You are on page 1of 62

Gestión energética y medioambiente

Gestión energética y medioambiente Dr.-Ing. Gonzalo Salinas-Salas Universidad de Talca Facultad de Ingeniería Departamento de Tec

Dr.-Ing. Gonzalo Salinas-Salas

Universidad de Talca Facultad de Ingeniería Departamento de Tecnologías Industriales

Apuntes de tecnología energética y descontaminación

Gestión energética y medioambiente Dr.-Ing. Gonzalo Salinas-Salas Universidad de Talca Facultad de Ingeniería Departamento de Tec

Prof. Dr.-Ing.: Gonzalo Eugenio Salinas Salas Ingeniero Civil Mecánico

2009

Gestión energética y medioambiente

Dr.-Ing. Gonzalo Salinas-Salas

Apuntes de tecnología energética y de descontaminación

  • 1 Introducción

2

  • 2 Notas de tecnología energética y descontaminación

2

  • 2.1 Fundamentos de mecánica de fluidos

2

  • 2.2 Fundamentos de termodinámica

11

  • 2.3 Fundamentos de transferencia de calor

14

  • 2.4 Fundamentos de combustión y Norma DIN serie 51900

19

  • 2.5 Evaluación de cargas térmicas y Normas ASHRAE

25

  • 2.6 Caracterización y comportamiento de partículas

27

  • 2.7 Tecnologías de separación de partículas

38

  • 2.8 Fundamentos difusión y transferencia de masa

50

  • 2.9 Auditorías energéticas y ambientales

52

2.10

Utilización AMBISOFT v.1

60

3

Problemas

62

Dr.-Ing. Gonzalo Eugenio Salinas Salas Ingeniero Civil Mecánico Master en Planificación Empresarial del Medioambiente y Eco-auditorías Doctor-Ingeniero en Ciencias de Ingeniería Mecánica

Gestión energética y medioambiente

  • 1. Introducción

Dr.-Ing. Gonzalo Salinas-Salas

El presente apunte de tecnología energética y descontaminación tiene por objeto colaborar en la for- mación en el curso de Gestión energética y medioambiental a los estudiantes de la carrera de Inge- niería Mecánica, entregando junto a notas generales de la temática de tecnología energética y des- contaminación, un conjunto de problemas resueltos utilizando Mathcad v. 14 con los cuales se pue- den practicar las estrategias y técnicas de solución de problemas.

  • 2. Notas de tecnología energética y descontaminación A continuación se desarrollan los temas tecnológicos asociados a la gestión energética y medio- ambiental desde la perspectiva de la modelación físico-matemática básica.

2.1 Fundamentos de mecánica de fluidos

Se define a un fluido como aquella sustancia que escurre por sobre una superficie sólida, esto es so- porta muy reducidos valores de esfuerzo de corte y se encuentra por lo general en la fase líquida y gaseosa. Luego, su principal característica es su capacidad de deforma casi infinitamente. En cuanto a las propiedades más relevantes de los fluidos son las siguientes:

  • a) Densidad La densidad (ρ), se define como:

 

dm

 

ρ =

dV

Donde:

Ρ

m

V

Para gases:

 

P

ρ =

z

R

T

Donde:

 

P

Z

R

T

γ

g

 

τ

μ =

dv

 

dy

: Densidad absoluta del fluido

: Masa del fluido

: Volumen que ocupa la masa de fluido

: Presión absoluta del gas : Coeficiente de compresibilidad : Constante particular del gas : Temperatura absoluta del gas

Por extensión se define el peso específico (γ), como: γ = g ρ Donde:

: Peso especifico del fluido : Aceleración de gravedad

  • b) Viscosidad dinámica La viscosidad dinámica (μ), es la propiedad que representa la resistencia a fluir del fluido por so- bre una superficie sólida y matemáticamente se define como división entre la tensión superficial ejercida y el gradiente de velocidades del fluido, para el caso de un fluido newtoniano, que es una idealización del comportamiento de un fluido, ya que asume que la viscosidad dinámica es cons- tante y no requiere de un esfuerzo de corte inicial para escurrir.

Gestión energética y medioambiente

Donde:

μ

: Viscosidad dinámica del fluido

τ

: Esfuerzo de corte

dv

: Gradiente de velocidades

dy

Dr.-Ing. Gonzalo Salinas-Salas

Como se indicó el fluido newtoniano es una idealización de fluido en términos reológicos. Luego,

existen otros modelos que dan cuenta del comportamiento de los fluidos cuando depende de

otras variables como lo son: la composición físico-química del fluido, su temperatura, su presión,

el gradiente de velocidades, el valor del esfuerzo de corte, el tiempo entre otros. A estos fluidos

se les denomina fluidos no newtonianos y su modelación matemática los agrupa en dos grandes

tipos, el fluido de Ostwald y el fluido de Bingham, cuyo comportamiento se representa en el si-

guiente diagrama de esfuerzo de corte v/s el gradiente de velocidades.

τ

τ 0

Fluido de Bingham Fluido newtoniano Fluido de Ostwald dv dy
Fluido de Bingham
Fluido newtoniano
Fluido de Ostwald
dv
dy

Los fluidos de Bingham, son aquellos que requieren de un esfuerzo de corte inicial (τ 0 ), para co-

menzar a escurrir, una vez escurriendo, estos se comportan como un fluido newtoniano. Ejem-

plos de estos fluidos son: las pinturas, aceites, pasta dentífrica, etc. Su modelación matemática

es la siguiente:

 

dv

τ

τ

0

=

μ

0

dy

Luego la viscosidad dinámica queda como:

τ

0

 

μ =

⎛ ⎜ ⎜ ⎝ dv dy ⎞ ⎟ ⎟ ⎠

+ μ

0

τ = k ⋅ ⎜ ⎜ ⎛ dv ⎞ ⎟ ⎟

dy

n

μ = k ⋅ ⎜ ⎜ ⎛ ⎝ dv dy ⎞ ⎟ ⎟ ⎠

n

1

Por su lado, los fluidos de Ostwald, son aquellos en que el esfuerzo de corte es proporcional a

una función exponencial del gradiente de velocidades. Ejemplos de este tipo de fluido son: el

chocolate, la miel, etc. Matemáticamente se modelan de la siguiente manera:

Luego la viscosidad dinámica queda como:

Gestión energética y medioambiente

  • c) Tensión superficial

Dr.-Ing. Gonzalo Salinas-Salas

La tensión superficial (σ), es la fuerza que mantiene cohesionada al fluido separándolo de las pa-

redes sólidas de contacto y del aire.

Los principales casos son:

Tubos capilares

 

burbujas, gotas y puntos de contacto

σ =

h

2

γ r

cos θ

σ =

(

P P

i

0

1

1

r

1

r

2

)

P 0 θ h P i r
P 0
θ
h
P i
r
 
r 1 P i r 2
r
1
P i
r
2

P 0

  • d) Presión

 

La definición general de presión es:

P =

F

dA

Donde:

 

P

: Presión

F

: Fuerza perpendicular al elemento de área

dA

: Elemento de área sometida a la fuerza

La forma genérica de la presión total, es la suma de la presión estática y la presión dinámica, es-

te último término se refiere a la presión que se engendra a partir de la velocidad media relativa

del fluido (v). Luego, la presión total queda definida de la siguiente manera:

P

t

=

P

estática

+

P

dinámica

=

P

estática

+

ρ v

2

2

Las maneras de representar la presión es través de su forma absoluta, esto es a partir del vacío

absoluto (P a ) o en su forma manométrica o gravimétrica (P g ), vale decir se asume que el valor de

la presión atmosférica es cero, P atm =0. La forma en que se relacionan estas es:

P

a

= P + P

g

atm

A su vez, es posible evaluar la presión en función de la altura de una columna de líquido, lo que

matemáticamente corresponde a la siguiente expresión:

Δh =

P

1

P

2

γ

  • e) Elementos de estática de fluidos Dado que los fluidos son un continuo, donde las fuerzas que ejercen sus elementos se anulan en- tre sí, al presentarse una discontinuidad, surge una fuerza distribuida que ejerce el fluido sobre esta discontinuidad, la que normalmente una compuerta o las paredes del contenedor. En el caso de una pared vertical, el valor de la fuerza distribuida puede reemplazarse por una fuerza única equivalente en magnitud y efectos, la que se evalúa de la siguiente manera:

Gestión energética y medioambiente

F

=

γ h

cg

Donde:

A

F

h cg

A

: Fuerza ejercida por el fluido

: Profundidad del centroide del área sumergida

: Área sumergida

Dr.-Ing. Gonzalo Salinas-Salas

A su vez, el punto de aplicación de esta fuerza equivalente corresponde a:

  • I cg

h

cp

=

h

cg

+

h

Donde:

 

cg

A

h cp

I cg

: Profundidad del centro de aplicación o presión de la fuerza

: Momento de inercia principal del área sumergida

Para el caso de compuertas inclinadas en un ángulo θ, la magnitud de la fuerza equivalente ejer-

cida por el fluido es:

F

= γ A l senθ

cg

= γ A h

cg

A su vez, su punto de aplicación, asumiendo un sistema coordenado que sigue el ángulo de incli-

nación θ, es:

 

L

cp

=

L

cg

+

L

I

Lcg

cg

A

Donde:

 

L

cp

: Profundidad del centro de presión de la fuerza siguiendo en ángulo de inclinación

L

cg

: Profundidad del centroide del área siguiendo ángulo de inclinación

I Lcg

 

: Momento de inercia principal del área sumergida siguiendo ángulo de inclinación

Un tercer caso de interés son las compuertas curvas las que se evalúan fraccionando las fuerzas

que ejerce un fluido en dos términos, el primero corresponde al peso que ejerce el volumen de

fluido sobre la compuerta (o bajo de ella en el caso de flotación). La segunda parte, corresponde

a la fuerza que ejerce el fluido sobre el área proyectada en un plano vertical. Ambas fuerzas se

suman verticalmente y su punto de aplicación se determina a partir de las ecuaciones vectoriales

de estática.

En el caso que la discontinuidad del fluido se presente en el interior de éste, surge la denominada

fuerza de flotación, la que corresponde a la fuerza que ejerce el fluido al tratar de expulsar al

cuerpo que genera la discontinuidad y que se representa a través del principio de Arquímedes,

que indica que la fuerza generada por el fluido sobre un cuerpo es equivalente al peso del fluido

desplazado y actúa siguiendo en la línea vertical del centro de gravedad del cuerpo, lo que ma-

temáticamente corresponde a:

F

F

= V γ

d

f

Donde:

F F

V d

γ f

: Fuerza de flotación

: Volumen desplazado por el cuerpo en engendra la discontinuidad

: Peso especifico del fluido

Lo anterior, conduce a la aparición de empuje, que es la diferencia entre el peso propio del cuer-

po y la fuerza de flotación que ejerce el fluido, lo que en términos matemáticos es:

F = W F = γ

e

c

F

c

V γ V

c

f

d

Donde:

F e

W c

γ c

V c

: Fuerza de empuje

: Peso del cuerpo en engendra la discontinuidad

: Peso especifico del cuerpo en engendra la discontinuidad

: Volumen del cuerpo en engendra la discontinuidad

Gestión energética y medioambiente

  • f) Elementos de dinámica de fluidos

Dr.-Ing. Gonzalo Salinas-Salas

La primera aproximación a la descripción de un fluido se realiza a través de tres principios, los

que son:

i.- Principio de conservación de la masa

ii.- Principio de conservación de la energía

iii.- Principio de conservación del momentum

Principio de conservación de la masa

El fundamento de la ecuación de continuidad se encuentra en el principio de Lavasoir, en el sen-

tido que el cambio del caudal masico que ingresa a un volumen de control es igual al cambio de

la masa en el contenido respecto del tiempo, matemáticamente es:

&

m

e

&

m

s

=

dm

dt

Donde:

  • m : Caudal masico que ingresa o sale del volumen de control

&

  • m : Masa en el interior del volumen de control

t

e

s

: Tiempo

: Ingreso (subindice)

: Salida (subindice)

Asumiendo que el fluido tiene una densidad constante o cuasi incompresible (ρ = Cte.), se tiene:

v

e

A

e

v

s

A

s

Donde:

=

dV

dt

  • v : Velocidad media del escurrimiento

A

: Área transversal al escurrimiento

  • V : Volumen del volumen de control

A su vez se puede definir al caudal o gasto o flujo Q, a:

Q = v A

Principio de conservación de la energía

La ecuación de energía planteada en términos de Euler, aplicada a un caso unidimensional con

un fluido incompresible y considerando una línea de corriente, siendo ésta la trayectoria que si-

gue un elemento diferencial de fluido, se obtiene la denominada ecuación de Bernoulli, cuyos

términos representan los niveles de energía de una línea de corriente de un fluido en escurrimien-

to, asumiendo que este se realiza a temperatura constante y adiabaticamente:

Luego, el término de energía expresada en altura de presión del fluido se le asigna el nombre de

Bernoulli:

B

i

=

P

i

+

v

2

i

γ

2

g

+ z

i

Donde:

B

P

: Bernoulli o nivel de energía

: Presión estática

  • v : Velocidad media de escurrimiento del fluido

z

: Posición geodésica

  • i : Estado (subindice)

La ecuación anterior se expande cuando en la línea de corriente existe una máquina o máquinas

que agregan o retiran energía al fluido, así como las pérdidas de transporte de éste, por lo que la

forma general de la ecuación de Bernoulli o energía para un fluido incompresible queda como:

H

1M2

+ B = B + H

1

2

1p 2

Gestión energética y medioambiente

Dr.-Ing. Gonzalo Salinas-Salas

Donde:

H

1M 2

H

1p 2

1

2

: Energía en forma de altura que se agrega o retira de una línea de corriente.

: Pérdida de carga o energía de una línea de corriente

: Estado inicial

: Estado final

Considerando el término de energía de una máquina que agrega o retira de una línea de corrien-

te, se puede indicar que la potencia desarrollada por ésta N h , se determina a partir de la siguiente

relación:

N = γ Q H

h

1M2

La pérdida de carga se puede evaluar por diversos métodos, siendo el más común el planteado

por la ecuación de Darcy-Weißbach, que plantea la existencia de dos tipos de pérdidas de carga,

la debida a transporte en tuberías rectas o pérdida primaria, que es engendrada por los efectos

viscosos del fluido y la rugosidad de la tubería, a la que se suma la pérdida secundaria o por sin-

gularidades o accesorios, la que se produce en todo elemento, tales como codos, válvulas, re-

ducciones, etc., elementos que engendran o un cambio en la dirección del escurrimiento o de su

velocidad, su origen se encuentra en el cambio del momentun y los dos efectos ya mencionados.

Matemáticamente, la ecuación de Darcy-Weißbach adopta la forma siguiente:

 

f

H

1p 2

=

 

Donde:

 

H 1p2

 

f

L

d

C i

 

L

+

v

C

i

2

d

i

2 g

: Altura total de pérdida de carga de la red

: Coeficiente de fricción de tubería recta de la red para una sección de diámetro constante

: Longitud de tubería recta de la red para una sección de diámetro constante

: Diámetro interior nominal de tubería

: Coeficiente de pérdida de carga por accesorios para una sección de diámetro constante

La metodología que permite abordar los problemas de escurrimiento de fluidos es de tipo empíri-

co, por lo que necesario emplear un conjunto de números adimensionales que permiten describir

las características del escurrimiento, en función de la relación entre diversas propiedades del flui-

do y características del escurrimiento, de estos el más relevante es el número de Reynolds, que

relaciona las fuerzas de inercia que impulsan el movimiento con las fuerzas viscosas que preten-

den frenarlo, su definición general para un fluido newtoniano es:

Re =

4

Donde:

Re

R

R

v

ρ

 

μ

 

: Radio hidráulico

: Número de Reynolds

Donde el radio hidráulico corresponde a:

R =

Sección transversal

Perimetro mojado

Finalmente, el número de Reynolds para tuberías circulares, queda como:

Re =

d

v

ρ

μ

Para tuberías de sección circular, se define el escurrimiento laminar, a aquellos escurrimientos

cuyo número de Reynolds presenta valores menores a 2.300. A su vez, el escurrimiento turbulen-

to queda definido con números de Reynolds mayores a 4.000.

