You are on page 1of 5

2010

EVALUACIÓN DE LAS PATOLOGÍAS DE LA AUDICIÓN

IRENE ARRANZ
LÓPEZ
La evaluación de alumnos con dificultades auditivas debe realizarse buscando alcanzar
un doble objetivo: la audición y el lenguaje.
 La audición
 El tipo de sordera o hipoacusia.
 El grado de pérdida auditiva.
 La existencia de restos auditivos aprovechables.
 La inteligibilidad auditiva.

 El lenguaje
 La competencia o capacidad lingüística.
 El tipo de código.
 Los prerrequisitos.
 Aspectos formales del lenguaje relacionados con la articulación, la
respiración, la voz, el ritmo del habla, el nivel léxico, etc.

1. EVALUACIÓN DE VARIABLES BIOLÓGICAS Y ASPECTOS MÉDICOS DE LA


AUDICIÓN.

El informe médico debería proporcionar información sobre el tipo de sordera, el grado


de pérdida auditiva y su calidad, las causas anatómico-biológicas, la fecha o momento
probable de inicio, con el fin de valorar las posibles implicaciones que cada una de las
variables tengan para los aspectos lingüísticos y educativos del alumno.

Aunque no utilicemos las técnicas médicas, una comprensión mejor de un informe


médico y las implicaciones de su contenido justifica conocerlas:
 Pruebas subjetivas: subjetivas porque son pruebas para que se requiere la
colaboración del sujeto evaluado, diciendo o mostrando lo que oye. Tales pruebas son:
 Audiometría cualitativa o acumetría: mide la agudeza auditiva por vía aérea u
ósea. Se realiza con diapasones. Informa del tipo de sordera, pero no de su calidad.
 Audiometría tonal: un audiómetro emite tonos puros a diferente frecuencia e
intensidad, estableciéndose con cada uno de los registros una curva audiométrica
que informa del umbral auditivo. Se realiza por vía aérea u ósea. Además del umbral,
proporciona información del tipo de sordera y establece el umbral de dolos, es decir,
la intensidad a partir de la cual un sonido es molesto para un sujeto. Se necesita que
el sujeto tenga más de 4 años.
 Logoaudiometría: los estímulos no son tonos puros (sonido) sino palabras que se
emiten a distinta frecuencia e intensidad a través del audiómetro. Proporciona
información del umbral de detección del sonido, del umbral de detección de las
palabras, del umbral de discriminación máxima de la palabra y del umbral de
distorsión de las mismas, lo que facilita la comprensión del grado en que la
dificultad auditiva afecta al lenguaje (más de 4 años).
 Peep-Show: cuando el sujeto no colabora se condiciona la respuesta. Por ejemplo,
la presencia de un juguete acoplado al audiómetro que se acciona sólo si el niño va
respondiendo a los tonos.

 Pruebas semiobjetivas: no exige colaboración del sujeto pero su interpretación


está sujeta a criterio del evaluador.
 Detección del reflejo cócleo-palpebral: ante un sonido intenso.
 Reflejo de Orientación Investigación (R.O.I.)/Reflejo de Orientación
Condicionado (R.O.C.): si ante un estímulo sonoro el sujeto gira la cabeza o actúa ya
sea por sí solo –investigación-, ya sea condicionado –en función de su respuesta una
consecuencia agradable-.
 Pruebas objetivas: ni requieren colaboración de sujeto, ni están sujetos los
resultados a interpretación por parte del evaluador. Suelen utilizar mecanismos
electrónicos como el impedanciómetro (mecanismo que evalúa el nivel de reacción o
reflejo de una zona u órgano ante diferentes estímulos producidos a diferente
intensidad):
 Timpanometría: se produce una estimulación del tímpano a diferentes
intensidades obteniéndose una gráfica de la movilidad del mismo y de la cadena de
huesecillos. Es útil en el diagnóstico temprano de las sorderas de transmisión, pues
se puede hacer desde el nacimiento. Es útil cuando existe antecedentes familiares o
sospecha de posibles dificultades auditivas por problemas en el embarazo, en el
parto o en etapas iniciales de la vida.
 Reflejo estapedial o del estribo: dicho reflejo se produce como protección ante
ruidos muy intensos. Informa del funcionamiento de la vía auditiva hasta el tronco
cerebral, donde se establece el reflejo. Es útil en el diagnóstico de sordera de
percepción.
 Potenciales evolcados: el estímulo sonoro provoca, al llegar hasta el Órgano de
Corti, la producción de una respuesta bioeléctrica que es transmitida por la vía
auditiva nerviosa hasta el sistema nervioso central. Dicha señal eléctrica es
detectada con receptores eléctricos como el electrococleógrafo. Informa del
funcionamiento de la vía auditiva nerviosa.

