You are on page 1of 12

Vigilancia epidemiológica del Síndrome Urémico Hemolítico: atrapados en la lógica

instrumental
Marcela Belardo marcelabelardo@yahoo.com.ar CONICET, IIGG, UBA
Introducción
Los sistemas de vigilancia epidemiológica se han orientado casi exclusivamente a detectar
determinadas enfermedades para permitir una intervención rápida de control, especialmente
en algunas patologías transmisibles. En muchos países, estos sistemas se han convertido
en mecanismos pasivos de notificación de casos, caracterizados por la recolección de los
datos en los niveles periféricos y su consiguiente recopilación en los niveles centrales (OPS,
1984). El presente artículo1 analiza el sistema de vigilancia epidemiológica implementado
para el caso del Síndrome Urémico Hemolítico (SUH), enfermedad de transmisión
alimentaria que afecta principalmente a niños menores de 5 años. En particular,
identificamos los instrumentos de recolección de los datos, confeccionamos un mapa
explicativo del funcionamiento de la vigilancia para el SUH y detectamos sus falencias. El
análisis del sistema de vigilancia es abordado desde una perspectiva crítica al modelo
teórico-político que sustenta este tipo de vigilancia tradicional, que sigue en vigencia en
nuestro país casi sin ningún tipo de cuestionamientos excepto aquellos que se expresan
como fallas técnicas en el proceso de implementación.
El trabajo se inscribe en una metodología de tipo cualitativa y se utilizaron las siguientes
técnicas: 1. Búsqueda y sistematización de datos secundarios: legislación sobre control de
enfermedades de notificación obligatoria y, en particular, sobre Escherichia Coli 2 y SUH
(leyes nacionales y resoluciones) a través de www.infoleg.gov y otros sitios; 2. Entrevistas a
informantes clave; 3. Recopilación de información a partir de la asistencia a congresos
científicos nacionales e internacionales sobre la enfermedad.
Los datos fueron organizados, clasificados y sistematizados en relación con el diseño, la
implementación y evaluación de la estrategia de intervención.
En la primera parte, se exponen la evolución histórica de la nómina de enfermedades de
notificación obligatoria y la modalidad de recolección y registro de los casos de SUH que
adoptó el sistema de vigilancia para esta enfermedad. En la segunda parte, se detallan las
fallas relevadas según los relatos de los informantes clave y, por último, se analiza desde
una perspectiva crítica la naturaleza de los problemas del sistema de vigilancia
epidemiológico de tipo tradicional.
1

Este artículo se inscribe en el marco de una investigación más amplia que forma parte de mi tesis de
maestría que aborda el análisis de las políticas de control y de prevención del Síndrome Urémico
Hemolítico.
2
Bacteria responsable de la enfermedad.

