You are on page 1of 2

Periodoncia

enero 2012

14

Hueso alveolar

E

l proceso alveolar es la porción de los maxilares y mandíbula que sostiene a los dientes, o
más concretamente el hueso sobre el que éstos
erupcionan. Hay dos partes en el proceso alveolar: el hueso alveolar propiamente dicho y
el hueso de soporte.
El primero es una delgada lámina de hueso que rodea las raíces dentarias. En ella se insertan las fibras del
ligamento periodontal.
Por otra parte, el segundo circunda la cortical ósea
alveolar y actúa como sostén en su función. El hueso de
soporte se compone de dos partes:
1) Placas corticales de las superficies vestibular y
lingual de los procesos alveolares
2) Hueso esponjoso que se encuentra entre estas placas corticales y el hueso alveolar.
Lámina dura o cortical y lámina cribiforme
En las radiografías, el hueso alveolar (pared interna del alvéolo) se ve como una línea opaca llamada
lámina dura o cortical, está perforado por muchos orificios a través de los cuales pasan los vasos sanguíneos
y los nervios del ligamento periodontal, y también se
le llama lámina cribiforme, por la presencia de esas
perforaciones.
En condiciones normales, la forma de la cresta alveolar depende del contorno del esmalte de los dientes
vecinos, de las posiciones relativas de las uniones amelocementarias contiguas, del grado de erupción de los
dientes y del ancho vestibulolingual de éstos. En general, el hueso que rodea cada diente sigue el contorno de
la línea cervical.
Función
El hueso alveolar se adapta a las demandas funcionales de los dientes de manera dinámica. Se forma con
la finalidad expresa de sostener a éstos, y después de una
extracción tiende a disminuir de tamaño, como lo hace
también el hueso de soporte.
Anatomía
Las radiografías de cortes transversales del proceso alveolar muestran las porciones esponjosa y
cortical. Por lo general, las placas corticales son más
gruesas en la mandíbula. También las placas corticales y el hueso esponjoso suelen ser más gruesos en las
caras linguales de los maxilares y mandíbula. En la
zona anterior, en la parte vestibular del arco alveolar,
se encuentra la depresión de la fosa incisiva, limitada distalmente por las eminencias caninas. Aquí, el
hueso es delgado y muy poco esponjoso. En la zona
posterior, en las regiones de molares y premolares, el
hueso es más grueso y el esponjoso separa la placa
cortical del hueso alveolar.
Grosor del proceso alveolar
Puesto que los dientes son responsables del proceso alveolar, su forma sigue la alineación marcada
por estos órganos. Además, su grosor ejerce influencia directa sobre la forma externa. Cuando el proceso
alveolar es delgado, entonces hay prominencias sobre las raíces y depresiones interdentarias entre ellas.
Cuando son gruesos, no existen ni depresiones ni
prominencias.

Cresta alveolar
El margen del proceso alveolar suele ser redondeado.
A veces termina en borde agudo fino. Esto sólo sucede
cuando el hueso es extremadamente delgado, por ejemplo, sobre la superficie vestibular de los caninos.
Dehiscencias y fenestraciones
Son defectos comunes del proceso alveolar. Una
dehiscencia es una profundización del margen óseo de
la cresta que expone una cantidad anormal de superficie radicular. Puede ser ancho e irregular y extenderse
hasta la mitad de la raíz o más. La fenestración alveolar
es un orificio circunscrito en la cortical sobre la raíz y
no se comunica con el margen de la cresta. Su tamaño es variable y puede localizarse en cualquier parte de
la superficie. En ocasiones, estas irregularidades se encuentran en el alveolo antes de la erupción del diente y
se consideran variantes de la forma del hueso o como
resorciones óseas.
Posición dentaria y forma del hueso
La forma del hueso alveolar sobre los dientes es
variada y específica al grado que es posible preverla al
observar la posición del diente. Cuando éste hace prominencia, el hueso en el lado de la prominencia será delgado pero en el lado opuesto será grueso. Esta situación
cambia cuando un diente ha girado 90 grados. En este
caso, las zonas vestibular y lingual del proceso alveolar
serán relativamente anchas porque el diente es angosto
en el sentido mesiodistal.
Contorno del margen óseo lateral
Generalmente se describe el contorno del margen de
la cresta ósea como festoneado, pero no siempre es así.
El contorno óseo marginal varía de acuerdo a la forma
de la raíz dental. Cuando la superficie radicular es plana, el borde alveolar es recto o grueso. Si la superficie
radicular es convexa, el borde es festoneado. Cuando la
superficie radicular es cóncava, el hueso marginal puede arquearse coronariamente. Si el hueso es delgado, el
festoneado se acentúa; y cuando es grueso, el festoneado
disminuye.
Forma del tabique interdentario
Su forma sigue la disposición de las uniones amelocementarias de los dientes. En la parte posterior de la
boca, los tabiques son relativamente planos. Los tabiques forman sobre todo picos en la parte anterior de la
boca. Los tabiques de los dientes posteriores son más
anchos y tienen más hueso esponjoso que los tabiques de
los dientes anteriores.
Defectos en la furca
Cuando el hueso de una zona interradicular de un
diente con varias raíces se reabsorbe, se denomina defecto de bifurcación o trifurcación. Estos defectos son
importantes en el diagnóstico y pronóstico de la enfermedad periodontal.
Proyecciones del esmalte. Estructura, función y migración dentaria fisiológica.
Algunas veces los defectos de la furca están asociados con proyecciones del esmalte en la unión amelocementaria. La estructura del hueso alveolar, en los
diferentes lados del diente, varían según las demandas
funcionales. En condiciones fisiológicas, los dientes