Es conveniente evaluar, además, el funcionamiento del sistema sensorial en su conjunto.

2. EVALUACIÓN DE ASPECTOS FAMILIARES

Habría dos elementos esenciales a evaluar de la familia:

 La aceptación de la dificultad auditiva en el entorno, es decir, entre otros aspectos:


 La capacidad paterna y otros miembros para entender el problema.
 La aceptación del hijo.

 La utilización por parte de la familia de un sistema de comunicación adecuado, es


sus dos aspectos:
 Comunicación lingüística.
 Comunicación afectiva.

Aunque existen otros aspectos respecto a los cuales podemos conseguir información por
parte de la familia: antecedentes familiares, el historial, escolarización, socialización,
¿cómo entiende el sujeto el problema?

 Técnicas de obtención de dicha información:


 Entrevista: estructurada, semiestructurada, no estructurada.
 Cuestionarios.
 Observación.
3. CARACTERÍSTICAS DEL NIÑO

 Evaluación de funciones relacionadas directamente con el aprendizaje para


obtener información sobre el modo en el que problema auditivo puede influir en el
aprendizaje, además del estrictamente lingüístico:

 Funciones predispositivas: evaluación de los prerrequisitos para el aprendizaje:


atención concentración, motivación… Posibles técnicas:
 Entrevista con él o con terceros.
 Test del tachado Zazzo.

 Funciones adquisitivas-integradores: evaluación de funciones relacionadas con la


información que llega al sujeto, es decir, procesamiento de la información,
percepción auditiva, memoria… Posibles técnicas:
 Test de Bender.
 Figura compleja de Rey (percepción visomotora).
 Cubos de Knox (memoria).

 Funciones de razonamiento: evaluación de la utilización de la información ante


nuevas situaciones. Posibles técnicas:
 Test de Matrices Progresivas de Raven.
 Test de Leiter y Test de Borelli-Orelon con baremos para sordos.
 Escala Weschler de Inteligencia.
 Test de desarrollo de Brunet-Lezíne.
 Test de desarrollo sensoriomotor de Urgiris-Hunt.

 Evaluación del grado de adaptación emocional y social del sujeto, dos aspectos
a evaluar:

 La adaptación emocional.
 La adaptación social.
 Técnicas: no hay baremos propios ni directamente entendibles por los sordos en
muchas pruebas. A través de procedimientos indirectos como resultado de la
información obtenida mediante otras técnicas como la entrevista o el sociograma.

 Competencia lingüística: el fin es el establecimiento de la línea base de la


competencia lingüística en la vida cotidiana y en la relación con las áreas curriculares. En
concreto se evaluarían los siguientes aspectos:

 Aspectos comunicativos:
 Predisposición comunicativa.
 Funciones comunicativas.
 Nivel de simbolización e la modalidad comunicativa escogida.

 Aspectos cognitivos:
 Desarrollo sensoriomotor.
 Función simbólica.
 Aspectos lingüísticos:
 Competencia en lenguaje alternativo, como por ejemplo en el de signos
gestuales-manuales: no existen estudios ni referentes, pero el observador puede
conocer algunos aspectos interesantes como si utiliza signos naturales o
arbitrarios.
 Competencia en el lenguaje oral:
Aspectos formales: aparato fonoarticulatorio, imitación orofacial, soplo,
dimensiones de la voz, etc.
Aspectos semánticos: no hay baremos para sordos aunque el Test Peabody
(vocabulario en imágenes) permite saber qué palabras conoce oralmente o por
signos.