1

herramientas para la recolección de los datos y el flujo de la información del sistema. En 1968 la 21º Asamblea Mundial de la Salud ratifica este enfoque más abarcativo y promueve una dinámica institucional de producción continua y sistemática de informaciones individuales y colectivas. Dentro de este contexto. así como de otros datos relevantes para controlar la difusión de esas informaciones a todos aquel que precise conocerlas” (Waldman. 2 . diagnóstico y tratamiento y normas de procedimientos para establecimientos de salud y agentes del Seguro de Salud. Ministerial 394/94) que se incorporan al Programa Nacional de Garantía de Calidad de la Atención Médica3. 1995). En mayo de 1994 se aprueban las Normas del Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica (Res.Cartografía de la vigilancia epidemiológica La vigilancia en tanto instrumento de salud pública surgió a finales del siglo XIX a partir de las llamadas enfermedades pestilentes como la viruela y la fiebre amarilla. 1990. 1994. periodicidad. Las sucesivas administraciones públicas fueron incorporando patologías a la nómina de notificación (1979. El 3 Entre sus objetivos se encuentran la elaboración de normas acerca de la organización y funcionamiento.V. en la década de los 60’ Argentina sanciona el primer régimen legal de enfermedades de notificación obligatoria (ENO) y publica una lista con las enfermedades que debían ser informadas a los organismos de control. su agrupamiento. 2007). la discusión sobre los métodos epidemiológicos y la incorporación de otros padecimientos como las enfermedades crónicas. En la década de los ‘70 la OMS y la OPS incentivan la creación de los sistemas de vigilancia epidemiológica en los países en desarrollo. 2000. y la implementación de medidas policíacas como el aislamiento y la cuarentena (Alburquerque et al.) con modalidad semanal. Se aprueban un total de 42 patologías siendo el SUH la última en incorporarse. 2002) así como la relación entre la práctica epidemiológica y los servicios de salud (OPS 1984.E. Esta norma actualiza una vez más la nómina de enfermedades de notificación obligatoria. 1993).. estrategias.Na. 2002). Así en el año 2000 la resolución 346 del Ministerio de Salud estableció la notificación obligatoria del SUH al Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica (SI.. las “causas externas” y las enfermedades de los procesos de trabajo fueron objeto de debate durante las décadas de los ‘80 y ‘90 (Alburquerque et al. En 1963 Langmuir definió a la vigilancia como “la observación continua de la distribución y tendencias de la incidencia de enfermedades a través de la recolección sistemática. En 1964 Rafka agregó al concepto de vigilancia la palabra epidemiológica diferenciando así la vigilancia de la investigación epidemiológica y ampliando el campo de acción hacia otro tipo de padecimientos más allá de las enfermedades transmisibles. consolidación y evaluación de informes de morbilidad y mortalidad.

Los eventos se dividen en 16 grupos separados en tres categorías: enfermedades transmisibles. A fines de 2007 se aprueba la resolución 1715 donde nuevamente se actualiza la nómina ascendiendo a 95 eventos de notificación obligatoria. Ya en ese año el número de casos relevados mediante esta encuesta ascendía a 400 por año cada 100.000 niños menores de 5 años. Los datos son cargados en una planilla (C2) que contiene las variables de interés demográficas.465) Se reglamenta la ley. los datos son cargados en un nodo a través de internet. En el país existen 600 nodos conectados a una red nacional. Ministerio de Salud) Para el SUH se incorpora una Ficha Especial de notificación inmediata. Aquí se incorpora una modificación a la notificación de SUH pasando de ser semanal a inmediata. Evolución de la normativa de Enfermedades de Notificación Obligatoria en Argentina Año 1960 1964 1979 1994 2000 2007 legislacion Sanción del Régimen legal de Enfermedades de Notificación Obligatoria (Ley nº 15. Posteriormente. Decreto nacional nº 3640/64 Se actualiza la nómina de Enfermedades de Notificación Obligatoria (ENO) y su agrupamiento (Decreto Nacional nº 2771/79) Se aprueban las Normas del Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica y se actualiza la nómina de ENO (Resolución nº 394/94) Se incorpora el SUH en la nómina de ENO (Resolución nº 346 Ministerio de Salud) Se realiza una revisión de las Normas de Vigilancia y se actualiza la nómina (Resolución nº 1715/07. públicos y privados. 8 pp 199. 4 La encuesta anual a cargo de la Sociedad Argentina de Pediatría y el Instituto ANLIS-Malbran se desarrolló durante el período 1995-2004.tipo de vigilancia adoptada es de carácter pasivo. lugar de residencia y fecha de inicio de los síntomas. para monitorear el número de casos. identificación personal. no transmisibles y otros eventos. El SUH pertenece a la categoría enfermedades transmisibles dentro del grupo gastroentéricas. Fuente: elaboración propia con datos de INFOLEG. Este subsistema de vigilancia se empezó a implementar para el SUH en el año 2000 y paralelamente se mantuvo la encuesta anual a cargo de la Sociedad Argentina de Pediatría y el Instituto Anlis-Malbran 4 a aquellos hospitales. esto significa que la recolección de los datos se origina desde los hospitales donde se internan los casos. 3 . Los datos del período 1965-1993 se encuentran recopilados en Voyer LE (1996) Síndrome Urémico Hemolítico cap. por ejemplo.

