You are on page 1of 43
Editorial 2 H ace más de una década atrás, leyendo una breve antolo- gía de

Editorial

2

Hace más de una década atrás, leyendo una breve antolo- gía de la poesía del poeta turco Nazim Hikmet me encon- tré con un verso que terminó helándome las venas. Decía que los muertos no preocupaban más de un año. Quedé varios minutos desconcertado. ¿Acaso no era una fulmi- nante verdad?

Con el paso de los años no sólo he advertido la certeza de aquellas palabras sino que incluso me da la impresión que cada vez más los muertos importan mucho menos tiempo. Se imaginan, ya la vida se ha convertido en una ausencia cotidiana y en ciertos casos su partida ni siquiera provoca resignación ni el más mínimo recogimiento de hombros.

Cada día uno puede percatarse de que no es la facción de un ser esencialmente conciente lo que vemos dentro del espejo sino a la de un animal, del más irracional de todos. Hasta en nuestras propias mascotas podemos descubrir aquella sensibilidad y lucidez que tanto carecemos. Las encuentro realmente humanas.

Vivimos pues en un mundo aparentemente civilizado, moderno, donde la tecnología en lugar de engrandecernos nos envilece. En un mundo que no cesa de ser recreado por el gran capital. En un mundo donde prima el individua- lismo y el olvido. Donde estar de moda significa mostrarse un completo idiota, desmemoriado y decidor de chácha- ras.

No obstante la muerte continúa reptando bajo la penum- bra. Y lo que es peor, los crímenes se siguen dando sin el menor remordimiento. ¿Cuánta sangre se va derramando, por ejemplo, en nuestro bienamado país? ¿Acaso todavía recordamos lo que ocurrió hace poco tiempo en Bagua? ¿En honor a qué dios bárbaro se hace tanto cruel y funesto sacrificio? Sin duda que en beneplácito de ese especie de Baal contemporáneo: el Capitalismo. Y en esta parte del planeta siempre han existido eficientes sumo sacerdotes que han cumplido su rol con tanto esmero y a pie juntillas.

Después de todo, ¿algún día obtendremos la lucidez y la sensibilidad? ¿Qué perdurable es aquél ídolo cruento? Al parecer nuestro mejor futuro será volver a ser primitivos, carentes de juicios y de supuestas verdades, habitando un planeta ruinoso y sin tiempo.

PIURA: Lúber Ipanaqué CAJAMARCA: Beethoven Medina RIOJA: Luis Salazar Orsi TARAPOTO: Miuler Vásquez TRUJILLO:
PIURA: Lúber Ipanaqué
CAJAMARCA: Beethoven Medina
RIOJA: Luis Salazar Orsi
TARAPOTO: Miuler Vásquez
TRUJILLO: Alberto Alarcón
HUARAZ: Tania Guerrero
AYACUCHO: Efraín Rojas
HUANCAYO: Alberto Chavarrya
AREQUIPA: Henry Rivas Sucari
CUSCO: Miguel Fuentes Gallegos
3
3

3

3
3
3
3
3
3
3
3
3
3
3
8 principales patrocinadores de las macroexpocisiones de los años ochenta en los Estados Unidos, y
8

8

8 principales patrocinadores de las macroexpocisiones de los años ochenta en los Estados Unidos, y en

principales patrocinadores de las macroexpocisiones de los años ochenta en los Estados Unidos, y en ambas ciudades la política del mu- seo se ha convertido en asunto de in- terés público; se presiona sobre el museo para que sirva a la industria turística, con sus beneficios para las economías urbanas, e incluso a favor de la política de partido” (Huyssen, 1995: 64)

Mediante el apoyo al arte, una empresa puede encontrar la legiti- mación social de la que carece por sus propias acciones. Se evidencia el museo como mecanismo legiti- mador del estado de cosas exis- tente. Lo mismo podría decirse de los demás medios de divulgación y consagración institucionales:

concursos y bienales, galerías y sa- lones municipales, revistas espe- cializadas, etc, responden en me- nor o mayor medida a la necesi- dad de higiene del capital. Con lo dicho, no pretendo su- bestimar la naturaleza dialéctica del arte. La inutilidad del arte

de higiene del capital. Con lo dicho, no pretendo su- bestimar la naturaleza dialéctica del arte.
de higiene del capital. Con lo dicho, no pretendo su- bestimar la naturaleza dialéctica del arte.
de higiene del capital. Con lo dicho, no pretendo su- bestimar la naturaleza dialéctica del arte.
de higiene del capital. Con lo dicho, no pretendo su- bestimar la naturaleza dialéctica del arte.
de higiene del capital. Con lo dicho, no pretendo su- bestimar la naturaleza dialéctica del arte.
de higiene del capital. Con lo dicho, no pretendo su- bestimar la naturaleza dialéctica del arte.
de higiene del capital. Con lo dicho, no pretendo su- bestimar la naturaleza dialéctica del arte.
de higiene del capital. Con lo dicho, no pretendo su- bestimar la naturaleza dialéctica del arte.
de higiene del capital. Con lo dicho, no pretendo su- bestimar la naturaleza dialéctica del arte.
10 Cortesía Grekor Barboza Catedral de Huancavelica
10

