You are on page 1of 14

Celebrando a San José

Conferencia (*)
San José: Perspectiva Bíblica por Carlos Velarde Reyes
Stella Maris 26.03.09

1. San José en la experiencia eclesial


El tema propuesto es perspectiva bíblica; pero antes de ingresar a la perspectiva
bíblica debemos tomar en cuenta la perspectiva eclesial y espiritual. Como dijo la
hermana que me precedió, San José es el silencio en la biblia, sin embargo es también
una experiencia, y es una experiencia importante como vamos a verlo ahora. San José
no ha estado callado en la Iglesia, más bien su presencia ha sido muy importante para
toda la Iglesia. Es más, la espiritualidad de San José trasciende a la Iglesia Católica y
muchos grupos religiosos no católicos inclusive asumen la espiritualidad de San José.
La pregunta sería por qué ¿por qué grupos que no son católicos asumen como
importante la perspectiva de San José sin que haya un testimonio en la biblia directo o
una expresión literaria muy elocuente en la biblia? .La afirmación más acudida es por
la importancia en el misterio de Jesús.
Al igual que el misterio de Jesús trasciende al contenido de la Biblia, porque la mayoría
de gente, católica o no católica, que reconoce a Cristo, a Jesús, no lo conoce
bíblicamente; sino que lo conoce experiencialmente. Lo mismo es a San José, hay un
conocimiento desde la experiencia eclesial, que le da contenido, conforma una
espiritualidad. Mucho de esta experiencia es la que tenemos que comprender para
acceder a la perspectiva bíblica.

2. La perspectiva Bíblica
¿Qué es perspectiva bíblica?. Yo entiendo la biblia como la manifestación de una
experiencia que es relatada para motivar al otro que viva la misma experiencia. Me
explico. Los redactores de los libros de la Biblia, han vivido una experiencia, esa
experiencia que han vivido la ponen por escrito no para relatar la experiencia en sí; no
para testimoniar históricamente su experiencia, no para hacer un análisis científico o
social de esa experiencia; sino para motivar a otra persona al lector que viva esa
experiencia. Por esta situación es que la palabra de Dios en la biblia esta viva: porque
no se hace simplemente para hacer una literatura con criterios estéticos. Existe
literatura en la biblia, los salmos son preciosos, son literatura pura. Pero no se hace
por literatura o sea el autor no lo hace porque le gusta escribir poemas sencillamente;
sino porque está transmitiendo su experiencia. Tampoco es historia, aunque hay
historia en la biblia. No se relata la historia porque quiera relatar qué pasó en la época;
sino porque quiere relatar en esa historia la experiencia del pueblo de Israel con Dios.
Esa relación de Dios con su pueblo. No se hace un análisis teológico como lo haría
Pablo, solamente para analizar el comportamiento de un grupo religioso con respecto
a Dios, sino porque ese análisis teológico es la experiencia que tiene Pablo y que quiere
que motive en otra persona esa misma experiencia que él ha vivido. Entonces la biblia
es esa comunicación de una experiencia para motivar otra experiencia. Por eso cuando
analicemos la biblia, cuando revisemos la biblia y cada parte es importante entender
cuál fue la experiencia que motiva la presencia de San José. Entonces el hecho de que
San José esté en unos cinco seis textos de la biblia no es poco, sino que es
importantísimo porque el solo hecho de estar ya implica que hay una experiencia
vivida que quiere motivarnos a nosotros algo, o sea la presencia de San José no está
por gusto en la Biblia. Esa presencia nos está mostrando algo y ese algo que nos
muestra se va a mostrar en una experiencia personal nuestra también. Entonces es
importante sentir desde allí y vivir el análisis de la biblia como experiencia.

3. Experiencia y Mensaje de la Biblia.


No quiero llegar a hacer un resumen estricto sobre la experiencia en la Biblia. Aunque
al hablar de experiencia se está asumiendo una entrada diferente al mensaje Bíblico,
sin embargo es equivalente; experiencia del autor es el mensaje, pues es lo que quiere
expresar. Debo salvar en esto los criterios de autor y revelación, en especial desde la
perspectiva tradicional teológica. El asumir la experiencia es enfocar el aspecto
personal en la transmisión. El autor divino de la Biblia genera una experiencia en el
inspirado que lo motiva a comunicar esa experiencia. Pero ¿qué significa esta
experiencia o mensaje en la biblia? Este mensaje es el kerigma. Hay dos momentos del
kerigma notorios: el momento del antiguo testamento y el momento del nuevo
testamento; si no hubiera esos dos momentos diferenciados no tendría sentido ser
cristianos. Nosotros somos cristianos porque vivimos esta segunda parte del mensaje
que es el kerigma desde la presencia de Cristo. Pero ¿cuál es la diferencia y cuál es la
unidad de ambos mensajes?