hanta) y accidentes. fiebre amarilla. Escherichia coli 0157:H7 y rotavirus. creado el 23 de abril de 2009 y Jefe del Servicio de Fisiopatogenia del ANLIS-Malbrán. Campylobacter. síndromes febriles (dengue. La constitución de las Unidades Centinelas se definió a partir de la necesidad de fortalecer el sistema de vigilancia. Cada Unidad Centinela está integrada por tres componentes: clínico. Escherichia coli enteropatógeno.En el 2005 a través del Programa del Sistema de Vigilancia de la Salud y Control de Enfermedades VIGI+A se instalaron 22 Unidades Centinela para la vigilancia del SUH que comenzaron a funcionar en hospitales pediátricos en las jurisdicciones con las tasas de incidencia más elevadas y durante el transcurso del 2007 se incorporaron otras dos Unidades Centinelas. epidemiológico y de laboratorio. La Vigilancia Centinela puede adoptar varias modalidades. El nivel central está compuesto por la Dirección de Epidemiología del Ministerio de Salud y los Institutos del ANLIS-MALBRAN. del control de calidad y de la 5 Coordinadora del Programa Nacional del Síndrome Urémico Hemolítico. Toda la información que se origina en cada una de las UC es conocida de manera inmediata por los otros dos niveles. 2002). Sin embargo. la información que se obtiene caracteriza al evento en estudio con mayor precisión. La característica distintiva es que en vez de seleccionarse un área geográfica. A largo plazo permite comparar la incidencia y prevalencia de una determinada enfermedad en esa misma unidad. entre los patógenos de mayor importancia relativa de acuerdo con los hallazgos de laboratorio se encuentran: Salmonella. 4 . una en la provincia de San Juan y otra en Chaco. por ejemplo. El objetivo primordial de la UC es similar al de cualquier tipo de vigilancia: es una actividad intensiva para obtener información. el análisis y la difusión de información. infecciones nosocomiales. un hospital. Marta Rivas5 “la vigilancia por unidad centinela es una vigilancia especial. que cumplen funciones específicas en relación con la recolección. aquí se selecciona una unidad de atención de la salud. como laboratorio nacional de referencia. Si bien con este tipo de vigilancia no se puede conocer con precisión la incidencia de una enfermedad. Shigella. hepatitis. Las infecciones a las que se dio prioridad para incorporarlas en la modalidad centinela fueron: infecciones respiratorias bajas (neumonías). no se puede comparar con otras poblaciones o áreas en donde la información no se recolecta con el mismo método (Diarreas. diarreas (incluye SUH). En el caso del SUH la modalidad adoptada fue el de Unidad Centinela (UC). Según la Dra. Por su parte. enfermedades tipo influenza. Estos componentes están encargados de la actividad referencial. paludismo. Este tipo de vigilancia no tiene base poblacional ya que considera sólo a los pacientes que llegan a la institución” (entrevista). jurisdiccional (municipio y provincia) y central (nacional). Estos tres componentes están presentes en todos los niveles del sistema: local (unidad de atención). síndrome neurológico infeccioso (meningoencefalitis).

Vig+A. se encuentra la vigilancia molecular de patógenos humanos. Así se fueron crearon nodos en los laboratorios con la finalidad de estimular la notificación on-line en red de un evento de interés epidemiológico.elaboración de las normas técnicas de los tres componentes. Finalmente. ANLIS-Malbran Documento UC 2002 El otro subsistema de vigilancia es a nivel de laboratorio. Ministerio de Salud de la Nación. entrevista). Dirección de Epidemiología. En el 2005 y 2006 se implementó una prueba piloto. Implementación de Unidades Centinela (2002). Este sistema denominado SIVILA (Sistema de Vigilancia desde el Laboratorio) cuenta con 458 nodos. La estrategia consistió en que cada provincia identifique qué nodo estaba en condiciones de asumir la tarea. también puede ingresar como enfermedad transmitida por alimentos (ETA) o directamente como SUH (Marta Rivas. el nivel central puede participar en apoyo de los otros componentes. veterinarios y de alimentos tanto para E. 5 . Es decir. Coli 0157 y los no-0157 a través de la red PulseNet Latino América. En el caso del SUH el sistema permite detectar esta patología a través de distintas vías: el caso puede ser detectado al ingresar al sistema como diarrea. cuando la situación lo demanda. Funcionamiento de las Unidades Centinelas + Componente epidemiológico Dirección de Epidemiología de la Provincia (ISP) Componente NIVEL PROVINCIAL Epidemiológico INTERNET SERVICE PROVIDE UNIDAD CENTINELA: Componente Clínico + Componente Laboratorio NIVEL NACIONAL Dirección Nacional de Epidemiología + Laboratorio Nacional de Referencia Fuente: Diarreas.

