You are on page 1of 8

Hacia las sociedades del conocimiento

INFORME MUNDIAL DE LA UNESCO

Hacia las sociedades


del conocimiento

Ediciones UNESCO
Las designaciones utilizadas en esta publicación y la presentación del material que en ella figura
no suponen ninguna toma de posición por parte de la UNESCO acerca de la condición jurídica
de los países, territorios, ciudades o zonas ni respecto al trazado de sus fronteras o límites.

Publicado en 2005 por la Organización de las Naciones Unidas


para la Educación, la Ciencia y la Cultura

7 Place de Fontenoy; 75732 París 07 SP

http//www.unesco.org/publications

Maqueta: Roberto C. Rossi

Impreso por Jouve, Mayenne France

ISBN 92-3-304000-3

©UNESCO 2005
Todos los derechos reservados
Introducción

Cabe preguntarse si tiene sentido construir sociedades


del conocimiento, cuando la historia y la antropología ¿Qué clase de sociedades
nos enseñan que desde la más remota antigüedad
todas las sociedades han sido probablemente socie- del conocimiento?
dades del conocimiento, cada una a su manera.
Hoy como ayer, el dominio del conocimiento Una sociedad del conocimiento es
puede ir acompañado de un cúmulo importante de una sociedad que se nutre de sus
desigualdades, exclusiones y luchas sociales. Durante diversidades y capacidades
mucho tiempo el conocimiento fue acaparado por Cada sociedad cuenta con sus propios puntos fuertes
círculos de sabios o iniciados. El principio rector de en materia de conocimiento. Por consiguiente, es
esas sociedades del conocimiento reservado era el necesario actuar para que los conocimientos de que
secreto. Desde el Siglo de las Luces, los progresos de son ya depositarias las distintas sociedades se articulen
la exigencia democrática –basada en un principio de con las nuevas formas de elaboración, adquisición
apertura y en la lenta aparición de un ámbito público y difusión del saber valorizadas por el modelo de la
del conocimiento– permitieron la difusión de las ideas economía del conocimiento.
de universalidad, libertad e igualdad. Esta evolución La noción de sociedad de la información se basa
histórica fue unida a la propagación de conocimientos en los progresos tecnológicos. En cambio, el concepto
por intermedio del libro, y luego de la imprenta, y de sociedades del conocimiento comprende dimen-
también a la difusión de una educación para todos en siones sociales, éticas y políticas mucho más vastas. El
la escuela y la universidad. Este ideal de conseguir un hecho de que nos refiramos a sociedades, en plural,
ámbito público del conocimiento, que es un elemento no se debe al azar, sino a la intención de rechazar la
fundamental de la UNESCO y su Constitución, no se unicidad de un modelo “listo para su uso” que no
puede considerar como un logro definitivo. tenga suficientemente en cuenta la diversidad cultural
Actualmente, la difusión de las nuevas tecno- y lingüística, único elemento que nos permite a todos
logías y la aparición de la red pública Internet parecen reconocernos en los cambios que se están produciendo
abrir nuevas perspectivas a la ampliación del espacio actualmente. Hay siempre diferentes formas de cono-
público del conocimiento. A este respecto, podemos cimiento y cultura que intervienen en la edificación de
preguntarnos si poseemos ya los medios que permitan las sociedades, comprendidas aquellas muy influidas
un acceso igual y universal al conocimiento, así como por el progreso científico y técnico moderno. No se
un auténtico aprovechamiento compartido de éste. puede admitir que la revolución de las tecnologías de
Esta debe ser la piedra de toque de sociedades del la información y la comunicación nos conduzca –en
conocimiento auténticas, que sean fuentes de un virtud de un determinismo tecnológico estrecho y fata-
desarrollo humano y sostenible. lista– a prever una forma única de sociedad posible.

