You are on page 1of 10

Turismo y cultura en España.

El turismo cultural abarca una amplia gama de actividades que van desde la visita a
museos, monumentos o lugares históricos hasta disfrutar de la gastronomía y las
festividades populares locales con sus rituales aparejados (música, baile, espectáculos
y ritos)
La definición de turismo cultural que proporciona el grupo del Grupo de estudio para la
gestión de territorio, el turismo y el medio –GEATTE, Francia- y del Libro verde para el
turismo de la UE es la siguiente:
“turismo cultural es un desplazamiento que comporta tres condiciones: un deseo de
cultivarse, es decir, de conocer y comprender los objetos, las obras y las personas, el
consumo de un producto con significación cultural (monumento, obra de arte,
espectáculo) y la intervención de un mediador, ya sea persona, documento escrito o
material audio visual, que ponga en valor o realice el producto cultural”
Vemos así que el turismo cultural se da cuando se ponen en relación tres elementos:
- El turista cultural. Persona que se desplaza movida por el deseo de conocer nuevas
culturas y paisajes
- El recurso cultural. Monumento, obra de arte, espectáculo, paisaje
- El mediador cultural. Persona o medio de comunicación que pone en valor el recurso
cultural, convirtiéndolo en un producto cultural que puede disfrutarse cognitivamente
y en sociedad
El turismo cultural es una modalidad de vacaciones, como el turismo rural, el de
aventura, el de congresos…, junto a formas tradicionales como el turismo de sol y
playa. Hoy en cualquier guía turística, por ejemplo, hay instituciones museísticas. La
mayoría del público de los museos forma parte del turismo que recibe una región, y
aunque esto viene desarrollándose a lo largo del tiempo, en la actualidad el turismo es
un motor que propicia la aparición de nuevos museos y condiciona la planificación
museológica de museos de larga tradición como el Prado o el Louvre.
Desde la Antigüedad, las visitas culturales han sido una de las motivaciones para
muchos viajeros y esta conexión se ha ido haciendo más nítida a partir del
Renacimiento y, sobre todo, con los denominados viajes del Grand Tour. Se trataba de
viajes formativos que los jóvenes aristócratas, y más tarde también burgueses
británicos llevaban a cabo por Europa, sobre todo por Italia, durante los siglos XVIII y
XIX, como parte de su educación. Esos viajes fueron hitos fundamentales para el
redescubrimiento de la cultura clásica y su difusión, pero también se les suele vincular

en un contexto de cambios sociales. así como su nivel educativo y cultural. 23 de noviembre de 1972). 1999). cuando en 1900 el Conde de Romanones unifica. el conocimiento de monumentos y sitios histórico-artísticos. de hecho. al menos simbólico. y dentro de sus significados. Éstos son citados como el antecedente del Turismo Cultural por la OMT-UNESCO (OMT-UNESCO. La materialización de este sentir vendría poco después con la “Carta de Venecia” de 1965 a favor del Patrimonio y con la Convención de 1972 de la UNESCO. iniciando la catalogación de las riquezas históricas y creando en 1905 la “Comisión Nacional de Turismo”. creando el Patrimonio Mundial. o la búsqueda de vacaciones activas. una vez que la mejora de los transportes y la incorporación de la burguesía a la actividad viajera inició la transición hacia el Turismo. Esta forma de Turismo justifica. entre otros fines. además de un deseo de aprender durante el tiempo libre. a lo largo de las últimas décadas del siglo XX. El elemento diferenciador fue entonces la forma de acercarse a la cultura. los esfuerzos que tal mantenimiento y protección exigen de la comunidad humana. Ejerce un efecto realmente positivo sobre éstos en tanto en cuanto contribuye –para satisfacer sus propios fines– a su mantenimiento y protección. El Turismo Cultural es una forma de contactar con el pasado y de protegerlo y. lo que favorecería su protección pero incorporando la función de generación de conocimiento (Paris. derecho que abriría el patrimonio a todos y sería el primer paso para la realización de una política hacia el Turismo Cultural (Salgado. las competencias de Patrimonio y de Turismo. culturales y económicos. Será el ICOMOS el que redactará la primera definición de Turismo Cultural en 1976: “El Turismo Cultural es aquella forma de Turismo que tiene por objeto. si bien el acercamiento. origen de la administración turística española. debido a los beneficios socio-culturales y económicos que comporta para toda la población implicada” (Carta del ICOMOS adoptada en Bruselas en 1976) El principio de protección del patrimonio es el que marca el origen de las primeras definiciones. entre los que se situaba entonces el Turismo Cultural. Una mejora evidente en el sistema de transportes facilitó todo este proceso y creó las bases y el entorno favorables para el desarrollo de los llamados Turismos alternativos. presentándose como una actividad diferenciada del Turismo de masas prototípico de los años 60. fueron apareciendo nuevas formas de vida. especialmente en Italia. Además. Con estos cambios se testimoniarán nuevos hábitos de viajes y una tendencia a la fragmentación de las vacaciones. 1993). Fue en los años 60 cuando en Europa. un interés por los viajes cortos de fin de semana. en el Ministerio de Fomento. El Turismo Cultural actual pues nace unido al Patrimonio. La población aumentó sus recursos económicos. en ese . se empezó a crear un marco teórico enfocado al patrimonio y sobre el significado de los “Bienes Culturales”. entre la Cultura y el Turismo se produce realmente por ejemplo en España a nivel institucional. se les asignó un objetivo último que era el de “ser disfrutados por parte del público”.con el propio origen del Turismo.