Pero los instrumentos y técnicas están cargados de ideología e interpretaciones de lo social y de modos de regulación (Pecheny. La vigilancia del SUH presenta nudos conflictivos que aparecen permanentemente en los relatos de los trabajadores de la salud. conflictos. dispositivos. procedimientos. 2008). Si no contamos con dicha información. 6 . normas) en el cual las decisiones de gobierno se ven materializadas y operacionalizadas. Por lo tanto. producciones de conocimiento y prácticas (Spinelli. los datos para la Vigilancia del SUH se originan mediante cuatro subsistemas: la notificación en la Planilla C2 (2000).En conclusión. partimos de la idea de que la información es un elemento central para la toma de decisiones en la gestión. Por lo tanto. consensos. interpretaciones. En primer lugar. Pensar los por qué del hacer determinada política inmediatamente incorpora en nuestro análisis a los sujetos con sus posicionamientos. Estas falencias son visualizadas por los epidemiólogos y trabajadores de la salud como fallas esencialmente técnicas. roles del Estado y tipos de legitimidad (Lascoumes y Le Galès 2007). las Unidades Centinelas (2005). 2004). Toda política sigue un instrumento lógico (técnicas. cuando profundizamos en el análisis de las fallas vemos que no son privativas del caso particular sino que representa los problemas de todo sistema de vigilancia y registro de información a nivel nacional. con la convicción de que realizando ciertos ajustes el sistema funcionaría óptimamente. Uno podría justificar la existencia de estas fallas a que la obligatoriedad de la notificación del síndrome y su correspondiente vigilancia es de reciente aplicación por lo que el sistema aún está dando sus primeros pasos. etc. Algunos problemas de la vigilancia La organización del sistema de vigilancia epidemiológica para el SUH es relativamente compleja. el SIVILA (2007) y la red regional PulseNet. A medida que fuimos recabando la información también fueron emergiendo diversos problemas con los que el sistema se enfrenta día tras día. el desafío es pasar del pensamiento del cómo se implementa cierta política al por qué se selecciona ese modo de intervenir. negando al sujeto (sus intereses. Sin embargo. Si pensamos a las técnicas y procedimientos desde la razón instrumental nos estamos olvidando o. posicionamientos.). las decisiones políticas seguramente no alcanzarán los objetivos pretendidos. mejor dicho. problemas. al analizar las políticas debemos considerar críticamente los instrumentos ya que diferentes instrumentos corresponden a diferentes tipos de relaciones políticas.

