You are on page 1of 8

SALAS DE JUEGO TERAPÉUTICAS

María Martha Cabales, Adriana Dati, Victoria Lanne,
Elisabet Moleres
1
Revista N°27.Año XIII

“Para dominar lo que está afuera es preciso
Hacer cosas, no sólo pensar o desear; hacer cosas
lleva tiempo. Jugar es hacer”.
D.Winicott
En este trabajo queremos presentar nuestra experiencia en las Salas de
Juego dentro de hospitales y unidades pediátricas.
La misma cuenta con 14 años de desarrollo, a través de los cuales se fue
perfeccionando su funcionamiento en relación a los resultados obtenidos.
La idea surgió de la doctora Bárbara Fulford 1 quien informó acerca de la
existencia y características de los programas denominados “Child Life” en las
salas pediátricas de muchos hospitales de Canadá y de EE.UU. Su objetivo:
“minimizar” el trauma psíquico.
En contactos con los Dres. Carlos Giannantonio y Carlos Robles Gorriti
del Hospital Italiano de Bs. As., se interesa por los alcances que pudiera tener
un proyecto similar en nuestro país.
En 1979 este hospital designa un ámbito para la sala de Juegos, estando
a cargo de una psicóloga asesorada por la Dra. Fulford.
Posteriormente se organiza un equipo de psicólogas y psicopedagogas y
se nombra a un psicólogo para supervisar la tarea semanalmente.
A partir de 1980 se establece la pertenencia de la Sala de Juegos al
Servicio de Salud Mental Pediátrica.
En el transcurso de este mismo año se hace posible la apertura de otra
Sala de Juegos en el Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez.
Esto se logra gracias al esfuerzo conjunto de la administración del
hospital y los integrantes del “Club CanAdá” (entidad de ciudadanos
canadiense en Bs. As.).
Con el fin de mantener la continuidad de las Salas de Juego que
funcionan en la actualidad y posibilitar la apertura de nuevas salas, en el año
1982 se funda “Juego y Vida”, Asociación Civil sin fines de lucro, de apoyo a la
niñez y la adolescencia, con personería jurídica reconocida por el gobierno de
la República Argentina. Por los resultados que este programa fue obteniendo se
abrieron nuevas Salas de Juegos Terapéuticos en los Hospitales: Durán (1984),
Pedro de Elizalde (1985) y Juan Garrahan (1991).

1

Dra. En Psicología, esposa de quien en ese momento era Embajador de Canadá en la
Argentina.

Clínica Psicopedagógica

Prof. Marta B. Menéndez

Estas dos condiciones hacen que el sujeto no pueda responder adecuadamente y le sea imposible integrar este acontecimiento a su personalidad. sino que amenaza radicalmente la integridad del sujeto. en tanto se observa al paciente desde sus posibilidades cognitivas. Clínica Psicopedagógica Prof. deben reunirse condiciones psicológicas del sujeto en determinadas circunstancias. Podríamos pensar que lo traumático se presenta en dos tiempos. Para explicar esto nos valemos del concepto de trauma según va desarrollándose en Freud a lo largo de su obra. tratar de ligar esta excitación para posibilitar una descarga ulterior. ocasionando un impacto emocional que varía en grado de un paciente al otro.) que refuercen las anteriores. Menéndez 1 . temor. Se produce entonces una serie que va desde un acontecimiento caracterizado por su aparición brusca y por su intensidad a la que se le suma un psiquismo en vías de estructuración que puede o no presentar ya. perfora los dispositivos de la protección antiestímulo y actúa como un estímulo pulsional continuado frente al cual permanecen impotentes las acciones en otro caso eficaces. En términos económicos sería traumática toda excitación que resulte lo suficientemente excesiva como para romper el escudo de protección. Para explicarlo nos valemos del concepto del dolor al que Freud define como un estímulo que ataca a la periferia. Esta magnitud de excitación no sólo perturba la economía libidinal.Cada una de ellas realiza la selección de aquellos profesionales que estén interesados en esta especialidad con pacientes orgánicos. obligando al aparato psíquico a realizar una tarea “más allá del principio del placer” es decir. Padecer una enfermedad y por ello internarse generan en el niño fantasías de aniquilamiento. Fundamentación teórica Como mencionamos anteriormente partimos de la hipótesis que la enfermedad e internación constituyen una situación difícil para el niño y su familia. Consideramos que la internación es una situación traumática en sí. puntos de ruptura particulares. el de la irrupción de la enfermedad. Pensar si esta situación produce o no efectos traumáticos es entrar en el terreno de las series complementarias que hacen a la singularidad de cada sujeto. luego cierta condiciones efectivas (sociales. con qué recursos cuenta para aprehender esta situación. brindándoles así la atención psicológica necesaria. para volver a pensar lo vivido”. El juego es utilizado como estrategia de abordaje. Uno. “Suele haber elementos de sorpresa. Lo mismo sucedería cuando el estímulo parte de un órgano interno. Según Piaget: “asimilación de lo real al yo. considerando a la enfermedad e internación como situaciones traumáticas. pero que en todos es de gran importancia. laborales. Marta B. etc. En primer lugar. que tendrá sus efectos tanto en el cuerpo como en el psiquismo. desconcierto. También evaluación psicopedagógica. angustia e ignorancia familiar que hacen difícil una buena preparación psíquica…” (Fulford). Es entonces nuestro objetivo ofrecer un espacio lúdico al niño hospitalizado.