El Mensaje de la Antigua Alianza


Yo lo encuentro en un texto bien bonito del antiguo testamento que está en el
Deuteronomio 12,18. Dice lo siguiente:
… observa y escucha todas estas cosas que yo te mando para que seas feliz siempre, tú
y tu hijo después de ti por haber hecho lo que es bueno y justo a los ojos de Yavé tu
Dios.
Vuelvo a repetirlo: observa y escucha todas estas cosas que yo te mando…, esto es la
ley, observa y escucha la ley. El antiguo testamento es básicamente la ley, es la Torá
por eso es que el termino Torá es la ley para los judíos y hay que cumplirla y hay que
cumplirla al pie de la letra porque la Torá es nuestra guía en el camino. Es la que nos
acompaña. Pero ¿por qué hay que cumplirla? Hay que cumplirla para que seas feliz y
para que seas feliz tú y tu hijo después de ti o sea para que seas feliz tú y tus
generaciones porque el que cumple la ley ha hecho lo que es bueno y justo a los ojos
de Yavé Dios. Entonces la ley es la muleta o la ayuda que nos permite poder alcanzar lo
que es bueno y justo a los ojos de Yavé que es lo que nos da felicidad. ¿Por qué era
necesaria la ley en el antiguo testamento? ¿Por qué era necesaria la ley para el
hombre? Porque el hombre no conoce exactamente cómo debe comportarse, porque
el hombre no tiene capacidad de discernir entre el bien y el mal y muchas veces elige
el mal sin darse cuenta de él. Entonces la ley lo ayuda, en esos casos especialmente
conflictivos, a caminar seguro, a caminar con tranquilidad a no tener miedo.
Uno podría decir vamos por el sendero; pero el sendero está oscuro. Si nosotros
conocemos el sendero caminamos tranquilamente; pero si está oscuro podemos
tropezarnos. Si le ponemos una luz nos ayudamos, si llevamos una linterna caminamos
con más tranquilidad, caminamos con la ley en la mano. La ley nos indica el camino.
Entonces la ley es la ayuda y la Torá es eso; pero ¿para qué está la ley? y esto es lo
importante. La ley está para que el hombre sea feliz. Entonces el objetivo de Dios es la
felicidad del hombre. El objetivo de Yavé es la felicidad del hombre. El objetivo de Yavé
no es que el hombre sufra. Yo no te he puesto para que sufras. Yo no te he puesto para
que seas un hombre lleno de llanto. Te he puesto para ser feliz y la ley se hizo para que
sea feliz.

El mensaje de la Nueva Alianza


Pero la única garantía de llegar a esa felicidad es el cumplimiento estricto de la ley. El
camino parece fácil; pero sucede que los hombres somos los que manejamos la ley.
Los hombres, los ministros de la ley, los ministros de la Torá son los que manejan la ley
y empiezan a agregarle más elementos de su cosecha. Así la ley se llena de múltiples
preceptos que muchas veces ya no provocan la felicidad del hombre, o parecieran que
no lo logran. Ya no ayudan al hombre a ser feliz, al contrario se vuelven una carga. La
ley se convierte en Dios y entonces el hombre ya no consigue la felicidad de seguir a
Dios por la ley que es camino, sino la tristeza de tener que cumplir con una ley que es
puro precepto.
En esa situación que era esperable consecuencia de la acción de dominio humano
sobre la ley, aparece Jesucristo en todo un contexto en el cual, en Israel ya habían
varios profetas que habían proclamado algo similar. Jesucristo no es el primero que
coloca al hombre como centro y a la ley como servicio. Todos los profetas
manifestaban eso por eso dice Jesucristo: vengo a cumplir la ley y los profetas. Pero
Jesucristo está en el momento culminante y fundamental de la historia como está en el
evangelio de Lucas; en el centro del tiempo1 para transformar esta visión, para
decirnos que hemos llegado a la madurez ¿por qué?, pasemos al siguiente texto, el
nuevo testamento.

Este texto es bien bonito, de Lucas 24:


5 Como ellas temiesen e inclinasen el rostro a tierra, les dijeron: «¿Por qué buscáis
entre los muertos al que está vivo? 6 No está aquí, ha resucitado. Recordad cómo os
habló cuando estaba todavía en Galilea, diciendo: 7 “Es necesario que el Hijo del
hombre sea entregado en manos de los pecadores y sea crucificado, y al tercer día
resucite. “» 8 Y ellas recordaron sus palabras. 9 Regresando del sepulcro, anunciaron
todas estas cosas a los Once y a todos los demás. 10 Las que decían estas cosas a los
apóstoles eran María Magdalena, Juana y María la de Santiago y las demás que
estaban con ellas. 11 Pero todas estas palabras les parecían como desatinos y no les
creían

Este texto de San Lucas es posiblemente el texto que revela más la conciencia
feminista de Jesús y del evangelio y que nos revela más cómo los hombres
(particularmente los varones) aún habiendo recibido a Jesucristo no sabemos recibir la
buena nueva por los prejuicios que tenemos. Primer elemento: ellas van al sepulcro,
reciben el kerigma. Les dicen: recuerden la palabra de Dios, ¿no decía Jesucristo que
tenía que sufrir, tenía que ser crucificado y resucitar al tercer día? Ellas lo recuerdan

1
Jesús es el centro del tiempo, es una idea original de O. Cullman (Jesús y el tiempo), y en perspectiva
Bíblica es trabajada por H. Conselman (Jesús el centro del tiempo).
(hacen la anamnesis). Antes, antes que todos los sacerdotes varones, ellas hacen la
anámnesis o sea ellas reconocen en la palabra de Dios de Jesucristo ya la presencia
viva de él, el mensaje, el kerigma y van y la palabra exacta es: lo anuncian. No dicen lo
comunican, lo dijeron, allí. No, lo anuncian. Anuncian, el evangelio, porque eso es el
evangelio, anuncian el evangelio, ¿a quiénes? a los once. No a cualquiera, no a la gente
de la calle, no a los amigos, ¡no! A los once. A Pedro con todos los demás del equipo, al
que iba a ser el Papa o el que ya era la cabeza de la Iglesia.

Ellas le anuncian el evangelio. Las primeras anunciadoras del evangelio son las mujeres
¿quiénes? María Magdalena, Juana y María la de Santiago. El primer anuncio
evangélico cristiano es de las mujeres y esto no está fuera del contexto de la biblia, es
parte del mensaje fundamental de la biblia ¿por qué? Porque la transformación es
parte del mensaje Cristo, es un mensaje completamente liberador. Liberador de la ley.
Porque Cristo lo que quiere es liberarnos de la ley a partir del entendimiento del
mensaje, del entendimiento a través del espíritu santo. Entonces ellas en ese
momento reciben el espíritu santo porque entienden la palabra del mensajero. La
buena nueva es anunciada a todo hombre, sin mediar condición étnica o de género,
por eso es que las mujeres, las que no podían pertenecer a ningún grupo de poder o
autoridad eclesial o humana, son las que reciben esta buena noticia y cumplen con
anunciarla oficialmente.