Existen serios problemas de conectividad para formar parte del sistema de vigilancia online. falta de insumos en los laboratorios para realizar las pruebas diagnósticas. Este dato genera un mail de alerta que llega a otros componentes del mismo hospital y al sistema de epidemiología del municipio. A nivel de los laboratorios. Marta Rivas en la I Jornada Nacional Multidisciplinaria sobre SUH realizada en Buenos Aires. según los epidemiólogos que trabajan en este campo. 6 Conclusiones presentadas por la Dra. solo algunos laboratorios envían las muestras al Malbrán en tiempo real para ser confirmadas y muchos otros laboratorios ni siquiera realizan los análisis en sus lugares de trabajo por lo que le envían las muestras al Malbran para que realice la detección primaria. solo algunos han podido incorporar una técnica imprescindible (PCR como técnica de tamizaje) por falta de presupuesto. noviembre de 2008. Tampoco las direcciones de epidemiología (eslabón intermedio) realizan inmediatamente la notificación del caso. Solo unos pocos realizan el monitoreo de la bacteria Escherichia Coli 0157:H7 en los alimentos (legislado en el Código Alimentario Argentino) y emprenden la investigación de las fuentes ante todo caso de SUH. “Cuando se produce un caso de SUH el nefrólogo o el clínico que atiende al paciente debe cargar ese dato en una computadora. problemas de conectividad. 2. Las dificultades señaladas refieren a problemas de muy variada índole: retrasos o directamente el no cumplimiento de la notificación inmediata cuando se produce un caso en el servicio de salud y/o en los eslabones inmediatamente superiores. Las Unidades Centinela agrupan prácticamente a “más del 70% de los casos de SUH que se producen en la Argentina” (Marta Rivas. 3. De esta manera. El resultado es una investigación epidemiológica de ese caso para evitar la aparición de casos secundarios”. solo tienen capacidad de investigar los serotipos 0157:H7 y no el resto del universo de serotipos que también producen SUH. Así toda la cadena sabe que se produjo un nuevo caso. de la provincia y a nivel nacional y al laboratorio nacional de referencia Malbrán. A su vez. 4. 7 . entrevista). No todas las Unidades Centinelas realizan la carga inmediata al sistema e inician la investigación epidemiológica correspondiente. A ocho años de la implementación del sistema de vigilancia para el SUH se presentó el siguiente balance en una conferencia científica6: 1.Para entender la lógica de tal afirmación describimos el procedimiento ante un caso sospechoso de SUH y relevamos las principales fallas del sistema.

La respuesta de la entidad privada fue: “la clínica entiende que no es procedente hablar de algo que no aporta al caso ni a los habitantes de la ciudad. en ocasiones. Al estar legislado el serotipo 0157:H7 entran en el rango de búsqueda. fue atendido en la Clínica Suizo Argentina. Así el nivel nacional es un receptor de datos locales que procesa y publica. Su caso no fue notificado al sistema de vigilancia. Por otra parte. no están validadas aún las técnicas 8 . La ausencia de retorno de la información analizada es una causa de desmotivación de los trabajadores de la salud. la recolección de datos cubre solo a una parte de la población. sino que son elevados directamente a su responsable inmediatamente superior.incumplimiento de las normas vigentes. Es así como se produce una inversión en la tarea de los distintos componentes de la vigilancia centinela. 8 Cuando se habla de los serotipos no-0157 se hace referencia a todo el resto del universo que no cabe dentro de esta clasificación. Concretamente. con escasa atención a los estudios de población y al mejoramiento de los servicios. bajo la forma de datos agregados y son volcados en distintas tablas estadísticas sin dar cuenta de las diferencias existentes a nivel geográfico y social. Otro elemento crítico que surge en parte de la comunidad científica es que el sistema de vigilancia se ha “encasillado” en la detección de la cepa 0157:H7 dejando a un lado los serotipos no-0157:H78. La inquietud pasaba por conocer el recorrido de esa muestra cuando salía del microscopio de su laboratorio y continuaba un derrotero ya totalmente ajeno a su campo de acción. Se considera que en la Argentina alrededor del 40% de los casos de 7 En el 2007 el caso de Agustín Armenteros generó un fuerte debate en los medios masivos de comunicación. El niño. genera apatía en los mismos profesionales de la salud y epidemiólogos del eslabón inicial e intermedio. sobre todo. el resto de los serotipos no está legislados y. Los sujetos así pierden de vista el proceso de trabajo en su conjunto como los trabajadores en una producción de tipo fordista y cuyas consecuencias no son del todo distintas. a su vez. Este hecho ha salido a la luz en varias oportunidades a partir de casos atendidos en los sanatorios privados que no fueron notificados al sistema de vigilancia a pesar de que la resolución 346 impone su obligatoriedad a todos los subsistemas de salud7. deficiencias en el inicio de la investigación del nexo epidemiológico. quien falleció a los pocos días de su internación. Cuando entrevistamos al coordinador del Laboratorio de Microbiología de Alimentos de la Ciudad de Buenos Aires. ya que la notificación es un tema meramente administrativo”. a aquella atendida en los servicios públicos. Los datos recopilados tampoco son motivo de análisis en el nivel de prestación de servicios ni en los eslabones intermedios. el ANLIS-Malbran funciona más como un laboratorio de diagnóstico primario que como laboratorio de referencia nacional donde deberían llegar las muestras para ser confirmadas. La verticalidad del sistema. elementos fundamentales a la hora de decidir qué políticas son las más adecuadas para implementar a nivel nacional o incluso reflexionar sobre la necesidad (o no) de políticas diferenciales. La investigación epidemiológica se restringe así solamente hacia las áreas clínicas y de laboratorio. su testimonio daba cuenta de esta realidad poniendo de relieve su curiosidad cuando una muestra analizada en su laboratorio daba positiva.