señal que se desarrolla como un aviso de un peligro que se avecina. Para esto conviene fortalecer a este yo de manera que pueda organizar su sistema de una mejor forma. sus ansiedades. y que según Saimovici.Un segundo tiempo estaría ligado con la internación al que consideramos un acontecimiento de gran intensidad que rompe con la cotidianeidad del sujeto y su familia. que para Laplanche y Pontalis es prototipo de la situación traumática. Freud hace un paralelo entre la angustia señal y el juego en tanto ambos son la repetición de una situación penosa en un intento de poder dominarlas. Freud sostuvo en “Más allá del principio del placer” que al jugar el niño desplaza sus angustias. A esto se le suma el hecho de que culturalmente emparentan ciertos diagnóstisco y procedimientos más con la idea de muerte que con la esperanza de curación. pasando de la pasividad a la actividad. incorporándolo paulatinamente a su organización psíquica. Es a partir de esto que decimos que el juego es estructurante del psiquismo del niño. grito) y cada vez que aparezca el objeto hostil u otro que lo evoque se desencadenará un afecto. que en algún momento fue efectiva. sus juguetes… Implica también la confirmación de un diagnóstico y el comienzo de un tratamiento en la mayoría de los casos agresivo. con lo cual. estudios agresivos. Marta B. Cuando un niño enferma y debe ser hospitalizado el juego es una herramienta privilegiada de expresión y elaboración. La angustia. Frente a esto se desarrollará la angustia automática al verse invadido el yo por una excitación imposible de ser tramitada o ligada. esta modalidad “constituye una sustitución de la satisfacción instintiva directa y un intento de elaborar la situación traumática vivida”. su cama. Internarse implica dejar su casa. Clínica Psicopedagógica Prof. En este caso el yo puede optar por una defensa adecuada. la escuela. típica del proceso primario como podría ser una descarga motriz. pinchazos. es decir: colocando vías colaterales. El sentimiento concomitante aquí sería el desamparo. etc. desviando la asociación del camino que tenía predestinado. Para el buen funcionamiento del aparto es esperable que el proceso primario sea inhibido. Este sentimiento es comparable al estado del lactante que depende de otra persona para satisfacer sus necesidades: un bebé carece de los medios para poder proporcionarse por sí mismo la acción específica adecuada para poner fin a la tensión interna. una enorme cantidad de energía quedará enlazada a un objeto hostil y a una tendencia a una descarga (llanto. Menéndez 1 . pone en marcha mecanismos de defensa adecuados. que es una descarga que recarga el aparato. Cuando nos referimos al estado de desamparo pensamos en la real imposibilidad que tiene el niño de satisfacer solo sus necesidades básicas y en la impuesta por el dolor que desarticula o desbarata toda la economía psíquica. En el caso de un niño enfermo o internado vemos que el dolor surge tanto frente a estímulos internos (enfermedad) como también de los externos: punciones..