La evaluación del coeficiente de fricción, que permite evaluar la pérdida de carga primaria, consi-

derando una tubería lisa y una de rugosidad absoluta k, para estos regimenes de escurrimiento,

se presentan en la siguiente tabla.

Gestión energética y medioambiente

Dr.-Ing. Gonzalo Salinas-Salas

Tubería lisa

Ecuación

 

Tipo de escurrimiento

Hagen-Poiseuille

 

64

Laminar, Re < 2.300

f =

Re

2ª Forma de Blasius

 

0,3146

 

Turbulento, Re > 4.000

f =

1 Re 4
1
Re
4

Tubería rugosa

Ecuación

 

Tipo de escurrimiento

Hagen-Poiseuille

 

64

Laminar, Re < 2.300

f =

Re

Colebrook

f =

1

Turbulento, Re > 4.000

 

2

lg

2,51

0,27

+ d Re ⋅ f k
+
d
Re
f
k

⎞ ⎤

⎠ ⎦

2

Para el caso de evaluar la pérdida de carga en accesorios, este corresponde a la suma de la pér-

dida primaria debida a los tramos rectos de la singularidad, empleando las ecuaciones anteriores,

con la pérdida de carga debida al cambio de la dirección del escurrimiento, para lo cual se puede

emplear la ecuación aproximada de Gibson, la que es:

K =

i

67,6

10

6

β

2,17

Donde:

K i

β

: Componente de la pérdida de carga por cambio de dirección

: Ángulo de cambio de dirección en grados hexadecimales

Luego, el coeficiente de pérdida de carga total para una singularidad C i , es:

C

i

=

f

L

d

+

K

i

Principio de conservación del momentum:

La principio de momentum o impulso surge a partir de la segunda ley de Newton, que plantea del

cambio del momentum lineal en el tiempo es igual a suma de las fuerzas externas al sistema y

aplicada a un fluido incompresible y en condiciones de flujo estacionario toma la forma siguiente:

r

F

ext

=

d

dt

(

m

r

v

)

=

ρ

[(

Q

s

r

v

s

)(

Q

e

r

v

e

)]

Lo anterior se expande para el caso de de momentum angular a la expresión de torque o momen-

to de un sistema sistema y aplicada a un fluido incompresible y en condiciones de flujo estaciona-

rio toma la forma siguiente:

r

M

ext

=

d

dt

(

r

r

×

m

r

v

)

=

ρ

[(

r

r

s

×

(

Q

s

r

v

s

))

(

r

r

e

×

(

Q

e

r

v

e

))]

  • g) Elementos de escurrimiento sobre cuerpos sumergidos Una situación común en mecánica de fluidos, es el escurrimiento de un fluido por sobre un cuerpo

sumergido, esto análisis se le denomina hidrodinámica y/o aerodinámica, según sea el fluido. En

estos casos surgen dos fuerzas relevantes, que ejerce el fluido sobre el cuerpo. Estas son:

La fuerza de arrastre, que se evalúa de la forma siguiente:

r

F

a

=

C

a

Donde:

 

F a

 

C

a

A T

 

A

T

ρ

f

r r v ⋅ v ⋅
r
r
v
⋅ v

2

: Fuerza de arrastre

: Coeficiente de arrastre

: Área transversal al flujo del cuerpo

Gestión energética y medioambiente

ρ f

: Densidad del fluido

  • v : Velocidad relativa entre el fluido y el cuerpo

Dr.-Ing. Gonzalo Salinas-Salas

La fuerza de sustentación, que se evalúa de una manera análoga:

r

F

s

=

C

s

Donde:

F s

C s

A

T

ρ

f

r r v ⋅ v ⋅
r
r
v ⋅ v

2

: Fuerza de sustentación

: Coeficiente de sustentación

Como se aprecia ambas fuerzas dependen de dos coeficientes, el de arrastre y el de sustenta-

ción. El comportamiento de éstos se ha evaluado de una manera empírica, pudiéndose asociarlo

al número de Reynolds y/o al número de Arquímedes y a la forma geométrica del cuerpo.

Para fines de la tecnología de descontaminación, la forma geométrica más relevante es la esfera,

ya que ésta representa genéricamente la forma de las partículas que están en suspensión en un

fluido, sea este líquido o gas y por lo tanto deben ser separadas de éstos mediante algún proceso

de separación, lo que conduce a trasladarlas desde su posición original a la zona de separación.

Cabe indicar que el valor del coeficiente de sustentación de una esfera es nulo. A su vez, el co-

eficiente de arrastre se comporta de la manera siguiente respecto del número de Reynolds.

1000000 100000 10000 1000 100 10 1 0,1 0,01 0,0001 0,01 1 100 10000 1000000 Número
1000000
100000
10000
1000
100
10
1
0,1
0,01
0,0001
0,01
1
100
10000
1000000
Número de Reynolds
Curva Real
Stokes
Newton
Coeficiente de arrastre

Para fines de diseño de equipos, se separa el comportamiento en dos grandes tipos, el corres-

pondiente a régimen laminar, denominado régimen de Stokes y el de régimen turbulento, deno-

minado régimen de Newton. Definiéndose éstos a partir del comportamiento de su velocidad ter-

minal de sumergimiento, ya que en ambos tipos de régimen de escurrimiento, tras un breve lapso

de aceleración del fluido, este alcanza una velocidad constante o velocidad terminal.

En el caso del régimen laminar o de Stokes para esferas, el rango de validez de la solución es

para valores del número de Reynolds menores a 0,25, (Re < 0,25) y la forma que toma la veloci-

dad terminal v St , es:

  • v St

=

( ρ
(
ρ

p

ρ

f

)

d

2

g

18

μ

Donde el valor del coeficiente de arrastre es:

C

a

=

24

Re

Gestión energética y medioambiente

Dr.-Ing. Gonzalo Salinas-Salas

En el caso del régimen turbulento o de Newton para esferas, el rango de validez de la solución es

para valores del número de Reynolds entre 1.000 y 500.000 (1.000 < Re < 500.000) y adoptando

la velocidad terminal v Ne , la forma siguiente:

  • v Ne

=

( ) 3 ⋅ ρ − ρ ⋅ d ⋅ g p f ρ f
(
)
3
ρ
ρ
d
g
p
f
ρ
f

Donde el valor del coeficiente de arrastre es constante e igual a 0,44, (C a = 0,44).

Finalmente, en el caso del régimen transicional o de Martin para esferas, es posible emplear la

siguiente ecuación para evaluar el coeficiente de arrastre, dentro de un rango de números de

Reynolds entre 10 y 1.000. 2 ⎛ ⎞ ⎛ 1 ⎞ 72 ⎜ ⎟ C =
Reynolds entre 10 y 1.000.
2
⎛ 1 ⎞
72
C
= ⎜
+ 1
a
3
Re
  • h) Generalidades sobre fluidos no newtonianos Se define a un fluido no newtoniano, según las Normas DIN 1342-1 a 1342-3, como aquel fluido cuya viscosidad depende del tipo de fluido o sea su composición química, la temperatura, la pre- sión, el gradiente de velocidad o el tiempo, de manera la viscosidad es función estas propieda-

des. ⎛ μ μ Fluido, T, P, = ⎜ ⎜ ⎝
des.
μ μ Fluido, T, P,
=

dv

dy

,

t

Clasificación de fluidos según su comportamiento de flujo, según norma DIN 1342.