Es que el espíritu santo es la comunicación. Sabemos en la trinidad la comunicación del


padre y el hijo es el espíritu santo. Ellas reciben el mensaje ¿por qué? Porque el
mensaje es ese: Jesucristo tenía, ustedes lo recuerdan, tenía que sufrir y resucitar. Ellas
reciben el mensaje, lo entienden, entonces reciben el espíritu santo, y lo anuncian.
Ahora, históricamente, y allí lo está diciendo, lo constata San Lucas, los once las
reciben y dijeron parece que son desatinos, no les creían. No les creyeron porque no
estaban preparados; pero no porque Jesús ya no haya dicho: la mujer es la primera
evangelizadora, ya tienen el derecho a evangelizar. No les creyeron porque todavía
tenían menos capacidad de entender, porque todavía estaban llenos de prejuicios y
tuvieron que vivir la experiencia misma ellos, la experiencia misma del resucitado para
poder entender el kerigma. A partir de ahí entendemos el kerigma.

Lo que quiero decir es que el Kerigma es la experiencia misma que se realiza en la


anamnesis o recuerdo vivo, experiencial de la palabra.

El Kerigma en la Iglesia

Ahora entonces cómo entiende ya la Iglesia con los doce el kerigma vamos a leer a los
romanos: pues no me avergüenzo del evangelio, Rom. 1,16, no me avergüenzo del
evangelio que es una fuerza de Dios para la salvación de todo el que cree. El judío
primeramente y también del griego porque en él se revela la justicia de Dios, de fe en fe
como dice la escritura el justo vivirá por la fe. Esto es el kerigma, esto es la buena
nueva, esto es el evangelio.

Ahora ¿qué significa la palabra evangelio? El evangelio en griego, la versión más


difundida es la buena noticia; pero el uso del evangelio, en ese tiempo era más que la
buena noticia era el premio que se le daba al mensajero que venía con buenas noticias.
Es decir si yo era un mensajero que llevaba una buena noticia a alguien, el que recibía
la buena noticia me premiaba agradecido con algo por esa buena noticia. Eso era el
evangelio: era la paga por la buena noticia que yo daba. Esa paga deberíamos
entenderla como la felicidad de Jesús mismo como revelación del Padre; pero también
debemos entenderla como que es la fortaleza física para comunicar algo que sí existe
que es la palabra de Dios en conjunto. Entonces el evangelio al mismo tiempo que es
una actitud espiritual, es un contenido físico, es un mensaje que vamos comunicando y
ese mensaje como dijimos antes, es una experiencia que me fortalece.

4. La Experiencia del Kerigma en San José


Ahora sí, si no hay sobre esto alguna duda vamos a pasar a lo que es nuestro tema ya
más específico ya ubicándonos un poco cómo entiendo la perspectiva bíblica vamos a
entrar al tema de José.
José el nombre es equivalente al griego Iωσήφ. Es nombre propio y en algún caso la
única parte donde aparece cierta interpretación del nombre es cuando nace José como
hijo de Jacob y es “Dios me ha bendecido”, Dios ha sido bueno conmigo. Entonces más
o menos eso significaría José, o sea Dios es bondadoso conmigo.

Desde Mateo
El primer elemento que aparece José vamos a verlo en Mateo. Es en la genealogía:
Jacob engendra a José esposo de María del que nació Jesús llamado Cristo, hasta ahí
nomás José; pero eso ahí nomás no termina el párrafo. La generación de Jesucristo fue
de esta manera. Ojo que esto es importante porque toda la genealogía culmina en lo
que sigue en el texto, por lo tanto el mensaje de la presencia de José está ligado al
texto siguiente: la generación de Jesucristo fue de esta manera, su madre María estaba
desposada con José y antes de intentar estar juntos se encontró encinta por obra del
espíritu santo, su marido José como era justo y no quería ponerla en evidencia resolvió
repudiarla en secreto. Así lo tenía planeado cuando el ángel del Señor se le apareció en
sueños y le dijo: José hijo de David no temas tomar contigo a María tu mujer porque lo
engendrado en ella es del espíritu santo dará a luz un hijo y le pondrás por nombre
Jesús porque él salvará a su pueblo de sus pecados. Todo esto sucedió para que se
cumpliese el oráculo del señor por medio del profeta: ved que la virgen concebirá y
dará a luz un hijo y le pondrán por nombre Emanuel que traducido significa: Dios con
nosotros. Despertado José del sueño hizo como el ángel del señor le había mandado y
tomó consigo a su mujer y no la conocía hasta que ella dio a luz un hijo y le puso por
nombre Jesús. ¿Qué encontramos acá importante? En primer lugar todo el contexto
bíblico en el cual se ubica José. José es figura central en esto, no es María. María está
en cinta y va a dar a luz un hijo por el espíritu santo; pero ese hijo es entendido porque
José a través del sueño se comunica con Dios y recibe el mensaje y ese mensaje que
recibe es el cumplimiento de todas las promesas que venían del antiguo testamento.
Entonces José representa de alguna manera todo el antiguo testamento y tiene que
romper esa relación con el antiguo testamento para dar paso a la voluntad de Dios y
¿por qué lo digo? porque la ley se cumple para la felicidad del hombre fiel ¿qué es lo
que decía la ley que le iba a dar la felicidad a José? La ley decía si tu esposa resulta
encinta tú tienes que repudiarla. Si no lo hace, José está en contra de la ley es reo de la
ley, está incumpliendo la ley. Por lo tanto está en pecado, el que no cumple la ley está
en pecado. Si yo encuentro a alguien que comete delito y no lo acuso, yo también
cometo delito si no lo denuncio. Si José encuentra a María que está encinta sin haber
tenido relaciones con él porque estaba solamente desposada, no habían tenido
relaciones, entonces no sólo lo justo, lo mandado por la ley de Dios era repudiarla.