de aprendizaje de vida. que tiene que ver con el impacto que genera estar enfermo e internado. Sin duda no podemos aproximarnos al niño sin saber el motivo de su internación. Esto nos da elementos para poder pensar este paciente más allá de la situación actual. lo cual nos permitirá pensar qué fantasías o ansiedades puedan estar en juego. A partir de sus producciones podemos corroborar hipótesis y evaluar los recursos con que cuenta para enfrentar lo que le está pasando. etc. la conjunción de ambos se asocia generalmente con fantasías de gravedad y muerte. con las limitaciones del medio. Lo urgente es la enfermedad orgánica. su diagnóstico y pronóstico. no solamente en cuanto a su clase. una preocupación para el niño. el grado de compromiso en la recuperación. el corte que la internación provoca en la vida del niño. Marta B. “es traumático todo aquello que no puede ser ligado o descargado adecuadamente y que produce un estado de impotencia y de pánico”. Hay casos en que el peligro es real y objetivo. Para el equipo pediátrico y para la familia del paciente los aspectos madurativos y cognitivos no constituyen puntos de urgencia. pudiendo movilizar mecanismos defensivos que se adecúen a los acontecimientos que debería enfrentar. motivo por el cual el niño está internado. Otro nivel es la situación familiar: cómo vivencian la internación. Green.En este sentido creemos que una Sala de Juegos coordinada por profesionales de la Salud Mental permite que el yo del paciente active la angustia señal. es en general la futura reinserción en la escuela. trataremos que esta nueva situación sea una situación de aprendizaje. Muchas veces vemos que esta preocupación por la pérdida de lo escolar no permite elaborar esta situación de enfermedad e internación. momento de constitución del aparato psíquico en relación a la edad del paciente. las fantasías. Menéndez 1 . cognitivo y socio-cultural. pero la angustia es desmedida. y es en este “plus” de angustia donde se delata la angustia neurótica. Clínica Psicopedagógica Prof. qué posibilidad de contención le brindan al paciente. es importante apoyar la escolaridad como proyecto de vida. detectando en qué casos se ve interferido por el nivel de la enfermedad. Sin embargo. se da también en el proceso de aprendizaje y. Nuestra tarea se desarrolla con la intención de que pueda ir ligando aquello de su acontecer. Un tercer nivel estaría dado por el mítico-cultural. pero también reconectar al paciente con lo que está viviendo para que pueda elaborarlo. Cada equipo de trabajo reflexiona sobre el material registrado. Según A. de una aprendizaje efectivo y no traumático. También es importante conocer el momento evolutivo que atraviesa. de su padecer… Resumiendo: hay varios niveles a tener en cuenta. series complementarias. sino que se suma a esto la necesidad de relacionarse con los otros y con los objetos de aprendizaje desde una nueva imagen corporal. en principio el grado de fortaleza o debilidad yoica. Se evalúan las posibilidades del paciente en relación a su nivel madurativo. Como trabajamos La Sala de Juego Terapéutico brinda un espacio dentro del hospital donde el paciente pediátrico se reencuentra con aquello conocido: el juego.