10

Cortesía Grekor Barboza
Cortesía Grekor Barboza
10 Cortesía Grekor Barboza Catedral de Huancavelica

Catedral de Huancavelica

10 Cortesía Grekor Barboza Catedral de Huancavelica
10 Cortesía Grekor Barboza Catedral de Huancavelica
10 Cortesía Grekor Barboza Catedral de Huancavelica
10 Cortesía Grekor Barboza Catedral de Huancavelica
10 Cortesía Grekor Barboza Catedral de Huancavelica
conjunto hablan de aquello que siempre fue: una villa hermosa enclavada en lo alto de
conjunto hablan de aquello que siempre fue: una villa hermosa enclavada en lo alto de
conjunto hablan de aquello que siempre fue: una villa hermosa enclavada en lo alto de
conjunto hablan de aquello que siempre fue: una villa hermosa enclavada en lo alto de

conjunto hablan de aquello que siempre fue: una villa hermosa enclavada en lo alto de los andes, villa que irradia la tradición de un pueblo que jamás fue pobre, porque pobres son los pueblos sin cultura y tradición.

El Virrey Francisco de Toledo Conde de Oropesa

El virrey Toledo es recordado por su celebre administración re- formista a favor de la colonia, lo que le valió el distintivo de gran estadista del virreinato y Solon peruano. Siendo vasallo de la co- rona, consolidó la conquista. Su obra y su paso por la historia es bastante controversial; soberbio y arrogante, fue el azote de la ra- za indígena. Entre sus más cues- tionadas imposiciones se cuen- tan la mita minera y servicios personales de los indios, la im- plantación de la Inquisición, el régimen tributario y la pérfida muerte del adolescente Tupac Amaru I, último Inca de Vilca- bamba, así como la persecución y exterminio del linaje real in- caico. Éste quinto Virrey del Perú, cuyo gobierno duró doce años, inició la “gran visita Toledana” recorriendo casi todo el territo- rio del virreinato. El gran viaje iniciado hacia 1570 duró casi cin- co años, en los que se fundaron gran cantidad de pueblos y ciu- dades dentro de los actuales te- rritorios de Perú, Bolivia y Ar- gentina (Cochabamba, Tomina,

dades dentro de los actuales te- rritorios de Perú, Bolivia y Ar- gentina (Cochabamba, Tomina, Cortesía
Cortesía Grekor Barboza
Cortesía Grekor Barboza
dades dentro de los actuales te- rritorios de Perú, Bolivia y Ar- gentina (Cochabamba, Tomina, Cortesía
Los intereses turísticos de ex- tranjeros en el Pe- rú son mayor- mente arqueoló- gicos.
Los intereses turísticos de ex- tranjeros en el Pe- rú son mayor- mente arqueoló- gicos.
Los intereses turísticos de ex- tranjeros en el Pe- rú son mayor- mente arqueoló- gicos.
Los intereses turísticos de ex- tranjeros en el Pe- rú son mayor- mente arqueoló- gicos.
Los intereses turísticos de ex- tranjeros en el Pe- rú son mayor- mente arqueoló- gicos.
Los intereses turísticos de ex- tranjeros en el Pe- rú son mayor- mente arqueoló- gicos.

Los intereses turísticos de ex- tranjeros en el Pe- rú son mayor- mente arqueoló- gicos. Así, Cuzco, Nazca, Chacha- poyas, Trujillo y Chiclayo son un destino turístico constante y soste- nible. Otro caudal importante es capturado por la belleza exótica de la selva. Este cír- culo vicioso hace que las demás regiones como Huancavelica es- tén marginadas de este mercado, más aun si la in- fraestructura tu- rística es limitada.

aspecto

importante

monumentalidad

la

Otro

es

Cortesía Grecor Barboza
Cortesía Grecor Barboza
si la in- fraestructura tu- rística es limitada. aspecto importante monumentalidad la Otro es Cortesía Grecor
Cortesía Grekor Barboza Cortesía Grekor Barboza
Cortesía Grekor Barboza Cortesía Grekor Barboza
Cortesía Grekor Barboza
Cortesía Grekor Barboza
Cortesía Grekor Barboza Cortesía Grekor Barboza
Cortesía Grekor Barboza Cortesía Grekor Barboza
Cortesía Grekor Barboza
Cortesía Grekor Barboza
Cortesía Grekor Barboza Cortesía Grekor Barboza
Cortesía Grekor Barboza Cortesía Grekor Barboza
14
14

14

14
14
14
14
14
14
15

15

15
15
Grupo Celeste
Grupo Celeste
Grupo Celeste
Grupo Celeste
Grupo Celeste
Grupo Celeste
Grupo Celeste
Grupo Celeste
Grupo Celeste