hará más amplios los términos insistiendo en el intercambio cultural. Su definición había empezado a independizarse del patrimonio y a englobar a la Cultura en un sentido más global: “todos los movimientos de personas con destino a atractivos culturales concretos. nos encontramos con el concepto de viaje y de desplazamiento. las distintas formas de acceder al patrimonio y a la cultura admiten distintas formas de turismo. En él se integran. incorpora la demanda y sus motivaciones generando un Turismo Cultural cada vez más amplio e integrador. 1995).contexto. Richards. turismo artístico y turismo creativo. sino de la vida actual y de otras sociedades (Carta del Turismo Cultural 1999. Sin embargo. no sólo acerca de lo que pervive del pasado. 1996 y el Grupo Atlas). Así pues. propone su definición. En otras definiciones se preferirá el término de “visita”. ICOMOS). en los últimos 40 años. a la sociedad y al territorio de un instrumento de desarrollo. experiencias y encuentros (OMT. ha dotado a la economía. Ashworth. de dinamización. por un lado. Richards lo conceptualiza como “el desplazamiento de personas desde sus lugares habituales de residencia hasta los lugares de interés cultural con la intención de recoger información y experiencias nuevas que satisfagan sus necesidades culturales” (Richards. 1995. La Carta del ICOMOS de Turismo Cultural. como forma turística: El Turismo nacional e internacional sigue siendo uno de los medios más importantes para el intercambio cultural. motivaciones diferentes y comportamientos se entremezclan en la caracterización de cada forma. capaz de generar multitud de dinámicas. exposiciones de arte y teatro. Paralelamente. distintos productos. Pero. facilitando nuevos conocimientos. definiendo el Turismo Cultural como todos los movimientos de las personas para satisfacer la necesidad humana de diversidad. La OMT tomará la iniciativa en 1995 y. el Turismo Cultural se configura como un concepto en permanente proceso de construcción. aludiendo al desplazamiento. se impulsarán los primeros trabajos de investigación sobre este fenómeno emergente (Sildelberg. la oferta de recursos y productos basados en el patrimonio monumental y material que se irá ampliando al significado global del patrimonio cultural. manifestaciones artísticas y culturales. turismo patrimonial. como sitios de interés patrimonial. 1997. orientados a elevar el nivel cultural del individuo. Distintos agentes. Por otro. en relación con el Turismo Cultural. en 1999. 1996) y supone la introducción de la demanda y su experiencia. en las sociedades actuales. donde todos sus componentes se entremezclan y articulan entre sí. 1998). 1993. y en constante evolución y transformación que explican la consolidación . ofreciendo una experiencia personal. en ciudades ubicadas en países que no son su lugar habitual de residencia” (Richards. ante esta forma de desplazamiento que ya se estaba consolidando. Prentice. en su aplicación práctica la configuración de este fenómeno.