Presentamos el caso de Jessica. Jessica permanece internada un mes sin que se le practique ninguna intervención. estereotipia. entrevistas con los padres. quien había perdido la capacidad funcional de su rodilla por un accidente sufrido 11 meses atrás. cada profesional elaborará objetivos y estrategias específicas para cada paciente. sino por la situación que habían sufrido con otro hijo fallecido.  El otro punto de urgencia es la confianza en los médicos. cuando Jessica se accidenta le dice a su mamá que no mire que se va a asustar. Las estrategias y objetivos que se plantean al comienzo de un seguimiento van modificándose según hemos descripto por la evolución clínica y también a las posibilidades familiares de contención y básicamente por la respuesta obtenida por el paciente. Menéndez 1 . Más allá de la problemática institucional. Una psicóloga trabajó con los padres y otra con Jessica. El objetivo era realizar la psicoprofilaxis quirúrgica. etc. Marta B. Expondremos aquí el trabajo realizado con la paciente. y se comparan estas respuestas con la información que los padres brindan en relación a las conductas del niño antes de enfermar.. que fueron mal tratadas y empeoraron su situación. una paciente con cirrosis hepática que como consecuencia de ésta desarrolla una encefalopatía.tomando esto como experiencia de crecimiento tanto en el plano corporal como emocional. y se irán profundizando o disminuyendo en la medida en que se propague o no la patología de base. no solo por la situación de Jessica. al trabajar con pacientes que padecen una enfermedad orgánica hay que tener cierto cuidado de no evaluar cierta conducta con parámetros psicológicos o psicopedagógicos. sin embargo observamos dos puntos de urgencia:  Que los padres tuvieran un rol activo en los cuidados y en la mejoría de Jessica y que ésta pudiera reclamar el cuidado y atención de su madre. Al observar el juego de un paciente tenemos en cuenta: qué juego elige. A modo de ejemplificación tomamos el caso de L. Sus padres deciden al traslado a Bs. Un claro ejemplo muestra la inversión de roles. Hacemos hincapié en este intercambio ya que. qué roles instrumenta. etc. Diariamente se realizan recorridas por los sectores de internación visitando a cada paciente en su habitación. etc. a su vez. charlas con él o con los médicos que lo atienden a fin de conocer su evolución clínica. vimos que esto era parte del síntoma familiar. As. con la esperanza de poder solucionar el problema. Si solo se observaran sus juegos y su discurso se evaluarían elementos como lentificación. ciertas alucinaciones. cuando puede tratarse de un cuadro clínico agudo. de 7 años. Sin embargo estas características responden al cuadro encefalopático. qué recursos implementa. En su provincia le habían realizado varias cirugías. Clínica Psicopedagógica Prof. “aprender más allá de la escuela” (Marina Müller). intercambiando información con el plantel médico. Aquí se lleva a cabo un diagnóstico de situación que determinará el seguimiento de pacientes. En la práctica nuestro trabajo consiste en el registro diario de sus juegos y de sus comentarios. alteraciones témporo-espaciales.

intentamos prevenir alteraciones permanentes en el psiquismo del niño. pero la doctora dice que no le duele. el paciente que ha tenido contacto muy estrecho con la Sala de Juegos. y que a pesar de angustiarse por el dolor de su hijo.En un primer momento se intentó trabajar con el cuadernillo que se utiliza para prequirúrgico. lo puede contener. con una sonrisa pero en forma muy violenta. En la mayoría de los casos. la relación con sus hermanos y amigos. y que ya nada puede hacer ya que el caso no es de su incumbencia. vuelve a visitarla cada vez que asiste al hospital. la psicóloga ocupa el lugar de la madre del paciente. una vez que han sido dados de alta. sus juegos. Vemos que este juego cuenta la historia de Jessica como paciente. Marilú Scapusio y del Clínica Psicopedagógica Prof. y Jessica acepta. La terapeuta en su rol de madre comienza a participar más activamente. El juego fue la única forma en la que Jessica pudo expresarse delante de otro que “escuchaba” este jugar. Finalmente Jessica fue operada. los papás suelen donar sus juguetes para que “otros chicos puedan usarlos”. repartiendo los roles: el paciente es un muñeco. Frecuentemente. como fallecimiento de algún paciente. En un intento de contrastar realidad y fantasía. etc. pero frente a esto o cualquier intento de diálogo referido a la cirugía Jessica se oponía. Menéndez 1 . Es una mamá que pregunta. esto último no se puede comprobar ya que el paciente es externado. tenemos oportunidad de conocer cómo ha retomado su vida cotidiana. un doctor lo examina y le aplica inyecciones. Jessica se enfurecía y la hacía callar. las actitudes de los médicos. sino que pueden tener lugar como efectos tardíos del trauma. El paciente llora. se inquieta. su vida escolar. reclamaba los cuidados de su madre. regresan a traer juegos de regalo para la Sala. En los casos en los cuales sigue asistiendo al hospital a control periódico. Agradecimientos: Agradecemos la colaboración de la Dra. cómo pudo hablar de lo que le estaba ocurriendo. y ella es la doctora. Ante esta conducta. Conclusiones Con esta tarea. Marta B. por lo tanto decide su derivación. le dan inyecciones. la terapeuta se preguntaba en voz alta: ¿serán todos los médicos iguales? ¿estudiaron tanto para hacer doler?¿será que todo esto ayuda a que mi hijo esté mejor? Jessica escucha pero no responde. y decir lo que sentía en esta confrontación entre su mundo interno y la realidad externa. que no necesariamente harán su aparición en el momento mismo del enfermar y de la internación. en la casa. Muchos de ellos. y a la salida del quirófano. En el juego la mamá lleva a su hijo al hospital por un dolor de garganta. A partir de aquí comienza una cadena de médicos que lo revisan. le hacen estudios. Se decide entonces realizar el juego del doctor. y/o ha sido seguido por algún profesional. aún bajo los efectos de la anestesia. pero la cirugía tarda en llegar. protesta.