Grupo Celeste

Grupo Celeste
Grupo Celeste
17

17

17
17
18 pues ahora la mayoría d e s u s presenta- ciones son al lado
18

18

pues ahora

la mayoría

d e

s

u

s

presenta-

ciones

son

al lado de

grupos

de

rock

y

en

d i s t r i t o s (Barranco)

y locales

que

antes

no

hubie-

sen

imagi-

nado pisar

Pi-

sé hasta

punto

y

deno-

una

sin-

e

imagi- nado pisar Pi- sé hasta punto y deno- una sin- e tras el teclado Farfisa

tras el teclado Farfisa y la casi sico- délica guitarra acompañan el via- je, no sé si estos tíos alguna vez es- cucharon a Pink Floyd, pero algu- nos de sus temas tienen el mismo efecto en mi, que los de los ingle- ses. Tal vez exagere, pero es lo que siento. Para hablar de las influencias de estos grupos, resulta paradóji- co que quienes más las hayan asi- milado sean grupos de rock o de fusión, La Sarita, Bareto, por po- ner un ejemplo. En cambio por el lado de la cumbia actual, ningún grupo se ha preocupado por reco- ger el legado de estas bandas, la mayoría es una cacofonía de sinte- tizadores y versiones de otros gru- pos y géneros. Para mi gusto po- cos se salvan, Armonia 10, (con sus divertidas letras etílicas)y tal vez Aguamarina por ahí, pero por lo demás no hay mucho que resca- tar. Una lástima la verdad. Más aun si nuestro ritmo ya está in- fluenciando gente en el extranjero. Por lo pronto ya existe un grupo denominado Chicha Libre, combo multicultural de franceses y nor- teamericanos en sus filas, que to- can regularmente por los bares de Brooklyn. Si bien les falta el endia- blado ritmo de nuestra cumbia, están empezando bien. Ya apren- derán. La misma disquera que

Juaneco y su Combo

los edita, la Barbes Records, ha editado en los Estados Unidos, un disco llamado The Roots of Chi- cha, un compilado de los “gran- des éxitos” de grupos como Jua- neco, Los Mirlos, Los Diablos Ro- jos y Los Destellos. Ya sabemos que los gringos mueren por los actos étnico-exóticos y que mejor que un grupo como Juaneco, con sus indumentarias asháninkas, guitarras eléctricas y teclado Far- fisa para motivar a los posibles grupos que se quieran iniciar en estos ritmos. Obviamente que aún hay más grupos, Compay Quinto, Los Diablos Rojos, Los Ecos, un grupo rarísimo llamado Los Henry's, etc. Y eso que sólo hemos hecho el recuento en Lima y Pucallpa, pues se sabe que por los 70 en pro- vincias surgieron infinidad de grupos de este estilo. Pero los que escogí fue por su condición de pioneros. Al parecer sólo Los Sha- pis encajan cabalmente en la cate- goría de chicha. Los demás for- man parte de la llamada cumbia peruana (en sus inicios) o cumbia beat. No he tocado los grupos eminentemente chicheros (des- pojados totalmente del sonido beat), como La Nueva Crema, Guinda, Centeno. Lo haré en un

próximo artículo.

Crema, Guinda, Centeno. Lo haré en un próximo artículo. (La Noche, Sgto. m i e n

(La Noche,

Sgto.

m i e n t a ) .

No

que

esta suerte

de recono-

cimiento

los

m i n a d o s

“tributos”

sean

forma

cera de pre-

miar su tra-

yectoria

influencia,

y

menos sirvió para sacarlos del

“anonimato” en sectores que has-

ta

su existencia. Finalmente, el último grupo

con el que me topé y que significó

un

los

parecido Juan Wong. Es quizá el

grupo que más influencia de soni- dos rockeros ha tenido y que por sobre todo, ha sabido ensamblar-

los casi a la perfección con su mú-

sica nativa. Se formaron en el año

1970 y casi al momento facturaron una serie de éxitos de la cumbia, que perduran hasta ahora. Impo-

sible tratar de concebir su sonido

sin

sa,

dad definida, que no tenía ningún otro grupo peruano. Su sonido

nos remite claramente a la selva, a

su natal Pucallpa, y al apogeo pe-

trolero que se vivía por esa época, recordemos que también Los Mir-

los le cantaban al poder de su tie-

rra. Pero los Juaneco no se limita- ban a canciones que contaban las bondades de la selva, también te- nían temas como la hipnótica Va- cilando con Ayahuasca, una especie

de

rios de una fémina de fondo: “jua-

neco

trip musical, con agudos deli-

/ dame tu ayahusca”, mien-

que los dotó de una personali-

el omnipresente teclado Farfi-

Juaneco y su Combo, del desa-

grato redescubrimiento fueron

de

cuánto de pose habrá, pero al

hace unos años no tenían idea

_

_ 20 Stanley Vega Christian Bendayán, nació en Iquitos el año 1973. Su talento lo ha
20

20

20
_ 20 Stanley Vega Christian Bendayán, nació en Iquitos el año 1973. Su talento lo ha
_ 20 Stanley Vega Christian Bendayán, nació en Iquitos el año 1973. Su talento lo ha

Stanley Vega

Christian Bendayán, nació en Iquitos el año 1973. Su talento lo ha desarrollado fuera de las aulas académicas. El año 2000 obtuvo el Primer Premio en el Concurso Nacional de Arte Pasaporte para un artista. Ha realizado varias exposiciones individuales. Su última exposición individual, realizada este 3 de julio, la denominó Luz.

