You are on page 1of 1

Santiago, 23 de julio de 2015

A la comunidad universitaria
A comienzos de esta semana, y posterior al cumplimiento de las garantías requeridas por el
Ampliado Estudiantil, se conformó la Mesa Negociadora entre la Rectoría y la Feusach, los
consejeros académicos y miembros del Consejo Estudiantil Administrativo, CEA. Esta tiene por
objetivo avanzar en la resolución del conflicto que se abrió al paralizar nuestras actividades y
presentar un petitorio interno que abordaba problemáticas que iban desde la precariedad material hasta
la participación política dentro de la Universidad
Siendo así, y acordados los términos de funcionamiento de dicha mesa, el día miércoles
volvimos a sesionar abriendo las negociaciones con la temática de infraestructura. Posterior a varias
horas de trabajo, se llegaron a variados acuerdos (ninguno firmado aun), fijando plazos a
construcciones y remodelaciones, así como comprometiéndonos ambas partes a levantar la
información que requerimos para zanjar y finalizar este punto el día de mañana, en la 3era sesión que
tendremos esta semana.
En consecuencia, en estos momentos podemos decir que vamos bien encaminados y
reconocemos los avances y cumplimientos de garantías, entre los cuales estaban el pronunciamiento
contrario al proyecto de ley de carrera docente (que hoy se aprobó en el Parlamento contrario a las
exigencias de los Profesores) y las flexibilidades académicas necesarias una vez que volvamos a
clases. Sin embargo, hoy como Federación creemos que pese a los llamados de Rectoría en su
último comunicado, aun no es tiempo de reanudar las clases puesto que una vez finalizado el
punto de "infraestructura", el que le sigue es el de "democratización", pilar fundamental para
el cambio real en la forma de gobernar la universidad.
La serie de problemas de corrupción y la crisis en la USACH que hemos visto en estos meses
de debe, en gran parte, a la concentración de poder en la Rectoría y en sus "personas de confianza". El
que hoy no podemos participar en las discusiones presupuestarias, de aperturas de matrículas, mallas
curriculares o en la fiscalización del uso de recursos es a causa de este autoritarismo. Siendo así, es en
este triunfo con el cual nos jugamos el calificar esta movilización como exitosa. No podemos
fallar ahora, pues volver a clases sin tener acuerdo en esto, es haber paralizado 40 días por
nada.
Sabemos a lo que nos exponemos todos y las dificultades académicas y económicas que
presenta mantener esta medida, pero sólo con la presión que esta ejerce es que sabemos podemos
ganar esta demanda. Está lejos de nuestra intención mantener el paro hasta que se termine de negociar
el petitorio, pues esto sería ridículo e irresponsable, pero sí hacemos un llamado a no deponer la
movilización hasta que podamos firmar los acuerdos de “infraestructura” y “democratización” para así
asegurar una victoria que nos permita comprobar que estos procesos sirven para avanzar en una
USACH más justa y de excelencia, y por lo tanto, que son necesarios.
Llenemos las asambleas e informémonos de los avances de la negociación y no por
comunicados que dan por cerrados conflictos que siguen abiertos. De que todos sepamos cómo esta
avanza depende cambiar o no la paralización de actividades en la que nos encontramos ahora.
Saludos fraternos
Federación de Estudiantes de la Universidad de Santiago