You are on page 1of 9

ffi

LA BICIGRAFíA SEERETA DEL PADRE

DE LA

é

RADIO

&ffiffiKffiKffi

§&MKK

MMMffiffiffi

&TARC§¡§I §§ EONOCIPCI
I NTE ¡lNA(. I Ot*{AtM E NTE
pCItl h{AEER LO6!{Apo
PE§AIlIlCII.TAR LA
P &l rv\ § KA "Tf L §t llAF l'A

muerte de Marconi, acaecida oficialmente en 1937, en realidad no fue
más que un engaño Para encubrir la
última etaPa de su vida. Esto es, su

ffiW
seppe -un rico terrateniente italiano y de Annie -una joven irlandesa-, mostraría desde muY joven auténiica pasión por la ciencia y la téc-

motores antigravitatorios basados en
altos potenciales eléctricos estáticos'

nica, hasta el Punto de que con sólo
20 años -en 1894- reProdujo los experimentos de Hertz sobre la propagación de las ondas electromagnétióas y dos años desPués, utilizando
el aparato de Hertz, la antena de
Popov y el cohesor de BranlY, loorába realizar en Bolonia su primera
iansmisión cubriendo una distancia

PESARROLLAI1 U l'{
&PARATO QUg
PEIlM¡TIERA T,qNTO
e,,¡qPTAR VCIe E§' PEL

vas suprimidas en aras de intereses

su invento.
A partir de ahí su vida tomó un ritmo vertiginoso. Al no encontrar apovo en ltalia, Marconi marchó a Lonáres. donde el Gobierno británico le
,urdó en la financiaciÓn de la Wire-

PA9APO COMO HABLAR

Pero comencemos Por el Princioio. Guillermo Marconi Jameson nació el 25 de Abril de 1874 en la ciudad italiana de Bolonia. Hijo de Giu-

§lht Fll¡-CI§" Y $"{ABER
SEF{TAP§ LAs §AsES BEt
M6PERNCI SISTEMA PE
llAPl0(e.§4U r'¡ l(,ACl6N §§"

QUE
5ÉI."{ EÁEBA!16O,
PCIe05 SA§E§*{ ES QUE, EN
tL CENIT DE 5U FA/vtA,
LCI

Á,s§6uné HagrR
pETEerAPo srÑatEs DE
RADIO PROCEDENTES PE

MARTE, rsronzÁN BoSE
TAMBI §N EN

coN Los EsPíRlrus Pr

LO' MU E RTOs.

reclusión voluntaria en una ciudad secreta situada en algún lugar remoto de

las junglas de Venezuela. Reducto
oculto en el que Marconi, junto a un
grupo de científicos afines, se habría
éntiegado al desarrollo y construcción

de platillos voladores movidos por
Dicho de otro modo, se habría dedicado a la creación de una civilización secreta supertecnológica -basada en
una nueva fuente inacabable de energía- lejos deltumulto de las conspiraóiones de las compañías petrolíferas,
potenciando las tecnologías alternaticreados.

EI- GENIO RECONOCIDO

PT.E§UML F"T§¿}ffiR.*"&

§

UlÉN recuerda hoY
-cuando las Proe-

zas de la tecnología han permitido
a la NASA anunciar al mundo a bombo Y Platillo el

d-e

descubrimiento de posibles huellas de
vida fósil en Marte- que los precursores de las radiocomunicaciones modernas -Guillermo Marconi y Nikola
Tesla- detectaron por radio a princi-

pios de siglo lo que no vacilaron en
identificar como señales inteligentes

procedentes de ese Planeta? ¿O qu9
Marconi llegó a declarar al New York
Iimes que,á su juicio, éstas procedían de una civilización estelar y que las
había captado con una máquina de su
invención?

Es más: en nuestros días también
son pocos los que están al tanto de la
creencia, muy popular en ltalia e lberoamérica, según la cual la supuesta
96

lnvontor Sáye Waves

of

Ether

Are Eternal and Can Reacfi

de algunos centenares de metros'
'1896,
Patentaba
Poco desPués, en

Éss TelegraPh and Signat ComPanY,
que en iOOO adoPtó el nombre de
Marconi's Wireless TelegraPh Company.
En 1901 consiguió estable-cer
'la
primera comunicación telegráfica
inalámbrica entre Europa (Cornwall) y
América (lerranova), por lo que finalmente -en 1909- recibió el Premio
Nobel de Física junto al alemán K' F'
Braun.
Desde ese momento, con las necesidades económicas totalmente
cubiertas, sus investigaciones adoptaron un carácter cadavez más misterioso hasta situarse, hacia el final
de su vida, en dominios totalmente
alejados de la curiosidad de la opinión pública. Fue nombrado pres-idente de la Real Academia de ltalia
en '1930, Y aParentemente, falleció
en Roma en 1937.