Tu formación pictórica la realizas- te siempre de manera autodidacta, ¿consideras que ha sido beneficioso ese tipo de aprendizaje o de pronto hay cierto desasosiego en ti al no haber estudiado en una Escuela?

Creo que la escuela la puedes en- contrar en cualquier parte, en cual- quier cosa, depende de uno el que-

rer aprender. Yo quise aprender del

mismo arte y no de artistas. Cuando

mi obra se parece a las cosas que en-

señan en las escuelas siento que algo anda mal.

¿Es imprescindible para un artista del interior del país que su obra se desarrolle en esta ciudad?

No me parece indispensable, y con menos razón cuando el circuito cul- tural limeño es tan excluyente y alienado.

¿Tienes conocimiento del trabajo de otros jóvenes pintores tanto de acá como de otras ciudades? ¿Hay algo nuevo, algunos aportes en la pintu- ra peruana actual?

Sí, supongo que algo conozco, y creo que hay varios aportes en la pintura peruana reciente, que hay

muchos artistas buenos en el Perú.

No todo lo bueno es lo que se mues-

tra, pero en fin.

La influencia del pop art en tu obra es evidente, ¿qué idea tienes sobre la originalidad?, ¿qué importancia tiene para ti esta palabra?

originalidad para mí va de la ma-

con la identidad. La originalidad

identidad me parece que cae en

La

no

sin

la simple audacia o astucia. Me gus-

ta ver cosas que me hagan sentir

parte de algo, de algún tiempo, de algún lugar, de una historia.

¿Y sobre ese afán de reconocimiento que muchos artistas persiguen en

este lodazal mediático?

El reconocimiento es importante si va a permitir que tu obra llegue a más gente y siempre y cuando tu obra siga siendo más importante

que ese fin.

y cuando tu obra siga siendo más importante que ese fin. Christian Bendayán Picasso decía que

Christian Bendayán

Picasso decía que no ha habido nunca pintura religiosa, que eso no existe, que ese asunto no cuenta pa- ra nada, ¿cómo así decidiste abor- dar este tema en tu obra?

Sí creo que existe la pintura reli- giosa, creo que existe toda clase de pintura. Eso no evita que la pintura

a fin de cuentas sea solo “la pin-

tura”. Mi vida está vinculada a la re-

ligión, creo que pienso bajo un es- quema religioso, mi familia y mi pueblo son religiosos. La religión me abordó a mí, del mismo modo que lo ha hecho cada cosa que he pintado.

Desde la década del 90 hasta esta época, en todo este trayecto y acer- camiento con la pintura, ¿cuán útil crees que resulta este tipo de arte para la humanidad?

Si te refieres al arte religioso, puedo

contarte un caso. Mi obra “Niño Jesús de la caja” sale en procesión cada 1 de mayo, cargado en andas por niños trabajadores de las calles de Iquitos. Mientras recorren la ciu- dad, los niños rezan oraciones en

tono de protesta y exigencia de res- peto a sus derechos. Esto ha hecho que la gente se dé cuenta de mu- chas cosas que suceden con estos chicos, de abusos y sobre todo de que a pesar que trabajan y viven en las calles son niños y merecen ser tratados como tales.

A fines del 90 decías que estabas decidido a investigar sobre lo que realmente se esconde detrás del comportamiento sórdido del ser humano, ¿cómo va todo eso? ¿qué tan sórdida es esta conducta?

Es muy sórdida, pero ese interés lo tenía a fines del siglo pasado.

Supongamos el caso que de un momento a otro ya no te plazca pintar y algo más, que cuando estés frente al lienzo u otra superficie no atines ni siquiera a mover la mano pues tú mente se ha quedado en blanco, ¿a qué otro oficio te dedi- carías?