No es solamente que José fuera un hombre justo y digamos de carácter pasivo, eso no
era importante. José, si era un hombre justo, debía haberla repudiado; pero José
recibe la presencia de Dios, asume la presencia de Dios. La recibe a través del sueño,
interpreta esa presencia de Dios y rompe con la tradición, rompe con el antiguo
testamento, rompe con la ley, es decir, asume la actitud que Jesús va a enseñar: el
hombre no se hizo para el sábado; sino el sábado para el hombre. José está realizando
esto desde su propia perspectiva en su experiencia.

Entonces José es el hombre del antiguo testamento que rompe con esa misma ley para
cumplir la voluntad de Dios que le llega directamente a él, no mediada por ningún
sacerdote ni nadie. Directamente a él le llega la revelación y él asume esa revelación y
en esa relación, en ese cumplimiento, se cumple lo que habían dicho las escrituras, es
decir lo que estaba anunciado por los profetas en el antiguo testamento se cumple en
ese momento.

La importancia de este texto de Mateo está allí en esa presencia misma, esa actitud de
rompimiento con el antiguo testamento que hace José. Entonces desde que comienza
el Evangelio se está mostrando el mensaje de Jesucristo en José.

Vamos a seguir con Mateo: … después enviándolos a Belén les dijo vayan e indaguen
cuidadosamente sobre este niño y cuando lo encuentren comuníquenmelo para ir yo a
adorarle. Ellos después de ver al rey se pusieron en camino y aquí la estrella que habían
visto en oriente iba delante de ellos hasta que llegó. Se detuvo encima de un lugar
donde estaba el niño. Al ver la estrella se llenaron de inmensa alegría entraron a la
casa vieron al niño con su madre y postrándose lo adoraron abrieron sus cofres y
ofrecieron dones oro, incienso y mirra y avisados en sueños que no volvieran donde
Herodes se retiraron a su país por otro camino. Después que ellos se retiraron el ángel
del señor se apareció en sueños a José y le dijo: levántate, toma contigo al niño y a su
madre y huye a Egipto y estate allí, hasta que yo te diga porque Herodes va a buscar al
niño para matarle. El se levantó tomó de noche al niño y a su madre y se retiró a Egipto
y estuvo allí hasta la muerte de Herodes para que se cumpliera el oráculo del señor por
medio del profeta: de Egipto llamé a mi hijo.
Miren lo importante, para que se cumpliera el oráculo del Señor de Egipto llamé a mi
hijo y entonces Herodes al ver que había sido burlado por los magos se enfureció y
envió a matar a todos los niños de Belén se cumplió entonces con eso el oráculo de
Jeremías: un clamor se ha oído en Ramá mucho llanto, mucho lamento es Raquel que
llora a sus hijos y no quiere consolarse porque ya no existen. Muerto Herodes el ángel
del señor se apareció en sueños a José en Egipto y le dijo: levántate, toma contigo al
niño y a su madre y ponte en camino a la tierra de Israel pues ya han muerto los que
buscaban la vida del niño. El se levantó tomó consigo al niño y a su madre y entró en
tierra de Israel; pero al enterarse de que Arquelao reinaba en Judea en lugar de su
padre Herodes tuvo miedo de ir allí y avisado en sus sueños se retiró a la región de
Galilea y fue a vivir a una ciudad llamada Nazaret para que se cumpliese el oráculo del
profeta: será llamado nazareno o nazoreo.

Nuevamente tres oráculos o tres mensajes del antiguo testamento que se cumplen y
en los tres media José. Es decir, la presencia de José es importante entonces por este
elemento del cumplimiento; pero algo más, tres sueños que tiene José que le permiten
entender directamente la palabra de Dios el mensaje de Dios. José es el que recibe los
mensajes, José es el que decide adónde va con María y el niño. José es el que toma la
decisión del camino. José es el que guía. ¿Por qué puede guiar? Porque tiene una
experiencia de Dios, porque tiene esa relación directa con Dios. José entonces tiene
ese elemento importante. Bíblicamente con esto se ratifica, que José es el
cumplimiento de la promesa. José es el testigo, el testigo del antiguo testamento de
que Dios ha cumplido su promesa. Si ese testigo hubiese sido necio2, la promesa
hubiese pasado desapercibida, si ese testigo hubiese sido necio no hubiera habido un
Jesucristo como salvador de nosotros; pero ese testigo no fue necio, fue justo. No sólo
fue justo, fue santo porque interpretó y obedeció a Dios y fue sabio porque supo
discernir en medio de lo que podía ser conflictivo para él, supo discernir cuál era la
palabra de Dios que se le revelaba a él directamente. José entonces es un personaje
fundamental para entender todo el mensaje cristiano. Sin la presencia de José no
podríamos haber entendido esta parte: cómo es que pasamos del mundo de la ley al
mundo del espíritu.