Thcoc, He'Dcclarea, Mlght Con.
coivtblY Hate P¡qg9adod

.'

1

lrorir Otheí Worjd¡.

'

,

'

Er.4¡¡ O¡btr b TB! ¡I§ foir ttr.s,
¡.O:.iOOX,, ¡¡¡. rO.-'ÚQ D.JF C'ñroñl'
.lr públ|'h$ u lnt.rYtF shlch tl¡Fll

lciblr tidiiilrh'W¡ul¿6' lilffiif. ¡§
ile, ¡ioúr*'or irr¡ct tbr'¡1§itl dfFu§li
r¡¡o. eqtdt¡tttY 9l st¡B{ll6rtDa
¡t¡H. ' . - r. -.
thl'¡t¡H.
i4idr¡r:wJth
*iñlr¡r:wJÚ¡ thl
:.1,
Xr;,¡ir¡i¡ !d.ü¡¡"¡tB fl lt" trirr$i'bt

ur¡r'r¿iir:i.l

.r¡¡,qr

iírs

i.lqr¡;..

§! tho

hlrtt

no.!

mlst .tüÉ

v.l 4qch{..r
§lt¡dtr tl*Y

New YarlcTi&e§' 2Ü de

escondidas en un invento para registrar voces del pasado. Según los seguidores de su obra, el genio estaba

óbsesionado por escuchar las últimas palabras Pronunciadas Por Jesús alfinal de su calvario.

xr'

VC}CE§ DE IVXAKT§

u

Siendo Ya mundialmente famoso
por sus trabajos en radiocomunica-

;i;e;r A. xr;$*ci' ih¡/lrllql
:*io

tir,yi*r

Y decimos bien: aParentemente'
Porque algunos de sus biógrafos dicen que ñasta su muerte trabajó a

§w*o ds 1919'

ibl¡oteca M.A.u. Mls Arcnlvos

HJ

Pertenece a: Víctor Fco. Carrasco Ferrada

lnvestigador OVNI
En Scribd me encuentras

en/como

V¡ctor Francisco Carrasco Ferrada,
en VICUFO, en VICTOR o VICUFO2

y
Sobre estas líneas, G. Marconi durante su eslancict en Terranova en 1901, acom¡tañado por sus asislentes Kem¡t Paget.
A la clerecha, Márcoli con la primera ratlio lrasatlítntica, en Londres en 1896. En esa época aún no pensaba en Maile,

ciones, Marconi,
respondiendo a
una pregunta del
New York Times
sobre si creía que
las ondas del éter
eran eternas, de-

claraba: "Así lo

si

los mensaies que env¡é
hace 10 años aún

creo.

no han llegado a
las estrellas más
próximas, ¿por
qué cuando lleguen habrían de

(.UENTA LA I.EY§NDA
DE
QTJE UNA
EUROPTO§
CITNTíTI(O§ '§RIE
*98 I N(IUYEN PO A
UNIERON
LANPINIEN

A IV1ARCONI

IBEROA,\AÉN¡CA PARA
CONSTRT.'IR UNA
(IUDAD EN Et (RÁT§B
DE UN VOL(ÁF{
EXTINTO EN LAs
DE
.|UN6IA5 DTL
VENEZUELA.
'UR

claró que "aún no
había pruebas con-

cluyentes" de la
procedencia de tales señales. Poste-

riormente, seguro
de sí mismo, en el
New York Times
del 2 de Septiembre de 1921 con-

firmaba que, estando navegando
en su yate por el

Mediierráneo, había recibido algunas señales extrañas que no había
El
detenerse?".
periódico publicó sus declaraciones podido descifrar, aunque sospechaen la primera página de su edición ba que algunas de ellas procedían de
Mafte.
del 20 de Enero de 1919.
gahabiéndose
época,
En esa
Ya
ELECTRA: UN MISTERIOSO
nado un puesto de honor como PreLABORATORIO FLOTANTE
cursor de la actual búsqueda de inteligencia extraterrestre (SETI), agrega-

ba: "La comunicación con inteligenclas de otras estrellas será posible algún día, y en la medida en que los
planetas de esas estre//as sean más
antiguos que el nuestro, /os seres que
allí vivan deberían tener más información, que para nosotros seria de un
valor enorme". Marconi reconoció haber recibido fuertes señales desde algún lugar de fuera de la Tierra, presumiblemente "de las esfre//as". Pero
fue prudente y, anticipándose ya a la