Comportamiento de flujo

Gestión energética y medioambiente Dr.-Ing. Gonzalo Salinas-Salas En el caso del régimen turbulento o de Newton
Newtoniano
Newtoniano

Newtoniano

Newtoniano Sin frontera de flujo Bingham Ostwald
Newtoniano Sin frontera de flujo Bingham Ostwald
Sin frontera de flujo
Sin frontera de flujo
Sin frontera de flujo Bingham Ostwald
Bingham Ostwald
Bingham
Ostwald

Independiente del tiempo

Dependiente del tiempo Tixtropico Reotropico
Dependiente del tiempo
Tixtropico
Reotropico
Gestión energética y medioambiente Dr.-Ing. Gonzalo Salinas-Salas En el caso del régimen turbulento o de Newton
Con frontera de flujo Plástico
Con frontera de flujo
Plástico

El comportamiento de un fluido no-newtoniano esta definido por sus propiedades básicas, las que

permiten agruparlos en varias categorías siendo las dominantes las definidas por los fluidos de

Ostwald o fluido dilatante sin frontera de flujo y de Bingham o fluido dilatante con frontera de flujo.

Fluido dilatante sin frontera de flujo o fluidos de Ostwald corresponde físicamente a fluidos tales

como: sangre, látex, polímetros fundidos, etc.Estos fluidos siguen matemáticamente la llamada

ley de la potencia y que en forma de ecuación corresponde a: τ

=

K

dv

dy

n

Luego la viscosidad queda como:

dv

dy

μ = K ⋅ ⎜

n

1

Gestión energética y medioambiente

Dr.-Ing. Gonzalo Salinas-Salas

En este caso el elemento dominante en la pérdida de carga que sufre el fluido al escurrir por una

tubería es la primaria, de ahí la importancia de evaluar el coeficiente de fricción de la ecuación de

Darcy-Weißbach. En este caso es necesario utilizar la forma general del Número de Reynolds pa-

ra fluidos que corresponde a:

Re =

K

v

2

8

n

(

d

n

1

+

3

ρ

n

)

8

⎠ ⎝

 

4

n

n

Donde los valores del coeficiente de fricción se obtienen de la siguiente tabla:

Nombre

Ecuación

 

Tipo de escurrimiento

Hagen-Poiseuille

f =

64

Laminar, Re < 2.300

Re

Ostwald

f = 0,0056 +

0,5

Turbulento, Re > 3.000

Re

0,32

En el caso de los fluidos dilatantes con frontera de flujo o de Bingham, son los fluidos que se

comportan como sólidos hasta un cierto valor de la tensión de corte, tras el cual comienzan a

fluir, como lo son la pasta de dientes, chocolate, lápiz labial, vidrio, etc. Luego, aparece el con-

cepto de tensión crítica (τ c ), ya que traspasado este valor el fluido puede considerarse como flui-

do newtoniano.Matemáticamente, lo anterior queda expresado como sigue: τ

=

τ

c

+

μ

n

dv

dy

Luego, la viscosidad queda como:

μ =

τ

c

dv

dy

+ μ

n

Al igual que en el caso anterior, el elemento dominante es la evaluación del coeficiente de fric-

ción, por el cual es posible evaluar la pérdida de carga que sufre el fluido al escurrir por una tube-

ría. Empero, en este caso es necesario previamente evaluar el denominado Número de

Hedström, el que se define matemáticamente como:

He =

τ

c

ρ d

2

μ

2

0

Luego, el valor del coeficiente de fricción para todo régimen de escurrimiento se evalúa a partir

de la siguiente ecuación:

⎛ 64 ⎞ 4 f He ⎜ 3 ⎟ ⎛ He ⎞ 1 − + ⋅
⎛ 64 ⎞
4
f
He
3
He
1
+
64
2
3
2
6
Re
f
⎟ ⎝ Re ⎠
Re

= 0

2.2 Fundamentos de termodinámica

La termodinámica es aplicable para describir los procesos donde se involucra los intercambios de

energía térmica en la materia, a la cual describe de acuerdo a sus características las que denomina

propiedades, agrupándolas en dos categorías de acuerdo a su dependencia de la masa, de la mane-

ra siguiente:

  • a) Propiedades intensivas o independientes de la cantidad de materia, siendo el caso de la tempera- tura (T), la presión (P) y el volumen específico (v) o densidad (ρ).

  • b) Propiedades extensivas o dependientes de la cantidad de materia, siendo el caso de la energía interna (u), entalpía (h) y entropía (s).

Las definiciones conceptuales de las propiedades son las siguientes:

Temperatura: Corresponde a la manifestación del nivel energético de la materia (K).

Gestión energética y medioambiente

Dr.-Ing. Gonzalo Salinas-Salas

Presión: Corresponde al la fuerza ejercida normalmente sobre un elemento de superficie (Pa), mate-

máticamente es:

P =

F

dA

Volumen específico: Corresponde al volumen ocupado por unidad de masa. (m 3 /kg)

Densidad: Corresponde al inverso del volumen específico. (kg/m 3 )

ρ =

1

v

Energía interna: Corresponde a la energía térmica contenida en la materia en reposo y que es la su-

ma de todos los trabajos elementales desarrollados por las estructuras moleculares. (kJ/kg)

Entalpía: Corresponde a la energía térmica total contenida en la materia que ingresa o egresa de un

determinado volumen (kJ/kg) y matemáticamente se define como:

h = u + P·v

Entropía: Corresponde al grado de desordenamiento molecular de la materia (kJ/kg·K).

Termodinámicamente se reconocen tres fases termodinámicas correspondientes al grado de cohe-

sión molecular de ésta, las que corresponden a las fases sólida, líquida y gaseosa. Estas fases se

separan entre sí por medio de las denominadas interfases, donde las propiedades temperatura y pre-

sión son dependientes entre sí. Esto significa que para una determinada temperatura de cambio de

fase existe una única presión de cambio de fase.

El comportamiento termodinámico de la materia es relevante fundamentalmente para las interfases

líquida-gas y la fase gaseosa, por lo que se tiende a representar este comportamiento a través de

diagramas, siendo el más relevante el diagrama T-s o temperatura entropía.

T

P = Cte. Interfase Fase gaseosa Fase líquido líquido - gas
P = Cte.
Interfase
Fase gaseosa
Fase líquido
líquido - gas

s

La teoría termodinámica se elabora sobre cuatro leyes con las cuales son:

Ley Cero: Esta ley manifiesta que si dos sustancias están en equilibrio entre sí y uno de ellos lo

esta con un tercero, los tres están en equilibrio entre sí.

Primera Ley: Establece que el nivel energético final de la materia es igual al nivel inicial más o

menos la energía no asociada a masa intercambiada con el medio externo.

Matemáticamente, la expresión es la siguiente:

1

&

Q

2

+

&

1

W

2

+

&

m

e

h

e

+

v

2

e

+

v

i

+ g z

+

m

i

u

2

2

e

Δt

i

2

+

g

z

i

=

&

m

s

h

s

+

v

2

s

m

f

u

+

v

f

2

2

s

Δt

f

2

+ g z

+

+

g

z

f

Segunda Ley: Establece que no existen procesos irreversibles, esto es que la entropía siempre

se incrementa, siguiendo la desigualad de Clausius. Matemáticamente se define:

s

2

s =

1

∂ Q ∫ T
∂ Q
T

0

Gestión energética y medioambiente

Dr.-Ing. Gonzalo Salinas-Salas

Por extensión, la aplicación de la Segunda Ley sobre la Primera Ley es la siguiente:

 

&

&

 

Q

 

W

 

&

1

2

+

1

2

+

m

e

h

e

+

v

2

e

+

v

i

+ g z

+

m

i

u

2

2

e

Δt

i

2

+

g

z

i

=

&

m

s

h

s

+

v

2

s

+

g

z

+

m

f

u

+

v

f

2

2

s

Δt

f

2

+

g

z

f

+ I

1 2

Lo anterior conduce a los conceptos de rendimiento (η) y eficiencia (e), los que se definen de la

siguiente manera:

 

Rendimiento, aplicable a ciclos:

 

&

&

Q

L

 

W

N

η

1

= +

&

=

&

 

Q

H

Q

H

Eficiencia, aplicable a procesos

e =

&

W

T

&

W

D

Tercera Ley: Establece que la entropía solo puede ser nula cuando la temperatura es nula.