Ahora otra presencia de José ya menos ligada a su acción; sino a cómo aparece.
Sucedió…, en Mateo 13, sucedió que cuando acabó Jesús esas parábolas partió de allí y
viniendo a su patria les enseñaba en su sinagoga de manera que decían maravillados
de dónde le viene a éste la sabiduría y esos milagros. No es éste el hijo del carpintero,
no se llama su madre María sus hermanos Santiago, José, Simón y Judas y sus
hermanas no están todas entre nosotros; de dónde le viene todo esto y se
escandalizaban a causa de él más Jesús le dijo: un profeta sólo en su patria y en su casa
carece de prestigio y no hizo muchos milagros a causa de su falta de fe. En este caso
hay una presencia de la ausencia de José. Ya no se le ve, sólo se le ve a la madre; pero
es Jesús el hijo de, y esa es una presencia tan fuerte porque dicen pero de dónde
puede salir este señor si no tiene alguien que lo haya formado. Esa formación es la que
le otorga José. Es importante, no está por gusto, detrás de todo esto la presencia de
José. Es el hijo de quién, del carpintero, allí está José. Sí lo reconocían, si lo conocían, sí
sabían quién era. Sí sabían que su madre era María y su padre era José ¿quién? el

2
Necedad es cerrarse al mensaje, cerrase a lo que Dios le anuncia, José no es necio, porque tiene una
experiencia de Dios que le permite entender el mensaje y darle cumplimiento.
carpintero ya ni siquiera dicen José, dicen el carpintero y se sorprenden que de ese
carpintero salga alguien con tanta sabiduría y más que con tanta sabiduría con tanta
autoridad como la que tenía Jesús ¿de dónde le viene tanta autoridad? La visión desde
la experiencia exclusivamente material (inmanente) limita la capacidad de la
experiencia desde lo espiritual (trascendente). Esa visión que limita a ver a Jesús sólo
en relación con el vínculo paterno de sangre es la que impide la experiencia de ver a
Jesús como Hijo del Padre, es una experiencia con falta de fe.

Entonces esta gente que no tenía fe, no pudio recibir tantos milagros. No es que no
hubiera realizado milagros. No hubo muchos milagros porque ellos tenían falta de fe.
Entonces ¿por qué la gente que estaba cercana, a él a su padre a su madre no
recibieron lo mismo que recibió José? Porque no estaban abiertos al espíritu, segundo
elemento también; pero una presencia importante de José, entonces, en este mensaje
de Mateo. José el carpintero, es hombre de fe, pero la mirada exclusivamente
humana, sin fe, nos impide reconocer el kerigma, nos impide conocer el milagro.

Ahora otras partes que son tipo de José es que el nombre de José aparece al final del
evangelio cuando vuelve aparecer en el caso de José de Arimatea. José de Arimatea es
una especie de respuesta en forma de quiasmo a la presencia de José ¿por qué digo
esto?, porque el evangelio comienza con un José padre que lo cría, le da el calor
necesario paterno y termina con un José de Arimatea que lo entierra le da la justa
sepultura que le correspondía, pero este segundo José de Arimatea solamente en la
forma de quiasmo, quiasmo significa comienza y termina con él, sigue representando
el antiguo testamento ya podrán entender por qué. Es porque José de Arimatea
cumple también con la parte de la ley que tiene que ser sepultado, tiene que recibir la
sepultura, entonces José de Arimatea es el que culmina el cumplimiento de esta parte
que le correspondía al papá José. Termina con esa misión que la tierra tiene que
cumplir con el hijo, la misión de la ley, la misión de que tenga también su entierro. Por
eso lo pongo a José de Arimatea o sea es tipo, no es San José; pero es tipo de José
porque también representa el cumplimiento de las escrituras como lo fue José.

En Marcos
Otros textos y éste es Marcos. Dice algo parecido a lo de Mateo 13:
..salió de allí vino a su patria y sus discípulos le siguen. Cuando llegó el sábado se puso
a enseñar en la sinagoga la multitud de gente se quedaba maravillada y decía: de
dónde le viene esto, y qué sabiduría es ésta que le ha sido dada y estos milagros hechos
por sus manos no es éste el carpintero hijo de María y hermano de Santiago, José,
Judas y Simón y no están sus hermanas entre nosotros y se escandalizaban a causa de
él y Jesús les dijo: un profeta sólo en su patria, entre sus parientes y su casa carece de
prestigio. Acá lo que quisiera resaltar es la diferencia entre Marcos y Mateo. En la
parte de Mateo resalta el hecho que Jesús no es aceptado por sus coterráneos por sus
paisanos de Nazaret. Marcos no resalta eso. Marcos resalta la actitud de Jesús, es
decir, un profeta sólo en su tierra no es suficiente tiene que ir más allá y eso es
también parte del evangelio que debemos entender. Jesús está anunciando la
universalidad del kerigma, la necesidad de expandir el anuncio del limitado ámbito de
Israel al mundo entero.
La presencia de José en todo esto vuelve a resaltarnos su papel: José, nuevamente, es
la tierra, es la ley, es Israel, es el pueblo de donde surge Jesús y el mensaje de Jesús es,
no basta con esto, no basta con mi pueblo, con mi tierra. Repito lo que dice Jesús: un
profeta solo en su patria entre sus parientes y en su casa carece de prestigio, es decir
no es suficiente estar como profeta en su tierra, ha que ir más allá. Entonces Marcos
no dice que Jesús fracasó en su tierra, sino dice que Jesús quería ir más allá porque era
necesario para el prestigio, para el anuncio, para la trascendencia de la buena nueva.
La palabra prestigio está ahora un poco entendida sólo en el ámbito de la aceptación
social, no parece muy acorde a un mensaje de humildad evangélica, pero es correcta la
aplicación que hace Jesús.

