pérdi- da de ciertos aditivos, reduciendo así la duración del fluido

y de los componentes hidráulicos, (3) la temperatura de tra-

bajo debe mantenerse más baja y (4) el coste (actualmente)

es superior al de los aceites convencionales.

3.5.1.2. Cambio a agua-glicol

Cuando en un sistema se cambia el aceite mineral por agua- glicol, debe limpiarse cuidadosamente. Las recomendacio- nes incluyen sacar la pintura del interior del depósito, cam- biar las piezas recubiertas de zinc o cadmio, y cambiar algu- nas conexiones de fundición. También puede ser necesario cambiar las piezas de aluminio, a menos que hayan sido tra- tadas adecuadamente, así como el equipo de accesorios que no sean compatibles con el fluido.

3.5.2. Emulsiones agua-aceite

Son los fluidos ininflamables más económicos. Las propie- dades ininflamables dependen, como en el agua-glicol, del

contenido de agua. Además del agua y del aceite estas emul- siones contienen emulsifícadores, estabilizadores y otros aditivos para evitar que ambos líquidos se separen.

3.5.2.1. Aceite en agua

Las emulsiones de aceite en agua contienen pequeñas gotas de aceite especialmente refinado, dispersas en el agua. Se di- ce que el agua es la fase continua, y que las características del fluido tienen más semejanza con el agua que con el acei-

te. El fluido es muy resistente al fuego, tiene baja viscosidad

y excelentes características de enfriamiento. Pueden incor-

porarse aditivos para mejorar la capacidad de lubrificación

que es relativamente baja, y para la protección contra la

oxidación. Este fluido se ha usado principalmente en el pa- sado con bombas grandes de baja velocidad. Ahora también

se puede usar con ciertas bombas hidráulicas convencionales.

3.5.2.2. Agua en aceite

Las emulsiones de agua en aceite son de uso más corriente. Pequeñas gotas de agua están dispersas en una fase de aceite continua. Como el aceite, estos fluidos tienen excelente lu- bricidad y buena consistencia. Además, el agua dispersa pro- porciona al fluido excelente capacidad de enfriamiento. Se incorporan inhibidores de oxidación para ambas fases de agua y aceite. También se usan aditivos antiespumantes sin dificultad. Estas emulsiones contienen generalmente alrededor del 40 % de agua. Sin embargo, algunos fabricantes suministran este fluido concentrado y el consumidor añade el agua al instalarlo. Como en el caso del agua-glicol, es necesario re- poner el agua para mantener la viscosidad adecuada.

3.5.2.3. Otras características

Las temperaturas de funcionamiento deben mantenerse ba- jas en cualquier emulsión de agua-aceite, para evitar la eva- poración y la oxidación. El fluido debe circular y no debe verse sometido repetidamente a congelaciones y calenta-

mientos, pues en ese caso las fases se separarían. Las condi- ciones de entrada deben elegirse cuidadosamente debido a

la mayor densidad del fluido y a su viscosidad más elevada.

Las emulsiones parecen tener una mayor afinidad para la contaminación y requieren especial atención en el filtrado, incluyendo filtros magnéticos para atraer las partículas de hierro.

3.5.2.4. Compatibilidad con juntas y metales

Las emulsiones agua-aceite son generalmente compatibles con todos los metales y juntas que se encuentran en los sis- temas de aceites minerales.

3.5.2.5. Cambio a emulsión

Cuando en un sistema hidráulico se cambia el aceite por la

emulsión agua-aceite, debe vaciarse y limpiarse completa- mente. Es esencial extraer todos los contaminantes, como en el caso del agua-glicol, que podrían provocar la descom- posición del nuevo fluido. La mayoría de las juntas se pueden dejar tal como están aunque, sin embargo, las juntas móviles de butil deben cam- biarse. Al sustituir a los fluidos sintéticos, las juntas deben cambiarse pasando a las adecuadas páralos aceites minerales.

3.5.3. Fluidos sintéticos

Los fluidos sintéticos ininflamables son productos químicos sintetizados en el laboratorio, que son por sí mismos menos inflamables que los aceites de petróleo. Algunos productos típicos de esta clase son: (1) esterfosfatos, (2) hidrocarbu- ros clorados, (3) fluidos sintéticos que son mezclas de 1 y 2 y pueden contener también otros materiales.