Hacia las sociedades del conocimiento — ISBN 92-3-304000-3 — © UNESCO 2005 17


Hacia las sociedades del conocimiento

La importancia de la educación y del espíritu sociedades del conocimiento, ya que éste es un bien
crítico pone de relieve que, en la tarea de construir público que ha de estar a disposición de todos.
auténticas sociedades del conocimiento, las nuevas Los jóvenes están llamados a desempeñar un
posibilidades ofrecidas por Internet o los instrumentos papel fundamental en este ámbito, ya que suelen
multimedia no deben hacer que nos desinteresemos hallarse a la vanguardia de la utilización de las nuevas
por otros instrumentos auténticos del conocimiento tecnologías y contribuyen a insertar la práctica de
como la prensa, la radio, la televisión y, sobre todo, éstas en la vida diaria. Las personas de más edad
la escuela. Antes que los ordenadores y el acceso a también están destinadas a desempeñar un papel
Internet, la mayoría de las poblaciones del mundo importante, porque cuentan con la experiencia nece-
necesitan los libros, los manuales escolares y los maes- saria para compensar la relativa superficialidad de la
tros de que carecen. comunicación “en tiempo real” y recordarnos que el
La cuestión de las lenguas y los conocimientos conocimiento es esencialmente un camino hacia la
es inseparable de la cuestión de los contenidos. Al decir sabiduría. Toda sociedad posee la riqueza de un vasto
esto, no nos referimos solamente a los debates sobre potencial cognitivo que conviene valorizar.
la preponderancia del inglés con respecto a las demás Además, dado que las sociedades del conoci-
lenguas de comunicación importantes, o a la suerte miento de la “era de la información” se distinguen de
que se depara a los idiomas en peligro de desapari- las antiguas por su carácter integrador y participativo
ción. Nos estamos refiriendo también al lugar que legado por el Siglo de las Luces y la afirmación de los
deben ocupar los conocimientos locales o autóctonos derechos humanos, la importancia que estas nuevas
en las sociedades del conocimiento cuyos modelos de sociedades conceden a los derechos fundamentales
desarrollo valoran considerablemente las formas de se traducirá por una focalización especial en:
codificación características del conocimiento científico. – la libertad de opinión y expresión (artículo
La nueva importancia que cobra la diversidad cultural 19 de la Declaración Universal de Derechos
y lingüística destaca hasta qué punto la problemática Humanos) y la libertad de información, el plura-
del acceso a los conocimientos es inseparable de las lismo de los media y la libertad académica;
condiciones en que éstos se producen. Promover la – el derecho a la educación y sus corolarios: la
diversidad equivale a promover la creatividad de las gratuidad de la enseñanza básica y la evolu-
sociedades del conocimiento emergentes. Esta pers- ción hacia la gratuidad de los demás niveles
pectiva no obedece exclusivamente a un imperativo de enseñanza (artículo 26 de la Declaración
abstracto de carácter ético, sino que apunta princi- Universal de Derechos Humanos y artículo 13
palmente a suscitar en cada sociedad una toma de del Pacto Internacional de Derechos Econó-
conciencia de la riqueza de los conocimientos y capa- micos, Sociales y Culturales);
cidades de que es depositaria a fin de que los valore – el derecho a “tomar parte libremente en la
y aproveche mejor. Al hacerlo, no cabe duda de que vida cultural de la comunidad, a gozar de las
cada sociedad estará mejor armada para hacer frente artes y a participar en el progreso científico y
a las rápidas mutaciones que caracterizan al mundo en los beneficios que de él resulten” (párrafo 1
contemporáneo. del artículo 27 de la Declaración Universal de
Derechos Humanos).
Una sociedad del conocimiento
debe garantizar el aprovechamiento La difusión de las tecnologías de la
compartido del saber información y la comunicación abre
Una sociedad del conocimiento ha de poder integrar nuevas posibilidades al desarrollo
a cada uno de sus miembros y promover nuevas La coincidencia del auge de Internet, así como de la
formas de solidaridad con las generaciones presentes telefonía móvil y las tecnologías digitales, con la tercera
y venideras. No deberían existir marginados en las revolución industrial –que en un primer momento