crítica de los medios de comunicación -que habían llegado incluso a
mofarse de su maestro, Nikola Tesla-, y aún cuando en aquella éPoca
jóvenes científicos como Albert Einstein habían hecho declaraciones en
el sentido de que creían en la posibili-

dad de que Marte y otros Planetas
podían estar habitados, Marconi de-

98

El interés de Marconi por las comu-

nicaciones interplanetarias alcanzó su
cenit poco después, durante un viaje
desde Southampton (Gran Bretaña) a
Nueva York. La travesía la realizó entre
el 23 de Mayo y el 16 de Junio de
1922, a bordo de su laboratorio flotante, el famoso yate Electra, que había
comprado después de la Gran Guerra
a la Marina ltaliana, y en el que, además de otros experimentos, Pasó su
tiempo poniendo a prueba una máquina de recepción y transmisión de señales a través del espacio interestelar.
Pero no sabemos cuál fue el resultado
del experimento ya que no quiso hablar del mismo al llegar a Nueva York

ni en el lnstituto de lngenieros de la
Radio, ni en el lnstituto Americano de
lngenieros Eléctricos.
Años más tarde Marconi habría de
extender su interés por las radiocomunicaciones con las estrellas a las comunicaciones con otros planos dimensiona-

les, intentando construir una máquina
tanto para captar voces del pasado co-

-o

para

contactar M{-§sSOLlNl AC06lü
(SÁApLACsN(i.A. LA
{ON
-;Edó;+hÁ¿;óÑ-d1,

:on el mundo^de

f'

bién la antigravey_ el envío de
919

i:j::
3Í; &1An(#f{l t§ Hl{§Ef{A :i:T?i:[
,,:#liil?
de ser una extraáidos aún retum-

vagancia, era tamdeclara- B[ §LiS RAY$S
Tesla: pÁIEALNAANYE§;5§N bién experimentaTesta en
Ni siquiera pode- §/\ABAR{,CI, 5E El(t eUE
9p,9,o,
pilqi
xir,X¡J53 ,i5,'"!;1",U':
;L pÁ;;A
::;;!:!Ai:",i
(SRII!qryTF
través de la rierra
s;ra, de tás for- PL-rüST* A*mas de vida de P§¡- INVHNTG, HASR¡A que provocaron el
encendido de luotros mundos no ése&N$HlA*0 AL PÉJe €
presentes
esfén
eUs sNs¡STIEnA PARA ces en elotro lado
! DtiARA
t
,"'l::
9:1.-:'ndo' "n
""'- o'Etf,"l'rn,o
"! erJ P§
'?y!,,?n
nosomedto de
íl*.
^AA¡tcoN
TIl.AEa¡¿n
de
rros... y que sus

caban las

ciones de

193G Marconihizo
manifestaciones §[.A EjAN?§§
una demostración
ser INV§5Tl4A{i#N§S,
ante el dictador
poda(ON5i PÉñAPAS
italiano
fascista
mospercibirlas".
SsfÁN§(AS.
del disPositivo de
Y era tan sólida
guerra ondulatorio
la reputación de
Marconi como hombre de ciencia que en cuestión, que podía ser empleado
durante la oposición de Marte a la Tie- como arma de defensa. En aquellos
rra -en 1924-, y a sugerencia de Da- años esos artilugios eran popularmenvitales puedan
tales que no

vid P. Todd, director del observatorio
del Amherst College, el Ejército norteamericano ordenó a sus operadores
de radio que estuviesen a la escucha

marcianas.
MUS§OLINI Y EL R.{YO
DE I-A MUERTE

de posibles señales

En la década de los veinte Marconi
se decantó polÍticamente por el movimiento encabezado por Mussolini, llegando en 1930 a ser miembro del Gran
Consejo Fascista. Además, su afinidad
con las altas esferas hizo posible que
el Papa anulara su matrimonio y pudie-

ra casarse de nuevo, esta vez con la

condesa María Cristina Bezzi-Scali,
con quien tuvo una hija a la que llamó
EIectra. En 1930, a bordo de su numinoso laboratorio marino y en colaboración con Landini -un conocido físico italiano-, Marconi investigó tam-

te conocidos como "rayos de la muerfe" y asíaparecen en un filme del mismo nombre protagonizado por Boris

to de los sistemas eléctricos de todos
los coches durante media hora, incluyendo el de Rachel, mientras su chófer y los de otros vehículos verificaban
el depósito de gasolina y las bujías sin
resultado. Pasada media hora, todos
los coches pudieron ponerse en marcha de nuevo. Lo sorprendente de esta historia es que aparece publicada
tal cual en la autobiografia de Rachel

Mussolini. Y es que uno diría que la
película El día en que paralizaron la
Tierra, de los años 50, y que en aquel
entonces parecía una excentricidad
propia de los filmes de serie B, se había inspirado en aquellos hechos reales acaecidos más de 20 años antes y
provocados por un científico genial.