Evangelio de Lucas
Lucas tiene una teología más social que Mateo, Marcos y Juan, su perspectiva parte de
su experiencia como médico que está en contacto con el dolor de la enfermedad y la
situación de los pobres. Entonces todo su mensaje es muy ligado a la relación de Jesús
con los pobres y por eso los textos de José están en esa dimensión.
Días después concibió su mujer Isabel, hablando de la prima, y se mantuvo oculta
durante cinco meses diciendo esto es lo que ha hecho por mí el señor en los días en que
se dignó quitar mi oprobio entre los hombres. Al sexto mes fue enviado por Dios el
arcángel Gabriel a una ciudad llamada Nazaret a una virgen desposada con un hombre
llamado José de la casa de David. El nombre de la virgen era María y entrando le dijo:
alégrate llena de gracia el señor está contigo. Entonces primera presencia de José
ligado al mensaje de Dios; pero si notan Lucas sí coloca a María como personaje
central del mensaje. Para Lucas es María la que recibe el anuncio por eso le dice el
ángel: alégrate llena de gracia el señor está contigo.
Lucas 2 nos dice: y sucedió que por aquellos días salió un edicto de César Augusto
ordenando que se empadronase todo el mundo. Este primer empadronamiento tuvo
lugar siendo gobernador de Siria Cirino. Iban todos a empadronarse cada uno a su
ciudad subió también José desde Galilea de la ciudad de Nazaret a Judea a la ciudad de
David que se llama Belén por ser él de la casa y familia de David para empadronarse
con María su esposa que estaba encinta y sucedió que mientras ellos estaban allí se le
cumplieron los días de alumbramiento y dio a luz a su hijo primogénito le envolvió en
pañales y le acostó en un pesebre porque no tenían sitio en el alojamiento. Y sucedió
que cuando los ángeles dejándoles se fueron al cielo los pastores se decían unos a
otros: vayamos hasta Belén y veamos lo que ha sucedido y el señor nos ha manifestado
y fueron a toda prisa y encontraron a María a José y al niño recostado en el pesebre al
verlo dieron a conocer lo que les habían dicho de aquel niño y todos los que los oyeron
se maravillaban de lo que los pastores les decían. María por su parte guardaba todas
estas cosas y las meditaba en su corazón. Entonces la presencia de María es más
importante para Lucas porque María, para Lucas, representa a los “anawin”, a los
pobres de Israel.

José es el protector, es también el antiguo testamento. María es el pobre que es el


destinatario del nuevo testamento. Entonces Lucas le da más presencia, inclusive
profética, a María sin dejar de destacar el papel de José como justo y como
representante de este cumplimiento del antiguo testamento. Inclusive la presencia de
la herencia davídica de Jesús es a través de José, y siempre menciona, “es de la familia
de David”. El tuvo que ir porque era de la familia de David.

Ahora otro texto donde aparece Jesús en Lucas y también como digo cada presencia
no está por gusto porque es una experiencia y por lo tanto algo nos dice, algo ¡no!
mucho, con tal que sepamos interpretar, es en Lucas 3 en el bautismo: sucedió que
cuando todo el pueblo estaba bautizándose, bautizado también Jesús y puesto en
oración se abrió el cielo y bajó sobre él el espíritu santo en forma corporal como una
paloma y vino una voz del cielo que decía: tú eres mi hijo yo te he engendrado hoy.
Tenía Jesús al comenzar unos treinta años y era según se creía hijo de José hijo de Elí o
de Jacob son los dos nombres.

El texto: según se creía o sea todos aceptaban que Jesús era hijo de José,
evidentemente, y Lucas lo coloca justamente en la parte del bautismo cuando Jesús
está recibiendo el poder real del espíritu santo que desciende en forma de paloma,
cuando recibe el reconocimiento del padre por eso está el padre Dios el verdadero que
dice: tú eres mi hijo y yo te he engendrado. Jesús tenía unos treinta años y se creía que
era hijo de José. Ese paso del padre físico y cuando hablo físico no estoy hablando de
que sea su padre que lo engendró ¡no! su padre físico porque es el padre que está acá
en la tierra. Este padre de la tierra cede el paso al padre divino al padre trascendente,
al padre celestial y se da en ese momento del bautismo. Por eso era necesario que
Lucas lo mencionara para que se manifieste la diferencia entre el verdadero padre
(Dios) y el que se creía que era su padre, que era José y no porque José represente el
antiguo testamento deja de ser fundamental como hemos dicho antes porque hay que
entenderlo a José como el antiguo testamento que da camino a Jesús, que abre
camino a Jesús. Sin esa apertura de camino no hubiese habido éste, esta apertura,
este entendimiento de Jesús que recibe a Dios como su verdadero padre, que recibe
afiliación divina. Por eso Lucas 4 dice: esta escritura que acaban de oír se cumplió hoy
todos daban testimonio y estaban admirados de las palabras llenas de gracia que
salían de su boca y decían: no es éste el hijo de José y él les dijo seguramente que
habéis a decir en verdad: médico cúrate a ti mismo, todo lo que hemos oído que ha
sucedido en Cafarnaum hazlo también aquí en tu patria.

Uno de los textos fundamentales en el anuncio de la misión de Jesús y es paralelo al


de Mateo 13. Jesús está en la sinagoga proclama el texto de Isaías dice que lo se ha
cumplido en él y la gente no le cree ¿por qué?, porque todavía tienen la presencia del
padre físico. ¿Qué nos enseñaría esto? Que recibir a Jesús implica romper con el padre
físico que es Israel o la antigua alianza. No es romper con José como persona sino con
esa antigua alianza porque José mismo ha tenido que romper con la antigua alianza,
con la ley, con el padre físico. Por eso es que comenzaba por colocar la presencia de
José. José está para mostrarnos que el antiguo testamento ha sido superado por algo
nuevo, que José representa el antiguo testamento, pero representa el antiguo
testamento que acepta la revelación porque rompe con la misma ley que esclaviza y
acepta la nueva alianza. Representa el antiguo testamento que recibe el mensaje y que
lo acepta y que lo encamina. Es fundamental entenderlo por ese lado y aplicarlo.
Evangelio de Juan
Bien, para ir ahora a Juan. Juan casi no menciona a José. Al principio sin embargo como
decíamos está. Un texto donde aparece es éste: y le llevó donde Jesús. Jesús fijando su
mirada en él le dijo: tú eres Simón el hijo de Juan y tú te llamarás Cefas que quiere decir
piedra. Al día siguiente Jesús quiso partir para Galilea se encuentra con Felipe y le dice
sígueme. Felipe era de Betsaida de la ciudad de la ciudad de Andrés y Pedro. Felipe se
encuentra con Natanael y le dice: ése es el de que escribió Moisés en la ley y también
los profetas lo hemos encontrado Jesús el hijo de José el de Nazaret. Le respondió
Natanael ¿de Nazaret puede haber cosa buena? Le dice Felipe ven y lo verás.