18 Hacia las sociedades del conocimiento — ISBN 92-3-304000-3 — © UNESCO 2005


Introducción

provocó en los países desarrollados la migración de Las sociedades del conocimiento no se


una parte considerable de la población activa hacia el reducen a la sociedad de la información
sector de los servicios– ha modificado radicalmente la El nacimiento de una sociedad mundial de la infor-
situación del conocimiento en nuestras sociedades. mación como consecuencia de la revolución de las
Es de sobra conocido el papel que han desem- nuevas tecnologías no debe hacernos perder de vista
peñado esas tecnologías1 en el desarrollo económico que se trata sólo de un instrumento para la realización
–mediante la difusión de las innovaciones y los de auténticas sociedades del conocimiento. El desa-
aumentos de productividad posibilitados por éstas– y rrollo de las redes no puede de por sí solo sentar las
en el desarrollo humano.2 Cuando las economías de bases de la sociedad del conocimiento.
algunos países desarrollados se hallaban en pleno La información es efectivamente un instru-
marasmo a finales del decenio de 1970, el desarrollo de mento del conocimiento, pero no es el conoci-
las nuevas tecnologías se consideró una panacea que miento en sí.4 La información, que nace del deseo de
ofrecía soluciones a muchos problemas persistentes, intercambiar los conocimientos y hacer más eficaz
por ejemplo la educación y la salud de los más desfa- su transmisión, es una forma fija y estabilizada de
vorecidos en los Estados Unidos, el choque industrial éstos que depende del tiempo y de su usuario: una
y monetario en Japón o el desempleo estructural noticia es “fresca” o no lo es. La información es en
en Europa. La perspectiva de un “salto tecnológico” potencia una mercancía que se compra y vende en
(leapfrogging) también pareció sumamente atractiva un mercado y cuya economía se basa en la rareza,
para los países en desarrollo, ya que emitió la hipó- mientras que un conocimiento –pese a determinadas
tesis de que era posible saltarse algunas etapas del limitaciones: secreto de Estado y formas tradicionales
desarrollo industrial adoptando directamente las de conocimientos esotéricos, por ejemplo– pertenece
tecnologías más avanzadas y beneficiándose así de legítimamente a cualquier mente razonable, sin que
su inmenso potencial. ello contradiga la necesidad de proteger la propiedad
En las sociedades del conocimiento emergentes intelectual. La excesiva importancia concedida a las
se da efectivamente un círculo virtuoso, en función del informaciones con respecto a los conocimientos
cual los progresos del conocimiento producen a largo pone de manifiesto hasta qué punto nuestra relación
plazo más conocimientos, gracias a las innovaciones con el saber se ha visto considerablemente modifi-
tecnológicas. De esta manera, se acelera la produc- cada por la difusión de los modelos de economía del
ción de conocimientos. La revolución de las nuevas conocimiento.
tecnologías ha significado la entrada de la información Ahora bien, pese a que estamos presenciando
y del conocimiento en una lógica acumulativa que el advenimiento de una sociedad mundial de la
Manuel Castells ha definido como “la aplicación [del información en la que la tecnología ha superado
conocimiento y la información] a los procedimientos todas las previsiones con respecto al aumento de la
de creación, procesamiento y difusión de la informa- cantidad de informaciones disponible y la velocidad
ción en un bucle de retroacción acumulativa entre la de su transmisión, todavía nos queda un largo camino
innovación y sus utilizaciones prácticas”.3 que recorrer para acceder a auténticas sociedades
En las sociedades del conocimiento, los valores del conocimiento. Aunque pueda “mejorarse” –por
y prácticas de creatividad e innovación desempe- ejemplo, suprimiendo las interferencias o errores de
ñarán un papel importante –aunque sólo sea por transmisión– una información no crea forzosamente
su capacidad de poner en tela de juicio los modelos sentido. Además, la información sólo seguirá siendo
existentes– para responder mejor a las nuevas nece- una masa de datos indiferenciados hasta que todos
sidades de la sociedad. La creatividad y la innovación los habitantes del mundo no gocen de una igualdad
conducen asimismo a promover procesos de cola- de oportunidades en el ámbito de la educación para
boración de nuevo tipo que ya han dado resultados tratar la información disponible con discernimiento
especialmente fructíferos. y espíritu crítico, analizarla, seleccionar sus distintos