¿por qué continuamos analizando sus fallas como si fuesen privativas de la estrategia aplicada para el control de una enfermedad en particular? ¿No estaremos ante un problema de naturaleza distinta? ¿No deberíamos empezar a reflexionar desde una perspectiva que escape a la lógica instrumental? Intentaremos exponer algunas ideas para pensar a los problemas de salud-enfermedadatención desde una lógica que nos permita salir de las ataduras instrumentales. Esta “restricción externa” impacta directamente en los estudios locales y se manifiesta en la falta de financiamiento para seguir trabajando en la segunda etapa de validación de la metodología. no devolución de la información procesada de los responsables de generar el dato primario. falta de análisis de los datos especialmente a nivel local. soportes diferentes. A este reclamo hay que enmarcarlo en un problema casi estructural de la ciencia nacional. 9 . Del cómo al por qué En Argentina –y en muchos países de nuestro continente. apropiación privada de datos públicos.SUH son causados por el serotipo 0157:H7 pero el resto de los casos son producidos por otro serotipos que comúnmente se los denomina no-0157:H7 (el resto del universo). problemas de confiabilidad. fuentes de financiamiento sin continuidad en el tiempo. Hace décadas que el registro en la Argentina es un problema por: sus múltiples formas. Los problemas encontrados para nuestro caso no escapan a los problemas que subsisten en todo el sistema de registro de datos nacionales y en los sistemas de vigilancia implementados para otras patologías. dificultad de acceso. generando incertidumbre en la continuidad de las investigaciones ya emprendidas. subregistro. información. o mejor dicho casi nunca pudo enlazarse como tal. en la Argentina prevalecen los genotipos más tóxicos que se conocen en todo el mundo. permaneciendo cada nivel como un círculo independiente con baja o nula interrelación entre ellos (Spinelli. 2002 y 2004).los sistemas de vigilancia se han orientado casi exclusivamente a detectar situaciones patológicas para permitir una para su detección. hay una dificultad que acrecienta los esfuerzos de nuestros investigadores y es que no hay ninguna metodología a nivel mundial que esté validada para estos fines. los enormes déficit parecieran ser un dato “casi natural” en nuestro país. la falta de presupuesto para equipar a los laboratorios. Por lo tanto. Desde el Malbran. Tanto uno como otro. políticas de formación de recursos humanos con visión de largo plazo. etc. conocimiento y decisiones está rota. Entonces. Este nudo conflictivo es interesante ya que denota cierta desconfianza o subestimación de los avances que puede hacer la ciencia autóctona. en colaboración con el Laboratorio de Microbiología de la Ciudad de Buenos Aires. vienen trabajando hace varios años en el desarrollo de una metodología para detectar el resto de los serotipos. La secuencia: datos. En este sentido.