¿Por qué este texto es importante también? Estamos repitiendo varias veces: de
Nazaret puede venir cosa buena; pero no lo ha dicho solamente ahora Natanael. Ahora
es un discípulo el que lo está diciendo. Antes fueron los miembros de la gente en
general. Parecía que era un dicho un poco común pensar que de Nazaret no salía nada
bueno. Entonces lo colocan ahí. Pero observen Jesús el hijo de José lo hemos
encontrado, el de Nazaret. Reordenemos el texto para entender mejor: lo hemos
encontrado es Jesús el hijo de José de Nazaret. Natanael le dice: de Nazaret ¿puede
haber cosa buena? No está negando sólo a Nazaret, está negando a José. Está diciendo
no es posible que salga cosa buena de allí. José que representa al antiguo testamento
aquí significa, de allí ¿qué puede salir bueno?

Nosotros nos hemos acostumbrado de repente a no polemizar con el antiguo


testamento a encontrarnos con esa piedra que se llama la ley con esa historia tan
rígida y luego no haber polemizado con decir: no muchachos nosotros leemos sólo el
evangelio, el antiguo testamento no es importante ¿por qué? Porque de ahí de
repente no salen cosas muy buenas. De repente alguien lee el salmo donde dice: ojalá
que arrojen a los niños contra las piedras. Es el precioso salmo 8 que termina en eso.
Pero hemos estado tentados a pensar por qué no nos quedamos sólo con el nuevo
testamento y dejamos el antiguo testamento porque de allí ya no sale nada ya, ya se
superó. Ya Jesús lo dijo todo. Pero es que Jesús sale, surge de Nazaret y de José. No
está desprendido, es una unidad. Jesús es parte de José y de Nazaret, es parte de toda
esa herencia. Está formado por eso. No podemos ni debemos desprendernos de todo
eso. Entonces aún estemos anunciando el evangelio, todo lo que representa el antiguo
testamento todo lo que representa José sigue vigente porque Jesús surge de ese
contexto con todo lo positivo y negativo que podamos encontrarle y precisamente
surge lo bueno porque de eso tiene que salir lo bueno y el testimonio es que hubo un
hombre justo como José de Nazaret que tuvo un hijo, que crió un hijo, para ser más
exacto, que fue Jesús y que fue una cosa buena. Entonces ese es el reconocimiento.
Esto es lo importante.

Entonces no está por gusto José en este texto vemoas lo que continúa:
Vio Jesús que se acercaba Natanael y dijo de él: «Ahí tenéis a un israelita de verdad, en quien
no hay engaño.» Le dice Natanael: «¿De qué me conoces?» Le respondió Jesús: «Antes de
que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi.» Le respondió Natanael:
«Rabbí, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel.» Jesús le contestó: «¿Por haberte
dicho que te vi debajo de la higuera, crees? Has de ver cosas mayores.» Y le añadió: «En
verdad, en verdad os digo: veréis el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el
Hijo del hombre.»
Leamos en partes: Vio Jesús que se acerca Natanael y le dice a él, miren la respuesta,
ahí tienes a un israelita de verdad en el que no hay engaño no sé sí se dan cuenta,
acaba de rechazar a Jesús por la tradición, está rechazándolo Israel y nuevamente
Jesús le dice tú eres un israelita de verdad está respondiendo con que tú eres la ley.
Entonces tiene relación. Le dice Natanael ¿de qué me conoces? Le respondió Jesús:
antes de que Felipe te llamara cuando estabas debajo de la higuera te vi. Le responde
Natanael: rabí tú eres el hijo de Dios, tú eres el rey de Israel. Tengan en cuenta cuánto
mensaje se presenta en este texto: reconocimiento de Natanael por parte de Jesús (te
vi y no es un ver natural porque lo reconoce por nombre y cualidad), de
reconocimiento de que Jesús es el hijo de Dios y es el rey de Israel (La respuesta de
Natanael confesando su adhesión a Jesús). Respuesta de proclamación de que Jesús es
Cristo está este llamado; es más de esta manera ha llamado a Pedro a ser piedra no le
dice más, lo ve a Felipe y le dice sígueme. Pero Natanael es el que reconoce a Jesús
como hijo de Dios y ¿cómo lo reconoce? porque previamente lo había negado diciendo
éste es el hijo de José de Nazaret de allí qué ¿puede salir algo bueno? Entonces la
presencia de José es de testimonio y un testimonio por el cual hay que pasar para
poder reconocer a Jesús y el mensaje en concreto es José, la presencia es fundamental
sin esa presencia de José este texto no tendría sentido. Seguimos: Jesús le contestó por
haberte dicho que te vi debajo de la higuera crees, has de ver cosas mayores y añadió
en verdad, en verdad os digo veréis el cielo abierto y los ángeles del cielo subir y bajar
sobre el hijo del hombre. Entonces quién es el personaje central: Natanael y quién es el
personaje paralelo a Natanael: José. Entonces observen cómo la experiencia del texto,
es el de Juan, intenta formar en nosotros otra experiencia. La distancia con respecto al
texto original nos hace que a veces lo pasemos muy por encima; pero la riqueza de
este texto nos muestra inclusive la importancia de cada uno de los personajes y la
espiritualidad de cada uno nuevamente se resalta cuántas, ahora ya creo qué están
pensando, cuántas virtudes de José se resaltan solamente en este texto, cuántas
virtudes de José se resaltan en este momento en el cual se proclama realmente a Jesús
como hijo de Dios. Es al principio está en Juan 1, es cuando recién comienza. Ha
llamado a los discípulos y ya hay uno que ha proclamado. Cuánto espero Pedro para
proclamar a Jesús como hijo de Dios, al final y todavía lo niega; pero Natanael llega
escéptico y lo acepta inmediatamente, lo reconoce. Esta es una experiencia teológica,
evidentemente.