Me pasa de vez en cuando y no me aterroriza. Si pudiera decidir, me dedicaría a cualquier chamba en la

que tenga poder de decisión.

vez en cuando y no me aterroriza. Si pudiera decidir, me dedicaría a cualquier chamba en
.mc071x031.ozneilerbosoelÓ.8002,dadeiP
.mc071x031.ozneilerbosoelÓ.8002,dadeiP
.mc071x031.ozneilerbosoelÓ.8002,dadeiP
Christi an Be nda y an Bailando (tríptico). 2008. óleo sobre lienzo 170 x 300
Christi an Be nda y an
Bailando (tríptico). 2008. óleo sobre lienzo 170 x 300 cm.
La primera piedra, 2008. Óleo sobre lienzo. 150 x 200 cm.
La primera piedra, 2008. Óleo sobre lienzo. 150 x 200 cm.
ellos con una actividad que fue interrumpida a mediados de la década del noventa. Es
ellos con una actividad que fue interrumpida a mediados de la década del noventa. Es
ellos con una actividad que fue interrumpida a mediados de la década del noventa. Es
ellos con una actividad que fue interrumpida a mediados de la década del noventa. Es
ellos con una actividad que fue interrumpida a mediados de la década del noventa. Es
ellos con una actividad que fue interrumpida a mediados de la década del noventa. Es

ellos con una actividad que fue interrumpida a mediados de la década del noventa. Es a partir de ese momento cuando se inicia el cierre progresivo de cada una de las salas. Sin duda a causa de la aparición del video y luego del cine digital. Solo hubo una ex- cepción frente a este fenómeno. La única sala que sobrevivió fue la de Mantaro pero su resistencia llegó a su final el año 2004.

¿Qué se veía?

Las películas proyectadas en es- tas salas eran generalmente de origen americano, europeo y mexicano. Los géneros que más aceptación tuvieron fueron el western, el religioso, histórico y la comedia. Destacaban hacia fi- nes de los años veinte, títulos co- mo Don Juan, El Crimen de la Duquesa, Las Calles del Dolor,

Los Últimos Días de Pompeya, Quo Vadis, La Conquista de la Selva (película peruana, 1929), El Precio de un error, La Capita-

na del Lucifer, El Circo y La Fie- bre del Oro (estas dos últimas de Charles Chaplin). En los cuaren- ta Gran Hotel, No te Engañes Corazón (de Mario Moreno “Cantinflas”), El Capitán Amé- rica, La Cueva Secreta, El Médi- co de las Locas, El acorazado de Potemkim, Por quien Doblan las Campanas, La Mascara de De- metrio y Mexicanos al Grito de

la

y

Guerra. En los años cincuenta

sesenta se continúa con la ex-

hibición de estos géneros, géne-

ros que tendrán aceptación has- ta principios de los setentas. Y como es sabido, desde entonces la presencia masiva y hegemó- nica de la industria norteameri- cana se ha cimentado, propalan-

es sabido, desde entonces la presencia masiva y hegemó- nica de la industria norteameri- cana se
es sabido, desde entonces la presencia masiva y hegemó- nica de la industria norteameri- cana se
es sabido, desde entonces la presencia masiva y hegemó- nica de la industria norteameri- cana se
es sabido, desde entonces la presencia masiva y hegemó- nica de la industria norteameri- cana se
es sabido, desde entonces la presencia masiva y hegemó- nica de la industria norteameri- cana se
El huancaíno Cesar Villanue- va Dell Agostini nace en 1932 y fallece en 1974. Villanueva
El huancaíno Cesar Villanue- va Dell Agostini nace en 1932 y fallece en 1974. Villanueva
El huancaíno Cesar Villanue- va Dell Agostini nace en 1932 y fallece en 1974. Villanueva
El huancaíno Cesar Villanue- va Dell Agostini nace en 1932 y fallece en 1974. Villanueva

El huancaíno Cesar Villanue- va Dell Agostini nace en 1932 y fallece en 1974. Villanueva fue un talentoso rea-lizador que tra- bajó temas de la cosmovisión andina en cortos y largometra- jes. Se incorporó al Cine Club Cuzco y trabajó al lado de Luis Figueroa, Eulogio Nishiyama, Víctor y Manuel Chambi, siendo codirector de las dos películas más representativas de la histo- ria del cine peruano: Kukuli y Jarawi. Entre lo mejor de su fil- mografía trasciende el docu- mental Feria de Huancayo (1963) y los film de ficción Raza de Bronce (1962), Condores (1962), Kukuli (1961) y Jarawi

(1964).

Otro de los huancaínos más importantes dentro de la cine- matografía de esta región y de quien no he lo grado encontrar datos precisos de su nacimiento apreciar y precisar es su buen es

de esta región y de quien no he lo grado encontrar datos precisos de su nacimiento
de esta región y de quien no he lo grado encontrar datos precisos de su nacimiento

29

29
29
29
29
29
29
Juan Carlos Villanueva Tello * En sociedades deterioradas como la nuestra, los derechos fundamentales que
Juan Carlos Villanueva Tello * En sociedades deterioradas como la nuestra, los derechos fundamentales que

Juan Carlos Villanueva Tello *

En sociedades deterioradas como la nuestra, los derechos fundamentales que todo humano debemos tener son ignorados de manera descarada. Uno de ellos es el derecho a la intimidad. En el sistema de tutelas o remedios jurídicos existen hondos vacíos que constantemente favorecen al agresor. Y eso que no se indica el grado de corrupción en que se halla el poder judicial ni mucho menos el insostenible avance de la tecnología que complica algunos casos.