enero 2012

emigran constantemente en dirección mesial, hacia la
línea media. A esto se le conoce como migración mesial fisiológica. La migración se produce por la resorción de la pared interna del alvéolo en la cara mesial
del diente y la neoformación ósea en la cara distal. Esta
resorción puede ser consecuencia de una compresión
leve del ligamento periodontal. La neoformación ósea
es originada por la tensión de las fibras periodontales
en la superficie distal. El hueso que aquí se forma se
conoce como fasciculado, por la presencia de las fibras
de Sharpey, que forman parte del ligamento periodontal incluidas en las laminillas del nuevo hueso formado
en el lado de tensión. La migración fisiológica de los
dientes se produce hacia mesial y hacia oclusal. Este
último movimiento de erupción influye en la estructura
del alvéolo, produciendo formación ósea en el fondo
y en la cresta alveolar. Probablemente la migración
dentaria fisiológica continúa en la edad avanzada. El
hueso alveolar se adapta y reconstruye de manera continua. Sólo se producirán cambios patológicos cuando
el proceso de adaptación ósea se altera.
El hueso de soporte también se adapta a las exigencias funcionales. Se reabsorbe cuando disminuyen las
exigencias, y se forma tejido óseo adicional cuando las
mismas se incrementan. La pérdida de la función oclusal conlleva a la atrofia del hueso de soporte. El aumento de las demandas funcionales producirá un hueso
más denso. Por otra parte, las demandas que excedan la
tolerancia fisiológica del tejido óseo generarán lesión.
El hueso del proceso alveolar siempre está en estado
fluctuante. Recibe la influencia principal de los estímulos funcionales, pero también de los factores generales.
Células óseas
Los cambios de estructura ósea son realizados por la
actividad de los osteoblastos, que depositan hueso nuevo. Los osteoclastos reabsorben el hueso. Dentro de las
lagunas de Howship del hueso hay osteocitos, sus largas
prolongaciones pasan por los canalículos. Estas células
tienen capacidad osteoblástica y osteolítica.
Sistema haversiano
El hueso se deposita en laminillas concéntricas en
torno a un vaso sanguíneo central. A esta disposición
se la denomina sistema haversiano. En una reconstrucción tridimensional, las laminillas dispuestas a manera
de circunferencia alrededor de un vaso constituyen una

unidad cilíndrica. El hueso está cubierto de periostio. Los
osteoblastos se disponen sobre la superficie del hueso y
pueden hallarse separados de él por una capa de osteoide
(matriz ósea sin calcificar). El proceso alveolar, que no
está organizado en sistemas haversianos, se estructura
como hueso fasciculado laminar igual que el hueso alveolar y puede presentar un ondulado fino o grueso.
El hueso se compone de fibras de colágeno, substancia fundamental, y cristales de hidroxiapatita. Cuando el
hueso se remodela, la porción resorbida sufre una lisis
total, tanto de matriz como de cristales, y el hueso nuevo
se compone de colágeno y cristalizados sintetizados de
nuevo.
Vitalidad del hueso
El aporte sanguíneo del hueso alveolar proviene
de ramas de la arteria alveolar. Los vasos del periostio
corren sobre las placas vestibular y bucal de hueso y
contribuyen a la irrigación de la encía y del ligamento
periodontal. El mayor aporte lo proporcionan los vasos
alveolares que pasan por el centro del tabique alveolar
y mandan ramas laterales desde los espacios medulares,
y por los canales a través de la lámina cribiforme hacia
el ligamento periodontal. El vaso interdentario se dirige
hacia arriba para irrigar el tabique y la papila interdental.
En el ligamento periodontal, los vasos tienen un trayecto
longitudinal. La fisiología y patología de la irrigación del
periodonto son de gran importancia para el conocimiento y tratamiento de la patología periodontal.
Estudios demuestran que en molares de roedores, las
fibras periodontales atraviesan por completo el hueso del
tabique alveolar para insertarse en el cemento del diente
adyacente. El diente y sus tejidos de revestimiento (ligamento periodontal, hueso, cemento) constituyen una
entidad funcional y de desarrollo. La velocidad de recambio del ligamento periodontal y el cemento es sorprendentemente alta. La velocidad parece ser más alta
que la de otros huesos.
La organización en cemento, ligamento periodontal y hueso alveolar está regida por influencias organizadoras inductivas puesto que raras veces se produce
anquilosis.
Para consultar la bibliografía de este artículo, remítase a; www.percano.com.mx
http://www.percano.com.mx/huesoalveolar01_2012.html

15