Un texto más es el de Juan 6 cuando dice: no es este Jesús hijo de José cuyo padre y
madre conocemos cómo puede decir he bajado del cielo. Jesús le responde no
murmuren entre ustedes nadie puede venir a mí si el padre que me ha enviado no lo
atrae y yo lo resucitaré el último día…, nuevamente el paralelo del padre de la tierra y
el padre del cielo. Pero algo más, Jesús colocándose como el mesías, como el camino la
verdad y la vida dice que nadie puede ir a él si no es el padre que el ha enviado el que
lo atraiga: esto es la gracia: el padre que nos atrae al camino para alcanzar la salvación.

Creo que con eso tengo los textos directos e indirectos, más o menos, que me parecían
interesantes para poder relatar la experiencia de José. Entonces qué sacaríamos en
conclusión de esta suma de textos bíblicos sobre José para nosotros.
En primer lugar es el acercamiento a la biblia, a toda es decir el antiguo y el nuevo
testamento. El acercamiento desde la experiencia. Siempre sintamos que la biblia es
una experiencia que quiere motivar en nosotros otra, la misma experiencia que el que
la escribió. O sea el que ha escrito la biblia ha recibido la experiencia de Dios y una
experiencia especial porque como señala ha sido iluminado para poder ser canónico,
es decir, para poder estar inspirado y lo que diga sea palabra de Dios.
Esa experiencia, su objetivo, es ser testigo vivo, para motivar en nosotros la
experiencia. Hemos encontrado cómo José es ese testigo de la experiencia de Dios.
Testigo de la bondad de Dios, testigo de la bondad de Dios que hace cumplir en
Jesucristo el antiguo testamento y es un testigo que nos sirve a nosotros como
aceptantes de la voluntad de Dios. Es un testigo porque es un testigo justo, es
cumplidor de la ley; pero al mismo tiempo es un testigo profético tiene relación con
Dios y ¿por qué tiene esa relación con Dios? Porque tiene abierto su corazón a Dios,
porque su corazón siempre estaba dispuesto a escuchar la palabra de Dios. Porque
Dios nos habla de muchas maneras y de repente si nosotros no estamos abiertos así se
nos aparezca al costado no lo vamos a recibir. Entonces José nos muestra cómo
tenemos que estar dispuestos a recibir esa palabra de Dios y a entenderla y no sólo a
recibirla, sino a cumplirla.
José nos muestra entonces
Primero cómo es un cumplidor de la ley.
Segundo está abierto a Dios.
Tercero tiene una espiritualidad profunda y una práctica de oración que le ha
permitido entender en sueños que hay un mensaje de Dios.
Si uno no tiene práctica de oración así se le aparezca el mensajero entre sueños
pensará que es una pesadilla. Si a ustedes en la noche se le aparece un ángel de
repente salen corriendo porque piensan: - a no, qué será eso de repente es alguien
disfrazado o viene a robarme. Tiene que tener uno la experiencia de Dios para poder
reconocer el mensaje.

No cualquiera abre la biblia y siente ahí la presencia de Dios que no es una presencia,
digamos, así infantil, así decir: - ¡huy, qué lindo la biblia ahora me está diciendo que
debo ayunar! ¡No! es la presencia de entender cuál fue la experiencia de Dios en esa
circunstancia, qué es lo que le quiso decir Dios al pueblo de Israel, qué es lo que quiso
decir Jesucristo en su vida y cómo vivo yo esa experiencia aquí en mi propia vida, en mi
contexto, con mi pueblo con mi historia .

José es un hombre comprometido con su historia y entender a José es entender la


historia bíblica. Si nosotros no entendemos a la biblia, no entendemos a José. Si
nosotros no comprendemos a la biblia no comprendemos porque José cumple todo el
antiguo testamento cumple con llevarlo a Jesús niño hasta a Egipto y regresarlo para
que se cumpla las escrituras. No entenderíamos cuál es el mensaje de todos estos
acontecimientos. Entonces, esto es lo que se rescata de la figura bíblica de José.

Por último creo que importante es nuevamente resaltar de la experiencia es


centrarnos en la espiritualidad, centrarnos en que José no sólo nos transmite todos
estos elementos para poder entenderlo; sino que nos transmite una espiritualidad, una
espiritualidad que trasciende lo que dicen los textos, como ahora mismo hemos
podido ver. Trasciende lo que inicialmente no hemos podido entender de las palabras
porque va mucho más allá. Porque con José estamos abrazando el cumplimiento de la
misión de Cristo, porque la espiritualidad de José no puede estar desligada de hacer
cumplir la voluntad del padre en Jesucristo, de conducir a Jesucristo a los hombres.
José es el conductor, es el que cuida, es el que protege, es el que le da el alimento. Es
el que le da la fortaleza material. José es el cumplimiento de la voluntad de Dios
material para que se realice la obra espiritual de Jesús en todos los hombres que es esa
buena noticia, que es el evangelio que tenemos que transmitirlo todos. José nos
manifiesta que hay que cumplir como hombres y eso nos eleva a cumplir como Hijos
del Padre, como Jesús.

Citas bíblicas:
Lucas, 1, 24-28; 2, 1-7.15-19; 3, 21-23; 4, 21-23.
Juan, 1, 42-51; 4, 1-7; 6, 37-44.

(*) Transcripción de la grabación en mp4 de 1:13:40


M.R. Barranco, 01.04.09