Matemáticamente es:

s(0 K) = 0

Por su lado, el trabajo o potencia mecánica se define matemáticamente como:

&

1

W

2

  • 2 2

= −

r

F

r

d r

= −

P

  • 1 1

dV

En la práctica se conforma un sistema de ecuaciones formado por la ecuación de continuidad de la

masa y la primera ley de la termodinámica, donde normalmente para la ecuación de conservación de

la energía se puede asumir que las energías intrínsecas o las asociadas a las formas mecánicas de

la masa (energía cinética y potencial) se pueden asumir como nulas, por lo que normalmente el sis-

tema de ecuaciones que queda es el siguiente:

Continuidad de masa:

&

m

e

+

m

i

=

&

m

+

m

f

Δt

s

Δt

Ecuación de conservación de la energía:

1

&

Q

2

+

&

1

W

2

+

&

m

e

h

e

+

m

i

u

=

&

m

+

m

f

Δt

i

s

s

Δt

h

u

f

Por lo tanto, la solución que se obtenga debe satisfacer simultáneamente ambas ecuaciones.

Por otro lado, existe la teoría de gases ideales desarrollada para modelar el comportamiento de la

materia en la fase gaseosa, definiendo en primer término la denominada ecuación de estado, que re-

laciona las propiedades intensivas de la materia, la que toma la forma siguiente:

R =

P

v

T

J

kg K

Donde R, es la constante particular del gas, la que puede ser evaluada de la manera siguiente:

R =

M

, donde es la constante universal de los gases ( ℜ = 8.314

J

kmol

K

) y M el peso mole-

kg

cular de la materia ( kmol

).

Las relaciones energéticas para los gases se definen a partir de los denominados calores específi-

cos, los cuales se definen de la siguiente manera:

Calor especifico a volumen constante:

Cv =

∂ u ∂ T
∂ u
∂ T

V

=

Cte

Gestión energética y medioambiente

Calor especifico a presión constante:

Dr.-Ing. Gonzalo Salinas-Salas

Cp =

∂ h ∂ T
∂ h
∂ T

P

=

Cte

Además se define la relación de calores específicos como:

k =

Cp

 

Cv

El comportamiento de estas relaciones energéticas depende de la estructura molecular de la materia

conformándose para el caso de gases la siguiente tabla:

Estructura molecular del gas

Cv

Cp

k

Mono atómico

3

R

5

R

1,667

2

2

Bi atómico

5

R

7

R

1,400

2

2

Poli atómico

 

3·R

 

4·R

1,333

Para el caso de sustancias en fase líquida y sólida, la tabla anterior no es aplicable, empero las rela-

ciones energéticas pueden extenderse bajo las consideraciones siguientes:

Fase de la sustancia

Calores específicos

k

Gas

  • Cv k 1

Cp

 

Líquido

  • Cv k 1

Cp

 

Sólido

  • Cv k = 1

= Cp

 

Para el caso de los calores específicos para las diversas sustancias en fase sólida y líquida se evalú-

an a partir de trabajos experimentales y obviamente depende de su composición atómica y su fase.

2.3 Fundamentos de transferencia de calor

A continuación se presentan los fenómenos físicos que constituyen los mecanismos de transferencia

de calor y la modelación matemática de estos a través de las llamadas leyes de transferencia de ca-

lor, las que a su vez deben cumplir las cuatro leyes de la termodinámica y en particular en lo referen-

te a que todo flujo de energía térmica fluye desde una fuente de alta temperatura hacia un sumidero

de baja temperatura.

Conducción de calor:

El mecanismo de traspaso de energía térmica entre dos cuerpos sólidos en contacto o dos posicio-

nes espaciales de un mismo cuerpo que se encuentren a un distinto nivel de energía térmica, niveles

que son representadas por dos distintas temperaturas, se realiza desde el mayor nivel térmico (mayor

temperatura) hacia el cuerpo o la zona menor nivel térmico (menor temperatura), mediante la difu-

sión de electrones libres presentes en la estructura molecular de la materia y el incremento de los ni-

veles de vibración de las redes moleculares.

El modelo matemático que representa a este fenómeno se le denomina Ley de Fourier y se plantea

para una pared sólida con una área transversal al flujo de calor (A) y un espesor (e), en que una de

sus caras se encuentra a una temperatura (T 1 ) mayor que la existente en la otra (T 2 ), el flujo de calor

(q) resulta inversamente proporcional al gradiente de temperatura respecto de la posición y directa-

mente proporcional al área de intercambio de calor y a una constante característica o propiedad de la

sustancia que conforma la pared.

Gestión energética y medioambiente T(x) k A T 1 q T 2 e x Ley de
Gestión energética y medioambiente
T(x)
k
A
T 1
q
T 2
e
x
Ley de Fourier
dT
q = −k ⋅ A ⋅
dx

Radiación de calor:

Dr.-Ing. Gonzalo Salinas-Salas

El mecanismo de traspaso de energía térmica entre dos cuerpos con un distinto nivel de energía tér-

mica y por ende de temperatura, situados a una cierta distancia entre sí, pudiendo existir o no un me-

dio físico entre ellos (un sólido, fluido o incluso el vacío total), se realiza mediante el transporte de

energía a través de la emisión y absorción de ondas electromagnéticas, lo que obviamente se tradu-

ce en el color del cuerpo. Por las características del transporte de la energía térmica mediante ondas,

produce que este mecanismo adquiera importancia sólo cuando la diferencia de temperaturas entre

el cuerpo emisor y el cuerpo receptor sea muy alta, ay que se requiere que el cuerpo emisor irradie

calor y por ende luz en diferentes espectros de onda.

El modelo matemático que representa a este fenómeno se le denomina Ley de Stefan-Boltzmann y

se plantea para dos cuerpos separados a una distancia dada, donde uno de ellos, el emisor, posee

una temperatura superficial (T 1 ), la que le permite irradiar ondas lumínicas y que es considerablemen-

te superior a la temperatura del cuerpo receptor (T 2 ). El flujo de calor (q) absorbido por el cuerpo de

baja temperatura es directamente proporcional al área irradiada, a un factor de emisividad, a un factor

de forma, a una constante general, denominada constante de Stefan-Boltzmann y a la diferencia de

las temperaturas elevadas a la cuarta potencia.

El valor de la constante de Stefan-Boltzmann es:

⎡ W ⎤ − 8 σ = 5,67 ⋅ 10 ⎢ ⎥ 2 4 ⎣ m
W
8
σ = 5,67 ⋅ 10
2
4
⎣ m
K
T 2
A

T 1

Gestión energética y medioambiente T(x) k A T 1 q T 2 e x Ley de

Ley de Stefan-Boltzmann

q = σ A F F T T

ε

T

1

(

4

4

2

)

Gestión energética y medioambiente

Convección de calor:

Dr.-Ing. Gonzalo Salinas-Salas

El mecanismo de traspaso de energía entre un fluido y un cuerpo sólido, se presenta en dos formas

principales, las que son el intercambio de energía térmica y el cambio de la cantidad de movimiento o

impulso del fluido debido por los efectos viscosos que se presentan al entrar en contacto con el cuer-

po sólido. De modo que, la energía intercambiada entre el fluido y el cuerpo sólido en la práctica es la

suma de estas dos formas energéticas, no diferenciándose entre los dos tipos, considerándose así al

valor total de la energía intercambiada como el flujo de calor que fluye desde el medio a mayor tem-

peratura (sólido o fluido) hacia el medio de más baja temperatura.

El modelo matemático que representa a este fenómeno se le denomina Ley de enfriamiento de New-

ton y plantea que para un fluido viscoso a cierta temperatura (T ) que escurre por sobre un cuerpo

sólido a una diferente temperatura superficial (T w ), el flujo de calor (q) intercambiado es directamente

proporcional de contacto, al valor absoluto de la diferencia de las temperaturas y a un factor denomi-

nado coeficiente pelicular convectivo medio (® ), el que depende del tipo de escurrimiento, del tipo de

fluido, las fuerzas que impulsan el movimiento entre otras.