se halla el poder judicial ni mucho menos el insostenible avance de la tecnología que complica
se halla el poder judicial ni mucho menos el insostenible avance de la tecnología que complica
se halla el poder judicial ni mucho menos el insostenible avance de la tecnología que complica
se halla el poder judicial ni mucho menos el insostenible avance de la tecnología que complica
se halla el poder judicial ni mucho menos el insostenible avance de la tecnología que complica
Kattie Boop
Kattie Boop
se halla el poder judicial ni mucho menos el insostenible avance de la tecnología que complica
se halla el poder judicial ni mucho menos el insostenible avance de la tecnología que complica
se halla el poder judicial ni mucho menos el insostenible avance de la tecnología que complica

Kattie Boop

Kattie Boop
Kattie Boop
Kattie Boop
Kattie Boop
Kattie Boop
Kattie Boop
Kattie Boop
Kattie Boop
Kattie Boop
Kattie Boop
Kattie Boop
Kattie Boop
Kattie Boop
Kattie Boop
Kattie Boop
Kattie Boop
Kattie Boop
Kattie Boop
Kattie Boop
Kattie Boop
Kattie Boop
Kattie Boop
Kattie Boop
Kattie Boop
Kattie Boop
Kattie Boop
Kattie Boop
Kattie Boop
Kattie Boop
Kattie Boop
Kattie Boop
Kattie Boop
36 Milton Manayay Tafur * Un acercamiento concreto hacia uno de los problemas pedagógicos más
36

36

36
36 Milton Manayay Tafur * Un acercamiento concreto hacia uno de los problemas pedagógicos más frecuentes

Milton Manayay Tafur *

Un acercamiento concreto hacia uno de los problemas pedagógicos más frecuentes dentro de nuestro sistema educativo. Pero es más, en el presente artículo podremos encontrar ciertos lineamientos que permitan al docente estar en mejores condiciones a la hora de construir una nueva propuesta de innovación en lectura. Anhelamos encontrar más de un interesado.

a la hora de construir una nueva propuesta de innovación en lectura. Anhelamos encontrar más de
a la hora de construir una nueva propuesta de innovación en lectura. Anhelamos encontrar más de
a la hora de construir una nueva propuesta de innovación en lectura. Anhelamos encontrar más de
a la hora de construir una nueva propuesta de innovación en lectura. Anhelamos encontrar más de
a la hora de construir una nueva propuesta de innovación en lectura. Anhelamos encontrar más de
a la hora de construir una nueva propuesta de innovación en lectura. Anhelamos encontrar más de
37

37

37
37
37
37
37
37
37
37
interrogante; quinto , las proposiciones, en bloque, se presentan como un sistema que agrupa los
interrogante; quinto , las proposiciones, en bloque, se presentan como un sistema que agrupa los

interrogante; quinto, las proposiciones, en bloque, se presentan como un sistema que agrupa los principios disciplinares y los principios pedagógicos.

 

DEL OBJETO DE ESTUDIO A LAS BASES DISCIPLINARES Y PEDAGÓGICAS

 

(elaboración del autor)

 
 

CATEGORÍA

Situación pedagógica

S

INTERROGANTE

S

TEORÍA

Marco empírico

S

RESPUESTA Datos

S

PRODUCTO

“factos”

S

     

Teorías de

Proposiciones

 

O

B

Lectura

¿Qué es la lectura?

la lectura

acerca de

la lectura

J

       

E

Teorías

Proposiciones

T

O

Autor

¿Qué es el autor?

del autor

acerca del

autor

Bases o

principios

T

       

discipli-

E

Ó

R

Lector

¿Qué es el lector?

Teorías

del lector

Proposiciones

acerca del

lector

nares

I

       

C

Teorías

Proposiciones

O

Texto

¿Qué es el texto?

del texto

acerca del

texto

     

Teorías

Proposiciones acerca de la sociedad lec- tora

 

Sociedad

sociológi-

¿Qué es una so- ciedad lectora?

cas de la educación

   

Teorías

Proposiciones acerca de la cultura lec- tora

Cultura

¿Qué es una cul- tura lectora?

culturales

de la

   

educación

   

Teorías

Proposiciones acerca de la educación lectora

Educación

¿Qué es la edu- cación lectora?

de la

educa-

 

ción

O

B

Escuela

¿Qué es una es-

cuela lectora?

Teorías

de la

escuela

Proposiciones

acerca de la

escuela

J

lectora

E

T

       

O

Profesor

¿Qué es un pro-

Teorías

Proposiciones

acerca del

O Profesor ¿Qué es un pro- Teorías Proposiciones acerca del

P

fesor lector?

didácti-

profesor

E

D

 

cas

lector

A

         

G

     

Proposiciones

Ó

G

I

Estudiante

¿Qué es un estu-

diante lector?

