You are on page 1of 2

Contexto del Eclecticismo Europeo

(1850-1910)
El crecimiento de la producción de alimentos, unido al descenso de la tasa de
mortalidad debido a las mejoras higiénicas y sanitarias hacia finales del siglo
XVIII tuvo como resultado un aumento de la población europea, a un ritmo
exponencial. El aumento de la productividad en las labores del campo, vino
acompañado de la consiguiente emigración hacia las ciudades en busca de
empleo y alimento. Estos cambios de población significaron que la cultura
europea fue derivando progresivamente hacia una cultura urbana de clases
medias, de modo que los principales problemas arquitectónicos que la
siguiente generación tuvo que afrontar fueron como alojar, transportar,
entretener y acomodar las instituciones de gobierno de una población urbana
en constante crecimiento.
Con la expansión de las poblaciones urbanas, empezaron a proliferar los
talleres y factorías. Este cambio en la producción de bienes también contribuyó
radicalmente a la reestructuración de la economía europea, dado que
significaba la sustitución de las rígidas prácticas económicas tradicionales, por
nuevos procedimientos que fomentaban una producción en continua expansión
de bienes para los consumidores en general.
Tal vez el cambio más importante en la industria fue el uso de máquinas para
fabricar otras máquinas, en lugar de mano de obra especializada. Con el
empleo de máquinas sencillas para realizar las tareas repetitivas, se había
inventado la producción en serie. Las consecuencias fueron: aumento de la
producción y descenso paralelo de los costos, de modo que los productos
empezaron a estar disponibles para una clase media en expansión e, incluso,
para los propios trabajadores.
El aumento en la producción de bienes de consumo estaba ligado a la
producción de materiales componentes más baratos, el mas importante de los
cuales fue el hierro y su producción fue mejorada gracias al sistema de
destilación del carbón mineral ideado por Darby. Con las mejoras en las
técnicas de fundición del hierro y su derivado el hierro forjado, se convirtieron
en los materiales básicos para el crecimiento industrial. La construcción del
puente de hierro fundido en Coalbrookdale, en 1777-79, fue el hito de la época.
La fundición también se empleó como material estructural, especialmente en
forma de delgadas columnas en las fábricas textiles.
Cada uno de estos desarrollos afectó y condicionó el impacto social de los
otros. El resultado final fue el utilitarismo como sistema ético basado en la
utilidad y conjugando las ideas económicas del capitalismo en su más pura

Para 1850 ya había quedado probada la imposibilidad de seguir encajando las necesidades del siglo XIX. . dentro de las hieráticas envolturas. decorando el conjunto con los detalles históricos convenientes. Los nuevos mecenas de la arquitectura fueron los industriales y las instituciones gubernamentales. La solución final provino de un horticultor. En 1851 surgen las necesidades de edificación que jamás se habían presentado: se concibe la idea de convocar en Gran Bretaña la Primera Exposición Universal de Productos Industriales. En esta época se dio una demanda creciente de grandes edificios públicos. sir Joseph Paxton. quien idea “El Palacio de Cristal” de construcción in situ y desmontable. en continua expansión. como por ejemplo las estaciones de ferrocarril. Como nuevo modo de diseño: sobre una base de plantas proyectadas estrictamente de acuerdo a las necesidades funcionales. El rápido desarrollo de la tecnología de la construcción metalica proporcionó la respuesta. de ámbito mundial.esencia. paisajista y constructor de invernaderos.