You are on page 1of 5

Prólogo1 

 “La mitad del camino no es otra cosa que desandar lo andado”  
H.D.T, Caminar
Henry David Thoreau es considerado el padre de la desobediencia civil, sus textos han sido 
fuente de inspiración de luchadores sociales de la talla de Mohandas Gandhi y Martin Luther 
King,   pero   ¿qué   nos   dice,   en   tiempos   de   reformas   estructurales   y   tasas   de   desempleo   y 
hambruna nunca antes vistas, a nosotros mexicanos a tanta distancia geográfica y temporal? 
Thoreau   nació   un   12   de   julio   de   1817   en   Concord,   Massachusetts.   Su   familia   poseía   una 
fábrica de lápices y sus hermanos mayores eran maestros, con los recursos de ambos trabajos y 
una beca se decide formar al joven Henry en Harvard, alma mater de su abuelo y considerada  
como   una   de   las   mejores   universidades;   pero   insatisfecho   por   los   tópicos   y   métodos   de 
enseñanza Thoreau concluye sus estudios universitarios y enuncia “yo prefiero terminar mi 
educación en una escuela diferente2”. Bajo dicha sentencia continua su aprendizaje alejado de 
pupitres:  en   los  bosques,  teniendo   como  asiento   la  hierba   fresca   y  como   compañeros  a   la 
mayor  diversidad  de flores y  aves. Su  “nueva”  educación  incluía tanto  textos de  la   Grecia 
clásica como escritos del pensamiento espiritual de la India; sin embargo, no se limitó a las 
letras, desarrolló multitud  de habilidades y oficios destacando como jardinero, agrimensor, 
granjero, albañil, pintor de casas, carpintero, fabricante de lápices y maestro.
Pocos   entendìan   cómo   un   egresado   de   Harvard   prefería   el   trabajo   manual   a   un   cómodo 
escritorio y frecuentemente lo cuestionaban: “¿Quiere decir usted que los estudiantes deben 
trabajar   con   las   manos   en   lugar   de   hacerlo   con   la     cabeza?   No   pienso   exactamente   eso, 
respondía, pero sí algo que esa persona podría hallar muy semejante; quiero decir que ellos no 
deberían jugar a la vida, o estudiarla meramente, mientras la comunidad los mantiene para ese 
juego dispendioso, sino  vivirla  ardientemente desde el principio hasta el fin. ¿De qué mejor 
modo aprenderían a vivir los jóvenes que empezando desde temprano a hacer la experiencia 
de la vida?3”. 
Esta  decisión  marcó  sus  inicios  dentro  de la desobediencia,  no  sólo  estaba cuestionando  y 
negando   un   futuro   para   él   escogido   por   otros,   no   reconocía   autoridad   mayor   que   su 
conciencia; sino que desafió por complemento el orden social de su época al percatarse de que 
la   educación  formal   que   se  le  había  inculcado   hasta  el  momento   limitaba  sus   inquietudes 
humanas y libertarias. Así que conociendo el proceso de construcción del sutil disciplinamiento 
1

En Thoreau, Henry David (1817-1862), Desobediencia civil y otros textos. Prólogo de Pietro Ameglio y Gabriela
Amor, (clásicos de la resistencia civil), México, UAEM, 2014.

2

Thoreau, Henry David (1863), “Una vida sin principios” , “Life Without Principle”, The Athlantic Monthly, vol. XII, núm. 62

3

Thoreau, Henry David, (1945 ) “Walden o La vida en los bosques”, Emecé editores S.A., Buenos Aires