natural o cultural. sin desmerecer otro tipo de turismo como son el de sol y playa. En el mismo sentido se han postulado Soneiro y Lacosta poniendo de relieve que la noción de potencialidad del recurso es lo que plantea la dificultad en los estudios sobre Turismo Cultural (Soneiro y Lacosta. persona. El ICOMOS haría alusión a las profesiones específicas sobre su temática de conservación e interpretación. En la misma línea. vemos como en los últimos tiempos. por lo tanto. de hecho. y que una buena planificación turística previa es necesaria a la creación de los productos (Tresserras y Matamala. lo hacen entrar en el mercado (Chevrier y Clair-Saillant. pero absorbida por el viajero y a través del desplazamiento. el que ha permitido el desarrollo del Turismo. al igual que en Europa. el uso de un recurso que tenga un significado cultural (monumento. Pero de esta fase de construcción para el Turismo. la OMT clasifica de recursos turísticos a “todos los bienes y servicios que. En este sentido va encaminado el Plan de turismo español 2020. todavía tiene un amplio recorrido de cara al horizonte 2020. 2005). 2008). se reconoce que todo el patrimonio es susceptible de ser convertido en un producto turístico de consumo. y la intervención de un intermediario. aunque se trata de un producto que se va consolidando año a año. a partir del recurso. Es. 1999). tanto la producción como su gestión. hacen posible la actividad turística y la satisfacción de las necesidades de la demanda” Es lo que subyace también tras la definición de la Unión Europea sobre Turismo Cultural.paulatina y total vigencia de esta categoría de Turismo. por lo que. documento escrito o material audiovisual. donde se le da especial importancia. Desde el campo de la oferta. Esta alude a tres condiciones: un deseo de cultivarse (conocer y comprender los objetos. por intermedio de la actividad del hombre y de los medios con los que cuenta. por la previsible expansión del transporte aéreo e . sobre el que se crea una intervención mediante una serie de servicios que lo convierten en producto y. imbricada en la Cultura. en ese documento. de congresos. el turismo cultural se ha convertido en un tema cada vez con más peso debido a las grandes posibilidades que presenta. Un recurso se identifica efectivamente con un lugar. Atendiendo al caso español. deportivo… En este informe se cuenta que en 2006. además de sentar las bases sobre la Interpretación. El campo de la oferta. las obras y los hombres). el 10% de los turistas que vinieron a España tuvieron una motivación de carácter cultural. redactaría la Carta para la Interpretación y Presentación de Sitios de Patrimonio Cultural en la 16ª Asamblea del ICOMOS Québec (Canadá) y. El ya mencionado factor demográfico en Europa provocará en 2020 un crecimiento significativo en la demanda de turismo cultural y de ciudad. surgirán múltiples profesionales expertos de áreas relacionadas con los recursos turísticos. En 2008. una mayor accesibilidad a los destinos. con capacidad para atraer turistas. es uno de los pilares esenciales. obra de arte. intercambio de ideas). citaría a los profesionales como Intérpretes del Patrimonio. espectáculo. Asimismo.