síntoma y angustia” “Introducción al simposio sobre las neurosis de guerra” “La fijación del trauma” “Lo inconsciente” “los dos principios del funcionamiento mental” “Moisés y la religión monoteísta” “Recuerdo.O. y a la Asociación Bibliografía APTER. 1988. Madrid. “Abordaje clínico de los problemas de aprendizaje”. WINICOTT. 1971. O.. RINALDI. Clínica Psicopedagógica Prof. Gedisa. DEL CAMPO. Ed. Ed. Revista de Psicoanálisis. Paidós. Barcelona. Labor. Revista de la Asociación Argentina de Psicólogos. “Psicoprofilaxis quirúrgica en la cirugía del niño”. WINICOTT. Diccionario de Psicoanálisis. Bs. SAIMOVICI. As.C. Bs. Ed. ASLAM. Menéndez 1 . Bs. 1965. MÜLLER. N° 3 y 4. Ed.. Cómo atender a un niño antes y después de la hospitalización. N°5. “La vigencia del concepto de trauma en Freud”. As. Revista de la Asociación Argentina de Psicólogos. Bs. El proceso de maduración del niño. Bs. Barcelona. KIJAK. Ricardo Antar. Gedisa. As. As. . FREUD. Cap. repetición y elaboración” “Temas de actualidad sobre la guerra y la muerte” En Obras Completas. 1986. “Trauma y actividad lúdica”. Ed. N°15. “Más allá del principio del placer” “Inhibición. GEIST. As.1990. H.. que hace posible nuestra actividad clínica. E. LAPLANCHE y PONTALIS. Ed. 1988. N°15. Bs... As. 1972. 1966. Realidad y juego.. D. N°15. GOLDSCHMIDT. “ Trauma y neurosis en la infancia”. edición. 1988. As. Paidós. Marta B. Madrid. BLEICHMAR. 1976. As. 1976. “Una contribución al tema del trauma psíquico…”. Rev. Bs. M. D. Aprendizaje Hoy.. 1982. Revista de Psicoanálisi. S. quienes han supervisado nuestra Juego y Vida. Bs. GOLBERG. Biblioteca Nueva. “ Trauma y constitución del aparato psíquico”. C.. Revista de Psicoanálisis. Bs. Teoría Psicoanalítica de la Neurosis. 4ta. IV. N°18.. FENICHEL. GRANEL. Revista de la Asociación Argentina de Psicólogos. As. tarea. ECHEGARAY.Lic. 1981. Neurosis traumáticas.

1 “El aula hospitalaria es un espacio con características particulares que requiere formación. debe transitar el desarraigo. La educación del niño hospitalizado se centra en sus aspectos sanos pero no desconoce sus dolencias y miedos. sus maestros. Menéndez . Un niño hospitalizado es un niño en estado vulnerable.org/global/aulashospitalarias Clínica Psicopedagógica Prof.” (A. el dolor. alejado de la seguridad de su entorno y cotidianeidad. Se encuentra en un medio que le es hostil. Lizasoain). aislado de su escuela. la incertidumbre. Aquí es donde la educación aparece como un vehículo de contención que excede el currículum. la enfermedad. www. Polaino Lorente y O. los tiempos y las necesidades específicas de los niños en situación de enfermedad. los miedos asociados a su situación y los tratamientos clínicos.educared. sus pares y en ocasiones de sus familiares. esfuerzos y estrategias especiales adecuadas al espacio. Marta B.