Como era de esperar, Mussolini
acogió con complacencia la demostración que Marconi le hiciera de sus
rayos paralizantes; sin embargo, se
dice que el Papa Pío Xll, al ser puesto
al corriente del invento, habría aconsejado al Duce que insistiera para que
Marconi dejara de trabajar en semejantes investigaciones -consideradas

satánicas- y que destruyera todo el
dossler que se refería a ellas.

Karloff. Marconi hizo su demostración en una autopista con mucho tráfico al norle de Milán. El mismo Mus-

I.A EXTRAÑA MUERTE
DE MARCONI

solinr le había pedido a su esposa Rachel que circulara por esa autopista a
las tres en punto de la tarde.
Una vez iniciada la prueba, el

dos al sueño dorado de controlar el
monopolio de

artilugio de Marconi
provocó un mal

funcionamien-

.':'ri

Esto, unido a otros reveses vincula-

las telecomunicaciones mundiales,
asestó un serio golpe a la voluntad de
poder de Marconi, que ya para enton-

ces era desmedida. Finalmente, un
año después de esos acontecimientos, el 20 de Julio de 1937 moría en

nada más y nada
menos que la Piedra Filosofal, clave
de la obtención de
oro de la más pu-

circunstancias que muchos amigos ín-

ra calidad y en la
cantidad en que
fuera necesaria),
donde continuó

nos, poco claras.

con sus trabajos.
Así pues, Levet,
Marconiy su equi-

timos -al corriente de sus trabajos y
poseedores de una copia del dossier
en cuestión- conceptúan de, al me¿lntervino Mussolini en la supuesta
muerte de Marconi para que éste no
pudiera seguir adelante con sus investigaciones, con lo cual no sólo satisfacía la demanda del Papa sino que al
mismo tiempo impedía que el invento
fuera a parar a manos del enemigo?
¿O fue quizás el propio Marconi quien
fingió su propia muede para escapar
de las manos del dictador y del PaPa,
dirigiéndose en su yate a América del
Sur? Especulaciones, de matices casi

po habrían traba-

jado en secreto
construyendo motores de energía li-

bre e, incluso -se
dice-, naves discoidales movidas

post-mórtem de su vida.

por antigravedad,
basándose en los
trabajos del francés Marcel Pages y del estadounidense Tho-

MARCOM Y LA CTUDAD
SUBTERRANEA DE LOS ANüB§§

Brown.
Se cuenta tam-

delirantes que inauguran el capítulo

mas Townsend

¿QU¡ EN RECUEBDA HOY

-(.UANP$ LA§ PROTZA§
DT LATEENOLCICÍ¿ U¿N
PERTIAIT|DO A LA NA$A
ANUNCIAR AL AAUNDO A

50 Genovese escribió un dudoso
libro -poco conocido- titulado Mi
viaje a Marte, que

Y PLATILLO EL
PES(UBRIMITNTO DT
POIIBI.E§ HUTLLA§ PT
VIPA TÓSIL §N ñ4ARTE-

conoció una gloria

BOTEABO

QUE LOS PRE(UASORE§
PE LA§
RA P I §(§t"tu N I (AC ¡ 0 I*¡ t S

M$DÉNNA§.TU¡ttERMO
,vtAReONl Y NIKOLA

TE§LA_ DET§CTARON POR
RAP¡S A PRINCIPIO§ PE

5!610 LO QUI NO
VA{¡tARCIN EN

cientemente descubierta energía
atómica y sobre
los graves peligros que las armas basadas
en ella tendrían

para la huma-

nidad. Levet
desapareció
sin dejar rastro pocos
años después.

Al

El escritor e investigador Robert

Chile.

UN VIAJE A
MARTE
Sin embargo, el

periodista Mario

Rojas Abendaro -que investigó esos rumo-

res- llegaría a
la conclusión
de que era un
lugar absolutamente real
tras contactar
en México con
un profesor de
Física de la Baja California lla-

parecer,
marchó hacia
esa ciudad secreta en la que,

mado Narciso

financiándose

Genovese, italia-

con las grandes
riquezas que algunos de ellos habían
creado durante sus
vidas (el presunto Ful-

canelli habría aportado
100

italiano en varias
ocasiones, para
luego caer en el
olvido al ser tachado de delirante.