documentación. pero deberá dirigirse a satisfacer las . traerá consigo que cada vez más ciudades y destinos de interés turístico cultural desarrollen iniciativas turísticas que incrementen el entorno de competencia. Una vez la colección se encuentra estable desde el punto de vista de la conservación y está controlada documentalmente debe investigarse. de personal. I+D+i y adaptar la gestión. conservación preventiva y restauración e investigación aplicada. especialmente en cuanto al empleo y formación. mejorar el entorno competitivo. Todos ellos son prioritarios y poseen una finalidad común: hacer posible que el museo cumpla su papel como centro de conservación del patrimonio y de divulgación científica. Este proceso de modernización que han llevado a cabo museos como el MAN. El desarrollo del turismo cultural y de ciudad en nuestro país vendrá determinado por la capacidad de responder. mejorar el equilibrio entre la actividad turística y su entorno. actividades complementarias como consumo gastronómico. el Reina Sofía el MUSAC o el IVAN aunan la vocación educativa y el turismo. productividad.) y. no se puede dejar de comentar los problemas que presentan algunos de ellos como falta de rótulos. Internet y un nuevo tipo de consumidor. a los siguientes desafíos: Mejorar los procesos de gestión del destino y la articulación de los distintos recursos que configuran la oferta cultural. Este turismo permite reforzar la identidad. El paso de nuestro museo de un punto en que es un mero recurso (contenedor de obras que desconoce el perfil y los intereses de su público y carece de dispositivos que lo conviertan en un medio de comunicación. que contribuye al desarrollo económico. revisar del ritmo y modelo de crecimiento de la actividad turística. falta de recursos didácticos… Aunque también es cierto que otros se han modernizado para que los visitantes se encuentren cada vez más cómodos. el mayor nivel de gasto por persona y día convierten a este segmento en uno de los prioritarios de cara al horizonte 2020 en España. consecuentemente. etc. compras. partirá del tema que queremos divulgar en función de la naturaleza o temática de nuestro museo. de folletos. al menos. Los museos y el turismo cultural: España como sabemos cuenta con un rico patrimonio cultural y una destacada oferta en museos. es decir.intermodal. Esta investigación será aplicada. Transmitir un valor diferencial de los destinos culturales españoles en mercados en los que la imagen de España es aún incipiente o está fuertemente asociada al turismo de sol y playa. “museo de objetos”) a convertirse en producto cultural está marcado por el Desarrollo de programas de acopio. pero pese a las cifras de visitantes. Las características propias del turista cultural y de ciudad (baja estacionalidad. los productos y servicios y la comercialización realizadas por las empresas y los destinos turísticos españoles a la nueva estructura del negocio en los mercados emisores impulsada por las TIC. Potenciar nuevos destinos culturales y de ciudad mejorando su accesibilidad en tiempo y comodidad.

actuando de corriente de transmisión entre público y museo. descubrimiento y nuevos conocimientos en un contexto agradable de socialización. El área de comunicación analiza la demanda del público visitante y no visitante (estudios de público). Así. y con carácter previo al desarrollo del programa de investigación. Evaluación de los recursos del museo con proyección externa (valoración del producto existente). que será el que haga factible que nuestra institución pueda poner en valor de modo efectivo sus colecciones. y que a la vez son soportes de nuestra imagen pública. pero siempre dentro de los límites de la finalidad escogida) Definición de las necesidades y demandas del público objetivo. La acción de comunicación detecta (estudios de público) e informa de la finalidad del museo al segmento de público objetivo del museo (el mercado del museo. El programa de comunicación nos permitirá conocer las expectativas de nuestro público. En términos generales los visitantes buscan una experiencia global gratificante que aúne ocio. Identificar el segmento de público del museo y dar a conocer la oferta del museo. dentro del programa de comunicación. pasando de ser un recurso a un producto cultural integrable. A partir del reconocimiento de nuestra identidad por parte de los medios de comunicación y del público podremos aspirar atraer a los segmentos de público que se vean reflejados en ella. su finalidad y su temática. Así. Estos elementos deberán variarse en su caso para adecuarse siempre a los dos referentes de la institución: su finalidad y naturaleza y las necesidades y características de su público objetivo. debemos llevar a cabo una valoración de los elementos del museo que tengan una proyección externa. . La política de imagen. que constituyen nuestra oferta museológica. y elabora propuestas destinadas a otros departamentos y secciones que les permitan adecuar la oferta del museo a las demandas detectadas y ampliar nuestro público objetivo (siempre dentro de los límites de la finalidad). lo más amplio posible. Adecuar la oferta del museo a las necesidades de su público.expectativas e intereses de nuestros visitantes y tendrá en cuenta las características de nuestro público objetivo. Política de imagen. Una vez establecido el grado de satisfacción del público y sus necesidades. El Desarrollo de un programa de marketing o de comunicación deberá abordar los siguientes objetivos: Dar a conocer la finalidad (identidad institucional) del museo. da a conocer la identidad institucional del museo. el área de investigación llevará a cabo una investigación aplicada que permita elaborar nuevos productos comunicativos y didácticos destinados a los diversos segmentos de público. el museo deberá poner en marcha el de comunicación.