Hacia las sociedades del conocimiento — ISBN 92-3-304000-3 — © UNESCO 2005 19


Hacia las sociedades del conocimiento

elementos e incorporar los que estimen más intere- la búsqueda de las libertades elementales o “sustan-
santes a una base de conocimientos. Muchos se darán ciales” –esto es, no sólo las libertades jurídicas, sino
cuenta de que en lugar de dominar la información, es las empíricamente comprobables– que son a la vez el
ésta la que los domina a ellos. fin y el medio principal del desarrollo. Estas libertades
Además, el exceso de información no es comprenden las posibilidades elementales de acceso
forzosamente una fuente de mayor conocimiento. Es –en especial, de las niñas y las mujeres– a la educa-
necesario que los instrumentos que permiten tratar ción, el mercado de trabajo, la salud y los productos,
la información estén a la altura. En las sociedades así como la participación en las decisiones políticas,
del conocimiento todos tendremos que aprender a la igualdad de acceso a la información y el derecho a
desenvolvernos con soltura en medio de la avalancha la seguridad colectiva.5 Ahora bien, cabe preguntarse
aplastante de informaciones , y también a desarrollar el si estas libertades sustanciales no coinciden con los
espíritu crítico y las capacidades cognitivas suficientes rasgos característicos de las sociedades del conoci-
para diferenciar la información “útil” de la que no lo miento basadas en la educación para todos a lo largo
es. Por otra parte, cabe señalar que los conocimientos de toda la vida y en la promoción de los conocimientos
útiles no son exclusivamente los que se pueden valo- como valor, considerado en su pluralidad.
rizar inmediatamente en una economía del conoci- Las sociedades del conocimiento son socie-
miento. En efecto, los conocimientos “humanistas” y dades en redes que propician necesariamente una
los conocimientos “científicos” obedecen a estrategias mejor toma de conciencia de los problemas mundiales.
distintas de utilización de la información. Los perjuicios causados al medio ambiente, los riesgos
tecnológicos, las crisis económicas y la pobreza son
Las sociedades del conocimiento: elementos que se pueden tratar mejor mediante la
un nuevo enfoque de desarrollo cooperación internacional y la colaboración científica.6
pertinente para los países del Sur El conocimiento es un poderoso vector de la lucha
La reflexión sobre las sociedades del conocimiento y contra la pobreza porque esa lucha no puede redu-
su edificación permite replantearse el propio concepto cirse exclusivamente al suministro de infraestructuras,
de desarrollo. La nueva valorización del “capital la ejecución de microproyectos cuya perdurabilidad
humano” induce a pensar que los modelos de desa- depende en gran medida de financiaciones externas
rrollo tradicionales –basados en la idea de que eran caso por caso, o la promoción de mecanismos institu-
necesarios inmensos sacrificios para alcanzar el creci- cionales cuya utilidad para los países menos adelan-
miento al cabo de largo tiempo y a costa de desigual- tados puede cuestionarse. La estructura en materia de
dades muy considerables, e incluso de un profundo información y la creación de capacidades son igual-
autoritarismo– están siendo substituidos por modelos mente importantes, sino más. Los éxitos conseguidos
basados en el conocimiento, la ayuda mutua y los por algunos países de Asia Oriental y Sudoriental en
servicios públicos. A este respecto, cabe preguntarse si la lucha contra la pobreza se explican en gran parte
la valorización del conocimiento no conduce a prever por las inversiones masivas que han realizado a lo
un nuevo modelo de desarrollo cooperativo –basado largo de varios decenios en la educación y la inves-
en la garantía de un determinado número de “bienes tigación y desarrollo. El ejemplo de esos países debe
públicos” por parte de los poderes públicos– en el ser meditado por muchas naciones en desarrollo, ya
que el crecimiento ya no se considere como un fin que sacarán gran provecho de experiencias que han
en sí, sino solamente como un medio. Al dar al cono- permitido reducir la pobreza absoluta en proporciones
cimiento una accesibilidad inédita y al valorizar más considerables. Dentro de esta perspectiva, la noción
el desarrollo de las capacidades de todos y cada uno, de sociedades del conocimiento no se puede reducir
la revolución tecnológica podría facilitar una nueva a una visión exclusiva de los países del Norte, ya que
definición de la causa final del desarrollo humano. parece constituir también un nuevo enfoque de desa-
Para Amartya Sen, el desarrollo humano estriba en rrollo pertinente para los países del Sur.

20 Hacia las sociedades del conocimiento — ISBN 92-3-304000-3 — © UNESCO 2005