Teorías

didácti-

cas

acerca del

estudiante

C

lector

O

   

Teorías

Proposiciones acerca de la enseñanza lectora

Enseñanza

¿Qué es una en- señanza lectora?

didácti-

cas

   

Teorías

 

psicológi-

Proposiciones

Aprendizaje

¿Qué es una aprendizaje lector?

cas

acerca del

Teorías

aprendizaje

   

didácti-

lector

cas

 

¿Qué son los pro- pósitos, conteni- dos, métodos y evaluación lectores?

Teorías

 

psicológi-

Proposiciones acerca de los elementos

Elementos

cas

Teorías

 

didácti-

didácticos

 

cas

Proposiciones acerca de los elementos Elementos cas Teorías   didácti- didácticos   cas
Proposiciones acerca de los elementos Elementos cas Teorías   didácti- didácticos   cas
Proposiciones acerca de los elementos Elementos cas Teorías   didácti- didácticos   cas
Proposiciones acerca de los elementos Elementos cas Teorías   didácti- didácticos   cas
Proposiciones acerca de los elementos Elementos cas Teorías   didácti- didácticos   cas
Proposiciones acerca de los elementos Elementos cas Teorías   didácti- didácticos   cas
39

39

39
39
39
39
39
39
39
39
39
39
39
40
40

40

40
40
40
40
40
40
40
40
41 La plaga humana Ricardo Paredes Vasallo Lima, Ed. Pies de plomo, 2008. 221 pp.
41

41

41
41 La plaga humana Ricardo Paredes Vasallo Lima, Ed. Pies de plomo, 2008. 221 pp. Ahora

La plaga humana Ricardo Paredes Vasallo Lima, Ed. Pies de plomo, 2008. 221 pp.

Ahora que ha estallado la crisis eco- nómica financiera mundial los seres humanos se preguntan cuál será el futuro del sistema capitalista. Pero eso no es todo. A la crisis financiera se suma la escasez de alimentos, de agua, de energía y la crisis medio- ambiental. En este contexto, bus- cando respuestas al absurdo provo- cado por el trabajo y la sed de rique- za, encontramos el libro La plaga humana de Ricardo Paredes Vasallo (Ancash, 1954), obra de naturaleza opuesta a las lamentaciones y críti- cas filosóficas publicadas en los últi- mos decenios. En ella Paredes Vasa- llo, desmonta de modo radical los mitos y metarrelatos sobre los que se fundamenta nuestra concepción del hombre y del sistema, a la mane- ra del saber posmoderno que des- cribiera Lyotard, clasificaciones y rótulos en los que de todos modos nuestro autor no se ve reflejado. Paredes Vasallo defiende ante todo la unidad de la naturaleza hu- mana por encima de las diferencias de nación, raza, creencias; para él, antes que nada, el hombre es un ha- bitante del planeta, con iguales de- rechos que los demás seres a existir. El autor enuncia que doquier el hombre ha construido su civiliza- ción en nombre del progreso y la fe- licidad. Han florecido la destruc- ción, el despilfarro, el desplaza- miento y la extinción de otros seres, convirtiéndose para la naturaleza en una plaga devastadora. Según Paredes, el hombre destruye por destruir, en una carrera ciega e irra- cional por imponer su modo de vi- da y construir lo que considera su felicidad. En el libro se describe al hombre como un ser necio, arrogante, de- predador, parásito, violento, un ser al que hay que detener en su locura productiva de bienes superfluos, proponiendo una forma de vida más sencilla y austera, que parta de una nueva ética con la cual poda-

mos enmendar el desastre que he- mos ocasionado a la vida en el pla- neta. Haciendo caso omiso a los efec- tos escandalosos de sus palabras el autor nos dice: “la propiedad es la madre de la miseria humana… en la propiedad está el germen de la des- trucción”. La acción de los propie- tarios se revela nociva. El comer- ciante, el productor, el consumidor, hacen gala de una gran soberbia y rapacidad ilimitadas. Nuestra civi- lización se erige en una broma gro- tesca, degenerada, avara y glotona. Por todos lados los calificativos se multiplican para describir esa catás- trofe a la que nos ha llevado el siste- ma capitalista y que el filósofo anca- shino intenta denunciar cuando aún es tiempo de ponerle remedio. Pare- des ve en esta lucha un camino de guerras y enfrentamientos que se- rán inevitables si el hombre quiere sobrevivir. La libertad sin límites que promueve el ser humano en el sistema tiene como fin justificar la acción de los hombres en detrimen- to de otros seres de la naturaleza, relacionando así la libertad con una gran irresponsabilidad por la que no hemos reparado en volver peli- grosa nuestra existencia en aras del progreso socioeconómico. Paredes habla de una desproporción entre el ser del hombre y su poder, definién- dolo consecuentemente como un parásito; éste es sádico, estúpido, hedonista, cínico. Es un ser obsesi- vo, indagador, insaciable. Y esto es ostensible en su política, en su hacer sociedades y alianzas buscando fi- nes comunes, medrando y viviendo de los demás y no dando nada de sí mismo. La plaga humana es un libro des- mitificador por excelencia, corrosi- vo, escrito con un rigor y una lógica que solo puede emanar de una con- ciencia sincera, de una gran hones- tidad intelectual constituyendo una obra de obligada lectura que nos abrirá la perspectiva para pensar un hombre renovado en el cual siga siendo válida la esperanza.