En el libro Genovese afirmaba
que la ciudad en
cuestión era subterránea y que sus

instalaciones de

en aquel entonces, pues la ciu-

Gharroux +n su libro E/ enigma de los
Andes- asegura que, aunque no se ha
podido corroborar su existencia, la leyenda de la ciudad subterránea sigue
siendo tema de discusión desde
Caracas hasta Santiago de

guerra le brindaría de-

pañol, portugués e

EsE PLANETA}

Frangois Levet, una de las identidades que se atribuyen al enigmático alquimista Fulcanelli, autor de El misterio de las catedrales y de Las moradas
filosofales y que, como relata Jacques Bergier en E/ retorno

talles sobre la re-

ser editado en es-

investigación eran

Cuenta la leyenda que una serie de
cientÍficos europeos -98 incluyendo a
Landini- se unieron a Marconi en lberoamérica para construir una ciudad
en el cráter de un volcán extinto en las
junglas del sur de Venezuela. Uno de

de /os brujos, en los primeros años de la post-

efímera y llegó a

DENTI FI{AR COAAO
SEÑALT5 INTEI.I6ENTES
PROCEDENTE§ DE
¡

bién que la razón de ese ocultamiento
era la imposibilidad de hacer su trabajo libremente porque el mundo se encontraba bajo elcontrol de las compañías energéticas -de petróleo y de
gas- y de los banqueros, asícomo del
complejo industrial militar.

ellos habría sido el comandante

finales de los años

no de origen,
quien afirmaba ha-

ber vivido durante
muchos años en ese
enclave perdido de los
Andes. Según su relato, a

mejores que las de

cualquier lugar del
mundo, al menos

dad se alimentaba
ya -hacia 1946- con energía cósmica
extraída de la materia en cantidad ilimitada, de acuerdo con las teorías de
Marconi y Tesla. Es más, hacia 1952
-continúa contando Genovese- los
cientÍficos de esa ciudad ya eran "capaces de viajar por mares y continentes
en una nave cuya fuente de energía era
continua y prácticamente inacabable,
pudiendo desplazarse a una velocidad
de medio millón de millas por horay resistir presiones enormes, cercanas al
mite de la resistencia de los materiales
que la componen. El problema consr.stía en frenarla a tiempo".
Pero, ¿dónde estaba ubicada? Según Genovese, a 4.000 metros de altura, en las montañas de la jungla del
Amazonas, disimulada por una espesa

li

vegetación y a cientos de kilómetros
de las carreteras frecuentadas. Y hay

que decir que, aunque esto último
pueda sorprender, lo cierto es que la
cordillera occidental de los Andes, región todavía bastante mal explorada y
perpetuamente cubierta Por nubes,
tiene muchas montañas semejantes
que van desde Venezuela hasta Bolivia.

Genovese asegura incluso que los
vuelos a la Luna y a Marte ya eran Posibles en aquel entonces, a bordo de

los mismos platillos voladores que
surcaban sus cielos, adelantándose
así a la saga conspiracionista y de
ciencia ficción que habría más iarde
de continuar con los relatos de George Adamski, Howard Menger, L.
Watkins, y en las investigaciones de
Richard Hoagland.
¿Realidad o ficción? En realidad,
¿quién lo sabe?

"

re

EDITORIAL

§Tamre
Director:
Subdirector:
Fledactora-Jefe:
Redacción:
Maquetación:
Fotografía:
Corrector:
Archivo Gráfieo:
Dibuiantes:

JOSÉ ANTONIO CAMPOY.
JAVIER SIEHFA.
CONCHA LABARTA.
CARMEN S. FRAILE.

JoSÉ RODRíGUEZ.
RAFAEL MÁROUEZ, BENITO
PÁRAMO y OMAR ALVAREZ.
ANDRES BLAZAUEZ,
MERCEDES GAMO.
RAÚL DE MINGO, JAI\ SEMMEL

yKIMPEDROS
SECCIONES
OVNls:

Salud:
Astrología:
Libros:
Colaboradores:

JOSEP GUIJARRO.
AÍ{DRES RODRíGUZ ALARCÓN.
SOLEIKA LLOP.

JUAN ALARCÓN,
ERICH VON DANIKEN, RUPERT

SHELDMKE, MYMOND I\¡OODY,
FERNANDO SANCHZ DMGÓ,
MICHAEL GHOSSO, R, CALLE,
JOSÉ MAHÍA PLON, J. GRAU.
SINESIO DARNtrI I, A RIBEFA
ARIVIAI\¡DIO GARRA¡\Z{ PA,B].O
V1LLARRIJBTA

JL'\\ AJFC!Ii,

JACOMGñI\tsBG. F'filÁ\DC

DZ" AE"{A\OC GAI-a.\.r- JES-S
CAllEO, lr'A\i-.lF

CABA¡]A

SOEIKALLOP. AODRreO DIAZ
SIIJAR. ROFEFrI GOODMA}i, J-

IV1.