3.5.3.1. Características

Como los productos sintéticos no contienen agua u otros materiales volátiles, funcionan bien a altas temperaturas sin pérdida de ningún elemento esencial. También son adecua- dos para sistemas de alta presión. Los fluidos sintéticos resistentes al fuego no funcionan bien en sistemas a baja temperatura. Puede ser necesario precalentar en ambientes fríos. Además, estos fluidos son los de mayor peso específico y las condiciones de entrada a la bomba requieren un cuidado especial cuando se les utiliza. Algunas bombas de paletas es- tán construidas con cuerpos especiales con objeto de mejo- rar las condiciones de entrada necesarias para impedir la ca- vitación, cuando se usa un fluido sintético. El índice de viscosidad (IV) de los fluidos sintéticos es generalmente bajo, estando comprendido entre 30 y 50. Así pues, deben utilizarse únicamente cuando la temperatura de funcionamiento sea relativamente constante. Los fluidos sintéticos son probablemente los fluidos hi- dráulicos más caros que se usan en la actualidad.

3.5.3.2. Compatibilidad con las juntas

Los fluidos sintéticos no son compatibles con las juntas co- rrientes de nitrilo (buna) y neopreno; por consiguiente, al sustituir el aceite mineral, agua-glicol o emulsión agua-acei- te, por un fluido sintético hay que desmontar todos los componentes para cambiar las juntas. Juntas especiales de materiales compatibles están disponibles para sustitución en todos los componentes Vickers. Pueden comprarse sueltas o por juegos, o bien ordenar unidades nuevas ya adecuadas para este tipo de fluido. En la figura 3-10 puede verse una tabla que muéstralos tipos de materiales que son compatibles con varios fluidos hidráulicos.

3.6. MANTENIMIENTO DEL FLUIDO

Los fluidos hidráulicos de cualquier clase no son baratos.

Además, el cambiarlos y limpiar los sistemas que no han si- do adecuadamente mantenidos, consume tiempo y dinero. Es, pues, importante tener el adecuado cuidado con el fluido.

3.6.1. Almacenamiento y manejo

Se indican a continuación algunas reglas para impedir la contaminación del fluido durante el almacenamiento y ma- nejo.

1. Almacenar los bidones apoyándolos lateralmente. Si es posible, tenerlos en el interior o a cubierto.

2. Antes de abrir un bidón limpiar la parte superior y el ta- pón de forma que no pueda entrar suciedad.

3. Usar solamente mangueras y recipientes limpios para

transferir el fluido del bidón al depósito hidráulico. Se recomienda un grupo de trasiego equipado con un filtro de 20 mieras absolutas. 4. Utilizar una tela de malla lo más fina posible en el tubo de llenado del depósito.

Si el fluido se mantiene limpio y libre de humedad dura- rá mucho más tiempo y se evitará dañar las piezas de preci- sión de los componentes hidráulicos.

3.6.2. Cuidado durante el funcionamiento

Los cuidados adecuados para un fluido hidráulico durante el funcionamiento incluyen:

1. Impedir la contaminación manteniendo el sistema estan- co y utilizando filtros de aire y aceite adecuados.

2. Establecer intervalos de cambio de fluido adecuados para no dejar que éste se descomponga. En caso necesario, el suministrador puede probar periódicamente muestras en el laboratorio para establecer la frecuencia de cambio.

3. Mantener el depósito adecuadamente lleno para aprove- char sus características de disipación de calor e impedir que la humedad se condense en las paredes interiores.

4. Reparar inmediatamente las fugas.

3.7. CUESTIONARIO

1. Mencionar cuatro funciones primarias de un fluido hi- dráulico.

2. Mencionar cuatro propiedades de un fluido hidráulico.

3. es viscosidad.

Definir qué

¿Cuál es

su unidad más

corriente?

4. ¿Cómo afecta el frío a la viscosidad? ¿Y el calor?

5. Si la viscosidad es demasiado elevada, ¿qué puede ocu- rrirle al sistema? .

6. ¿Qué es el índice de viscosidad? ¿Por qué es impor- tante?

57

7.

¿Cuál es el tipo de fluido hidráulico que tiene mejor lubrificación?

12.

¿Cuáles son los tres tipos básicos de fluidos ininfla- mables?

8.

Citar algunos catalizadores a la oxidación del aceite hidráulico.

13. ¿Qué tipo de fluido hidráulico no es compatible con las juntas de buna o neopreno?

9.

¿Cómo se impiden la formación de orín y la corrosión?

14. ¿Cuál es el mejor tipo de fluido ininflamable para tra- bajar a temperaturas muy elevadas?

10.

¿Qué es desemulsibilidad?

15. ¿Cómo afecta el peso específico de un fluido a las con- diciones en la entrada de una bomba?

11. ¿Cuáles son los tres factores que determinan las propie- dades de un aceite hidráulico?

16. ¿Cuál es el factor más importante para el buen mante- nimiento de un fluido?

más importante para el buen mante- nimiento de un fluido? Figura 3-10. Compatibilidad de fluidos hidráulicos

Figura 3-10. Compatibilidad de fluidos hidráulicos y juntas

58