sociales. 90 corresponden a este último grupo). La vigilancia tradicional concibe al objeto de salud como un proceso esencialmente individual (casos) que se analizan por un efecto negativo (enfermedad). Este tipo de vigilancia denominada “tradicional” o “convencional” (Samaja. 9 Aunque Argentina incorporó en el 2007 al listado de notificación obligatoria a las enfermedades no transmisibles y otros eventos. Al partir de este paradigma de vigilancia. “causas externas” o las relacionadas a los procesos del trabajo. la evaluación desde la epidemiología de las repercusiones de las intervenciones en salud. Es decir. Pero si observamos cómo se expresaron estos debates en la Argentina. el estudio de los determinantes biológicos. económicos y políticos que afectan las condiciones de vida de la población y predisponen a efectos adversos en la salud. la vigilancia convencional se concibe verticalmente desde el aparato del Estado. este tipo de vigilancia está circunscripta a los problemas sanitarios que han emergido hace tiempo a la superficie. cobertura limitada y el flujo de la información ascendente es bastante deficiente (Breilh. especialmente en enfermedades transmisibles 9. 2003) está conceptualmente orientada al monitoreo de los problemas de salud a escala nacional mediante el seguimiento de las enfermedades de denuncia obligatoria. interpreta la génesis de las enfermedades desde una visión empíricoreduccionista.intervención rápida de control. 1996. Todo ello con el fin de tratar de definir políticas de salud y no sólo políticas de servicios que hay que ofrecer y recursos que hay que movilizar en función de la demanda (o sea. se ha evidenciado en muchos países de Latinoamérica que el sistema genera ineficiencia. cuando ya se desarrollo la enfermedad). la relación entre la epidemiología y los tomadores de decisiones que realizan tareas de gestión. Desde la década del 80´ la corriente de la salud colectiva vienen realizando fuertes críticas pero también propuestas superadoras a la vigilancia tradicional: desde la inclusión a la nómina de enfermedades de notificación obligatoria de las enfermedades crónicas. El cambio de concepción de vigilancia epidemiológica por vigilancia de la salud ha sido el debate más importante de los últimos años en la epidemiología latinoamericana. veremos que sólo se produjo un cambio de denominación. altos costos. Desde el punto de vista de la gestión. 2003). La construcción de conocimiento que se genera (en el mejor de los casos) solo persigue fines académicos desligados de la planificación de políticas y gestión de los servicios de salud. la contribución de la epidemiología desde un enfoque poblacional (y no de casos individuales) que exprese los indicadores sobre los que hay que influir. lo suficiente para haber sido reconocidos y reglamentados en cuanto a sus mecanismos de registro y comunicación. 10 . que sólo le permite llegar a la prevención etiológica. el sistema está fuertemente orientado a la vigilancia de enfermedades transmisibles (de un total de 95 eventos. Breilh. o sea de las implicaciones para la acción. implicando una posición pasiva de los trabajadores de la salud y una colaboración marginal por parte de la población.