actividades científicas y divulgativas. el guardarropa.Prestaciones y equipamientos. capaz de mediar y transmitir con éxito su mensaje científico a su público objetivo en un entorno que haga del aprendizaje una experiencia gratificante y divertida. pósters. jovial. como los jardines. Los mensajes.. La imagen pública afecta al disfrute de la visita. Un entorno descuidado manifiesta desprecio por los visitantes y anquilosamiento. Este es el contexto ideal para que nuestro museo-producto cultural se integre en la oferta turística de su ciudad. que posee su propia idiosincrasia. cenas. Bienes (Hojas didácticas. De ellos y de su adecuación a los intereses y capacidades de los diversos tipos de público objetivo depende tanto que nuestros visitantes satisfagan sus expectativas como que el museo cumpla su finalidad divulgadora de la ciencia y de centro de ocio. que generalizará al museo el trato que reciba de ellos. La publicidad puede ser austera. la calidad y comodidad generales. cursos. La integración en los paquetes turístico-culturales de la ciudad supone que el museo. etc. la tienda.. servicios destinados a colegios e institutos o servicios destinados al público infantil. personal de seguridad y personal de comunicación actúan como símbolos de la institución para el público. publicaciones. Una vez cuidados estos aspectos el museo puede considerarse un museo “de la idea” o comunicativo. conferencias. Apariencia visual de las producciones del museo..Trato con el personal del museo. la tienda. servicios destinados al público en general.Bienes y servicios. el diseño propio del museo está presente en su propaganda. CDs. se pone de acuerdo con las entidades responsables y promotoras del turismo de la ciudad para analizar de qué modo la oferta de nuestra institución puede incardinarse dentro de sus políticas y productos culturales. condicionan la imagen y la calidad de la visita . publicaciones. . elitista. sofisticada. exposiciones.Publicidad. Esta colaboración con instituciones y particulares puede dar lugar a tres clases de actuaciones: . etc). .Diseño. souvenirs) determinan también la calidad de la visita y la imagen pública del museo. pasando a formar parte de productos turísticos culturales de calidad. la cafetería. y servicios públicos. etc). . actividades pedagógicas (talleres. .El entorno del museo también define su imagen. Otras prestaciones (salas para conferencias. anticuada. Son servicios los diversos tipos y formas de exposiciones. exposiciones. palabras y diseño de la publicidad del museo determinan su imagen pública.. conciertos. teatro. Personal auxiliar de servicios generales (antes bedeles). y queda sintetizado en su logotipo. espacios de descanso.

organismos públicos (Consejo de Europa.Ruta del Califato . Contribuir a la elaboración de paquetes culturales en colaboración con instituciones públicas. Integrar al museo en un paquete desarrollado por touroperadores. diputaciones. Los touroperadores integran el museo en un paquete turístico. El museo puede también desarrollar paquetes culturales integrados. en que además participan todas las consejerías de turismo de las CCAA) b.. Proponen grandes itinerarios temáticos . de que puedan servirse los touroperadores a la hora de diseñar productos turísticos (así.Museo Arqueológico de Alicante. actividades.Museos sin fronteras. En este tipo de colaboración el museo puede también programar actividades coincidiendo con las fechas de mayor afluencia turística por que en la ciudad se lleven a cabo eventos de diversa naturaleza. Reina Sofía..Ruta de la Bética Romana . mediante diversos acuerdos. Articula dos rutas (arte rupestre y red de parques arqueológicos) a través de programas/folletos desarrollados junto con la Diputación provincial de Alicante c. que más tarde se ofertan a los touroperadores (el museo no debe suplantar al touroperador). Ofrecen a través de touroperadores un paquete de fin de semana que incluye itinerario+restaurantes+visita a los museos . plurales y sostenibles. Desarrollo de bases de datos de productos culturales. Conclusión .. En función de la temática de nuestro museo puede formar parte de paquetes turísticos etnográficos.El paseo del arte. Prado y Thyssen ofrecen a los touroperadores un bono especial para visitar los tres museos . EJ: el club cultura de Cataluña crea paquetes de turismo cultural en los que incluye museos.) adecuados al perfil de los turistas. en el I Encuentro arqueología y turismo (MAN).Camino de la lengua Castellana .Ruta de Washington Irving . y privados (touroperadores).. en colaboración con otros museos.. conferencias. hoteles.a.Museos du Nord pas de Calais. En estos paquetes el museo asume el papel de vertebrador de rutas culturales. proporcionando información sobre ellas y dispensando servicios ligados a las mismas (exposiciones. Son ejemplos de estos casos: . artísticos. se acordó la colaboración de la subdirección general de museos estatales en el proyecto turinter de la dirección general de turismo. ayuntamientos)..