DORIA LIAÍTA COf;DERO, LUIS
ARR RAS. PALOI.,,IA GOMEZ

BORffi.JCEIEÓNCANO,A
PINERO. HEIONUNZ J. C, DEUS,
BHUI.,IO CARDENOSA, JUAN
h{A¡¡ZAflEqA y AtE( CHIONEIII.

Director Gerente:
Dpto. Admón.-F¡nanzas:

JUAN RAMÓN FUERTES.
LIDIA REBECA MARTIN.
M." MAFi MORATO

PUBLICIDAD

Director:
Jefe de Publicidad:
.

Fotomecánica:

lmpresión en España:
Distribuc¡ón España:
Distríbucíón México:

ARSENIO MOSQUEDA.
MONTSERRAT CASERO.
M. C, EDICIONES, S. A.
Tel.: (93) 280 43 44. Barcelona.
ROTOGRAPHTK, S. A. (93) 574
37 44.Barcelona.
COEDIS, S. A. Tel.: (93)680 03 60.
lvlo¡ins de Rei - 08750 Barcelona.
lmportador exclusvo CADE, § A, DE
C.V. Castilla, n." 266, C,olonia Alamos.

m400 MÉxco D.

F. Telf. 696 00 84.
Fax: 579 38 9'1. Distribución en D. F.

Distribución Argentina:

y zona metropolilana: UNIÓN DE
EXPENDEDORES Y VOCEADOHES
DE LOS PERIÓDICOS DE MÉXCO.
LOCALES CERRADOS D.F.
lnterior del paÍs: PUBLICACIONES
CITEM. lmportador exclusivo CEDE,
S. A Sud América 532. 1 290 Buenos
'1

il,

Aires - ARGENTII"IA TELF.: 301 24
FM: 302 85 06. Dlstribución cap¡tal:
AYERBE. lnlerior D. G. P.
Telf.: (91) 372 87 16

Telf.: (9Q 48818 66

Redacción,

correspondencia y
suscnpcrones:

Correo electrónico:
PUBLICIDAD
Madr¡d:

Esta publicac¡ón es
m¡embro de la

Asociación de Reüstas
de Infoñnación, ABl,
asociada a la

FedeEción
lntemacional de
Prensa Periódica, FIPP.

c/ Gobelas, 15 - 28023 - Madrid.
Tel.: (91) 372 87 16.
Fax: (911 372 85 22 .

masalla@lix.intercom.es
c/ Gobelas, 15 - 28023 - Madr¡d.
Tel.: (91) 372 87 16.
Fax: (91) 3729252.

DE LA. CIENCIA,
"MÁS ALLÁ
es una publicación de J. C.
EDICIONES, S. A.

Prohibida la reproducción total
o parcial de los textos e
imágenes sin autorización
expresa por escrito.
Precio:495 ptas. (lVA incluido)

du/ósAuáDE LqcE\cLl,,esti cfitl,adaporh o. J. D.
Printed in Spain -Jun¡o de 1997 - D. L.: l\i1.3.482-1 989.