Conclusiones La descripción y el análisis del sistema de vigilancia epidemiológica para el SUH nos demuestran que las fallas técnicas en la implementación de esta estrategia dirigida al control no escapan a los problemas largamente observados y criticados desde hace ya varios años. estableciendo una Red de Vigilancia que se encuentra montada en Internet. promover una vigilancia epidemiológica cuyo objeto de salud sea analizado desde su contexto político. Adscribimos al planteamiento de Juan Samaja que promueve un concepto de vigilancia que ponga en el centro de su atención las condiciones de vida. aún son escasos los estudios que analicen los datos recogidos a través de este complejo sistema y que sus conclusiones se utilicen para la planificación de políticas que tiendan a disminuir los determinantes sociales.En el 2004 se traspasó el sistema de vigilancia epidemiológica al Sistema Nacional de Vigilancia de la Salud (SNVS). El desafío por lo tanto es pasar del pensamiento de los instrumentos y técnicas -aparentemente desprovistos de ideología y teoría. sustentar el inicio de investigaciones.a pensar en los marcos teóricos que dan sustento a esas estrategias. económicos y políticos que influyen decididamente en la aparición de la enfermedad. En síntesis. Es decir. más específicamente. gestionar y evaluar los servicios de salud. identificar los problemas de salud y sus factores asociados. establecer y evaluar políticas y programas de prevención y control. los ambientes o contextos en que se desarrollan los procesos reproductivos de la vida social. En el caso del SUH a pesar de los esfuerzos invertidos en la creación e implementación de la vigilancia. A pesar de la nueva denominación. para evaluar la estructura y dinámica de las respuestas sanitarias que el sector salud produce y para comprender las transformaciones sociales de largo alcance que contienen las condiciones de contexto de los problemas. 11 . económico y social para comprender la estructura y dinámica epidemiológica de las poblaciones bajo vigilancia. el accionar epidemiológico no pudo escapar al clásico enfoque basado en el control de enfermedades principalmente transmisibles mediante sistemas pasivos de notificación y ligados estrictamente a la recolección de datos clínicos y de laboratorio que son presentados como datos agregados desde el componente nacional. Este nuevo sistema (un software) serviría de herramienta para determinar prioridades en salud pública. y. el modo de intervención de la epidemiología desde el enfoque tradicional nos remite a concebir al objeto de salud como un proceso “naturalmente” individual por lo que sus estrategias se ponen en acción sólo cuando ese individuo contrajo una enfermedad. El SNVS fue definido como un software de alcance nacional que involucra los sistemas de Vigilancia Epidemiológica en un mismo formato.

sup. Ciência & Saúde Coletiva. Brasil. Vol 11 número 3. Diarreas. Fundação Nacional de Saúde (FUNASA). ANLIS-Malbran.S. Ponencia presentada en Bellagio. desiguales y distintos. Bargalló María Lía y Alazraqui Marcio (2002) Equidad en salud. Urquía Marcelo. Vol 16 número 2 Pecheny Mario (2008). Boletín Epidemiológico. Saúde Públ. 106-107. Spinelli Hugo (2004). Vigilância epidemiológica: conceitos e institucionalização. Recife. Cad. Paris : Armand Colin.V. no. Sistema Nacional de Vigilancia de Salud S. Spinelli Hugo. La práctica epidemiológica en los sistemas de servicios de salud. Lascoumes P y Le Galès P (2007).Bibliografía Albuquerque Maria. Serie Seminarios en Salud y Política Pública. Brasília.N. Policy and sexuality: two logics of subjective action. Documento de trabajo.abril. In: Anais do I Seminário Nacional de Vigilância Epidemiológica. DF. Organización Panamericana de la Salud (1984). 8 (4):937-951. Centro Nacional de Epidemiologia (CENEPI). Rio de Janeiro. Rev. año 1. Organización Panamericana de la Salud (1995). número 1. 1992 dez 1-4. Samaja Juan (1996). (2003). Organización Panamericana de la Salud (1990). 2 (1): 7-14. Breilh Jaime (2003).. saúde matern. Waldman E (1993). Implementación de Unidades Centinela (2002). Freese de Carvalho Eduardo y Praciano Lima Luci (2002). Brasília. Vigi+A. DF. Contribution to the theme ‘New Thinking about Sexuality in Policy and Programmes’ ‘Retheorising Sexuality and the “Sexual” – An Interdisciplinary Social Science Conference’. La epidemiología y la gestión de los servicios de salud. jan. As concepções de vigilância como instrumento de saúde pública e a implantação do SUS. infant.. 12 . Salud. jul-set. Condiciones de salud y desigualdades sociales: historia de iguales. Muestras y representatividad en vigilancia epidemiologica mediante sitios centinelas. Usos y perspectivas de la Epidemiología. 15-19 September. Boletín Epidemiológico. De la vigilancia convencional al monitoreo participativo. 3. Boletín Epidemiológico. Correo para la Emancipación. Ministerio de Salud de la Nación. Bras. CEDES. Dirección de Epidemiología. Teoría y praxis. 12 (3): 309-319. Rev. Sociologie de l’action publique. Vol 5. agosto.