T(x)

T

Gestión energética y medioambiente Convección de calor: Dr.-Ing. Gonzalo Salinas-Salas El mecanismo de traspaso de energía
  • v

v ∞ T ∞ T w x
v ∞
T ∞
T w
x
Ley de Newton q = h ⋅ A ⋅ T − T ∞ ∞ w
Ley de Newton
q
= h
A
⋅ T
T
w

Evaluación de espesor de aislación térmica

Uno de los problemas clásicos y más prácticos de transferencia de calor esta asociado a la determi-

nación del espesor optimo de aislación para un cuerpo de sección circular, como lo son tubos y

alambres. Este problema es singular ya que es necesario obtener una solución de compromiso entre

dos situaciones físicas distintas, ya que mientras mayor sea el espesor de un material aislante que se

utilice en la periferia del manto de un cilindro, implica que se reduce el flujo de calor ya que la resis-

tencia térmica conductiva se incrementa, esto conlleva, a su vez, a que el área exterior del cilindro, se

incremente con lo que aumenta el flujo de calor. De hecho es imposible aislar completamente un ci-

lindro o cualquier cuerpo de acuerdo a la Segunda Ley de la termodinámica.

Esta situación lleva conduce entonces a la existencia de un espesor de aislante donde el flujo de ca-

lor que lo atraviese sea máximo, lo que en algunos casos es en extremo conveniente, por ejemplo en

conductores eléctricos, intercambiadores de calor, pero en otros casos es en extremo inconveniente

por el costo de generación de energía térmica, sea esta de alta o baja temperatura, que lleva asocia-

da el flujo de calor cedido al medio externo, llamada comúnmente pérdida de calor.

Por su lado, los costos que impone el uso aislante, como costo inicial y de mantención obliga a acep-

tar un espesor de aislación que compatibilice el costo de perdida de energía con los costos de aisla-

ción, el que obviamente corresponde al costo mínimo de la suma de los costos de energía perdida

más el costo de aislación para el periodo de vida útil del aislante o del proyecto térmico en cuestión.

La situación física para realizar un análisis del problema de aislación es la siguiente:

Gestión energética y medioambiente

Dr.-Ing. Gonzalo Salinas-Salas

k a e t k t d it T ∞i ® ∞e d a T et
k a
e t
k t
d it
T ∞i
® ∞e
d
a
T et
T ia
T ea
d
et
® ∞i
e a
L

El circuito análogo-térmico aplicado al aislante, teniendo como limites el diámetro exterior del tubo

que se asume idéntico al diámetro interior del aislante y por lo tanto su temperatura es igual y el me-

dio convectivo exterior al cilindro, es el siguiente:

T et = T ia T ea T ea ⎛ d ⎞ ln ea ⎜ ⎟
T et =
T ia
T ea
T ea
⎛ d
ln
ea
d
et
1
2
π k
L
h
2
π r
L
a
e
ea
Luego el flujo de calor que se intercambia con el medio externo es:
2
π ⋅ L
(
T
T
)
2
π ⋅ L
(
T
T
)
ia
e
ia
e
q =
=
⎛ d
⎛ r
ln
ea
ea
ln
d
1
r
et
et
1
+
+
k
r
⋅ h
k
r
⋅ h
a
ea
e
a
ea
e

El espesor de aislante en el cual este flujo de calor o perdida térmica es máxima, se pude determinar

a partir de determinar el punto de inflexión de la función flujo de calor, derivando la expresión anterior

respecto del radio exterior del aislante e igualar esta función a cero, para luego despejar el valor del

radio exterior del aislante, el pasa a determinarse como: radio crítico de aislamiento, que adoptala si-

guiente función.

r

crítico

=

r

c

=

k

a

h

e

En este radio crítico el flujo de calor intercambiado entre la superficie exterior del cilindro y el medio

convectivo es máximo y por ende la pérdida o ganancia de calor es máxima.

Gráficamente el comportamiento del flujo de calor respecto del espesor de aislante utilizado es:

Gestión energética y medioambiente

Dr.-Ing. Gonzalo Salinas-Salas

Flujo de calor intercambiado por un tubo

520 500 480 q ( i ) 460 440 420 400 0 30 60 90 120
520
500
480
q ( i )
460
440
420
400
0
30
60
90
120
flujo de calor (W)

i

espesor de aislante (mm)

.

El valor máximo del flujo de calor intercambiado corresponde al valor del espesor crítico de aislación

y obviamente al radio crítico de aislación.

Como se aprecia la función de calor intercambiado tiene un comportamiento asintótico respecto del

espesor de aislante, de ahí que en cálculos de ingeniería es necesario realizar un análisis económico

para determinar el espesor práctico de la aislación térmica a utilizarse en una aplicación específica.

Este análisis considera los siguientes costos:

  • a) Los costos de generación de energía asociados a la pérdida a través de la aislación para el pe- riodo de vida útil de ésta o del proyecto en función del espesor de aislante térmico considerado

  • b) Los costos de adquisición, montaje y mantención de la aislación para el periodo de vida útil de ésta o del proyecto en función del espesor de aislante térmico considerado

  • c) La suma de estos costos en función del espesor de aislante térmico considerado

Realizada la suma corresponde determinar el costo mínimo y el espesor de aislante asociado a este

costo pasa a denominarse espesor económico de aislación y corresponde al espesor de aislación en

que el flujo de calor intercambiado o perdida térmica, es la combinación de efectos más conveniente

en términos económicos, vale decir la pérdida de dinero por la operación de un sistema aislado es

minimizada.

Gráficamente esta situación se ilustra a continuación:

Comportamiento de los costos para de espesor

0.015 Cper ( i ) Cais ( i ) Ct( i ) 0.01 5 × 10
0.015
Cper ( i )
Cais ( i )
Ct( i )
0.01
5
×
10 − 3
0
0
30
60
90
120
costos totales (PCL)

i

espesor de aislante (mm)

.

Gestión energética y medioambiente

Dr.-Ing. Gonzalo Salinas-Salas

2.4 Fundamentos de combustión y Norma DIN serie 51900

Todo combustible de uso industrial es de origen orgánico, esto es son restos de animales y maderas

primitivas que se degradaron en determinadas condiciones y quedaron atrapados en las distintas es-

tratos del suelo, transformándose en petróleo, el carbón mineral o hulla y en gas natural, por lo que

genéricamente se les llama combustibles orgánicos y dependiendo de su antigüedad combustibles

fósiles.

Como se aprecia todo combustible fue alguna vez una forma de vida, que para desarrollarse utilizó la

energía solar, la que se fijo progresivamente a través del tiempo en los enlaces que existen entre los

átomos que conforman una determinada molécula orgánica, las que fueron cada vez más complejas.

De manera tal, que la manera de liberar la energía contenida en los combustibles orgánicos es a tra-

vés de una reacción química de oxidación, por lo que en la practica los combustibles orgánicos son

verdaderos acumuladores de energía solar, los que alcanzaron estos niveles de acumulación energé-

tica a través del paso del tiempo, mientras mayor sea este tiempo de acumulación y la antigüedad,

mayor será el nivel de energía existente en el combustible, de manera tal, que aquel combustible que

halla acumulado energía solar hace millones de años en forma de madera, hoy día esta transformado

en hulla, la que presenta una mayor cantidad de energía acumulada mientras más antiguo halla sido

el bosque que le dio origen, reconociéndose así diferencias entre hullas como son la antracitita, que

es más antigua y por lo tanto produce más energía, de la bituminosa, que es más joven y por lo tanto

produce menos energía. Un caso similar ocurre con el petróleo y el gas natural. La razón de la anti-

güedad del yacimiento juegue este importantísimo rol se debe a que toda materia de origen orgánico

contiene o contuvo agua, la que con el paso del tiempo tiende a desaparecer de la materia orgánica

al trasladarse al suelo, fosilizándose así el combustible, el que pasa a denominarse combustible fósil.

El tipo de enlace molecular que se presenta en una molécula de un hidrocarburo, o combustible com-

puesto de átomos de hidrogeno y carbono, determina la cantidad de energía presente en la molécula

y por ende en el combustible ya que define la cantidad de energía necesaria para romper los enlaces

y liberar así la energía química contenida en el combustible. Las formas básicas de enlaces entre los

hidrocarburos son definidas por sus estructuras: anillos o cadenas y la cantidad de enlaces simples y

dobles que se presentan entre los átomos de una molécula.