Fernando Odiaga

en el cual siga siendo válida la esperanza. Fernando Odiaga La ninfa del Jericó 941 Alberto

La ninfa del Jericó 941 Alberto Chavarria Muñoz Lima, Ed. San Marcos, 2008. 92 pp.

La novela convoca muchas veces en

la ficción, realidades cotidianas que

luego son tamizadas imaginativa- mente proporcionándonos como producto la obra literaria, un lugar

en el que la realidad no queda trans- formada en pura fantasía, sino don- de son capturadas las tramas esen- ciales de la experiencia, la vida, la psique humana. Muchos hemos sido sorprendi- dos por la proliferación de casos de atentados contra el honor y la inti- midad de las personas perpetrados en Internet y con los recursos de la informática. En su novela Alberto Chavarria, La ninfa del Jericó 941 recoge esta temática presentándo- nos a una joven universitaria de Huancayo, Tirza, quién es víctima de una agresión a su intimidad pues aparecen en la red videos y fotos de ella exhibida en su intimidad se- xual. Los mismos chicos con los que había compartido sus caricias le hi- cieron esa mala jugada. Tirza, que es hija de un poderoso general del ejér- cito, toma un arma de su padre, un Jericó 941, arma israelí, y extermina

a los cinco muchachos tomando la

justicia por su propia mano. La tra- ma involucra una acción fuerte teñi- da de escenas subidas de tono, lin- dantes con lo pornográfico y copro- lálico. La investigación policial y los periodistas no se hacen esperar con- figurando los elementos del género de la novela negra, en la cual, pode- mos rastrear un antecedente del te- ma en La novia vestía de negro de W. Irish, publicada en 1963. Dicha novela narra como una mujer cuyo novio es asesinado el mismo día de la boda, toma venganza contra los cinco probables victimarios del hombre que amaba. Sin embargo sus recursos esti- lísticos no tienen exactamente que ver con los del género, sino más bien con las expresiones del mainstream estructuralista; efectivamente pre- senciamos que los nueve capítulos en los que el tiempo de la trama se mantiene lineal, hay una disposi- ción diversa en la que se recurre al fluir de la conciencia, al narrador in- tradiegético y extradiegético, usan- do ágilmente las aposiciones, intro- duciendo en algunos casos aposi- ciones adjetivas. Es cierto que hay flashbacks al pasado fuera de la ac- ción de la novela. Ello no va en con- tra de la linealidad esencial de la tra- ma. También hay un uso de los va- sos comunicantes. Los personajes son otra cosa. Tienen tal mezcla de vulgaridad y

42 Los desmoronamientos sinfónicos Miguel Ildefonso Lima, Hipocampo editores, 2008. 62 pp.
42

42

42 Los desmoronamientos sinfónicos Miguel Ildefonso Lima, Hipocampo editores, 2008. 62 pp.
42 Los desmoronamientos sinfónicos Miguel Ildefonso Lima, Hipocampo editores, 2008. 62 pp.

Los desmoronamientos sinfónicos Miguel Ildefonso Lima, Hipocampo editores, 2008. 62 pp.

42 Los desmoronamientos sinfónicos Miguel Ildefonso Lima, Hipocampo editores, 2008. 62 pp.
42 Los desmoronamientos sinfónicos Miguel Ildefonso Lima, Hipocampo editores, 2008. 62 pp.
42 Los desmoronamientos sinfónicos Miguel Ildefonso Lima, Hipocampo editores, 2008. 62 pp.
42 Los desmoronamientos sinfónicos Miguel Ildefonso Lima, Hipocampo editores, 2008. 62 pp.
42 Los desmoronamientos sinfónicos Miguel Ildefonso Lima, Hipocampo editores, 2008. 62 pp.
42 Los desmoronamientos sinfónicos Miguel Ildefonso Lima, Hipocampo editores, 2008. 62 pp.
42 Los desmoronamientos sinfónicos Miguel Ildefonso Lima, Hipocampo editores, 2008. 62 pp.
42 Los desmoronamientos sinfónicos Miguel Ildefonso Lima, Hipocampo editores, 2008. 62 pp.
42 Los desmoronamientos sinfónicos Miguel Ildefonso Lima, Hipocampo editores, 2008. 62 pp.
42 Los desmoronamientos sinfónicos Miguel Ildefonso Lima, Hipocampo editores, 2008. 62 pp.
42 Los desmoronamientos sinfónicos Miguel Ildefonso Lima, Hipocampo editores, 2008. 62 pp.
43 Julio César Vivanco Re-fresco

43

43
43 Julio César Vivanco Re-fresco

Julio César Vivanco

43 Julio César Vivanco Re-fresco

Re-fresco