¡NUMERO rOO!
IEN meses de camino en compañía. Cien números para
despertar, juntos, un poco más a Ia vida. Cien pasos
que nos han acercado a todos a la comprensión de las
infinitas y complejas man¡festaciones del Espíritu- Porque todo§, hoy, somos un poco más conscientes. Todos, hoy, somc>s Lrn pocs nr'¡ás sabios. Todos, hoy, tenemos muchas más interrogantes que antes" Todos, hoy, estamos más cerca
de la l-uz. Por eso también todos, !toy, vivimos la vida con una
pe!'sFecti\ra más ampl¡a, con una nueva §onciene¡a, con un innegable sentimiento de pertenensia a una m¡sma Realidad, a un mismo
Espíritu, a una m¡sma Vida manifestada" Muche¡s no serán probablemente eonsc¡entes de ese crecim¡ento ;nterior, de ese eamb¡o
cual¡tativo de concienc¡a, de ese conocimiento que en pequeñas
píldoras ha ido aposentándose en su subconsc¡ente a lo largo de
estos año§, mes a ryle§, lectura a lectura. Pero todos quienes herr¡os carrlinado juntos en esta aventura que un día iniciamos hace
ahora c¡en meses hemos crecidc en todos los aspectos de nuestra
vida" Ponque, sin apenas darnos cuenta, henr'¡os camb¡ado nue§tra
pe¡"cepc¡ón del ¡'nundo y hemos ayudado a carnbiar la de otros. Y
henros aprend¡do día a día, todos, a escuchar de verdad a los demás, a ser más so¡¡darios, a ser rnenos dogmático§, a pensar por
nosotros m¡smos, a no dejarnos rrlan¡pular, a estar ab¡erto§ a nuevas ¡deas y a desm¡tiflcar las creencia§ comúnmente establec¡das
corl1o verdades eterrnas" Y lremos aprend¡do que Ia vida es una escue¡a donde cada día elue pasa, si §omos conscientes de ello, se
nos ofreee la opcntunidad de aprénder ur¡a lecc¡ón nueva, de mirarnos en los demás, de aprender grac¡a§ a ellos' Porque hoy sabem<¡s que s¡n les «rtros, s¡n todss y cada uno de qu¡ene§ nos rodean, no podríamos avanzar en el carn¡no de la evolt"lción porque
nos faltaría !a posihilidad de exper¡mentan y que e§ una falacia creer que o'alguien se ha hecho a §í m¡srno". ¿Cómo saber lo que es
la amistad, el án-rstr, el sd¡o, la alegría, la desazón, e.l desánimo' la
euforia y tantas otras rnan¡festac¡one§ de nuestro espír;tu, de
nuestra mente, de nuestro corazón, sin los otros? Recordemos,
adenná§, q[-Ne erx este proceso de crec¡rn¡ento no basta con dar pasos que un día nos b¡"Iedan conduc¡r hasta la n'leta, sino gue cada
paso ha de ser [Jna ryleta, sln dejar pon ello de ser un paso. Y que
-como decía l\ntonio Macl"rado- lo.s unicas que e§tán siempre de
vuelta de todo sor? ros que no han ido nunea a ninguna pañé,
Y ner importa que aún haya mucha Eente que no eomprenda. No
importa q{.¡e quaenes vive¡'¡ de espaldas a Ia Iuz sigan viendo sól<¡
las sombras que se reflejan frer"¡te a é1, como en la famosa alegoría
de Ia cueva de Platón. Porque lo unico importante es que un día,
todos, saldrán tarnbién de la caverna y podrán comprender que
aquello en lo que s¡empre habían creído no e§ rYr᧠que un pál¡do
reflejo de una verdad rnucho más grande y luminosa de Io que hubieran podido siquiera imaginar. Pero, mlentra§, no ohr¡dernos que
hay rnucho dolor en el mundo -fruto de la incomprens¡ón- y que
nunca se da tanto eorr¡o cuando se dan esperanzas.

Gfr
ffi8fi,48ffi@Ef,I
ery'ryee8ffi#-stse#
36

ENTREVISTA A JOSÉ ANTON¡O CAMPOY
A lo largo de más de dos años de discreto silencio, José Antonio Campoy,
director de MAS ALLA DE LA CIENCIA, ha venido entrevistando de forma
ininterrumpida al presunto guía extraterrestre del conocido Grupo Aztlán,
singular personaje que responde al nombre de Geenom y afirma habitar en
un planeta que orbita alrededor de la estrella Alfa B, en la Constelación de
Centauro. Nos lo cuenta Garmen Quintana.

46
50
58
66
70
76
84
90

OVNIS: CTNCUENTA AÑOS DE MISTERIO
Este mes de Junio el fenómeno OVNI celebra un especial aniversario, el de
haber cumplido cinco décadas de avistamientos, aterrizajes, abducciones y
contactos, sobre los que Josep Guijarro reflexiona. Y es que cincuenta años de
misterio son ya muchos años, ¿Acaso comenzamos a acercarnos a la verdad?

RAYMOND MOODY SE DESDICE
Ha renegado del best-seller que lo hizo mundialmente famoso, Vida después
de la Vida. En esta entrevista de Francisco López-Seivane, Haymond Mooody

se retracta de su pasado, arrepentido de la manipulación de que ha sido
objeto durante años y a la que dice haberse prestado por "debilidad". Sus
nuevas declaraciones, sin duda, darán mucho que hablar.

¿EXISTE LA MUERTE? ¿SOMOS INMORTALES?
¿Olvido, disolución, supervivencia? ?ara el ser humano la muerte no ha
dejado de ser un eterno interrogante. Joaquín Grau analiza el dilema de
nuestra inmortalidad o caducidad a la luz de los antiguos mitos y las últimas
investigaciones sobre la percepción de la realidad.