Químicamente a los hidrocarburos se les denominan como alkanos o parafinas, a aquellos cuyos en-

laces son simples y la forma de su molécula es de escalera, Por su lado los alkenos son aquellos

hidrocarburos que presentan dobles, triples o más enlaces y la forma de su molécula puede ser tanto

de anillo como de cadena.

Ejemplos de estos tipos de hidrocarburos son los siguientes:

Alkenos (C n H 2$n )

Alkanos (C n H 2$n+2 )

 

C 2 H 4

C 2 H 6

H

H

H

H

|

|

|

|

C=C

H-C - C-H

|

|

|

|

H

H

H

H

En términos industriales se prefiere utilizar a combustibles del tipo alkanos o parafínicos, ya que la

cantidad de energía necesaria para iniciar la combustión y mantenerla es menor, obteniéndose con

ello una mayor energía térmica neta (calor) de la combustión y permite oxidar de manera más eficien-

te al combustible, de manera que los compuestos químicos producidos a partir de ella no contengan

moléculas de hidrocarburos que no hallan reaccionado totalmente. Claro esta que esto dependerá de

ciertas variables, que se indicaran posteriormente.

El proceso combustibo es una reacción química del tipo exotérmica, esto es desprende calor a medi-

da que ella se desarrolla, para lo cual requiere de un combustible y de un comburente, que es el oxí-

geno, generándose los denominados productos de la combustión.

En términos industriales la combustión tiene lugar entre las sustancias combustibles, las que son una

mezcla de los denominados combustibles elementales y el comburente, oxígeno, el que es normal-

mente aportado por el aire atmosférico.

Los denominados combustibles elementales, con sus respectivos pesos moleculares son:

Gestión energética y medioambiente

Hidrogeno, H 2 , 2 kg/kmol

Carbono, C , 12 kg/kmol

Azufre, S , 32 kg/kmol

Dr.-Ing. Gonzalo Salinas-Salas

A su vez, la composición química del aire estándar que es utilizado como comburente en términos in-

dustriales se asume constituido en volumen por un 21% de oxigeno, O 2 , cuyo peso molecular es: 32

kg/kmol y un 79% de nitrógeno, N 2 , cuyo peso molecular es: 28 kg/kmol, el que teóricamente es una

sustancia inerte en términos de la reacción química de la combustión.

Termodinámicamente toda reacción química debe satisfacer simultáneamente a la ecuación de conti-

nuidad de masa y la ecuación de energía.

En el caso de la ecuación de conservación de la masa se aplica el denominado: principio de Lavasoir,

el que se representa a trabes de ecuaciones estequiométricas, las que plantean en base volumétrica

o molar, esto es se asumen a los reactivos como gases ideales.

Considerando al combustible como al octano (C 8 H 18 ), que es la representación química de la gasolina

y al comburente como aire estándar, se obtiene la siguiente ecuación estequiométrica que representa

la reacción química en términos de volumen e implícitamente en masa.

C 8 H 18 + 12,5$(O 2 +3,76$N 2 ) t 8$CO 2 + 9$H 2 O + 47$N 2

A partir de esta ecuación es hace posible plantear la denominada relación aire-combustible, que re-

presenta la cantidad de aire que se requiere para quemar una unidad de un determinado combusti-

ble. Esta relación aire-combustible puede plantearse tanto en términos volumétricos o molares como

masicos, siendo la forma más comúnmente utilizada esta última.

La definición de la relación aire-combustible en base masa en forma de ecuación matemática y su

aplicación para el caso de la combustión del octano, es la siguiente:

m & ∗ a r = = a c m & c
m
&
a
r
=
=
a
c
m
&
c

c

32 + 3,76 ⋅ 28 ) ⎛ kga = 15,05 ⎜ 12 + 18 ⋅ 1
32
+
3,76
28
)
⎛ kga
= 15,05
12
+
18
1
  • m (

a

=

12,5

8

kgc

  • m

Por otro lado, es posible definir a la proporción de aire como la división entre la relación aire-

combustible que realmente se presenta en una combustión, por la relación aire-combustible que ide-

almente da lugar el combustible utilizado en esta, de modo que su definición matemática es la si-

guiente r a c λ = ∗ r a c
guiente
r
a
c
λ =
r
a
c

El hecho que una determinada combustión se realice en condiciones distintas a las ideales en térmi-

nos de la masa de aire requerida para esta, genera la existencia del una condición a la que se le de-

nomina exceso de aire, cuando la masa de aire presente es mayor a la requerida idealmente por la

combustión y a la condición de defecto de aire cuando la masa de aire presente es menor a la reque-

rida idealmente por la combustión de gasolina, este es factible entre los siguientes valores: 9 kga/kgc

y 22 kga/kgc. Bajo una relación aire-combustible de 9 kga/kgc, no existe el oxigeno suficiente para

mantener y propagar la combustión, en cambio una relación aire-combustible sobre 22 kga/kgc, im-

plica que las moléculas de combustible están tan separadas que impiden el mantener y propagar la

combustión.

Una forma en que puede manifestarse el exceso de aire en una combustión es a través de la presen-

cia de oxigeno (O 2 ) libre en los productos de combustión, empero, esta presencia puede deberse a

otras causas, como se analizara posteriormente. Por otro lado, se puede definir la existencia de una

combustión completa cuando en los productos de ésta no aparece el monóxido de carbono (CO) y de

una combustión incompleta cuando aparece en los productos de combustión el monóxido de carbono

(CO).

Respecto a la ecuación de energía es posible asumir la existencia de un sistema conservativo, donde

la energía inicial de los reactivos es igual a la energía liberada a los alrededores más la energía rete-

nida en los productos de la combustión.

Para iniciar la combustión es necesario la aplicación de una energía de activación, la que puede ser a

través de una fuente de temperatura, como lo es en el caso de las bujías en motores Otto, o por el in-

Gestión energética y medioambiente

Dr.-Ing. Gonzalo Salinas-Salas

cremento de presión y por ende de energía dentro de una cámara, como en el caso de los motores

Diesel. Una representación gráfica de la situación energética en una combustión es la siguiente:

Nivel de Energía Energía de activación Energía de reactivos Energía liberada Energía de productos
Nivel de
Energía
Energía de
activación
Energía de
reactivos
Energía
liberada
Energía de
productos

Tiempo

Donde, la energía de los reactivos corresponde al nivel de energía química contenida en los enlaces

moleculares del combustible. La energía de los productos corresponde al nivel de energía química

contenida en los enlaces moleculares de los distintos productos de la combustión. La energía de acti-

vación o detonación, corresponde a la cantidad de energía térmica necesaria para iniciar la reacción

entre los elementos químicos del combustible con el oxigeno presente en el comburente, inicialmente

corresponde a una fuente externa al combustible y al comburente, de modo que una vez iniciada la

combustión, esta fuente será suplida por cierta cantidad de energía que se genere durante la com-

bustión y que permitirá sostenerla.

En términos matemáticos, la ecuación de la energía para un sistema ideal, adopta la forma siguiente:

n

H

o

r

i

=

1

=

m

o

H + h

p

o

rp

i

=

1

Donde los niveles de energía en las condiciones de presión, temperatura y relación aire-combustible

en que se desarrollo la combustión, que se encuentran contenidas en los reactivos y productos se les

representa a través de los términos contenidos en las sumatorias.

Por su lado, el termino libre corresponde a la denominada entalpía de reacción y es la cantidad de

energía térmica o calor que se libera en el proceso combustibo en las condiciones termodinámicas en

que se desarrolló este.

Lo anterior introduce el concepto de que la energía liberada por un proceso combustibo depende de

ciertas variables físico-químicas y por lo tanto no son uniformes para un determinado combustible, a

pesar que este se combustione con la misma relación aire-combustible.