Dentro de este complejo panorama son las instituciones públicas responsables (Consejerías de turismo de las CCAA y concejalías de los ayuntamientos) y las empresas particulares las más directamente involucradas en la creación de un tejido cultural (productos culturales) y turístico (servicios) adecuado y atractivo que fomente el turismo cultural. el turismo cultural es un fenómeno complejo que concita la colaboración de instituciones públicas y privadas en torno a la satisfacción de los deseos de unos clientes –los turistas. Bibliografía . Córdoba. Por su parte. J. Ariel. 2005. informarlos en diversos idiomas a través de las oficinas de turismo. museos y hoteles y proponer proponen itinerarios culturales con punto de destino o comienzo en museos o casas museo.y de los cascos históricos. limpieza y embellecimiento.. parques y áreas de recreo públicas. conservación y puesta en valor del patrimonio monumental – musealizaciones. 2005. análisis de la demanda potencial de productos turísticos nuevos y atención a la misma.sobre los que descansa buena parte de las expectativas económicas de nuestras ciudades. aeropuertos. Con ello abandonan el estadio de recurso y se ponen a disposición de los promotores turísticos. aparcamientos o formas de acceso al casco. Turismo Cultural. Gestión del Patrimonio Cultural. implicándose en la gestión del turismo de su comunidad y ofreciéndose a colaborar en la identificación y puesta en valor de recursos de su territorio o incluso adaptando su oferta a las necesidades de los turistas identificadas por los touroperadores. Almuzara. manual del gestor del patrimonio. Las consejerías de turismo de las CCAA o ayuntamientos deben ser las responsables de conocer los diversos tipos de turista.M. formación de guías e información a los touroperadores.. los museos cumplen su papel satisfactoriamente ofertándose como medios efectivos de divulgación científica del patrimonio que conservan. desarrollo e impulso de actividades y recursos de interés turístico.) Los touroperadores y las empresas privadas tienen otras responsabilidades: adecuada oferta hotelera y de restauración. señalización urbana. Pero el museo puede ir un paso más allá. . Barcelona.Como hemos visto.Cano Mauvesin. parte importante de su público. Con ello nuestra institución se involucra en el desarrollo de su ciudad y en la satisfacción de los deseos de los turistas. y como hemos visto. También de ellas depende la infraestructura turística básica (red de carreteras.Ballart Hernández. que los integrarán en sus productos del modo que prefieran en función de sus clientes. J. .

MAN . (1997): “Turismo cultural: análisis de la oferta.Díaz Jiménez. 20-22 de diciembre. C. Logroño.. Mª del Carmen (1999): La difusión cultural en el museo: servicios destinados al gran público. Y Álvarez Solíz. J. MEC .Valdés Sagüés. El producto y su comercialización” en VVAA (1997) Actas del congreso europeo sobre itinerarios culturales y rutas temáticas. Imagen y diseño.Grande Ibarra. Comunicación institucional. Trea . Sonia (1999): El museo y la comunicación.