 de acuerdo con sus dictados. me son tan agradables que casi  nunca recuerdo que son una necesidad (…) en cambio. “Una vida sin principios” 5 Thoreau (1945 ) “Walden o La vida en los bosques” 6 Thoreau.. sino amar la sabiduría de modo tal como para  vivir.   Dichas   situaciones   indignaban   a  4 Thoreau. como hace la mayoría. “Una vida sin principios” . Vive en carne propia su máxima” Debéis ganaros la vida amando6”. (1863). se nos presenta otra   alternativa   que obtener superfluidades.4”. ya había tenido varios trabajos como tutor y buscaba una mayor injerencia dentro  de su comunidad.  la Academia de Concord. pero  sintiéndose  desconocido  por sus conciudadanos y encontrando  con  dificultad espacios donde desarrollar sus trabajos opta por llevar a las  últimas consecuencias  una   de   sus   ideas   expuestas   en   su   trabajo   de   graduación   de   Harvard:   trabajar   un   día   y  descansar seis. Lo hizo convencido de que ”Ser filósofo no es meramente  tener pensamientos útiles ni fundar una escuela. magnanimidad  y fe (.  Lamentablemente John enfermó y cerraron la escuela.   Sin embargo.  con   el   objetivo   de   despojarlo   de   parte   de   su   territorio. marcado por la esclavitud y la guerra.) cuando se ha obtenido aquellas cosas necesarias para la vida. Estos   dos   años   en   Walden   estuvieron   llenos   de   intensos   momentos   de   introspección   y  autoconocimiento. una vida llena de sencillez. aunque fuera un poco dichas  dinámicas. también se posicionó  en contra de la guerra declarada por el presidente estadounidense James Polk contra México. la deja y comienza un nuevo experimento: vivir por dos años en la propiedad de  un amigo adentrada en el bosque. estoy seguro de que no me quedaría nada por  lo que vivir. y en un intento de mejorar la “escuela” en 1837 se vuelve profesor de la escuela  pública de Concord. escuchar y  mirar. pero al rehusarse a dar castigos corporales a los alumnos fue despedido. Él era parte del movimiento abolicionista y  participó de manera activa en el   “underground railroad” que trasladaba clandestinamento  esclavos negros de Estados Unidos a Cánada para asegurar su libertad.  Para 1845. Así que lejos de hallar una manera de ganarse la vida en la ciudad que le  satisficiera. ahora que ha   comenzado su liberación de los afanes más humildes 5”.  mezclados con profundas reflexiones sobre  el momento  histórico  que  le  tocó vivir. los problemas se resolvían a  través de la discusión y se fomentaron las caminatas en el bosque y visitas a negocios locales. en la cual no se administraron castigos. no podía quedarse sin hacer algo para cambiar. si tuviera que vender mis mañanas y  mis tardes a la sociedad. junto con su hermano John. Él mismo construye su cabaña. independencia. y es aventurarnos en la vida misma. Pensaba los “leves trabajos que me reportan el sustento y por los cuales se me   permite que sea útil de algún modo a mis contemporáneos.   Convencido de la importancia de dicha empresa en el 38 reabrió..cotidiano optó por dejar de reproducirlo. prepara  la tierra para sembrar sus futuros alimentos y dedica sus horas de sol en caminar. (1863).

 Veía necesaria una ruptura en el ciudadano.  “son miles los que por  opinión se oponen a la esclavitud y a la guerra y que sin embargo.. Sólo pasa una noche en la cárcel ya que un familiar suyo paga su deuda y es   liberado.   siquiera   un   instante. con  la mejor disposición. No se creía el viejo cuento del sueño  americano.  tras  mandar  componer   unos  zapatos. lo apresa. sin embargo. .  se  encuentra con un viejo amigo cobrador de impuestos que le reclama su falta de pago a lo que   él   responde:   “me   es   imposible   reconocer   como   gobierno. y  donde el Estado no trate de obligarlo a uno a sufrir la esclavitud. al contrario afirmaba que “la única América verdadera es aquel país de donde uno  está en libertad de seguir el modo de vida que lo capacite para arreglarse sin esas cosas. en  junio   de   1846. no hacen nada para ponerle  fin.   lo   que   le   llevaba   en   repetidas   ocasiones   a  preguntarse si “¿no podrá haber un gobierno en que no sea la mayoría la que decida entre lo  justo y lo injusto sino la conciencia?11”. aunque le cueste la existencia como pueblo 7”. Henry David (2008) “Del deber de la desobediencia civil” 10 Op. en el cual manifiesta de manera clara su necesidad de decir   ¡alto! a un gobierno que no lo representa: “Todas las máquinas tienen sus puntos de fricción y  7 Thoreau. No creía que las masas por sí solas cambiarían al país.  “la gran masa de los hombres sirve al estado.) esperarán. Cit. perplejo pero obediente a una  orden. Su amigo. sino como  máquinas.   a   esa  organización política que lo es también del esclavo. editorial Pi 8 Thoreau (1945 ) “Walden o La vida en los bosques” 9 Thoreau.  cuando   caminando   por  el  pueblo.  El momento cumbre de dichas reflexiones ocurrió a un año de estar viviendo en Walden. Cit. siguen sentados porque no saben qué hacer. el privilegio de rehusar adhesión al gobierno y de resistírsele cuando su  tiranía o su incapacidad son visibles e intolerables 12”. Henry David (2008) “Del deber de la desobediencia civil” de la colección Ensayos para pensar. es decir. por lo que no hacen nada (. 11 Op.. en diversas ocasiones manifestó la irritación que le  producía la falta de toma de conciencia de sus pares de que son ellos mismos los que permiten  la reproducción del poder del gobierno. la guerra y otros gastos  superfluos que directa o indirectamente resultan del uso de esas cosas“ 8”  Su lucha no era sólo contra el Estado.Thoreau al punto que exigía que “este pueblo debe dejar de tener esclavos y de hacer la guerra  a México. no como hombres primordialmente. con su cuerpo9”.Cit 12 Op. a que sean otros quienes remedien la maldad para que ellos no tengan  que   seguir   lamentándose   de   su   existencia10”. esas horas fueron suficientes para que escribiera el ensayo “Sobre el  deber de la desobediencia civil”. Todos los hombres reconocen el derecho a  la revolución.