Los efectos más dominantes sobre la cantidad de energía liberada en una combustión o entalpía de

reacción son los siguientes:

Temperatura. La temperatura en que se realiza el proceso combustibo limita la cantidad de energía

que el combustible es capaz de aportar, ya que mientras mayor sea la temperatura

en que se desarrolle la combustión, mayor será la cantidad de energía que el com-

bustible tenga que aportar a los alrededores para sostener la temperatura del proce-

so combustibo. En el extremo, puede llegarse a que la energía liberada por el proce-

so combustibo desarrollado a una determinada temperatura sea nulo, ya que toda la

energía se invierte en sostener esta temperatura, transformándose en energía de ac-

tivación. A esta temperatura se le denomina temperatura de flama adiabática.

Por lo anterior, mientras más baja sea la temperatura de combustión mayor será la

cantidad de energía térmica o calor liberado, por ello industrialmente se trata de rea-

lizar la combustión a la temperatura más baja posible.

Gestión energética y medioambiente

Dr.-Ing. Gonzalo Salinas-Salas

Turbulencia. El concepto de turbulencia esta asociado a que todo proceso combustibo implica el

contacto físico de los elementos combustibles con el oxígeno, lo que en una atmos-

fera en reposo ocurre inicialmente, pero a medida que el proceso continua se co-

mienzan a generar capas y/o atmósferas de material ya combustionado, que sepa-

ra al combustible del oxigeno, de manera que se hace necesario removerlos me-

cánicamente mediante la generación de una turbulencia, que crea las fuerzas iner-

ciales que permiten romper las atmósferas inertes y arrastrar al material inerte,

permitiendo la continua mezcla de combustible y oxigeno.

Tiempo de combustión. El tiempo que dure una combustión influye en su liberación de energía

térmica, ya que como proceso la reacción química requiere de un

tiempo para separar mecánicamente las moléculas, hacer que estas

químicamente reaccionen y que los gases de combustión absorban es-

ta energía. Si el tiempo de combustión es muy corto, la reacción quími-

ca no podrá desarrollarse completamente, así como el proceso de ab-

sorción de energía y por ende no podrá entonces el combustible liberar

la totalidad de la energía por el contenida.

Se define como potencia calorífica de un combustible como la entalpía de reacción que se produce

durante el proceso de combustión de éste, en condiciones estandarizadas de presión, temperatura y

relación aire-combustible. De modo, que para un determinado combustible su entalpía de reacción o

calor por unidad de masa o volumen, entregado a los alrededores será una constante si la combus-

tión se realiza en estas condiciones estandarizadas.

Matemáticamente se cumple entonces:

N = h

H

o

rp

Físicamente en términos industriales el modo de medir esta la potencia calorífica es a través de un

ensayo el que se realiza en un calorímetro, donde una determinada masa o caudal volumétrico de

combustible es combustionado con una determinada masa oxigeno puro o un caudal volumétrico de

aire en condiciones estandarizas de presión y temperatura, las que corresponden a 1 atmosfera de

presión y 25°C o 15,6°C, según sea la norma utilizada.

Para combustibles sólidos se utiliza un calorímetro de volumen constante o calorímetro Parr, donde

una determinada masa combustible es combustionado con una determinada masa oxigeno puro,

traspasándose la energía liberada en la combustión a una masa de agua, la que ve incrementada su

energía interna, manifestándose esto en una elevación de su temperatura. Luego, aplicando conser-

vación de energía se puede plantear la siguiente ecuación:

m

w

Cv

w

()

T T

i

0

= m

w

Cv

w

(

T T

f

0

)

+ m N

c

H

Donde aproximando los valores de los calores específicos a volumen constante para el agua, la po-

tencia calorífica del combustible es:

N

H

=

m

w

Cv

w

(

T

f

T

i

)

m

c

En el caso de los combustibles líquidos y gaseosos se utiliza otro tipo de calorímetro, denominado de

presión constante, donde caudales masicos de combustible son combustionados con caudales masi-

cos de aire, generando un flujo de calor que es absorbido por un caudal de agua que circula por el

calorímetro, pudiéndose generar, de una manera análoga a la anterior, las ecuaciones de balance

energético para el calorímetro de presión constante:

&

m

w

Cp

w

()

T T

i

0

&

= m

w

Cp

w

(

T T

f

0

)

&

+ m N

c

H

Donde aproximando los valores de los calores específicos a presión constante para el agua, la po-

tencia calorífica del combustible es:

N

H

=

&

m

w

Cp

w

(

T

f

T

i

)

&

m

c

Si el combustible posee hidrogeno en su composición química, este al oxidarse genera agua, la que

requiere de energía para vaporizarse y escapar en fase gaseosa de la combustión. El hecho que el

Gestión energética y medioambiente

Dr.-Ing. Gonzalo Salinas-Salas

agua generada químicamente al término del proceso combustibo se encuentre en fase líquida o ga-

seosa, genera una diferencia significativa entre los valores de la potencia calorífica cuando el agua

residual aparece en fase líquida (Potencia calorífica superior), del valor de la potencia calorífica

cuando el agua residual aparece en fase gaseosa (Potencia calorífica inferior).

Esta diferencia corresponde a la energía de cambio de fase del agua, la que en el caso de la potencia

calorífica superior se suma a la energía aportada por el combustible, mientras que en el caso de la

potencia calorífica inferior se resta de la energía aportada por el combustible.

Matemáticamente la relación entre la potencia calorífica superior y la potencia calorífica inferior es:

N = N +

H

L

&

m

w

h

+

m

w

m

c

fg

L

&

m

c

=

N

h

fg

De lo anterior se desprende que siempre se cumple:

N

H

> N

L

Lo anterior es especialmente importante para aquellos combustibles que contienen hidrogeno en sus

estructuras moleculares, ya que como se indicó el hidrogeno es el precursor de la producción de

agua durante el proceso combustibo. Por lo general, estos hidrocarburos se presentan en fases líqui-

da y gaseosa, por lo que en los procesos combustibos que involucran a combustibles en estas fases

hay que tener en cuenta muy especialmente este fenómeno.

Dado que por lo general los combustibles sólidos poseen muy poca cantidad de hidrogeno y menor

aún de agua, la energía requerida para vaporizar esta es minima y no genera diferencia apreciable en

términos de energía aportada por el combustible, si esta agua al termino del proceso combustibo

aparece en fase líquida o gaseosa.

Considerando que en las aplicaciones industriales se procura una vez generada la combustión el

evacuar rápidamente los productos de ésta de la cámara de combustión, para continuar con el proce-

so en condiciones de flujo estable y estado estable, es que resulta conveniente el extraer estos pro-

ductos como gases, lo que si bien se traduce en una reducción de la energía aportada por el combus-

tible, se compensa con la facilidad de sostener eficientemente el proceso combustibo.

De ahí que se utilice para todos los cálculos de ingeniería el valor de la potencia calorífica inferior, pa-

ra la evaluación de la cantidad de calor aportado por un determinado combustible. La forma matemá-

tica de esta relación es la siguiente:

&

&

Q = m

c

N

L

Además, debe tenerse en cuenta, que toda combustión industrial se realiza en condiciones distintas a

las estándar, por lo que al considerar este efecto, implica asumir que la energía que realmente es li-

berada es menor aun a la representada por la potencia calorífica inferior, de ahí surge el concepto de

rendimiento de combustión, cuyo valor da cuenta de la disminución en el calor de la energía suscep-

tible de liberarse por el efecto de combustionarse en condiciones distintas a las estándar. Matemáti-

camente toma el concepto de eficiencia de combustión la forma siguiente:

&

Q

efectivo

= e

c

&

m

c

N

L

Evaluación de la potencia calorífica según normas DIN serie 51900

Por lo tanto, con el fin de estandarizar los resultados obtenidos en cada uno de los ensayos es que

se siguen detalladamente cada uno de los pasos de la norma DIN 51900-3, por ser la más actual y

tratarse de una bomba calorimétrica adiabática.

Las normas DIN serie 51900 se emplean para los ensayos de determinación de potencia calorífica

para combustibles sólidos y líquidos en calorímetros de volumen constante, las que actualmente son