EL INSTITUTO MONROE: LA MECA DE LOS VIAJEROS ASTRALES
Centro especializado en el estudio de los estados alterados de conciencia,
Teresa Losada y Carol Sabick nos cuentan la peculiar trayectoria del lnstituto
norteamericano Monroe, donde se estudian desde los viajes astrales hasta la
estimulación del cerebro.

LA CAMA MUSICAL TERAPÉUTICA
Se trata de un instrumento terapéutico que combina la sabiduría chamánica

con el desarrollo tecnológicot una cama, manejada por la curandera canaria
Carmen García, en la que se superan los bloqueos emocionales. María Pinar
Merino la ha entrevistado para nuestros lectores.

UN DETECTIVE EN LAS PIRÁMIDES
Hace ocho años el arqueólogo Robert Bauval sorprendía al mundo al afirmar
que Gizéh era en realidad un diagrama astronómico que reproducía la constelación de Orión. En esta entrevista de Javier Sierra, Bauval desarrolla su
original teoría sobre la conexión cósmica de las pirámides.

LA PARAPSICOLOGíA CUÁNTICA
Pese a lo que digan sus críticos, la vanguardia cient'ñca ha acudido en apoyo de la
parapsicología. Moisés Ganido pasa reüsta a la explicación de fenómenos parapsicológicos, para los que la ciencia cuántica puede ya esbozar una explicación.

CRIMEN RITUAL EN EL PALACIO DEL DALAI LAMA
Tres personas muy próximas al Dalai Lama han sido asesinadas ritualmente
el pasado mes de Febrero en su palacio de Dharmsala. La policía sospecha
de una de las facciones del budismo tibetano, la de los "sombreros amarillos", seguidores de un dios-diablo. J. C. Deus nos cuenta los entresijos de
esta conspiración.

,.r... ,:..! ,,tllii;.-, ¡i,., ..1,,;1r,,,ri:r,.:r '.. . l,):. .. .

,:,

:,:

.:.

.,' :,

A comienzos d* este s¡Sio, en Tiahuanaec, §s haliaron los restos rie pequeños
dinosaurios herbívsros iunto a ütros nnat*riales de origen hilñlanc, l* que contradice las teorías sficiales sohre tuándü apareeió realmeftte la vide sebre la Tierra.
Un reporlaje de Antonio Oerdán.

Pocos saben que el laureado inventor de la lelegrafía aseEuró lreber recibido
señales de rac¡o prccedentes de Marte y desarrollé un aparatü pars tlab¡ar fon
N'lanuei Figueroa nos relata las facetas oouitas de
los eso. t"s ja os

"'!el.ics,

Scr :er;es si se ias trata ccn tern.,:ra

s en:en m edo ail¡e la violencia, ansiedad
f;'ente ar peligro y crena simpatia hacia as eroc ores humanas, Asi es el universo vegetal. tan vivc y desconecido. Jesús e aile.. ¡os desre ¿ parl? Ce su lenguaje, que apenás e+tr:+n¿arnos a cjese ifrar.

§n *u afár¡ de liamar ia ateneiéi: sabre !a Bñ¿ sfi *l rnundo, el nlaes:r+ hiñdú Sri
ühinmoy se he lailuede e les rr]ás *sad*s aventuras físicas, nrtí*ticas y r*enta!es,
retos que él ha heelia realidad ante lá sdnÉira*ian de suar¡tos le eonq¡cen" Con*hc
á-abarta nss r€lste su Érrepetible adisea psr*cnai.

Di*en que ffiüris en 1S§S y qu* fue l* reenear*aeión r.lel empera**r ü¿tec§
üuauhl*§n':oe, encersad* de le r*g*m*ración espiritual de Méxie*^ Fla sid* llamaeia la {¡ltim* reina de Méxic* y scbre

s* vida, narrada pür el *§critar

Vela**o-Fiña, se hgn d*satad* lcs más sr¡*sr¡didas eüntrsversias. Un r*port*je
rJe ür:ncha Labarta.
.i.

l;:.,
I

't

.,:

ir l
i

i.:r:

::i:,i :]a:ij

1

iil

,:

L* antigua tradieión r*$urge üürr
fu*rxa *nn urrfi ilrspuesta revclueionaria para el próxrm* sigl*: el a¡'t* de l*
Japóat cemienaa a de$pertar de cu letargr,

pñtr)r*¿ff ¡r*i¡l*, Austeridad frente a *onsumisnro, la fuerza del eamurti $¡Sus vivñ.
L.tn trahain de Monts* Llor"

¡EXTRA!

f6&

pÁexn¡as

a

R-006
MAS

ALLA