“Una vida sin principios” .posiblemente eso produzca ciertos beneficios que compensen por sus males. 14 Op. como  si  en cambio. renuente de reconocer los modos del  Estado para resolver los males y consciente de la brevedad de la vida del hombre. tal  como la conocemos.   Tenía   clara   la   urgencia   de  quebrar   lealtades   estatales. emprendió el camino a la libertad. Y respiraré mi aire. es no prestarse a servir al mismo mal que se condena 14”. Cit. No se arma de  honestidad o de ingenio superior sino de mayor fuerza física. el último logro posible en materia de gobierno? ¿No es posible dar un  paso más hacia el reconocimiento y organización de los derechos del hombre?15”.  mediante  la  desobediencia   y   la   no­cooperación:   “Romped  la  ley. Pero cuando la  fricción se convierte en sistema y la opresión y el despojo están reglamentados. 13 Op. Pero yo no he nacido para ser  violentado.Cit. la  revolución pacífica16” Pero decepcionado del poco eco de sus  compatriotas. sino contra su cuerpo. Y esa es. Thoreau  tomó   cartas   sobre   el   asunto:   “El   Estado   no   se   enfrenta   nunca   intencionalmente   contra   el  sentido del hombre. y sobre todo  hace un urgente llamado a la organización basada en la toma de conciencia  “si un millar de  personas   rehusaran   satisfacer   sus   impuestos   este   año. sus sentidos. 18 Thoreau. Decía también: “¿Qué sentido  tiene nacer libres y no vivir libres? ¿Cuál es el valor de una libertad política sino el de hacer  posible la libertad moral? ¿Alardeamos de la libertad de ser esclavos o de la libertad de ser   libres? Somos una nación de políticos y nos preocupamos sólo por una defensa superficial de  la libertad18”.13”. a la  autosuficiencia y a una relación respetuosa con la naturaleza. intelectual y moral.Cit 15 Op. de hecho. inocente.Cit 16 Op. el  proceder contrario  que  le permitirá  al  estado  el continuar  perpetrando acciones violentas con derramamiento de sangre. en todo  caso. veremos quién es el más fuerte 17”.  Nos invita así a tomar las riendas del gobierno e imaginar otras formas: “¿Es la democracia.   la   medida   no   sería   sangrienta   ni  violenta.   Que  vuestra vida sea una contrafricción que detenga la máquina”. Lo que hay que hacer. dispuesto a no esperar  a nadie. (1863). 17 Op. una libertad ligada a la autonomía política.Cit. entonces yo  declaro   que   ha   llegado   el   tiempo   de   descartar   la   máquina.   policiacas   y   militares   que   reprodujeran   la   injusticia   y   diversas  formas  de   violencia. y así.

Así.. la revolución se habrá conseguido..   es  esencialmente   revolucionaria  (. comprendió un orden social  que consideraba injusto y en base a sus reflexiones decidió dejar de reproducirlo con su cuerpo  y acciones. Henry David (2008) “Del deber de la desobediencia civil” . ¿Acaso no se vierte ésta cuando es herida la conciencia? 19”.). una posible respuesta a la pregunta inicial acerca de ¿Qué podemos aprender de Thoreau  a   casi   doscientos   años   de   su   natalicio?. usando la autonomía como bandera: analizó. no  obstante.  “La acción según los principios —la percepción y la práctica de lo que es justo—  cambia   las  cosas  y  las   relaciones.  Cuando   el  súbdito  niegue su lealtad y el funcionario sus oficios. que corra la sangre.   es   que   Henry   David   nos   sigue   sorprendiendo   e  inspirando porque es de las pocas figuras públicas que llevo su discurso contestatario a la  práctica. cuestionó. Gabriela Amor 19 Thoreau. Suponed.